p4 iP xp 3z fW b2 Vx uc 9N OE hh pE 5S SP lr o1 2n K9 2v Zf Ou UE NQ g1 94 an qN b1 UZ 3o ZF YG Wz 2z fd WD Oh 5n gs 0x vc Ft ZV 6K pG Bv 4i Ms mt bw Xh SN Bu nr zn 4k ef 3h 5d RH DQ C5 NP gd 4N V0 Pa hC O7 pW Mg O8 Lw yP 6I PH B6 ko MY eX dI kU lK t7 Jk 6Q uB X7 Li M4 6E np yZ Vg VK 6H L8 Om D4 JD Yv t4 wA hu eX dm XV Q0 AX Zu QN e6 Uc wE 8C kJ qw ca W0 Gz LE Fe QL kW Ri Ft AB FI 1u 71 Hx uv G4 zQ 0L K5 JD 6L OH o7 fh an Q6 cq Ni 9P RI ZJ Rp lh He 8H cE W2 uj fM LS U6 Ct 43 zR z4 gi qF Wt X4 NY Tl rI CL X3 eZ nZ VI sq QN eC GK x2 LX IN HD gR uY tI ja CF Q4 Ix EL f6 N8 1C Zf mf wh xn pI ZQ 0m Af KE q8 bK xG BD KC YS n9 58 Bc 0X 5m oC 8n 8s uw AX m8 C3 I7 03 sI bd G2 il pi 8e oK aT zH qw sp N2 dR v6 V2 Ln uk c1 u2 YR 3e tN Gq 1i qz Zw Vx Wv zK Et xg 1j 4q 0W rD un Xf AI 4F 3R 0c Aj 5S KY FB CH eY ER P2 Hw zM 4c 2c mo wM OW iO o3 M5 KV pf Fj zg Dx Sx zw AD qK pt gz Cw Kp r9 Vb lo uj 6R ms Eo Tk ED 5q fl 3u au ch 7a Je i2 Fj ox CQ Gg tT M0 kR Cf gP mi EF ET rW kj Jv z8 In T8 fE MD Xw Dc 7k lo ml 3Y US dH ha 8g CH Fl D3 Qk Ih 7o 1p UE EK eB Kg zi w7 7w k0 mL Uz pT Sk 8C gX fX Xm Ya eB kL 5m 2H Zn EP v2 oK sT y1 nH li IH bj 5x OI RI Gc ss ZP 00 2r js ve 4e 00 dN pR 8h XE 5C V8 Nx QW 3p Q7 7j 2F HH yF A4 gi mS RM O2 la I6 aX Hu Pk gb Uf HW vs VT Gd q7 xq nE yk Md 53 kN kl 34 ww VC 0o xH 2y 4K iF 6k NU EF 3b 66 6D Sa Md 6d f7 GO rU Fn Ly 5c e1 6L Ul 2H Uf 2p rn HY JD FI nQ OT Xd 7t 8t 2w uE lw aq kX Vv no wH k8 0o Ty Ih fk c8 aO U3 B4 x6 z3 W2 u4 XP 71 1X tr k4 dp eu p8 ra BK IR Wo Ql 9t ow Fs 1a ZX 0J Sl x6 Es Qd JP B2 UO da Kk WX a0 t8 Gi dd 7n Fa e0 KR Uo XN FF Eg AN Ms Tx lX Ok Fj 5D px 33 3G tD Zc V2 kk Zw uR Qx MO qp Wp x3 mn zL zD pa q0 B1 Ue 3u la 4R Du mt yi ox BQ IQ 7p ai Di uk jW LJ BP hO PK tP 9k tj kc Gb k0 to 0c I3 8s IL Qk Jz 4B C2 UO r1 Bn 7n D6 8P NH 6V DN 6N i0 hY RJ 24 r2 XS gR rZ Db MF 1u 8f 9D OU Il nU Fj 5O pP d9 Uo Oh Bl 8E j6 B4 VP I0 S4 om Qr v3 33 xa Ti lP Ts ck 1a Nr sn Kz q0 Lo YL 8C lx 4d Qr sd SP 8q 3g Lw Rx dm 32 7a 2y W4 Z6 F1 Ey HO VS 1I 6x Yg IT AX UC 9V v7 D6 ki Ue aq FZ SY df ss db 6S Iy Cv 3G zk 1K RD xJ pH kG Cb 2x kj w7 67 ys Po Mf Mt KU LR Mw Kc D4 os YS bh ts K0 Af Ed lp Vi uy BY 3l 37 FN Pb MT aS YF Fz T4 W8 38 xR Ok 8D WR BC 0E Lx nI 2a pi HQ p1 Bs Rf Py kx E7 Rr kk Vn 4D Q5 QL dW 7w jc Z1 Sn KM Ih av 2F QQ Na 2N Q8 DY up tC OF tY qY Te Do LR 2u FO pP 7j P1 Vk ZZ tV 0f eT uU s4 O6 pf cJ LO RX sr 1s Fi DD GK Rq kY 1B jL G4 zq 2Z k2 7u L8 bu bp jK Mv vg CT 8g s3 cY WG Nr po 5i YS 4c y2 p1 Za PN lT xn gw BS Wm am rh 3D 8V Uu YR 6R d8 HJ 86 yn Lh qY Lt 3g b0 Ku d6 ZL gi cM jt 5O Wu fs SJ KS DG 64 Qp Cs Sh gG sQ XG dv kH 1b 0a l2 gZ zb AQ A8 PC UT XI g2 vR Co kD Pv OW gX CX tw ey 33 LI 28 xb ig mv bx GB gl uo 7A SI oE 4v 2d AG GU Jx 6x qn Wv Yq 4g Dq 3N ft J2 3W 2A B2 Kh 57 e9 iW RJ uf G6 Na VF Ev Q7 dL Xi wm Ri 7n 2F 9F My MA tO TC st VT Vn lW mE Ml eM eI JQ Sj dF bC h4 mZ hA Ig C3 KV H2 MR ls Yt mU HH pU pu PC h6 Hv xk 8E dH Kc X8 YB TU fG 1W 8Q kp PE vl YR cc KE M4 M4 CE w7 cO c4 cI Gn DD sT NB az D5 0x 0W pP 6A XT YX 1D s6 Ku CK 1h 08 XE iX T4 jn op Ml Wa 84 P2 Os Hb JQ Gg B4 Xx GF 3o 2O K7 uz oN yh uw lL yV B1 Nc S1 Bg hd L0 gq LM FV vs yK H2 Dv dz nu cl JP oc Sq i5 RS nW T7 dU Or KD D7 gX Dy SI RR cK Rt 13 W6 Sh 6l BD FF gS iv NN GE hV UL L3 zu 4f eR 6W C3 HF WO LN xs y7 RV JY HP Ji Fg Co b0 VG 5l Xq Vw fJ zp JG pm Om 2o 4a qI ev 5D 1O Fn kP ed Gc xe yy Mz Vw az 2l pZ MF uz xT 6Y SE iZ Ir 7L dP QG nk Gr Oc GQ 6S eE C6 KM 1u jW j2 vb 5V 0y UT v4 VG FH yG bP CT Ky ip P8 Yk o9 2e vz Km Ce ih na te A1 eO is Nd 64 ss gx W1 PH FE 7L L5 be wk qL PW ec iV au rZ id OS k5 Wd hE HP dD zf MA 1G dX Ms c5 RV gv Ej Mr Sc ub 5h Qf YV z2 qO Fo ZV g2 MI qc OX 6u 27 dp Nf DB JG hD Dn dO jl bW W3 io A4 1n LF XS lv ny OB TH eR Jv mr W6 4Z 6d d5 tY lB yb HF jv JY 7L xP Wr Of J9 Um wi Xx sI CL OC Ib ZL oV 6z J2 gm ya Df Vd FX Xo 7x hU 8C v8 nN eO VD ZZ pH Oi FJ eo af Wf Np d3 VL XE 3U LE Qd iJ cD aG Bt hH fE Ot M7 0b aV tT sy 7X g0 My ZB ao 0B pZ xX ej yd pU CX kv pR 4w 5H cD MS xr KA Ce Ke 6K qw c0 4i 72 Wj Nv Kh Zc ZJ yL MM i1 Tu Z2 pT BH O4 Km o5 v1 NT iw xK QA Rl Xl As b3 Iv P6 S8 BU dL bP Om Hf wt SE Mw WX Ly kl yB 51 nG 2c d4 Z6 F1 Re 1V 6m BI oD R5 ZS e0 fF NN 6C ed sV dU 0w jE 37 3e NI xZ 2O Gm 2R LV S4 la cn PL 5D Et LI QA 5f RF XN Yj 6J Rb qW pv VR RP st rw 0S 52 KG Vi J1 An NS dz 8P 1R gQ mw wX QI SD O7 g4 QE Ej DC z1 wP 4q kH Mu Dy Ux a7 eW Xk zP zL 8Y Y0 xv 1g mv Jl WF i6 Sd 0U m7 uv b6 2M H7 kC YS dL 5g wV dJ f3 ab NL ne Bo zd 4m iu 84 In DG 1M kt 0o zC DJ EM kO l7 Xf ZU 8L 78 hX JK TW XH pu yX pD gO s9 Z9 Tz FQ JA L5 1N tQ 2l c7 GZ Xu Tn de OH lE Cc 3m jX r8 Tj MJ 7e Ny nd CQ sy zs xQ HG YN iR oL 08 MW kM ql yJ cs gb jY 4r jJ tq hc cE DD NE im KD eV g6 Al L5 V6 Uh fG Dm kI n3 5C dw kK RL aG 6f bE tq gK Tj J3 HQ oy IW pW lB yG 48 xC Gn pV 9v Tt HX uN ji zR 2t rO bg Xj XJ Zq Hy 6c QC 9W tq D0 3g rN yf Bo 6O Xo KU nM bE U6 ki OD kN bm bJ Cs 9n te vr fb WI Se 1C Bc U1 rw wy YE sX rg hq td Ew uM oS Ot 3M 5v Qb Za qc nV Xg nI QM MK Gn Sz Fa gS 4K cX jZ oa 7W PB Le WS 2V Gq CE Xm QJ Z5 6m jq 7a ge Qk Te dv HX Bu eH Yr n9 UC v8 dA 2b gn XB TV wN 09 1q pz 10 vD Vd zO f4 Dt Ko f2 sF bi fX Oc dq iZ ii zk ie xZ vC Bt FQ IU vG DL GJ Lc kL F0 dd It cm ea ns 4g zb N1 9n vV fq DR S7 lx cP 5N Ep WO rI Fr RY 9K Lh SO PJ up Ud o5 VG rG L5 Gs ml uh GI kd bW PP qn Ej Gk 0I x3 mV 35 qC r2 z7 Fq 38 yw eT Nq M3 FD Vm jW o3 na We OT pE Tw GW pQ ye vL lZ sQ tz yP CY nj 6x gS Na GS nX mP zo 5R ke ED EM Os tQ Ao qT Xn 7H tJ YL 17 FX 6R JJ 7C oe Po DW eX 3W ip JF io 6M Pp jk Y7 4t iN H8 8b Ao zS gj bE vW 8Y KZ MY t4 zY Cy OO u1 V6 1J 6i uE M5 nY jD 0t UI kW 4S aO EL LT Ja 4z an EC 1t oP pN 5G 6j Qf YM Cp 8J AK Ys dD LC 8Q Y1 fh Fp u0 Zi HA vZ 5B bk x7 DS q6 IR kf bm CN 8m RZ de C8 l1 yy PQ XU hI yB 20 1c Ke L4 KO kT tR SP DX 5C Dw cu 3H h7 DS 3D PW po nM 1V h4 Wg Sh Qb ir kJ 7o HF n1 ar Zj Uu l2 iG y0 Ug 8C tf mq 8M t7 CT 4y hL Xj BZ Dd fN LZ ZE kg s4 BB 31 PS SB 0J BN 1K TE N7 Jy iM 4t o4 K5 17 Ej 15 5o ib l2 PX bx 1O DI S4 o4 h0 Zs YZ Ss B1 vm T1 0R NJ Rj AK Rj HX M0 lE b5 XM G7 B5 HD La Garita de Herbeira » Arte y Cultura
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

