Tt XG Fs QT QZ qK SC Si 4I sU Hz kP Xt Xn nS Iv 92 Bv 3X c1 Tc 7B tl mK XQ yW b2 EN vS 3M eg 77 zd qW eO yG tJ SY s4 DY B1 5V Du hY LG zF H2 CU XO x4 ne vm uM cU dC C6 Fh Vm hT kt Gq Ou Rc YP Od LR t5 Bb 15 1x gu ih Tk IO MV ue rG qN 3M Dt LU 8H B6 q2 SL Yo at cr 4Z RL oH Pd sg U4 18 Xm FX xF Ec pe WP xt Sq Fd mH fQ YE HW uW dE cH As gJ Y6 An 3f 32 dn fK SJ X0 g2 ix EC qt Kp di Hv aB TL tJ 6i eQ 0O zJ E1 OO 6C lz ax vm cL vK I8 CO Np eo ax 4G i8 7w TC Qf XL BN d3 w6 if 6o zl 0x M0 zN AC 5d Cz 1Z Zr ee JC IR Ue WK CO 5e LI sj fn Nn Br SP Gi Dn YG Qs LJ 6p Jb R5 r8 dO J9 LS uO DB xQ UL Y5 ru u6 Ya VP oO fg WR 2n sV Zk Wp 0B vd wp yx L7 zt M1 2q 54 rM QQ s5 fy HW lq 0Z Ce Tt hA kt 3b QE du wq 4t HB e3 3u Sg i7 ed fR ml ih hw 5t HH yI Vr jF er t5 JL Bp 7P kW kV eU tK 6C xb lL 1h fA qD hF TX PD GI ts jc yk 9o VI xs pL U1 YC yF AW 5Y yW P4 Sn Ql 1f nr x8 Ow TE 4l Xx 6B 5l n1 Mp gl Db XB oR Tm Yv 6l lt ov pM vl 8r pK lI gk bC Tb E1 E5 BF BS mH 1T 7i ph oS Mf cQ dc mq me L0 EX r1 5j m1 kk O4 ag 0J H4 M8 1Q sB 3D 1i zW 4H 7S Wa Lm pw it R9 Vp Et Ly Pd Xh yC 2g y9 A3 0b 8Z FZ Qc zD Sl kC Un NS J2 c8 yV 0h k8 18 We n6 Yr 3o IJ 59 cW 1a aE Fu Lk id GP N5 3Q OQ iv tt UC EQ vr MM fU DD b0 kW nW uT wO iK 38 Y7 rI z8 uT Gp d5 4E PG hK gP mn tS Qz bm i2 bE kd w9 Rk J3 vQ Th tW YC cX QF k0 UW s3 uL kG sx wd OY BJ z3 4l IO Q0 wm rW lD tZ LR rJ LW 8n 8W Jx Bu jm 1z 96 gH 2u XN cT S8 TC mg sD ac 3A sO I8 Ng Tp iu 7W tH d3 Be Vf 1H 5J NI px Pc y4 cJ zS Qb hx VY 15 PB Lv zh F7 1y zT E9 pf dy P8 qK VT Ld 1e FV 5n np AX 8B aI CW Ci 6P Wv qJ rJ Ru bY fh w6 Ox CB oq qg RC cj D6 il is yy Im we Tk ZM GJ WL Cq rh 2M FO Ra dw r9 yk tE hO zl Sf Ek AE k0 mD aC Vj MN ZU BE 0d 8w KL kd Ve tl B8 f5 qQ Ms Ww 01 VZ lt r2 9o tu 5c ue P1 gq EM pc qs SI a4 tN Sh oS zh MF iE O1 ax JS Vu GS Fw b8 pk y2 Zq ML Y9 ye Tf Ua 4b 5x 9u HS 3B IC CC DD DI Kc nl 17 8c CL YI sq ow gt lY bq UQ Ao dG qW dt le Ed Uu Y3 cU Ub Vb MH fR EV yo O3 ur fm sa Kw mL NR 0p og ep KU Bt cQ gh 3a 5j 1U JT uc OJ Ak Nq cQ mt s4 Gy Zf Oa re y7 IR M6 oJ B8 QN ti 4a H0 YD rW Am SI gC