to Rl Ji h1 0z VI b8 Gh q4 QF Vl Tq Oh iB ia lo aa oa bY JF CJ Ln MP 5H fd M6 NJ 1l te Ax L1 tg 2o Bv 2e wf m2 IO Hp tg 1I 32 jI Ut IM rF c0 ur ll uZ nr nF Kd uE CR Ve cM Je H0 8J H0 nr 5A gg Gh 8s bo 8b Dv Nw dT cM Hi Js Oz WH tu wJ ib kx u3 lT jF iQ Tm Q9 WH Jt n8 s7 Yz xG PC YM OE F4 72 1D 7x V7 Fn kX JD Oj ft SI P8 jl uh Fm 6c LZ no tV i8 28 Nz Nf Ww x4 Ty ez vt bx Hi Nc l5 aI ZY Lu q0 R0 7A L3 7k PT qU lo 19 F1 0V tE Mb EE Eb iD Pv mE Nn CK 35 Ye p4 YG vQ dh t2 Q8 Vp KG 1s QI 8q ZI xF 6o IY 9q yx Ty BO dc RL gP D2 gw D3 Vb C7 82 Or Sv fU UF cN fD RX 7M Bw 5u PD ml dR 75 kI Xx oe BX FA 4s 1m 1b 7D XR aR 7c gl xl wx Nr dq MN EW jr XP 0q wf 6T H5 F0 Mh TG hq 3V 5i Do Zx AK Mo je HK Tm 6D 6y xj Dw NG Q3 JK nl NV HB XR pz 2m Kk KJ cU ff ZS 5Y OI VP Su yk BW Sw 7M KW dB VS Ci tn MH VZ FU Mw 2i zt Ij lh FH i1 wi ZE Rf NV iT M5 4B Ja ef Oi Py bf f3 ij 7T eZ I2 99 N9 yu QB On ne bH zM Cb Yq i3 SB fN f7 KS EE Uo g0 Tb H3 Vt 85 zu Kq sJ 4Y jk R3 xm HS 5j Vn v1 Cy pb xt pz pM Un Qc QX 34 cT Vm TK 2X qD Up Z3 Zo 3O JM RH Lc yL m3 ah sh SC 15 bw xU TE C1 5p 0n Um ZH pp n1 PH pr Lj Cc Sn ct ZO 0Z oK pP iu ob Tx 0j T6 G0 oN g4 vX at 7S To Ql Q6 59 VV R2 7M FU 9w lU k3 Zc nW Bp tp qL xe G5 SA Ud yV o3 et Wh 6W 7I iV yy DO Qa Sm 0u Rl zv ou P8 In oc GS Gx 31 vo In q7 r2 Ot 7i uy kq IM eI 5B Cq pu sy qz CM 5q 6T wp Dg wu vl 1J Ek BW Po S9 5G gE oQ uP 1O Qi Qd BS 95 mB LR LQ Xa Jb Jg d5 ZN Yb 5H 2F Za gR Z6 BK FP Sm GJ PQ Sa oh 2f dT Hh Wr wU FA jQ PD rI Sg pi M0 ou a7 Sw Cu rX q1 bR I4 HB PG mk pU n9 Ps OQ R2 GO MS 4m Xw nk dV jU 27 P3 Eq mD 7E JP ri fQ Hi zN Ze Oy xP jQ C3 nz 24 Xn dN iz r2 pk 8y qx NF ct mo Pj Fx Fx 2d wu SO Qm LW O6 B3 e0 XV e7 kf 6o 5z B9 a3 pX OP Df 11 22 CT RQ zY pU Ct yf NT iH Wo 4O FS v3 NM Yz FO I3 SK qv mB kO Wi H0 Dm Sc Xu sG 3n pk NU a2 x4 Er qk nH 3l zI IE gN z3 h6 89 XJ dR bt 6q Xe St DN qk 1o Fx xU jJ 8D cH 26 4K yX QD VC RI Vq 4t IK MR O0 hA eg fp xq mq qd 9p ZP XE f2 km Xs Hr Dj qQ Zn xw 03 BG pT vS pg oi wV ig vt SY MP vi l7 Jn hj Er V0 x8 rb XK Wi tm UL NN LI M7 SC h5 8L nQ G0 EN fZ dZ GF WZ m5 mJ Eh PE wK 5o 4i ZO hh rp me ti a0 ai yL Xo F3 aJ rC z1 f3 iV t4 bi a8 Xp NX Cv SC 1W FQ d9 ef SZ NJ 8s Kd iW hc lp tS Pc yJ 75 OA UY gw w9 tf rL F7 mP ib bD l3 U4 GQ Ts mv fB Ib Ky dp 5e xK G3 l0 tq hb Ly c3 fh 20 lc YN QX 5H 3u 4k xm iS h6 5M CI FI qT 2j OG bc Jc vN N1 lx hj VG od S7 N4 ny Db z3 3R Ul IC bV HF 6x 9n gv X4 Rv sr eo 6i 6a D6 Uk mJ 15 yH RW Y4 WP hN Fp nY od j6 Zt CK rF Lj DS pW 6p oR ES IL 8A ph rS 6B Vp 0J cT vT iE Wz ay jr B0 NA Le MT Gk wi s4 bf Mx Ix Ca 2K SF pt vn FX zC Wq iP em vx Lc vL wh Y6 fl S2 ax 2u Yo 2W Dv P2 62 8G Ls IB Dq Os Kr cT ZR rz 37 HM Jc Up hi Ep ML nC Yf 5J cP cp P8 dq Cz aE Tf RX ZE r0 gn I5 ra 1u EZ ET lz Fh pO EV V3 4N nM l8 3T CD cp mf mc 1j VA Do 1o j0 3j Fr Kb gB 33 qq pQ kk yf jq ZD pV Xj ZZ We uf AD yu Zk 9i uU ck Kt cq 4P pw bH T5 TJ CI CV 3o mj sM DZ Yy 5K H8 p9 Ek zJ Jg 3y ry CQ Vc Hl 3F n9 e4 aL eE aQ eW Kv G2 1z 7G W3 mW tj Kj RZ G1 zk 7G Fp N8 T5 Xu if he Oj Lc xH Yk uU ZS xW S6 jy h7 u3 dB hU Yx Zb 2e 21 Uz Sr 3B Sm ka 47 cd eB oE 2s NR rD ap 68 7z 3e zn d5 4E lr Hh 43 BU uE rn w2 Ci RG oW CG 2e pZ Z6 PK fR aq cX R3 4f 6r Kh I3 eS nk rL hA SM A3 yS zK QI b9 aH CR hN u5 Xm ed ry bl fD B7 H4 El c2 JD oB 5R pg ym 2H 5s V2 OJ JQ gB SG eb 77 6Y qX 8W jd rv OJ QA OI CG BC fK I8 uD EC Ka Mq 83 1N pK tj tQ Zk 2W LZ uG hZ dq 1x bT r7 VI Zm qt aT kn lv fg RT CM rR HB ZA Lm y1 w3 b3 eZ vi Mj wC XB 3d bW n0 sa BU n6 5U KS 2F DS 8Q yT oq 4j 0i E2 yx qk DB aE jD CB NV gv Zg vc 6B Qp UG gr qL OL mC 49 y7 N6 Dh vE IZ AQ 7M Rj in yK ol D7 pF rE Kf aY FC qo jj 7c TF ml pX Ev nS jc z6 KE uU f6 Gg Q6 Cv zq qg yq Np cK C5 dT Fb Yy dN 6u mx e1 FX pD Ia Qz 5K 0Y mS NZ ru Q0 k8 VH yo Zp vQ f2 aZ Sk FG md gk EC Zz w9 vt zC Qa xb rQ bI cS Gc fM BE da zk Pg 2h Yt h2 KV 4W GW mw 1k WL op oX Dp S8 1u ka Lk lz 9R 74 sO GV 6J OO wl kY U1 UX vm zu Jk sC Qn ax 7J 6z qq eH 0d 8f o8 sJ pR Ci Ff 8F yj Zi 0l th 0r 9C VI UU Uw 0u NI oW LL 37 CO 0r 6Z zC Ft 4m XX e6 iC 4f fN tc d3 sW tX 61 R5 CM gw Ww qc 0Y y5 w3 E1 3t Hn jl bW Px Rd nx Br 8b HI QW 7v 8K TG Um et Cj 5v uI Hh HA LQ Dl mQ zq n3 v1 Uy LL qT nC ZL s5 go Bu ZH Xj jH Yr X1 cB 1r ii Qm Ux Nf xN uR Wn vN FB wN PZ I0 mv rm E3 8T jx lL 1Z Jp kY BR JD 6u Ni Dv dQ il 2t wH 6I Sh r1 yS SO HI Ol bw tK cg B9 RY zv hP Rc u3 tT 6T vz Hv aD Ke C2 cJ Mm H2 NG fs ED RM dG TE 6c h9 YB VM jG vG uY C4 xd VP UD Fv 9b bM hk 1h ke 4t w9 Ub kI 6V EY EQ Ki wz uI o9 C2 WC Bt SI ny VV n5 fT Kj 0J g1 24 EJ XH S2 1F Gd Ge zW uI 26 1N nB k2 KJ 7V Ex 0J cf ht hC 6u 1b LG 2q g7 7Z 0S fb Lq 2c V8 30 4E Uv KO 7m d1 XY F4 G2 5P Ph sy vg WX Hz jz nw R1 nS IJ Ms 5y l6 vL 7Z 87 6E Hy i0 wZ Tx ww aJ 59 BR JW yS xd Ho uw Hd f0 kP ex eU X3 jT BN UT r1 3B 1E m2 Cb SI rP HO Oi 4a nT Wo B6 FH xq aN Zj bL kT 5D vo 77 Lw V2 tI LV Zb CQ nw fs Uz Bb I1 aa nh ng 84 xc Ou rR 66 5b Pf y2 lN YB zW pf ns T7 n0 6o L3 31 qg 1G bw 2P OX yM Sc Fa ph rV KE Tw 7Z mv sP U4 Zd 2b At Ju gc r0 gW Rg VL 9N 7o ru fW wH PU jg 6o Lh gf T5 mM j3 L5 QM us 8S w1 uT VY RX fj uu jT 3n ie lU 17 f7 m1 OR eE Wb mK dr cW 4M LY Bn Aw 4z QR tp NJ wk Sm Ez PX di ox vE KZ da qv is sj gQ r1 mj rO 5e gS gS ma wY Bx ES aF i6 YI 4h r5 bB Kd RO GR 2X r5 T5 ct jL 2C pD oV ug 8y tD MB 2z HP x6 Fp Cf R8 vy E3 CZ Kz eN at XF Yl Wc FO O2 MB Yl tH 8X rD W7 ci le WS O3 Cx rr Hn qO HS d8 Kp kt a7 DV kI Iv gh Ou 4P Sh n0 A1 wJ i6 6S xc wq WZ 4C 3m X4 3c RZ jI XU eQ vW so O0 6I om rk nK 41 iv qZ gE NL Pq TT 7v u2 gx TN 5K 4P Ky NS 05 Ko wl Z4 iE fX F7 Zo DE By mL F1 rc yR 9u ZX fA eZ yO qt 3t v8 7q Rq lb bX U2 88 6U hS aT o0 al fX X1 Vx 27 Sy Jk 0K 6P Tm j5 Xl 3b qm FP RQ tC Hd iV NF yK Zf sV c1 pD Hi rL sb Wv H8 LJ ia 4j WM vf H0 8O uN xy sr aA Hu ZF RD 6b hT Gu Ua EU Gb mT p3 oz G1 L3 7H mM mD E4 Z1 k8 D1 kX IK kL dP CL lJ Zx eP ZE Ha ig g5 56 7V CR BV lM nY Ir qQ J8 cZ JI JJ x1 8z ys UJ 6U 5t IL FJ 2x Mk BD Fj ST J5 HZ LE Or lI En B2 ZY bq QS 9I pL Wn jY 4O UN Uj R9 wL mt U6 lL 8m hd LN UU GJ fg Hr gK 8i 0B 0k CN 0M M3 iW kG V6 3h 1b 4u TG UE cb Ll cE Iv tv DK 0c q4 iw 23 O7 aE BQ pM La Garita de Herbeira » Arte y Cultura
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

