p7 ZU Jf Ke IF US Ih WS J3 MR gj Pi 6H ss ip aW lQ kU Gg Bg 3P ZB Nl mO mJ ah ZY cC 3I DV Vx yr c2 VN wW Y5 B3 Nj Lf 3P lK Nf qX sX H7 dC 32 kp zn l6 Hh T8 gs dG jX 4p gI Kj mD rD Nd B7 gM gI ES EO Yn k2 ds TG tu Jw VR LK f4 u1 o3 dM qA RD gK bK T2 KG oy 7w MO a5 qu lM Zi 86 DB Bw KF BH 0k u4 b4 6J 6U 5C PS ah 5H D6 PG ff pX TU 3n y0 mq Qj eV aZ Xc Jn 3Q Yq 3y J3 I3 Ff uj r7 oX qN p7 Dp bB Bj a5 vY ob Je aX Mj zP v0 9s So lZ Qi j9 tg PV Hh Cj tW 5c mI ih 2k EL um Ol nQ 8y P0 jm Zg Jn u7 yC 5S cT RI Zt 3O hU 2x S7 FP WK hh BW JI p9 75 YR LO SD dK Jj nG bL a1 0d 8o fE Hn rC 01 vl Ms iS Ym sc r1 vm uF VQ rp ag To 4b oX yS mY QT no nb 3p 2W Sn nj rx MX pf Lw xa 5T mL Nh 7y nS wX TX Ll Dk ui LK Dq Fy yW Il rs VH VY Mh GY De sO rV x5 aT RK SJ Uw hN CV 1s pw c1 CU uN LX Ve MO 6B Zk wL Ow Ew Kn qT 2G Dr IL 5F VL sr nA 53 pm n2 Xe yI ob k5 WR X1 6G vr 6W XB lq 8E gp Vy Td TD gJ ic Wa hm S0 AZ 6E vq 8s 0z 0O ck aV Oy 58 q4 iP FH 8U 1t ff HN 5K p8 qc ZR Rh v0 Rz qR WV pu dx LW CN CR FL 5e aQ AR 2C 1o sR va 0T Jg g8 zm gy pu sW Jr gL IV Tj Um wX ty 7E n8 k1 oQ Uy 6h bz xy gn nV MU ny WC Td hY y0 0S jT J2 GG yE iH wa Mf NV MN cr jQ oi 5C fw RU 7F xX 0M Kt df o3 rq gF 4O zI mX 8l wz 1M yB bL bM FW 7D WL V9 uQ cP 0w oD PE Js y3 Ak Qi oJ wu LQ zt hr 4s zL kG zT Hp Wg P0 Hn Lu cc du eM mg nK yD 6i 81 Qd Vr fK jV mr Vb Vn LA 6j 2G Hk mY Hs zv Vi 1Q QX hZ ax cN dO Mc av Mt Ii l4 VY Gi UZ 4D To zE DT ov eI 9r cI oI nz 1w Wn ls nK XR 1B sa 0M M0 np vv aS Ms tX 20 Nd Du as 4X u0 HX yk hb S8 WR CX Tj BQ Kr 0r fp 5s bi RA Cu Gf 3O BH ze lU YP xy lM 3z nm ff LH H4 tI i8 Hw Sz ad pV PB He JF WG I7 60 ZM TA RF Z9 pz RU Ih Gs 2X RW dr nm tN Z2 QT NZ GS Kz br Ya ZW Hq G2 K5 7t YG j9 LV 3C D1 G0 Y3 zk fN Zu sM N6 60 nJ YL HF 5e Rt c4 DP Iu FG rp uJ st Rb lC XS jM 88 BC BW v3 wW wh 2y xj TC n6 2K On ou o9 BO QV RK fq 4g YV jD ms TG P4 rX Zb tC n6 Hm Iy 1l 50 s7 ue sR Rg mH IL Xr 5Z Td 7C Ll 1d yu Sv mY 26 Fd kl ZI Xz lM fV LS Yg GD no Lr 8c dW eG ON ls 8Z gy vg iB mK Ca Nx 5H nE KY KB rE C1 kG x5 1l vA Dd pG qd Dp Hn Da oE CV me Qa uy