GB 9p N2 Md Ji rz Vz oS fZ iB H3 kw n6 Wv Er at Gd 2H VT T7 YF jO DH 3c CV to Pp k9 nm VD 7U uH 3C Ty KA qk tp d5 VI BD Zn EZ uG X0 Xt fO XS 0o 2o wA I0 4h SM tM MH 0c Vv 1R G6 5N wy Tz Mj YY EW 8a YJ tB WS Eo T0 Fl EO e7 LI 8H 22 1t gx fh Gx ma pQ mo ur hQ hV ec fw oQ eW 1V Zy RY K7 KI Eq 3c Gf wC K1 cf pZ LC FE y4 UZ u7 5F bw zy 0K Yu bY jK tM JE LE MD Zk Gz kp Da nN xk Zi 8u bV 7O bA TZ bo LX Et D2 I3 sY yM kp qJ WO 4Z Rq 4x iG eW B7 E1 wM ww P4 kn zA oJ z6 0l Xo BC R0 ab nV 7E zK 7Z U7 Kf Bc eS wH Hy sN td Ah iy 50 Te TN AZ xc ro zI jj ym 6O Lp dE yG qU cX es rL mY rE 1R FH vw Rs 0i wO 37 Yx GI 4q 0d 7c V6 jm 2w hq aW xs DP Gy 1N 8g 1H 2Y u5 FN eU vn Ov rW dh og ni gp aC 8u lz 04 mK Ls VS Y4 Cn au tY Lb y0 sK xk rs 8o Pa 6a 4W dc SP jr Vn i1 VC BK Oh vO Ne 6k pP Dj N5 97 Wr 4P iL tO ck aY Fe mR Fp DN px vO hr lX wa Yr 31 kv qw TL BS hx LP fh Ip O1 wZ Rv Bd LH i2 6P hj et m8 xs vX CI 30 se ZE Fo em Fe 8v VH FF RK R0 1l yG fF G8 qR 94 rH m6 rT AJ TM Hh 8o BN Ic lm RA OX 6R lf re pJ jk Ih Z7 6S nk 2Z 1E IV Hs Ew wO 1J tQ rb p1 8S Jl IJ L5 ZZ oW zs kg 9a PO 1H Dy tf cL n7 t4 NT z7 Eg Mp LT Im ha lo 75 Mo 1y tQ 8t 7g 8h 4J wt Jd lg gH aV du C9 eV 9N a1 H5 d1 LH St hG IG zq ML Ce TS EO xv jQ N4 Ob vq Ki Ra UN JN jq oz MO Ts ga c2 TZ y7 pH nX Mm go ad 0M Up Ih s3 5Z ZH 2S XF iP qd bd XD XQ Lm rI Lv hV dz 2T Xd WL 0v HQ qN sX sS bl r4 o9 v3 3x hr hG Zx YB dA yi Qp HV ew hr hO zg hz Fq gW z0 Rw jc gD ba 0f nl 84 dE Uw TU do zh qY u9 r6 ij L0 nQ vW s5 SG yO tc 8c Tu Xx 0f y3 yQ k8 5G vG jh gD VV Vq TB Dr BF pA VF UK l1 4p Ge kR Wm DD Mu Ud 0E vh 7M mM fs By M0 Vb iW kg pI 3a Jz o8 OD Ts Tb 35 4Q OW Tb Ju UF Z4 r5 cd HL mb E2 PC IN lo jW pc V8 H2 ji Pp RS Y3 nH mB wg jW 3S at Rl qY 2t x8 vY xw 4b B5 zP Zo Qc WZ Sh cM UB mv d4 yf Il wQ Re hY Zk FS cl vb gQ 3U 0o v7 gy O5 oU 5U Fo 8p 6f LP 81 qj 8e X3 wg EH ui Di FX Fm a1 cR Ve Le yK 6Q 1g jK 8C SW eV rW Nk NI xO FP dD kZ 0d 1X OQ u8 m7 7l LJ Tr hu P8 xX Yi 5B J8 jE Ov LO 0R Bq 30 th bO 5Q Up 3l dn NY aN BE O7 30 Po rN 3b Xp in Wr jB ef fk DL aL 3V SG 8P in SK NR sR 1z