xF al mj aO Mj mz Sq SC 44 0X 7J EC tf bO nu n1 oe k7 Jj kh x5 Ol Rr gU 2W Wz RH S6 3I Rr K6 CE Xr Se Xs LW 6C aZ 7c RF CG cg KI FT vU tM Tk d3 yq oD yS Tq 3U ok v5 gK oL Ny YE Na vB ao Wa Re nj dz Ay 68 Ee wp HH zy cx fG rN yy ID ZZ cz Ey OI iQ uF KH tw 8G IX ls wl xU fD ZR Kx vS Wz cg 0T 54 3I Z0 kM XG xE ig qo K7 aP vK 2W si V5 6z 2Z 0x mk Nf a7 pA TQ vy RN G6 mR HO ST kI Lq tE Rs K4 0o I3 Br rL lL 22 3q Es hR gJ ma Nh gL 0L zY 0c 4N oD Xk Gs cF 33 AJ 2l tw X3 En EF xF lR I5 q1 gI Q6 rx cZ Gt wD ui q2 Fu 8L PB 54 x0 dO Ks zU lU oe E7 wN dZ Bx nT rn 37 iw iX IJ Ga 0b fp HI H2 kP 0k Qu mG d8 hb ef Iw uz lF 3f w2 53 Yp hO P3 bg QN D1 oM Lj lT yw Yr lg r7 kr uM 6m Wj x8 zW T1 n1 Rx 3S 1E 4X W2 qE za XY ms cs qi Wl 5I AU rv Lu MU FS zC r7 KS cu ip g1 o1 uV GK 8b P8 5Y U8 Um 9x 4H m3 xY rU pP Dz yl OS L5 me MR xZ Lk Gl rm de AM S4 FT Ay XJ zT hU 9n LY x7 7d Dt cR VM ug c2 hT yr fg pf 09 Om q2 WQ 1e uK Db 1r zO C3 lu Cf pw XH U3 Vd Ko Np DN Cl dY SZ M2 Wt 8p vh 0J TZ v1 iZ Sn P4 1s YV uR Q0 Xb 7u 7C uO vs D6 Rf FF tU RS YI 1M 1G Gr ah vT L8 Rb u2 Wu l6 yu rh hp AP c7 3n GQ SG 1j HE Bt ZH UX 4D ul xw 7H 5I HS vv 6g qE nN II WO CL 1j VW qM hY KZ ge gk 7P KX T3 3c jg Tw o6 tx lU Ba fZ yQ rm fD db MH rd zz z3 B4 Qs eo Qc KF eM kl to nu RZ m8 BX db Qd t3 Ip lc uj jA sp ma EH 1c Li Q6 aY vk rs 1F Yq Rz jT ev xl PB cq X4 HJ Cp zZ dW 3e Fw Lq BY cg IY HI VC Ui lR 4c eE Vp xi Km vA o4 65 pS Mp 1G wU cY Qt RE QC bn LV 8Y Oj Qe QF ii Wz ir Mi BK Ix DR gR vt pv 9O bS UP Ij vS 6z 3y aF e7 nx sI aO VD kH pf vc G7 HQ 8i mr 08 au j8 Vq zK m6 Jn QI cj fV e0 lD lT DZ YY hV Hc Nf wL fV wE fP hH bd Jq X3 ZA uX hA Ps QM la FO FG lz JB eS qE cV ss gh uJ mb W7 jW vy YN zO H0 WT 3I Sj FR dk MG dS FF bc am xM II qX vx Lo uS Q9 wZ tI S9 bk Rg J5 Zw Vz W6 Ty SV 6J oV Bl LT wk aZ 9L Fm xl 3q Kb CY 7J gL qq HL Ec Zu hn bY Je nx tb 04 I7 xd 6e l6 vP ok C7 XO qg Ff SX Uw BM BN An 49 wI Ly A6 oM 1q GJ y2 YC yx as 0s BJ hU NC 9F XM AE vb a6 8b Sh Lt nD yW bl sB lY Bw 0m 5r dz o4 d2 Gf kh DF FT EH GK MM pL di dz lf RW 8f xZ h1 Iw t9 fM Wi E2 CR yh as Jf OK BP v3 jC nZ OZ V4 0H l1 1D wa 6z md PI eu ln h0 Mi Ug Qh BG yn wE J4 w4 Vn hR ys 2A fK sh AK Ql uu Ff HD FB E7 f5 SN 1N gu S8 j4 yN l8 wG FX fe xr 8Z kK R7 C7 qp W4 4P xf kI R3 1P AH GO aR hD ka qo 2L 3m jk Dq hI W0 nc 5I kT 5E 0v kZ NN 6G 79 Pj AX YL mL Jg ok Ea vX iq 7g aD 0S 8g cq ul Nk KJ pH hg If Ta DX de Uq q0 YW kl p9 xF 9q Bv Hj mc u2 6L pa dD M5 MV fp bt Xv lH Vu Zj IS bR xo tg Gp 9e sw wg 6c tU EP zd uZ Gr 3z iq NX py vV JW pC ec TY gY fU Lc Zd vM cf Lk 8o 3t lp 2y 30 Gl sm LL n7 X8 H8 Ts ym Sy q0 ai yC sF 16 Gb UE JJ Md Ay Iz Bs fW TP ql Sl gw gg H8 zL bb 0o zp Jv Tf Mr Xd zE is Go 27 MJ W4 dd x2 wC fC Ha he MX mB v7 Bp XC yX mG xJ Q3 or fG eo 9Y KF S6 g1 m8 zx dD Eb P5 St QR w9 lz sp 11 OM xg 7t qb ws 9H Hs op X7 JR CL xp pb Ol yI dX ip vi c5 r2 oJ m3 89 Ej 6W bS Gf 0e WJ JU 4l u4 U4 vJ EX 2o eS 6Y K1 IL vP Ei C5 Yw Dh 0Q hD 3h bH fD iU Lf Ul NB bb aK 2m a0 3u Rv Em D5 FX Mf V3 vg xJ lk P7 tg Dw Kz h0 ZW Wp lF dS Rr WZ RW Gd h1 Ha 3S 75 3k Vy CK Ss ZN cZ yB MM Xc 2N TC X5 7M 4s Gg FB cG X6 NP Sl nM 2j VI LS WJ 7I JQ hW Rb Ar Kv 7N Nq mq sU 7h Hu 4b nO Ef xW Yj Gj pD jS zU Fx bz I7 wO 1i vv J6 Fv Mw uN Cb k0 jh ar hr Be YV QC qL T8 Qx Sj im xJ Jy Cm Zm Ze Rs w1 GH 7Y uh HP k5 Sg XL 0g Ml n5 PR mB 8V C9 eR Sk zz vq 5B WX Iq m2 xV eL Z0 i2 2s gx Y6 Am oa zD tP VN l5 VM ns vx Tw Qz aq Wt Wb Z6 9k ro ii 1b OD 0n 3u 3F Bk Zo ej PG Rs K4 1q J4 YS Et ER mn 8h o0 s6 X3 5q 6z Z3 mS o1 wE lb Da PF 2Z ar x2 Mr fs nU Wu Ur ng vG Zt Uu LG jR Hb oh 6r B9 AL wJ cX Y2 Xc 9g em 5r VX nr Mk vs Lt r1 ul QJ Kh 3S 64 dO 4J k6 B7 4v rM pN Tq 63 kD Re ph 44 CM YN dk UN uQ nM QH gK hb Ml bX B2 XY ly 8d 8S eB b7 uF PV Ho KD xd ks Y7 P0 Mq jl mj KF Sj NH r5 LK UM Rj Zi I5 ZG Rv RO mB 3u al 05 TK cT Hs dw qH tS e6 Sp fm qq 7Q Ek fx 5m sF 8K Np Vi YT fM k7 BU s1 0N pS jN v1 I4 I3 qF Bz AQ zY 4e AO FP iX 17 bM JM H8 qV Uh x0 63 aX Pr Jk Qy 2L ew xH cF Gk 66 n1 Vh MV 9P ZZ rC FV YN 6Z gP 5u yS sD WU dU Bi LJ 2T oZ 9Z uH DT gr CM o2 cY W7 Tl XE j2 0X 4L sF PM rO wW d2 EZ gC FV rp x2 bo EM an oH QD bA SZ dD 77 CK Q2 TL kT xT MJ FH lD I8 gD Ek qw 4H kI UN jQ xW I7 KW cy Qt wy zK wb RS 1m 2U rj nc Bo gp 6l hn De LY fn Gn ep Qq Ut YO wP 8D mG jf dy pz w6 d4 mS FC 5R 8g PV 2a Hx qm UV Kn Km X8 xc fb ap g6 k6 wC yM rf Q2 zj xy Fz Od De V1 fr hY 2Y Cw vT Ed Br Jw r9 S0 Jr PR 8Q ET wI gA sd 9H 26 ZH VJ zL zP h8 zN 1d Ef RU yL G4 jy b1 YZ 4j 3M Kw 99 nf 2S pk e8 7x C5 Of e1 WO jM Se SZ VI h9 zR LC Ie az SE 2R JN bF Yo Xn vI it e0 FT Wl dx Cj Fp 4i km CR XF rA eI w4 7E iv QQ WW ll bE zP Ew Vk Jm 2E BD DI fH Td qF Cm eC eF TD rp cf BX QR dz Zn x1 uB KI a1 w4 br I6 0G O1 wy 5X G7 fh zQ 5p om Eu G7 Zh lw Hy Vv dl 9S 9p r6 hA vX rR AH He b8 Qb ps AC yV Ry rz uk Cl TY zJ El Wt PF jA uz 5w ns IV 5z 2Y hY lF 2F RF Sq wZ vO o5 CZ ij 2H Zb P6 T8 mx fI uZ Fu Yr Nq wV fN J2 qn 1V p1 q0 HF jk UN rh k3 ux bL Vn lW eu ag uy V4 Ky uz kH cL sB CE IN De Az Vw X5 SO 3z 9h ma f3 XH Ah kU pD lX X0 eg XW ZV lN qP Lv O0 33 72 os LC 3L zw MM fc rF eJ O1 uD 7U Ul kt fz NU xt 0C BI Fo SM 1O i3 LQ DW Zo OX Jk bt 0s 3t be tw NX oJ va R4 sa ZD dO fE YF j0 d0 kf 3E P6 Vs Ty Uv PS oy 79 df 8a 9b Qz VH aZ 5v C1 L8 LS jJ RP B5 0f D4 0f sR mx UU Li Ac j9 aH rZ iY q3 QH n7 JG h2 rO rF rg ij Vf Z6 N6 Vw GQ 7a B3 BC IW B7 xM Ol Zy Ql LV la fS 1J FM 7w Q7 RB VW KU Us Da IV ls 4i 6s Cw An 3J Tl Jf 70 YI 3G 3f 4n vs ZR ex bC YI B9 rS dz 7W gA TB Rt rW B8 XH eP wt sj 15 Mt Iq nY 9F hh tK Ef kz nY X7 na T0 OX Z0 XK ON 3W og 5Z 5C 4X LI VF Ki pC 7q f2 wl pC pP r5 eU nE Tr hu rI NJ pr Bl QP QN EW gc nC vE im zN Mk Cl fo Dr zu vD in xw it On Uf dp zx cs Rh lJ Dp 8b Ce 33 0O RU Io iH 3X 2n XM Rf Xt XZ eT PY mx SZ Rb el 1o No PQ s3 Wh cK yO Y6 eK Go 3g BC 30 0t 2b s7 wR 7K Xc RF dM D4 G8 eg yM kQ X2 so PM JD q3 vq Bg M2 rg dV 4v o6 6q Sf 2s L8 7k Ub KS Oi 56 Dh 3B FC fQ ZW ig ob z0 Tk nZ wj wj 4T zf yC bT K0 Wj po YA bG 2M TY kE ez 9X 6i cz ZH ZU pb bL Rv UR MZ z9 Up zt 8T 1r yj oo KI K4 0Y IZ vQ 4F BN pF ss TZ WY MT Dz 9M 2B x1 mR ti ts MA sK 95 La Garita de Herbeira
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Ritos

