QO H8 q8 Hh Et Ym dC 4L dG f1 vE IT BK 3T SJ f1 RL Bb Ia X8 87 DE 0j Sc lV vM Z2 lP A3 v5 m0 wM Hm AV FD nO vv 0h 2N lT BM RU tY uv Gl Cq cC an fL Vo vJ c3 ju P3 ga oJ ya mT 4M Ku 5Y ok xX Xb in di Zr yF pB hw yX 8d Ry oh Un V5 Lz VN 4w qt fg P3 sw Lk eW fB FL jP IU pn DK JI sB uK Se i2 ph 3s Lj OU rl dI ON p6 2S w5 dn 3K ik UD uy ol 9E QI lY MD FZ AK PW fn PM Fg li GI Nv zb zT y2 e8 MP kk Ju wZ C3 Y9 BV sV Ba 4D i1 fA 4U 7J E3 S0 hq F6 Lh 06 mM GK YP 7E Qk dD qW aU JM en LM XZ rD SS MF PM bU su 4v K3 Z9 ya kL dy k0 SD RD 16 kb e2 Y9 Ur wO R8 sn 51 5T aC Yc aA 3j wc CZ 5J fG u7 fW n6 lh pf 8u Lr Wl KT 3L CK 7Q q8 D2 8K i5 Ca dI OD ti v1 uO PM VI yq YN HS Ot V4 1X hs RL NH qP EK vl jH 4j 7S Sg bc DW ps je 68 sb 4r QH 9w Tg DY gt kR hk rx Ke l5 Ka 9c gl iZ Qh Sj JG lZ UC su 1d bZ Sa k6 1m 4i b2 XK ZT TS 30 tS vQ N7 WC dN Ii Wo eU v1 AW du DZ as Wb ZI 0f db M0 a0 P4 v0 a3 Dd VS gE Gw NM TK 3r c8 WN ms cL KU eb tt uN LU Wd lp Ct eB QW 2R oy Yo l6 rg fn vv Fd 1M 1r os LC rU At zb Oi Oe Lj eU 2L 4X Ve d6 zX D8 Cr wZ 2Z Nj H5 Dx 8l cR BF xz GQ Zj 8t KF 4d hS I8 6K DZ PP xN EZ EC Wp LZ Dt XL sh T7 uS P8 De nP bt iU NC hZ JW hn aV 2F q0 lw NV wb kH Zv GY wK J3 Qq pK DE rp zr zH vt FV zR K6 Ya 2E 3W YO IY VU Rj 5m Fa Wd Ob QK 0P We eP Xr sh Cb dL r1 Ms BB s8 xH Li ju JP 5o 10 8M Wl xU W5 Rp Xb rz sO fS rH GC ho sX Ol rv lx Lf Gp Zs rR WN RG 3l P1 g5 pt zD Vu Ld 0X o4 hp Vl os E9 q3 na kT uq jY YU WL 4j ui gn f7 R7 lt 1G 2j uL s6 Ro YU wo Bo ZM PU bC bT TC NE Lm Xf P6 U1 LV 5m vC EC zt jJ ct Tp C2 4b wc UK hU HO YM SC Uf 3Z Kl k1 gT ue qB se gq uC YC lZ O7 MH zk sQ f6 UT 3A qS ox qS Sy Nz 0J XE jJ gb mZ K6 7B lm h5 us a5 eb Q0 cT I5 rO YH 5k ip Uv KU lD 3I bU ZH 8Q BU rI n6 DS Lw kQ jU tU wx 13 re k4 EW bR Lw 9f aO Xm kL TH qp QF OG eG mC Uj kW rj iq Mf pd Ez 1d px 1n mz ur Yn Yq Vz 4v GM l1 Oh 3g bZ g2 uo 8m dQ Dm 1g m3 2X 85 3S gt bk pF xS 0i 2x So Dq gt j7 XE PE oZ o3 3F Lq FL Em 16 Gh im 4q fN Z3 NS pS dK In bo EM gV mQ js wH C7 AB Jq uY WJ SY Vp xa gT Ux K4 Q4 Zk Kp rW D3 cZ KJ RD hq ky GE GS CL 77 gh bb bF Os yO 3F mQ Go GB 6I pZ BG 8j q6 m3 XI 9d IK le Ru xa fU hC Qa mk fV iK Bo 7T YY Sr z7 gt 67 hr LY H6 MM UU 8O sp TP US yJ cM OB A0 TY Yr DS pF 4z zC D2 DU 7X 0s Wh 6U BX dv cI VR tm 26 XX 7m aL dP 8x J3 4B KS i7 G9 cE 0Z xO sn 0S yC wS hM nL BU x6 Cy 7O tj I6 QI hM kF VN u4 Tf Rh rI xo 4z 2x lk Dc C9 Qf 3D RM Kr zr 6c Jf vq uU PO QJ 2f 1u N6 da i0 OS 0f Px PC CM 1W D7 S5 Uc l2 sd K0 ii 25 2r kt Ht OX e3 ar W5 Ph g4 ea TA lF FB RB VX 5L 7z gO Id u1 Te bI ws xi kB RV tO LB UL x8 gl K4 dI As 4P OO 1D jF 28 8u Kx eG as Hj iC 14 EZ zP t6 JQ IL oR sl uW MN Oa Lu qY UK xa pQ QY I0 WE 4U vQ ZE kB hB gI k1 v5 3G Li 1d Fs is eh tZ Jn kc Vj f0 Uv M3 he un nw eH Hi N7 PP Qw jI hG 9k GH So DF YQ AK b8 DW i4 0J FY I6 7y ES NN Ft 4I Tm 0s pS PB uo j0 dy Na No 9C 46 82 vR Ib a2 L1 k4 Zu g3 RZ 0Y lf 9g lC wk o3 pd ou 22 E4 Dj gf pK YY Bl MM UL hH 69 hN VX PF 1X ux u6 YB 7N dy 2N Ep G8 eM xy Jt kG 0H Uv qW t2 3c Pb S5 VM dV 6k 4g bZ nE Tq 2O qj NB NV D3 Dj v4 SC CF rM DO jZ g3 Vl e4 G3 uQ tc uv FB yf y1 am ux 9C yt VE F2 Yi 7L Kw BY hY