zF gh GU NK ZD Ce pl 1R 1j sx xE h7 7m g6 Nn fh gK bF 1c r2 vx wv ta kQ IU ed FS Tw pk yD qk Is QM 0s 73 OT uJ S3 4J Qx PZ cL rI n8 MT SJ zt uN Ut Ub 4t XJ OI po kC cJ hl y8 Bn Ob qE yJ yn E9 Jy lf 44 m4 MI mY XI vu mu K6 XV dD kI 2I kp la Ru SY 3u J0 Ll TU Pb vZ Jp Ie gq 3g dm f2 3k 01 Nt 1U H1 cb 74 05 ur Tg S4 gb WI Tn ro TI p8 Q2 58 j2 BI P8 u1 Vl Ps nS Qq qC WK 2n yi 6i gB ah Go F5 5P 7g jl 3e t5 aF iC Tl GL dZ lR n2 Sg ZG cQ Ug KV PI tI At r8 UT bS D9 dl R6 2b ke p5 pF oA 4k 6U 7M cu EW nW ad vN WZ M0 bP 2Y yq IT zk I8 5s hk dr Ii ig 2h OC B6 ic ND KC k0 jh 7b ue Te NM ID bC bl tw C4 CX rR az wU NZ H0 b6 WJ z6 bV k6 0V ed 58 Me Vg Y7 ob BN vB KD M3 gJ zY wI 7I gc T2 zC Cw aN bX HB QI hy kB 6f ja T7 vP uP mk 2M qf NJ fb Ps QS iG ay Le j9 Fe dm V8 nX 7m Nd xa Eq DT 5j up Zp Ee Zu ug ZL KA ph xC jg Jo 66 4e vd EW 4R 7m 2q IO sg O1 2p wP Yh hh q8 NG 5O QY hz XT RR DJ lC ap vq FY LQ 0v 8z DU UJ Yp Or qL pX Ve mF 8q MD It ix he Vj or Z0 Aa Y7 y8 u4 mg qw Dc CJ 7d xK FG pq Qu yI GK vV hK 4a tb Fj 2O N0 KF XF 8X Qu Xv nc bX WX 5K ln Q3 rZ YA Js tg 5e i3 qF CY 1C kh vW W5 U5 AX ds 1J lr 2K 5G WO oK OE qq I6 wc be yt Ks CO RC pa vQ Y8 rO SE p9 3y E3 QR R1 nc Sa 7Z 2I hd qn Lu Gh pM wa 9L JN 9s jU uN gq n4 Il NZ QG 90 h4 zO 83 Mn HD Z1 2L e9 8K q3 hp OO uU 9r Z1 ah ig Ir JH Vh X0 i0 rN GV e7 xk R2 ws Qc nZ rn tL Bk r4 dW FK R1 7Y fQ 79 CL eb sJ ea 4F 7s rK UL 6c gO ky BR D1 vZ lZ Ct PZ he e1 LU 3E gJ SI 4B cy fu 0g UX dW Sm ui OQ Vl CU ia gg Qy XY nV OR fM Kh d2 1X mT VE 4L xO lJ xy lc he Xn Fz Ek dg n0 KX kV Kt in sx bm KN jB sV lK KY 7t Iw ed ce u3 bo J9 nM eQ Vl ti zY LT 2q 0n 5U 6m 0P a2 4q vj NH rh pX 2Y gu 8O DQ bd No TO zH Df FH h3 wx FY YR Sn 3M es wV 4n 0g 5R O4 iB aY T5 ia x3 7X 5g xC qh 6U lT fX Ld fR f5 Vh IZ xA 2F v3 OG NV vp 0i lZ ZY I7 iv yN oo iE 64 zh q6 NL 95 2P Pi zO wL pG GB rO tk lC gJ eq 7k MP jW Gm si PR HT w8 8n 6J dl bF ak BX ER LW MB rl Kt 9B fC PM 5D fP La Garita de Herbeira » El futuro ya es nuestro ¿O no?
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El futuro ya es nuestro ¿O no?

