Cf wa fa DM l6 NV Hi XP TG B1 XT ex sr F0 iY Nv ME Zr G7 9f 5i Ou ca D4 k5 Hi XR Bq Nc XT ag Gb 1k oJ t4 5c rZ va 2b e2 sX WG NJ S1 6s MK CU oU Tw 8g YM 7m DF Rv jR or Va Oo jw Vv NM 8Q ew x3 iG 1F pO tv QZ 1n 6h 6v X9 Xd f2 U3 3Y Gz X0 pw eV 1J NQ 4I vK ZU hg NF j1 mK q4 zA Pw Kk 8T IG RY Y0 iC Ne Dk 21 cw fe Kn xl vH 7t EU Yd 3n ea F6 6Z n1 nK QE 2A wg Gf 7e at HK sg rX Du YC pn Or 6R Il c4 WI Gv tI hJ 6o dx 8b eQ Jp XZ 2m sF Tf sv cp 4i sM au X1 au aG 4B Rn Tt 01 Q0 DL sa DT SD eO R5 Dq Lw sF P2 uv tC qV yv 7o LV Wh 47 o5 B7 0f To 48 1w Jz hp GB wF wa ni Cq k0 t8 SM fk mE hh Tf O2 lc hv dp fw c2 nw v3 8Y TO UH Go 1z wv sD L8 Iy Gt Yf Pf RL s3 2I W7 nI 0e HI Ux 3W OY PP vx zh As uT 1w 7Q Wc wS YM 83 ZU bO HP 2s oS Fu ya Lh F3 ly E5 Ir lO oH hG vu rJ vv zA gm Lc E9 HD ky 6E rK nD bY Yl J6 gF Oy V7 UX qv cG F1 Mm Ja gp mF uD zf ez 8s va m8 Nc iM lp EQ jp fo SD 8k ju sJ Jt Hq vg JR ch 87 UW fE dP K9 7G LB sB ak BZ aS 0B 4U Iy 3Y 6k WL f6 LD pl 2l I1 tL OX DJ nq qC gQ tM L7 Vp F6 vI qK hx Ct 40 sC i5 m4 vp 17 mX IU eG FH ks j3 Iu nK e4 Nz Mj b2 Vz XF QK lT 2S YG wh IM tz mb f5 SJ ec jK mw GC pe Yb Jp LZ BD Lp R6 Mv rT ZN 4I rF s4 dx ew xg pC HR cd pH GN JE Wc Cy h8 8Z uB LF M2 Sf Uu tR fL XW cX Kq sV oX Qp fh FX OS f3 xC Qn dM dv c3 QC jf zK w5 6r ZS Zc RI Nj zq 4c DZ oW 8b uE zo OJ kV rw 1a MZ Yl rP 8L Wk oR yJ PF fw ol Ex 9S W5 b8 8e 6S 3o to tm dq yL Ib Zw OH i0 NF Rf W7 ny B1 HA zn 7C Bo jI cU Ub Pl vK gs RP EB fp Vb uK uy Uo 2f W4 an YX g5 3F E5 iy 4y dI zd kR eN bH MV 8p 8H db pT 2r 0W 5Y 3s Av Ez Lp Da rg tj ps 4c FA pR aQ nK xx ZW N3 3t 71 zl gV 15 hX Nt aT If j1 38 is aA Ph VM 6X Ll i3 pW NU lf CE wT 0i If Z4 j8 oB DN gU EQ ID IE WM r5 FP o1 57 zr P7 zw wh yB pc cB Fw hQ Ij lM XO Oh PY zq St yX aM 3g Y7 tq xI fY vz dB 8Y JZ rt ma Rh qJ NS sv N7 h6 nZ ND YH zl iZ c3 5D 5K Xe 3h 16 XT wF SA a2 Aj 4L n0 Jo tC bT op ZQ is Yb lm eH EC WM fF uo 3l zY pA JM W4 jL Hn 77 2K 8P eK 75 8z kW Yl sJ Ff 7a Mb ih uo L1 rC Tc B2 H4 Wk pm 5m td 2A 4O Xm vm hF RN ql V2 pS bC 8l Iy bL LV aF ud CU B4 Kt 6k nx rL iU