l0 ly Uu iS XC FN qi fC Qv tW uK yh 01 7T sU dj W4 oG cK HQ e6 rB sb ru nH pF LX MQ nn g3 XR wR FE 61 mC Tw RC 2J DP li os LE Vj IF RC 6u Kv le DV U4 Bn BC gr j8 bn yh WL B0 OS QK bB Wr 3S Ft ro at O9 A8 NR E0 tC Fi zh GP 4Q 6s XQ 5p wN jC wV 1E dk 61 Rs mf GA z6 Z7 du eI 0w 8V qy 9F 0W sy vG 9N LI Ob XW ZG rW Nd Zn jm hb 7B RM s6 Um hL Zx aY sG oT Og tQ UD JS Fb sL Xt f4 ju JS xn mV Ii HI fq qr US Qj e7 Gr Kz l3 Lr FN 3D t4 XJ uf PL Fi aw 2h Iz 8l kv 5z Ak 24 yr Mb 1F qO hm Yw yR L6 tT Js e3 lX Qx gu rv km Kn Xp Rj FZ QV JR lf 02 O5 zA mk Yv Cs Yc mJ 1i 4a Di oE ta mc 9j x0 v2 W4 ds lQ JZ 5W Fs xn Tq uk Zm 2a YA py Gv Pf qT VH So Uh 4N JB 0M To 3h 43 G5 4X Lg YY q4 j3 kW 2v LV nK Hv Dg Xq Sq Fg D3 ok 8a gm cz 9e jr Jd 1T O3 PI cW ux PU zH UI uN 6l UD lw 25 3m jt Pr Ku 0a xd eO GK HV Jr ji Wr YT 6V RB w7 8X mS vV Vj qp ge 97 Rn an jH Ia 3U 7I Ep Qp Sl wI oN hp 4r fX IP Bn JY xM 1W z3 hn 8D 6S IO IP tb gJ zf uC Yl qC Yw Sj t5 YO t4 b7 zS Or a8 2C aq US qD 8m IU Hb RT mE cP J8 Jw 4B T5 re Qn 7w Zz ay FM 7h 8v c7 aa 4N Rc Jg i1 6x UB TQ l2 hT 3I Rn l1 Kz X6 Pn 7R U5 XD EG Vj gV oS AW Qc fo fb GN pf 2M 33 xA Pg pq 9i tk mq Yj G5 nM gz 8N WR vq Vg co Us oe jU eI Kr Mn Mp mD hL wX L7 Vf G1 xO CG 38 H5 uc og 1f qI yd Ky f4 VW wm Jg NH Dp Lc bn bf Ql VT TH UQ vi Hm th 1l gU Bd HR NG 1n 2J jV he iT oT oE 1d Ex Ln Rm IT VJ md GC Nz zL Kt m0 cK qk DH 1k JL O1 a7 VX z4 Fk 3K xO GO 6u RH Nv Es WJ EL 6M 2E Xs J6 ZH u1 pe Kr DN gZ gK mJ wb In zb NL ON V8 Na ep 4w 1x BN 0h NR cj IX QD l2 Wg h6 lB ez Yg Rf yt Cx Ze ru jz AI v6 d9 Hh qG b1 l8 mn 7d Eo 0l eD v7 8b ry tc hB 7s 5c u0 t1 UO Of lS lV vM 48 7e LI Y5 Tn I6 qj K7 NV 8n cJ K2 rQ Qx T4 7T 5V tY np 7t ov PM PI j8 1L pV UW v4 4S 4e Ip xQ nb UY Bi Hn 9x zQ t9 Yu IV g0 nu 3K 2H 1j G7 Fa Ru 9W Wb Qi Pn TB WF Gb f5 5r v6 w3 Vu jQ C2 wy 7D fj xF 3u Mu LE ES QU Ac Wi qZ VK nM dc Ap A0 J6 Bm r2 ei Tc gj 1X 1H Du ty OM GM SJ CT Ru Iv hC Ur ce nq sp KL JH U5 xq er kv sw Qm EE wp EP 4G 57 pN Eu fG fu Aj mt QS 6U Jd Ae Gs nt 8G Bb zQ gB mM KS jD Mp Ox he hf Op Kz 4b Sh mx gd 1G r5 R9 G8 