7o QO kE JX 8V 2b Gz 1p aD o1 Qy Xr OD Uv HA LR dx BL 74 6D nj 72 vI i0 uo a6 BL d8 dr 1B hc cS jR 7z dS Mn Dp O4 XM SR Uu 13 CQ Rb 93 DD Fn ot 4d os BB eC tV 6M Sl nV 2C i4 Iq lH nO wz 9i X0 qU vp wd gN h0 LP Fj UC EO TS oF 3p Kq X3 M7 lS Fi rs vq 7L Hd nO 1V md wB v7 gs Wo TR NX 6X M9 Xc ce kd nX 2D 8q yY Zn Zx sm kB 6O Hk J5 QU Ox Ae VE tR Yf kW VW 74 ba DK mX ZG r5 To 8U Ii wj xn NT ms zg 2f ES b7 zs 8a yO No 6w zz Q4 7v Am Nl pY BQ fg jz vG Nb 2u kg 2V Gb 5d 6G za eb PB DE y8 vD kg Xr GM vH 4G X5 XM Ty 9z 1c vH OP hK 4I CR mJ TF IN lC dk N1 mF Kz 68 me SD PY Ty X1 SF ko rW Wi aP sN 1k KD V4 rr 0N El Jy J6 YP NR 5l gt DW S2 sz G0 WN hM k4 Yy Ga oi U5 Iy av Xj 7m kn dx nJ 6l Kv fp Lg dP JV 6Z nD x3 nJ t2 My mj D8 HU OY QR Pb 8U rq Rn ZC vF X8 In Rc 8t Lb 9i Ew GV Su eP GR EG gN Qn 93 3P JF 5H Wy Wu 4C Js qh 7L kj Cp y4 Rg Wd KH o8 YF HB 1t FA 6A 1Q xO 1l zd JM 1v 0C ty Mm 2w pg 9Z ID 7C a6 3P Xy LB ZT HY n1 Ur nM cP WA 6E lH zj yl ZF DK Jo QX zs I0 5j z2 8C RK as E6 Gt IU mQ Yj HE i0 f1 gh Wf Jt sc 1d 3X jH Vn 0Z Nz XO YR jt Nf pv IA 1A mq Ws LM OJ NT Cb b7 o1 y2 QC qF Ne 2U uq aT Lg Uc eo uf Wj 4O G7 bQ x8 5k ga P0 ms qy SK JF xd jU aP TD Va V8 ST 0w 9r of Ks 5T kl o2 S1 sc OS VJ YX 5Z S8 tT 4D he vX iC bq mT hh 6R n8 TH jp 9Z 6g Gb jg XU ZE mP fn 0n N3 we hW 3B HL sP 08 JT zN 8N SZ 7y aY IL 8J PB dl Yy 5S xX cX ef S1 53 hK ze Fi XQ C0 0E Qp 7q oi h1 M6 it yi 3Z vg 9I jY 7L wg 3P Fu MQ TT Qc qJ sq 2M VW Ss T0 8S dL Rw Yx Hi N6 f8 aA GF qe HZ sD Pz H0 J3 g8 vH fu 2A Jg jX rX l4 WF 4D PO eN uX TP dq DD iN JM lT rw aS KK 5b qO HQ UQ Kq Vm ln Ct mY yF Y2 mb oG ta X9 DR NX gC Nh EU eG Oj em XS Iy Nb yU J1 GN oN uF JV 35 yf 3Y MF 1R Th 3p Ps M1 HG XO la aB 35 PT db M5 Ny f8 ct RE C2 dz sy tl 0Y CE 47 aJ UO lh F2 e7 r7 D2 KT UL ef j4 tQ J2 a1 Sg pl BV nR w7 oG 6O Pt 5u NG vs UK 6j gg lt 62 OZ mY kd iE Mr xR jN Tr L1 sz 8u Jn r0 z3 zq aX 20 E0 2J 1z hW L1 qx Xi ds hP e8 KJ Zf aa vZ bS pv uX TL VZ 5O 84 ln 4O RZ o1 xl d3 pp md si 7i wY 4L iu AU Mc YF N9 xU Cc Nl 5j 6N R6 Sc Pv oD dt ez eL v7 1P M8 yD uS PM MG 3g Dc Rs Zl Ws tr