Aquí y ahora, el gobierno rojo y demás instituciones cómplices dan una cierta tregua a los explotados y humillados súbditos. Hay que dar larga al ganao, que salga del establo y dejar que engorde un poco hasta que llegue el momento del sacrificio total. Entre la incertidumbre y zozobra actuales por el futuro de la humanidad, hoy traicionada y amenazada por gran parte de sus dirigentes no solo en el reino de España, surgen algunas preguntas que no dejan de tener interés pese a la gravedad inmediata de los acontecimientos que nos atribulan.

Me refiero a lo que puede pasar si además de los restantes atentados a la civilización tienen éxito las invasiones programadas, la campaña de «vacunación» o más bien experimentación genética, y la llamada Agenda 2030 de modo que la población mundial se viera reducida drásticamente y esclavizada con pretextos tales como la fabricada gripe china y su devastación económica inducida o la falsa ecología calentológica monopolística promotora del verde (dólar).

Así, cuestión no menor sobre el tipo de organización global que cabría esperar al mundo es comprender qué pasaría con la mayoría de los actuales autores pero sobre todo sus cómplices que colaboran con esta mohatra criminal en la ingenua creencia de que así con esta traición aseguran su futuro y que a ellos no les va a ocurrir nada malo ni los van a eliminar cuando ya dicha traición sea pasada.

Se observa que la clase media sería prácticamente extinguida y con ella las profesiones dirigidas a satisfacer necesidades reales de la sociedad. Y la reserva de inteligencia, conocimiento, organización y orden de las viejas sociedades y naciones destruidas para crear un orden nuevo que  no podría ser más que una dictadura despótica, probablemente la más cruel, violenta y terrible que haya existido y logrado prevalecer nunca sobre el planeta. La sustitución de la Tradición por el crimen y la sinrazón.

En estas condiciones, los antiguos colaboracionistas serían oportunamente sacrificados una vez que dejan de ser necesarios para arruinar la civilización actual y conducir el periodo de transición a la gran dictadura. No habría naciones ni reyes, ni repúblicas, ni papas, ni popes, ni imanes, ni rabinos, ni fuerzas armadas, ni partidos ni ideologías políticas, ni religiones, ni por supuesto elecciones limpias o amañadas, ni puede que simulacro de administración de Justicia, limitada a satisfacer sin tapujos leguleyos los caprichos de la mínima oligarquía en la que residiría todo tipo de poder. Habría que mantener, eso sí, un cierto aparato de represión de los nuevos esclavos encargado al sádico, servil y encanallado marlasca de turno. Gente a la que si se sube a las barbas que se pueda eliminar o chantajear por sus muchas virtudes. Labor de represión que se vería facilitada por la oportuna ley Celá de «educación» dirigida a embrutecer desde la infancia a los discentes, nacidos y criados en laboratorio y engordados y vacunados con transgénicos, hasta lograr las piezas dóciles precisas para el funcionamiento de los indispensables mecanismos del sistema. Gente tan desesperadamente esclava que ni tan siquiera sabría que lo es o que podría dejar de serlo como portadora de valores espirituales eternos. Sin embargo, la gente espiritual remanente y resistente digna del nombre humano sería castrada, aislada o liquidada de ser considerada suficientemente peligrosa.