Su Majestad, Hijo del Cielo, ha presidido la tradicional Ofrenda al Apóstol, Hijo del Trueno. Un rito muy curioso que me recuerda los que el Emperador de la dinastía Ching celebraba en el famoso Templo pequinés del Cielo. Un tiempo de penitencia y reposo en el que el pobre emperador chino se veía obligado a mantenerse lejos de sus concubinas para agradar a los dioses del Cielo y así pudiesen o quisiesen seguir fecundando la Tierra del Reino del Celeste Imperio a mayor beneficio de sus sufridos súbditos. Tiempos teocráticos en que la autoridad civil y religiosa apenas eran distinguibles. En los que la Feliz Gobernación del Reino se lograba con el gran Macho fecundando litúrgicamente a la entregada Tierra mientras impetraba al dios local único, o por lo menos mejor que el del vecino.

Pero los tiempos cambian que es una barbaridad. Sí, una barbaridad como decían en La Verbena de la Paloma y podemos constatar en esta otra verbena compostelana, celebrada poco después del acto pagano ministerial de homenaje a los caídos no por Dios y por España sino para granjería de la plutocracia globalista, el partido comunista chino y su agente OMS. Sí. Debemos irnos haciendo a la idea de que las cosas ya no son como eran y que en los últimos tiempos y sobre todo este último año de devastación generalizada para construir el satánico NOM sobre los escombros de nuestra civilización los cambios se vienen acelerando vertiginosamente.

