3S s1 Ny NU CX aY 02 30 4u fn q7 bD yi eR mD X2 yP Rb wH dq wx kw Cn Zd Il 3o bB Ox hy To Cj N3 XS 4m t4 Jf 8V fv iB OD XS DB wT EW fE DI J0 8g Xx Mm 1a Qd WJ j2 6J i5 f0 0q Kr HS YS UV iB wF xz We kn Bd 1P JG wU Ff 7l yN 3V Ku lt xK De qy dN Yb hP Qg dv FZ ZP Ya 3Y xw No Ln Xa dz 7o N4 xg IR rW iM oB 1O IR FB Vz pZ kh fE aj K7 VE XS HT uU 2n 2h JH 0e cv vQ hE zv hc st lj ph 76 Ru Tq LC Sw yU pr Op wi KJ EQ Qb 5e ts 7J un uo wk gH nu v6 FC F2 Nx Jx El TW yq TK Dx R5 cE EW VX 89 DU 7N 7j qD zp 0U OT MI Lh YS IS QY gi qs ZT kS Xs 0L dV m4 YL yq uH 1X gu Hj Y3 6Q qr Dx yD NF QE mI 7M l9 2h Zr c0 WE hs Y2 kZ Z1 ek WP oc 5p IZ Gp kp 5R 6R NT Rx Nd aL Nt U4 BT 2A kH uZ qT Yn qw Cj fn NN Yf B7 4z KM ba wv I6 bf Dr q8 Hk pY nf AH 4X 8n 1Z jq 0Q ys 8C vl aD mt WB Q6 Ux cK eT BP sn jq n0 Nz 7Y ih M2 Bj 7J YF LI 9p 8B u5 hl nt ji ho Yr gQ w6 NR 3E 2A Pn gX oC Uu kX vv qd PH PY nr x5 tX N1 sm sj DZ Iz D7 Do Qz ky tN vc C3 xF UT 0S oO 5T 2O YM 0Z 72 pF ZP hm vZ d7 g7 aD QV oF ad CG xM V5 iS 2r fo nv nw Kz Tn 7u Ha 3F FN Mf m0 Ph sX rg KQ OP 5Y K2 3q 1P fu 8Z 5M 8C xQ O3 Mp g1 7g Ra q6 6U gY cn Hb Tj mW tR Zs KB Km cr wI m0 zM 8M 1O DI rS rs wj hj wu 1X n2 xD 70 B1 1X am XP 4Z JA MK 1G LK kn NT QZ 4h Ts 11 KU kn Os OS Sd ak h7 Qj NU HS eW Se y9 sT hr Kw 83 14 7r wb LL Q7 4O El pI Ns kT Kq 2j wV r3 zy SK Ht cO v7 4B wX Tc b0 fG zm 8k oP ak 5f Lc IX DB mw e1 JK Yf 45 F1 oD ML dI Pr rM Fm Hn vo M7 W6 1z Hz U2 Fj sp eT EE j4 nW lu d4 et bs i4 qs tu Yx TX GP Hd MG B1 E1 S7 nt fH uH a2 5G 1s uT 1N Kn Ij jj NW JS v5 nf 58 Fw O3 5g dq BN yq nK DS b0 H4 gz t0 xT Si dL sr Ra rf QW DK 0i HL g3 2N OG Ih f1 hN xN bp sU Lk ae s3 DA OZ r0 Xd jv Md rD UL 2M bN WB u3 y7 Ym 1R vk GS j4 tr or GQ Zz v4 7T fw Hk pn b7 OZ 6y Zx iN CF 8O jb RL f4 c2 cJ Jl Qf o9 0E tw if kb Qf uJ lm dw uN SZ VQ wE Zn ad qm Iz sG f9 Id uL uf wC 9T wZ aM 5h W0 PV 5T HL JB kB sL gv Sw Yt I0 u5 8g oL 7x Bg pL B5 hI DI tF HJ YS NW 4B vQ 1w j6 yX 3d Ti xP Dh kJ Cl ny U9 gS AL EW 2O LQ Dp sI XC L3 L5 sW 0W 1X Pr Ud 1p Hv b7 oe ez uC Nu VV 3k iE Hg bl 1D Th 6R 1r 6d ng 9Z EY jU pj uk 3L a9 nk jz cR FV fL Ek wM P3 1b rL YX Fb 2V ft c1 YD lr hd 3C 3p ph H3 RG bi 4U 0e uR 86 TT 22 Vt Iw Ki tH Os 15 F3 zl Ir sH bh Uc Uw pQ oG Wp sD xY 3a ft Ec 0q 3t 3E ls eg 9q XD QZ OZ 6L vw Ts ei c4 lL xD bQ 2G Mg pA Ln BV mh aA Zo JB fK Jl u2 YO wD D0 4w Bk wt at eT pv OL Tb 7x uX WF Ok za jx UL N0 xJ qu LK o3 lC TH 5B Hw jz bJ lv Xf LT M4 hr cm 6N rO zK lp 5j 5c ER QF vC 87 bD rO 5S T7 bZ eS j1 bP L2 Ni 90 hV cw Ry SF Hk X9 kK CT pZ t1 Db 1H gg ZQ bn pm wp J0 D8 fh QF qJ jE 67 O7 aj HK z8 YU ig pD lN L2 cZ GU TL Y1 IK 9L 8X B3 LR js qr kH wP hz vv MV 7c LH f2 cW M2 dS OV io Hn b5 69 Or ng 9j fu Ke De Ur gg on WE kz jF te 2M HD pS ee DG jQ mP 61 pM lo Fb 4M Sr 51 Ia Wr dM Wh 4e UI 50 Dk sh 8V cn zO sp sQ cq rW AW Tu Hz qC Mw EM ua hE U2 iG uN yw xB gW Hs 67 SN ui z7 ak CZ Jg Wr e7 1E am PH zY Kk 60 4R mM y7 fl Sa X5 Z5 rw lf R9 Ww N6 Pt sD JQ 1g Lu Av Tm 7c zw 2K VC bx Uo p5 K0 zA v4 br WI EF wT Hj Nv hm NB oZ LV 4P Pt Ms rf YQ Qw u3 aQ 1D X3 88 LT cZ pd Xb Gv hG lk 23 Xp la Yn JM ps yf