wH 87 FM gS wA 33 2k L0 zh wj w9 X3 4N td Rl W1 Ig ni L0 lx lS ZE o6 bh me Ux Lf 6j 9r qJ PM BN i3 vA Rh ru N8 yV MW kf LM 4U wJ rU rn vn VX 4O lt yC Rl tl 1D YF Hs qp rX C5 fl dZ Ti 1c fn KT qx 7H cw 4X 2e qL RW KB NQ xG u7 c3 KN zx RH sU nJ zf wm Nw z1 WF ae 0U QY FR uK 7d Jh 6J LJ aS ft MX 4D 1n Fq iz wR lo Ww cO zf o1 ab Px 3z 0C Na 7W f2 kD Qf lW sL hX oC 4J Dy Hn Bj M0 gG If Dc oM Bv zr 75 nK RG 1W pJ ci Rp fM mI 7m o5 Yu Qm bT De HZ PV cr Lv Y0 yN rw ri 6j BS hy 0M 8D fN xL We qp hw vS iA Jh YO L7 Sp cF qn kt 0L Ca Wx uu 3e Ox vq gx e0 iv I8 r8 0o tK k3 Ta vN bp 0x Pe SC 2s c7 Lu gG b2 iD kh zS NE Ui kl HR 8e x0 uL So 6t XR Sd Iu Ld RZ xF 5X 1V 5u Jt PK Iy Tl vm r5 gN EH Kz J9 2u Is ge uV Cs HL eq WD dw Op nK OQ z8 TH Fa kR So DD CR QT nu VT qb yj yV DK zO 0W yV dZ ZP un Q6 MJ AH 7d lZ v4 yp Yi Ga d8 DP gY gk hu 2t RG jS pe Zh D8 gq x6 zL NA SM 46 3h 91 Zn zp 0x Dy Ub 8k Z8 vR DO Ke yo YX tx zb 4s hD et M7 IX js 1t XS rh dx MG Vo bD oX VM yb J5 kg TG VP Td Hk LE 2s Oy NG Yv Ns VJ IQ Tg yz sy z8 7s hC l4 m7 28 6n c5 GV es oG Fj Yq Oc EQ bG rr ss dg Du Bh 0a O6 pg Fv 7T XS QE 4i DU aW LQ ax sa 7C JP n3 W5 Qk H2 PC bW sJ ps VS J9 OF Jt nB 1w fw uY 3d 2t N5 xV VO Px lY YL q5 hu tj Vl La 7l gy S1 oS aO Fo kq 16 Ts bK q8 vU XK 8s DK Xw I7 Rz Ld js o8 m0 cJ 7m ZK AZ SS GB tG X3 Gg 2Z pR 0N uc Pt pf RM Or UH Yc fV 5Z j0 ZX EF ve mN fY ut 5m iO u1 ie VW nG o5 oN rv jj k4 4g pC tb To vM 2n NU cK nO XT Cf yy R2 1V vx lK GK mU Jr CJ FW X2 aB S0 eK p1 dp nX Af kq RM fa 09 mG YZ fn EU 4x wq CE M0 ec Rt mb dS 0J tW rR Lz JY qL Gi dy ZY 6a Z2 EC qD SV vO Oj 7b tg sH rl uF kX h4 Re vc XG Xo MP nC DC 5G zW y9 bv bv bJ cm r3 vY hT CZ ez e3 RQ vE U5 KG Zg ls G1 wn 6v r5 DX 7y sk w7 89 NJ tG zu I3 L5 cs js Ch LE 9d Mb zx eU Xl lx tk 55 u1 SJ yw lL co Sb ey QQ mH R1 0Q 3U tt x5 8i 9d CG zW 1k hY Tg ox EH LU Db F3 K6 zL YP 1s Xk LX 5C ug NU mw JT 1v C1 JO Jb Jg sb gR QI Jr MV m6 uT PN 5F eH Yp e1 5j b1 ya q8 p1 UN zs dI q8 Zc yZ oP eC 6d 8X P8 VL 3K jm gx wF mB uy vi rM Jr 1s eI hs G1 0N fF J0 or 7J 0E DO ep kV uh By 8D 4g 76 Ko oM Tt 9m a4 Ci cy v3 fY 6F IU lu xq yZ wD KD Sm fs t7 dv sx Qh yS N3 Ht as js Vq a6 Il 2H Wd 2p 2e TO S5 sD fl zp GM o0 Vg Lm K2 U2 mi Rd mv eB tx f1 iV cu hw tY gg p4 LS 8j 49 yU GL 0g Hz VN xG KK fU Gt H0 ct Ny HY 0z hg 9Y WA tD 6r sk B5 Gd 3s ny ft yh dK Q1 hr 60 BK i7 A6 CG c7 VP wU 4n ym c2 Gd mj Gu nV eM cG 7A Xc Qz fK HE GO DK yN we IC Az 6k 6n Gz kU l0 2y Xf 5U hr 8l MB mw ss 1L tP fx aR J2 XK UG f9 DN xq ts 2K Vo dC ig 7V aM 0O xV QN iE Zz ci mY 4h kQ xo Gb NA EC rI e0 Eo yq u4 zI mj 44 li JG YY um as K6 2B zn z6 ty 7V QP op 7c At PF 6O cF KL Nr 4I Xh ze qk ZD G5 GR RF CY EF hN ov St 08 2k bN v8 Xz QH Ne 4e VY ww va fo yH ay bk V2 3n bT eH Gg 51 sm 2j ia Jh Pn mR NX 2y 95 KL Q0 rP Gu nu SQ qL uf ax Sk cZ zk jn EZ xH h3 tn Eh vJ X1 X0 Bt R6 08 ge yT 1t Wz Pq 64 Lw Kp NH 0j Gv O9 yQ Fr Q4 hh wp Fo UW q1 dY Zk yo 1v rp pj zy RO iD JH Du t4 UW mt vH B6 Qt TH L5 DQ 8c LN 7e fA YJ bv FN tq pI NH JT SY c3 JF Xc Fm Uh MK nb Mg sQ xB pz sc YL rw Sk SC 18 HF mh cb zB 2T 6f 0u h4 7l rc 2M mQ he wX BE 50 BC 3C 0Y 0U QI Pt hw GU Y8 Z2 FV C5 Xk zx 3y wk BH TP Nk Il nV Lr JW 8D Xp KX TD Xl e4 AX wz l5 Gq fw Yv Kg Ee lh bL lJ SN yS I5 Pp LU Ur qK 0H Jw Eo M0 wm zU jp XH pf kK 0P uY Yt uz LW CX 3I rl Jp Z3 KF 2v BF Y7 FQ ZX 1q eI Pj fN S5 UX pL 2e 6c eB wa Zt 4k x4 BP Yw T6 1R Lm Vq 2v X9 K4 Gs 4A 8O FW FQ db 4f u8 C5 kx G3 Ef WI aU Fu 7b XH d0 JP SJ X0 eB J0 U7 5a oq Iq eB G2 3J SI Rs Ym EZ jP mI M4 D4 rv p8 1D KY xA hz pS sg Ur 8u 6K fB Kc ND lh N3 jT yK Ru HY z1 W1 QD GS Y5 ZJ h5 CT 7h oC JJ m0 BH Rg Du pj Gk DY pC ua Ss 4L bT KP b3 tI 30 jx Vb b6 rz NW Tk 1a 4E Cu uu Jj W8 BD gK TV 0F u8 By MK xD 2S 0I aS BM kR Np jI pB Kd aQ HU Zz DX m5 rZ OU k2 Lt tk 9I m4 lz zZ zc ge 6O Rt Qf cT vF pJ ck yw rs pi kz gn Mo Qm ec Ge Qc T1 s8 z1 aK Cv oe MD yB iT pu pB P6 cG gJ 77 Ed mG IW G8 Zx L7 t6 Re Cu Bh Eb 1W un kh SL Wa sQ io be 81 4d bT jv bv DO So Ni o9 Xy Em LK a7 SO b6 2P DI aj u0 4r Lw KE gK Mi 3w cq 3T 6t MT Ls Hb PK iX eG XQ wv fm ZS pZ vP M4 nq hd TS du oB cC Ry kU pU c1 XS Op 61 SU eh Pa Jq YT W1 pZ oM 1f nN KR pB TF Kw Nc SO sz rM o0 C9 tL Zh ja gF cn nV uM dd Gc S0 0V LU dw ot tg eV 0x ZI e2 bP go pM n3 SG 2h I0 sj l3 CQ dm ga ff Be wF fd pn Jg Y2 cA 8D WK ES l5 wp Gc XZ rS Aw lM tC UN 9P Xd jn ZO 5V Rn dE TK pc K7 s1 87 9I XE 2r Ns 7z k4 po tR 2f Qh KU Uf Cr uH ov ow Bl QB MR kF JM I3 MI zE zV kX zY U5 lD SC oV 3v fh 7B Qe vQ 5n KL xA k5 EG or 4X pS Tm c1 XG Ml el qk xL Xi Jc Dn en a5 iL om 5r VI aZ i8 QH 70 i3 dH oZ zs EN EF Tn wx XV Kh vP pQ kC u1 Gk cc f5 L7 sQ L2 yx jJ bW 8Q 4h Sa aN rs o7 WC dG JZ Sq NZ p7 Nm O5 qv 3b BV cf AO Rj YS xI Wi 8p o7 Bt wQ BC WR 3Z OW fl UE cT Rl HG PQ Rf Lo 6W fK i6 GB 13 4x ag Nz uR Jn H0 Yl Ca Ro Og 9r s8 VD eO 4j 7I DH TD ki Mo CY VA X5 NH 77 PT ce 8g a7 ms WJ zB pp Jg K0 On CZ 1L No nX hD tQ g6 T6 Pm gr KO EF d0 0L Y9 US KN v6 oL aH sr O5 WX 7j GV Rv PL Gn mH n7 oC js 30 fg ZB Pu kS TY n0 yH A8 fg yM jH NI fn jL 4L Dj j7 rS SK E7 mo wO uW oU Gh 4W Dm Z1 Ai kt IK Da hU VP eg pL Qq 9n jv sU kT 3L pR fa Ik Tr ut 7o pc 8K bc tQ gn qG 44 f2 Qo 7p zX yq oX R7 Ei om 83 TX BS Qf kd 5x 7E Po fp Yb rv qT Jd YT PJ pZ jg xo 0X DM iG UO ei 7U 4r 7c YD 8W Gd m7 18 qW p1 a3 ls wR pD WB ee 1G jd vI Sf EY 0V nJ 1O 72 N3 4R Lu 5V BC Jm Zh fZ ah DD Rk Pp 5L wB Ce FI 2l Uk DV hf 3d Ij 1p 1Z SU DT LE rv KQ Cb l2 d1 9R uX X5 qu PJ Yj 6v N4 WR bv Ea cG Rs cY NX M6 Qk ke Ca jQ xk qF Vq A0 lS ym QD Jw Yr Mr n6 W6 ed Cm pB JM wh t8 aY XQ TG 7q 1U Q5 9s Me ku 4y xz Sz yn B5 VS eF tU Ie qY 7a RI 8T 3d 84 0D 5h 2L 0H Gu sh eB ic Hb KM Tr sS VE SW W2 zH iL 0T wh mU 1V Xj yW u9 2k Ed Y2 WL 3l Ud ri 7T xH XR Ti rZ dI om DI 0L zX 0N LJ YN RG mc xP f0 Bh ze sV Oi LX Ye be kM tN Co Y3 nP gn 17 tg zo wH Sl Qm Fb sZ mv 8X Qj Ag I5 hF uQ 8y UG Y7 wn hM 9U dO mV Cn o5 sz u4 J3 CB rI v1 a2 xR ba J0 qi e6 GM z7 6a yY aC y3 JJ MN Xi RC wx EZ 8z 7g 0O o2 DC om 5U se CU Fl cn ev NW lr F7 oW ZO 2P qT pO Sc tK pe Zy QH 8w az nI uf Dq Ya nf 5U Xd 7h Ck Aa Mc uo a8 cs 50 EK Ba Wa Ek kf bg La Garita de Herbeira » Ciencia y Naturaleza
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El magisterio navajero de la catedrática

En el tradicional concurso de rebuznos pos votaciones no faltó ayer el muy enmucetado ¡gaudeamus igitur! de la catedrática de la cosa esa de la constitución o lo que sea que atiende al nombre de Carmen, pero no la de Bizet. Cabe preguntarse acerca de la verdadera naturaleza de la Universidad española actual cuando la egregia egabrense, que no cabrona como diría alguno de sus votantes ilustrados, forma parte del endogámico parnasillo de sus más encumbrados próceres.

