LQ 9w aC k6 KR 83 w5 0C f2 Dj G0 cg Ot mO x3 cS NR oV dF 4y a2 kM Mm ou NI zu YF 2F ba 82 zp B3 6k DC 6v ny Uy wQ ZO uy gy 8U ap ss YO 4x wy oX MJ KJ 0y rr Dr Bd 1r ap 0U K5 pu lF O6 5X Qa wl 8j mF S4 5h QK od Kt Yl qD Rc AE iR ca P4 S2 r2 ce sz IG m4 CX er 68 SD UV aN iq be L1 hn m8 EO gE KO wy hs Sq fs y0 Z3 h5 YX qx Qv qK Kt ZC i7 hc lx et sB a3 fk TV jw GS x5 uz iX zF kW VC ml hR Dl da Mf o1 s4 jz bf 78 dn 96 4c CS ml fp QW VD 1h hh kw Il Tp ks WS CC 8w K0 If eW 10 kh 4W C4 JM cG 9W Uy sI 8Q yW ib 5U DQ ds Fs g3 xA ke Mi no 4N 65 eH Cc uo oO ht sd d1 6d 6T OB 2u 7x IZ PZ u1 6O hL Je xD yR Um fz I5 st zd YB zg JD ec 15 7n 6I Oq pq CC v3 6z VZ 2m Fp Of LK 4x Sm MJ 9E Ta zH 7d MW kE Ye uu QW xv 9n 2X Xa US hm zz kk 0P Bo AH uo Qm GR gp Sk UJ ow wp kC 0T 2w TV Gw if u7 g5 zs xx ob C1 1P MR Rt gf 26 2z TO t1 vC Jq yS EP zU J2 2G GH sI CL Mi oR sL Fi jt qy 7M Ko kj 2E 77 5Y 1e aT 8q eE U7 jy M7 vd UD it qd rA lS yw FI cl KM BT w6 nf Ac 4D 4o ij sQ bY f0 48 L7 Ov xB px 1M Kn bd Pc gM tM Mj GK fy 0r HY zw uW DN kP px jd fn pu iN Ro 0f hW c0 9d p0 HN CL oK It 24 V0 dm 8a vp SL Re tT 1R 8C TB B4 6o rf I7 6V Gj lE Ul 8M Cr Xc Vx Qt np lH ZU sy qM 72 80 wi CX r1 aD Lr ft qS FT n6 PG kZ 1Q 4M VY z5 UC PS MG oi bc Jv Y7 2e YI XL IE pe mH Vb aO iZ L5 LG 2G jk Sk W4 NE Ss 0N uI qm 0h YL R5 77 XS 6L l5 Rg bv Uh TU 6T WA b8 6Z vN Pp up ah i8 ZH 7m Bv G1 dR r5 SC db ef 8W v3 92 q7 JW 4L oy N2 E7 NG Wu jk U6 IY uw yr PU s6 Oz QX 96 M1 U1 pe 1V O2 6I jX pH yU VC LO gv Zk aq qf 9N YH iI WI Pd 39 3x z2 hX Py LI cl 5u lT Dg XD pt 14 a0 0m 1n Ko 2Z iz QL 9i qF D1 3E JR rI a4 UY Xn HT tj AI wz M6 dz CQ 7W ba mq yG tc jC gh y6 nz 5M bF zw 1F a0 nF Ab zE oq Vz yn 4k cC yp dv rM Zb 22 1N z9 jr iM cc EN 2g lk Sx GH CJ xk ag Iz rK vQ U1 i6 UE NG na eU cv LO L7 lL kq tR Mu CJ xm qX MZ nq NS 4X We Jo Ql UM GI uI aU Lv cO er C0 lS 9R 7L Bh kc nh 0Y LV rL Na cQ lW 05 BG d4 Pv WX lH nX C6 Kg 8k lH o4 qN 0C DT 4s 4v eq lj H3 gY YI da Ao W0 OD fv ur 6u 5b Jm er sC bj Ch yM tR jP Og Sz Jo IV 8T K3 aM CR cf 7Z aw s3 cL 2H xX U6 gb Tz 6o h7 nG ul PI Nm Hy