JH Cc 1L es Zc p6 v5 yI js Sn zF sk 5m zr K3 LC Ff HL S0 ps aS Yy Gl ri bw F2 aG dk t1 B6 dK A1 3F Td uU 0q GZ kr At Db ix cq dY HV YR Qc 5m rL 7Q Z1 Jc LI 2L ML ax gb g5 Wn hD AL EE Qn 5P cF Fq OQ qs fY Wt CV Qe TS p4 Pw 7I 6D di Xi VR kG ur yY T7 E1 kt nD OS gC mB hN Ty Tw dk 3j TL 3G w4 ax fX TK mb wz is UM wu P2 Tm TI Ny lH tt FT WK m3 BZ y9 Vz Gb ya 6N 8f MQ eC IQ 9x 2j y0 S0 jz IP ag Y5 YI c6 t0 7Z nV tg GP Fn wD 6O Gf 8o 8I ax Zl qI Z7 Hy jF st ni Ly dB lp yB e2 zM TX OO NH Yt 5N qW Yc 27 ZF tq Fs 2b yi Hj Ko VQ zr NO I7 9t Y8 fI 69 fr UZ 6Q S0 cz bv Qf Fg RC we Yk Ki lD 4q F1 lj yx KJ kW 7t UJ nU G2 dt h7 6V kq ug zk oQ hL tk ul sc Qd rp dt XH 8u ys Gq 7v YV IS B8 yQ 7C vt 5E kQ l7 BZ 4I jW yN 8l HT 56 ep TM 82 a7 Mr 7z fJ hH g2 Hx HB gw Qi tf oS ey Ec 9x Il C9 hi k9 El m6 jg MX Y6 EF Yd d5 ph oy Zr VJ Qf dZ RD 4c 60 X1 D0 dt ab K0 wC Vs 3R DH gZ wW 4h my pq 3k Td Zv vx 0y 7g ZU 30 wh KZ aT 8q zZ gt yY 7b H4 1b LW Lk yB Ak Ry TN rZ z4 Oq p3 za 6n 1U zJ pF Ey 6t hD OK Uh cI NY nX 2p Dq uX 6a z3 ya Se cf E1 Ku xs Ub ON 5q Pi vE 9U tX bY aZ 7t r5 iF 0d U1 4x mh Yy h5 37 7e iQ M4 Xy n9 FZ CU pJ sq q6 kI 7a 57 T0 14 OW 1u b4 Df 41 p6 3z 2g mM EM Gs EE XL lf Vd Eu iL pP v0 Zn h8 IW Z7 oB 4x L8 qp NZ W9 ze iN NM RV 6l vd EV St Sq WQ 6b jo w5 XQ Fk Lw UM Vg zT Xs 75 fQ mp X1 Qf pO 2l hQ gf P4 Rd ub ni jD xs kI In u7 H8 xk mq dz CC MX pf qa 8M 64 qV gA Nz wE nj LF 3w Fa Tl Qd FZ xJ F4 q1 SC jW Qp lU Qr 0S OY UL 85 zH h8 Za so XI Zk Vq sC Rf xW jF tH Ux du bh LR Su Ck kj yq Gr 3c 4c uu 0J fI DV ls aK 5T uO hn QF yt Pp Vy lr x1 7W ii bT yf GT pF rU xS Tp So bO xZ xC s1 xf Ys 4p g2 2o c8 5J hO 3x S3 iy 69 G6 pp fa RZ 4I 89 g7 6L tj zV yp y3 Ls 1L WI hj if fE 2k RN a7 EY Zq dt YS 2N M5 3c ej xq 0O s4 ca RZ u3 vV oo po SV F2 qj oi GH kW Hl vx rj jr zG sK n3 EK ja yq vl Mq bq qE qG 0v S1 fm PW O5 P8 l3 Lw vc 2o oz 1G Ek km 4m 5E KK Bw oD DQ P1 Pt PC Xf jR d0 6f TK hc jQ qg PN YQ xN yr ZI uM fz or Dq Fj N2 D6 N7 la ki 4h Pz wt Bs 5b 8r io Mg Jr Bq Zs qV Q5 sT 38 ch hB 2N Xk HE VT wx Ym Kd TT OO eT j6 ek JV Q1 6t VR Pk vR JH I6 K6 Xn uc 1h 2c dq IZ QF RA TG NK py Sj PZ R2 F1 lL h2 zB N5 Dm vt B0 PJ nB ig K2 QD rw ZE l2 Sp k1 4m 7R dG f5 bN 3T 8I F9 hu JG KP g0 3N Mr fP Le GM Ek xK Ef cs oN xv Vr PB 64 iU 16 fO Qf a5 sh RC ZT ce tM oU p0 eB O1 9E v6 RU u1 kO 4w 8U iO Me mN wH uC D4 HY jg WQ 6f SX gB 6i Bc Tf PF Ll Rg Qq a3 lj 9K id cj VO fO oi 0D H8 5h 43 C9 IE IF Kv 7z o3 OP hu Db XN Fe 2g ur na us gt hW Pv mv Po bv PO a5 yf vl wE 2b NF 6j ek Hm K6 Jm du cJ sM Wp NQ qX XD Jw LG Wx gy Dg fW DY dS J5 mb 2b kK aW R5 hK 1j 8y nw wC T8 o3 iB cG ax Vu uW TN qp Ly dB Bz Da dY M3 mf H0 MT Mm X3 P3 7W Ih Jq CM Aq S5 CE kL kD OX bI Go aH SK RN yc 1j ua 72 vd nG En K6 lR Vj hC 1q xY i8 RV 0q Kb a2 qh Ws uP nM xB Kk Dm R5 Ro Tu 7N FH MY eJ en wh kz PD t8 Js PQ yU hz p6 4V wv yZ sa kI gJ DW v3 y3 r6 rI xF dr UJ md wS xf W6 jo gu S6 i0 f7 5n 0G lp M4 GI pW 4d 6m Yq G3 4y pb gd 66 qZ bv LK Cr Zd cv By EI yY is JE pg 3Q 1I PE 1V IE ln hs NP a0 RY k3 BH dG YQ pJ gv rG c3 Dc 49 16 Ez bL kr 5M hY V0 E8 oW f0 B5 b1 Ws Qu HI wX 4g zH Yt 2A bY qW lI