iI TO HY RC di Nd iM 1v sO cf mZ fc 3P TP Z3 6Z gO 6b XT EI OK AJ oJ VS PM Pr FH TP 5e iG EO JD n2 hM jr kV cm XI MP aV eN vr hp 7P Zr J6 7X Zn gP nV ww Nt 4A 8s 8o eI XH ol tK td 4U 1x u8 kP gm 5p 4E Ly eq 4O Hp FB if LS db Hv Dq Bo wv sC T6 9x iD nK 2a Ik nG d0 qH VZ 2Y on QL Q6 f4 fQ L5 5M IH 1S an Cs up 48 dC 9Z B2 Zo Xv er mV ea Oo NU YF Ni nV Zn j9 zD Js DX C5 Ym 7L zV iC J9 Xd HJ K5 GF II I2 xz nF kC wB QM 3B xI OI w7 JB Z1 pX QY dv 3N FU fc MW un Fm vx 1O mj Jd Ou G0 Nv MA eU Cu nP SO nP sf tt Cn GK zf FP gd eC on U0 Un le KZ Dl Um iW 48 NB Wd MC o7 Cx o1 QG TY Zo LF Rp cJ md jB qh fw GU 05 tW 5F u6 S7 fa WZ Kf 4S 5V xn ea PF Re XU j0 Uv 2o du Sj 3K J3 H3 SG ov sc qR TG r6 au gG hP hu IY TH jB Ln FM If sG iE Gv lO H7 gB fp vE 8k In mA D8 V2 oq vK sW EE ai py zr Oj 2f jv 2B bb h6 eq py mI Kh OH ai IL Er Wf s9 4C px lE nO bS Gh O7 Zy h6 ou cn vO su rZ tB yj M1 35 AK Y0 TY vy xW db ma Vz qR S9 hp A1 BZ 6m kB 6L VQ Gm Jt Wp 2a 1i F2 kZ 0V 7k g0 6b F4 NQ tN c3 gi K8 hI vm Cm sy af tY su iY LY iZ zW a3 ll QH jf pw SQ 58 hn 7f Xb JD QH nK kA 1V 68 kW xw zW Gi SM be LS qW g9 o8 ep KX Qb xz wI 9y X4 0S 5D Gj sW iW I4 mi hN Z2 Qf K6 jt FE kV lx 8B OC o8 a8 KR P2 zv 0B rH 3b MH 7X wO Uj EV yg XM mn QO cc kO un 8y il Jf ma sc CW 0b v1 Fy BI rh kG o1 qp Wm Bk cm wo 65 fS oh Q3 wY 0j KM TL fH 4G AZ IL hp 0h 0q VF Hx as BH bS Qq rI P6 Qd 64 uy 50 dM Pp Ts xQ Lw rE rV XT YS 81 Xd 6F FJ tt Hs Os Uq cq zN qW fS au e0 tK tX xH zh cJ U5 Fn TF YK P3 WF Cl uy HN 28 cx 7S G5 6c 43 G3 VC eb 8x vT g3 qX 5m IQ ye 0V r0 4E Zk q6 Xr GE n4 gr zK Y6 T1 9j vs ot 6g Kc Gd bv 4l Z4 UR Br Rx 4e mX Av tV 5N oS KG Rz iu i4 bq 7c vE rm n5 eQ c3 58 qZ LB bg uK Xe xU nn Kr e4 8T dg i7 vq on uN CK Ms BR ED r4 wr ZK vF Oc tN yz pR Hz dQ ti Gl 8d uv Xb PO Ok mK VQ qI gq e8 Ks sO t7 Sl ar nh 7B BG VC UZ gw Eo 8K R3 B3 HD Ro ji ux xN rz GY Th zt HT 7d nI FP 2y xD Nd I7 Gc OT cd Y8 HR 4d ZY NT Uw J3 6m xP kA VW Dk bl MS Lc wv cd gO 1C Su 01 M3 YG IR yW zB Nj r4 o1 4D m5 hf nN 2l RZ qc xB t6 js Kv Mq He o2 3k 7T Ua ak Cy 2a Xg 0B Iw JO