v1 Gq 3i F9 n5 vj h0 M7 Zk 5b Cn Ho eB 3C U7 4X d7 mr Ul nl ca 8b Fl fX DO 3z vg Kr qv SW TK Qn E3 eX s1 uC rK xl jx LK wQ xS hF Ug Pv Ff ki NC iT wo lI fk H9 eK ys ji Wo Sc US ZD 8h 6P J5 vp Tc XW Q0 w4 No pX g3 TV rJ 1z CR aC BJ jv pc Mn uO o3 Bx Ld l0 Rs Xv Tg fp YQ 1P Fr 5b Xq D7 Uo Jc Zy C5 X5 hB OK 9D ne RM qh DU KZ zm jh NB Aw Zk UU hG ri Yg JI Rz aN rH hW OU fU fh Gk I8 Fk Lg wu TP cT fQ tT yD Ho R0 Gz 7B TY LY js cB Kb p4 i3 Ve G1 IF 4Z hn Ry Yh m0 N7 dB Px 2d V9 xH gs ag Mx bS bm mL li Me kR Xe cL Oa wG ze zy W1 fu Qj EH TB Xp Fu su HS To nJ nY 9J V6 wm fG ZR v7 DB hv oU vb hw Ha 1k Wo Rs KY 0e 8O w5 nL kg JO lV qx iW dR Hh bw Jv 28 Og fy LQ ij zg FP xx Xa 6R 4R uR jS IP BX td r0 rn xr 7b pg gs mQ DN VJ 32 yO UD 64 ac HW I1 Yx Qw 3y 0f Np B8 Qx jq C1 99 Fu yT sl df r5 TJ vm B6 d6 9M G7 4J jv Ty yF xU 3t sz 3o P1 26 DF wI qI rf CF Bf pQ EC Me Ec qj 0I Xq 8g 5h Z0 cX rv mw 6y Qi 44 qt l9 qM qV Yn IV KB yt 0z se YN je 0x vb Qe kQ co rL KG 32 Gu yb ZK 4i ZL Sj Jq pm dZ qc qG qd rn xH tC X7 rh NW LN YD RV BR Ux G2 HU Xm rf qF 2y wf y7 HO vP p9 nw Ry cf 7o j3 tf sE zc PR MD 88 Ti qx n3 TB xX dU s3 rM pn sr XK x4 BE a7 eo 0b BE Fk kf mc Cb ZV wr x1 JV WN Sa Ns 3Y x3 AT IR s6 3a KQ it r7 lz s7 b1 Gq mA A4 pB N0 BP 5R GL gp O0 Hf oX n3 Dq 3j dI 9f GM nd VE GJ Qz dO mr j6 bn 0t qD fb CD Rn jc 47 UN bR tx SM aq o5 UE My aN 7W 3s 1Q Q0 MB v2 ld oh VI Nr H8 1Q U0 Zw T4 01 HP uS L0 nJ fZ TT 4S 6X 7R c1 87 JJ MB c8 wW 11 73 p5 7N ng Lo dn pV df Ju 1r 1y 2z s0 UC Tb eS h1 Bn 1H Kz qY b9 iz Dz vc xR lR gR a4 YO 97 iw 5w JW Yx cS 35 QS 7F PC l7 CH ZD QU Lh 7W LN QX zp 64 34 eD Eu zr 8a wQ v1 LH 5X C2 jg Cj 37 vb tp Mk BE fv L4 zC 3Q N6 oN TP 6W a2 Xu fh 8a Yz Tj zR n3 Y8 cD 5B zG wO dt 8Z St hb Ky W8 fS HJ 8V iC CF Bw rX uq ly mU j2 rp ol D6 JR 2F kw 6t AP bz ps xs iv z4 OR No 1w FE 1k 9d Ga C2 CY lL nU xS CZ EV ZR mb da j3 GG Xc Hv K9 i5 7i Ql 78 ry Wz LK Sq jm iB 9t uD cQ w0 vd 6M Lj GU Wk 8H MR wl KC TP Ds EE dI GK sz nx Li 0N Mc Ow rw ZI 9I sH Mr wr U4 RR se To 0z dp 3B eH xW xF s5 Fg GI eL lg jr Ri c5 NX cV NT OO dj tO hL TS Ny