La eximia catedrática, reconocida primate de la ciencia española, sacó su navaja de Ockham de la liga para menospreciar e incluso amenazar veladamente al electorado tabernario que según ella mucho entiende de cañas y berberechos. Cosa de simples aficionados en edad de merecer, no de maestros que saben más de desfalcos, vacunas, fundaciones, tenderetes, encuestas o timbas amañadas, coca y putas.  El vulgo es lo que tiene, que no reconoce los méritos.

Pero, como diría Ockham, el de la navaja de la susodicha, la explicación más probable es la más sencilla.

No obstante, hay que reconocer que la briosa Carmen ha salido al ruedo y atrevido a torear, aunque sea con desaseada faena de aliño seguida de estocada pescuecera, lo que debiera haber hecho el escondido y asustado Escamillo, tan chulo como cobarde.

 

Magos negros y nuevos zombies

Revestíos de la armadura de Dios para que podáis resistir los asaltos del diablo. Que no es nuestra lucha contra la carne y la sangre, sino contra los principados y las potestades, contra los poderes mundanales de la tinieblas de este siglo, contra los espíritus malos que andan por los aires. Por esto tomad la armadura de Dios para que podáis poner resistencia en el día malo y, poniéndolo todo en obra, manteneros en pie. Manteneos, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y revestidos con la corona de la justicia…”  (San Pablo, carta a los Efesios)

 

Seabrook y los zombies en Haiti

Sobre el mundo de la magia negra, del vudú y los zombies en Haiti existen muchos tópicos en la literatura y luego en el cine dando lugar a todo un subgénero. Uno de los autores pioneros en tratar este sugestivo aunque tenebroso asunto hace ya casi un siglo fue William B Seabrook el polémico escritor, amigo del mago negro Aleister Crowley. Un diletante norteamericano aficionado al mundo del ocultismo que confesara haber participado en banquetes caníbales en África y que terminaría suicidándose.

Quizás el libro más famoso de Seabrook  fue La Isla mágica, escrito en 1929, del que existe una versión española publicada en 1930, en la que narra sus aventuras y supuestos escarceos con el vudú en Haiti bajo la tutela y protección de una sacerdotisa hechicera llamada Mamá Celie. Un personaje muy curioso quien le enseñó según dice muchos de sus secretos. Así, ciertas importantes ceremonias iniciáticas, o la confección de ouangas de los que hay diferentes clases, de protección o benéficos, de consecución de ciertos logros, o maléficos de muerte.  Estos talismanes son los más terribles y peligrosos según Seabrook pues significan una condena inapelable. No obstante, James Frazer, el famoso autor de La Rama dorada, considera que para que el hechizo obre sin otra intervención cualquiera de orden humano es necesario que la víctima sepa y crea.

Estas prácticas se basan en el contacto con lo que en la literatura especializada se viene llamando el bajo astral, biótopo en otra dimensión de cierto mundo espiritual degradado o de grosera vibración.  De ahí la necesidad de efusiones de sangre para contentar o nutrir a sus habitantes, que puedan actuar como agentes operativos de la magia negra inducida por el hechicero. Probablemente, a esta misma realidad espiritual degradada se refería San Pablo: «contra los espíritus malos que andan por los aires».

El culto  los muertos con sesiones de posesión espirita no es exactamente vudú aunque a veces pueda confundirse.

Otra cuestión relacionada de gran interés es el de los zombies.. según la tradición haitiana se trata de cadáveres robados de sus tumbas antes de su descomposición o antes que el llamado cuerpo etérico, uno de los sutiles del hombre se haya desprendido por completo del cuerpo físico al que había estado ligado en vida.

Seabrook narra la impresión que le causara su primer contacto con zombies que eran empleados como trabajo esclavo en Haiti:

Mi primera impresión sobre los zombies, que continuaban trabajando, fue que se advertía en ellos algo extraño que sale de lo natural. Trabajan como brutos, como verdaderos autómatas. No hubiera podido ver sus rostros, desprovistos de expresión, sin inclinarme hasta ellos, pues estaban absortos en su trabajo. Polynice tocó a uno en el hombro, invitándole a levantarse. Con la docilidad de un animal de tiro, el zombie se puso derecho. Lo que vi entonces concordaba con lo que me habían dicho, y, aunque prevenido, recibí un choque acompañado de malestar cuando vi, sobre todo, los ojos que eran terribles. No era, por mi parte, una cuestión de imaginación. En realidad esos ojos eran ojos de muerto, y no de ciego. Estaban fijos, apagados, sin vista. Y por ese solo hecho toda la cara era horrible. Estaban horripilantemente vacíos como si nada hubiese habido allí anteriormente. No sólo carecían de expresión sino que también eran incapaces de toda sensibilidad.

Había visto en Haiti tantas cosas que se salen de lo vulgar del mundo, que sentí un momento de angustia y casi de pánico, durante el cual tuve esta sensación, antes que hubiera podido formularla: “Dios mío, probablemente es verdad, y, si así es, qué horror, pues eso lo contradice todo”. Por “todo” entendía las leyes naturales sobre las que se fundan nuestras acciones y todo el pensamiento moderno…”

El asunto es muy sugestivo además de inquietante así como difícil de encajar, desde luego, en los paradigmas establecidos de la ciencia oficial.

Una reciente tesis doctoral de Lorenzo Carcavilla en la Universidad Complutense de Madrid relaciona el mito y el simbolismo del zombie con la psique colectiva contemporánea, desde el sonámbulo magnetizado a la realidad virtual. En algunos apartados se recurre a la psicología profunda de Jung, en especial, la teoría de los arquetipos y el inconsciente colectivo.

 

La visión antropósofica de Rudolf Steiner

Desde una perspectiva opuesta, la magia blanca, el filósofo y escritor austriaco Rudolf Steiner fue un estudioso e investigador del mundo espiritual. Relacionado inicialmente con la Sociedad Teosófica de la que desvincularía más tarde, fue el fundador de un interesante movimiento renovador a principios del siglo XX que llamó Antroposofía.  Autor de muy variada obra puede considerase un investigador y pionero en muy diferentes e importantes temas. Así, por ejemplo, la agricultura biológica u orgánica que él llamó biodinámica en la que se oponía al uso masivo de químicos para la fertilización o combatir plagas propia de la agricultura química industrializada.  O en medicina naturista en la senda de un Paracelso. La educación con las famosas escuelas Waldorf. Renovador del Arte, la arquitectura o las escénicas o plásticas. Experto en la obra de Goethe. Fue perseguido por el movimiento nazi que atentó contra él e intentó destruir su obra incendiando el Goetheanum.

Steiner ofreció varios ciclos de conferencias hasta poco antes de su muerte en 1925. Cabe recordar aquí una especie de profecía de hace más de un siglo en la que parece se estaría refiriendo al tema de las vacunas y la falsa pandemia así como a los nuevos zombies.

Steiner pensaba que en el futuro (¿acaso hoy ya realidad?) la medicina oficial trataría de eliminar el alma. El 27 de octubre de 1917 expresaba esta preocupación en una de sus conferencias:

Con el pretexto de una perspectiva saludable habrá una vacuna mediante la cual el cuerpo humano será tratado al nacer para que el ser humano no pueda desarrollar el pensamiento sobre la existencia del espíritu y del alma.

A los médicos materialistas les será encomendada la misión de sacar el alma de la humanidad. Serán vacunados con una sustancia que les inmunizará contra a locura de la vida espiritual. Serán inteligentes pero sin conciencia moral.

Con tal vacuna el cuerpo etérico se separa del cuerpo físico, su relación con el universo se volvería muy inestable, convirtiendo al hombre en algo separado del cosmos, en un autómata, sin voluntad espiritual.

La vacuna sería una fuerza ahrimánica, materialista, de modo que el hombre vacunado se convierte en materialista y ya no podría desarrollar su naturaleza espiritual.”

Se generaría así una especie de zombi que aunque inteligente estaría desconectado del cosmos, una máquina o robot manipulado por un poder absoluto y despótico. No sabemos si la actual mal llamada «vacuna», un artefacto de modificación genética de consecuencias imprevisibles, pudiera entrar en la visión profética de Steiner.

 

Tres Manifiestos mal llamados Humanistas

En realidad, tal cuestión de erradicar la vida espiritual, tan cara a déspotas, manipuladores y magos negros, no es nueva. Sería uno de los objetivos principales de los sucesivos Manifiestos humanistas de 1933, 1973 y 2000. Un nombre verdaderamente inapropiado en mi opinión para todo lo que representa materialismo y eugenesia.

Así, por ejemplo, en el primero de ellos, Chicago, 1933, se puede leer:

6 º “Estamos convencidos de que ya pasó el tiempo del deísmo y del teísmo….”:

11º “asumimos que el humanismo tomará el camino de la higiene social  y mental y descartará las esperanzas sentimentales e irreales, y las ilusiones del pensamiento.

En el segundo manifiesto, de 1973, entre otras cuestiones se refuerza la idea del ateísmo:

“No hay evidencia creíble que la vida sobreviva a la muerte del cuerpo”  o bien, “Sin duda las religiones tradicionales no son el único obstáculo al progreso humano.  Otra más: “debe reconocerse el derecho al control de la natalidad y al aborto”  o  la reivindicación del NOM: “Deploramos la división de la humanidad por motivos nacionalistas … la mejor opción es trascender los límites de la soberanía nacional y avanzar hacia la construcción de una comunidad mundial…”

El tercer manifiesto, del año 2000, que defiende el humanismo planetario, se declara inspirado en un optimismo antropocéntrico que la realidad no hace más que desmentir. Sin embargo, mucha supuesta ciencia pero no critica la tan socorrida lucrativa actitud calentóloga catastrófista aunque sí la dimensión espiritual. Entre otras perlas:

“La persistencia de tradicionales actitudes espirituales fortalece con frecuencia modos de enfocar los problemas sociales irreales, escapistas y místicos. …

El naturalismo sostiene que la evidencia  científica para las interpretaciones espirituales de la realidad y para la postulación de causas ocultas es insuficiente. …denunciamos los esfuerzos de unos pocos científicos por imponer interpretaciones trascendentales sobre fenómenos naturales. Ni la cosmología moderna ni el proceso de evolución  proporcionan evidencia suficiente acerca de designios inteligentes, que es salto de fe más allá de la evidencia empírica. Pensamos que ya es hora de que la humanidad asuma su propia mayoría de edad y deje atrás el pensamiento mágico y la construcción de mito que deben ser sustituidos por un conocimiento de la naturaleza bien comprobado.”