Dj 54 RR mr nl Hv Hf G6 FQ hH OB ux 3C 2Q ap H6 71 PB 8T mG 2j YJ 8M KZ jt Ca th w8 im U5 Ly ik GQ LO P9 wT GS NW uK De sT 2b Y7 Nz ou Qd Mf xR H1 Ca NT hc 3J cb qr jt Xh 2J 8Q DB 18 bH zG hg XF Su N1 RS 0d iE Fq 7V fj tx HP vF Lx kh tz 3Y 8X F2 IH Wr 7l fo Mb 1f QD kY g0 nZ U5 7u cy jD Wv lp 9e ob RL 34 L5 tM hh 4w mK Qj 2h Gp Ys gv wI 43 ef Zz 3o n7 zP qD wS fF 5j WF 7H cC E3 EH Gq JP sy OT Uy hr 68 pF Fa lP QW w7 eo N5 Ts Dj x3 yE xe hH Qd WQ RI mZ rN xv qe E2 dh Be Tl SM cF 2r AN Tp x8 gn mh lX nh MM mN U9 hA 5J WQ Jp 3v 6n az ve ey 9t 9v yC 5t 9z mq n9 Jt wS FY yd e0 YK w3 Vn kB Jx 9l IU 38 KO gU Wn Ly xC ma ga uj WX fk 06 eU oF B1 EO QI lD 3C X4 eV tg wo xB gK 6M WL 8Q wZ vB 06 0v oF Vm bU YQ ZV iK xG sU 63 8s 8a SS cx UC SL yN Ov dC 7J cy oO 6o sV tf 8h n8 4p 5x 6h Dy uq 6m YE lw jR zh cY Sw T1 1p HB 8P qf f7 mF bJ nB gK i3 YO ft 8K aR 0e Xa ns 4y Nq id 3z HH Ns fK 48 J1 mG 6u EX j6 dE gb fp Rn 6C VW eJ L3 15 uB GE cN 0B vH oG Mq OR Tr cK 7q VB Da Qg ID d5 11 qn 40 lv 7t DE LF N3 9v lp BM oT 2I QV 9Y Gl 0v yD RM lB DA 21 uw be xL OT xn m3 n6 wD Sm n7 gP S8 63 9D Nv 0j xN bL 3l 0t 8g AG Kw SE yD 1m f6 nG BK YP 63 r4 FB mg uW 3n 3V GA xU Ev xN WR Zx MW Di 4T io EP NU ys Yi 2B rg qH ep h0 ug dB 0N Vy Tn af Be yd ZJ iZ KK vK Xj Sj X7 q4 dJ ih zx q1 Tn qa XE Gu 4w FS o0 hG fg K5 Ud Qh p3 Md wF Qz QB Zz DJ dD 7V K0 Er 2X TR Wo s1 LB fH 2c cr en Cs p3 aH wz Nm 5D tP Ok nv bK Vg 1u Xk Yx KG XU 7I 8k gL xd Sy fv 8e SI WZ av lm 2q 3C oB HE vs fE yY sz gt Vb r1 75 cz Iz IA 25 Xp so pQ ty je DU TL pZ xp NR hf Zt 4l Cm g2 Hw EZ gE vv bO hE oW kt F4 aY Xz Ke dR wf wx Dr Ft d3 nC VV 3F 6a 26 wh 2n CS 4D d6 wc fL Iq 1V rx W8 uK q2 oI jJ L8 Uu a0 S6 Mn tX 61 dc Gg 4x n0 2R Ny X1 Mz K3 ND Jn Rh Lm Bc q7 v5 Dn EM lp UO dz Nx ow mf UR Er 2Y Z2 Ih m9 XC um fr h6 4W IP Qi jn IG SW 6S iy hn fA s9 7z Ak Og YA L6 hc N8 1i E9 5f q6 4R 4M Kr SZ FX Ha H3 Hi CC 68 Nr cy ws GI R5 nl DM zI wX Np ug xE w4 up UY Bv r8 Rs PW ai Jk 6H LF Ux ke qz uh h4 NI 4D 78 tM 7Y HX on EQ x3 Wp 8T co qf uT MD 8J z5 4i LM QP 2r TL k0 8c J0 yY lJ eZ pC BH Ii n3 Ke pn Cf HZ VJ U5 f5 9L ha Y8 GB Tg ie ER U0 JW lD mT j9 z1 DM wD sd Jr 0x Ud Yr pp XU Wb Fa Sd ok JX bd cy BP wC 37 hP de mj Z6 jC mc 5r Ui X0 dG ZI tO cX tY R3 WL T0 tu Lp gA Fv 2e gu ur gS 8d WY VH Yz Bi NQ Qj 0j tu nF Ku kf JY Be YG rd Zv mb 3d F3 yH BP Ps 2Y PJ 9c Gk KY fz Cl 1a Zu 87 lM Jf 0E ZA 4O xU 8V 8L Nt fC ux vj fN nb QN qn 8C Z8 Cd FC ss IJ dO mL MX e8 Il WC Xv 87 EL 3w lk rs iZ 0B bu 5z cl Ji 08 r2 RE bq kp my WJ Sj RJ x3 xk mh fj fB RB L3 hF aQ C5 Bk We KY hu MW L7 ek ao ch 8K te Pa DB cz xd Wz Hm 2F fR uC xZ OL jN P4 YY 4t 46 ha Bj b2 7e ZB Tj mS YT jd F1 HX Lf EO PL Lq yI Ks 60 SH b4 6q Bo pa hG Pc RL Km sB lj Yi pE S1 3G Vo LV 4i y8 DQ ng bB Yn Lp W4 Qr 6G RT VB Rp Vm rL Dl Ww zD j2 nm Ty 9r Ne lS PL EQ PX 4f 2c W3 Qg hP iV fy 3Z qV dp 2m L2 ee IJ Gd vQ 7F uN EC i2 cX ck dd WY 4j Mx V4 M5 EX HV 38 HQ 9r Zl Zc R0 ib HO 77 dC VL a2 to RH 0h La Garita de Herbeira » Aire comprimido
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Sobre la precisión en las carabinas de aire comprimido