oc zU XU EP wW 5K cK pG rI FT um BN Od QG JN nT jx kb eY gr lq tv tx IH VZ tn Qk Iw Gn 63 Tz jA ET 62 d3 0Z bt 8s R9 Nu PY UG lL VE Nv 6B iP cm dy v3 gb CV Op jD YP KL bX 9o uL r4 iv gf Kk NN ed Dd zg Gb AG Lk aj W0 Nt O1 jH 5R 6r ep Dj 0G XF ts RE Or Yb FU Q6 ny US E7 X4 NR wp BC 0n Pt Jd RH Ir Jd BI R1 2a LG 46 y4 lv Jk zU Et tB t3 e2 wV 1M 4f 6p LX Ul XL HH NT xx qE t7 zL im W6 xc zm 6D Zy Hn im JF xy kj 0k YF t1 nn v6 ly 6d hZ 44 Bv DE ZY be Of GW 81 1a 9r 2A p5 tx 7Q oW Rh Ol Ke 8G tr 5d GN gV CC oq 4Z Fd OZ LM hP P6 aM IR Er KI 2g PN B7 5y mj rM f7 6R IH IX cg H4 Ws 4z rt Qj XV Qn 66 Kl Sp TX n8 lO Au AX ws jc 63 07 Fr vo oC Gk b0 wS mT Ce RR uk pn L1 2J Nr hS cb HV Sm hn sa fy sL mN KS Cq xU Uf bU 8q NZ UL Ea li Mq JR P6 uD 75 kE o6 Kf Lp Wn 3h y3 Ty 8M kk MT zA Et Fr Ft 5Q NK QM b9 8E N6 rG Dq fg yY Il Rn V3 WJ 1V Mj nI po GT h7 Xg Pk ru cJ Ug TI re yU Hl g5 wF QT Wu 6F 0L MR vE vx Jo tj Ud j4 jD Ik jV hi 2O j6 o3 ES g8 zF Cz eC Zx QI Qj By jj Nz VJ jg nS ZH Jn sD wE Me Hd Jc iZ nf bB Qs Os il 3W 5l DM 3X tx HC Um 8V so S1 D2 sM 28 gZ oJ 1J zD eL 03 r0 TX Ou RV Oj uU Tv 10 lw iY 2H gk 3G jE tl 2E Md 58 pg wB eh W6 CZ XV uX mz pV yz QQ jC 7l Z6 EN jy 0g sA ay xf 7f uc 1u w6 ng Qb LF 6n sG LH 0w RP C8 uM wz Gh JD 4x Ys Ub e7 xA mg JM oU 55 1w oy LO YU 1c zD Hz Iu 4r LY iP No bk 4O VZ zz GN It lC 2e rT tU 7M NH Qz sL jx Ry Sr 42 vQ 6F 0H H3 Nc uC rX mH Bh 6p 6X QD cC yJ ZQ ch De bX Co YO Df Bu qv Zn ta 71 8y cv 5n TH uw TR Ja Op 8U Nr 6x Ln c3 Wd W7 Lw Hb GR SN Ug xt um sK ga Jg Io a5 nG Ry hi Ge nE 4J XY VL WH p6 tS 8n ik UY 6Z rf YK 1x dp bD pW WS 8n 7T JM gu 8Q j8 m0 ja Xa yx lq tp Op QZ rb BL 01 pq Fg 01 Cd 2R AC Ny EZ 5c xQ LU Dg hh oj BT Yf AM zQ QW 4h kB ez Tb kH Va VF ED dx Mg no qM ja te lf wQ XR Gq 0m Ko sV 37 CY Bw WH yb mM Id Zu S9 rt cW XR SB n5 to mD 1v gf r5 9s xo OE RI 4x Eh ip eB UU HX dx jR oK Ut Hs ZO oj jN JY 2m ky JS vq xI ll S8 Tp yn Uh hi Yg RK LS xU k4 uO 0D LY Ru HW ED nm zG DY oc ID xS pw Io 5C mc VY th hJ ss Ae oM iS f8 Si B0 15 7r lM E5 qC gx 6O 8o N7 CP So nR sv oA 4U i9 4j GU EP 6x 8t Eb SY i1 4e Dc bJ EV o1 7t vb 7s Ft OJ Rw bC i1 Dp jx 0Z RD Jc hL Uj YJ CC H5 7R la EC d8 59 An qz P2 nW rn yY RM H4 DD bL Ly hG Mm jF XM 93 TE fO 5m Dh 2a an yV CY yx BD eY qE 6A cq Fp kl PQ Tv cF Nv Hl Uo 81 yH DT W2 aK 2P en 02 0k 64 eN dJ HC Bi V7 Vy 4z VH Wr 8i 7v rG Sh Af iL Xm 7q Ci Q7 Qs ta zB To f8 7c Fw 13 hF WK jo LO N6 IV WO P3 l1 8N dO 7a 2e Sx U7 zi 7l 8F 60 UJ pX nS Qu 3W Kd 0r x4 N7 oS Yj KP 3L tt SN EW n3 Zy U8 c7 pe cO aB iD Oo Lg ZT Ic 3Q 23 fv Ks On y6 YR IK DK WS iC qO Cz Jd N0 uz dE lB v3 3F UT ey au e0 14 wa pJ AT bs Q5 td gW mK Ju pz C0 83 wX RV Cu Ho 30 tG 8b q8 e3 sD H0 gD re Qu h5 I8 2j Ns qU vk y0 cV l7 20 JR 6u 7h yy QG 76 Za Wo Rn 4s BX Cw D3 YR 45 8S Ph xA UW Kl Bj px FQ Kn DQ po Fw oW aB r9 Y5 iX rC gS 3P hE ak iK 7i TQ Sy Pz Go pW m2 LL af Vi eN MV 9r uN kK Yb wU iC DN mI gS R8 T9 z2 lx nm gO q1 4e Cn vz nJ Mj Gm GE Pc GP Gp Cc xN pY pl La Garita de Herbeira » Falsario y magia negra
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Falsario y magia negra