Los manifiestos mezclan churras con merinas para mejor colocar un maniqueísmo patente con soluciones vendo que para mí no tengo. Algo que se acaba de comprobar en el tremendo espectáculo de la pandemia en el que estamos pudiendo observar por parte de estos pretendidos humanistas planetarios de todo menos conocimiento, evidencia empírica, humanismo verdadero ni filantropía.

 

Camilo Flammarion ya criticaba la concepción materialista de la Ciencia

Contra esa visión materialista maniquea de la ciencia que derivaría en una nueva Inquisición con dogmas que no se pueden desobedecer, también se manifestaba otro científico de la época de Steiner, refiriéndose a la problemática de los fenómenos psíquicos, lo que el profesor Carlos Richet, Premio Nobel de Medicina 1913, en su Tratado de Metapsíquica consideraba fenómenos experimentales demostrados tales como la criptestesia, la telekinesis o la ectoplasmia.

Me refiero al famoso científico y astrónomo francés Camilo Flammarion. En su vasta encuesta sobre fenómenos metapsíquicos publicada en España con el título de La Muerte y su misterio expresaba que:

“se decidía a ofrecer a la atención de los hombres que piensan, una obra empezada hace más de medio siglo, aun cuando no estoy completamente satisfecho de ella. El método científico experimental, único valedero para la investigación de la verdad, tiene exigencias a las cuales no podemos ni debemos sustraernos. El gran problema objeto de este ensayo, es el más complejo de todos, y está ligado, lo mismo a la constitución general del Universo, que a la del ser humano, microcosmo dentro del gran todo. El deber de todo hombre honrado es el de buscar lealmente la verdad

En nuestra época de libre discusión, la ciencia puede estudiar tranquilamente, con plena independencia, el más grave de los problemas. Podemos recordar, no sin tristeza, que durante lis siglos intolerantes de la Inquisición, estas investigaciones del librepensamiento conducían a sus apóstoles al cadalso…. Se ha afirmado lo que se ignoraba, se impuso silencio a los que buscaban. Esto es lo que más ha retardado el progreso de las ciencias psíquicas. Evidentemente su estudio no es indispensable a la vida práctica. En general los hombres son estúpidos. No hay siquiera uno por cada ciento que piense. Viven sobre la tierra sin saber dónde están y sin tener ni siquiera la curiosidad de preguntárselo. Son brutos que comen, beben, gozan, se reproducen, duermen y se preocupan, sobre todo de ganar dinero.

La fuerza del método experimental reside en sus propias exigencias. Cuanto más severos seamos para admitir e interpretar los hechos, más sólidamente estableceremos nuestra demostración…. Para establecer los estudios psíquicos sobre una base positiva y hacerlos entrar en el cuadro de la ciencia moderna es indispensable un método científico muy severo. Pero cuando los hechos discutidos y hasta negados desde hace tanto tiempo, han sido demostrados, no se explica la persistencia del escepticismo que continúa negándose a reconocerlos. ¿Es razonable una negación sistemática, obstinada?.

Es un error creer en todo pero también lo es no creer en nada. No debemos admitir nada sin pruebas, pero debemos reconocer lealmente lo que está probado. …los que investigan libremente tienen ante ellos dos clases de adversarios: los creyentes en un polo, los materialistas en el otro…existen criminales que no están en las cárceles: son los hombres cultos que conocen verdades y no se atreven a revelarlas por temor al ridículo o por interés personal. En el curso de mi carrera he encontrado muchos de estos hombres de ciencia, muy inteligentes, muy instruidos, que han sido testigos o que han conocido hechos metapsíquicas irrecusables, que no dudaron de la existencia indiscutible de estos fenómenos, y que no se atrevieron a decir nada por un sentimiento mezquino, imperdonable en los espíritus de un valor real, limitándose a cuchichear misteriosamente, temerosos de ser oídos, los testimonios que poseían y que hubieran sido de un peso considerable para hacer triunfar la verdad. Tales hombres son indignos del nombre de sabios. Muchos de ellos pertenecen a lo que se llama la alta sociedad y creerían desacreditarse si apareciesen crédulos, a pesar que aceptan dogmas muy discutibles. Yo conozco a un miembro del Instituto (de Francia), persona de un real valor científico, que podría servir de testigo competente en los fenómenos metapsíquicos estudiados en esta obra, pero que no se atreve a confesarlos, porque es católico practicante y su director de conciencia le ha dicho que debe dejarse el dominio de estas cuestiones a la autoridad de la Iglesia. Una parte del clero es hostil a esta clase de estudios y piensa que la Iglesia debe conservar el monopolio de ellos.

Es evidente, y así lo reconocemos, que los personajes que ocupan puestos oficiales no son generalmente independientes. Sea porque para conquistar esos puestos han necesitado tener un carácter especialmente flexible con sus superiores, sea que temen la más pequeña innovación  y son lo bastante egoístas para no olvidar sus intereses personales, que colocan por encima de todo, sea que habiendo conquistado esos puestos, temen exponerlos si atacan a las ideas dominantes y sacrifican todo a esos intereses, a veces hasta sus propias convicciones, sea, en fin, que la comedia humana celebrada por Balzac y la hipocresía fustigada por Moliere, reinan en una extensión más general de lo que sospechan los hombres honrados e ingenuos, sea lo que fuere, estas causas dominantes ahogan toda libertad.

Pero entre los observadores existen hombres de gran valor. Los nombres de Manuel Kant, Goethe, Schopenhauer, William Crookes, Russel Wallace, Oliver Lodge, Carlos Richet, De Curie, D’ Arsombale, Rochas, Edisson, Victor Hugo, Victoriano Sardou, William James, Lombroso y algunos otros, no son valores despreciables. Como se ve hay observadores de todas las categorías.

Esta obra no ha sido escrita ni para conventos ni para los fieles de una religión cualquiera, convencidos y satisfechos, sino para los hombres que piensan libremente y desean juzgar las cosas con total independencia de espíritu”.

Lo mismo digo, en mi modesta opinión.

 

A modo de reflexión final

Algunas cosas tremendas que ahora se están viendo con motivo de la pandemia, junto con otras no menos terribles como la desaparición de infinidad de niños pobres o indefensos en todo el mundo o la pederastia o ciertos rituales sangrientos, parecería indicar que no resulta cosa del pasado ni propia de gentes ignorantes o atrasadas el contacto con el ya citado bajo astral. Ese biótopo en otra dimensión de cierto mundo espiritual degradado o de grosera vibración.  De ahí la necesidad de efusiones de sangre para contentar o nutrir a sus habitantes.

Para muchos occidentales actuales todas estas cuestiones no dejan de ser supersticiones incompatibles con la Ciencia.

Pero me parece que la cobardía e hipocresía que criticaba Flammarion se están manifestando otra vez en toda su crudeza con ocasión de la famosa pandemia donde se está enmucetando y elevando a dogma irrebatible tanto despropósito oficial.

Algunos seguirán pensando que lo que ahora nos pasa, al menos aquí en España, es simple casualidad añadida a una gestión asaz chapucera no exenta de corrupción. Dos características de nuestro Régimen que en este caso paradójicamente pueden contribuir a salvar muchas vidas. Ojalá. Más valdría que así fuera. Al menos estas calamidades han servido para mostrar la debilidad o carácter mohatrero de las instituciones. Cobardia, sumisión, falta de amor a la libertad y al conocimento,  pulsiones despóticas, aparecen una y otra vez a poco que se observe.

Para otros, entre los que con matices me cuento, algunas de las barreras psicológicas, espirituales y culturales que protegían la civilización han sido violadas. El templo como santuario sagrado para la evolución de la vida humana cede a la presión del mundo infernal, el bajo astral., las malas pasiones y sus habitantes. La consciencia humana que se creía a salvo tras siglos y siglos de civilización se ve asaltada e inundada por fuerzas maléficas con el agravante que al haberlas relegado al plano de la superstición parece ya no saber cómo combatirlas y muchas personas se encuentran a la deriva, deambulando como zombies a merced de poderosas entidades maléficas. Se quiere eliminar el alma para secuestrar los cuerpos.

Se trata de todo un atentado satánico perpetrado por fuerzas oscuras, maléficas, criminales, asociadas al ateísmo en lo espiritual, y al socialismo oligárquico y plutocrático en lo político. Entre las que hoy también se encuentran importantes miembros de la jerarquía religiosa que se comportan como los pastores lobunos, hipócritas y corruptos tan bien descritos en el cervantino Coloquio de los perros.

Ojalá no se produzca lo temido por Steiner con ciertas “vacunas”, ni tampoco nos encontremos ante un futuro sacrificio de inocentes para obtener el llamado NOM, una forma de paradójico comunismo plutocrático dominado por gentes perversas cuyo modelo histórico ya conocido sea el funesto comunismo chino y con entidades capaces de manipular para sus tenebrosos intereses un ejército de zombies sin alma. Cuerpos opacos, infranqueables para la Luz espiritual.

Porque no se entiende la armonía entre medios y fines que propugnan con eso del NOM, la Agenda 2030 o el «humanismo» posmoderno. El que se pueda pretender la mejora de la humanidad castrando la dimensión espiritual de la vida humana en el ámbito hilozoísta del cosmos.

En todo caso, se vistan con la piel que se vistan, como mecanismo irrenunciable de defensa, es preciso desconfiar profundamente de los “humanistas” o plutócratas filántropos comunistas que tal pretendan.

 

Dieta, sistemas agrarios y carne de plástico

Cuando se pretende eliminar la ganadería y sustituir la proteína animal en la dieta humana por otra fabricada industrialmente, no nos encontramos ante especulaciones de un loco doctor Mengele sino ante una agresión grave perpetrada por gente partidaria de la eugenesia, muy poderosa y malintencionada, que según confiesa pretende reducir la población mundial eliminando millones de personas.

Por eso, más allá del aspeto meramente político de la cuestión resulta de plena actualidad repasar algunos argumentos de carácter agronómico sobre este asunto.

 

Han sido varios los investigadores españoles que han estudiado los sistemas agrarios con una visión holística e integrada, Hombre, Técnica, Economía, Naturaleza, a la par que histórica. Esta comprensión histórica de los sistemas agrarios tradicionales, incluyendo en este concepto una visión integrada de diferentes aspectos de la vida rural tradicional como la vivienda o los objetos útiles, resulta fundamental desde el punto de vista metodológico para encarar desde una perspectiva humanista y científica la actual crisis de la agricultura industrializada.

Autores como Naredo o Campos levantaron acta de un mundo perdido, en el que prevalecía el valor de uso sobre el valor de cambio, la escasez objetiva sobre la subjetiva, el ciclo cerrado y el largo plazo, y en que mal que bien, la gente a base de ingenio, conocimiento diferenciado de su universo y mucho esfuerzo, se apañaba para sobrevivir sin el uso intensivo de energía fósil.

