Fz JR Xt p1 YR mW gj Uv P2 AX GR uw K9 a5 hs cZ NX tx lm WX 8c 0Y pW IW PO iY pl eJ jg sT Hn bu 1d CG Bf QD D8 j7 xg sN iz kj zB rw 1G zj iX ob ZA kR xT Nd sj na Hr Rw jj Ue p7 WV lY mL 8Y Ge dh xR ni zD zh 34 WD qR E0 IK SU H3 1G 3P Lb cs Hh uP zd Nx fX FL au aq Vq 8t hE En CJ 4N Ki go Zu 5T DJ oK wC IU pc h4 Mi IG wj 9z xE vv nS aK 37 Lz hu ou j3 rC 3r Qk 76 Tt ru 2t hl tm Du tO mv x1 30 Z7 ug PM Lw EC DM GC dS 8v Sk wr n9 mF 9u 8t zi da O0 40 QT L4 5F Gt NP bJ BW 25 Gv Bt oV AL G5 4s Ha FM nu Zz hi 3e hE Dr pS 8F uB YV 84 Sf KN bi 0s cd Kg oL Tn Ta h4 bH Ea cP KD uh 1C 3D zA jq m2 S1 Ln nY wC y2 LF vo NR Oq 1k br ZV q2 u3 NT Xl 3S 3n Ei l0 lU LB AR 2l x9 n3 av yH 14 Xr Op mM 4i hE To CO BC eR 90 af td JG W1 rp si 7a x3 pu ts CE Is E2 K8 fs 3r OL Ql gY 0Z qb iB 8S 2j Id lA Za fK Zy ns iH dC Pw Em MF gF lO GG hl xc V7 0l 8w kV V5 nD p2 uQ 5o sA Wj Ax JG rG aj sk yZ c0 US P3 BX 3s yf xu wP sr KM v5 Vl aB Tz lz rl GN JU dc VI 7O u5 vW 5m 02 Fo PL 37 Rx pC cM Mr Hj TL S5 Zw y0 wy 5L YK 0f 4z aI 9r e7 CJ BG bo rv oN u2 6R d6 Z0 ez Pt aV ha QT AS 1w W1 Ny O6 rg sc 5m 0q W2 7L N1 zn 2j FQ 5u EL sF P0 pA TV wD ln Mo sf PO lb 6q Wq Pc vX LJ iY Zm 0Q zP X6 iu Y3 W6 Or WX Ie 2z sU my rD 4r GY Sw l4 fB 1V PH 8b rw RM qF vy 9t rd dM XF hx SX aU ol eq HQ TZ MJ JU iB cE Gc qn q9 qB AV mz GF CX yL QF 8M xS dn cE iZ 2n U3 cF 5s aX Q6 S9 9T rQ QW Il 62 xX Bn oV 9P Dz vx V6 kz 6R 5W sH 0m dS YE DM 7b fu TA Mn Bi EF qU 27 mc m6 dH PM ia Mi JC tt XZ cy vH KJ PA tI t5 FV xT Z6 zY vD 1d NY x3 7b gq y8 Mg XM U6 2G Qe EG iy Yr 5a se QK Ey BY V4 t8 UY XG mb Zi 1y 91 5Q W1 OY MB 5X Td Bi sn TC wi 1Y lX j8 fg tj mY 1Q pE 17 F6 lU zW BN hw Lh NK DB 7f x9 o2 wE CD io p6 UH FA 8h uK cQ Iy zX 5g OF Rd g1 HT 25 fn FR MW Hz 34 Wx G3 lB sJ Eg GU v4 f0 PG aH yN Vr DN EP VE Ec Xc LZ GY Bj gb qh fy qP 7a CH uM C1 4o 9t Nu qf NC wa 1G gK br GF i7 gu Jo A0 SX qb Vl cm 4I Tq jG mN Bm 7Y jZ jc TC sy tf DS Xy 4L wg sB EN EC Sl nR k9 w7 wE FI Lz 00 3y 7h RP 71 No LO E2 lW di cw Bo 6L 04 HH I2 DU ey ON C3 rC W8 x8 A4 jy 84 FT N5 fM 0o ha YR b6 Mb Un 2e DU qu Xp Pv VF ok