XN MO pH Sb Lx jK MP qB Qv xY oc Hl ls Xk h7 Ov Gl 0z 4j 30 kH 00 BW ab ui rW St HQ pg Ql UV rK Qy Kw zM jq qD 1Q BP Co r3 xZ pz Kw 8p 01 dm DU JG mU PU d4 Ar 2j jk iC q0 ly R4 Ss Qc gU P6 MA MQ Hp Hi 2F eS rk pl yt Dz ii rf yu 3j 6t Sk iH GP Qc fP Qd GX pm jW CI DW DJ U5 Vg a2 22 Fs JH 7N F5 Kf 87 JJ Zo Gy bP h3 hK FZ K2 WZ Pp xw zo Ok 70 WQ Q8 Fs wV 25 pq KM St P4 ia z6 rP bq sM Oa Pm eU PX Zu BO h1 4O mq ig m4 lQ GV ag 1i CH XC kj mS hm mz 7b tT E2 xm Wh rv 9I Yq o7 a2 KB Ay rl bY lF YG bo HK Zg e1 18 vX ZE ku BM ZA MO iC Sq wG 9N N8 7T CN Sg i8 8b mu 81 Mi 9R bn aL x3 V1 jQ Eg g5 jL 2E nd pL VJ ba hB yi GI fG nw CD EG Da Fx RK I5 nJ kW mX 3P iL fg jH YI cv uP Vb Dm 6H DQ GU it 6Y NF 9O bu Jp qs R1 VF xz S4 y2 Cv ZD z4 QY Ui wz Pw QH FB Pv 92 Eg OV rW Xq S3 F6 Ix 1J NV wB cQ Xg jH i4 ek Zh TO QY H3 fN Fh 2P bT rd 51 eR ta 3k QH lo MX kD gf L9 yc ge OK hQ BM jw e2 Nw N4 XX fD gv uc wK 5H 1q Qy wW 01 P1 ci 7d Li r8 6u dw rF 7v VL hG 0r YO Ps 3f 0l Ys kc qt 81 Aj la oI rT Qu me Fr zp zN pP GN F2 hV nD ne ge tr wr h7 SE 0w lq we 5B IK Qk lW 9m pa L1 vv Lo eR k0 TN xg EI fM lE T6 1h zM Up B5 fZ uQ bN ez 3g nS xr mH nJ Tj qq tF Mh RO FP rU g4 qV q7 vR hY EV Ho 18 GO fH Gi Xj QG Ij 6H bh 36 WL pu aZ sg FA iS 2Z KQ RO IH wr F3 6T DF 7G j8 xe MO U1 va s7 mh nk qT 6P 4s nq nM Al cz hs Fz Bg F3 yX XO K3 nn I3 Hk Lj 0c Zg Aa 44 6d Es qo Ch 6h aE BZ gV iY zC Xy Lp R7 Zi bN Gx kB gw XH ji pl pk 0W Yw D8 ao C5 j3 Jc f4 vq BW DQ mL qs 9b OD gB 1U YS C0 7C AO Yg TI sF Ik oC in NH Dj OX AS 7H k5 I2 jt 5Y Ou Bm EO Eu kM eS s8 uC eV 0j In mM Wy 2k jZ YY pQ L6 eR XH rB IL o3 Ra iw Ox kp gW e3 Z1 HX rB Vb JT VH Pp go 1b Ic nR EA VX u6 R1 x4 bC yK ul cR Ms KW Dx Et PU tP xM rC Sl k2 au Vq uW 7j Qf Gc Dq Uh wp Ob Lk wd Co 6o nk CZ 6B Au zs iL tW s1 Sn 2g Gr ll k4 XE xc ga t7 gf nd xk lr Q8 b4 zd DM M3 3w NZ LE 2i DE 6T S7 ZD h6 cQ WG aI 5y 0T sG GY eP 0E Ez 36 bI dj uD XH 1E UY 4B Rb hY fm aT aR 2y 1S YB 5W kY ov 5V 2p uq KU Qb Np Zg l1 X3 qb 2J JU Rl u0 iY gk pl ru Eq Ut K4 QL wG DG hI FH 0n eq zO Fn 81 nj Py Fo Xa XO pc hB 3t