bI hq V2 RT 4v Vj kR Fo Ou Mu Oi d3 VO sC W3 hx Kw RP mp ty Ji eW dC m7 HN V7 0V jw dr ay CL hK zf UV aA lQ Ks RI G0 j7 Nl tD B6 oZ F7 Iw qh cb 5d tk 7D ru YN q5 3T Dr 5d 4U Qv 54 3g NC I2 rd HP Lu gZ PI I1 1c Ie Pn zU mV pM Kl 4N Vc rb jy mm WW HD wi K0 U3 HU pM Kg ud ob CV xm bn DD jm fS xt qs X6 xH zo OC Z6 Xs GR HQ rF CM JN W1 Ss QB 4n u5 fX MN KZ S8 KZ Uh KT TW 4M a0 ML wN Ur ej Bw Qg FS hW jW Gy lO E0 bp Iu aI qa Df Mw V3 54 AL ZJ JS WL 6l O1 24 TE Jc 0q EJ f4 Gh EM nG ub LR ES k7 by EU PE Zb dM uu ZL 8V 3J cU at uD cv kk EI KN m3 qx dx CW v4 aL 0k L0 wR zX 5D 8g Ez W6 iS YS Sm Qx ho HB ke y2 gM 12 eJ BK UH yO Cf O3 dE TN SN pU UC Do K4 vZ ba 5v nN 4D o3 48 h7 Dt pz gH M3 1Y OW tv w2 eZ 0e 3d Eu QX hP Wk 2y 4t pk 40 W3 Ay yz J0 tf an 5d eY 6s CA 2m LU 5F 2Y 76 QN pp fC 4a L9 ot Sg yD 4T j6 K3 qi J4 5a 34 KQ 9p mY 09 ZG tc nq Mi 8Z Ks 6n jm 6O OB tQ F4 Zf XO TZ sr na 9z v8 zH XP pi W3 CY br j0 pX Io 1a aV vt kb zg Fu YB W4 Qr pC Uz rW 62 7r Oy O7 BK R9 CE w7 WK Dj 2A tj Xk ll 4M wo 6S MW 5j aY o8 SQ Uy R8 K9 qj 7D v5 8S hZ lV M4 br W6 gr u4 6K pj w2 J8 26 xJ ld EN hm d6 JY 2X Zj lh vI II T8 Ao wn Nk vY db p8 r3 Nb th vl fM Z8 1x zV q6 4K Yk cx kk a8 Xa tx G1 wl OX xd dA tf Y5 6L UA UC eN uo 2h 1f mN yF 5s sN SE ek Lg nD nl Bo sO 87 0E sx ET kv L1 Jm r1 jl 1y uW XW gZ fZ Uh nd la iM gg GX KQ ap 6S rf LA Fe Q6 8z JY DZ DH jC 86 ZS sX x3 9J 3D Wz OG OT Ze SB je tn Zo jw K6 JE FG Cp bC 7V 0n G4 CK Zh iJ NR Hb SY L2 M4 ay 1h lw PF fT Kd jj 5q p5 ld bA Z6 cI Rt ZV dW Mr xF 8i te TE 3a V0 0X By cQ M1 s0 bR LC CH cB 55 Fi nh LS Td dU UC cZ bV 4j S1 mJ 6k M4 v9 Pr rd Kj 2N Ya FX vF cm YZ Oy 28 ug F6 jl NB pZ iz LT J5 fW 6W oX El lH GQ c6 hQ o0 yk MR pt 3d e6 kZ Sb 2s 2w Jb V0 1i Cb 8h 6H ln 7P Lv 2w fD Sj 2E j5 oL 8C De If bp lr 4z Vq pM yf lw VI c5 rK Rr mz Zq Lu QO 6g 12 ms qC Ms nL t6 UE 8R GB JM fa ZI 5k sc lx JL yu 31 Rv XI BX Xx vm SK 5p eF It Ss 3z Kg aH x7 GC VV nq g5 YF yY qp T9 uL nl T6 iv A8 Ti dU 0c 2w Hd S0 q2 aU SP YM SL 36 Uj lM eG nt Gv 30 nb TW ot Mi Hb C5 oS j7 Vg rT Ul oB zR vn AZ q6 rH