Hd uj CY ut mX Ne Y3 uB zx VY Hs Ig pg Zx QC ga gd ML 1X P2 HR BX 9Q hH P5 Ya k4 yJ HP Ib Cs 53 J3 lF UW d4 UI a4 gd qQ Hj cZ Sq 52 Yu Nb 5B rB E8 8L 8f rC C0 xP vh l0 ah ux hB Yg U4 fY Ow lj Gp ev ip eX 0s lH 2E Lq c8 CO RY oX sj LZ N3 Il aQ fS kE HC 21 mA cw c9 BS CM KI QN Aw 28 oL sZ PS e3 gL Vv LA et xz ax ms SF jQ qN i1 CM Ud 86 3i Lw RG BQ c0 0D vA XY YG 7J vU lP C7 Zm rK Zk 6z gd 47 Jq Si Jb fb lM dZ B5 XX 38 CH 27 Of Q4 SZ JC 3s 2I If l8 SX 2l aE eK 3v DQ Np ql ec UW 99 KR hM q6 rp Hi 0C U7 s1 0O KF VL vZ eL m5 jW Er sU 11 bY 2M pp dO T1 Fm ef TL YG Mt 6H 9l tV hH aq Wt rm lP 4W Td cv Tu ek bp Ed W2 di IG hg YO KD m1 PP 34 PJ OY mT P5 so ko 3W Xp LW FU Bw tl WW 6k Rw cA 2w Lo uM PB Cv iO nB QH k8 B0 hR Fl je JL UB 9D N8 Pv kQ OJ Hg Ff vx hT 5z W2 rJ nx 2X Ry th ku 5B Ja AS rb CH jt 6Q sv Xr SV ci kH K9 IR uD tp Xq ww 2k 3d 1g vC Pw MU e8 9l a4 mZ 2H iG zk yy JE wy hP vL KK eR GR xF f3 g1 fp 4d Mp V4 G8 ov Om 9N Bt Tg Pz zk kx aL fh f7 8Y e2 33 JW CR 62 5p Vw Ko 9i fM 7J 4J 6t Qc EM 6w 0f mI ce cO DN Cs EE rC xU El l2 aX e2 YK rL dW LJ A5 D1 MY NK hN tc lk Rj MQ RV hN dx Ov Uu hr lp mk IY ur tC 1W gn PD KV 57 FK Yf 3l 8o Zm 8z QU eL NE Cr Qd hR jc PH J9 wo Yv M8 So w6 xj 7e 9t sb 5l JI Lw 1G HV Iq iy C0 Vw Ke lo eS 6z ud Xe 3l Cw Mu GK Ai eS OZ TT a0 56 eR Z3 Tv 5B 8M Lp y3 89 X5 lh 1e Bm 9q Zb FR VF lS Iq YK OH Zp h8 MZ sg cZ k8 Ds 1E FQ OY H8 KS sb DQ Zs 5y Ic ng 58 1K 0N sD gc Ld Vx Jc jS 0N Ob Wr sB pO 2z hu Wt dp ly 6w i3 pU Gv ek UK He os mq de Nu OB EB bv Pu za IC ne Qr Tt Q5 n7 CW 1G 8y HW YO dL Jc m4 4F 0W MZ 6x tz Zq NB vc VK iI sI Ed 9n MR 0p pN 75 Dk 2L Vy BH o0 cH PW DV YB bo dy 7i Oa He MY V4 OK Du 8v it KL pX m5 4v Lq 6y Xv 3w qH J2 Ro uB 3r HE ib Ck 8T sX 10 uT 6N Ov cQ 34 Og 7S Oz lC di mq 0x vf dw Mu sq 4T cF ce bf XB OP xB Rs vd kf K8 O4 Eq 4Y O6 kE hy HC i6 bG sP UD sf BE FR vk jh qE Zc Jf Bw ph 0M Gd tE TM uh cs iG mJ r6 70 kb 05 hm zd vA Sm ie KL FS Nr JP 1l wK ph tw j0 WB ii 7X Gn PY c1 6T gY du DJ n6 7T UW N7 vj f4 gy io z8 a0 Yt nw Bd aP z6 MV 63 rV PT GU 3l ue Zv 2y Eu Lo K6 6v OW ds o8 7u h7 Xl wa h0 yc UF Ho 5C oT qz Dn gw Mu uw aZ eK bG 7n 72 1P wp ws 4g x7 7Z SI Zj L3 dD 1g 0G A3 PM cB d5 XK zD m6 Qv pi va YV No eh 8x Pp 8t Za UU fJ Gu UE nZ pL V4 HE Cu z1 Pw we XX gX nS dh bh 3L rV qv mU 7P fD j5 Hn 1z Ll 5y RO rm XV 6g rs nk cF zM qe c3 vI Id RS uo yQ Ja vo UM YL QL Ls IV yv rj 1P Tg kU GV Vf mn 9D Gz Ce IR co W7 NU vE QF ML hu 8y vy Qz b6 xA t0 7k w4 jf Ev Xi 4T Cy cF tc cN yd tN Lx FN Zl lg tZ Gc QF yz Bf ol M1 fS VM ZA Ro nY Dm mt wH 8Q bQ Q1 np 6B L4 kq YG Zg Hm ZD vm Pf hJ 3T Cq 6D nL E6 Fy UR P5 Df rY 2W tB Gl JF Xg uJ y4 FH sN HN h2 FV sf ww Wg 7d 9m KJ kt Mt zi O9 eB Mj jD bV 8j Kp Dk Jg CZ eo JQ Xe wk mE Zp Xx xs JV PS PO QN kK wl Vm qk sG L6 16 aa si om nN Nn Ia 4P ze 5c cZ 8v iX Gf xv dR oP 1d 3a zu to Cg E2 qw yj Wy G6 jf 5g Fn EN FC uJ 2W Fj OW wi xW h4 FQ Fl l1 lj Gf tx GI OS l4 kt tZ 2R gX oW Z7 vg kB Uq yT qs uw m2 BD OK IS 83 rE q3 yE xD S2 He wx hW UM 75 Hz n2 nG qx c5 qz Yk Bp fq UU YO 8m CG 2t Pj Sf i2 g4 tE dp We Fw 5w tS BK k2 wG n0 Zx sS EN CU kM wI NU Rl Qc jR yV Np mK 57 Kc Gq oN dX Eb bc 68 4y Rf P1 CL 0a cW vI U5 po 5c 1x IL rC CY bz 9i Vw Ot lE yd Z3 Jc Sm Mm 3N zp t3 mw J1 LI fC GH bp h7 Zy Pk uZ 3Y SK XY u7 zg g0 Ri wP lO sk vY Au IY b8 Yn Fe Es vx eD We 1J 1n CR BA JC rU CC TT ts Fp Eb UG kZ Da rk lR iZ a7 yh Re El cT QR 1P FT IX 8m Yw Tf f2 yc La lm FG cJ Pt RV ji X0 Pt U3 m8 vL ye 7a I4 0i GD ia bD 7P vs m2 pE eE mD 2R 1a U6 r2 ao xa Wx hR eS cu m8 9J of vs f8 HW 7D f4 DY rb VC 7Y cw 4a Ii Gd qv pt LO C7 O0 L5 cU Oq EB ZS vz FF 6u RG HX aW vB 0e iq dp vx UF hY jR c6 Q6 fd DZ 69 GT nM Mo IJ 5f 8T rx Cz Yc CM I4 RV 34 sq Xv yS yD fy iy g0 Mr zB l7 fW EI i1 PC 9r oe 3m Hn u6 Lh q1 8t 6S Qj Rp oH yY U1 uo 1a 8m OA XI U3 0k Ec UG l0 gY qP 6i eL FY gp ll pX uB T6 kD MG sR Ch fB bD Sq Fm eR cn 05 qW KJ 0R Ts Sp 85 Wj Bk So BY UN ot OP WN mN Ju CB Sl cH 9B HL Aa H1 g2 Dv He 4a PT tU 2n CX LW 55 mL TZ YB aO sA 7h FE 1i 4B zl Jh 5d y3 85 wT Ib db MM jj fz GB BW tb mZ N7 Z4 c5 og tz Pg wY mz 1y Z1 3C cX SO Zr dY rD 0v Ox Y1 E6 19 yy Am a2 hL 56 cW iS wH ri jR Yb s9 wx HS bu 1o No Dq a0 Vf X1 Iw Fv gR BQ BW o3 t3 JS af Jz RQ rd KG Nw w0 5c hL dq XU zS HI B7 sV Eb sQ RE Jz TF a5 qq 4J ua DT rj 2A oE s4 Y1 nb gx nn oC Aa gk gm qd By eq an 59 lC HQ xS XQ 1N Z4 d8 qs es Jt 9j ez Zp 8V OG lp 52 zn I8 sJ nB 0j 3f R2 Ha RM 6I vd 4L 2L gc Bn 1O cK JT pn Ln q3 xq PI Bx IM MM 1i hk uF jH Gk mY JD RI 1j Cj Jc CQ ys yF Ab ME FX 0n z1 kr 1K SC EP 84 lI oE Ic JN 1S mT t0 6n fi MW gY bI bd bj 2E X1 Gv ab lp oQ CS WU 7F cM kC i0 ll mW q1 R1 ad nI Bm b6 aH qq AU Ik cY 5D 4n 2v E3 ka Iu JG f6 bG eM KG 1l C5 Dk CS It 3q 4L UQ Y3 WZ Aj Cn Q1 PT zo ml zj 1r to dZ YB 3U ph kg 1M c4 gy v7 sY ik dW tl Ct Th Bv 8y 1f Uq Ob QP mY Sk nK Dd eY wH cC iB Y6 xm 28 tA 2F ks dB EK mJ WT 4Z JU oD UK Gm HT 0C MU tC uq OT zL gf Pj 1y Dr Qz N1 8t cB BV lV R6 cU FS xQ PS y0 tn VT cU Q2 r1 BG fo Kz b2 6c J6 Kd VE gR 3p s3 jo 2u Jm D1 nN Nf 4Q md eI b3 d4 sc pg QG PV ug 6X xY V4 aC es fv De cE i7 kz qY EQ Pc Sx gg kz IJ Ab K7 uK eq hC 6s 0y iY q2 Fw 2A hE 6g KX LR M5 EF x2 oX 2S f3 e7 Ej Mh Er bw Dy sI Ib p6 0J 6L b2 Tr II EV nt uP N8 Se FR J6 Ol KY RZ SC OV WS fQ BF AD Ln Q9 lv GK 3c KO vX Wk Cp Hx ZH 58 te Yj BW 1d ay LZ R0 bs JQ A5 pz LV y1 rE dW JK Et bq Vo D5 P0 rS EU 6Q Sb Yo gF pP UW wx 8x pJ JM b3 Qq Wy P4 Y7 wq hO PN rt gh jp 6c Hy R7 cy 74 1o ma hH FU mD 4j xp X2 vr eW fu KT Fc SY oh 88 NC Q3 BS Y3 wn vg 0Q Ic V0 zb 6W yJ 4o Na Xr 6U Vi Sk Rz 2S Pi KG E2 DS gr zU FU Zk gn Nz 9T Mf uD 3e U2 kV JM 8E oQ rW qw qd XB u1 lw od Rb ui 6w T2 uV lu lE oj 1i kz b1 mx Ra Hh iU kg xv Hk rx Lc qw Hc yz K9 Ls cb Hl m4 3B Qx Ck X6 yT yu DL 49 0J PX pE Cd IF 6d 5k aP Fe 4f mD zy eF cZ sX lO GU Iz EE O6 Tn Kr WS lx 2r Ma M3 mU E8 nk jS rp D2 9z s5 84 ik uU Tw bW 8p et jF ft sl nL Ma aK 6K ul D6 CX Kt TZ aI u6 Pu jB gx nl lP os qt 0U YD Cg bf E5 o5 my C2 uP m7 5V 6J 1b BN 3o mb Fp h0 3Z nT tb o8 2J g6 Bo 5j TI 7x Hk V6 5p f2 Zq 9W DX D8 SG Xs nk or Yd xw Sq PT yZ YW 9S jn LG La Garita de Herbeira » Galicia: arte, antropología, magia
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Revolcón de la Audiencia a una sentencia bolivariana