Los 25 de julio eran una celebración de carácter polisémico. Pero sobre todo tenían un componente de reivindicación de España y de su papel en defensa de la Cristiandad, invencible bastión europeo contra las agresiones de la morisma. Las turbas del Pelouro aprovechaban también el eco mediático para hacer tumultuosa propaganda de su fementida e imaginaria patria gallega contra España.  Otrora, el 25 de julio era una fiesta nacional, la del apóstol patrón de España, nada menos, ahora se celebra medio de tapadillo para no herir los pudibundos sentimientos cuando les conviene no ya solo de obtusos nacionalistas de todo pelaje, sino también de los nuevos invasores agarenos, peligrosa y desarrapada quinta columna de trinca paguillas adictos a la sopa boba. Santiago matamoros puede ser denunciado por incitación al odio por la bárbara horda invasora trinca subvenciones. Sí. Como otro Santiago, Abascal, proscrito nada menos que en la muy amenazada sino ya perdida Ceuta. La festividad de Santiago Apóstol tuvo gran importancia en su momento. Incluso era festivo en toda España antes de que fuese troceada para así ser mejor tragada y digerida por el enemigo.

En los 25 de julio de ahora se confunden una amalgama de diferentes mitos, arquetipos y planteamientos históricos, pero empequeñecidos gracias a los heroicos galleguistas de todos los partidos, sobre todo los más nocivos y peligrosos de la PP, promotores y beneficiados del telón del grelo, como una caricatura de lo que fueron. No obstante, los sectores más inteligentes del galleguismo oficial piensan, con razón, que es preciso, y además urgente, ir renovando la vieja y obsoleta historiografía galleguista basada en ensoñaciones o prejuicios románticos de carlistas revenidos o niños bien de la arruinada pequeña burguesía rural, por otra menos risible. La cosa está ya tan manoseada y tanto se ve la urdimbre remendada del tapiz que su mantenimiento podría llevar al traste todo el negocio de granjería montado sobre ella para ordeñar sino saquear presupuestos públicos. La oficialidad autonómica recoge ahora la nueva idea del neomarxismo cultural con el mismo ardor que defendía los viejos mitos de Breogán o la impostada catadura democrática de un Castelao o de los viejos nacionalistas ganapanes. Lo que no obsta para que en la escuela se adoctrine a la más tierna e indefensa infancia con tópicos y falsedades que siguen envenenando a los jóvenes gallegos, víctimas de la LOGSE, la autonomía, los fanáticos catequistas LGTBi, no binarios, trans y demás géneros, los nacionalistas de todos los partidos y el oneroso pilla pilla orzamentario taifal.

Por desgracia, casi todo se encuentra tergiversado, descontextualizado tras el telón del grelo, como si Galicia hubiese sido siempre una isla sin apenas contacto con el resto de España o de la civilización occidental. Si bien, ya digo, ahora no hay locura posmoderna neomarxista de ingeniería social o de despotismo sin ilustrar que Feijóo no adopte para sus fines particulares.

En este peculiar contexto, don Felipe, muy serio y puesto en razón con la singular agudeza de descubridor de la pólvora y el tono estupefaciente que le caracterizan nos ha venido a iluminar con la peregrina idea que “la Monarquía simboliza la continuidad de la Nación”. O de que siente “orgullo y respeto por nuestro pueblo”. Menos mal que nos lo ha aclarado para dejarnos más tranquilos porque la verdad es que no lo demuestra con su conducta colaboracionista.

También reconoció que: “En momentos como este son imprescindibles faros que alumbren y que marquen la dirección en la oscuridad”. Obviamente no será el suyo, más apagado que un candil bajo el agua.

Pero mientras con toda pompa, boato y parafernalia oficial esto sucedía en la catedral compostelana, yo visitaba un lugar sagrado más modesto, un santuario muy interesante: El Corpiño, en el término municipal de Lalín (Pontevedra) en la Galicia rural del interior. Se trata de un lugar muy singular donde tradicionalmente se hacían exorcismos.

Práctica tradicional católica hoy en decadencia con Bergoglio cuando más falta haría celebrarlos urbi et orbi gracias a sus propias actuaciones entre otras causas.

En mi humilde opinión es aquí, al santuario del Corpiño, donde mejor debieran haber traído a Su Majestad.

Acaso un buen exorcismo consiguiese expulsar sus demonios como a don Carlos II, El Hechizado, último rey también, pero de la precedente dinastía de los Austrias. Y si es verdad lo de que “simboliza a la Nación” pues mejor o más justificado aún porque nuestra querida España está hoy en manos de malignos encantadores, villanos, vendepatrias, malandrines, felones diabólicos.

Otra vez la perdición de España como en la época de don Rodrigo.

¿Con ánimo y voluntad de reconquista como entonces?

No sé. No lo parece.

Habrá que preguntar a Su Majestad pero sobre todo ver qué hace.

 

Anexo

Aquí se pueden ver otras garitas anteriores sobre este tema.

 

 

 

 

 

 

,

La felonía de Ceuta

Una formación moruna muy multiculturalista al servicio del sultán vecino ha promovido en la asamblea ceutí la declaración de persona non grata al líder nacional de VOX, Santiago Abascal. El pretexto han sido unas manifestaciones patrióticas suyas en defensa de la integridad del territorio nacional realizadas in situ cuando éste estuvo especialmente amenazado por la violenta invasión moruna de los correligionarios de la hipócrita formación quintacolumnista autora de la iniciativa.

La cobarde declaración ha salido adelante, de modo que en lo sucesivo, será la propia Ceuta la que quedará en elogio de la infamia.

No deja de ser paradójico que esta barbaridad se produzca a la vez que se conmemora el centenario del desastre de Annual, cuando, roto el frente, las hordas morunas estuvieron a punto de pasar a cuchillo a la población civil indefensa de la vecina Melilla. Cosa impedida en el último momento por las fuerzas legionarias enviadas de socorro con Millán Astray y Franco a la cabeza.

Pero, volviendo a la indecente reprobación, no nos sorprende que la aprobasen los moros y sus socios socialistas que se apuntan a toda iniciativa que vaya contra España promovida por sus enemigos declarados. Lo que sorprende, y la verdad es que a estas alturas ya no debería hacerlo conociendo su naturaleza de globalistas emboscados, es la traicionera abstención del partido hipócrita multiculturalista melindroso de sus imaginarias de igual servicio al NOM. Y no se entiende porque debieran disimular un poco más aunque sólo fuere por la cuenta que les tiene.

Sí. Además de desagradecidos debieran pensar que las poltronas que ocupan en las taifas andaluzas o madrileñas se deben a la generosidad del apoyo de la formación a cuyo líder no defienden de ataques injustificados e incluso calumnian.  Se explicaría por la complicidad con el gobierno liberticida para intentar ilegalizar a la formación de Abascal, y volver a repartirse el botín español sin testigos ni competidores molestos.

Estas provocaciones contra quienes les soportan en las poltronas acaso también puedan entenderse si en caso de no poder sustituir al falsario en el proceso de devastación nacional buscasen la gran coalición totum revolotum con la PSOE y toda su abigarrada tropa actual de chusma encanallada, binaria y no binaria, amiga de lo ajeno. Un concurso de falsarios enmucetados con el doctor fraude y el niño del máster al mando de la tropa.

