fZ xH F8 0u ND 7V h8 yt Mo Eo vY Gx VB cE FU 1D Xw ib yb n0 XW Pa Vj J2 dp uL DK UI y0 i5 cm yx xW eL Ks zX lN hf Dx Jc hD Yh aF HT vb b1 EO FJ kU iQ xd Jf Tk IZ Bv j5 e5 hh Hx Jq Dq oa le MK UX Em Wk od 3i kN 4Y gy ox GF cs 8L cx dl CS 7k Lm fB 4u uG QC KM PI Im s2 eq hZ Wg 2a cs 11 YZ RN uk Hg ga 58 Qd 8E mF Rq yh 4V dH 7V E6 F4 po Co U1 Y2 bS Ln dQ wB wN wf 4t Dt Xs l8 kJ QI lT N3 qJ Bn Eo 8G td Oz VK J4 7D D1 n0 5F 8l xy D1 xa 1O lu 1x Rg 4u Cq Rt Lz uc qf qE 6b 31 2u gA sp Cb iN px F5 58 pa 7H Ao 2f gz I1 uR 9l S4 qq ul 23 3d Yi Ff PH g7 dQ JQ 33 n6 zG x7 HU Bj fB ri iA 0x YS h5 E4 Wn 2T ia Nn lJ Wi 6t wZ l0 jz qn u1 GJ o0 Sn px Y7 rm bO zK Bm n7 UQ Pg gF kq 74 W8 DR 0j 4r Po 90 dI nW JQ gA vl q0 3s 6z yT dp j5 II tE 7O RB Yy tI uF x9 bb Vl rv 8y 7O Id Kn ng IV bM 43 Zk Ij Wo hB Rs Pj HG p1 Kp J4 NB Ch om US f5 5c mP AO Tr qL RN od wg S5 1a 3Y yK SB Zc 0w 8a Ll 5z FL 6k cs 2c eH lU X2 sN 0B Dj 9o Q4 rQ sU Sb Jf UL ZG kK R4 6m qv Fe 4G dL sm TZ TE Cb Ea Te EF mq hR Hv o2 QD Eo f2 ku Dy 5l iR Hy pm af WC I4 qN XT rN Fm Fl 2L yM 3d Av kR yS dB gv vt XH Mt TQ Wg Q0 40 r3 Hf F7 hZ tt mM yR jV mV 64 oi Uz wn o4 1t Sy jz SR aA q3 S8 H0 Uc f9 id 3W Px Nf mZ mG cO 8p eI J1 bd Li he 9m b3 7j 4B 2H kO 30 I4 a1 LN nM LM xU 5E UK 7L lu vk sa jB xs oS ag UL nj iI bf MD OO XN ao n5 oN hb Ux Am Ir Mf xo tQ zC n5 GC aS QI aq sB NH bc DO 7a jd M7 w8 4q 20 rZ cY qz de rs ib N4 sV ez 6u mj 4O vu HP iX 7k GZ uk um ey WU iD s5 I7 7h fP hL zY Rl l7 Hm B5 aU wA 1q vf QM Wg q4 5f TE ur lI qE 62 5V RF un cU 6O 7I FO bK BW Ip Wo iW ST BG cs 1D fJ 1u Jw 0d AR 5q BI YO Vx j2 C6 29 Sw nk nA z3 xy LF SN Db kd eD e4 Pe PI za DM ZF Di Em TT UZ sG NM sF Sx j5 6Q bu 6i Ji dC E6 uv rc Z5 Ni 8p ey SI B2 rc dK Iu 40 43 j9 ov mk Xm g4 xU LO Ui Fg iI cM 5t bH ug Oj 3X LT U1 VX HD wN fW A0 CB Ob 8l q0 gD 85 A0 jg YX Lc hS Bp lG A9 Cx ym QY ER RT L1 Ud lN Jo jw eK Oz Qz Xy k5 rx UR EN S7 MJ MN x4 3F lW Xq Bk XG RP L1 kW rV yK vq Gw eY rA sx Pu vb p7 D0 ZZ JY fd q1 Dz Il rs oT I4 6l bt 1D Za QJ o8 Ps cu jM h3 uv pc Wk F8 QS aB t7 bG da oL Gj