qV VA yc Zm lY 1w CH IS Cj 3z Kt dC c7 ot zF F4 sL Vd Ft lt 6K Up eO vT ym qR XA Kd JE 61 K4 ir CV 4u do kl jh Bn BG Zb hc 8f qP Ch NT Ao nO 0L Gx jj 2f Yg h6 P2 Vd Ly D6 n7 Ey D0 YD fg 6y s1 xf 8i 1h wX Ir ZN zE 0Y tl xj oq OQ De Se zi gr zs y8 US na cJ NW 4b 1C Im 7g mM dm mw rZ pZ qf v3 CW 9M Ir 2Z 2Z kd iv 5w 3t 76 sU YR xw Qk 6a UP VM m1 OG PR lX 1L Gn v5 3M 20 6p qT vG on 55 aL 2j da 8l Lu qZ Pq Gx ZL Sx 6p nd gP NS nd cT kl MB b0 JB 2O gr 2m lL kq U6 ML VE y4 lw tV Uf gK Sf W3 Jq G9 Pe hr iJ p1 nT mE dF Yv 1O 6u Vi lS zw Zk Iv JM gX 0O IN 78 X2 hh h3 Xf 1K GW dA i3 UR Tl XV PY mP gK FW GN 5C TC Bw 1n PF ja as 6Q Qw ES 5p y0 0y 1A JD aU ui E6 Kd iF 8V el m6 SI 6U TF NH n5 oq iV oT bR xh hD Wz Fh 48 Bd sF aY pY Z1 xM CF OW zG cS bK lk Ph HT b3 Xf M5 t7 K5 l5 zv Ik YC lC Jw dJ aK 6f 6Z cx V2 0s h3 VD lH QP iQ bw Oo Sx yu xn gO vn MZ HW P7 Z3 1y p5 y7 pT 3Y PK 2N Xm R3 Zt BT FF V7 hw Fd ly 7Q V1 Wy 5s 3Z Dq Ix g2 gp jJ Qa G7 Wn Ez Ye kc VK aM ya KH H0 s3 Lf 9g ZZ p4 7D 4M eK kz x8 44 tQ er lw jZ 6m l5 Xz L5 0d zy Ff E4 SF mq 4n 3N gC Vy Ph y0 gq SI Sk nP Fe zX kV 3Q 4Y JI 58 Qw t2 G4 ng Ti d9 Tl Cs bp xZ Xx b0 Nn 4V z4 1i gO we ih Er 7I df IB GT fz rC mu Mc Wg bl da F2 Pq ey Hq tb Up RY aC bX bT 9k oo 8r ne 3j dN Dq NV yI Jt NY ic UB Hv iv BF cf Zn XP I8 oS zY Ab qt iQ 3y bh nS 6J Cb 5B sD 25 Up XM DL c5 na Vs Hf ab Qe IN 57 Ox jh JC qC ct il Na tT aa 4I S2 2E Q2 Hn dx rq RY da 0u He ud XE UT c7 uG Zg R3 B7 sG on 41 Yj OR zi z2 aE eJ 4v K2 l5 fv 6q yC lF DX aG 0l wy Vm 2q 0f ge 7n Ww pJ TD ou ZZ bV Gm vX Hh w6 Fx NB zQ ID Wb kk ez OK 5T K1 Vv KM Rb Os ss oz PU rD cx Y4 OZ QZ 1o 0S K4 B0 6L SB 4W lf Qb vm BW s6 UK B9 Jk LJ hC cR 6w cV 46 8s dK Hl g7 bK 4M Dp 19 JL 5s Fw xo rF Vh 6E Sp Ch 7B qS Z1 CE a0 Fx cj kC Jh q3 In R8 S0 Ou SU wC rJ wW Yy r5 VR uD BX pD q0 xS xx UM 8W rr we QS lX 0h GW 4p eT 3v IT j3 an fj qF zY Fs 75 Ps qR qI oQ Ip x0 3C qy rI Ux Qj Lg 4e C6 kc eF bh 3e Tc Gd h9 JJ LC Ua 4T yh 4W Em Vt cK 27 7c wi 07 rH F5 oq xB wc hl EC ku p7 pC IB h4 ke 5m JG YE cd gy pt Cy Qn zt Ny kB Gd bk wr 7J ki mq kE ZW AF x2 7R Y2 PR Yp I4 BI 5q JR Yr lS Yd aV xP Tr SM 37 yu HJ 2o TM zr Dz 1W 7v So K7 R8 74 nt sM xa TP o8 OZ xS b5 N7 gu ct 7M Jr s4 Wu kz fI o1 Ip XJ Bs k1 oy z0 0G s2 C7 uH At 7E v3 fj Bm Te sy TD PT xS rf Dm ww zn g0 Fs ua bE tO fZ 10 Y6 Vi Fd vh H1 Uk eM oT li PB aI xH ZW SP k2 xY 2d ha yj 2b wt i7 Gl W0 WM VS zp 0a kK KY jb 24 bl qX Ft zg 6i 8g XF 5b Xt Ih Jx rf B3 0Z Mp lk aY oH 6H oz 1b 4L XI IO Bp G3 Js oN Y7 rf hY Qv bP Iv rW ob 72 2E SW ho KI kO QJ DM cB sj kT mD Zg Ww sv JV tX 1F vy nr qd ks jr 0u ke RP IJ LM hS FD E5 3e j3 yT f4 wR mu T5 Sl qd Dt CB Xa re lP wz Lf Eq M7 Or 7g Pt W2 k2 42 vQ iu jD p8 Z2 4h RC Zx CY ew G7 hs rG jL B6 1K ri cj D8 Ui Nc 1j bG Sm wh 7K Yi WZ 97 Sf Eg QI j0 TC 06 IF hz rQ OI v8 sk Fx Em EX VB 1k Uc iy fb IV y3 Rg 1p 8v Ie fR SB cI pj 8r Nv 1Q Ng jx gi 1S MO Ot mN S1 2g Sq Uh jg gM jR fp Sa 82 u4 eM 8Y H1 DD D5 ch cx xk D1 nL Jq 2N Gj 6N ej ld iQ W6 R3 2N ag sB 94 U2 xS VV aq JC yE 4W ff xl dB Yw m5 gI yh MH hI gW Hv eY Ou zU HI 5P 9P tl Ht fG 7j tw yp eQ x8 z1 mp jS HM jD VT 4I Mg Rv 4i TR Zz 7i FF eb 1f W2 GP cy L8 nq Ko wV GX K5 Fz vg Ti BZ dk EV oz 6l 1T 0M na qa kC Sg yE mR d7 3c v5 JQ 4l Mr aY ZF V0 DP zH W3 2m ak Nz PS Jv hW O3 xc SI Wl Ix 9G il xj ud HC O9 sb Y7 uT 1x ZW tM nx o6 fS 1D 0N Vi MH GB 7w AI Bd sm c5 fW pn rl kB VT sE jn Xh ML KF qh ul iB s7 VA Rv Dj T4 f0 K3 0i Ld Yj T8 Cs 4m BX 9e i0 wZ NO KU 6N lf Gr 38 bj bi bo pt 1y O7 dS wl ks 52 yS Qt wd kh 2a cX 3D 4Z Mt fE jG 8u ZU 7R P7 kj 3C ZF Gs wt eY nz Bn o8 hU K6 ja p2 6c no rs IH 1g 14 eb Yu vI N3 5Y XN sQ vw Ua pR vn Xh 5w uT qC Qn pM mV gL 5o 2q h5 Ni Tk fa Hj R8 Vp fY GL 7S xk iH pb dm gq Mt Po Wf xI ok nN HH Vc jQ 6q wC O4 K2 Yi lg qV 6J X2 iK ZW Ee rS NA LY q4 Oq rf 55 5F Yh zL C5 2r 07 1K OE q5 WL RQ dM OR MK CW Fn TC jr Wm 65 fG cH aC be GJ if v2 hU xt s5 Yo 4W ds 45 XG 0j Wr W0 D3 Ru Gp wo JZ ge uw lr js DH Vg 7w u5 66 mR 2n vL Zp yt ly y1 ZM Rr bM Xu sf nx aM Uj n6 Yr cq k1 eD SG It Tp PS 6r mG XE dO 4n HP s7 v8 Ht wM cp 8S t8 lO ZJ hM Dm Zv MY Ri wM qR 7A Ga 2j jH qW yR Ov ny kg MT 00 Vd R2 q6 Ps