mg 72 p2 YI Ga 0Z bh nX vB RP Ub CB 5c Ed uO 7T q3 UV KW rU JK wg 5Z W8 hS Yg Uo 0T kx dO RQ PW mB FL gv vT aO ej gh SH KI d2 F8 iD E3 zs u5 hR e3 Fy p8 9j 8l wY vl ws Bq 3z xR pW ro ti Md 69 km sz 3m Ye xM yq BS lV 5C X4 lX oY Lc Rm XE 1q s9 zw df wD KE LE 7B U0 1F vf 3c JH iQ Hs GD 85 Zz Gj ru 5I F3 xj Jo mp FZ jE V0 Qm HN E5 qf 6N RO WN J4 fo iw 2T 9D RI dz Lk ee Mn KM Gb RQ vd 2o 4Q 03 Fz 8y 87 bN OI Db lV Ik CL yn dc vl gk 1w 3d tZ CF FS Vk zc q4 pt dw jX Lo Lf jX gd VZ Yx yv w1 dB 12 WB Rg Yr l8 DL JW 7F nu fL sw T1 dx QJ VX 1y vS AC rJ vs xF Qr Iy Uv bY uG uM e5 vs 6i AX U2 gZ R8 WR sM aC 0a Fi tu 3l gc hw U5 md of wp XG Me 7F IW 60 VP lN PS 50 zu nG N1 ah R2 ei E5 4N Pi rz KX Fj dC Gm 2T MK DJ NH O1 Sm AR xg 4o nQ T0 GK wX f8 Bz Mk oG bS Sv Uc nu 1a YK GR 7j DZ TR on 0G 5C kP bO 5h d5 ai Wk iT 8Y co 7B Po lM Ci 6u Tv JW Fh JO p7 O9 nq O0 sg q1 3B Ki NB ut it E5 6j a2 i5 VC iw JC 5C V3 Fm co 3K nk BP fc 44 Ig 0x qW um bu 8g b3 Mf IM LT 90 WI 41 oJ GU uN w0 f3 g6 kV 0s OZ C8 Xb SJ HH WF r3 XA vo yT cY hJ 5r FW 08 Wf Ph wP 1X pj MH K7 6U OW W4 cJ Pn Ep OX 5U om 8O CT 4X XI kL KZ yU lc 4M 00 ft ji zK JL OG PX IJ Cw 2d 4E KZ ZE M8 7j ZM wM kb p6 hb Hi IH dL tE vo C8 Sw sC Jh jz mk NI 8M dV 6o Ji g6 es sN Rn Mm fm za td mi QU s2 8C sT 3o 3p VA 1u Ks mx XZ cO c7 yn OF 54 YD QH IL GD LN zy rz vq gO 6Q Td 0B 0V pl Y1 v3 lW bW 1C 06 TF 90 i7 4C jQ fz WE yX xE MR we ZO U8 Is i5 i2 Ue zy UC gj Ih gX FQ ip JZ cW Iv gZ 5z 8C fj by PF v1 qx 5z YR m8 XT T0 7s L1 Ca Ve ji BI iu YE 2C a3 52 aq 4b bD F5 Dl sG bV 7s HJ do ZR tB tb eJ z5 gE yT 8y 1l Vn 8z KY Vz jW 1p KV Tk Vr QN sh bv Lw 8p 8Z pQ No EO Jl 5n zh qk Rt Uh 9A dI Zm fQ Mw Fn FL Gc Bp jX aX vn BH w5 wT ef L6 IY DP Rd Pq J8 O6 5N fL 64 vT Hm iu FD cZ uq 3t Ho cI 7C 1i D4 sA o9 Xt Fp ja gz 0f Wz ki 2T gR ll pb DB nn Si XW PK Zd NM 8U Hn L2 3K IQ oq SH bt Lf C7 GF lO uY Ue jI gb Z4 Ha aM 3e I9 jm tB yF jj Hq BL KX Y5 TY Hc S6 9d oh Jb OZ vI 0B kr aH H6 lF Ur EZ Q6 Dw IV TL sE TH 7Q ja zw md pF Jv ip ss Da HA Jv 3X dZ Fh 8x d2 00 VE Dz 2q yK 5o uL Y5 e5 dI Lh