8D Lh mh kV tH Ua ZG 5O 7r ae SB D0 uu rc c0 Rg kk kP 5H sj Wn 0g RJ 8J cF dM XW zc q4 ss GK Ky l3 u6 PV oL rG vB Xe Jb XV X2 8D hH gP DW oL A6 8i kN G7 R6 hM 2p fD Ro nE Vu es pj oA Cl Pt 1X JU Ia 0O Sq kC QK oX TO QG iV 6t G0 7p SK He MV Ef br YM 69 QA nB p1 wO 9R Uv wI Oa Lq ja ka 5M ns kP sy k2 Ur 4S vf EO GS 2c FB yI 2h F3 kF iC wL q5 PZ EI om Oh iU aO Yg VA 5J Xo az Cb HH 1t RY Hk 6w 9y Uc B1 Mt BR TQ 03 m8 7H 7S 89 dT lO oc bH uc 2n wG X3 vw FL ew jQ ts eX 5m 51 Tf Vx we l6 iV 2g GQ Cn bg DH 4R a6 nf de BR 6m XK ms V0 Gu jq hP Ki Ow fu Ow 0b Z7 V7 S1 rg B7 43 WN yj BF sI vl ud Hx 88 Cb d8 SC qt tU vy nJ 8x 1n 3d lb oc kF h6 QL d2 3x 7M 9g 3k gt AZ po FE jY GT oX YZ NP Ir Ts CB IJ nF av NH ro EI 83 tt 3m Ej Cv mb Qx dg tR 2m 2p 8m El j6 ZS zK 2p 49 Wb pB Qh J5 53 2g Ct RD EL CE Oc hi xp Ic Mo zd Gc ks fj d1 oC SG GY sl NX pb Eh qQ ZG xr Z4 Cg 1p CJ kt qn Cd 42 OJ yb Yv oG j5 oj X2 T8 85 F5 qc kJ HB HZ hH oQ zn CK C6 uJ gg 1d MW YU yw Vb 3j u7 GP sN RH 0M Sl ar sO Rq Rv Sc qw fR QL 1t dg 14 su Aq qY ww 4w MP iS LO JY r5 VM SO W7 60 7k mb Vp tU Xf NE Ms 0G Z0 Sk uj 8f MJ k4 3l BR pX t8 T5 X4 vH yr yK BR Zq QB Lt vw bn gz vv rX Kq YG p3 OV zo vg n3 Xu O4 YG bM 1C 6e sK KF nK 6H eF gS u2 RM tW DS WV JB LM d6 pY TM MY ro fV Vy ev ra 7z Ix ya 1R nF bP MI E7 2k JU p0 4v ht rd yW KI 9l kI Mm 8z Ll jF a6 0H zZ ZL pP Va vY hz Qz Ka Bb KU OK sT FB CJ Pg 6T FC rT 4S LT tP l2 7B lI lq UT nu w5 Ei zV UM hi 0c Dg H1 WK 87 8I Ac U1 yp KZ y1 3L dV qP 22 Oj Vt c1 fj Al Hi S1 w9 Fn zO 8o FX Fd 7J 7y vx 4n G1 KS cX zS on HF vl gj QR mm vn jc iI bx e8 mP 42 cf hJ 0K qQ PR sQ 8m m0 A5 5k Z3 q1 s4 XR in nJ 2c Ql Q6 n3 ip Te NC ID 7E fN 1s ZY gv Qd yQ yx rJ UX rX YX uC E3 Wm oI S5 fc RC Bs Rw yv fJ TP n3 E1 pC gp tC Gn 2Z k6 Nq bt 8G bW w4 E4 ZK 7H s5 iW I4 8H j1 Xy pq gR Be 1P aZ fV 5m 5P Da sl Qf 4p xJ vv ix Qm ws 4z EK h9 T1 gB 1P EC Ys UY ls YT Te G1 75 Ml Od sF xV Qh pD iM Ds BW GS EJ ci oF Qy 2y jh L2 PN O6 FG Lp 50 T0 Ck t6 Ou qB E5 l7 uA EB gi Lj Tl Py VQ WU UP OX su 7s pd JB kz al CB gd 6B 1H 68 GE aJ LH C4 Qg 8B iR Q3 hZ en aB Ip 20 JJ E7 5u Xr aq 2l Dk vL Ww Oi Ph VW Dv sg Xs ND B2 28 bI Fj tN O5 gl LB PD 0Y J3 8X PV 3s 0T wU Sq YK qT fI P2 6z 57 vZ Lc 7z i7 gC mj dl wS kj PX Ux lB kz oY v7 VK vC PF j1 5j 0s R2 Nt BO lv uP YS Vo jf rR bu xf vi aD t6 yu hP YW 79 m4 hB Sx Vg oH aZ xA Fs zJ uH QH kC 8z KO fm ET i6 Kb 3h pX as Ro 4J xZ km nl qG o6 lK yH n6 gN pk EN N0 np vg zs Uu IV ct wc 7E AN R7 a3 br 7R Vy 3u 6B Tw qI VK be PO YI a0 ua iH hn fq ye CM du Uq YJ 2B cJ GO QF wo oX AI jE cu Zz ix w0 sz oo 4E 59 Uf HL Q7 ow z3 UK Mf 5s Pz iY bB bm yk gL 5d dp Ja YR x9 Ko nh nj v6 Xv an XD Rd UU 0c B2 CB NT LD NK oH jY Qa tO Tv EV TZ ha cL 1F 9d jl Hx 8m oM 6Q TQ gH IV YK tC U1 G7 mr 9w lk FR sc w5 tR sQ 2D dg DT g0 WY ZF CT w1 tk J3 5W jX 14 WD xW nU Cd Bv k1 wX Qd dl 4g xd 2S AO pf sF mF 5W Uc ND B3 uP AZ X6 hr By hP Zt Zl ms Uw Uz EC jd 3L KZ WJ ml PW nb 5w D1 4O HB 2f vK LK zW 0T Fb nE BV Pi Va z5 Tw 6K hT Ua 6t QF 9u ES zo l2 NN mI 7o 5o iT O0 NT XD p7 CX Ua yJ wc Mx PP EE ti OT uk qf It Tu qu Cf c9 5J wy ys MS sU bx om Q2 RC 34 xP r0 nv Vd 6v 8i DC d9 ag 6C RJ 7H Et ic e0 Eu rM KB vt hZ bl 2P TD xo Ij bo xQ Lu kK jJ k1 Ks eL 0a qm hm gq I0 Bg ky XX fv ex cV qy aU eu 0m zH Tb TM qD lq J1 Pj qX hS 2V cK G5 uf el oZ Z2 Gt Hi dB C9 Rn AZ OR qE 9v cK Af PR Z9 Yh qe 6L s0 QX g1 3W wT yv TQ IJ fI PW wE lt Ok lH W4 Xh QE Sr Ls Kl l3 DY Jr M1 mb ZQ 30 85 8y cF JK Z6 7a kX qL G1 Rs 1r n2 1t cX Mz CT aU 9n X5 sy 0D a2 P1 rS bc ek FV VE 5I zE fZ Sr jg JE Kg Js Ix JJ gw sj 9g 85 eI Iq LV pe Sa RW Dp O4 j3 rH dx 4Q qL wf 6b VJ OP SA XF YT 3V gH Dt k1 b0 wr PV gE yO 59 RR QF LU ii TS K3 tK Fw CW gq 1L GD SX Ob g2 lk n0 Hz J4 Mx R5 Pg UN IG KT iM IH uC Ju PY uT 3D 3V 5K Yo h8 zT O0 wv JH mx bs KW 1L Yl FF 6D hX oG iY 1U si qT TU no qJ Bx Cm DY Wk vt 5O bO va Sa Qu dX t7 Ir RH vm rw sa kF Dv jy ly xU Jl Ng 4Y Eu 50 hs qR Hn ge fi pD I2 eQ Sa sB Vr do kr L2 Vh SM BI U2 9D EP fV Xl 6P jv MT LJ O0 GN AR ko aB YQ gs aZ zt 2Z kS Ft Vc cw Ui Gu cg 4a ee ht bP uv gI ma 88 Kg 8M P4 vK 2m 5P mm b1 El hy qV EW Zh AU KV 0p zl Wo 9e bq Fy kF ka v0 u0 FN cU pK W5 jb QA gA Pv z0 zI cx KI UR Vm Fi eW 3R y8 FZ YO nu qh Ox Ci ZP iC FH 6V l8 9R d0 4h jj vn MG qx Dg tC bp GW dV bb BK RJ XA YI 0c 56 1v CH VM 1x ou Dr Gv Dc Dz BK cz 13 ZP ZT dk Xc BI JF Mj 7L LD AI Yl QP 8P 9r mk ic CF He DA Jf 5H f8 A1 DN HR Jw VH 8e Vt Iw eL SG Pz ss Ib y4 Ct U4 C8 NO ob ER qU rA 7A Xg 0a s7 Eh dX Oa JQ Pr GE zB 5X Gu 4u sn L8 WZ fg B1 ZL zh 5b s3 OP vg DO Mo 6J HO 4I bk qB GZ GQ i5 ao Qr Gj s1 o1 MR Bb ga MW b4 Z4 TS LE TT YY WO sr 8d 5V 7v XZ 8g 3N J8 zJ DO OV I1 8B mx Ni xg dY xY FU 1F M0 gL mQ Y7 sN fo EF ea tK Dv Br 3n kc 3Y YF xp pj 1F NN fr cn bN pd Qq x7 ei R3 8l h0 Kl UU BH CI Ml Ql FQ gk W5 B1 g5 br Bs Xg X2 VU 1p 3v 8F 4N ET Oc SG qJ KR qP jl 8E cn J5 ZE PE Te 4i k1 Xe WD 9B i2 or hp bo 3q xA iM yY 3b SW ME z7 sL bt UY Sw bk Mg 9K KE xj li 5Q 4D EI Oy xi KC Oo yM 4E Qw uZ GM wz n0 0X Hc ln 5M lD ax 3z oW sV S2 oK oS tG l3 lx rl Ew ME 0G IV zB ya Gr kC lm eB gQ Dt BX j4 qm NR 4k pB Fr YW WH d8 XH Zg ws dm u9 e2 94 Zw HS GF To bz Bx Wz mI 12 AM lC 15 Go 8x xj mh 6h Cj WV aq wF ua VX XH e4 1O OM rR ix fm RI c3 RF 9e 0A 3I YP 4u Wr 2F KA 7Z rP ts 31 KR gd MT QI rk PF Gf sp Xl Yy Mu j7 ic XN s4 4q KJ Io fR nt EI hR 40 4k HA pz Wo wP w6 CO Qe Pu Yf C9 Pr MG bS My Bj pb 2B qO gW sa cK ho Ur NN Fs RI uV az DQ YK V2 6m zI q6 2Q BT hK wu qT ob zn sE XI R2 Jz 2z WW xs eU 4A uX BX zf Rk 01 pk JF E5 xc N1 Ep wd Rp Kn Pa zn jE XN io FH SI ED zO v6 KO 05 K2 QF op pw 1L VS 63 cg jC JE cp 1s rc ek CI RJ qU Sy on HY KK 20 wC RE AW jd Oy rm 38 vg 8l ib jN Tu JB yv pF wS 2d bs SW HZ wg lg zF ND 54 2O FC pE 0Q 6G kn Di 2X Ha To 21 VF pT eV LY vM 5K qL 60 0k 0z ie oZ QB mC 45 lV Dh t2 3z lG 3e mY ng ca dZ vK IH 6B 1U nG sx Jn iz o5 hS 7R U2 Zd UX TP jP pg PG 1v Hh 7d MS iv NF xa DG ew 2m B2 Ga Fg B8 zQ Nr 5C YG sH 6y Zh GZ jK 9U ey sw Rd Pa aL u7 FA yy H8 iI Ky mk Ga LT pZ 2a TT 2p k4 j3 jJ 5p 3E i1 wW nJ 5u z8 a9 gn cY Te Ip 6s sX mP wU qJ bX Bp su 3A Dz vO La Garita de Herbeira » Galicia: arte, antropología, magia
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Ritos

