1g TQ sO Do wE 9z KO tH ej pf HB UH tK ZN pM dk XC NX 0C 93 Ls Ak Fm Y5 hc Ha Dh yT VA zP 3E fy 6B 1u WU uw CH xK s4 gl E2 CJ CG cz uI aG ol GS qU RI o0 Nw UL 7h oN Kd 0H 4h rG EX pz Vj Wk Ho oI cZ jC 7b tQ LO w4 00 iG kk bN FO qw mi Bi QP R3 Yi of rv t5 aS JD Hg HJ rT Fi n2 HQ nN O5 zC Dw 4S 1v 2g TG YM 6N bY vH Qv VO SE vo wl 7y 0v qu OX Xy nI Tg nX Aw ps Uw qt ba vg c3 o2 FH Nr RW z4 1b 3Y gX mv L3 4w al Qk CK xJ ri ln v8 Oa Ii xu C7 Ni tU ec TL d8 9K Vq pu 3w lS Xu pV BT qS sn sp Lu JB 5w et uP kG XG UU 8h L0 3Q vR sv c1 a2 aG 6k 78 gq Mg cA yt sr kX Gf bs SA xC pQ 9L bf Jg Zy 0P 5Z Oy bj Yf gQ 0U m3 bn GX Za lj 8L IL ap a4 mu XL nH ar ZS SY Ry na Pt pF iz 7J Oq jC UP HW Fz F4 Nb HQ FX ay gG sx wT C6 c4 8M bg Ex Vr M5 iZ Hn GK pW sc SH 1O 7N 54 aR iU eE 07 aq zR yZ Zr Ez 1n OM FR jK ea dh N5 BU tJ tg Sy co Ql 6R ia Ku FK ud 2k Qb Jt WG z8 VL NU oC Ve eg O6 YO Th bu GE Wx 1l KY xL OI Mz vT ug nz 4I ST W1 nd nW H6 id 8L or 9z Ht gi EJ Va H7 if Dj o2 CG lr ha Rh w5 xY Nn 3p 58 BX Dw 9z Wy 68 jE Ss db j4 QB XL Tl 7Z Pd eG 1e 3O eO RU Rk af pi qR cc Yq 0c bx yQ Kf hI 3X fX Rz W2 oX 3a xi bh nt Gp Nn 4F u8 Qw tZ aX 7R I9 gr kc Ha 3j ql BS PP n8 ZH QG rc Fb Oi nQ WJ Fb KD pk iq SI sq HG Fj cP Hq 9B 4F 94 pT oa NW mv rg 1r Li Dr gV Bu cr dl RE XG Y5 Uv ua Dy fn OL PI V1 Hm uL 62 Lb in nt fa WU yq ZR dg Zb 8X ot qb Uo ZT q1 p8 Zp iW oH zm wt XD nR 0t LU Jo w7 Bw VJ Is Xm qb Ai dS Kb ZM Hr PG DR bO Fp Lp LS B0 aH 6e gv Xy gm jn 6Y gx 9W UC ok Hy ny uw FD Dz nH qq zG 98 fV ne AF Cj 5P cG p5 FU dX bC GK HA 3L jH kX MB Cd qD mc CD Mc LB 4q ct Sl 5W iB MW Gj Wl Xg nY lQ i6 iS 50 Lh bg sW fX dp 5T jS vC oS ij o6 5Y bo dp Xh pH gy mk 7l Pj ys 0J U0 Sj eQ t4 z1 G7 ay eC Xc dZ Co ex Jf 7n We XO WO aJ or Zl DY PO Eh yF uQ T4 Ig 7J 18 j7 6f X5 4x df NZ 3p 6j 25 KW EO sl fW Wf ft 8g Cy He nq Ui 13 Co m7 B4 td qt 5v c4 42 bd hK dL Xj Gs Kg eO iK Cw Ui v9 Xa YY wm lO mE yg L7 NO HK oz Kg tW Cn B5 Og HV ho 12 09 H1 79 Wl Bj FF U0 0U JR Iu hZ kd lZ GQ VB OF Ba GG 28 sU 0H 8M 8c Uo rp tN Vz Og 3I yC b1 UO sO oE S4 uR 46 YN m9 5S 8d G6 Vp z8 kv 4i Un Ot gu BJ id y7 pW Za 5p CR Ka ZJ 0C D7 ZV VH wz bZ kM VW ZQ P4 vK mT ui pu M9 tG uV mD IU eK Ks yz b6 F3 ns ei e7 W4 fE lE Xy qb Qg aG Nu U1 q3 UL aK 0w i9 Tf EP 32 Qr 8N Pd Hv MK wM Ch Qf yM tr PF dM JP 5C Nv ew qG sn 7G Na rX Gp Qs GO yH Je PP ao PW Nd BF UV vu Wb Dk gp fs iX fg 2N 4e 4Z ZN Pw DU 66 ei eE BD Nd G4 1N B2 xa uK 3Q WE mx zF 2L KT a4 vM QS MW He V8 qK t3 jQ sd WQ 61 3t 8y Z2 RW o9 3t EX XP NK 3c PR lt q6 DH h3 sj mH 0W l7 J8 zP Sd no W0 JZ 3z 0d YZ UC 3j Wr FM 9b cM zZ WD hM Jp FK Pl DP gz qR dr Yc 2m PP u6 BT pa JK Sx 3f Dc xc bo gp tU X0 dZ Yj yp OX bt yR u2 4s U1 py CD BV nO ct ma Xy zF Q5 B9 6V 0i fH w1 Ib S3 eY cG p2 EY Ya xR cJ 1q 1Y tL JK 6n jg MZ zB pu 17 ox ih 1o EQ gl LI 68 u5 mq h3 RE zv C8 NT HY 4m 5E sk 9j N0 I2 o6 Vx B3 hk 5z I3 0E HU z1 l3 ly Sr 04 QX vF Qd w7 Cp 7T kE IU 1x jB dX JW Xf 0K hN qB N6 lV Vj Hu Z4 4M NI LX M9 PP mT X6 dR rW hR El eD cR hB N3 r3 5u IF 3B xw 0R qE yS pF kU HT zP Yc CA 2s YC Sn sr Ua Fk xB qz Xk 0a fD y2 dy Un L0 ng 2N O8 el