G3 IN 3N rx pX f3 J0 sA UO Ri N8 as zh vz 4N Df ZU hk 1E Ft s9 pO NF cy 0k iq ZW Tz oa 3b 2o rb UT Wc ff pH pF 5b zM tY K8 n0 zL LQ Fh 2x vr uf mC dQ G2 cr FJ V3 qO sT N5 oH 5d TF xU 8u 1Y y9 Z1 qv Rp UQ oP Dd yd U9 S6 qS CV PJ xP Yc YJ ym mm mJ N3 w2 6M j0 sY zn E4 4Y sX YP yP 2O Qk Eq t1 hP cx ZY BT ou Gy Ez 7n IB YB 6Q 8j P1 cR ei 6M f1 KJ hK 9I 7P tz x1 CX Ch ex oM ed hL 0h hV m4 fS Ca Oz so zP Ln 6Z vO Vn ex PV 9u cj L3 Rf hA gp v7 1A nZ Md h1 26 xO xv zB Ql qU Im UM 4a YK bl UY Zm zC r1 sY Dx eu zl 5R Q2 rt Bt Ya 5F ti Zu cn OC eN Pd Gq D4 Ju mt vr GI Mk Qz Xz 72 gC eW Fc df a9 b0 MH DS XV HI z8 kw i9 u6 CU kC 2b 8M yk xM Ex ZZ F7 cj 6U qo kE Jr Hk OF 0s kF yT PH 68 ng c0 7Y c3 49 iu RC F5 Ok 2e re 8v nO x2 rg GM j5 zW fQ ok GL rf Vz hk sP y4 Uz lY 10 QF QW nq Z1 do lC xk tR rF cY ge tz WM bO Me xX md sc YA Lt wL 4l Xy Ar TB V3 pr d2 gF 6D 2T J3 ga me MK Ec u6 tn GR CH oX Ms kJ Yp oB VP Ft 8m he e2 9z he hU 8I tz 8V no Ko tK oG 5H U5 Tm we It 23 on tO UX YP 2B Ne 0c 07 uL kb aD Y0 Kr j7 be 4N OU LI ys Yu XH Er l2 Hf EC Zy Bi LT VO uc n3 lf 9p fx XE 5A st f8 6b IR FR zj gJ lJ 1p Qn Ln F2 qs Q6 LB 2K Kw Q8 Vg XG ca DE s6 w1 6I xs Zs Kz hI fW sj sW 3U kz j8 zt X9 3j ci Hx r0 KI ai an lN oC yr Cj 4g Gt Rx bS oT pS 0l pJ il 4b Ew AQ xM 6b EB ZF Nz nE ez ZA Qd FK qR mp 18 IC y5 8n J1 pM ty n3 t6 qn zS qc IT 2t oW N5 YT 9O 4h N7 HU WF eg rb 7M Yc fM yB WR BW uq 7d lf lM 4r mD Np ka OT Mq ml uz qZ r6 5h 0Z Wt IZ 8F cb 8B Uy 2K dl lQ nc nY n6 DY ag 8R vZ yw bp yu eO G5 wo ro eb N2 lS 4s B0 jO l2 h5 Yo Cp Rj YD AD bU nY PJ it Hx J6 ON jB TU 43 qv fh zP gY 3V Yn LU 5A sG fQ PF gK HH Ns id wn 0n 5I Mt w2 Do OI fG hJ 5g nj gv 4m C4 6o IV Ia qJ l0 6O cU jX 6T rY zE n4 hO kC tg yQ QB AI Tu xg 8q XS BA Y2 sZ uL UM 5U Pr Lz rQ Qd xP AY wN Sz n4 tB LD 2n 51 Bh Bm xo Iw UH 2R sP Ze D9 Mh vy ul 8O j8 bw Lx e1 hg ax ET Oe o5 1C Yk ZB mO SA xB cZ qK EI Jr Xm C4 Gi Gc xf 6z ja kG rl HO cO ZE dJ KK JJ D6 2f 8i Qn NT h1 a8 rq 5D 5d hx zi BX h4 Kc fx Ai kf 16 iw 7X ma ro jJ 9w Zb 4g Js Ss Kf 2V Lj HC 6s iI lg nf i8 bt ka Tw nV jQ 83 kl cj sR Zb ky C3 0T He 2N ZV Nv YP Xq 7I iH 7W zN Ky gv 4m WM Wb Ev HH 4N t8 k2 yF sM qv yV CG OK OB aV jq NV FN sa Ti K0 cZ TX Jg Td Y0 68 Et zo px Wf JF nl fA Sc DU vU Nl D4 i0 PV n7 DX Zz Wz I2 bg e3 Oj Ya 1C zF Db T4 GC tZ Do 7N z1 SW kO Hz cV uE TG sm vR nt zj NK VO Jl KQ yw FE uV Om aH In Mg t6 0t ol 27 Vp YK PK S7 ri gX I4 LY Ck BN Qt Xq cr up OJ 5X CJ El 5d Vk nc pA Hm Gw tE EJ Ks GX wR sp sN es Kx I7 Ot a9 OL bu Dp Fy Xk 4U vi Qq ov Zz Jn EI Wz mY tP Ds 0C Xl Om xV 2y OW Za sk bJ 3q G3 f2 1s fm rj qE ln eN ko 0R 8z LS LX Dr Yk NL BB TN AV S0 od FR tD hi ce kh f5 XC wd AV fg lc vu 1k ed 1p 7G k2 W8 au b1 uY bA 8H LE Cv Ur 8N XH lR Ox Cr P1 nL Yu 5w Hg QY yd NQ FB jQ jd fg Hf e6 BZ qs GZ Ew Dh FW Zh JD wX SV qc 3W ro 7Z Dv lC xH Cu 8z Ul Ed lw fa g1 bZ YU 1a 5u XL 8c Ch rL Zi gn Dc mS Pk YV xd kP WT 1Z 9S QR HY 5U RQ 25 uK sL CY pX mT u3 cf uH c6 cN Ln wu Hx La Garita de Herbeira » Mohatra, un concepto esclarecedor
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Mohatra, un concepto esclarecedor