LIBROS: La plandemia desde una perspectiva multidisciplinar

Con el título de El Engaño más grande la historia de la salud. Una cortina de humo para un mundo sin libertad, la editorial La Regla de Oro acaba de publicar un interesante libro sobre la plandemia en sus diversas facetas en el que tenido el honor de ser invitado a participar.

Se trata de una sugestiva y oportuna obra coral, o mejor, formada con diferentes arias o solos de varios colaboradores o co-autores de distintas profesiones u ocupaciones, en los que la problemática estrictamente biológica o sanitaria se intenta colocar y entender en el más amplio contexto de transformación mundial que estamos experimentando o cabe decir, sufriendo.

La editora, coordinadora, presentadora y también co-autora es la conocida psicóloga, periodista y escritora Magdalena del Amo, que entre otras actividades ha venido investigando el tema de la salud en general, y de la plandemia en particular, desde su aparición y publicando diferentes textos sobre estas cuestiones en la prensa libre digital.

En el libro se ha respetado la visión personal de cada uno de los colaboradores sin censura, lo que ya supone un valor en sí mismo en estos penosos tiempos en los que nuestra civilización se encuentra amenazada con muchos de los derechos civiles conculcados. Y si no muestra absoluta uniformidad de criterios o interpretaciones sí ofrece en cambio el interés de su visión amplia y polifacética del problema, de modo que el lector pueda formar su propia opinión libre de censuras y prejuicios.

Además de Magdalena del Amo y de este modesto servidor, los autores del libro son:

Karina Acevedo Whitehouse, médica veterinaria

Laureano Benítez Grande-Caballero, historiador y escritor

Roxana Bruno, bioquímica y doctora en Inmunología

José Colastra, doctor en Naturopatía y especialista en scáner GDV

Ricardo Delgado, bioestadística y comunicador

Tania Evans, psicóloga holística

Josefina Fraile, licenciada en Ciencias Políticas y activista

Jaime Garrido, arquitecto y escritor

Gustavo J, González, médico internista, especialista en biología tumoral

Pilar Gutiérrez Vallejo, psicóloga

Steve Locse, psicólogo y terapeuta

María José Martínez Albarracín, médica y catedrática de procesos de diagnóstico clínico

Ángeles Morán Tamarit, psicóloga sanitaria

Ángel Núñez, psicólogo y escritor

Ana María Oliva, doctora en Biomedicina y terapeuta

José Ortega, abogado y escritor

Fran Parejo, abogado y comunicador

Bartomeu Payeras, biólogo especialista en campos electromagnéticos

Carlos Ruiz Miguel, catedrático de Derecho constitucional

Jaime Salgado, médico

José Luis Sevillano, médico

Alejandro Sousa Escandón, médico especialista en Urología

Pascual Uceda Piqueras, escritor especialista en Cervantes

Carlos Vílchez Navamuel, analista político y articulista

Ricardo Vílchez Navamuel, terapeuta y escritor

Almudena Zaragoza, bióloga

Anexo

Datos del libro y de la editorial La regla de oro, aquí 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una lección actual de San Alfonso María de Ligorio y de Rudolf Steiner

En el día de mi santo, San Alfonso María de Ligorio con su famosa bilocación, siempre recuerdo la importante cuestión de los diversos cuerpos sutiles que constituyen la anatomía completa del hombre.

Este año con una preocupación espacial la que se refiere a la influencia sobre su biomagnetismo de los peligrosos experimentos a los que se está haciendo someter a la gente con el pretexto de la pandemia. Y en los que se están observando fenómenos magnéticos en muchos de lo «vacunados».  El hipnotismo y el magnetismo constituyen técnicas clásicas para lograr el desdoblamiento de los cuerpos sutiles empleadas por muchos autores como Durville, De Rochas,  López Gómez, …. Sobre los cuerpos sutiles del hombre han investigado numerosos científicos de gran importancia, incluidos Premios Nobel, como puede apreciarse en la bibliografía. En relación con este importante asunto es sabido que un gran investigador polifacético como fuera Rudolf Steiner, fundador del movimiento antroposófico y autor de importantes libros, explicaba hace un siglo que malvados agentes satánicos intentarían desactivar el alma mediante algún tipo de «vacuna».

