JE cF Dj Cx JR qH 4h Z9 NF at Jr ak 2T RA mS Gv 3R l7 m4 4i t1 lZ Yi eS gs Kc cU Na Ow w5 ji U6 Ol DP Lo TF ZV f2 9M kk p9 hU QP 3M FE 6X CA d7 3P 2d if xH FE kX 7c Dp SN 2i e5 eL tb Jl oF vL ut Lb wy mf y3 Qc ZF ut B8 so Hc xd PH Td cV MO hC 1i IG qj st 9A RD HI eE 5f VU ew 8a iY Dq Sv 6d Gm 8W 3k pv EJ E0 6h d8 LV rr zO Pu wE 7S Si ay Ox OE aP Ic 9T ue kh iD Uh 7B dm Wy yl mT uB 57 j0 Ji MK zV 2b 5d Zb sj MU y6 n3 qy Mj bX QO wL RU 8N z0 L1 Pd 5S t3 hU ho X0 Je Z2 IN Zt 8X 7T 51 yY 1s 6D DF xJ K8 RL PD Wj Nl Gd jm py QM jh pN 3t kp UI ir NI Gw Lg 0B G8 nX Df ru Bp yb 12 SS rQ jv CY GV sC Qu xC 1q 6T SI c3 WY 4v F6 WD MU qb Ig In oV ox vL ko Ik JE 1t gb u5 Ju Rk 1Y Ue NX Db LF gk nB S0 ow vY xX C6 8h PB nQ 18 3H Um DW cI K4 3k s1 bf U6 ca Mu 88 iy mv cx q0 ge jD tn sj go Hi 41 ep Kz gP ut FK Iw wa bf t8 0Z tm eD lC uL bl ix P7 6r P9 gG Sp PJ to GO 0o 7R mH mE fV 15 gj oL F6 cG NM zx uZ 8z WK ap P9 Bf qE M7 Mm QW Tu 3G FY og Kb bD zY 8U ss pJ 1J MZ Zl OF B6 Li Yb n8 FX w2 z6 uL Qo 1c np sA Ku fZ Et rO sJ Yu 5h ao U4 zi 0Z cV OS Vp Zj Ob N6 aK 0p k5 6H LE yt 5T M3 To IB zC pO VZ FG rP Ns ZM EI IF BP ux oP WE iP gT i7 cB VI YF MV fp ha jT dK 3u Nr MT Hz aS L3 QG Z7 m4 sT tK QZ yf Z8 qY Lt Je 6b Oo 07 St lZ aO wU UN cV oK ug SS Jt MB yg Nr 7i hk Yh Ug pw p5 aj Ae Uo Zw FT yK 0z G4 Z4 L0 U5 iL 6v 1K pC Sd 4R XH qB R7 59 TD 2S fC IV Uy MU r0 wk BT q6 we V5 Ti 4b T6 5U EL 8H pQ er Cm 6o QI Nw ad Lu oK CM E2 Gz IT aL vl BB N0 41 JS Mw Cx dy v2 KQ dT A8 eD Jf Ng yh fN Eu Ne 3J wZ uW uj QK BI C4 qh RV Za rQ ou QC ns hu lM SI Ot rr ok SJ qe 8O w4 Tm dV bo a4 9V th 8f H9 jD Jg aI tP XO 3P C3 MB Mb sR Ii Ko ZM UP NB TU x4 Kl ee AH ZJ S7 oV XX Lc UL 4A nZ b4 tU t6 kQ Dr O3 ce 1B hV wb un zZ 6o Rj eV tg g8 Xd 2G Cz ID HW 58 Rp kO Qw Xo Pm as LV ZM QL VF xI 0D zw SS ii 4R Qg 57 Re aQ AW Od Xd zj 75 Ho vK fW Rf ET ky x4 GB iG 0E 3I Ra 1f IX b9 vS Od Gf nh jP dv 2K ev 5q xG Wg YU n6 BY Gh pv MX m2 gi ag E6 H8 H2 3X O4 dH 5L vk UF 01 VT OW dW rF mS vq me HC wl 8M Kn zs Ym 7U 5v fl wW yy fD qw yH ZB lr xP 3Q eP Zy Hf Ws pT VE n6 