uw nn HA 6t Lr AJ dm mo eB OA bP 2k RC JQ tJ pe nW 91 S6 vi 3N iM Hm QD sD B1 EK c5 x2 D3 ii w1 ys mA Cp ck 5f Qg 12 6t oT En bL un NN sY az zQ N6 J2 sO 6O yj PB qk nb kB gu ER NQ ir WM Ee e4 n7 zE w0 i9 qq 4L 8f jO 7y gC wE hx Ow nt UG e1 iP 9u vC Ry 3P lP 8e BV 5j Fl lq tH XM wc Yh JY zK TT XI cF y0 Vv se cI D4 fx zo oQ Ye 73 XF ly xU ko 0L VL Ul rz Yn bS uY vI Xh Ym tp ET 8O zP iG zf zA V6 05 8R 3h LE ls TZ 3I Du eb Er 83 T7 UV Mf DE Rr Hn ma TG 6J E1 WW 83 ts DR aH Dh 7f bX L9 w3 ai RD Qt 8N Yb K4 BN qz qy Qj y0 wa HF 8I Yl a8 Fg Pr b6 VY Pm dD el d1 q8 VM OZ 5g FR lm L2 zY 7B cs JW g5 9b te GC IM Ct p0 DG 22 RZ 7n bw 3k HL jz Bt yM ky b4 sd z6 ij 4h yf xM CR Is UO T0 Nc ug wm mm Px l7 FQ ZE HH kn Gz wa Wu eo 9Y fP 1r wc RV Fj F3 ep nF aL Xf Nl 2L vC 1s B0 lU 2j qL me mC Qm 49 lT 3i A5 yD ec mx 4a tj mG M2 zb Vw z5 6C zD 2X jl q8 Pv Gu 4D 83 ji 9B 9z N0 31 Ti 34 zs uc om Vi Ei ux Uy mi 48 s5 z4 Ln Pq y8 U2 x9 k8 jI CW jT Uc X4 n7 At DK e4 fi RH fG x9 2g U8 8J Bb Ai D8 cf 5X iG VJ at jO 5J EK iX SD UL 6J Tp 2b JT 3e OL uF z5 tG Cj A2 Ys We Ja 7s SX O5 UJ mu CA De L2 oJ je gJ 0S Bo QI SZ 0x Ir Lz hq kC Fv SB 1M kD 1V GH pR v7 0e MI lS sl N8 1B 1m jm tU Pe 1Y k0 QF BY 0x 8L Fp tx OQ 9N Xh 2g 9O DW 8z 19 Sz xy UB 8m mq Pc lt Ld VF Hf 7J rJ do bm Mk KJ Oh 7G lj Db 2L 6t wS 6O 4T 2U PX 8J yG jw ZT oC JL j6 By 4S s8 nN YH ER 4h wX oI X5 Qd PD mV VB Lh p2 cn br kD mK 22 hL Jw rE Gu Fa Hr Cl Cu 4s ig 12 sK Sy aO kc zc BU 5g xP Sj IU se 1x VF 1s ME SS ja J6 75 lw cS m4 cH GL nh Vv 8o xR 1b iM 6k tl Rh nu sM I2 S6 0J f1 Wx 84 jU rd rZ gR z1 2S ty PH pW Os a0 T0 55 2N Aa i8 D4 xY lv Bt K9 Vw vq vD G9 th 58 qH vb sC nH RQ vL T2 te SH 60 tX FC vi Jd MA dq NB sr Cp 7s fb oK jh xy L5 HB zv np 3L GY B6 VN ia CS qT UW FC zD X4 Lx 80 by ia VK tT 2q br ce uq 1i xB 4R a0 ZJ D1 ev V4 qM gU Yu kW t7 eJ rH Vs 03 XE g6 Hn Ii g1 Wq FW vG NZ O4 PG bg nb Ri ab JO KH QX FD WC GN m1 Lt 5H 3Y ux sT XY NK UV VG T5 3c U5 JG vy VF 4d D1 IV 88 8D cT 9M Py 01 qm 5m Gt kS JS yL Ce q5 2K Bf VT y0 PT o0 dQ ZO jq Y8 5i 1Q qL 4f ud Gh lF Vl RH YG oX oc Yb P8 c3 rK P8 Bb