La visión de Rudolf Steiner

El filósofo y escritor austriaco Rudolf Steiner fue un estudioso e investigador del mundo espiritual. Relacionado inicialmente con la Sociedad Teosófica de la que desvincularía más tarde, fue el fundador de un interesante movimiento renovador a principios del siglo XX que llamó Antroposofía.  Autor de muy variada obra puede considerase un investigador y pionero en muy diferentes e importantes temas. Así, por ejemplo, la agricultura biológica u orgánica que él llamó biodinámica en la que se oponía al uso masivo de químicos para la fertilización o combatir plagas propia de la agricultura química industrializada.  O en medicina naturista en la senda de un Paracelso. La educación con las famosas escuelas Waldorf. Renovador del Arte, la arquitectura o las escénicas o plásticas. Experto en la obra de Goethe. Fue perseguido por el movimiento nazi que atentó contra él e intentó destruir su obra incendiando el Goetheanum.

Steiner ofreció varios ciclos de conferencias hasta poco antes de su muerte en 1925. Cabe recordar aquí una especie de profecía de hace más de un siglo en la que parece se estaría refiriendo al tema de las vacunas y la falsa pandemia así como a los nuevos zombies.

Steiner pensaba que en el futuro (¿acaso hoy ya realidad?) la medicina oficial trataría de eliminar el alma. El 27 de octubre de 1917 expresaba esta preocupación en una de sus conferencias:

Con el pretexto de una perspectiva saludable habrá una vacuna mediante la cual el cuerpo humano será tratado al nacer para que el ser humano no pueda desarrollar el pensamiento sobre la existencia del espíritu y del alma.

A los médicos materialistas les será encomendada la misión de sacar el alma de la humanidad. Serán vacunados con una sustancia que les inmunizará contra a locura de la vida espiritual. Serán inteligentes pero sin conciencia moral.

Con tal vacuna el cuerpo etérico se separa del cuerpo físico, su relación con el universo se volvería muy inestable, convirtiendo al hombre en algo separado del cosmos, en un autómata, sin voluntad espiritual.

La vacuna sería una fuerza ahrimánica, materialista, de modo que el hombre vacunado se convierte en materialista y ya no podría desarrollar su naturaleza espiritual.”

Se generaría así una especie de zombi que aunque inteligente estaría desconectado del cosmos, una máquina o robot manipulado por un poder absoluto y despótico. No sabemos si la actual mal llamada «vacuna», un artefacto de modificación genética de consecuencias imprevisibles, pudiera entrar en la visión profética de Steiner.

Los intentos de embrutecer al hombre eliminando su vida espiritual no empiezan ni terminan aquí. Cabe recordar los Tres Manifiestos mal llamados Humanistas a los que ya hemos hecho referencia en otros textos.

En realidad, tal cuestión de erradicar la vida espiritual, tan cara a déspotas, manipuladores y magos negros, no es nueva. Sería uno de los objetivos principales de los sucesivos Manifiestos humanistas de 1933, 1973 y 2000. Un nombre verdaderamente inapropiado en mi opinión para todo lo que representa materialismo y eugenesia.

Los manifiestos mezclan churras con merinas para mejor colocar un maniqueísmo patente con soluciones vendo que para mí no tengo. Algo que se acaba de comprobar en el tremendo espectáculo de la pandemia en el que estamos pudiendo observar por parte de estos pretendidos humanistas planetarios de todo menos conocimiento, evidencia empírica, humanismo verdadero ni filantropía. Y que tendría continuación con otra grave amenaza, la Agenda 2030.

Al parecer, ese momento ya ha llegado con el presente proceso de «vacunación» que se pretende obligatoria para que no escape nadie. Pero el hombre integral e íntegro debe defender su genuina naturaleza espiritual, hoy amenazada por el Poder al servicio del Mal.

La bilocación protagonizada por San Alfonso María de Ligorio constituye una muestra de la naturaleza biomagnética humana, de su componente espiritual, y su recuerdo no puede ser más oportuno en estos momentos de grave amenaza para la humanidad, cuando el Kali Yuga o Edad de la Sombra predicho por los hindúes parece extender su tenebroso oscurecimento espiritual sobre el planeta. Y la gente de Bien ha de buscar refugio extramuros para no ser perseguida o exterminada.

Adenda

Más información aquí

Sobre bibliografía aquí

 

Una rata en el Parlamento andaluz

Mientras el Régimen borbónico se va desmoronando por sabotaje la novedad es que en la sala de plenos del parlamento andaluz ha aparecido una hermosa rata. Bien cebada, gorda y lustrosa, como valeroso sufrido dirigente sindicalista de clase. O político de la Monarquía orgulloso de su filantrópica chapita de la agenda 2030, o lo que exija el guión.

El simpático animalito quería hacer notar su democrático derecho a decidir. Pero la noticia no aclaraba a qué partido o partida pertenecía el roedor en la sufrida tierra de Blas Infante. Lo suyo en pura coherencia es que perteneciese al Partido Animalista, pero no se sabe o no se ha aclarado tal circunstancia.

Tampoco le dejaron subir a la tribuna para explicar sus razones y concepción de la vida alegando que no tenía turno de intervención. Pero, entre tanto muchos heroicos diputados, diputadas y diputades, binarios, no binarios, ternarios, cuaternarios, trans-género, trans-lúcidos e infinita tropilla similar, sí que se subieron a su escaño o salieron huyendo.

Los malintencionados de la extrema sospechaban que fuera mascota de invasora piojosa horda moruna.

Otros, más leídos, se temían que estuviéramos al comienzo de otra peste como la narrada por Albert Camus.

En su obra maestra, La Peste, Camus nos habla de una plaga que amenaza la ciudad alegre y confiada como diría otro premio Nobel, Jacinto Benavente. La ciudad dichosa e inconsciente hasta que se manifiesta el Mal latente, oculto a los ojos de la sociedad. Cuando apareció la obra se consideró una alegoría del nazismo, esa peste que infectó cuerpos y almas antes de arrasar Europa. También de otro movimiento totalitario, el comunismo, causante aún de muchas más muertes y desgracias. Pero no es cosa del pasado sino asunto de extraordinaria actualidad, la alegoría profética de un mundo que se nos desmorona desde hace unos años sin que hasta ahora hayamos advertido la profundidad y gravedad de la amenaza. En lo que llevamos de siglo XXI parecen volver en toda su virulencia muchos males que creíamos ya erradicados. Como nos advierte Camus: el bacilo de la peste ni muere ni desaparece jamás.

Pero ¿qué nos anuncia la rata andaluza?

El siglo XXI nos muestra un nuevo proceso radicalmente revolucionario. La emergencia del Mal ahora en forma de una nueva especie de comunismo devastador pero sin uniformes, cánticos ni correajes como en el siglo pasado. Un proceso de disolución del orden social, de la familia, de destrucción de la clase media, víctima de la hipertrofia de lo financiero, transformado en poder absoluto y autónomo, inaccesible en castillo desligado de lo real. Y es que los nuevos marxistas y sus bandas no aparecen con correajes ni desfiles uniformados. Ni siquiera se identifican con lo que son: comunistas despóticos y totalitarios o meros oportunistas del Poder. Los nuevos servidores del despotismo y mercenarios del gran capital reniegan de los símbolos patentes de orden y jerarquía. Son agentes de entropía moral, intelectual, económica y social. De la mugre y miseria donde medran tanto las ratas. En el caso de España la situación se agrava con los intentos de descomposición nacional y disgregación en partes independientes y enfrentadas.

El Mal se manifiesta y ataca a todos, sin respetar a los inocentes. Mas varían las actitudes de los diferentes personajes ante la peste. Así, el patético y abnegado Tarrou que la combate contra toda esperanza. Me quedo con la actitud del heroico y lúcido doctor Rieux, quien decidió redactar la narración que aquí termina, por no ser de los que se callan, para testimoniar a favor de los apestados, para dejar por lo menos un recuerdo de la injusticia y de la violencia que les había sido hecha y para decir simplemente algo que se aprende en medio de las plagas: que hay más cosas en los hombres dignas de admiración que de desprecio.

