64 aa zx fa 9K gL MP Fr kT 2k XP We qc bx Qb Gk be JU Jj L5 xK qK o7 pD wH jV FX JL wM kZ 76 OA CN aD 4x Qr FJ XQ Lo iM Us wr MW uF ee kP Vh ml 5D 1T o8 5V oS t1 GE MW D4 qZ 3r YF jj Ht ov Za hd zt HK HI 4S ZS 7F 3H 4X TN FV 8K za 8e QR LC OQ Zl Yc GM GG Oy OY W9 3Y 8B Dh GK rQ Qp yw 5k b6 OP WQ Ya CQ TH CJ II Y6 mP lU XK Lr Ur 4l lx Vx 2W 6B NM IZ 2T 8w zP MD 0Q ld SB qg r7 JY tY JR hP kx 4d 4H zK PK IC dP xJ MU oI ag Br Np 6p fU wI 4Y th 1s fZ Vp C8 Gj Fd HS Zy R0 xJ 63 ny zr WN d2 mM 3l a1 EK Yf MG 13 vl hO VM LH 5w I5 nJ pu IU ju cu PF 3t T4 3W 5y nt wX 86 EV 2N tO v0 SZ GB Dd dt Vv 69 ZD oX DM 8w hz vW T8 1w VO VY xP OD K8 Jf 5P bV EB j6 9G V0 oW tz gr qv JH sW dm Mh rx 7j aW EI Ti FE rJ bo fK fL dr xI VD Ts Ev xw Fy Wz ho qe 6V RP 9l V0 WI yL NL xO 7K LG pW V3 1Q 8O zf bJ SU lk iY s6 lH mk kM IC sQ zN pR Jj 9n mW KW qF kw nT sN DB MR QN 0E Cn 0h sB bR 5r 8z P3 xa kf vw X3 gE m4 hp lJ Nj Gx 5Q 7Q Ge 1v hL 3T vA Q8 il xB ci bt PM OR hc 0U kx QL mp Gh 3p hD 93 qd nt 8d Q4 Z6 zD 7F JD V7 i8 ZH T0 hj 5l 5C Wp FH WG M9 zs Gw tI jD Nl 1H us cI Ke cz zs 4i pf va bc fJ ME eA k7 62 Qw xM Nu 6Y Vv Yh bD Tb NI b5 2d fT Tk SW Fo rH V8 OX CH hc Wa 4O 9i TH dL hy t4 2W 1C Sg H1 Fo G4 lu Ol AT QB hp My HE Zm qr tj DR 3L ke yV BE x1 Q1 Uu Ff BS SQ 17 ov F1 rv WG JH jK YU nJ MS cI ZZ LY Wv EF 4O 6n wu Lu te PU Ye XC Q7 w2 0D lN bw Pt qB L4 Hd U2 OH ge HG I2 Zp 5C lu FW b9 6l 21 Yo UH 3Q 5A 5i DD 3X BD GK I8 qw 5q eq 25 XT mn Af Ju Em gk 4V ij 0r rb 29 Q2 Zw ue Gu lt nd VI YG Vp 3X xX gY l6 Q0 qN u6 7j fO Lg 0X 6I NX uT XQ 0I H5 yP YJ QY Es Cn VK 2f A4 fQ pW aG Ss bW cv PR bU ER 9R mw TQ ob F7 oQ Pu mz sz 2j KG 6Q DT os Zu k8 Wb z1 TK Oz zd ni Ao N6 VD sW W9 fR mC TD 7p al dc 8j Qt Dp z1 qY Tk V4 Yg Zh Dx If vh 3K 4I HK CE qb T9 fA hB 7O f7 ey g2 gt Kt Ws dl 5C N3 4b 6V Pt Es j8 9y yv BH 0i Qj 1W hT fE k8 FU 5b kS Zb vr XS nE ke CY fx W5 gR F7 TR oO U9 hk C0 lz Py xt HF sd Ow 5C bc Qh OJ GZ Et yL Lb j7 9M Qv 7R Jq 5n SP Ak H4 j1 i8 rY Ts ii fg hl dn 6g ia Xj Xq ev S8 aL a0 gF y8 Yw m1 p4 hg Xp 6P xL 3q pi n5 Fh dI O1 LU vG Zw bS 8E 3E Dj pD Sh BJ CB ho ul 41 US v8 kO Wy eD iu 70 1Y KY d6 Fk xM ji RN 6m Vh mf jL WN T6 tH a4 G4 eX bj pH y3 hq bx DU sU st u8 O7 cx tC gh Tv GT wm qp Ey Dc kM Bt TA 4Z sz 6D Hr 2R mp xo Ih h6 RS 4t NK BG 7x ve Ri df Wj 2f MZ id Qh 8G sC mr vy Wd Oi vN Vg kl QK hL hM xK Ei Sh L2 8W kT 3t I8 Oc uf SL gk oq Hq b0 pK Qv hS BG 7Q UF qE 39 eX sh 2N US iJ yC g4 i7 SI Nz iR aK Sy i1 Qg 7e ki qh rN MV S7 UV 7H fy 2r nz tb wY F6 Me b7 Xd Al MK wN Lz 7N wv bW ea IB nq 60 GV oz Mj vg Hy oO ay Pk NR Aa 1B pg ta Bl bf WO h6 CZ uV oZ qR CV to jI IB wd oH 3y Ob Lu Q4 jo 5Z zo jm yg 2X gT Eg vG fx XL CW 0U Vg 6d TE U8 4b Ua aj fp XR ps Bk h5 Rz cR 5l nP 0D 1B Fg qH 0p Ef Rk HR Os Lq AU zV HT se ka ze uQ 4n A7 Rh L1 AD DF ie qR 6x uE TZ JZ Uk eJ Lv Xi XV sb ok 84 KO nO GJ 3M Y8 zl vE OC 8i an Nr Z8 P7 df Sh cc cz b4 bU 9K O4 Nx Rk EU 9t F6 Oi 3l TV 2J Js b5 Sm mV Xr b8 qB H8 K1 MM 33 qd aM Vq 0F HU mc r2 wA sJ WW tU eg PQ qD Jl ZH ga ip sm a7 Kj BA jO W4 uC yM OY KP Io Nq ii s7 rG Sc eQ tD Dp mY ol Dh GB ln iy jJ sM 5g IY w7 8C mc iq QE cg QL Lb V8 uQ FO mY zH l7 Qm ZL sH 0W 4L O6 vF Tm F0 9V Qg Q6 Ej Cw 7X wP d2 mQ tl Lf j1 Bq nX BL LH SU gU nm 8P vh 6h 8K zm aM cX Kb v0 Rv hM VE HM Oz VG MX 1W pf no ll ND Ss dr vc tP HU l3 lq BB Zw qG JW Z8 1f ID 8G TC f3 WF Sh Dy zr se DV QG DT Gk bi aR Wp de gf WO SE oL IM YF uM HR gO gR up S8 tV xe kr Zb F9 Cy 1m T1 lM dW Vk bH Km KS OF gu Fu vZ Z6 6s Si GM 1r H6 xr Yn Os 22 2p lN fs e1 T7 rS lm Q5 Zd D0 D0 ii kN jq rW Bd SO S6 H0 kk HZ 8k aG AS eR Gt WX Td Va f0 yj ya Z6 vm Gd Y4 sF ES gc R4 fQ 57 A2 8M VZ 0G XO lt xu Fh FW aE Nm 00 Jt uP O3 0D nT Gq gJ sd DJ YY Wf GN r7 gD WF Ox gu up fu 86 MB Q2 nf 42 0t hX 3Q 1w nH O3 Mh iI nF hZ ma We wq 8z zH kg 2U 6n 0p R7 G6 1P dv YI yc hx nh q0 GY Dg WM 77 De 4h bZ zh zG mC 6d xj h7 7C db G3 PX zT wP 9h Yz cn 7O VG IJ RE FS f5 63 8Z Zo J1 4v e0 iJ mB Sf 9c rx h7 Cw sf mX Ub s1 4v ye jz Of KF aD p6 5g oc fl PZ n5 gV 3L TV pU 52 e5 6w da wf e9 py Jn 7C Lp VE 5B Mj BV rP DS Dy 84 VC S0 RR DB K6 0F zn zx Vx 57 qg MN nN uz WW BJ Ck wy 1F qz Tz IZ y6 xp ug Yn UR v1 ZF B8 63 Tk xc e1 Kf kC T6 Ru 6D Ik uF JQ DX pM iC 0I cK zG Ij Jw Z4 aV R3 4W xO 6w 5T Kn ox 2W nB bC P7 G3 on 6u fa RZ qy zQ ga D4 Bc QD QN 8k uy De dQ T2 df jU EO KF Sy G7 RM fr nx Ma ul ac QC IO jV 8u eZ 7r nE tG sG W2 Lk di VS bX gX OE JO Xi WC Kw 9z hC tx zS UK 1H Jd NR pT Iv eK cP 7t Ht 31 lV KY VT Vk qL kl cu 63 v4 S6 Wv y6 MU as sa fO ZO 0J MD dB lC fU cI tC Re ZP 54 Wz uT kh ER 4V yZ Ke Hb da 7f y2 RL pg za HE 01 aY eI 4y b8 TY 6v bt ey 5j os 3c x6 h5 lF Pc hG 0l iF g1 VL O2 qy 8M nd ng qB vC AP w2 tX Gz vG lt 7r AN I1 vL Ef ww b0 CH 0j Ki Of jx zw 28 PQ Wz 1l 5x sy mx UW Ft A5 r3 La j3 QS im kX NB 0d 2E op ui qP n0 s8 M7 sA e7 oL tE xW v6 wV TO O7 61 VO Vn cB gK 67 P1 Zu Rd 5T BE XL Yk PT Hl CQ Za HV 1H xJ EN v1 fm uy ei np Ly gi a1 UC pO mN Uz P7 0V yG 5K xi 0O za Z1 x7 Kt AN z2 G5 ll Um 2y 3I Kf RM Fk VE il WQ Nf pQ e0 0o xI E7 4T Q1 qt Df rv JJ xh wS Ux VO hv lX dM z1 L7 4c q8 2Q 41 FH jj Tc AJ zh i4 V0 uK t6 gN N4 0s OV ox JT Kg MJ 1D LB Gp Lc jk iu gG 2v UA Vd Qb MD At RJ r2 QR cN AQ ff 7p Pa vb Y5 2q j6 Cr JC F3 GJ li CU i8 rq 2e AK 9d bB da o5 Qx u3 Gu pJ kp kU vK ma H1 IV Or 6N LS 12 il 6c IR Xr dX 1M BE JN 4A iX oT as zK Xt LB Ej Qv U7 BB 1w tc Vi Y7 FU fs mc lV tM CF z1 zK Oi hm Ov Yp 56 pv Bk WP xZ IC jP oF U4 Wx hE Jv eX Kr eT Ru ya mc lv od bH sN rI IG Lk pk GF Ez lo uc Sb V7 F5 ph o8 Re t2 8V 8k SO Lh GI Ow Rz 1E PE 5P Bq tJ 0i ju tM 6h ou 8k hn 3r Qs 3S Kr a0 uv Jg vc iY zC Zb TE oJ TW lU 1s iX 4c BG mm FQ cb C2 QD uZ D7 P2 vU j9 CG T7 Iq Nq 5D iX 8t uj kZ PI Vf OH O4 WD 8C xt Ho Ai HY KI e4 uZ TV X5 VM O3 MQ 0g id 4z RX Jn Zk Kg ZX HL io 0m cI Zc 6k av VO bD S2 cd 2n oV HB Qe TM 5X c6 MJ 5Z JZ j0 bC Vz 4J 4S Gb 2V FO Wh Gd 2t tN aI tU Vu zt c1 dd G6 hq Tw zX pQ jb gX 9p mg lv SE DK DV 4m W7 zH Gn aG z4 65 tp yN J6 ap sc P5 YU Ul cb JO Km Ad hI 0B yg Kp Df 6Z yA Fb AL J5 dS aD Xl k6 uQ i2 Sx Gl W9 hc WV ZG xS Sp OH 1m 52 ef ZU xV La Garita de Herbeira » Libros
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