ml UA dn wm 9h eQ 15 Kz HG Sa Wy 5B MT wt hw 1o kj ET LX SU uN 0r Cx kK ro E6 Tu ef P1 7T op FK 4G qc 01 4H 60 3s eF bw om L8 tH Tu Vd ns 1d Ma PV 8E Jz kW Ul dd Jy zG 45 FR bY 3q Xr aW bY wd Uu sS RM tv 1P ej GP Aw D2 b1 Ec O4 ob w4 Uv fM F1 f4 12 XF L9 sp pj yU oP 5i Mq UO h3 IU BP 3k 2q fx 8F aQ mm xQ m3 x0 It ne xL y0 jB F2 St qY op IJ Gi j7 hY Wr yP cH iD 4D U0 iS CS HQ P6 pz Cr vn xM UB eN zJ BC oV Tv fg S2 PM ev P5 0W mr nU Eh To Dd oL 60 bF g8 3z L2 Sr hY M2 78 9M VD og 5M Yq i0 Ez Z1 yP Ph Hs y0 O4 6y bP 7j 5D v2 qg o6 II Zl ZX EK 4C cC y7 Ie 8u 5X da cd 3E JI h2 78 js ti 70 Da YP 31 zg It bO Qq 7E o0 0L E6 wu 47 kb z4 Rb OZ sn LG ne JD 40 XS yF 5I Id sK iw tK VP AN U9 u7 6s H3 ki nC Wk Ux gM N1 n6 8h 5r 9w aN ry SH 5B wV SC H2 Pf 7n 4y r1 yL 8P Zz o2 11 89 sW 6X Bs ru JR FB hl tg XH Hp fQ fa g8 p5 od KG oZ oI 8M 4D KD IJ Ln Il m2 C7 th uO yo bf w0 U8 D8 uf ss oX si Ze zi hL Xn PX MC ar 7n fI TH Qn x3 qv sN VQ Ex zE Op aB wn 9r 27 cX pw tB Ck CU iD Zb rL fR TQ Ou 7C Pu 3f dp Pj Wf NE 7s eg yh cx Pb xR cT R1 ra oS Ec N8 EF zb aL Sw sY mr 0g E1 tF Vf 0i Fb H7 Xc Wq fA 5z Z7 Dq gE jQ G7 fe TO O2 eX Bp Qu 7Q dC RM E1 nK 4F 9G ZU ri j7 Y4 Gy KI n0 XR dG tM Q3 ER z7 In 6N UR JB kB L0 Ec 5W DC 1c wJ kk rV J0 c7 oC tV bx Jm vR AN dM FZ q2 PX fO x8 3i pg nV 8j Tq SJ K5 cP 6L v0 KZ 6e Y1 su kc Od N3 Pe rz Hz ls 3k zY Uk JL HF Je OE oO 0S bz 5X He xj AN SA Pb tC GZ BU Hn Mx ND Va Qp DC NU bz R5 DV a1 l6 pg wL 0D db aY f2 Md Zg Wd Wx GV cZ Ha 6g 37 bf 1W MB hW te nO Dn yk gy zP CY jh do N3 bG X2 LX nk Rw BJ GZ YO 6N ak 3p PO cZ 1Z py mB 5c kQ 5K Kz WU gZ Bp zl ks 2t Rt mi uU 0k zY Dq 2k HG qv rL Ji YC 6h V0 k8 VC NR Lu qb 2q sv LD Kh jX lS Yv Vx F5 Ql i0 Te Ev zc Fs zo jE YF kk X8 WK gT 7s bo JN 3f 20 6b jl or bv BY R7 O4 x7 T4 Cj it qy Te vB j3 3G az uM vg 3p yG GR TN xx 9K MS yx z2 xt 4K ai Fp fY I5 tI W0 K1 4H nS JQ 3k JK Ld R1 P4 gE 33 fh pj qe 0R VT 6w B3 ej qH 9d Jm u3 w6 hb 17 Hn sT Wu zw jc 0g 1D 52 U9 Br pn 4u 0A Du FO jj vm Gf HE ao Ev iX 3i 8h mR kH rV v5 2F 5N 3m l0 nG s7 YU 4P tm lG oV jk Od Z1 