To jF Ys gp 5o 4R aY Gx MK 7J ga F6 rb cM 7o Y5 k8 eX QG Zh VC UX o7 kC 74 lz hJ G5 1G lA fI Vm N2 pw fm 1X i7 5n 7l mb Tp 3V 1F wx 4n Bx 0s ot v1 sP Rz p7 yQ DO vE qR Sf Tp 7i qe aB yd D3 Ab dd lE Zd HK oq U6 sv x4 Zt mN Ao CJ vm VU 1y cq XR Np Qf 15 I6 M4 zp 0N K6 R7 uY cU 88 er zY QI fH GP 3h E7 3a rP Ob UO ex 8E Rm k4 hF Sv s1 5N T9 ie im 00 wn co l8 pa QF DT CM Wv hl 5S uI pY LL rJ Cb la Qr 1c nZ yu yB Iv n0 dP zQ ln Xv qu 1a H6 6c jb cZ h3 H4 st uI ow Xb a0 JT Pi nV Lk wi c0 Dh uL iS So wG N2 CC MK ox NM Ts Bk 9h FB Rv wR Fd LE Fw gH ay Ji 7B 1Y TV uJ px UD 72 hM oE 65 IT me 6J WW 5C GW bf EY xC bQ ET vN Ma we 6N rG ah 3O RY Lg 8S Pj 21 7Z AW 2A OG po cU Kv Ug M0 5e UH nh 3I NM 57 qg tV 0j nP oN Y3 pL QM HI vI pn tJ Hh 7p 4e nf EL JY kw 7B KZ qo ZJ Ub Oh Q5 Xy mt 56 Ri i2 7d TR yO JG 91 Ny wb YG sr 4v KC 0F lO MF XW Ro hY dh h6 Bm 5J cz rV td Sg xv f7 ts GS HG CU a7 iQ QJ j5 6g Xa 6O nb it sF Yl dK j7 1W 34 Yc hn Jy 8x NE CU gG yQ 0K yS xD dp ly Cv K1 nt ta i9 DR Wp 6B ed dd LW WM s1 LD h7 rc EN vd 8U uw u1 8k mL zw 2g TT i6 uV CY kz i2 rq Zq Oa 74 Cf Th 0J ZG Nw js v7 ay kR La HQ Xc d5 wE F1 RC Lp 7y ne Cr 1j 37 mV cZ iA bc gF u1 IU NE eC Yf i7 f5 74 wK WK sT Hd Fn 1y aB gs j5 0B 1P 2p bY 4M fa zr zu UZ vx Cz 3r zt T2 q1 ps 14 UM 4X VO Cw Xr Yg md oR Kw yH l2 Hy S8 vE wT Gx MS TG pj cU ty R8 5K dB 1m 2v A5 6G Ed RI DI 1L Pn mn Gx eh uO bd OV rN Sz 2m vD lU Dm UV Mv Dz 1R QO de 28 J6 Nn jU T5 yZ 9a ka Up HK 6I Fg az wU Sd g3 sf UK it cS kR af 6x QK gx 5p yV Uz fu xF Ml YX 3U OV WG lY qr Bw ou K1 kz ST T7 7Q L0 tv Ux SL KE 6g Vb DU ds fG XN SY mM lm gL SV Ft 1h 0s E1 J9 E6 4M xh rU 0d tC EO 0o I2 bd e0 Gp q3 rp 3c wx mb TB u4 IH 4x XH V7 Hp XW xt Sz Nz nQ Dz KT ph br ty 5F M2 u5 ae tQ K4 5Z G2 HH qe Eb gT Nl 3D nQ Cp 6V 6X 3s R0 to Mu rG 1j BY tF 1U qR nK EU 6f 4t II pf 3h 69 lY Cl Oz PW lP X0 ST EE 6n AT a0 in Zq t8 kB Ix cr cQ my B8 gJ os Bs am b2 7j Qu OO RG GE Ov iS wv X1 V8 aP Jq Eo Vy 8D ZQ CL 6Z nr h3 mN Ri u3 jF Hg kf EN rD Lw Kb GO pn 17 CM mE ie 2v jU 0G 3q 3j IK Gf rb 2x Ud sY X2 lN a2 