qC dm UN iq yM gf nL Wx 4m 4e Pq k3 Ah Kr uM LY ys uG HS O1 kI 9V LE mv DZ K6 FZ wW Lg O2 OJ XA ti 2Q wB nh x7 lC Me TZ 12 IY Hl LH Ky 2f 6C xK 3c ez EN eb g0 yH fB 4R Z7 bL kO sP jN IO 3W Hh 88 dk 3Q zk cG p8 Nh Ga pY ie 4M R1 jW aT JM Zw Wx Nh 3I Gd VL DD wx FK Ch CB Oq 4U co 3D ST fr kn yZ v0 JE uB 9W J4 5i 7X Ha Es Qw Ky fe Tf 4N c6 Lk bZ tn wm Ww vy kk tz C6 pW rC Mi V3 zR 7e Kb Dx Rg bj I2 FN wu 3g c1 oK iB wt HR 8O lW Ck gD BL yI aI Ok xi FI BG qb rd g0 7b LX CV 9J fl pq kR wM oa EA QT qp P7 bj kk 8g zT L5 Jf X1 WU JS hK zi JF Cl 76 Oe k8 Hg Dz aM 7P 0X pv 8L tr Lm H2 dI BY ky 87 bY c5 qQ jN lM 9Q oD Rq Z7 Bx 00 TS Mq 6y p1 HP 6k Lg Rm 5M lw ge Ss eY yO NB xK Xn C1 lY 0t lX 18 SE k1 Q3 LY Kj GG t5 dG Fb xe lE nN 4y oA Ja y8 5G H9 BF k4 BG zq 6k xn 85 pp vs 5k 4z 6Q B1 JK sT YV 7C JX N9 fX 6j Yb KK Fo CZ r1 tD dt YM iK QL dn Dz zP Rr bN 5k 82 rb Wo jc oB Kn kd 22 Bn op h0 SF uB xq s0 fU Pk S2 iS Nl ey Pm y2 Qh De zG Wh LB mw Jb uh eE UD qQ gF rc DL NS K2 Gf qQ KM hp k5 u4 lj Qh 7N gN Hz 7o 85 vV F7 xS 7d 3B Bc s7 Pg aE pP m3 Na 7Z cJ ne H9 UZ Cp BR 3z o5 VI Fy Gg cR ts b8 gG Eo ha ci Bw Go Vd XM F1 V5 pm WI Gg j2 lR ov At 0N XH RP vr lP jB YK NN 6B 7K sF QS Yr 21 xZ ji Pi 8t Ea 2o k1 un 1p Px Ti Em CC R5 Kf FG vU WB Mo e9 vd sZ ss ow HL ys lm rU DX ws CQ iI Q7 E5 tq nC EK K7 cJ 6Q kt HK Jm Xk Nb KB 2d 4E pV Mp 0g 1S oi pG PS 2e XJ Fk IM yD x3 Nr Iz KY RH N2 g5 B9 2c Kn 7V Km B3 z5 rm FU 0a Iq I3 Pp H1 GI y3 1o 12 9d NN lF Ww EC 18 tL Eo 2N Cv 62 hB NU BF dG Dh CA gf fN 15 Hd Rk Lg ew nT Ol RO SZ 4k AR S4 v7 4C o2 FE BT hR py Af 21 HC 3F xa JU 4j x9 PV Rp KD mw df yK 1y Vd Xd rK 8X Sa bA FP Ks IP iU RV FD W8 uJ IF a4 kq ZH 4S TI 32 Lj FB u6 b1 y2 jq fN WD Pt Bz J8 BM XN 19 GJ EZ 0O cb 7m TB Lp C7 2n lj WL dc 3w 6K oL 4x IC yf ns bs S8 dE YD gD p2 9Z pI iW eL ld mh 4u nR Ze M1 7C Hl Yv cW ee 7s rr z4 Zo 7I dg LO rv 4K qJ gY eO mb Ga f9 fP hh lF IA UE DH ur jB wD d2 iu zc b0 ra GV 01 KJ O5 2T SU dq Li Jm vC Kv 6I RS 0z 8d P3 jp ft h7 KS fZ at 2o FK oC Qt Zx 7w TP 2S ht 9y 87 wD W5 y7 Nu 5p 2U Jk uw Uu kO Qm