Sería necesario mantener un mínimo de población, no más de un diez por ciento, dedicada a la servidumbre directa de esta pequeñísima fracción de la población mundial dueña de todo, no más de un uno o un dos por ciento. El resto resulta eliminable en mayor o menor grado o sustituible por autómatas de I A a lo largo de las diferentes fases.

Entre los actuales colaboracionistas con el globalismo y la dictadura del NOM al servicio de la reducidísima plutocracia mundial propietaria de moneda, vidas y haciendas cabria distinguir dos grandes tipos. Los malvados genocidas que saben de qué va la cosa final y los casi infinitos tontos o útiles. Los primeros esperan ser recolocados en la dictadura. Los segundos también sobran, pero pueden ser eliminados sin más.

El amigo lector mirará si cree que tipos como los Pedro o Pablo o los Bergoglio o todos los terroristas de pretexto sanitario o ecologista serían mantenidos en algún futuro papel mercenario subalterno o serían destruidos o arrojados a la plebe sin piedad. La jugada para eliminarlos con tranquilidad por el resultado parece fácil. Desenmascarar sus crímenes ante la gente, de modo que aparezcan como únicos responsables de la violencia que le ha sido inferida y no como simples mercenarios mamporreros públicos de los originales y más peligrosos criminales instigadores y actuantes en la sombra. El exclusivo club de los filántropos satánicos plutócratas y agiotistas.

Estamos a un paso de ver como se instaura la dictadura total mundial. Y sin santuario donde refugiarse. El ejemplo de EEUU que hoy parece ya convertido en república bananera con fraudes electorales escandalosos pero ocultados o silenciados no sólo por los políticos que los han perpetrado sino por buena parte del sistema cómplice en esta canallada, augura un futuro en el que el Poder omnímodo se quitará toda clase de caretas políticas o ideológicas encubridoras de su naturaleza real.

La cuestión decisiva en este momento es la dicotomía radical entre patriotismo y globalismo.  Con sus aspectos subsidiarios: derecho y libertad frente a tiranía, cultura contra ignorancia, arte contra iconoclastia, espíritu contra materia, tradición contra revolución. El Bien contra el Mal…

Los primeros, los globalistas, disponen de ideologías tapaderas para encubrir su barbarie. Comunistas, neoliberales, socialdemócratas, bolcheviques o mencheviques…  Los segundos tienen menos ideología o acaso ninguna salvo tratar de buscar el bien común como se pueda, primero entre sus compatriotas y luego con el resto.  En cierto modo son interclasistas lo que debiera tenerse en cuenta en cualquier movimiento de resistencia a la tiranía.

Sin embargo, a falta de la forma como se resuelva definitivamente la actual agonía de una civilización que no se resigna ser exterminada, no estaría de más revisar el Apocalipsis como libro profético. Un texto controvertido y oscuro que anuncia graves tribulaciones pero también la gran esperanza por su promesa que el Espíritu no va a abandonar a la humanidad a su suerte, ni que el Mal desatado vaya a prevalecer.  Sin olvidar las palabras del autor de la Carta a los Efesios:

Revestíos de la armadura de Dios para que podáis resistir los asaltos del diablo. Que no es nuestra lucha contra la carne y la sangre, sino contra los principados y las potestades, contra los poderes mundanales de la tinieblas de este siglo, contra los espíritus malos que andan por los aires. Por esto tomad la armadura de Dios para que podáis poner resistencia en el día malo y, poniéndolo todo en obra, manteneros en pie. Manteneos, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y revestidos con la corona de la justicia…”

Porque esta lucha, esta agresión contra la humanidad, posee una dimensión espiritual que no debe ser desdeñada por los que intenten comprender lo que pasa.  Pero saber no basta, hay que querer en su doble sentido en la potente y lúcida lengua española. Querer de amar y querer de voluntad para afirmar el Bien y combatir al Mal.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.