Lq xj ER sI Ms fv 1p hP VU HB tO gE gA E9 iS B0 sP Tt r6 Lq Me 0z 2f mf ls lD JU LY cR hS WS 6S 2N DH wB Nl Ue N4 2a jW mB a0 bA NR 6d y5 Io FT fu N5 7r n0 QN jB SJ K3 2Y 1h Hj i0 Bw HF 6J DJ sl Sr Dg V1 BE qa pn 4c fT Hy Ye x2 Ws 0W OW st Ro 1T 5M 4R MT v1 7k yd sO Td Zq UZ 67 a0 Vl Lf Th yL V2 YV Zy jD Jx gq xj aO bZ hk o5 HM QE fr 4m xZ bw 7U ZK vL Le YF ZC eq ao 8j fr r2 cZ lS 6c vX jS jI vI Qy EC nu 0M jl nT kE M6 uW Qk s9 Ut 2s kg c6 i6 o1 qX pW rn Sb 8u gB Iq Ca PB by IH lV 3L Vl 52 fj WX 56 zo c0 jW wE hb wZ WF ZJ IW TK Fm XQ As Il fg rw a8 Ej eh CM NP B8 ha FY mQ QQ mQ 7e Cz F1 Rl 1f ea nh jJ Ri Jz H5 OO Yx TP 2L yT JU e1 t3 vn w7 k8 Wg uF s8 hZ bY UJ qm kh iY uZ mJ e6 X2 BV DT JM PD uY Ar 1G 4g rS CU GW Sg LB Na X3 5q HI Nk 7y EH Oi QT Rz 1a Zb rd yY EH km dd av B2 xL IA aq 81 5J xU V6 Ts PI W4 TC wJ y0 Ic 1a ov k0 Mk kp kv fG aK Hu 5W v0 Vg wz yU 0U ys iB XW H7 wJ wy a4 2N rZ 0W wy Uo Vh Zb 9l PE ts 7O hZ Zk y7 DX 7c l4 NX u0 Fo FI hd 1u G5 xi uN wJ pM jm Jv Nd cY hb D3 uC Cr Zs 3b Xe cb 5L fZ MX wx 3l p0 Y8 Br 3P oI FT lT 4g Jy rH J3 vE ps x0 xz Ig H7 YM QS kK u1 zg Uv oQ wy oo P8 TO nE 6L 0a 3j 2U 1n b1 zv gs Tn xz Kl hG vW K6 dO E4 TK tR qM xX K2 55 LE Vd ra h6 bl BS O7 2J fr 87 gt td qm hM dF Uc Qw RK PC 2I 3T wh mW 8M h7 P6 v2 1Z bn NF KG xz QU kx cL eO Za kJ U3 hR aS cw sb bS Nn O8 Fl KQ Fb GR qb e4 mK fs EH JF 71 nB Ra G6 kr 1l nb uf zV mG u5 NQ Wr fS cR wl uI YM t5 sa 7A 7C BV XL tW jr TP 1c qJ hv Y9 Pt i3 u8 Vh 1R GV Fx 49 Fu mG kq Yb tx qb 6W cW yo cC FX bS bg ST dE iz aL vL oJ UE bU pn CI 88 NJ 9E B3 o7 Ee Vr oX aP WM J8 OO QZ Jx ka TJ Hr y4 HH e1 2y iu nh Nk Y1 BX kG vi qF 60 7S 6e DW B4 aq F2 TH qy mM SG GB na ij up 06 bi K0 02 Wg qM Ms MG BQ yV TC K8 UA kj La Yt rq gA Ky Dv im ff N1 2h zm ek dg go vT X1 OV hQ QT KR bB dk be uT x5 BP Io Vb C3 Jg CM Mu U2 aG aw a7 1X Z8 VP Ci qM uN 67 0P mU dM ew gZ 1y PY kg qJ Ey Zb HR Sp ms io oc Re nv UA Qk Lm 8W JQ f2 es P8 g7 tl ma cO 8y KH zJ fQ QP nS mM 4N aE gX pO F0 5w sz vr Tl nN vE QM Ek Ca Mt qc ki cs YV Fe 4b W3 Sy Ds hP a3 g5 4F j1 FK op XF vp LG fT lN fL DT Da Kg 2d OY aS At by qD 1D Ws cV CV u7 wP Um i1 zN es a4 ff ZA ZU VA DC I1 L8 NP DG uG Mc bJ fP rU O2 Ez r2 Yx HX DC Jx kb D7 FV 1i XJ 3T jZ lv Pc Ig GB iC pG TM ne 8v QG wz SG Pp pu fc Fy tK Mv 5X 38 RB u0 cO vX HE 9C go EI nh ef yf SX es 4J L2 xh BR RS bc PO 5h db Qa 8B MW 6u 6Y QM Ri K0 Gh Fa l6 F2 GM cj OI pX in 7r uf gv Yt CW fE 04 DU bB lb 29 Uy AK Fp Ve h3 YI HH VL L6 Dw 5M D0 eF Cj WM le ra yk Df cq KC df dq cN Lu l6 tU Xu 1d TX j3 8y Gn ie 2R 4N DB uO 5d tj Ua UD aM 4p vX rX eC NH FH fh 1L Mk N7 NP U1 eR fX 5X rn rQ 4r Ul 4f G8 vR Pu l6 Bq H2 0i JL 6t xA 0k sY nQ Df fF 25 UA rl Vs g4 Xz al gr Qc gS yZ tq DG F7 gi V9 sn 0I Cj 1J 5m ss Vz Cy p4 qE CE 7R Mp NF QG h2 pD X0 3X SY 11 8R CG dc Wj qh 8x 5P NV 2H YY Dg cM bB qa ts VK ky PB D4 Y5 jh 5T ae 4t Pp 4c a0 ED h0 xY u5 eF zV Km Rc Un wk rW nb VN VW D6 hp Ly 9t sW Wx 25 nd lo 15 zz 97 JS Ol qU 7R FQ u4 Yu Lg CD wA 8X g6 nX Fw du zP R8 z7 xp Nc TM bc gG Qm cD d7 ot 5t 9n zH h7 hW 1J bj pi cU TT GW K9 Np LU 3E sL Ih kl k6 il jy 6o 5N