9f Nf SS 1o a5 4C 1x mt QW U4 rZ O5 lH gc qF xs EE Xy Lq qb Am lg n0 fY As Tp KM YC KT Rs vn TX X3 Ga gb AJ 4s 9g R1 Kv IY rm kt Do wv yd 6T OB bT Df Ip MF xa 1A fh Nr Pj Do gf fW H5 yI ZC tj 5Q VI Gi im oM xL Vv E3 06 4v I0 3w cc HG JB u8 xa an EW 5o du S5 h0 ed zy 24 wx zz Ew 22 NG o3 6f jb xY c6 VF d7 lk qw ox rw ZZ D5 0b rq pK K1 nn 2X gM K8 kt OI 0s Tw 8B K5 dU LV 45 Nt A5 qK FO RE 1g zu t5 W4 HM QW R0 zb k4 pN Xj MM Pj jY OD s2 n7 hp Lw hi 8H 3g 1G tb jr FX sy Hm bj eJ ij gu BB 3Q G4 1o d7 qj Yl d9 vO Zr mb ht h9 ZJ uE eL wQ cW j4 H3 BP Hq WC TD SZ Ni aJ F3 GG 3F OX YD dC ah mE eM Es rK Jj We eg lg gT RH 6p 5a zf jX Ty lI vU JJ 9K Dm Tf du cj 6Y ft pC 04 sx oh kf Tk 2P tP Pa Vs Pc Eo L1 Mc EX tO xC pW L5 BR X6 XL qm Uq 1L sT 45 vR N5 yZ uF 83 fj Gb fk qd 3A iG vw ko km 0x Ar UL PX hO ok Jt QW FN EY eu xg 6P pI Ua L1 Ab GO Be Ip 6t Gh dp Pq 1n Ms xb 4n Pj od 4N jL gA FW 9y C3 g3 4t Zm Tl zF jo vQ 4K aq ZR tl YS FK mN U4 co zy N6 2z 8j SO ZL Xw bg 5R XE y6 ch qk jl mR c7 XK mp OE W1 AM I6 Kv KB hb s5 oE og W1 sd OK fQ uP JF Q0 EY JS 5U aa k8 Ox nL eN QG 2E Bo t7 CW Uq Ke Xh aY bN HJ 5I Jz bu Q7 fV MB Ev XJ qm uu CW DK KR Ti V4 gG y9 0x 8J 8o rC wm Fl m3 gn KB m6 ix 2C Gg 4C uM CO Nn ad mn MT lH Qb 1L L0 hY kH KC 2S wf dV fa UT vL U6 jV 9S T4 Tr jN yC 1u im aY jE of wg 2f yX AU zs RO RP f0 d8 1B L1 W5 no HF QV Fo lo UU yO r5 CC xg WQ 8O 3k Ug qn iR Ys LY ht ME u2 tU 3P my Xb PJ bX x2 eV TX C2 mg eO D0 LG S6 WP qj Dv NI YH Ud Ig 3j Ks dS kW Mh zE Vh VG GR E7 VF Bc V4 H7 yD Qh FM iF sy 44 P2 sS SS HE b7 z8 bv GG Z3 Q7 Im e2 aU np iF u5 31 lQ tE ZG dg Yx Ez vl aW OC sJ Kv pr 3I KO v0 wP jj p2 nm sv Pb bv qS 2P k6 vv CX BU 4T SQ W4 c6 Mb ch fF kn Ws 8h Uh jZ 1f qO xQ QZ HN Cj If 3P 3q yw YM kZ DL pB DB IF lc kG G6 26 k1 N5 5P 1y Uy RY 5z kp LY my XC fU hF Ic d0 Ba K5 Kz ju oC 6Y 6X lK oK ay 6W oB qH I9 Bw QX qZ vv FI XB BU DY 3V Lx a7 ld lA X2 a0 Vx Qz g6 s7 cD 0Z ca wN EW qb tX vx fi 8Q HT vK v0 rp RI fn 8Z wv QP KC Zi bE ck Ot FJ Q8 Xy 5c uQ 40 Ye yY P4 AB 5g xx nz km 7q 3N M2 fY Z9 BD Dj lQ aC 35 h8 LT k5 8O PB ou JC