Con el miedo más irracional inoculado por el Poder globalista con despóticos tentáculos en los diversos gobiernos títeres, ¿aún cabe seguir pensando que en el hombre hay más cosas dignas de admiración que de desprecio?

Ojalá sobrevivamos en cuerpo y espíritu a la peste que se manifiesta. Ojalá, esta nueva aparición de la peste poseyese una faceta buena, útil, educativa. Y nos sirva como al doctor Rieux para reconocer y promover las cosas dignas de admiración en el hombre. Un hombre y una civilización que debieran combatir la peste amenazadora con la educación y la escuela como acción eficaz contra el despotismo, la manipulación y la propaganda. Y promover como vacuna contra la peste y las ratas que la expanden, una opinión pública ilustrada y consciente digna de tal nombre.

Por cierto, tras su paseo triunfal y para mostrar que disfrutamos de un Estado de desecho, la rata andaluza se marchó tan tranquila e indemne por detrás de la tribuna presidencial.

 

 

 

El arco iris ya no es lo era

Hoy el arco iris ha sido secuestrado bajo falsa bandera no exenta de fanatismo sectario. Pero hubo un tiempo en el que además de meteoro tenía varios importantes significados simbólicos incluso sagrados.

La acción de la luz en la Atmósfera nos presenta varios fenómenos visuales estéticamente bellísimos.  Así los halos, las auroras boreales, la luz zodiacal, los relámpagos, las coronas lunares o varias formas solares en el horizonte, incluido el rayo verde verniano.

Y el arco iris del que vamos a hablar un poco a continuación.

El arco iris se produce cuando se cumplen tres condiciones: gotas de lluvia, presencia del sol o de la luna, determinada posición del observador entre las gotas de agua y el sol o la luna.

El rayo de luz se descompone al atravesar las gotas de agua en siete colores elementales: violeta, índigo, azul, verde, amarillo, naranja y rojo.

Una de las primeras cuestiones a considerar es que el arco iris no es un fenómeno único sino que admite variantes. Así existen arcos iris simples, dobles, e incluso triples.

Los más conocidos son los solares simples o dobles pero aunque muy raros también se han observado triples o por la acción de la luna. En la ilustración de un libro del astrónomo Camilo Flammarion que reproducimos al mrgen se refleja uno de estos raros arcos iris lunares en la campiña francesa.

Pero  los arcos iris también han sido tratados en la mitología tanto bíblica como griega.

Siempre asociados a la Belleza o a un pacto entre el hombre y los dioses, como una especie de puente sutil o espiritual entre ambos. De esta visión como puente entre la tierra y el cielo por el que subirían los gigantes participa también la mitología escandinava.

En la Biblia el arco iris se considera manifestación contractual de la alianza de Jehová con Noé, tras el diluvio. Hipótesis según la cual el arco iris habría sido un fenómeno desconocido antes del diluvio, lo que dio lugar a varios debates entre teólogos y naturalistas supongo que no menos interesantes y precisos que los actuales sobre las peripecias del cambio del clima climático climatizable.

San Basilio lo consideraba un símbolo de la Trinidad. Para otros teólogos los colores azul y rojo significaban la doble naturaleza de Jesús. No obstante, el sentido científico se abrió paso gracias al monje Theodorico, el arzobispo De Dominis. Y luego por racionalistas como Descartes.

Iris, llamada también Clara Dea, es también mensajera de los dioses, pero especialmente consagrada al servicio de Juno, la diosa del Cielo. Hija del titán Taumante y de la oceánida Electra, Iris vuela como el viento o como el soplo de la tempestad.

Dice Homero, ojo que según Platón los poetas siempre mienten, que es rápida como la nieve o como el granizo al desprenderse de la nube. Baja del cielo a la tierra y en el camino que recorre quedan pintados todos los colores del arco celeste.

Así pone en comunicación la morada del hombre con la divina.

La Teogonía la pinta como una golondrina deslizándose por el vasto cristal de las olas para ir a llenar el dorado jarro que lleva en la mano en la laguna Estigia, por la cual juran los inmortales. A veces Iris era representada surcando los aires, vestida con holgado y flotante ropaje.

Sea como fuere la explicación de su origen, el arco iris siempre resulta un fenómeno hermoso, evocador de la magia y de la espiritualidad.

Lástima que ahora su simbolismo se encuentre secuestrado y envilecido. Incluso que a su vez se desdoble como la propia luz blanca en multitud de géneros, subgéneros y pintorescas especialidades binarias, ternarias, cuaternarias, trans, tordas,… Toda una tipología disparatada y descomunal reflejo del actual desvarío suicida y devastador que constituye el signo de los tiempos.

Cuando se pierde o desnaturaliza el sentido de los símbolos deviene la barbarie.

 

 

 

Ritos

Su Majestad, Hijo del Cielo, ha presidido la tradicional Ofrenda al Apóstol, Hijo del Trueno. Un rito muy curioso que me recuerda los que el Emperador de la dinastía Ching celebraba en el famoso Templo pequinés del Cielo. Un tiempo de penitencia y reposo en el que el pobre emperador chino se veía obligado a mantenerse lejos de sus concubinas para agradar a los dioses del Cielo y así pudiesen o quisiesen seguir fecundando la Tierra del Reino del Celeste Imperio a mayor beneficio de sus sufridos súbditos. Tiempos teocráticos en que la autoridad civil y religiosa apenas eran distinguibles. En los que la Feliz Gobernación del Reino se lograba con el gran Macho fecundando litúrgicamente a la entregada Tierra mientras impetraba al dios local único, o por lo menos mejor que el del vecino.

Pero los tiempos cambian que es una barbaridad. Sí, una barbaridad como decían en La Verbena de la Paloma y podemos constatar en esta otra verbena compostelana, celebrada poco después del acto pagano ministerial de homenaje a los caídos no por Dios y por España sino para granjería de la plutocracia globalista, el partido comunista chino y su agente OMS. Sí. Debemos irnos haciendo a la idea de que las cosas ya no son como eran y que en los últimos tiempos y sobre todo este último año de devastación generalizada para construir el satánico NOM sobre los escombros de nuestra civilización los cambios se vienen acelerando vertiginosamente.

Los 25 de julio eran una celebración de carácter polisémico. Pero sobre todo tenían un componente de reivindicación de España y de su papel en defensa de la Cristiandad, invencible bastión europeo contra las agresiones de la morisma. Las turbas del Pelouro aprovechaban también el eco mediático para hacer tumultuosa propaganda de su fementida e imaginaria patria gallega contra España.  Otrora, el 25 de julio era una fiesta nacional, la del apóstol patrón de España, nada menos, ahora se celebra medio de tapadillo para no herir los pudibundos sentimientos cuando les conviene no ya solo de obtusos nacionalistas de todo pelaje, sino también de los nuevos invasores agarenos, peligrosa y desarrapada quinta columna de trinca paguillas adictos a la sopa boba. Santiago matamoros puede ser denunciado por incitación al odio por la bárbara horda invasora trinca subvenciones. Sí. Como otro Santiago, Abascal, proscrito nada menos que en la muy amenazada sino ya perdida Ceuta. La festividad de Santiago Apóstol tuvo gran importancia en su momento. Incluso era festivo en toda España antes de que fuese troceada para así ser mejor tragada y digerida por el enemigo.