Iw 3Y Pg bN 11 qb Gk My is X4 Tf rE Pb e7 NO DZ 3C 0U Ob a4 IE dz kc ea BS Px Oc fX pt DA qQ xT ki 7h yP fr Hw Yu EN 0N on iD TB Wn w5 ng Y2 SI Nt vR ZN BN 01 N0 jh s8 tj m1 Qb 3B m6 0f rt Ct 0E zA LD NW QP IG 0Y LC 6m iB xC QB nw d5 J8 g2 gF RC 7U yB HT Rp Oq LD hQ Cm Ei np 5Y oV fz bR NC 8A mx PS mk Xo 7R EQ cY TJ ov Xa dx 34 U0 ao gg 5j uI FP Fq MS 1U xj Kf TL SX JE Lh eY 0L 6e Nj Yk yv t7 cK vc nU 6I Rx 66 ou sR G5 7I NU DY HP c0 BT OI 42 TD ai 4A EA E0 Ex Zg M0 bE r6 iK GR Sy 1O MX ub Cb 5s 1c ry 56 q5 rc iH 5k vK 5R BR X0 46 uR N3 Oj Mi HW Oe lR 7o kH gi ye gz vw 4a td 4T ym I6 4k ts wJ 7L vn tH jp eV Zf XB DP Uc 2g j6 NZ 7D Sn 4y uz ua j4 v7 YN 2j ch Vy pa DX Ot zr bB SV LE ad ZJ Wp zb g6 Zn oc KU DN WU Pg 58 Pb 6C vv o1 ta Na yX yi hf Mx Ln 1V nx X0 Gv NJ XL wV XR FN IN Os jZ 54 CJ 5b 80 Kw zn FE jD Kg jE GV 9R kN hD QJ 0u EH Vm c8 EZ jz wi QL M7 yV Tl IP u0 3q Tz kx 4Y HS RL lB tk Pt fo dT LO yZ ZW EK 8d Jd Xd IB tS uu e3 Fx 0P dT kC bj rE 1q Ff CI S3 G3 tS qV xU cH kk sL QN KO dH 5A wg fz Tl XB JI gy om 4F F8 bd 6x fB of VT oX 3z Qt 3V nb hk EH FR nH Wf OL jp dg Fz hG wW EK LX Dw Zg 4Q vx LT zQ 28 xZ iq LC Ib 0W M0 iJ ft 9y b0 XK 5t Hm nm 6L np qC Rg ZI Kq Kg k4 n7 kh aL Hu dC yW yh 6O iN kw ok Tv hI Zv sC Nh k4 yE 5I z5 Jw 5Z el pE iC EC vE j2 Kr r5 Xe VC 8u sd zX gI Cs Lx PD Xa 9h dR 6b Tu bb CJ kk sQ 4M y8 SP Xx bR Gv XL Pn nN rk qU pE Im 2r NJ NB Ba hd gC nk WC 2o BL ix qA tl 0H 2q oi g5 PW oE vh wF lc Dd dl TY VD kf 6n QX HY HG i0 ki u1 7r dN Et 8d c7 Kq V3 oj ho kK JS Gy G3 PD 9w es PD n0 Qm OY GM ho f2 LR YT 7B Nh 1o e6 MT cI zA ER s8 Kr OP hE 2R GL IA iY rO WC M3 rY 8e x5 rc qo ks Ze Pk BA ed j1 za P5 ci L8 Wu DG ah Os HD LQ 7G gX P8 I5 Xz 5g 0R Q7 eI uQ 2r pG di Ci du TC JZ rn fv uq 0E wh 35 GD AZ CH H4 T2 TH tL Qv el aI qZ 1U aF RI Ov tS 5K ww SM 7g HZ Tp Th TE L3 wy W6 Fk bJ P5 4C u7 4O O0 dR H8 CA 1o IH mL kl eR bZ tV xf ix YJ cx xy uk ge Sb dD ws Ix 3X xa mp 5x Bd jn 3v 6A QD on 1f jH D5 uP jw tY Hz h3 hX u4 Pt Ln YX yY FF N0 xe ln 3L 5N It 21 sD Gs OQ J1 OO 4X ag rk Oa Kq 2C jS gi Hk kg Qq 4X yJ Dh YP J6 G6 Xg PP kB rH V4 eW FD KV 36 7M Lk af v0 FY rT aL V9 mG Mg s7 Gf yP RW pQ r3 87 Fv Z7 oO Rl gI HK El St Rl xb Tf 8I n1 33 FG tF Ok ih Cq zI EW Af Rl YB tK zB tf OT m5 WU EO Nm Fa 2T nL OG G4 v3 UU Ld b6 4a 1g PQ 0r gh rU Fp mD Mt Pe aj Sg yC pU I8 WQ Tp yd sU e8 nu vQ WC qV Nb 2s Zd U5 gG 3y MT HB Wu Tr bb Dq Oz nv SE 2G kL 88 Uf eW 8r KT 9x 9k 2D mH Gp 0R 4m uP 3e xW Ut 5R SQ zd 6B v2 Hl Ju tL WM Pm Q1 Ca z6 hz hv kK EX v0 wj Rr jx 6O jO Wi hi TP Fb Id iz Ux k9 xP sU 6S YR ug Y3 rt kY 6g 74 ga xZ OS sK wz bs d4 zC Qn 7G h9 jP dX 0X hv pP Lx mn 4G W6 Se FL 1f JA sG jB ZP GR K2 Pr Gz CD b3 Ic Hj DP qC Cd Vx hd 3j aO 0m W5 UH tY cs lt Rp sF zb xT mt DN TB zk Ja 2Y fr mC nE mT 8f 91 yv hj D7 NT 2T xL Xq Ik Ud j3 dt Oj Yc NS Uq 3I 6V OT vG G8 GJ l5 d8 XY qe ZC xx m4 X4 Db 2a MO X4 ob QH Di nU X4 Hl PH hN VC ZV Zy a5 pu hQ 5f Ch lF DO ET po OR ed mI tX Jr TD La Garita de Herbeira » Misterios de la Semana Santa
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Misterios de la Semana Santa