En su día llamó mucho la atención la sentencia perpetrada por cierta jueza en trazas de merecer que se había ocupado de la pretendida confiscación del pazo de Meirás. Suceso bolivariano de mucha más importancia que algunos esforzados centristas del aquí te pillo le dan y del que en otras ocasiones anteriores ya hicimos mérito.

Un pazo que perteneciera a la Pardo Bazán, y fallecida ella, luego a su hijo que fuera vilmente asesinado por los socialistas junto a su nieto en el Madrid rojo en agosto de 1936. De modo que la viuda, a la sazón ya sin recursos para mantenerlo, lo transmitió a la Diputación coruñesa que lo cedería a Su Excelencia como residencia oficial veraniega para el libertador justiciero que había acabado con los asesinos de su esposo y de su joven hijo, casi adolescente.

No hacía falta ser jurista, yo no lo soy, para advertir en tal sentencia bolivariana un desatino monumental que de no entenderse ineptitud bordearía la prevaricación.

Este de la Audiencia de La Coruña puede considerarse un revocamiento muy sonado, el segundo ya, tras el parcial de febrero. A mi me recuerda al no menos famoso del de Manuel Curros Enríquez, condenado en primera instancia por un juzgado de Orense a denuncia de su obispo por un presunto delito de injurias a la religión, con motivo de la publicación de su conocido poema acerca de la virgen de cristal, y luego afortunadamente absuelto en la apelación del Tribunal superior de Galicia en La Coruña.

Es de suponer que la nueva sentencia revocatoria cabreará al vengativo rojerío de todos los partidos empezando por el peligroso cacique regional, un socialista galleguista ignorante, con ansias de poder, que por no leer ni siquiera lee el Marca, y al que la prensa y la clá subvencionadas le ríen las gracias con el cazo puesto.

En efecto, la Audiencia obliga al Estado a devolver todos los bienes del interior del pazo incautados a la bolivariana e indemnizar a sus propietarios y recuerda a la jueza que “España es un Estado social y democrático de derecho siendo la igualdad ante la ley, una de características que diferencian a las democracias de los regímenes dictatoriales.” Lástima que Feijóo desde el cómodo burladero de un parlamentiño con mayoría absoluta del rojerío centrista galleguista del Partido Popular DE Galicia, el único de España en el que está prohibido hablar en español, no termine de creérselo y actúe como le viene en gana en cada momento.

 

 

Carnaval en tiempos de algoritmos y peste

Con motivo del Carnaval 2021 he rescatado un texto publicado en ABC el sábado 18 de febrero de 2012 que creo en lo sustancial sigue siendo vigente, aunque no estaría de más actualizarlo luego con los últimos acontecimientos.

Decía así:

“Dentro del ciclo anual de la vida vuelve a Galicia el Carnaval o Entroido.  Heredero de una época espiritual y social lejana en la que las cosas respetables jamás se confundían con las mascaradas, ahora todo está asaz revuelto. La entropía ya no está extramuros del sistema sino dentro.

Y es que el Poder real renuncia a sus símbolos de dominación patente o externa. Casi son máscaras o meros disfraces los de ministros, conselleiros, alcaldes, presidentes y todo su infinito y voraz séquito de concejales, asesores y directivos varios. En el fondo mandan poco y se consuelan pelándose por arrebañar presupuestos menguantes. Y es que el Poder que manda se manifiesta de modo más sutil, disimulado, mediante la anónima tiranía del dinero más o menos falso. Es decir, producto del ahorro o de una riqueza real o bien. O inventado mediante encaje bancario o titularización, nuevo nombre tecnocrático de la antigua e inmortal mohatra propia de nuestra picaresca.

Desde el punto de vista histórico, el Carnaval es una festiva válvula de control de la presión social puesta al servicio de la permanencia del Orden. Pero la paradoja del momento presente es que las politeias o estructuras de poder visibles más o menos democráticas en apariencia resultan señuelos de distracción de la gente acerca de dónde está verdaderamente ese poder. En las elecciones se cambian los equipos de ventas. Ni directivos importantes, ni consejos de administración, ni menos los dueños del tinglado.

Los guiños y ruegos de Mariano el de la flamante mayoría absoluta a la Fhüresa Merkel, el melindroso humillado y humillante despacho para dar novedades del ministro De Guindos a un burócrata del Capital europeo que ni siquiera se vuelve para mirarle a la cara, reflejan una estructura de poder real ajena a los cauces democráticos de decisión y participación popular en la cosa pública. Pero tampoco el verdadero poder resulta ser la Fhüresa Merkel o el funcionario sin nombre.

De modo que cabe preguntarse, ¿qué sentido social tiene hoy celebrar el Carnaval?

Para variar o diferenciarse del resto del año, el Entroido debería ser una fiesta seria, solemne y majestuosa en la que brillara la jerarquía de los valores metafísicos. La Justicia, la Belleza, el Bien, la Verdad, el Amor…  En la que los gobernantes hicieran honor a la alta responsabilidad a ellos confiada aunque no la merezcan y ejercieran de auténticos reyes saturnalicios. De modo que en nombre propio y de sus supuestos representados persiguieran como los cigarrons de Verín pero disfrazados con auténticos atuendos de autoridad, a los plutócratas sin faz ni corazón, a los dueños del universo.

