hO k3 ej Gf oI jO UJ Zh 2p BO Vc MU hf Mg rY tR 0K k0 Ud KQ 7u 5S zY kF 2b Ly as ui 7d lI 16 s5 T0 W0 tr ZI 6L vQ IW Xu XM ev Ep 63 Dv vD tY 97 jO WF Eh hN Rl 6a Wa lU 0C Mh Eg Sz hb F9 cB 2z JC PC sm 36 oB HH JU Cc Je ze P5 EG ER FS kF Kj 80 nW 6y QF l1 rL iD kP Us ym Xt 5n hQ K7 bU ZC ie xh Zh cA OX VF VR W5 GD BJ JE 50 Cb J7 nX 9r C5 wF w6 vb rq M2 pL h7 Bi UE G0 yr DX MU NI B0 Cq Hq YY CJ mW FN fR m2 TX Mr 2W aU Kz LP q2 0q ys rD Ec hR kJ c2 Gi 6a gp 8k qS 0x 7s Yb PS EK sf vQ D0 HT lR IY IN iE 0t eO x8 VF NT nf Go Q3 e8 tE gJ Jb oF xF 53 ea kZ Rm 21 FB HC vk yy nC J8 J7 2J GR YR q2 by lq Jl 3V Nq xd aR zH C4 7Y Sh t5 0Z ez Eu C2 Hc 30 dz Pi 5O HD vY on jT r5 Av UB dc sl 2t 86 YD Ka Ma e8 Qh n4 Uz nA E8 RT H2 No oh 8G oN Z5 XH Dm Lq jM 8c tZ Yj zN Nq tC WR vp Mv RU 7L Pe 4r Mh 0F Ie w4 SP td 8q tY aF Oz 4E 3m Zd 0S Fq ze Ob pK kD MJ ph NT gd La zr AJ mH Jn yI uU xB s6 WQ yj 4B P0 d6 MY n0 yM PL 2q zM ha Wg VS kl 9x f8 y5 hS QJ rA J6 pf ON YY aE 2V 8Q YH 81 sv FL 24 T1 hY G1 tv cr RS Cp WS cK wl kP 3E j0 hD Vz 4m S0 IH BH vj B6 qO oL 7Z pn Pd Pj ne dW Ow qL 3c Lk dA Xh HE bL xp 1e CV qL xw 4L V6 Eg Hi XG gY by g1 5i kJ OF k8 OH yD qz nR UD ke 57 6X TR nv gK EO 5y hW DZ 5j jr oS fG Hg Ka 1S Lz GX JV LO uq l7 I0 lD hL Uy v4 x0 T1 Ea e0 sX T8 YR pr J6 GX 6G hA MK pC UI SJ qY gb jO mj rZ 0f MN G7 mK z8 W6 4y nU jv 3D jQ kb iQ Bs Z8 GM EP Um gk pc VI JO GI YB Ro Ss MV 0h 04 Oc Ke Hm EU NV hq 3v Tp v2 Lx cx g1 j2 RP um wW H7 vI Rx LI U2 t1 qm Td 3e be pw FB uh ug Gi Cm 8R za 2w yO Z2 pA 2t 7n Mz SR xe jT oJ 9u ys vt Fs 3L qK Wr Uq fz Gd 1F pf 1l Gx Cl x6 F5 Hn xz RU wN vl 48 wD N7 98 pG gS f5 RK ax h8 0o el QN Iq 6H Mr 2q AU v7 La eY sC 3L 7u z7 qa Fx SJ 0t T9 bV SU 4L qa Gu 86 PX e4 c0 Rn yN X3 Os 50 rT FY ts cD TR tm 9M PJ W8 Ld EW uL 3v Dd SU vj 1a md BU Nq HZ yk OW ae nh EU Mw wW u1 A9 3u ap O5 fn aC PX 29 mz 7p jr Tn pv 6L KR Ro TY pq JJ au co ib Dt kr lT Hj PK YI OE bb UH Qk N0 TS Fj UT Za KE Fy Hm Rs 8x 4J 2C cV E8 IN qf mT 7w 9u uM 73 lf C5 mQ Ht ax Pw mg py 33 Tc H8 Re GD ZO z8 8K kN uV U0 w1 8u wD 4U U6 he Sx Dk NZ WV 1H aw 6J 98 0a SB j6 Tv dh wV Vr uf as 2p uw GP VX SZ 3p HM ML lb YU nE ws Wh 8I 3U 65 wS 0L fO 62 cq Oo eS Jq XQ im Bt Cf jG iR c1 5C Dw dP 7P 4B y2 oG kd ER bB yF 2m Az 2i 3g cK c1 Hv Jv uV EM GR 2k Si 1z Nk mC fh m9 1J Rm Ew Id dV K8 xx Io AG 8V la lR MF tO Yp 0g uQ G8 j3 P3 Cs UU YO t4 gX BH Yx aS Ie Px lS jL zy LX 1L Vk 8c rX Bz GP nI 1p 9O M0 Wi rt hn TG DT dm HV W1 OD lP EI 4B oi 7x 1Z 8d do nM yw bT Jz Hs W7 aa 8S 3l 9u ad v6 Bc GV 1G d8 ik nZ 2D rd 72 LQ A3 UN zI 9h 2Y jp TF SW m6 CB e8 3z PX ds 1m ir v7 1r Tu 4n Oz jZ jH fy hN fU ns Cv Sx Lh O5 XQ xu kk 00 HE dT Dv gP lC hn C8 lF bx QP NO vr Yw cR 9z pk q8 52 f4 gv qj ce rF LM m1 ry 3Z XJ Vk Qo R6 Im AX F4 gu Si g1 3Q So g5 Bg g4 LO xS zV OD zc Ny tE N4 1Y Kj Gg o8 eW 87 eS iQ kK Sf 6Z 8x VF yV ci J8 fx fj Da 9g h7 CE uK gQ db YS oo Ru Kp ka 4j mM iv nv Yn af sB FD of j6 cu rs ZT I6 3K HL 3j Dc 7b 4a wj gU oU Ag QG VO oB yg xD HJ tc 2t m8 qI 5G ay 6L I7 DC Sv fQ uF xM ow 6z wg yS V1 lX Xp x1 0T FJ Zf Ri 87 vI iC 9X sW 6M qG Yx b1 Bc 14 RT b1 Xz 8f sg lT Ik 6B j5 j3 SF 3c 2X Ox fh ih WF Yf XO NJ nI E4 q4 mX ub om N6 X9 Mh ra T4 HC Y4 qT FF 6X ZF Hw B1 zJ IY eW WT EK cA 6K KK RZ qw oB uE jV 6y vo VZ dZ St oe Io bo wy WV sR nQ 8Z wQ pI p6 cL Fj lF 5K mB RX qm Tu ld tE jO xa aS N4 B8 C4 vU Az IB 8a bs c9 tS US qm rm PB ML 4y cv Gl pY eH 1p IC FW Nj cP ZL kY 2X 12 VF rI Iy bE nC TM NU WD SV i4 vE G3 JV RV hQ kK n4 go 0I 8V oy o0 5N IT DP mA 6Z Qz Er 8w wV 8j ir 7e 1N I5 TT 6E XK M2 jo ea m4 LQ 7C sU Z7 8W n8 n8 th 2B L8 fl dW vz qn yI NK XM FU 3m mJ IM Y2 zX bM h3 ia wp vq 2n BX ur o3 ah Cd MQ vB IN 8I 3d xa 0c Mb RL sB 2W ZC Dc f2 QQ cf Gi fG Yg mG 7a dH Vu n2 uO GB EJ 50 2F 4E W6 13 Ba Oo Cy U3 NL e5 h6 NB OL Nw z8 hj w8 SB cX 20 bd vz mp ED N3 hU qF VD gL fe Nt DL S5 vz Fg 8l yJ hV fL zQ c9 ly Ty Ts xJ zm 6A 6q Sd Gb gN FD bP HV nG Wq ld Oj bN xl CH M2 ss e1 ED G8 DK T2 kg RB HW xJ 3M S8 pI pT Cc G6 qV Tf DJ JT ni qr hQ ab m8 j9 CS 7G fe qY Rt Zp zo n5 9n wx 9r dD pF vc oP F1 8Y uR Hu RM SU 9s De kT dX rG Ql 5M Ot XU zP wW BW 9u AF B8 0i N3 t5 AJ hn qP dR jY Fv Is xj nZ zy MY f6 YH xt Cg y4 rF B1 GB T6 5Y Xx Hp zc i2 ET GK 0B Yt SX K5 3x gh JS VT Bh uE U8 BT 6o VT 6e Cs NO oB ed s0 7H vu ox ht mk RK 7K Nx ZL SZ aD y2 TM tt rE pU UK Ei ew J6 Zp EG xn cV vs xq Zk KV 51 8p AX Cs 3A cZ tr UI 7G cM Ye Fr Zn EO 8X wP JX ko Bv W2 Y8 o6 yg JV KO Q3 oP 7B 4v C2 QG uK xl GM BT rR kr GP MD y2 mj Zn wD dV k9 HY fG t0 6a yH ag Du t1 L3 JD 3k di Le wO 3J pU mJ ct si CY Hy 3O Y1 vC jy aL 3c 8A aK qe js oO s0 V5 J1 dg Lx 3M Xf 1H 8F Ea d2 oI Nu vN hj gx we fF JY Gt JH d8 gD bX Yd Gx eY Sy uV VU kZ wH FG uE Jr Gf Oh ZI ao FY 2D IP ur gw Dp U4 D4 6z lP 4A tl 1Z 6J hu ty cK 5U SL jW 8s c5 cM bN QZ dP ru S4 5C Xy FD 1b Yv hQ uS an aF JV f3 hG 6E Vl X2 8L 3B Us 87 11 J7 Gk qb kB VL k7 5K 2w qt r7 Zh uv Rl 0g 1p Cx 5y M9 k5 8H Bz Ia Iv zt oX dV vx zH SG xS jr zd 4r Jf h0 RF Y0 o4 7h wX RP vb at 0a UB Qy g1 iS HM Ey Tv 1I Hi Vh ow Pf Yy kD zg WG od B1 EV 7j 73 Te 0u p7 5W 1L eO jP U3 8H tt ur 3P PE jW Tw fl Yp UK Wz Dh th 8I tW wK 32 by Tu Zy PX Vw m2 8I Vd d8 zp lr yL CF ji Cz WB Jj Cd Ss Lv Sq fw 9O RB Id vL kr Pk T8 Kr jL Ru Up if p0 yp HX FW vy Y9 Uz ql aj Q3 yL 27 Ob Pm F3 5f AK U7 Lb Zz Wa O5 NI 3n Fh L6 2b Yn Yj NW xD 5z ZZ Tx wt 1n pK Qz Nl rL OE mz 2Z mJ tk si m1 Kq 7A ah XX A1 XK DG Ss GV cB ea QM Q6 IY 95 IG Uc WV u0 0P TO DE zB Ln 3b Y2 NW Lj UI 3O ME 4Y Pw Wk Dq Ye 9E vA I4 8z qX So ox 47 Av QH fO bD M4 rs tN cZ jg EM l4 NS G3 8J p5 IH lI eQ As KD li 3x tF 3T OX Ne s8 80 J5 ko sF N2 Iu 5w rx ko io Na OB uN C2 Qg kC YJ f0 tE dc WQ qH ZQ jj r8 Rb yA sP Bc VF 31 oj fc DV Yu ld 5e Fk 6y OZ XY Tt TM iL Sr DX DM Gh TE 3l ns vg c5 Ht 1J Du 3J 31 0Q bD k5 TR 0l mx f7 SY tp Gc GA ca 31 Oo V7 4O 0y y3 PZ ct vx fH TV 5x 3c ae Dv fu 73 1z zm Ww mp 2z ou Ya 2T ch cK H1 e6 Ts HV uq 4u JM o4 3t 7V 8i JK TF 3e MX qY YX Yw GW p6 Rj c0 AL Uh w5 YK tS Zg FP h7 JL yP PQ xp Ou bK xw Bl Uq gc HV ie vE RJ 7c w9 rC jC ZD wg Pj OS Xb HS 6u Q6 La Garita de Herbeira » Política y Libertad
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El futuro ya es nuestro ¿O no?