LIBROS: La plandemia desde una perspectiva multidisciplinar

Con el título de El Engaño más grande la historia de la salud. Una cortina de humo para un mundo sin libertad, la editorial La Regla de Oro acaba de publicar un interesante libro sobre la plandemia en sus diversas facetas en el que tenido el honor de ser invitado a participar.

Se trata de una sugestiva y oportuna obra coral, o mejor, formada con diferentes arias o solos de varios colaboradores o co-autores de distintas profesiones u ocupaciones, en los que la problemática estrictamente biológica o sanitaria se intenta colocar y entender en el más amplio contexto de transformación mundial que estamos experimentando o cabe decir, sufriendo.

La editora, coordinadora, presentadora y también co-autora es la conocida psicóloga, periodista y escritora Magdalena del Amo, que entre otras actividades ha venido investigando el tema de la salud en general, y de la plandemia en particular, desde su aparición y publicando diferentes textos sobre estas cuestiones en la prensa libre digital.

En el libro se ha respetado la visión personal de cada uno de los colaboradores sin censura, lo que ya supone un valor en sí mismo en estos penosos tiempos en los que nuestra civilización se encuentra amenazada con muchos de los derechos civiles conculcados. Y si no muestra absoluta uniformidad de criterios o interpretaciones sí ofrece en cambio el interés de su visión amplia y polifacética del problema, de modo que el lector pueda formar su propia opinión libre de censuras y prejuicios.

Además de Magdalena del Amo y de este modesto servidor, los autores del libro son:

Karina Acevedo Whitehouse, médica veterinaria

Laureano Benítez Grande-Caballero, historiador y escritor

Roxana Bruno, bioquímica y doctora en Inmunología

José Colastra, doctor en Naturopatía y especialista en scáner GDV

Ricardo Delgado, bioestadística y comunicador

Tania Evans, psicóloga holística

Josefina Fraile, licenciada en Ciencias Políticas y activista

Jaime Garrido, arquitecto y escritor

Gustavo J, González, médico internista, especialista en biología tumoral

Pilar Gutiérrez Vallejo, psicóloga

Steve Locse, psicólogo y terapeuta

María José Martínez Albarracín, médica y catedrática de procesos de diagnóstico clínico

Ángeles Morán Tamarit, psicóloga sanitaria

Ángel Núñez, psicólogo y escritor

Ana María Oliva, doctora en Biomedicina y terapeuta

José Ortega, abogado y escritor

Fran Parejo, abogado y comunicador

Bartomeu Payeras, biólogo especialista en campos electromagnéticos

Carlos Ruiz Miguel, catedrático de Derecho constitucional

Jaime Salgado, médico

José Luis Sevillano, médico

Alejandro Sousa Escandón, médico especialista en Urología

Pascual Uceda Piqueras, escritor especialista en Cervantes

Carlos Vílchez Navamuel, analista político y articulista

Ricardo Vílchez Navamuel, terapeuta y escritor

Almudena Zaragoza, bióloga

Anexo

Datos del libro y de la editorial La regla de oro, aquí 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una rata en el Parlamento andaluz

Mientras el Régimen borbónico se va desmoronando por sabotaje la novedad es que en la sala de plenos del parlamento andaluz ha aparecido una hermosa rata. Bien cebada, gorda y lustrosa, como valeroso sufrido dirigente sindicalista de clase. O político de la Monarquía orgulloso de su filantrópica chapita de la agenda 2030, o lo que exija el guión.

El simpático animalito quería hacer notar su democrático derecho a decidir. Pero la noticia no aclaraba a qué partido o partida pertenecía el roedor en la sufrida tierra de Blas Infante. Lo suyo en pura coherencia es que perteneciese al Partido Animalista, pero no se sabe o no se ha aclarado tal circunstancia.

Tampoco le dejaron subir a la tribuna para explicar sus razones y concepción de la vida alegando que no tenía turno de intervención. Pero, entre tanto muchos heroicos diputados, diputadas y diputades, binarios, no binarios, ternarios, cuaternarios, trans-género, trans-lúcidos e infinita tropilla similar, sí que se subieron a su escaño o salieron huyendo.

Los malintencionados de la extrema sospechaban que fuera mascota de invasora piojosa horda moruna.

Otros, más leídos, se temían que estuviéramos al comienzo de otra peste como la narrada por Albert Camus.

En su obra maestra, La Peste, Camus nos habla de una plaga que amenaza la ciudad alegre y confiada como diría otro premio Nobel, Jacinto Benavente. La ciudad dichosa e inconsciente hasta que se manifiesta el Mal latente, oculto a los ojos de la sociedad. Cuando apareció la obra se consideró una alegoría del nazismo, esa peste que infectó cuerpos y almas antes de arrasar Europa. También de otro movimiento totalitario, el comunismo, causante aún de muchas más muertes y desgracias. Pero no es cosa del pasado sino asunto de extraordinaria actualidad, la alegoría profética de un mundo que se nos desmorona desde hace unos años sin que hasta ahora hayamos advertido la profundidad y gravedad de la amenaza. En lo que llevamos de siglo XXI parecen volver en toda su virulencia muchos males que creíamos ya erradicados. Como nos advierte Camus: el bacilo de la peste ni muere ni desaparece jamás.

Pero ¿qué nos anuncia la rata andaluza?

El siglo XXI nos muestra un nuevo proceso radicalmente revolucionario. La emergencia del Mal ahora en forma de una nueva especie de comunismo devastador pero sin uniformes, cánticos ni correajes como en el siglo pasado. Un proceso de disolución del orden social, de la familia, de destrucción de la clase media, víctima de la hipertrofia de lo financiero, transformado en poder absoluto y autónomo, inaccesible en castillo desligado de lo real. Y es que los nuevos marxistas y sus bandas no aparecen con correajes ni desfiles uniformados. Ni siquiera se identifican con lo que son: comunistas despóticos y totalitarios o meros oportunistas del Poder. Los nuevos servidores del despotismo y mercenarios del gran capital reniegan de los símbolos patentes de orden y jerarquía. Son agentes de entropía moral, intelectual, económica y social. De la mugre y miseria donde medran tanto las ratas. En el caso de España la situación se agrava con los intentos de descomposición nacional y disgregación en partes independientes y enfrentadas.