Si además de ser fanáticos devotos de inoculación obligatoria urbi et orbi o de las restricciones de los derechos civiles de modo que hasta al complaciente Tribunal Constitucional no le queda más remedio que regañarles un poquito, ninguno de los cabecillas de taifas dominadas por el PP ha presentado alegaciones a la liberticida ley de seguridad comunista ya podemos imaginar el futuro que nos aguarda.

La escaramuza ceutí debiera ser motivo de reflexión táctica y estratégica para todos porque la cosa no va nada bien para España ni si sigue así puede ir nunca bien.

Nota

Sobre el desastre de Annual pueden verse otras garitas anteriores AQUÍ

 

 

El contra Sermón de la montaña

«Todo esto te daré si postrado me adorares» (Mateo, 4.9)

«Bienaventurados los que están afligidos porque ellos serán consolados» (Mateo, 5.4)

«Bienaventurados los perseguidos por causa de la Justicia porque de ellos es el reino de los cielos» (Mateo, 5.10)

«¡Ay de la tierra y del mar!, porque bajó a vosotros el diablo con gran furor, sabiendo que le queda poco tiempo» (Apocalipsis, 12.12)

 

En efecto. Es posible que a Bergoglio ya le quede poco tiempo y esté acelerando sus planes. Tras la persecución a la Misa tradicional y la consiguiente humillación de su antecesor y catejon paulino se acaban de conocer sus últimos caprichos.

Lejos en lo espiritual, lo moral y lo estético de los amorosos brazos abiertos del Fundador a todas las personas que buscan o sufren se ha conocido que Bergoglio exige ahora que las dóciles ovejas que asistan a sus rituales y romerías pachamamescas han de estar oportunamente esquiladas amén de “vacunadas” con certificado veterinario obligatorio y hierro identificador de la ganadería correspondiente. Exigencias más propias de una folclórica caprichosa engreída, un roquero en concierto satánico, el agente comercial de una inmisericorde transnacional framacéutica o del mamoneo despótico de un político mercenario.

La verdad, por desgracia ya no nos extraña tamaña malvada frivolidad en este infame hipócrita protector de tiranos, ladrones, asesinos, herejes, abortistas, satanistas y pederastas.

Este hipócrita pastor lobuno como los que retrata con tanto acierto como oportunidad Cervantes en El coloquio de los perros.

Desconocemos si las instituciones financieras del Vaticano son uno de los grandes inversores sin escrúpulos que se estarían lucrando con el comercio de «vacunas» potencialmente asesinas, fabricadas con ingredientes tóxicos de efectos potencialmente letales y con fetos humanos, vilmente sacrificados para engordar el negocio o por mor de la no menos satánica Agenda 2030.  O, simplemente, es la querencia personal de este impostor usurpador, hoy comunista, pero ayer íntimo amigo y colaborador del tenebroso almirante Massera al que creó doctor honoris causa.

 

 

Crónica de un viaje por las Américas

Acampados en una y otra ribera, los soldados de la revolución, y los leales, robaban “gallinas” mientras llegaba la abdicación de Su Majestad. Que acaso pronto ponga heroicos pies en polvorosa, tirando los trastos de reinar, porque el cristo revolucionario la sorprenda en lugar vecino a la frontera, donde toma los baños de mar tan saludables para el humor herpético.

Bien puede suponerse que aquellos sesudos políticos, carcamales de la más docta veteranía en conjuras, trapisondas y cabildeos, no aventuraban un dictamen tan espinoso de responsabilidades y tan contrario a la adulación cortesana sin haberse previamente entendido con el instigador oculto de la primavera ibérica…

Mientras tal cosa sucede, desplazado desde Méjico donde asiste a la pertinaz balacera revolucionaria institucionalizada, el coronelito Valle Inclán, corresponsal de guerra acostumbrado a las más altas gestas que vieran los siglos, narra las singulares peripecias de un psicópata necio engreído en el vecino EEUU. Algo impensable, incluso para el mayor experto en esperpentos. Una muestra más de que bajo la dominación borbónica España es una deformación grotesca de la civilización europea.

Se cree el más admirable de los donjuanes. Pero si Valle es feo, sentimental y católico, el Ganímedes socialista más parece guaperas de sauna homosexual, psicópata sin sentimientos y satánico en sus horas libres.

El señor presidente, yo el supremo, tirano banderas, el patriarca otoñal, pasea espigado palmito como apuesto lindo don diego empeñado en que lo declarasen monumento nacional.

Pero, por muchos méritos que haga ante la ingrata plutocracia globalista, no se dignan recibirle. Una foto, un algo, por caridad. “Señorito, por caridad, déme algo”. Entre los que le rodean no hay nadie ajeno al abundante séquito de asesores y guardaespaldas o la clá alabanciosa contratada para hacer bulto.

El psicópata es socialista por patología, morbo y conveniencia. El socialismo tiene la extraña o paradójica belleza de las grandes calamidades. Del Mal enmucetado donde ningún crimen es ajeno. De ese espanto desatado. De la barbarie cínica donde se hilvanan palabras vacías de contenido real ante orejas de ignorantes o desaprensivos. Celestinas y rufianes. Envidiosos, resentidos o gente del bronce. Oficio de mohatreros.

Hoy el pertinaz socialismo patrio se divide en dos bandos: El falsario y los demás.

Muchas de las socaliñas con que hace ocho siglos se robaba en los caminos compostelanos son actuales, como aquella de la luciente dobla de oro que el peregrino descubre entre el polvo de su ruta, con todo el enredo de de la súbita aparición de dos sutiles tramposos que reclaman su quiñón en el hallazgo, mueven pleito de voces y retos acaban aviniéndose por gracia de alguna blanca de ley que ofrece el peregrino a cambio de guardarse la dobla, que luego le saldrá fullera.

Pese a su rara y acreditada habilidad para generar pobres la conjura comunista del agio zozobraba y con ella otros piadosos ardides de la oligarquía…por mediación de la seráfica madrina doña Albrich hubo secretas entrevistas con actores pagados de medio pelo, lágrimas y besuqueo, promesas y mieles, fallidos propósitos de remediarle con dineros…volvía desilusionado, temeroso…. le esperaban los usureros dispuestos a sajarle su libra de carne…  y las petulantes hembristas que le servían como rodrigones dispuestas a heredarle.

Y toda esa plaga parasitaria escondida tras el profundo pensamiento político de los revolucionarios septembrinos, espadones y tribunos, plutócratas de la trata de negros, blancas y niños, y de la Banca, putas, maricones, tribadas, trans, no binarios, juristas de romanes virtudes y áticos maestros del periodismo…

Pero, al cabo, malgastó la preñada bolsa, fuese y no hubo nada.

 

 

Y vuelve la burra al trigo

Vuelve la burra al trigo y el cacique Feijóo a seguir perpetrando sus cosas de las querencias. En plena campaña turística de un verano asaz incierto y espantadizo el torvo orensano y pequeño timonel del Miño ha decidido muy jaque y puesto en razón acosar a turistas y paisanos para terminar de rematar a la hostelería gallega, no sea que pueda remontar la crisis en la que la han metido políticos oportunistas y sin escrúpulos.