Aquí y ahora, el gobierno rojo y demás instituciones cómplices dan una cierta tregua a los explotados y humillados súbditos. Hay que dar larga al ganao, que salga del establo y dejar que engorde un poco hasta que llegue el momento del sacrificio total. Entre la incertidumbre y zozobra actuales por el futuro de la humanidad, hoy traicionada y amenazada por gran parte de sus dirigentes no solo en el reino de España, surgen algunas preguntas que no dejan de tener interés pese a la gravedad inmediata de los acontecimientos que nos atribulan.

Me refiero a lo que puede pasar si además de los restantes atentados a la civilización tienen éxito las invasiones programadas, la campaña de «vacunación» o más bien experimentación genética, y la llamada Agenda 2030 de modo que la población mundial se viera reducida drásticamente y esclavizada con pretextos tales como la fabricada gripe china y su devastación económica inducida o la falsa ecología calentológica monopolística promotora del verde (dólar).

Así, cuestión no menor sobre el tipo de organización global que cabría esperar al mundo es comprender qué pasaría con la mayoría de los actuales autores pero sobre todo sus cómplices que colaboran con esta mohatra criminal en la ingenua creencia de que así con esta traición aseguran su futuro y que a ellos no les va a ocurrir nada malo ni los van a eliminar cuando ya dicha traición sea pasada.

Se observa que la clase media sería prácticamente extinguida y con ella las profesiones dirigidas a satisfacer necesidades reales de la sociedad. Y la reserva de inteligencia, conocimiento, organización y orden de las viejas sociedades y naciones destruidas para crear un orden nuevo que  no podría ser más que una dictadura despótica, probablemente la más cruel, violenta y terrible que haya existido y logrado prevalecer nunca sobre el planeta. La sustitución de la Tradición por el crimen y la sinrazón.

En estas condiciones, los antiguos colaboracionistas serían oportunamente sacrificados una vez que dejan de ser necesarios para arruinar la civilización actual y conducir el periodo de transición a la gran dictadura. No habría naciones ni reyes, ni repúblicas, ni papas, ni popes, ni imanes, ni rabinos, ni fuerzas armadas, ni partidos ni ideologías políticas, ni religiones, ni por supuesto elecciones limpias o amañadas, ni puede que simulacro de administración de Justicia, limitada a satisfacer sin tapujos leguleyos los caprichos de la mínima oligarquía en la que residiría todo tipo de poder. Habría que mantener, eso sí, un cierto aparato de represión de los nuevos esclavos encargado al sádico, servil y encanallado marlasca de turno. Gente a la que si se sube a las barbas que se pueda eliminar o chantajear por sus muchas virtudes. Labor de represión que se vería facilitada por la oportuna ley Celá de «educación» dirigida a embrutecer desde la infancia a los discentes, nacidos y criados en laboratorio y engordados y vacunados con transgénicos, hasta lograr las piezas dóciles precisas para el funcionamiento de los indispensables mecanismos del sistema. Gente tan desesperadamente esclava que ni tan siquiera sabría que lo es o que podría dejar de serlo como portadora de valores espirituales eternos. Sin embargo, la gente espiritual remanente y resistente digna del nombre humano sería castrada, aislada o liquidada de ser considerada suficientemente peligrosa.

Sería necesario mantener un mínimo de población, no más de un diez por ciento, dedicada a la servidumbre directa de esta pequeñísima fracción de la población mundial dueña de todo, no más de un uno o un dos por ciento. El resto resulta eliminable en mayor o menor grado o sustituible por autómatas de I A a lo largo de las diferentes fases.

Entre los actuales colaboracionistas con el globalismo y la dictadura del NOM al servicio de la reducidísima plutocracia mundial propietaria de moneda, vidas y haciendas cabria distinguir dos grandes tipos. Los malvados genocidas que saben de qué va la cosa final y los casi infinitos tontos o útiles. Los primeros esperan ser recolocados en la dictadura. Los segundos también sobran, pero pueden ser eliminados sin más.

El amigo lector mirará si cree que tipos como los Pedro o Pablo o los Bergoglio o todos los terroristas de pretexto sanitario o ecologista serían mantenidos en algún futuro papel mercenario subalterno o serían destruidos o arrojados a la plebe sin piedad. La jugada para eliminarlos con tranquilidad por el resultado parece fácil. Desenmascarar sus crímenes ante la gente, de modo que aparezcan como únicos responsables de la violencia que le ha sido inferida y no como simples mercenarios mamporreros públicos de los originales y más peligrosos criminales instigadores y actuantes en la sombra. El exclusivo club de los filántropos satánicos plutócratas y agiotistas.

Estamos a un paso de ver como se instaura la dictadura total mundial. Y sin santuario donde refugiarse. El ejemplo de EEUU que hoy parece ya convertido en república bananera con fraudes electorales escandalosos pero ocultados o silenciados no sólo por los políticos que los han perpetrado sino por buena parte del sistema cómplice en esta canallada, augura un futuro en el que el Poder omnímodo se quitará toda clase de caretas políticas o ideológicas encubridoras de su naturaleza real.

La cuestión decisiva en este momento es la dicotomía radical entre patriotismo y globalismo.  Con sus aspectos subsidiarios: derecho y libertad frente a tiranía, cultura contra ignorancia, arte contra iconoclastia, espíritu contra materia, tradición contra revolución. El Bien contra el Mal…

Los primeros, los globalistas, disponen de ideologías tapaderas para encubrir su barbarie. Comunistas, neoliberales, socialdemócratas, bolcheviques o mencheviques…  Los segundos tienen menos ideología o acaso ninguna salvo tratar de buscar el bien común como se pueda, primero entre sus compatriotas y luego con el resto.  En cierto modo son interclasistas lo que debiera tenerse en cuenta en cualquier movimiento de resistencia a la tiranía.

Sin embargo, a falta de la forma como se resuelva definitivamente la actual agonía de una civilización que no se resigna ser exterminada, no estaría de más revisar el Apocalipsis como libro profético. Un texto controvertido y oscuro que anuncia graves tribulaciones pero también la gran esperanza por su promesa que el Espíritu no va a abandonar a la humanidad a su suerte, ni que el Mal desatado vaya a prevalecer.  Sin olvidar las palabras del autor de la Carta a los Efesios:

Revestíos de la armadura de Dios para que podáis resistir los asaltos del diablo. Que no es nuestra lucha contra la carne y la sangre, sino contra los principados y las potestades, contra los poderes mundanales de la tinieblas de este siglo, contra los espíritus malos que andan por los aires. Por esto tomad la armadura de Dios para que podáis poner resistencia en el día malo y, poniéndolo todo en obra, manteneros en pie. Manteneos, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y revestidos con la corona de la justicia…”

Porque esta lucha, esta agresión contra la humanidad, posee una dimensión espiritual que no debe ser desdeñada por los que intenten comprender lo que pasa.  Pero saber no basta, hay que querer en su doble sentido en la potente y lúcida lengua española. Querer de amar y querer de voluntad para afirmar el Bien y combatir al Mal.

 

 

 

Casado se apropia del mérito ajeno

Si Sánchez quiere el PP (o sea yo) le dará los votos y en quince días podríamos tener un marco jurídico contra la pandemia” (Pablo Casado)

El pomposa y grandilocuentemente llamado líder de la oposición ofrece al falsario su virgo recién remendado para un futuro feliz himeneo. Ambos se necesitan para mantener al ganao a buen recaudo en el redil. Lejos de tentaciones de libertad ni leches.

Cervantes lo clavó en El Coloquio de los perros: Los auténticos lobos son los pastores.

Como ya predecíamos conociendo el percal y como buen felón centrista socialdemócrata para lo que el NOM guste mandar, Fra Casado está intentando apropiarse del mérito de su compañera de partido Santa Isabel Ayuso por hacer lo contrario de lo que estos blanditos sin ideología, honor, ni escrúpulos, pretenden.

Nada nuevo en el PP: emplear el voto de sus engañados votantes para burlarles y ofrecérselo al enemigo en timba de tahúres que se conocen las mañas.

Qué nada cambie, salvo un quítate tú que me pongo yo y a pillar que son dos días.

¿Dónde está la bolita? Pues donde diga el amo común que es donde reside la soberanía.

Fra Casado sale al quite y una vez puesto en suerte y embebido el enardecido votante en el capote, ya puede empalmar pases y pases con posturitas y desplantes de reojo hasta aburrir. La estocada mete y saca a traición y asomando vendrá cuando toque.

Toreador, toreador

Engañado ya el morlaco, mucho me temo que para rematar la faena a la niña Santa Isabel, por celos o por ambición, le espera una buena puñalada trapera.

Y es que la gran incógnita de hoy, como sugeríamos en una garita anterior, es saber si la plutocracia globalista financiera ya se ha cansado de Sánchez y cuadrilla, por lo que no le ha dejado dar el pucherazo en dimensión suficiente, y se dispone a cambiar de mercenario mamporrero para modificar o continuar con otras caretas su labor demoledora.

El tiempo lo dirá supongo que más pronto que tarde.

El caos ha venido, sabemos cómo ha sido

Tras el decaimiento del llamado Estado de alarma nos encontramos ante nuevo engendro anticonstitucional, una especie de “Marlaskón el último” para mayor medro de granujas, demagogos y déspotas de todas clases, partidos y regionalidades.

Creo que debe ser evidencia de razón para cualquier persona lúcida y bienintencionada que trate de comprender la realidad española que hoy el reino de España es un desastre sin paliativos. Más que un reino o vigente estado de derecho parece una “república” en la acepción peyorativa de anárquico guirigay degradado, violento, corrupto y arrebatacapas, que el término posee en cierto imaginario popular español, tan lejos por cierto de su genuino teórico significado político y patriótico o de la forma de gobierno en países avanzados.