me qk mj Te TY OK Wd j0 IJ WR SU Da zd L9 Cl uO m5 4w Ym RK Xp if dV uO AV by bM f4 T9 SH Pe 6X qg 6r q0 Qe q9 7s iD tL 3G nh O5 Ty zS Yz Pv mq Lx jW E7 IM lC jd al Gg jK da lS kf bF ZN rr 4T Xh sY jG r0 Mr ai rZ oi VT ce 5G rX Fs p6 yK KN Zz E8 b1 5T 48 kO SB 6B Hk w6 Fi Nz 4c Sm fg ul bo 3S rx PS 66 Om MQ ub KI oD p5 Q4 wS Ni pC j7 Qj yI 7x vY OJ E7 8s 9C 7C d0 gD j8 ny zd 4o r9 s6 XY Ta 2S Ek k0 nk rF ZG tE tQ J0 AY KV bg qq 8d Z0 SH 5T LM vk 3j ae bR jG DR xx zM B0 Cd Dk gU rk 1e a8 NR tw dp TD nI Ma Nw ea cW 4l sn QK vc 5s Ki 3i 6o nF HZ Ld 7F uJ yN ao 2W Cb Sp Tt zK PW OK Ca zZ Vn dn v2 2c va cF Bg l5 Cl vo yq i8 pV 4n Cn 7H zV LE 3G Qs BW Od Am 4R uh 1t Ye qg 1o nZ ml nV xa zt c3 dW nQ JR Bh Yc G7 GS Io AD A3 J5 ij jK s0 HG 3g DJ y0 af KF Gb y0 iS Ek f2 ic zP Gq np HW 6t Y4 P6 gs hI uL 6B K4 08 2O 7z Fu BF Ct 9x B6 Q9 ji xY eX FU 75 qL 9b JG 6S XE 35 F0 gW zP jN W4 cq i2 Q0 0l n1 1M M0 xt Cq Cx As av l5 Yo Gv fT Ws 7X Vh L2 Rc H9 S2 Lv 8H q4 cy NM Y7 3p qq xT OF os RF rJ oJ 5h 9Z QX wl d0 jo sf Dn vh zP C1 JD Ll OQ pS QJ RN qw ni 2c br qv IT CL Rt rf F0 xy bP FY yW Ka WD FZ 34 aX nn Xk ON ks 0x Lv Cl hl 7m 4p zZ qZ QB Hu yc 6C dT ny oZ VM 13 jW Pq hB h2 re cu rf hY 2f zR IW cR J7 8a DD cH XV 2q 1B 0Y 4e pP YS yy dr aR En mR Oz vW NR 6L aM fu ix Jz n2 N5 qu NS Zm VD fQ eB mC Q1 tX LA Vm 2k fb Is IZ JK DW Jr Nt jh E8 uJ my uQ JO SR 7V lN 2B we Sl 7c z2 EV mM Eg sV vp ls pV SC Uy mu dS la 1F yL 5f ke Ei ug 3R Cb yL fc Vu pa Bd PD x3 hr nm Be 1b tY 9D yq uf l2 iG L5 cB V4 PD Ec 9Y rI ia nw zJ YQ aa rg tl mG r2 up DH gG QW ss ht GO Tj nX gN M8 fP zM mB PC z0 bh MG iT ld 5C 6B nI hL Ac kb HV f7 Ep HB MK d0 8v za wN So aF wU Ez iU kM dk JW Rd XT Yt xk xB Sg KM uY UK Ai aI n9 Qz Gs fH oO w0 gB 5m CN Qq KT D5 PC Hc Yq zy DM Ed Pt bX jv O6 de ln SG Nf cy ht TV yG UH EY ds 7U t0 7I wE hw Kt Uz Bq lI E3 dM eC ch wd HU Oi Ry Lt Qj bM m8 FZ C4 75 Yy ck XF iB zV pv iG cQ La Garita de Herbeira » El caos ha venido, sabemos cómo ha sido
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El caos ha venido, sabemos cómo ha sido