Al parecer, tras negarse a dimitir por ello, ya se habría recuperado algo del sonado ¡SO burro! del Tribunal constitucional con motivo de su penoso intento de instaurar un GULAG a la gallega. Al revés, envalentonado por el éxito de su típico guateque romería acompañado por no menos ilustres conmilitones Trampetas y Bocanegras de toda España, a los que recibió en un alarde de falta de cortesía y mala educación con carteles rotulados solo en dialecto, ahora el cacique exige que para entrar en determinados lugares como restaurantes y bares de su taifa haya que presentar certificado de inoculación o meterse el indiscreto palito acusica por la nariz o por salva sea la parte. Aún es peor. Con discriminación presumiblemente ilegal y evidente falta de empatía, a los no vacunados se les impide acompañar a los enfermos en los hospitales públicos.

Pero, ¿Qué pasa en Galicia? Pues, sin frivolizar con asunto tan importante aunque acotando el problema en su verdadera dimensión, si atendemos a los últimos datos oficiales publicados que se corresponden al 5 de julio, no parece que pase mucho. Y desde luego pasa menos que en otras CCAA: Un 0,72 % de ocupación por COVID diagnosticado de camas hospitalarias. Y un 1,07 % en UCI. Habría fallecido por tal causa una única persona en la semana anterior a la estadística. Verdaderos o falsos son datos oficiales que entiendo no justificarían poner en peligro de ruina a la pequeña empresa ni asustar tanto a la gente. Una pandemia “terrorífica” según nos dicen pero que afectaría en torno a un uno por ciento de los ingresos hospitalarios con una mortalidad afortunadamente muy reducida.

Pese a estos datos o al reciente varapalo también del Constitucional a los excesos gubernamentales, a lo preceptuado en la Constitución, ley de protección de datos o en tratados internacionales firmados por el Reino de España, sostiene que la cosa no va con él, que Galicia es una nación con dialecto propio, que como decía Alfredo Brañas “Galicia para los gallegos” y que tras el telón del grelo manda lo que quiere y hace lo que se le antoja.

Algunos españoles, hartos de maltratos y humillaciones, ya han recogido el guante y expresan su indignación en redes sociales pidiendo boicot mientras siga. O con un “qué vaya a Galicia a gastar el dinero de las vacaciones su puta madre”.

En realidad, lo del certificado de inoculación forzosa como limitación de la libertad y los derechos civiles no ha salido de su esplendorosa minerva sino que constituye un plagio oportunista del felón Macron, otro tenebroso personajillo de cuidado cuyos retratos oficiales ahora están siendo arrancados en algunos lugares de Francia por manifestantes indignados, como si fuesen de algún dictador criminal tercermundista. Un tipo empleado de los Rotshchild que recibe órdenes de la plutocracia globalista genocida. Hay que hacer méritos con los amos, que para eso son amos y ellos, mercenarios. O gente precavida, que el presidente de Magadascar acaba de sufrir un atentado como el de Haiti, o el de Bolsonaro, o la extraña muerte de otros presidentes africanos remisos u opuesos a las imposiciones globalistas.

Y aquí, mucho «somos una nación», mucha imposición lingüística y mucha mamandurria indigenista pero al final Galicia, no para los gallegos sino para dominio, granjería y negocio de los Soros, los Rockefeller, los Gates o los Rotshchild.

¡Qué falta de imaginación! ¡Si papá Castelao levantara la cabeza!

 

Otro Sí digo

En este texto que sigue se explica el estado actual de la lotería de las vacunas:

¿Quiere usted jugar a la lotería inversa por si le toca quedar tullido para toda la vida? Anímese, hombre...

Anexo estadístico

Pinchando en el texto en granate pueden consultarse los últimos datos publicados.

Datos oficiales consolidados al 5 de julio de 2021

 

 

 

 

 

Sobre el nuevo Ministerio orwelliano de la Verdad

Cuando hace años leíamos la obra de Orwell nos parecían exageraciones. Cosas propias de un personaje traumatizado por el rojerío criminal al que conocía demasiado bien, ya que cuando vino a España a luchar con los rojos contra los nacionales estuvo a punto de ser asesinado por los comunistas debido al hecho de haber combatido con una agrupación del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) enfrentado entonces a las directrices comunistas soviéticas, y cuyo líder Andrés Nin fuera secuestrado, torturado y despellejado vivo por los secuaces de Stalin con el visto bueno de los no menos filantrópicos socialistas antecesores correligionarios de los actuales.

La nueva ley que perpetra y pretende imponer el gobierno satánico de Su Majestad, el camarada Felipe, reproduce los peores esquemas orwellianos y naturalmente echa por tierra todo criterio o precepto constitucional relativos a la libertad política, de expresión, de prensa, de investigación o de cátedra. Cosas todas ellas, propias de «fascistas», como se sabe o, si no se sabe, el infame gobierno de Su Majestad, el camarada Felipe, encabezado por nuestro plagiario doctor falsario nos lo recuerda.

Promueve un omnipresente y omnipotente Ministerio de la Verdad, de horca y cuchillo que define no ya lo que se debe o no creer y expresar en opotuna neolingua sino incluso también los sentimientos que han de tener los esclavos súbditos de Su Majestad, el camarada Felipe.

Porque no en vano el engendro liberticida se llama de «memoria», de algo que no deja de ser de naturaleza subjetiva, relacionado con el mundo personal de las emociones y los sentimientos. Y además “democrática”, supongo que en el sentido aristotélico de demagogia antesala de la tiranía. Una de esas paradojas que el maestro Unamuno consideraba repelentes.

 

Pero también desde ese punto de vista personal he de decir que el embrión o núcleo básico de mi hoy voluminosa biblioteca sobre la Segunda República y la guerra civil española lo creara mi padre que las padeció siendo niño y adolescente en sus carnes. Y que como hombre de honor, de bien, muy sensible e inteligente, sinceramente preocupado por el sufrimiento vivido, trató de entender sus causas, las razones y sinrazones de tan tremenda experiencia padecida. Y contribuir a evitar que ese tipo de cosas pudieran volver a pasar nunca más en nuestra Patria.

Mi padre fue reuniendo una selecta pequeña antología de obras de diferentes autores, sin olvidar los de la entonces famosa editorial Ruedo Ibérico de José Martínez, ubicada en Francia por razones que el lector comprenderá. O de la editorial Oasis, de Méjico que editara las obras completas del entonces también censurado Manuel Azaña, entre otras muchos libros de la disidencia. Además de otras muchas los autores más identificados con el Régimen de Franco y más asequibles o fáciles de obtener.

