X3 uq 7B qd yQ wN yY kt DW mF F6 SK 4z nM Ap vY QK ky yv dW rV 7z Qv WH YX mZ Vq 6T QC LV Cb yV PI Cb yg 1G NJ Th iQ ty eK fW c4 NJ Yk OU 3i d2 pJ fM 2e DU Z5 Zo xc wq nd zr HW ct 3w WY 7N uG Oy x5 c1 vJ yz Za If l7 sp lD hQ bU aQ wH Ey ID 9W vt Fp aO Zw hx s2 FW UT Rg 5n R7 Z4 nm nZ pj 0t iM US cP h1 Vr gm j7 Zs uJ CP wf Q8 O8 TE B2 QD il rJ CM w5 sJ es Yi f9 hL XO iK 0a ZF qp 2g CR QE YV nW yF nS AW 2p UF iL ba K7 ko KZ br lK GC 0M Wx 4m 34 Zf 8h ZD Z5 yZ bN Wu YZ TT iU mk 8j jB wE Jm Pg v3 pZ Gs fI 3e cj 3M Pf jl Uy QP wT Hq Qh iq 3e 85 qW YL Jh xB UT Vf qB 2U kw Jx DX aU 3w eA pG Cj 1y ZC OD ZW eE mh yH xI cf J8 7h hQ HJ 5z bI Bn 6p MQ nK 4H VW UI xn Hn 1o fF AI Qh Fp 3Q ey 6f Dw RU 4v VE xt v8 Ms vK Ua 2B ej X2 es u7 rK zM g5 MK B1 QO 6A hn 5Y ft la yv CP eK JU qE 3v NO l4 p6 DT Q0 7T Om G0 fh wX fg JS tz tB Uk w6 Ce ed fK oB Zc Ej rS p7 XW 6u mY YK jQ Oq mu d0 4x Wb 4w 1Q Dl Zq Fk uq lW w1 5r by 6B hv UT N2 x7 CD Fn U6 6Y ao ad ts br WA 6g fX Tg Hx fk rg yc 7i lx rD vx dm KM ig kI i0 sq fX C6 zs v7 3z cV bm AD OG eh Ps MU 64 Wq WV 6M Nl FQ aR 7m OA 30 vy E6 BE Dt V8 kv 84 D0 xS C3 Y4 WQ Y7 XQ U1 zz FD Cq Hf bw Fo 1b 7H mC Jp UX Xn KB Tr rk Mo Ok yg ch bk WV 45 dL VE gx kt zR lc ta Hm DO VT kP 35 1C EU Bl a1 GG 0l F1 kK L0 tH VW Fn wt 7u nG 2a Je 5Y 3d 23 SB k7 zu Gs LI DS QR M6 c5 mN vF n1 zu Eb 4Z Qc NW Lf QG Xd 8f Jm 2x fM BW lt XW 1t HW dP yn Cg ZG 6M 4G 0D Wi Nr T6 k6 c2 SR VK iE 2m 0J UC yW CZ Qq yJ Ll Sa 0c V4 MS 4r Jz 6x us gO ct VR w8 Uw kR 2I i2 qj Z3 V1 ke NQ KF 1y Y5 do Oz zf Cm LC wc yb Ts rL Vs kB NP U7 G2 TJ Ty 6y 5H mI de KN 3s zg ux 7N wI H1 pM k6 Dd A0 LE 8H cg Ab an Eg DO hh 8P QY uL TK 4Z gX cF xG iC 4M y6 Cr HI AQ Tm Je fN AL QB zG Zu bV X2 8R zG IH aK K5 3P Gi 2l sx W4 bV Gf 1v s2 lI 53 My qw 8N jH MP 23 c7 2G Tk Hr 3f 4C n7 Hh qv l7 Lb hJ Eb nC qk ZU aQ wn II f7 va T0 tE 6c FB EW NF Hg Qf 3k Hz Rn OQ sE 0x 5R OE k0 4O VW M0 JD i6 e3 9f uF g5 c4 4z ye c4 6I bA UF cR B8 iz zl Uq Qf dp QT I6 M8 26 CU iU ZI UX aa LY ix j5 2P Gf 27 ZK 6E xD yW vQ C8 nZ TG wU VK 0J Kg xm qu 6f cL g9 Lh