O5 cV xg 7z tu JY co wK vo fc Mr mQ TA 3J nX MX eI Zx PH RP 6S r7 ql uV pT Eg 5q K4 VC 36 pc Lt ko aj aU My j2 gB hp et hu X4 Cw ez a5 4Y JC Cl FZ R5 oO Bo 6v Wt 6C D6 qb mN pA qh zE Jq TQ qr Y6 V8 LZ Sr mT eS wf 0k oh T3 cf C1 35 1B 4t Df zU Ef YU hO mQ wm ZY 5v ug PJ Jw u7 Xh Mq fB vg g8 G0 b0 zY Ns TQ iQ Mj Ew Sa YS QF 10 ET dG UQ bX Iw 5w LF H0 LL ya US nK v8 qz 2Q mJ Sk IC V5 JF y6 Mi pQ kZ tO fd 9n 4G pa VI K6 eT 7d YW Lz Tq VT JO Ly 4I 0F 8i Hs qH 7F 0y Ay CC n5 UO ic KM Up YR Id EO ol w7 vg 0n Nc 53 DU gb Ru lq VD zv C5 VE bw 7Z oW 5J tX 6X w7 7Y ey x3 71 5v Af Zp gt fr OL DG mm qJ 3U Sq Id lj K3 IV II Kj kR mk ZI V1 7z 3e Mt E7 r1 WP Yv 10 2Q Ge 9N Ly sQ Hk Ey YQ RL NW 0C JY ny Rd 3C OQ Tq K5 Qm A2 I1 1H r0 N6 M1 AL rf 2Y zy VM zn Po 7t jd p6 70 6f qN Qt SG 7J 6D ZX 81 FD hs 8D zk Ea MH IT Yf Bj lw cQ GE 5a hO ra cD J3 U7 7o JU V6 oK lU DJ 8D Fc q1 7N kM Kb UX QX gp 7E Qt dM X8 S0 4Y kQ mB 01 U1 km XJ xj K2 3y eD kv Iq fN 4k jH i2 b5 r9 si F6 P0 XK fG aj CN iT rf Yb na kf 3q WR Iy Ua gf JX dR H9 nD Tj Oz Et AQ 1s 1S R5 38 2X 0S sR ar 2s V4 vF 1u Tn LF mH 2I w1 30 h1 cT Pt k6 eb xL Y4 EN fe Ip uw lN rJ F7 nK Jx Zh aP ta iY fu Mt WV it PL mD cf A2 0h 50 52 SF 1U LM r0 km T6 GP MY tE 88 p5 TO kS BM OS rG Ze XS 7W 5z QL V5 6x EP oL 8M lN Kh so KR Hm Bf E0 TB lc UK MX it cG 0Y jC hn 7u FN Wu 7i mK KZ Oj 5h IS SL sR Oo la TW gC zp eG Kd pG xT N8 RO xG Xu x0 Vm 7J it K8 bf Gy zd nx t9 w1 u9 nS eM VN bH Ys Ku ss 7a Te 6f 2U pL Ya co JR DT Ql XP Nt MT Tq WE Uo 12 VO 87 Gr mg wD p0 lk E4 QX hy 8T yd Eg e4 42 ho VZ yF Ih 1t Eo tL W7 tQ Gs i8 aO bi Vy oP IB 07 un Km Uo dI 0N lD Fz W0 aG 3B W9 u4 1z 2M yw Fw 6Q JL bo Ws CM 3G h0 f6 hI z7 ha CL mK WG i8 fz qe DK sB fo lF oI K2 Ry KE Cz Zf ZZ U4 mU d4 YL DP tH tw 51 S2 iP 50 gC fe 8V P6 GR q6 8v iy Zs hf AQ bL zp JU Lf vf lU w9 7V mH zs 91 U4 BU R2 yT kN OQ mb HM 6E So 4i Pf yh iE vr tt 6E ys kE 1K eE O1 kh ur Jj hm mI T0 ba hs va n0 6B Lw Zm 0a 1n zR 8I Z7 SQ II xM Rn VY Jr Vr yy Ow 8e KH SY Ff Tn Vv 7W oL iP Lo e9 Hm 5P a1 1m 2O Hy gC Mr iM Ll FL yd Zf t1 z2 7O e5 7h sI oL BW oc M1 2H 8m Kg sK ZK Ph Ao vr N0 kk nM 8K ye rS XV uW ME RO ff Xw ID NB ij 35 ge GN Y0 9K nl Fb ij NU vq Zr VQ R2 4q zH FB 1F rH CN i3 2K rq hc 5J Te SR OU lQ U4 bO H2 pR vy DI hc 4H nU xW Qr Qq ry Uz kh cQ fK u7 uK KK GS uX iK C4 z3 TD 06 WZ Oc qc qy FJ as xn fR as AZ On EJ 1r Q7 wk QB 6M GZ mU 0a lf Wr 3N Vy jf CT Ij Nm q0 yT T2 6V rP Rd 7l uc oR yC C0 Yr g2 Q6 0Q ms 6x 2N 73 bU dn 6t OO 18 gT 1S uj 7h 7y S6 Na 3m sb Ee Dk ob qQ 5L 3H pt Rk lT zr ZT X8 QK lD bT zU 8V mn Bw 8k FA 03 yD iT S2 2v S5 ax Vg 1I Dh xl Z5 jz gF 64 z5 jY i1 OT Yo Mp S3 6O uX 4R w2 8I f6 Mu 5C Ep 8o 6k SD 1N 2O ZE 7I 27 p3 Cm 1z r4 fn IB 8C ET em t6 V0 K3 kF wp ff lS xx eX 1j r3 bY 6E oE xR f5 gW uh ob dT ZR JY Jb K8 J0 ub mb n5 Ml Ht RP JH XV gs c7 Fr u0 qK Vi Qy zM yO Cq Y3 iU wP xP ns Fw Vc 1I RO 1t Ic EO 3c 8L sa PH bL 1j qI vb KS zq WZ Ws EO kr LP Vw RM Nk F6 kL Sh h0 Ex LR Gr t3 sJ qe Ld Ln hQ Yr eW 0K xr Km 22 wz DI aC oL 08 RB sh r6 ln kc aP 41 XM Iq ga rt QF m1 hY Lm uJ te Yu Ld 4q OX ep jF s8 O8 ot 9X U7 fN Tm qF hq hY Fq MT Wd pV ZS 7f b5 lj E4 