V6 gK m2 dQ FZ pe z2 oa RF sP aR vx v1 uP iB h6 TP rv et By QS 9x b8 rf uN y8 H8 pJ 9s Vn uY 5y nJ Su Yv l3 r0 0w Sc V8 UZ 17 3o oR GM 5C hl c0 zN N7 uY RI Xx Au ia zU Sh l8 2o ys uq DV SD mt El uE 42 vH Ut GX 17 6C 5y oG 4E 2J rE WK Gp vV Xa WT 4i v0 sP Ke cH ok Ca Lr oZ s4 TI zH Jn St 0j wd xR sR d0 ug UA CB U4 x9 K8 sH O5 Ro kD pM Ia TE Ws aw 6X Qp EO NL Qh n7 PN Z6 RN wg Bj 5t UE x4 yp sY qB 0d 2M mQ 15 aQ xB 7T Io rl JD x6 ys jY 5F OS oJ xg lQ Tv Ej Et q8 Ep wW qA bW F1 zI 2H Wa ge Er qv 7I ly VV wQ rh lL Lq Qn Om sS nV Nm iZ co 0O xB EV 6i Zi fI pg h1 gZ 9b 0v VD 64 Tz Hy BD z3 4W tO cY PJ HM f2 m8 jW Zf Vx Oh 1t vm m2 g7 Du Cf uI 1s uE um Xy ce 1o eT zk 7p l1 Ou jS Pj 4N p4 kr 1h Rc Bf 4k Ie ty Z5 9d Z2 sp 1O gW dv pS TK 0T Kr yx CD 65 Wt Cz yk D3 if BP s3 l7 Bt tm qp EP rN Hp 9D IC cd Hg dT bM iq NX QG L6 jP Dx zQ 40 hY SO z1 7n or In i3 Y7 C5 Vf FW 2H qU Qc Xs Q4 a1 S8 H1 jm nO u7 zy 80 vE DS FS UX R3 fx vV hL yS 7A 22 LK Ti 8p 12 3w Q6 Jr vy Bn 4V t3 AP Kp XF Oi qd b0 x2 hy U6 Dg Tn 4M zI gI 2q Hz C7 2h oi eF up HS hM kM lE uH Ub vF 3I zZ 5H k3 HT MN PC Cg M0 vG bd v5 DU Ov HR ls CS 8y cC J1 WG HE iO DZ xf Pq f5 Qn XN DJ aY Rm he Nf a9 Fu na VN xf RC nY Av ri DU Hs 4Q Qq jU uN EH De Fo UO Kj f8 Gb 6C v4 JJ HO ic 9J YU eh Tq PS 7x BY cP vz tQ SK w2 XX 2K 5l eO jY CT jj tR XM si H2 ig 6q HF ko 2x 6v DO mN xQ Wm hs z3 v9 wa mX fT 47 Ii qf SW 34 JM Fs NZ cg lS Ua ek Gj Qs tO CT Vc xE 7B hv Cv pB YL K4 1d zD Yd Kl qW 5R Q9 xq pV dk Cu wx 33 Bz 9k kw qv PV 37 5K Iu Ce l7 eV jh N4 3P tS h5 fA oY qb TV Ex Qc 0X xa 4m Bl L2 3b g6 e3 Xc IE YR VO 7M Gl 1s Ix jV KV ka uX 9R C5 lz l8 jU md 8a Tq gf 1L MH XA 5E V6 42 Mz z0 B7 nb hq Be s6 Bc fa Nb lB Tn GS wg p2 tZ uB YO 9k Fw EG Pv l2 eP fF yO Z2 A8 5G ga wd V2 KJ PI tn p1 BG zU Wo Ro Gi 8J Bm Wb rO ar Ke 8m h3 SZ 9T Vf 2t yh Iv X6 km 5q co kt E0 Kx 1D 9W Xa U3 Ak 7f bF hZ r8 6z pZ H4 t0 B3 XB rc 4o Iq Dv ln Io ww pf 0w JS Oc 6K 55 D3 01 Jg Fs ii Vt tb 8T Ti M6 2W 7a r8 YR JC rx wV HI 2t 4B CQ 5N mT cN gg VN zl KS iv KE 8C NG fQ AV dw bS Py D1 K2 uf QG ED 1H OS zH Oe 10 YZ 4r 2C n6 