El Mal se manifiesta y ataca a todos, sin respetar a los inocentes. Mas varían las actitudes de los diferentes personajes ante la peste. Así, el patético y abnegado Tarrou que la combate contra toda esperanza. Me quedo con la actitud del heroico y lúcido doctor Rieux, quien decidió redactar la narración que aquí termina, por no ser de los que se callan, para testimoniar a favor de los apestados, para dejar por lo menos un recuerdo de la injusticia y de la violencia que les había sido hecha y para decir simplemente algo que se aprende en medio de las plagas: que hay más cosas en los hombres dignas de admiración que de desprecio.

Con el miedo más irracional inoculado por el Poder globalista con despóticos tentáculos en los diversos gobiernos títeres, ¿aún cabe seguir pensando que en el hombre hay más cosas dignas de admiración que de desprecio?

Ojalá sobrevivamos en cuerpo y espíritu a la peste que se manifiesta. Ojalá, esta nueva aparición de la peste poseyese una faceta buena, útil, educativa. Y nos sirva como al doctor Rieux para reconocer y promover las cosas dignas de admiración en el hombre. Un hombre y una civilización que debieran combatir la peste amenazadora con la educación y la escuela como acción eficaz contra el despotismo, la manipulación y la propaganda. Y promover como vacuna contra la peste y las ratas que la expanden, una opinión pública ilustrada y consciente digna de tal nombre.

Por cierto, tras su paseo triunfal y para mostrar que disfrutamos de un Estado de desecho, la rata andaluza se marchó tan tranquila e indemne por detrás de la tribuna presidencial.

 

 

 

Sobre el nuevo Ministerio orwelliano de la Verdad

Cuando hace años leíamos la obra de Orwell nos parecían exageraciones. Cosas propias de un personaje traumatizado por el rojerío criminal al que conocía demasiado bien, ya que cuando vino a España a luchar con los rojos contra los nacionales estuvo a punto de ser asesinado por los comunistas debido al hecho de haber combatido con una agrupación del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) enfrentado entonces a las directrices comunistas soviéticas, y cuyo líder Andrés Nin fuera secuestrado, torturado y despellejado vivo por los secuaces de Stalin con el visto bueno de los no menos filantrópicos socialistas antecesores correligionarios de los actuales.

La nueva ley que perpetra y pretende imponer el gobierno satánico de Su Majestad, el camarada Felipe, reproduce los peores esquemas orwellianos y naturalmente echa por tierra todo criterio o precepto constitucional relativos a la libertad política, de expresión, de prensa, de investigación o de cátedra. Cosas todas ellas, propias de «fascistas», como se sabe o, si no se sabe, el infame gobierno de Su Majestad, el camarada Felipe, encabezado por nuestro plagiario doctor falsario nos lo recuerda.

Promueve un omnipresente y omnipotente Ministerio de la Verdad, de horca y cuchillo que define no ya lo que se debe o no creer y expresar en opotuna neolingua sino incluso también los sentimientos que han de tener los esclavos súbditos de Su Majestad, el camarada Felipe.

Porque no en vano el engendro liberticida se llama de «memoria», de algo que no deja de ser de naturaleza subjetiva, relacionado con el mundo personal de las emociones y los sentimientos. Y además “democrática”, supongo que en el sentido aristotélico de demagogia antesala de la tiranía. Una de esas paradojas que el maestro Unamuno consideraba repelentes.

 

Pero también desde ese punto de vista personal he de decir que el embrión o núcleo básico de mi hoy voluminosa biblioteca sobre la Segunda República y la guerra civil española lo creara mi padre que las padeció siendo niño y adolescente en sus carnes. Y que como hombre de honor, de bien, muy sensible e inteligente, sinceramente preocupado por el sufrimiento vivido, trató de entender sus causas, las razones y sinrazones de tan tremenda experiencia padecida. Y contribuir a evitar que ese tipo de cosas pudieran volver a pasar nunca más en nuestra Patria.

Mi padre fue reuniendo una selecta pequeña antología de obras de diferentes autores, sin olvidar los de la entonces famosa editorial Ruedo Ibérico de José Martínez, ubicada en Francia por razones que el lector comprenderá. O de la editorial Oasis, de Méjico que editara las obras completas del entonces también censurado Manuel Azaña, entre otras muchos libros de la disidencia. Además de otras muchas los autores más identificados con el Régimen de Franco y más asequibles o fáciles de obtener.

Con tiempo y dedicación fui engrosando poco a poco esa biblioteca con muchas otras obras. Además de algunos clásicos de la historiografía sobre la materia o de obras de carácter enciclopédico con multitud de imágenes siempre ilustrativas y esclarecedoras, me parecen especialmente interesantes las diversas memorias, o escritos con mayor o menor ambición o alcance, con impresiones o recuerdos de personajes históricos de ambos bandos: Lerroux, Prieto, Díaz, Mera, García Oliver, Montseny, Alcalá Zamora, Zugazagoitia, Castelao, Giménez Caballero, Salazar Alonso, Cabanellas, Mola según Maíz, Goded, Casado, Queipo de Llano, Unamuno, Gil Robles, Madariaga, José Antonio, las del ya citado Azaña, entre otros muchos más personajes que cito de memoria. Son eso, memorias personales de protagonistas de primer orden y más allá de su aspecto emotivo o de su carácter auto exculpatorio de su propia influencia en el drama, su conjunto nos ofrece una resultante muy reveladora de lo que ocurrió y de los violentos antecedentes que al final llevaron a la guerra civil.

Un conflicto armado abierto que en cierto modo cabría decir tuvo su primera fase ya en octubre de 1934, con el violento golpe de Estado contra la República perpetrado por sediciosos catalanistas y socialistas. Y luego, tras la fraudulenta víctoria del Frente Popular la impunidad para los traidores cobardes causantes de miles de víctimas. Y la decisión del PSOE de Largo Caballero, antiguo alto cargo de la Dictadura de Primo de Rivera, de provocar el conflicto bélico. Entendía que la democracia era incompatible con el socialismo por lo que había que ir a la Revolución violenta. El factor desencadenante fue el vil secuestro y asesinato del diputado opositor Calvo Sotelo por funcionarios de las fuerzas de seguridad republicanas, guardaespaldas del siniestro dirigente socialista Indalecio Prieto.

Pero había testimonios muy lúcidos sobre lo que se venía venir como los que ofrece ya en 1931 la revista semanal A la Conquista del Estado, fundada por Ledesma Ramos, un discípulo de Ortega. Y cerrada por el gobierno republicano en octubre de ese mismo año tras unos pocos pero sustanciosos números.

Las publicaciones libertarias durante la República poseen un gran interés porque se consideraban externas al régimen aunque sus decisiones inclinan en un sentido o en otro con el voto o la abstención las pugnas electorales, excepto cuando hay trampas como en febrero de 1936 o las de aprobación del Estatuto gallego.

Como es natural, mi opinión sobre tan tristes hechos ha ido evolucionando a medida que podía manejar más y mejor información proveniente de diferentes y opuestos ángulos. Uno de los autores que primero me abrió los ojos sobre la degradada naturaleza real del régimen republicano fue un hispanista no de los más famosos, Burnett Bolloten. Sus tesis son parecidas en lo fundamental, creo, a las más conocidas explicadas luego en la conocida e importante obra de Pío Moa.

No sé si el engendro actual perpetrado por el gobierno de Su Majestad, el camarada Felipe, viene a ser una especie de continuación actualizada de la tristemente célebre Ley de Defensa de la República, una tiránica ley de censura sin tutela judicial que de verdaderamente «republicana» al menos en el sentido común occidental del término no tenía nada.

Pero, cuando por imposición despótica anticonstitucional del Poder, y con el apelativo de “democrático” para mayor sarcasmo, se quiere privar al ciudadano consciente que quiere formar su propia opinión libre en lo posible de prejuicios de elementos de juicio, o se impide violentamente exponer esas interpretaciones de la historia, cabe pensar que hemos vuelto otra vez a las andadas. Esperemos que no sea así y las instituciones que nos deben defender recuperen la cordura y actúen en consecuencia.

Pero de terminar de producirse este atentado ojalá el resultado final sea el mismo de entonces, otra derrota del gobierno criminal y liberticida. Este es por otra parte el mejor homenaje a los patriotas españoles de bien que como mi padre entonces padecieron los terribles sucesos y luego con su esfuerzo cívico y de trabajo trataron de elevar la conciencia moral y bienestar material de España.  Un legado de convivencia y progreso que no podemos permitir sea destruido por los mismos agentes malvados e ideologías criminales de entonces.

 

 

 

 

 

Mohatra, un concepto esclarecedor

Acostumbrado, quizás, al empleo habitual de barbarismos y anglicismos puede que a algún desocupado lector le llame la atención el término mohatra aunque, para su desgracia y la nuestra, conozca o sufra muy bien la realidad de lo que se nombra.