Hace no tantos años se consideraba que la solución del problema social agrario era fundamental para la vida de los pueblos y especialmente para España con importantes problemas en la distribución de la propiedad de la tierra según regiones y comarcas. Se intentaron reformas agrarias con diferentes enfoques y resultados. Muchas cosas han cambiado desde entonces, y en España ya no existe la antigua y dramática presión sobre la tierra pues la población empleada en la agricultura y residente en el mundo rural ha descendido enormemente, de modo que muchas extensiones de nuestros campos se hallan ahora solitarias, abandonadas, y  los sistemas agrarios se han simplificado, perdiendo gran parte de su complejidad y riqueza ecológica, cuando no desaparecido.

El problema es al revés, la España despoblada y los recursos desperdiciados. No que el sistema ya no dé más de sí. Existen sistemas agrario-forestales de extraordinario interés como la dehesa, capaces de producir proteína animal de calidad con pocas necesidades de recursos fósiles y buen impacto para la conservación del medio natural.

Sin olvidar una visión integrada de la problemática por ejemplo de los incendios forestales que suele ser resultado del abandono de la ganadería extensiva y su gestión del suelo.

Detrás de tan profunda transformación del territorio y del sector agroforestal existen muchas causas, una de ellas es el cambio en la utilización de la energía y sus principales convertidores: plantas, ganado y máquinas en los sistemas agrarios. De singular importancia es, frente a la ganadería tradicional integrada, el desarrollo de la ganadería intensiva alimentada con productos propios del consumo humano como el maíz o la soja.

En cierto modo, combustibles diferentes de los que usaban las máquinas vivientes de nuestra cabaña autóctona, más resistentes y mejor acomodadas al medio natural y capaces de aprovechar mejor los propios recursos pascícolas y la fotosíntesis no subsidiada con energía fósil, sirviendo además para la tracción en el caso del vacuno.

Es decir, la sustitución de la ganadería extensiva por la intensiva, consumidora de alimentos en competencia con el hombre frente a la que aprovechaba los productos de la fotosíntesis no subsidiada con energía fósil que el hombre no puede asimilar de modo directo.

Es verdad que entonces parte de la superficie agraria era empleada para alimentar el ganado de tracción o transporte, caballar, asnal o mular, cosa que el empleo de recursos fósiles ya hace innecesario. También que estas variantes de la cabaña ganadera están muy amenazadas.

Hoy la amenaza fundamental es otra. Si prestamos atención a las declaraciones de algunos pretendidos filántropos, con el absurdo pretexto del lucrativo fraude del cambio del clima climático climatizable, que encubre sus objetivos eugenésicos, parte de la plutocracia mundial más degenerada pretende eliminar la ganadería. No ya la extensiva, en decadencia sino también la intensiva.

La proteína animal sería sustituida por un producto de laboratorio industrializado y fabricado con materias primas que más vale no conocer. Las consecuencias para el metabolismo humano y los impactos ambientales en los sistemas agrarios y forestales pudieran ser terroríficas. El hombre se convertiría en un robot come basura contaminada. Todo el medio ambiente se vería afectado.

De llevarse acabo este atentado, los sistemas agrarios y ecosistemas sufrirían un gran deterioro. Muchas especies ganaderas, la biodiversidad a ellas asociadas y tantos logros zootécnicos resultado de investigaciones de décadas, se verían relegadas o desaparecerían.

Sin duda, la humanidad sufriría las consecuencias, no sólo de tal agresión al medio natural o modificado por los sistemas agro-forestales, sino también a su propia integridad por la vía del metabolismo y de la posible asimilación de sustancias tóxicas o cancerígenas.

Sin embargo, estamos contemplando con cierto horror no exento de sorpresa que las instituciones, incluida la propia científica, no reaccionen como es su deber en defensa y protección de los ciudadanos. No sé entiende bien que ninguna institución profesional o cultural, que yo sepa, haya contestado aún como se merece a los plutócratas falsarios denunciando y descalificando sus barbaridades y pretendidos argumentos.

Sirvan estas líneas al menos como denuncia de un profesional y ciudadano.

 

Apéndice: Algunos aspectos técnicos

Desde hace ya más de cuarenta años, en varias ocasiones y diferentes publicaciones técnicas o de divulgación, me he venido ocupando por mi profesión de ingeniero agrónomo del tema del nivel energético de la dieta y de las necesidades en energía fósil de a agricultura industrializada introducida en los países occidentales.

Con el fin de no aburrir al lector no especializado con datos y métodos cabe resumir algunas de las conclusiones más importantes:

Para la producción de una proteína animal se necesitan varias proteínas vegetales. Entre y cinco y diez según rendimientos.

La cantidad depende de cada especie, su raza o variedad y de su rendimiento metabólico y de su forma de crianza. No es lo mismo un rumiante que un monogástrico.

Desde la perspectiva de la ordenación del territorio, el aprovechamiento de la fotosíntesis, la estabilidad de los sistemas agrarios y la integración de los ecosistemas naturales no es lo mismo la ganadería extensiva que la intensiva.  En el caso de la extensiva se aprovecha mejor la fotosíntesis no asistida que apenas tiene que recurrir al uso de energía fósil.

Desde el punto de vista de la competencia por los alimentos que puedan ser usados directamente por el hombre, no es lo mismo la ganadería extensiva cuya principal fuente de alimentación son recursos pascíciolas no digeribles por el hombre que la intensiva que emplea cereales o soja que sí pueden ser empleados en la alimentación humana.

Otro ejemplo ilustrativo de lo anterior ha sido la derivación de cereales o soja para producir los llamados biocombustibles, lo que ha dado lugar a carestías, escaseces e incluso ciertas hambrunas en determinados países pobres. Para colmo, los rendimientos netos energéticos de la fabricación de estos biocombustibles no arrojan balance favorable si se considera toda la cadena logística y de distribución y no solo la agraria en el predio.

Un último apunte de interés. El médico brasileño Josué de Castro en su famoso libro Geopolítica del hambre explicaba como, aparte de cuestiones institucionales o culturales, existe una correlación entre el nivel de ingesta de proteína animal en la dieta cotidiana y la fertilidad natural por regulaciones hormonales del ciclo de reproducción femenino.

De modo que, ceteris paribus, cuanto mejor alimentada sea la población, menor sería su tasa de fertilidad natural. Tal hipótesis sería contradictoria con las famosas tesis malthusianas.

 

 

 

Eugenesia, «vacunas» y transhumanismo

“La coincidencia temporal entre el fallecimiento y la administración de la vacuna junto con la ausencia de patologías graves previas o concomitantes, no puede excluir, en el momento actual, la existencia de un vínculo etiológico entre ambos fenómenos y la consiguiente reconocibilidad del delito hipotizado”

(Declaración del Ministerio fiscal italiano durante la investigación por supuesto homicidio involuntario en el caso de la muerte del profesor Sandro Tognatti, el 13 de marzo de 2021, horas después de recibir una «vacuna» AstraZeneca)

 

No solo en Italia u otros países donde se ha suspendido temporalmente la «vacunación» con algunos productos, también se van conociendo graves episodios en España: en Marbella, investigan la muerte de una profesora de 43 años por una hemorragia cerebral días después de recibir la «vacuna» AstraZeneca. Más y más personas mueren o presentan problemas graves de salud una vez inoculados con las mal llamadas «vacunas».  Las dos últimas que se sepan denunciadas esta misma semana en Cataluña.

Se ha sabido que el pasado miércoles hubo reunión de rabadanes europeos porque algunas ovejas tenían la mala costumbre de enfermar o morirse después de recibir la inyección letal. El Comité de Seguridad de la Agencia Europea del Medicamento concluyó que existe una posible relación entre la vacuna y los coágulos sanguíneos.  Sin embargo, la Agencia considera que su beneficio sigue estando por encima del riesgo de un efecto secundario.  (O al que la vacuna se la dé, San Pedro lo reciba como mártir de la ciencia experimental).

Los hechos que estamos conociendo parecen apuntar la hipótesis de que nos encontramos en el marco de una dictadura sanitaria en la que llamada “vacuna” fuera el objetivo, no la solución a una epidemia más o menos inducida artificialmente.

A ver qué pasa.  Siempre tienen razón y al que no lo reconozca así se le persigue o se le multa. Lo dicen muy solemnes y puestos en razón: las llamadas “vacunas” que en realidad debieran ser consideradas como medicamentos genéticos experimentales “son seguras”, ya se sabe. Por eso, nadie se hace responsable de sus posibles estragos. Incluso las aseguradoras ya se muestran reticentes. También es posible que los «vacunados» se conviertan en peligrosos agentes de transmisión dando lugar a miles de cepas individuales que pongan en riego al resto de la población. Se perpetran campañas de miedo inducido con tergiversaciones, medias verdades o embustes. Se oculta lo que no interesa. Se silencia a científicos o médicos independientes. Y se prohíben las autopsias, todo en nombre del progreso científico así como para mayor seguridad y transparencia, sin duda alguna.

En este momento aún no habría decisión definitiva sobre si se inoculará o no la segunda inyección de AstraZeneca a más de dos millones de españoles. Aunque no tanto como debiera esperarse en buena lógica, crece la preocupación entre las víctimas del macro ensayo de manipulación genética a la que está siendo sometida la población española a merced de políticos oportunistas, ignorantes o sin escrúpulos, mercaderes con el sufrimiento ajeno y cierta clase médica colaboracionista. Se comprueba que los meses de adoctrinamiento y propaganda están causando estragos en el sentido común, instinto de supervivencia y deseo de conocimiento o comprensión de la realidad en buena parte de la gente.

Dios quiera que no se cumplan las peores hipótesis acerca de la letalidad del fármaco genético. Que el asunto no termine derivando en una auténtica masacre como auguran algunos investigadores si se cumpliesen ciertos escenarios. Pero por mucho miedo que se haya interiorizado, mucho chantaje del Poder o mucha vulneración de los derechos civiles reconocidos en la legislación nacional y los tratados internacionales no se entiende que tanta gente supuestamente informada y razonable ponga en peligro su salud futura e incluso su vida de modo tan frívolo o irresponsable. Pese a lo que diga la Agencia europea no deja de ser triste estar sano y morirte, quedarte inútil, castrado o con graves secuelas físicas o mentales por ponerte la inyección.

Es muy arriesgado ponerse la llamada “vacuna” que oficialmente pretende combatir el virus, cuya mortalidad se estima en menos del 0,2 % de los contagiados que a su vez no llegan al 2 % de la población mundial.  Es decir, según cifras oficiales las víctimas mortales achacadas al virus serían unos 2,9 millones en total sobre una población de más de 7.700 millones, lo que supondría una mortalidad inferior al 4 por cada 10.000.  Estas cifras, ¿justificarían tanta destrucción provocada por las instituciones?

Pero ¿qué habría detrás de todo esto además de abusos de poder y ensayos para la tiranía que viene para quedarse? Probablemente, detrás del tinglado de las llamadas “vacunas” contra el virus o lo que sea nos encontremos ante un grave proceso planificado por la plutocracia mundial de transhumanismo y eugenesia. Envuelto en lo que se ha venido en llamar Gran Reseteo y Agenda 2030.

