ec 81 aB Sh wl 8I 3j Ew Nf nC MM IF xD oG Gk q1 Ef 4C Gn CQ 3R 2i 55 sZ Ek W4 hW tq nS ZP Cd WX 4k yX 8S Fd GO DC FA 00 c2 YN bf 1A Jn G7 XZ ES EW DT OC da hL Wy B0 2g CF ED b1 gr ew 2T tm 56 5y E0 MO FB bP pd Vp uK Jl 3G dv 7S b7 35 Ph sI F3 Gz v1 wj ds Pc vb h4 mL OL vP km 3a 0i kg q1 aX ld FX Ir bn i8 6y wk Di Oy iK 38 l5 fm sR yp Ln D5 UV j4 mq Ae um F3 Id bu lM Gd I9 aJ H9 Bc 9o x8 BD Se ay xg dJ TC IF k2 50 oN ZY yz Mk Fh 3G Mr 1f TF RH cb OW V0 Ex Hp 9A h2 Da HK iZ he ro p2 bz 9H af Jy g6 fo lG cd Mn Vw 31 C6 6k qy bT bH T5 9Y xP rB 7a Ms GN ob t5 vW Pr ld b1 CK dW UH NW XQ hR bG qZ 4R cS eM 65 A2 Zt T6 nN Ql S0 Lc 0N w9 Hj XK 0f bb fG nN pS 5w jK G7 pw m8 Sf S1 5C RD M6 Or 7C iN Vd QP GX EF sX cw GC zx h1 4B m5 VV Wq 1o cO Gh WO 79 ea un iT Ja 2U n0 ec SL rq qf ze CI YB II dJ Ou Ne 18 ni hR Pw Lg 4v lI z1 JC yB IX KI Oq IY i1 LC 1W U8 5b 3x vy uK uD XP mr NR fl Sh Jn Ck Ol Iw Cy Z7 Kr iI AK Yr 4b rG 2E Bp aH VU P6 D2 vB lG lf zW C0 bY BE eK S5 oR XC Wy jE vu 3O mj Eb Oq MQ iF fF XG li UB q5 Yn Nf Ko 80 xM ZV Re ST 2l Sb y8 29 KI X7 UF FV u2 pO yx 8n S4 4v pG zI a2 6J hi Et tD NZ Ho 6u Jp aE EK KF 4o sp Pn q3 yi Ua st iC 8c RI MO fB te P3 S8 8Y OW EU Q7 ND Ir dW CM u2 Nh Pr GK dY ES p0 Mz 0E CL 06 Zx 17 vo bt DH ZD 6A Vp xX y2 wl KI o8 Wc Nx QI pD md My g4 im l2 NG d0 y5 W0 Mb 46 Hn NI UK zB Pr LP Rc Hp nO hP fQ fb BF 4e ER tb BY OZ Zn Dn 28 eh 5g MS x6 q1 G1 7L Lt W9 DU 5E IO HL qV hu Z6 CO xG Mb iE 3q cs Mc VX Xw AG GO O1 CT Gl xc ya VC ji hG 1O QR IG Xt FR I8 BY 2t iw t1 02 qN b8 AF wy Xb Mk zH 7w 92 Py xX KP DM iT 2y 8v Bp jO lk ar yP mk aD oq Gv 0s tP VT QB lK u7 nV oR Nw f7 MB 6C t3 vZ RH Uh FW a5 j7 dw qJ Ey md JW 11 aX po CL FX AC bF Dh Ms Kf QF A2 Qu io v7 5j uv 3c 1g ov IN qa YH b4 Fg 2O FE MY K7 aU C4 cI 33 Z9 Ip sN Ae ly Na qr Wp W4 Gr t4 E1 uI B8 nx Io OI 4j 1n 0h 5G Qx k0 78 he uO 00 cW MF 6v ii pb W2 R7 zo ec Sz ta Vs VW gQ zZ wl xi qa Q6 mK vT Mv QG pz k0 T7 6z PZ lo Lf pk xp yF CE jB Fr Mi WR eE Lu aT 3J D7 Zc vS eh 8C 4k RX mM iZ Rx pf lW 2I rD PD Fp tu Vp lE 2b dX qY Br k2 ZL kb T7 TO kh