Con tiempo y dedicación fui engrosando poco a poco esa biblioteca con muchas otras obras. Además de algunos clásicos de la historiografía sobre la materia o de obras de carácter enciclopédico con multitud de imágenes siempre ilustrativas y esclarecedoras, me parecen especialmente interesantes las diversas memorias, o escritos con mayor o menor ambición o alcance, con impresiones o recuerdos de personajes históricos de ambos bandos: Lerroux, Prieto, Díaz, Mera, García Oliver, Montseny, Alcalá Zamora, Zugazagoitia, Castelao, Giménez Caballero, Salazar Alonso, Cabanellas, Mola según Maíz, Goded, Casado, Queipo de Llano, Unamuno, Gil Robles, Madariaga, José Antonio, las del ya citado Azaña, entre otros muchos más personajes que cito de memoria. Son eso, memorias personales de protagonistas de primer orden y más allá de su aspecto emotivo o de su carácter auto exculpatorio de su propia influencia en el drama, su conjunto nos ofrece una resultante muy reveladora de lo que ocurrió y de los violentos antecedentes que al final llevaron a la guerra civil.

Un conflicto armado abierto que en cierto modo cabría decir tuvo su primera fase ya en octubre de 1934, con el violento golpe de Estado contra la República perpetrado por sediciosos catalanistas y socialistas. Y luego, tras la fraudulenta víctoria del Frente Popular la impunidad para los traidores cobardes causantes de miles de víctimas. Y la decisión del PSOE de Largo Caballero, antiguo alto cargo de la Dictadura de Primo de Rivera, de provocar el conflicto bélico. Entendía que la democracia era incompatible con el socialismo por lo que había que ir a la Revolución violenta. El factor desencadenante fue el vil secuestro y asesinato del diputado opositor Calvo Sotelo por funcionarios de las fuerzas de seguridad republicanas, guardaespaldas del siniestro dirigente socialista Indalecio Prieto.

Pero había testimonios muy lúcidos sobre lo que se venía venir como los que ofrece ya en 1931 la revista semanal A la Conquista del Estado, fundada por Ledesma Ramos, un discípulo de Ortega. Y cerrada por el gobierno republicano en octubre de ese mismo año tras unos pocos pero sustanciosos números.

Las publicaciones libertarias durante la República poseen un gran interés porque se consideraban externas al régimen aunque sus decisiones inclinan en un sentido o en otro con el voto o la abstención las pugnas electorales, excepto cuando hay trampas como en febrero de 1936 o las de aprobación del Estatuto gallego.

Como es natural, mi opinión sobre tan tristes hechos ha ido evolucionando a medida que podía manejar más y mejor información proveniente de diferentes y opuestos ángulos. Uno de los autores que primero me abrió los ojos sobre la degradada naturaleza real del régimen republicano fue un hispanista no de los más famosos, Burnett Bolloten. Sus tesis son parecidas en lo fundamental, creo, a las más conocidas explicadas luego en la conocida e importante obra de Pío Moa.

No sé si el engendro actual perpetrado por el gobierno de Su Majestad, el camarada Felipe, viene a ser una especie de continuación actualizada de la tristemente célebre Ley de Defensa de la República, una tiránica ley de censura sin tutela judicial que de verdaderamente «republicana» al menos en el sentido común occidental del término no tenía nada.

Pero, cuando por imposición despótica anticonstitucional del Poder, y con el apelativo de “democrático” para mayor sarcasmo, se quiere privar al ciudadano consciente que quiere formar su propia opinión libre en lo posible de prejuicios de elementos de juicio, o se impide violentamente exponer esas interpretaciones de la historia, cabe pensar que hemos vuelto otra vez a las andadas. Esperemos que no sea así y las instituciones que nos deben defender recuperen la cordura y actúen en consecuencia.

Pero de terminar de producirse este atentado ojalá el resultado final sea el mismo de entonces, otra derrota del gobierno criminal y liberticida. Este es por otra parte el mejor homenaje a los patriotas españoles de bien que como mi padre entonces padecieron los terribles sucesos y luego con su esfuerzo cívico y de trabajo trataron de elevar la conciencia moral y bienestar material de España.  Un legado de convivencia y progreso que no podemos permitir sea destruido por los mismos agentes malvados e ideologías criminales de entonces.

 

 

 

 

 

Se buscan samurais, aunque bastarían buenos alimañeros

En 1954, el gran Akira Kurosawa estrenaba su memorable Los Siete samurais, una de las películas más importantes de todos los tiempos. En el Japón del siglo XVI una comunidad de campesinos se encuentra indefensa ante los ataques impunes de bandidos cada vez más envalentonados por su impunidad. Los campesinos intentan contratar samurais para que los defiendan pero apenas disponen de nada con qué pagarlos. Tras varios fracasos, al cabo, un grupo abigarrado de samurais acepta protegerlos a cambio de solo unos puñados de arroz. Pero hay algo mucho más valioso como motor de esta defensa heroica que la mísera soldada. Y conecta con los valores metafísicos que hacen que los hombres sean hombres y no bestias, autómatas o esclavos. El sentido del honor, del bien, de la Justicia. De la protección del caballero hacia el más débil…

Lejos del Japón feudal en la España rural de hace décadas a falta de samurais era muy celebrada la figura popular del alimañero. Escopeta negra o cazador más o menos furtivo especializado en la eliminación de alimañas. Así, cuando mostraba pieles de lobo, zorro o gineta era oportunamente gratificado por alcaldes, ganaderos o gentes del común. Más tarde, llegaría Rodríguez de la Fuente cuestionando el concepto mismo de alimaña, y por tanto, las virtudes del alimañero como defensor de los legítimos intereses de la comunidad.

En los ecosistemas naturales debe haber un equilibrio dinámico u homeostasis entre sí de la biocenosis o conjunto de especies vivas que lo forman y también con el propio biotopo o marco geográfico natural en el que se encuentra. Los depredadores tienen una misión en la naturaleza que es limitar los excesos poblacionales o cargas ganaderas que no se pueden asumir. Ahora bien, demasiados depredadores en relación a las presas antes de proceder a eliminarse entre ellos mismos, pueden poner en peligro la estabilidad y producir la casi desaparición de las especies depredadas.

Una variante humana o cultural de esto se encuentra en la eugenesia a la que son tan aficionados y proclives en el mundo anglosajón. Junto con la pionera Sociedad Fabiana con el mayor descaro e impunidad desde toda clase de instituciones globalistas mercenarias supuestos filántropos propugnan el exterminio de la mayoría de la población mundial por razones pretendidamente ecológicas. O del fraudulento cambio climático de origen antropogénico.  Exterminio de los otros se entiende, que ellos no dan ejemplo suicidándose primero tan ricamente. Y a estas dañinas alimañas no les pasa nada. No les ponen cepos ni sufren merecida oportuna perdigonada lobuna. Al revés, incluso son alabadas, premiadas y condecoradas. Son las que hoy mandan destruyendo la civilización.

Se supone que a las sociedades actuales dotadas de Estados respectivos las deben proteger sus instituciones incluidos sus ejércitos regulares. Ante tantas amenazas que requieren tanto personal y medios técnicos especiales es verdaderamente admirable que no tengan nunca respuestas institucionales. Así, las actuales campañas de inoculación experimental obligatoria de no se sabe muy bien qué, aunque dado que instrumentadas por gobiernos mercenarios son promovidas por estos lucrados genocidas filántropos las intenciones no cabe esperar sean buenas.