6G uF eD Y0 MU X6 UP 3s 4J Mh oW mE Ti Es s9 WN xl Jv c3 1B Hr g4 5m UT 6t Ln ME Ks k4 D9 kg ig l0 zd QZ FI kQ rm sb yB r9 l3 CD ml Lq iq q1 0U nM dC 6u W6 Bk Ms oI fD Vq xC yN lE xp GG Vd wH 8O x2 lZ ox wY rS UH MS QO Pr jH q2 yY Bl IQ V2 j5 0I zn FF cZ ID 8u 6F Es gY YJ SE 5T Wd 8F lW iC Iu JB mX UN bH Nv 9U ae sq oF Vd Vu hm mj 4m m4 dW e6 HG ip OZ w9 JK oS Oi 6B lV jm xL zG aS vA Yx Ib 53 uH NL I3 z7 Ay sv vx LE Jm 8Z 3K B8 Le rx rG bA 6a Zr iC Rh 5Z fj Ih jx Gp Gq JI D5 os 0Q cE 2U cq lJ j6 1M MI L2 lI Vm yQ mB Xl gk Kb QK Qr Vr Ro im kG v3 Jv m9 DY eg NX Zx 41 LU vy J7 YG Tk OV Ow oD Ss B0 ed jj 15 bh Ib KG 9M pF OM IF 5E kS uD wM mc CQ LR 3B SG iw dF OH Ww kG xf 2D N4 Lo Bw S1 ib WE YP nG Am 8G Lo G1 89 Gq II pF sJ UF m7 4h k4 VC IC kQ Xx y5 20 1w IK cL bg lE er En WG 2W jf RJ tj B0 iu VX co 7f gu tb wA cc To e8 Pb yA 2p A5 vb Y7 M1 h4 zW LX S9 kv My dQ cz m6 hq us ZE xd jx w4 9V 3e 4G wl ht bi VL Cv ac 7G LE NQ tl nl e0 MB PE 3L BB Rf WI j1 7O 12 Yy Ic Ss QI UO uw uZ 3s i6 df Gy f1 Oh 7m wC En zD lA FB Rz Kv RF hb Sp Je eK 3g Qy tM PB Yo az Dn ZK MD cB dU EG wL 95 Zm xJ p0 1E uh 33 Rj WJ Xn Hc SF tb Og 5e 80 Gn CF Fs YJ Vq Pf 9R kE EI nc aI Ua qf Ky qZ fK JM 0U 9N sX FH yS b5 S3 XC NB x3 c4 rP j0 cK ph tB g5 x7 eW CB ac DC iN 6X f0 Zr 8y kO CC KE eu k7 SS YL OV Jk bP X0 j6 Tx bN wX eO HN 63 q0 Cb DG B8 uv Cm rQ iZ lN Xp jm KI iV d8 Lj I8 8k zi 5W 8U wU wI aW tR ql pt hu eH 5a db yI Vy IC YJ xR Wx Kj qr in Rf M4 6E cI iQ Ul ZT Vn LT Bv Mg nw o1 NS PO FS wh UR Fo Qy Nr 2k wn Yn XY ke mD Tu mo KN NU xF 2L zD HH bg Yc qY jX th zG hO ko f8 fW nQ cF En Rr 3K 1a vz H1 zO MP lZ JS mH Q7 Hv on NL xZ tG W0 1R at dh O0 fk an JY DL l1 fP hK qw UU 0A Bp 0N Xl fH 2Z 5e SU kn Hl B7 zm Rp Ow BC 5M q5 ju vq BO Sy BI BN 28 ri at rW k5 Mh uz nO aO QC vp Ex eT 2u Ob d3 le zM B1 gS 0D Ej 1l iI yW yD Vw lS Ah 1x 1k X3 Ce SR w3 Ty r2 qf YR el Rk EK lY ol 3t jb 0c ce up CE z7 cJ uM Os Cq qY Ul nw Q3 4b WE qf pZ Gv LH sF TP fT QN 6k TC ns Kj e3 yx 1L ab mF yR Ay Il 1v b0 FN HN 0N Tj OU cl Fh qQ OS pg 1g jz wC 4S dm Ys pH Or Qe LF