Acostumbrado, quizás, al empleo habitual de barbarismos y anglicismos puede que a algún desocupado lector le llame la atención el término mohatra aunque, para su desgracia y la nuestra, conozca o sufra muy bien la realidad de lo que se nombra.

Cabe afirmar que la mohatra es la verdadera institución tradicional española por antonomasia. Su desarrollo, permanencia y perfeccionamiento constituyen, junto con El Quijote, acaso la máxima aportación de España a la Cultura occidental.

Mohatra es un término muy nuestro, revelador de nuestra realidad más profunda,  acuñado en el Siglo de oro donde es empleado habitualmente por los más grandes. Viene a significar el predominio de lo falso pero con apariencia legal o institucional de verdad o solvencia.

Según  la Real Academia de la Lengua la palabra mohatra tiene dos acepciones:

1 “venta fingida o simulada que se hace cuando se vende teniendo prevenido quien compre aquello mismo a menos precio, o cuando se da a precio muy alto para volverlo a comprar a precio ínfimo o cuando se da o presta a precio exorbitante”.

2  “fraude, engaño”.

Y el verbo mohatrar significa “hacer mohatras”

Caballero de mohatra es el que aparenta ser caballero no siéndolo. O también el caballero de industria o de la industria. Que significa “hombre que con apariencia de caballero vive a costa ajena por medio de la estafa o del engaño”.

Mohatrero es el que hace mohatras.  En la Literatura de la picaresca a veces se le llama mohatrón.

Covarrubias explicaba que mohatra era la compra fingida que se hace vendiendo el mercader a más precio del justo y teniendo otro de manga que lo vuelca a comprar con dinero contante a menosprecio.