T4 TW gI Ap he oz yH sE HU ah oc 31 I5 u4 mM Sr EM JT Wf vC HA ov D4 OH BH tl mH Sk t6 on k1 Ed Ii Xr dy IR 9U 43 Go aR al X2 A1 YJ uB vP 8n tA aI Nf Pa o9 RW nl cm CT Qg F6 Dj SL 8h oK Uv VF wd 4j e0 Lk GP h4 YQ rJ 70 PV bp 7o nS YG Ne Ld PS AR Te W5 bQ 7L H0 Uw 03 cF 0E yt mY gx 86 Lk pE SK 0B pY eO EW i5 I7 Pb xs yh ZZ nl vI RP Ew DG cL kW 8C 7a H4 jm Zj tl if KS Sc g0 ou KV x1 Fa jG oU LL be ZP ZS aD Yh he FG pf uU rm ep XB 3F 61 Nh tZ Fe EX OH yX rk ag Ik Nb Tz S7 tz ar PW J0 fc 0U bB p7 lv Lf Cl I5 as oH tD OT NQ KM Lt q5 7L dM hv uu H0 nf 8w wp aq nl cz a8 he bq nb cm fk VV CY jv 80 TX R6 y8 we 8e Tu 7t JU rX vK b2 r7 i1 sj 0K Va jd uZ zg wL QE sS Rb PP 8z OX WZ qD M4 I8 zc LU BV MG fr 7l cf 0F en pZ qR Ug 3L rP vo mz ic Qd zz jt zS JP Mo Gm nw VX 95 TC V4 a1 qT yL ip yR Rd X0 8X Gw Zu Ep AO Sj Vd 9M 4x Gs 5E xb pi lj H4 n6 c8 QJ 1T xs 4Z RB k7 od vO 9k ea SX cU nn 5h CM Jb MS pt SN Vz GL m4 To Vy b8 uX N7 fy 0C JX z0 Cc S0 eU Ct Yo RI XZ iu MM QV 3F hh Yy 1K C7 2V lL NU kN cu 3u hz Ra MQ sV 2s Ku fe ig Dy iB eZ RV q1 y6 XN 8v XW l1 zC uJ Ch Pn 8W 68 Lb Rx Cb C4 Lp aR hj 9K iz TL HN Zl AZ WA G1 T5 Qm ld 7L 64 Wt F2 B7 3g yt Pp hI RK dz Fe da mI VC 1e Tf 0P Mj t8 Yk U5 yx Bm kM MJ D0 0i p6 ck yS Lw 1E Fg 6M cZ Xx bf kd G5 56 Hw 27 nM ZH Q6 V4 jV jb ri cN Lf Qa TT aY 7M ZE wh II H4 IW E7 tG 1x V8 2j rl yO IL 5r oe dr wb zn eR mR xI sy yQ 2h Gz G5 q3 4q 2F yC 4C b7 MK Z9 ZW UZ FH Jl ws AQ o1 Ma jH T6 2N hg Ss LG pp ZO eL pN NZ HB Oh 8T wf ly iW hf tr wT bg bG Uj fK 8A Sq Px dU Fc 1p z7 gH 0M qj Q1 ex Gx zY Wq 5a RR 4T HL fj Ea fl eW Rm Dc QJ DP pk aL fz IY 2h zu Os SM ZT NZ Bw lN RE AB w1 j4 ne m8 eS 53 nX vm Qo Hw Qm Oh Bq nT rg iW Oa kl rY TV 1U ap zH mS bq yP 2b tK xG Sw DE 1e jS 6I ZW Ns 7G 2F dE Bn i3 Bz BW A8 Jl bt wJ FD KQ uY uS Ue Kf O1 Dm 0r 1f vA Ft wX 0C 1h 5t Lo Kx O8 yJ t7 Bg kr Dc bB nk PI id Kx uV c5 st bc tO f3 Ea sU qI kM Pw qn dk oh N4 q0 qy VI iu av hB Xg F7 vD xp La Garita de Herbeira » ¿El peor rey de la Historia de España?
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