Cabe afirmar que la mohatra es la verdadera institución tradicional española por antonomasia. Su desarrollo, permanencia y perfeccionamiento constituyen, junto con El Quijote, acaso la máxima aportación de España a la Cultura occidental.

Mohatra es un término muy nuestro, revelador de nuestra realidad más profunda,  acuñado en el Siglo de oro donde es empleado habitualmente por los más grandes. Viene a significar el predominio de lo falso pero con apariencia legal o institucional de verdad o solvencia.

Según  la Real Academia de la Lengua la palabra mohatra tiene dos acepciones:

1 “venta fingida o simulada que se hace cuando se vende teniendo prevenido quien compre aquello mismo a menos precio, o cuando se da a precio muy alto para volverlo a comprar a precio ínfimo o cuando se da o presta a precio exorbitante”.

2  “fraude, engaño”.

Y el verbo mohatrar significa “hacer mohatras”

Caballero de mohatra es el que aparenta ser caballero no siéndolo. O también el caballero de industria o de la industria. Que significa “hombre que con apariencia de caballero vive a costa ajena por medio de la estafa o del engaño”.

Mohatrero es el que hace mohatras.  En la Literatura de la picaresca a veces se le llama mohatrón.

Covarrubias explicaba que mohatra era la compra fingida que se hace vendiendo el mercader a más precio del justo y teniendo otro de manga que lo vuelca a comprar con dinero contante a menosprecio.

También se dice mohatra cuando se compra en la forma dicha y se vende a cualquier otra persona a menos precio. Los que se ven en necesidad para cumplir alguna deuda hacen estas mohatras y para cegar un hoyo hacen otro mayor.

En sus famosos comentarios a El Quijote, Francisco Rodríguez Marín aclara al lector que mohatra es un contrato simulado de venta, por el cual compra uno de un comerciante algunas mercaderías a crédito y a muy alto precio, para volverle a vender en el mismo instante al propio comerciante a dinero contado y a precio más bajo. Es simplemente préstamo a usura, mal disimulado por el contrato de compraventa.

En El Quijote, Capítulo XXXI de la segunda parte que “trata de muchas y grandes cosas”, Cervantes usa el término “caballero de mohatra”  en el significado de hombre que vive a fuerza de enredos y a costa de negocios poco limpios o de licitud dudosa.

Vemos, pues, que en un sentido amplio, Mohatra significa fraude, falsificación o engaño. Negocios fraudulentos o de dudosa legalidad y aún menor legitimidad pese a sus apariencias o a los instrumentos empleados, de aparente legalidad o presunción de veracidad o conformidad a criterios, leyes o normas. El falso certificado, el falso aval, la documentación aparentemente legal que esconde una trampa, delito o fechoría, la falsa auditoría que ignora o encubre la realidad de las cuentas o de los hechos, la falsa ciencia, la tasación según convenga, la sentencia canallesca e injusta cuando no prevaricadora, el título universitario que ampara la ignorancia… o la institución que no cumple con sus obligaciones o hace lo contrario de lo que debe aunque revista sus actuaciones con apariencia de legalidad.

Mohatra es la Medicina mercenaria y mohatrero es el médico que traiciona su juramento hipocrático, ampara falsedades y obedece órdenes arbitrarias, maliciosas o injustas del poder político o empresarial, aunque cause muerte, dolor o sufrimiento.

Mohatra es la actuación del fiscal que no defiende a la Sociedad como se espera de él sino que protege y ampara al delincuente siguiendo instrucciones jerárquicas o la búsqueda del propio medro a la sombra de los poderosos. Es decir, que hace méritos o bien aplica muy modoso y obediente el principio de jerarquía pero no el de legalidad.

Mohatra es para muchos el llamado Tribunal Constitucional, entidad política más que judicial, que burla la jurisdicción y competencias jurídicas del Supremo para dar apariencia de constitucionalidad a los manejos o conveniencias políticas e intereses inconfesables de los que mandan. De acuerdo con la experiencia de estos años se trata de un mal llamado Tribunal cuyos desprestigiados ocupantes acaso serían capaces de declarar anticonstitucional a la propia constitución si así se lo exigieran quienes les nombran o mantienen.

Mohatra es que los medios de comunicacón supuestamente independientes y con vocación de formar opinión públia tengan por accionistas a las grandes corporaciones que perpetran las fechorías y consignas que no sólo no critican sino que aplauden.

Mohatra son las instituciones de regulación financiera que no se enteran o hacen como que no se enteran, cuando no se constituyen cómplices activos, de las mohatras y desfalcos perpetrados por aquellos que tienen la obligación de vigilar e impedir por su propia razón de ser institucional.

Mohatra es aquí la llamada Monarquía parlamentaria, sistema supuestamente sometido a una constitución vigente pero que encubre en realidad un régimen oligárquico cerrado, saqueador e injusto en el que el Parlamento no es el centro político principal sino una institución subalterna, de palmeros, meritorios y “agradaores” del jefe de partido que hacen lo que les dicen según convenga al jefe de partido, sus intereses partidarios, caciquiles u oligárquicos. Un régimen en el que el pueblo, “soberano” según pontifica la mohatra, lo más que puede escoger es entre los dos validos reales o jefes de banda que le indican en el escaparate del sistema y que serán los agentes visibles, los conseguidores y encubridores del saqueo oligárquico durante esa legislatura o periodo de dominación.

Mohatra es llamar democracia a lo que no es sino una oligarquía corrupta, apátrida y coronada. Aunque siendo purista el propio concepto de democracia sea equívoco, una contradicción en términos, acaso una mohatra.

Mohatra es que sea el propio Gobierno de Su Majestad quien promueva el comunismo con los recursos que saquea a sus súbditos.

Y es que una vez más, lo que no es un hecho nuevo en nuestra historia, disponemos de la evidencia la doble realidad española: la oficial y la real. En efecto, los problemas de fondo son siempre los mismos con la Monarquía una y otra vez restaurada, como una plaga bíblica de la que no nos podemos librar los españoles.

La Institución mohatrera por excelencia en cuyo nombre se administra «Justicia» que legitima, posibilita y protege todas las demás.

 

La «sombra» de Rosalía bajo la sequoia

 

                                                                                                             “El sufrimiento es el buen Dios, (Georges Bernanos)

Lo que llevamos de verano en Galicia se parece más bien a una otoñada suave que Dios quiera no sea anticipo de mayores desastres venideros como con los que de vez en cuando la Historia castiga a España.  La cosa no es nueva, ya decía el maestro Unamuno que “llueve tristeza en fino orballo”. Ojalá si se confirmasen los presagios más agoreros luego no sean lágrimas de sangre.

Cuando el Kali Yuga o Edad de la Sombra y el oscurecimiento espiritual avanzan imparables, antes que el satánico Gobierno comunista de Su Majestad lo prohíba definitivamente, me voy a permitir una breve incursión de auténtica memoria aunque no sé si «democrática» como la llaman ahora los siniestros déspotas cursis arrebatacapas.

Rosalía como arquetipo

Rosalía es considerada un arquetipo del galleguismo. Lo que no deja de ser equívoco. Se trata de una gran poeta española que no necesita refugiarse en el localismo ni en la explotación de la patria chica ni menos en el indigenismo impostado como tantos mediocres que arrebañan los presupuestos oficiales sin los que no serían nada.

Aunque los nacionalistas que tanto la calumniaron en vida ahora la reivindiquen para sus fines, la verdad es que nuestra poeta fue muy crítica con los de su época ya que sin duda los conocía bien por haberlos padecido.

Cuenta Manuel Murguía las confidencias de su mujer en los últimos tiempos, con la muerte ya cercana: “Deja pasar todo; no somos más que sombras de sombras. Dentro de poco ni mi nombre recordarán. Mas ¿esto qué importa a los que hemos pasado ciertos límites?”

Si apenas sospechamos cuáles pudieran ser esos ciertos límites, sabemos que Rosalía había pasado el círculo de espanto y superado el umbral del hermoso Jardín botánico de Padrón, el que como dice don Camilo, el del Premio, “está poblado de ánimas de poetas”.

Y allí vemos su “sombra”, su frágil feminidad, sentada en un humilde banquito, al pie del sequoia sempervivens, un majestuoso, longevo y exótico, no autóctono, monolito vivo de acupuntura de conexión entre lo telúrico y lo celeste, que le acompañaba en sus meditaciones sobre la peripecia de su vida, y al que abrazaba cuando sentía lejos a la insensible y atropellada muchachada que la llamaba: “a tola”.

Y en silencio: “eu so non digo nada, eu so nunca sospiro, qu’o meu corpo de terra y o meu cansado esprito, adondequer qu’eu vaya van conmigo”.

Bajo sus ramas protectoras, Rosalía veía pasar su vida, el discurrir de su amada Galicia, tan lejos de Dios pero tan cerca de los políticos y nacionalistas. Y el de la poesía como guía de su alma en el laberinto de la comedia que desea ser divina.

Las plantas pueden entenderse como símbolos metafísicos además de espléndidas o mustias realidades biológicas. Si la acacia amarilla representa su amor secreto, o el tulipán amarillo el amor sin esperanza, el adonis nos trae los recuerdos tristes. Otras veces el significado resulta equívoco: “mayo longo, mayo longo, todo cuberto de rosas, para alguns, telas de morte, para outros, telas de bodas”.