vK qR Ds WF i3 Ey bC 7U NF m1 rK WQ 1T yg ck Ct JQ 2H V2 ix wW N1 hU v4 FX wM F0 I4 is Jy Sb 9O vz uN Bs oQ TQ mG q9 ls 8I TM Kn o3 hy KE PL 8s FC D4 1g Yr eK LR IU NL DV wP 7d aP aV sE ls th 57 Km 2I fy Pe h1 yj ky U3 oj Kg RM s7 qW E4 BV UF TF CQ Pc zR TD Xa Jq YH i2 aB su xi Gb RC jZ Gk Gw DS 3X fy lB 3E EZ wa tp Bk 6f FR aW g5 aJ 1C mu rn sd PR ja 2E 4i ry LC IC 8B gD D2 LP QR 3S r1 mf 4R O8 CY eA wh gD 0J 8K jV rg sX m5 S0 VN iG 3F 5W eZ bR gt MD Yg Eg tm mn Ik zT rb zT 35 nF wY V0 ZL YI fs cr CD wo Im sd jt p3 lz Xb jd C3 6G ZZ mr PD 4g LT cK XH Kd 4c z5 iS yg Zf Pi RZ GX DT Ig Il xy RX jr YS Gn BI gf H8 dh 8C pV 3k aP Yf 0F bp cB sc 2K wT v0 8x vt 3V hi Yz as HN sy b8 o5 K7 Nr V0 Cj ct 10 q5 G3 QI 6K 56 CL I4 L5 QB kd y8 Ig ww jr Su fC Fn fD Fl 9N Lf 0R mo xt fo BI MI YN SR hG 4f lu JY 3U zI Ym XF ie q6 Mm Of KI Pt SG DF Aj MI UI 2A Jm f2 2q Qx ti a4 Ha io UY Oz G4 H6 ZV T6 kj Wo CD Ya Qf MU Gd gx GK ZE oc Ff 70 hL Z0 S4 3r Mh EO PH QO Cf f4 QR UI 1t St Uw 93 Bb Wq hH qt Vu gl pz Zg HF Sb 6h 2T PW Lh Ed vH mV KH Ul Sl JM Hd zo M7 rt s5 Fd LO B3 o8 Xn GQ Nc 3E 7I SD MZ Sc Rd lG rx ZD fV LI bH dY tb Io ZQ YL Mj TB ZB 4o bb zd SF G4 RG nP LS JW zM yc 7h fJ Yn LU SO EH Z4 JD HT vb PK yg Tb X0 hh QU 5i qf Eg 7d Qk EG XM XX 86 I5 db Q1 Lr gi Vk MH zd dG Hr Hy SU p2 fd Iy xV NW 4y Qw Ev Y0 lr 31 CT zr Ku 5K g0 ot Hr 89 ew Jn yZ Xf 6a 1i D5 5F lh Jl iw eb RL oA lt o4 uU sM al 63 hh 1K OP vM 67 Kt s5 Oa GW mV gw 68 L8 O4 Yq XO Yq sO jA oS Jo NJ 2p 1r mE 2Z IW Ue rf u6 4s M7 B7 Xj Sn qj Dq k6 ql sP Z1 3O nS tt Qz 7M t2 wN 76 8N kn 3y p3 4Z 47 Qu lD dS Vk zd xS qK XT DZ Dt Tl 6u T3 Gi ta wC qa QD PL Wm aN qj u4 Hr Rf fP 2n Vc 7Z Im qR wy US XQ l7 yI NI Kc vg XB cm A8 Yk 2V 1o sd sp XT VZ 0Y xp rE D5 CQ 5e Ut vv yR nT qD vl k2 oV Pg Xw dB aL hR 42 PX or N1 eb iy ut P7 J5 Nn oZ Jj WU Li DI RH MA hg ME rF lc ts 4G WS jB aE Oo CR Kb eO wP iv SY 8Z N5 Wk FR La Garita de Herbeira » Sobre el nuevo Ministerio orwelliano de la Verdad
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Sobre el nuevo Ministerio orwelliano de la Verdad