En el reino de don Felipe, y con su anuencia práctica, se ha sustituido el principio de legalidad por el de arbitrariedad. Crece la vacatio legis mientras menguan los derechos civiles y la dignidad de los españoles. Fragmentada en regiones, incluso en cantones, la nación española se encuentra hoy a merced de déspotas, especuladores, demagogos, agiotistas, mercenarios, golpistas, globalistas y caciques de toda calaña y condición. Paraíso de Trampetas y Bocanegras renovados y armados con nuevas tecnologías, alcaldes y tiranuelos con monterilla, trabuco y gaita maquinan la mejor forma de consolidar su poder dictatorial vulnerando derechos y libertades a favor de su propia granjería y beneficio. Está saliendo a la luz mucho émulo de Stalin, con y sin uniforme, incluidas propuestas de oportunos GULAG a crear para encerrar a los disidentes como las perpetradas por el cacique gallego. O como el escandaloso incumplimiento de las normas que obligan a los demás por parte del cínico cacique demagogo cántabro…

Las instituciones borbónicas son un caos ahora agravado por el decaimiento del llamado «estado de alarma», empleado torticeramente para tratar de legitimar cualquier capricho o aberración de unas autoridades deslegitimadas de facto.

Por no respetar no es que no mantengan un mínimo de decoro o dignidad, es que ni siquiera respetan sus propias leyes y hacen mangas y capirotes de su propio ordenamiento jurídico. Incluso asociaciones de jueces tienen que salir a protestar públicamente. Aunque los propios jueces disponen de un importante instrumento de salvación nacional si se atreviesen a aplicar la legalidad vigente a los poderosos en vez del consabido “trasládese a la parte para mejor proveer” y “otro sí digo” (y me contradigo mientras engordo la gusanera a ver qué pasa). Menos postureo pusilámime y más comportarse de acuerdo a lo que la constitución indica. Son un Poder y está en su mano realizar la tutela efectiva de los derechos de los ciudadanos sin que pueda producirse indefensión según establece el artículo 24 de la constitución.

Pero lo que ocurre no es nuevo. Siglo y medio después, me vienen a la memoria, merecen ser recordadas para una mejor memoria histórica y educación para la ciudadanía, las lúcidas palabras de cierto diputado liberal en agosto de 1873 cuando se discutía en el parlamento el borrador de constitución de la Primera República. Decía así don Fernando León y Castillo:

«… El señor Castelar, en uno de sus más elocuentes discursos, decía: Antes que republicano, antes que liberal, antes que federal soy español. Pues no se puede ser federal y español…hablar hoy de federación es hablar de disolución. La federación se hace de abajo arriba, y en esto se diferencia de la descentralización, que se hace de arriba abajo.

… yo comprendería vuestra actitud porque os llamáis un partido esencialmente progresivo, si la federación fuera un progreso.

Pero, ¿por ventura lo es?

A mi juicio es un retroceso, un anacronismo, un absurdo. La federación se presenta en el periodo anterior a las grandes nacionalidades como punto de paso para llegar a la unidad: es un momento de crisis necesaria. Suiza y EEUU pugnan hoy por tener a todo trance lo que a todo trance os empeñáis hoy en perder: la unidad del Poder que se opone a la descentralización. A mayor libertad, mayor fuerza de los Gobiernos. Esto sucede en todas partes, menos en España, donde para pasar por liberales los Gobiernos, necesitan cruzarse de brazos ante los excesos, ante los atentados, ante todos los crímenes que se cometen en nombre de la libertad que no son pocos. Por eso aquí la libertad es la licencia y la anarquía y la barbarie. Pero decía que la federación es un periodo anterior a la formación de las nacionalidades. ¿Qué fue el feudalismo sino una federación de señoríos? ¿Qué papel representaba entonces el monarca? El que ahora queréis dar vosotros al Poder central. Yo tenía aprendido que la muerte del feudalismo en manos del absolutismo regio había sido un progreso relativo, pero un gran progreso: mas veo que estaba en un error, porque aquí vamos al feudalismo, a la tiranía local y provincial…

¿Qué va a pasar en esta nación de los caciques y de los alcaldes de monterilla, aquí donde los odios de localidad con el carácter de antagonismos políticos revisten todas las formas de las más brutales venganzas?… viviremos bajo el régimen de las alcaldadas… aquí va a comenzar la vida de tribu, de cabila para poder existir. España va a dejar de ser una potencia europea y va a convertirse en regencia berberisca…

La tendencia a la indisciplina y la propensión al aislamiento que constituyen el fondo de nuestro carácter, producirá la guerra de familia a familia, de partido a partido, dentro de un mismo pueblo, de pueblo a pueblo, de Estado a Estado; y esos odios, u esos antagonismos que en otro tiempo nos sometieron al yugo de los conquistadores, producirán la disolución y la muerte. ¿No teméis dar nueva vida a estos gérmenes de disolución y de muerte? Hasta ahora todos somos españoles, dentro de poco no habrá más que catalanes, castellanos, valencianos, aragoneses, etc… «

Hasta aquí esta pequeña aunque suculenta selección de las ideas del diputado. Hoy nos encontramos ante otra amenaza parecida. Con unas fuerzas centrífugas disolventes no compensadas por ninguna centrípeta nacional patriótica. En este aspecto la responsabilidad de la Corona es tremenda. Porque hay que decir que lamentablemente para España y los españoles estaría incumpliendo sus obligaciones constitucionales.

Atendiendo a lo que puede observarse desde la ciudadanía común ni siquiera haría por disimular una cierta obligada neutralidad constitucional como se ha visto hace poco con el escándalo en el BOE.  Y sí, vamos de escándalo en escándalo sin que se digne intervenir, ni arbitrar ni moderar el funcionamiento regular de las instituciones, según indica el artículo 56 de la constitución. Como dijo don Sabino en anterior ocasión: “ni está, ni se le espera”.

Los tiburones huelen la sangre. No solo en España. La Hispanidad está siendo gravemente agredida por el NOM. Estamos asistiendo horrorizados al auge de la subversión y el caos, promovidos con grandes recursos de todo tipo por magnates  agiotistas y supuestos filántropos.  Ahora también en Chile y en Colombia. Esta subversión criminal puede extenderse también aquí desde una estratégica retirada a un segundo plano político.

Ojalá la Providencia divina nos proteja, ya que las onerosas instituciones borbónicas, con la propia Corona a la cabeza, se muestran incapaces de hacerlo cuando no son las propias protagonistas de la agresión. El Estado contra la Nación.

 

Votaciones y revolcones

Al felón falsario le han dado un sonoro y contundente revolcón en mi querida tierra. Afortunadamente, esta vez no ha habido ni salvífico atentado globalista como en el 11M, ni se ha podido perpetrar pucherazo al menos en dimensión suficiente para alterar del todo los resultados.

En algunos estados de EEUU están revisando el fraude electoral perpetrado por la facción comunista del Deep State y puede que el horno no esté para bollos. O, probablemente hay un cambio de planes o grandes incertidumbres entre facciones enfrentadas de la élite plutocrática que manda. Las cosas andarían muy revueltas e incluso el mismo vil Puertas se divorcia de su marido.

Decía el otro día que pudiera ser que tanto el falsario manijero como sobre todo el marqués de Galapagar hubieran caído en desgracia con el “amo Soros”. Es posible que ahí se encuentre la explicación última de lo sucedido en las votaciones de Madrid. El señor marqués huye por la puerta de incendios tras hacer el ridículo y recibir una espectacular merecida patada en el culo. Tendrá que «rehacer su vida» como dicen en la prensa del higadillo mientras se confirma o no su nuevo emparejamiento. Y el falsario se va a ver obligado a recomponer su chulesca figura ahora maltrecha. La venganza del déspota puede ser tremenda. Claro que ahí está el siempre fiel Casado dispuesto a trilear la victoria de Ayuso para lo que el amo disponga mandar, y a servir de fornido cireneo al ilustre prócer a mayor gloria del NOM y como imaginaria de igual servicio a ver qué cae.

Porque en Madrid más que el PP quien en verdad parece haber ganado es Santa Isabel Ayuso, convertida en redentora del pueblo pecador, ahora acogido, contrito y afligido, bajo su manto salvador. Y eso no estaría de más recordarlo cuando los barones sin atributos, ideología ni vergüenza traten de usurpar el mérito de la santa madrileña.

Por otra parte, fray Cachetes también ha hecho el ridículo más intenso, tirando por la borda su bonito disfraz de pacífico intelectual a la violeta. Si es cierto lo que cuentan algunas de sus presuntas víctimas, fray Cachetes habría hecho gala de pertinaz maltratador antes de ahorcar los hábitos de cura trabucaire vasco de pura raza vasca.

Otro tabernario que ha hecho un ridículo histórico es el decrépito arúspice intérpetre de votantes destripados, hoy también fracasado en conseguir mejores logros para el jefe en la timba propagandística mercenaria.

Pese al revolcón al marqués, en lo de Madrid destaca la insospechada fuerza del comunismo posmoderno. El comunismo pijo de buena familia que se presentaba bajo dos siglas, cisma producto de inquinas personales por el reparto del botín y de las hembras más que de sustanciales diferencias ideológicas o metafísicas.

En la siniestra aventura neo bolchevique son muchas las cosas que llaman la atención al observador, incluso dando por hecho que el comunismo actual o posmoderno made in usa no es el histórico clásico. En este último si no los protagonistas, que también son los enriquecidos próceres del Partido, al menos los figurantes eran trabajadores, principalmente obreros manuales. Aquí y ahora, al menos en la fauna bolchevique actual típica, los figurantes posmodernos nada o muy poco tienen que ver con el mundo del trabajo. La gran mayoría nunca ha dado un palo al agua y su objetivo vital es morirse sin hacerlo, como buenos parásitos antisociales, viviendo de la sopa boba de sus familias o de una oportuna y filantrópica paguita. Sea como sea, ahí están: de segunda fuerza política madrileña, sustituyendo al viejo partido de González y la CIA. Toda una muestra de por dónde va el futuro importado desde el Imperio, así como una siniestra amenaza a un porvenir próspero, libre y pacífico de la sociedad española.

La desaparición de Ciudadanos debe ser recibida con satisfacción debido a la trayectoria incierta y traicionera de esta formación del gran capital monopolista globalista. La Arrimadas se ha pegado otra costalada tras la anterior catalana, otro pago a su traición.  Otro descarte como el del marqués.  Otro sacrificio de peones  o peonas para mejorar la posición en el tablero.

Creo que VOX se ha atascado por el llamado «voto útil», que ojalá no sea otra vez traicionado por el PP como es su costumbre.  Dependerá de que la nueva santa no caiga en las tentaciones del maligno, cuando le ofrazca todo un mundo globalista a sus pies. No obstante, VOX tiene una posición estratégica fundamental para influir y en su caso reconducir la deriva “centrista”, globalista, felona de Casado y el PP hacia la defensa de la sociedad española y sus instituciones democráticas.  Una gran oportunidad estratégica pero también una amenaza sobre su viablidad futura si no sabe utilizarla.