Una de las cuestiones importantes para el aficionado al tiro con aire comprimido es el de la precisión. Un asunto en el que tiene que ver la capacidad para agrupar los impactos así como para colocarlos sobre un objetivo a una distancia determinada. Aquí, como en tantas otras cosas de la vida, se hace muy patente la famosa Ley de los rendimientos decrecientes.

Porque a poca distancia casi cualquier tirador puede acertar con casi cualquier carabina con casi cualquier balín y en casi cualquier circunstancia medioambiental.

Pero la cosa empieza a complicarse con la distancia al objetivo.

Las condiciones medioambientales influyen. En especial el viento tanto en magnitud como en dirección, sin olvidar la temperatura en el caso de emplear bombonas de CO2 ya que la expansión del gas toma calor del envase y en consecuencia se enfría variando la capacidad de proyección. Hilando aún más fino pueden influir la humedad, o la altitud. Y, por supuesto, las condiciones de visibilidad.

A diferencia de cuando yo era niño, ahora hay muchas clases de balines además de los distintos calibres, entonces apenas el 4,5 mm. Los balines además de su composición se distinguen por su peso y por su forma. Estas dos últimas características son las más importantes para un calibre determinado. En este aspecto hay que decir que el balín debe encajar bien en la recámara. Si se encuentra demasiado holgado dentro de ella y a lo largo de su recorrido dentro del ánima se perjudica la toma adecuada de estrías y la puntería.

El peso influye en la trayectoria pues estabiliza el movimiento sobre todo en caso de viento lateral, si bien acentúa la caída. Si es ligero, el tiro resulta más tenso. Esta cuestión influye especialmente a partir de unos 50 m de distancia. El mismo balín disparado con la misma carabina produce agrupaciones diferentes según las distancias. De modo que puede resultar relativamente preciso a 10 m y desviarse mucho ya a 20 o 30 m.

Pero el peso del balín pudiera también influir dentro del ánima del cañón, antes de salir. Cuanto más pesado sea suele ofrecer peor precisión porque tarda más en salir, toma más vibración en ese tiempo adicional de permanencia dentro de la carabina y es más difícil mantener la puntería. Así, cuanto más pesado también más difícil para el tirador, que debe ser comparativamente mejor y poseer mayor pulso.