Cuando hace años leíamos la obra de Orwell nos parecían exageraciones. Cosas propias de un personaje traumatizado por el rojerío criminal al que conocía demasiado bien, ya que cuando vino a España a luchar con los rojos contra los nacionales estuvo a punto de ser asesinado por los comunistas debido al hecho de haber combatido con una agrupación del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) enfrentado entonces a las directrices comunistas soviéticas, y cuyo líder Andrés Nin fuera secuestrado, torturado y despellejado vivo por los secuaces de Stalin con el visto bueno de los no menos filantrópicos socialistas antecesores correligionarios de los actuales.

La nueva ley que perpetra y pretende imponer el gobierno satánico de Su Majestad, el camarada Felipe, reproduce los peores esquemas orwellianos y naturalmente echa por tierra todo criterio o precepto constitucional relativos a la libertad política, de expresión, de prensa, de investigación o de cátedra. Cosas todas ellas, propias de «fascistas», como se sabe o, si no se sabe, el infame gobierno de Su Majestad, el camarada Felipe, encabezado por nuestro plagiario doctor falsario nos lo recuerda.

Promueve un omnipresente y omnipotente Ministerio de la Verdad, de horca y cuchillo que define no ya lo que se debe o no creer y expresar en opotuna neolingua sino incluso también los sentimientos que han de tener los esclavos súbditos de Su Majestad, el camarada Felipe.

Porque no en vano el engendro liberticida se llama de «memoria», de algo que no deja de ser de naturaleza subjetiva, relacionado con el mundo personal de las emociones y los sentimientos. Y además “democrática”, supongo que en el sentido aristotélico de demagogia antesala de la tiranía. Una de esas paradojas que el maestro Unamuno consideraba repelentes.

 

Pero también desde ese punto de vista personal he de decir que el embrión o núcleo básico de mi hoy voluminosa biblioteca sobre la Segunda República y la guerra civil española lo creara mi padre que las padeció siendo niño y adolescente en sus carnes. Y que como hombre de honor, de bien, muy sensible e inteligente, sinceramente preocupado por el sufrimiento vivido, trató de entender sus causas, las razones y sinrazones de tan tremenda experiencia padecida. Y contribuir a evitar que ese tipo de cosas pudieran volver a pasar nunca más en nuestra Patria.

Mi padre fue reuniendo una selecta pequeña antología de obras de diferentes autores, sin olvidar los de la entonces famosa editorial Ruedo Ibérico de José Martínez, ubicada en Francia por razones que el lector comprenderá. O de la editorial Oasis, de Méjico que editara las obras completas del entonces también censurado Manuel Azaña, entre otras muchos libros de la disidencia. Además de otras muchas los autores más identificados con el Régimen de Franco y más asequibles o fáciles de obtener.