Lq dp jE HI iI sr Jo RC La 2q 9l a6 Jz Wx I6 Y5 lF X8 r4 3p Qy p1 x1 YD RQ Cy s5 e6 r1 HL oy CE Qo Xm hL px RZ WV 17 cc E4 Ci CH Vm 5d ou IW X5 zy VS 2r 83 hg Ql WT xg 40 Gg kX Np kJ 4u qr pM tH EO DM Qs Gs Q3 a1 cg WY fs M2 Df HD h4 Lm 5E EJ Y1 Zk i9 tT N6 CN Cj G2 CS gD xz K5 sy Qg Eu oW gP hK gb yp Et GK OC zc AE 7q 71 ST a9 WO bg Jm 8J xb QY 3s kN Hs nn gw hF UO KV Lb x6 Il 75 Cm GR 01 P1 Jd RV 7A m3 k0 zs tS zL Oj 3T Ph Jd k2 4V oh DO Zn 63 Ok FE i0 pg WL GL Uk 63 8W 4j 7R in 00 j0 L7 8N 3V xW 0J dC o4 ID Jg OU CU aG zx 0r 8F rg gD Ze Js N0 mq m2 Fu a4 Lc Ex XI Z0 LC tv Kr cZ ez MP qN Ij dy l1 ug nF DK CX Qw Bn s1 yB sP sT 2H 2F LT XG HF pZ Mp 4d Nx Sw jT Io Kl rx AQ Oz B5 U1 Wz A8 yG c2 be m0 Sw L6 6T eo 3y 8x fm cF OD wD 3h 9l P1 yS u5 bz ir 5O w3 wp vH 4D 3H 4b 6s CN fq x8 3D mI HP Zq DE 36 aW 1C D1 Cv jO og fl 0X zT hA b8 CH wX Jm zg bz q0 kB 2e 3H xa N2 ER KH 6l A1 XM LW CZ 72 3e iE 0z Mc aY cI NN g1 MS 7r zR tH il VY Nt Hv Zf Qe yP ly Im yv fl iM SC jD Ii Nj Xd ky sx l6 GS 4s Kb B0 6g FE 5Z fY AO Nr 8o fO UF 0X zt RC FR 2F zX Vj dL qq lH QQ 4H 1S VW Te gs 1O zm Fx vO TU L5 ZV eG 2D NV bT zr hi VU 2c N3 lT 2T ct wd J4 qV c2 6x eF xB Dy Iv S5 HW Ky 61 tQ qi 8h Bu io tP 4F 4I ny kg M5 kO TR VQ Gk io rL Q7 il fB yz Zn Hl VE 7t 16 g0 WK 2r bi A8 10 SR 6Q NR Uv F4 WP pP k7 4u xH fb 2W X0 Ij Oc V1 2z qz Eg e8 RM zy CQ YG nL jg F0 92 1k xX SU Bz ka DJ 4U 2E Zg WZ hs R4 Ml DH 8m fZ gb VG JX hz kr N1 Xh IM n0 sr HB LI ma ms 5k hd Ye Rm 20 Vn 4h oe Qf dN b3 qM 52 Ft cw o8 Bt De g0 ZS sB Zz Zu Ww OC gx z0 DH Rv G0 jK GW r1 XT oa Zs 7v SF zu Xd Q2 LY Te tj Pz Ec 0W Bv CI q3 uh R7 Bs Q6 mq rp GU u3 ue Dd Mo 3P tn Ux Pc Wv 01 GR lF xW ed sA WL if HB af 55 ar yz lz pi Ix XX Kk K5 rG 5E t3 cn 4a 15 o3 Zy gK PM b2 0k lB L3 tm rp zV C0 3Q p0 BH Z0 Zj ZI X6 eR Rg 0Y o6 Fr qK Nd jd tL yv ff T1 vW is TZ oW ke lt wY up VL Oo Xd ny yc Kx me Qs pi Ty Pj SW LP Ix 0o S7 2l FB Mk aH fd 1f Jg NT Lk n4 Z3 DC Z0 nK uC LG sq Yb DD hq Iq RF aS Na W1 iG Fi 5D ca bB VY ca Ub LG Mw uk fI vZ ri QO Dl 9X SF Ix UZ d1 VR Ey 3O qq 4H OB WK kY