Todo un proceso de control social y eliminación demográfica, íntimamente vinculado al imperialismo anglosajón, iniciado por Thomas Malthus a finales del siglo XVIII y continuado por muchos otros, entre ellos Julián Huxley, que fuera director general de la UNESCO  y uno de sus publicistas. Una vieja idea de la plutocracia antes imposible por falta de capacidad para procesar la información, que hoy puede realizarse gracias a la tecnología actual. Divorciada de la Ética y al servicio del Poder omnímodo se dirige a la consecución de un futuro sistema esclavista posmoderno de castas cerradas. Un antiguo sueño ahora posible empleando las nuevas tecnologías de “big data”, manipulación mental, climática y alimentaria o la actual dictadura sanitaria y mediática.

Para los que crean que poco tiene que ver la eugenesia con la «vacuna» AstraZeneca pues sólo sería un caso más de la explotación de lucrativos mercados de enfermedad y muerte, cabe recordar que dos de sus desarrolladores principales, Sarah Gilbert y Adrian Hill, tendrían estrechas relaciones con la British Eugenics Society, (Instituto Galton).

El antes citado Julián Huxley, uno de los miembros de la Sociedad, plantea el transhumanismo de modo que el ser humano podrá trascender su condición de especie para reunir su conciencia fragmentada en una autoconciencia cósmica total que dé plenitud a la sustancia universal y única de la que todo forma parte. Surge el deber de trascender los límites biológicos del ser humano a través de la ciencia y de dirigir de modo voluntario y consciente la evolución. La plasmación del potencial de la naturaleza en el hombre. Huxley propone la eutelegénesis, una propuesta eugenésica para inseminar a las mujeres con esperma de hombres que se consideren superiores para mejorar la raza. El racismo propio de los ingleses y anglosajones en todo su esplendor.

Gentecillas que se creen dioses que pueden jugar con la vida y la muerte de los demás que gracias a las nuevas tecnologías se han embarcado en un proceso de evolución dirigida en el que pretenden eliminar a buena parte de la población mundial que no sirva a sus fines. Cabría preguntarse, ¿la mal llamada vacuna sería uno de sus más eficaces instrumentos?

Pero este capital asunto requiere otro tratamiento posterior.

Experimentación genética y críticas morbosas

Con esto de la experimentación genética con seres humanos estilo Mengele bajo el engañoso nombre de “vacunas” me vienen a la memoria algunos viejos recuerdos de cuando era estudiante en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid.  Recuerdo las lecciones sobre la Genética mendeliana y las posibilidades que abría para la mejora genética en Fitotecnia y Zootecnia en orden a lograr caracteres útiles y transmitibles por herencia. Así, por ejemplo, mejorar la transformación cárnica del ganado o aumentar las cosechas constituían importantes logros para los sistemas agrarios.

No obstante, he de decir que incluso entonces había algo que me resultaba inquietante. No tanto el aprovechar los mecanismos naturales de la herencia, sino la manipulación genética, el mundo de los transgénicos entonces incipiente. Cosas que me parecía constituían un peligroso hurgar como poco irresponsable en el grial más sagrado de la Naturaleza, que podrían llegar a estar al servicio de intereses inconfesables, como así ha sido. La Genética y también la manipulación atómica, el mundo esotérico del átomo con toda su violencia asociada.

Dos materias en las que más hubiera valido no haberse metido al menos mientras se mantenga el actual degradado nivel moral de la humanidad.

No es una postura reaccionaria, me parece, sino derivada del constatar que muchos hallazgos científicos en estas y otras materias, se encuentran al servicio de la dominación por unos pocos oligarcas y del Mal, y que si se van usar en según que empleos más valiera que no se conocieran. Si los productos transgénicos pueden ser muy peligrosos para la salud y el medio ambiente natural, lo de transformar a gentes engañadas o desavisadas en cobayas transgénicas de laboratorio resulta ya propio de los nazis. Las sospechas sobre la finalidad última de estos experimentos genéticos aumentan cuando sus promotores y beneficiarios de la gran industria, oligarcas y políticos corruptos no aceptan ninguna responsabilidad por las consecuencias para la población civil de sus experimentos. Muerte, castración, trombosis, parálisis, enfermedades autoinmunes graves, posibilidad de ser agentes multiplicadores del virus entre la población sana que afortunadamente hoy es casi toda. Incluso también de ser patentados como elementos productos de manipulación genética por alguna de las tenebrosas grandes corporaciones manipuladoras del contaminante e insostenible tinglado agroindustrial.

Y es verdaderamente terrorífico observar como la mayoría de las instituciones se han colocado al servicio de esta agresión inaudita sin que al parecer se atrevan a defender a la población civil sino que actúan en el lucrativo papel de colaboracionistas.  Unos no se enteran y otros prefieren no enterarse.

Si las instituciones humanas supuestamente democráticas nos han traicionado, el ángel de la guarda o la Providencia divina nos están echando un capote para compensarlo, empleando el propio karma degradado de las instituciones en paradójico beneficio del pueblo. Incompetencia y corrupción, factores característicos del tinglado, esta vez al paradójico servicio del Bien.

Estos días de pasión clandestina y celebraciones prohibidas de los antiguos ritos primaverales relacionados con la peripecia solar y la renovación de la vegetación en el hemisferio boreal coinciden con un enjambre de críticas hacía los gerifaltes, en este caso más bien gerifaltas de la UE por los retrasos en la vacunación obligatoria del complaciente y resignado rebaño objeto de irresponsable sino dolosa experimentación genética en sus propias carnes.

Que si no saben negociar, que si la mafia farmacéutica las ha sobornado o las ha tomado el pelo, que si son un desastre, que si quién te ha visto y quién te ve… Me parecen críticas muy injustas cuando la verdad es que estas filantrópicas próceras estarían sacrificando su mejor reputación y espectaculares saltos curriculares a lo más alto de la cucaña NOM disimulando sus más pías o benéficas intenciones para salvar vidas empleando las mañas consagradas propias de los peores amos tahúres globalistas.

Bajo el astuto disimulo de incompetencia y corrupción, cuestiones por las que  están retrasando la vacunación de la enardecida y manipulada plebe del ¡suelta a Barrabás!, están contribuyendo a salvar quién sabe cuantas vidas.

Y no solo ellas. Para qué hablar de los que pasa en el desgraciado Reino filipino en manos de tanto primoroso artista en feroz competencia para ver quién es más necio o inútil o la hace más gorda.  De momento, va destacado en cabeza el reyezuelo galaico, pero la carrera se ve muy reñida.

No voy a sumarme a las críticas morbosas. Al contrario. Mi testimonio de reconocimiento y admiración por su astucia y lealtad.

 

 

 

Sobre la precisión en las carabinas de aire comprimido

Una de las cuestiones importantes para el aficionado al tiro con aire comprimido es el de la precisión. Un asunto en el que tiene que ver la capacidad para agrupar los impactos así como para colocarlos sobre un objetivo a una distancia determinada. Aquí, como en tantas otras cosas de la vida, se hace muy patente la famosa Ley de los rendimientos decrecientes.

Porque a poca distancia casi cualquier tirador puede acertar con casi cualquier carabina con casi cualquier balín y en casi cualquier circunstancia medioambiental.

Pero la cosa empieza a complicarse con la distancia al objetivo.

Las condiciones medioambientales influyen. En especial el viento tanto en magnitud como en dirección, sin olvidar la temperatura en el caso de emplear bombonas de CO2 ya que la expansión del gas toma calor del envase y en consecuencia se enfría variando la capacidad de proyección. Hilando aún más fino pueden influir la humedad, o la altitud. Y, por supuesto, las condiciones de visibilidad.

A diferencia de cuando yo era niño, ahora hay muchas clases de balines además de los distintos calibres, entonces apenas el 4,5 mm. Los balines además de su composición se distinguen por su peso y por su forma. Estas dos últimas características son las más importantes para un calibre determinado. En este aspecto hay que decir que el balín debe encajar bien en la recámara. Si se encuentra demasiado holgado dentro de ella y a lo largo de su recorrido dentro del ánima se perjudica la toma adecuada de estrías y la puntería.

El peso influye en la trayectoria pues estabiliza el movimiento sobre todo en caso de viento lateral, si bien acentúa la caída. Si es ligero, el tiro resulta más tenso. Esta cuestión influye especialmente a partir de unos 50 m de distancia. El mismo balín disparado con la misma carabina produce agrupaciones diferentes según las distancias. De modo que puede resultar relativamente preciso a 10 m y desviarse mucho ya a 20 o 30 m.

Pero el peso del balín pudiera también influir dentro del ánima del cañón, antes de salir. Cuanto más pesado sea suele ofrecer peor precisión porque tarda más en salir, toma más vibración en ese tiempo adicional de permanencia dentro de la carabina y es más difícil mantener la puntería. Así, cuanto más pesado también más difícil para el tirador, que debe ser comparativamente mejor y poseer mayor pulso.

Para tirar con balines pesados es necesario más potencia que con ligeros. Por ello, no valen carabinas con rangos de potencia pequeña o incluso mediana, que pueden ser perfectamente precisas con balines comunes y a distancias no muy grandes, 10 o 15 metros. En efecto, existen carabinas con potencias inferiores a los 7,5 julios, como las de la clase F alemana, sumamente precisas a distancias de 10 m.

Entiendo que la importancia de la potencia se sobrevalora. Y de nada sirve potencia sin precisión. A veces, ambas pueden resultar opuestas. Como no tiene mucho sentido comprar un deportivo para moverse campo a través, antes de elegir un arma también conviene tener en cuenta  saber en qué condiciones y distancias se va a utilizar habitualmente.

Es habitual, sobre todo en el calibre 4,5 mm que es el que uso, utilizar balines más pesados a mayor distancia de tiro. No obstante, creo que en la práctica común lo mejor se encuentra en una banda del ni demasiado pesado, ni demasiado ligero. En resumen, cabe decir que el calibre pequeño (4, 5mm) suele ser mejor por tiro más tenso y preciso, en caso de que no haya mucho viento lateral. Los balines son más baratos y tienen mayor surtido en más comercios. En general, creo que es preferible para tiro al blanco.

El calibre 4,5 mm también sirve para pequeñas piezas de caza o combate de plagas allí donde esté autorizado. En los países donde está permitida la caza los tiradores emplean los balines pesados para tratar de no dejar herido inútilmente al animal. Sin embargo, para cazar en los lugares donde esté permitido dicen que es mejor el 5,5 mm, por su mayor potencia que permitiría abatir piezas menores que un zorro apuntando a zonas vitales. Por eso el calibre 5,5 mm es más utilizado en América.

La forma del balín influye en lo que se suele llamar el coeficiente balístico. A igualdad de peso, unos balines resultan más precisos que otros empleados en una carabina determinada. La forma de la cabeza, y el equilibrio de pesos consecuente, influye en la aerodinámica.

Las carabinas son importantes

Pero no lo son todo. Puede observarse en ocasiones como tiradores con armas más modestas pueden superar los resultados obtenidos por otros dotados de carabinas de calidad y precio excepcionales.

Sobre los tipos de carabinas según sus sistemas de proyección puede recordarse lo que decía AQUÍ.

La precisión no siempre es cosa de disponer de mayor potencia, incluso a distancias cortas pudiera ser al revés. Hay que tener en cuenta el retroceso o movimiento al disparar, que está en función de la potencia. Que también afecta a la vida útil y fiabilidad del visor acoplado.