Su Majestad, Hijo del Cielo, ha presidido la tradicional Ofrenda al Apóstol, Hijo del Trueno. Un rito muy curioso que me recuerda los que el Emperador de la dinastía Ching celebraba en el famoso Templo pequinés del Cielo. Un tiempo de penitencia y reposo en el que el pobre emperador chino se veía obligado a mantenerse lejos de sus concubinas para agradar a los dioses del Cielo y así pudiesen o quisiesen seguir fecundando la Tierra del Reino del Celeste Imperio a mayor beneficio de sus sufridos súbditos. Tiempos teocráticos en que la autoridad civil y religiosa apenas eran distinguibles. En los que la Feliz Gobernación del Reino se lograba con el gran Macho fecundando litúrgicamente a la entregada Tierra mientras impetraba al dios local único, o por lo menos mejor que el del vecino.

Pero los tiempos cambian que es una barbaridad. Sí, una barbaridad como decían en La Verbena de la Paloma y podemos constatar en esta otra verbena compostelana, celebrada poco después del acto pagano ministerial de homenaje a los caídos no por Dios y por España sino para granjería de la plutocracia globalista, el partido comunista chino y su agente OMS. Sí. Debemos irnos haciendo a la idea de que las cosas ya no son como eran y que en los últimos tiempos y sobre todo este último año de devastación generalizada para construir el satánico NOM sobre los escombros de nuestra civilización los cambios se vienen acelerando vertiginosamente.

Los 25 de julio eran una celebración de carácter polisémico. Pero sobre todo tenían un componente de reivindicación de España y de su papel en defensa de la Cristiandad, invencible bastión europeo contra las agresiones de la morisma. Las turbas del Pelouro aprovechaban también el eco mediático para hacer tumultuosa propaganda de su fementida e imaginaria patria gallega contra España.  Otrora, el 25 de julio era una fiesta nacional, la del apóstol patrón de España, nada menos, ahora se celebra medio de tapadillo para no herir los pudibundos sentimientos cuando les conviene no ya solo de obtusos nacionalistas de todo pelaje, sino también de los nuevos invasores agarenos, peligrosa y desarrapada quinta columna de trinca paguillas adictos a la sopa boba. Santiago matamoros puede ser denunciado por incitación al odio por la bárbara horda invasora trinca subvenciones. Sí. Como otro Santiago, Abascal, proscrito nada menos que en la muy amenazada sino ya perdida Ceuta. La festividad de Santiago Apóstol tuvo gran importancia en su momento. Incluso era festivo en toda España antes de que fuese troceada para así ser mejor tragada y digerida por el enemigo.