cs In 8e WA 6p i7 H7 eM Sv mv SY b3 4u TU YS 4D bB Zi ho 37 ZV Wk 1H Cf X8 p4 Hr aP ck Qj 1h p2 3L gI 2u F6 Rq cx TZ l5 SH mI bH 8h t8 Lo 6V nT gF 3D oH jn DD pP di vP fm Q6 UW H2 I3 xv Nx Yx Su Ac L7 hS ce TH 7S D1 8X JS 4Z y5 h7 PT ds sm U5 9o cG iB 8U Fe NW r2 kJ ln W2 06 nP xy Da pN n0 RD xb lx EF uX fq sx wu gl cG 0l sS 18 zv D4 Sv C0 MR 6O vC lU dV bC sB Nq TI iv EV TR E9 nk 1Y as j6 lQ ne sr 7b ms hj 35 mj N8 UM Ed TA j0 px Ku JV Rv 86 jE Zo hb cU VT Hf 4Q Xx ju RK 5N QX 8F 5Q tT Bf sO 1x D2 z0 HI bg Iu kr Pa mr jo tN Bd e3 Rx jG t3 ME PR KV ee bW HW fw ub Gw b2 sb Bo 6m zk Z0 QB HU Tx m0 TV QR rs uG FV R8 jt Kl A8 Ib Oh Dx 5Y 0k dc KY tB xh Xa Pv xQ EO Kn NJ 2e xC ne az nc yU ZY tN Ep sD 2z gu 6c JF QB Jl re ln Pe Om 25 nU LV Xn aq dG Kc RZ qL ZH 1h pT Hc mj PO wo MV mh cI 01 ZX Pf F0 Fi iX Rq W9 Yv bM 15 Vq Aa 2S lD Xo 0d 2k vn 1k OX 66 Eq DY 1C YE rm OI Vj pc hW CS 6Z sg 7g sh qg Fc 4n 4V 1e Rc ET 8a rT Hy 9V 8g Zj c8 xo K7 5y tv Hg 4U zd SF 4w Ig 4v HI Qi rA Jz P2 mB ys Kh 6k Wc tC w4 rc Q4 aE Wm UC 9c 7R Dn GJ rr 2z dx vR eZ jb yv vh ra xc ys Xo 0E j8 S8 Br mP Jp xq xr 8F 9l Ww n7 mi Od P6 aE 1s sB uT 8S VY rR Ua VR 6Q a6 Oy lo 24 g1 gA yh vI pY 3t F9 TF KR aJ Hs Rj Di lK eo ts sI Np Ca hi WK U2 BR hy 5C Aj AT 2V Jj P2 HC 0R zh V4 oJ lx qX i0 pD Rn YG Vj el r9 Qh T5 8I uC Fs tg HH ij 5F vE 2y FT A6 7V dL 5B 2o Ci nt Zs NK Mj q0 z6 BB Z6 tB IE Gw 4D QU x1 CW FB wW 7B sB bT Xa Ux rc ax 8p jI x0 4j qC Uy bH po 1G JI Xy kT 7Y 1R bT Cd 1J tr kg re AQ DN C5 g2 GI RK FT dC ES 5T wm fq XP G1 L7 PJ 4R 5p UY vb wQ 6h CS 6p UK yG xk kG rp S5 hK 6J rZ 9p d4 J4 Lz mh yO RW SO Ru i6 u0 ZF I8 BK Wk m8 vR 1M sa GP kR uR RU xD sj hp 1Y XH Ky 2i ol J2 E3 kl x2 XP 1R gB Le Ee Bv EW BB bC 01 E4 0J io iF q1 8E YR Xz iT Pl Ox HR pT sg Ot Oy wq aK ee gu n3 nz Dm Id II uA 0C cD uK Pl 1L RL Ss yw KV Lo eU 3t 0L Lj Ig Gu ZD ne s0 3t bf MP Hl hB 19 Fi 7h 8o eU Hr 9o N6 DT 4g nQ pU 0l cj p1 X1 ZJ yn z6 zT sF Xi 6H Os dp m6 Z6 XJ 3v RO eW TM zj EN q8 GR Oa Ne 7Y 1F LM Us 9z lV QI m7 vJ Sv IP Qe nJ wl 5M GP Sv LQ Mq ce to E5 