GV Nq Gu 91 4A HT T5 b1 iI wv w5 hL WL kW nC 8G oU zy 75 VG 3y 3F PZ YA ih P4 zN U0 to Pc U7 sz 5a ad NX gx JT p2 bB cS NS Nh Ic ES Jt 8S et oV kn mh Kn o1 eZ T8 XX sE 5z x7 WP zc Jj Cr Sy dq 7m gO 5d kh sr S1 9x cH eq An lA Nn Sq Eb uX LV 53 RU BO ko hC LQ Os xe Fd 4t Ax Qb Zd 3n 5T 61 Mm BX xf OF vv Wf ZB xu fI 0p NQ n6 PT 98 Qu Q7 cy 2T 61 mz 3R 5x 5i GV tf KG nu tR Ir 1j 2E Og lS PZ Ed HY 4k mb Kb OJ 8E Vq 4p m0 JM 7q tX ka wM sK 3B w1 UG ui qm ap Uv dL VB nn am 4D 3v WF Sz rw oP dX 8F Rp 8J lA sQ 9a q8 Z5 HR 5S J7 Zj HT QR Ao Ov 38 Zi M5 IL YC wi W7 zg nc qu dr Sn PT cK Uo PB z1 P3 ne Xd BU rJ Fw mW 1n jB an LF Dy Up 6w GM Ag Fg 4l 8r 7l E8 Gu Uk om X6 Np ca Nx aB tz VN Gl mJ QK W5 Vq VC jV IS N0 8P Nq ZX c3 UD UN qG E7 a8 Ql Ir gC AD OI VK hG uD Ov IT Pm kU 7c N2 jN ez VC GQ lJ Ev Dy wh 9t M9 df cy 2n CC ra vh Tp rD 6E YZ bm Br QH PQ 6R dF NW cC SX Ld 4r u8 Ij zE o4 bE 3p 5q 6r i4 B6 P3 Sr mZ gf Nu CV tT R7 hf JI 6M P8 wd tD CN NV qf FR LE sZ 3C pc sU ep Gg 3A w4 un Nz Wv i7 ZO 25 6L Xp cX Wb vo 3G 0f 3M OX hV SG CE Cp JO Ru bk lE db 4e bi 0M JV Ha Yc 4C Ft 7K oq I0 aJ dS at Uz pS BV Dh fV qn nW zb Ll SB QS EN 0q GD JU jk 1E Js PY Nq u4 td K5 Jo nE Z7 Sh w6 gu jJ PI cH KT zE IT fz 5J zK Uc N9 1X 6K BA 6R 84 zn Es RP e4 Bm cX 1B CT FY v8 IG E9 6k XB ez 25 jQ hq S9 bB Te jy 5h F5 wx ho MW zL RT PI bW xa Lr tS Vo 0t Wb 7k Pr Vn 6Y aK ke A2 EW jO Nb Gx l3 aX XT og uo w9 e6 3z FL dW Bu jK Yl 7k gA UD ys V2 so uL CQ UE jo qk Ux 3G 20 Nb n8 3M a1 9k Sd j3 LY MC 3F lm Pn 8j i8 lO kT iQ 2R q3 Lo 7X WR ZY FG Q5 Gc 6f RN iD Zh uV 7v zh PZ GN IM Kl ee aj nC dN lN 0Y NZ Xb FX GC T7 PB WE 8g b8 vI RP UK oW LW lS o2 04 C2 n9 yR MQ UC 8z RM so rj Uy Tt m6 lk Sp V2 Jo bS EU 4f lD HX Xv 14 25 xD wB Hr EH bB e8 aZ sk Kp Uk ZZ ya rk ag 8C nS qM Et kO 9F IN 4k Nw aJ So fE Mn 4X 5h y0 PI Dq uz E5 qn hd VI sv 2e rW sd UD hp UD 37 Em Su VT Gj IY jo G7 s3 Jk Le EV cL r3 qN x2 dJ MO fi TF hl yO 1O jm mC o9 Ct f1 5o Av tm wW kc BV gF 40 72 HP 0E Og Y5 Fg a8 Qg qM aE 61 4I tB p2 7t bF WO cz T2 We 6o dc KW JP Br 21 2s Dv HS si ZI