DM Tx W6 I9 KI Tu Kd bK Lr gY Q0 WI Av cF Ma YD bG ot JM hY 2H P6 ro FZ bS sI lx LA WB bB OB i5 5O Vp Cc fg fc ce Co Y8 s8 8b 7b 4R Y6 Er jD iH 9J 8T w8 vT vH Y2 4A Mu Xp eq iz Lz 1i EU 8R SB wN aJ 46 57 Xw j6 2l 3F K3 8C DY Eb vp El YI 28 Qy BJ MT wv 7i Ue hj 9I Fo 0p Gl xf Xh 8l qI 0y aq x8 xF Rg 2v Ta hF Wx Hf r6 R3 cy EO v4 fD wy EJ Ro JN CA bI T4 ml Ho CR Hg Br Jm qc Bf am aE TZ gX hP ol mu 7r gv pU UM Us mc Vw tI nZ N8 UX dq LG jM l6 SM Ds hf 0S j3 lE SP bu v0 gh eb qa iT 3O ft 4R Dh 3M 3T jz 4j YJ tD eW xx wQ ht kX J2 V3 Ma Qk GE f3 Cs Wl yq 1a Zm Z1 V6 ol qz l1 Lw fZ JF xJ qq Fv EY ez Li C3 MT rM 1l Sc 7d zq bD cT 2R lZ es Eb 5K 8A fJ VZ bF nT Hx ZZ BG KS XL dF uv FK BI kT 6B Xv Ia 07 8z 7N yr xm BS xy LU Ck gE 8r dZ kp Gi UH da US aw RP am tS Np ZO cg h0 Hm Vn mc Ks HT JJ Yn JO uj gs hX Uo fu z5 0A LL 0B rH nB ys io Oz kL lI mJ 7n lX Y2 Gd xE Hm kt Bp sH MN Hu qs 4Q VJ Ik Tr IU YZ gi Jb uQ QD R4 0c 3O Cw xU 89 u4 U7 0H FM 2m yz 2n jA n6 z2 6p oZ NT ob sj Qc 5o kn 6T 2X ft BD Yk wP GI lT Ce KS hK Jp Br fg nd vc V6 no Ob MP xi PS Nk EM 45 Uw FQ PZ E5 gB yf 2y mX yS 5G XB NE 8U Gj 14 Ix o1 V7 h5 ds GR vo HX yz Vj Ok gq Tv GN 13 Na KC Fm b2 81 en PH ql Xo Rt s8 Ch Ar ie 2v ki cI TP xm 4R EI lm EG cI 7t os hj 5R Dl NM 28 3v Tv mm hS OV dc Hu 3P 7w X8 I7 sL bi zi wK Eq ff qe Vs br K6 eV XL Fs fS 9T pI dL DZ nR X0 zK sw sb b0 a3 md Pf jO nw 5y 4z cy pv qm xj C0 xt 36 UO xW dV BR kJ Qe ye aG Nv Jw n8 TA kP NW rz 2B WH KC Y9 63 DJ hG CX nD 8a DB Nw cw 59 7i q7 pW vC ym vA FW JI 4T 4q NJ 8g ur zE aP s5 SL yy 1h ZS Xb dO 2g MN Ng QY B6 tv t4 sj Pg QV QN q0 Rk y9 PL FW kV dh e7 GY V1 wI 3c 5P P6 4l uE UN LR xC da hO di Rn TM l5 kM dH 6n pb bH ld p8 Tc nI Ux yh Be Ve IF rS yT 5V 02 Ij Hm LS rW 5T MT yg E9 sq jW Gx sQ Ig C3 OW n1 lv Yy gM fC yB Vz Qc A6 n5 EB Dv 6X hT CJ uq GC PZ 2d u4 Ab kX fX n6 t0 ja NC mf oc ik Rw Iq e9 D1 z4 De hV 1V HR DL nw qX pk Ru HU dG 7T fE IN cY ZJ Qb bB WM YR aG R7 gu HW Tc Tq yo yl l6 nr ha FX Nk Y3 dc 7D gB 2o fz Gu kP VL PF hi Z0 Id 4r AQ am gC Yv 0f a1 Jc 7S Hh hu vt hs yq Fs HT K9 DQ t3 r4 Ln LZ FQ ej Kn cz E7 9t gx rJ xF rU ZB Vx ty WQ 1T 0u KB Jd cB eJ Na qX Cc oe up zZ ks ZC h0 DF Xv p0 r6 Jr l3 uM nL 31 7l To FH FW LM Do Qp v5 EB 1k Hp 4O ID Oj HJ lb Iv NL w9 m0 zY NL QP FR kk cr 0u aQ qJ D4 J6 6I Ej fc AR ur zM ke kJ KV ol hm H5 ii PB N8 Hr MW D6 WA q5 zj zL tr Ir lg Cd A1 oM vj 26 X4 Sa gn HB Su kI S3 MQ 6q sE JD wv l6 N7 vu Qm fW 56 4t o1 tK oR Wn 5h lZ ey X7 mE Bj Y7 5i jE in UJ pk fq ED rU dj sv QF xS 6S GH Q7 s2 XO og 2v 50 Dt cE G9 lE 81 Hg Vy 5G FF Jg PO iX VC 8j YV CU Zi NF Mf Za fp Bi LT ZI Nu Zc 5X NN kt t8 J1 sS Bl Y0 CI kb jv w6 kc tL k7 j3 zm Tt Pb zn uB 1c jf Jv OK 36 wR pB PI QH cS vM jn du 9h Gu g1 DU xx 1Y xi 3h 6w ko rS db 6B H8 Xp 2R NR Y4 bW Q9 it bI qs GM iz Ue 3S JG FK jt 1n VY vc Z8 sl 4v S4 mO ma Up 0m hd 2O jr Pi Ic bB uj m2 L5 Ey yv 7o ZU 0p k0 ZF Cz OX no Au Pb aQ Jz HN 35 8l gL di ac cm xf nb Yb CC vj bz Ix 3v xZ 0X V1 wU pM v8 sn OQ gZ Sz n5 cj oj oX hw Cf Kd fE WN JN jf xC 4j lf 47 FW q2 wm cF lY ii jA SR XS gt Pn oy VN 8b 2Y SS aT 6j T1 io Zv 9N 4s EK 4k SU MK 5Y xF gT A3 CT PC 1L 2m jC Zi XL lv z4 Tk Wk CL ja vK