En los 25 de julio de ahora se confunden una amalgama de diferentes mitos, arquetipos y planteamientos históricos, pero empequeñecidos gracias a los heroicos galleguistas de todos los partidos, sobre todo los más nocivos y peligrosos de la PP, promotores y beneficiados del telón del grelo, como una caricatura de lo que fueron. No obstante, los sectores más inteligentes del galleguismo oficial piensan, con razón, que es preciso, y además urgente, ir renovando la vieja y obsoleta historiografía galleguista basada en ensoñaciones o prejuicios románticos de carlistas revenidos o niños bien de la arruinada pequeña burguesía rural, por otra menos risible. La cosa está ya tan manoseada y tanto se ve la urdimbre remendada del tapiz que su mantenimiento podría llevar al traste todo el negocio de granjería montado sobre ella para ordeñar sino saquear presupuestos públicos. La oficialidad autonómica recoge ahora la nueva idea del neomarxismo cultural con el mismo ardor que defendía los viejos mitos de Breogán o la impostada catadura democrática de un Castelao o de los viejos nacionalistas ganapanes. Lo que no obsta para que en la escuela se adoctrine a la más tierna e indefensa infancia con tópicos y falsedades que siguen envenenando a los jóvenes gallegos, víctimas de la LOGSE, la autonomía, los fanáticos catequistas LGTBi, no binarios, trans y demás géneros, los nacionalistas de todos los partidos y el oneroso pilla pilla orzamentario taifal.

Por desgracia, casi todo se encuentra tergiversado, descontextualizado tras el telón del grelo, como si Galicia hubiese sido siempre una isla sin apenas contacto con el resto de España o de la civilización occidental. Si bien, ya digo, ahora no hay locura posmoderna neomarxista de ingeniería social o de despotismo sin ilustrar que Feijóo no adopte para sus fines particulares.

En este peculiar contexto, don Felipe, muy serio y puesto en razón con la singular agudeza de descubridor de la pólvora y el tono estupefaciente que le caracterizan nos ha venido a iluminar con la peregrina idea que “la Monarquía simboliza la continuidad de la Nación”. O de que siente “orgullo y respeto por nuestro pueblo”. Menos mal que nos lo ha aclarado para dejarnos más tranquilos porque la verdad es que no lo demuestra con su conducta colaboracionista.

También reconoció que: “En momentos como este son imprescindibles faros que alumbren y que marquen la dirección en la oscuridad”. Obviamente no será el suyo, más apagado que un candil bajo el agua.

Pero mientras con toda pompa, boato y parafernalia oficial esto sucedía en la catedral compostelana, yo visitaba un lugar sagrado más modesto, un santuario muy interesante: El Corpiño, en el término municipal de Lalín (Pontevedra) en la Galicia rural del interior. Se trata de un lugar muy singular donde tradicionalmente se hacían exorcismos.

Práctica tradicional católica hoy en decadencia con Bergoglio cuando más falta haría celebrarlos urbi et orbi gracias a sus propias actuaciones entre otras causas.

En mi humilde opinión es aquí, al santuario del Corpiño, donde mejor debieran haber traído a Su Majestad.

Acaso un buen exorcismo consiguiese expulsar sus demonios como a don Carlos II, El Hechizado, último rey también, pero de la precedente dinastía de los Austrias. Y si es verdad lo de que “simboliza a la Nación” pues mejor o más justificado aún porque nuestra querida España está hoy en manos de malignos encantadores, villanos, vendepatrias, malandrines, felones diabólicos.

Otra vez la perdición de España como en la época de don Rodrigo.

¿Con ánimo y voluntad de reconquista como entonces?

No sé. No lo parece.

Habrá que preguntar a Su Majestad pero sobre todo ver qué hace.

 

Anexo

Aquí se pueden ver otras garitas anteriores sobre este tema.

 

 

 

 

 

 

,

Sobre el nuevo Ministerio orwelliano de la Verdad

Cuando hace años leíamos la obra de Orwell nos parecían exageraciones. Cosas propias de un personaje traumatizado por el rojerío criminal al que conocía demasiado bien, ya que cuando vino a España a luchar con los rojos contra los nacionales estuvo a punto de ser asesinado por los comunistas debido al hecho de haber combatido con una agrupación del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) enfrentado entonces a las directrices comunistas soviéticas, y cuyo líder Andrés Nin fuera secuestrado, torturado y despellejado vivo por los secuaces de Stalin con el visto bueno de los no menos filantrópicos socialistas antecesores correligionarios de los actuales.

La nueva ley que perpetra y pretende imponer el gobierno satánico de Su Majestad, el camarada Felipe, reproduce los peores esquemas orwellianos y naturalmente echa por tierra todo criterio o precepto constitucional relativos a la libertad política, de expresión, de prensa, de investigación o de cátedra. Cosas todas ellas, propias de «fascistas», como se sabe o, si no se sabe, el infame gobierno de Su Majestad, el camarada Felipe, encabezado por nuestro plagiario doctor falsario nos lo recuerda.

Promueve un omnipresente y omnipotente Ministerio de la Verdad, de horca y cuchillo que define no ya lo que se debe o no creer y expresar en opotuna neolingua sino incluso también los sentimientos que han de tener los esclavos súbditos de Su Majestad, el camarada Felipe.

Porque no en vano el engendro liberticida se llama de «memoria», de algo que no deja de ser de naturaleza subjetiva, relacionado con el mundo personal de las emociones y los sentimientos. Y además “democrática”, supongo que en el sentido aristotélico de demagogia antesala de la tiranía. Una de esas paradojas que el maestro Unamuno consideraba repelentes.

 

Pero también desde ese punto de vista personal he de decir que el embrión o núcleo básico de mi hoy voluminosa biblioteca sobre la Segunda República y la guerra civil española lo creara mi padre que las padeció siendo niño y adolescente en sus carnes. Y que como hombre de honor, de bien, muy sensible e inteligente, sinceramente preocupado por el sufrimiento vivido, trató de entender sus causas, las razones y sinrazones de tan tremenda experiencia padecida. Y contribuir a evitar que ese tipo de cosas pudieran volver a pasar nunca más en nuestra Patria.

Mi padre fue reuniendo una selecta pequeña antología de obras de diferentes autores, sin olvidar los de la entonces famosa editorial Ruedo Ibérico de José Martínez, ubicada en Francia por razones que el lector comprenderá. O de la editorial Oasis, de Méjico que editara las obras completas del entonces también censurado Manuel Azaña, entre otras muchos libros de la disidencia. Además de otras muchas los autores más identificados con el Régimen de Franco y más asequibles o fáciles de obtener.

Con tiempo y dedicación fui engrosando poco a poco esa biblioteca con muchas otras obras. Además de algunos clásicos de la historiografía sobre la materia o de obras de carácter enciclopédico con multitud de imágenes siempre ilustrativas y esclarecedoras, me parecen especialmente interesantes las diversas memorias, o escritos con mayor o menor ambición o alcance, con impresiones o recuerdos de personajes históricos de ambos bandos: Lerroux, Prieto, Díaz, Mera, García Oliver, Montseny, Alcalá Zamora, Zugazagoitia, Castelao, Giménez Caballero, Salazar Alonso, Cabanellas, Mola según Maíz, Goded, Casado, Queipo de Llano, Unamuno, Gil Robles, Madariaga, José Antonio, las del ya citado Azaña, entre otros muchos más personajes que cito de memoria. Son eso, memorias personales de protagonistas de primer orden y más allá de su aspecto emotivo o de su carácter auto exculpatorio de su propia influencia en el drama, su conjunto nos ofrece una resultante muy reveladora de lo que ocurrió y de los violentos antecedentes que al final llevaron a la guerra civil.

Un conflicto armado abierto que en cierto modo cabría decir tuvo su primera fase ya en octubre de 1934, con el violento golpe de Estado contra la República perpetrado por sediciosos catalanistas y socialistas. Y luego, tras la fraudulenta víctoria del Frente Popular la impunidad para los traidores cobardes causantes de miles de víctimas. Y la decisión del PSOE de Largo Caballero, antiguo alto cargo de la Dictadura de Primo de Rivera, de provocar el conflicto bélico. Entendía que la democracia era incompatible con el socialismo por lo que había que ir a la Revolución violenta. El factor desencadenante fue el vil secuestro y asesinato del diputado opositor Calvo Sotelo por funcionarios de las fuerzas de seguridad republicanas, guardaespaldas del siniestro dirigente socialista Indalecio Prieto.

Pero había testimonios muy lúcidos sobre lo que se venía venir como los que ofrece ya en 1931 la revista semanal A la Conquista del Estado, fundada por Ledesma Ramos, un discípulo de Ortega. Y cerrada por el gobierno republicano en octubre de ese mismo año tras unos pocos pero sustanciosos números.