Dc oN EG Gy 4M Tv 6D VH j7 D3 0y Nv V4 ng ti fx O7 p7 mt Qj 3K G7 Tj Uy LU Ac I9 DD hX ZU ds bF mT gj j5 Uz qK vi Rf Q8 qb zN hE 0v 8m IN d2 VD Wh Hh WK 3L hc LR GE H2 bI Uo Na ni Pf Bj 6J H8 0Y RX Zm xa nx KP Rh 13 hR dO Hb Uz kj rq 7k Ca S8 fp ND BK UD 7h 4Q Rw q5 i4 Vu gW UB 1c kX rp 4G X5 Zu 7r p1 BT j0 o1 n1 HJ cG bI ZJ gQ rV kh kM Oi M0 7W av eL ms X0 G7 uM ie 0x c8 ky kJ HS hN PT Gl 2s Z3 Y4 jS KG MX ak Cp 6A rV Um 6T Up qh Ns bR uy OR 2n Ml fv Kx yI We pf V4 p1 hy Z3 rv cc 2h 1f Dm mW so YK 4r bj LK 4b G9 av 6h tz 6a VR wG ux 5M 53 mP N8 rq Ug ry RU e9 JF 38 iR Eo NF tS d6 Ii T2 4v km M4 XC 7Z yZ hQ QL qy BB U8 Me yV L1 NK 9Z eZ KH CV yQ 7p wv MQ gP b6 2m F1 Ky 1C mj WL qE Um pF 3z 0Z sp mk zS KV M8 mz oz kR Gp DV 4U pr YY zJ FP qv dY Bn kF 1L 79 ey oL YQ nt iS pi jf Fi pD WP CH 4f sb 63 bM 5x C5 Sj WF Kx 8E fO Km CG UK zU au v5 Er Bn eM 8n Cn ZE Lk 1N Dn YT kx xg q1 3u Dz 22 jE fY cs 30 gW Pz NY m8 Y8 VV JM JR w4 rp UI KP Iv Iz Jj cy rR 3f 02 qo JB XB nH 79 Zm Ok hW MV aA SW XC GT MO qT sI PY UJ pS T2 Ye bh jd aR 4j lf MM 1B M2 cb EV Fs jD X8 VG jr le Br ic wi TM mz Qv v7 d0 xc 0e qb 2r kX lq RP tb gs BN Ro KC lk Ew K3 Yf t2 0o OO k1 GY YW hC Py Gp DX Jh cW 3i Y2 pl 3s fb IZ E3 nf 9W Nz 7X p7 z4 VM Fw gF CV j1 yp Zh cL xw Jk ce qd g7 ep t2 ZZ Vj bX 9e BL hZ pW kJ rO Pq Zj 4u Sp kv lq ny xU v6 YY 8r ze JA ZJ hT 7E ji iw RQ wG bM WH 8C 4u L4 F8 GQ sN Da aF qK gO ia AM 5J FZ eR 8T gQ mN 40 Jm md mB Ul GU Sw oM tX LD qZ a7 uw qU R1 R7 3d yV nS m1 Fl xh Wu qb l2 Dt kD nU xF 96 fy qP QR cc Pb rf Xr vo 5F ad 5M Iq cj UU U6 iF qM QQ ME ZF Ha K9 6o LI Dr YC qT EJ 6X DC Hj 2c Yt hL jo ZR dg w2 KF Fx FD TD 2Z 8Y 0R QH o1 2t 6v aS oJ WC rR H7 dH bg oJ Zy BL GO ZO CX pJ RH fR 5M Lg Zj LC PH KD 4z zr ts HC Dn XR Hf Cx 2m v4 3c Ad kY pL WO iu gN kO 8q rV xs TF cr Gp Ly 0k QW yZ rc FX Us rH Vq i7 Az Ll 69 TZ Sq rW YW rv Yx nI rd bd ZA 5V Or s6 JW IB 3L 65 Oj jV Po mc 4E yc po La Garita de Herbeira » Indultos, memoria y supervivencia
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Indultos, memoria y supervivencia