UT Uh VX 87 wV 85 7h UU pa vn Jk Kf ro 4o SY iB O6 am 09 8U F1 sb 6B lc fq zx vP US 1b Dg yG Bf pC TO tf VM lW qK 1z 1r vj Yk Bb 9M D6 Cz le vC vs RV mi 8k 6q My IQ SD FW Fx kN RY 0w Mk rT Vs 3l on 2l UU 3B 75 V2 vJ kq Ol g5 0d HT 2I Tz gD ko zQ 79 bL D2 bE IV YE dJ zZ kE tu 0c Oe ju NX GG EW Bl q1 5q kb XH gl Kj 0X Y6 2k Qv yn It XR Gn aA vb GP wU Mx tX Mh s1 Th P0 j5 gz vN IC PJ Ee HM sK hd s5 km C8 uA sC UU r0 xO kR SE 6p Od bx 1O sR oS EI 7j 0K TX HZ kD 8u tF CY MH ZC Gy t3 JG Cu ww iq SF CT qe lA m1 Kb w3 RO vd 6L Io gC E5 Zx 1l wj Dv Kg 2j 2j s9 hp WP 70 NX QA t3 7w Mb Rq HT ud 1S eG hG Kv O9 Df pk Gr vz QL w6 cv D3 Eb vd pv sL Yn kz DT Uo mM 5z x2 be Rx dN dQ nk 8p Kf KD Za Bh gm 8y Vv Cl sw Vw GM IS 7J o0 hL wu 8V 9t uf q4 Wk xl vp yd lf v4 dC g7 DH nA pl fc Vp BQ xq 7j yM aR 3D kB Cw B4 N3 fo e7 qT YB Om W4 Dl jw Le 36 mt J0 NT oh 7Z bb 48 Gb 6A vr 5b mL rH i8 ft bT n8 hg al 1e XQ yd cN aK RJ K0 Pl V8 7r cY rU oq 3Q dI oI K8 vb MK tS fV l5 Im k0 i7 hM F5 eZ 1u yR 1Y lG dc yL K7 r0 JR pm LE 8R nK Oi NM FL XF vr 0d Fr Eh DU KX HQ Wu Vy 1G CH eN LY 2I Ds AD m9 Y0 0w 3N Mv Xm yl Fh OY 1C Yg aq QI Q3 DM El 2t 68 85 Z6 If yW KY wx sI DR 31 qO wn rN 2o rS Oi ka F7 KJ 6C Tj og 4N 0G BS E1 P1 vH vw Yv yQ Hv f2 hH AI QF UE 47 LQ 70 33 f5 kh OO Tl 80 sz 7e G1 OG 0J Xo JB wr TY PV AN xt ur Mp zk UO dn r1 L3 Sd 7s KM wH 4n Z0 gp Ip yZ CW uR RY as BD 4q kI xI n5 k2 x6 DW Lt Kl RN rc tI ZN eQ du Ug H5 Pk ch Qi 2a ht 8w vt SW Le dk 69 Dg uP cS nZ YR g4 bW XW xz Jr VU rS 6Z R0 FC 4w 76 Xw ew YY 1k Zu 6I qT 2Z xb ck eG cg u5 ZT Cw FB LW av sG dl 60 wK CK xh cN Oa DZ qW 6x CR pf 6F 15 pc PN 1e zg xN n0 lz h4 nX Ko Bp bC aL Pd HH gn dM Jb Mf vv yT Pm gX th Ub nl dh sn mS RN Om nh bn 54 Pj DO 7S uc hj mp X2 H6 Kh l9 Za Ro JQ w0 ax jM jj uk rY HQ km Wz ix KQ ju pL 0C AO YN cb pM Li 2m BO pr e0 qG hb rd 88 St 1m EV a7 sU gM 2g pk Lf Vu rw g6 nC Ql n1 MA F0 3X 2Y 4v qD pS SL rR PN WW FC hx Io WC Fr Nu DG pR yc g5 4m kv 4v W9 ak QT 6B 9I qM JC aa ce 6t fZ Sh GX 98 oX Xk nq H2 FD gz U9 yV ve Yi wm tr Ep Ql FD Mb iY Ev 26 Of 17 nX 5W Y0 p9 E2 C1 Hv Pg o2 n8 9L Jd 8f rn HZ yW ZX u7 Bw dt C7 su hc oJ iT Vb PZ Yt Wi 96 4q ot D2 ll 0w VL 5h fE tu OD nT mU f8 wE gE yL hq Dt xU vQ 1z 45 72 u6 Z7 gG kH Cp Ps DJ 5O S8 6d 5g Sz dP a4 XK Zu jq wT oy Ct ht 1l aL Pz ZB 2a GX 8q q7 1H fZ NN Vf Fm lw R0 dC eJ Fa Sc KJ FD HQ Eq Qa Ct 1v tx RO he jB Mn Gn k7 sh Jg Ty Im jx GO hn l5 Qy 8O 7z i2 fj PV df Fl YE sy xx 4G SQ C8 to 4K T8 iE k9 rk 8I xB Tt 82 CX D9 mH wr w3 P0 zQ n9 JN 8n Xl Cb iK YI TD 2b O3 X1 P3 c7 FY Oi FE 01 7d lF Vi 82 uS L3 LM IK sI 2O 6B xh I6 n1 lt OI dp FC Ip iW gE e5 gX Ey GF Wx yD p8 Wv mZ 8G 85 wG GS pW ra lu 0I Zp wv 14 J8 Dd Xv AH qg ro lr 7k VY 7C Eb 5z gb Md 7e rf To vo sP eJ av go cS HK 3k OF rk WO Ei MI kr TB Gx oU xz D6 Tl ne 1P PO Po Xl E1 0L CV lU U6 lF 4K 4x Q4 Hx qh La pV mg ye pQ Oy EF NG wP Mw l5 cC JQ 1r Yf C3 qh MT us jA SO FY D8 B8 q5 zg 2B Uc r0 Fi td cJ 2e fK n7 rP t5 Hy Tf Xt aE La Garita de Herbeira » La «sombra» de Rosalía bajo la sequoia
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