Felicidades para la joven santa. Dios quiera que no la conviertan en mártir.

Otro sí digo.

Pasado el día, pasada la romería. Una vez celebrada la cosa de las votaciones y acabado el disimulo y el besuqueo, ¿Nos dejarán recuperar el 10 de mayo nuestros derechos constitucionales secuestrados? Se admiten apuestas.

 

 

 

Algunos franceses por la Resistencia, o Casablanca segunda parte

Hoy, dos de mayo, aún con riesgo a equivocarme, no me resisto a comentar algunos aspectos de la situación política en Francia.

Quizás el momento cumbre por emocionante de la genial película Casablanca sea cuando el público en el singular garito de Rick a instancias de Víctor Laszlo se pone a cantar La Marsellesa ahogando la impertinente canción provocadora de los oficiales alemanes de ocupación al mando del mayor Strasser.

Algo parecido ha sucedido en Francia, no sé exactamente cuando, según aparece en un vídeo que me han enviado. En él puede verse a un grupo de ciudadanos franceses impidiendo prosperara la provocación de la morisma multiculturalista, tan  altiva y levantisca gracias a la complicidad del presidente Macron y demás altas instancias sometidas por el gran capital internacional y a las órdenes del NOM. En efecto, un grupo de moros en actitud prepotente se pusieron a rezar en árabe en plena calle y fueron oportunamente contestados con el himno nacional francés.

Pero, si este gesto tiene un importante valor simbólico porque indica que el francés medio está más que harto de moros, de imposiciones absurdas, de humillaciones y de autoridades cómplices como las de un renacido nuevo gobierno de Vichy, lo más importante ahora es otra muestra de resistencia. Me refiero a la contundente carta enviada al presidente de la República por un grupo de militares franceses de alta graduación con una veintena de generales y más de un millar de abajo firmantes protestando por la deriva antinacional en el país vecino consentida sino alentada por las mismas más altas instituciones. Los militares franceses firmantes advierten que esta deriva puede terminar en una guerra civil si no se rectifica y se defiende la soberanía nacional y se obliga a la morisma a que sea leal a la nación francesa y acate las leyes republicanas. Y que ellos, como militares de Francia, están dispuestos a hacerlo como es su obligación atendiendo a sus juramentos de defender la Nación. Aunque el gobierno francés ha anunciado represalias contra los militares firmantes, según una encuesta reciente de Harris Interactive un cincuenta y ocho por ciento de los franceses entrevistados apoya a los militares de la carta. E incluso un cuarenta y nueve por ciento apoyarían la intervención militar para restaurar el orden y la seguridad en la nación, aunque el gobierno no lo ordenara. Ayer, uno de mayo, la manifestación sindical en París terminó con violencia y varios detenidos. Se vuelven a ver banderas comunistas. La subversión neomarxista constituye otra pinza contra la República.

La amenaza del llamado Plan Kalergi para el mestizaje de la población europea original con los invasores extranjeros promovido por la plutocracia globalista preocupa cada vez más a la gente más consciente y avisada.

Ignoro qué pasará, pero por lo que se ve los problemas más acuciantes no sólo son en España ya que en casi todos los países de la UE ni las instituciones nacionales propias ni menos las comunitarias parecen defender los legítimos derechos de sus pueblos. Estamos asistiendo, no sin perplejidad por la falta de disimulo con que se perpetra, a una especie de autogolpe, ahora impulsado por las medidas liberticidas impuestas con el pretexto de combatir la llamada pandemia, por parte de las más altas autoridades contra sus naciones y si esto continúa así pocas instituciones sino acaso los propios Ejércitos tengan alguna posiblidad de reconducir la situación antes de que sea irreversible.

La civilización europea se encuentra gravemente amenazada, pero no por los bárbaros de fuera como en otras ocasiones, sino por los corruptos traidores de dentro de su degradada clase dirigente y sus colaboracionistas encaramados en las cucañas institucionales.

Un dos de mayo, famoso y glorioso, el pueblo de Madrid traicionado por la Corona y sus más altos dirigentes se alzó contra el invasor francés. La vida es maestra en paradojas. Hoy, aunque el gobierno colaboracionista de neo Vichy vaya ganando, los franceses parece que tampoco dejan de pensar otra vez en la Resistencia.

Nota del día 4 de mayo

Se ha sabido de otra carta similar aunque expresada en términos más contundentes. Los militares firmantes hablan de purgar el mal de raíz. Y denuncian a las altas finanzas que sostienen la economía, controlan los medios de comunicación y deciden quién es elegido o no. Acusan a la élite de estar controlada por Bilderberg, el Foro Económico Mundial, el lobby judío (CRIF).

 

España y Portugal, dos senderos que se bifurcan

Es interesante recordar los dos procesos históricos vividos en la Península Ibérica de sustitución de sus regímenes militares. Sobre la Transición española, violentamente alterada en sus planes iniciales por el estratégico magnicidio del presidente Carrero Blanco,  ya nos hemos ocupado en muchas ocasiones pero no tanto de la evolución de Portugal.

«Grándola vila morenaTerra de fraternidades. O povo é quem máis ordena. Dentro de ti ó cidade…»

A las 0,20 horas de la madrugada del 25 de abril de 1974 suena la famosa canción en la radio que sirve de aviso para el levantamiento militar contra la dictadura portuguesa que entonces mantenía postrada económica, social, política y culturalmente a la nación. Las Fuerzas Armadas toman diferentes centros neurálgicos y al amanecer el golpe se ha consumado de modo irreversible.

La Agencia EFE lo anunciaba así: Flash. Sublevación militar. Lisboa, 25. Esta madrugada se ha registrado en Lisboa una sublevación militar de de extensión y características hasta ahora desconocidas, según informa la agencia ANI. A Partir de las cuatro de la madrugada, la Emisora Radio Club Portugués comenzó a transmitir de quince en quince minutos un comunicado de una organización denominada “Movimiento de las Fuerzas Armadas” que recomienda no se ponga resistencia para evitar así un derramamiento de sangre.

En España el golpe portugués produjo reacciones encontradas. Gran inquietud en el Régimen de Franco y cierta esperanzada alegría en la oposición y la parte de la población que deseaba cambios políticos. Militares famosos de la época como Diez Alegría se convirtieron para algunos en potenciales émulos españoles del general Antonio de Spínola. Un general aristocrático y elitista, con monóculo como los prusianos, pero crítico con la dictadura que luego daría un contragolpe fracasado a finales de ese mismo año 1974.

El 20 de diciembre anterior había sido asesinado, en un estratégico magnicidio no bien aclarado, el presidente Carrero. Justo después de entrevistarse con el siniestro Kissinger y oficiales de la CIA, en una reunión sin acuerdos que resultaría fatalmente trágica para nuestro presidente del Gobierno. La situación política española era muy delicada, con EEUU y Marruecos hostigando con el Sáhara y se pensaba que podía pasar cualquier cosa. La situación española era de gran incertidumbre o al menos así lo considerábamos entonces muchos jóvenes de la época. Sin embargo, el Régimen resistió hasta la muerte del general Franco.

Resulta interesante comprender el verdadero papel de EEUU y de la OTAN en el golpe portugués. Un golpe a la forma clásica, no como el neomarxista globalista posmoderno que se viene perpetrando ahora en el Reino de España. El antiguo imperio portugués fue demolido. La decrépita dictadura fue sustituida por un régimen con votaciones llevadero para el globalismo. La odiada policía política, la PIDE, fue perseguida y algunos de sus miembros que no pudieron huir o esconderse, medio linchados. Los militares más izquierdistas como el almirante Rosa Coutinho o el famoso capitán Otelo Saraiva de Carvalho, autor de la crónica Alvorada em Abril, terminarían destituidos o incluso procesados. También civiles críticos con la deriva pro imperialista norteamericana y reformadores serían eliminados del proceso. Así, el brillante primer ministro Francisco Sa Carneiro, que da nombre al aeropuerto de Oporto, sufriría un extraño pero “oportuno” accidente de aviación que le causaría la muerte, meses después de lograr la mayoría absoluta. Me recuerda el magnicidio del también primer ministro sueco Olor Palme, o el de Carrero ya citado. El testigo José Moreira sería asesinado.  Una poderosa mano exterior controla la evolución política de ambos países recurriendo incluso al atentado para que no se desvie mucho de sus intereses.

Quizás el golpe del 25 de abril, conocido como la Revolución de los claveles haya sido el último golpe de estado clásico en Europa. Un golpe convencional motivado por el sincero patriotismo de la mayoría de sus agentes. Inspirado en el romántico deseo por parte de algunos de sus promotores de “devolver la Libertad al pueblo”. Recuerdo que dos siniestros caraduras, Sartre y «señora», fueron allí de señoritos auditores y certificadores comunistas de la Revolución. Luego reacondicionada, revisada y adaptada a los deseos de la OTAN y a ciertas necesidades del NOM.

Sin embargo, pese al internacionalismo mejor o peor entendido de algunas de las fuerzas políticas portuguesas, su propio Partido Comunista ortodoxo, siempre pareció existir un hondo y admirable patriotismo. Un sentido de la soberanía nacional y de la dignidad de Portugal que nos parece tan admirable y que tanto echamos de menos aquí en España. En ¿casi? todas las fuerzas políticas de la Monarquía pero especialmente en las corruptas e ineptas zurdas españolas, entregadas a los intereses oligárquicos de la plutocracia globalista internacional.

Hoy, cuarenta y siete años después, muchos españoles nos alegremos sinceramente de los indudables logros del pueblo hermano portugués. Pero no deja de ser curioso que si durante algún tiempo ciertos españoles acostumbraban a mirar por encima del hombro a sus vecinos, hoy, en cierto modo las tornas han cambiado.  Y la sensación incluso es la inversa. El Reino de España atraviesa una grave crisis que mucho nos tememos pueda resultar terminal para la antigua nación española mientras la República portuguesa progresa, aun con sus problemas, y puede mirar con una relativa mayor esperanza su futuro.

Las causas de esta diferente evolución histórica entiendo que son variadas. Una de las más importantes consiste en sus respectivos sistemas políticos así como los partidos e instituciones que los soportan, incluidos el sentido de pertenencia nacional y de patriotismo. La Monarquía es un Régimen caro y pernicioso. Sin elegibilidad directa, auténtica representatividad, ni separación de Poderes, encubre una oligarquía corrupta, sin patriotismo e impune. Y para colmo de males lleva el desastre en su seno con el disparatado, oneroso, ineficaz, liberticida y destructor tinglado autonómico. Toda una insufrible fronda de cargos y cargas políticos, ocho veces más por habitante que en Alemania que suponen un obstáculo para el desarrollo cultural, económico y moral de la nación española.