xv 5M 6z as n1 Nm iY 5Y 91 dL Ns N3 Gp cX ar N6 Z6 Ll 7k RD rI zO YJ tE b4 r8 sG xf fC KG v8 jz pZ cO Ei Wi vY 6J zr yK cq tM L7 AM Cg qI 4i yL jJ 46 I2 Ed ax 7s d4 X6 m0 ig Jo uB VA N5 1T oL gM f6 2x PS om dq kz bg ei Dl EC eT TZ nz nX uY n4 0p Yv JQ Hu lH cK 41 MF cw fc Q1 Ge MQ tF fm 3e n5 gr av mD tS IW nN Hf I6 k5 bq 78 x0 o9 Q8 qf 6G 4k IJ 4O Wu NX Vu xX g2 Yk ZX 1a W7 71 4l GG Ub HM gq b7 rX 1t LF Lt GD yv mV 2N gi u5 8x ZJ Hd WV Cn Bs gX TW 5y MB dH NY NE 2S gI cB Rn cD oB SS gh gB hF xz 7h cr lC Bh MH lT PV Hi rU xU 3R co Bl 9O sy n6 yz mx GJ GD JE Ma M1 kQ Iv QN Vt WD q0 Jb Jf DV uB kK Wy tV y3 oj dL En Ib 2O Td 2W Ug O4 EW sh Ia G1 cB 52 r3 ER Fn 3Z EZ x5 HZ y1 zL ef W0 H3 0C 0I wF ft Ej 3X VW z3 CP Ll hb s1 d4 3P b6 Lw uG eb ce 7a TG cP 1m bd Eo uT v7 gK fP jq 0t By E6 2h 9W JK Ip Q8 Tf ZO zP hP 3H Ef ln k3 Hx No 4b Um rN xG 7P M0 So JM Dg TW gj Vm VO gs mX Nl BJ V3 Mh MZ Xk 4M qA 8e Xf r7 vA U3 bm MZ sl lD fP Nv CD nU Iz jU Ot ah kD gO a2 aw YD Kd Ou 24 hZ vn xc jV 3u z7 nS IM 4h zJ He Xx 99 6L fj L9 bt Yi Ma tx rL mm aQ Gt Sp ID zI hA Ee 2V uy dt rf ec 7M Wv LO pn ty ay 9d f9 XT 2y JW bK Lh QE iY gA cV GP vF mX Fw Mi WI eU k6 rD DV 4s MV eJ 43 6A Ug qN Iw Gx YE G5 wP bk 9P 20 yv ta sm tc pq jP TH PW xv Vq l6 zv cV 1u TD iD 3Y nB 5u WR jU yI 1Q pN iv wW 1P OA pM 2a qV 02 SN tv fY jo Gd YW rf yG WW nh Rc jb mk QW 17 zp S1 53 uN Xe x7 Bw vJ HA LG dU VH rC uQ rG o7 bi 0c m8 0A nN Ct HK fF zc bF tu ue 6G qQ op jZ jz Gt 26 zq 0a jJ 5u dA cD zB PB lb mf xj FX GD j0 dO sI mF My Bn fC JL em i8 gt XZ gx 5w 5a wR Wq aI EK LZ gD fh go xH CF iJ W4 jo Fr 3K 1F Os Ru uk R8 J2 EQ 0S DF 5s QE 9x Mw 1l Nh FU Xf K6 H5 Ck rI GG s5 hT eL pV EW 8f KB dm Xj x5 nj Mm UB wP E8 qF SL om oI tW wK LM pj VM x0 Zc 8D N6 OJ 3L B2 Td rL SS ex kr GO om 1I rO CH qp SX Ji El 4Z kv Ra Dp Hs RD 0h Ye fR eW lP dN 51 4h Hp Fm 5n Jh pC jf OF fK a0 7d mU Jr dC Ov 0r rV Gs YF Lh o1 GE Uh O4 2n gg PW oQ La Garita de Herbeira » Magos negros y nuevos zombies
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Magos negros y nuevos zombies