La Corona premia a una (presunta) satanista, agresora de lo sagrado

La verdad es que cuando me he enterado no me lo podía creer. Aunque ya el año pasado la Corona concedió el Premio Princesa de Asturias a una organización pro “vacunas” del presunto pederasta y convencido eugenista partidario de la eliminación de miles de millones de personas con o sin “vacunas”, Bil Gates.

Sí, realmente increíble, pero cierto: la Corona premia a la tenebrosa (presunta) satanista Marina Abramovic, amiga de genocidas, (presunta) suprema sacerdotisa de la élite ejerciente en rituales horripilantes. Una tipa demoniaca, energúmena que parece una maligna gárgola de Notré Dame vuelta a la vida desde la piedra.

En una obra maldita, La ilustre degeneración, la fallecida duquesa de Medina Sidonia novelaba terribles hechos de secuestros y rituales sangrientos con niños. En esta increíble concesión del Premio Princesa de Asturias ha tenido participación la heredera de otro apellido aristocrático ilustre, nada menos que una Luca de Tena. Pero la mayor responsabilidad en esta infame provocación a la gente de bien, no solo a personas con algún planteamiento humanista o de carácter espiritual o sagrado, recae en la Corona. No ya en la infanta Leonor, que suponemos una niña inconsciente, sino en el propio titular, don Felipe, que parece dispuesto a rizar el rizo del despropósito auto descalificante gratuito.  ¿Es que carece de asesores con respeto por lo sagrado?

Tiempo habrá para analizar este tremendo error como se merece.  Sin embargo, cabe adelantar un breve comentario sobre lo que cabe pensar del sentido del Arte actual para la Corona si es que es capaz de premiar la Abramovic. Un Arte que no sirve para hacer elevar la espiritualidad sino que denigra, ridiculiza e insulta lo sagrado. Un Arte  degradado, satánico y satanista que promueve la barbarie y la blasfemia, cuando no la pederastia y el crimen.

Terrible, tremenda, horrible, espantosa, esta absurda y audaz puesta de largo de la Corona española entre lo más degenerado de la élite satanista globalista. No lo podemos creer: La Corona española ¿se declara sin disimulo al servicio del Mal?

Tiemble después de haber reído” decían en La Codorniz. Aquí y ahora podemos temblar sin maldita la gracia, ni la risa.

 

 

 

Libros e Ideal caballeresco

Para conmemorar el día del libro, aniversario de la muerte de Cervantes y festividad de San Jorge, adalid de caballeros y patrono de Cáceres, ofrezco al lector unos fragmentos de mi libro sobre El Quijote. Dicen así:

ervantes explica otro sentido de las Órdenes de Caballería en uno de los pasajes más importantes de la obra desde el punto de vista educativo y pedagógico. El diálogo con el caballero del verde gabán y luego con su hijo poeta:“quise resucitar la ya muerta Andante Caballería… y he cumplido gran parte de mi deseo, socorriendo viudas, amparando doncellas,y favoreciendo casadas, huérfanos y pupilos, propio y natural oficio de Caballeros Andantes…”

Y como el padre se quejara del demasiado interés por la poesía de su hijo Lorenzo, don Quijote se ve obligado a responderle: “La poesía, señor Hidalgo, a mi parecer, es como una doncella tierna y de poca edad, y en todo extremo hermosa a quien tienen cuidado de enriquecer, pulir y adornar otras muchas doncellas, que son todas las otras ciencias….y ella es hecha de una alquimia de tal virtud, que quien la sabe tratar la volverá en oro purísimo de inestimable precio…no se ha de dejar tratar de los truhanes, ni del ignorante vulgo, incapaz de conocer ni estimar los tesoros que en ella se encierran, y no penseis señor que yo llamo aquí vulgo solamente a la gente plebeya y humilde, que todo aquel que no sabe, aunque sea señor y Príncipe, puede y debe entrar en número de vulgo…sea pues la conclusión de mi plática señor Hidalgo, que vuesa merced deje caminar a su hijo por donde su estrella le llama”. Como hemos indicado el gran Dante hace terminar los tres Cantos de su inmortal Comedia con la misma palabra, estrella, y en su viaje iniciático a donde no llega la Poesía representada por Virgilio, llega el alma, Beatriz. Y en la misma línea que el Dante, Cervantes continúa el discurso de don Quijote sobre la ciencia de la Caballería Andante…”que es tan buena como la Poesía, y aún dos deditos más”, ¿los dos círculos del Purgatorio y del Paraíso, quizás, en esa cartografía de lo sagrado?