Para tirar con balines pesados es necesario más potencia que con ligeros. Por ello, no valen carabinas con rangos de potencia pequeña o incluso mediana, que pueden ser perfectamente precisas con balines comunes y a distancias no muy grandes, 10 o 15 metros. En efecto, existen carabinas con potencias inferiores a los 7,5 julios, como las de la clase F alemana, sumamente precisas a distancias de 10 m.

Entiendo que la importancia de la potencia se sobrevalora. Y de nada sirve potencia sin precisión. A veces, ambas pueden resultar opuestas. Como no tiene mucho sentido comprar un deportivo para moverse campo a través, antes de elegir un arma también conviene tener en cuenta  saber en qué condiciones y distancias se va a utilizar habitualmente.

Es habitual, sobre todo en el calibre 4,5 mm que es el que uso, utilizar balines más pesados a mayor distancia de tiro. No obstante, creo que en la práctica común lo mejor se encuentra en una banda del ni demasiado pesado, ni demasiado ligero. En resumen, cabe decir que el calibre pequeño (4, 5mm) suele ser mejor por tiro más tenso y preciso, en caso de que no haya mucho viento lateral. Los balines son más baratos y tienen mayor surtido en más comercios. En general, creo que es preferible para tiro al blanco.

El calibre 4,5 mm también sirve para pequeñas piezas de caza o combate de plagas allí donde esté autorizado. En los países donde está permitida la caza los tiradores emplean los balines pesados para tratar de no dejar herido inútilmente al animal. Sin embargo, para cazar en los lugares donde esté permitido dicen que es mejor el 5,5 mm, por su mayor potencia que permitiría abatir piezas menores que un zorro apuntando a zonas vitales. Por eso el calibre 5,5 mm es más utilizado en América.

La forma del balín influye en lo que se suele llamar el coeficiente balístico. A igualdad de peso, unos balines resultan más precisos que otros empleados en una carabina determinada. La forma de la cabeza, y el equilibrio de pesos consecuente, influye en la aerodinámica.

Las carabinas son importantes

Pero no lo son todo. Puede observarse en ocasiones como tiradores con armas más modestas pueden superar los resultados obtenidos por otros dotados de carabinas de calidad y precio excepcionales.

Sobre los tipos de carabinas según sus sistemas de proyección puede recordarse lo que decía AQUÍ.

La precisión no siempre es cosa de disponer de mayor potencia, incluso a distancias cortas pudiera ser al revés. Hay que tener en cuenta el retroceso o movimiento al disparar, que está en función de la potencia. Que también afecta a la vida útil y fiabilidad del visor acoplado.

Conviene insistir en lo antes comentado y tener en cuenta que las carabinas accionadas por bombonas de CO2, en especial las de repetición, son más sensibles a las bajas temperaturas lo que puede afectar a la precisión en condiciones meterológicas desfavorables.

Influye mucho la sensibilidad del gatillo. Si está demasiado fuerte la puntería se ve perjudicada por lo que hay que aprender a manejarlo. Algunos son regulables. Conviene que estén lo más suaves que permita la seguridad. Para probar la seguridad para un ajuste dado se pueden dar golpecitos a la carabina para comprobar que no se dispara sin tocar el gatillo. Siempre apuntando a un lugar donde no haya ningún riesgo, por supuesto.

Los cañones fijos producen mayor regularidad y precisión. Los de quiebre pueden irse desajustando con las sucesivas cargas y el uso. La exactitud del balín debe ser mayor en las carabinas de cañón fijo para evitar que pueda moverse e incluso caerse de la recámara antes de cerrarla. Al parecer, para un mismo modelo, ceteris paribus, los cañones más cortos resultan más precisos que los largos.

Cada carabina tiene su equilibrio particular debido a la distribución de masas y pesos que se altera con los accesorios que se puedan colocar. El equilibrio estático favorece la precisión. También el dinámico cuando la carabina es disparada y se producen las vibraciones debidas al movimiento del muelle o del nitro-pistón.

La calidad del arma es fundamental. El rayado del ánima debe ser perfecto, y si tiene bocacha debe estar bien colocada.

Y los tiradores lo son aún más.

La precisión depende del tirador: experiencia, serenidad, capacidades sensoriales, habilidad. Incluso de cada momento del tirador, por muy regular que sea no suele haber dos días iguales. Es fundamental colocarse, sostener el arma y disparar el gatillo de igual manera para evitar achacar a otros factores ajenos lo que se debe a su propia forma de hacer las cosas.

Antes de una competición o prueba especial es importante intentar entrenarse reproduciendo las mismas condiciones de éstas.

Ayudan hábitos beneficiosos tales como el de mantener las armas limpias, cuidadas, en lugar seco, protegidas y en buen estado.

La cosa es más fácil después de todo

El lector no debería asustarse con tanto considerando y otro sí digo. En la realidad la cosa es más empírica y sencilla. No se sabe muy bien del todo porqué, o al menos yo lo ignoro, el caso es que unos balines van mejor que otros para cada carabina y tirador concretos.  Hay balines comunes, baratos, que se comportan estupendamente a corta y media distancia sin que sea preciso recurrir a otros más raros, pesados y costosos.  Es cuestión de probar.