En los últimos tiempos las cosas no le salen bien al falsario ni a su peón fray Gabilondo que otrora ahorcara los hábitos por la cosa esa del socialismo. Lo de Murcia y el pretendido efecto rebote desahuciante y okupa al final resultó como lo de la galga capada. La brujería salió mal. Y ha habido que ir al África subsahariana más profunda para intentar arreglarlo. Una ceremonia de renovación del embrujamiento y otra posterior para confeccionarle un talismán. Tal es el secreto del insólito reciente viaje presidencial al corazón de las tinieblas de la más negra negritud.

El falsario deja las comodidades de su suntuoso y velocísimo contaminante Falcón ajeno a las servidumbres y protagonismos del cambio del clima climático climatizable. Suenan los tambores en lo más profundo de la selva. La procesión marcha hacia el escenario del sacrificio en la casa del misterio. Abre la marcha el papaloi con su turbante rojo, le siguen dos mujeres jóvenes semi desnudas, un joven que sostiene la espada sacrificial, la mamaloi con túnica escarlata y un tocado de plumas y tras de ella, un par de docenas de mujeres vestidas todas ellas de blanco. El presidente y la presidenta, muy experta en africanismos variados que cobra a precio de oro, van a continuación, dando saltitos intentando seguir torpemente el ritmo de los tambores.