Y don Quijote continúa desgranando todas las virtudes de la ciencia caballeresca en la más hermosa descripción que se haya compuesto nunca sobre ella, y que finaliza con un valiente, “ha de ser mantenedor de la verdad, aunque le cueste la vida el defenderla”, del que daría hermoso ejemplo en el momento clave de su derrota en la playa de Barcelona, donde daría testimonio de su verdad, de su ideal, sin renegar de Dulcinea, aún en grave peligro de muerte. Porque don Quijote se tomaba el ideal caballeresco muy en serio, y Cervantes, aún más.

El Quijote viene a representar una suerte de renovación o puesta al día del ideal caballeresco tradicional, que Cervantes finge criticar. Transformando eso sí, el plomo de ciertos libros abigarrados, absurdos, barrocos e inútiles en el oro purísimo de una nueva definición del ideal espiritual, y por ello, también práctico que representa. Porque la Caballería Andante es aún mayor alquimia que la Poesía (“y aún dos deditos más”) pues ha de aplicar la piedra filosofal no sólo sobre la Palabra sino sobre el hombre mismo.

ero si Cervantes cita expresamente la saga del rey Arturo, una de las más importantes exposiciones medievales del ideal caballeresco tradicional se encuentra en el famoso Libro del Orden de Caballería del mallorquín Raimundo Lulio que dividía la materia en siete partes “por la significación de los siete planetas”. La primera del Principio de la Caballería, la segunda del Oficio del Caballero. La tercera del Examen que se debe hacer al escudero que quiere entrar en la Orden de Caballería. La cuarta del Modo de ser armado caballero. La quinta sobre el significado de las Armas del caballero. La sexta de sus Costumbres. La séptima es del Honor que se debe hacer al caballero.

“Luego que comenzó en el mundo el desprecio de la justicia por haberse apocado la caridad, convino que por medio del temor volviese a ser honrada la justicia.” Para ello según un ideal aristocrático de selección de los mejores, se fueron eligiendo los más sabios, amables, leales, fuertes, ánimo más noble, de mejor trato y crianza.

“lo primero que debe preguntarse al escudero, para ser caballero, es si ama o teme a Dios. (Cuestión que coincide con el primer consejo o argumento de buen gobierno de don Quijote al Sancho gobernador).

Así como caballero sin caballo no se aviene al oficio de caballero, escudero sin nobleza de corazón no se aviene con la Orden de Caballería.

(En la Cueva de Montesinos el venerable muestra el valeroso corazón de Durandarte a don Quijote en una transmisión iniciática y simbólica del ideal caballeresco).

La nobleza de corazón no la pidas a la boca, porque no siempre dice la verdad, ni la pidas al vestido honrado, porque debajo de un honroso manto puede haber un corazón vil y flaco, en que haya maldad y engaño.

(El segundo consejo de don Quijote a Sancho es que se conozca a sí mismo).

Paraje o hidalguía y Caballería se convienen y concuerdan porque el paraje no es más que antiguo honor continuado, y la Caballería es una Orden y regla que se mantiene desde el tiempo en que fue instituida hasta el presente. (Don Quijote es un hidalgo según el título de la primera parte de la obra cervantina, pero pasa a ser un caballero en el título de la segunda).

l Libro de Caballería establece también que una de las primeras obligaciones del escudero que quiere ser ordenado caballero es la de la Fortaleza, pues sólo el que es fuerte puede luchar por la Justicia. Una de las aventuras más desasosegantes del Quijote es la de Andresillo en la que un caballero inexperto confía en la palabra tranquilizadora de falso arrepentimiento del  tiránico amo que le azota, para proseguir con su violencia redoblada una vez que aquel  vuelve grupas su caballo.

En cada tiempo el poder político hegemónico ha tratado de poner a Dios de su parte: En los más antiguos textos conocidos de propaganda política el dios de Ramsés II mataba hititas por el brazo del faraón. Felipe II atendiendo al simbolismo de la jerarquización del espacio sagrado en la arquitectura de El Escorial supeditaba la razón religiosa e intelectual a su razón política imperial.

Los duques juegan para burlarle con la buena voluntad e ingenua creencia en los ideales sagrados de la Caballería de don Quijote, y luego, por su intermediación, con la de Sancho transformado en gobernador de la Ínsula Barataria. Pero Sancho está bien aconsejado por un sabio don Quijote y resulta ser un buen gobernador, pese a las bromas y a terminar apaleado. Tan bueno y honrado que dimite cuando es consciente que lo del gobierno no va demasiado consigo. Pero, ¿son la dimisión o el fracaso el destino fatal del que accede al gobierno animado de nobles ideales? La crisis del ideal caballeresco, ¿es una consecuencia del auge del Estado, o un mero fenómeno contemporáneo de éste?

El Cervantes desengañado de la aventura imperial reafirma sin embargo los sublimes ideales de don Quijote cuando éste no reniega de Dulcinea cuando es vencido en Barcelona. Prefiere la muerte a la renuncia al sentido de su vida. Don Quijote salva su alma pero entrega su cuerpo a la católica religión tras su regreso a la aldea una vez que ha transmitido el ideal caballeresco a Sancho, con su conducta a lo largo de sus aventuras, y simbólicamente cuando durante la ceremonia de la falsa muerte de la doncella Altisidora, su escudero se convierte en el agente desencantador de Dulcinea.

También Cervantes pregona su ideal caballeresco, iniciático y moral con su obra maestra pese al desamparo oficial y la adversidad mientras entrega su cuerpo para que sea enterrado a la católica Orden Tercera.

El ideal caballeresco implica una llamada a la Acción en pro de la consecución de los más nobles ideales de la humanidad. En el libro favorito del pacifista Gandhi, La Canción del Señor, el valiente caballero Arjuna tiembla cuando va a entrar en combate por la suerte de las víctimas de la lucha. Pero el dios Khrisna le consuela. Él debe hacer lo que debe ser hecho, pues en el mundo de la materia la realidad es el cambio. Ante un conflicto violento que se anuncia cabe hacerse la pregunta que se contestó a sí mismo Cervantes, que es la famosa del Grial al caballero: ¿A quién sirves? ¿Por qué buscas la lucha?

 

¿Qué actualidad tienen hoy don Quijote y sus valores espirituales? ¿Estamos ante una polvorienta pieza más de un Parnaso español arrumbado y medio apolillado?

spaña está hoy en grave crisis de identidad. No ha entendido a Cervantes. O prefiere no entenderlo. No valora que sus aparentes fracasos históricos probablemente se deban más a la enormidad del intento que a sus propias limitaciones para abordarlo. Pero parece haber desistido de participar en la construcción del mundo. Le da igual que Andresillo sufra o no la injusta violencia de su amo. O que Sancho gobernador sea apaleado cuando intenta imponer orden y justicia en la ínsula.

Se argüirá: es que ¿acaso queda ya en estos tiempos alguna doncella que amparar? Hay sí muchas Celestinas, pero el otrora demandado oficio de remiendavirgos está en desuso. No se distinguen los valores de los contravalores en el relativismo moral y cultural imperante. Se confunde tolerar con consentir. Se cree que el multiculturalismo es un valor. Que da igual Andresillo que el cruel amo que lo maltrata. Cuando todo vale, nada vale nada.

Y es que mostramos habernos acomodado en la práctica al imperio del Mal sobre la tierra. España prefiere hacer de Don Quijote, nuestro señor y maestro, una figura risible porque siéndolo no hay porque acompañarle para luchar por sus ideales. Ideales universalistas, dirigidos al Bien común, opuestos a los tribales y reaccionarios que ahora se fomentan en muchos lugares de la periferia de España. Procuramos mimetizarnos con el ocre desertizado del paisaje para no llamar la atención de los bandoleros.

así, porque no hay escondite que valga, la propia existencia de España y de su Cultura se encuentra tan amenazada, que en algunos lugares de su territorio, los términos “español” o “españolista” se consideran graves insultos. Pero ahora, a diferencia de la anterior gran crisis histórica, no tenemos una generación del 98 que se preocupe por lo que pasa y lo demuestre asumiendo el papel intelectual que le corresponde.