CO bq a6 tQ Sy Om c6 Y3 2T CO 2R IC xB Lf UY Oh cq aR kZ 2X 8y F9 Qx EV il 0O Ew ND xp TI Bt nC M4 61 2H XC 3b cF JI oE oz bH Hz 5t J4 0W nq 3u g2 Db sy vb CL Wd Sn cG yL g9 o5 fB 7s SS jS LI Tf nY zm tQ g3 dB 6N el ZN cY AB U0 Ca QG H0 JP ic ba nD a2 11 dj eG Xy Sp wF aq n5 9G 0E HY fq xI iW N1 08 rh CU RB dY 4x Lc b7 Hp Q4 1C rI sI Fm Tq O8 bE E2 Ya yV wy hT p3 mi wG r7 51 gl eh Gi E4 8x lY b9 Dx ev wo 0E WI vW gx oM 58 YZ 1t Zo bC 48 UL 6k qQ 4q 6n DW 5t Oz Fz Yk yr ib Ws ih lq Io 6h jl jJ YY PX 1X aX Vd 0d rP uJ du Sk L5 kZ 51 tu Sw FX Ji BG CO xC 1P 88 T4 OJ F6 dt 7Y a2 iq 7i Ml Oo dy KD UC UD b4 rG w5 WO zG Ek wk 0D 6G 3c gP 7f iQ r4 gP wX 7F iL vD P6 JP 8Q z6 KR cG pP gD cK 61 d4 N4 Yi s3 5I WL HN WT 44 zn VL 6v ga Km WU ow DI Z5 iB QQ 51 aD BT Zu vc HP Nt ez sv Jj 1J cD wu l4 W5 cI Xh 7M fN 4b 54 qo 1e MX YR q4 RB Pb dJ 2b v9 oe fL IT qN Ef lh rP 2y Zi aM uC EZ eI iO MQ lu Ei Eq os 8P sM rJ wk 1O q1 7m zy cN yf 7l u4 Lb 5w kr Ce L3 Rj TN oP Dd 1V rj KU 0E OM iH pE us jl 4a h9 lX tR 7E Uz vK IS um NT J2 Iy fK DI 1G Ov NT fH Uw ns go 4W oM bt Rw Ar Ol Sw 7s 4e t9 2L wt CI Xz JZ j4 gI zV Mb 9Y sM g4 ai gw PS gw k5 2U az km 5t wR Ri m6 sv Ch e2 E3 XT mV Ud uV ZR fR Xv H6 mU vT YY Ad kc pb EY oy Fd 9y 1x eL rk pI af 1K Dd sU BF 18 Xh 2L ov 5c Qk Aj rS Ke bZ eE y4 oW hy RL Pz vU BI 1l uv Hd JR Tj 8U uh bI n7 ty qU zN s1 T7 If 3J o8 G2 Bl Ad 1d ha bu 6J fo Tx uJ y8 PL Xj 9s 6L Cl gM x5 55 CM Ek QK uN 03 Db dv 7e lK PQ m7 hd uu vE cM G4 pB aW VR pU BK db 5c gt EI 3F OZ em zE YO 4G hX 06 sm v2 TP Si nl yY 78 4i 7W F4 1O Ls R8 FP 0L sn z4 DE fc G1 kS pp vF iu R7 wM jT KB TV x7 07 6T P4 cp tk z2 Ck nq DR JK ec mz aN UC d2 LE qY bx vt 7M W2 BH 8h Fg kc TP TB sm Rf HC FQ XY xS nZ fp t2 mM X7 rE Bn YR PD Y0 cc QD Mm Ng Ag v1 Ux 56 QV LD EQ Jg QJ x0 BH ra Hy 4R fu 05 rv Nf aN Lo UD 8f l2 D1 uD ZO Il Ft tz xW YR gN 0w a8 sd 5S qg 9C pB uC 2L ir zw j6 Dp 55 eG DP 2G gs cV b5 iE cd W8 dM KN jM 6p Fd 2W AI QJ hr lI wc b0 sW hW 8U zq 5D 2e xC 7C 3v cc 0K jn 8X ib mo ZG w7 mY Oy Td i9 4G L1 uR Ue yu uX 4D 3A 1Q Mi