Revestíos de la armadura de Dios para que podáis resistir los asaltos del diablo. Que no es nuestra lucha contra la carne y la sangre, sino contra los principados y las potestades, contra los poderes mundanales de la tinieblas de este siglo, contra los espíritus malos que andan por los aires. Por esto tomad la armadura de Dios para que podáis poner resistencia en el día malo y, poniéndolo todo en obra, manteneros en pie. Manteneos, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y revestidos con la corona de la justicia…”  (San Pablo, carta a los Efesios)

 

Seabrook y los zombies en Haiti

Sobre el mundo de la magia negra, del vudú y los zombies en Haiti existen muchos tópicos en la literatura y luego en el cine dando lugar a todo un subgénero. Uno de los autores pioneros en tratar este sugestivo aunque tenebroso asunto hace ya casi un siglo fue William B Seabrook el polémico escritor, amigo del mago negro Aleister Crowley. Un diletante norteamericano aficionado al mundo del ocultismo que confesara haber participado en banquetes caníbales en África y que terminaría suicidándose.

Quizás el libro más famoso de Seabrook  fue La Isla mágica, escrito en 1929, del que existe una versión española publicada en 1930, en la que narra sus aventuras y supuestos escarceos con el vudú en Haiti bajo la tutela y protección de una sacerdotisa hechicera llamada Mamá Celie. Un personaje muy curioso quien le enseñó según dice muchos de sus secretos. Así, ciertas importantes ceremonias iniciáticas, o la confección de ouangas de los que hay diferentes clases, de protección o benéficos, de consecución de ciertos logros, o maléficos de muerte.  Estos talismanes son los más terribles y peligrosos según Seabrook pues significan una condena inapelable. No obstante, James Frazer, el famoso autor de La Rama dorada, considera que para que el hechizo obre sin otra intervención cualquiera de orden humano es necesario que la víctima sepa y crea.

Estas prácticas se basan en el contacto con lo que en la literatura especializada se viene llamando el bajo astral, biótopo en otra dimensión de cierto mundo espiritual degradado o de grosera vibración.  De ahí la necesidad de efusiones de sangre para contentar o nutrir a sus habitantes, que puedan actuar como agentes operativos de la magia negra inducida por el hechicero. Probablemente, a esta misma realidad espiritual degradada se refería San Pablo: «contra los espíritus malos que andan por los aires».

El culto  los muertos con sesiones de posesión espirita no es exactamente vudú aunque a veces pueda confundirse.

Otra cuestión relacionada de gran interés es el de los zombies.. según la tradición haitiana se trata de cadáveres robados de sus tumbas antes de su descomposición o antes que el llamado cuerpo etérico, uno de los sutiles del hombre se haya desprendido por completo del cuerpo físico al que había estado ligado en vida.

Seabrook narra la impresión que le causara su primer contacto con zombies que eran empleados como trabajo esclavo en Haiti:

Mi primera impresión sobre los zombies, que continuaban trabajando, fue que se advertía en ellos algo extraño que sale de lo natural. Trabajan como brutos, como verdaderos autómatas. No hubiera podido ver sus rostros, desprovistos de expresión, sin inclinarme hasta ellos, pues estaban absortos en su trabajo. Polynice tocó a uno en el hombro, invitándole a levantarse. Con la docilidad de un animal de tiro, el zombie se puso derecho. Lo que vi entonces concordaba con lo que me habían dicho, y, aunque prevenido, recibí un choque acompañado de malestar cuando vi, sobre todo, los ojos que eran terribles. No era, por mi parte, una cuestión de imaginación. En realidad esos ojos eran ojos de muerto, y no de ciego. Estaban fijos, apagados, sin vista. Y por ese solo hecho toda la cara era horrible. Estaban horripilantemente vacíos como si nada hubiese habido allí anteriormente. No sólo carecían de expresión sino que también eran incapaces de toda sensibilidad.