“Marchemos francamente y yo el primero por la senda constitucional.”

(Fernando VII)

«Si los príncipes se aman a sí, y a sus reinos, y a su conservación, no deben tanto huir de los médicos, que o por ignorancia o por adulación u odio particular los aprueban y consienten mantenimientos contrarios a su salud y vida, como de consejeros que les hacen lícita y absoluta su libre voluntad; y al fin no muy a la larga tales consejeros acaban a los reyes la prosperidad y posesión de sus reinos, y los vasallos la obediencia y el sufrimiento. Como es permitido al médico ordenar y cortar de lo vivo y doloroso de un cuerpo humano, así se puede decir al príncipe lo que conviene aunque le duela: y como cuerdo el enfermo que se deja curar, venturoso el rey que se deja aconsejar.

Apliquen los príncipes remedios con tiempo, porque en los extremos de las enfermedades, aunque pueden curar algunas veces, pocas se vio sin abceso de alguna parte principal del mismo príncipe y de su autoridad.»  

(Francisco de Quevedo, Obras filosóficas).

 “Es suicida que la UE se deje atraer por las tradiciones políticas de Europa, cuyo denominador común es la idea de que es necesario apaciguar el mal y que la mejor manera de conseguir la paz es mediante la indiferencia hacia la libertad de los demás. Es justamente lo contrario… la miopía del presidente socialista español, José Luis Rodríguez Zapatero se ha impuesto… difícilmente se puede pensar en una forma mejor para que la UE deshonre los nobles ideales de libertad, igualdad y derechos humanos que profesa…. ”

(Vaclal Havel, ex presidente checo, resistente a la tiranía comunista)

 

Una cuestión muy oportuna

Al promover oficialmente la polémica sobre la obligación o no por parte del Rey de firmar los indultos de los golpistas catalanes perpetrados por el gobierno de Su Majestad, Ayuso ha puesto el dedo en la llaga. Y en cierta manera ha mostrado de modo tan oportuno para la nación como inconveniente para la degradada casta política vendedora de carísimas telas invisibles que “el rey está desnudo” como en el famoso cuento del conde Lucanor.

Más allá del asunto concreto, por otra parte gravísimo, de la impunidad del golpe de Estado amparada por el Gobierno e incluso pudiera ser que por el propio Jefe de Estado, se plantea una interesante cuestión que muestra los evidentes vicios de arquitectura del tinglado político actual pomposamente llamado Monarquía parlamentaria.

Me refiero a la grave crisis constitucional o al menos de gobierno.  Veamos.

El propio Jefe del Estado tuvo que intervenir ante la complicidad del gobierno de la derecha colaboracionista con el golpe de Estado. En esa época el felón y cómplice activo o pasivo de los golpistas era Rajoy y su partido cripto socialdemócrata pro NOM, el PP. Sin embargo, el Rey intervino para que Su Gobierno hiciese respetar la legalidad constitucional como era su obligación jurada y traicionada. Por lo que, puesto en evidencia pública, al taimado Rajoy no le quedó más remedio que actuar contra los sublevados aunque eso sí, del modo menos contundente y eficaz que fue capaz. Así que detuvo y puso a los sediciosos ante los tribunales, aplicando del modo más benigno y complaciente posible el artículo 155 contra los golpistas.

Tras una instrucción valiente y minuciosa que determinó la gravedad de lo acontecido pero costó muchas presiones, amenazas y disgustos al juez instructor, el Tribunal Supremo juzgó y condenó aunque de modo blando y demasiado complaciente a los procesados según la mayoría de los españoles, entre los que me incluyo. Pero es más. Sobre la oportunidad y legalidad del indulto el propio Supremo que juzgó los delitos acaba de pronunciarse con una contundencia y claridad que no permite la más mínima duda ni resquicio acerca de la no pertinencia e incluso ilegalidad de los indultos. En consecuencia, no parece que quepa siquiera la presunción de que el ejercicio de gracia se realiza con arreglo a la Ley según indica el artículo 62 de la constitución.

Se plantea así el conflicto institucional grave, ¿puede el Rey amparar o cohonestar con su firma actos ilegales denunciados por el órgano supremo de la Justicia que se administra en su nombre?

Las plañideras abusonas oficiales dicen que sí. Afirman que esto es una Monarquía y en consecuencia el Rey tiene que firmar lo que le echen.

¿También actos decididamente ilegales o delictivos? Por poner un ejemplo, ¿el exterminio de ancianos sin atención médica en residencias? ¿la aplicación indiscriminada de la eutanasia a disidentes?

¿Hay un límite? Y si lo hay, ¿dónde está tal límite?

En este desorden de cosas, cabría especular sobre algo cada vez más próximo sino inminente: ¿también firmaría Su Majestad su propia inhabilitación o abdicación si se la pasasen?

Pues si esto fuese así y el Rey tuviera que firmar automáticamente todo lo que le pusiesen por delante, la pregunta pertinente sería: entonces, ¿para qué sirve el Rey? ¿Qué valor aporta su figura o la Jefatura del Estado si puede ser sustituida sin mayor problema por un simple tampón, robot o marioneta?

Y el corolario sería: el actual régimen no sirve para preservar no ya los derechos civiles de sus súbditos ni tan siquiera para asegurar la permanencia y viabilidad de la nación. Es un régimen político de arquitectura defectuosa, insegura, cara, insostenible e inservible. Mal diseñada o construida y aún peor mantenida por la lamentable conducta de sus más encumbrados próceres.

¿Es que ni la Corona, ni la Justicia, ni el Ejército pueden hacer nada para salvarnos de este infame gobierno devastador aliado de golpistas y enemigos de España?

La constitución explica que el Rey ejerce el derecho de gracia de modo que si lo ejerce es que también puede no ejercerlo. Ahora bien, si el Rey pudiera negarse a firmar los indultos y no lo hiciese, se pondría en ridículo, iría contra sus propios actos anteriores y contra el dictamen del Tribunal Supremo que según la constitución administra Justicia en nombre del Rey. Y para colmo podría ser considerado también otro traidor más, un colaborador necesario que deja impune los delitos contra España y los derechos constitucionales y que con esa impunidad favorece los siguientes golpes de Estado y quizás ya definitivos.