Las publicaciones libertarias durante la República poseen un gran interés porque se consideraban externas al régimen aunque sus decisiones inclinan en un sentido o en otro con el voto o la abstención las pugnas electorales, excepto cuando hay trampas como en febrero de 1936 o las de aprobación del Estatuto gallego.

Como es natural, mi opinión sobre tan tristes hechos ha ido evolucionando a medida que podía manejar más y mejor información proveniente de diferentes y opuestos ángulos. Uno de los autores que primero me abrió los ojos sobre la degradada naturaleza real del régimen republicano fue un hispanista no de los más famosos, Burnett Bolloten. Sus tesis son parecidas en lo fundamental, creo, a las más conocidas explicadas luego en la conocida e importante obra de Pío Moa.

No sé si el engendro actual perpetrado por el gobierno de Su Majestad, el camarada Felipe, viene a ser una especie de continuación actualizada de la tristemente célebre Ley de Defensa de la República, una tiránica ley de censura sin tutela judicial que de verdaderamente «republicana» al menos en el sentido común occidental del término no tenía nada.

Pero, cuando por imposición despótica anticonstitucional del Poder, y con el apelativo de “democrático” para mayor sarcasmo, se quiere privar al ciudadano consciente que quiere formar su propia opinión libre en lo posible de prejuicios de elementos de juicio, o se impide violentamente exponer esas interpretaciones de la historia, cabe pensar que hemos vuelto otra vez a las andadas. Esperemos que no sea así y las instituciones que nos deben defender recuperen la cordura y actúen en consecuencia.

Pero de terminar de producirse este atentado ojalá el resultado final sea el mismo de entonces, otra derrota del gobierno criminal y liberticida. Este es por otra parte el mejor homenaje a los patriotas españoles de bien que como mi padre entonces padecieron los terribles sucesos y luego con su esfuerzo cívico y de trabajo trataron de elevar la conciencia moral y bienestar material de España.  Un legado de convivencia y progreso que no podemos permitir sea destruido por los mismos agentes malvados e ideologías criminales de entonces.

 

 

 

 

 

Mohatra, un concepto esclarecedor

Acostumbrado, quizás, al empleo habitual de barbarismos y anglicismos puede que a algún desocupado lector le llame la atención el término mohatra aunque, para su desgracia y la nuestra, conozca o sufra muy bien la realidad de lo que se nombra.

Cabe afirmar que la mohatra es la verdadera institución tradicional española por antonomasia. Su desarrollo, permanencia y perfeccionamiento constituyen, junto con El Quijote, acaso la máxima aportación de España a la Cultura occidental.

Mohatra es un término muy nuestro, revelador de nuestra realidad más profunda,  acuñado en el Siglo de oro donde es empleado habitualmente por los más grandes. Viene a significar el predominio de lo falso pero con apariencia legal o institucional de verdad o solvencia.

Según  la Real Academia de la Lengua la palabra mohatra tiene dos acepciones:

1 “venta fingida o simulada que se hace cuando se vende teniendo prevenido quien compre aquello mismo a menos precio, o cuando se da a precio muy alto para volverlo a comprar a precio ínfimo o cuando se da o presta a precio exorbitante”.

2  “fraude, engaño”.

Y el verbo mohatrar significa “hacer mohatras”

Caballero de mohatra es el que aparenta ser caballero no siéndolo. O también el caballero de industria o de la industria. Que significa “hombre que con apariencia de caballero vive a costa ajena por medio de la estafa o del engaño”.

Mohatrero es el que hace mohatras.  En la Literatura de la picaresca a veces se le llama mohatrón.

Covarrubias explicaba que mohatra era la compra fingida que se hace vendiendo el mercader a más precio del justo y teniendo otro de manga que lo vuelca a comprar con dinero contante a menosprecio.

También se dice mohatra cuando se compra en la forma dicha y se vende a cualquier otra persona a menos precio. Los que se ven en necesidad para cumplir alguna deuda hacen estas mohatras y para cegar un hoyo hacen otro mayor.

En sus famosos comentarios a El Quijote, Francisco Rodríguez Marín aclara al lector que mohatra es un contrato simulado de venta, por el cual compra uno de un comerciante algunas mercaderías a crédito y a muy alto precio, para volverle a vender en el mismo instante al propio comerciante a dinero contado y a precio más bajo. Es simplemente préstamo a usura, mal disimulado por el contrato de compraventa.

En El Quijote, Capítulo XXXI de la segunda parte que “trata de muchas y grandes cosas”, Cervantes usa el término “caballero de mohatra”  en el significado de hombre que vive a fuerza de enredos y a costa de negocios poco limpios o de licitud dudosa.

Vemos, pues, que en un sentido amplio, Mohatra significa fraude, falsificación o engaño. Negocios fraudulentos o de dudosa legalidad y aún menor legitimidad pese a sus apariencias o a los instrumentos empleados, de aparente legalidad o presunción de veracidad o conformidad a criterios, leyes o normas. El falso certificado, el falso aval, la documentación aparentemente legal que esconde una trampa, delito o fechoría, la falsa auditoría que ignora o encubre la realidad de las cuentas o de los hechos, la falsa ciencia, la tasación según convenga, la sentencia canallesca e injusta cuando no prevaricadora, el título universitario que ampara la ignorancia… o la institución que no cumple con sus obligaciones o hace lo contrario de lo que debe aunque revista sus actuaciones con apariencia de legalidad.

Mohatra es la Medicina mercenaria y mohatrero es el médico que traiciona su juramento hipocrático, ampara falsedades y obedece órdenes arbitrarias, maliciosas o injustas del poder político o empresarial, aunque cause muerte, dolor o sufrimiento.

Mohatra es la actuación del fiscal que no defiende a la Sociedad como se espera de él sino que protege y ampara al delincuente siguiendo instrucciones jerárquicas o la búsqueda del propio medro a la sombra de los poderosos. Es decir, que hace méritos o bien aplica muy modoso y obediente el principio de jerarquía pero no el de legalidad.

Mohatra es para muchos el llamado Tribunal Constitucional, entidad política más que judicial, que burla la jurisdicción y competencias jurídicas del Supremo para dar apariencia de constitucionalidad a los manejos o conveniencias políticas e intereses inconfesables de los que mandan. De acuerdo con la experiencia de estos años se trata de un mal llamado Tribunal cuyos desprestigiados ocupantes acaso serían capaces de declarar anticonstitucional a la propia constitución si así se lo exigieran quienes les nombran o mantienen.

Mohatra es que los medios de comunicacón supuestamente independientes y con vocación de formar opinión públia tengan por accionistas a las grandes corporaciones que perpetran las fechorías y consignas que no sólo no critican sino que aplauden.

Mohatra son las instituciones de regulación financiera que no se enteran o hacen como que no se enteran, cuando no se constituyen cómplices activos, de las mohatras y desfalcos perpetrados por aquellos que tienen la obligación de vigilar e impedir por su propia razón de ser institucional.

Mohatra es aquí la llamada Monarquía parlamentaria, sistema supuestamente sometido a una constitución vigente pero que encubre en realidad un régimen oligárquico cerrado, saqueador e injusto en el que el Parlamento no es el centro político principal sino una institución subalterna, de palmeros, meritorios y “agradaores” del jefe de partido que hacen lo que les dicen según convenga al jefe de partido, sus intereses partidarios, caciquiles u oligárquicos. Un régimen en el que el pueblo, “soberano” según pontifica la mohatra, lo más que puede escoger es entre los dos validos reales o jefes de banda que le indican en el escaparate del sistema y que serán los agentes visibles, los conseguidores y encubridores del saqueo oligárquico durante esa legislatura o periodo de dominación.

Mohatra es llamar democracia a lo que no es sino una oligarquía corrupta, apátrida y coronada. Aunque siendo purista el propio concepto de democracia sea equívoco, una contradicción en términos, acaso una mohatra.

Mohatra es que sea el propio Gobierno de Su Majestad quien promueva el comunismo con los recursos que saquea a sus súbditos.