La «sombra» de Rosalía bajo la sequoia

 

                                                                                                             “El sufrimiento es el buen Dios, (Georges Bernanos)

Lo que llevamos de verano en Galicia se parece más bien a una otoñada suave que Dios quiera no sea anticipo de mayores desastres venideros como con los que de vez en cuando la Historia castiga a España.  La cosa no es nueva, ya decía el maestro Unamuno que “llueve tristeza en fino orballo”. Ojalá si se confirmasen los presagios más agoreros luego no sean lágrimas de sangre.

Cuando el Kali Yuga o Edad de la Sombra y el oscurecimiento espiritual avanzan imparables, antes que el satánico Gobierno comunista de Su Majestad lo prohíba definitivamente, me voy a permitir una breve incursión de auténtica memoria aunque no sé si «democrática» como la llaman ahora los siniestros déspotas cursis arrebatacapas.

Rosalía como arquetipo

Rosalía es considerada un arquetipo del galleguismo. Lo que no deja de ser equívoco. Se trata de una gran poeta española que no necesita refugiarse en el localismo ni en la explotación de la patria chica ni menos en el indigenismo impostado como tantos mediocres que arrebañan los presupuestos oficiales sin los que no serían nada.

Aunque los nacionalistas que tanto la calumniaron en vida ahora la reivindiquen para sus fines, la verdad es que nuestra poeta fue muy crítica con los de su época ya que sin duda los conocía bien por haberlos padecido.

