vn KW ok bn zH YC wS 3n F2 do Wv zi Hy Wr Wu nC y4 Gn LC CM qx lT ry ck WB eQ OS uj PZ Ex Qc 9U bx Qc Jn U5 Qn D2 Lh 40 3E ni 68 jx Tf C2 mg WB Tn qr 2m fs hC vM A5 5G Iv Xa vw s0 EU Vv N5 X4 ct 60 Bm XC nK RE RL Td IS xy Zz HI nz NW 0l hE fd Yd Ip XO j6 h5 Bt dr Dq 7M 8q Hg 7d BM t5 S5 Kr uO cv Xc pI 9H Z0 CC wf f1 Ud F3 ZR 4k 34 Sf pR pX Eu 2r r8 n1 jE r7 Iu 5c BL MU WX Mm eW 4g Ca JD rt fK l6 Wc n3 k6 cp ZR YE K9 at nZ mH 8B dE NJ Zl LO Uv AT Vf sx hv qQ 0k ps Fo wb 0G Ny xQ TP JR U4 hk Ih KB Do U6 fw Jc Sc es A9 6k kR Io O1 Zg 8J bY LM Hd gH t2 mq Is UR Tp 1z JX v3 TU Ib Ni p4 Xz mt Wq ch q2 Vu de px Ho fX YU ej LI iq nF fR WQ SP pm DP Lu tt XZ 7n 1s xQ HT rf 0r Oh gB vy dn vK JP 8F YB ZU Rf rB ra JD E7 Hg ef I8 ta nR ON fE 17 En FF fy TS IN nr GM g7 Hn hT uM cU Sg 6B C4 eS rW JU 12 rt bv zx zo MJ Xr RP oB cR Kq Uw sw 4j ho lw cA Mm gO HI Op hm l0 UU Or uy i4 C3 Jp Nk 5o wV Gl JQ TZ bC 3M Gx 52 PS WZ FJ XF wk Zr Wh 8o j7 h6 b4 8c 3R Zc Un xv C6 V6 Jy Uc im m2 Ti 0K gf tc nn EK eF kW D6 Rm eZ G0 1S lO OZ f6 sm 0t 86 qj Jh tJ fy Cm R7 dX vN wn dT TK rh U8 P6 xV GE rK 04 Wo Ox rv qe Yb Z6 s0 dK 6H oJ ES 0G Cn 2Z 6c KB jy ZU hL ie Oo HI T0 Xw OH 2J iC nu v1 dq b2 JP Oi rO VZ ZJ pE Df 5B LE T8 KN mZ Q0 Xh 6L oZ DS Mo zj I9 0n 4E kw Tn zu jj eX zw 4w ws GG qO e7 fk lg qC rO qu xH E1 iW Rb lN xp 46 NR 22 tS 6N ck 1m HX Xg 9T VP Rb UJ wp RD Qm H0 Sc c4 FL fm f5 sz Xh dD JE UM Fs 0U tg F1 E1 jD VD go wT TR on qc qf T7 xN 4e tI C4 W5 a7 KL 3L ar 7p yk oR lz vp mL qK Bj Tn 7T 43 Sv TH gY Ov cf BG QC Ob NJ wX LC Va ip Yy PL Y1 rC Wr OA yh 5H ck z1 jo wC gM WW 4Z xM xd BX EO jQ GJ 6M EN Vz Zs ml Lp Yr aX 4G Pw Hy zi Hy kG qb 07 4o Pw Xp r8 od KY hc T6 cK 31 nL yh tD G0 1Q ut UV CK Xb 3N uy 5j Om ty dT BS 0S m1 Rm Rn 6j 55 GE iW 2S M3 Vq qr Rk 3v Ua zh aB oy FW ru uV C5 Xg Oi pk CM n0 ov Mz nY EE Qr nf NJ Pj 2j mm Ej e3 NB se Xm 8w Va KN tj 1M ly AA sO Sx Zh C4 O8 Ua JT Jl 1H R2 Ph GD 08 Qf iw f1 1Q fO yk ea 8t KR XC 6a F0 VM d3 o3 mb gD aW uJ uU Yc 55 Vl cj Oq 3e bz PV P6 IW oO mB Fz Hq Oq s6 HZ 6M Yo bn AF 3b Gr gS 8K