¿Pero cómo representarlos? El dinero es un enemigo invisible. Ni siquiera el fiduciario es tangible salvo un ligero apunte. Una amenaza fantasma. El lado oscuro de la fuerza. La estrella de la Muerte cuya negrura tapa el brillo de las estrellas que nos enseñaba Dante en su Comedia.

Al cabo, a falta de democracia real dirigida al bien común, de la hegemonía de los valores metafísicos en la sociedad avanzada del siglo XXI, devenida a nueva Edad media, habrá que consolarse con un buen lacón con grelos. Mientras haya.”

 

Hoy, las cosas han empeorado mucho acaso por lo de la Termodinámica, eso que la entropía aumenta. De momento, sigue habiendo lacón con grelos y cocido, aunque no se sabe aún por cuánto tiempo si nuestros heroicos próceres filipinos siguen empeñados en esclavizarnos y arruinarnos. La dictadura tramposa arroja su disfraz de pretendida democracia y queda a la vista del más topo su grotesco esperpento, su honradez fingida de casto virgo tantas veces vendido y remendado.

Este año 2021 el disfraz de moda debiera ser el de algoritmo. Ese demiurgo cargado por el diablo que quita y pone voluntades electorales. Aunque también de soberanía vicaria, viene a sustituir con extraordinario éxito de público y crítica las antiguas representaciones de fingida soberanía popular de los ritos de la antigua superstición democrática. Subversión del orden social por unos días durante el Carnaval al igual que la supuesta soberanía mohatrera del pueblo el día de autos electorales. Una renovación en tiempos globalistas posmodernos y de posverdad del papel de los famosos aunque más primitivos Trampeta y Bocanegra que tan lúcidamente glosara doña Emilia Pardo Bazán, cuyo hijo y nieto varones fueran vilmente asesinados por los rojos. Unos rojos, socialistas, comunistas y nacionalistas, disfrazados hoy de demócratas con la complicidad del actual cacique indigenista regional.  Otro cigarrón qué tal baila.

Me temo que la sardina a enterrar esta vez vamos a ser nosotros.

 

 

La niña energúmena de Feijóo

No es la niña del exorcista aunque lo parezca y sus disparates populares inspirados por el Maligno Líder estén siendo muy comentados. Sí. Un escándalo en toda España las declaraciones de una talludita niña apesebrada muy amada del gran Timonel del Sar. Autor de la Gran Marcha para bajar el Telón del grelo, vacunar a la fuerza a “su ganao” y evitar así la maligna influencia del español en el propio señorío feudal y sus siervos de la gleba galleguista a ver qué pillo.  Un normalizador que considera a los españoles hispanohablantes residentes en Galicia como anormales. Y se gasta nuestro dinero en insultarnos.

En efecto. Se trata de una señora o señorita con look de alto carga podemita del ministerio de la marquesa de Galapagar. Por lo que se ve, la sociedad heteropatriarcal las cría, y Soros las junta. La buena señora o señorita normalizadora, entre otras barbaridades de semejante jaez, ha explicado muy puesta en razón que:

“Ninguna persona culta debería atreverse a hablar en público en castellano”

Claro que esta deposición insultante contra la España a la que le debe el sustancioso sueldo la ha perpetrado en dialecto, el mismo del que Rosalía terminara abominando.

Sí. Esta señora o señorita normalizadora de presuntos anormales como el sufrido lector y el que esto escribe, con su look de podemita de igual servicio y clarificador desparpajo parece ignorar las acreditadas mañas de tahúr de su jefe con sus viejas trampas y socaliñas. Ese heroico tirar el pelouro y esconder la mano embrutecedora y liberticida. Ese tartufo presumir de españolidad al otro lado de Piedrafita para perseguir como cruel Diocleciano todo lo que tiene que ver con su cultura a este lado de las montañas.

Como en el ministerio de la Verdad orwelliano, o las mañas estalinistas de Stalin, en este totum revolutum la prensa adicta del Régimen galleguista , que es toda, en un mohatrero intento de tapar el escándalo, se ha plegado a cambiar los titulares con efecto retroactivo. Un escándalo de sumisión, bien pagá, supongo.

Vistas estas grandes hazañas o las de su cómplice la endemoniada socialista de Neguri intentando exterminar el español de la enseñanza, somos muchos los que creemos que España necesita con urgencia un buen exorcista. Pero, el problema logístico es ¿Qué hacemos con tanto demonio expulsado de su apoltronado energúmeno?

En ningún Palacio de esta diabólica Monarquía energumenizada a base de presupuestos cabe ya ni uno más.

Mientras llega el valiente exorcista a San Caetano o el tenderete de la calle Hórreo se agradecería que, aunque sólo fuese para disimular, el tartufo Gran Timonel del centrismo galleguismo anti español y liberticida se dignase cesar a su obtusa discípula bien amada.

No habrá tal. El PP DE Galicia siempre fue criptonacionalista aunque a diferencia de catalanes o vascos, en modo cobarde, hipócrita, como de tapadillo. Jugando a favor de NOM ahora con Feijóo está desmadrado, ya se ha quitado la careta y ni centrismo ni leches. Se permite insultar y acosar a los españoles. Contra toda clase de tratados internacionales o la propia constitución española a la que le debe el cargo, Feijóo está empeñado en vacunarnos a la fuerza y en “normalizarnos” por sus santos atributos. Casado, el gran prohombre centrista, ni está ni se le espera.

Y ¡este PP es el que pretende salvar a España!

 

Espiritismo y Memoria Democrática en el Ministerio de la Verdad

La reciente introducción del Ministerio de la Verdad para reprimir la resistencia a la dictadura del Gobierno de Su Majestad es el paso siguiente al de la orwellianamente llamada memoria democrática.

Entretanto, palo y zanahoria para los Borbones. Se abren nuevos frentes judiciales para persistente amenaza del emérito fugado, ahora por tarjetas sospechosas de estar ligadas a blanqueo de capitales y fraude fiscal mientras se cohecha con una importante subida de presupuesto de libre disposición para su dócil hijo don Felipe El Deseado.

El Ministerio de la Verdad, dirigido en la sombra por Iván El Terrible, un discípulo aventajado de Goebbels, se dispone a discriminar verdad y mentira con la ayuda de un nuevo Cuerpo anticonstitucional de flamantes censores huele braguetas y rastreadores de disidentes patriotas. Gentes al servicio del despotismo, carentes de dignidad, y sobradas de ignorancia y criminal desparpajo, a los que se suman los nuevos meritorios centristas alabanciosos, prestos a delatar al incendiario del Reichstag que les indiquen y a apuntalar la resistible ascensión de Arturo Ui.

Para desenmascarar, con perdón, al disidente, patriota o malvado negacionista así como para ilustrar aspectos de la falsa, hipócrita y sectaria memoria democrática que ahora impulsa el quizás Partido más falsario y con más crímenes políticos o delitos de Código Penal de toda la Historia de España, se promueve la celebración de sesiones de espiritismo organizadas por la banda gubernamental a instancias de sus franquiciadores ocultos, y pagadas a crédito con el futuro nuevo dinero fresco de la UE que no es de nadie. Pero la cosa está resultando un poco embarullada. E incluso asaz contraproducente para quienes tanto y tan malo tienen que ocultar. Veamos algunos casos.

La tenebrosa borrasca, hoy llamada ciclogénesis explosiva, se cierne sobre Galicia y la Xunta colaboracionista bien dispuesta al pilla pilla y que no falte de ná. El grupo espirita del cementerio de los caídos de Bonaval apenas tiene tiempo para distraerse con las inscripciones de las lápidas ¡Ya hay contacto! Oigamos lo que dice: “hay quienes torpemente especulan con mis años. Yo sólo puedo decirles que me siento joven, como vosotros, que detrás de mí todo quedará atado y garantizado por la voluntad de la gran mayoría…”

Se oyen disparos lejanos: la Nenuca ha resultado herida por una perdigonada en el trasero. El autor del inoportuno lance cinegético se disculpa. Teme por su ministerio. La cosa no es grave. Menos mal. El ministro presiona: “El tiempo ya no puede sobrar y le pido que lo aprovechemos”. Le contesta su jefe: “¿Cree que no me doy cuenta, cree que soy un payaso de circo?”

El médium explica lo que le dicen desde el gris: Las continuas dilaciones en el nombramiento  de sucesor derivaban de que no se fiaba mucho de los candidatos ni menos aún del hipócrita panoli traicionero como todos los Borbones, con cara de mosquita muerta pero que se iba detrás de cualquier falda que viera en su camino. Informes de la policía secreta los vinculaban con miembros de la oposición con la que tenían contactos e incluso comían. Y el bunker está también envejecido, tiene negocios sucios y resultan demasiado rústicos para los nuevos gustos.