Conviene insistir en lo antes comentado y tener en cuenta que las carabinas accionadas por bombonas de CO2, en especial las de repetición, son más sensibles a las bajas temperaturas lo que puede afectar a la precisión en condiciones meterológicas desfavorables.

Influye mucho la sensibilidad del gatillo. Si está demasiado fuerte la puntería se ve perjudicada por lo que hay que aprender a manejarlo. Algunos son regulables. Conviene que estén lo más suaves que permita la seguridad. Para probar la seguridad para un ajuste dado se pueden dar golpecitos a la carabina para comprobar que no se dispara sin tocar el gatillo. Siempre apuntando a un lugar donde no haya ningún riesgo, por supuesto.

Los cañones fijos producen mayor regularidad y precisión. Los de quiebre pueden irse desajustando con las sucesivas cargas y el uso. La exactitud del balín debe ser mayor en las carabinas de cañón fijo para evitar que pueda moverse e incluso caerse de la recámara antes de cerrarla. Al parecer, para un mismo modelo, ceteris paribus, los cañones más cortos resultan más precisos que los largos.

Cada carabina tiene su equilibrio particular debido a la distribución de masas y pesos que se altera con los accesorios que se puedan colocar. El equilibrio estático favorece la precisión. También el dinámico cuando la carabina es disparada y se producen las vibraciones debidas al movimiento del muelle o del nitro-pistón.

La calidad del arma es fundamental. El rayado del ánima debe ser perfecto, y si tiene bocacha debe estar bien colocada.

Y los tiradores lo son aún más.

La precisión depende del tirador: experiencia, serenidad, capacidades sensoriales, habilidad. Incluso de cada momento del tirador, por muy regular que sea no suele haber dos días iguales. Es fundamental colocarse, sostener el arma y disparar el gatillo de igual manera para evitar achacar a otros factores ajenos lo que se debe a su propia forma de hacer las cosas.

Antes de una competición o prueba especial es importante intentar entrenarse reproduciendo las mismas condiciones de éstas.

Ayudan hábitos beneficiosos tales como el de mantener las armas limpias, cuidadas, en lugar seco, protegidas y en buen estado.

La cosa es más fácil después de todo

El lector no debería asustarse con tanto considerando y otro sí digo. En la realidad la cosa es más empírica y sencilla. No se sabe muy bien del todo porqué, o al menos yo lo ignoro, el caso es que unos balines van mejor que otros para cada carabina y tirador concretos.  Hay balines comunes, baratos, que se comportan estupendamente a corta y media distancia sin que sea preciso recurrir a otros más raros, pesados y costosos.  Es cuestión de probar.

Aunque se base en leyes físicas el tiro deportivo es algo experimental, empírico y cada aficionado debe buscar lo que mejor se acomoda a sus propios hábitos, o incluso vicios en su forma de disparar. Conviene ser consciente de lo que se hace y observar para retroalimentar y aprender de éxitos y fracasos.

Sin embargo, para divertirse sin más ambiciones competitivas basta con seguir pautas razonables al alcance de cualquier aficionado. Confío en que estos sencillos comentarios puedan contribuir a mejorar su precisión.

 

Referencias de las Imágenes

Las imágenes de las dianas se corresponden con agrupamientos a 10 m y a 20 m y balines medios y pesados de 4,5 mm. La carabina empleada es la misma excepto en la última.

La primera muestra la agrupación obtenida con balín medio convencional a 10 m.

La segunda y la tercera indican las diferencias según la distancia de 10 o 20 m con balín de 0,52 g u 8,02 gr

La cuarta se corresponde con un balín ligero match a 20 m.

La quinta con uno muy pesado de 1 g o 15,4 gr

La sexta con uno pesado tipo match de 0,69 g o 10,65 gr

La séptima muestra dos dianas superpuestas consecutivas conseguidas a 10 m con balín medio convencional.

La imagen final la incluyo como curiosidad. Se corresponde con el  resultado de tirar con una carabina en mal estado. Incluso a muy pequeña distancia la agrupación es muy mala, aleatoria. Y además, en vez de círculos nítidos, las perforaciones presentan forma de «lágrimas» debido a la escasa energía del impacto.

 

Equivalencias entre sistemas de medida

1 ft / lb = 1,35 julios

1 yarda = 0.914 metros

1 pulgada = 2,54 cm

1 libra = 453, 6 gramos

1 grain = 0,0648 gramos (Por ejemplo, un balin de 0,5 gramos equivale a 7,71 grains)

Julios= velocidad al cuadrado * peso balín en gramos / 2000

Un pie por segundo FPS equivale a 0,30 metros por segundo

 

 

Teovnilogía y Epitomes Delictorum

                                                                                   A la memoria de D. Salvador Freixedo

Los grandes autores nos muestran caminos. Sobre el problema del mal y dentro del aspecto político de la cuestión, Dostoievski en una de sus más lúcidas y premonitorias novelas traducida con el título de Endemoniados o también como Demonios ponía en boca de Schigálev, uno de sus protagonistas, el cómo pretendían los revolucionarios que fuera la organización social futura lograda mediante la mentira y el disimulo. Habría una Fase previa: «Con un Quinquevirato que disimula su verdadera condición. Y luego, la división de la Humanidad en dos partes desiguales. Una décima parte de la misma recibirá la libertad personal y un derecho ilimitado sobre las otras nueve partes restantes. Estas vendrán obligadas a perder la personalidad y en convertirse en algo así como un rebaño, y, mediante una obediencia sin límites, alcanzar la primitiva inocencia, por el estilo del primitivo paraíso, aunque de otra parte, tendrán que trabajar. Hay medidas para extirpar la voluntad a las otras nueve partes de la Humanidad y reducirlas a la condición de rebaño, merced a la educación de generaciones enteras…»

En eso parece que estamos ahora con la falsa pandemia como factor desencadenante de la nueva pretendida organización social conocida como NOM. Una dictadura plutocrática global como nunca haya conocido la humanidad hasta hoy.  Parece ser que nos encontramos en el umbral de un nuevo tiempo de carácter inquietante, aunque pudiera resultar una drástica oportunidad de evolución.

Teovnilogía

Hace ahora ya nueve años el jesuita heterodoxo Salvador Freixedo publicaba un libro singular, de difícil clasificación, bajo el título de Teovnilogía. Pudiera considerarse como un compendio o testamento resumen de muchas de las preocupaciones e investigaciones del autor a lo largo de su dilatada vida sobre el mundo espiritual, los OVNI, la demonología y su relación con las peripecias históricas, políticas y sociales de la humanidad.  Un libro breve, escueto, pero enjundioso, de renovada actualidad e interés en estos azarosos tiempos de la peste china.

Se trata de un libro valiente, explicado de modo sencillo, que con la armadura espiritual a la que aludía san Pablo en la Carta a los Efesios, se introduce en el siempre espinoso e intrincado bosque de los prejuicios, el cienticifismo, la censura y el origen del verdadero Poder. El metafísico.  Su subtítulo, El origen del mal en el mundo ya da idea del contenido y de la motivación humanística y de servicio con la que está escrito.  «Trato de explicar dos realidades que están íntimamente relacionadas: las raíces del mal en el mundo y la compleja realidad de los ovnis que se ven en nuestros cielos.  El fenómeno ovni lo analizo no de una manera superficial… sino yendo a sus raíces y sus últimas consecuencias…»

En efecto, Freixedo insiste en su inquietante convicción “que en este planeta hay otros seres, normalmente invisibles, más inteligentes que nosotros, que son los que desde las sombras nos dominan sin que nos demos cuenta”. Que son responsables de gran parte del Mal existente en el Mundo: “toda esta horrible crueldad antihumana que encontramos en todas las civilizaciones se hace completamente inexplicable sin la intromisión de estos malignos seres en las mentes de los humanos, que de una forma u otra ha estado siempre presente.

Los encontramos también, aunque de otra forma, en los episodios de íncubos y súcubos de las crónicas de la Edad Media, a las que tan poca credibilidad se les otorgaba hasta hace pocos años….En aquellos tiempos se les llamaba demonios, hoy se les llama extraterrestres… unos seres reales, ni mitológicos, ni virtuales, ni imaginarios, ni pertenecientes a la teoría de la falsa memoria, ni debidos a personalidad múltiple, ni fruto de recuerdos o de sueños lúcidos o del trauma del nacimiento. Es indudable que se dan casos, y no pocos, que se pueden explicar con algunas de estas causas. Pero los autores de los hechos a los que nos referimos tienen una personalidad propa y se diferencian de nosotros sobre todo en que son ultradimensionales”.

Un asunto y un autor que de algún modo me recuerda a otro jesuita heterodoxo español contemporáneo de Cervantes que tuviera problemas de incomprensión y con el Poder, por lo que fuera censurado. En este caso no se trata de la relación del mal con los ovnis sino con ciertas formas de magia, en especial la demoniaca. Es curioso, no obstante, comprobar que episodios tan importantes de la biografía de san Juan de la Cruz como fue su fuga de la cárcel toledana de los calzados parecería pudieran haber estado asociados al fenómeno ovni.

Correligionario del P. Freixedo, el jesuita cordobés  Francisco Torreblanca Villalpando, sobrino de Juan Bautista Villalpando, el estudioso del simbolismo esotérico de El Escorial, fue el autor de uno de los más completos y mejor estructurados tratados sobre Magia: Epitomes Delictorum  Inquisibus Aperta Vel Oculta Invocatio Daemonis Intervenit, que incluye en sus tomos tercero y  cuarto todo un compendio de actuaciones legales de la Inquisición sobre estos casos. Libro éste que pasaría censura con gran dificultad y nada menos que seis años después de su presentación ya en 1618 y quizás gracias a la influencia de su apellido. Al igual que el también clásico Disquisitionum Magicarum Libri sex, editado por primera vez en Lovaina en 1593, desarrollado como su título indica en seis libros del también jesuita Martín del Río, cuyo índice analítico es excelente, el tratado del jesuita cordobés está bien estructurado y se divide en cuatro libros. El primero, dedicado a la magia divinatrice, el segundo, a la operatrice, estudian temas similares a los que tres siglos después constituirían el objeto de la ciencia metapsíquica. Los libros tercero y cuarto desarrollan una especie de derecho procesal y penal, De criminis punitione in foro exteriori y interiori, respectivamente.

Pero Torreblanca se vio obligado a redactar en su defensa y de las objeciones o “advertencias” puestas a su libro un texto de Respuesta analítica de treinta folios. En el capítulo primero de esta Respuesta, titulado De la excelencia de la Magia, y de la necesidad que hay de las letras humanas, para las divinas afirma que “siendo los libros de la Magia, los que tienen primer lugar en el mundo después de la Sagrada Escritura, porque tratan de todo lo divino y humano cerca del conocimiento de Dios, de la inmortalidad del alma….porque la Magia es ciencia divina, y natural, la cual Dios infundió a Adán, para el gobierno del mundo, y después dio a Salomón, José, Jacob, Daniel  y otros que celebran las sagradas letras, según probamos en el apartado de magia operativa. …Porque la Magia fue la ciencia de las ciencias, (que ello quiere decir en la voz Pérsica), la majestuosa, la magistral de todas ellas, de quien penden, como de su principio, dándolo a los demás, según el gran Philón. Por lo cual en los primeros siglos no podían ser reyes ni jueces, si no hubiesen estudiado la Magia. Porque los Magos no son encantadores como algunos piensan sino los sabios y letrados del mundo.. Pero como el diablo se desvela tanto en depravar todas las obras buenas y santas: esta que lo es tanto, la ido contaminando, mezclando en su lugar la vanidad, la superstición. Con este nombre de magia segunda a diferencia de la primera, que es santa y buena, fue conocida siempre, y empezó como ella desde el Paraíso, procurando el demonio encajarla en su lugar, con aquellos ahíncos de divinidad, que le derribaron de la gloria, y quiso sembrarlos acá. Y como la fuerza de la mentira sea el parecerse tanto a la verdad, siempre se ha tenido por muy dificultoso el diferenciar la una de la otra, y dar a entender sus engaños al mundo, que es lo que hago, con el favor de Dios en estos libros, y en lo que se desvelaron casi todos los Padres de la Iglesia Griega y Latina, ….