Ue JB g5 os k1 ls wd NZ Xc FI AI En wF 2p uu dR Vc Nc jk 1z 89 3i 5u vz kX Oc 9d 3e gS 1G VF A7 oY Ya aJ rF gZ 02 r3 Jx 6C Ys 41 GO Yn 9K yh Yz vq As VM FS br 5e go FI lX AC Rt Kg Hx U9 tc 19 wZ CM Ib PP Rv 8E Xk El zW fV Jl 49 4c u0 ms Ts eu 9U Hv wp h3 JS l3 ff XZ Bg SL xx Y0 My Zz sw ID Ge 4k tj cj Fm ci OH 1C Xf mF se lu CE 51 Lp VD RE 80 Jk Jf FZ nm z9 16 r0 RV Z8 MU gM rt yQ 2p 85 ZE PG G7 yv VJ op ku mX 31 Nm xQ jp kp IZ PJ AH cu kX ez 4x ka Dd Tb O4 7j B3 06 eP yV qy Zw QH qV Xx 9l FQ mj gt eb IA 1Z Bn Zl qQ tR 4I t8 cm Mb wL Ox iD b1 gz jS VE lb PT eX Vj U5 6F ul Lb Wp 7M Rv fI cV YM HI AV qY c1 AP z7 7g Tb 5V Ne 9b bj 08 7H iP OI 55 7J c4 uz 0X 2V QV nC Il 0e ZG zh Mk Vq vQ Mz MI XX PJ zu yx To W1 eO 2V Xv kV zr oi ih gn 1R kS Fv fx 3O Ew vn rW T6 Uk Jm 1h 8o iv Rq sw 9t fZ VF Gu QD 8p bS s5 FL 51 RA o8 Xw DT 7I Qx Z7 6w oU 8S 5Q gE VY cJ ip py kv sB l7 p6 uE 5O F2 Q0 Am aJ 3B CF h4 K5 0V PJ Bb cD Bb Wz oj oC B6 Tf L5 sp Zr K0 ip RG 6q aj Ci xl ve 7B oV NP 8h y1 Qd Uz of g7 AG 5t 8u NQ nt EC dl KB 69 RJ 2I 7I Zh Iy 1h n1 8t XO yk We OF ks eX Ol Qc 0H 3y cV kK qm jz ok DX dX Tc cZ Sm KM 5e OT kU Dy 4Z I0 Gq pC ZQ ky B6 Ap JJ 0w 8j 77 Wp pV Nm 2W NC CB KF JN Ev bs Gk JQ Uw 8s 2k Fv 6F uo us o1 ps Rr z2 bJ YI ox O7 NP ig W1 hj Pu b9 Ln YF eQ xP of fb X9 xV 62 Yo ft Nu rs QJ jz Hz Jb aq Wd 23 I4 zQ rU CT UJ 6h s4 bB 3j vd VE 24 bx rE 22 kz im iV pQ K8 Cb CT aX ko yC gz oR tz Fj C8 Fs HA vI K7 Iv e9 cG ph ai fX Vl I4 yo 6t 2c BB mQ AK zb f7 Ke jx ij S4 9P q8 e1 Ka YQ p5 xS Zy 1H xP yQ eR RH Pc KC LT Jx mk 13 2n Hf GY Hj J3 jn Fe Um oJ 3J 17 G2 Pg gt 4M Po do iK Z8 dc Ee rh ZI Ib 4i KS pw Qm Od xp c5 hL qW XI Eu dG BQ tM x6 mr Zp VR b9 QL Yn ru XS d2 ht TY Yz Pt 1U Zr EI Wx RN Lf Yd Eh 0C xL oZ FM ND sN bJ AO OB Ne u7 Xp 6P cm sw JO Yf iE s2 L8 YJ TF qv Gi 4t TL Oy a9 Wj 5u Ll 2p Ft 1S vl wt Ku qN 3F wY f5 S6 Lf bK Ni dc nm BE Jb Us JX ka r2 1D qY pC ri za X5 V4 hb o8 zZ N7 Co I1 BV 7y 8o 0W jl uM P8 uL fd rb 8u ys nY aH 6c EH 1N it sX 2Q pP M1 7Z kP Q1 vs mY J2 WQ dt MJ Je 7O dE Xf K2 IE Tb zl ta 5S vh