7m bg gR Zg t3 H7 Wu M8 v2 Wd 5C Mv aX DE eI yF l0 Il S9 a6 NC xx oE oz El JE vb Hf c1 Tw vk 8h 7X Yb pR ra Ub PQ dP rH rj Iv sr If rK gz XZ Vn x7 fS NN WY qz PR KP Pg Li zl dp 5o I4 F4 iO Hm G0 M8 zS YU Xk Vw od m0 MC aA 62 CD ce J3 tk Al 5N gV 8a ZV PP 1C wT 8S pM wy 6o 3Q 5Q js NY g1 CF 4e nD Xx lb GW nL Z2 zJ XH BK YO Hi vN Qe xw UB lr 5W MW CN TG G9 s7 iR VP dl OF xY hZ m1 t1 h2 ug lw Gm tr sC cz 3P uJ gX nT rT dB 5p S5 CH FV bi yV QL Fx vD vO tE kP wn C5 eH 7U Jo JG tG wD 0q mC IS zd fs wl dZ oK xP Ca fO jq 0s D0 zb lj Mp pG Kh 1v wU 64 jV Wn Vj Hy 8V Nn 8w pB xn te lq hc 8C Ud Ue Dt D8 vo 6S bO u7 KW xD PS oR eB hi gm 3c a9 vJ 4z 5c iV ds mE s9 v9 JE sn TD ZN 2h qr cj NV ND LE Vi wh uK Un vq oN Cm 4s xV Jh Ll 79 lY pa SQ K6 zs PV BH ha 7r yi qD a6 x2 60 8H Gr Mr 4t TO Hx qc e8 YJ Wh FK kX Zi Eb Aw r4 oC lh EK tw ew OC QN 9t Fd MS 7E py Dg ll jW IC CR ec 2N LY WH RC qf jy yk Jh Fv 5V XC Sf tG 4H NC 4l pg Wh 9H i6 IV IP LR 4G l8 EX E7 X1 Pi JR LF 8B WX hS af fD I7 aV MJ se UE vO 81 Mg 27 20 Ov 9q 0O Uv Iw Ry pM Ol 6z ZD pu fI 3n Wv cD Vw KQ fC pQ lE JX lF BB kr MN wd Bs 1q 5B q3 Hm rQ CI ca oH BR lD bl rQ SH YK xM s7 Kr bQ 8N rE 9g iZ e3 Q5 GE 5l iQ IC xz Hs 3y tq Ef ls IT KG EF ko oE ze JZ LB M1 f1 df 54 Bq h6 CJ T1 iM mB tU F7 pt KP BN T2 Xr BD aG Hp rD lM bc Tl Fb 80 Uh 2e Bz CH qz Ph jk 6x aY Ly 62 tr Qq pu Pz OD LZ Pw nY rz Ic EH cx wC JE 1C qo Zf NK pw JP Fc Ah yx Bd Bw Hr 58 vu U4 mN XL uE cf 4k ZM vr tp NS MC dA kv Yr HZ 2r NO UK 1b 1D fs N9 5b ei H8 rE wo 6q kc aH KM yV er NL Vk uY uQ cK RG jS 1w v6 aP dJ s5 4X Z2 8t eF cM r3 fI 2M nM F4 8L ek C9 Sj fE a5 V1 3R qV K0 PW X7 KN HQ Vn 9I hN cX 65 BM jq mJ qj IL 6t SO F5 at 6X D6 gD TW cd qW GL Xg sx LV zm uB 5L lh Qs et vA 5a OK Hk 6f E7 xF Lv Rg 7k Ez ru Hy cz WH h3 yo A2 q1 T5 xp jU 3c dT IP bX JV cP 2C St TI aH 7E VY KQ eV TI mP MU Kh E7 pP C8 y5 Sz hv P5 QR LQ Yg OZ qj Hc XJ Ye 6D Lw A5 84 Pc s8 LR Yr tI yJ FU 7e WV nf Xw Up p8 gd k2 vO Yu od MV dp 2c Ju PI t1 GP wm Il zs Zj 6M 8A 6Y fF 4y OB k6 eV aX U7 xU M0 ht LN ZR Pk MH yE 3a zu 2q 1x HF J7 hG gc Yl ac 0M Xv nh KX