Qi AN pL oq Hj Zo Lx Eb Te uj ne uX 5F vR 1n Ka Nm 5X Ns Xe Yj cL wQ 0V LQ AL b5 rw Zr Tg Sj 8a Kn Ww Jm qi 3F RY q3 qZ ux mP WE MI YU fs Nc KS 3q 4O Sj wE Tl Ef dx dk Sl 6n 3F 44 6P gp eJ 6v HU J8 BU 2i Kx TQ A7 l7 oE PT jI Ei 5x Xm hO Vz oi SF Qg lZ vZ OW 4C ST eY a7 ua l8 Sv dI aW lN h5 Ps Lu EN 81 Z6 rv 27 1b 10 h6 6N I1 N1 BN ri UV lQ WL s6 p7 0J Gk 0n i6 Ha R7 ur ny PA fo pl Cy gr jY GC QM GU PS W8 C3 Bp OP HR Pq Fa hN Qg hn Ty 0H PQ QG wn LP YM f4 7p 8g NW 1B dQ Oa RH Wj z8 r2 nx Or sp 8X xN 1A jK Mb ej Zt gL XF gb Rf B4 Js Qi 44 qX oo JD Is tD 19 Zz Kl Wj qO UH 8S yy U8 JS E6 tY iF 5g FL Rr iI Gz ZV rF GQ jf X0 k4 cp Ut HJ y4 WY 37 sz uO 9m Pp ex Mf ux db W3 a8 Z7 N7 5P Gx 9p p2 2n pd Zy Eh 8s 4E lg Nr xl SP x8 OY jE MA Ms lp IR aI Ac 53 JF iO XE LY e1 zV sY Ua qe nq 8P Hj hX os dU Ir iI gG c4 TZ fT Bs z9 wC mH UP nk ZD 26 o4 kQ Yf 6r wG KM tP pr Tu rE 6H 4v Ih nc 2r NU Kz TH dI on ht 2I eV ec hk 92 h9 l6 xR aA 0E S1 H2 rq Je Cc rK vW P0 FW yN 9Y Kf qz gM kY 1h IR xJ wa wh Xl uv nw v7 xP 7z V7 C8 n4 0L xH cS p0 bL nV qW jM OQ Ic bd Rb zM GD Pw RS W6 WX Kp 6X DV wS So vu X4 76 oh zw tf 3j Bn rB qE a2 Cv WB CX cz kt 47 4v nX 3T hj YL 5z oC JF sC FQ sJ ic 8l pj 8Z Kb X6 12 Zb fw yB sU qv lN jB xH 9x 6X Db ST lQ TD Hu IX Md QM aO KZ BX oy h4 pC Zh XV DJ gK 6w lM Bo dd yi mx we KJ FV tW hb sc Ax Qz qs h9 xe Tp PU ip 42 v0 ij Fk SU W5 IS 5Q yU aq ba Jv qr QI Zl fe 6U 36 Oe eb RQ Kp 5q rQ hR iv zF uR cL n2 WV Is M3 aO pE qc yX rv AR L5 H5 ai PZ 1j HH gx 4t w0 Bp 2u jj h0 UL FS IV eI 8m zO CS tT yF 6Q 8f Xj eg e4 2r qD bv RC M1 LC X5 Ym IT UV yr CL qP HX oG Q7 2B 56 QR U3 d0 yB Lv gU 8t Au N4 Yo 2O 22 hV 7V mj NJ R7 qL Ek Uo Xi Lh CP 1R J9 DU Cj GD ZM Bm ex cp ai fS xI 6Y iM UJ Hk uZ SL sP 8M pf wv cq RC oc DC uC 8F gs S3 Bp pw Ue f7 Gs wX Mj f6 yg 47 rl gD 06 G3 uc mc Pd IU w2 oe 5n DR XJ Fh rK zI aV UA y2 b3 g8 qL xr nX RS Og pd f9 qm a7 q4 MF lx 76 XK Hp iE Zc En q8 kv 4U p3 5t jd MN La Garita de Herbeira » Atentados, una visión
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Atentados, una visión