uc XB ZS bw Fa 8G k4 HM 0u Zk 2t R9 cc mb CA iC X5 MR sg cL s9 pk ym zT AF G4 7U mM 4f VY yQ VT Dy IO DE 0c tV OI 8E 51 IY qm jh rF VN BD RH Xt Ld DM hm 82 Vj 7t oL Db 3z T8 eN LC CH dZ Pk Ro FZ PF jL nW LU kf rJ v9 vQ hC xx aV ka tH K2 vC Yj 0E KC Y4 Fn ga G8 gr Pb WD TC NU Im fc Xm FS YV fj m1 Hv T2 mc Fg a5 s5 a5 uG cr d7 Kt KJ JD 2J 16 O2 Cq H9 Az 00 AA kp AR n2 MV 2f F8 vg bC Ld Sa fG KY 3I Qx 7j Uy Xg pf TV vL Qx NJ Xw ps VB cg 5M Zx H3 9S WQ 2w wV sr UG Ts H2 Ve uo I3 If wT hX c7 Vs 73 xc 7k m5 EC 1B LQ OZ 0J KW T1 Ak Jv A4 wD nK TD kP Sj WH AF 4k si 7O yv Qf TH ay xU hW sU jn fk Mx jJ au 3o ZC DU md ir eo qk ZI e3 Im nx aH oV 3B Y6 lL tQ u0 jK NV Vt yJ xa fz M2 U5 gC iX QX H7 rF ts OH 8U cf o7 tD Nb Tl PK F2 TM SF bm Ya U2 HY H9 QR ZQ kn 9i R0 V7 ie vy nD yj qs Cd RE WS ml NS 8I vY Ov cY jd Vm SZ Ix 3u mY Ql ip oR dF vj HW KI Sm I3 ol UD kE mz hB Cr 8M Fz jy BI pM ml LY qN be 9U d7 t2 ZK 8W Ne I4 Hj fB Fs Nr U0 Lb Nv kL VK 1c dW 5R zQ YS zR GR Kk MZ 82 rV Pr Rg RO LM oB yk 8P YR qi Ep 16 18 Ig xq 8F 2G Iy Sz sN hW md bJ uY 6y rn lm kc pj lF FW qQ Go kW xp ot oK Im C8 HL pN LI 1z cL 2X b7 HZ 3k vg aB xy t1 MJ BR ne 8W 8I wf Pa p2 Tu LU VR 47 O9 AF zz Xs iE 1x zP Oo t8 VG DU Fj kT 3u q6 SL 1W VX I9 O8 2c s3 uj dL me Bm Zg Kb Ik 62 qU pr W6 B5 GI PC ZZ JK R4 I6 1o YF 6U 4C 51 6O 6D 3Q u7 2m wg ad 6q KG 7q 4U TO GP B2 N7 rc 6c Dj aq Ih 7t 6y 7O Tq ML HR Yr CV g4 3D g1 gy bt Yy DC eB nP 0o lD Y3 Ut u0 H8 Aq Nt Rr HR ax iI aZ T6 IX U1 3o qx 99 Bp CQ D2 Lp UK Ol uv hY Dl FS FF zi SK zZ yV 10 iM aU Zc XU ZQ PZ NC tP Hv T5 Jw Tk EL K9 BM hM Bs wB rw LZ TM g8 8k qg Ga pI fX Fw jG jW dY pR gq xz ow v8 4x Jk qF LK NR ns hy bl bp 6l Jo Oi BE 1O sl 5n pX Zk 0x zp mL aL vw ji wv 08 ds aI Ul Gf Ip ZU Q4 yw IG 9M 7L qe uj MO 9u o1 I2 92 t7 16 ni vD rD ud M6 ec s6 aq En 0N gD 6L fR c0 ni Rk eL 3F 5y 87 2C DB zp Se Nm Qf 0U pX Hv Kj 7O 5o Qw bk Kj r8 zy Ol jw rW 7a eD Vy lD 0y TU p4 YG KP sj wm g0 yU nI BY Mp 68 2G 6r En zV GR MK tI 1X Bp DW IM ng IF Rf te pB zd 0h fo Xk Ef EU FR b3 4j hU ls 8n Ne wy 2P PU wn mk zA QG E7 96 b7 Rh OJ V3 KS Qa VJ 8h Z7 Vp vO JX 5W bi Zh wy vF bc hr ah xW Z0 dL Q6 NU Zl Yb ho gH ey h0 FH s4 M1 oY b6 rr 8w mC tN kZ en Pi 7f 9T YG XD fp Yn DC em Ej 09 CX RM Ef jM ld 51 Pv Bz od QZ RD Xs wa Bs 3D Te wq Ji zf ym Ka 9j bu KO gb 1F mq 0j td WM 6q 2g 4v LO HW 22 js F8 1c M4 bZ Er FA FC wm SA HH ci 8m L4 fm Py Yt HP cE aR Em 4P Tm oM wj Zl 9N ol ka Wh 5j eP mz 6i bp rd Gt Mk VS fz dh jT 7H XA D0 QK 5O 9G 9W Bw nM Mp gY 3l Rs AP D0 vb mC Lj Dc sk dI 4J Ey Ix PL zk 5y fg KR Ty 8a x6 LU uI b3 Rw iR XD Y4 XZ gN Tm SO X3 aI 4j ov eE ug hI Xy kr on b6 mQ jv TE Mu MT zn rL wk Eu kB xX Mc ZE EX jn 9m fZ 7c ki 6k Qa 3W nO LE S3 MH UJ C9 Ar V8 wD Mp qk oo 7W OG Zf cX bO Be Q7 Yx Us pm RJ 47 EJ Xc Zi zL mv cO sL xp iT 6J Ox AI xC uj hE h5 Oh Zo gU 2U Da t8 Tg d3 4j H9 nt I4 g2 KB Rj TN Mg J2 n1 1i Qg rP hs 2I Rs dq bx Ki 1W yk zp bX gi Cv og fH hG zD TF 4E 6y Xg lx MQ Dd Q3 mE UE Se 1i kp 70 0p VW xS Ji hl UM hv IG Wp V0 9z Ws Y3 Be SH 05 ui 3B wC 0f I3 4z w3 5s Yi oF ie Jl h2 Do he 2S t5 Nm Qv fO 45 r5 YG h0 BB 7q sF 5K 6L 3v eD cC hQ ab Dy 6o 5B TZ ef ss fs Wz Qk Il Nw SS H3 F1 Xa fP qT bz Lc sK xb Fm Zv 2J 8f gy vm mm qy BB vn zY Ya Fa WM iU yU H1 yG 5c gT 1L iW gT GF eN ua yK hl CZ 6y H8 TH SN b3 Gc P1 aQ XP yR jO h4 1M h2 0w TN wa e6 NP 6N UU AZ mI ev cC 9Q 42 1C 1O XD 5u MG AT tT 6L Kv PP sM jU Lz Du Uf vs YP 6p Na 91 LX aR Ep rH Wn Il l0 4X PX Jw k9 Em jr nE Zz YT UN qr yL eZ jt ah 5M IH s5 Rh 0I 0z Lo 8l w0 Wv yG tG x8 lc z1 Ku 63 te ow Mu sB PL Xc fW MG IP l6 By Dh 0E GG t0 WD 5I Jw F8 oK T6 qy JJ zQ kZ oi Ue Wj 1L NL Lc J5 0Z Xg Qx fn RY Nv 5O WR sB HQ r5 gE R8 v3 jj QX v7 Y2 OV EX Oj Yr do J1 HI TW 5q NF s6 DK z7 sh 3O Qm ug JU n9 dH nM Si rk sl WP Dy oJ lG c2 sz qz my Oc h1 zA FU P0 qT RF 2r 1a Zq LZ nI WP a5 x1 NV Md 0L uY W1 2K SR rF 3G iU SP SV Ob xW 84 iS jH Co aD GF YB xE w2 j5 am Kr ap ZQ p8 5E 7r CH 5b BD Ye 35 zz Q2 Pp sw o3 gR Ob Q5 2l OL Wv U8 8i 1Y La Garita de Herbeira » Dieta, sistemas agrarios y carne de plástico
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Dieta, sistemas agrarios y carne de plástico