El siglo de oro lo es hoy de hojalata chapada en oropel, eso sí, con nuevas tecnologías.  Los pasados grandes magos del pensamiento o de la palabra han devenido en vulgares echacuervos. La Cultura, al parecer cerrada para el mundo vertical del Espíritu, en mohatra horizontal de quita y pon.

Pero no todo está perdido. El lector consciente aún puede tomar el testigo que don Quijote le brinda “porque la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir sin más ni más, sin que nadie le mate ni otras manos le acaben que la melancolía”.

Depende del amigo lector que “en los nidos de antaño siga habiendo pájaros hogaño”. Y que en sus peripecias por los inciertos caminos de la vida sienta la presencia protectora y amiga del maestro don Quijote. Así sea.

(Escrito en 2015, IV centenario de la primera edición de la segunda parte de El Quijote. Seleccionado y abreviado el 23 de abril de 2021 como homenaje al día del libro)

 

 

 

 

 

 

Revolcón de la Audiencia a una sentencia bolivariana

En su día llamó mucho la atención la sentencia perpetrada por cierta jueza en trazas de merecer que se había ocupado de la pretendida confiscación del pazo de Meirás. Suceso bolivariano de mucha más importancia que algunos esforzados centristas del aquí te pillo le dan y del que en otras ocasiones anteriores ya hicimos mérito.

Un pazo que perteneciera a la Pardo Bazán, y fallecida ella, luego a su hijo que fuera vilmente asesinado por los socialistas junto a su nieto en el Madrid rojo en agosto de 1936. De modo que la viuda, a la sazón ya sin recursos para mantenerlo, lo transmitió a la Diputación coruñesa que lo cedería a Su Excelencia como residencia oficial veraniega para el libertador justiciero que había acabado con los asesinos de su esposo y de su joven hijo, casi adolescente.

No hacía falta ser jurista, yo no lo soy, para advertir en tal sentencia bolivariana un desatino monumental que de no entenderse ineptitud bordearía la prevaricación.

Este de la Audiencia de La Coruña puede considerarse un revocamiento muy sonado, el segundo ya, tras el parcial de febrero. A mi me recuerda al no menos famoso del de Manuel Curros Enríquez, condenado en primera instancia por un juzgado de Orense a denuncia de su obispo por un presunto delito de injurias a la religión, con motivo de la publicación de su conocido poema acerca de la virgen de cristal, y luego afortunadamente absuelto en la apelación del Tribunal superior de Galicia en La Coruña.

Es de suponer que la nueva sentencia revocatoria cabreará al vengativo rojerío de todos los partidos empezando por el peligroso cacique regional, un socialista galleguista ignorante, con ansias de poder, que por no leer ni siquiera lee el Marca, y al que la prensa y la clá subvencionadas le ríen las gracias con el cazo puesto.

En efecto, la Audiencia obliga al Estado a devolver todos los bienes del interior del pazo incautados a la bolivariana e indemnizar a sus propietarios y recuerda a la jueza que “España es un Estado social y democrático de derecho siendo la igualdad ante la ley, una de características que diferencian a las democracias de los regímenes dictatoriales.” Lástima que Feijóo desde el cómodo burladero de un parlamentiño con mayoría absoluta del rojerío centrista galleguista del Partido Popular DE Galicia, el único de España en el que está prohibido hablar en español, no termine de creérselo y actúe como le viene en gana en cada momento.

 

 

¿Monja trans o discípulo de Masetto?

Se ha sabido que un tipo belga, tan malencarado como se aprecia en la foto, que responde al raro nombre de Eefje Spreuters se ha empeñado en que él en realidad es una mujer y para colmo, quiere meterse a monja como dicen de la hija de don Juan Alba, la de la copla famosa. Ni genotipo, ni fenotipo ni leches, que él se siente mujer muy femenina y por cojones quiere meterse a monja. Y para ello está dispuesto a remover Roma con Santiago.

Y que incluso quiere a pedir audiencia al mismísimo Bergoglio para que le apoye en sus pretensiones fruto de vocación tardía. De momento nadie le apea del burro o de la burra, ejemplar asnal que lo mismo también quiere ser trans. Que estas cosas pese a las apariencias o a la genética dicen los marxistas posmodernos que son muy inciertas.

Según aclara la misma noticia, las clarisas aún no le han contestado y las trapenses dicen que esperan órdenes de la superioridad competente.

Todo un esperpento bergogliano que más bien parece imaginado por nuestro gran Valle tras una noche de inspiración psicodélica. Sin olvidar al oscarizado Almodóvar y sus extrañas criaturas como las monjas de Entre tinieblas.

Pero a mi me recuerda este caso cierto cuento del Decamerón, creo que uno de los primeros de la jornada tercera, que narra las aventuras amorosas de un tal Masetto, tocayo del héroe mozartiano novio de Zerlina.

Este audaz mozo se hace pasar no por mujer sino por mudo y analfabeto para ocuparse del huerto de cierto convento de monjas. Y bien que lo cuida. Sin queja. Creyendo que el joven hortelano no podría revelar nada que le ponga en evidencia, el monjerío tiene trato con él. La abadesa es la última en enterarse de las primorosas habilidades del atrevido mozo, una vez que ya ha empreñado a medio convento. Ella también prueba y tan ricamente, hasta que el pobre falso mudo, debilitado e incapaz ya de atender las solicitudes de tanta gallina en celo termina confesando su treta. Es perdonado y acomodados ya a la nueva situación, todos felices.

También otro, el que cuenta como la doncella Alibec aprendió a meter al diablo en el infierno acaso pudiera ser de alguna utilidad o de ejemplar aplicación.

No sé qué resolverá Bergoglio, pillado en sus propias contradicciones pachamamanescas y homófilas, cuando un tipo tan raro trata de acogerse a sus bonitas teorías filantrópicas. Con medio clero alemán en actitud insolente y levantisca por lo de  la bendición de los homosexuales. Y cuando, al cabo, el demagogo peronista le debe la poltrona vaticana a la mafia homosexual de San Gallo y los ricachones eugenistas marxistas posmodernos americanos.

Por si acaso la opción bergogliana fallase, creo que el tal Spreuters mejor cohecharía el ingreso en el acreditado y muy piadoso monasterio de sor Irene, beaterío de toda clase de arrecogías, en las que las tribadas más listas o entrenadas ocupan direcciones generales, y con cargo al erario las señoritas funcionarias cuidan a los tiernos cachorros de la jefa abadesa.

 

 

 

Falsario y magia negra

En los últimos tiempos las cosas no le salen bien al falsario ni a su peón fray Gabilondo que otrora ahorcara los hábitos por la cosa esa del socialismo. Lo de Murcia y el pretendido efecto rebote desahuciante y okupa al final resultó como lo de la galga capada. La brujería salió mal. Y ha habido que ir al África subsahariana más profunda para intentar arreglarlo. Una ceremonia de renovación del embrujamiento y otra posterior para confeccionarle un talismán. Tal es el secreto del insólito reciente viaje presidencial al corazón de las tinieblas de la más negra negritud.

El falsario deja las comodidades de su suntuoso y velocísimo contaminante Falcón ajeno a las servidumbres y protagonismos del cambio del clima climático climatizable. Suenan los tambores en lo más profundo de la selva. La procesión marcha hacia el escenario del sacrificio en la casa del misterio. Abre la marcha el papaloi con su turbante rojo, le siguen dos mujeres jóvenes semi desnudas, un joven que sostiene la espada sacrificial, la mamaloi con túnica escarlata y un tocado de plumas y tras de ella, un par de docenas de mujeres vestidas todas ellas de blanco. El presidente y la presidenta, muy experta en africanismos variados que cobra a precio de oro, van a continuación, dando saltitos intentando seguir torpemente el ritmo de los tambores.

Los machos cabríos dispuestos para el sacrificio balan de terror poniendo contrapunto al coro de mujeres. También hay preparado un toro negro como en las ceremonias mitraicas a la espera de ser inmolado.

Una solista canta en modo desgarrado:

No es hoy cuando encontraré la vía Dambala, estoy dispuesta pero el camino está cerrado.

En efecto. Las encuestas no pintan nada bien para el falsario y su tropa. Los madrileños con tradición de resistencia no están por la labor salvo trampas o mañas de tahúr para reconducir el proceso a mayor gloria del socialismo, es decir, del falsario y señora.