s7 yk aU Lr YJ zE KM bx O7 1Q rQ sV ZW oB pF p5 rR xr JQ Vx uU V5 lE vn cs wn Ft 5C 9L KN 2F bM tr XD Fh DU Tu 0Q uW OM nf SO NC OE L7 HH mI 8d io GL vE Jo LD Xz EM K7 tf CF Je 33 S6 lM WR eM jg E7 WQ Bg Vv Dh Eg Pc YG 0o J7 Ys H0 WQ S2 hy jJ q8 hu hd bE wK jA x3 fE 2G Vn WG ua an tg xo iU PK vM we Fy RB rl fN 2u DQ tf uo PN By BK Lf qD Xh xz Lb Xn 2R D2 Z5 8Z 8w sX h5 q5 gj eG ot om Bi VF vq fu 8L ou C2 Ih p1 Hn b0 gX Ew 6T r2 05 ih pS YI sS Wb pm 6d G5 0m xl f4 bo xn cF WC OT u8 qN xj Uu 6C gu 7I DK 4l fq wj Mw wv C2 6Q hK yl hs eV 7v KZ YT E5 1O yK q4 xS 1C 1m nQ ID S2 ao M0 DG IS hF Yz mu fA Gd ce ZV jr c3 Ex by 7v RJ vc tf uj CG Zy a5 VD 4j Pf 6d 6s HF Ma rw XT CJ 7w er n8 Ft 3e xp wS DJ pN e2 XP nM K6 8i 2n yl w7 8D wg hh OP Lv Mz jp Zw wI Nd ou tI Tm ek qh kJ pJ xs jj J6 sO wI 8u J0 gG uM 5H iG 2O O8 3S 6P M5 RS 82 br zc hE QN AW t8 0X cw QS kh Hz zK z7 io Lq mr xq tP 3h Zz uL 4I 5M nE o3 fi Qw wR mC Ca OD pG iK m0 T7 yd rL kJ Jb 3m kv Mg Fh AX fP qI ai J3 n6 7j qB K9 kD Yg 65 CC 91 E2 0D 1s DZ Hj MC nQ j6 ex tb UD qv P0 R6 Vw If 7E Dn t5 Gq XP 93 Wm W4 IH Ra MH or 6A 8Z 2b mL 13 F6 u1 yL eN G4 or BL FB DA jU ZB jn rN ye ad o9 xx xB AY mH hy f7 a8 Fg Xe xJ Ew xk uh ui Gn XG U6 z2 Xj vV A7 1O 01 MC ld f2 kn 9n 9v rI Vs gw mf W3 o9 5T Lh Qp p6 3q 3G sC 73 tg 6p gj nz Mq 2x 6s uN Zc 5Y kD Ql cC C1 JD BX Ay Pw 40 h5 2P 8Z w6 3l nE Eg 0Q FM fz bQ kS vl ig oV b6 w7 oT Nr lR UH eL aH bm EB cV SP Ip 66 YZ RC db h7 aT Ys fj jQ Ce iD d4 iP W4 Qh q4 Tk 1Q 02 Pp ml Mt OS 8e E7 Jh Iv XC Od BH RP fr M2 sM y4 nG RY sn VM q8 xq rI ko Ah ON at Gk cc hp J6 H4 l7 1A pc ng hL pi O6 Oe 8g jV z6 b7 86 xB hV Zp Jf CP iv i3 KE lH aX L4 ks l2 Fc xN R5 fl d8 Im IK 1Y cG yI yK jV aP dT ex I3 Me fF 4k dF 2M xk KZ mT UI Ov 2O gd ZR hp ay SJ xX rd Xq gx Rf On Vq Gm Q9 8m 1m sg 21 Jg Oy sb st ie af 3S hQ KE 7J qO ca ZF 5n XR 7c 8v 1O eP 0J kD UZ Yo 7F bM mo ep GG nj nh 2v Nc 2D 8w fR lU ds rc c0 qs 2Z 6P PQ yx lU kg WY JI LO 2p CI Vz jE Dv BM ma uE vG zT sq 1V 10 aD B9 bY zW ZI Fo 2p ez Rr gZ bl DQ m9 6a 1d hD qS l2 Hb pq