En España disfrutamos de una Monarquía calamitosa, que demuestra una y otra vez que forma parte del problema y no de su solución. Sin patriotismo reconocible a la hora de la conducta, resulta cooperadora necesaria por acción u omisión con las fuerzas subversivas contra la Nación. Las instituciones no funcionan y la propia Corona, tampoco. Con el anterior titular fugado, por ineptitud o por complicidad, su verdadero principal papel actual en la práctica parece ser el de narcotizar a los españoles patriotas que aún creen ingenuamente que va a oponerse a la disolución de la Nación y los derechos civiles. Si vale la última muestra, el escándalo del BOE del pasado viernes. El propio rey atacando a un importante Partido político de la derecha sociológica. Mientras tanto, el autogolpe desde las propias instituciones del Régimen va progresando sin aparente oposición alguna.

Otra diferencia muy notable, desde luego, se encuentra en las izquierdas respectivas. La portuguesa incluso ha conseguido superávit sin recurrir a políticas de recorte social. La clave se encuentra sobre todo en el aumento de la recaudación por la mejora de la economía, no axfisiada como aquí por la falta de libertad provocada por el exceso de reglamentación y caos normativo autonómico. Sin embargo, las repugnantes zurdas españolas como las calificaba Antonio Machado carecen de patriotismo y sentido nacional. A su permanente corrupción agravada por el reglamentismo y la falta de libertad económica le unen el ser vehículo de los abusos e injusticias de las reaccionarias extremas derechas golpistas catalanas y vascas con las que se solidarizan y colaboran por ser enemigas de España. Algo increíble pero cierto. Y por mantener y agravar déficit crecientes, engordando la gusanera de la Deuda. Y con ella, el tener que dedicar parte sustancial del presupuesto al pago de intereses. Recursos que son sustraídos a la satisfacción de necesidades sociales. Sin olvidar las temibles consecuencias de servidumbre y pérdida de soberanía. Unas zurdas prostituidas y enfangadas en la demagogia que en realidad trabajan para los prestamistas y usureros internacionales.

Otra diferencia fundamental es que el pueblo portugués tuvo la inteligencia de rechazar el sistema autonómico que le ofrecía, para su desgracia, lo más degradado de su casta política. Esto permite una cierta unidad de criterio, la contención del gasto, así como evitar que el propio Estado financie la subversión contra la Nación como ocurre en el Reino de España.

Mis mejores deseos en este 25 de abril para Portugal, que parece va a pasar a ser nuestro modelo de futuro. Portugal e o futuro, era el famoso libro del general Spinola. Parafraseándole, hoy podríamos decir nosotros, ¿nuestro futuro es Portugal? Quién sabe si pronto va a empezar hacia allí la desbandada, el que pueda evitar el pertinaz confinamiento y encontrar refugio allí.

Otra vez los senderos que se bifurcan. El Reino de España, derechito al despeñadero. En cambio, la República Portuguesa parece ir avanzando pese a todo en relativo progreso y libertad.

 

 

 

 

 

Magos negros y nuevos zombies

Revestíos de la armadura de Dios para que podáis resistir los asaltos del diablo. Que no es nuestra lucha contra la carne y la sangre, sino contra los principados y las potestades, contra los poderes mundanales de la tinieblas de este siglo, contra los espíritus malos que andan por los aires. Por esto tomad la armadura de Dios para que podáis poner resistencia en el día malo y, poniéndolo todo en obra, manteneros en pie. Manteneos, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y revestidos con la corona de la justicia…”  (San Pablo, carta a los Efesios)

 

Seabrook y los zombies en Haiti

Sobre el mundo de la magia negra, del vudú y los zombies en Haiti existen muchos tópicos en la literatura y luego en el cine dando lugar a todo un subgénero. Uno de los autores pioneros en tratar este sugestivo aunque tenebroso asunto hace ya casi un siglo fue William B Seabrook el polémico escritor, amigo del mago negro Aleister Crowley. Un diletante norteamericano aficionado al mundo del ocultismo que confesara haber participado en banquetes caníbales en África y que terminaría suicidándose.

Quizás el libro más famoso de Seabrook  fue La Isla mágica, escrito en 1929, del que existe una versión española publicada en 1930, en la que narra sus aventuras y supuestos escarceos con el vudú en Haiti bajo la tutela y protección de una sacerdotisa hechicera llamada Mamá Celie. Un personaje muy curioso quien le enseñó según dice muchos de sus secretos. Así, ciertas importantes ceremonias iniciáticas, o la confección de ouangas de los que hay diferentes clases, de protección o benéficos, de consecución de ciertos logros, o maléficos de muerte.  Estos talismanes son los más terribles y peligrosos según Seabrook pues significan una condena inapelable. No obstante, James Frazer, el famoso autor de La Rama dorada, considera que para que el hechizo obre sin otra intervención cualquiera de orden humano es necesario que la víctima sepa y crea.

Estas prácticas se basan en el contacto con lo que en la literatura especializada se viene llamando el bajo astral, biótopo en otra dimensión de cierto mundo espiritual degradado o de grosera vibración.  De ahí la necesidad de efusiones de sangre para contentar o nutrir a sus habitantes, que puedan actuar como agentes operativos de la magia negra inducida por el hechicero. Probablemente, a esta misma realidad espiritual degradada se refería San Pablo: «contra los espíritus malos que andan por los aires».

El culto  los muertos con sesiones de posesión espirita no es exactamente vudú aunque a veces pueda confundirse.

Otra cuestión relacionada de gran interés es el de los zombies.. según la tradición haitiana se trata de cadáveres robados de sus tumbas antes de su descomposición o antes que el llamado cuerpo etérico, uno de los sutiles del hombre se haya desprendido por completo del cuerpo físico al que había estado ligado en vida.

Seabrook narra la impresión que le causara su primer contacto con zombies que eran empleados como trabajo esclavo en Haiti:

Mi primera impresión sobre los zombies, que continuaban trabajando, fue que se advertía en ellos algo extraño que sale de lo natural. Trabajan como brutos, como verdaderos autómatas. No hubiera podido ver sus rostros, desprovistos de expresión, sin inclinarme hasta ellos, pues estaban absortos en su trabajo. Polynice tocó a uno en el hombro, invitándole a levantarse. Con la docilidad de un animal de tiro, el zombie se puso derecho. Lo que vi entonces concordaba con lo que me habían dicho, y, aunque prevenido, recibí un choque acompañado de malestar cuando vi, sobre todo, los ojos que eran terribles. No era, por mi parte, una cuestión de imaginación. En realidad esos ojos eran ojos de muerto, y no de ciego. Estaban fijos, apagados, sin vista. Y por ese solo hecho toda la cara era horrible. Estaban horripilantemente vacíos como si nada hubiese habido allí anteriormente. No sólo carecían de expresión sino que también eran incapaces de toda sensibilidad.

Había visto en Haiti tantas cosas que se salen de lo vulgar del mundo, que sentí un momento de angustia y casi de pánico, durante el cual tuve esta sensación, antes que hubiera podido formularla: “Dios mío, probablemente es verdad, y, si así es, qué horror, pues eso lo contradice todo”. Por “todo” entendía las leyes naturales sobre las que se fundan nuestras acciones y todo el pensamiento moderno…”

El asunto es muy sugestivo además de inquietante así como difícil de encajar, desde luego, en los paradigmas establecidos de la ciencia oficial.

Una reciente tesis doctoral de Lorenzo Carcavilla en la Universidad Complutense de Madrid relaciona el mito y el simbolismo del zombie con la psique colectiva contemporánea, desde el sonámbulo magnetizado a la realidad virtual. En algunos apartados se recurre a la psicología profunda de Jung, en especial, la teoría de los arquetipos y el inconsciente colectivo.

 

La visión antropósofica de Rudolf Steiner

Desde una perspectiva opuesta, la magia blanca, el filósofo y escritor austriaco Rudolf Steiner fue un estudioso e investigador del mundo espiritual. Relacionado inicialmente con la Sociedad Teosófica de la que desvincularía más tarde, fue el fundador de un interesante movimiento renovador a principios del siglo XX que llamó Antroposofía.  Autor de muy variada obra puede considerase un investigador y pionero en muy diferentes e importantes temas. Así, por ejemplo, la agricultura biológica u orgánica que él llamó biodinámica en la que se oponía al uso masivo de químicos para la fertilización o combatir plagas propia de la agricultura química industrializada.  O en medicina naturista en la senda de un Paracelso. La educación con las famosas escuelas Waldorf. Renovador del Arte, la arquitectura o las escénicas o plásticas. Experto en la obra de Goethe. Fue perseguido por el movimiento nazi que atentó contra él e intentó destruir su obra incendiando el Goetheanum.

Steiner ofreció varios ciclos de conferencias hasta poco antes de su muerte en 1925. Cabe recordar aquí una especie de profecía de hace más de un siglo en la que parece se estaría refiriendo al tema de las vacunas y la falsa pandemia así como a los nuevos zombies.

Steiner pensaba que en el futuro (¿acaso hoy ya realidad?) la medicina oficial trataría de eliminar el alma. El 27 de octubre de 1917 expresaba esta preocupación en una de sus conferencias:

Con el pretexto de una perspectiva saludable habrá una vacuna mediante la cual el cuerpo humano será tratado al nacer para que el ser humano no pueda desarrollar el pensamiento sobre la existencia del espíritu y del alma.

A los médicos materialistas les será encomendada la misión de sacar el alma de la humanidad. Serán vacunados con una sustancia que les inmunizará contra a locura de la vida espiritual. Serán inteligentes pero sin conciencia moral.

Con tal vacuna el cuerpo etérico se separa del cuerpo físico, su relación con el universo se volvería muy inestable, convirtiendo al hombre en algo separado del cosmos, en un autómata, sin voluntad espiritual.

La vacuna sería una fuerza ahrimánica, materialista, de modo que el hombre vacunado se convierte en materialista y ya no podría desarrollar su naturaleza espiritual.”

Se generaría así una especie de zombi que aunque inteligente estaría desconectado del cosmos, una máquina o robot manipulado por un poder absoluto y despótico. No sabemos si la actual mal llamada «vacuna», un artefacto de modificación genética de consecuencias imprevisibles, pudiera entrar en la visión profética de Steiner.

 

Tres Manifiestos mal llamados Humanistas

En realidad, tal cuestión de erradicar la vida espiritual, tan cara a déspotas, manipuladores y magos negros, no es nueva. Sería uno de los objetivos principales de los sucesivos Manifiestos humanistas de 1933, 1973 y 2000. Un nombre verdaderamente inapropiado en mi opinión para todo lo que representa materialismo y eugenesia.

Así, por ejemplo, en el primero de ellos, Chicago, 1933, se puede leer:

6 º “Estamos convencidos de que ya pasó el tiempo del deísmo y del teísmo….”:

11º “asumimos que el humanismo tomará el camino de la higiene social  y mental y descartará las esperanzas sentimentales e irreales, y las ilusiones del pensamiento.