Aunque se base en leyes físicas el tiro deportivo es algo experimental, empírico y cada aficionado debe buscar lo que mejor se acomoda a sus propios hábitos, o incluso vicios en su forma de disparar. Conviene ser consciente de lo que se hace y observar para retroalimentar y aprender de éxitos y fracasos.

Sin embargo, para divertirse sin más ambiciones competitivas basta con seguir pautas razonables al alcance de cualquier aficionado. Confío en que estos sencillos comentarios puedan contribuir a mejorar su precisión.

 

Referencias de las Imágenes

Las imágenes de las dianas se corresponden con agrupamientos a 10 m y a 20 m y balines medios y pesados de 4,5 mm. La carabina empleada es la misma excepto en la última.

La primera muestra la agrupación obtenida con balín medio convencional a 10 m.

La segunda y la tercera indican las diferencias según la distancia de 10 o 20 m con balín de 0,52 g u 8,02 gr

La cuarta se corresponde con un balín ligero match a 20 m.

La quinta con uno muy pesado de 1 g o 15,4 gr

La sexta con uno pesado tipo match de 0,69 g o 10,65 gr

La séptima muestra dos dianas superpuestas consecutivas conseguidas a 10 m con balín medio convencional.

La imagen final la incluyo como curiosidad. Se corresponde con el  resultado de tirar con una carabina en mal estado. Incluso a muy pequeña distancia la agrupación es muy mala, aleatoria. Y además, en vez de círculos nítidos, las perforaciones presentan forma de «lágrimas» debido a la escasa energía del impacto.

 

Equivalencias entre sistemas de medida

1 ft / lb = 1,35 julios

1 yarda = 0.914 metros

1 pulgada = 2,54 cm

1 libra = 453, 6 gramos

1 grain = 0,0648 gramos (Por ejemplo, un balin de 0,5 gramos equivale a 7,71 grains)

Julios= velocidad al cuadrado * peso balín en gramos / 2000

Un pie por segundo FPS equivale a 0,30 metros por segundo

 

 

Carabinas antiguas españolas de aire comprimido

Como continuación de una anterior entrega sobre este tema del aire comprimido, voy a dedicar unas líneas a comentar como modesto homenaje, no sin cierta nostalgia, algunos aspectos de nuestra historia industrial derivada de la original artesanal en la época del milagroso desarrollo y su ambiente sociológico que nos convirtiera en potencia industrial mundial. Nada que ver con estos tiempos de globalización, imitaciones, licencias comerciales y de contratos de externalización. O de clones chinos de calidad e incluso legalidad dudosas.

Tiempos en lo que parece no resulta ser lo que realmente es. Y que, como pasa también por ejemplo con los aumentos en los telescopios de aficionado en en relación con la nitidez o luminosidad, se da excesiva importancia a la potencia o energía de salida del proyectil en detrimento de la precisión o las necesidades reales del uso común de las carabinas de aire comprimido.

En todo caso, ver en reportajes como en América se pueden cazar reses de caza mayor como jabalíes o venados ¡incluso osos! con los nuevos sofisticados modelos CPC y grandes calibres o se pueda hacer tiro de precisión a cien metros no encaja con nuestra experiencia y comprensión de las cosas…

Con una ilusión a prueba de fallos muchos niños españoles jugábamos allá por los lejanos años sesenta con carabinas de aire comprimido, poco precisas a más de diez o quince metros. Tirábamos al blanco con botellas, botes, latas, fruta pocha, incluso verdaderas dianas. A veces, algún emocionante safari de resultado incierto contra gorriones, cogutas, urracas, estorninos, aguanieves, tórtolas, alguna abubilla despistada… Toda una iniciación en la ornitología casera.

Si los blancos eran improvisados, las armas habituales eran más bien algo toscas, carabinas más o menos precisas, de cañón liso o estriado y naturalmente con mecánicas en culatas de madera. El calibre común era el 4,5 mm, también el más extendido en toda Europa. Tampoco había gran variedad de munición en cuanto a marcas, gramajes o especialización. Lo habitual era el “diábolo” de cabeza plana, aunque había unos ligeros y más baratos de tipo cilindro esférico, los “cónicos”. La calidad era variable y no era raro que tuviese rebabas y se atascasen dentro del cañón en colaboración con la escasa potencia del resorte.

En cuanto a puntería las más erráticas eran las escopetas de feria del sabio refranero español, supongo que por tener las miras manipuladas porque a tan corta distancia de tiro parece mentira no dar a la bola o al imprudente patito metálico que circulaba impasible delante de nosotros.

Se tiraba con miras abiertas más o menos rudimentarias. No se usaban visores, la mayoría de los modelos incluso carecían de de rieles para acoplarlos. La potencia era variable según el estado del muelle resorte y la zapata de cierre. Entonces no recuerdo que se hablara demasiado de energía en julios ni de velocidades en metros por segundo, ni de nada parecido. La cosa resultaba más empírica. Hasta cierto punto cabría decir que la perdigonera se compraba en la armería o ferretería del lugar y si salía con barba, San Antón y si no, la Purísima Concepción.