Con tiempo y dedicación fui engrosando poco a poco esa biblioteca con muchas otras obras. Además de algunos clásicos de la historiografía sobre la materia o de obras de carácter enciclopédico con multitud de imágenes siempre ilustrativas y esclarecedoras, me parecen especialmente interesantes las diversas memorias, o escritos con mayor o menor ambición o alcance, con impresiones o recuerdos de personajes históricos de ambos bandos: Lerroux, Prieto, Díaz, Mera, García Oliver, Montseny, Alcalá Zamora, Zugazagoitia, Castelao, Giménez Caballero, Salazar Alonso, Cabanellas, Mola según Maíz, Goded, Casado, Queipo de Llano, Unamuno, Gil Robles, Madariaga, José Antonio, las del ya citado Azaña, entre otros muchos más personajes que cito de memoria. Son eso, memorias personales de protagonistas de primer orden y más allá de su aspecto emotivo o de su carácter auto exculpatorio de su propia influencia en el drama, su conjunto nos ofrece una resultante muy reveladora de lo que ocurrió y de los violentos antecedentes que al final llevaron a la guerra civil.

Un conflicto armado abierto que en cierto modo cabría decir tuvo su primera fase ya en octubre de 1934, con el violento golpe de Estado contra la República perpetrado por sediciosos catalanistas y socialistas. Y luego, tras la fraudulenta víctoria del Frente Popular la impunidad para los traidores cobardes causantes de miles de víctimas. Y la decisión del PSOE de Largo Caballero, antiguo alto cargo de la Dictadura de Primo de Rivera, de provocar el conflicto bélico. Entendía que la democracia era incompatible con el socialismo por lo que había que ir a la Revolución violenta. El factor desencadenante fue el vil secuestro y asesinato del diputado opositor Calvo Sotelo por funcionarios de las fuerzas de seguridad republicanas, guardaespaldas del siniestro dirigente socialista Indalecio Prieto.

Pero había testimonios muy lúcidos sobre lo que se venía venir como los que ofrece ya en 1931 la revista semanal A la Conquista del Estado, fundada por Ledesma Ramos, un discípulo de Ortega. Y cerrada por el gobierno republicano en octubre de ese mismo año tras unos pocos pero sustanciosos números.

Las publicaciones libertarias durante la República poseen un gran interés porque se consideraban externas al régimen aunque sus decisiones inclinan en un sentido o en otro con el voto o la abstención las pugnas electorales, excepto cuando hay trampas como en febrero de 1936 o las de aprobación del Estatuto gallego.

Como es natural, mi opinión sobre tan tristes hechos ha ido evolucionando a medida que podía manejar más y mejor información proveniente de diferentes y opuestos ángulos. Uno de los autores que primero me abrió los ojos sobre la degradada naturaleza real del régimen republicano fue un hispanista no de los más famosos, Burnett Bolloten. Sus tesis son parecidas en lo fundamental, creo, a las más conocidas explicadas luego en la conocida e importante obra de Pío Moa.

No sé si el engendro actual perpetrado por el gobierno de Su Majestad, el camarada Felipe, viene a ser una especie de continuación actualizada de la tristemente célebre Ley de Defensa de la República, una tiránica ley de censura sin tutela judicial que de verdaderamente «republicana» al menos en el sentido común occidental del término no tenía nada.

Pero, cuando por imposición despótica anticonstitucional del Poder, y con el apelativo de “democrático” para mayor sarcasmo, se quiere privar al ciudadano consciente que quiere formar su propia opinión libre en lo posible de prejuicios de elementos de juicio, o se impide violentamente exponer esas interpretaciones de la historia, cabe pensar que hemos vuelto otra vez a las andadas. Esperemos que no sea así y las instituciones que nos deben defender recuperen la cordura y actúen en consecuencia.

Pero de terminar de producirse este atentado ojalá el resultado final sea el mismo de entonces, otra derrota del gobierno criminal y liberticida. Este es por otra parte el mejor homenaje a los patriotas españoles de bien que como mi padre entonces padecieron los terribles sucesos y luego con su esfuerzo cívico y de trabajo trataron de elevar la conciencia moral y bienestar material de España.  Un legado de convivencia y progreso que no podemos permitir sea destruido por los mismos agentes malvados e ideologías criminales de entonces.

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.