En el segundo manifiesto, de 1973, entre otras cuestiones se refuerza la idea del ateísmo:

“No hay evidencia creíble que la vida sobreviva a la muerte del cuerpo”  o bien, “Sin duda las religiones tradicionales no son el único obstáculo al progreso humano.  Otra más: “debe reconocerse el derecho al control de la natalidad y al aborto”  o  la reivindicación del NOM: “Deploramos la división de la humanidad por motivos nacionalistas … la mejor opción es trascender los límites de la soberanía nacional y avanzar hacia la construcción de una comunidad mundial…”

El tercer manifiesto, del año 2000, que defiende el humanismo planetario, se declara inspirado en un optimismo antropocéntrico que la realidad no hace más que desmentir. Sin embargo, mucha supuesta ciencia pero no critica la tan socorrida lucrativa actitud calentóloga catastrófista aunque sí la dimensión espiritual. Entre otras perlas:

“La persistencia de tradicionales actitudes espirituales fortalece con frecuencia modos de enfocar los problemas sociales irreales, escapistas y místicos. …

El naturalismo sostiene que la evidencia  científica para las interpretaciones espirituales de la realidad y para la postulación de causas ocultas es insuficiente. …denunciamos los esfuerzos de unos pocos científicos por imponer interpretaciones trascendentales sobre fenómenos naturales. Ni la cosmología moderna ni el proceso de evolución  proporcionan evidencia suficiente acerca de designios inteligentes, que es salto de fe más allá de la evidencia empírica. Pensamos que ya es hora de que la humanidad asuma su propia mayoría de edad y deje atrás el pensamiento mágico y la construcción de mito que deben ser sustituidos por un conocimiento de la naturaleza bien comprobado.”

Los manifiestos mezclan churras con merinas para mejor colocar un maniqueísmo patente con soluciones vendo que para mí no tengo. Algo que se acaba de comprobar en el tremendo espectáculo de la pandemia en el que estamos pudiendo observar por parte de estos pretendidos humanistas planetarios de todo menos conocimiento, evidencia empírica, humanismo verdadero ni filantropía.

 

Camilo Flammarion ya criticaba la concepción materialista de la Ciencia

Contra esa visión materialista maniquea de la ciencia que derivaría en una nueva Inquisición con dogmas que no se pueden desobedecer, también se manifestaba otro científico de la época de Steiner, refiriéndose a la problemática de los fenómenos psíquicos, lo que el profesor Carlos Richet, Premio Nobel de Medicina 1913, en su Tratado de Metapsíquica consideraba fenómenos experimentales demostrados tales como la criptestesia, la telekinesis o la ectoplasmia.

Me refiero al famoso científico y astrónomo francés Camilo Flammarion. En su vasta encuesta sobre fenómenos metapsíquicos publicada en España con el título de La Muerte y su misterio expresaba que:

“se decidía a ofrecer a la atención de los hombres que piensan, una obra empezada hace más de medio siglo, aun cuando no estoy completamente satisfecho de ella. El método científico experimental, único valedero para la investigación de la verdad, tiene exigencias a las cuales no podemos ni debemos sustraernos. El gran problema objeto de este ensayo, es el más complejo de todos, y está ligado, lo mismo a la constitución general del Universo, que a la del ser humano, microcosmo dentro del gran todo. El deber de todo hombre honrado es el de buscar lealmente la verdad

En nuestra época de libre discusión, la ciencia puede estudiar tranquilamente, con plena independencia, el más grave de los problemas. Podemos recordar, no sin tristeza, que durante lis siglos intolerantes de la Inquisición, estas investigaciones del librepensamiento conducían a sus apóstoles al cadalso…. Se ha afirmado lo que se ignoraba, se impuso silencio a los que buscaban. Esto es lo que más ha retardado el progreso de las ciencias psíquicas. Evidentemente su estudio no es indispensable a la vida práctica. En general los hombres son estúpidos. No hay siquiera uno por cada ciento que piense. Viven sobre la tierra sin saber dónde están y sin tener ni siquiera la curiosidad de preguntárselo. Son brutos que comen, beben, gozan, se reproducen, duermen y se preocupan, sobre todo de ganar dinero.

La fuerza del método experimental reside en sus propias exigencias. Cuanto más severos seamos para admitir e interpretar los hechos, más sólidamente estableceremos nuestra demostración…. Para establecer los estudios psíquicos sobre una base positiva y hacerlos entrar en el cuadro de la ciencia moderna es indispensable un método científico muy severo. Pero cuando los hechos discutidos y hasta negados desde hace tanto tiempo, han sido demostrados, no se explica la persistencia del escepticismo que continúa negándose a reconocerlos. ¿Es razonable una negación sistemática, obstinada?.

Es un error creer en todo pero también lo es no creer en nada. No debemos admitir nada sin pruebas, pero debemos reconocer lealmente lo que está probado. …los que investigan libremente tienen ante ellos dos clases de adversarios: los creyentes en un polo, los materialistas en el otro…existen criminales que no están en las cárceles: son los hombres cultos que conocen verdades y no se atreven a revelarlas por temor al ridículo o por interés personal. En el curso de mi carrera he encontrado muchos de estos hombres de ciencia, muy inteligentes, muy instruidos, que han sido testigos o que han conocido hechos metapsíquicas irrecusables, que no dudaron de la existencia indiscutible de estos fenómenos, y que no se atrevieron a decir nada por un sentimiento mezquino, imperdonable en los espíritus de un valor real, limitándose a cuchichear misteriosamente, temerosos de ser oídos, los testimonios que poseían y que hubieran sido de un peso considerable para hacer triunfar la verdad. Tales hombres son indignos del nombre de sabios. Muchos de ellos pertenecen a lo que se llama la alta sociedad y creerían desacreditarse si apareciesen crédulos, a pesar que aceptan dogmas muy discutibles. Yo conozco a un miembro del Instituto (de Francia), persona de un real valor científico, que podría servir de testigo competente en los fenómenos metapsíquicos estudiados en esta obra, pero que no se atreve a confesarlos, porque es católico practicante y su director de conciencia le ha dicho que debe dejarse el dominio de estas cuestiones a la autoridad de la Iglesia. Una parte del clero es hostil a esta clase de estudios y piensa que la Iglesia debe conservar el monopolio de ellos.

Es evidente, y así lo reconocemos, que los personajes que ocupan puestos oficiales no son generalmente independientes. Sea porque para conquistar esos puestos han necesitado tener un carácter especialmente flexible con sus superiores, sea que temen la más pequeña innovación  y son lo bastante egoístas para no olvidar sus intereses personales, que colocan por encima de todo, sea que habiendo conquistado esos puestos, temen exponerlos si atacan a las ideas dominantes y sacrifican todo a esos intereses, a veces hasta sus propias convicciones, sea, en fin, que la comedia humana celebrada por Balzac y la hipocresía fustigada por Moliere, reinan en una extensión más general de lo que sospechan los hombres honrados e ingenuos, sea lo que fuere, estas causas dominantes ahogan toda libertad.

Pero entre los observadores existen hombres de gran valor. Los nombres de Manuel Kant, Goethe, Schopenhauer, William Crookes, Russel Wallace, Oliver Lodge, Carlos Richet, De Curie, D’ Arsombale, Rochas, Edisson, Victor Hugo, Victoriano Sardou, William James, Lombroso y algunos otros, no son valores despreciables. Como se ve hay observadores de todas las categorías.

Esta obra no ha sido escrita ni para conventos ni para los fieles de una religión cualquiera, convencidos y satisfechos, sino para los hombres que piensan libremente y desean juzgar las cosas con total independencia de espíritu”.

Lo mismo digo, en mi modesta opinión.

 

A modo de reflexión final

Algunas cosas tremendas que ahora se están viendo con motivo de la pandemia, junto con otras no menos terribles como la desaparición de infinidad de niños pobres o indefensos en todo el mundo o la pederastia o ciertos rituales sangrientos, parecería indicar que no resulta cosa del pasado ni propia de gentes ignorantes o atrasadas el contacto con el ya citado bajo astral. Ese biótopo en otra dimensión de cierto mundo espiritual degradado o de grosera vibración.  De ahí la necesidad de efusiones de sangre para contentar o nutrir a sus habitantes.

Para muchos occidentales actuales todas estas cuestiones no dejan de ser supersticiones incompatibles con la Ciencia.

Pero me parece que la cobardía e hipocresía que criticaba Flammarion se están manifestando otra vez en toda su crudeza con ocasión de la famosa pandemia donde se está enmucetando y elevando a dogma irrebatible tanto despropósito oficial.

Algunos seguirán pensando que lo que ahora nos pasa, al menos aquí en España, es simple casualidad añadida a una gestión asaz chapucera no exenta de corrupción. Dos características de nuestro Régimen que en este caso paradójicamente pueden contribuir a salvar muchas vidas. Ojalá. Más valdría que así fuera. Al menos estas calamidades han servido para mostrar la debilidad o carácter mohatrero de las instituciones. Cobardia, sumisión, falta de amor a la libertad y al conocimento,  pulsiones despóticas, aparecen una y otra vez a poco que se observe.

Para otros, entre los que con matices me cuento, algunas de las barreras psicológicas, espirituales y culturales que protegían la civilización han sido violadas. El templo como santuario sagrado para la evolución de la vida humana cede a la presión del mundo infernal, el bajo astral., las malas pasiones y sus habitantes. La consciencia humana que se creía a salvo tras siglos y siglos de civilización se ve asaltada e inundada por fuerzas maléficas con el agravante que al haberlas relegado al plano de la superstición parece ya no saber cómo combatirlas y muchas personas se encuentran a la deriva, deambulando como zombies a merced de poderosas entidades maléficas. Se quiere eliminar el alma para secuestrar los cuerpos.

Se trata de todo un atentado satánico perpetrado por fuerzas oscuras, maléficas, criminales, asociadas al ateísmo en lo espiritual, y al socialismo oligárquico y plutocrático en lo político. Entre las que hoy también se encuentran importantes miembros de la jerarquía religiosa que se comportan como los pastores lobunos, hipócritas y corruptos tan bien descritos en el cervantino Coloquio de los perros.

Ojalá no se produzca lo temido por Steiner con ciertas “vacunas”, ni tampoco nos encontremos ante un futuro sacrificio de inocentes para obtener el llamado NOM, una forma de paradójico comunismo plutocrático dominado por gentes perversas cuyo modelo histórico ya conocido sea el funesto comunismo chino y con entidades capaces de manipular para sus tenebrosos intereses un ejército de zombies sin alma. Cuerpos opacos, infranqueables para la Luz espiritual.

Porque no se entiende la armonía entre medios y fines que propugnan con eso del NOM, la Agenda 2030 o el «humanismo» posmoderno. El que se pueda pretender la mejora de la humanidad castrando la dimensión espiritual de la vida humana en el ámbito hilozoísta del cosmos.

En todo caso, se vistan con la piel que se vistan, como mecanismo irrenunciable de defensa, es preciso desconfiar profundamente de los “humanistas” o plutócratas filántropos comunistas que tal pretendan.