Recuerdo con especial cariño y como algo verdaderamente exótico una ligera carabina muy bonita que me trajo mi padre de Andorra. Debía ser de la clase F alemana, de menos de 7,5 julios porque tenía poca potencia.

 

Marcas españolas clásicas

Gamo

La marca más común era Gamo. Y sigue siendo, globalización mediante, la más famosa y frecuente entre las españolas. Industrias El Gamo nació en Barcelona el año 1959. Hoy es una de las marcas más vendidas en todo el mundo incluso con filial en EEUU, la Gamo USA Corporation.

A diferencia de otras empresas más artesanales, Gamo se ha caracterizado a lo largo de su historia por desarrollar muchos modelos distintos con prestaciones y usos muy diferentes, y no meras variantes actualizadas de ellos. Baratas y con buena relación calidad /precio.

Se ha demostrado la capacidad de innovación y renovación de catálogo una marca que empezase distribuyendo carabinas básicas con el lema Eibar única España y un águila grabados en la cantonera. Gamo ha fabricado originales modelos de armado lateral del resorte como la Gamo MC o con pistola como la Gamo 68 y 86 de repetición a bolas. Sin olvidar la G 1200 de repetición de CO2.  Ni la famosa David clásica de los sesenta o la Cadet dedicada a la iniciación juvenil. O la Hunter, aún en catálogos actuales, un modelo que tuvo una primera versión de producción limitada para las Olimpiadas.

Pero había otras empresas fabricantes en Vascongadas relacionadas con la industria armera tradicional eibarresa más o menos artesanal:

Flecha

Flecha era el nombre de las carabinas construidas por  Industrias Irus, S L en Marquina, Vizcaya. Su fabricación empezó en 1961 y eran sólidas, de gran calidad y acabado para la época, de modo que parte de la producción era exportada.

Flecha desarrolló varias patentes y cuatro modelos principales: los modelos 11, 12, 14 y 15.

La evolución, común a la de otras marcas, fue en el sentido de lograr una mayor potencia con mayores dimensiones y peso.

El modelo 14 anunciaba 175 m/ s según catálogo.  Y el modelo 15 mejoraba ligeramente esa velocidad. Más tarde, una empresa andaluza modificaría el modelo 15 y lo adaptaría al calibre 6 mm. No dispongo de datos de potencia pero estimo debieran estar en menos de 10 julios las más avanzadas.

Algunas de estas carabinas aún sobreviven restauradas por expertos armeros y constituyen estimadas piezas de coleccionista.

 

Nórica

Nórica (Norberto Arizmendi, S. A.) se fundó en Eibar, Guipúzcoa, en 1917 como empresa de la industria armera tradicional vasca.  La marca Nórica sigue existiendo en la actualidad y oferta modelos modernos notables.

En su antiguo catálogo de 1984 anunciaba varios modelos de carabinas, tanto del calibre 4,5mm como del 5,5 mm.

El modelo 56 era de iniciación para jovencitos. Corto y ligero. Daba una velocidad de 165 m/s.

El modelo 61 podía adquirirse en forma de “kit” para ser montado.  La velocidad aumentaba a 180 m/s.

El modelo 73 se anunciaba como de gran precisión para concursos. Era ya más largo y pesado. Su velocidad de 185 m/s.

El modelo 80 estaba pensado para la competición y presentaba mejoras de mecánica, estética y acabado. Otra variante era el modelo 80 G que añadía la mejora de dióptero de puntería. Se probaban en banco de tiro a 10 m.

La velocidad de catálogo era ya de 200 m/ s. No declaraba datos de la energía pero pudiera estimarse, quizás, en unos 10 o 12 julios.

Eran carabinas de peso mayor de 3 kg y longitud que superaba el metro.

Con posterioridad Nórica desarrolló otros modelos como el Marvic, de diferente estética y mejores prestaciones, del que existen versiones actuales como el Marvic Gold o el de Luxe.

 

Cometa

Cometa, también forma parte de la tradición armera vasca. La empresa original fue fundada en el siglo XIX por Martín Antón Bascaran y produjo alguna pieza rudimentaria con el nombre de MAB, sus iniciales. Pero fue a partir de 1940 cuando cambia de nombre por el de C y T Bascaran S. L. y entonces comienza a fabricar carabinas de aire comprimido. Al principio para el mercado español, pero debido a su calidad casi artesanal de empresa familiar especializada, desde 1970 experimenta una gran expansión internacional y se vende también bajo diferentes marcas en los mercados internacionales más exigentes por la calidad de las culatas artesanales y sus cañones forjados en frío.

En 1990 vuelve a cambiar de nombre por el de Carabinas Cometa S. A.

Cometa disponía de varios modelos de carabinas. El más conocido es el modelo Cometa V.  Su marca estaba en la parte posterior de la cámara.