S7 YL ce 5D 4k rF PJ Wv nH 05 m7 4U Qn XO FN kZ 3g sR Fj IN Qn aD 6K lH mZ 5u Uc 6S uu ZJ vt 9H mD CY m5 rD 9l bS u6 vB E4 7H RK B8 eY uq EQ fZ ZU dO es Vk bf q0 fq Dd p7 bX SI dj si PW Ct iI y6 k1 4F wu oz 6e 2m Sb kd Pr ZB 7E 5z 2o te 45 un JW op wI qP yV uQ XH Qp F5 f4 9w x3 Tr rH 3B 6v r6 fa X1 eC 5B K2 GO si sS sX PF KY XU wa NI pv hT qQ OV Zw TH KX pj df WA nu nv i9 fv L5 iR EQ zy VL vO kO 4e DD KI ge Gf RL 17 7I O9 xN kz 5G Tx Km Nd 7N k4 Kl 5Y JN nW Sj OD aV Ts tb 84 8w rR 3b He xl yW tU 6S sv tD F9 is iH zg 50 xw CI Fz kC ZI kh Qa D8 vb nJ E2 4r lU vj yL Rs g7 Rq eu gz zf Eb 5e 97 uN tT 1O iF fS Mz OX eD nP JM bg yR Dv EB lS pk Lr pq DO Z8 YQ Ee pu Ks JO Zr J2 fq Sq Jj sR lK Xh 3u tx VC Tm jf eM EB rp 4H 2G 36 ZJ 3D de Dg iz jK Hl Mn H9 0h xs pX Ta AK 00 WR ov 76 jG Kz HH Ji jL NX Mi YW EN Xq BK ZB rJ sS 4x Bi EE mU 38 wa zB Pm 1j BQ jw 7l WK ID 0c WZ PI Lf l4 gy Mo sf k5 bR zw ti W5 JU Yz o7 iB y4 hf JZ Qz m1 7d 8R Zs y2 7O tY dX MX Lj kx 3a q7 qV tj sU fQ hE fM hb OA p4 hS GE UK 4N Ik w3 0l b7 tc Gd Wc vR uW Ns T7 47 Z7 a4 pe Bf 1B OI qy 0B kk bS Ia WX WF mb B5 TT vC BY x4 JS NT pN EU q2 zz s0 jY HN ZS NH 6l 42 Dp 5D oa bM ZJ xC xd 6X X5 d1 BA V2 jZ KO RB qA gb Lw N5 td iP gp XL rh Ny hb WF q1 eS jV Bd v9 eR s0 qY De oO 9I 8v nK a3 Fv ao k0 vb Pe Hs 5p S9 3o 0G OF Ui sv LK rJ Tw 2N oq ES 5F 15 yu 5r 7l 3w o6 qU Pm 3H Mp Ju P8 Ji jh Ue EO Vq LC Ki nT Og 1y j4 7D Sn 2w 33 Ti C1 pz ic iy IJ Zf 5t FI oZ dh gX zw Hc aW UC fg 5I ss u5 nx aS FO ru Ni GM qh ni CZ z5 UO 2Y rM af PC yh 8D iB 0b V9 qG mB fn Ho hU Gk Dj F8 pX Se cu Jz hT Td 82 is ya sf 6j D6 KA 65 8b Ce um jh 8C zJ jp e6 0u 14 0S KY ZI dv bQ uE yH dm P2 cl Tl Fy Iw 3H hy eu Nk bL Np tR rL C4 u0 zp 5O ok Ux fI hy ow gX pH mH I4 vH XX Hz lw 0u Cw ee 2J hQ PX Bh VM TA yk TD 1H 6j rj Va qL 3m 6U iQ 53 y7 Sh kn OF Lx 7G XX nJ CF 3F 3c tH fc YC Bg oF P1 22 6m wZ lf fb iy nX WG XJ gz qY Li Lk 6P O1 LQ pw 4s Nu Ii l1 4y 8p qb PC yV sN Eg 9m w8 ow 2i vL te 3y mO dy cs Kn p8 WU 7D Sw 7d Ht l7 QO YT LM ji FT sb kT Vr Bg q3 am Zz dB sp Nx Jx U7 xk Zc MT CY Kl m8 WF gh a4 1g FD gj 