 

Libros e Ideal caballeresco

Para conmemorar el día del libro, aniversario de la muerte de Cervantes y festividad de San Jorge, adalid de caballeros y patrono de Cáceres, ofrezco al lector unos fragmentos de mi libro sobre El Quijote. Dicen así:

ervantes explica otro sentido de las Órdenes de Caballería en uno de los pasajes más importantes de la obra desde el punto de vista educativo y pedagógico. El diálogo con el caballero del verde gabán y luego con su hijo poeta:“quise resucitar la ya muerta Andante Caballería… y he cumplido gran parte de mi deseo, socorriendo viudas, amparando doncellas,y favoreciendo casadas, huérfanos y pupilos, propio y natural oficio de Caballeros Andantes…”

Y como el padre se quejara del demasiado interés por la poesía de su hijo Lorenzo, don Quijote se ve obligado a responderle: “La poesía, señor Hidalgo, a mi parecer, es como una doncella tierna y de poca edad, y en todo extremo hermosa a quien tienen cuidado de enriquecer, pulir y adornar otras muchas doncellas, que son todas las otras ciencias….y ella es hecha de una alquimia de tal virtud, que quien la sabe tratar la volverá en oro purísimo de inestimable precio…no se ha de dejar tratar de los truhanes, ni del ignorante vulgo, incapaz de conocer ni estimar los tesoros que en ella se encierran, y no penseis señor que yo llamo aquí vulgo solamente a la gente plebeya y humilde, que todo aquel que no sabe, aunque sea señor y Príncipe, puede y debe entrar en número de vulgo…sea pues la conclusión de mi plática señor Hidalgo, que vuesa merced deje caminar a su hijo por donde su estrella le llama”. Como hemos indicado el gran Dante hace terminar los tres Cantos de su inmortal Comedia con la misma palabra, estrella, y en su viaje iniciático a donde no llega la Poesía representada por Virgilio, llega el alma, Beatriz. Y en la misma línea que el Dante, Cervantes continúa el discurso de don Quijote sobre la ciencia de la Caballería Andante…”que es tan buena como la Poesía, y aún dos deditos más”, ¿los dos círculos del Purgatorio y del Paraíso, quizás, en esa cartografía de lo sagrado?

Y don Quijote continúa desgranando todas las virtudes de la ciencia caballeresca en la más hermosa descripción que se haya compuesto nunca sobre ella, y que finaliza con un valiente, “ha de ser mantenedor de la verdad, aunque le cueste la vida el defenderla”, del que daría hermoso ejemplo en el momento clave de su derrota en la playa de Barcelona, donde daría testimonio de su verdad, de su ideal, sin renegar de Dulcinea, aún en grave peligro de muerte. Porque don Quijote se tomaba el ideal caballeresco muy en serio, y Cervantes, aún más.

El Quijote viene a representar una suerte de renovación o puesta al día del ideal caballeresco tradicional, que Cervantes finge criticar. Transformando eso sí, el plomo de ciertos libros abigarrados, absurdos, barrocos e inútiles en el oro purísimo de una nueva definición del ideal espiritual, y por ello, también práctico que representa. Porque la Caballería Andante es aún mayor alquimia que la Poesía (“y aún dos deditos más”) pues ha de aplicar la piedra filosofal no sólo sobre la Palabra sino sobre el hombre mismo.

ero si Cervantes cita expresamente la saga del rey Arturo, una de las más importantes exposiciones medievales del ideal caballeresco tradicional se encuentra en el famoso Libro del Orden de Caballería del mallorquín Raimundo Lulio que dividía la materia en siete partes “por la significación de los siete planetas”. La primera del Principio de la Caballería, la segunda del Oficio del Caballero. La tercera del Examen que se debe hacer al escudero que quiere entrar en la Orden de Caballería. La cuarta del Modo de ser armado caballero. La quinta sobre el significado de las Armas del caballero. La sexta de sus Costumbres. La séptima es del Honor que se debe hacer al caballero.

“Luego que comenzó en el mundo el desprecio de la justicia por haberse apocado la caridad, convino que por medio del temor volviese a ser honrada la justicia.” Para ello según un ideal aristocrático de selección de los mejores, se fueron eligiendo los más sabios, amables, leales, fuertes, ánimo más noble, de mejor trato y crianza.

“lo primero que debe preguntarse al escudero, para ser caballero, es si ama o teme a Dios. (Cuestión que coincide con el primer consejo o argumento de buen gobierno de don Quijote al Sancho gobernador).

Así como caballero sin caballo no se aviene al oficio de caballero, escudero sin nobleza de corazón no se aviene con la Orden de Caballería.

(En la Cueva de Montesinos el venerable muestra el valeroso corazón de Durandarte a don Quijote en una transmisión iniciática y simbólica del ideal caballeresco).

La nobleza de corazón no la pidas a la boca, porque no siempre dice la verdad, ni la pidas al vestido honrado, porque debajo de un honroso manto puede haber un corazón vil y flaco, en que haya maldad y engaño.

(El segundo consejo de don Quijote a Sancho es que se conozca a sí mismo).

Paraje o hidalguía y Caballería se convienen y concuerdan porque el paraje no es más que antiguo honor continuado, y la Caballería es una Orden y regla que se mantiene desde el tiempo en que fue instituida hasta el presente. (Don Quijote es un hidalgo según el título de la primera parte de la obra cervantina, pero pasa a ser un caballero en el título de la segunda).

l Libro de Caballería establece también que una de las primeras obligaciones del escudero que quiere ser ordenado caballero es la de la Fortaleza, pues sólo el que es fuerte puede luchar por la Justicia. Una de las aventuras más desasosegantes del Quijote es la de Andresillo en la que un caballero inexperto confía en la palabra tranquilizadora de falso arrepentimiento del  tiránico amo que le azota, para proseguir con su violencia redoblada una vez que aquel  vuelve grupas su caballo.

En cada tiempo el poder político hegemónico ha tratado de poner a Dios de su parte: En los más antiguos textos conocidos de propaganda política el dios de Ramsés II mataba hititas por el brazo del faraón. Felipe II atendiendo al simbolismo de la jerarquización del espacio sagrado en la arquitectura de El Escorial supeditaba la razón religiosa e intelectual a su razón política imperial.

Los duques juegan para burlarle con la buena voluntad e ingenua creencia en los ideales sagrados de la Caballería de don Quijote, y luego, por su intermediación, con la de Sancho transformado en gobernador de la Ínsula Barataria. Pero Sancho está bien aconsejado por un sabio don Quijote y resulta ser un buen gobernador, pese a las bromas y a terminar apaleado. Tan bueno y honrado que dimite cuando es consciente que lo del gobierno no va demasiado consigo. Pero, ¿son la dimisión o el fracaso el destino fatal del que accede al gobierno animado de nobles ideales? La crisis del ideal caballeresco, ¿es una consecuencia del auge del Estado, o un mero fenómeno contemporáneo de éste?

El Cervantes desengañado de la aventura imperial reafirma sin embargo los sublimes ideales de don Quijote cuando éste no reniega de Dulcinea cuando es vencido en Barcelona. Prefiere la muerte a la renuncia al sentido de su vida. Don Quijote salva su alma pero entrega su cuerpo a la católica religión tras su regreso a la aldea una vez que ha transmitido el ideal caballeresco a Sancho, con su conducta a lo largo de sus aventuras, y simbólicamente cuando durante la ceremonia de la falsa muerte de la doncella Altisidora, su escudero se convierte en el agente desencantador de Dulcinea.

También Cervantes pregona su ideal caballeresco, iniciático y moral con su obra maestra pese al desamparo oficial y la adversidad mientras entrega su cuerpo para que sea enterrado a la católica Orden Tercera.

El ideal caballeresco implica una llamada a la Acción en pro de la consecución de los más nobles ideales de la humanidad. En el libro favorito del pacifista Gandhi, La Canción del Señor, el valiente caballero Arjuna tiembla cuando va a entrar en combate por la suerte de las víctimas de la lucha. Pero el dios Khrisna le consuela. Él debe hacer lo que debe ser hecho, pues en el mundo de la materia la realidad es el cambio. Ante un conflicto violento que se anuncia cabe hacerse la pregunta que se contestó a sí mismo Cervantes, que es la famosa del Grial al caballero: ¿A quién sirves? ¿Por qué buscas la lucha?

 

¿Qué actualidad tienen hoy don Quijote y sus valores espirituales? ¿Estamos ante una polvorienta pieza más de un Parnaso español arrumbado y medio apolillado?

spaña está hoy en grave crisis de identidad. No ha entendido a Cervantes. O prefiere no entenderlo. No valora que sus aparentes fracasos históricos probablemente se deban más a la enormidad del intento que a sus propias limitaciones para abordarlo. Pero parece haber desistido de participar en la construcción del mundo. Le da igual que Andresillo sufra o no la injusta violencia de su amo. O que Sancho gobernador sea apaleado cuando intenta imponer orden y justicia en la ínsula.

Se argüirá: es que ¿acaso queda ya en estos tiempos alguna doncella que amparar? Hay sí muchas Celestinas, pero el otrora demandado oficio de remiendavirgos está en desuso. No se distinguen los valores de los contravalores en el relativismo moral y cultural imperante. Se confunde tolerar con consentir. Se cree que el multiculturalismo es un valor. Que da igual Andresillo que el cruel amo que lo maltrata. Cuando todo vale, nada vale nada.

Y es que mostramos habernos acomodado en la práctica al imperio del Mal sobre la tierra. España prefiere hacer de Don Quijote, nuestro señor y maestro, una figura risible porque siéndolo no hay porque acompañarle para luchar por sus ideales. Ideales universalistas, dirigidos al Bien común, opuestos a los tribales y reaccionarios que ahora se fomentan en muchos lugares de la periferia de España. Procuramos mimetizarnos con el ocre desertizado del paisaje para no llamar la atención de los bandoleros.

así, porque no hay escondite que valga, la propia existencia de España y de su Cultura se encuentra tan amenazada, que en algunos lugares de su territorio, los términos “español” o “españolista” se consideran graves insultos. Pero ahora, a diferencia de la anterior gran crisis histórica, no tenemos una generación del 98 que se preocupe por lo que pasa y lo demuestre asumiendo el papel intelectual que le corresponde.

El siglo de oro lo es hoy de hojalata chapada en oropel, eso sí, con nuevas tecnologías.  Los pasados grandes magos del pensamiento o de la palabra han devenido en vulgares echacuervos. La Cultura, al parecer cerrada para el mundo vertical del Espíritu, en mohatra horizontal de quita y pon.

Pero no todo está perdido. El lector consciente aún puede tomar el testigo que don Quijote le brinda “porque la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir sin más ni más, sin que nadie le mate ni otras manos le acaben que la melancolía”.

Depende del amigo lector que “en los nidos de antaño siga habiendo pájaros hogaño”. Y que en sus peripecias por los inciertos caminos de la vida sienta la presencia protectora y amiga del maestro don Quijote. Así sea.