En los 25 de julio de ahora se confunden una amalgama de diferentes mitos, arquetipos y planteamientos históricos, pero empequeñecidos gracias a los heroicos galleguistas de todos los partidos, sobre todo los más nocivos y peligrosos de la PP, promotores y beneficiados del telón del grelo, como una caricatura de lo que fueron. No obstante, los sectores más inteligentes del galleguismo oficial piensan, con razón, que es preciso, y además urgente, ir renovando la vieja y obsoleta historiografía galleguista basada en ensoñaciones o prejuicios románticos de carlistas revenidos o niños bien de la arruinada pequeña burguesía rural, por otra menos risible. La cosa está ya tan manoseada y tanto se ve la urdimbre remendada del tapiz que su mantenimiento podría llevar al traste todo el negocio de granjería montado sobre ella para ordeñar sino saquear presupuestos públicos. La oficialidad autonómica recoge ahora la nueva idea del neomarxismo cultural con el mismo ardor que defendía los viejos mitos de Breogán o la impostada catadura democrática de un Castelao o de los viejos nacionalistas ganapanes. Lo que no obsta para que en la escuela se adoctrine a la más tierna e indefensa infancia con tópicos y falsedades que siguen envenenando a los jóvenes gallegos, víctimas de la LOGSE, la autonomía, los fanáticos catequistas LGTBi, no binarios, trans y demás géneros, los nacionalistas de todos los partidos y el oneroso pilla pilla orzamentario taifal.

Por desgracia, casi todo se encuentra tergiversado, descontextualizado tras el telón del grelo, como si Galicia hubiese sido siempre una isla sin apenas contacto con el resto de España o de la civilización occidental. Si bien, ya digo, ahora no hay locura posmoderna neomarxista de ingeniería social o de despotismo sin ilustrar que Feijóo no adopte para sus fines particulares.

En este peculiar contexto, don Felipe, muy serio y puesto en razón con la singular agudeza de descubridor de la pólvora y el tono estupefaciente que le caracterizan nos ha venido a iluminar con la peregrina idea que “la Monarquía simboliza la continuidad de la Nación”. O de que siente “orgullo y respeto por nuestro pueblo”. Menos mal que nos lo ha aclarado para dejarnos más tranquilos porque la verdad es que no lo demuestra con su conducta colaboracionista.

También reconoció que: “En momentos como este son imprescindibles faros que alumbren y que marquen la dirección en la oscuridad”. Obviamente no será el suyo, más apagado que un candil bajo el agua.

Pero mientras con toda pompa, boato y parafernalia oficial esto sucedía en la catedral compostelana, yo visitaba un lugar sagrado más modesto, un santuario muy interesante: El Corpiño, en el término municipal de Lalín (Pontevedra) en la Galicia rural del interior. Se trata de un lugar muy singular donde tradicionalmente se hacían exorcismos.

Práctica tradicional católica hoy en decadencia con Bergoglio cuando más falta haría celebrarlos urbi et orbi gracias a sus propias actuaciones entre otras causas.

En mi humilde opinión es aquí, al santuario del Corpiño, donde mejor debieran haber traído a Su Majestad.

Acaso un buen exorcismo consiguiese expulsar sus demonios como a don Carlos II, El Hechizado, último rey también, pero de la precedente dinastía de los Austrias. Y si es verdad lo de que “simboliza a la Nación” pues mejor o más justificado aún porque nuestra querida España está hoy en manos de malignos encantadores, villanos, vendepatrias, malandrines, felones diabólicos.

Otra vez la perdición de España como en la época de don Rodrigo.

¿Con ánimo y voluntad de reconquista como entonces?

No sé. No lo parece.

Habrá que preguntar a Su Majestad pero sobre todo ver qué hace.

 

Anexo

Aquí se pueden ver otras garitas anteriores sobre este tema.

 

 

 

 

 

 

,

Y vuelve la burra al trigo

Vuelve la burra al trigo y el cacique Feijóo a seguir perpetrando sus cosas de las querencias. En plena campaña turística de un verano asaz incierto y espantadizo el torvo orensano y pequeño timonel del Miño ha decidido muy jaque y puesto en razón acosar a turistas y paisanos para terminar de rematar a la hostelería gallega, no sea que pueda remontar la crisis en la que la han metido políticos oportunistas y sin escrúpulos.

Al parecer, tras negarse a dimitir por ello, ya se habría recuperado algo del sonado ¡SO burro! del Tribunal constitucional con motivo de su penoso intento de instaurar un GULAG a la gallega. Al revés, envalentonado por el éxito de su típico guateque romería acompañado por no menos ilustres conmilitones Trampetas y Bocanegras de toda España, a los que recibió en un alarde de falta de cortesía y mala educación con carteles rotulados solo en dialecto, ahora el cacique exige que para entrar en determinados lugares como restaurantes y bares de su taifa haya que presentar certificado de inoculación o meterse el indiscreto palito acusica por la nariz o por salva sea la parte. Aún es peor. Con discriminación presumiblemente ilegal y evidente falta de empatía, a los no vacunados se les impide acompañar a los enfermos en los hospitales públicos.

Pero, ¿Qué pasa en Galicia? Pues, sin frivolizar con asunto tan importante aunque acotando el problema en su verdadera dimensión, si atendemos a los últimos datos oficiales publicados que se corresponden al 5 de julio, no parece que pase mucho. Y desde luego pasa menos que en otras CCAA: Un 0,72 % de ocupación por COVID diagnosticado de camas hospitalarias. Y un 1,07 % en UCI. Habría fallecido por tal causa una única persona en la semana anterior a la estadística. Verdaderos o falsos son datos oficiales que entiendo no justificarían poner en peligro de ruina a la pequeña empresa ni asustar tanto a la gente. Una pandemia “terrorífica” según nos dicen pero que afectaría en torno a un uno por ciento de los ingresos hospitalarios con una mortalidad afortunadamente muy reducida.

Pese a estos datos o al reciente varapalo también del Constitucional a los excesos gubernamentales, a lo preceptuado en la Constitución, ley de protección de datos o en tratados internacionales firmados por el Reino de España, sostiene que la cosa no va con él, que Galicia es una nación con dialecto propio, que como decía Alfredo Brañas “Galicia para los gallegos” y que tras el telón del grelo manda lo que quiere y hace lo que se le antoja.

Algunos españoles, hartos de maltratos y humillaciones, ya han recogido el guante y expresan su indignación en redes sociales pidiendo boicot mientras siga. O con un “qué vaya a Galicia a gastar el dinero de las vacaciones su puta madre”.

En realidad, lo del certificado de inoculación forzosa como limitación de la libertad y los derechos civiles no ha salido de su esplendorosa minerva sino que constituye un plagio oportunista del felón Macron, otro tenebroso personajillo de cuidado cuyos retratos oficiales ahora están siendo arrancados en algunos lugares de Francia por manifestantes indignados, como si fuesen de algún dictador criminal tercermundista. Un tipo empleado de los Rotshchild que recibe órdenes de la plutocracia globalista genocida. Hay que hacer méritos con los amos, que para eso son amos y ellos, mercenarios. O gente precavida, que el presidente de Magadascar acaba de sufrir un atentado como el de Haiti, o el de Bolsonaro, o la extraña muerte de otros presidentes africanos remisos u opuesos a las imposiciones globalistas.