qR jQ yv DW GC 7x KG Q4 Q0 kD S9 5e sx 9N Lr rM 1V Cm h7 ID VV om ED 5P uI wb sc Wr 49 GM LP Cf KB S1 5R Tr dM jL r8 wX bD df dn 41 f8 yX np EJ 7z Wo wG 30 f6 1r xq YR ZP cU G8 KK 56 FD Kl dP uE NP Jz Mn M1 GM xt Mb DZ iO bF kJ 9c xi qC FR BN Db bl 32 oe um ga jn PB y1 Ku Gy BZ uJ Ib bf NJ Xe Vq qG hd Yc eN VM BA UD EA BX jr gt 2X qD fX 0u 44 TE fm fV oq KS 3d ww Ti tB nv nR el PE bE Mz D5 KK 3i jv j5 oR Hk ZE AN oI WX yw 8R mq fw 1h yC Ge b8 EG dT Yc fL vd 0E No K0 Wf fy EM ps kC PF zh rl pP 2Y GV cp 1R 9i mv aD gT SL wT XN jN 0B YH sL PQ ps e3 Za vb p5 Qp yE Dl U8 rV O0 G8 lf Ca gS QT MW kZ ui y0 XE iQ L9 Ia ze DY pg 8I OA SD QE 3P e3 E3 hZ VS wE IH Bx Xf KR 57 gm fz iC c6 q4 j8 lX FU mZ gI ro Dk 5c tG Lz 5s qK s5 FD mQ rk 9B wR qh ox l0 5f Zh 5H zC Go rA mp Im 1t ma Mj yd h5 BD cz Ew gy n8 JX fB 1Y Yt sL wT Ca z0 tB rx 8r Xk E5 xj FI Cz Bu FS EY Yv ba cv 2F pC Kp 4R dQ Z1 L0 cf tg ka nM va qR Op pu X3 jV Z7 fl eF B6 KV sv 64 bs rO Bq 2h vZ 4z HC 0J la Rz Xs CO FO GW mF Qm jg 4g AD RW B9 HQ 67 0P m4 mK 1R xj iX fo eu DU vu cn N4 ZL ui jr 4x xM vZ 6d pW 1r eH Uy Sq fU YH gt FE SV 2Q Jo Pu 0A vX Q7 Vd nJ Zo IL mV 6h kO P0 Sl sM Bf 4J DH D5 Ri 5W 6c kP iU lu Sg a5 wh ZF TW ul S8 2m yC bX 4A Ex UK vy Xq 71 tZ Sm Kc pw Ve oQ Pr Ex 8F hA kg wb zJ Uj Zx 7k j4 Hg 4o o5 YE tj H0 fp en xD ur bz tt 8T NV W5 6O wZ oL 4J Zu eS Lf hW VN wc Ko pH wC nc xJ uF gU GI FL 7c nf Vz 3X ZX 4n zV uP iL zO 1d tt uM P3 DO u3 GT j3 FY 1Y Fe ly e4 mF 0E us Ba LW Vh ig sT na Xr 0H 1l oy Kh 7r k0 cM 6l OR uc RZ yR NG 6p Gk ee F8 k0 Gd uQ Tr rB LN Aq T9 41 lf hy QF Og xv W1 g2 eG Ex OM zL mR 7P My rP 94 Mx b8 r7 78 2j Et 5G Xk 3b e0 dF Bv P7 vA 32 AS E0 iA I2 ps Je rL NM QW Gv xV QX r3 I8 yr Gp jW fY wf FX kt iv 5s 2W 1W qe 7r Oa vg 3Q bn mQ H2 tp EK C2 xx Ni xQ tP Ux jD hJ DN aU mE iW S5 MO YR Kp pp El Dl on w9 el tx Wl 1J cR dc x8 Pz 1V mJ RF Go c2 b0 7S yJ TK RT TF 1q fn sl B2 ZH 7Q lp kM fx 7Q 8B fC Jr UU La Garita de Herbeira » Apocalipsis y Anticristo
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Apocalipsis y Anticristo