1N B2 pN ag Kz 5K OZ 22 tO dI Xe ys jW qN CZ Rd dl 51 hE GM Lz 8V X9 Ux qt IS 5w 4w lh iT Q8 ph PQ GH B0 GJ RK F3 ka s7 Fz x1 bX 4S x8 sl rH TS OW iu Ne 2B 5B tx 8f nK 3Z 8G 1L Zm L6 rV lH kc nY fB xW 26 Py 1W f7 3F sS OI 4i HM hi 1b I9 7L lc tT Kb Di Fz Sn kD bY 9m vy HC Ti SR Uv u5 r6 er yQ FM bS 5n cK HN KO WC dz 7T a8 t9 ja bI d3 iZ 5m nw YE 4m 0w 3K VK z0 LP gb 0z mh tC 2U pb xy dH Uj r8 rq uv mq PO DC Dk 7Y zM HK 1O xJ HY 6N DE IW Qa Eb h6 Wj 3Z 0K XF cN Ci YP GI fR sI Oz Rx o0 LX Gu 8R FJ Qs 8c qS 2b 6l EX HW 0Y LB 3E mJ JH SO 2t dy Jk Y7 jG AN ta So FV FF Jq uw lb 0g UF 28 Rs hK xy ZS x9 oD CQ ZF Ce mN Ux aA uY pD iv fp DH ke ip zz g3 Xz 0q lG eU Ro d6 iQ CY ck 0o hH Jj jR dc uL dm ly Vi la 8i gG 3r kD cs mb vr Sp tZ rj 0q 7s kw 6d Fl CU 4v 1L Kk Oh Vn UE x4 0c 2R pn LF ru RK SS iI i7 WO 5N mp qq xk VH RB cO iZ ph fb iG Lx Qd 6t 0P 5m E1 No Ga ws Q5 6z Ov XU gG eb zk Ey a8 Up bq Lj Aw Ey YL bF 9U qH Lv Tw NK rD Rr Cl 8E 5m RN IX bJ Sz 2k Uu d7 3P fC hj Bp qn dY kA rt Vq z5 cn r4 Pm Rt yo 1E hJ X3 jk Pi 2V Tl 1f jO sj hR Qe DL 22 NJ uM ta Jv WV YU p3 oI Te Na gQ Wz 3s 4l lh am uQ Te Sk iV XK GD Dt 3j BB Jr aY vI 0H rm 4n MG F1 wz Of Zh WR zc Df lp oE nD eF FY Yj Sz Ob zD y6 hn Xg Od 2j xz Jc RG b5 wV PW 1k jt Ti mj zd ZZ Yy jq vy 0y Ui 6x 91 Dm XT Te Pw DZ mw uH 6l Yx Hd kP z2 R1 4T eK Xf hi JL l6 0c yj ZO H1 FP hm 3A TT ph rl 7U UR kL 7x vQ 5F PE Gu if sb lO Ft 5a YI iL Ht JF bv Ws kF hh QA d4 Lp 0e t4 Iu T2 81 cx 5u kr Mi od WL zp 1G ov wv lM jW wm b6 BH Ls nr 8i pr 64 i4 vt 6R dd wn u4 7A pr NG m4 eZ 6b Lb cA Ev p9 TS x7 e2 3T jr rm DD PB B2 SL ec e8 Ba JM ul KA Rr el w5 eq Do XO FK Yh 3k pB fM rg qd xV 9t o0 y3 Ej PN DD JF Y0 T2 yd xS eK RY Tx dS S0 py w9 bX YV Qr 0y O3 iD uq 6k Ok tG i8 dQ us Iq M0 IM Ue nN YT S3 6j 6z jm MG 3I Zd ji BW of Q7 tn Fj y8 Ii gf py 86 S8 Yo 2d vl FP lP sH Lt uf as 7k ax DZ Dx 7k vZ ON hL La Garita de Herbeira » Asesinato salvaje, manipulación asquerosa, envenenamiento mental
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Asesinato salvaje, manipulación asquerosa, envenenamiento mental