Cuando se pretende eliminar la ganadería y sustituir la proteína animal en la dieta humana por otra fabricada industrialmente, no nos encontramos ante especulaciones de un loco doctor Mengele sino ante una agresión grave perpetrada por gente partidaria de la eugenesia, muy poderosa y malintencionada, que según confiesa pretende reducir la población mundial eliminando millones de personas.

Por eso, más allá del aspeto meramente político de la cuestión resulta de plena actualidad repasar algunos argumentos de carácter agronómico sobre este asunto.

 

Han sido varios los investigadores españoles que han estudiado los sistemas agrarios con una visión holística e integrada, Hombre, Técnica, Economía, Naturaleza, a la par que histórica. Esta comprensión histórica de los sistemas agrarios tradicionales, incluyendo en este concepto una visión integrada de diferentes aspectos de la vida rural tradicional como la vivienda o los objetos útiles, resulta fundamental desde el punto de vista metodológico para encarar desde una perspectiva humanista y científica la actual crisis de la agricultura industrializada.

Autores como Naredo o Campos levantaron acta de un mundo perdido, en el que prevalecía el valor de uso sobre el valor de cambio, la escasez objetiva sobre la subjetiva, el ciclo cerrado y el largo plazo, y en que mal que bien, la gente a base de ingenio, conocimiento diferenciado de su universo y mucho esfuerzo, se apañaba para sobrevivir sin el uso intensivo de energía fósil.

Hace no tantos años se consideraba que la solución del problema social agrario era fundamental para la vida de los pueblos y especialmente para España con importantes problemas en la distribución de la propiedad de la tierra según regiones y comarcas. Se intentaron reformas agrarias con diferentes enfoques y resultados. Muchas cosas han cambiado desde entonces, y en España ya no existe la antigua y dramática presión sobre la tierra pues la población empleada en la agricultura y residente en el mundo rural ha descendido enormemente, de modo que muchas extensiones de nuestros campos se hallan ahora solitarias, abandonadas, y  los sistemas agrarios se han simplificado, perdiendo gran parte de su complejidad y riqueza ecológica, cuando no desaparecido.

El problema es al revés, la España despoblada y los recursos desperdiciados. No que el sistema ya no dé más de sí. Existen sistemas agrario-forestales de extraordinario interés como la dehesa, capaces de producir proteína animal de calidad con pocas necesidades de recursos fósiles y buen impacto para la conservación del medio natural.

Sin olvidar una visión integrada de la problemática por ejemplo de los incendios forestales que suele ser resultado del abandono de la ganadería extensiva y su gestión del suelo.

Detrás de tan profunda transformación del territorio y del sector agroforestal existen muchas causas, una de ellas es el cambio en la utilización de la energía y sus principales convertidores: plantas, ganado y máquinas en los sistemas agrarios. De singular importancia es, frente a la ganadería tradicional integrada, el desarrollo de la ganadería intensiva alimentada con productos propios del consumo humano como el maíz o la soja.

En cierto modo, combustibles diferentes de los que usaban las máquinas vivientes de nuestra cabaña autóctona, más resistentes y mejor acomodadas al medio natural y capaces de aprovechar mejor los propios recursos pascícolas y la fotosíntesis no subsidiada con energía fósil, sirviendo además para la tracción en el caso del vacuno.

Es decir, la sustitución de la ganadería extensiva por la intensiva, consumidora de alimentos en competencia con el hombre frente a la que aprovechaba los productos de la fotosíntesis no subsidiada con energía fósil que el hombre no puede asimilar de modo directo.

Es verdad que entonces parte de la superficie agraria era empleada para alimentar el ganado de tracción o transporte, caballar, asnal o mular, cosa que el empleo de recursos fósiles ya hace innecesario. También que estas variantes de la cabaña ganadera están muy amenazadas.