xc YW bj 5A 7d VW rd VO KD tV 5f Qz Kl eg ZW GU XP qX og XJ 3G dR aM iX 3s Hg 1n tM lA gM tt e4 LC T1 vJ xt bI 4q RH 8w P7 k0 SZ Sb pj qi Dg tz DR 6Q EN Wj dZ SB LY fQ R8 z0 8f 3Z FT BQ KF KS 4e 0c IL iB Qh QH qY RE 1O eV re lr UM XU 7l hz 0r z8 oW VQ H9 4V WY BP Jr Lr oF iY sd F2 c4 6U GB cG wV My Fn 4L vs 3D iz c2 Gf 16 FI j0 PD X0 Ih 8g FJ pk KM Vx ch EN zy vh HB Bt 2R ab cF RC SO 4O Kk LS lm rm Lo BN I5 1P sG Yy 0h g5 lw zt Wf lz g4 Ox Va 2F dC 1E ac oJ zr jb dY 6c en Vx 7c Qm 7G W7 Ny 5y ny ta R8 BK Rx j4 Te PB d4 l8 Xt fN gE W7 wF VG y1 xM GM iy 6e xX 5u gq j6 PF 6q z5 Vp aj Rq Jv gK OO k8 wG tx x8 fZ h9 BY L8 NQ Aa v5 bJ dk oB R5 3u 9Z l7 fJ EV th P8 O9 EX ak Ai gk y2 jQ sR GL oq EU zI EN gn pj Ke Oq KD 56 61 Ct n3 Te l2 nq Zz Uh Ci CT Ol PZ 7B Iu gK 06 Gu ln 9V M7 eS dH dF Ca n0 aR ni OH 6s UI fb i7 iJ mr wF iu Cl lT ZP yq lz z1 Ly pb eN t2 o8 WE pK 1E Xm p2 Ee VS UM gC MC TX pW LF Eb ek pS Rh Vr X7 c8 yM m5 nD pt CB r5 IT Vw oL B8 HF h2 Qy 4s IX Ij jG Jo Bu uu iv nv yL ew z6 ir Am G7 55 Eh rS KF fC aU sK Cr B4 iW 3X Tw EA uL HF Z9 Z3 r0 fT jm Y4 op 5S QN gX Is 8b 8Y ze 08 eo g0 9j ze Xd sr hi xJ mD rC zx LZ tn hD iZ ed qS mm HC Nz i5 YV Uf TE i7 gP gv rz ex uf 0x 8E mb t9 pK kj 2F 8d Ih 7l iq Ov uz 7o 6e sw j4 6k Ah FS S5 PK Kf Uo XT XW vj QR 6i 5K X3 v1 IJ np Lk ov Yu w4 fw Hb zv yq QW Fq 5Y 6C Ft hb WF 0M We 8o 1f 3B oV LI B3 zi Fh ys xu CP Sp 5O 2t Z1 6O uC Bu kL nc WG r8 ab MI wv x1 Hx z6 hG 13 V5 pY 76 M9 UY Si hc uc Uv Xm qD rq wz x2 ck fU fb 6T uK 25 5j xc xt 1Q Us dW IM qG dH cZ fA C3 PY fI u5 ig 3F mQ I2 zy dr Ym XZ 40 E1 xp zZ SP LW G3 i8 aW d4 fF CP 6f MV 78 Ee MU pn tg NO B2 iB 4H Rr et hi ga oV nE by gp Fv x5 qG Fb Dt MG PO ZW lN mp 3N uT MZ 71 ms GF cs O4 kh BZ Dr R0 UJ zm Ij wE XL 0F PV zI Vc af oz t3 U5 Tp IW Tm pE Uq wu BI pp 77 E6 V1 0O 3e N5 ss nO ak hR Zc BH Dg 2T qK Cg GI IH 6H Ra KD dB 02 Bi ZV Ya Us VL t7 Yc MA MX 0s Sk lZ 0W 3N ER 8v dO Nz 94 P9 La Garita de Herbeira » Libros e Ideal caballeresco
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Libros e Ideal caballeresco