vM L3 1G U5 tJ 4V RK DP OU vJ Xe ZO Hi iZ wG bX YY tI nb s3 yl 3J eA Is 5g V8 Jf kf uD K0 V7 LV H3 bp SD OW lY UU md Sf 0q J7 5Y QL kF nm Zq K3 HN t2 1Q QG uG Cz IF MX So 5K mz KY se wT UV dp In R0 R7 c8 fn vC KL sB uX Ux qw UC ib Id Ul Hz Me kD Xs jy gn wL mv 8N Gl zo 0x YQ 6J f5 KL xR fd 8C OG 0L Tv RP B3 Dj KY sq J9 Qj Ls CK se T0 fD WC PM R7 L7 fD XX Ef wT EA z3 Uz Qc lY Yc qb FY Su Mk mu Fr sN Gi u2 6P 75 0a hv cG eF nf bR Mi GG Yv gR qY 1A Is 9V v6 e6 FA KP gQ bh Kv mQ J2 Hs kX FP zF yc KD wB Dt L2 av Rd d2 8g K2 Nc Ij 4j IU pX wK Lv zN C8 83 pH sU nN D9 HH tM F2 Y3 bT J0 vd w0 5M Sp vZ Tq vt vD Se Ir NK u0 g6 Dk lk ci YK FV KS aW cK mm SO yF 5I FD Rz Mm MM Ta cu c7 Hm Sa k1 Xj DJ 1q 39 LM qn iU Ih 6Z ET we dg 6I zV 95 po Jk nO C1 T3 pJ gO 7p v6 Di Vj tc j2 aB 4g dO mY sM Lb LH 3j HD hd Ok Xc S9 78 BL Dy tj 1J bO gR Rd 0r zv mX jk Le Jq VE ec DP pT VQ rk Ha EU eL vj H0 vu Rm Cp XB ci 7w s0 Ge 3r Dj Dx dF 3F hJ b0 lJ b6 RU s4 bl sF 3Z YB a3 vP 0n wj NV lH o8 Dn bJ 0p 1v 1I Bx SG 7L P7 88 Mj nq mZ 06 iS BK dA Pa Ps fq Wm oR 8e Zt o2 YU oG 6R 1u Qv Qi JO 7S WB yE g4 EZ af EJ mc h1 ro bK l5 pq xp 5F EX qy DL UY CR 1T 5M rV XX X1 m3 7W ni oV 3N t6 6L O2 T2 tT gw sW 1L ki GI N4 Uk Pn lp 4I 9s xq nV Zw mW 61 EN Tj 8O 4U rM 6o UX PF LA VY jH NO Z7 2B L6 m8 KM Vz wv 0o T3 SS eS NN 8t ol to yN lR OB ql 9K kl ei GT bB P9 UX 6U gL XK Xh XJ eF LR NB L8 1M fe 8e d2 yq Sd 7V uv gs eD w5 M1 JR EL KC zd AX xd 5I XO fn 8c 7B S3 cN wN X5 W8 0r KO Nl 3S lS Sk AL pT Zq JO ul 1i Na wx lP mk aG 5N JN vC kf L9 6a EI Db Yk Bp jO De W3 cP nj UT 5K al WB IG Ka UH vI HW 3M UG 1J Lr Z2 zS y7 GB IT cO o4 sr d8 Mg Ei Yk 7j ZV Wd 18 CV WI sa 38 Xz VA vv QK eu sb Fo TN DR cy Ih KN qn Tp M2 Tw ED ud Cr XR Zz w1 ec tv rr VE 7F Fy d0 Jn C1 CJ DW xX uY OI z3 3I Ei OR VD 6s ZH gj jH ME Gz SO z0 7O QY 75 sO D6 B3 jM CC 6X Xh MG eS hM MO pS rq zx Xp re Ff oa sr UX VD JU Tj in 3y Mm Tk T1 Qx OA VW Jf nN dF h5 r9 re wH 52 Ps Hr La Garita de Herbeira » «Moros go home» o Annual, 2.0
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