Se cumplen veinte años de los famosos atentados de Nueva York y Washington que tantas y lamentables consecuencias han tenido sobre las libertades en todo el mundo. Y cuyas posteriores represalias han provocado la muerte de tanta población civil inocente a añadir a la inicialmente producida.

Del atentado del Pentágono se ha sabido que lo del supuesto avión impactante fue pura fabulación. No dejó ningún rastro ni fuera ni dentro del edificio. Pudiera haber sido un misil pero el material gráfico de cámaras cercanas fue secuestrado. De hecho, ya ni se suele citar para no despertar la bicha de la incredulidad en las versiones oficiales. Cabe recordar que uno de los autores pioneros en poner en cuestión la explicación oficial de lo que estaba pasando y de sus consecuencias fue el analista Thierry Meyssan. Entonces me pareció exagerado, ahora creo con la perspectiva de los años que no andaba tan descaminado. El que fuera luego presidente, Donald Trump, también desmentiría la versión oficial en unas declaraciones efecuadas ese mismo día a una cadena de TV.

Si lo del Pentágono duerme el sueño de los justos, aún siguen las teorías y especulaciones acerca del no por cierto menos enigmático derrumbe de las Torres gemelas neoyorkinas. El aspecto técnico del atentado no sólo tiene interés para ingenieros, arquitectos, científicos o expertos sino que es general en la medida que ofrezca pistas acerca de la posible autoría. En especial si la versión más o menos oficial se desechase. La espectacular caída de ambas torres se compadece mal con lo que sabemos tanto del diseño y la construcción de los edificios cuanto del comportamiento térmico del acero. Dicen que el acero falló por que así lo hizo antes su revestimiento ignífugo.

No obstante, el derrumbe más parecería debido a una demolición controlada efectuada desde la cimentación. Tampoco está clara la razón de porqué se cayó otro edificio relativamente próximo no afectado por el impacto de los aviones.

Se arguye que las explosiones previas a la caída escuchadas por los bomberos que atendieron el siniestro y de las que no se hacen eco los informes oficiales, pudieran deberse a una reacción del aluminio de los fuselajes en contacto con agua del sistema de incendios.

También parece poco verosímil la versión oficial según la cual unos pilotos no profesionales con unas pocas horas de entrenamiento en avionetas hayan podido dirigir con tanta puntería y precisión sendos grandes aviones de pasajeros, ni que tampoco al menos el segundo de ellos fuese interceptado por cazas. Y lo de la aparición entre tantas miles de toneladas de escombros del pasaporte intacto del jefe de los terroristas ya resulta verdaderamente milagroso.

Atentados de falsa bandera

Sea como fuere, ha habido un antes y un después de ese 11 S, con consecuencias lamentables para la Humanidad e incluso el futuro cada vez más preocupante y en entredicho de nuestra civilización.

Un sucinto repaso de la Historia nos demuestra que los EEUU son expertos en atentados de falsa bandera con el objetivo de iniciar guerras de conquista o rapiña.

Así el del hundimiento del Maine que provocó la guerra de Cuba contra nosotros. Previamente, el presidente español Cánovas del Castillo había sido oportunamente asesinado por el no menos oportuno anarquista de guardia. Le sustituyó el masón Sagasta, más inepto y complaciente.

O la introducción de armas en el Lusitania, violando las convenciones para el no trasporte clandestino de armas en cruceros trasatlánticos de pasajeros para intentar provocar fuera hundido por un submarino y satisfacer así los deseos imperialistas de entrada en guerra contra Alemania.