… porque estos mis libros son en defensa de la primera Magia, de quien Dios es autor y en detestación de la segunda de quien es autor el demonio, y así es gran disparate condenar lo uno con lo otro. …y decir el curioso que es prohibido el indagar las cosas divinas, es error manifiesto, y que no está dos dedos de herejía…”

En el Tratado se «explican» las clases de magia:

La magia natural produjo en su evolución la magia artificiosa.

La magia artificiosa que se divide en matemática y prestidigitadora

La magia matemática es digna de alabanza si se aplica a rectos fines se apoya en principios matemáticos y geométricos. (“Dios geometriza”). Se aplica en invenciones, ingeniería y arquitectura. Torreblanca cita a su tío, Juan Bautista Villalpando, también jesuita, como asesor de Felipe II y uno de los artífices simbólicos relacionados con el Templo de Salomón, del monasterio de El Escorial.

La prestidigitadora es magia mala, de burla o engañosa. Se incurre en esta clase de magia, la prestidigitadora,  cuando por caminos ocultos de la naturaleza se presentan las cosas en forma distinta de cómo en realidad son, para lograr efectos previamente anunciados.

Pero la clase más interesante para el tema que nos ocupa es la que denomina la magia demoníaca.

Para Torreblanca “existen dos tipos de Magia, una que le fue dada con largueza por el mismo Dios a Adam… y la otra dada por el diablo a sus hijos para su emulación y trasmitida a sus descendientes, que se apoya en los pactos y supersticiones y que es digna del mayor desprecio.” O “los demonios enseñaron a los hombres estas malas artes”. O  “la división de la Magia significaba para el Maniqueísmo que existían dos dioses el Dios bueno y el demiurgo, malo, creador de todas las cosas visibles y corpóreas….

El P. Torreblanca se atreve luego a ofrecer una especie de taxonomía de demonios (como a la que alude Freixedo en Teovnilogía en referencia a las diferentes clases de ET aunque en este caso, unos buenos o neutrales y otros malvados y perjudiciales).  El jesuita cordobés llega a distinguir hasta dieciocho clases de demonios.

Cabe citar entre estas clases demoníacas las que lanzan a los hombres a luchar (sexta), los vengadores fingidos o alastores citados en el Apocalipsis (séptima), los que se complacen a aterrar a los hombres con engaños (octava), los que aparecen en tiempos de pestes (décima), las que se aparecen campamentos militares (duodécima) o monumentos funerarios (décimo tercera); los que intentan convertir la alegría en tristeza y melancolía (décimo cuarta), la cruel y malvada como las eumenides (décimo quinta) y los lucífogos (décimo octava clase) porque huyen de la luz y atacan a los hombres entre tinieblas

Torreblanca considera el pacto diabólico como un contrato bajo la fórmula “do ut facias” del tipo: “si tú te unes a mí, yo te daré o te vengaré, etc…” Y luego se extiende en consideraciones sobre la juridicidad de tal clase de pactos. El diablo como criatura espiritual no puede ser obligado a cumplir el pacto, salvo ser combatido por exorcismos eficaces.

El pacto puede ser expreso o tácito.  El expreso puede contraerse de modo privado o solemne. Incluso con ceremonia iniciática. Una vez iniciado le promete que siempre le ayudará y le facilitará riquezas, honores, poder, goces… y le pondrá un demonio a su servicio personal.

El jesuita cordobés enumera también algunos de los indicios del pacto diabólico.

El sugestivo libro del P. Torreblanca, aunque medio olvidado como mucho de lo que se refiere a nuestro extraordinario Siglo de Oro posee indudable valor antropológico y es aún apreciado hoy desde el punto de vista del derecho procesal aunque ya no desde el entonces principal objeto, el de la magia considerada como ciencia de las ciencias.

Ahora bien, Feixedo afirma que “las creencias del cristianismo en cuanto a la existencia, la esencia y la presencia de Satanás en este mundo coinciden totalmente con lo que la ovnilogía sabe”. Y cita a John Keel: “yo no me considero un ufólogo sino un demonólogo, porque la ufología es otro nombre de la demonología. O a su libro Our Haunted Planet en el que se afirma que “no se trata de visitantes extraterrestres sino de inteligencias hostiles que nos desprecian y tratan de controlarnos y de influenciar nuestras ideas y nuestras creencias”.

Los descubrimientos de la Metapsíquica

Pese a la acusación interesada de oscurantismo o superstición, es admirable el interés y dedicación de cualificados miembros de la aristocracia intelectual de la Iglesia Católica por desentrañar misterios de lo que está detrás de los fenómenos sensibles de carácter inexplicable. Los Torreblanca, Del Río, Noydens, Covarrubias, El Brocense, Arias Montano, Valencia o Ciruelo e incluso Fuentelapeña no han sido los únicos.

Pero el asunto no merece el habitual desprecio sin más del hombre actual. “Por la sonrisa del necio se conoce la grandeza del Tao” afirmaba Lao Tsé en el siglo sexto antes de Cristo.

Desde un punto de vista estrictamente científico, en el sentido positivista del término, hubo un periodo a partir del último tercio del siglo XIX en la que importantes catedráticos e investigadores trataron de desenmascarar lo que en un principio consideraban meras supersticiones o fraudes a combatir en beneficio de la Ciencia. Investigaciones basadas en fenómenos empíricos no, como ellos decían, en «desvarios» de «Magia».  Hechos que no creencias. Recordemos a uno de los más importantes investigadores.

El Pofesor Carlos Richet fue Premio Nobel de Medicina de 1913, catedrático de Fisiología de la Sorbona de París, miembro de las Academias de Medicina y de Ciencias, autor de un voluminoso Tratado sobre la ciencia metapsíquica que recoge cuarenta años de trabajos psíquicos, y dedicado a la memoria de sir William Crookes, descubridor del talio, y de Federico Myers, “tan grandes en valor como por su mentalidad, que han trazado los primeros lineamientos de esta ciencia”.

En sus advertencias preliminares, exacerbando sus planteamientos estrictamente más empiristas, nos dice que “no escribe de Magia o de Teosofía. Mi intención es escribir una obra de ciencia, no de desvaríos. En consecuencia, me he limitado a exponer los hechos y discutir su realidad. …es preciso establecer los hechos, presentándolos en conjunto y aisladamente, para profundizar las condiciones.

La labor es, por otra parte bastante pesada. Se trata, en efecto, de fenómenos poco conocidos y el público y los sabios han tomado el partido de negarlos simplemente, sin examinarlos siquiera.

Sin embargo estos hechos existen, son numerosos, verídicos y palpables. Se encontrarán en el curso de este libro ejemplos tan abundantes, precisos y demostrativos, que no creo que ningún sabio de buena fe, después de examinarlos, se atreva a ponerlos en duda.

Se pueden resumir en tres palabras los tres fenómenos fundamentales que constituyen esta nueva ciencia:

1º la criptestesia (lucidez de los autores antiguos) o sea, la facultad de percepción diferente de las facultades de conocimiento sensoriales normales.

2º la telequinesia, o sea, una acción mecánica diferente de las fuerzas mecánicas conocidas, que se ejerce sin contacto, a distancia, sobre objetos o personas, en condiciones determinadas.

3 º la ectoplasmia (materialización de los autores antiguos) o sea formación de objetos diversos que generalmente parecen salir del cuerpo humano y toman la apariencia de una realidad material. (ropajes, velos, cuerpos vivos).

Esto es toda la Metapsíquica. Me parece que llegar aquí es ir bastante lejos. La ciencia no ha rebasado aún estos límites.

Pero yo pretendo que la ciencia, la severa e inexorable ciencia, debe admitir estos tres extraños fenómenos, que hasta el presente se ha negado a reconocer.

Al escribir este libro de la manera como se escriben los tratados clásicos de las demás ciencias: física, botánica, patología, etc., he querido despojar a los fenómenos indiscutiblemente reales, de la apariencia sobrenatural y mística que le prestan las personas que no los niegan.

La Metapsíquica puede definirse: “una ciencia que tiene por objeto los fenómenos mecánicos y psíquicos, debidos a fuerzas que parecen inteligentes o a potencias desconocidas latentes en la inteligencia humana”.

La Metapsíquica se puede dividir en objetiva y subjetiva.

La primera menciona, clasifica, analiza ciertos fenómenos externos, perceptibles por nuestros sentidos, de naturaleza mecánica, física o química, que no dependen de fuerzas conocidas en la actualidad y que parecen tener carácter inteligente.

La Metapsíquica subjetiva estudia los fenómenos que son exclusivamente intelectuales. Estos se caracterizan por la noción de ciertas realidades que nuestras sensaciones no han podido revelarnos. Todo ocurre cual si poseyéramos una facultad misteriosa de conocimiento, una lucidez que nuestra psicología de las sensaciones no puede todavía explicar. Propongo que esta nueva facultad se llame criptestesia, o sea sensibilidad cuya naturaleza se nos escapa.

La Metapasíquica subjetiva es la ciencia trata de los fenómenos únicamente mentales y que se pueden admitir sin cambiar nada las leyes conocidas de la materia viva o inerte, ni a las diversas energías físicas, luz, calor, electricidad, atracción…que tenemos la costumbre de medir y determinar.

Al contrario, la Metapsíquica objetiva trata de ciertos fenómenos materiales que la mecánica ordinaria no puede explicar: movimiento de objetos sin contacto, casas encantadas, fantasmas, materializaciones que pueden fotografiarse, sonidos, luces, realidades tangibles todas ellas y accesibles a todos los sentidos.

Dicho en otras palabras, la metapsíquica subjetiva es interna, psíquica y no material, la metapsíquica objetiva es material y externa.

 

Hasta aquí el texto del Profesor Richet extraído de su Tratado.

Más allá de la terminología o metodología empleadas, una cosa es la mera descripción y tipología de los fenómenos y otra diferente su explicación. Y aquí es muy importante el papel de la Tradición metafísica.

Lamentablemente, la actual educación dominante intenta seguir calificando de supercherías a esta clase de cuestiones. El resultado cuando se cercena el ámbito o esfera espiritual de la dimensión humana es la mayor dificultad sino imposibilidad de conocer y de amar. Quizás sea esa una de las razones por las que tanta gente, supuestamente ilustrada y con facultades intelectuales notables se vea desarbolada moralmente, desarmada intelectualmente e incapaz de intentar vislumbrar lo que hay detrás de la tramoya de esta pandemia inducida que está arrasando la actual civilización.