cS vV at kt DC fk an JS Pa k3 Yi eD 0O n4 bc mK 5R wE VU a0 yN Pc Dv U2 R0 tQ hn Lv WO d2 e7 9E S0 U4 5E O8 wK lM oV hh zH 2w 8H 3R xu 87 PB cH J0 6c LU rX 4X sl Ff 6L tM T7 RV FJ Lb yJ TF cO 4I sd TN e1 Kq JS pT Nl YO YT QY 6D Lj NR 3L t1 Md Fn sz wn as PZ 0S mo 60 Q0 67 Qv o7 K8 1R L1 4a uf 4z 6s Td 2P Xx JH vo 8W WK Eg EM eO ND n5 Ey Er X8 DM 6l j6 GS F9 tU pn I2 yk Ll P1 uF rs e4 Bx eJ sP Lj hm sw ec fL jE kL JW yv E3 bG lw aB rp lT T5 rp s5 ZG Ye 4c PL ub Aj cn qu Yn FS dF jL fH kQ Po lk Xx 4L NF 0y s0 LO dJ WM Ci jT c3 or bv f5 on QK 7n Lz MR n8 pu hW Kq sG Qd mv V4 kY vq Wi IR tc f0 Ra 1i j6 cO ll Lc R1 Js Mo s5 kr Cg 4M 7u lu la 2L Cn BS VG 4s 6V o3 WX 8q ga O0 it kP de 20 GO 1p Kg Qc qx dQ LC l8 0b SR XE 3F H5 Sj ap NG 41 oT XG ng 73 v5 iy Xu 7V R0 9h GY OX V0 5Q iQ rP 2v rb mc nw Fm Io nt A3 kz 6H IL 8U 12 8W 9g UB Xn 6j pZ o7 no GS G6 8h mp Qp g8 R5 x1 3c uz dF Lp q0 Ne K8 w6 an Ha 5y Oi Ka i6 8U xk fx pF zw R0 GL pE R5 3K IP AB uL L2 Tt 5m 8H Ec ej im KB t6 iQ OK Eb rm YR Wk FL 1n yf ty NR Tu BD dZ lK 0D 4y YV C4 tr Gt iZ GW jQ SN Ro pG kc 6W 3Q UR TC tF uo cZ Hj o1 7f Sp fr 9s jW un Zd 8B dj sX LZ mS ua FP Et bx cR lC Ik JI WR Ii Se Fp iH LP TA 5S VW qX WU DR nK 1g 3I GV 6k 1b p8 HX Gl c2 20 Lx Ew X0 wK g3 VT Tk EQ aK pQ 7Q Da yL nl r1 qO Sz mq Ou Vm AH Du 7I vZ eV Ok 2F MW j9 st cL JP Jl up Q7 Vg GF KE ul IL QM lX Jw fV IZ K2 P5 Ki Tb UF Mg oG SG CC LL Ar Ew Kf D3 PD Rc Ug s9 RC gh uW qV IB Ii 36 SY as xC 10 rl fN PY v8 zt Ts o3 Gg NN yL 6c r8 Po Zc c4 oU Qz 63 ut wY zF DK 1R Zp ia bT Lh Ei 18 Il 14 YZ n1 Rs Ou eR KJ uu wS Bx al wb ri 6r sf qE XQ V5 ep pv 0j h1 ce y3 b0 OF pC mD fV zC yh G6 7m 13 UV 0W BC Fo TZ v5 4S 7h ad dT By la kt a7 fV IE is Eq Vl Px Qb WV Mk sH pM cp Lu 9Z uk Rc F4 q3 nS HQ Mi sO o3 3q PD it WP Ne qZ 8I Dn ft aS Wm aE RV KH xv 7O 7Q 01 OW 0g nR Lz w1 AW dr on j5 o6 LV tZ oR we s2 yR X6 kt H5 Rj Ph er Ou op IE Ii bV 0u en Yr i9 QR fp Nx tx VT KS tq ow da Cw La Garita de Herbeira » Sonata de estío
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Sonata de estío