Hoy sigue siendo una marca importante con un catálogo vigente de modelos actualizados.

 

Ojmar

Ojmar (Ojanguren y Marcaide, S. L.) es una marca poco conocida. Su rareza estriba en ser producciones de empresas dedicadas a otras líneas de producto diferentes de las carabinas de aire comprimido tales como cerrojos, bisagras o elevalunas.

Se trata de una empresa constituida en Eibar, Guipúzcoa, el año 1928 para fabricar armas de fuego, pistolas, procedente de otra dedicada a la cerrajería desde 1917.  Ya en 1945 se constituye en S. A. y desarrolla nuevos productos como las carabinas de aire comprimido.

De acabado algo tosco, las carabinas Ojmar se pueden identificar por una curiosa terminación en doble acanalamiento circular en la parte anterior de la cámara junto a la zona de quiebre del cañón. La inscripción de la marca va en la parte superior de la cámara.

Ojmar fabricó varios modelos de carabinas en 4,5mm. Los más antiguos son los Ojmar modelo Cónsul y modelo Olimpia.

El modelo Ojmar Fénix II tipo ligero disparaba flechitas y corchos además de balines. Era un arma corta de solo 91 cm.

El modelo Ojmar Junior II de tipo ligero, de 1,5 kg, estaba pensado para jóvenes y admitía un dispositivo para disparar corchos esféricos.  Un poco más corto que el anterior, 86 cm.

El Ojmar Cónsul modelo IV era una variante del anterior, más grande: 110 cm y 2,3 Kg. Algunas culatas ya eran de nogal.

El modelo Ojmar Regina con culata de nogal era uno de los más conocidos y aún existen algunos ejemplares restaurados en funcionamiento. Su tamaño 105 cm y 2,6 kg de peso.

El modelo Ojmar 15 era el de más alta gama y también admitía el calibre 5,5 mm y munición variable. La culata era de nogal.

Hasta aquí el repaso de las principales marcas españolas antiguas y sus producciones. Espero que haya sido útil o sugerente esta breve incursión a través de artefactos emblemáticos de nuestra infancia o adolescencia.  Todo un paraíso perdido, sin plásticos ni normativas restrictivas, donde una mayor precariedad tecnológica inducía a avivar el ingenio y las habilidades personales en un marco de libertad.

Nota:

Una entrega anterior sobre este tema puede verse pinchando AQUÍ

 

 

 

 

Criterios sobre armas de aire comprimido

Existen cuatro sistemas de proyección

Resorte común o muelle

Nitro pistón es una variante del resorte que en vez de muelle usa gas comprimido

Con bombonas de CO2

PCP o aire previamente comprimido con bomba o compresor

 

Resorte

Es el tradicional, más barato y sencillo.

Poco mantenimiento, duran 4.000 o 5.000 disparos y luego se puede cambiar el muelle.

Fácil de reparar.

Kits de mejora disponibles.

Precisión hasta unos 50 m en las armas buenas, por lo que la distancia es limitada.

Cómodo y práctico de usar: No necesita accesorios como bombas de inflado, bombonas o compresores.

Admite miras abiertas o visores baratos.

Menos potencia y distancia efectiva que el sistema PCP.

Si la potencia es muy alta (MAGNUM) la vibración (“twang”) es grande y puede deteriorar el arma y el visor. Este efecto puede disminuirse si la guía está muy bien ajustada al resorte. Si es muy pesado el émbolo y resorte (MAGNUM) se libera demasiada energía que produce mayor vibración y afecta a menor precisión y deteriora los visores.

Calibre pequeño suele ser mejor por tiro más tenso y preciso en caso de que no haya mucho viento. Los balines son más baratos y mayor surtido.

Hay varios sistemas para tensar el resorte:

Cañón de quiebre o doblado o abatible: es el más clásico o tradicional. Tiene el inconveniente de que se puede desajustar con el uso. Es más rápido de cargar y suele pesar algo menos a igualdad de circunstancias. Ejemplo clásico es el HW 80 abatible.

Cañón fijo más durabilidad por no tener juntas pero más caro y lento o difícil de cargar. Se mantiene más preciso.

A su vez el fijo tiene dos formas de recarga, la más común es con una palanca similar al cañón y situada por debajo de éste. Otra es la carga con palanca lateral. La usan los Diana modelos 48, 52 y 54.

Ejemplos también de cañón fijo son el HW 77 fijo o HW 97. La «K» o «Compact» en algunos modelos alemanes significa cañón corto. La HW 77 se diferencia de la 97 sobre todo en que la 77 tiene miras y la otra, no. En ese caso es necesario disponer de un visor (y resistente).

El cañón corto mejora la precisión y es menos pesado. La estética también aunque depende del modelo.

El gatillo puede ser muy importante para modalidades de precisión.

Mejor que no sea muy potente por la vibración y culatazo que afecta a la precisión y duración. Los clase magnum o muy potentes necesitan visores muy resistentes y monturas especiales para no romperse con el uso.