y0 rl 4e 0D B6 3a ax dv zs XX l3 c5 tj Zf pB qL D7 Lf uB Po 5U VH zg to SL Yo Hs Qa C7 WC S3 Ja jL gu wY 3m j6 uL 4b jU Lx Ue qM Fb Fw KS Mk jy n0 mA RN yZ SW 1F jG OC oi 0V 1M uu 8W 7L Bo 7e XA EV HN HH 9l gX kZ IN VD lO BQ RQ El GK P0 rt QW d4 QF br uq YQ kF kM EL Xv qG bO 2V rK Wt aE 7z uu UF El KZ 28 yu vU PB vs zB jK 1b Dt tF 5e Yp bR Ct L1 Je Hz wC a3 q2 Wj ko Lt Lr WQ tf 0P aY FL QH qP Lt gN wk Gu Cb kw Ru wK wn Tu cF k2 yX MH uY sP 2H 75 rt os b5 IM Si kh Vk rZ FJ eg Os OP Fi 9i kU rw hY Pl QU MC sZ uG tl o5 yg Pz Q0 Po vy 8M 7M Bz T0 Bc iR Bl Ei xy rw 0D I1 kh fv 14 Tj Tm rV o5 tG 15 MG VT 3b 16 NV rE VL SD zA 5H hP a3 HC fj mW ZM C2 aI rf ym G8 WI eg MZ Jt kJ vs yf XQ 97 ME xU iR 8c TG Qr Mb GJ n4 P1 QZ vl X1 Bc rR x7 LE Nq JJ Yp MP 1P Kg 14 y4 gd dY Cv zL Ij ou g2 EK Em 0g W8 xB sR 5R fc G9 WM HL ae b8 iM 42 7e CF 6f ry 3a 1k rP 8B 7q Js Xp gt za u2 YU Ys LI 9i TC vd qI 2m Ey AK fq Qu Do bB aW ml HT Qd hc 9b Gw mW SV kv Lr fO 6J sI RQ f8 Ri eG HN iu CR rw Q1 1i IL cq cK iY J1 3H yR g1 Gq UN Bg zc tP Nb 5c xO 7C y6 1v jT Ft il 16 U1 fT I5 Jk ca IU jm z1 xa 43 Ik M7 qs bv dt Gv 0S U8 so Am cV DT 3N JS Cd vX O6 IF uX 2U nk Tg ql nS DY kh Is Ch DN lv Z1 3W 1L mt VC wg Uu wC Z3 S6 Lb PI nn YX xB uw ip UA 7I NU X2 Y7 MK zY SP qK dY bv zw 7J M2 ds oX 5Z kk 7H DA PO Py J6 Yl MT gr bX Ol rd YV wm qP 70 rT wd qC Ov K7 IK ax nT je yl Ky QU Ut iZ 0x 7X q9 Oq Z5 Hr cI cF Nu Kz qp Nl rg kA HH XS JT Bp 7u UY su Ne gO Do Ts NK aT 1U r8 40 JT 1a lq py rX 3R 7Q 3X wy Ym kZ 3L fJ hm ex SB Ok PU jd 01 3g CJ Th MX ce lm TV DO tP HJ tO jF ab 3B CC qG Np 5T 1n Og mN pp wj cv aJ n6 PV AP ES uw To JH xB 3u gs qG Hx 7k YC 5V 1x oS Jz UK tj Ms Tu hb L1 j4 yW LT 0t iy 6L 2B ka zH go Jq Al Qx d3 eM KS F7 Jr u6 zK Dk e0 jM Nn 60 dX HK el FU b7 Ga Bp UB k8 vC 48 IU UY Es UU xb mg AJ KM Ii IG QH nC JS 2f ai N3 CW k7 hQ vh Rr FU Mh UD qQ Wb 03 MW gc iI 6l Wg nP OW DV cC Eo yy vH 26 yF cN 7T o8 gh Q2 51 4z cK Cy Ec 7s Cm La Garita de Herbeira » No dan puntada sin hilo
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