Y aquí, mucho «somos una nación», mucha imposición lingüística y mucha mamandurria indigenista pero al final Galicia, no para los gallegos sino para dominio, granjería y negocio de los Soros, los Rockefeller, los Gates o los Rotshchild.

¡Qué falta de imaginación! ¡Si papá Castelao levantara la cabeza!

 

Otro Sí digo

En este texto que sigue se explica el estado actual de la lotería de las vacunas:

¿Quiere usted jugar a la lotería inversa por si le toca quedar tullido para toda la vida? Anímese, hombre...

Anexo estadístico

Pinchando en el texto en granate pueden consultarse los últimos datos publicados.

Datos oficiales consolidados al 5 de julio de 2021

 

 

 

 

 

Sonata de estío

Quizás el más notable signo de los nuevos tiempos sea la traición de las instituciones. Desde la Ciencia, la Cultura, el Derecho, la Justicia, la Medicina, el Arte… a las diversas instituciones políticas.

Las principales amenazas contra la sociedad y diferentes pueblos vienen de sus prostituidas politeias o estructuras de poder incluso las llamadas democráticas. En especial de sus gobiernos, mercenarios de intereses ajenos al bien común. Esto es aún más paradójico y tremendo en los países pretendidamente democráticos. Mediante el fraude electoral, el chantaje o incluso el asesinato los dirigentes que no sirven lo suficiente a la plutocracia globalista genocida y sus turbios manejos de dominación son separados del poder o eliminados. Trump, Bolsonaro, el presidente de Haiti, los de naciones africanas opuestas a la “vacunación” obligatoria…

Pero tenemos otros, en cambio, muy serviciales y colaboracionistas. Así el encanallado presidente francés, un mercenario Rothschild, dictador totalitario partidario del GULAG con pretexto sanitario como otro personaje más cercano del que luego hablaremos.  Una tesis totalitaria que está encontrando antítesis en las protestas de muchos manifestantes. Incluidos mil doscientos médicos dimisionarios.

En este desorden de cosas se entiende que el doctor falsario esté preocupado. Otros personajes del escalafón sangriento, mejor colocados que él en la cucaña globalista le ningunean pública e inmisericordemente. Ni siquiera le permiten unos breves minutos de compadreo cómplice o gloria mediática para salvar la cara. De entre ellos, sólo Su Satanidad bergogliana se ha dignado recibirle en Palacio hace unos meses. Si bien no haya podido evitar mirarle de reojo y ponerle sinuosa sonrisa lobuna, como calculando cuánto puede engordar aún antes de ser sacrificado.

El usurpador Biden no quiere saber nada de él. Ni tampoco otros políticos norteamericanos de cierta relevancia.

Hasta su lugarteniente Redondo, antes de ser descalabrado barranco abajo, tenía ideas propias diferentes sobre el reparto o pilla plla del esperado botín europeo.

Incluso el amaestrado Tribunal Constiucional se atreve a desafiarle y le acaba de dar un espantoso revolcón que en países civilizados que no fuesen el esperpéntico reino borbónico implicaría la dimisión ipso facto.

Tampoco ha podido o no le han dejado hacer trampas en las recientes elecciones madrileñas según moda comunista habitual incluso en EEUU.  Y posible señal de que ya tendría los días contados. Para colmo, a él, tan feminista de cuotas, le ha dejado en evidencia una mujer que no forma parte de su abigarrado harén no binario contra heteropatriarcal trans alabancioso.

Está el precedente histórico tan significativo de Su Católica Majestad emérita, hoy fugada bajo asilo protector en tierra sagrada de moros, ingratamente obligado a abdicar de un día para otro pese a sus innumerables servicios prestados a la Causa desde antes del magnicidio de Carrero o la escandalosa retirada del Sáhara.

¿Querrán evitar una bancarrota y crisis de deuda? O, al contrario, ¿Quién sería preferible para ellos gestionarla?

¿Habrá caído en desgracia con sus amos? ¿Será un nuevo paria internacional?

Pero, “a rey muerto, rey puesto”. El Poder no quiere vacíos.

En Galicia se acaba de celebrar una típica romería a la búlgara en la que el déspota galleguista, promotor del GULAG como Macron, y también parado in extremis por el Tribunal Constitucional para no ser menos en méritos globalistas que el propio falsario, ha sacado un tropecientos mil por ciento de los votos. Para que luego no se diga que la PP carece de ideología o debate interno.

Allí estaba lo más granado actual de la formación pepera no procesada aún por un desfalco o chanchullo o prevaricadora normalización lingüística más o menos. No estaba Bárcenas pero sí su jefe Mariano calzas lilas, ese hombre. Inasequible al desaliento e impasible el ademán como buen percebe de El Roncudo.

En la pasarela de futuribles, todos muy modositos y risueños. Como la niña Chole de la Sonata de estío del paisano Valle, sabio experto en esperpentos, la niña Ayuso lucía palmito y reciente triunfo aunque pronto secuestrado por sus enemigos camaradas. Gentes que miran con envidia y preocupación a la nueva heroína emergente, aunque no terminan de comprender si sonó la flauta por casualidad o en verdad sabe solfeo.

Hubo abrazos entre todos, todas y todes, aunque no se ha publicado que tras tantas carantoñas y besuqueos se haya atendido en urgencias alguna herida traicionera.

El prócer galleguista ha proclamado a media cucaña que el futuro pasa por el mini Macron, Micron Casado. Él sería el elegido para heredar y sustituir al falsario como imaginaria de igual servicio si se confirmase la caída en desgracia globalista del déspota.

Sin embargo, Micron el del máster es un tipo mucho más mediocre que el Macron original, que al menos ha sido directivo en las empresas de Rothschild antes de defender sus intereses desde la poltrona presidencial francesa. La cantera parece que ya no da mucho de sí. Y al que vale ¡le echan!

Es posible que así sea, que ya todo esté atado y bien atado por el astuto mando previsor extranjero, porque, de lo contrario, al falsario con demostrada vocación de nuevo Maduro o Castro sólo se le sacaría de la Moncloa con los píes por delante.

 

La «sombra» de Rosalía bajo la sequoia

 

                                                                                                             “El sufrimiento es el buen Dios, (Georges Bernanos)

Lo que llevamos de verano en Galicia se parece más bien a una otoñada suave que Dios quiera no sea anticipo de mayores desastres venideros como con los que de vez en cuando la Historia castiga a España.  La cosa no es nueva, ya decía el maestro Unamuno que “llueve tristeza en fino orballo”. Ojalá si se confirmasen los presagios más agoreros luego no sean lágrimas de sangre.

Cuando el Kali Yuga o Edad de la Sombra y el oscurecimiento espiritual avanzan imparables, antes que el satánico Gobierno comunista de Su Majestad lo prohíba definitivamente, me voy a permitir una breve incursión de auténtica memoria aunque no sé si «democrática» como la llaman ahora los siniestros déspotas cursis arrebatacapas.

Rosalía como arquetipo

Rosalía es considerada un arquetipo del galleguismo. Lo que no deja de ser equívoco. Se trata de una gran poeta española que no necesita refugiarse en el localismo ni en la explotación de la patria chica ni menos en el indigenismo impostado como tantos mediocres que arrebañan los presupuestos oficiales sin los que no serían nada.