El coro se une:

Ama, ven en mi ayuda. Si pides un gallo te lo daremos. Si es un macho cabrío lo que te hace falta ¡aquí lo tienes! Si un toro puede bastarte, tenlo para agradarte. Pero si exiges hombres, ¿de dónde los sacaremos?

El falsario sonríe, ¿qué se le habrá ocurrido?

Colocan la artesa fabricada con un gran tronco vaciado. La sangre de los degollados la va llenando, el último, el toro negro que es atravesado con la espada ritual. Los celebrantes beben un sorbo de la sangre del sacrificio y el resto es rociado sobre los presentes que ya empapados de rojo se ponen a danzar de modo desenfrenado.

Comienza la orgía, la individualidad se disuelve en el grupo, una alucinación pseudo mística que anula el yo.  Soros, Casado, Garicano, Iglesias, Feijóo, Aguado, Moreno, Gates, el Cara Pocha, el Bizco de pura raza, Illa, Simón, Tezanos, la Arrimada… se revuelven en un magma sangriento, alucinante, indistinguible… todos son uno y lo mismo. Zombies que laboran consciente o inconscientemente para iguales fines. En el bajo astral, superpoblado de traidores y demonios, no llevan mascarilla ni guardan distancias de seguridad.

En el frenesí posterior, en el delirio numinoso, el falsario pierde de vista a su pareja acompañada por sendos gigantones más cachas y bien dotados que madame Obama.

La crónica se pierde aquí pero prosigue con otro muy milagroso evento de importancia no menor. La fabricación del talismán antiayuso.

Sí. Con su cara de mosquita muerta y todo, la inocente niña Isabel ha demostrado tenerlos bien puestos, no como sus pretendidos compañeros, supuestos varones, supuestos defensores del Estado de Derecho y la libertad, que afilan sus puñales para usurpar el éxito ajeno y volver a llevar a los votantes al redil opuesto que también es el suyo.

La composición del talismán tutelar que se estaba aderezando para el falsario es secreta. Ni su redondo hechicero de cabecera puede conocerla para no perder su maravillosa virtud.  Se sabe que en muy peligrosa y no menos patriótica misión los servicios secretos han rebuscado en la basura y husmeado en su tocador para pillar cabellos y epiteliales de la interfecta…

Aún es pronto para conocer la verdadera eficacia del talismán antiayuso, pero no hay nada que el paso del tiempo no revele. Estaremos atentos a las misteriosas confidencias de nuestras arriesgadas fuentes para contarlo.

No obstante, algo raro pasa. Se supone que quien tendría que haberse embarazado en la orgía africana es Begoña, pero no, algo salió mal. Es el falsario el que tiene irreprimibles ganas de vomitar.

 

 

 

Misterios de la Semana Santa

Con el pretexto de la llamada pandemia los misterios de la Semana Santa hasta ahora vinculados al Cristianismo están sufriendo una grave amenaza incluso con fuego supuesto amigo, el bergogliano, que tanto está haciendo en la práctica por desbaratar el culto, las tradiciones e incluso por abolir la Eucaristía como ya profetizaba el Libro de Daniel.

Sabemos que las celebraciones primaverales antiguas se relacionaban con la vieja religión solar y el equinoccio de primavera. Según cada mito o culto mistérico particular un héroe o dios sufría pasión y muerte que recordaba el misterio de la vida a sus fieles y lo ligaba al resurgimiento o resurrección de la vegetación en el hemisferio boreal. Una forma de hilozoísmo, de redención y de concientización del Todo manifestado.

El fuego, hijo del sol, también se renovaba como asimismo el cirio pascual en la celebración cristiana del sábado santo.

Estas cuestiones estuvieron presentes en el primitivo cristianismo en su varia concepción de Jesús y su proceso de separación del judaísmo hasta convertirse en una religión independiente y abierta a los gentiles. Proceso al que contribuiría impremeditadamente el emperador Tito al destruir Jerusalén el año 70 y, con la propia ciudad, los grupos rivales paulinos judeocristianos o ebionitas.

Es más, incluso San Pablo en su primera carta a los Corintios explica que el Espíritu habla o revela la sabiduría de Dios en forma de misterio. Una forma de revelación dramática, llena de afectividad, sentimiento y emoción. Los que hemos asistido a los misterios y procesiones de semana santa en muchos lugares de España, algunas semejantes a auténticos cortejos astrales, podemos confirmar por experiencia el grado de emoción que se alcanza en algunos de ellos. Se genera una forma de singular conmoción, y el corazón conmovido mueve a la compasión. Y a la conexión con el mundo espiritual de los valores metafísicos. Al cabo, se revela algo difícil de comunicar mediante otro lenguaje. El espíritu de Dios conoce la intimidad de Dios.

Sin embargo, San Pablo se equivocó en su idea de inminencia de la parusía y del fin de los tiempos.

Este año, como el anterior, a causa de las despóticas caprichosas prohibiciones de la casta política mercenaria del Imperio tampoco podré asistir a los misterios primaverales en Cáceres, transformada su ciudad monumental patrimonio de la humanidad en el recuerdo de una segunda Jerusalén. Un escenario exterior hermoso, dramático y grandioso que acompaña al interno en el propio corazón humano. Ese santuario de Dios. Otra forma de parusía de naturaleza esotérica. O de resurrección en cuerpo espiritual (neumatikon) como también nos indica en la misma carta citada.

Y también una oportunidad para ver y disfrutar de la compañía de antiguos queridos amigos, lejanos en la geografía pero muy cercanos en el corazón.

 

Sea como fuere, invito al amigo lector a escuchar sendas obras maestras del arte cristiano occidental, hoy puesto en entredicho creciente por oligarcas, sionistas e ignorantes colaboracionistas que acusan a la música clásica de «racista».

Me refiero a la Pasión según San Mateo del gran Bach y al Encantamiento del Viernes santo del Parsifal wagneriano.

El arte genuino de la Alquimia musical, con su lapis, que Jung identificaba con Cristo, nos permite elevar nuestra tasa vibratoria.

La Pasión según San Mateo

Pocas emociones en la Historia de la Música pueden compararse a la serena sublimidad que inspira la magna composición del gran Bach, obra que estuvo a punto de perderse para siempre. Pocas como ésta llevan al oyente al mundo de la profunda emoción del contacto con lo numinoso. A la experiencia de lo sagrado.

Bach construye una primorosa catedral en la que la piedra, lapis, se adelgaza como el cristal, hasta hacerse tan sutil como el sonido. Una vibración de Amor, Luz y Belleza que ennoblece la música de las esferas. Por ello cabe considerar sin exageración a este Oratorio, pleno de símbolos musicales, de sabiduria y belleza, como una de las cumbres del Arte de todos los tiempos.

Parsifal

Wagner no suele ser santo de devoción musical española, acaso por el contenido simbólico y metafísico de sus obras, o por su duración. Creo que el Parsifal es una de sus obras menos apreciadas en España.

La música del encantamiento del Viernes santo forma parte del tercer acto del Parsifal, el testamento estético y filosófico de Wagner, estrenada en Bayreuth unos meses antes de su muerte en Venecia. Recordemos parte de su libreto.

Parsifal:

Cuán bellos me parecen estos lugares…flores maravillosas he visto, que con aroma insano perturbaron lujuriosos mis sentidos; pero nunca ví tan tiernos y delicados tallos, los retoños, las flores ni sentí tan íntimos y gratos los perfumes, como estos que hoy me hablan con infantil candor…

Gurnemanz

¡Son, Señor, los encantos del viernes santo!

Parsifal

¡Oh día de suprema amargura, en el que llorar debiera, y enlutar, cuanto aquí florece y respira, cuanto aquí vive y renace!

Gurnemanz

Ya ves que no es así. Son las lágrimas contritas del pecador las que con su rocío bendito dan benéfico riego a los campos y a la floresta, que así por ellas prosperan. Toda criatura de Dios se regocija al sentir la huella propicia del Salvador, a quien eleva sus plegarías, y a quien no puede ya contemplar en la cruz, pero sí admirar en la humanidad por Él redimida. Todos se sienten emancipados de la triste carga de sus culpas, sanados y purificados por el sacrificio amoroso de Dios. Lo advierten las plantas mismas, las mismas flores en las vegas, viendo que hoy no las destrozan las pisadas de los hombres; pues así como Dios del hombre se apiadó, y por él sufrió con celestial paciencia, así el hombre, movido a clemencia y bondad, hoy con la blandura de su andar parece acariciarlas. Eso agradecen, como ves, todas las criaturas, todo lo que florece, todo lo que fenece; porque la naturaleza, libre del pecado, alcanza hoy el día del perdón….