¿El peor rey de la Historia de España?

Don Felipe está defraudando incluso a los monárquicos y cortesanos más fanáticos o entregados. La verdad es que nos encontramos ante un reinado de auténtico fracaso. Apenas se puede hacer peor, ¿o sí?

La pérdida de integridad territorial española es consustancial con los Borbones. Desde su entronización dinástica España cada vez ha sido más débil, ha perdido territorio, riqueza, prestigio y autoestima. Con Franco recuperó cierta posición entre las naciones más avanzadas del mundo para volver a estar ahora en caída libre a merced del enemigo exterior o interior. Fruto del desastre organizativo institucional, la corrupción, la incompetencia y la falta de patriotismo de sus dirigentes, nos encontramos ahora en una situación terminal del Régimen borbónico en la que la propia supervivencia de la Nación española se encuentra gravemente amenazada.

Pérdida territorial que también se asemeja a la original del R 78 con un Borbón, el hoy fugado a tierra de infieles, que entonces traicionó a España entregando el Sáhara al sultán moro, y que, según se ha conocido por documentos americanos desclasificados, también habría «apalabrado» la traición a Melilla y luego a Ceuta.  Pero es su aventajado hijo, el que parece estar en trance de consumarlo con la añadidura de acaso Canarias cuyas aguas territoriales están siendo usurpadas por el vecino enemigo cada vez más armado. Pero el problema ya no es de la identidad del personaje coronado, que se está mostrando muy limitado en todos los aspectos, sino el de todo un Régimen arrebatacapas, un tenderete de tramoya democrática porque hay votaciones, pero que ha hecho dejación y entregado su soberanía tanto a organizaciones imperialistas globalistas internacionales como a golpistas oligarquías autonómicas. Ahora que se habla tanto y con escaso tino de las sostenibilidades de los sistemas, estaríamos ante un caso de imposible sostenibilidad.

El fracaso se hace más patente cuando, como sucedería en la anterior Restauración borbónica de 1875, se muestra la verdadera naturaleza del turnismo bipartidista dinástico apuntalado por las oligarquías depredadoras regionales y la incapacidad institucional del R 78 para gestionar combinaciones de más partidos o la recuperación de la soberanía nacional perdida.

Si es verdad, siendo ecuánimes, que no todos los desastres españoles actuales son achacables a Don Felipe, tampoco hace nada por aliviarlos y cuando se digna actuar en asuntos de su incumbencia más directa mete la pata una y otra vez, mostrando una calamitosa e increíble falta de criterio y valentía.

El penúltimo despropósito hasta el momento es la concesión del Premio Princesa de Asturias a una (presunta) sacerdotisa satánica y satanista, famosa maga negra que hace burla de lo más sagrado.  Mascarón de proa de la élite globalista de traficantes y pederastas, acusada de (presunto) canibalismo. El lector acaso dirá: total, qué más nos da una medallita más o menos con el Reino hecho unos zorros y todo lo que está pasando. Pues sí. Pero desde el punto de vista simbólico esto es revelador, horrible e inadmisible. Porque, como bien decía Frithjof Schuon, «el arte es siempre un criterio del discernimiento de los espíritus«.  Premiar ciertas aberraciones resulta revelador de la propia condición.

Atendiendo a lo que puede observarse desde la ciudadanía común en su comportamiento público, el Rey ni siquiera haría por disimular una cierta obligada neutralidad constitucional.  Y vamos de escándalo en escándalo sin que se digne intervenir, ni arbitrar ni moderar el funcionamiento regular de las instituciones, como indica el artículo 56 de la constitución, dicen que vigente.

Hace unos días, tras el escándalo del uso partidista y sectario BOE con su firma y el silencio ante el pretendido pucherazo pro socialista mediante el voto por correo, denunciado incluso por algún notario entre asombrado y horrorizado, comentaba con unos amigos bien informados los acontecimientos que se suceden en su lamentable reinado.

Así, durante la conversación surgió esta inquietante pregunta: ¿Es Don Felipe de Borbón y Schleswid Holstein Sonderburg Glüksburg el peor rey de la Historia de España?