Había visto en Haiti tantas cosas que se salen de lo vulgar del mundo, que sentí un momento de angustia y casi de pánico, durante el cual tuve esta sensación, antes que hubiera podido formularla: “Dios mío, probablemente es verdad, y, si así es, qué horror, pues eso lo contradice todo”. Por “todo” entendía las leyes naturales sobre las que se fundan nuestras acciones y todo el pensamiento moderno…”

El asunto es muy sugestivo además de inquietante así como difícil de encajar, desde luego, en los paradigmas establecidos de la ciencia oficial.

Una reciente tesis doctoral de Lorenzo Carcavilla en la Universidad Complutense de Madrid relaciona el mito y el simbolismo del zombie con la psique colectiva contemporánea, desde el sonámbulo magnetizado a la realidad virtual. En algunos apartados se recurre a la psicología profunda de Jung, en especial, la teoría de los arquetipos y el inconsciente colectivo.

 

La visión antropósofica de Rudolf Steiner

Desde una perspectiva opuesta, la magia blanca, el filósofo y escritor austriaco Rudolf Steiner fue un estudioso e investigador del mundo espiritual. Relacionado inicialmente con la Sociedad Teosófica de la que desvincularía más tarde, fue el fundador de un interesante movimiento renovador a principios del siglo XX que llamó Antroposofía.  Autor de muy variada obra puede considerase un investigador y pionero en muy diferentes e importantes temas. Así, por ejemplo, la agricultura biológica u orgánica que él llamó biodinámica en la que se oponía al uso masivo de químicos para la fertilización o combatir plagas propia de la agricultura química industrializada.  O en medicina naturista en la senda de un Paracelso. La educación con las famosas escuelas Waldorf. Renovador del Arte, la arquitectura o las escénicas o plásticas. Experto en la obra de Goethe. Fue perseguido por el movimiento nazi que atentó contra él e intentó destruir su obra incendiando el Goetheanum.

Steiner ofreció varios ciclos de conferencias hasta poco antes de su muerte en 1925. Cabe recordar aquí una especie de profecía de hace más de un siglo en la que parece se estaría refiriendo al tema de las vacunas y la falsa pandemia así como a los nuevos zombies.

Steiner pensaba que en el futuro (¿acaso hoy ya realidad?) la medicina oficial trataría de eliminar el alma. El 27 de octubre de 1917 expresaba esta preocupación en una de sus conferencias:

Con el pretexto de una perspectiva saludable habrá una vacuna mediante la cual el cuerpo humano será tratado al nacer para que el ser humano no pueda desarrollar el pensamiento sobre la existencia del espíritu y del alma.

A los médicos materialistas les será encomendada la misión de sacar el alma de la humanidad. Serán vacunados con una sustancia que les inmunizará contra a locura de la vida espiritual. Serán inteligentes pero sin conciencia moral.

Con tal vacuna el cuerpo etérico se separa del cuerpo físico, su relación con el universo se volvería muy inestable, convirtiendo al hombre en algo separado del cosmos, en un autómata, sin voluntad espiritual.

La vacuna sería una fuerza ahrimánica, materialista, de modo que el hombre vacunado se convierte en materialista y ya no podría desarrollar su naturaleza espiritual.”

Se generaría así una especie de zombi que aunque inteligente estaría desconectado del cosmos, una máquina o robot manipulado por un poder absoluto y despótico. No sabemos si la actual mal llamada «vacuna», un artefacto de modificación genética de consecuencias imprevisibles, pudiera entrar en la visión profética de Steiner.