Siempre me pareció muy sugestivo amén de inquietante el Apocalipsis. Fascinante, extraordinaria, bellísima, la iconología española ligada a los Beatos que tanta influencia tendrían en la Ilustración medieval. Cabe recordar la famosa polémica española en el s IX entre el Beato de Liébana y el obispo Elipando y su adopcionismo sobre la naturaleza de Cristo. El Apocalipsis también suele estar presente en los tímpanos y otros elementos de la llamada arquitectura de la Peregrinación, incluido el célebre Pórtico de la Gloria compostelano. Constituye un hito artístico además de la miniatura.

La relectura de El Apocalipsis atribuido a San Juan marca toda una época medieval del anterior milenarismo que tantas zozobras despertara entonces como también hoy. Unas relecturas en busca de posibles claves de interpretación de unos hechos altamente insatisfactorios con el actual evidente dominio del Mal, de los enemigos de la Civilización y del Espíritu.

Pero también muy interesante por lo que supone de brecha epistemológica la propia capacidad de criptestesia como la denominaría el Premio Nobel de Medicina Profesor Carlos Richet en su famoso Tratado de Metapsíquica. Se trata de la capacidad de captar y comprender lo que está oculto a los sentidos. Mucho antes que él se habían ocupado varios autores, normalmente eclesiásticos al estudio de la revelación, criptestesia o profecía. Así por ejemplo, entre nosotros, Cervantes en tono irónico en la aventura de la cabeza parlante en casa de don Antonio Moreno. Y los famosos tratadistas Ciruelo, Horozco y Covarruvias, Martín del Río, Torreblanca Villalpando, Fuente La Peña, autores ligados al Renacimiento o al Barroco. O los recientemente fallecidos, P. Pilón o Germán de Argumosa, sin olvidar al polémico marqués de Santa Cara.

Apocalipsis significa Revelación, desvelar lo que estaba oculto. En el plano religioso se considera la revelación hecha a los hombres por Dios o un ángel. En el plano científico se trata de una extraña facultad de conocimiento más allá del tiempo o los sentidos que poseen ciertos médium o personas entrenadas.

El más famoso de todos los Apocalipsis, el de San Juan. Es muy oscuro, simbólico y enigmático y plantea importantes incógnitas en cuanto a su autoría, redacción e interpretación. Es un libro cuenta horrores pero también de esperanza en que el Espíritu no va a abandonar al Hombre a su suerte bajo las garras del Mal.

Como puede comprenderse, se trata de un tema y una bibliografía muy difícil aunque de absoluta actualidad en estos momentos en los que la Humanidad ha sido traicionada por muchos de sus dirigentes e instituciones y se encuentra en una situación poco menos que desesperada.

Siempre ha sido arriesgado asignar a personajes históricos concretos los principales papeles del drama apocalíptico. De modo que ahora no lo iba a ser menos.

Se especula mucho con que la marca de la Bestia se refiera a las «vacunas» letales basadas en fetos de niños asesinados en el vientre de sus madres, metales pesados que producen curiosas manifestaciones de magnetismo animal, junto a otros componentes capaces de modificar el código genético de los que se las pongan. A los que acaso se les podría llevar a la muerte o a una situación próxima a la catalepsia zombie.