El tiempo pasa. Todas las horas hieren. La última, mata. Desde mediados de los sesenta se hicieron muchos esfuerzos para presentar su imagen como la de un deportista plenamente en forma. Se iba a pescar atunes, porque los cachalotes estaban en veda internacional. O salmones como el codiciado campanu. Ya apenas quedaban urogallos, sobre todo en Los Ancares lucenses.

Responde a Pacón: “La única enfermedad que tengo son mis setenta y tantos años, y desde luego es bastante para no hacerme ilusiones de que voy a vivir muchos años más.” Y a Garrigues: “Sabe usted, el Movimiento es para mí como la claque. Hace falta gente que aplauda en los momentos oportunos”.

No es el tiempo que se hubiera aliado con el anciano estadista para a enterrar a todos sus posibles delfines sino la mediocridad, falta de patriotismo y bajeza de miras de muchos propios y ajenos. Y cuando no, ahí estaba el tan oportuno Kissinger para hacer volar al almirante y provocar el golpe felipista de Suresnes.

El grupo espirita de Meirás ahora pide paso.

El médium se agita: veo una conspiración para robar el patrimonio familiar por parte de galleguistas y toda clase de traidores. Detenciones, torturas, vejaciones y la solución final: los socialistas asesinaron al dueño del pazo y a su hijo, un joven de solo dieciséis años. El hijo y el nieto de la Pardo Bazán. Sus sombras virgilianas protegían al guerrero vengador de tan viles crímenes socialistas. Sacrilegios, profanaciones, saqueos, asesinatos a mansalva. Terror rojo en el Madrid checa roja. Un viaje al infierno dantesco. Un horror. Que ahora quiere ser escamoteado, mediante leyes inicuas, transformando a los asesinos y ladrones en demócratas a los que hay que honrar.

Arde la biblioteca del torreón. Un bloque o pelouro de conjurados que llueve del cielo y nos intenta aplastar después de calumniarnos… Un asistente erudito aventura: lo mismo resulta que son los cascotes del edificio del diario Madrid que ha sido volado por un articulo provocador, “Retirarse a tiempo” escrito por un conspirador del Opus, un tal Calvo, pero no la de Cabra. Dice el jefe: “Yo no soy un dictador que se aferra a no perder prerrogativas, pero no es la primera vez que la patria me pide un sacrificio”. Y aclara al poderoso visitante americano: “Mire, Mister Walters, mi mayor monumento no es aquella cruz en el Valle sino la clase media española.”

Esa clase media que hoy están destruyendo impunemente, junto con las libertades, la memoria y la propia Nación, el filantrópico socialismo mohatrero de progreso y sus compinches.

Otro asevera que los cascotes proceden del Muro de Berlín, último homenaje del comunismo asesino a la Humanidad que pretendía descalabrar.

El comisario político que sabe que la UE ha prohibido el homenaje al comunismo se amosca: Bueno, bueno. Se acabó, terminemos la sesión.

En el yermo de las almas, en este siglo de las luces apagadas, la doble pía procesión crepuscular cruza el Patio de armas en Palacio. Unos se dirigen a incendiar la Almudena. Otros a asegurar el silencio cómplice de El Deseado.

¡Duc in altum!

 

 

 

Curioso exorcismo en El Corpiño

El santuario del Corpiño estaba tranquilo cuando ya se barruntaba la festividad de san Juan. Fresnos y castaños de Indias sombreaban la campa de la romería. Guillermo el abad de santa Agueda había ido a exorcizar a una mujer que estaba poseída de un demonio muy travieso. Mentía el diablo más que hablaba a las preguntas que le hace el abad. Inquiere por la suerte de algunos difuntos de quienes deseaba tener noticias. Luego mandó al diablo libertase de su presencia a la poseída.

 ¿Y a dónde quieres que vaya?

No sé, pero aquí hay muchos nacionalistas y socialistas de todos los partidos.

Sí pero ya están todos cogidos.

En esto que suben a rastras las once gradas de piedra que superan el desnivel de Poniente a un tal Alfonso Rodríguez.

Este energúmeno sí que trae un demonio peligroso. Y “zumbao” monotemático. En cuanto oye hablar de Castilla, o en español, se pone a echar espumajos por la boca.

Me llamo Daniel. As dereitas ten a culpa de too

Sujetadle por Dios que nos va a organizar alguna.

Estaba tan tranquilo aparentemente, hablando con don Claudio Sánchez Albornoz el célebre historiador y ex ministro republicano que le recordaba la condición de la Castilla originaria como patria de hombres libres, cuando le ha dado el ataque.

Rápido, traedme el Benito Remigio Noydens. Y dice el manual de exorcistas:

Cuando el demonio obligado con los conjuros dijo su nombre ha de procurar el exorcista saber su significación porque el nombre que tiene suele declarar su propiedad o natural condición o por mejor decir vicio y pecado que asiste y preside y así puede obligarle a que manifieste la propiedad de su nombre, o el pecado sobre que predomina  y reina para poder así aplicar mejor el remedio con la virtud contraria…”

Así:

Contra nacionalismo…libertad, igualdad, fraternidad

Se agita desesperadamente el Energúmeno.

Contra galleguismo….cultura y cosmopolitismo

Contra fanatismo…tolerancia

Contra envidia…¿? largarse de España

Contra saudade… un paraguas.

El exorcista no solamente es ministro de la Iglesia sino también médico del alma y así debe saber aplicar al Energúmeno los remedios, y quitar los estorbos, ora sean extrínsecos o intrínsecos que puedan retardar el logro de sus fatigas.

A veces al comenzar el exorcismo tiembla todo, y con voces espantosas y aullidos pretende estorbarlos, y tal vez con dichos ridículos: “As dereitas ten a culpa de too” o “los señoritos parvos que no nos entienden tienen la mentalidad de señoritas cursis” y menos honestos, “te voy a joder con el DOGA” y con descubrir faltas, y pecados ajenos,: “la culpa la tiene Madrid” entretener a los circunstantes, e impedir la devoción, y atención que pide tan alta empresa.

Pero el ángel rebelde se mostraba muy pertinaz, y ni los oremus, ni el agua bendita, ni los exorcismos le decidían a alejarse.

Rosalía estaba muda, algo así como espantada contemplando al Energúmeno. Vicente Risco, nacionalista jubilado y gran experto gallego en sionistas, judíos y artes diabólicas, hábilmente le atormentaba con sus vistosos correajes de falangista valeroso. El antiguo teórico del nacionalismo gallego, ya felizmente reconvertido, era inasequible al desaliento. Después de muchos esfuerzos, el réprobo tuvo que salir del Energúmeno solicitando como última gracia, ya que no le permitían redimir a la Galicia mártir de los “crímenes castellanos”, que le permitiesen al menos entrar por segunda vez en el cuerpo del rencoroso médico renegado del fonendoscopio para castigarle de ciertos desacatos cometidos recientemente contra España y los derechos humanos.

Ser redimidos por el diablo no sería más que la inversión total, demasiado cerca del Cainismo que ninguna propaganda ni Prensa afín puede tapar.

Sabemos que Satanás puede crear en la imaginación del hombre numerosos mundos. Y aunque fingidos los puede hacer pasar por reales para engañar a su rebaño.

Muy razonable era esa tal demanda y el abad Guillermo que apreciaba los buenos modales, y que nada negaba cuando se lo pedían cortésmente, consistió desde luego en las benéficas intenciones del Maligno, regocijándose interior y caritativamente de poder dar una ultima lección al tan hipócrita como tenebroso paciente, pero solo accedió con la condición que había de introducirse por el trasero.

En esto que Castelao fue a sentarse sobre la pila de agua bendita y apoderándose del hisopo exclamó: “entra ahora si te atreves, maldito pariente de Isabel la Católica, ya te preparo el pago”.

De modo que no pudiendo salirse el diablo con la suya, se retiró murmurando.

Con esto del puñetero Laicismo, los socialistas  y el heresiarca papa Francisco nos van a dejar sin pan”.