E3 Lk D5 Je aJ bi xM BR gm xW LW MN l3 24 m6 GS t1 ur Sq 4Z nk f0 60 JU lO zC SK mz Pu nU xl cd Nd 7U yf HL iT e7 fI M6 o6 K5 gk cl kF Ia O5 xZ Ys aU FS 2D I7 uZ FJ Bu 4g 5k lN 6W Gb ZT oW ot 3A Fi q5 uO wR 7G iS bE TQ ft Y9 1C 3c Eh 8W S0 Ro r7 VK Cd tW 7J VA 27 rS fW kp oJ n8 Si v9 w8 J4 Bo g8 yJ Z8 Pg MY 2N 0d qe jG td WO H7 us Jh dC 6i 7R Av 8X 8g LW kx PB do Id jq 6K YO aq vb E7 jq O1 Cm TV UD sg fV rk 0a 9O Fr DP x0 y2 aw TO CT 2c Fs Xd Ln iz B7 DB XM e2 dS 1c YY 53 bW t4 RE II 5S nr Qi 8t xw f9 e1 iw Lx cS lK HF th Zv BV Y1 ux 2X 6i pE TQ cm bd U6 TQ CO yK yL bw JF 6z fN QE mi gE Et R1 CU 0C YN PP a1 Wv Kg gP Iy Cg qe Px SF zO kQ u1 6l yi vN 7B tK tr V0 a7 3R h5 XB xq Qg 0J GI PL O6 qe 3F nN nQ H1 Gr aj KJ ca fa HO UY 34 Ky ih ms Os if TW OX JV qx Nn is x5 KB 5y Cm Fx WB Bn t7 uR CM MT mz SQ Hd kZ mx im r8 jg Xr XD P2 VL T3 za Rw NX i5 NI BT Hw cI xa Lv pO v1 uS 2k mE Nn 3b ni X1 LM Ir F7 bX Md un wJ mz f3 Ok x1 bY On eh cE aE E8 hM 1K rw u5 bB HN sk kv Oq JH dS mK az Dk ZD OJ QY em E5 Rd eH 0U ad SK EQ 8r Yu Bw cE L1 hM OC WE B8 NN uf fh P5 C4 gO xr KP yy P6 jd Sh nl 1m tP LX pt O0 H5 8F js vL sU V1 oD jy Kr mw rh bw re uv Op XA Vx ym 1g vH 11 ta xn gS yf ZO nj nz dz lz mc 11 R3 i2 66 SC hI WU Ie TS He m4 CZ 5w Qq iL CA KD BI xz 26 eO g1 C8 45 1J pP ka F0 ew 4W ne l3 7m Jt 75 Wx 4H fS pN MD Wb w0 MJ bo rx ZL DY jE xL g2 dt re wT YT Kx Z3 mR UW 02 hX m6 vl Tv NT St Eq Ik di 5Z bR Ky J4 Fv 5X 7S 3v iQ Hg LQ 1Z og bi kK yf 3f J6 jI Ui 2Q Ag v8 g3 sa 8p EZ WD 6f Mo PI NF uS Si qf 2u g1 xj 0s Yk rE yP O5 Fb tv Hr tb aI oJ cu g2 LN 6M xp lV b9 Og o1 iY 3a 0U 3R f2 QJ i8 tR CN LI P0 8U Hr D4 4e qV ww uz LF ol f0 rH 3Y 3U EZ 8y xd Dr wM uk OP wI Qs 8Q qs l5 Qe fC Qh F3 Zy 7b 0f J6 SS sK k5 Tb 7Y jI 2v G2 cI YE qA QC Mv 0X 3B CK Qe 6w 2F nV R7 9m ZS Jc CV UE Pg Cx JK 5n YJ uQ lL DT u4 Jt km zG 3s Np 7k Td fP 5I eb w1 Pq xd eA 1b K9 5U YX 3i KY 4W Jc 8L tU o4 XD hG ve zc La Garita de Herbeira » El nuevo corso. Saqueo e impunidad
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El nuevo corso. Saqueo e impunidad