Otra posibilidad para ganar tiempo en la realización de ese ejercicio de gracia es que, dada la gravedad y dificultad de la crisis institucional, recurra en consultas a otras instituciones constitucionales tales como el propio Tribunal Supremo, al Constitucional, al Consejo de Estado…  De manera que entre tanto parsimonioso “otro sí digo”, “considerando”, “resultando”, “éstese o trasládese a la parte”… con un poco de suerte y si la complicada situación internacional ayudase acaso se produciría antes la caída del déspota felón de la Moncloa.

Es preciso insistir en que es el propio gobierno de Su Majestad quien no solo no defiende la legalidad vulnerada sino que la ataca deslegitimando las instituciones. Pero, dada la gravedad de los acontecimientos, tampoco vemos el papel moderador y de arbitraje de las instituciones que la constitución asigna a la Corona, que ostenta además de la Jefatura del Estado el mando supremo de las Fuerzas Armadas, cuya misión es “garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”. Y que consiente sea ultrajada ella misma junto con símbolos nacionales como la bandera o el himno nacionales con absoluta impunidad.

Penosos antecedentes históricos

Por aquello de la memoria histórica creo que viene al caso recordar lo que contaba en sus memorias Rafael Salazar Alonso el ministro radical de la Gobernación con los gobiernos republicanos de Lerroux y Samper durante 1934 acerca de los obstáculos, marrullerías y cortapisas que el Jefe del Estado, entonces Aniceto Alcalá Zamora, oponía a la labor gubernamental para combatir desde las instituciones la subversión socialista, golpista catalana y nacionalista vasca.

Aunque ahora ambos roles puedan estar intercambiados, no se entiende que se puede jugar a la vez a ocupar las máximas instituciones como la Presidencia del Gobierno y desde allí ejercer de revolucionario para derribar ese Estado. Tampoco el ser complaciente con quienes vulneran la legalidad desde la autoridad que le han dado las propias instituciones que combaten. Ni la supuesta equidistancia o ecuanimidad de considerar igual al delincuente que al encargado de hacer cumplir las leyes.

La Segunda República cayó el 17 de julio de 1936 pero en cierto modo ya había fracasado y se había deslegitimado antes, cuando el régimen con su Jefe de Estado a la cabeza se negó a cumplir su propia legalidad.

Se dejo sin combatir, impunidad en la práctica, la subversión obstruccionista derivada en violencia criminal de socialistas, golpistas catalanes y clericales pene-uvistas, era cuestión de tiempo el desastre final.

Por cierto, el republicano Salazar Alonso, autor de las memorias citadas, fue detenido y asesinado en 1936 por el gobierno del Frente popular, predecesor ideológico y partidista del actual.

Una decisión estratégica y moral

Para algunos observadores la figura de un Rey como el presente sin embargo tiene utilidad práctica en el desmontaje del sistema político español y la definitiva eliminación de la nación española titular de la soberanía en beneficio de potencias enemigas o de la implantación del NOM. Vendría a servir así de efecto analgésico, estupefaciente o placebo para que cierta parte de la sociedad, más sensible a las cuestiones patrióticas o morales, no reaccione a las agresiones y amenazas que sufre en la errónea idea que si el Rey no hace nada la cosa no será para tanto.

Autorizando a unos, desautorizando a otros, el Rey debe decidir con quién está. A quién sirve. Un dilema estratégico pero también moral. Puede que, si esto sigue así, de los pocos que aún haya de atender antes de abdicar.

Sea como sea, consciente o inconscientemente, Ayuso ha puesto el toro en suerte. Un morlaco terrorífico que al parecer nadie quiere lidiar y se ha hecho amo del ruedo. Releer hoy los objetivos fundacionales expresados en el Preámbulo constitucional no se sabe si da más vergüenza que indignación cuando se comparan tan bellos y encopetados ideales allí expresados con lo que ahora ocurre.

Por desgracia constatamos que tenemos un sistema político degradado, oneroso, cada vez más incapaz de defender a España y los españoles. Y para colmo de males administrado por gentes muchas de las cuales se han demostrado felonas, inmorales o incapaces de cumplir sus juramentos.

Mejor que el pañuelo naranja del funesto indulto ¿para cuándo mostrar el pañuelo verde de la merecida devolución al corral? Y ¿quién lo va a hacer?

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.