Parsifal y Kundry conducidos por Gurnemanz se dirigen al templo del Graal, o “de la cosa en sí” donde el Espcio y el Tiempo se confunden…

Ojalá estos tiempos de tribulación nos ayuden a acceder al Templo metafísico del Grial. El del mundo de la Cosa en Sí, donde tiempo y espacio se confunden, más allá de los fenómenos…

Notas:

Pueden escucharse versiones de las obras señaladas pinchando en los títulos anteriores resaltados en granate.

Agradezco a don Pablo Bahillo y a don Agustín Luceño la cesión de sus fotos temáticas tomadas en Cáceres.

Sobre la metafísica del Parsifal,  puede consultarse el libro Buda, Parsifal y el Grial

 

 

El Gran Bienhechor y Nosotros

 

Vuestra misión es la de someter al bendito yugo de la razón todos aquellos seres desconocidos que pueblen los demás planetas y que tal vez se encuentren en el incivil estado de la libertad. Y si estos seres no comprendieran por las buenas que les aportamos una dicha matemáticamente perfecta, deberemos y debemos obligarles a esta vida feliz. Pero antes de empuñar las armas intentaremos lograrlo con el verbo.

En nombre del Bienhechor, se pone en conocimiento de todos los números del Estado único: que todo aquel que se sienta capacitado para ello, viene obligado a redactar tratados, poemas, manifiestos y otros escritos que reflejen la hermosura y la magnificencia del Estado único…

 

En ello están nuestros filántropos genocidas y sus mercenarios de todas las profesiones e instituciones. Y hasta ahora con éxito. No solo es la traición de las instituciones mercenarias. Sigue habiendo mucho covidiota aplaude- balcones que exige al déspota más represión y delator del vecino como en la Alemania nazi, pero la gente más consciente ya va viendo de cerca las orejas al lobo y no deja de temer la hambruna provocada que viene asomando por el horizonte.

A lo largo del siglo XX hubo varios avisos literarios de las amenazas que se pudieran cernir sobre la humanidad desavisada, alegre y confiada. Así, obras tan famosas como Farenheit 451 de Bradbury, Un mundo feliz o La Isla de Aldous Huxley. Y las no menos conocidas 1984 o La Rebelión en la granja de Orwell. Todos del ámbito anglosajón, norteamericanos o británicos, este último nacido en la India colonial.

Orwell participó como brigadista en la guerra civil española donde había venido “a matar fascistas porque alguien debía hacerlo”. Asignado al POUM escapó por los pelos de ser asesinado por otros rojos pero del Partido Comunista de obediencia soviética. La peripecia española supuso un antes y un después en su vida y en su obra. En España quedo vacunado a perpetuidad contra el totalitarismo comunista. Su visión con hallazgos tales como el de la neolingua o del Ministerio de la Verdad o el omnipresente Gran Hermano  resultan de extraordinaria aunque terrorífica actualidad.

Si se me permite la digresión, ya en nuestro Siglo de Oro el gran Quevedo denunciaba que para la sociedad suponían las acciones de los monopantos en La fortuna sin seso o la hora de todos. Obra de la que nos hemos ocupado en otras ocasiones.

Ahora no es políticamente correcto quemar libros en pira propiciatoria como en el texto de Bradbury, acaso por de la lucrativa superstición del cambio del clima climático climatizable, pero la censura no es menor: el oportuno comité mercenario mohatrero anónimo de progreso declara nuevos apestados mientras los borran de internet y redes sociales. Una neo damnatio memoriae con nuevas tecnologías. Una renovada Inquisición a la europea y sin ciertas garantías procesales como sin embargo tuviera la española tan denostada hipócritamente por nuestro enemigo.

Aldous Huxley, influido por las tradiciones religiosas orientales, imaginaba una rígida clasificación social en un sistema de castas genético tecnocráticas, y el empleo de drogas para domesticar y embrutecer al personal en una dictadura siniestra en la primera novela. O bien, por el contrario, como instrumento liberador para abrir la percepción espiritual en La Isla.

En efecto, en La Isla, obra casi póstuma de un Huxley crepuscular, se reflexiona sobre la dificultad o más bien imposibilidad de mantener una sociedad pacífica, de hombres libres y dirigida al bien común en las puertas del sistema de dominación mundial conocido como globalización. En la formación del hombre integral Huxley explica las condiciones de una educación libre de prejuicios capaz de abrir, como él mismo realizó como psico-nauta, los “límites de la percepción” dentro de pautas de desarrollo personal liberador, sin excluir en este proceso educativo el empleo de sustancias enteogénicas. Consideradas en este caso no como el «soma» alienante y adormecedor de Un Mundo Feliz sino como instrumento liberador de las ataduras de la conciencia. Huxley ofrece en esta novela testamento la visión de la Mística como liberación personal contra el papel opresor de las religiones dogmáticas establecidas. Y de las posibles bases de una comunidad de hombres libres frente a los procesos de dominación política y cultural basados en aquellas. En el Estado Único ¿Es posible algún paraíso refugio?

Sea como fuera, Huxley murió víctima del cáncer el mismo día que JFK. Durante su agonía, se hizo leer El Libro tibetano de los muertos. En él, se trata de orientar al alma recién desencarnada a fin de que evite nuevas reencarnaciones no favorables.

 

Ahora bien, si esos autores son muy conocidos en España no lo es tanto el que pudiera considerarse el pionero de este género distópico en el siglo XX.  Me refiero al escritor ruso Evgueni Ivánovich Zamiatin, hijo de un sacerdote ortodoxo, ingeniero naval y antiguo bolquevique, que en el año 1921 escribiera la novela titulada luego Nosotros. Libro algo maldito que fuera traducido al español ya en 1970, medio siglo después de su primera redacción.  Según los expertos en la obra de Zamiatin las traducciones españolas no reflejan el estilo propio y contradictorio de la versión original rusa.

Nosotros constituye una radical diatriba contra el totalitarismo escrita por otro revolucionario desencantado como Orwell. Pero el mundo cárcel planetaria que sugiere por desgracia posee un cierto carácter profético pues se parece demasiado al que tienen preparado nuestros plutócratas filántropos genocidas asociados al Parido Comunista chino.

Narrada en forma del diario de una víctima que carece de derecho a tener nombre propio e identificada con el código D-503, la terrible dictadura descrita por Zamiatin se basa en la uniformidad forzosa de los individuos, todos vestidos igual y castrados de todo impulso diferencial de los demás. Pero aparece la condición humana reprimida. D.503 se enamora de I -330 y la víctima toma conciencia de su esclavitud. Se convierte en un desafecto al Régimen.

La víctima protagonista se debate entre acatar las normas, supuestamente racionales, impuestas por el Estado Único bajo la tiranía del Benefactor y sus propios impulsos vitales. Tal dilema supone el combate entre un Nosotros más o menos impostado o impuesto y un yo auténtico, personal y vital que busca y anhela manifestar esa diferencia. En cierto modo, también entre el orden individual y la entropía del rebaño indiferenciado y ahora oportunamente vacunado preparado para el sacrificio final. La inmensa cárcel en la que el ser humano ha sido transformado en zombie.

El Amor y la Voluntad retroalimentan el otro pilar de la Vida humana, el Intelecto y el Conocimiento.  Por ello son perseguidos hasta intentar ser erradicados por la dictadura.

Otra de las esplendidas anticipaciones de Zamiatin es la separación artificial entre el mundo de las celdillas de cristal en el que las gentes alienadas como nuevas abejas obreras laboran sin vida privada en beneficio de su abeja reina, llamado el Gran Benefactor, líder supremo del Estado Único del NOM o dictador omnímodo al que todos deben obediencia ciega, y la vida salvaje, extramuros, de los nómadas aún no sometidos.

Dos mundos antagónicos. Tras el inducido fracaso de lo cultural e histórico, de la civilización, el estado de naturaleza casi resulta una liberación relativa.

 

La lectura de Nosotros resulta especialmente oportuna en estos momentos en los que con la complicidad de muchos y incomprensión de otros más se está instaurando el Estado Único bajo la mascarilla de tartufesca filantrópica posmodernidad.