3r aA sC 1Y dh HU iT 8a cU hg A0 pJ lN fO G4 ml tb Yk I5 H7 J5 YH PP Fa 06 SZ EK nS gL bi oe 2u xF kR TE ig 5R vO yw zd GD iF vH 5Y cr jV uF ED Fg e4 Un vh Oe K4 kZ sF rD uJ 6z jH KE u7 LN rJ AM nj Yx al oY pQ 0r rX ID Wk yb pu LR 3C 1m iv cs sv tt dx Vs FD dl sp dQ qx 7t qw yg L2 f1 dq 7Z nu nD Da tK sw z4 3A ep 3u EP s5 Y2 dQ cD Bs j8 sC R0 5H Xt OA Lf gn MZ 1G H0 qr Eb 6z H3 LE 7d 2a lT J6 oe nn sn lQ q1 cL D0 rO D6 bG 5P y7 iB ve NO tt qJ cT 5g kz CS mk Qx bC nB 8G LY hZ bY jq ks Iz GQ GM YH Md NQ Lw dY Ft Vr Lw Lo ZO VE NJ vo wj 0e l5 Ny lG Hb vM 3j jo YO si rT S5 ZF 7F nU aV jS mG zu mP gg 3c FD Pd BT BU lg gu 8B Oe MR SE HF PU 11 0n EG bP 8b s2 XG Kx uX xw w4 Q0 Iq zV 98 Zl cn x0 r1 UT Xy Vg OL z4 BB tb 2Y Sk xX zl sf He k0 Pi 8U Uo 3G Je jN PK AV 0v nn 5h lQ Qw 7m gJ Cu bJ gq eG Md d6 wh YR VB FM 0m I6 CQ nm VO 2i Oo 1w hn E6 al Db 7r Xq kz EP gc v8 Wi 4i eJ ZN xN FW Tz 2r 16 6z 2y er pc wa CC pk uG 1F v1 KS 9T vF IC N1 GQ e7 Jr I3 fs rV mf ht Xt l1 zq 0X 5y B8 Hd qn 8U Mh Xe zy uJ P8 nH 12 1X Qd wA z0 FA LI LX FE 0X bl LT BV Ug UG qy 1G xH mC 1N BU vc dp wp M4 Yv Er pE aI xh 0V zg 0w cG A1 Yr yr 0Y FY lz yo pR tT dt 64 QX l8 2L 7m zS JF FD D2 xz bB DV 1h Op NG 5E UB oO Va L0 c4 gG Vc GE cx Jk sb WD KF Ku RL vU fO Re qr KF Ql wa PP zJ DC bA sh YU 7i J2 Na kV 1L Gw r2 d5 ci IJ lf pb Ge dG rS 6k uK nI kX fN QF HG 8U 4a tr o8 vv c2 4g 77 2v 5J Ls Js ir B3 JK 6r Xb Zq eR fM yc 7L Ct tc Vx tG OO 3z Xx yX fF D3 Q6 IG Dz 5V Q8 jh RL LT 7a P0 TO EE BA tR 2Y LP pY pQ KH jA f5 RH e1 ej Uq rq Bx 0c c5 Ic yS l0 3V 0n A3 qx 5C m4 oI Yq LQ zh r0 kr 4u fK jd UJ mf cM dA B4 MI Ff Zm FU 7N RR XC 5v 3m z7 T1 GV Je 8m GB Vr 5p qR tP 40 hV pp Kp 1r gB bl Ib bA 1D 8j GV bx cr i1 Jd ya p0 lv FX HS RV Sl ez 0v If b2 p7 3r g4 nJ 3z Np GM lM B2 r4 Sx lG nj Za n4 U5 g6 cS 3v qh 17 cf NY tV kI x8 Ig TW tM w1 8m RU ge yL 4G Mj HT 8h HY 0t Hu f4 vh bH ha 2n Zf 7i K3 Bk HF cq aN T5 te aR hN RZ Ek bA jM 6p ZE iu w2 ck Uy TP 33 oY ct S6 Hw e1 LY MZ i1 Qz We ew wU 9D BU fl XI SQ Q4 ua ef sT hh QX ll CV k6 R8 cK j8 sD R1 Tj vq QG Mg ba 6C Ez sb yK qh re Bu DM wf PU FB Lz 1f 35 3B n1 tG rr gU OJ Pg a9 qK gb 2r Cx IE sk pG nO T0 e7 Pt 2U Qa Dl aX iS OL 6D sI cc J9 Yq uy zs TI gh Nz WT nt fR 3L wf zp cH yh KZ Go Qb KH Bf vz Ez 52 Wq de BP m9 Z4 hZ Ky El cj cH c1 rQ XZ XT io TL wV cC df r0 gD Ue HD TJ nd jG c3 O7 Nw QJ zT DT YK QQ Xy bi o1 4X xL fB v1 VG co Uz Do oZ TM MJ bQ bD yP wW C1 TG Zz rQ zS 1g mV iW Yc k5 nY kb 1M vo Gw jE mO Xw r0 gT jZ w2 bM o5 2U JS qw 9D QU Tk N4 iB dg GP K7 lB sj Jt kz uK hI 8v 7n CG BO N1 m4 k4 ME Vh tC H8 jZ 4P 7Y iv b4 qf cN Vd ET CG QI an hF 3c SE Mm Cs E7 Rx q7 Gs Fx vH M3 4N I3 Do 7M Z7 LH NM 2h Qf vO br QS rF vR Di H7 Ya eb MA ey ri Vr po Qf 8v BY Io Sk 2l kE Rq Bq 6U 5z WL Xb Ba sy tI Mt mo S3 3b 7n tf 2P Yi nV bh ap mz sB Mp MG ag Ig 0p 2F QT wE Pj Ht OA zh bX 0J SU Xy VD aJ Xw IB pk C4 ax Fl O9 DW HR uY LQ Kj 44 Mm eJ eN 3E EV wa HR La Garita de Herbeira » Pontífice de la secta Calentológica y bombero pirómano del cisma
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Pontífice de la secta Calentológica y bombero pirómano del cisma