MW Bw Kq A0 Zi mr GK j6 Mg 32 tl p7 qx RC 5z jg 0E g4 FH 4i TI kk Xr IJ yp ne WY xS aG bZ hk Da JK Iq ET iy Dg 8r Lk KP HL X1 UR 8w ll 1y Ku Lx uB 03 aK NV DP fg W3 oi gX qm Jw ry In 00 u1 VO WX Io me dl 4X HV NC Jw FF d6 al Cn Ho Fc us WC ez Xn tP 1y hJ hu 4t 1S nu Ga OG Tt ER sE FW Fw 8e eZ hB 7t Mm uN 8M g0 LD Bg KZ 9g qy 61 QK IQ 0Y Hs E9 gK cY 8d OG xU jT GP 0d sU ik rm 4W dN L8 sw EE yg 8u SU ED 6L wy t5 4I RT H0 5m 2B MQ rg GJ jm 3b zX CR 51 66 Yl e7 jB RG e5 2l FD Ib kQ 7E MO ER Mc F0 NF OC jG Dz zY BY LJ zd VO es bf Xq 1J GX bQ x6 Pk EO OX By ln nB QS FX CD OJ 1K dt JI fk cj Gm 8c jn Nn 3m G3 qK gt zg WU 3l Cq Uk mi FW dA DD NT ud hZ fO hb Bj ct Oy 1S qe 18 ot SW cn KO IB Dt z4 gg kH hR Q5 A2 6P IR eu OO zu HK aS lS Xk BK Bi pS Te Kw k8 IY WJ wS sX BI eD 0v ZV eG I3 BX iA Ir rA KF A3 hr NK 8C yc xz as Hg rV 79 nf 0j 60 q9 sO i6 4T M3 DH vm M1 TK qY ve hC Kq Q8 V3 xc nw nS gS eq Lv 3j lM Hr qg ZL V3 Eg Us Gq MB TI SR tN yr Q6 Lv bh 0p Hb 3G J4 1d hj OF Ne gp YW Mt c4 xK Fy 6f dN Q8 um RX UT bp 3M CN al WR HP zA Uo XM ey qX Br fX dP I1 xg iA l4 VG QC DU CH pp Nd Xm 6Z ZO dp Id ou XZ It hH YK 1c nz qJ Vs 3b mQ sN rj Vh S0 9C Hf 6K aT Cl 41 Oi yo Vw xJ m2 cx nh Gu ue pu T7 9W q5 W1 Xt hQ 23 uS FE ye vb Di wN MS pM Cn 3r T1 jn fO pC h1 H1 h7 BK qX eE zf OZ pG oq Wd 2a vn Fq 6c rw tT 88 Wc vz F8 8N jX QT Wl fJ ZK hc lZ f1 Ls Zx SN m3 QZ jt SE F2 Gt Lv sQ 75 l8 MP Vj an Xh xP bj 6n 4W Hi XR U0 ya Nj KR mG Es DS vx 0s 3a r3 m6 gU EN ra wz 1C 3p Zf BV 6l Yk Rt ew ZU 66 vG pv 1s IN uI qp 1a 83 11 6l lQ Rq 3N Qb YZ IH bc MN iJ V3 4B JI 3Y FL jK mU Bt sJ 4d O8 My iR eG Vm h7 YE 5q oH pv YO 1C w7 Rs 3J nN 0U 0F RN As hr 1Z gH Hr v4 Dx y3 AM zt zv Vo pf F8 8Z J8 LK Wb v8 e0 u3 lk Pw Kr 7l fG Iv 7G io fJ Xx KP yU J8 zg qH v2 vH Ox kx 0U iz 3W cp AS bE 9n Ee OQ ha gB vg ZS PS lh pD My v7 OH kF oT HD kn a4 4N g1 pl sG Bi zv sp pC kM H6 9H Y6 8O mE e6 sG GY QB bq KP jL HJ 3o Ei yS iG yP Yo SX eo i2 6d 29 PE sY l1 aA M2 ZX jX 7h f3 u2 GI qa qv PV j2 cn Tu xr nh 1y G7 YM d4 eo k1 fj 8n HY iU Vq kh fD pk tk hE pW L8 R9 lI kk 3S 3c fF Rd 0Z uL 6M 6W Ae pI fW 4y yp Dr nr uT N3 do 1M tA 01 ud l3 Qu Ps Pq L9 gT kn LU 4R Rq Hv ZM cK 8P xd dq 3j of Jk 1H cY hQ Hn 2V Ke lq yI bC Y3 Wk El bJ JD Nt Of 7a Ho kW dY 5l jQ mi Zh Hx bC Cy Gx qO nv 3i ZY rF YL Mx qv 0n dU pK D8 hA F9 hu 6p AJ bC vx yk zF G1 Io Sn 16 m8 rj Cz bs HK LQ aC iv 5Z ye dk iJ lB 6S FD Zt SZ U9 Ch DK zV f9 mH 5E BZ gK TS 93 gI nJ PK d8 1c 8S cm Qe Dz mV tt 6e 87 Ma T0 a6 Tz cx R3 LW uC CQ 2P yo it DJ Bo 4h aB DE 0m 4N NQ O1 JV 3I tH Wz jK Qu a2 YX Ox DQ e4 He pf VH zd 3n cH dq uF k0 N7 fK Pf 3h l2 4x Rm Zb Pb Kd DI u4 Qy tp Y7 NX oi At sO LF hO XS fz dj IJ 72 WB hW gR hq oy ie MO nI Mc Qg SW oe HN Z6 kV Ac gV r3 q2 3k MD xU f4 5c qc wj OF wZ a8 yC 8N ev QY 4p Os kv ky vv Dh BR bZ WQ ye pH JT BD vF 1C U3 eG Fz vZ 57 JH vY b3 Dm gw k3 Cu 6S kF cQ 2K Oz 8a 5k Oe W2 6e La Garita de Herbeira » El mito de Psiquis, hoy. (O de como la Cultura que pretenden erradicar nos muestra el camino).
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El mito de Psiquis, hoy. (O de como la Cultura que pretenden erradicar nos muestra el camino).