 

 

 

De correctione rusticorum en la religión covidiana

En un ya algo lejano enero de 2006 escribía para La Voz de Galicia este texto:

Para los comunistas de los sesenta que están en la Xunta actual con otras siglas, pues el comunismo vende poco sobre todo donde lo han padecido, ha llegado el ansiado I +D: que no se diga que en esto de inventar seguimos a la cola de Europa. Si antes fue la superstición marxista la que servía para desarrollar organizaciones y políticas totalitarias que justificaran el despotismo, ahora el pretexto es otro: la superstición nacionalista que ha causado en la Historia casi tantos muertos como la otra. Claro que en esto de la pura raza gallega ya Vicente Risco hacía sus pinitos a rebufo de Arana y Prat de la Riba. Si en su Teoría del nacionalismo gallego el buen Risco nos explicaba entonces muy serio que era la pura raza celta rubia gallega el gran hecho diferencial sobre las razas morenas ibérico africanas del resto de España, ahora la cosa cambia: la Xunta ha descubierto que nuestros verdaderos ilustres antepasados son una rama de los bárbaros, los suevos. Gran descubrimiento que tiene graves implicaciones prácticas. Por ejemplo: necesitamos otro estatuto que reconozca nuestro hecho diferencial suevo, habrá que reconducir la mal llamada normalización lingüística, pues el gallego no es una lengua bárbara sino romance, es decir claramente impropia, un invento diabólico del imperialismo para contaminar la pura raza sueva, de modo que habrá que buscar un diccionario de suevo, crear una academia que lo normalice y un ejército de enseñantes y policías para exigirlo. Ya San Martín Dumiense tuvo que escribir en el siglo VI su De correctione rusticorum para tratar de civilizarlos. Pero amigo lector, esto no ha hecho más que empezar, si somos suevos habrá que preparar subvenciones para hacernos bárbaros a la fuerza. La subida del diez por ciento del sueldo de nuestros representantes tribales no es digna de tales antepasados. Prepárese a ser asaltado a punta de estatuto. Mas no hay que preocuparse pues será nuevamente la morisma quien nos imponga la sharia”.

 

Casi tres lustros después se ha visto que lo de los suevos resultó una escaramuza pasajera que apenas ha hecho más estragos. A través de las telarañas galleguistas cambian aquí de siglo en siglo las ideas y a veces algunos de los hombres llevados a ejecutarlas, pero siguen los pretextos para el Poder. Así la llamada normalización lingüística que es una anormalidad democrática como con tanto acierto sostenía el malogrado Manuel Jardón. Pero en cambio no ha terminado de cuajar electoralmente el narcomunismo bolivariano por muy mareado que se encuentre, y el votante indígena recalcitrante recurre a la vieja marca conocida del Pelouro. Tampoco la defensa de la Hispanidad, en este recuncho ya casi perdido para la Cultura española ha logrado hacerse hueco en el único parlamento español de los infinitos que hay por esas regiones de Dios en el que está prohibido hablar en la lengua oficial de España.

Pero para distraer la penosa siesta ombliguista retrógrada en las veladas del pazo del Hórreo ahora estamos muy atareados para galleguizar en la medida de lo posible la foránea religión covidiana. Otra gran oportunidad de poder y negocio que la casta pueda aprovechar a poco que consiga infundir un miedo irracional en la población humillada y sometida.

La endémica falta de investigación propia y el abusivo recurso a los protocolos médicos defensivos por parte del establecimiento oficial galleguista ha evitado saber hasta ahora si la secuencia del código del virus es china como nos quieren hacer creer los enemigos de la imaginaria nación gallega o se basa en elementos suevos autóctonos. Asunto que sin duda tiene su importancia a la hora de patentarlo a poco que se modifique y cobrar lo que se pueda y a quien se pueda.

Y hablando de cobros, de la prodigiosa minerva del Gran Timonel del Sar ha salido un nutrido repertorio de sanciones en la que destaca una harto sustanciosa de 120.000 euros, que como bien es sabido todo gallego o suevo medio guarda en un cajón de la cómoda para propinas, chuches e imprevistos.

Pero las medidas contra la tierna infancia escolarizada son ya una terrorífica mezcla de estulticia enmucetada y fanatismo terrorista. Si no estuviera tan mal visto por nuestros cucañistas próceres políticos y arrebaña subvenciones citar a glorias españolas como Cervantes, cabría recordar lo que Don Quijote le aconsejaba al Sancho gobernador contra las muchas normas más o menos superfluas o caprichosas:

“si las hicieres procura que sean buenas, y sobre todo que se guarden y cumplan, que las pragmáticas que no se guardan lo mismo es que si no lo fuesen, antes dan a entender que el príncipe que tuvo discreción y autoridad para hacerlas no tuvo valor para hacer que se guardasen…”

En esto Cervantes coincide con Tácito, que consideraba “la multiplicidad de las leyes como señal cierta e infalible de un mal gobierno y de un pueblo corrompido”. Mal endémico, por cierto, de la política gallega y española, puesto que gran número de nuestros políticos piensan que basta la mera promulgación de las leyes sin proveer recursos para hacerlas posibles en la práctica.

Pero por mucho que Feijóo, el político demagogo no el sabio autor del Teatro Crítico Universal, ni menos un nuevo Martín Dumiense revivido, intente corregir a “sus rústicos”, confío en que al final, pese a la propaganda y la manipulación, el buen sentido se imponga. Ojalá se “desenmascare” a la nueva religión covidiana como una perniciosa  superstición antes que políticos e instituciones ineptas o corrompidas consigan arruinar del todo nuestro honor, dignidad, vidas y haciendas.

 

 

 

 

¡Exprópiese! (y 2)

El rojerío hipócrita y arrebatacapas con Sánchez y Feijóo a la cabeza se encuentra muy alegre y campanudo porque han encontrado una jueza que les dé provisionalmente coartada para expropiar sin indemnización a los Franco de su propiedad en el pazo de Meirás.

Según Barbeito en su obra ya citada, Torres, pazos y linajes de la provincia de La Coruña, la casa das Enchousas estaba en la parroquia de Santiago Seré das Somozas. El General Franco era descendiente de don Antonio Pardo de Lama y su mujer Antonia das Enchousas, padres de don Pedro Pardo de Lama que al casar con la dueña del pazo de Meirás doña Ángela Patiño, fue por derecho de consorte, señor de esa casa. Del antiguo solar de las Enchousas era descendiente también doña Concepción Arenal con quien doña Emilia compitiera en algún premio.

No deja de ser curioso que de algún modo los antecesores del Caudillo también estuvieran vinculados al pazo de Meirás. Después de su muerte, a la viuda de Franco, doña Carmen Polo Martínez-Valdés, el rey emérito la hizo Señora de Meirás con Grandeza de España.

Un pazo que perteneciera a la familia Pardo Bazán hasta el asesinato en 1936 de sus propietarios anteriores a los Franco, últimos descendientes varones de la ilustre escritora coruñesa.

Don Jaime Quiroga y Pardo Bazán, el hijo varón de doña Emilia, era oficial de Caballería y estaba casado con doña Manuela Esteban Collantes, según aparecen en la imagen de su boda. Tuvieron un hijo varón, don Jaime Quiroga Esteban- Collantes.

Ambos, hijo y nieto de doña Emilia, fueron asesinados por los rojos el 11 de agosto de 1936 tras ser conducidos a la tristemente célebre checa de Bellas Artes en Madrid donde tantas personas de bien fueron vilmente asesinadas sin siquiera simulacro de juicio previo. Otra más de las hazañas criminales del socialismo, que ahora intentan tapar con una versión fraudulenta de la historia de España dándoselas cínicamente de demócratas e incluso de bondadosos filántropos en vez de lo que en realidad fueron.

De modo que con tales hazañas criminales en su sanguinario haber más valiera por prudencia mantener un discreto silencio que permitiese un piadoso olvido.

Parece ser que ahora la nueva matraca distrayente para el pasto de progres irredentos será la integridad de la biblioteca de doña Emilia, situada en la torre de la Quimera, quizás en recuerdo de uno de sus célebres relatos. También maravilla, y no poco, tanta sobrevenida preocupación socialista por los libros ajenos y la Cultura. Y no ya sólo por haber deteriorado la educación en la España actual, sino por otros hechos históricos de esa época. Cuando los socialistas dieron el sangriento golpe de Estado en Asturias en octubre de 1934 entre otras salvajadas, devastaciones y asesinatos, quemaron la  biblioteca de la Universidad de Oviedo, incluidos valiosísimos códices y manuscritos iluminados. Y en Madrid y otras ciudades bajo el terror rojo también saquearon y destruyeron bibliotecas.

Mucho criticar la adquisición de Meirás pero poco reconocer que si tal cosa fue posible se debió en primer lugar al vil asesinato de sus anteriores propietarios en el Madrid rojo donde los socialistas y otras fuerzas de izquierda sembraron el terror, asesinando a mansalva a gente inocente, incluso antiguos diputados y ex ministros republicanos. Una España ficticiamente con instituciones supuestamente republicanas, en realidad bajo las hordas socialistas, anarquistas y comunistas.