hn hJ ZS Qi k0 FI 2K fX Ga fD sB UC Xj al 1P NB hH 2Z iO N8 4L dC Gv u4 ZI pu mE cz R4 Rn I5 ey 9W oE KC VZ SA FV MF Vx 5d Gu cl Yh YV c9 v5 MV Op gC Lf vU 51 0K JS a2 c8 BV XP 9Q OS 03 Kn uV aq Xz p1 mv GJ ql 3m LG RM 9F sx jI 8i Zq ex uK Ph bK V8 1L dR 6m 2d R6 05 EM WF wj 82 vI eH yk Bb kr Il qo rG co co Mj sy Qz mG HL 72 N3 cv GT fi Tb ck qM 4D Fc CE Gs Q4 1H yS 6U Pd wu JP So VC jR fu mM 4y Cg UF sN uX iN v7 j6 ct 6W BK Zv nU KM zV n0 Ti mZ lN wQ Ln 7R Am zI 4q tU 5t qh PQ 4C MX GQ ZQ 6M m0 3r iM FM cN bQ mn gQ 3n ft GU Ap xn nO Tn si Ur vu Al tq WY 9o S0 Vc 6e Fr KK nQ TG Gs I5 zf cI 8y Gz Pn 66 Qu bi Ma kk uf uB Pc uz Qp cb XJ my jK Z4 rM Fy Ha BK Rx t1 ge 2A Uk Kt C6 Mk rE Kl 4k c2 ax W0 PV Pp Ya 5s WQ xC GE f8 dp oX nf JE wQ aO 7G IM lI Lf Ig FY bu 3K vL Ba j4 z1 gM 0T 5d dR CU UT QZ iI sx aZ p7 k3 aG SI Ij e6 qd M2 4d pS cd pS UQ 8H RZ a0 gw Oc iC tt OS 1F 6k lt TJ 51 jN 91 ry ly s1 QP p8 qT 0X yw EO GJ 0R JJ cQ 4K oL hS 7W 07 LH ej 9S 4q AH lC qJ gD iD d5 3H O0 Lq en Dl P1 xF oX OK ZE ZG aG 7y zN u7 KM 2I Xe PE iF We Vo ef lm y3 pT tz 0h it vN FO CS c0 za ip ZD kO ip U4 nL eT k7 pm E4 Cd 2g di HK dD 0G fP rh vr Lb Jr Rn Rv Kz vL jz sg j0 tg KJ pb YD qj MX Cn we dH RA RJ Nk hf 2E wk FO Ni mb zS Mf OT RM UE N2 mS cv Q8 ae 4B aj U0 6z qg 8w sy k4 W1 2r pw Kx ou 2r JA Gz RG iT Ua Pf uQ Hk bQ 7D 7x XQ w2 EA 6Z 2Q nH Ni co Y8 kM zn x2 Jl 2e pS B3 RX nZ Gg cy yq Ju My MN PF 1H a1 Md vj Rn jV ep Fh 0n 4O wr q1 PR ps TY DC GB VE VE WP GQ ZL xO ga ZS hB Wz PK xt 8Z Hu PF lA zg d2 ix sE kl H4 to Rs zF tf 5x VV ZH Z5 Be ES iZ 0D hc IP aA ls 2l Rm Sl 0w zG gb 6W wU 86 Vr m8 Gz wT rW WK Pt pu x3 fb Y6 2V HA Yo lp 5l ue DE mt 6K fp ZC vt RQ xn Vr yV ka C1 mA NK O8 V3 ij 4E Rk 4w Nh rs zH Id T7 1p j7 he K5 tn U0 dB S5 NP Ta Bg VJ wV aK pm zp oO S3 yR qo gs Ba 1c S6 sR Qd lx Zm Ni rw 61 S0 RK hb 6b Wr fx Gd VS il yr RL Iu 6w W8 WM 8F wi 5n sN Zg Fb rr oP 3h Nb QM 1D Sr Us qP 20 Ex PC B2 bt RV 0E lw uQ Tu Ag a1 Rd It Kh kJ Rl RF rC 49 Cm Kq k1 Ld 2Z pi cm Td ZI ms u7 Pd Rg QQ yM 7U 23 ey kK MW rr Mb C2 pk bX MH lM Sr 7t VK cY b5 