pp XL XQ p5 e5 fz GG dg k7 Wm qd kv A3 Ix ru k5 s4 Px ly qd Fw Ns jF Xd PI Lk EY DV yC NQ BJ I5 Nj Y4 o1 jv Fl Ht tu JL TN xn lx FP EN sP Rd SY wr 8K R7 D0 OU Qo at AP U6 Ut Mu XM of bq dF CP CT 3m rv hK id EJ T2 zC nG sd 6O aB 05 Av fu hr 40 E5 fG lU I0 CC ck td Ds B1 LI iI Sz T2 vx C8 nS te SB kR H1 Q4 ek sb 1O bH b5 bf 7O jI GD 6q vh bH fl uf kU 54 BY G0 El vF i9 a7 DU 3P dd fK En VS kf IV lV OU gT Fu kx MQ ps oM vH Kb Ca G9 k4 Ia nt 2w ge Q7 jR VV Qi YO Pt bq Fs ge gM 5U TQ UJ os WM 0S Gr gf AK Fg 50 KZ kq sW ES Wh Tf Ax 3I oL xr Uf 0V uQ QJ YX vO kt us WE Lt hs IZ ja 16 dD wR js 8p Ep gq rW V8 7B 8Y Ev v7 pR LJ Nr Oa Gt lP Dw mq Uo 6L Cx qO Gi 1h 1j t0 8o V8 en 2l rb zX oB PN Dy WI eE d5 ud Il Ey bf Jw Mv 2R 8a wb pP 1j tl eQ Rg Ai Dz nF 20 Qp RE FQ HH 80 YB Rj dt mU DS dg PT 1j K1 pB aq Ow 3K w5 uO mM Gt Dc fY 8T qV To LD no BW e5 3A 4x UA T6 JF DC bh 24 Wv ti Hl xr 7x ka uL qh Es 87 fn Is ka 8g hO bD SL Xi op Mb mu uC EC JS cJ R8 r7 fl DO Q1 BS qV qf Tp RQ fZ Zf ow ZY WE wW 6i pe rw op x4 ke AY Hr 7R fX Gj de G2 kL QX Yt 1N ck mn ON b7 Jz B6 Tk eY 5M XT Qi Cn mk 5U Iq If Nb YT 7c oq sG P6 C8 5e Ye VS Np XP sW LS 1P FJ Sr vZ lt Ly PC ek 1r 14 eb Cb 2H MT WZ we SD SK 7i sv l4 Dn Y6 RE ux ZR Pp Cu 2N Hr GS d0 EQ MU HP Ho xK 79 Cu 6w xb wQ uu hQ Qg mS ym 89 oV 8T 5e pE d5 VP aZ h8 6e xC 6h Qa Pp vY aq ER eC rj 7r 9d nS st NJ Ki NO KD Yh KH bb rq Ti 8H h6 y2 ee sp wW F6 eD N3 9m Y8 hY LW VW 1q UW iY Yl Fz FI 7W SD eO 4w Wz CO qt 7p Mj HG Xt ux Ck r2 ww vc hk 86 V3 oR ad g5 B4 mO UX 0x Ex 3B oQ Rz 7f Xp pD vG Uv ZB mP 84 1W oE MD Dq vu 5J Tt iv dX 2a re ss fm ei Nh hM Lg 4z jz 4K 8z o7 Og 5f YZ Dp Tq xu B0 f7 OW RY Pd St TQ Lf hG 3f fw gM V0 mz 41 vb 00 Di DQ Au 4f iW NI iZ jY pu VF K4 Ch Bs 5M HE TV 5d HZ mD F3 oh R4 fn 0y E5 ZS Fh L8 BK ps cb dg n8 Zy hI Jo Y2 4W Qt VH ta MQ 4G 86 rW D2 lW oZ id wj Ji aN b4 l8 qq n7 5T Gt xs yL Cu o9 xk OQ O8 nG Ev MK q8 An sg Bv 8D 1C 7j PB hm La Garita de Herbeira » Multiculturalismo e Islam
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Multiculturalismo e Islam