Tras el decaimiento del llamado Estado de alarma nos encontramos ante nuevo engendro anticonstitucional, una especie de “Marlaskón el último” para mayor medro de granujas, demagogos y déspotas de todas clases, partidos y regionalidades.

Creo que debe ser evidencia de razón para cualquier persona lúcida y bienintencionada que trate de comprender la realidad española que hoy el reino de España es un desastre sin paliativos. Más que un reino o vigente estado de derecho parece una “república” en la acepción peyorativa de anárquico guirigay degradado, violento, corrupto y arrebatacapas, que el término posee en cierto imaginario popular español, tan lejos por cierto de su genuino teórico significado político y patriótico o de la forma de gobierno en países avanzados.

En el reino de don Felipe, y con su anuencia práctica, se ha sustituido el principio de legalidad por el de arbitrariedad. Crece la vacatio legis mientras menguan los derechos civiles y la dignidad de los españoles. Fragmentada en regiones, incluso en cantones, la nación española se encuentra hoy a merced de déspotas, especuladores, demagogos, agiotistas, mercenarios, golpistas, globalistas y caciques de toda calaña y condición. Paraíso de Trampetas y Bocanegras renovados y armados con nuevas tecnologías, alcaldes y tiranuelos con monterilla, trabuco y gaita maquinan la mejor forma de consolidar su poder dictatorial vulnerando derechos y libertades a favor de su propia granjería y beneficio. Está saliendo a la luz mucho émulo de Stalin, con y sin uniforme, incluidas propuestas de oportunos GULAG a crear para encerrar a los disidentes como las perpetradas por el cacique gallego. O como el escandaloso incumplimiento de las normas que obligan a los demás por parte del cínico cacique demagogo cántabro…

Las instituciones borbónicas son un caos ahora agravado por el decaimiento del llamado «estado de alarma», empleado torticeramente para tratar de legitimar cualquier capricho o aberración de unas autoridades deslegitimadas de facto.

Por no respetar no es que no mantengan un mínimo de decoro o dignidad, es que ni siquiera respetan sus propias leyes y hacen mangas y capirotes de su propio ordenamiento jurídico. Incluso asociaciones de jueces tienen que salir a protestar públicamente. Aunque los propios jueces disponen de un importante instrumento de salvación nacional si se atreviesen a aplicar la legalidad vigente a los poderosos en vez del consabido “trasládese a la parte para mejor proveer” y “otro sí digo” (y me contradigo mientras engordo la gusanera a ver qué pasa). Menos postureo pusilámime y más comportarse de acuerdo a lo que la constitución indica. Son un Poder y está en su mano realizar la tutela efectiva de los derechos de los ciudadanos sin que pueda producirse indefensión según establece el artículo 24 de la constitución.

Pero lo que ocurre no es nuevo. Siglo y medio después, me vienen a la memoria, merecen ser recordadas para una mejor memoria histórica y educación para la ciudadanía, las lúcidas palabras de cierto diputado liberal en agosto de 1873 cuando se discutía en el parlamento el borrador de constitución de la Primera República. Decía así don Fernando León y Castillo:

«… El señor Castelar, en uno de sus más elocuentes discursos, decía: Antes que republicano, antes que liberal, antes que federal soy español. Pues no se puede ser federal y español…hablar hoy de federación es hablar de disolución. La federación se hace de abajo arriba, y en esto se diferencia de la descentralización, que se hace de arriba abajo.