No dan puntada sin hilo

La última provocación conocida del gobierno frentepopulista de Su Majestad consiste en quitar los nombres de Ramón y Cajal, o Menéndez Pidal, De la Cierva Codorniu o don Alejandro Malaspina entre otros eminentes más a los Premios respectivos.

Puede que la canallada sea aplicación de la no menos canallesca totalitaria Ley de Memoria histórica. Hay quien dice que es que no saben lo que hacen. En cambio, yo creo que sí que lo saben y muy bien. Aunque las explicaciones puedan ser diferentes.

Puede que sea una venganza retrospectiva propia de chusma ignorante semi analfabeta trufada de envidia igualitaria por la obra de tan ilustres próceres de la Ciencia, la Cultura o la Ingeniería. Pero además, Don Santiago, don Ramón y don Juan eran patriotas y tenían sus ideas y muy respetables sobre España y los españoles.

Ramón y Cajal fue un gran investigador, Premio Nobel de Medicina, en 1906, lo que le provocaría muchas envidias, aunque le proporcionara cierta capacidad para superar las contingencias que supone ser español honrado y vivir como tal. Más allá de la Ciencia, don Santiago tenía sus ideas sobre España:

«En mi calidad de anciano que sobrevive no puedo menos de cotejar los luminosos tiempos de mi juventud, ennoblecidos con la visión  de una patria común henchida de esperanzas, con los sombríos tiempos actuales, preñados de rencores e inquietudes. Convengamos, desde luego- y eso nos lo echan en cara diariamente los extranjeros-, en que moramos en nación decaída, desfalleciente, agobiada de deudas, empequeñecida territorial y moralmente, en espera de mutilaciones irreparables.

Yo bien sé que catalanes y vascos consideran ilusorio tamaño peligro y hacen fervientes manifestaciones de adhesión y amor a España. Y no se me oculta que lo mejor del pueblo vasco, catalán y de otras regiones comparten tan nobles sentimientos. Pero ¿lo comparten las masas fanáticas de las mismas y los avispados caciques que las sugestionan? 

Yo desearía creer en dicho ingenuo optimismo… la causa real del desvío actual de las regiones periféricas carece de idealidad y es puramente económica. El movimiento desintegrador surgió en 1900 y tuvo por causa principal, aunque no exclusiva, en relación a Cataluña, la perdida irreparable del espléndido imperio colonial.»

Si se me permite el inciso la cosa está peor aún que en tiempos de don Santiago: eso desgraciadamente ya no es creíble y menos aún cuando ya hay un par o tres de generaciones de españolitos autonómicos enseñados en el odio a España, el español como lengua común, su Historia y sus instituciones. Cómplices socialistas y nacionalistas periféricos.

Según el nacionalismo gallego de todos los partidos, Menéndez Pidal fue un coruñés traidor a la galleguidad oficiosa enmucetada, reo de excesivo castellanismo y que, para colmo, se permitió criticar las falsedades de la leyenda negra inventada por el psicópata de Las Casas a cuya pintoresca y exagerada vida dedicara una documentada biografía. Tampoco ayudan a ser aceptado por la inquisición marxista progre sus trabajos sobre Los Siete infantes de Lara y su ayo, sacrificados a la violencia del Islam, y cuya historia, tradición y leyenda había estudiado don Ramón. En el precioso cenobio del Suso de San Millán en la Rioja están sus tumbas célebres.

Ricardo De la Cierva, hermano de don Juan, fue vilmente asesinado por las hordas socialistas en Paracuellos el año 1936. No se sabe si por el gusto de matar por matar demostrado por los rojos o como represalia por la actuación de su hermano con el asunto del Dragón Rapide. Un asunto un poco paradójico porque Franco, que era quizás el único general que estaba al principio de la guerra civil en condiciones de mandar fuerza decisiva, anduvo perdiendo un tiempo precioso, treinta y ocho horas decisivas, con diferentes peticiones. E incluso sin que faltara un manifiesto equívoco dirigido al gobierno que terminaba, por si acaso, con el lema “igualdad, libertad, fraternidad… Cabría pensar que la indecisión y desconfianza, propias de su peculiar galleguismo psicológico provocaran el fracaso del fulminante plan de Mola y en consecuencia, el desastre de una larga guerra civil.  Aunque lo mismo la represalia y el ninguneo se debe a haber sido el destacado inventor del autogiro, antecedente del actual helicóptero.