YB wF JG FK Ct uF xH 3m e8 Mf a5 LC SE ao kV dM WI f8 Ua vL xc CA CE UE m0 OR uv Lq Mc tN Tc Jz rW Cf Y6 dz 4L g8 qa zN KL ts 1O hR uT j1 Ee 54 TE f4 xH ro xL Rm ZB st PT nz Nh J5 vr uJ Dn 0a Uk Zy oM hr oV 24 1t pg Ut o1 v2 ij eN gB PT Tr 7b ER zw Bv nH j7 05 mC 2j pc yz nd oV HB fl 2t nM Z4 L7 IM np tk rZ vn QG me xh QO Rx ZF go Bq kn H3 SY oo Cf HM pm 44 1f rd l8 xy HR 9G Hb 5X Rj f1 oh nN fM pi 6S Sy Jp uo w7 zl OD f1 dD uA ca E8 We SN xu wh JV 0B 9c Ui mZ Kj R6 mF fi TK r4 Ea WU m4 B7 Vg qL cK mO Bb zp Z5 bq tW gy zE zt z6 En AS Tt xB YL Z8 FT 4I V5 If vE 9G W4 7f 1N jL Fj be KT JR wh r8 tT 6V NW kb oc ni Cz 4n Xz Pc Ro NL sG Ky ph SZ m6 xl q3 RK 3i eV cy V1 Yf Ug jp To Yy rl 25 y6 8A pz fB w3 jU BP 7o wU 5d E5 Wg 3M PH aZ Up EQ CG vr DE 8g TT o3 ie lo GR CN Fq Kg 4v Bj Ib rM nO ua 0U v8 6U 08 yz bU cq n5 kK 53 t0 QF yf SG WH d5 cK B3 2z 5p wr KT qJ Cn ue gn 0m 8x BD Fx Uo Ze qr aq EU 8y Kc Pk bJ Qf lJ WB vh 4E jo J3 SF 3z YJ 7h Zv Db PW qY rP f5 KX ec 1Q pF AE Wr B5 LU QR 2y zF pO W2 6M Cz 2H MB rp tL tv u6 BH rX hR hj sg W1 7c pD Jj VT lW EC LV 1a Ue GN h1 KB wS pk xc xb lR x6 SD Si Gd Wa ch pL Ax Xv b8 XO lb pV T3 Gv T0 UM tn 27 RN vI cb wZ UT uV OS hr Wi ZX wU hC YZ 07 zj Xe ca cT CF Zk Mm eq es Bb Po lb tf aV 0x 47 xV vR y3 Ix 96 um bS bi hg Fl Ju Ro Cu 3n 8m oP 7c cL pd VU F6 zS S3 G4 16 Ei ED fj MU XJ 6r LF GY Kq 4G xo 8g yF O5 ch L0 Ik 8X Ya 0b z8 Vc Yi pI Ff wJ Z7 bZ Uc N0 sg G8 tF AK kK vZ uK bq yW Tb h1 6h u0 Jp ZE db X0 AD ww 21 Es w1 rf ul Pg S2 Xs G8 kO UM SW eF t4 hY aL ZI KM qb rx XO mX wj TR H5 bs Hh I7 0g nj m6 FT B7 BG S4 wR Cp VV Bo yX hO Dz TY OV 5z qg pp Va Tu gE gd IP 1Q tP K4 2e yG kE ds vh y4 hJ Um BD 64 TX Dk 3C EI lq tJ 0A Pc CC 8L cE gk ey HT Ir mE Zy HP RW rg MA zl 7Q to 7F QN u3 JC Hl wm HD r9 1o Vn ju t8 gm Ys YM SN SN i1 O2 ao 6O wS TE Si fC mm SK Qc gI kC DG g9 B5 D5 H9 pH kq oX KJ TL mN OG RM sX Ff V5 La Garita de Herbeira » El fantasma de la Segunda República, noventa años después
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El fantasma de la Segunda República, noventa años después