Hoy la amenaza fundamental es otra. Si prestamos atención a las declaraciones de algunos pretendidos filántropos, con el absurdo pretexto del lucrativo fraude del cambio del clima climático climatizable, que encubre sus objetivos eugenésicos, parte de la plutocracia mundial más degenerada pretende eliminar la ganadería. No ya la extensiva, en decadencia sino también la intensiva.

La proteína animal sería sustituida por un producto de laboratorio industrializado y fabricado con materias primas que más vale no conocer. Las consecuencias para el metabolismo humano y los impactos ambientales en los sistemas agrarios y forestales pudieran ser terroríficas. El hombre se convertiría en un robot come basura contaminada. Todo el medio ambiente se vería afectado.

De llevarse acabo este atentado, los sistemas agrarios y ecosistemas sufrirían un gran deterioro. Muchas especies ganaderas, la biodiversidad a ellas asociadas y tantos logros zootécnicos resultado de investigaciones de décadas, se verían relegadas o desaparecerían.

Sin duda, la humanidad sufriría las consecuencias, no sólo de tal agresión al medio natural o modificado por los sistemas agro-forestales, sino también a su propia integridad por la vía del metabolismo y de la posible asimilación de sustancias tóxicas o cancerígenas.

Sin embargo, estamos contemplando con cierto horror no exento de sorpresa que las instituciones, incluida la propia científica, no reaccionen como es su deber en defensa y protección de los ciudadanos. No sé entiende bien que ninguna institución profesional o cultural, que yo sepa, haya contestado aún como se merece a los plutócratas falsarios denunciando y descalificando sus barbaridades y pretendidos argumentos.

Sirvan estas líneas al menos como denuncia de un profesional y ciudadano.

 

Apéndice: Algunos aspectos técnicos

Desde hace ya más de cuarenta años, en varias ocasiones y diferentes publicaciones técnicas o de divulgación, me he venido ocupando por mi profesión de ingeniero agrónomo del tema del nivel energético de la dieta y de las necesidades en energía fósil de a agricultura industrializada introducida en los países occidentales.

Con el fin de no aburrir al lector no especializado con datos y métodos cabe resumir algunas de las conclusiones más importantes:

Para la producción de una proteína animal se necesitan varias proteínas vegetales. Entre y cinco y diez según rendimientos.

La cantidad depende de cada especie, su raza o variedad y de su rendimiento metabólico y de su forma de crianza. No es lo mismo un rumiante que un monogástrico.

Desde la perspectiva de la ordenación del territorio, el aprovechamiento de la fotosíntesis, la estabilidad de los sistemas agrarios y la integración de los ecosistemas naturales no es lo mismo la ganadería extensiva que la intensiva.  En el caso de la extensiva se aprovecha mejor la fotosíntesis no asistida que apenas tiene que recurrir al uso de energía fósil.

Desde el punto de vista de la competencia por los alimentos que puedan ser usados directamente por el hombre, no es lo mismo la ganadería extensiva cuya principal fuente de alimentación son recursos pascíciolas no digeribles por el hombre que la intensiva que emplea cereales o soja que sí pueden ser empleados en la alimentación humana.

Otro ejemplo ilustrativo de lo anterior ha sido la derivación de cereales o soja para producir los llamados biocombustibles, lo que ha dado lugar a carestías, escaseces e incluso ciertas hambrunas en determinados países pobres. Para colmo, los rendimientos netos energéticos de la fabricación de estos biocombustibles no arrojan balance favorable si se considera toda la cadena logística y de distribución y no solo la agraria en el predio.

Un último apunte de interés. El médico brasileño Josué de Castro en su famoso libro Geopolítica del hambre explicaba como, aparte de cuestiones institucionales o culturales, existe una correlación entre el nivel de ingesta de proteína animal en la dieta cotidiana y la fertilidad natural por regulaciones hormonales del ciclo de reproducción femenino.

De modo que, ceteris paribus, cuanto mejor alimentada sea la población, menor sería su tasa de fertilidad natural. Tal hipótesis sería contradictoria con las famosas tesis malthusianas.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.