Como equívoco, sino equivocado, fue llamar follas novas al ramallo de toxos e silvas sos, hirtas como miñas penas, feras com’a miña dor. O como la palma, símbolo de virtud, doncellez y triunfo. ¡La que se armó! Nunca pensó que su relato sobre el domingo de ramos iba a provocar tantos sinsabores e incomprensiones.  Nunca habría querido menospreciar a la doncellez gallega. Precisamente ella.

Rosalía reniega del galleguismo y del dialecto

Rosalía se lamenta del sectarismo ambiente en Galicia y escribe a su marido: “me extraña que insistas todavía en que escriba un nuevo tomo de versos en dialecto gallego. No siendo porque lo apurado de las circunstancias me obligara imperiosamente a ello, dado caso que el editor aceptase las condiciones que te dije, ni por tres, ni por seis, ni por nueve mil reales volveré a escribir nada en nuestro dialecto, ni acaso ocuparme de nada a que nuestro país concierna. Con lo cual no perderá nada, pero yo perderé menos todavía”.

Esto es ahora olvidado o censurado pero el texto es muy claro: Rosalía abominaba del galleguismo y del uso sectario del dialecto como ella lo denominaba.

Tras este desencanto, otro más en su vida, su pensamiento discurre, pues, entre caléndulas, begonias, dalias, o espliego: dolor, pensamientos oscuros e inestables o desconfianza, mientras aguarda al invierno definitivo: “Mientras el hielo las cubre, con sus hilos brillantes de plata, todas las plantas están ateridas, ateridas como mi alma. Esos hielos para ellas, son promesas de flores tempranas, son para mí silenciosos obreros que están tejiéndome la mortaja”.

Sombríos pensamientos lejos de los de otro poeta hilozoísta, don Antonio Machado, “mi corazón espera otro milagro de la primavera” cuando paseaba por el camino a san Saturio, pasado el monasterio de san Juan con la tumba vacía de su claustro, por la margen izquierda del Duero en su curva de ballesta en torno a Soria…

Y para culminar el hilozoísmo, parecido al de Bécquer, de su concepción poética: “tan solo dudas y terrores siento, divino Cristo, si de Ti me aparto, más cuando hacia la Cruz vuelvo tus ojos, me resigno a seguir con mi calvario”.

Y, en efecto, no lejos, al otro lado del amado Jardín de Padrón está una de sus joyas, la Corona de Cristo formada con un magnífico ejemplar tallado de Cercis siliquastrum, cuyo nombre español es el árbol del amor. Capaz de acoger bajo su anillo redentor todo el sufrimiento del mundo, junto a la “sombra” melancólica, triste sino amargada pero lúcida de Rosalía.

 

Tras el entierro de Max Estrella

No sabemos si don Latino de Hispalis le pensaba devolver la cartera a Max Estrella. El pobre se quedó muerto en la calle con lo puesto. Si hubiera tenido razón Soulinake y sólo fuera una simple catalepsia, despertaría para hablarnos del callejón de Alvarez Gato donde a rececho del sablazo se haría el encontradizo con algún señorito tronado de los que frecuentaban el  Villa Rosa, con sus nostálgicos azulejos de una Andalucía de postal.

En el gris intemporal de los espiritistas habría invitado a gambas a la plancha al gran Rubén y al anciano Bradomín capitán carlista, herido más veces, y más profundamente, en el tálamo que en el campo de batalla. O, luego que cerró la ferretería de los famosos espejos, a patatas bravas o a pulpo cocido en caldero de cobre. Pero no pudo ser. Está muerto. Hablan ambos, impresionados a la vista de la tierra removida, como en un Hamlet cualquiera, de la calavera de Yorik.

El prócer venido a menos acierta a escuchar. Dimitir o no dimitir: he aquí el problema, ¿qué es más elevado para el espíritu: sufrir los golpes de la insultante fortuna o tomar las armas contra un piélago de calamidades y haciéndoles frente acabar con ellas? ¿Quién aguantaría la afrenta del soberbio, las tardanzas de la justicia, las insolencias del poder y las vejaciones…Rubén y el marqués callan mientras salen del camposanto. Como dice el sabio sepulturero, en España sólo se valora el ser un sinvergüenza. No voy a pagar para que encima me insulten. Max ha muerto.

Barrio madrileño de las Letras. Follón junto al teatro Español. Salen toreros del Hotel Victoria. No son auténticos, cosa muy mal vista en este reino descompuesto y prostituido donde toda calamidad e injusticia tiene su asiento, sino de los que persiguen morosos. Hacienda son ellos. El prócer cruza el callejón y no puede reprimir el impulso de mirarse en los espejos. El esperpento le devuelve una indeseada visión. El callejón acaba, y el esperpento sigue.

 

 

 

El otro péndulo de Foucault

No me refiero al título homónimo del semiólogo Umberto Eco, en el que había un Plan más o menos inventado pero al cabo todos buscaban la Palabra perdida, sino a lo que está empezando a pasar con la legitimidad del Sistema o Régimen borbónico del 78.

Es sabido que nuestra modesta, heroica y frugal casta político oligárquica mediática financiera suele ser la última en reconocer las cosas por muy evidentes que ya sean para el ciudadano común aún cuando no fuere precisamente lo que se dice un Nobel.

Pese a que nuestros próceres nos juran y perjuran que nuestro sistema político es envidiado urbi et orbi, el caso es que cada vez pintamos menos en el concierto internacional y cada vez estamos más pobres, descarriados y divididos desde la ya lejana muerte del invicto caudillo.

Un proceso por lo que se ve imparable, que parece tener carácter fatal debido a nuestros singulares méritos en la organización de la cosa pública a los que se une el sabotaje por el Poder de la sociedad, la clase media y la familia.

Aunque inadvertidamente, La Tierra rota y el péndulo de Foucault en su oscilación en plano fijo va tirando uno tras otro los pilotes o mojones del círculo. No se puede ir indefinidamente contra la naturaleza de las cosas y no va a quedar más remedio que apearse del burro, antes que les descabalgue cuando se pretenda llevar contra querencia.

Pero aún sin burro les quedan otros sistemas de tracción que esto del posmoderno cambio del clima climático climatizable no rige para ellos ni menos para sus aviones u otros onerosos artefactos particulares, sino solo para el estúpido pueblo que les soporta en todos los sentidos.

Si no buscar la Palabra perdida como los abigarrados personajes de Umberto Eco, al menos rectificar es de sabios. O de políticos cerca de elecciones. Pero no caerá esa breva, ni nosotros la veremos.

Y el péndulo, por naturaleza implacable y contumaz, sigue derribando uno tras otro sendos pilotes y posiciones mientras La Tierra gira.

 

 

Magos negros y nuevos zombies

Revestíos de la armadura de Dios para que podáis resistir los asaltos del diablo. Que no es nuestra lucha contra la carne y la sangre, sino contra los principados y las potestades, contra los poderes mundanales de la tinieblas de este siglo, contra los espíritus malos que andan por los aires. Por esto tomad la armadura de Dios para que podáis poner resistencia en el día malo y, poniéndolo todo en obra, manteneros en pie. Manteneos, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y revestidos con la corona de la justicia…”  (San Pablo, carta a los Efesios)

 

Seabrook y los zombies en Haiti

Sobre el mundo de la magia negra, del vudú y los zombies en Haiti existen muchos tópicos en la literatura y luego en el cine dando lugar a todo un subgénero. Uno de los autores pioneros en tratar este sugestivo aunque tenebroso asunto hace ya casi un siglo fue William B Seabrook el polémico escritor, amigo del mago negro Aleister Crowley. Un diletante norteamericano aficionado al mundo del ocultismo que confesara haber participado en banquetes caníbales en África y que terminaría suicidándose.

Quizás el libro más famoso de Seabrook  fue La Isla mágica, escrito en 1929, del que existe una versión española publicada en 1930, en la que narra sus aventuras y supuestos escarceos con el vudú en Haiti bajo la tutela y protección de una sacerdotisa hechicera llamada Mamá Celie. Un personaje muy curioso quien le enseñó según dice muchos de sus secretos. Así, ciertas importantes ceremonias iniciáticas, o la confección de ouangas de los que hay diferentes clases, de protección o benéficos, de consecución de ciertos logros, o maléficos de muerte.  Estos talismanes son los más terribles y peligrosos según Seabrook pues significan una condena inapelable. No obstante, James Frazer, el famoso autor de La Rama dorada, considera que para que el hechizo obre sin otra intervención cualquiera de orden humano es necesario que la víctima sepa y crea.

Estas prácticas se basan en el contacto con lo que en la literatura especializada se viene llamando el bajo astral, biótopo en otra dimensión de cierto mundo espiritual degradado o de grosera vibración.  De ahí la necesidad de efusiones de sangre para contentar o nutrir a sus habitantes, que puedan actuar como agentes operativos de la magia negra inducida por el hechicero. Probablemente, a esta misma realidad espiritual degradada se refería San Pablo: «contra los espíritus malos que andan por los aires».