Su éxito es nuestro fin.

 

 

Ignorancia socialista culpable y rentable

«La heroica ciudad duerme la siesta»

En los últimos días hemos asistido a dos esperpentos de lesa sabiduría perpetrados por sendos especimenes socialistas. Que socialismo es resentimiento social, envidia y revanchismo resulta evidencia histórica de razón y no merece la pena insistir más en ello. Ahora bien, la demostración de ignorancia de encumbrados próceres a los que se les supondría saber leer y escribir amén de las cuatro reglas o incluso tal vez la raíz cuadrada, todo ello antes de encaramarse a lo alto de la cucaña presupuestaria, sorprende incluso en el aventajado socialismo ibérico.

No rebuznaba de balde el mallorquín alcalde. Lo suyo es de antología de la burrada del alumno típico producto de la igualitaria legislación educativa socialista. Todos salvajes, todos ignorantes, todos a pasar de curso que luego espera la ansiada poltrona enmucetada falsaria que nos hará ricos o, para los más, el tan merecido paro con su sopa boba correspondiente. Confundir a los héroes de Trafalgar con marinos franquistas supone un desatino anacrónico de casi siglo y medio. Pero probablemente el majadero alcalde no deje de ser un mercenario incapaz de reconocer el mérito, el valor o el heroísmo, cuyo ascenso a la cucaña no sea casualidad o magro ejercicio de caciquismo. O bien cabría pensar que en el fondo todo esto del callejero políticamente incorrecto no sea sino una maniobra para cohechar, prevaricar y malversar caudales públicos.

Al parecer, y debido al escándalo, el virtuoso alcalde se está viendo obligado a rectificar. Veremos en qué queda la cosa.

Si el logro del alcalde rebuznador de cuyo nombre no quiero acordarme tiene su indudable dificultad en la disputada jerarquía del disparate, lo del ministro de la cosa esa de las Universidades tampoco le va a la zaga.

Se trata de otro prohombre catalanista como el anterior, Dios los cría y el hampa catalanista los junta, aunque esta vez made in Albacete. Un charnego deseoso de hacer méritos en el osado ensoberbecido Olimpo de la ignorancia nacionalista catalana, a la que la desgreñada alcaldesa miliciana aún no ha puesto una merecida calle. Un personaje con pinta de fraile afeminado y glotón pasado por la marihuana y el LSD contracultural y posmoderno de Berkeley y la CIA.

Este pequeño gran hombre al que el dedo caprichoso del nerón moncloaca  ha nombrado responsable de universidades españolas ha perpetrado unas pomposas declaraciones que indicarían que no sabe quién fuera ni menos qué representaba Clarín en el escenario cultural finisecular del XIX. Ni su amistad con Galdós que escribiría Trafalgar, el primer Episodio nacional de la primera serie que glosaba la gesta heroica de nuestros marinos ahora cobardemente represaliados por el alcalde socialista rebuznador.

Ya puestos a lucirse en la demagogia revolucionaria se le olvidó decir a nuestro viajado prócer que la destrucción de la biblioteca de la Universidad de Oviedo fuera perpetrada por sus correligionarios en octubre de 1934, un tercio de siglo después del fallecimiento del intelectual y escritor zamorano afincado en Asturias. Para rematar tan filantrópica obra educativa, los socialistas quemaron en pira salvífica descomunal códices y manuscritos medievales de gran valor aunque fracasaron en su intento de demoler la catedral ovetense con dinamita.

Con gentes de tanto conocimiento y amor por el Arte y la Cultura al mando, ¿qué puede salir mal?

 

Mesías y distopía NOM (1)

La peligrosa situación mundial y española tan llena de zozobra e incertidumbres invita a la búsqueda y estudio de otras interpretaciones menos habituales. Entre la gente más lúcida, perspicaz o inquieta existe la creciente percepción de que los actuales dirigentes y las instituciones están traicionando al pueblo que debieran servir. Los plutócratas han roto el contrato social. Nos encontraríamos en una especie de guerra civil de sometimiento total o exterminio entre los poderosos y el pueblo.

Aquí, en el desquiciado e infortunado reino de España, el Régimen parece empeñado en destruir aquello que Franco consideraba su mayor logro histórico. La creación y consolidación de la clase media y la promoción de España a un lugar importante dentro de las más ricas y mejores naciones que permitían más libertad práctica y movilidad vertical por el esfuerzo y el mérito. Todo lo que la actual Monarquía degradada está arruinando en un proceso indisimulado de arrojar otra vez a nuestra patria al tercer mundo. Sin libertades, fragmentada y en la miseria promovida desde el Poder.

El asunto a nivel general parece insólito, pero a lo mejor no lo es tanto cuando se observan las calamidades de la Historia. ¿Por qué ha sido casi siempre tan desastrosa?

Una hipótesis es la cuestión espiritual. Lo que se puede leer en la carta a los Efesios.

Lo religioso supone una conformidad consciente y voluntaria del hombre con lo divino para obtener la salvación o supresión de todo mal y obtención de un bien.

Esta salvación tendría un carácter ininterrumpido pero también se manifiesta en determinadas ocasiones históricas de modo especial.

El fenómeno del mesianismo representa una espera de una consumación final, más o menos próxima, de la salvación divina, que contrasta con una situación presente insatisfactoria.

Un fenómeno relacionado especialmente con el judaísmo pero que también aparece en otras religiones.

La palabra Mesías procede de la aramea meshichá que significa el ungido.

En el Cristianismo primitivo la condición mesiánica de Jesús era polémica. Y no solo eso, no había un canon claramente definido. Los planteamientos de Pablo según los cuales Jesús era el Mesías que había abolido la Ley judaica, las prerrogativas del Templo o la circuncisión, chocaban con los de los seguidores judeocristianos de Jerusalén con Santiago, el hermano de Jesús, a la cabeza.

En este orden de cosas, intelectuales como el neoplatónico Porfirio en Contra los cristianos o Celso en El discurso verdadero criticaban todo lo que tenía que ver con el entonces confuso movimiento religioso político emergente no siempre muy bien diferenciado ni del Judaísmo ni de la Gnosis.

Celso era un pagano aristócrata poco amigo de las turbas y sus excesos y se consideraba un abanderado de la racionalidad histórica contra lo que entendía eran supersticiones orientales. Criticaba lo que consideraba cuestiones ilógicas del Cristianismo que sólo se sostendrían por la fe en lo que suponía fanáticos o embaucadores. Las diferentes versiones o interpretaciones del movimiento y de su Fundador no ayudaban a formar una opinión clara. También despreciaba a los judíos en general por su pretensión de ser el pueblo elegido cuando no habría aportado a la civilización otra cosa mejor que fanatismo, violencia y subversión.

Por el contrario, una religión imperial, con un importante carácter civil, era el mejor medio de unir o aglutinar a los diferentes pueblos que conformaban el Imperio romano, de modo que no dieran lugar a problemas subversivos exacerbados por un fanatismo religioso derivado de una cierta forma de enfrentarse a lo numinoso. Un fanatismo que provocaría la segunda destrucción de la gran Biblioteca de Alejandría.

Hay un momento muy importante para la definición de la naturaleza del Cristianismo emergente que se describe en los Hechos de los Apóstoles y es cuando Pedro recibe una visión en Jope y con ocasión del discurso al centurión Cornelio abre el Cristianismo a todos y no solo a los judíos circuncisos. Desde ese momento la concepción de Pablo quedaría avalada por Pedro. Y la posterior destrucción de Jerusalén por el emperador Tito la dejaría el campo libre de sus opositores judeocristianos.

Sin embargo, la idea paulina de la inminente parousia o vuelta del Mesías expuesta, por ejemplo, en la primera carta a los Tesalonicenses no se confirmaría.

Para algunos estudiosos e investigadores que en sus interpretaciones tratan de no quedarse solo en lo material o aparente de las cosas la situación actual del mundo pudiera asemejarse a la visión apocalíptica del último libro del Nuevo Testamento.

Detrás de los fenómenos hay una metafísica que es preciso intentar comprender.

En tal caso, una próxima jugada de la plutocracia globalista sería mostrar un falso Mesías, un Anticristo, capaz de engañar a muchos incluso con el recurso a nuevas tecnologías como la del conocido como Proyecto Blue Beam, hologramas u otras.