Y es que una vez más, lo que no es un hecho nuevo en nuestra historia, disponemos de la evidencia la doble realidad española: la oficial y la real. En efecto, los problemas de fondo son siempre los mismos con la Monarquía una y otra vez restaurada, como una plaga bíblica de la que no nos podemos librar los españoles.

La Institución mohatrera por excelencia en cuyo nombre se administra «Justicia» que legitima, posibilita y protege todas las demás.

 

La «sombra» de Rosalía bajo la sequoia

 

                                                                                                             “El sufrimiento es el buen Dios, (Georges Bernanos)

Lo que llevamos de verano en Galicia se parece más bien a una otoñada suave que Dios quiera no sea anticipo de mayores desastres venideros como con los que de vez en cuando la Historia castiga a España.  La cosa no es nueva, ya decía el maestro Unamuno que “llueve tristeza en fino orballo”. Ojalá si se confirmasen los presagios más agoreros luego no sean lágrimas de sangre.

Cuando el Kali Yuga o Edad de la Sombra y el oscurecimiento espiritual avanzan imparables, antes que el satánico Gobierno comunista de Su Majestad lo prohíba definitivamente, me voy a permitir una breve incursión de auténtica memoria aunque no sé si «democrática» como la llaman ahora los siniestros déspotas cursis arrebatacapas.

Rosalía como arquetipo

Rosalía es considerada un arquetipo del galleguismo. Lo que no deja de ser equívoco. Se trata de una gran poeta española que no necesita refugiarse en el localismo ni en la explotación de la patria chica ni menos en el indigenismo impostado como tantos mediocres que arrebañan los presupuestos oficiales sin los que no serían nada.

Aunque los nacionalistas que tanto la calumniaron en vida ahora la reivindiquen para sus fines, la verdad es que nuestra poeta fue muy crítica con los de su época ya que sin duda los conocía bien por haberlos padecido.

Cuenta Manuel Murguía las confidencias de su mujer en los últimos tiempos, con la muerte ya cercana: “Deja pasar todo; no somos más que sombras de sombras. Dentro de poco ni mi nombre recordarán. Mas ¿esto qué importa a los que hemos pasado ciertos límites?”

Si apenas sospechamos cuáles pudieran ser esos ciertos límites, sabemos que Rosalía había pasado el círculo de espanto y superado el umbral del hermoso Jardín botánico de Padrón, el que como dice don Camilo, el del Premio, “está poblado de ánimas de poetas”.

Y allí vemos su “sombra”, su frágil feminidad, sentada en un humilde banquito, al pie del sequoia sempervivens, un majestuoso, longevo y exótico, no autóctono, monolito vivo de acupuntura de conexión entre lo telúrico y lo celeste, que le acompañaba en sus meditaciones sobre la peripecia de su vida, y al que abrazaba cuando sentía lejos a la insensible y atropellada muchachada que la llamaba: “a tola”.

Y en silencio: “eu so non digo nada, eu so nunca sospiro, qu’o meu corpo de terra y o meu cansado esprito, adondequer qu’eu vaya van conmigo”.

Bajo sus ramas protectoras, Rosalía veía pasar su vida, el discurrir de su amada Galicia, tan lejos de Dios pero tan cerca de los políticos y nacionalistas. Y el de la poesía como guía de su alma en el laberinto de la comedia que desea ser divina.

Las plantas pueden entenderse como símbolos metafísicos además de espléndidas o mustias realidades biológicas. Si la acacia amarilla representa su amor secreto, o el tulipán amarillo el amor sin esperanza, el adonis nos trae los recuerdos tristes. Otras veces el significado resulta equívoco: “mayo longo, mayo longo, todo cuberto de rosas, para alguns, telas de morte, para outros, telas de bodas”.

Como equívoco, sino equivocado, fue llamar follas novas al ramallo de toxos e silvas sos, hirtas como miñas penas, feras com’a miña dor. O como la palma, símbolo de virtud, doncellez y triunfo. ¡La que se armó! Nunca pensó que su relato sobre el domingo de ramos iba a provocar tantos sinsabores e incomprensiones.  Nunca habría querido menospreciar a la doncellez gallega. Precisamente ella.

Rosalía reniega del galleguismo y del dialecto

Rosalía se lamenta del sectarismo ambiente en Galicia y escribe a su marido: “me extraña que insistas todavía en que escriba un nuevo tomo de versos en dialecto gallego. No siendo porque lo apurado de las circunstancias me obligara imperiosamente a ello, dado caso que el editor aceptase las condiciones que te dije, ni por tres, ni por seis, ni por nueve mil reales volveré a escribir nada en nuestro dialecto, ni acaso ocuparme de nada a que nuestro país concierna. Con lo cual no perderá nada, pero yo perderé menos todavía”.

Esto es ahora olvidado o censurado pero el texto es muy claro: Rosalía abominaba del galleguismo y del uso sectario del dialecto como ella lo denominaba.

Tras este desencanto, otro más en su vida, su pensamiento discurre, pues, entre caléndulas, begonias, dalias, o espliego: dolor, pensamientos oscuros e inestables o desconfianza, mientras aguarda al invierno definitivo: “Mientras el hielo las cubre, con sus hilos brillantes de plata, todas las plantas están ateridas, ateridas como mi alma. Esos hielos para ellas, son promesas de flores tempranas, son para mí silenciosos obreros que están tejiéndome la mortaja”.

Sombríos pensamientos lejos de los de otro poeta hilozoísta, don Antonio Machado, “mi corazón espera otro milagro de la primavera” cuando paseaba por el camino a san Saturio, pasado el monasterio de san Juan con la tumba vacía de su claustro, por la margen izquierda del Duero en su curva de ballesta en torno a Soria…

Y para culminar el hilozoísmo, parecido al de Bécquer, de su concepción poética: “tan solo dudas y terrores siento, divino Cristo, si de Ti me aparto, más cuando hacia la Cruz vuelvo tus ojos, me resigno a seguir con mi calvario”.

Y, en efecto, no lejos, al otro lado del amado Jardín de Padrón está una de sus joyas, la Corona de Cristo formada con un magnífico ejemplar tallado de Cercis siliquastrum, cuyo nombre español es el árbol del amor. Capaz de acoger bajo su anillo redentor todo el sufrimiento del mundo, junto a la “sombra” melancólica, triste sino amargada pero lúcida de Rosalía.

 

Otra oración, 33 años después

Escrita después de un viaje a Atenas, la “oración” de Renan al pie de la Acrópolis revelaba la impresión que había producido en el escritor, afirmando que había sido “la más fuerte” que habría sentido jamás, tanto como para llegar a considerar que si había un lugar en que habría de existir la perfección no habría de ser más que aquél.

Renan hablaría entonces del “milagro griego” que habría existido una única vez, de efectos eternos, y sentiría ante la Acrópolis la “revelación de lo divino”. La revelación de una “grandeza verdadera y sencilla”. Dirá Renan:

“Encontrarte me ha supuesto una búsqueda infinita. La iniciación que confieres con una sonrisa a un ateniense al nacer, yo he tenido que conquistarla a fuerza de reflexiones, a cambio de largos esfuerzos”

Cuando mi propia visita a la alta colina la inquieta lechuza de Atenea ya había levantado el vuelo a círculos casi inaccesibles. Apenas los restos de un majestuoso templo pero ya inhabitado.

Hoy, otro doce de julio, treinta y tres años después de su ausencia, he de decir con orgullo y devoción filiales que fue mi padre quien me revelara de modo sencillo con su ejemplo el sentido del honor, del ser un caballero. La importancia de la búsqueda de la Justicia, la Belleza, la Sabiduría y el Bien, aunque su logro fuesen muy improbables ante la grandeza de los fines y lo limitado de nuestras fuerzas.  Una lección que no se puede olvidar ni menos traicionar pese a nuestras flaquezas.

Descanse en paz el caballero. Y a mí me dé fuerzas la Providencia para honrar su memoria.