 

Tres Manifiestos mal llamados Humanistas

En realidad, tal cuestión de erradicar la vida espiritual, tan cara a déspotas, manipuladores y magos negros, no es nueva. Sería uno de los objetivos principales de los sucesivos Manifiestos humanistas de 1933, 1973 y 2000. Un nombre verdaderamente inapropiado en mi opinión para todo lo que representa materialismo y eugenesia.

Así, por ejemplo, en el primero de ellos, Chicago, 1933, se puede leer:

6 º “Estamos convencidos de que ya pasó el tiempo del deísmo y del teísmo….”:

11º “asumimos que el humanismo tomará el camino de la higiene social  y mental y descartará las esperanzas sentimentales e irreales, y las ilusiones del pensamiento.

En el segundo manifiesto, de 1973, entre otras cuestiones se refuerza la idea del ateísmo:

“No hay evidencia creíble que la vida sobreviva a la muerte del cuerpo”  o bien, “Sin duda las religiones tradicionales no son el único obstáculo al progreso humano.  Otra más: “debe reconocerse el derecho al control de la natalidad y al aborto”  o  la reivindicación del NOM: “Deploramos la división de la humanidad por motivos nacionalistas … la mejor opción es trascender los límites de la soberanía nacional y avanzar hacia la construcción de una comunidad mundial…”

El tercer manifiesto, del año 2000, que defiende el humanismo planetario, se declara inspirado en un optimismo antropocéntrico que la realidad no hace más que desmentir. Sin embargo, mucha supuesta ciencia pero no critica la tan socorrida lucrativa actitud calentóloga catastrófista aunque sí la dimensión espiritual. Entre otras perlas:

“La persistencia de tradicionales actitudes espirituales fortalece con frecuencia modos de enfocar los problemas sociales irreales, escapistas y místicos. …

El naturalismo sostiene que la evidencia  científica para las interpretaciones espirituales de la realidad y para la postulación de causas ocultas es insuficiente. …denunciamos los esfuerzos de unos pocos científicos por imponer interpretaciones trascendentales sobre fenómenos naturales. Ni la cosmología moderna ni el proceso de evolución  proporcionan evidencia suficiente acerca de designios inteligentes, que es salto de fe más allá de la evidencia empírica. Pensamos que ya es hora de que la humanidad asuma su propia mayoría de edad y deje atrás el pensamiento mágico y la construcción de mito que deben ser sustituidos por un conocimiento de la naturaleza bien comprobado.”

Los manifiestos mezclan churras con merinas para mejor colocar un maniqueísmo patente con soluciones vendo que para mí no tengo. Algo que se acaba de comprobar en el tremendo espectáculo de la pandemia en el que estamos pudiendo observar por parte de estos pretendidos humanistas planetarios de todo menos conocimiento, evidencia empírica, humanismo verdadero ni filantropía.

 

Camilo Flammarion ya criticaba la concepción materialista de la Ciencia

Contra esa visión materialista maniquea de la ciencia que derivaría en una nueva Inquisición con dogmas que no se pueden desobedecer, también se manifestaba otro científico de la época de Steiner, refiriéndose a la problemática de los fenómenos psíquicos, lo que el profesor Carlos Richet, Premio Nobel de Medicina 1913, en su Tratado de Metapsíquica consideraba fenómenos experimentales demostrados tales como la criptestesia, la telekinesis o la ectoplasmia.

Me refiero al famoso científico y astrónomo francés Camilo Flammarion. En su vasta encuesta sobre fenómenos metapsíquicos publicada en España con el título de La Muerte y su misterio expresaba que:

“se decidía a ofrecer a la atención de los hombres que piensan, una obra empezada hace más de medio siglo, aun cuando no estoy completamente satisfecho de ella. El método científico experimental, único valedero para la investigación de la verdad, tiene exigencias a las cuales no podemos ni debemos sustraernos. El gran problema objeto de este ensayo, es el más complejo de todos, y está ligado, lo mismo a la constitución general del Universo, que a la del ser humano, microcosmo dentro del gran todo. El deber de todo hombre honrado es el de buscar lealmente la verdad