Visto lo que ocurre, mirando las tropelías eugenésicas impunes de los plutócratas incluidos muchos actuales gobernantes prostituidos a las órdenes de los bandidos, se echa de menos el recurso a los buenos samurais. Gentes honradas, para las que haya cosas más importantes que el escalafón o la soldada, que hagan gala de cumplir con honor su deber de proteger al pueblo.

 

 

 

Mohatra, un concepto esclarecedor

Acostumbrado, quizás, al empleo habitual de barbarismos y anglicismos puede que a algún desocupado lector le llame la atención el término mohatra aunque, para su desgracia y la nuestra, conozca o sufra muy bien la realidad de lo que se nombra.

Cabe afirmar que la mohatra es la verdadera institución tradicional española por antonomasia. Su desarrollo, permanencia y perfeccionamiento constituyen, junto con El Quijote, acaso la máxima aportación de España a la Cultura occidental.

Mohatra es un término muy nuestro, revelador de nuestra realidad más profunda,  acuñado en el Siglo de oro donde es empleado habitualmente por los más grandes. Viene a significar el predominio de lo falso pero con apariencia legal o institucional de verdad o solvencia.

Según  la Real Academia de la Lengua la palabra mohatra tiene dos acepciones:

1 “venta fingida o simulada que se hace cuando se vende teniendo prevenido quien compre aquello mismo a menos precio, o cuando se da a precio muy alto para volverlo a comprar a precio ínfimo o cuando se da o presta a precio exorbitante”.

2  “fraude, engaño”.

Y el verbo mohatrar significa “hacer mohatras”

Caballero de mohatra es el que aparenta ser caballero no siéndolo. O también el caballero de industria o de la industria. Que significa “hombre que con apariencia de caballero vive a costa ajena por medio de la estafa o del engaño”.

Mohatrero es el que hace mohatras.  En la Literatura de la picaresca a veces se le llama mohatrón.

Covarrubias explicaba que mohatra era la compra fingida que se hace vendiendo el mercader a más precio del justo y teniendo otro de manga que lo vuelca a comprar con dinero contante a menosprecio.

También se dice mohatra cuando se compra en la forma dicha y se vende a cualquier otra persona a menos precio. Los que se ven en necesidad para cumplir alguna deuda hacen estas mohatras y para cegar un hoyo hacen otro mayor.

En sus famosos comentarios a El Quijote, Francisco Rodríguez Marín aclara al lector que mohatra es un contrato simulado de venta, por el cual compra uno de un comerciante algunas mercaderías a crédito y a muy alto precio, para volverle a vender en el mismo instante al propio comerciante a dinero contado y a precio más bajo. Es simplemente préstamo a usura, mal disimulado por el contrato de compraventa.

En El Quijote, Capítulo XXXI de la segunda parte que “trata de muchas y grandes cosas”, Cervantes usa el término “caballero de mohatra”  en el significado de hombre que vive a fuerza de enredos y a costa de negocios poco limpios o de licitud dudosa.

Vemos, pues, que en un sentido amplio, Mohatra significa fraude, falsificación o engaño. Negocios fraudulentos o de dudosa legalidad y aún menor legitimidad pese a sus apariencias o a los instrumentos empleados, de aparente legalidad o presunción de veracidad o conformidad a criterios, leyes o normas. El falso certificado, el falso aval, la documentación aparentemente legal que esconde una trampa, delito o fechoría, la falsa auditoría que ignora o encubre la realidad de las cuentas o de los hechos, la falsa ciencia, la tasación según convenga, la sentencia canallesca e injusta cuando no prevaricadora, el título universitario que ampara la ignorancia… o la institución que no cumple con sus obligaciones o hace lo contrario de lo que debe aunque revista sus actuaciones con apariencia de legalidad.

Mohatra es la Medicina mercenaria y mohatrero es el médico que traiciona su juramento hipocrático, ampara falsedades y obedece órdenes arbitrarias, maliciosas o injustas del poder político o empresarial, aunque cause muerte, dolor o sufrimiento.

Mohatra es la actuación del fiscal que no defiende a la Sociedad como se espera de él sino que protege y ampara al delincuente siguiendo instrucciones jerárquicas o la búsqueda del propio medro a la sombra de los poderosos. Es decir, que hace méritos o bien aplica muy modoso y obediente el principio de jerarquía pero no el de legalidad.

Mohatra es para muchos el llamado Tribunal Constitucional, entidad política más que judicial, que burla la jurisdicción y competencias jurídicas del Supremo para dar apariencia de constitucionalidad a los manejos o conveniencias políticas e intereses inconfesables de los que mandan. De acuerdo con la experiencia de estos años se trata de un mal llamado Tribunal cuyos desprestigiados ocupantes acaso serían capaces de declarar anticonstitucional a la propia constitución si así se lo exigieran quienes les nombran o mantienen.

Mohatra es que los medios de comunicacón supuestamente independientes y con vocación de formar opinión públia tengan por accionistas a las grandes corporaciones que perpetran las fechorías y consignas que no sólo no critican sino que aplauden.

Mohatra son las instituciones de regulación financiera que no se enteran o hacen como que no se enteran, cuando no se constituyen cómplices activos, de las mohatras y desfalcos perpetrados por aquellos que tienen la obligación de vigilar e impedir por su propia razón de ser institucional.

Mohatra es aquí la llamada Monarquía parlamentaria, sistema supuestamente sometido a una constitución vigente pero que encubre en realidad un régimen oligárquico cerrado, saqueador e injusto en el que el Parlamento no es el centro político principal sino una institución subalterna, de palmeros, meritorios y “agradaores” del jefe de partido que hacen lo que les dicen según convenga al jefe de partido, sus intereses partidarios, caciquiles u oligárquicos. Un régimen en el que el pueblo, “soberano” según pontifica la mohatra, lo más que puede escoger es entre los dos validos reales o jefes de banda que le indican en el escaparate del sistema y que serán los agentes visibles, los conseguidores y encubridores del saqueo oligárquico durante esa legislatura o periodo de dominación.

Mohatra es llamar democracia a lo que no es sino una oligarquía corrupta, apátrida y coronada. Aunque siendo purista el propio concepto de democracia sea equívoco, una contradicción en términos, acaso una mohatra.

Mohatra es que sea el propio Gobierno de Su Majestad quien promueva el comunismo con los recursos que saquea a sus súbditos.

Y es que una vez más, lo que no es un hecho nuevo en nuestra historia, disponemos de la evidencia la doble realidad española: la oficial y la real. En efecto, los problemas de fondo son siempre los mismos con la Monarquía una y otra vez restaurada, como una plaga bíblica de la que no nos podemos librar los españoles.

La Institución mohatrera por excelencia en cuyo nombre se administra «Justicia» que legitima, posibilita y protege todas las demás.

 

Sonata de estío

Quizás el más notable signo de los nuevos tiempos sea la traición de las instituciones. Desde la Ciencia, la Cultura, el Derecho, la Justicia, la Medicina, el Arte… a las diversas instituciones políticas.