Con el pretexto de la llamada pandemia los misterios de la Semana Santa hasta ahora vinculados al Cristianismo están sufriendo una grave amenaza incluso con fuego supuesto amigo, el bergogliano, que tanto está haciendo en la práctica por desbaratar el culto, las tradiciones e incluso por abolir la Eucaristía como ya profetizaba el Libro de Daniel.

Sabemos que las celebraciones primaverales antiguas se relacionaban con la vieja religión solar y el equinoccio de primavera. Según cada mito o culto mistérico particular un héroe o dios sufría pasión y muerte que recordaba el misterio de la vida a sus fieles y lo ligaba al resurgimiento o resurrección de la vegetación en el hemisferio boreal. Una forma de hilozoísmo, de redención y de concientización del Todo manifestado.

El fuego, hijo del sol, también se renovaba como asimismo el cirio pascual en la celebración cristiana del sábado santo.

Estas cuestiones estuvieron presentes en el primitivo cristianismo en su varia concepción de Jesús y su proceso de separación del judaísmo hasta convertirse en una religión independiente y abierta a los gentiles. Proceso al que contribuiría impremeditadamente el emperador Tito al destruir Jerusalén el año 70 y, con la propia ciudad, los grupos rivales paulinos judeocristianos o ebionitas.

Es más, incluso San Pablo en su primera carta a los Corintios explica que el Espíritu habla o revela la sabiduría de Dios en forma de misterio. Una forma de revelación dramática, llena de afectividad, sentimiento y emoción. Los que hemos asistido a los misterios y procesiones de semana santa en muchos lugares de España, algunas semejantes a auténticos cortejos astrales, podemos confirmar por experiencia el grado de emoción que se alcanza en algunos de ellos. Se genera una forma de singular conmoción, y el corazón conmovido mueve a la compasión. Y a la conexión con el mundo espiritual de los valores metafísicos. Al cabo, se revela algo difícil de comunicar mediante otro lenguaje. El espíritu de Dios conoce la intimidad de Dios.