Aunque los nacionalistas que tanto la calumniaron en vida ahora la reivindiquen para sus fines, la verdad es que nuestra poeta fue muy crítica con los de su época ya que sin duda los conocía bien por haberlos padecido.

Cuenta Manuel Murguía las confidencias de su mujer en los últimos tiempos, con la muerte ya cercana: “Deja pasar todo; no somos más que sombras de sombras. Dentro de poco ni mi nombre recordarán. Mas ¿esto qué importa a los que hemos pasado ciertos límites?”

Si apenas sospechamos cuáles pudieran ser esos ciertos límites, sabemos que Rosalía había pasado el círculo de espanto y superado el umbral del hermoso Jardín botánico de Padrón, el que como dice don Camilo, el del Premio, “está poblado de ánimas de poetas”.

Y allí vemos su “sombra”, su frágil feminidad, sentada en un humilde banquito, al pie del sequoia sempervivens, un majestuoso, longevo y exótico, no autóctono, monolito vivo de acupuntura de conexión entre lo telúrico y lo celeste, que le acompañaba en sus meditaciones sobre la peripecia de su vida, y al que abrazaba cuando sentía lejos a la insensible y atropellada muchachada que la llamaba: “a tola”.

Y en silencio: “eu so non digo nada, eu so nunca sospiro, qu’o meu corpo de terra y o meu cansado esprito, adondequer qu’eu vaya van conmigo”.

Bajo sus ramas protectoras, Rosalía veía pasar su vida, el discurrir de su amada Galicia, tan lejos de Dios pero tan cerca de los políticos y nacionalistas. Y el de la poesía como guía de su alma en el laberinto de la comedia que desea ser divina.

Las plantas pueden entenderse como símbolos metafísicos además de espléndidas o mustias realidades biológicas. Si la acacia amarilla representa su amor secreto, o el tulipán amarillo el amor sin esperanza, el adonis nos trae los recuerdos tristes. Otras veces el significado resulta equívoco: “mayo longo, mayo longo, todo cuberto de rosas, para alguns, telas de morte, para outros, telas de bodas”.

Como equívoco, sino equivocado, fue llamar follas novas al ramallo de toxos e silvas sos, hirtas como miñas penas, feras com’a miña dor. O como la palma, símbolo de virtud, doncellez y triunfo. ¡La que se armó! Nunca pensó que su relato sobre el domingo de ramos iba a provocar tantos sinsabores e incomprensiones.  Nunca habría querido menospreciar a la doncellez gallega. Precisamente ella.

Rosalía reniega del galleguismo y del dialecto

Rosalía se lamenta del sectarismo ambiente en Galicia y escribe a su marido: “me extraña que insistas todavía en que escriba un nuevo tomo de versos en dialecto gallego. No siendo porque lo apurado de las circunstancias me obligara imperiosamente a ello, dado caso que el editor aceptase las condiciones que te dije, ni por tres, ni por seis, ni por nueve mil reales volveré a escribir nada en nuestro dialecto, ni acaso ocuparme de nada a que nuestro país concierna. Con lo cual no perderá nada, pero yo perderé menos todavía”.

Esto es ahora olvidado o censurado pero el texto es muy claro: Rosalía abominaba del galleguismo y del uso sectario del dialecto como ella lo denominaba.

Tras este desencanto, otro más en su vida, su pensamiento discurre, pues, entre caléndulas, begonias, dalias, o espliego: dolor, pensamientos oscuros e inestables o desconfianza, mientras aguarda al invierno definitivo: “Mientras el hielo las cubre, con sus hilos brillantes de plata, todas las plantas están ateridas, ateridas como mi alma. Esos hielos para ellas, son promesas de flores tempranas, son para mí silenciosos obreros que están tejiéndome la mortaja”.

Sombríos pensamientos lejos de los de otro poeta hilozoísta, don Antonio Machado, “mi corazón espera otro milagro de la primavera” cuando paseaba por el camino a san Saturio, pasado el monasterio de san Juan con la tumba vacía de su claustro, por la margen izquierda del Duero en su curva de ballesta en torno a Soria…

Y para culminar el hilozoísmo, parecido al de Bécquer, de su concepción poética: “tan solo dudas y terrores siento, divino Cristo, si de Ti me aparto, más cuando hacia la Cruz vuelvo tus ojos, me resigno a seguir con mi calvario”.

Y, en efecto, no lejos, al otro lado del amado Jardín de Padrón está una de sus joyas, la Corona de Cristo formada con un magnífico ejemplar tallado de Cercis siliquastrum, cuyo nombre español es el árbol del amor. Capaz de acoger bajo su anillo redentor todo el sufrimiento del mundo, junto a la “sombra” melancólica, triste sino amargada pero lúcida de Rosalía.

 

Del español como chiringuito paradójico

La creación ex nihilo por parte de la Ayuso un chiringuito o tenderete para la supuesta promoción del español y así colocar a Cantó está siendo muy criticada por unos y otros. No porque en el Reino de España las propias instituciones de la Monarquía sean las que amenazan a la lengua española precisamente por ser instrumento imprescindible de la unidad nacional.  Sino por cuestiones de coherencia y organizativas.

Para las repugnantes zurdas españolas, agentes activas de la devastación nacional también por la vía fundamental de la prohibición del español, la crítica es evidente. Si el objeto social del nuevo chiringuito fuese la promoción de “Maricones por el socialismo”, “Tribadas sin bragas”, “Aduaneros sin fronteras”, “Mariscadas sindicales”, “Por el corso catalán impune”, “Cría protegida de etarras con rh negativo”, “El bable para quien se lo curra”, “Feministas vintage contra trans posmodernas”, “Hembristas a la greña” “Pateras mafiosas” o la cosa que fuere, se creería plenamente justificado pero no para algo lamentablemente constructivo como es el buen uso de nuestra lengua común, vehículo de comunicación internacional para cientos de millones de personas.

Hay quien cree ver en este tinglado otra escaramuza más entre Ayuso y la banda genovesa. A Cantó se le pudiera haber buscado otro acomodo. En el propio Partido de Casado, variante actual disimulada o de falsa bandera de las zurdas globalistas españolas, lo del chiringuito tampoco ha sentado muy bien. Deja en evidencia al camarada gran timonel Feijóo que promociona y financia los tenderetes galleguistas y trata de erradicar el español de su ínsula barataria indigenista.

Tampoco el terrible jefecillo en funciones de la oposición que no se opone queda en muy buen lugar pues se da la impresión al burlado votante que el viejo PP no es sino una edición posmoderna bilderbergiana de la antigua CEDA republicana de Gil Robles (Confederación Española de Derechas Autonóm-ic-as) pero, con perdón por lo de derecha y por lo de española. Un tinglado, formado por varios chiringuitos o tenderetes multiusos en el que las ideas son función de punto o posición en el mapa geográfico. Así, la Ayuso buscaría proteger en su taifa lo que Feijóo destruye impunemente en la suya.

Se supone que el español debiera estar protegido por el sentido común, el interés general desde el punto de vista nacional, espiritual, cultural y económico. También por la constitución que se saltan a la torera próceres, déspotas y mangantes de todo el arco iris político. Por los jueces, o la RAE o el pomposamente llamado Instituto Cervantes dedicado a la promoción de lenguas indígenas en el exterior. Todos ellos callados o cómplices por acción u omisión de que los hablantes del español sean perseguidos, ninguneados o insultados en muchos lugares de España.