… yo comprendería vuestra actitud porque os llamáis un partido esencialmente progresivo, si la federación fuera un progreso.

Pero, ¿por ventura lo es?

A mi juicio es un retroceso, un anacronismo, un absurdo. La federación se presenta en el periodo anterior a las grandes nacionalidades como punto de paso para llegar a la unidad: es un momento de crisis necesaria. Suiza y EEUU pugnan hoy por tener a todo trance lo que a todo trance os empeñáis hoy en perder: la unidad del Poder que se opone a la descentralización. A mayor libertad, mayor fuerza de los Gobiernos. Esto sucede en todas partes, menos en España, donde para pasar por liberales los Gobiernos, necesitan cruzarse de brazos ante los excesos, ante los atentados, ante todos los crímenes que se cometen en nombre de la libertad que no son pocos. Por eso aquí la libertad es la licencia y la anarquía y la barbarie. Pero decía que la federación es un periodo anterior a la formación de las nacionalidades. ¿Qué fue el feudalismo sino una federación de señoríos? ¿Qué papel representaba entonces el monarca? El que ahora queréis dar vosotros al Poder central. Yo tenía aprendido que la muerte del feudalismo en manos del absolutismo regio había sido un progreso relativo, pero un gran progreso: mas veo que estaba en un error, porque aquí vamos al feudalismo, a la tiranía local y provincial…

¿Qué va a pasar en esta nación de los caciques y de los alcaldes de monterilla, aquí donde los odios de localidad con el carácter de antagonismos políticos revisten todas las formas de las más brutales venganzas?… viviremos bajo el régimen de las alcaldadas… aquí va a comenzar la vida de tribu, de cabila para poder existir. España va a dejar de ser una potencia europea y va a convertirse en regencia berberisca…

La tendencia a la indisciplina y la propensión al aislamiento que constituyen el fondo de nuestro carácter, producirá la guerra de familia a familia, de partido a partido, dentro de un mismo pueblo, de pueblo a pueblo, de Estado a Estado; y esos odios, u esos antagonismos que en otro tiempo nos sometieron al yugo de los conquistadores, producirán la disolución y la muerte. ¿No teméis dar nueva vida a estos gérmenes de disolución y de muerte? Hasta ahora todos somos españoles, dentro de poco no habrá más que catalanes, castellanos, valencianos, aragoneses, etc… «

Hasta aquí esta pequeña aunque suculenta selección de las ideas del diputado. Hoy nos encontramos ante otra amenaza parecida. Con unas fuerzas centrífugas disolventes no compensadas por ninguna centrípeta nacional patriótica. En este aspecto la responsabilidad de la Corona es tremenda. Porque hay que decir que lamentablemente para España y los españoles estaría incumpliendo sus obligaciones constitucionales.

Atendiendo a lo que puede observarse desde la ciudadanía común ni siquiera haría por disimular una cierta obligada neutralidad constitucional como se ha visto hace poco con el escándalo en el BOE.  Y sí, vamos de escándalo en escándalo sin que se digne intervenir, ni arbitrar ni moderar el funcionamiento regular de las instituciones, según indica el artículo 56 de la constitución. Como dijo don Sabino en anterior ocasión: “ni está, ni se le espera”.

Los tiburones huelen la sangre. No solo en España. La Hispanidad está siendo gravemente agredida por el NOM. Estamos asistiendo horrorizados al auge de la subversión y el caos, promovidos con grandes recursos de todo tipo por magnates  agiotistas y supuestos filántropos.  Ahora también en Chile y en Colombia. Esta subversión criminal puede extenderse también aquí desde una estratégica retirada a un segundo plano político.

Ojalá la Providencia divina nos proteja, ya que las onerosas instituciones borbónicas, con la propia Corona a la cabeza, se muestran incapaces de hacerlo cuando no son las propias protagonistas de la agresión. El Estado contra la Nación.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.