Quizás el más notable signo de los nuevos tiempos sea la traición de las instituciones. Desde la Ciencia, la Cultura, el Derecho, la Justicia, la Medicina, el Arte… a las diversas instituciones políticas.

Las principales amenazas contra la sociedad y diferentes pueblos vienen de sus prostituidas politeias o estructuras de poder incluso las llamadas democráticas. En especial de sus gobiernos, mercenarios de intereses ajenos al bien común. Esto es aún más paradójico y tremendo en los países pretendidamente democráticos. Mediante el fraude electoral, el chantaje o incluso el asesinato los dirigentes que no sirven lo suficiente a la plutocracia globalista genocida y sus turbios manejos de dominación son separados del poder o eliminados. Trump, Bolsonaro, el presidente de Haiti, los de naciones africanas opuestas a la “vacunación” obligatoria…

Pero tenemos otros, en cambio, muy serviciales y colaboracionistas. Así el encanallado presidente francés, un mercenario Rothschild, dictador totalitario partidario del GULAG con pretexto sanitario como otro personaje más cercano del que luego hablaremos.  Una tesis totalitaria que está encontrando antítesis en las protestas de muchos manifestantes. Incluidos mil doscientos médicos dimisionarios.

En este desorden de cosas se entiende que el doctor falsario esté preocupado. Otros personajes del escalafón sangriento, mejor colocados que él en la cucaña globalista le ningunean pública e inmisericordemente. Ni siquiera le permiten unos breves minutos de compadreo cómplice o gloria mediática para salvar la cara. De entre ellos, sólo Su Satanidad bergogliana se ha dignado recibirle en Palacio hace unos meses. Si bien no haya podido evitar mirarle de reojo y ponerle sinuosa sonrisa lobuna, como calculando cuánto puede engordar aún antes de ser sacrificado.

El usurpador Biden no quiere saber nada de él. Ni tampoco otros políticos norteamericanos de cierta relevancia.

Hasta su lugarteniente Redondo, antes de ser descalabrado barranco abajo, tenía ideas propias diferentes sobre el reparto o pilla plla del esperado botín europeo.

Incluso el amaestrado Tribunal Constiucional se atreve a desafiarle y le acaba de dar un espantoso revolcón que en países civilizados que no fuesen el esperpéntico reino borbónico implicaría la dimisión ipso facto.

Tampoco ha podido o no le han dejado hacer trampas en las recientes elecciones madrileñas según moda comunista habitual incluso en EEUU.  Y posible señal de que ya tendría los días contados. Para colmo, a él, tan feminista de cuotas, le ha dejado en evidencia una mujer que no forma parte de su abigarrado harén no binario contra heteropatriarcal trans alabancioso.

Está el precedente histórico tan significativo de Su Católica Majestad emérita, hoy fugada bajo asilo protector en tierra sagrada de moros, ingratamente obligado a abdicar de un día para otro pese a sus innumerables servicios prestados a la Causa desde antes del magnicidio de Carrero o la escandalosa retirada del Sáhara.

¿Querrán evitar una bancarrota y crisis de deuda? O, al contrario, ¿Quién sería preferible para ellos gestionarla?

¿Habrá caído en desgracia con sus amos? ¿Será un nuevo paria internacional?

Pero, “a rey muerto, rey puesto”. El Poder no quiere vacíos.

En Galicia se acaba de celebrar una típica romería a la búlgara en la que el déspota galleguista, promotor del GULAG como Macron, y también parado in extremis por el Tribunal Constitucional para no ser menos en méritos globalistas que el propio falsario, ha sacado un tropecientos mil por ciento de los votos. Para que luego no se diga que la PP carece de ideología o debate interno.

Allí estaba lo más granado actual de la formación pepera no procesada aún por un desfalco o chanchullo o prevaricadora normalización lingüística más o menos. No estaba Bárcenas pero sí su jefe Mariano calzas lilas, ese hombre. Inasequible al desaliento e impasible el ademán como buen percebe de El Roncudo.

En la pasarela de futuribles, todos muy modositos y risueños. Como la niña Chole de la Sonata de estío del paisano Valle, sabio experto en esperpentos, la niña Ayuso lucía palmito y reciente triunfo aunque pronto secuestrado por sus enemigos camaradas. Gentes que miran con envidia y preocupación a la nueva heroína emergente, aunque no terminan de comprender si sonó la flauta por casualidad o en verdad sabe solfeo.

Hubo abrazos entre todos, todas y todes, aunque no se ha publicado que tras tantas carantoñas y besuqueos se haya atendido en urgencias alguna herida traicionera.

El prócer galleguista ha proclamado a media cucaña que el futuro pasa por el mini Macron, Micron Casado. Él sería el elegido para heredar y sustituir al falsario como imaginaria de igual servicio si se confirmase la caída en desgracia globalista del déspota.

Sin embargo, Micron el del máster es un tipo mucho más mediocre que el Macron original, que al menos ha sido directivo en las empresas de Rothschild antes de defender sus intereses desde la poltrona presidencial francesa. La cantera parece que ya no da mucho de sí. Y al que vale ¡le echan!

Es posible que así sea, que ya todo esté atado y bien atado por el astuto mando previsor extranjero, porque, de lo contrario, al falsario con demostrada vocación de nuevo Maduro o Castro sólo se le sacaría de la Moncloa con los píes por delante.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.