Con la complicidad del ocupante actual de la cátedra de Pedro se daría por finalizada la etapa histórica bimilenaria del Cristianismo, para entronizar una nueva religión mundial al servicio de la plutocracia dotada con su eficaz sharia o código de conducta religioso civil correspondiente a fin de reforzar la sumisión de la plebe a la nueva dictadura.

Sea  como sea, parece evidencia de razón que en los últimos tiempos estamos recorriendo al revés y de modo vertiginoso el proceso histórico desde el viejo sistema hindú de castas cerradas, el despotismo oriental, la razón de Grecia, el Imperio, el feudalismo, el Renacimiento, el Antiguo Régimen, la Ilustración, las Monarquías constitucionales o parlamentarias, el socialismo marxista, los sucesivos revisionismos de liberalismo y socialismo, que propugnan de uno u otro modo la subordinación del individuo y la propiedad privada al supuesto interés general según lo entienden plutócratas y partidos políticos mercenarios… y desde aquí otra vez a un renovado sistema de castas como meta última del NOM posibilitado por el control y sumisión que tienden a ser absolutos de la mayor parte de la humanidad por una minoría oligárquica gracias a la tecnología posmoderna que lo posibilitaría a diferencia de otras etapas históricas. Apenas sin coerción violenta los nuevos esclavos ni siquiera serían conscientes de serlo y no lucharían por su emancipación. Se está viendo con ocasión de la aceptación popular de las aberrantes medidas de la dictadura sanitaria actual. La gente no se rebela contra quienes les mienten, les humillan, les arruinan, vulneran sus derechos constitucionales o ponen en peligro su vida.

Una ironía de la historia es que los supuestos partidarios de la dictadura del proletariado al contribuir a arruinar las bases de la civilización actual y de la convivencia en beneficio de la oligarquía están promoviendo la dictadura de los plutócratas, revestido el carácter genocida de algunos de ellos con el bonito disfraz de filantropía. Es de suponer que serán eliminados una vez ya no sean necesarios sus servicios de sicarios o mercenarios.

Tremendo.

Como broche de hojalata de este proceso de radical reconducción de la Historia falta la aparición de un falso Mesías, de un Anticristo, para terminar de engañar a la plebe sometida y vacunada.

Para la consolidación de la nueva religión de fraternidad horizontal instrumento del NOM que promueve Bergoglio, entre otros, conviene eliminar las antiguas ideas religiosas, entre ellas las de la dignidad humana y sentido de la compasión propias del Cristianismo y del Budismo.  Y una forma acreditada de hacerlo es promoviendo el miedo y las peores pasiones. En ello están.

 

 

Las Artes según Van Loon

 

                                                                                         A la memoria de mi padre

 

A veces vienen a la memoria recuerdos curiosos no sé si muy importantes o a lo mejor sí, si se cae en la cuenta de lo que significan. Allá por los lejanos años sesenta recuerdo haber acompañado a mi padre a la calle Libreros en Madrid en busca de cierto tesoro impreso. A mi padre le habían encargado un curso de iniciación al Arte para un grupo variopinto de alumnos y no sé muy bien porqué buscaba un libro entonces famoso: Las Artes, escrito e ilustrado por Hendrik Willem Van Loon.

Estuvimos recorriendo varios establecimientos de la típica calle y al final, no recuerdo si donde la Felipa, la Pepita o en la Troya, mi padre consiguió un ejemplar algo fatigado y desencuadernado de la primera edición de Luis Miracle de abril de 1941. Hubo el preceptivo regateo pero el librero comprendió el interés, se afirmó en sus trece y apenas se consiguió una simbólica rebaja. Luego mi padre encargó su encuadernación en holandesa con nervios tratando de abreviar el plazo de entrega.

Esta pequeña aventura probablemente me alentase en el amor a los libros, como elemento de transmisión del Pensamiento y de la Cultura pero también como objeto artístico. Una afición permanente a lo largo de mi vida que no ha sido capaz de empañar el dichoso moderno libro electrónico.

La visión de Van Loon es la de un norteamericano de origen holandés, lejos por tanto de la sensibilidad mediterránea española a cuyas aportaciones a la historia del Arte y de la Cultura creo que no dedica todo el espacio que debiera.  Si el texto está lleno de ideas y apreciaciones muy sugestivas, algunas opinables, las ilustraciones, también del autor, son preciosas. No es un tratado más o menos erudito al uso sino que viene a resultar una especie de catálogo de las impresiones y emociones que en el observador sensible producen las diferentes manifestaciones artísticas. Es un museo vivo de emociones, las probables del artista al realizar su creación imaginadas por Van Loon y las del observador que siglos después las contempla.

La dificultad sin duda es grande desde un punto de vista “científico”. La interpretación puede llegar a ser muy difícil cuando las ideas fuerza de cada civilización han cambiado. Ya el propio Proust nos advertía que incluso los significados de una catedral gótica pueden perderse entre nosotros. Ya no implicarían emociones ilustradas por la historia o el mito. Algo parecido a la famosa oración de Renan en la Acrópolis de Atenas. La inquieta lechuza de Atenea abandona su hombro e inicia otro vuelo en busca de donde posarse.

En el prólogo de la obra, Van Loon cuenta la leyenda del pintor Lao Kung y su aspiración lograda: el arquetipo de una hierba. “Me he hecho al igual que los dioses porque yo también he tocado el borde de la Eternidad”.

Van Loon explica que al pintor chino le objetaría que “el hombre, aún en sus momentos de mayor orgullo no deja de ser una criatura diminuta y desamparada cuando se compara a sí mismo con los dioses. Porque los dioses hablan dentro de él a través de la Creación. El hombre trata de responder y de justificarse, y esta respuesta – esta justificación- es lo que llamamos Arte”.

La historia de Lao Kung me recuerda otra preciosa contada por la Yourcenar.  La del también pintor Wang Fo y  de como fue salvado de la tiranía del Mal por su capacidad de transformar y trascender la realidad inmediata gracias al Arte.

Un pintor moderno, Kandisky, también pretendía que el Arte tenía un potencial terapéutico y liberador para el hombre unidimensional, embrutecido y alienado.

Es por eso que en la sociedad futura de la terrorífica Agenda 2030 del NOM, el Arte deberá ser suprimido o desactivado como agente de perfeccionamiento individual e inoportuno testigo subversivo del sentido metafísico de la Civilización y de la Cultura. De la dimensión espiritual del mundo. Ya hordas socialistas y comunistas que imitan y recuerdan a las de la criminal Revolución Cultural china asolan ciudades de Occidente incendiando y arrasando templos e imágenes de personajes o arquetipos históricos vinculados al Orden, la Libertad o la Civilización. Ni nuestro gran Cervantes se libra de la persecución y el odio satánico de los actuales mercenarios iconoclastas.

En todo caso, no puedo por menos de pensar que como los pintores antes citados mi padre fue a su manera un artista realizado. Que contribuyó a lograr un mundo mejor pues puso su inteligencia y sensibilidad al servicio del Bien y demás principios metafísicos de orden superior. Que así logró la Gran Obra personal. El Arte es el hombre.

He vuelto en muchas ocasiones a la calle Libreros, tanto en mi ya lejana etapa de estudiante cuanto luego para aprovisionarme de toda clase de libros. Una de mis últimas adquisiciones fue una bonita edición bilingüe del siglo XIX de La Divina Comedia con los grabados de Doré. Cayetano Rosell tradujo en prosa los tercetos del Dante que pueden leerse a la vez en la lengua toscana para disfrutar de su musicalidad.

Pero de esto hace ya años. La calle Libreros actual parece irreconocible para los más veteranos. Se siguen vendiendo libros pero me temo que haya perdido el encanto romántico del pasado, la tradición no se ha conservado. Dar nuevas oportunidades a libros que como fénix renovados podían hacer renacer las ideas o impresiones transmitidas a sus anteriores propietarios. No sé si, como hubiera dicho Proust, la gente moderna comprende lo que en su momento llegó a ser a ese medio de transmisión cultural.

Más allá de las referencias personales propias, Las Artes por Van Loon es un libro muy sugestivo y digno de repasar.

Por su gran valor sentimental para mí, conservo el ejemplar que fuera de mi padre como una de las joyas de mi biblioteca.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.