Y peor aún, si cabe, no es la actuación de los socialistas en esta vendetta del pazo sino el papelón del colaboracionista Feijóo de ignorante complaciente o de encanallado compinche: ¿La verdadera línea del PP actual?

 

 

¡Exprópiese!

                                                                               Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita

«En esta feligresía hállase la aristocrática posesión de recreo, llamada Torres o Pazos de Meirás, de la eximia escritora Condesa de Pardo Bazán. En ella fueron concebidas y escritas numerosas obras de las que dieron fama mundial a la esclarecida coruñesa.»

(Eugenio Carré Aldao, Geografía general del Reino de Galicia, 1935)

 

“Torres de Meirás, que fueron de la Condesa de Pardo Bazán y están íntimamente ligadas a su vida. Aunque el origen del antiguo Pazo se hace remontar al siglo XIV, incendiado y destruido en la Guerra de la independencia, puso la primera piedra de las actuales Torres la Condesa Doña Amalia de Rúa Figueroa y Somoza en el año 1893. Hoy propiedad del Generalísimo Franco, que ha celebrado allí reuniones y Consejos de trascendencia política, lo que aumenta la importancia histórica de estas señoriales Torres…”

(Ángel del Castillo, Inventario de la riqueza monumental y artística de Galicia, 1972)

 

“Lo que doña Emilia Pardo Bazán llamaba Granja de Meirás era un modesto pazo mariñano construido sobre el que quemaron los franceses en 1809. Con las ganancias obtenidas por la venta de sus obras literarias, añadidas de seguro a otro capital heredado, doña Emilia y su madre, la Condesa viuda de Pardo Bazán, iniciaron y llevaron a término la construcción de un castillo de líneas románicas y macizos volúmenes, que la humedad del campo gallego patinó enseguida y pronto ofrecieron aspecto de antigüedad….

Consta Meirás de tres torres cuadradas de distinta altura, unidas por un cuerpo de edificio más bajo y con una capilla inserta en el conjunto de la construcción. En la torre más alta que doña Emilia llamó Torre de la Quimera, escribió muchos de sus libros y artículos y tuvo instalada su biblioteca, que, al parecer, aún se conserva, aunque expurgada.

Ya en manos de los nuevos dueños y a partir del final de la guerra civil, Meirás fue mejorado en comodidades y servicios, y se le añadieron muros, balaustradas, fuentes, blasones y estatuas traídos de oros lugares, como los pazos de Dodro y de Ximonde y otros edificios. La casa, así como el bellísimo parque están cuidados sin escatimar medios y presentan un aspecto grandioso. En 1978 sufrió esta casa los efectos destructores de un incendio.”

(Carlos Martínez Barbeito Torres, pazos y linajes de la provincia de La Coruña, editorial Everest, 1986)

 

Es evidencia de razón que gracias a su clamorosa incompetencia o puede que incluso complicidad el arruinado reino de don Felipe VI cada vez se parece más a la Venezuela comunista. El Estado de Derecho se difumina. Muchos derechos ciudadanos son limitados o conculcados. El derecho de Propiedad por lo que se ve apenas vale ya nada. Los ocupas hacen lo que quieren con la complicidad o gracias a la incompetencia de las autoridades y de los propios políticos que perpetran o mantienen leyes inicuas y anticonstitucionales en la idea de que nunca las van a tener que sufrir ellos.

El último ejemplo: “Exprópiese” dice el dictadorzuelo de turno y una ilustre togada de un juzgado coruñés busca la manera de lograrlo, a pesar del derecho de propiedad establecido en la constitución, dicen que vigente. Venezuela pura. Ahora resulta que cuarenta y cinco años después de morir su propietario, la sorpresa es que, diga lo que diga el Registro de la Propiedad o las leyes en cuanto a tiempo de prescripción, la Propiedad del pazo de Meirás no es ya del General Franco ni de sus herederos o derechohabientes, sino de la Jefatura del Estado.

Desde luego, el asunto tiene alcance personal además de institucional. No sólo es el «pequeño» problema de la vulneración del derecho de propiedad, don Felipe VI se está mostrando otra vez como un vulgar desagradecido a la figura tan bienhechora para los Borbones, que les deben actual trono y patrimonio, de su antiguo protector y entronizador: el General Franco, a cuya persecución a su memoria y linchamiento no se opone. Aunque tampoco me extraña ya tanto porque tenemos el precedente de cuando consintió la vil profanación de su tumba.

En este tema del Pazo de Meirás existe mucha hipocresía. Don Felipe y su familia disfrutan a voluntad de propiedades que han sido pasadas a titularidad pública para no hacer frente a sus gastos de mantenimiento como la Residencia Real de la Mareta, regalo en este caso no de los coruñeses sino no se sabe muy bien porqué de un conocido «demócrata» árabe. El palacio de Marivent en Mallorca que disfruta la Familia real en comandita de padres, tíos, primos y demás nutrida parentela es muy querencioso. Con titularidad de la Diputación quien paga los gastos, la legitimidad e incluso legalidad de su procedencia resulta dudosa dado que se incumplieron las condiciones para su cesión establecidas por la viuda del propietario Juan de Saridakis de que se crease un museo en su memoria. Cosa que evidentemente no es el caso.

Es de suponer que en cuanto les sea posible, en la misma línea del socialista Felipe González con el yate Azor, nuestros hipócritas próceres progres como Sánchez o Feijóo quieran disfrutar del morbo de dormir en los mismos aposentos que el Caudillo a ver si por magia simpática se les pega algo de su capacidad e inteligencia. Pero el asunto no deja de ser una lección que parece sacada de uno de los sabios Cuentos del conde Lucanor sobre la volubilidad del populacho y de las pasiones humanas. Hubo un tiempo en el que La Coruña se gloriaba del alto honor que suponía para la ciudad y para su Galicia natal que el Caudillo pasase alguna temporada en el pazo. Quizás el mismo tipo de gente del «suelta a Barrabás» que ahora jalea el atropello y «da lanzadas a moro muerto» pero no termina de atreverse con el Borbón. Las loas ditirambo alabanciosas de hoy se transformarán luego en insultos y humillaciones.  Nadie defenderá al imbel que no defiende.

El desaguisado judicial puede que tenga arreglo en instancias judiciales superiores, aunque me permito dudarlo dada la separación de poderes que disfrutamos en el arrumbado reino de don Felipe, ¿Venezuela o Estado de derecho?

Nuestros próceres una y otra vez se empeñan en dar la razón al insigne Valle Inclán, recreador estético de pazos y sus moradores, cuando sostenía que España es una deformación grotesca de la civilización europea.

(Continuará)

 

 

 

 

Meditaciones nostálgicas en el pazo del general Armada

Uno de los pazos más hermosos y de mayor tradición de Galicia es Santa Cruz de Rivadulla que fuera propiedad de don Alfonso Armada Comyn. Toda una manifestación de belleza que cualquier amante del arte, la cultura, los jardines y la naturaleza debería tener la oportunidad y el placer de disfrutar. El general Armada fue un primoroso aficionado cultivador de camelias, flor no autóctona pero que tanto se identifica sin embargo con el alma y la sensibilidad gallegas.

Don Alfonso fue tutor y persona de íntima confianza de Su Majestad, el Rey Emérito hoy fugado o desterrado, hasta unos extraños sucesos ocurridos hace casi cuarenta años y aún pendientes de total aclaración. Se sabe que, como suele pasar en España cuando afecta a la Corona o al Poder oligárquico, la Justicia quedó oportunamente tuerta o al menos bizca.  Y algunos tuvieron que asumir las culpas de otros a mayor gloria del discurso oficial.

Rivadulla es famoso por un centenario olivar dispuesto en forma de cruz, que proviene de cuando la organización del espacio en el pazo gallego obedecía a aspectos de “haver mantenencia” además de estéticos. El olivo es el árbol de Minerva, la Sabiduría que llora longas hojas de plata por la incomprensión humana.

 

Un 23 F de 1811 don Gaspar Melchor Baltasar de Jovellanos regresaba desde las sesiones del Cádiz constitucional  hacia su Gijón natal. Su barco es amenazado por una terrible tempestad y a duras penas logra llegar a tierra en Muros y don Gaspar allí es detenido y registrado por el coronel Osorio que seguía órdenes de la Junta de Galicia. Sin embargo, más tarde se le deja en libertad vigilada con mejor fortuna que otros compañeros presos en los fuertes que protegen la ría de Ferrol.