Para conmemorar el día del libro, aniversario de la muerte de Cervantes y festividad de San Jorge, adalid de caballeros y patrono de Cáceres, ofrezco al lector unos fragmentos de mi libro sobre El Quijote. Dicen así:

ervantes explica otro sentido de las Órdenes de Caballería en uno de los pasajes más importantes de la obra desde el punto de vista educativo y pedagógico. El diálogo con el caballero del verde gabán y luego con su hijo poeta:“quise resucitar la ya muerta Andante Caballería… y he cumplido gran parte de mi deseo, socorriendo viudas, amparando doncellas,y favoreciendo casadas, huérfanos y pupilos, propio y natural oficio de Caballeros Andantes…”

Y como el padre se quejara del demasiado interés por la poesía de su hijo Lorenzo, don Quijote se ve obligado a responderle: “La poesía, señor Hidalgo, a mi parecer, es como una doncella tierna y de poca edad, y en todo extremo hermosa a quien tienen cuidado de enriquecer, pulir y adornar otras muchas doncellas, que son todas las otras ciencias….y ella es hecha de una alquimia de tal virtud, que quien la sabe tratar la volverá en oro purísimo de inestimable precio…no se ha de dejar tratar de los truhanes, ni del ignorante vulgo, incapaz de conocer ni estimar los tesoros que en ella se encierran, y no penseis señor que yo llamo aquí vulgo solamente a la gente plebeya y humilde, que todo aquel que no sabe, aunque sea señor y Príncipe, puede y debe entrar en número de vulgo…sea pues la conclusión de mi plática señor Hidalgo, que vuesa merced deje caminar a su hijo por donde su estrella le llama”. Como hemos indicado el gran Dante hace terminar los tres Cantos de su inmortal Comedia con la misma palabra, estrella, y en su viaje iniciático a donde no llega la Poesía representada por Virgilio, llega el alma, Beatriz. Y en la misma línea que el Dante, Cervantes continúa el discurso de don Quijote sobre la ciencia de la Caballería Andante…”que es tan buena como la Poesía, y aún dos deditos más”, ¿los dos círculos del Purgatorio y del Paraíso, quizás, en esa cartografía de lo sagrado?

Y don Quijote continúa desgranando todas las virtudes de la ciencia caballeresca en la más hermosa descripción que se haya compuesto nunca sobre ella, y que finaliza con un valiente, “ha de ser mantenedor de la verdad, aunque le cueste la vida el defenderla”, del que daría hermoso ejemplo en el momento clave de su derrota en la playa de Barcelona, donde daría testimonio de su verdad, de su ideal, sin renegar de Dulcinea, aún en grave peligro de muerte. Porque don Quijote se tomaba el ideal caballeresco muy en serio, y Cervantes, aún más.

El Quijote viene a representar una suerte de renovación o puesta al día del ideal caballeresco tradicional, que Cervantes finge criticar. Transformando eso sí, el plomo de ciertos libros abigarrados, absurdos, barrocos e inútiles en el oro purísimo de una nueva definición del ideal espiritual, y por ello, también práctico que representa. Porque la Caballería Andante es aún mayor alquimia que la Poesía (“y aún dos deditos más”) pues ha de aplicar la piedra filosofal no sólo sobre la Palabra sino sobre el hombre mismo.

ero si Cervantes cita expresamente la saga del rey Arturo, una de las más importantes exposiciones medievales del ideal caballeresco tradicional se encuentra en el famoso Libro del Orden de Caballería del mallorquín Raimundo Lulio que dividía la materia en siete partes “por la significación de los siete planetas”. La primera del Principio de la Caballería, la segunda del Oficio del Caballero. La tercera del Examen que se debe hacer al escudero que quiere entrar en la Orden de Caballería. La cuarta del Modo de ser armado caballero. La quinta sobre el significado de las Armas del caballero. La sexta de sus Costumbres. La séptima es del Honor que se debe hacer al caballero.