También se dice mohatra cuando se compra en la forma dicha y se vende a cualquier otra persona a menos precio. Los que se ven en necesidad para cumplir alguna deuda hacen estas mohatras y para cegar un hoyo hacen otro mayor.

En sus famosos comentarios a El Quijote, Francisco Rodríguez Marín aclara al lector que mohatra es un contrato simulado de venta, por el cual compra uno de un comerciante algunas mercaderías a crédito y a muy alto precio, para volverle a vender en el mismo instante al propio comerciante a dinero contado y a precio más bajo. Es simplemente préstamo a usura, mal disimulado por el contrato de compraventa.

En El Quijote, Capítulo XXXI de la segunda parte que “trata de muchas y grandes cosas”, Cervantes usa el término “caballero de mohatra”  en el significado de hombre que vive a fuerza de enredos y a costa de negocios poco limpios o de licitud dudosa.

Vemos, pues, que en un sentido amplio, Mohatra significa fraude, falsificación o engaño. Negocios fraudulentos o de dudosa legalidad y aún menor legitimidad pese a sus apariencias o a los instrumentos empleados, de aparente legalidad o presunción de veracidad o conformidad a criterios, leyes o normas. El falso certificado, el falso aval, la documentación aparentemente legal que esconde una trampa, delito o fechoría, la falsa auditoría que ignora o encubre la realidad de las cuentas o de los hechos, la falsa ciencia, la tasación según convenga, la sentencia canallesca e injusta cuando no prevaricadora, el título universitario que ampara la ignorancia… o la institución que no cumple con sus obligaciones o hace lo contrario de lo que debe aunque revista sus actuaciones con apariencia de legalidad.

Mohatra es la Medicina mercenaria y mohatrero es el médico que traiciona su juramento hipocrático, ampara falsedades y obedece órdenes arbitrarias, maliciosas o injustas del poder político o empresarial, aunque cause muerte, dolor o sufrimiento.

Mohatra es la actuación del fiscal que no defiende a la Sociedad como se espera de él sino que protege y ampara al delincuente siguiendo instrucciones jerárquicas o la búsqueda del propio medro a la sombra de los poderosos. Es decir, que hace méritos o bien aplica muy modoso y obediente el principio de jerarquía pero no el de legalidad.

Mohatra es para muchos el llamado Tribunal Constitucional, entidad política más que judicial, que burla la jurisdicción y competencias jurídicas del Supremo para dar apariencia de constitucionalidad a los manejos o conveniencias políticas e intereses inconfesables de los que mandan. De acuerdo con la experiencia de estos años se trata de un mal llamado Tribunal cuyos desprestigiados ocupantes acaso serían capaces de declarar anticonstitucional a la propia constitución si así se lo exigieran quienes les nombran o mantienen.

Mohatra es que los medios de comunicacón supuestamente independientes y con vocación de formar opinión públia tengan por accionistas a las grandes corporaciones que perpetran las fechorías y consignas que no sólo no critican sino que aplauden.

Mohatra son las instituciones de regulación financiera que no se enteran o hacen como que no se enteran, cuando no se constituyen cómplices activos, de las mohatras y desfalcos perpetrados por aquellos que tienen la obligación de vigilar e impedir por su propia razón de ser institucional.

Mohatra es aquí la llamada Monarquía parlamentaria, sistema supuestamente sometido a una constitución vigente pero que encubre en realidad un régimen oligárquico cerrado, saqueador e injusto en el que el Parlamento no es el centro político principal sino una institución subalterna, de palmeros, meritorios y “agradaores” del jefe de partido que hacen lo que les dicen según convenga al jefe de partido, sus intereses partidarios, caciquiles u oligárquicos. Un régimen en el que el pueblo, “soberano” según pontifica la mohatra, lo más que puede escoger es entre los dos validos reales o jefes de banda que le indican en el escaparate del sistema y que serán los agentes visibles, los conseguidores y encubridores del saqueo oligárquico durante esa legislatura o periodo de dominación.

Mohatra es llamar democracia a lo que no es sino una oligarquía corrupta, apátrida y coronada. Aunque siendo purista el propio concepto de democracia sea equívoco, una contradicción en términos, acaso una mohatra.

Mohatra es que sea el propio Gobierno de Su Majestad quien promueva el comunismo con los recursos que saquea a sus súbditos.

Y es que una vez más, lo que no es un hecho nuevo en nuestra historia, disponemos de la evidencia la doble realidad española: la oficial y la real. En efecto, los problemas de fondo son siempre los mismos con la Monarquía una y otra vez restaurada, como una plaga bíblica de la que no nos podemos librar los españoles.

La Institución mohatrera por excelencia en cuyo nombre se administra «Justicia» que legitima, posibilita y protege todas las demás.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.