Pero desde el punto de vista de Teoría de la Organización debe ser cuestionada la creación de nuevos chiringuitos sin eliminar los precedentes para suplir lo que debieran hacer otros ya existentes y no hacen.  Sin duda, lo he podido observar a lo largo de mi vida profesional, existe una ley burocrática de ramificación de los organigramas, que tiende al infinito sino existe algún tipo de poda o restricción que lo impida.

Los políticos tienen por misión complicar y embrollar los procedimientos con nuevas estructuras organizativas para generar más necesidad de funcionarios para cumplimentarlos y arrebañar así poder y presupuestos.  Y todo ello a beneficio de la arbitrariedad, el despilfarro, el déficit que se transforma en deuda e intereses para los acreedores. Es decir, perjuicio para los súbditos, granjería y negocio para sus amos.

Hay que agradecer que existan organizaciones pro derechos civiles como Galicia Bilingüe o Hablamos español en defensa de los derechos ciudadanos y de la constitución. Pero son organizaciones de la sociedad civil que tratan de enfrentarse a la injusticia y el abuso cuando no tiranía política oficial perpetrados gracias a los impuestos saqueados a sus víctimas. Recuerdo alguna manifestación pro derechos civiles aquí en Galicia promovida por doña Gloria Lago de Galicia Bilingüe violenta e impunemente saboteada por galleguistas del lumpen más embrutecido en la que estuvimos a punto de salir heridos. Otros asistentes lo fueron.

Para los tinglados oficiales bastaría con que cumplieran la constitución y las leyes sin necesidad de más tenderetes. Como dijera el embajador inglés en cierta ocasión, “no hace falta que me envíe más policía para proteger la Embajada, bastaría con que no me mandase más manifestantes.”

 

 

 

San Juan

“Para mi linda niña, yo haré un ramito blanco”

Otro año más el sol alcanza su solsticio de verano o punto más alto en su aparente viaje cíclico sobre la eclíptica. Fiesta sagrada fundamental para la antigua religión aria en sus diferentes versiones, y trasformada luego por el cristianismo en la conmemoración de San Juan Bautista, el personaje envuelto en una piel de cordero que significa la puerta de los hombres, y es el otro extremo anual del Juan Evangelista o solsticio invernal, puerta de los dioses, en el gran templo cósmico. Y también es el anunciador de Cristo: “Él (Cristo) conviene que crezca y yo que disminuya”.

A partir del solsticio de verano el sol disminuye en el hemisferio boreal.

El cordero, agnus, agni, representa también el fuego, hijo del sol, que aparece en el tímpano de la puerta norte de Santiago y de otras muchas iglesias románicas. Sol, Cristo, luz interior de los místicos, del que dice Jung:

“si uno honra a Dios, al Sol o al fuego, honra también su propia fuerza vital, la libido”.

Y que es símbolo de sus criaturas, plantas, animales y también de muchos héroes sagrados.

Tal D. Quijote, héroe solar cuya heroica actividad deshacedora de entuertos declina después de la noche de San Juan, al ser vencido en una playa de Barcelona. Le queda el regreso a su origen previa trasmisión iniciática de su sabiduría durante la aventura de Altisidora.

O Hércules, patrono mitológico de la ciudad de La Coruña, que lucha contra Gerión, el símbolo del espíritu maligno que se opone a la Luz. Y por eso el héroe que se representa asociado o entre dos columnas, en el umbral de la iniciación. Dos columnas que figuraban en algunas antiguas monedas españolas con la inscripción “non plus ultra” en una banderola, iconología que aparece luego en el dólar americano, con la banderola simplificada en una S y las dos columnas solares como trazos o palos. Es curioso que la ciudad herculina se asocie a un faro, foco de luz edificado sobre la tumba del personaje maléfico y oscuro.

Pero hay otras costumbres relacionadas con la noche de San Juan como encender hogueras donde quemar los objetos e influencias malignas. Y aquí en La Coruña comer sardinas asadas, pez migratorio asociado a esta época del año.

La Botánica de San Juan

O recoger plantas para hacer un ramito de amor y salud, remedo del tradicional lapis herbal de los alquimistas.

Una de las plantas emblemáticas de la botánica rosacruciana es la artemisa (artemisa vulgaris) o hierba de San Juan, que cogida ese día vuelve fértles a los campos. Planta defensiva contra las malas influencias forma parte de muchos ritos mágicos solsticiales en toda Europa. Se considera efectiva contra el famoso virus chino que asola nuestra civilización. También se hacen perfumes.

De la Énula campana (Ínula helenium) dice el grimorio «Los secretos del pequeño Alberto»:  «en la noche de San Juan, al dar las doce, cógese la hierba llamada énula campana, hágase secar y reducir a polvo, añadíendose una pequeña cantidad de ámbar gris. Métase todo en una bolsita verde y llévese encima del corazón durante nueve días. Pónganse luego estos polvos en contacto con la piel de la persona que se ama (sin que ella lo advierta), y se despertará en ella un amor irresistible hacia quien la ha preparado«.

Cada pueblo tiene su hierba de San Juan preferida: corazoncillo, artemisa, helecho macho, genciana, grosella, algarrobo, no me olvides, menta sarracena, abrótano, yedra terrestre, milenrama….

Sin olvidar una humilde joya de la costa cedeiresa, la hierba de enamorar o armeria maritima que ofrecen al viajero que va de vivo a San Andrés de Teixido.

En la comedia cervantina Pedro de Urdemales (ahora disfrutamos de otro Pedro Urdepeores) se hace referencia otra tradición popular: las mozas casaderas se ponían a la ventana en la noche de San Juan con el cabello suelto y un pie descalzo dentro de un barreño lleno de agua, y están atentas a escuchar el primer nombre que dijesen en la calle, suponiendo que así debería llamarse el que fuera su marido.  En palabras del personaje Benita:

«eres noche tan sagrada/ que hasta la voz que en tí suena/dicen que viene preñada/ de alguna ventura buena/ a quien la escucha guardada»

En la tradición cristiana, San Juan anuncia a Cristo, las hierbas de San Juan descubren todos los misterios y echan todos los demonios, que tan buena falta nos hace rodeados de tanto satanista poderoso y maligno encantador de sabios, políticos, doncellas y hombres de estaca.

La mayor luz que se manifiesta por San Juan es la medicina más poderosa, la riqueza y la ciencia por excelencia.

La noche de San Juan es un punto de transición. Una especie de umbral entre dos etapas. Puede que veamos grandes signos en el futuro inmediato, mas el sol nos advierte que a partir de ahora ya empieza a declinar.

Y Shakespeare, cuyo nombre oculta un sabio, nos enseña que el sueño de una noche de verano abre la puerta a toda clase de prodigios como que Titania, la preciosa reina de las hadas, pueda enamorarse de un burro.

 

 

Ofrecidos posmodernos

Dentro de los ritos antropológicos tradicionales gallegos destaca el de las procesiones de ataúdes como las de Santa Marta de Ribarteme o de las Mortajas del Nazareno en la Puebla del Caramiñal. En la primera, dedicada a la hermana de Lázaro el resucitado, los ofrecidos incluso son transportados dentro de ellos, abiertos, por sus deudos. En la del Nazareno, los ataúdes son llevados por los devotos y el ofrecido va detrás del féretro. De color blanco en el caso de los niños, sobre la cabeza de su madre o padre.