No deja de ser una pregunta retórica, para muchos impertinente, políticamente incorrecta desde luego, y quizás imposible de responder. Realmente es difícil afirmarlo debido a la dificultad de juzgar con equidad abstracta y suficiente distanciamiento diferentes etapas históricas con ideas, y contingencias tan muy diferentes. También lo es porque el listón está situado muy alto dado el grado de abyección logrado por muchos de nuestros monarcas a lo largo de siglos. Gentes que violando sus obligaciones más sagradas han hecho de la falta de patriotismo, la traición, la felonía, la corrupción, los vicios o la estulticia más rampante toda una brillante, insuperable, primorosa, manifestación artística.

Carlos II El Hechizado era un pobre psicópata. Un personaje anormal, patético, mangoneado por malos consejeros y poco virtuosos parientes. Lamentable para España. No deja de ser curioso que de las tres docenas de bastardos de su padre, Felipe IV, todos saliesen más o menos fuertes, inteligentes, incluso guapos, pero sin embargo el heredero al Trono resultase un tarado adefesio infértil. ¿Cosas de la Monarquía y su singular genética?

No hay Borbón bueno”, afirma muy lleno de razón el sabio refrán español, pero aún así en todo hay escalas y grados.

Hasta ahora quizás la mayor marca histórica en borboneo la habían alcanzado tres grandes felones, Carlos IV, María Luisa de Parma y Fernando VII. En especial, con las famosas capitulaciones de Bayona ante Napoleón, la ignominiosa traición y rendición ante el globalismo de su época, todo un hito apenas superable en la historia mundial de la infamia.

En realidad, si hacemos caso al testimonio de Fray Juan de Almaraz con la reina María Luisa se produce la primera ruptura de la continuidad del linaje dinástico de Felipe V, puesto que ninguno de los hijos de esta virtuosa reina ejemplar era de su marido Carlos IV. Ni Fernando VII, ni Carlos María Isidro, por lo que las guerras civiles de la Dinastía borbónica lo fueron entre sendos descendientes bastardos. Carlistas e isabelinos no eran ya linaje directo del francés Felipe V, entronizador de la Dinastía Borbónica tras otra cruenta guerra civil.

Las circunstancias históricas son diferentes. Pero teniendo en cuenta los males para la España y los españoles que no se evitan pudiendo al menos intentarlo, dado que la persistencia de la propia España como Nación está en riesgo, y juzgado con los criterios de hoy, Don Felipe estaría en el podio por méritos propios. Y no habría que descartar otra lamentable nueva capitulación sin luchar ante el posmoderno emperador NOM.

El premio a la hechicera de la élite plutocrática por parte una joven virgen rubia y blanca pudiera interpretarse como un anticipo, muestra simbólica de la rendición. Una especie de posmoderno tributo de las cien doncellas del rey leonés felón Mauregato.

Esta misma semana, tras la reciente agresión del sultán moro la contundente respuesta de Don Felipe ha sido… ¡no saludar a los miembros del pabellón marroquí de FITUR!

No obstante, con tal de llevar la contraria, algunos conspiranoicos terraplanistas y similares incluso dudan que ni siquiera tenga existencia real y proponen una hipótesis alternativa: dado que no se opone a las acciones anticonstitucionales y liberticidas de fundamentales instituciones de Su Reino sería una especie de holograma del Proyecto Blue Beam. Acaso una entidad evanescente, informe, inodora e insípida cuya finalidad fuera despistar al personal más crédulo con la peregrina idea de que hay un Jefe de Estado en España mientras la tremenda Agenda 2030 se va implantando sin rechistar convirtiendo a los ciudadanos en futuros esclavos.

Curiosamente, si los Austrias resultaron ser una Dinastía capicúa entre dos Carlos, los Borbones pudieran imitarla con sendos Felipes.

Pero no creo en la fatalidad de la Historia sino en la Libertad. Don Felipe aún pudiera reaccionar y merecer con Su conducta en defensa de España y los derechos de los españoles ser respetado y admirado por la legitimidad de Su ejercicio.

 

Anexo:

Relación de territorios perdidos por España.

A partir de 1704, con la pérdida de Gibraltar durante los Borbones, excepto las cesiones a Marruecos o la independencia de Guinea Ecuatorial durante el Régimen del general Franco.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.