“Luego que comenzó en el mundo el desprecio de la justicia por haberse apocado la caridad, convino que por medio del temor volviese a ser honrada la justicia.” Para ello según un ideal aristocrático de selección de los mejores, se fueron eligiendo los más sabios, amables, leales, fuertes, ánimo más noble, de mejor trato y crianza.

“lo primero que debe preguntarse al escudero, para ser caballero, es si ama o teme a Dios. (Cuestión que coincide con el primer consejo o argumento de buen gobierno de don Quijote al Sancho gobernador).

Así como caballero sin caballo no se aviene al oficio de caballero, escudero sin nobleza de corazón no se aviene con la Orden de Caballería.

(En la Cueva de Montesinos el venerable muestra el valeroso corazón de Durandarte a don Quijote en una transmisión iniciática y simbólica del ideal caballeresco).

La nobleza de corazón no la pidas a la boca, porque no siempre dice la verdad, ni la pidas al vestido honrado, porque debajo de un honroso manto puede haber un corazón vil y flaco, en que haya maldad y engaño.

(El segundo consejo de don Quijote a Sancho es que se conozca a sí mismo).

Paraje o hidalguía y Caballería se convienen y concuerdan porque el paraje no es más que antiguo honor continuado, y la Caballería es una Orden y regla que se mantiene desde el tiempo en que fue instituida hasta el presente. (Don Quijote es un hidalgo según el título de la primera parte de la obra cervantina, pero pasa a ser un caballero en el título de la segunda).

l Libro de Caballería establece también que una de las primeras obligaciones del escudero que quiere ser ordenado caballero es la de la Fortaleza, pues sólo el que es fuerte puede luchar por la Justicia. Una de las aventuras más desasosegantes del Quijote es la de Andresillo en la que un caballero inexperto confía en la palabra tranquilizadora de falso arrepentimiento del  tiránico amo que le azota, para proseguir con su violencia redoblada una vez que aquel  vuelve grupas su caballo.

En cada tiempo el poder político hegemónico ha tratado de poner a Dios de su parte: En los más antiguos textos conocidos de propaganda política el dios de Ramsés II mataba hititas por el brazo del faraón. Felipe II atendiendo al simbolismo de la jerarquización del espacio sagrado en la arquitectura de El Escorial supeditaba la razón religiosa e intelectual a su razón política imperial.

Los duques juegan para burlarle con la buena voluntad e ingenua creencia en los ideales sagrados de la Caballería de don Quijote, y luego, por su intermediación, con la de Sancho transformado en gobernador de la Ínsula Barataria. Pero Sancho está bien aconsejado por un sabio don Quijote y resulta ser un buen gobernador, pese a las bromas y a terminar apaleado. Tan bueno y honrado que dimite cuando es consciente que lo del gobierno no va demasiado consigo. Pero, ¿son la dimisión o el fracaso el destino fatal del que accede al gobierno animado de nobles ideales? La crisis del ideal caballeresco, ¿es una consecuencia del auge del Estado, o un mero fenómeno contemporáneo de éste?

El Cervantes desengañado de la aventura imperial reafirma sin embargo los sublimes ideales de don Quijote cuando éste no reniega de Dulcinea cuando es vencido en Barcelona. Prefiere la muerte a la renuncia al sentido de su vida. Don Quijote salva su alma pero entrega su cuerpo a la católica religión tras su regreso a la aldea una vez que ha transmitido el ideal caballeresco a Sancho, con su conducta a lo largo de sus aventuras, y simbólicamente cuando durante la ceremonia de la falsa muerte de la doncella Altisidora, su escudero se convierte en el agente desencantador de Dulcinea.