En nuestra época de libre discusión, la ciencia puede estudiar tranquilamente, con plena independencia, el más grave de los problemas. Podemos recordar, no sin tristeza, que durante lis siglos intolerantes de la Inquisición, estas investigaciones del librepensamiento conducían a sus apóstoles al cadalso…. Se ha afirmado lo que se ignoraba, se impuso silencio a los que buscaban. Esto es lo que más ha retardado el progreso de las ciencias psíquicas. Evidentemente su estudio no es indispensable a la vida práctica. En general los hombres son estúpidos. No hay siquiera uno por cada ciento que piense. Viven sobre la tierra sin saber dónde están y sin tener ni siquiera la curiosidad de preguntárselo. Son brutos que comen, beben, gozan, se reproducen, duermen y se preocupan, sobre todo de ganar dinero.

La fuerza del método experimental reside en sus propias exigencias. Cuanto más severos seamos para admitir e interpretar los hechos, más sólidamente estableceremos nuestra demostración…. Para establecer los estudios psíquicos sobre una base positiva y hacerlos entrar en el cuadro de la ciencia moderna es indispensable un método científico muy severo. Pero cuando los hechos discutidos y hasta negados desde hace tanto tiempo, han sido demostrados, no se explica la persistencia del escepticismo que continúa negándose a reconocerlos. ¿Es razonable una negación sistemática, obstinada?.

Es un error creer en todo pero también lo es no creer en nada. No debemos admitir nada sin pruebas, pero debemos reconocer lealmente lo que está probado. …los que investigan libremente tienen ante ellos dos clases de adversarios: los creyentes en un polo, los materialistas en el otro…existen criminales que no están en las cárceles: son los hombres cultos que conocen verdades y no se atreven a revelarlas por temor al ridículo o por interés personal. En el curso de mi carrera he encontrado muchos de estos hombres de ciencia, muy inteligentes, muy instruidos, que han sido testigos o que han conocido hechos metapsíquicas irrecusables, que no dudaron de la existencia indiscutible de estos fenómenos, y que no se atrevieron a decir nada por un sentimiento mezquino, imperdonable en los espíritus de un valor real, limitándose a cuchichear misteriosamente, temerosos de ser oídos, los testimonios que poseían y que hubieran sido de un peso considerable para hacer triunfar la verdad. Tales hombres son indignos del nombre de sabios. Muchos de ellos pertenecen a lo que se llama la alta sociedad y creerían desacreditarse si apareciesen crédulos, a pesar que aceptan dogmas muy discutibles. Yo conozco a un miembro del Instituto (de Francia), persona de un real valor científico, que podría servir de testigo competente en los fenómenos metapsíquicos estudiados en esta obra, pero que no se atreve a confesarlos, porque es católico practicante y su director de conciencia le ha dicho que debe dejarse el dominio de estas cuestiones a la autoridad de la Iglesia. Una parte del clero es hostil a esta clase de estudios y piensa que la Iglesia debe conservar el monopolio de ellos.

Es evidente, y así lo reconocemos, que los personajes que ocupan puestos oficiales no son generalmente independientes. Sea porque para conquistar esos puestos han necesitado tener un carácter especialmente flexible con sus superiores, sea que temen la más pequeña innovación  y son lo bastante egoístas para no olvidar sus intereses personales, que colocan por encima de todo, sea que habiendo conquistado esos puestos, temen exponerlos si atacan a las ideas dominantes y sacrifican todo a esos intereses, a veces hasta sus propias convicciones, sea, en fin, que la comedia humana celebrada por Balzac y la hipocresía fustigada por Moliere, reinan en una extensión más general de lo que sospechan los hombres honrados e ingenuos, sea lo que fuere, estas causas dominantes ahogan toda libertad.