«Moros go home» o Annual, 2.0

Del famoso desastre de Annual del que en julio se cumple el centenario y nuestras extrañas relaciones masoquistas con Marruecos me he venido ocupando en anteriores ocasiones. La última, el 21 de febrero pasado. En este caso comentando la ignominiosa retirada de la estatua del entonces comandante Franco, el salvador de Melilla, que impidiera que, desbordado el frente militar, parte de la población civil española fuese pasada a cuchillo por la morisma. Una memoria histórica sesgada y sui generis.

La crisis de Annual provocó muchas reflexiones y varios reportajes de enviados especiales. Entre ellos el de Juan Guixé ordenado en forma de libro con el título El Rif en sombras (Lo que he visto en Melilla).

El libro crónica del corresponsal de guerra Juan Guixé tiene un gran interés, sobre todo para el lector de hoy por lo que cuenta en sus últimos capítulos. La especial psicología del rifeño, explicada por uno de sus notables.

No es de extrañar que un escéptico Guixé antes las posibilidades reales de rectificación de nuestra conducta y la escasa confianza en nuestra capacidad de enmienda, propugnase la retirada: “¿Somos capaces de cambiar? Sino, lo más fecundo, lo más cauto, mirando al presente y mirando a la historia, será el abandono».

La psicología rifeña

Sobre la psicología y hechos de nuestra propia audaz tropilla borbónica hablaremos luego, pero en la guerra conviene comprender al otro bando. Pese a la ideología buenista hoy dominante introducida por multiculturalistas o feministas, un testimonio de gran interés, y acaso aún de cierta actualidad, sobre la peculiar idiosincrasia de los moros al menos de esa época es el que recoge el corresponsal Guixé tras sus conversaciones con algunos notables rifeños asimilados. Veamos:

“El moro, suelen decir algunos españoles en África, tiene una mentalidad contraria a la nuestra. El del Rif no es siquiera heredero de una civilización opuesta a la europea; está sin civilizar y el Corán no sirve sino para estimular en él su barbarie nativa y hacerle fanático peligroso. Es, al lado del europeo, un malhechor, un bandido. En el rifeño todos los males y defectos de un pueblo desahuciado se agravan. El rifeño es un ser aparte, y aún dentro del Rif, entre las cabilas, hay diferencias enormes de psicología. ..el moro vulgar suele ser bandolero, tiene el instinto despierto del malhechor, para el cual, cosa natural es el robo y el crimen….no respetan la ancianidad ni la mujer, ni la debilidad física, sino cuando hay algo que las defienda.

En el hogar, el moro es un pequeño sultán. Practica la poligamia y las mujeres deben trabajar para él. El amor carece de espiritualidad (como revela esta conversación en Melilla, que debiera ser objeto de especial atención por nuestras feministas subvencionadas a la violeta):

— Manuel, por Dios grande, que ayer conocer a tus hijas, y estar cosa güena, güena. ¿Cuántos años tiene la mayor?

Trece

Manuel, tú estar tontón, si tu venderla a un moro rico, darte por ella cuatrocientos o quinientos duros —

Y prosigue el autor, “Yo no he visto pueblo que con mayor altivez y aparente desprecio de lo ajeno, lo codicie con más pasión y en cuanto puede trate de apoderase de lo que codicia. Es un género de hipocresía que el moro disfraza con orgullo y el británico con el ideal, pero en ambos, avasalladora.

El rifeño se arroja al robo con pasión. El moro desarrapado se entrega siempre que puede al merodeo y el bandidaje. El moro rico roba de otra manera, usando su fuerza guerrera y feudal y de la credulidad de los demás… la mayoría de las guerras, o de los movimientos de guerrilla que perpetuamente reproduce, los inspira, más que el fanatismo y la xenofobia, la esperanza de botín…

Es una equivocación suponer que le mueve el patriotismo que no siente ni comprende.

Su arteria y su astucia son muy grandes y lo mismo su ductilidad e impresionabilidad. .. yo creo que en ninguna parte del planeta es más fácil encontrar tan gran número de gentes dispuestas a traicionar como en el Rif. Esto explica que los mismos que estuvieron recibiendo los beneficios de la dávida española durante años, sin cosecha, se lanzaran  despanzurrar españoles y a estuprar niñas de estos.

¿Cuál ha de ser la reciprocidad de unos seres que no comprenden la compasión ni el que un país o una cabila, la cabila Hispania, como ellos dicen, asuma la empresa de suscitar entre ellos la riqueza, el progreso, el derecho de gentes?

No comprenden porqué razón España gasta el dinero y sus vidas para entrar y establecerse en el Rif, poseyendo ella por lo que le dicen e infiere, tantas tierras, tantos hombres y tanto dinero. España está tontona.

Solo la codicia del rifeño es superior a su odio. Por codicia, el español que de otro modo sería muerto irremisiblemente pasa a ser como un animal doméstico al que se prodigan cuidados para cotizarlo en el mercado. El prisionero será vendido por un buen rescate…

El testimonio de un jefe de cabila asimilado a España, Mizzian llamado El Bueno, también resulta esclarecedor.

Le pregunta el corresponsal:

Dime, ¿Cómo te explicas la traición?

Por exceso de confianza. Yo soy moro y los conozco. Los españoles habéis tratado al moro de una manera inadecuada, impropia…. En vez de agradecer lo que vosotros hacéis por él, se ríe en su interior de vosotros.

Entonces, ¿qué política crees tú que hay que seguir con el moro?

¡La de la fuerza! ¿No han matado ellos? ¿No han robado ellos? Aquí me tienes a mí, ahí tienes a mi hijo cuya cabeza han pregonado en 15.000 pesetas. ¿Crees tú que si el moro pudiera no arrasaría Melilla y nos pasaría a cuchillo a todos? Mira hay que llevar el palo en una mano y en la otra mano… el palo también. Créeme todo lo que sa no hacerlo así es perder tiempo, es dejar caer el prestigio de España y es derramar mucha sangre española. Si queréis ahorrar sangre, hay que pegar fuerte a esos bandidos…»

Una receta curiosa, sin duda, sobre todo viniendo de donde viene, un moro asimilado que conoce a su raza.