También Cervantes pregona su ideal caballeresco, iniciático y moral con su obra maestra pese al desamparo oficial y la adversidad mientras entrega su cuerpo para que sea enterrado a la católica Orden Tercera.

El ideal caballeresco implica una llamada a la Acción en pro de la consecución de los más nobles ideales de la humanidad. En el libro favorito del pacifista Gandhi, La Canción del Señor, el valiente caballero Arjuna tiembla cuando va a entrar en combate por la suerte de las víctimas de la lucha. Pero el dios Khrisna le consuela. Él debe hacer lo que debe ser hecho, pues en el mundo de la materia la realidad es el cambio. Ante un conflicto violento que se anuncia cabe hacerse la pregunta que se contestó a sí mismo Cervantes, que es la famosa del Grial al caballero: ¿A quién sirves? ¿Por qué buscas la lucha?

 

¿Qué actualidad tienen hoy don Quijote y sus valores espirituales? ¿Estamos ante una polvorienta pieza más de un Parnaso español arrumbado y medio apolillado?

spaña está hoy en grave crisis de identidad. No ha entendido a Cervantes. O prefiere no entenderlo. No valora que sus aparentes fracasos históricos probablemente se deban más a la enormidad del intento que a sus propias limitaciones para abordarlo. Pero parece haber desistido de participar en la construcción del mundo. Le da igual que Andresillo sufra o no la injusta violencia de su amo. O que Sancho gobernador sea apaleado cuando intenta imponer orden y justicia en la ínsula.

Se argüirá: es que ¿acaso queda ya en estos tiempos alguna doncella que amparar? Hay sí muchas Celestinas, pero el otrora demandado oficio de remiendavirgos está en desuso. No se distinguen los valores de los contravalores en el relativismo moral y cultural imperante. Se confunde tolerar con consentir. Se cree que el multiculturalismo es un valor. Que da igual Andresillo que el cruel amo que lo maltrata. Cuando todo vale, nada vale nada.

Y es que mostramos habernos acomodado en la práctica al imperio del Mal sobre la tierra. España prefiere hacer de Don Quijote, nuestro señor y maestro, una figura risible porque siéndolo no hay porque acompañarle para luchar por sus ideales. Ideales universalistas, dirigidos al Bien común, opuestos a los tribales y reaccionarios que ahora se fomentan en muchos lugares de la periferia de España. Procuramos mimetizarnos con el ocre desertizado del paisaje para no llamar la atención de los bandoleros.

así, porque no hay escondite que valga, la propia existencia de España y de su Cultura se encuentra tan amenazada, que en algunos lugares de su territorio, los términos “español” o “españolista” se consideran graves insultos. Pero ahora, a diferencia de la anterior gran crisis histórica, no tenemos una generación del 98 que se preocupe por lo que pasa y lo demuestre asumiendo el papel intelectual que le corresponde.

El siglo de oro lo es hoy de hojalata chapada en oropel, eso sí, con nuevas tecnologías.  Los pasados grandes magos del pensamiento o de la palabra han devenido en vulgares echacuervos. La Cultura, al parecer cerrada para el mundo vertical del Espíritu, en mohatra horizontal de quita y pon.

Pero no todo está perdido. El lector consciente aún puede tomar el testigo que don Quijote le brinda “porque la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir sin más ni más, sin que nadie le mate ni otras manos le acaben que la melancolía”.

Depende del amigo lector que “en los nidos de antaño siga habiendo pájaros hogaño”. Y que en sus peripecias por los inciertos caminos de la vida sienta la presencia protectora y amiga del maestro don Quijote. Así sea.

(Escrito en 2015, IV centenario de la primera edición de la segunda parte de El Quijote. Seleccionado y abreviado el 23 de abril de 2021 como homenaje al día del libro)

 

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.