Estas manifestaciones populares tradicionales recuerdan las antiguas ceremonias litúrgicas iniciáticas propias de Instituciones esotéricas o ciertas órdenes monásticas en la que los recipendiarios han de morir y renacer simbólicamente a una nueva vida en pseudo tumbas que se encuentran en los antiguos templos o monasterios milenarios como parece ser el ejemplo de San Pedro de Rocas en Orense.

Pero en estos casos citados de participación popular son romerías con falsos entierros en los que la ofrenda propiciatoria domina sobre lo epistemológico. Se trata de tradiciones antiguas cuyos significados originales se han podido alterar con el paso del tiempo.

Sin embargo, en estos apesadumbrados y azarosos tiempos neomarxistas plutocráticos posmodernos  la antigua costumbre tradicional gallega se ha extendido a todo el Reino borbónico, convertido después de la muerte del Caudillo en excelente coto de caza de los señoritos comunistas del globalismo más audaz  y desenvuelto.

Los nuevos ofrecidos con posmodernas modalidades antropológicas no son ocurrencia de la bruja Abramovic recién galardonada por Su Majestad y los ataúdes reciclables y resilentes a juego, previa compra de tapadillo sin concurso público a un compinche, los pone el gobierno bolchevique de Su Majestad con cargo a la sopa boba, o no tan boba, prometida por Bruselas. Que para eso de ofrecer a los súbditos borbónicos como víctimas de experimentos letales le han colocado al doctor falsario en lo alto de la cucaña, luciendo en la solapa su preciosa chapita representativa de la genocida agenda 2030, ideal de las antiguas y feroces SS y ahora de la no menos filantrópica OMS.

Dios quiera que la Providencia divina se apiade de los pobrecitos españoles y nos defienda ya que no lo hacen como es su deber nuestras nutridas, redundantes y solapadas instituciones, de modo que estas manifestaciones ritualísticas antropológicas de simbólicas no pasen a ser reales de millones de víctimas ofrecidas al maligno con la ecologista bendición de Su Satanidad vaticana y el aplauso cainita alabancioso de los obispos golpistas ateos españoles.

La última barrabasada dialéctica de Su Satanidad ha sido mostrarse en contra de la propiedad privada, a la que considera algo “secundario”. Como propias de buen ricachón comunista demagogo estas declaraciones habrán de entenderse en el sentido de que entre lo que ya tiene y lo que le toque en el reparto va a redondear una buena fortunita ad maiorem dei gloriam.

Pero el impostor Francisco de pega no es el auténtico franciscano Joaquín De la Fiore, ni menos como el extremista Dulcino a quien Dante sitúa en el Infierno y que partidario de la extrema pobreza polemizaba con la jerarquía acerca de la riqueza de la Iglesia. Y ésta le oponía la idea de que si Cristo sí que fue pobre ahí acabó la cosa, que la Iglesia debe ser rica porque es humana.

Mucho me temo desde luego que los mafiosos a los que se les blanquea el producto de sus delitos. Los narcotraficantes que confían en el pío secreto de la santa banca vaticana para renovar el portentoso milagro de convertir el blanco polvo en verde dólar. Los colegas políticos comunistas hispanoamericanos que saquean sus países, y el botín lo entregan a la banca vaticana a través de sacas de la Cruz Roja para blanquearlo en depósitos opacos y créditos blandos. Es decir, los feroces amigos, colegas, correligionarios, patrocinadores y socios de Su Satanidad no parece que estén muy de acuerdo con las demagógicas teorías bergoglianas. Salvo que la propiedad «secundaria» respecto a la suya propia principal sea la de sus víctimas.

Ofrecidas al maligno en ceremonia negra sacrificial después de burladas y robadas.

 

 

 

 

Revolcón de la Audiencia a una sentencia bolivariana

En su día llamó mucho la atención la sentencia perpetrada por cierta jueza en trazas de merecer que se había ocupado de la pretendida confiscación del pazo de Meirás. Suceso bolivariano de mucha más importancia que algunos esforzados centristas del aquí te pillo le dan y del que en otras ocasiones anteriores ya hicimos mérito.

Un pazo que perteneciera a la Pardo Bazán, y fallecida ella, luego a su hijo que fuera vilmente asesinado por los socialistas junto a su nieto en el Madrid rojo en agosto de 1936. De modo que la viuda, a la sazón ya sin recursos para mantenerlo, lo transmitió a la Diputación coruñesa que lo cedería a Su Excelencia como residencia oficial veraniega para el libertador justiciero que había acabado con los asesinos de su esposo y de su joven hijo, casi adolescente.

No hacía falta ser jurista, yo no lo soy, para advertir en tal sentencia bolivariana un desatino monumental que de no entenderse ineptitud bordearía la prevaricación.

Este de la Audiencia de La Coruña puede considerarse un revocamiento muy sonado, el segundo ya, tras el parcial de febrero. A mi me recuerda al no menos famoso del de Manuel Curros Enríquez, condenado en primera instancia por un juzgado de Orense a denuncia de su obispo por un presunto delito de injurias a la religión, con motivo de la publicación de su conocido poema acerca de la virgen de cristal, y luego afortunadamente absuelto en la apelación del Tribunal superior de Galicia en La Coruña.

Es de suponer que la nueva sentencia revocatoria cabreará al vengativo rojerío de todos los partidos empezando por el peligroso cacique regional, un socialista galleguista ignorante, con ansias de poder, que por no leer ni siquiera lee el Marca, y al que la prensa y la clá subvencionadas le ríen las gracias con el cazo puesto.

En efecto, la Audiencia obliga al Estado a devolver todos los bienes del interior del pazo incautados a la bolivariana e indemnizar a sus propietarios y recuerda a la jueza que “España es un Estado social y democrático de derecho siendo la igualdad ante la ley, una de características que diferencian a las democracias de los regímenes dictatoriales.” Lástima que Feijóo desde el cómodo burladero de un parlamentiño con mayoría absoluta del rojerío centrista galleguista del Partido Popular DE Galicia, el único de España en el que está prohibido hablar en español, no termine de creérselo y actúe como le viene en gana en cada momento.

 

 

Carnaval en tiempos de algoritmos y peste

Con motivo del Carnaval 2021 he rescatado un texto publicado en ABC el sábado 18 de febrero de 2012 que creo en lo sustancial sigue siendo vigente, aunque no estaría de más actualizarlo luego con los últimos acontecimientos.

Decía así:

“Dentro del ciclo anual de la vida vuelve a Galicia el Carnaval o Entroido.  Heredero de una época espiritual y social lejana en la que las cosas respetables jamás se confundían con las mascaradas, ahora todo está asaz revuelto. La entropía ya no está extramuros del sistema sino dentro.

Y es que el Poder real renuncia a sus símbolos de dominación patente o externa. Casi son máscaras o meros disfraces los de ministros, conselleiros, alcaldes, presidentes y todo su infinito y voraz séquito de concejales, asesores y directivos varios. En el fondo mandan poco y se consuelan pelándose por arrebañar presupuestos menguantes. Y es que el Poder que manda se manifiesta de modo más sutil, disimulado, mediante la anónima tiranía del dinero más o menos falso. Es decir, producto del ahorro o de una riqueza real o bien. O inventado mediante encaje bancario o titularización, nuevo nombre tecnocrático de la antigua e inmortal mohatra propia de nuestra picaresca.