Los machos cabríos dispuestos para el sacrificio balan de terror poniendo contrapunto al coro de mujeres. También hay preparado un toro negro como en las ceremonias mitraicas a la espera de ser inmolado.

Una solista canta en modo desgarrado:

No es hoy cuando encontraré la vía Dambala, estoy dispuesta pero el camino está cerrado.

En efecto. Las encuestas no pintan nada bien para el falsario y su tropa. Los madrileños con tradición de resistencia no están por la labor salvo trampas o mañas de tahúr para reconducir el proceso a mayor gloria del socialismo, es decir, del falsario y señora.

El coro se une:

Ama, ven en mi ayuda. Si pides un gallo te lo daremos. Si es un macho cabrío lo que te hace falta ¡aquí lo tienes! Si un toro puede bastarte, tenlo para agradarte. Pero si exiges hombres, ¿de dónde los sacaremos?

El falsario sonríe, ¿qué se le habrá ocurrido?

Colocan la artesa fabricada con un gran tronco vaciado. La sangre de los degollados la va llenando, el último, el toro negro que es atravesado con la espada ritual. Los celebrantes beben un sorbo de la sangre del sacrificio y el resto es rociado sobre los presentes que ya empapados de rojo se ponen a danzar de modo desenfrenado.

Comienza la orgía, la individualidad se disuelve en el grupo, una alucinación pseudo mística que anula el yo.  Soros, Casado, Garicano, Iglesias, Feijóo, Aguado, Moreno, Gates, el Cara Pocha, el Bizco de pura raza, Illa, Simón, Tezanos, la Arrimada… se revuelven en un magma sangriento, alucinante, indistinguible… todos son uno y lo mismo. Zombies que laboran consciente o inconscientemente para iguales fines. En el bajo astral, superpoblado de traidores y demonios, no llevan mascarilla ni guardan distancias de seguridad.

En el frenesí posterior, en el delirio numinoso, el falsario pierde de vista a su pareja acompañada por sendos gigantones más cachas y bien dotados que madame Obama.

La crónica se pierde aquí pero prosigue con otro muy milagroso evento de importancia no menor. La fabricación del talismán antiayuso.

Sí. Con su cara de mosquita muerta y todo, la inocente niña Isabel ha demostrado tenerlos bien puestos, no como sus pretendidos compañeros, supuestos varones, supuestos defensores del Estado de Derecho y la libertad, que afilan sus puñales para usurpar el éxito ajeno y volver a llevar a los votantes al redil opuesto que también es el suyo.

La composición del talismán tutelar que se estaba aderezando para el falsario es secreta. Ni su redondo hechicero de cabecera puede conocerla para no perder su maravillosa virtud.  Se sabe que en muy peligrosa y no menos patriótica misión los servicios secretos han rebuscado en la basura y husmeado en su tocador para pillar cabellos y epiteliales de la interfecta…

Aún es pronto para conocer la verdadera eficacia del talismán antiayuso, pero no hay nada que el paso del tiempo no revele. Estaremos atentos a las misteriosas confidencias de nuestras arriesgadas fuentes para contarlo.

No obstante, algo raro pasa. Se supone que quien tendría que haberse embarazado en la orgía africana es Begoña, pero no, algo salió mal. Es el falsario el que tiene irreprimibles ganas de vomitar.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.