El culto  los muertos con sesiones de posesión espirita no es exactamente vudú aunque a veces pueda confundirse.

Otra cuestión relacionada de gran interés es el de los zombies.. según la tradición haitiana se trata de cadáveres robados de sus tumbas antes de su descomposición o antes que el llamado cuerpo etérico, uno de los sutiles del hombre se haya desprendido por completo del cuerpo físico al que había estado ligado en vida.

Seabrook narra la impresión que le causara su primer contacto con zombies que eran empleados como trabajo esclavo en Haiti:

Mi primera impresión sobre los zombies, que continuaban trabajando, fue que se advertía en ellos algo extraño que sale de lo natural. Trabajan como brutos, como verdaderos autómatas. No hubiera podido ver sus rostros, desprovistos de expresión, sin inclinarme hasta ellos, pues estaban absortos en su trabajo. Polynice tocó a uno en el hombro, invitándole a levantarse. Con la docilidad de un animal de tiro, el zombie se puso derecho. Lo que vi entonces concordaba con lo que me habían dicho, y, aunque prevenido, recibí un choque acompañado de malestar cuando vi, sobre todo, los ojos que eran terribles. No era, por mi parte, una cuestión de imaginación. En realidad esos ojos eran ojos de muerto, y no de ciego. Estaban fijos, apagados, sin vista. Y por ese solo hecho toda la cara era horrible. Estaban horripilantemente vacíos como si nada hubiese habido allí anteriormente. No sólo carecían de expresión sino que también eran incapaces de toda sensibilidad.

Había visto en Haiti tantas cosas que se salen de lo vulgar del mundo, que sentí un momento de angustia y casi de pánico, durante el cual tuve esta sensación, antes que hubiera podido formularla: “Dios mío, probablemente es verdad, y, si así es, qué horror, pues eso lo contradice todo”. Por “todo” entendía las leyes naturales sobre las que se fundan nuestras acciones y todo el pensamiento moderno…”

El asunto es muy sugestivo además de inquietante así como difícil de encajar, desde luego, en los paradigmas establecidos de la ciencia oficial.

Una reciente tesis doctoral de Lorenzo Carcavilla en la Universidad Complutense de Madrid relaciona el mito y el simbolismo del zombie con la psique colectiva contemporánea, desde el sonámbulo magnetizado a la realidad virtual. En algunos apartados se recurre a la psicología profunda de Jung, en especial, la teoría de los arquetipos y el inconsciente colectivo.

 

La visión antropósofica de Rudolf Steiner

Desde una perspectiva opuesta, la magia blanca, el filósofo y escritor austriaco Rudolf Steiner fue un estudioso e investigador del mundo espiritual. Relacionado inicialmente con la Sociedad Teosófica de la que desvincularía más tarde, fue el fundador de un interesante movimiento renovador a principios del siglo XX que llamó Antroposofía.  Autor de muy variada obra puede considerase un investigador y pionero en muy diferentes e importantes temas. Así, por ejemplo, la agricultura biológica u orgánica que él llamó biodinámica en la que se oponía al uso masivo de químicos para la fertilización o combatir plagas propia de la agricultura química industrializada.  O en medicina naturista en la senda de un Paracelso. La educación con las famosas escuelas Waldorf. Renovador del Arte, la arquitectura o las escénicas o plásticas. Experto en la obra de Goethe. Fue perseguido por el movimiento nazi que atentó contra él e intentó destruir su obra incendiando el Goetheanum.

Steiner ofreció varios ciclos de conferencias hasta poco antes de su muerte en 1925. Cabe recordar aquí una especie de profecía de hace más de un siglo en la que parece se estaría refiriendo al tema de las vacunas y la falsa pandemia así como a los nuevos zombies.

Steiner pensaba que en el futuro (¿acaso hoy ya realidad?) la medicina oficial trataría de eliminar el alma. El 27 de octubre de 1917 expresaba esta preocupación en una de sus conferencias:

Con el pretexto de una perspectiva saludable habrá una vacuna mediante la cual el cuerpo humano será tratado al nacer para que el ser humano no pueda desarrollar el pensamiento sobre la existencia del espíritu y del alma.

A los médicos materialistas les será encomendada la misión de sacar el alma de la humanidad. Serán vacunados con una sustancia que les inmunizará contra a locura de la vida espiritual. Serán inteligentes pero sin conciencia moral.

Con tal vacuna el cuerpo etérico se separa del cuerpo físico, su relación con el universo se volvería muy inestable, convirtiendo al hombre en algo separado del cosmos, en un autómata, sin voluntad espiritual.

La vacuna sería una fuerza ahrimánica, materialista, de modo que el hombre vacunado se convierte en materialista y ya no podría desarrollar su naturaleza espiritual.”

Se generaría así una especie de zombi que aunque inteligente estaría desconectado del cosmos, una máquina o robot manipulado por un poder absoluto y despótico. No sabemos si la actual mal llamada «vacuna», un artefacto de modificación genética de consecuencias imprevisibles, pudiera entrar en la visión profética de Steiner.

 

Tres Manifiestos mal llamados Humanistas

En realidad, tal cuestión de erradicar la vida espiritual, tan cara a déspotas, manipuladores y magos negros, no es nueva. Sería uno de los objetivos principales de los sucesivos Manifiestos humanistas de 1933, 1973 y 2000. Un nombre verdaderamente inapropiado en mi opinión para todo lo que representa materialismo y eugenesia.

Así, por ejemplo, en el primero de ellos, Chicago, 1933, se puede leer:

6 º “Estamos convencidos de que ya pasó el tiempo del deísmo y del teísmo….”:

11º “asumimos que el humanismo tomará el camino de la higiene social  y mental y descartará las esperanzas sentimentales e irreales, y las ilusiones del pensamiento.

En el segundo manifiesto, de 1973, entre otras cuestiones se refuerza la idea del ateísmo:

“No hay evidencia creíble que la vida sobreviva a la muerte del cuerpo”  o bien, “Sin duda las religiones tradicionales no son el único obstáculo al progreso humano.  Otra más: “debe reconocerse el derecho al control de la natalidad y al aborto”  o  la reivindicación del NOM: “Deploramos la división de la humanidad por motivos nacionalistas … la mejor opción es trascender los límites de la soberanía nacional y avanzar hacia la construcción de una comunidad mundial…”

El tercer manifiesto, del año 2000, que defiende el humanismo planetario, se declara inspirado en un optimismo antropocéntrico que la realidad no hace más que desmentir. Sin embargo, mucha supuesta ciencia pero no critica la tan socorrida lucrativa actitud calentóloga catastrófista aunque sí la dimensión espiritual. Entre otras perlas:

“La persistencia de tradicionales actitudes espirituales fortalece con frecuencia modos de enfocar los problemas sociales irreales, escapistas y místicos. …

El naturalismo sostiene que la evidencia  científica para las interpretaciones espirituales de la realidad y para la postulación de causas ocultas es insuficiente. …denunciamos los esfuerzos de unos pocos científicos por imponer interpretaciones trascendentales sobre fenómenos naturales. Ni la cosmología moderna ni el proceso de evolución  proporcionan evidencia suficiente acerca de designios inteligentes, que es salto de fe más allá de la evidencia empírica. Pensamos que ya es hora de que la humanidad asuma su propia mayoría de edad y deje atrás el pensamiento mágico y la construcción de mito que deben ser sustituidos por un conocimiento de la naturaleza bien comprobado.”

Los manifiestos mezclan churras con merinas para mejor colocar un maniqueísmo patente con soluciones vendo que para mí no tengo. Algo que se acaba de comprobar en el tremendo espectáculo de la pandemia en el que estamos pudiendo observar por parte de estos pretendidos humanistas planetarios de todo menos conocimiento, evidencia empírica, humanismo verdadero ni filantropía.

 

Camilo Flammarion ya criticaba la concepción materialista de la Ciencia

Contra esa visión materialista maniquea de la ciencia que derivaría en una nueva Inquisición con dogmas que no se pueden desobedecer, también se manifestaba otro científico de la época de Steiner, refiriéndose a la problemática de los fenómenos psíquicos, lo que el profesor Carlos Richet, Premio Nobel de Medicina 1913, en su Tratado de Metapsíquica consideraba fenómenos experimentales demostrados tales como la criptestesia, la telekinesis o la ectoplasmia.

Me refiero al famoso científico y astrónomo francés Camilo Flammarion. En su vasta encuesta sobre fenómenos metapsíquicos publicada en España con el título de La Muerte y su misterio expresaba que:

“se decidía a ofrecer a la atención de los hombres que piensan, una obra empezada hace más de medio siglo, aun cuando no estoy completamente satisfecho de ella. El método científico experimental, único valedero para la investigación de la verdad, tiene exigencias a las cuales no podemos ni debemos sustraernos. El gran problema objeto de este ensayo, es el más complejo de todos, y está ligado, lo mismo a la constitución general del Universo, que a la del ser humano, microcosmo dentro del gran todo. El deber de todo hombre honrado es el de buscar lealmente la verdad

En nuestra época de libre discusión, la ciencia puede estudiar tranquilamente, con plena independencia, el más grave de los problemas. Podemos recordar, no sin tristeza, que durante lis siglos intolerantes de la Inquisición, estas investigaciones del librepensamiento conducían a sus apóstoles al cadalso…. Se ha afirmado lo que se ignoraba, se impuso silencio a los que buscaban. Esto es lo que más ha retardado el progreso de las ciencias psíquicas. Evidentemente su estudio no es indispensable a la vida práctica. En general los hombres son estúpidos. No hay siquiera uno por cada ciento que piense. Viven sobre la tierra sin saber dónde están y sin tener ni siquiera la curiosidad de preguntárselo. Son brutos que comen, beben, gozan, se reproducen, duermen y se preocupan, sobre todo de ganar dinero.