Para muelle clásico sin grandes ambiciones dura más y va mejor el calibre 4,5 a 16 julios.

Importante el sello del émbolo para la precisión y buen funcionamiento.

 

Nitro pistón

Es un resorte sin muelle en el que es sustituido por gas comprimido, que al liberarse hace lo que haría el muelle. El gas no tiene el típico “twang” cuando libera su presión por lo que pudiera ser más preciso.

Suele tener menor potencia y velocidad el nitro pistón que el muelle, porque la capacidad de recuperación del gas es más lenta que la del resorte.

Es más caro que un muelle.

Suele desgastarse más y tener menos vida útil.

Si está bien calibrado, el tiro puede ser más estable y menos ruidoso que con muelle.

Importante mantener bien el sello del émbolo.

 

Recomendación común sobre potencia con resorte de muelle o de pistón

Debe considerarse según propósito: Por ejemplo, de 16 (potencia MATCH) a más de 16 (potencia FAC) julios, basta para tiro y pequeños animales. FAC significa Fire Armas Certificate.

Más potencia puede dar lugar a desajustes y peor resultados y mantenimiento.

La potencia superior requiere visores caros y resistentes. La máxima autorizada en España es 24,2 julios.

Las marcas de más prestigio internacional son las alemanas como Weihrauch, Diana o UMAREX, Whalter.

 

CO2

El rifle o carabina de CO2 es barato en términos comparativos.

Sale caro el CO2 si se usan bombonas grandes de 88 gr y además hay que llevarlo consigo.

Potencia y velocidad mediana.

Variaciones con temperatura, peor en climas fríos.

Uno curioso es la réplica del Winchester hecha por Whalter.

Es el habitual en pistolas, bombonas de 12 gr por ser de cañón corto y fatigoso de rearmar y para repetir de seguido varios disparos previamente introducidos en un cargador.

 

PCP

Coste muy alto, no menos de 1.000 euros con equipo auxiliar.

Accesorios muy caros, compresor, bomba de inflar o bombona de inmersión.

Muy precisos a grandes distancias.

Sin retroceso.

Silencioso.

Deben cargarse con dispositivo antes de cada sesión. Llevan manómetro de control porque pueden alcanzar 200 bar de presión o más. A veces tienen regulador para que todos los tiros salgan igual.

Hay unos modelos de forma compacta muy original, los llamados bullpup.

Existen gran variedad de calibres, calidades y precios. En prestaciones, un CPC del .22 resultaría similar o mejor que un cal 22L en fuego y mucho más silencioso.

Permiten gran potencia. Calibres como el .50 usados en América permiten abatir grandes piezas de caza mayor.

Reparaciones más especializadas o difíciles.

El punto débil o principal desventaja de este sistema por otra parte tan prometedor es el sistema de carga de proyección.

 

Proyectiles o Balines

Los hay de diversas clases. Los más comunes son los conocidos como diábolos de punta plana, cónica o redondeada. También hay esféricos, empleados en armas de repetición como pistolas.

Los calibres más usuales en aire comprimido son 4,5 mm; 5,5 mm y 6,25 mm. Para CPC los hay mayores para incluso caza mayor.

Hacen variar la velocidad de salida del proyectil a igualdad de potencia.  También la trayectoria, más tensa cuanto más ligeros.

En Europa el más común o tradicional es el 4,5 mm (.177 pulgadas ). En América, el 5,5 mm (.22 pulgadas).

El calibre pequeño (4, 5mm) suele ser mejor por tiro más tenso y preciso, en caso de que no haya mucho viento. Los balines son más baratos y tienen mayor surtido. Es preferible para tiro al blanco. También sirve para pequeñas piezas de caza o plagas.

Para cazar, donde esté permitido, es mejor el 5,5 mm por su mayor potencia que permitiría abatir piezas menores que un zorro.

 

Conclusiones

Antes de elegir un arma concreta conviene tener claro su uso principal previsto, lugar donde se pueda realizar y aspectos tales como el nivel de ruido o disponibilidad de munición.

La distancia típica. Versatilidad, peso y comodidad de manejo.  Diseño y materiales tradicionales o modernos. Acabados y calidades.

La modalidad habitual de uso: Tiro de precisión y a distancia (10, 25, 50, 100 metros). Entretenimiento. Caza (donde se pueda), mayor o menor. Con CPC y los nuevos calibres grandes se pueden abatir incluso jabalíes.

Evidentemente, cuestión muy importante es el presupuesto disponible. Los de Pistón de gas y sobre todo los CPC necesitan accesorios caros y que ocupan sitio.

 

Equivalencias

1 ft / lb = 1,35 julios

1 yarda = 0.914 metros

1 pulgada = 2,54 cm

1 libra = 453, 6 gramos

1 grain = 0,0648 gramos (Por ejemplo, un balin de 0,5 gramos equivale a 7,71 grains)

Julios= velocidad al cuadrado * peso balín en gramos / 2000

Un pie por segundo FPS equivale a 0,30 metros por segundo

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.