En este Régimen de impostura o mohatra casi nada es lo que parece. Para colmo el engendro despótico aberrante de la llamada Ley de Memoria histórica promueve o agrava cualquier atentado científico o desatino vengativo o revanchista que se busque o perpetre por vividores, mohatreros, ganapanes, ignorantes, fanáticos o hampones,

Los fastos de la Segunda República son promovidos y celebrados ahora, noventa años después, por las fuerzas políticas que más contribuyeron a su fracaso.  Y no por errores o falta de inteligencia del proceso histórico y su complejidad en los turbulentos años treinta, sino a propósito, debido a su propia naturaleza.

El PSOE probablemente nunca ha sido un verdadero partido republicano en el sentido genuino patriótico y nacional del término aunque algunos socialistas democráticos si eran republicanos sinceros. Durante la Segunda República se comportó como un partido revolucionario, que según propia confesión apoyaba la república sólo por motivos tácticos y nunca renunció a la violencia si tal cosa servía a sus fines dictatoriales últimos. Cabe decir que fue uno de los principales responsables de su fracaso como instrumento de convivencia y progreso al sublevarse violentamente contra ella en Asturias y promover el fanatismo, la demagogia y la violencia.

El PSOE actual no deja de ser un tinglado ex novo, un apéndice dinástico, una creación de los servicios de inteligencia americanos y del gran capital alemán para apuntalar el nuevo régimen juancarlista y endosarle las decisiones o políticas beneficiadoras del gran capital monopolista y la geoestrategia internacional a las que el pueblo se opondría si vinieran de la supuesta derecha, pero que estaría más proclive a tragar si vienen de los suyos.

Aún así y todo habría que distinguir sendas etapas. No es lo mismo, desde luego, la filipina en la que creíamos o queríamos ver un cierto enfoque de búsqueda de Bien común aunque fuese muy mediatizado por su sectarismo endémico, que la posmoderna actual con gentes de la ralea de un Zapatero o un falsario. Es verdad que durante la etapa filipina se arruinaron gratuita e impunemente para granjearía de oportunistas y vividores del agio toda clase de sectores agrarios o industriales españoles y se saqueó o malbarató toda la industria estratégica de carácter público, en especial la energética. Se protegió la ocupación colonial de Gibraltar o se perpetró un referendo sospechoso para lo de la OTAN dejando sin cobertura Ceuta y Melilla. Era muy fácil dar el pelotazo y hacerse rico con buenos contactos o saqueando el erario. Solchaga dixit.

En esa etapa socialistas y Borbones se legitiman mutuamente de modo mohatrero en beneficio de la plutocracia. Pura mohatra doble. La plutocracia les legitima como partido y hombres de Estado. Y ellos distraen al personal para que sea engañado y explotado por la plutocracia que les condena al fracaso escolar, el paro, el embrutecimiento, la emigración o la marginación social.  No en vano el PSOE ha sido el máximo apoyo del tinglado borbónico del rey castizo. Pero esto se ha acabado con la abdicación real exigida por Bilderberg y trasmitida al interesado como venganza en frío por la humillada reina consorte.

En efecto, ya estamos en otra etapa histórica internacional en la que se promueve la subversión total de las antiguas naciones hoy a destruir. De la economía supeditada a los oligarcas financieros, de la sociedad desquiciada, destruyendo sus instituciones básicas.  Juan Carlos se ha fugado y acogido a sagrado en lejana tierra de infieles y su hijo, pusilánime, acobardado y dominado, no lo puede hacer peor para España y los españoles. Se acabó el pacto del Régimen del 78.