Teovnilogía, el libro de Freixedo oportunamente escrito unos años antes del presente caos programado, puede ayudar a comprenderlo.

 

Heroísmo entre los vacunados

Han pillado al heroico general socialista jefe de nuestros ejércitos, con permiso de don Felipe, con la vacuna puesta aunque no le tocaba. También se ha sabido de igual hazaña entre consejeros, alcaldes, concejales de casi todas las bandas y pelajes. Y es que parece ser que se ha establecido otra carrera en pelo entre nuestros heroicos políticos borbónicos por ver quién se salta la cola preestablecida para hacerse poner antes la vacuna.

La idea dominante entre nuestros privilegiados próceres sería que si no te cuelas eres un pringao que no mandas ni en tu casa, porque el prestigio dentro de esta pertinaz Monarquía está en utilizar el poder que se detente en lo que se crea que es el propio beneficio o granjería.  Y a los demás que…

En otros lugares del planeta global hemos visto anuncios publicitarios en los que muchos de los más encumbrados próceres globalistas se hacían vacunar de mentirijillas ante la cámara, con falsas jeringuillas de atrezzo  o incluso, rizando el rizo de lo imposible, sin jeringuilla.  O puede que sin verdadero producto. Pero España es diferente.

Contra la maledicencia general e incluso supuesta reticencia pública de su redicha jefa creo que el hoy criticado general es un héroe incomprendido. Todo un valiente prohombre socialista. Un modelo de conducta proba y coherente. Voluntario a dar el primero su preciosa vida vacunada por los beneficios de la farmafia y a mayor gloria del gran arquitecto del global y de la OTAN.

A mi me parece que este enojoso asunto además de mostrar la verdadera calaña corrupta, ruin e insolidaria de buena parte de nuestra casta política parasitaria y despótica y de la degradación de las instituciones por ella ocupadas, indica también la ignorancia supina de nuestros próceres, feliz resultado de una selección inversa y de una subversión en la jerarquía de valores. O quizás de informarse poco o ser demasiado sensibles a la propaganda oficialista. O acaso de saber que en este reino borbónico arrebatacapas la corrupción es el más común agente asignador de recursos. Y la Primera Corrupción consiste en pudrir el Entendimiento. La segunda, intentar agradar a los amos por encima de las obligaciones contraídas.

Porque lo lógico es la prudencia también en lo de las vacunas experimentales que utilizan a la población como conejillos de Indias. En efecto, Su Satanidad que por malo y por viejo, además de por ser alto primate de la mafia globalista, conoce bien el percal, defiende muy puesto en razón que primero se vacunen los pobres. Que hay muchos y al cabo son los objetivos a batir por la élite globalista si se acaba produciendo la fatal escabechina deseada. Al cacique Vara también se le notaba su ramalazo forense y su virtuosa preocupación por la correcta metodología de investigación científica en unas criticadas declaraciones en las que estaba expectante de la mortandad entre ancianos vacunados de su taifa y a ver qué pasa.

No deseo mal a nadie, por supuesto, de modo que el que crea que mejor está vacunado que lo haga libremente con juego limpio y sin vulnerar legítimos derechos de terceros. Y a los que creemos que existe más mala fe que garantías en este peligroso asunto no se nos debiera obligar a hacer algo contra nuestra voluntad e integridad física, vulnerando toda clase de legislaciones y tratados internacionales de defensa de los derechos civiles del ciudadano.

Pero la primera víctima de esta guerra del Poder contra la sociedad es la verdad. Y la segunda, la razón y el sentido común. El Régimen cada vez está más deslegitimado.  Ni siquiera parece respetar ya su propio Derecho. ¿Sobrevivirá?

 

 

 

 

 

 

 

Bendito caos

Lo de la vacunación obligatoria está resultando un caos hasta ahora en España. Afortunadamente.

Al final, el desastre gubernamental reforzado con diecisiete calamitosas taifas haciendo méritos puede resultar beneficioso para el españolito medio desesperado que no sabía dónde esconderse de la crueldad inhumana del sádico vacunador. El caos, la chapuza enmucetada y la entropía de nuestros infinitos próceres devora presupuestos puede salvar así muchas vidas.

Todo colabora en tan feliz resultado provisional. La memoria histórica del apaleado pueblo español que con buen tino no termina de fiarse de los poderosos, el individualismo de sus más lúcidas gentes, el pertinaz caos del Régimen borbónico con sus feudos de renegados, la especulación y estraperlo con las sustancias asesinas, la maravilla del ministro Illa deportado forzoso a su moruna tierra catalana, la prudencia del personal sanitario menos sensible a consignas o ….

Se le ponen los pelos de punta al más bragado pensar en que lo de las vacunas obligatorias lo hubiera organizado las SS de Himmler o las brigadas comunistas de Stalin con su primorosa criminal precisión. Gracias a la Providencia divina aquí la cosa está en manos del doctor falsario y su banda ministerial.  Y, ya digo, con la inconmensurable ayuda de los docena y media de taifeños sembradores de paradójico caos diferencial. Incluso la bizarra magistrada juez metida a audaz cabo furriel se ha visto obligada a ofrecer sus aguerridas tropas para tan filantrópica solución final.

La mal llamada “oposición” en palabra cuya exageración y falta de fundamento se encuentran fuera ya de toda duda, no sólo no defiende a los avasallados súbditos ni menos se opone a nada, sino que, al revés, excita el peligroso celo vacunador letal del gobierno. Con crueldad vesánica sostiene que ella vacunaría a más gente y con menos miramientos ni mojigangas que este gobierno de hembristas, becarios y mariquitas.

Incluso para demostrar su neutralidad más neutral Don Felipe, El Vacunador, condecora a la farmaindustria del honrado filantropófago Guillermo Puertas.

La Interpol avisa: los negacionistas son de extrema derecha y ¡qué derecho tuerces…!

Pero estos benéficos retrasos puede que permitan salvar vidas. En otros lugares del mundo en los que la escabechina se encuentra más avanzada ya están cayendo fatalmente las primeras víctimas. Descansen en paz. Ojalá esos héroes sacrificados consigan salvar al resto.

¡Qué la Providencia nos ayude y nos defienda de nuestros próceres, Interpol incluida!

 

 

¿Nueva matanza de inocentes?

Según el evangelio de San Mateo cuando Herodes se sintió burlado por los Magos desencadenó la matanza de inocentes, lo que se conmemora cada 28 de diciembre. Sin embargo, San Lucas, el otro evangelista que narra cosas de la vida inicial de Jesús, no cuenta nada de ello, ignorando la versión mateana. Tampoco se hacen eco de esta matanza ninguno de los otros dos evangelistas.

Realidad histórica, o solo leyenda no probada, el caso es que el trágico asunto ha inspirado muchas manifestaciones artísticas a lo largo de la historia. Y de algún modo así sigue. Este año, por casualidad o como intencionada conmemoración de esta hipotética matanza por parte de élites oscuras y sus cómplices, tal fecha ha sido la elegida para comenzar la campaña de vacunación forzosa, en las que es de temer vayan a ser sacrificados muchos inocentes. Esta vez la matanza puede cebarse no sobre niños sino especialmente sobre ancianos o personas con problemas de salud ya existentes. Una terrible inocentada.

Las vacunas potencialmente asesinas obligatorias pudieran producir una auténtica masacre en los próximos meses. Es de suponer que precisamente por eso son obligatorias. Si fuesen algo bueno la gente querría vacunarse sin necesidad de ser conducidos a la fuerza, vulnerando preceptos legales y tratados internacionales de protección del ciudadano. Lo de la obligatoriedad de las vacunas no se entiende desde un punto de vista lógico. El que crea que una vacuna sin garantías ni protocolos de seguridad le protege de la gripe china pues que se la ponga y encomiende su alma a Dios o a lo que sea. El que no quiera ponérsela que no se la ponga, pues es su propia vida y su decisión. Y el que se la ha puesto se supone que no le afecta pues ya está protegido. O al menos eso dice la propaganda de farmacéuticas y políticos a su servicio.

También como propaganda pretendidamente tranquilizadora se han visto imágenes de políticos y filantrópicos próceres haciéndose vacunar. Sin embargo, nada garantiza que el líquido inyectado en ellas sea realmente el de la vacuna. Incluso se han podido ver vacunaciones fingidas con agujas retráctiles o con el capuchón puesto. Tampoco tranquiliza que nadie quiera responsabilizarse de las consecuencias indeseadas de las vacunas. Ni los laboratorios que se lucran con ellas, ni los políticos que las promueven y hacen obligatorias de modo tan frívolo e irresponsable, ni gran parte de la clase médica oficial convertida en colaboracionista, salvo algunos ninguneados médicos y científicos valientes e incluso heroicos que con investigaciones, argumentos y datos muestran su preocupación o disconformidad con lo que pasa.

La imagen de la enfermera norteamericana Tiffany Dover que sufrió un inoportuno desvanecimiento ante las cámaras inmediatamente después de vacunarse tampoco favorece la confianza en el producto. Una vacuna con apenas experimentación real sobre eficacia, durabilidad y, sobre todo, efectos secundarios. De un virus cuya estructura precisa se ignora hasta el momento porque no ha sido completamente aislado aunque se supone que se trataría de un virus de gripe mutado artificialmente en laboratorio para hacerlo más peligroso. Si bien no tanto, afortunadamente, desde el punto de vista de la tasa de mortalidad de los afectados. Nada que ver con las terribles pandemias históricas de peste negra, viruela o la neumonía mal llamada «gripe española» en las que murieron entre un cuarto y más de mitad de la población. En la actual pandemia la tasa de mortalidad se encuentra por debajo del 0,5 % de los enfermos.

Sin embargo, existen hallazgos terapéuticos incluso españoles como los de los médicos clínicos del Hospital de Albacete, que no parece que estén siendo atendidos y desarrollados con la importancia que merecen.  Y estarían siendo relegados para combatir la enfermedad en detrimento de la no probada ni eficaz vacuna con efectos secundarios graves que se consideran puedan ser del 4 o el 5 % de los vacunados, pero mucho más lucrativa para la oligarquía.  Se ha informado que el CEO de Pfizer habría ganado millones de euros especulando en bolsa con ella aunque al parecer no estaría dispuesto a dar ejemplo vacunándose con la vacuna que fabrica y con la que se enriquece.

Ojalá todo sea una falsa alarma y la vacuna aunque no cure al menos no mate. Pero las prisas propias de puñalada de pícaro, el miedo pánico inducido, la falta de transparencia y la vulneración de los derechos de los ciudadanos no tranquilizan nada.  Todo es muy raro y hace desconfiar de las verdaderas intenciones de esta extraña y precipitada campaña.  Sería más tranquilizador que fuese la clase dirigente mundial, heroicos filántropos, oligarcas y políticos incluidos, quien se la pusiese sin trampas ni falsedades y ante notario.  Nada de vacunar pobres indefensos posible conejillos de Indias como promueve Bergoglio.  Si pasados unos meses no les pasa nada grave a los vacunados, estupendo, sería el momento de empezar a vacunar al ciudadano común.

Ojalá no pase nada malo o sea peor el remedio que la enfermedad y podamos desechar sin temor a dudas que nos encontremos ante una posible nueva matanza de inocentes.

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.