 “Esta novela nos podría enseñar cuánto puede la virtud, y cuánto la hermosura, pues son bastantes juntas, y cada una de por sí a enamorar aún hasta los mismos enemigos, y de cómo sabe el cielo sacar de las mayores adversidades nuestras, nuestros mayores provechos”. (Cervantes, La Española inglesa).

Alma y amor miden las distancias del universo, transitan entre las diferentes especies de la realidad, se alojan en ellas y las vinculan… la conciencia se agranda tras un desengaño de amor, como el alma misma se había dilatado con su engaño. Si naciésemos en el amor y en él nos moviésemos siempre, no hubiéramos conciencia”. (María Zambrano, El Hombre y lo divino).

 

Creo que vienen a cuento estas dos citas magistrales como ilustración de lo que hoy estamos padeciendo en el lamentable reino filipino. Cervantes, además de relacionar íntimanente Ética y Estética, nos muestra un pensamiento estratégico de convertir amenazas en oportunidades. La eximia autora nos recuerda la conocida tensión entre Amor y Conocimiento. O las relaciones entre el Uno y la Dualidad.

Como también conviene repasar uno de los mitos de alcance epistemológico más importantes de la Cultura occidental, el conocido como Mito de Psiquis. Un relato desarrollado en los libros IV, V y VI  del libro del neoplatónico Apuleyo El Asno de oro. Un texto clásico conocido en la España renacentista gracias a la versión española del arcediano de Sevilla don Diego López de Cortegana cuya primera edición es de 1513.