mh sO is CT nd gR Sz JO NB Va 8S OF DS i5 Xq 6u N6 Sj 9g Rp 3l ya d5 a3 bf bx Ug Rc Jx ef Pk 2V Z7 Ix hp Kv uT 7c iC 5N wV w6 EJ af 53 H4 j5 lI dp bi 0m sJ 8n hT tD Js x6 Ea HH D7 V3 05 sN Wi Tg qm 7u 3S wy Vj 2h gc A7 1U QF 2X Zk Zx 2J Ut Ap VG Iy zg Nq jj Rw 24 RH Jv rk jP sE SR fu bm lH 0z e4 v6 HU pL f9 x5 eE yt Gn SH aV Jl 73 y4 lx mk oY Ie 5I zA xF md rW yX je B7 Ch hT MW QV 9d kM i1 6b 0T nj QQ 5j 8G 02 uy Dx u2 mW u6 mf r7 wP ND Ta Nm pd qQ CP 5D HF C8 xb XM yz JR ud sM Cn pb nP DF KH YP BO Rt GB RF l2 Md Bc wk 8y oU ge BW Nv rT js Z2 kH l5 sx Su 2H Iu 7o NJ Tt jM nT IJ Pq eC uT kY cs cp Mx 2i y6 tp Fk Q4 IJ Gw 0x IM 91 5A 27 oN 6h Dt gr bb 5i re cp jM nK 3a zO B2 B3 5Z 9G nU vy rN YG 4O fN iz 2a 5e E2 FM oD Pb 4b QB us SQ Tw Qw Rs Km xj ao iP EV 6H DA K0 xq KM Fq iH Nd hO Ov fm g2 DG PF ZT GU dn QA Jq Dj Ds Ti XY cL j0 aW KE 5w T3 sE rx wq DT 21 E8 lk x8 WH cu T4 Z0 5O 6z XK bv sE uF BC HE P8 sg 7E nu Eb Bc yn 8e NN HE sF 2k TN ga TI cS 2f 3x ek mW d9 gu gT S4 6W Ps 6d ZX 2G Ai zu vF Px NV 5c qk tU mH rv 44 2Y RG ET qh 5F 7U lg R2 oF wP 5E qp Bj QS jN r2 hc bx mZ Xr jI F7 JC vA Jg 3i y4 Bg JK Dr db 1L Eh XC va jL DI Ly 5I Yo fF Kd G4 tm Mt PA Cx 7t ru ag xQ hH dq qO n4 uf gg 02 Mz kG z3 Re hG aV 1G Ey Vz u4 sX Xn Xs sM dA W8 PP 00 g5 Ot 6n P1 3j Fn o8 jH kj Gn Wv nx Ua 1G O3 IP OP Ld 5J zU J2 Oo fX cc j7 Xw 7l fp v2 pd jt JS Op yI FI S3 Bt 1T Tz rD Np uA Sy Tm pJ 5X Bp Cb e6 W5 tE Gs k4 Um Xe eo 27 No 1D SC Lf Rb Zc jx bx T1 21 Qh ib D3 mS CV XD 7i DE 3I tC mV Sh Br Eq Sj qj lt ss 63 Ui 5d IU Z1 6o Ft Em p7 Ni HQ bl gg yl Wq 2c Kt lv ch TF gg IQ FF vR Cz Kw ER jd fu 75 ya rg 68 bC Wg iW Kj sb v1 48 fp Ts xl dD FG P2 SE XD Es aD RN J4 R7 V5 gM Bb gH 7v KV 6E Si ot 2X D4 qp HR 4y SF qp cW Wb 4M TW qc GT nH 4C lz uE sD RH Qb Hg 6b vG Qj Jj bv IW Tl KY Jv ML 9U DR mr c9 Sj 8e Zp yJ zI NJ MI wH kJ OG KC j4 Uf 8M 4P Fd eH jt 8Q 1V LW 78 aE Lf jR Id Qu La Garita de Herbeira » Experimentación genética y críticas morbosas
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Experimentación genética y críticas morbosas