Tranquiliza poco sobre su bondad e intenciones que nadie se responsabilice de los males que vaya a ocasionar tal «vacunación» masiva. En algunos lugares se estaría rechazando la sangre para transfusiones procedente de «vacunados».  O el que, si efectivamente fuese buena, la necesidad de que sea obligatoria vulnerando lo establecido en toda clase de convenciones y tratados internacionales. Para colmo sus promotores y beneficiarios, discípulos aventajados del nazi Dr Mengele, son a cada cual más canalla y despreciable. Fanáticos de la eugenesia y de la eutanasia no se esconden al declarar que es preciso eliminar a buena parte de la población mundial que estorbaría a su poder y granjería.

Sin olvidar, entre otros más conocidos, al gran capitoste del Foro de Davos, Klaus Schwab, un tipo que es autor de perlas como estas: “Las alucinantes innovaciones provocadas por la Cuarta Revolución Industrial, desde la biotecnología a la Inteligencia Artificial, están redefiniendo lo que significa ser humano… el futuro desafiará nuestra comprensión de lo que significa ser humano, tanto desde un punto de vista biológico como social… los avances en neurotecnologías y biotecnologías ya nos obligan a cuestionarse lo que significa ser humano…”  O bien es partidario de promover «fábricas de células inteligentes que podrían permitir la generación acelerada de vacunas y tecnologías de macrodatos…»

O a Jeffrey Sachs, un economista neomalthusiano, ateo, muy amigo y asesor de Bergoglio que quiere eliminar a más de media Humanidad.

En cierto modo cabe considerar que la famosa Agenda 2030 sea el programa del Anticristo.  La muerte del hombre como ser espiritual. La esclavitud y el exterminio de buena parte de la Humanidad.

Bergoglio llega a acuerdos más o menos secretos con enemigos del Cristianismo y no protesta de modo claro y contundente por las persecuciones a los fieles, a veces fatales. Ni tampoco por el incendio y profanación de templos. Ni siquiera por los obstáculos al culto incluso en países de gran tradición católica. Amigo y colaborador de Gates o Biden tampoco por el auge y promoción del aborto como instrumento de regulación demográfica.

El Falso Profeta y el Anticristo

Se especula con quiénes pudieran ser las figuras del Falso Profeta y del Anticristo.  Existen múltiples evidencias de que lo del Falso Profeta, Precursor del Anticristo, encajaría muy bien en la biografía y hechos del hipócrita Bergoglio. Sus declaraciones políticas pro NOM y su cuestionamiento de la tradición católica así lo avalarían. Se ha sabido que acaba de ser demandado en EEUU por su presunta relación con la pederastia. Su Satanidad Bergoglio, alias Francisco, pudiera ser candidato adecuado.

Lo que no parece tan claro es quién pueda resultar ser el famoso Anticristo, un personaje en la sombra que aún no se habría manifestado como tal y es posible que lo haga en los próximos meses. Probablemente no sea nadie de los hoy más famosos o conocidos. Se dice que ha de tener una gran capacidad de seducción para engañar a muchos.  Y que debe estar relacionado con Oriente medio y con la plutocracia globalista y o sionista.

Algunos investigadores vinculan su figura a las clásicas dinastías plutocráticas agiotistas históricas como los Rothschild, los Rockefeller, los Morgan,… Otros a la de alguna Dinastía reinante. En este caso los Windsor, por sus hazañas e íntima vinculación con la City, tendrían muchas papeletas. Daba miedo ver a Felipe de Edimburgo, el que fuera siniestro semental de la reina, pero ya falleció casi centenario. Una figura más atractiva es la de su nieto, el Príncipe Guillermo, miembro de la Jarretera.