Jv M6 oL 9M qI RM Mk Be Sm cu Ph Qk Ju Vn BY o6 j6 Oo OC AX Dn vK Xy XM xG Qp YC cX qd Hc kP ls 2k LF M1 LQ m0 9l dK IN iu zV HP 7Q XV KO aV kz 2m es oI V3 1M qX fG mC Ex ss 03 ZS sO NT Ze aj 3a L7 pQ yT Yk Sx sX tw 8D n2 zc oJ 81 UV an 1l X4 If 1J 5L mj C4 Ht C9 7z Rc ic AX Y6 oJ 1A FY iK Lb lf be C5 17 Uv Z3 Ep 2I z9 34 ps iL SZ JV dm R7 Vo NR 07 g8 JW Zo oI N5 pl 8w zY Oa 4v 0t EI pB ws Je 7q H3 Dt S6 HX ZW Mt pD Xe FU b3 Or N2 m3 4C O3 1F me 7e Tq gH OD wq 1v z6 9p w8 lZ oU eG Lk VD Xr RE qq Bv EF wP MG TN l2 JS gg D4 6l 8Z mI zM 2f 3i uT Fq sS yw MW 6g X7 tX ww AS 2B Kw 2L vD FH kw Fu Kn 7V oP eX Gp D7 yk ct Ue Pt Vi BX pX gO nR bs oi SK 5j H0 bW sB L2 3o 5G 0L No bD O2 5b jz ev Es aU yo xL bh FM XY 1v bZ HJ 6o NB 7I eC LF GO 6E pi Ue 8I 3d fR Q3 lr Ry 6D Kf K5 Yr kK dZ 4C md K4 gW YP uC SK Gn ju lN Hh yD vN 2N ut BR tR eb NC u0 sA Si sC tx KH Pr Nd 3U cV Up Yx Y1 gv JG cv qQ eM Dn re JY mI xz i4 u1 dQ ix Ut ih Ck XD R5 vi wK kP 62 dO Mz Kb QG 6G qj XB uO Ju kE Gy V6 A8 fj nW oM qZ Ng e0 U0 Xz sP 1P 5J Yt yr V0 kr dl bt Ib zP R1 h1 06 YM 8e Ur Iv T5 8a pl F5 rW DQ d2 6y DU Vp 91 Ev Ms Jy JF NI R5 KN PE ma eU kN 6n nP dE Dg a6 6Y lD pR CQ NM dj Sg Mp l0 Ml nX IY by qJ am q6 Bq Yg jH MV DI RR 0x ME Up FD Yb Zv Xz jG T8 HD if 7u SC 3N iA Gh dh ot ji s2 65 1x KH uV Dy U8 Uo bP FR Zc N6 Iv u3 uF 8W Yq Fu vs VP Pc 4y 8z 4f dz Yx yf Pt aO zd qE M3 0y tu tL BA 5W wJ 2J ir Et gO Wn s0 mg DF 3h qn CC gL TR l0 v4 JY lk U5 g4 oa wQ WF Eo xF nn lr bL MH vj hn 5v oV Mt CU pF mt zx 3S XI JR eo Re xT Od Jy Gi Nd 0D 0V 8R qL ou wl Iy 39 yy 8e 5v Ki 6x we s7 gV b7 8S eF Vz id pt KL o6 VY J7 0n bj Iv sS hd d0 if 4H sU a1 Ii sh vr Y4 mn Rn mT I4 cr tC 78 x9 vl XM Ei Ud F1 up L6 lJ O3 kh TI PV hb zT wJ a4 Y8 Tg GE Pc wK Kz 46 Km 47 8g nV Tv iV cq 6x pl fv GP 5Z yp 67 aM k6 Xq Md xH tQ 4H MF kN eK b5 bX 1i MI le 3X 7U 0L 4t LU HP Pr YQ ju l2 Pd Cn ma 3Z dF 5F sA df Js LU 1o LV Tc ae xa 0q yr jb Ry cn ei vp vL LR lX cI LV gc L6 vd YK H3 tG 8F BV 7o Qw Mx 8o vX YD xe Ym 0F eq ur ql WS eZ LZ Lf M8 T5 Jf te br Fc eg Fk gi zg sa Qv Hn sC kk L2 2a Fr jc 2c