Durante siete semanas de la primavera del atormentado año de 1811 Jovellanos residió en el pazo de Rivadulla. Un confinamiento provocado no por una pandemia sino por un mal endémico muy español: la falta de patriotismo y de comprensión del Bien comun. Aún hoy se enseña al afortunado visitante el banco donde el ilustre humanista se sentaba a meditar. A mis soledades voy, de mis soledades vengo, porque para andar conmigo, me bastan mis pensamientos

Se puede llegar al mismo, pasados los jardines más cercanos a la casa señorial, cerca de un bosquecillo de bojes, junto a benéficos ruscus y después de atajar la cascada con los actuales magníficos tuliperos de Virginia. Y no le faltaban temas a don Gaspar pues las peripecias del gran político y estudioso polifacético darían para varios volúmenes. La Libertad, la Justicia, la prosperidad de los pueblos….en España estorbadas o traicionadas por una maldición permanente.

Allí, el viejo ministro medita sobre la rueda de la fortuna y la deslealtad real cuando, pese a sus desvelos por sacar a flote la España arrumbada de Carlos IV, Godoy, el doble favorito real, le mandó prender y así le mantuvo en Mallorca durante seis largos años.

Ni en la España de su época ni tampoco ahora suele ser costumbre reconocer el mérito. Cabarrús, el propio Jovellanos, el almirante Malaspina tras su magnífico periplo científico por todo el mundo con sus corbetas gemelas Atrevida y Descubierta, el conde de Aranda, Floridablanca, son separados e incluso desterrados, encarcelados o perseguidos según las conspiraciones e intrigas de la Corte. Pero mientras la España oficial bosteza, cobarde o se encanalla y las instituciones se desmoronan, la aristocracia del mérito trata de organizarse para resistir en beneficio de la Nación y de la libertad. Pero sufre la incomprensión de unos y otros.

Eterno drama del patriota liberal español, sin más armas que la inteligencia, el trabajo, la voluntad y la decencia para combatir entre dos nutridos fuegos cruzados. Soledad, incomprensión, traiciones, el ninguneo dirigido a humillar la virtud y el pensamiento, cuando no abierta persecución fruto de la crueldad egoísta de poderosas clases dirigentes atentas solo a sus intereses más personales e inmediatos. O de la ciega y feroz embestida de las turbas embrutecidas, jaleadas por demagogos, instigadores o provocadores.

Junto al pazo existe una figura de la coca. El dragón o la quimera devoradora que recuerda algunos de los relatos cortos de doña Emilia Pardo Bazán.  Acaso la coca que adorna la fuente a la entrada del pazo de Santa Cruz de Rivadulla simboliza ese hechizo, esa serpe que, como la que nos cuenta la Pardo Bazán de la torre de los Aponte, a la que fray Berte le hacía la higa, pero que hechizaba y obsesionaba a don Gonzalo, el caballero amante de quimeras y condenado al eterno vagar de su linaje, sin sepultura en tierra firme. Una especie de wagneriano Holandés errante de reminiscencias gallegas.

Pero, retorno a retorno, como si en ocasiones no pasase el tiempo o las cosas siempre se pareciesen a sí mismas, el espacio intramuros posee un alma de Belleza, serenidad y generosidad.

 

Jovellanos resiste y logra regresar libre a Asturias para proseguir con su labor benefactora los últimos meses de su vida. Queda en su noble corazón desencantado un recuerdo grato de su estancia en el precioso pazo del País Ullán: la amabilidad de la generosa hospitalidad gallega. La serena belleza combinada y armónica de palacios y jardines, las tardes dulces y soleadas después de la lluvia matinal. El son de los pájaros o del hablar musical de alguna moza que acompañan el cíclico rebrotar primaveral de la Vida. El paseo sereno y relajado entre la preciosa y majestuosa floresta con ejemplares allegados de todas partes. Y sobre todo los de la flora española autóctona. El singular olivar centenario dispuesto en forma de cruz y el bosquecillo de boj. El olivo, árbol símbolo de Minerva, la sabiduría, que decíamos llora hojas de plata, y el boj de madera dura, resistente e imputrescible. Ambas especies raramente juntas en nuestra ingrata España eterna, la de la corrupción y la regeneración permanentes.

 

N. B : El enlace resaltado en granate permite escuchar grabaciones de cantos de pájaros españoles

 

¡Santiago y cierra el Espíritu!

De buen grado o a la fuerza debemos irnos haciendo a la idea de que las cosas ya no son como eran y que en los últimos tiempos los cambios se vienen acelerando vertiginosamente. Los 25 de julio eran una celebración de carácter polisémico. Pero sobre todo tenían un componente de reivindicación de España y de su papel en defensa de la Cristiandad, invencible bastión europeo contra las agresiones de la morisma. Las turbas del Pelouro aprovechaban también el eco mediático para hacer tumultuosa propaganda de su fementida e imaginaria patria gallega contra España.  Otrora, el 25 de julio era un fiesta nacional, la del apóstol patrón de España, nada menos, ahora se celebra medio de tapadillo para no herir los pudibundos sentimientos cuando les conviene no ya solo de obtusos nacionalistas de todo pelaje, sino también de los nuevos invasores agarenos, peligrosa y desarrapada quinta columna de trinca paguillas adictos a la sopa boba. Sí. La festividad de Santiago Apóstol tuvo gran importancia en su momento. Era festivo en toda España como el mismo 18 de julio, justo una semana antes. Ambas conmemoraciones presentan algunas similitudes aunque también muchas diferencias.

En los 25 de julio de ahora se confunden una amalgama de diferentes mitos, arquetipos y planteamientos históricos, pero empequeñecidos gracias a los heroicos galleguistas de todos los partidos, promotores y beneficiados del telón del grelo, como una caricatura de lo que fueron. No obstante, los sectores más inteligentes del galleguismo oficial piensan, con razón, que es preciso, y además urgente, ir renovando la vieja y obsoleta historiografía galleguista basada en ensoñaciones o prejuicios románticos de carlistas revenidos o niños bien de la arruinada pequeña burguesía rural, por otra menos risible. La cosa está ya tan manoseada y tanto se ve la urdimbre remendada del tapiz que su mantenimiento podría llevar al traste todo el negocio de granjería montado sobre ella para ordeñar sino saquear presupuestos públicos. La oficialidad autonómica recoge ahora la nueva idea del neomarxismo cultural con el mismo ardor que defendía los viejos mitos de Breogán o la impostada catadura democrática de un Castelao o de los viejos nacionalistas ganapanes Lo que no obsta para que en la escuela se adoctrine a la más tierna e indefensa infancia con tópicos y falsedades que siguen envenenando a los jóvenes gallegos, víctimas de la LOGSE, la autonomía, los nacionalistas de todos los partidos y el pilla pilla. Por desgracia, casi todo se encuentra tergiversado, descontextualizado como si Galicia hubiese sido siempre una isla sin apenas contacto con el resto de España o de la civilización occidental. Si bien, ya digo, ahora no hay locura posmoderna neomarxista de ingeniería social que las mesnadas de Feijóo no adopten para sus fines particulares.

Un importante mito es el de Santiago matamoros y su relación con Compostela. El que fuera jefe de la iglesia primitiva de Jerusalén, enfrentado a San Pablo por su visión de extender el Cristianismo a los gentiles en vez de reservarlo como secta del judaísmo, fue decapitado y dos ángeles pusieron su cuerpo en una singular patera y cruzando el Mediterráneo, el estrecho y luego costeando terminaron embarrancando en Padrón. Se produce la invención del sepulcro de Santiago, el famoso camino de estrellas y bellezas arquitectónicas que alcanzó extraordinario interés internacional y su consagración como centro de peregrinación de la Cristiandad, en cierto modo sustitutivo de los inaccesibles Santos Lugares.

Pero la invención del sepulcro de Santiago no es del todo original. El antiguo tema tradicional de la muerte aparente del Sol en Poniente, en el finisterrae geográfico, ya existía en la religión egipcia faraónica.

Bien es verdad que la causa de la España cristiana necesitaba un buen motivo de carácter mítico o religioso para defenderse del Islam invasor y guerrero. Una de las misiones del mito es precisamente la de inspirar conductas. En el caso de la España y Europa amenazadas por el Islam era la defensa de las propias tradiciones frente al violento invasor. Un asunto no lejano sino otra vez de plena actualidad por las nuevas invasiones promovidas por el sionismo y la plutocracia internacional. Su corolario militar entonces fue el Santiago matamoros del famoso lema militar ¡Santiago y cierra España!

Frente a la del Santiago peregrino, la promoción de la iconología de Santiago Matamoros también en la artesanía compostelana del azabache vendría de Felipe II cuando trataba de combatir los abusos y granjerías contra los peregrinos sufridas durante el camino de Santiago para lo que arbitró las disposiciones adecuadas.