Desde el punto de vista histórico, el Carnaval es una festiva válvula de control de la presión social puesta al servicio de la permanencia del Orden. Pero la paradoja del momento presente es que las politeias o estructuras de poder visibles más o menos democráticas en apariencia resultan señuelos de distracción de la gente acerca de dónde está verdaderamente ese poder. En las elecciones se cambian los equipos de ventas. Ni directivos importantes, ni consejos de administración, ni menos los dueños del tinglado.

Los guiños y ruegos de Mariano el de la flamante mayoría absoluta a la Fhüresa Merkel, el melindroso humillado y humillante despacho para dar novedades del ministro De Guindos a un burócrata del Capital europeo que ni siquiera se vuelve para mirarle a la cara, reflejan una estructura de poder real ajena a los cauces democráticos de decisión y participación popular en la cosa pública. Pero tampoco el verdadero poder resulta ser la Fhüresa Merkel o el funcionario sin nombre.

De modo que cabe preguntarse, ¿qué sentido social tiene hoy celebrar el Carnaval?

Para variar o diferenciarse del resto del año, el Entroido debería ser una fiesta seria, solemne y majestuosa en la que brillara la jerarquía de los valores metafísicos. La Justicia, la Belleza, el Bien, la Verdad, el Amor…  En la que los gobernantes hicieran honor a la alta responsabilidad a ellos confiada aunque no la merezcan y ejercieran de auténticos reyes saturnalicios. De modo que en nombre propio y de sus supuestos representados persiguieran como los cigarrons de Verín pero disfrazados con auténticos atuendos de autoridad, a los plutócratas sin faz ni corazón, a los dueños del universo.

¿Pero cómo representarlos? El dinero es un enemigo invisible. Ni siquiera el fiduciario es tangible salvo un ligero apunte. Una amenaza fantasma. El lado oscuro de la fuerza. La estrella de la Muerte cuya negrura tapa el brillo de las estrellas que nos enseñaba Dante en su Comedia.

Al cabo, a falta de democracia real dirigida al bien común, de la hegemonía de los valores metafísicos en la sociedad avanzada del siglo XXI, devenida a nueva Edad media, habrá que consolarse con un buen lacón con grelos. Mientras haya.”

 

Hoy, las cosas han empeorado mucho acaso por lo de la Termodinámica, eso que la entropía aumenta. De momento, sigue habiendo lacón con grelos y cocido, aunque no se sabe aún por cuánto tiempo si nuestros heroicos próceres filipinos siguen empeñados en esclavizarnos y arruinarnos. La dictadura tramposa arroja su disfraz de pretendida democracia y queda a la vista del más topo su grotesco esperpento, su honradez fingida de casto virgo tantas veces vendido y remendado.

Este año 2021 el disfraz de moda debiera ser el de algoritmo. Ese demiurgo cargado por el diablo que quita y pone voluntades electorales. Aunque también de soberanía vicaria, viene a sustituir con extraordinario éxito de público y crítica las antiguas representaciones de fingida soberanía popular de los ritos de la antigua superstición democrática. Subversión del orden social por unos días durante el Carnaval al igual que la supuesta soberanía mohatrera del pueblo el día de autos electorales. Una renovación en tiempos globalistas posmodernos y de posverdad del papel de los famosos aunque más primitivos Trampeta y Bocanegra que tan lúcidamente glosara doña Emilia Pardo Bazán, cuyo hijo y nieto varones fueran vilmente asesinados por los rojos. Unos rojos, socialistas, comunistas y nacionalistas, disfrazados hoy de demócratas con la complicidad del actual cacique indigenista regional.  Otro cigarrón qué tal baila.

Me temo que la sardina a enterrar esta vez vamos a ser nosotros.

 

 

La niña energúmena de Feijóo

No es la niña del exorcista aunque lo parezca y sus disparates populares inspirados por el Maligno Líder estén siendo muy comentados. Sí. Un escándalo en toda España las declaraciones de una talludita niña apesebrada muy amada del gran Timonel del Sar. Autor de la Gran Marcha para bajar el Telón del grelo, vacunar a la fuerza a “su ganao” y evitar así la maligna influencia del español en el propio señorío feudal y sus siervos de la gleba galleguista a ver qué pillo.  Un normalizador que considera a los españoles hispanohablantes residentes en Galicia como anormales. Y se gasta nuestro dinero en insultarnos.

En efecto. Se trata de una señora o señorita con look de alto carga podemita del ministerio de la marquesa de Galapagar. Por lo que se ve, la sociedad heteropatriarcal las cría, y Soros las junta. La buena señora o señorita normalizadora, entre otras barbaridades de semejante jaez, ha explicado muy puesta en razón que:

“Ninguna persona culta debería atreverse a hablar en público en castellano”

Claro que esta deposición insultante contra la España a la que le debe el sustancioso sueldo la ha perpetrado en dialecto, el mismo del que Rosalía terminara abominando.

Sí. Esta señora o señorita normalizadora de presuntos anormales como el sufrido lector y el que esto escribe, con su look de podemita de igual servicio y clarificador desparpajo parece ignorar las acreditadas mañas de tahúr de su jefe con sus viejas trampas y socaliñas. Ese heroico tirar el pelouro y esconder la mano embrutecedora y liberticida. Ese tartufo presumir de españolidad al otro lado de Piedrafita para perseguir como cruel Diocleciano todo lo que tiene que ver con su cultura a este lado de las montañas.

Como en el ministerio de la Verdad orwelliano, o las mañas estalinistas de Stalin, en este totum revolutum la prensa adicta del Régimen galleguista , que es toda, en un mohatrero intento de tapar el escándalo, se ha plegado a cambiar los titulares con efecto retroactivo. Un escándalo de sumisión, bien pagá, supongo.

Vistas estas grandes hazañas o las de su cómplice la endemoniada socialista de Neguri intentando exterminar el español de la enseñanza, somos muchos los que creemos que España necesita con urgencia un buen exorcista. Pero, el problema logístico es ¿Qué hacemos con tanto demonio expulsado de su apoltronado energúmeno?

En ningún Palacio de esta diabólica Monarquía energumenizada a base de presupuestos cabe ya ni uno más.

Mientras llega el valiente exorcista a San Caetano o el tenderete de la calle Hórreo se agradecería que, aunque sólo fuese para disimular, el tartufo Gran Timonel del centrismo galleguismo anti español y liberticida se dignase cesar a su obtusa discípula bien amada.

No habrá tal. El PP DE Galicia siempre fue criptonacionalista aunque a diferencia de catalanes o vascos, en modo cobarde, hipócrita, como de tapadillo. Jugando a favor de NOM ahora con Feijóo está desmadrado, ya se ha quitado la careta y ni centrismo ni leches. Se permite insultar y acosar a los españoles. Contra toda clase de tratados internacionales o la propia constitución española a la que le debe el cargo, Feijóo está empeñado en vacunarnos a la fuerza y en “normalizarnos” por sus santos atributos. Casado, el gran prohombre centrista, ni está ni se le espera.

Y ¡este PP es el que pretende salvar a España!

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.