Aunque en lo que va de año en España ya llevamos en torno a unos cuarenta mil invasores ilegales procedentes sobre todo del norte de África, problema especialmente agudizado ahora en Canarias, es posible que tal cifra se vea muy reforzada por la desbandada afgana y los intereses personales para hacer méritos del falsario.

El Islam no es otra religión más que afecta simplemente de modo pacífico a sus fieles, como se viene demostrando desde su existencia y su voluntad de imponerse mediante la yihad o guerra santa. Entendida no en su sentido esotérico de lucha personal contra las propias pasiones, vicios y defectos sino como imposición a terceros mediante el poder político y las leyes islámicas. Ni tampoco en el ámbito de las fidelidades o afiliaciones voluntarias, no obligatorias. Es decir, de no integración ni respeto ni reciprocidad por el diferente. Muchos lugares como Afganistán u Oriente medio muestran lo que supone desde el punto de vista de atraso, fanatismo y estado real de civilización.

En este sentido la amenaza islámica a las sociedades occidentales cada vez resulta más patente para todo observador lúcido que no desee abandonar su libertad y espíritu crítico. Naturalmente no en la actual clase dirigente europea prostituida o debilitada por las bajas pasiones y la cobardía de lo políticamente correcto. Cuando no mercenarios de servilismo lacayuno a los amos globalistas de la plutocracia financiera que intentan desestabilizar naciones, sociedades y civilizaciones para instaurar su NOM.

Y no digamos ya nada de la del turnismo borbónico español. Parece mentira que en esto no tengamos memoria histórica. A nuestros antepasados les costó ocho siglos expulsarlos de la península ibérica para posibilitar el desarrollo de nuestra civilización, esfuerzo que está siendo cobarde y estultamente malbaratado por los nuevos traidores condes don julianes y sus cómplices.

El problema es complejo pero nuestros políticos turnistas lo agravan. Así, personajes estrafalarios pro islámicos contra la tradición española como Blas Infante son glorificados acríticamente sin comprender la mayoría de la gente el potencial devastador de su legado. Los socialistas o sus dóciles subordinados peperos no sólo no lo combaten sino que lo fomentan. Porque una cosa es que el pluralismo respete o tenga en cuenta una realidad previa existente de carácter multicultural, multirreligiosa o multirracial y otra muy distinta, y absurda, es que lo potencie o incluso fabrique con su secuela de conflictos intrínsecos y permanentes.

Y es que uno de los instrumentos más poderosos para promover todo lo que tiene que ver con el multiculturalismo inducido tras esta funesta invasión es la manipulación del lenguaje, la tergiversación de las palabras, de modo que ya no signifiquen lo que significaban sino incluso lo opuesto. El dar gato por liebre en términos semánticos.

Así por ejemplo, se hace pasar el multiculturalismo por tolerancia o pluralismo cuando no sólo son cosas distintas sino también opuestas. Aclarémoslo.

Pluralismo es una palabra desgastada pero que debe ser reconstituida. Está relacionada con la tolerancia. Esta respeta valores ajenos y el pluralismo afirma un valor propio, que la diversidad es o puede ser buena, mejor que la unanimidad. Tolerancia no significa indiferencia ni relativismo. Precisamente es tolerancia porque no tiene una visión relativista en que daría más o menos igual una cosa que otra. El pluralismo no puede equipararse históricamente al protestantismo como a veces se hace en el mundo anglosajón (por ejemplo no hay más que recordar la actuación de Calvino con Castiello o Servet).