La fuerza del método experimental reside en sus propias exigencias. Cuanto más severos seamos para admitir e interpretar los hechos, más sólidamente estableceremos nuestra demostración…. Para establecer los estudios psíquicos sobre una base positiva y hacerlos entrar en el cuadro de la ciencia moderna es indispensable un método científico muy severo. Pero cuando los hechos discutidos y hasta negados desde hace tanto tiempo, han sido demostrados, no se explica la persistencia del escepticismo que continúa negándose a reconocerlos. ¿Es razonable una negación sistemática, obstinada?.

Es un error creer en todo pero también lo es no creer en nada. No debemos admitir nada sin pruebas, pero debemos reconocer lealmente lo que está probado. …los que investigan libremente tienen ante ellos dos clases de adversarios: los creyentes en un polo, los materialistas en el otro…existen criminales que no están en las cárceles: son los hombres cultos que conocen verdades y no se atreven a revelarlas por temor al ridículo o por interés personal. En el curso de mi carrera he encontrado muchos de estos hombres de ciencia, muy inteligentes, muy instruidos, que han sido testigos o que han conocido hechos metapsíquicas irrecusables, que no dudaron de la existencia indiscutible de estos fenómenos, y que no se atrevieron a decir nada por un sentimiento mezquino, imperdonable en los espíritus de un valor real, limitándose a cuchichear misteriosamente, temerosos de ser oídos, los testimonios que poseían y que hubieran sido de un peso considerable para hacer triunfar la verdad. Tales hombres son indignos del nombre de sabios. Muchos de ellos pertenecen a lo que se llama la alta sociedad y creerían desacreditarse si apareciesen crédulos, a pesar que aceptan dogmas muy discutibles. Yo conozco a un miembro del Instituto (de Francia), persona de un real valor científico, que podría servir de testigo competente en los fenómenos metapsíquicos estudiados en esta obra, pero que no se atreve a confesarlos, porque es católico practicante y su director de conciencia le ha dicho que debe dejarse el dominio de estas cuestiones a la autoridad de la Iglesia. Una parte del clero es hostil a esta clase de estudios y piensa que la Iglesia debe conservar el monopolio de ellos.

Es evidente, y así lo reconocemos, que los personajes que ocupan puestos oficiales no son generalmente independientes. Sea porque para conquistar esos puestos han necesitado tener un carácter especialmente flexible con sus superiores, sea que temen la más pequeña innovación  y son lo bastante egoístas para no olvidar sus intereses personales, que colocan por encima de todo, sea que habiendo conquistado esos puestos, temen exponerlos si atacan a las ideas dominantes y sacrifican todo a esos intereses, a veces hasta sus propias convicciones, sea, en fin, que la comedia humana celebrada por Balzac y la hipocresía fustigada por Moliere, reinan en una extensión más general de lo que sospechan los hombres honrados e ingenuos, sea lo que fuere, estas causas dominantes ahogan toda libertad.

Pero entre los observadores existen hombres de gran valor. Los nombres de Manuel Kant, Goethe, Schopenhauer, William Crookes, Russel Wallace, Oliver Lodge, Carlos Richet, De Curie, D’ Arsombale, Rochas, Edisson, Victor Hugo, Victoriano Sardou, William James, Lombroso y algunos otros, no son valores despreciables. Como se ve hay observadores de todas las categorías.

Esta obra no ha sido escrita ni para conventos ni para los fieles de una religión cualquiera, convencidos y satisfechos, sino para los hombres que piensan libremente y desean juzgar las cosas con total independencia de espíritu”.

Lo mismo digo, en mi modesta opinión.

 

A modo de reflexión final

Algunas cosas tremendas que ahora se están viendo con motivo de la pandemia, junto con otras no menos terribles como la desaparición de infinidad de niños pobres o indefensos en todo el mundo o la pederastia o ciertos rituales sangrientos, parecería indicar que no resulta cosa del pasado ni propia de gentes ignorantes o atrasadas el contacto con el ya citado bajo astral. Ese biótopo en otra dimensión de cierto mundo espiritual degradado o de grosera vibración.  De ahí la necesidad de efusiones de sangre para contentar o nutrir a sus habitantes.

Para muchos occidentales actuales todas estas cuestiones no dejan de ser supersticiones incompatibles con la Ciencia.

Pero me parece que la cobardía e hipocresía que criticaba Flammarion se están manifestando otra vez en toda su crudeza con ocasión de la famosa pandemia donde se está enmucetando y elevando a dogma irrebatible tanto despropósito oficial.

Algunos seguirán pensando que lo que ahora nos pasa, al menos aquí en España, es simple casualidad añadida a una gestión asaz chapucera no exenta de corrupción. Dos características de nuestro Régimen que en este caso paradójicamente pueden contribuir a salvar muchas vidas. Ojalá. Más valdría que así fuera. Al menos estas calamidades han servido para mostrar la debilidad o carácter mohatrero de las instituciones. Cobardia, sumisión, falta de amor a la libertad y al conocimento,  pulsiones despóticas, aparecen una y otra vez a poco que se observe.

Para otros, entre los que con matices me cuento, algunas de las barreras psicológicas, espirituales y culturales que protegían la civilización han sido violadas. El templo como santuario sagrado para la evolución de la vida humana cede a la presión del mundo infernal, el bajo astral., las malas pasiones y sus habitantes. La consciencia humana que se creía a salvo tras siglos y siglos de civilización se ve asaltada e inundada por fuerzas maléficas con el agravante que al haberlas relegado al plano de la superstición parece ya no saber cómo combatirlas y muchas personas se encuentran a la deriva, deambulando como zombies a merced de poderosas entidades maléficas. Se quiere eliminar el alma para secuestrar los cuerpos.

Se trata de todo un atentado satánico perpetrado por fuerzas oscuras, maléficas, criminales, asociadas al ateísmo en lo espiritual, y al socialismo oligárquico y plutocrático en lo político. Entre las que hoy también se encuentran importantes miembros de la jerarquía religiosa que se comportan como los pastores lobunos, hipócritas y corruptos tan bien descritos en el cervantino Coloquio de los perros.

Ojalá no se produzca lo temido por Steiner con ciertas “vacunas”, ni tampoco nos encontremos ante un futuro sacrificio de inocentes para obtener el llamado NOM, una forma de paradójico comunismo plutocrático dominado por gentes perversas cuyo modelo histórico ya conocido sea el funesto comunismo chino y con entidades capaces de manipular para sus tenebrosos intereses un ejército de zombies sin alma. Cuerpos opacos, infranqueables para la Luz espiritual.

Porque no se entiende la armonía entre medios y fines que propugnan con eso del NOM, la Agenda 2030 o el «humanismo» posmoderno. El que se pueda pretender la mejora de la humanidad castrando la dimensión espiritual de la vida humana en el ámbito hilozoísta del cosmos.

En todo caso, se vistan con la piel que se vistan, como mecanismo irrenunciable de defensa, es preciso desconfiar profundamente de los “humanistas” o plutócratas filántropos comunistas que tal pretendan.

 

¿Monja trans o discípulo de Masetto?

Se ha sabido que un tipo belga, tan malencarado como se aprecia en la foto, que responde al raro nombre de Eefje Spreuters se ha empeñado en que él en realidad es una mujer y para colmo, quiere meterse a monja como dicen de la hija de don Juan Alba, la de la copla famosa. Ni genotipo, ni fenotipo ni leches, que él se siente mujer muy femenina y por cojones quiere meterse a monja. Y para ello está dispuesto a remover Roma con Santiago.

Y que incluso quiere a pedir audiencia al mismísimo Bergoglio para que le apoye en sus pretensiones fruto de vocación tardía. De momento nadie le apea del burro o de la burra, ejemplar asnal que lo mismo también quiere ser trans. Que estas cosas pese a las apariencias o a la genética dicen los marxistas posmodernos que son muy inciertas.

Según aclara la misma noticia, las clarisas aún no le han contestado y las trapenses dicen que esperan órdenes de la superioridad competente.

Todo un esperpento bergogliano que más bien parece imaginado por nuestro gran Valle tras una noche de inspiración psicodélica. Sin olvidar al oscarizado Almodóvar y sus extrañas criaturas como las monjas de Entre tinieblas.

Pero a mi me recuerda este caso cierto cuento del Decamerón, creo que uno de los primeros de la jornada tercera, que narra las aventuras amorosas de un tal Masetto, tocayo del héroe mozartiano novio de Zerlina.