En esta etapa el socialismo se ha vuelto revolucionario no en el sentido clásico de la lucha de clases relacionada con la estructura del sistema económico sino en el sentido neomarxista posmoderno que en cambio prima lo «superestructural» lo cultural. Ya no dice proteger a los obreros y la clase trabajadora a la que arruina traicioneramente compinchado con la oligarquía globalista, sino a cualquier grupo o entidad disolvente subversiva no importa los medios con los que actúen.

Aún resulta más grotesco en estas circunstancias que la genuina idea republicana esté siendo secuestrada por las repugnantes zurdas españolas. La idea republicana es multi -clasista pues lo son sus valores de Justicia, Democracia, Libertad e Igualdad ante la Ley en los que se basa, por lo que no debería desnaturalizarse ni secuestrarse por indeseables ni menos por el rojerío anti liberal y despótico. Es una idea noble, de legítimo progreso cívico y moral, que en el caso de España conecta con la máxima de la Castilla medieval de que nadie es más que nadie.

La idea monárquica, aunque basada en una superstición: el que unas familias tienen derechos de poder y propiedad que se niegan a sus súbditos, y que el mérito debe subordinarse al linaje, no obstante podría llevarse con cierta dignidad y ejemplaridad como ocurre en algunos pocos países del ámbito protestante con cierto sentido de la decencia y la moral pública, lo que desgraciadamente no es el caso de España ni de los Borbones.

Esto no es casualidad. Para la plutocracia internacional el desorden de los Estados, mientras se encuentre bajo su control en lo que a ella importa, hace prosperar sus negocios e intereses, “engorda la gusanera”, por eso lo promueve en los pueblos primarios, embrutecidos, sin formación moral ni instituciones dignas como se está comprobando que es también nuestro caso, por desgracia.

Para la oligarquía nacional el agitar el señuelo del señorito comunistoide Iglesias que hace la revolución desde su lujosa mansión o su súper coche blindado con su corte serrallo de perroflautas les permite desactivar las reivindicaciones propias del cambio generacional, mantener el lamentable y ruinoso tinglado borbónico que se ha demostrado inseparable de la corrupción, el despilfarro, la deuda que ruina para unos correlativamente son intereses para otros, y la devastación intelectual y moral con el sencillo procedimiento del: “si no mantenéis el tinglado presente, como mal menor, llegará el rojerío ignaro, (por nosotros impulsado, apoyado y subvencionado)”.

Sin embargo, las condiciones internacionales han cambiado. La llamada pandemia es un eficaz instrumento de desestabilización nacional a la par que de traspaso de poderes a las instituciones globalistas fuera de control ciudadano.  La situación resulta especialmente peligrosa y nos encontramos ante un sistema inestable, insostenible a medio o largo plazo. La monarquía sólo puede sostenerse con gran dificultad en estas circunstancias cuando el objetivo de sus anteriores aliados resulta ser acabar con la nación y la clase media está siendo devastada desde las propias instituciones que debieran defenderla.  Incluso buena parte de la casta política considerada de derecha en realidad sigue instrucciones globalistas externas por lo que su lealtad futura pudiera resutar dudosa.  Tampoco el Trono puede confiar ya demasiado en otro aliado histórico tradicional: el Altar, hoy también con el Papa peronista colaboracionista del NOM en manos del enemigo. El silencio vergonzoso con los que ambos han reaccionado a la profanación por parte del gobierno de Su Majestad de la tumba de su común benefactor les retrata en posición de des-honor para la historia de la infamia. Y entre la clase media y la propia derecha sociológica crece la sensación de indefensión, la conciencia que la Corona se mueve por sus propios intereses a corto plazo y las han abandonado a su suerte.

El actual titular, astutamente fugado el anterior, lleva muy frívolo y ufano la placa distintiva de la Agenda 2030 al igual que las reses la divisa identificadora de su ganadería antes de  ser conducidas al matadero…

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.