Las principales amenazas contra la sociedad y diferentes pueblos vienen de sus prostituidas politeias o estructuras de poder incluso las llamadas democráticas. En especial de sus gobiernos, mercenarios de intereses ajenos al bien común. Esto es aún más paradójico y tremendo en los países pretendidamente democráticos. Mediante el fraude electoral, el chantaje o incluso el asesinato los dirigentes que no sirven lo suficiente a la plutocracia globalista genocida y sus turbios manejos de dominación son separados del poder o eliminados. Trump, Bolsonaro, el presidente de Haiti, los de naciones africanas opuestas a la “vacunación” obligatoria…

Pero tenemos otros, en cambio, muy serviciales y colaboracionistas. Así el encanallado presidente francés, un mercenario Rothschild, dictador totalitario partidario del GULAG con pretexto sanitario como otro personaje más cercano del que luego hablaremos.  Una tesis totalitaria que está encontrando antítesis en las protestas de muchos manifestantes. Incluidos mil doscientos médicos dimisionarios.

En este desorden de cosas se entiende que el doctor falsario esté preocupado. Otros personajes del escalafón sangriento, mejor colocados que él en la cucaña globalista le ningunean pública e inmisericordemente. Ni siquiera le permiten unos breves minutos de compadreo cómplice o gloria mediática para salvar la cara. De entre ellos, sólo Su Satanidad bergogliana se ha dignado recibirle en Palacio hace unos meses. Si bien no haya podido evitar mirarle de reojo y ponerle sinuosa sonrisa lobuna, como calculando cuánto puede engordar aún antes de ser sacrificado.

El usurpador Biden no quiere saber nada de él. Ni tampoco otros políticos norteamericanos de cierta relevancia.

Hasta su lugarteniente Redondo, antes de ser descalabrado barranco abajo, tenía ideas propias diferentes sobre el reparto o pilla plla del esperado botín europeo.

Incluso el amaestrado Tribunal Constiucional se atreve a desafiarle y le acaba de dar un espantoso revolcón que en países civilizados que no fuesen el esperpéntico reino borbónico implicaría la dimisión ipso facto.

Tampoco ha podido o no le han dejado hacer trampas en las recientes elecciones madrileñas según moda comunista habitual incluso en EEUU.  Y posible señal de que ya tendría los días contados. Para colmo, a él, tan feminista de cuotas, le ha dejado en evidencia una mujer que no forma parte de su abigarrado harén no binario contra heteropatriarcal trans alabancioso.

Está el precedente histórico tan significativo de Su Católica Majestad emérita, hoy fugada bajo asilo protector en tierra sagrada de moros, ingratamente obligado a abdicar de un día para otro pese a sus innumerables servicios prestados a la Causa desde antes del magnicidio de Carrero o la escandalosa retirada del Sáhara.

¿Querrán evitar una bancarrota y crisis de deuda? O, al contrario, ¿Quién sería preferible para ellos gestionarla?

¿Habrá caído en desgracia con sus amos? ¿Será un nuevo paria internacional?

Pero, “a rey muerto, rey puesto”. El Poder no quiere vacíos.

En Galicia se acaba de celebrar una típica romería a la búlgara en la que el déspota galleguista, promotor del GULAG como Macron, y también parado in extremis por el Tribunal Constitucional para no ser menos en méritos globalistas que el propio falsario, ha sacado un tropecientos mil por ciento de los votos. Para que luego no se diga que la PP carece de ideología o debate interno.

Allí estaba lo más granado actual de la formación pepera no procesada aún por un desfalco o chanchullo o prevaricadora normalización lingüística más o menos. No estaba Bárcenas pero sí su jefe Mariano calzas lilas, ese hombre. Inasequible al desaliento e impasible el ademán como buen percebe de El Roncudo.

En la pasarela de futuribles, todos muy modositos y risueños. Como la niña Chole de la Sonata de estío del paisano Valle, sabio experto en esperpentos, la niña Ayuso lucía palmito y reciente triunfo aunque pronto secuestrado por sus enemigos camaradas. Gentes que miran con envidia y preocupación a la nueva heroína emergente, aunque no terminan de comprender si sonó la flauta por casualidad o en verdad sabe solfeo.

Hubo abrazos entre todos, todas y todes, aunque no se ha publicado que tras tantas carantoñas y besuqueos se haya atendido en urgencias alguna herida traicionera.

El prócer galleguista ha proclamado a media cucaña que el futuro pasa por el mini Macron, Micron Casado. Él sería el elegido para heredar y sustituir al falsario como imaginaria de igual servicio si se confirmase la caída en desgracia globalista del déspota.

Sin embargo, Micron el del máster es un tipo mucho más mediocre que el Macron original, que al menos ha sido directivo en las empresas de Rothschild antes de defender sus intereses desde la poltrona presidencial francesa. La cantera parece que ya no da mucho de sí. Y al que vale ¡le echan!

Es posible que así sea, que ya todo esté atado y bien atado por el astuto mando previsor extranjero, porque, de lo contrario, al falsario con demostrada vocación de nuevo Maduro o Castro sólo se le sacaría de la Moncloa con los píes por delante.

 

Spiderman con el falsario disfrazado

El hombre araña, más conocido como Spiderman en el área anglosajona, recibió a un fulano disfrazado de Papa.  Se ignora el contenido exacto de la entrevista entre el héroe y el falsario, si bien Spiderman ha confesado después ya algo aliviado que había pasado mucho susto, sentido vampirizada su aura, asaltada su armadura espiritual paulina, aunque una vez comprobados sus bolsillos no parecía que le faltase nada.

«Estaba preocupado, la verdad sea dicha, probablemente sea solo un golfo disfrazado de Papa porque seguramente Su Satanidad papal resulta ser aún más peligroso. Un tipo que como buen ricachón comunista está en contra de la propiedad privada, la de los demás, que no de la suya. Que maneja miles de millones de dólares muchos procedentes de toda clase de delitos y desfalcos urbi et orbi. Y que , en general, protege y camufla toda barbaridad satánica de sus compinches o protectores plutócratas y genocidas cambiando a su gusto y capricho o por imposición de sus amos ocultos doctrinas bimilenarias.  Un fabulista y tejedor de redes a mayor gloria del agio plutocrático y las delicias del reseteo.»

Este temible personaje falsario, siniestro ente avanzado en la alta jerarquía diabólica, oportunamente disfrazado de lo que no es, suele entrometerse donde hay aglomeraciones, grescas o tumultos para santiguar bolsillos, apandar riqueza robada o arrastrar al error moral y espiritual, mientras encandila a la muchedumbre desavisada con su sonrisa lobuna y audaz labia comunista o argentina en bancarrota.

En una última fechoría, aprovechando la fiesta de Nuestra Señora del Carmen, mientras los marineros y gente del mar celebraban su procesión marítima de homenaje a la Virgen, con la gran habilidad de su entrenamieno descuidero ha robado la Misa tradicional a sus fieles y humillado o ninguneado al nonagenario catejon paulino. Otro acto de soberbia despótica.

¡Vade retro Su Satanidad!

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.