Este audaz mozo se hace pasar no por mujer sino por mudo y analfabeto para ocuparse del huerto de cierto convento de monjas. Y bien que lo cuida. Sin queja. Creyendo que el joven hortelano no podría revelar nada que le ponga en evidencia, el monjerío tiene trato con él. La abadesa es la última en enterarse de las primorosas habilidades del atrevido mozo, una vez que ya ha empreñado a medio convento. Ella también prueba y tan ricamente, hasta que el pobre falso mudo, debilitado e incapaz ya de atender las solicitudes de tanta gallina en celo termina confesando su treta. Es perdonado y acomodados ya a la nueva situación, todos felices.

También otro, el que cuenta como la doncella Alibec aprendió a meter al diablo en el infierno acaso pudiera ser de alguna utilidad o de ejemplar aplicación.

No sé qué resolverá Bergoglio, pillado en sus propias contradicciones pachamamanescas y homófilas, cuando un tipo tan raro trata de acogerse a sus bonitas teorías filantrópicas. Con medio clero alemán en actitud insolente y levantisca por lo de  la bendición de los homosexuales. Y cuando, al cabo, el demagogo peronista le debe la poltrona vaticana a la mafia homosexual de San Gallo y los ricachones eugenistas marxistas posmodernos americanos.

Por si acaso la opción bergogliana fallase, creo que el tal Spreuters mejor cohecharía el ingreso en el acreditado y muy piadoso monasterio de sor Irene, beaterío de toda clase de arrecogías, en las que las tribadas más listas o entrenadas ocupan direcciones generales, y con cargo al erario las señoritas funcionarias cuidan a los tiernos cachorros de la jefa abadesa.

 

 

 

El Gran Bienhechor y Nosotros

 

Vuestra misión es la de someter al bendito yugo de la razón todos aquellos seres desconocidos que pueblen los demás planetas y que tal vez se encuentren en el incivil estado de la libertad. Y si estos seres no comprendieran por las buenas que les aportamos una dicha matemáticamente perfecta, deberemos y debemos obligarles a esta vida feliz. Pero antes de empuñar las armas intentaremos lograrlo con el verbo.

En nombre del Bienhechor, se pone en conocimiento de todos los números del Estado único: que todo aquel que se sienta capacitado para ello, viene obligado a redactar tratados, poemas, manifiestos y otros escritos que reflejen la hermosura y la magnificencia del Estado único…

 

En ello están nuestros filántropos genocidas y sus mercenarios de todas las profesiones e instituciones. Y hasta ahora con éxito. No solo es la traición de las instituciones mercenarias. Sigue habiendo mucho covidiota aplaude- balcones que exige al déspota más represión y delator del vecino como en la Alemania nazi, pero la gente más consciente ya va viendo de cerca las orejas al lobo y no deja de temer la hambruna provocada que viene asomando por el horizonte.

A lo largo del siglo XX hubo varios avisos literarios de las amenazas que se pudieran cernir sobre la humanidad desavisada, alegre y confiada. Así, obras tan famosas como Farenheit 451 de Bradbury, Un mundo feliz o La Isla de Aldous Huxley. Y las no menos conocidas 1984 o La Rebelión en la granja de Orwell. Todos del ámbito anglosajón, norteamericanos o británicos, este último nacido en la India colonial.

Orwell participó como brigadista en la guerra civil española donde había venido “a matar fascistas porque alguien debía hacerlo”. Asignado al POUM escapó por los pelos de ser asesinado por otros rojos pero del Partido Comunista de obediencia soviética. La peripecia española supuso un antes y un después en su vida y en su obra. En España quedo vacunado a perpetuidad contra el totalitarismo comunista. Su visión con hallazgos tales como el de la neolingua o del Ministerio de la Verdad o el omnipresente Gran Hermano  resultan de extraordinaria aunque terrorífica actualidad.

Si se me permite la digresión, ya en nuestro Siglo de Oro el gran Quevedo denunciaba que para la sociedad suponían las acciones de los monopantos en La fortuna sin seso o la hora de todos. Obra de la que nos hemos ocupado en otras ocasiones.

Ahora no es políticamente correcto quemar libros en pira propiciatoria como en el texto de Bradbury, acaso por de la lucrativa superstición del cambio del clima climático climatizable, pero la censura no es menor: el oportuno comité mercenario mohatrero anónimo de progreso declara nuevos apestados mientras los borran de internet y redes sociales. Una neo damnatio memoriae con nuevas tecnologías. Una renovada Inquisición a la europea y sin ciertas garantías procesales como sin embargo tuviera la española tan denostada hipócritamente por nuestro enemigo.

Aldous Huxley, influido por las tradiciones religiosas orientales, imaginaba una rígida clasificación social en un sistema de castas genético tecnocráticas, y el empleo de drogas para domesticar y embrutecer al personal en una dictadura siniestra en la primera novela. O bien, por el contrario, como instrumento liberador para abrir la percepción espiritual en La Isla.

En efecto, en La Isla, obra casi póstuma de un Huxley crepuscular, se reflexiona sobre la dificultad o más bien imposibilidad de mantener una sociedad pacífica, de hombres libres y dirigida al bien común en las puertas del sistema de dominación mundial conocido como globalización. En la formación del hombre integral Huxley explica las condiciones de una educación libre de prejuicios capaz de abrir, como él mismo realizó como psico-nauta, los “límites de la percepción” dentro de pautas de desarrollo personal liberador, sin excluir en este proceso educativo el empleo de sustancias enteogénicas. Consideradas en este caso no como el «soma» alienante y adormecedor de Un Mundo Feliz sino como instrumento liberador de las ataduras de la conciencia. Huxley ofrece en esta novela testamento la visión de la Mística como liberación personal contra el papel opresor de las religiones dogmáticas establecidas. Y de las posibles bases de una comunidad de hombres libres frente a los procesos de dominación política y cultural basados en aquellas. En el Estado Único ¿Es posible algún paraíso refugio?

Sea como fuera, Huxley murió víctima del cáncer el mismo día que JFK. Durante su agonía, se hizo leer El Libro tibetano de los muertos. En él, se trata de orientar al alma recién desencarnada a fin de que evite nuevas reencarnaciones no favorables.

 

Ahora bien, si esos autores son muy conocidos en España no lo es tanto el que pudiera considerarse el pionero de este género distópico en el siglo XX.  Me refiero al escritor ruso Evgueni Ivánovich Zamiatin, hijo de un sacerdote ortodoxo, ingeniero naval y antiguo bolquevique, que en el año 1921 escribiera la novela titulada luego Nosotros. Libro algo maldito que fuera traducido al español ya en 1970, medio siglo después de su primera redacción.  Según los expertos en la obra de Zamiatin las traducciones españolas no reflejan el estilo propio y contradictorio de la versión original rusa.

Nosotros constituye una radical diatriba contra el totalitarismo escrita por otro revolucionario desencantado como Orwell. Pero el mundo cárcel planetaria que sugiere por desgracia posee un cierto carácter profético pues se parece demasiado al que tienen preparado nuestros plutócratas filántropos genocidas asociados al Parido Comunista chino.

Narrada en forma del diario de una víctima que carece de derecho a tener nombre propio e identificada con el código D-503, la terrible dictadura descrita por Zamiatin se basa en la uniformidad forzosa de los individuos, todos vestidos igual y castrados de todo impulso diferencial de los demás. Pero aparece la condición humana reprimida. D.503 se enamora de I -330 y la víctima toma conciencia de su esclavitud. Se convierte en un desafecto al Régimen.

La víctima protagonista se debate entre acatar las normas, supuestamente racionales, impuestas por el Estado Único bajo la tiranía del Benefactor y sus propios impulsos vitales. Tal dilema supone el combate entre un Nosotros más o menos impostado o impuesto y un yo auténtico, personal y vital que busca y anhela manifestar esa diferencia. En cierto modo, también entre el orden individual y la entropía del rebaño indiferenciado y ahora oportunamente vacunado preparado para el sacrificio final. La inmensa cárcel en la que el ser humano ha sido transformado en zombie.

El Amor y la Voluntad retroalimentan el otro pilar de la Vida humana, el Intelecto y el Conocimiento.  Por ello son perseguidos hasta intentar ser erradicados por la dictadura.

Otra de las esplendidas anticipaciones de Zamiatin es la separación artificial entre el mundo de las celdillas de cristal en el que las gentes alienadas como nuevas abejas obreras laboran sin vida privada en beneficio de su abeja reina, llamado el Gran Benefactor, líder supremo del Estado Único del NOM o dictador omnímodo al que todos deben obediencia ciega, y la vida salvaje, extramuros, de los nómadas aún no sometidos.

Dos mundos antagónicos. Tras el inducido fracaso de lo cultural e histórico, de la civilización, el estado de naturaleza casi resulta una liberación relativa.

 

La lectura de Nosotros resulta especialmente oportuna en estos momentos en los que con la complicidad de muchos y incomprensión de otros más se está instaurando el Estado Único bajo la mascarilla de tartufesca filantrópica posmodernidad.

Su éxito es nuestro fin.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.