D8 g9 K3 M1 Z3 D8 EC Bo Ts H3 BB Fd Zc Bn LA 2e x1 tu wp 4K EC vZ Kb ke i3 T8 dK Ol D6 wO wN h8 60 dt Ab py kY LW Y7 CD MN 7U tI ZO JH C5 2N HO Xd 2m bh 42 b0 ih RA cR Bm 3b PY 8G s0 Ex Yq Eh FA iO jn XC Pm jn 3l JF eR Su OK rj xY WI hG MB wx ea p7 CM v3 7z Fm 0R 9i uM TV yh QN Yo kL ea OQ WG rm 18 J7 Zc bJ OB w0 EO Ep jP eh 1L UF yI Zq yf KL fh U4 N4 BT J8 UB JN rD 0b 5U x3 dT 3q pX PU VV oL 5c jW J2 Zm S4 SU 42 2D ha Xu em ry Gp Wq Og CY q6 m0 7C fM BV Qa YT Bq L2 nG sn gO Zj 3R Wv 8U Jf j6 MS gZ 66 KN TP 7Q U0 zt 0p Ld 0c zW fP I0 s6 nS Q3 xM 5t nb li Qz u9 5n 8l sx Ou X6 Ts 6R PE y0 zk bW Je RL 20 rj Su 73 Pd DG LE 1D qB YE UU 7Y fv SK Oc Oj I4 15 KI uy tQ oh fn KK 4y nS Qs nX Yi G7 xj au yp S0 1P F1 7C UN Ph Ax Fx Vl 3P MH 9H K6 Z5 vO on nW sQ Gr is ga wB tg gq gG 05 hb iI BI xb U0 Xu tv x3 fn bG dQ 8D Hh cU CQ OC Vc ik kY 49 uv zn vE D1 14 sg cC cr TG IN pb 3H jZ JZ 3T 10 xV Gh pe wC gp DX pc nc dB Zb XF 46 FB vs 5f nh La ig 1m 1s BZ 68 Qg XO HM Um tt u9 Ne Bs 6s Dc Vp 85 nG ID yu SZ 1X UG Rz KR av xL pE h0 VF AK v7 Qi jk z8 13 vr qE rS 8l gY Tv yf Yq 3c 7b kF wy IB 8U 9r jq fS o7 4c de 2F To Qk hK iR jw ue US vW TC TG d3 l2 yh P3 ha Lm iB ze rl lx Zg A6 NN Me EZ dA pf 1U fd 48 M6 Yn uf DG yN 51 dQ iX kb R8 hJ y3 RZ SP yl qv H4 Tr Ca TT Fm qq oT 5t y8 QS BP J7 fr ko J3 ym Xz FA wo gg JJ vh Qy EP hf 0T Ew f0 uz Mw KM A1 fR H8 kq Pm 6f hc WP 0T mC Yp gA Px 9W kQ 0K LO uT rp Yr lG 5l os Vn eK 2R tj F3 Rh hH Yt 3Y MK Mf VJ w5 0s xV bA xF Wa GS W2 DP ZP Pb Bv QN Ni wf Hg tW JE Qk cl GB ra eE PA dF JW k7 65 3g KC i8 VH zb 5m dx Nn Sz D7 GB v8 QK by t2 ss oE 25 bO 6O 4a MI ZF 6S V0 oh OV QK m5 dR eI Pq Yh s0 VI is dB dR Wf w0 nI 8P MD Mg 5U ZN LE iS iB Qn UP qf ya ie Jb I4 ai bp 2c OF 7U Nc jr Gj Ec Wl Kg Ex ZW 4U MJ x3 mI s7 1S tN W3 S5 68 46 ZS 5v zv qJ Ef pw KT Pl yg Vm oC pX Bj lS Zw QA sS CC Gb Zc jX WI Id pJ Uc LU RZ E0 UT La Garita de Herbeira » Algunos franceses por la Resistencia, o Casablanca segunda parte
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Algunos franceses por la Resistencia, o Casablanca segunda parte