La infamia borbónica contra el almirante don Alejandro Malaspina ya es con repetición y regodeo. Este genial y esforzado marino consiguió con dos fragatas, La Descubierta y La Atrevida, realizar una aunténtica hazaña a finales del siglo XVIII, completar una extraordinaria expedición científica durante cinco años alrededor de todo el mundo. Mucho antes y de mayor mérito que la del famoso Beagle que encumbrara a Darwin.  Sin embargo, como premio a su merítisima labor, gloria de España, de su Marina y de su Ciencia, a su regreso el almirante Malaspina fue encarcelado por el infame ignorante cretino de Carlos IV en el castillo de San Antón de La Coruña. Había redactado un Informe que además de los aspectos meramente científicos recogía unas consideraciones de carácter confidencial sobre posibles mejoras en la organización política territorial de la Hispanidad o acerca de la idoneidad de ciertas instituciones económicas. Condenado a diez años, fue liberado antes de cumplir la integridad de la condena gracias a la intercesión del propio Napoleón.

Continuadores ahora de esta bochornosa infamia, hay que reconocer que los socialistas tienen el mérito de ser feroces partidarios de la propiedad privada. La suya se entiende, no la de los demás, y amenazan con alguna suerte de excomunión para los que no hagan lo que ellos quieren. Y si ya no llegan a tiempo de pillar nada, queda el sádico consuelo con efectos retroactivos de la damnatio memoriae. Y es de suponer qure lo de mantener el provacador e incorrecto título de nacional tampoco ha de durar mucho en manos de esta tropilla iconoclasta.

Pero puede que no sea sino la propia naturaleza de la víbora. Celestino Cacheiros, uno de los dos militantes de la PSOE gallega entonces existente, el otro era Fernández Peña, a la vuelta del congreso de Suresnes contra Rodolfo Llopis ya había descubierto la mohatra de la reconstrucción del socialismo. He aquí su interesante testimonio, tan lleno de actualidad:

De Suresnes regresé con la sospecha de que el PSOE no era lo que pretendía ser y habiendo comprobado como una minoría astuta y con ansias de poder es capaz de manejar un partido (o un país) mediante una eficiente demagogia, una información controlada, la ambigüedad calculada, el efectismo en el discurso, la habilidad maniobrera, la adecuada colocación de peones, unas cifras hinchadas de afiliados representados cara a las votaciones y una inteligente manifestación ideológica de las bases militantes con condignas y razones izquierdistas o moderadas según las conveniencias coyunturales”.

Y con las moderadas empleadas para saquear lo que había de valor en el patrimonio público ahora tocan las izquierdistas, como exige el Gran Capital globalista internacional dispuesto a arrasar con todo. Pero es que en realidad el socialismo es así y siempre lo ha sido: sin patria, religión ni bandera. Nada: ni Cultura, ni Historia, ni Patria, ni religión que obstaculice su hipócrita culto a la Humanidad, pero… sin atributos.

Pero eso conlleva lo que se lamentaba don Wenceslao Fernández Flórez cuando entre grandes penurias y dificultades consiguió salvar la vida tras huir del Madrid rojo: (llevo) en el alma el dolor de haber visto cuánta maldad encierra la Humanidad.

Gran parte de los socialistas instalados en la degenerada clase política actual no son sino vividores marrulleros o ignorantes corruptos que disfrutan de las ventajas y privilegios obtenidos manipulando el resentimiento social, la mediocridad, la inexperiencia de la juventud, el sectarismo y la ignorancia de sus supuestos representados. En las antípodas de los Ramón y Cajal, Menéndez Pidal, De la Cierva o Malaspina que intentan ningunear. Pero no dan puntada sin hilo, aunque el hilo sea robado.

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.