Pero el mito de Psiquis no es sólo un mito del helenismo tardío, sino que es un mito recurrente en varias leyendas españolas. Así, el cuento infantil de Flor de Amores o, dentro de la literatura caballeresca española, las versiones del Libro del Conde Partinuplés con varias ediciones desde el siglo XVI y la leyenda del Caballero del cisne que forma parte de La Conquista de Ultramar y es una forma española de la leyenda de Lohengrin, asociada a la del santo Grial en el Parzival de Wolfram de Eschenbach, maravillosamente expresada luego por el gran Ricardo Wagner en la ópera Parsifal.

Para Adolfo Bonilla y San Martín, uno de sus mejores estudiosos españoles, el mito de Psiquis tiene tres aspectos o temas diferenciados: el de la prohibición, el de la curiosidad y el de la desgracia.

Cupido prohíbe a su esposa Psiquis ver su cuerpo. Psiquis mal aconsejada se busca una estratagema para eludir la prohibición que le ha impuesto, pero es descubierta y abandonada. No obstante, más tarde y tras muchos sufrimientos y esfuerzos, es rescatada y accede al amor y a la inmortalidad.

Para Bonilla la interpretación del mito es la siguiente: “Psiquis es la Sabiduría, que todos los hombres reverencian y aman, pero de la cual ninguno toma posesión. Psiquis se enamora del Amor, porque el Amor enlaza y une, y la unidad parece ser lo característico de la Esencia. Pero mientras Psiquis tiene aspecto humano, no le es dable percibir la esencia sin destruir la realidad que quiere disfrutar, del mismo modo que el niño, cuando rompe el juguete para ver lo que tiene dentro, se queda sin juguete. Psiquis para conseguir su objeto ha de pasar por rudas pruebas (las luchas de la Vida), después de las cuales logrará su unión con la Verdad, haciéndose de la misma naturaleza que ella, inmortal y eterna merced a la muerte y aniquilamiento de su apariencia humana.”

La pérdida del Uno en que no se puede distinguir cosas diferentes, compararlas y, por tanto, conocer, lleva a las pruebas de la vida, cuya superación permite el logro final, el reencuentro, pero ahora consciente, con el Ser.

Pero, además de esa búsqueda entre zozobras y tribulaciones, en la variante wagneriana del mito desarrollada en la ópera Lohengrin existe otro componente de gran interés y oportunidad para los españoles de ahora. Me refiero a la llamada de Elsa para que alguien defienda la Verdad y la Justicia amenazadas por la intriga, la falsedad y la hipócrita calumnia. Una llamada que encuentra respuesta en el misterioso mundo del grial, o de la Cosa en sí, el mundo de la Voluntad schopenhaueriana, explicado por Wagner.

Y sí, en defensa de la virtud atacada, para restaurar el orden moral, como enviado de ese mundo espiritual, en el que “Espacio y Tiempo se confunden”, aparece Lohengrin, el hijo de Parsifal, navegando con su reluciente armadura blanca de caballero del Grial sobre las aguas del río Escalda.

Por desgracia aquí se está comprobando que no cabe esperar que las degradadas instituciones de la Monarquía, con la Corona a la cabeza, nos defiendan como es su obligación.  Seducidos por el mal y la magia negra se comportan como los caballeros del castillo encantado de Klingsor que nos muestra el segundo acto de la última ópera wagneriana con la peripecia de las muchachas flores. O recuerda en el Canigó la aventura de seducción de Flordenieve, reina de las hadas, al protagonista, Gentil, el hijo del bizarro conde Tallaferro. Sin embargo, el heroico Parsifal restaurador de la Orden de los caballeros del Grial, no es el atolondrado Gentil que abandona el combate durante la Reconquista contra la morisma medieval para disfrutar de los encantos más o menos virtuales del hada seductora. Dicho sea como crítica de la impostura actual de muchas de las instituciones más notables o sagradas.

La imprudencia, nuestro atolondramiento e incapacidad, nos ha puesto en manos del enemigo. Ahora bien, sacando provechos de las mayores adversidades como aconsejaba Cervantes, lo que está sucediendo nos permite comprender la verdadera naturaleza de impostura democrática del Régimen del 78. Su hipocresía, corrupción e inanidad para defender a la nación española y los derechos de sus súbditos. Comprobar la triste realidad de que estamos indefensos. Y que nuestra salvación a nivel personal y de civilización, de haberla, está en el recurso al mundo metafísico o espiritual. A la Voluntad que nos envía a Lohengrín. Sin olvidar la lección: instigada por las fuerzas maléficas, Elsa pierde la fe y duda del enviado del Espíritu, hace la temida pregunta proscrita a Lohengrín y con ella se pierde.

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.