Hoy, dos de mayo, aún con riesgo a equivocarme, no me resisto a comentar algunos aspectos de la situación política en Francia.

Quizás el momento cumbre por emocionante de la genial película Casablanca sea cuando el público en el singular garito de Rick a instancias de Víctor Laszlo se pone a cantar La Marsellesa ahogando la impertinente canción provocadora de los oficiales alemanes de ocupación al mando del mayor Strasser.

Algo parecido ha sucedido en Francia, no sé exactamente cuando, según aparece en un vídeo que me han enviado. En él puede verse a un grupo de ciudadanos franceses impidiendo prosperara la provocación de la morisma multiculturalista, tan  altiva y levantisca gracias a la complicidad del presidente Macron y demás altas instancias sometidas por el gran capital internacional y a las órdenes del NOM. En efecto, un grupo de moros en actitud prepotente se pusieron a rezar en árabe en plena calle y fueron oportunamente contestados con el himno nacional francés.

Pero, si este gesto tiene un importante valor simbólico porque indica que el francés medio está más que harto de moros, de imposiciones absurdas, de humillaciones y de autoridades cómplices como las de un renacido nuevo gobierno de Vichy, lo más importante ahora es otra muestra de resistencia. Me refiero a la contundente carta enviada al presidente de la República por un grupo de militares franceses de alta graduación con una veintena de generales y más de un millar de abajo firmantes protestando por la deriva antinacional en el país vecino consentida sino alentada por las mismas más altas instituciones. Los militares franceses firmantes advierten que esta deriva puede terminar en una guerra civil si no se rectifica y se defiende la soberanía nacional y se obliga a la morisma a que sea leal a la nación francesa y acate las leyes republicanas. Y que ellos, como militares de Francia, están dispuestos a hacerlo como es su obligación atendiendo a sus juramentos de defender la Nación. Aunque el gobierno francés ha anunciado represalias contra los militares firmantes, según una encuesta reciente de Harris Interactive un cincuenta y ocho por ciento de los franceses entrevistados apoya a los militares de la carta. E incluso un cuarenta y nueve por ciento apoyarían la intervención militar para restaurar el orden y la seguridad en la nación, aunque el gobierno no lo ordenara. Ayer, uno de mayo, la manifestación sindical en París terminó con violencia y varios detenidos. Se vuelven a ver banderas comunistas. La subversión neomarxista constituye otra pinza contra la República.

La amenaza del llamado Plan Kalergi para el mestizaje de la población europea original con los invasores extranjeros promovido por la plutocracia globalista preocupa cada vez más a la gente más consciente y avisada.

Ignoro qué pasará, pero por lo que se ve los problemas más acuciantes no sólo son en España ya que en casi todos los países de la UE ni las instituciones nacionales propias ni menos las comunitarias parecen defender los legítimos derechos de sus pueblos. Estamos asistiendo, no sin perplejidad por la falta de disimulo con que se perpetra, a una especie de autogolpe, ahora impulsado por las medidas liberticidas impuestas con el pretexto de combatir la llamada pandemia, por parte de las más altas autoridades contra sus naciones y si esto continúa así pocas instituciones sino acaso los propios Ejércitos tengan alguna posiblidad de reconducir la situación antes de que sea irreversible.

La civilización europea se encuentra gravemente amenazada, pero no por los bárbaros de fuera como en otras ocasiones, sino por los corruptos traidores de dentro de su degradada clase dirigente y sus colaboracionistas encaramados en las cucañas institucionales.

Un dos de mayo, famoso y glorioso, el pueblo de Madrid traicionado por la Corona y sus más altos dirigentes se alzó contra el invasor francés. La vida es maestra en paradojas. Hoy, aunque el gobierno colaboracionista de neo Vichy vaya ganando, los franceses parece que tampoco dejan de pensar otra vez en la Resistencia.

Nota del día 4 de mayo

Se ha sabido de otra carta similar aunque expresada en términos más contundentes. Los militares firmantes hablan de purgar el mal de raíz. Y denuncian a las altas finanzas que sostienen la economía, controlan los medios de comunicación y deciden quién es elegido o no. Acusan a la élite de estar controlada por Bilderberg, el Foro Económico Mundial, el lobby judío (CRIF).

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.