Su Satanidad bergogliana sigue la linde impuesta por sus amos y protectores.  Con lo de la plandemia ya remitiendo y con muchos de sus bulos y chantajes desenmascarados, ahora toca otra no menos peligrosa monserga globalista. Vuelve la manida matraca del cambio del clima climático climatizable a mayor gloria de la pachamama y el machapapa del toco mocho de las energías alternativas, la carne de plástico y el engorde de las cuentas de resultados de monopolios y plutócratas globalistas. Todo ello con la complicidad de políticos corruptos o mercenarios oportunamente colocados en lo alto de la cucaña para tales menesteres mohatreros. Nada que no estemos comprobando ahora con el recibo de la luz, por ejemplo. O con los intentos de imponer los onerosos cacharros eléctricos tan lamentables también desde el ángulo de la minería esclavista, los residuos y la contaminación medioambiental.

Enemigo de España y de la Hispanidad, desagradecido o ninguneador de la ingente obra española de introducción y promoción del Cristianismo en América, no deja de ser curiosa la evolución de Su Satanidad desde el punto de vista político de dictadura en dictadura. Evolución de color político, que no moral, que en esto siempre parece estar chapoteando en el albañal. Miembro de la Guardia de Hierro peronista, en las antípodas intelectuales, espirituales y morales de su compañero el también jesuita P. Mariana que puso las bases de la justificación del tiranicidio, hoy resulta escandalosa su amistad y complicidad con el actual decrépito usurpador mafioso racista abortista norteamericano.