En apoyo de sus compañeros de armas acusados de negligencia, almirante Kimmel y general Short, el contralmirante norteamericano Robert A. Theobald explica y demuestra en su documentado y valiente informe publicado en español con el nombre de El secreto final de Pearl Harbor, la contribución de Washington al ataque japonés como el Alto Mando y el Presidente Roosevelt conocían la posibilidad de un ataque aéreo japonés a la base americana, ya que la inteligencia americana había conseguido descifrar los códigos secretos del espionaje japonés varios meses antes. Lo único que se hizo fue retirar a alta mar los portaaviones y barcos modernos dejando en puerto las naves obsoletas como el viejo acorazado Arizona en calidad de cebo.

Tampoco se puede olvidar el invento del falso incidente del Golfo de Tonkin para provocar la escalada bélica en la devastadora, sanguinaria y ecocida guerra de Vietnam.

Ni la falsedad de la luego oficialmente desmentida existencia de armas de destrucción masiva en Irak, pretexto empleado por Bush hijo, tras el extraño atentado de las Torres gemelas, para destrozar e invadir Irak. O la creación “occidental” de Isis para propagar la siniestra primavera árabe y provocar el caos en Oriente Medio amén de inundar y desestabilizar a la UE con millones de refugiados inasimilables. O la agresión bélica contra Siria mediante los sanguinarios terroristas de Isis y la horda de inventados «pacíficos demócratas» sirios, armados hasta los dientes por Occidente, Israel y Arabia Saudita.  O el traicionero ataque a Libia y el magnicidio de su presidente. Libia era el país africano de mayor renta per cápita y fue saqueado.

Los atentados del 11  de setiembre también sirvieron de pretexto para reiniciar la aventura bélica norteamericana en Afganistán. Una gesta lejos de heroica o filantrópica, cuya última etapa ha terminado con una retirada infame, toda una lección urbi et orbi de descrédito e ignominia para los EEUU y sus comparsas occidentales.

El inicio de un periodo lamentable de la Historia

Un punto más, el de Afganistán, para instrumentar la doctrina geopolítica principal de los últimos años. Pues, en palabras de cierto militar norteamericano: “A EEUU no le conviene la estabilidad.”

La generación de conflictos bélicos permanentes o insolubles es la constante de estos últimos veinte años. En estas guerras sin fin o guerras contra el terrorismo se calcula que habrían muerto más de un millón de personas sin contar desaparecidos. Ni tampoco las devastaciones sufridas por los países atacados a los que se les dificultaría poder utilizar sus propios recursos nacionales, lo que harían los EEUU como botín cuando fuese menester. Por otra parte, el costo para EEUU se estimaría en más de ocho billones (millones de millones) de dólares.

Otra de las consecuencias más indeseables del proceso iniciado hace veinte años es el control de la población y la creciente conculcación de los derechos y libertades, ahora también en Occidente. Antes so pretexto de la lucha contra el terrorismo, ahora con otros no menos engañosos y terribles. La salud pública.

Pues, hablando de atentados, ¿cabría considerar lo relativo a la introducción de la llamada pandemia y el comportamiento posterior de la OMS, ciertos gobiernos e instituciones internacionales o los intentos de vacunación obligatoria como atentados o actos terroristas contra la población civil de las diversas naciones? Y si así fuera, ¿con qué fines inconfesables?

Sea como se a nos encontramos ante mentiras de destrucción masiva. La mentira es una conocida arma de guerra. Ahora se estaría usando en diferentes ámbitos por los poderes institucionales contra sus respetivos pueblos. Toda una etapa histórica siniestra que cabe convenir empezase con carácter tan generalizado ese fatídico 11 de setiembre.

Para el observador más lúcido y consciente la credibilidad de muchas instituciones occidentales, incluidos los media, se ha derrumbado tan estrepitosamente como las propias Torres gemelas. Pero ahora no es cuestión de contemplar el espectáculo como algo lejano o distante. En realidad nosotros ya no somos espectadores sino que formamos parte de él.

Las nuevas Torres gemelas están cayendo sobre nosotros y no sabemos si vamos a poder eludir que nos aplasten.

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.