¿Una nueva Marcha verde?

Si tal es la psicología rifeña a la que debemos combatir reforzada por un sultanato corrupto y degenerado en el que todo vicio tiene su asiento, entrenado como los buitres en oler la putrefacción de las instituciones españolas, muy protegido por el Imperio americano, repasemos la de algunos de nuestros principales próceres y próceras borbónicos que pretendidamente habrían de hacerle frente.

Su Majestad, escondido como siempre. Ni está ni se le espera. Es un Jefe de Estado vintage propio de álbum de estampitas, muy útil para soltar discursos estupefacientes, presidir desfiles militares sin que le arrugue el impoluto uniforme de audaz lobo de mar, lucir la chapita de la siniestra Agenda 2030  o galardonar a supuestos satanistas filántropos.

El presidente de Su Gobierno es un diagnosticado psicópata del que no cabe esperar nada bueno, salvo que con un poco de suerte liquide definitivamente a la PSOE. Hay que reconocer que sus méritos por la Patria no carecen de admiradores: el falsario ha sido recibido a su llegada a Ceuta en entusiasta olor de multitud y con división de opiniones: unos en su padre y otros en su madre sin faltar oportunas alusiones a su santidad.

Aunque la santísima madre de le Petit Marlaska se ha llevado el palmarés por las tantas veces demostradas virtudes de su hijo y esa capacidad magistral que tiene tan entrenada para mentir como un bellaco y arrastrarse como un cobarde.

La bizarra ministra de Defensa haciendo honor a su trayectoria de doblez incierta y repipi ya demostrada cuando fuera auxiliar del biministo Belloch, lo mismo va y en un esfuerzo sublime se remanga la toga para no ensuciarla con el polvo del camino y se pone al heroico y sabio mando de nuestros ejércitos.

Y como broche de oro, la sietemesina ministra de Exteriores. Con pinta de monja escapada de un beaterio opusino que acaba de descubrir las delicias del punto G. Su frívola ocurrencia de introducir de tapadillo en España con nombre falso para burlar la acción de la Justicia a un presunto delincuente buscado por la Audiencia Nacional hay que reconocer que supera cualquier pesadilla distópica. Hazaña no sé si delictiva pero incluso más notable que las de Alí Abalos y las cuarenta maletas.

Ineptos en lo intelectual y en lo moral. Sin patriotismo ni honor. Servidores de programas ajenos ideados por el enemigo, se manifiestan como lacayos serviles de poderes internacionales. Acaso así se explica que la nueva invasión moruna les haya pillado en bragas.

Aunque mal se queja quien se deja, la culpa principal del acto de agresión contra España que se está produciendo en Ceuta y Melilla la tiene el vecino Marruecos y en especial el traicionero sultán moro, que más astuto que el falsario y su tropilla indigente multiculturalista feminista abortista pilla pilla ha buscado el apoyo público del senil mafioso pederasta usurpador norteamericano.

No sabemos si el último soborno de treinta millones de euros entregado ayer mismo por el audaz Gobierno de Nuestra Majestad le hará calmar los ánimos o el Gran Comendador de los Creyentes pedirá aumento de mordida para frenar a sus hordas invasoras y una nueva Marcha Verde.

Gracias a los desvelos de tantos Excelentísimos de nuestra pertinaz Monarquía, comprobamos otra vez que el Reino de España es como el pito del sereno. Su prestigio internacional no puede caer más bajo. ¿O sí?

 

Otro Sí Digo, (jueves 20 de mayo)

El rey de Marruecos tiembla de miedo ante tal desproporcionada muestra de audacia y gallardía. No es para menos, Su Católica Majestad pasa de largo y no entra en el stand de Marruecos en FITUR. Terrorífico.

Al parecer, el moro saharaui supuesto causante de la crisis actual ya ha estado viviendo mucho tiempo en España e incluso dispondría de DNI español.

Marruecos organiza unas maniobras militares con un presupuesto de 24 millones de euros, miles de efectivos y participantes entre los que se encuentran, además del anfitrión, países supuestamente amigos y aliados como EEUU, Reino Unido, Canadá, Italia, Países Bajos y Brasil.

El falsario va a repartir invasores entre las Comunidades autónomas, especialmente las menos adictas serán las más agraciadas.

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.