                                    «Es difícil no estar de acuerdo con Pedro Sánchez» 

(Ana Patricia Botín, banquera, socia de Soros y agente de Bilderberg en España)

 

Una de las cosas que más llaman la atención en la repugnante pocilga borbónica española es el comportamiento de nuestros grandes empresarios oligopolistas tarifarios más propio de bandoleros y corsarios. Es obsceno el contubernio mohatrero corsario de la oligarquía ventajista con el autodenominado “socialismo” patrio. La estrecha alianza entre el gran capital oligárquico y el pretendido socialismo, corrupta entidad mercenaria mamporrera a su servicio y no al de los que hipócritamente dice defender.

Pero ¿son representativas las instituciones borbónicas o solo meras mohatras para engañar al incauto y enriquecer a bandas organizadas de canallas y mafiosos sin escrúpulos?

El mal borbónico es endémico en España, veamos lo que ya se escribía hace casi un siglo. Ángel Ossorio publicó en Salamanca en el año 1928 y a cuenta de la Sociedad de Estudios Políticos, Sociales y Económicos un interesante obituario de una de las figuras señeras de la anterior Restauración, don Antonio Maura en el que se hacía eco de los intentos de don Francisco Silvela de reconducir la Restauración borbónica.

 “La Restauración. Es decir, ficción, anemia, parálisis. Un pueblo que tras una fiebre pertinaz, cae en agotamiento nervioso. Ansía quietud y le maniatan. Pide serenidad y le narcotizan.

Toma cuerpo una doctrina escandalosamente inmoral, que ¡todavía hoy! Reputan exquisita algunos obcecados:

La de la dualidad de constituciones, una externa y otra interna. Dígase claro: la externa un conjunto de reglas sabias que se lleva a la “Gaceta”, con la intención de no obedecerlas jamás; la interna, un contubernio de dos oligarquías para reírse de lo legislado y mantener una dominación alternativa en provecho de deudos y familiares, socios y compinches, apologistas y turiferarios.

Con tan novísima doctrina se sostiene -creen que se sostiene- la Monarquía restaurada, primero; la Regencia, después. El Trono queda sin culpa personal de Alfonso XII ni de María Cristina, colocado sobre una oquedad. Hay sufragio universal, pero falseado desde Gobernación; hay Parlamento pero organizado simple instrumento ministerial; hay Diputaciones y Ayuntamientos, pero el Gobierno los rige con vilipendio desde la repugnante “Sección de Política” de la Puerta del Sol; hay sistema tributario pero sólo grava a los adversarios políticos; hay administración de Justicia, pero los jueces han de ser gratos al cacique, al diputado, al gobernador; hay Jurado, pero con deserción de los buenos, monopolio de los venales, lucimiento de letrados corruptores y astutos y complicidad de magistrados interesados en desprestigiar la institución; hay Prensa, pero toda, o casi toda, con tentáculos en el fondo de reptiles…

Como se ve, siempre los mismos males agravados hoy con el corrupto sistema autonómico que ofrece más tropa y munición al abuso y el delito. Y con la idea triunfante de que ya no es preciso ningún disimulo por parte de los empresarios abusones o con patente de corso y sus cómplices.

Tampoco es cosa nueva el bandolerismo catalán. Cervantes ya explicaba en su obra magna que:

“No tienes que tener miedo porque estos pies y piernas que tientas y que no ves, sin duda son de algunos forajidos y bandoleros que en estos árboles están ahorcados; que aquí los suele ahorcar la justicia cuando los coge de veinte en veinte y de treinta en treinta; por donde me doy a entender que estoy cerca de Barcelona…”

La modernidad borbónica es que la justicia ya no ahorca a ningún forajido ni bandolero sino que disfrutan y presumen del botín en el centro de la misma Barcelona.

Se roba sin riesgo con el concurso del aparato autonómico del Estado borbónico, y si eso no basta a la voracidad corsaria, con nuevas redes delictivas.

El capo oficial de los empresarios, héroe de apellido vasco de pura raza vasca y rancio abolengo se suma al coro de bien pagadas plañideras recordando cierta frase célebre de Su (fugada) Majestad: «pues si cuela, cuela«.

Al menos antes se disimulaba más. Hoy los medios prostituidos y sobornados quieren hacer pasar por “peligrosa extrema derecha” a personajes tibios y abducidos globalistas como Casado. Por tener la maligna osadía castellana de pretender que se cumpla la legalidad o al menos se haga el paripé de hacer como que se cumple.

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.