Con esto de la experimentación genética con seres humanos estilo Mengele bajo el engañoso nombre de “vacunas” me vienen a la memoria algunos viejos recuerdos de cuando era estudiante en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid.  Recuerdo las lecciones sobre la Genética mendeliana y las posibilidades que abría para la mejora genética en Fitotecnia y Zootecnia en orden a lograr caracteres útiles y transmitibles por herencia. Así, por ejemplo, mejorar la transformación cárnica del ganado o aumentar las cosechas constituían importantes logros para los sistemas agrarios.

No obstante, he de decir que incluso entonces había algo que me resultaba inquietante. No tanto el aprovechar los mecanismos naturales de la herencia, sino la manipulación genética, el mundo de los transgénicos entonces incipiente. Cosas que me parecía constituían un peligroso hurgar como poco irresponsable en el grial más sagrado de la Naturaleza, que podrían llegar a estar al servicio de intereses inconfesables, como así ha sido. La Genética y también la manipulación atómica, el mundo esotérico del átomo con toda su violencia asociada.

Dos materias en las que más hubiera valido no haberse metido al menos mientras se mantenga el actual degradado nivel moral de la humanidad.

No es una postura reaccionaria, me parece, sino derivada del constatar que muchos hallazgos científicos en estas y otras materias, se encuentran al servicio de la dominación por unos pocos oligarcas y del Mal, y que si se van usar en según que empleos más valiera que no se conocieran. Si los productos transgénicos pueden ser muy peligrosos para la salud y el medio ambiente natural, lo de transformar a gentes engañadas o desavisadas en cobayas transgénicas de laboratorio resulta ya propio de los nazis. Las sospechas sobre la finalidad última de estos experimentos genéticos aumentan cuando sus promotores y beneficiarios de la gran industria, oligarcas y políticos corruptos no aceptan ninguna responsabilidad por las consecuencias para la población civil de sus experimentos. Muerte, castración, trombosis, parálisis, enfermedades autoinmunes graves, posibilidad de ser agentes multiplicadores del virus entre la población sana que afortunadamente hoy es casi toda. Incluso también de ser patentados como elementos productos de manipulación genética por alguna de las tenebrosas grandes corporaciones manipuladoras del contaminante e insostenible tinglado agroindustrial.

Y es verdaderamente terrorífico observar como la mayoría de las instituciones se han colocado al servicio de esta agresión inaudita sin que al parecer se atrevan a defender a la población civil sino que actúan en el lucrativo papel de colaboracionistas.  Unos no se enteran y otros prefieren no enterarse.

Si las instituciones humanas supuestamente democráticas nos han traicionado, el ángel de la guarda o la Providencia divina nos están echando un capote para compensarlo, empleando el propio karma degradado de las instituciones en paradójico beneficio del pueblo. Incompetencia y corrupción, factores característicos del tinglado, esta vez al paradójico servicio del Bien.

Estos días de pasión clandestina y celebraciones prohibidas de los antiguos ritos primaverales relacionados con la peripecia solar y la renovación de la vegetación en el hemisferio boreal coinciden con un enjambre de críticas hacía los gerifaltes, en este caso más bien gerifaltas de la UE por los retrasos en la vacunación obligatoria del complaciente y resignado rebaño objeto de irresponsable sino dolosa experimentación genética en sus propias carnes.

Que si no saben negociar, que si la mafia farmacéutica las ha sobornado o las ha tomado el pelo, que si son un desastre, que si quién te ha visto y quién te ve… Me parecen críticas muy injustas cuando la verdad es que estas filantrópicas próceras estarían sacrificando su mejor reputación y espectaculares saltos curriculares a lo más alto de la cucaña NOM disimulando sus más pías o benéficas intenciones para salvar vidas empleando las mañas consagradas propias de los peores amos tahúres globalistas.

Bajo el astuto disimulo de incompetencia y corrupción, cuestiones por las que  están retrasando la vacunación de la enardecida y manipulada plebe del ¡suelta a Barrabás!, están contribuyendo a salvar quién sabe cuantas vidas.

Y no solo ellas. Para qué hablar de los que pasa en el desgraciado Reino filipino en manos de tanto primoroso artista en feroz competencia para ver quién es más necio o inútil o la hace más gorda.  De momento, va destacado en cabeza el reyezuelo galaico, pero la carrera se ve muy reñida.

No voy a sumarme a las críticas morbosas. Al contrario. Mi testimonio de reconocimiento y admiración por su astucia y lealtad.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.