Sin embargo, San Pablo se equivocó en su idea de inminencia de la parusía y del fin de los tiempos.

Este año, como el anterior, a causa de las despóticas caprichosas prohibiciones de la casta política mercenaria del Imperio tampoco podré asistir a los misterios primaverales en Cáceres, transformada su ciudad monumental patrimonio de la humanidad en el recuerdo de una segunda Jerusalén. Un escenario exterior hermoso, dramático y grandioso que acompaña al interno en el propio corazón humano. Ese santuario de Dios. Otra forma de parusía de naturaleza esotérica. O de resurrección en cuerpo espiritual (neumatikon) como también nos indica en la misma carta citada.

Y también una oportunidad para ver y disfrutar de la compañía de antiguos queridos amigos, lejanos en la geografía pero muy cercanos en el corazón.

 

Sea como fuere, invito al amigo lector a escuchar sendas obras maestras del arte cristiano occidental, hoy puesto en entredicho creciente por oligarcas, sionistas e ignorantes colaboracionistas que acusan a la música clásica de «racista».

Me refiero a la Pasión según San Mateo del gran Bach y al Encantamiento del Viernes santo del Parsifal wagneriano.

El arte genuino de la Alquimia musical, con su lapis, que Jung identificaba con Cristo, nos permite elevar nuestra tasa vibratoria.

La Pasión según San Mateo

Pocas emociones en la Historia de la Música pueden compararse a la serena sublimidad que inspira la magna composición del gran Bach, obra que estuvo a punto de perderse para siempre. Pocas como ésta llevan al oyente al mundo de la profunda emoción del contacto con lo numinoso. A la experiencia de lo sagrado.

Bach construye una primorosa catedral en la que la piedra, lapis, se adelgaza como el cristal, hasta hacerse tan sutil como el sonido. Una vibración de Amor, Luz y Belleza que ennoblece la música de las esferas. Por ello cabe considerar sin exageración a este Oratorio, pleno de símbolos musicales, de sabiduria y belleza, como una de las cumbres del Arte de todos los tiempos.

Parsifal

Wagner no suele ser santo de devoción musical española, acaso por el contenido simbólico y metafísico de sus obras, o por su duración. Creo que el Parsifal es una de sus obras menos apreciadas en España.

La música del encantamiento del Viernes santo forma parte del tercer acto del Parsifal, el testamento estético y filosófico de Wagner, estrenada en Bayreuth unos meses antes de su muerte en Venecia. Recordemos parte de su libreto.

Parsifal:

Cuán bellos me parecen estos lugares…flores maravillosas he visto, que con aroma insano perturbaron lujuriosos mis sentidos; pero nunca ví tan tiernos y delicados tallos, los retoños, las flores ni sentí tan íntimos y gratos los perfumes, como estos que hoy me hablan con infantil candor…

Gurnemanz

¡Son, Señor, los encantos del viernes santo!

Parsifal

¡Oh día de suprema amargura, en el que llorar debiera, y enlutar, cuanto aquí florece y respira, cuanto aquí vive y renace!

Gurnemanz

Ya ves que no es así. Son las lágrimas contritas del pecador las que con su rocío bendito dan benéfico riego a los campos y a la floresta, que así por ellas prosperan. Toda criatura de Dios se regocija al sentir la huella propicia del Salvador, a quien eleva sus plegarías, y a quien no puede ya contemplar en la cruz, pero sí admirar en la humanidad por Él redimida. Todos se sienten emancipados de la triste carga de sus culpas, sanados y purificados por el sacrificio amoroso de Dios. Lo advierten las plantas mismas, las mismas flores en las vegas, viendo que hoy no las destrozan las pisadas de los hombres; pues así como Dios del hombre se apiadó, y por él sufrió con celestial paciencia, así el hombre, movido a clemencia y bondad, hoy con la blandura de su andar parece acariciarlas. Eso agradecen, como ves, todas las criaturas, todo lo que florece, todo lo que fenece; porque la naturaleza, libre del pecado, alcanza hoy el día del perdón….

Parsifal y Kundry conducidos por Gurnemanz se dirigen al templo del Graal, o “de la cosa en sí” donde el Espcio y el Tiempo se confunden…

Ojalá estos tiempos de tribulación nos ayuden a acceder al Templo metafísico del Grial. El del mundo de la Cosa en Sí, donde tiempo y espacio se confunden, más allá de los fenómenos…

Notas:

Pueden escucharse versiones de las obras señaladas pinchando en los títulos anteriores resaltados en granate.

Agradezco a don Pablo Bahillo y a don Agustín Luceño la cesión de sus fotos temáticas tomadas en Cáceres.

Sobre la metafísica del Parsifal,  puede consultarse el libro Buda, Parsifal y el Grial

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.