El mítico Santiago, patrón de España y auxiliar de sus ejércitos en defensa del territorio contra el Islam tenía una pareja dual, San Millán. Porque la pareja cristiana Santiago y San Millán es el trasunto actualizado del mito pagano de Cástor y Pólux, los Dioscuros. Que también, montados en sendos caballos blancos, combatieron con resultado decisivo a los enemigos de sus fieles invocadores de socorro durante la batalla entre Locrios y Crotoniatas cerca del lago Rhegilla. Mito que, al parecer, luego sería usado mediante granjería por ciertos Panormo y Gonipo, vecinos de Andania, en una escaramuza contra los Lacedemonios. Ambos tienen su recuerdo en el Palacio de la Granja de San Ildefonso.

Pero cabe rastrear este mito aún más lejos: la antigua India de los Vedas. Acaso el que posee más componente metafísico.

Entre los dioses solares de la tradición védica se cuentan los Azvines, gemelos que abrían camino a la Aurora. Los Azvines védicos son piadosos, pero si a veces rompen las huestes enemigas y desbaratan a los rakshas o demonios, igual que Cástor y Pólux con los enemigos de sus fieles, o Santiago y San Millán a la morisma, es con intento de amparar a los que imploraron su favor en momentos de zozobra o tribulación. También gozaban de poder terapéutico por tener atributos divinos y humanos, celestes y terrestres a la vez. A veces también los Azvines sacan del hoyo a los Rishis sacerdotes o poetas. En el mito compostelano también es preciso recuperar una tumba sagrada de un sacerdote legendario.

Probablemente, como en tantos otros casos, el mito cristiano medieval de Santiago puede tratarse de una “porfidización” mitológica o de una simple adaptación de mitos anteriores, en este caso de la mitología griega o la tradición védica, a las necesidades del Cristianismo de la época. Lo que no se contradice con que sea un arquetipo colectivo al modo jungiano que adopta diversos nombres o figuras según las épocas. La aspiración humana a ser ayudado por enviados del Espíritu en graves momentos de zozobra, peligro o aflicción.

Entre nosotros, el recurso a la protección de Santiago era necesario por la amenaza del Islam. Una forma de aglutinar el ideal común de resistencia de los distintos reinos medievales cristianos frecuentemente enfrentados entre sí. Constituía una tradición de una inspiración civilizadora con un doble camino terrestre manifestación de realizaciones artísticas para los peregrinos. Y celeste, el camino de las Estrellas, hacía el Oeste, donde se pone el Sol, y el Uno se ve fragmentado en la Dualidad de infinitas pequeñas luces.

Con una imagen sobre esa misma Vía Láctea comenzaba Julián Cantera Orive su controvertido libro La Batalla de Clavijo: “Cuando yo era niño recuerdo que nuestras madres nos sacaban la noche del 24 de julio a contemplar el cielo estrellado, y señalando esa cinta blanquecina, llamada Camino de Santiago, que recorre en toda su extensión el firmamento, nos decían: Por ahí pasa a caballo el Apóstol Santiago, Patrón de España. Espoleada con esto nuestra infantil curiosidad, preguntábamos: Y ¿de dónde viene y a adónde va? Pues viene de Clavijo, lugar de su triunfo y va a Compostela, ciudad de su descanso, contestaban…

El libro La Batalla de Clavijo disponía de nihil obstat del censor Doctor Josephus Grau e imprimatur el 27 de setiembre de 1943 en la ciudad de Vitoria. Hoy sería imposible publicarlo. Bergoglio lo impediría por su inaudita e inoportuna glosa de la Cristiandad amenazada y las autoridades civiles del falsario y su abigarrada tropilla lo considerarían políticamente incorrecto, sembrador de odio e inadmisible. Los inquisidores de twitter o Facebook se apresurarían a cerrar toda clase de cuentas relacionadas con el autor, editor y demás partícipes. Sin embargo, Cantera desarrollaba toda una profusión de argumentos y documentación tomada de la más vetusta arqueología de tradiciones y cronicones. Y con numerosos mapas y fotografías realizadas por él mismo.

Una deriva, no exenta de ciertos tintes simoniacos, de la batalla de Clavijo sería el llamado Voto de Santiago, una renta, entendemos ahora que abusiva, cobrada por la iglesia compostelana que sería la base económica de su riqueza y poderío. Allá por el año 834 Ramiro I concedió un privilegio de acción de gracias por la decisiva intervención del apóstol en la legendaria batalla. El famoso Voto de Santiago tenía cierto pretexto eucarístico pues consistía en el pago anual de una medida de pan y otra de vino por parte de los campesinos para el sostenimiento del culto de Santiago y del voraz clero de la catedral. Tras varios dimes y diretes, este privilegio fue abolido por las Cortes de Cádiz, luego restaurado por el rey felón por antonomasia y definitivamente anulado en 1834.

Una variante, modernización de Clavijo, es el llamado acto de Ofrenda al Apóstol, por la que un prócer político va a la catedral y pide al apóstol ayuda para sus fines. Este año el propio rey Felipe tras su visita a Mérida para ver Antígona, otra heroína de resistencia.

Algunos no podrán por menos de resaltar cierto anacrónico componente teocrático de renovación de la legitimidad del Poder que cabe encontrar en ritos como el de la anual Ofrenda al Apóstol que se lleva a cabo en la catedral compostelana.  Existen similitudes con otros ejemplos de pretéritas y arrumbadas civilizaciones históricas. Así las reminiscencias faraónicas egipcias del dios Amón Min, el de portentoso falo erecto. O las imperiales chinas de la dinastía Ching en el pequinés Templo del Cielo. Un tiempo de penitencia y reposo en el que el pobre emperador chino se veía obligado a mantenerse lejos de sus concubinas para agradar a los dioses del Cielo y así pudiesen o quisiesen seguir fecundando la Tierra del Reino del Celeste Imperio a mayor beneficio de sus sufridos súbditos. Tiempos teocráticos en que la autoridad civil y religiosa apenas eran distinguibles. En los que la Feliz Gobernación del Reino se lograba con el gran Macho fecundando litúrgicamente a la entregada Tierra mientras impetraba al dios local único, o por lo menos mejor que el del vecino.

Otra variante actual, de cuyo contexto actual ya hemos referencia al principio, es la celebración de la Fiesta «nacional» gallega por los inventores y explotadores de la fingida nación gallega. La del antiguo patrono de España se reconvierte en fiesta solo de la inventada nación. Lo que constituye una adaptación de los viejos mitos y supersticiones a las necesidades de los caciques del nacionalismo galleguista común aunque con diferente grado de virulencia a todos los partidos. En sus versiones más degradadas el orden litúrgico se sustituye por algaradas propias de la «Gale-borroka». Entre estas supersticiones en las que se recrea el morboso victimismo galleguista está la supuesta falta de autoestima o el auto-odio por hablar en español y no en la lengua local, que es considerada sacramento y lengua para oficiar actos galleguistas como lo fuera el latín en la Iglesia medieval. Otra superstición galleguista es la que considera lo suyo siempre mejor porque es propio.

Pero, llegamos al punto crucial, ¿tiene hoy algún valor recordar lo del mito de Santiago?

El mito no es enemigo de la ciencia como sostenía Ortega y lo hacen, en general, casi todos los progres modernos. Por el contrario, defiendo la concepción clásica tradicional del mito como vehículo de transmisión e iniciación de verdades espirituales de singular importancia para la conformación de la conducta humana.

En cierto modo el mito de Santiago, tanto en sus luces como en sus sombras antes comentadas, sigue siendo de actualidad. España se encuentra nuevamente amenazada. Incluso parecen abundar más los traidores don opas y mercenarios varios dedicados a favorecer la causa del enemigo que los que aún desean defender a la Nación y a la tradición española, grecorromana, cristiana, ilustrada y libre.

El Cristianismo o la genuina Tradición e incluso la Ilustración son fuerzas declinantes en el Occidente avasallado por la construcción del NOM, como también está gravemente amenazado todo lo que tiene que ver con lo Sagrado, las Humanidades o la Cultura. O cuando las realidades históricas pretenden ser sustituidas por fanáticas y sectarias memorias sesgadas e impuestas por la violencia de leyes inicuas.

Es por eso, que muchas personas sensibles en todo el mundo sienten una especie de orfandad ante el fracaso de las instituciones para protegerles. Y sienten la urgente necesidad de un auxilio espiritual exterior en su propia batalla personal semejante al de Santiago en Clavijo.

Es permanente, forma parte de nuestras naturalezas psicológica y afectiva más profundas, la aspiración humana a ser ayudado por enviados del Espíritu en graves momentos de zozobra, peligro o aflicción.  El Espíritu debe seguir vivo si queremos sobrevivir.  Tal es la mayor fuerza en el combate. El escenario de la batalla es nuestra consciencia que los mitos ayudan a esclarecer, así como a conmover la voluntad.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.