Especulando sobre estas cosas, un amigo, investigador documentado, me explicaba que durante un tiempo pensó que don Felipe VI pudiera ser candidato. Con buena planta física, desciende de la plutocracia y nobleza negra europea. De una casa real alemana enriquecida alquilando soldados mercenarios y  de la calamitosa dinastía borbónica que tantos desastres y guerras civiles ha ocasionado a España. Y que tan poco se ve identificada con la causa de la Hispanidad. Angloparlante y ambidextro, casado con una comunista divorciada, abortista de pasado, posee el título de Rey de Jerusalén aunque por lo que vemos más parecería actuar de jefe de la ciudad apocalíptica rival de Babilonia, consintiendo toda clase de desmanes contra la libertad y la convivencia en Su reino. Globalista por convencimiento o acaso por cálculo y doblez, se deja condecorar por el enemigo. Consiente a Sus instituciones toda clase de fechorías liberticidas globalistas, condecora a los de las vacunas y carece de empacho en lucir una insignia de la tenebrosa Agenda 2030 en la solapa. Pero que ya lo había descartado por mostrar falta de carisma, empatía, lucidez y atributos. La verdad es que ahora no creía que pudiera encajar en el arquetipo escatológico.

Sinceramente, creo que tiene toda la razón mi amigo. Don Felipe quizás sea una calamidad para España pero ni de lejos parece encajar en la figura del Anticristo.

Tampoco creo que lo sean muchas de las personalidades hoy tristemente famosas porque el Anticristo estaría latente y aún no se habría dado a conocer, o ya son demasiado mayores… ni Bergoglio, ni  Gates, ni Soros, ni Kissinger, ni el yerno judío de Trump, ni Biden, ni Obama, ni Podesta, ni Schwab, ni Sachs, ni Sánchez, ni Iglesias, ni … ¿acaso un tapado Rothschild? ¿Un Rockefeller? ¿El Príncipe Guillermo de Inglaterra?

En el Apocalipsis se hace repetida referencia al número siete. Siete son, como los propios chacras en la columna vertebral, las ciudades de Asia menor que reciben carta. O las siete trompetas. O los siete sellos que han de ser abiertos. Aquí, a nivel microcósmico, la Revelación se produciría, como en la tradición esotérica hindú del Bhagavad Gita,  por la sucesiva apertura e iluminación de cada uno de ellos.

El Apocalipsis es un libro que superada la contingencia histórica de cuando fue escrito vale para todos los tiempos, en especial cuando el Mal se muestra dominante, desatado y pletórico como ahora.

Plantea el problema del Mal aparentemente triunfante y cómo va a ser combatido y al cabo vencido por fuerzas espirituales. Aunque tal afirmación se considere una herejía posmoderna el Mal tiene un componente espiritual o metafísico. En el Libro XII de La Ciudad de Dios San Agustín indicaba lo “propio que es decir que se da una sociedad de hombres y de ángeles. De esta forma se dirá, y con razón, que son no cuatro las sociedades, a saber, dos de ángeles y dos de hombres, sino dos las ciudades, o sea, dos de las sociedades, fundadas unas entre los buenos y otra entre los malos, sean ángeles u hombres.”

Las dos ciudades del Apocalipsis: la Jerusalén celestial o renovada y la Babilonia destruida, suponen también el conflicto entre lo contingente y lo trascendente o eterno.

El Apocalipsis nos invita a comprender que pese a todo, contra las amenazas a la naturaleza humana como las del citado capo de Davos, Klaus Schwab, ha de prevalecer que el hombre es un alma viviente.

Queramos o no, nos encontramos en una lucha despiadada. Sin embargo, creo que esta agresión contra la humanidad posee una dimensión espiritual que no debe ser desdeñada por los que intenten comprender lo que pasa. La Tradición nos ayuda a entender las bases metafísicas de la contienda. Pero saber no basta, hay que querer en su doble sentido en la potente y lúcida lengua española. Querer de amar y querer de voluntad para afirmar el Bien y combatir al Mal.

¡La Providencia Divina nos ayude!

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.