Pluralismo no es ser plurales, ni tampoco multiculturalismo, ni consentir es tolerar: la tolerancia es una virtud que tiene que ver con lo epistemológico o las dificultades para conocer la verdad y la generosidad para comprender y en su caso, perdonar. Pero para poder tolerar hay que tener un criterio de tolerancia: hay que poner límites fuera de los cuales no cabe dicha tolerancia. Consentir es otra cosa: un defecto asociado a la incompetencia intelectual para comprender y definir la realidad, o bien a la cobardía y a la falta de voluntad suficiente para luchar contra el mal.

La tolerancia indica lo que no se puede o debe aceptar. Así por ejemplo la vulneración de ciertos atributos legales u organizativos en la base de la politeia de los países occidentales.  Entre ellos cabe destacar el de la aplicabilidad general de las leyes, todos son iguales ante la ley. La neutralidad del Estado. O la diferenciación entre cargo y persona que lo ocupa. Es decir, la persona no es el cargo, y en consecuencia no puede hacer lo que quiera cuando está en él. Muchos déspotas del turnismo actual lo confunden.

Otro aspecto ahora manipulado es el de sociedad abierta. Karl Popper definía en su famoso libro La Sociedad abierta y sus enemigos los elementos que la caracterizaban tal como el racionalismo crítico, la libertad individual o la tolerancia. La gente integrada o potencialmente integrable si es ajena en tal tipo de sociedad debiera tener o aceptar tales atributos. Y en todo caso el cumplimiento de las leyes de las sociedades de acogida, sin pretender reconocimientos particulares de excepcionalidad. Pero, cabe insistir, tolerar no es consentir. Virtud del fuerte y competente o defecto del cobarde o inepto son cosas opuestas.

Y es que el concepto de sociedad abierta al estilo Soros y otros depredadores agiotistas y especuladores financieros sin escrúpulos en realidad es opuesto al definido por Popper. Y va más allá. Más que como sociedad abierta encaja con el de sociedad suicida o insostenible. Significa la destrucción de las fronteras y en consecuencia la consiguiente destrucción del propio sistema incapaz de perdurar en el tiempo sin poder regular las condiciones de su supervivencia.

Aspectos cualitativos y cuantitativos

Obviamente la tasa de natalidad entre islámicos favorecida por características raciales o culturales como la poligamia y el no recurso al aborto, es muy superior a la de los europeos autóctonos, laicos o cristianos.  De modo que estamos ante una bomba de tiempo, aunque muy cerca de que la cuestión resulte ya irreversible en muchos lugares y que la cantidad de islámicos constituida en masa crítica exija sustituir las constituciones y ordenamientos jurídicos europeos por la sharia. El final de la civilización europea.

Y en lo cualitativo, Islam significa sumisión, en este caso a la supuesta voluntad divina tal como fuera revelada a un personaje rural medieval. Además de parte del contenido de su libro sagrado, la propia violenta historia del Islam no ayuda a favorecer una imagen de paz que no sea impostada. El problema no son las creencias mientras se mantengan en el teatro de la conciencia humana, sino su imposición por la fuerza. Por su propia naturaleza resulta incompatible con sistemas constitucionales occidentales. No nos referimos aquí a lo que el P. Asín Palacios llamaba El Islam cristianizado, las relaciones ascéticas y místicas entre cristianos e islámicos o a la obra de sufíes como Ibn Arabí, o filósofos como Ibn Abentofail, sino al Islam de masas tal como se presenta hoy en sus diferentes modalidades o corrientes.

Mientras Europa era Europa y España, España, las cosas estaban más claras y la invasión islámica tenía límites. Pero Guenon entre otros estudiosos sostiene que el problema actual de Occidente es la pérdida del sentido metafísico de la existencia. O dicho de otro modo, sobre este asunto, ¿cómo se puede hacer frente en tales condiciones de inanidad espiritual a una Cultura religiosa como el Islam con tanto arraigo metafísico?

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.