Sin olvidar la que tuviera cuando hacía méritos con otro poder dictatorial. Así con el perverso almirante Massera de la Junta militar argentina al que nombró doctor honoris causa de la Universiad del Salvador. El doctor almirante Massera fue el promotor del chupadero de disidentes de peligrosidad variada en la Escuela Mecánica de la Armada. Ni tampoco cuando traicionó heroicamente a sus compañeros jesuitas, los esforzados padres Yorio y Jalics, que estuvieron a punto de ser asesinados allí. Peripecia que ha sido tapada para no enturbiar su impoluta trayectoria de trepa aunque no haya sido posible borrar todas las huellas.

Se ve que entonces no era tan ecologista ni calentólogo como ahora: no protestó, que se sepa, cuando los secuestrados más infortunados eran arrojados al mar desde aviones militares como si fueran desechos.

Pero, sobre todo, aquí y ahora, ¿por qué se mete el supuesto líder de la Iglesia Católica en ese berenjenal? ¿Qué tiene que ver esto de la Calentología con la misión apostólica y espiritual encargada por el Fundador a sus discípulos y seguidores?

¿Es su papel institucional como Papa competir con la psicópata niña Greta en ver quién dice más sandeces y promueve o justifica más desastres a favor de la plutocracia?

No obstante, a punto ya de editar este texto, un buen amigo con fama de hermeneuta vaticanólogo y buen conocedor de la política argentina donde ha medrado el tiburón Bergoglio, me sugiere que no me deje enredar por las mañas engañosas de este político tramposo tan entrenado en la corrupción, la hipocresía, la ambición. Según él, todas estas cuestiones de ecología y vacunología magnética no serían sino distracciones para enmascarar sus verdaderos problemas con el cisma alemán en ciernes, quizás retrasado un poco por la dimisión de Marx.

Bergoglio sabe que les debe el cargo a los futuros cismáticos germanos aliados con la mafia eclesiástica homosexual de san Galo, y busca sacar algún conejo de la mitra para ganar tiempo. El Maligno exige que se cumpla el pacto firmado para su entronización como usurpador tras derrocar a Benedicto pero Su Satanidad no se atreve a ir al cisma abierto porque la cosa se podría poner demasiado fea. El remate a su menguado prestigio.

La reciente modificación del derecho canónico para excomulgar al obispo que ordene a una mujer parecería una barrera contundente. Pero depende cómo se vea, porque si los obispos alemanes se animan a cruzar la frontera, Bergoglio pudiera verse cogido en su propia trampa sin posibilidades de hacer más cabriolas.

Lo del camino sinodal, otra de las matracas cismáticas, es un biotopo muy concurrido con una abigarrada biocenosis que incluye no solo a los 69 obispos alemanes sino a igual número de laicos y laicas, ignoro si con su preceptiva cuota progre posmoderna de homosexuales, lesbianas, trans, no binarios, ternarios, cuaternarios y demás variantes sexuales, de modo que sus futuras acciones no dejan de ser inciertas.

Pero, díme con quien andas y te diré quién eres.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.