 

 

Cuentos chinos

En un remoto e inaccesible lugar, rodeado de las altas cordilleras de Asia Central menos por el Oriente, dormitaba un antiquísimo país de cuyo nombre se ha borrado o en todo caso prefiero no acordarme. Un viajero europeo llamado Krause que durante varios meses siguiese la legendaria ruta de las caravanas olvidó un manuscrito de preciosa caligrafía en artísticos ideogramas que se hacía eco de una pintoresca crónica imperial. No se sabe bien qué pasó, pero el viejo manuscrito incompleto y en mediocre estado de conservación apareció unos años más tarde en una de esas tiendas de tipo bazar oriental desde donde fue rescatado luego.

La historia que cuenta resulta asaz increíble, al menos para el occidental crítico que se supone es amante de sus propias instituciones y tiene conciencia del propio valer y dignidad como hombre libre. Pero sin duda éste debe ser uno de esos paradójicos apólogos orientales narración de tierras raras y gentes aún más raras en las que pasan cosas absurdas para nuestra comprensión. Tan absurdas que parecen imposibles. Esto no puede pasar aquí, pensamos. La traducción de lo queda del texto, resumida y modernizada al gusto occidental, vendría a decir más o menos lo siguiente:

“En ese país, muy, muy lejano, miembros de una peligrosa secta diabólica convencieron al emperador que para evitar futuras revueltas o la pretendida superpoblación ordenara que todos sus súbditos fueran emasculados.

Alarmado, el Comité de los Trescientos Mandarines, en un intento de ganar tiempo hasta ver si se le pasaba la peligrosa majadería, opuso muy puesto en razón que estará bien que con carácter previo Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, diera ejemplo a sus súbditos cortándose el mismo públicamente sus atributos imperiales.

Entretanto, sesudos magistrados de la Suprema Corte Imperial buscarían las vueltas, dímes y diretes jurídicos para tratar evitar in extremis la testicular escabechina.

Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, bien por la mala influencia de su despechada señora madre la vieja y anorgásmica emperatriz consorte, bien por la aún casi peor de su concubina favorita, otra especie de intrigante ambiciosa Teodora de abundoso pasado en mala fama, acaso por su asaz demostrada poco brillante inteligencia rayana en la imbecilidad tan propia de la Dinastía, siguió en sus treces.

Dado que en ese lejano reino y anticuado reino no se habían inventado aún los psiquiatras, los astrólogos consultados llegaron a la conclusión que cierta extraña influencia de Venus con Mercurio en cuadratura y de Marte en oposición en el momento de su nacimiento incitaban al Emperador, Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno a sufrir mucho en modo imitación de su progenitora B. Sí, a seguir la senda de su despechada y sufridora señora madre, la vieja amargada emperatriz consorte, quien para compensar sus humillaciones públicas mantenía en Palacio y fuera de él a toda clase de infinitos parientes con cargo al erario.

Otros achacaban su extraña postura al Padre ausente, ocupado en aumentar y aumentar estancias de Palacio para albergar con algún decoro y discreción a las infinitas concubinas del creciente harén imperial. O también enredado en cohechos, trapicheos o desfalcos menos heroicos ni confesables. Pero un buen día se perdió su pista. Según sus más entregados y alabanciosos hagiógrafos habría muerto esforzado cruzado mártir por la Causa patriótica en uno de sus terribles países de arenas ardientes donde se reproduce y vegeta la más fanática morería. Según otros, huyendo a esconderse a causa de sus desfalcos más sonados perpetrados para favorecer y contentar a su última favorita. Otros en pleno acto se servicio erótico. Pero, no deja de ser raro el asunto pues para los más antiguos cronicones los sablazos, trapicheos y desfalcos impunes resultaban consustanciales a la Familia imperial, dado que el pueblo ignorante o amaestrado a palos o mentiras tragaba con todo.

Pero volvamos a lo que estábamos: para tan sabia y sublime decisión castradora, punto cénit de Su Feliz Gobernación, Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno contaba con el Cuerpo de legos emasculados que cuidaban el harén imperial. Gente que para ingresar en el Cuerpo y ascender en el escalafón llevaba sus bolitas en una cajita precintada.

No eran los peores, al cabo simple funcionarios de la anquilosada, onerosa e inútil burocracia que mantenía la administración imperial. En aquel tiempo medraba otro grupo de peligrosos demagogos intrigantes procedentes del hampa y escoria social que, con el ambicioso traidor Gran Visir Imperial a la cabeza, jaleaba a Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, a fin de enajenarle el amor o al menos temor de su sufrido pueblo y así mejor perderle. Y de ese modo se mantenía dispuesto a castrar a quien fuese menester para heredar como único Gran Prócer con todos sus atributos conservados y en el sitio que le corresponde según naturaleza.

El ambicioso traidor Gran Visir Imperial manejaba con toda soltura y facilidad a Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, tanto era así y con tanta falta de dignidad o mínimo coraje viril que barruntaba que Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, lo que se dice cortar en verdad acaso debía tener poco que cortar.

Un malicioso y amanerado magistrado, de aviesas intenciones, cruel invertido a la violeta, encumbrado para la ocasión en la cucaña de la represión imperial, azuzaba a sus rudos hombres de estaca y tente tieso contra el desvalido pueblo indefenso, destruyendo su impostada coartada de que estaban allí y los castraban por su propio bien, para su mejor protección suya y de su ya abortada descendencia.

Lo último en sadismo, represión y felonía era la astuta creación de un pintoresco ejército de rastreadores, o sádicos huele braguetas, encargados de inspeccionar las partes pudendas y ajusticiar in situ a los rebeldes osados que hubieran desobedecido la sabia orden castradora del valiente Emperador, Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno.

Las cabezas cortadas eran enviadas a Palacio, para que Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno comprobara lo mucho que mandaba vicario o que le dejaban mandar así como la sabiduría, justicia y sabia rectitud de sus deseos y caprichos que debieran ser obedecidos sin rechistar. Mandó premiar con una eminente condecoración imperial a un conocido castrador filantrópico.  Hubo un momento que ya no cabían más cabezas y hubo de ser habilitado sitio en el harén imperial entre algún pronto disimulado gesto de desagradado por parte de los complacientes mancebos y sulamitas bigotudas para imperial uso de Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno.

El Gran Visir iba consumando su asalto al Trono dispuesto rebanar el imperial pescuezo antes o después de hacer lo propio con las majestuosas criadillas de Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, que bostezaba en Palacio pero estando en esta operación se llevó un chasco morroc….”

Por desgracia, el viejo manuscrito, víctima de la humedad y de las incurias del tiempo acaba abruptamente aquí, dejándonos in albis, sin saber el final. Los ideogramas corridos por la humedad o comidos por polillas o ratas resultan ya ininteliglibles.

¿Se quedaría Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, sin criadillas?

¿Sobreviviría con todos sus atributos bien puestos algún rebelde escondido en alguna remota montaña o shambalá oculto en el desierto? ¿Se saldría con la suya el traidor felón Gran Visir de Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno? ¿Sería ajusticiado al cabo el cruel y cobarde invertido por sus propios hombres de estaca?

 

El lector podrá poner el final que mejor desee o más prefiera a tan inquietante relato salvado por el esforzado explorador Krause. Yo, desde la tranquilidad de mi despacho, propongo una bonita solución tomada del final de otro apólogo oriental, Cómo se salvó el pintor Wang Fo según nos la cuenta la Margarita Yourcenar, poco amiga y en las antípodas estéticas de la hechicera satánica recién galardonada Abramovic.

Otro cruel emperador, en este caso no sabemos si también Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno como el de nuestra anterior historia, en un arrebato de soberbia y celos había mandado cegar a su gran pintor de Cámara para evitar que nunca más pudiera pintar otros cuadros mejores que el suyo. El discípulo intenta proteger al maestro y es degollado en el acto. El último deseo del artista antes de despedirse definitivamente de la luz fue que le dejaran pintar un último lienzo donde dejar como testamento artístico el testimonio final resumen de su maestría. La Corte reunida junto al cruel emperador asiste al prodigio. El cuadro representa una pequeña barca solitaria en medio de un gran lago. A medida que lo va acabando la sala de Palacio se va inundando, ahogándose los presentes, hasta que el discípulo con un paño rojo en el cuello recoge al maestro en la barca y ambos se alejan solemnes y a salvo por el horizonte.

Fin

Ilustraciones de Nicolás Roerich

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.