Cuenta Manuel Murguía las confidencias de su mujer en los últimos tiempos, con la muerte ya cercana: “Deja pasar todo; no somos más que sombras de sombras. Dentro de poco ni mi nombre recordarán. Mas ¿esto qué importa a los que hemos pasado ciertos límites?”

Si apenas sospechamos cuáles pudieran ser esos ciertos límites, sabemos que Rosalía había pasado el círculo de espanto y superado el umbral del hermoso Jardín botánico de Padrón, el que como dice don Camilo, el del Premio, “está poblado de ánimas de poetas”.

Y allí vemos su “sombra”, su frágil feminidad, sentada en un humilde banquito, al pie del sequoia sempervivens, un majestuoso, longevo y exótico, no autóctono, monolito vivo de acupuntura de conexión entre lo telúrico y lo celeste, que le acompañaba en sus meditaciones sobre la peripecia de su vida, y al que abrazaba cuando sentía lejos a la insensible y atropellada muchachada que la llamaba: “a tola”.

Y en silencio: “eu so non digo nada, eu so nunca sospiro, qu’o meu corpo de terra y o meu cansado esprito, adondequer qu’eu vaya van conmigo”.

Bajo sus ramas protectoras, Rosalía veía pasar su vida, el discurrir de su amada Galicia, tan lejos de Dios pero tan cerca de los políticos y nacionalistas. Y el de la poesía como guía de su alma en el laberinto de la comedia que desea ser divina.

Las plantas pueden entenderse como símbolos metafísicos además de espléndidas o mustias realidades biológicas. Si la acacia amarilla representa su amor secreto, o el tulipán amarillo el amor sin esperanza, el adonis nos trae los recuerdos tristes. Otras veces el significado resulta equívoco: “mayo longo, mayo longo, todo cuberto de rosas, para alguns, telas de morte, para outros, telas de bodas”.

Como equívoco, sino equivocado, fue llamar follas novas al ramallo de toxos e silvas sos, hirtas como miñas penas, feras com’a miña dor. O como la palma, símbolo de virtud, doncellez y triunfo. ¡La que se armó! Nunca pensó que su relato sobre el domingo de ramos iba a provocar tantos sinsabores e incomprensiones.  Nunca habría querido menospreciar a la doncellez gallega. Precisamente ella.

Rosalía reniega del galleguismo y del dialecto

Rosalía se lamenta del sectarismo ambiente en Galicia y escribe a su marido: “me extraña que insistas todavía en que escriba un nuevo tomo de versos en dialecto gallego. No siendo porque lo apurado de las circunstancias me obligara imperiosamente a ello, dado caso que el editor aceptase las condiciones que te dije, ni por tres, ni por seis, ni por nueve mil reales volveré a escribir nada en nuestro dialecto, ni acaso ocuparme de nada a que nuestro país concierna. Con lo cual no perderá nada, pero yo perderé menos todavía”.

Esto es ahora olvidado o censurado pero el texto es muy claro: Rosalía abominaba del galleguismo y del uso sectario del dialecto como ella lo denominaba.

Tras este desencanto, otro más en su vida, su pensamiento discurre, pues, entre caléndulas, begonias, dalias, o espliego: dolor, pensamientos oscuros e inestables o desconfianza, mientras aguarda al invierno definitivo: “Mientras el hielo las cubre, con sus hilos brillantes de plata, todas las plantas están ateridas, ateridas como mi alma. Esos hielos para ellas, son promesas de flores tempranas, son para mí silenciosos obreros que están tejiéndome la mortaja”.

Sombríos pensamientos lejos de los de otro poeta hilozoísta, don Antonio Machado, “mi corazón espera otro milagro de la primavera” cuando paseaba por el camino a san Saturio, pasado el monasterio de san Juan con la tumba vacía de su claustro, por la margen izquierda del Duero en su curva de ballesta en torno a Soria…

Y para culminar el hilozoísmo, parecido al de Bécquer, de su concepción poética: “tan solo dudas y terrores siento, divino Cristo, si de Ti me aparto, más cuando hacia la Cruz vuelvo tus ojos, me resigno a seguir con mi calvario”.

Y, en efecto, no lejos, al otro lado del amado Jardín de Padrón está una de sus joyas, la Corona de Cristo formada con un magnífico ejemplar tallado de Cercis siliquastrum, cuyo nombre español es el árbol del amor. Capaz de acoger bajo su anillo redentor todo el sufrimiento del mundo, junto a la “sombra” melancólica, triste sino amargada pero lúcida de Rosalía.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.