(Escrito en 2015, IV centenario de la primera edición de la segunda parte de El Quijote. Seleccionado y abreviado el 23 de abril de 2021 como homenaje al día del libro)

 

 

 

 

 

 

Y Casado cogió su fusil

El peculiar hombrecillo encaramado a lo más alto de la cucaña popular ha vuelto a dejar claro, por si había alguna duda de un hipotético arrepentimiento, de con quién está en realidad.  No quiere a VOX en un posible futuro gobierno de la Ayuso en Madrid.

En efecto, con los mismos amos ocultos que el falsario, la virtuosa niña Inés, o los comunistas, el pequeño prócer está en primer tiempo de saludo y a las órdenes de lo que le exija el guión del NOM para este sufrido, indefenso, arruinado e infortunado reino.

Lo de Ayuso como otra forma de entender la política del viejo partido de Bárcenas seguramente no sea más que una falsa disidencia, un espejismo convenientemente alimentado por la prensa, radio y televisión del movimiento.

Pero lo de las votaciones en la comunidad de Madrid no deja de ser un experimento interesante.

En primer lugar, la incógnita principal será saber qué nivel de pucherazo se va a producir. Después de las anteriores elecciones aquí y en USA ya queda claro al más topo que los electores principales o decisivos son un tal don Correos y el señor Algoritmo, ambos mediatizados por el enemigo. La timba se atezana previamente para dar mayor credibilidad al programado desplume del incauto.

En segundo, suponiendo que ganase la Ayuso porque las trampas al cabo no prevalecieran, intentarían neutralizarla desde su propio partido, cuyos tartufos próceres son los primeros interesados en que no se modifique el guión y status quo preestablecidos en los que ellos son los títeres principales. La victoria personal de Ayuso se convertiría en la de sus enemigos, el propio señorito Casado o el tiranuelo galaico que espera al acecho en qué para la cosa mientras, como a nuevo Nerón, le tocan la gaita sus adictos.

Una derrota, con o sin pucherazo, avalaría el típico “ya lo decía yo, hay que ser buen y pío centrista como nos exige Soros”. O bien el «A centrista globalista comunista liberticida vacunador a la fuerza nadie me gana».

Pero, ¿qué pasará si Ayuso necesitase los votos de VOX, la malvada patriótica «extrema derecha», para gobernar?

Aquellos patriotas que se decidan participar en el tramposo tenderete electoral tendrían la mejor opción de papeleta con posibilidades de lograr escaño en VOX.  Probablemente, el voto útil. Suponiendo que sea útil participar y, en consecuencia, legitimar este tinglado. Votar a Ayuso no deja de ser votar a la PP, co responsable con socialistas y golpistas de nuestros males actuales. Más útil para un futuro menos malo aún sería una abstención del noventa por ciento, pero me temo que eso no va a pasar.

Pero todo son paradojas, incluso este mismo texto. Un partido como VOX que dice estar contra el caos y corrupción inherentes al podrido sistema autonómico terminaría apuntalando una autonomía, oneroso engorde de la gusanera de la antigua diputación provincial de Madrid. Tras la campaña electoral, los próceres de la PP aliándose con los de la PSOE para que todo siga igual.

Continuará…

 

Dieta, sistemas agrarios y carne de plástico

Cuando se pretende eliminar la ganadería y sustituir la proteína animal en la dieta humana por otra fabricada industrialmente, no nos encontramos ante especulaciones de un loco doctor Mengele sino ante una agresión grave perpetrada por gente partidaria de la eugenesia, muy poderosa y malintencionada, que según confiesa pretende reducir la población mundial eliminando millones de personas.

Por eso, más allá del aspeto meramente político de la cuestión resulta de plena actualidad repasar algunos argumentos de carácter agronómico sobre este asunto.

 

Han sido varios los investigadores españoles que han estudiado los sistemas agrarios con una visión holística e integrada, Hombre, Técnica, Economía, Naturaleza, a la par que histórica. Esta comprensión histórica de los sistemas agrarios tradicionales, incluyendo en este concepto una visión integrada de diferentes aspectos de la vida rural tradicional como la vivienda o los objetos útiles, resulta fundamental desde el punto de vista metodológico para encarar desde una perspectiva humanista y científica la actual crisis de la agricultura industrializada.

Autores como Naredo o Campos levantaron acta de un mundo perdido, en el que prevalecía el valor de uso sobre el valor de cambio, la escasez objetiva sobre la subjetiva, el ciclo cerrado y el largo plazo, y en que mal que bien, la gente a base de ingenio, conocimiento diferenciado de su universo y mucho esfuerzo, se apañaba para sobrevivir sin el uso intensivo de energía fósil.

Hace no tantos años se consideraba que la solución del problema social agrario era fundamental para la vida de los pueblos y especialmente para España con importantes problemas en la distribución de la propiedad de la tierra según regiones y comarcas. Se intentaron reformas agrarias con diferentes enfoques y resultados. Muchas cosas han cambiado desde entonces, y en España ya no existe la antigua y dramática presión sobre la tierra pues la población empleada en la agricultura y residente en el mundo rural ha descendido enormemente, de modo que muchas extensiones de nuestros campos se hallan ahora solitarias, abandonadas, y  los sistemas agrarios se han simplificado, perdiendo gran parte de su complejidad y riqueza ecológica, cuando no desaparecido.

El problema es al revés, la España despoblada y los recursos desperdiciados. No que el sistema ya no dé más de sí. Existen sistemas agrario-forestales de extraordinario interés como la dehesa, capaces de producir proteína animal de calidad con pocas necesidades de recursos fósiles y buen impacto para la conservación del medio natural.

Sin olvidar una visión integrada de la problemática por ejemplo de los incendios forestales que suele ser resultado del abandono de la ganadería extensiva y su gestión del suelo.

Detrás de tan profunda transformación del territorio y del sector agroforestal existen muchas causas, una de ellas es el cambio en la utilización de la energía y sus principales convertidores: plantas, ganado y máquinas en los sistemas agrarios. De singular importancia es, frente a la ganadería tradicional integrada, el desarrollo de la ganadería intensiva alimentada con productos propios del consumo humano como el maíz o la soja.

En cierto modo, combustibles diferentes de los que usaban las máquinas vivientes de nuestra cabaña autóctona, más resistentes y mejor acomodadas al medio natural y capaces de aprovechar mejor los propios recursos pascícolas y la fotosíntesis no subsidiada con energía fósil, sirviendo además para la tracción en el caso del vacuno.

Es decir, la sustitución de la ganadería extensiva por la intensiva, consumidora de alimentos en competencia con el hombre frente a la que aprovechaba los productos de la fotosíntesis no subsidiada con energía fósil que el hombre no puede asimilar de modo directo.

Es verdad que entonces parte de la superficie agraria era empleada para alimentar el ganado de tracción o transporte, caballar, asnal o mular, cosa que el empleo de recursos fósiles ya hace innecesario. También que estas variantes de la cabaña ganadera están muy amenazadas.

Hoy la amenaza fundamental es otra. Si prestamos atención a las declaraciones de algunos pretendidos filántropos, con el absurdo pretexto del lucrativo fraude del cambio del clima climático climatizable, que encubre sus objetivos eugenésicos, parte de la plutocracia mundial más degenerada pretende eliminar la ganadería. No ya la extensiva, en decadencia sino también la intensiva.

La proteína animal sería sustituida por un producto de laboratorio industrializado y fabricado con materias primas que más vale no conocer. Las consecuencias para el metabolismo humano y los impactos ambientales en los sistemas agrarios y forestales pudieran ser terroríficas. El hombre se convertiría en un robot come basura contaminada. Todo el medio ambiente se vería afectado.

De llevarse acabo este atentado, los sistemas agrarios y ecosistemas sufrirían un gran deterioro. Muchas especies ganaderas, la biodiversidad a ellas asociadas y tantos logros zootécnicos resultado de investigaciones de décadas, se verían relegadas o desaparecerían.

Sin duda, la humanidad sufriría las consecuencias, no sólo de tal agresión al medio natural o modificado por los sistemas agro-forestales, sino también a su propia integridad por la vía del metabolismo y de la posible asimilación de sustancias tóxicas o cancerígenas.

Sin embargo, estamos contemplando con cierto horror no exento de sorpresa que las instituciones, incluida la propia científica, no reaccionen como es su deber en defensa y protección de los ciudadanos. No sé entiende bien que ninguna institución profesional o cultural, que yo sepa, haya contestado aún como se merece a los plutócratas falsarios denunciando y descalificando sus barbaridades y pretendidos argumentos.

Sirvan estas líneas al menos como denuncia de un profesional y ciudadano.

 

Apéndice: Algunos aspectos técnicos

Desde hace ya más de cuarenta años, en varias ocasiones y diferentes publicaciones técnicas o de divulgación, me he venido ocupando por mi profesión de ingeniero agrónomo del tema del nivel energético de la dieta y de las necesidades en energía fósil de a agricultura industrializada introducida en los países occidentales.

Con el fin de no aburrir al lector no especializado con datos y métodos cabe resumir algunas de las conclusiones más importantes:

Para la producción de una proteína animal se necesitan varias proteínas vegetales. Entre y cinco y diez según rendimientos.

La cantidad depende de cada especie, su raza o variedad y de su rendimiento metabólico y de su forma de crianza. No es lo mismo un rumiante que un monogástrico.

Desde la perspectiva de la ordenación del territorio, el aprovechamiento de la fotosíntesis, la estabilidad de los sistemas agrarios y la integración de los ecosistemas naturales no es lo mismo la ganadería extensiva que la intensiva.  En el caso de la extensiva se aprovecha mejor la fotosíntesis no asistida que apenas tiene que recurrir al uso de energía fósil.

Desde el punto de vista de la competencia por los alimentos que puedan ser usados directamente por el hombre, no es lo mismo la ganadería extensiva cuya principal fuente de alimentación son recursos pascíciolas no digeribles por el hombre que la intensiva que emplea cereales o soja que sí pueden ser empleados en la alimentación humana.

Otro ejemplo ilustrativo de lo anterior ha sido la derivación de cereales o soja para producir los llamados biocombustibles, lo que ha dado lugar a carestías, escaseces e incluso ciertas hambrunas en determinados países pobres. Para colmo, los rendimientos netos energéticos de la fabricación de estos biocombustibles no arrojan balance favorable si se considera toda la cadena logística y de distribución y no solo la agraria en el predio.

Un último apunte de interés. El médico brasileño Josué de Castro en su famoso libro Geopolítica del hambre explicaba como, aparte de cuestiones institucionales o culturales, existe una correlación entre el nivel de ingesta de proteína animal en la dieta cotidiana y la fertilidad natural por regulaciones hormonales del ciclo de reproducción femenino.

De modo que, ceteris paribus, cuanto mejor alimentada sea la población, menor sería su tasa de fertilidad natural. Tal hipótesis sería contradictoria con las famosas tesis malthusianas.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.