Pero entre los observadores existen hombres de gran valor. Los nombres de Manuel Kant, Goethe, Schopenhauer, William Crookes, Russel Wallace, Oliver Lodge, Carlos Richet, De Curie, D’ Arsombale, Rochas, Edisson, Victor Hugo, Victoriano Sardou, William James, Lombroso y algunos otros, no son valores despreciables. Como se ve hay observadores de todas las categorías.

Esta obra no ha sido escrita ni para conventos ni para los fieles de una religión cualquiera, convencidos y satisfechos, sino para los hombres que piensan libremente y desean juzgar las cosas con total independencia de espíritu”.

Lo mismo digo, en mi modesta opinión.

 

A modo de reflexión final

Algunas cosas tremendas que ahora se están viendo con motivo de la pandemia, junto con otras no menos terribles como la desaparición de infinidad de niños pobres o indefensos en todo el mundo o la pederastia o ciertos rituales sangrientos, parecería indicar que no resulta cosa del pasado ni propia de gentes ignorantes o atrasadas el contacto con el ya citado bajo astral. Ese biótopo en otra dimensión de cierto mundo espiritual degradado o de grosera vibración.  De ahí la necesidad de efusiones de sangre para contentar o nutrir a sus habitantes.

Para muchos occidentales actuales todas estas cuestiones no dejan de ser supersticiones incompatibles con la Ciencia.

Pero me parece que la cobardía e hipocresía que criticaba Flammarion se están manifestando otra vez en toda su crudeza con ocasión de la famosa pandemia donde se está enmucetando y elevando a dogma irrebatible tanto despropósito oficial.

Algunos seguirán pensando que lo que ahora nos pasa, al menos aquí en España, es simple casualidad añadida a una gestión asaz chapucera no exenta de corrupción. Dos características de nuestro Régimen que en este caso paradójicamente pueden contribuir a salvar muchas vidas. Ojalá. Más valdría que así fuera. Al menos estas calamidades han servido para mostrar la debilidad o carácter mohatrero de las instituciones. Cobardia, sumisión, falta de amor a la libertad y al conocimento,  pulsiones despóticas, aparecen una y otra vez a poco que se observe.

Para otros, entre los que con matices me cuento, algunas de las barreras psicológicas, espirituales y culturales que protegían la civilización han sido violadas. El templo como santuario sagrado para la evolución de la vida humana cede a la presión del mundo infernal, el bajo astral., las malas pasiones y sus habitantes. La consciencia humana que se creía a salvo tras siglos y siglos de civilización se ve asaltada e inundada por fuerzas maléficas con el agravante que al haberlas relegado al plano de la superstición parece ya no saber cómo combatirlas y muchas personas se encuentran a la deriva, deambulando como zombies a merced de poderosas entidades maléficas. Se quiere eliminar el alma para secuestrar los cuerpos.

Se trata de todo un atentado satánico perpetrado por fuerzas oscuras, maléficas, criminales, asociadas al ateísmo en lo espiritual, y al socialismo oligárquico y plutocrático en lo político. Entre las que hoy también se encuentran importantes miembros de la jerarquía religiosa que se comportan como los pastores lobunos, hipócritas y corruptos tan bien descritos en el cervantino Coloquio de los perros.

Ojalá no se produzca lo temido por Steiner con ciertas “vacunas”, ni tampoco nos encontremos ante un futuro sacrificio de inocentes para obtener el llamado NOM, una forma de paradójico comunismo plutocrático dominado por gentes perversas cuyo modelo histórico ya conocido sea el funesto comunismo chino y con entidades capaces de manipular para sus tenebrosos intereses un ejército de zombies sin alma. Cuerpos opacos, infranqueables para la Luz espiritual.

Porque no se entiende la armonía entre medios y fines que propugnan con eso del NOM, la Agenda 2030 o el «humanismo» posmoderno. El que se pueda pretender la mejora de la humanidad castrando la dimensión espiritual de la vida humana en el ámbito hilozoísta del cosmos.

En todo caso, se vistan con la piel que se vistan, como mecanismo irrenunciable de defensa, es preciso desconfiar profundamente de los “humanistas” o plutócratas filántropos comunistas que tal pretendan.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.