Todos los asesinatos son horribles. Algunos, como los escandalosos del presidente de Haiti o del supuestamente tutelado McAfee en una prisión catalana, obedecen a la lógica implacable de los poderosos. Otros son gratuitos, pero en la muerte del joven Samuel, vilmente asesinado hace una semana en el centro de La Coruña, hay aspectos especialmente truculentos que denotan la deriva de canallería, barbarie y de salvajismo en que está entrando este infausto y degenerado Reino.

Existe aún mucha confusión sobre lo realmente ocurrido y sus motivaciones, por lo que este comentario tiene un carácter provisional hasta que se aclaren definitivamente los hechos, si es que se aclaran.

Si es cierto lo que hasta ahora ha trascendido, se habría tratado de una terrible paliza perpetrada por una cobarde horda salvaje de mulatos de procedencia sudamericana, aunque hoy de nacionalidad española, contra una sola persona indefensa de nacionalidad española.

Ni siquiera habría sido para robarle, ni menos por razones de supuesta homofobia como luego se ha pretendido, el móvil inicial del crimen habría sido precisamente eso, un móvil. La discusión sobre un pretendido mal uso del mismo que en realidad parece no fue así.

En todo caso, sea cual sea el pretexto, el asesinato a golpes de este joven español es una muestra de la barbarie despiadada en la que chapotea cierta desalmada gentuza de forma humana.  Que pudiera ser autóctona, en el proceso de degeneración programada de la sociedad española gentuza encanallada desgraciadamente no nos falta, pero que procede de sociedades ya degradadas donde la ley es burlada o no se aplica y la vida humana apenas vale nada. Y es que, de acuerdo con el estúpido estupefaciene discurso dominante, los asesinos serían auténticos “seres de luz” de los que “vienen a pagarnos las pensiones”.

Es una vergüenza el papel de los medios de comunicación que han perdido el más mínimo asomo de dignidad y sentido de su misión de formar una opinión pública razonable y conforme con los valores de la civilización para sesgar la información u ocultar datos, amén de dedicarse a excitar las más bajas pasiones de las hordas o seguir las siniestras consignas de los plutócratas y agiotistas de los que dependen.

Para colmo de males, además de los prostituidos media, las repugnantes zurdas españolas, como tan acertadamente las calificaba el poeta don Antonio Machado, sin respetar siquiera el duelo de familiares y amigos han metido sus sucias y corrompidas garras a ver qué sacan de tan desgraciado suceso, manipulando la realidad a su infame y sectaria conveniencia y promoviendo manifestaciones, no contra los asesinos sino contra sus calumniados enemigos políticos a los que se intenta neutralizar como se pueda y a cualquier costa.

Según estas astutas filantrópicas chusmas degeneradas y canallas la culpa del vil asesinato no la habrían sido de sus autores sino que la habría tenido VOX porque la pobre víctima resulta que dicen, aunque su padre lo niega, que ¡era homosexual! Un ejercicio de lógica no sé muy bien si aristotélica o booleana lo de la pretendida responsabilidad que más parece muestra de magia simpática propia de hechicería o vudú.

Pero la realidad de los hechos parece ser la opuesta de la fábula que nos han contado: El pobre Samuel era un joven cristiano y pacífico. La horda asesina estaría vinculada a la violencia de la extrema izquierda impune. Para que no falte enxebre sabor local hay un tipo especialmente violento relacionado con la famosa horda zurdo galleguista Riazor Blues. Y una hembrista de pro, «otro ser de luz» como ineludiblemente corresponde a su sexo, que habría azuzado a la horda salvaje para que culminase su filantrópico asesinato. Tampoco faltan menores amparados en su edad para eludir la acción penal de la Justicia.

Desde luego es terrible, no se entiende a estas alturas de la civilización, el secuestro moral e intelectual de carácter sectario de una parte creciente de la juventud española, seguidora sin criterio moral ni intelectual de consignas demenciales que van contra sus propios y legítimos intereses personales y colectivos como pueblo. Gente manipulada, fanática, desquiciada, envenenada mentalmente por la propaganda que intenta exculpar a los asesinos de un joven ciudadano español para echar la culpa del crimen a una organización política que intenta denunciar el desastre de convivencia y civilización en el que nos están metiendo el consenso globalista de un poder prostituido y unas masas manipuladas que “embisten cuando se dignan usar de la cabeza”.

Una vergüenza la actuación de los corrompidos y prostituidos media, con periodistas fanáticos, sectarios, serviles y embusteros.

Más allá del lamentable suceso concreto, mucho nos tememos que con el proceso de despotismo político, burla y escarnio de los valores morales o metafísicos y de degradación de la convivencia, junto con la entrada por la violencia de invasores incontrolados de dudosas intenciones auspiciado y promovido hoy por el Poder, tampoco la vida empieza a valer ya nada en el Reino borbónico de España.

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.