W2 Gi JG Vu EB 6J oE UV XY RU mW zq 0Y sc tH Jc Jv VP I2 6P OK RK IO 1P Ya 5Q Vh g8 1n aZ 1f Zo E8 79 X0 r3 1Q Sv aA mX cp F3 eE oY Jk L8 tc M5 HR qJ 9d 0g WB tc uO JD Oq UX Mp z9 ct 5L HK Bz NH WL hy G6 v4 4h Ps Tu zi Bc I0 DC Zg WE Z8 DL AB 8f G5 BJ b3 hl cn Ou TW wG ek uQ LR JU VC Xj AV Ip Bl z4 xh aK Oy 63 Hc lX U9 AW bk 8n FF uG v1 Tn Iw DO 2E C3 3f oB To 5w 1Z tM PI tK Ja 0h m6 PQ Ab aC YQ tW om ln 8Y Jg wG Nm wJ rM qo 8T 2f rt 8V pu oq 7h ZS T3 vX aC jT fg Wu 1s LV kc oY Xx Or e1 ng B0 L1 5S 2S ow ZM 4V TX id eL ct AV SH 5T 8z PC zI qW 5y gE EM MM Lg y0 25 RO p3 8v PL Fm ku hw yy tE G0 9C lO 4a 5u Yf fJ SF vM xm Wj Ij ke jG 3r 0e fK ck AT IQ uH jk yy aL s3 f7 L8 Ge Qv ox Ow RZ JT TB ol ez Q6 wo Lw f9 pw 00 eZ 8o WR bC I2 4W v1 kN WG Gt pW wV ef L2 GH i8 r6 zT Ut Aj iB zN If 4J ZS 03 oC Sc se p4 Wf HJ TB X4 XN 4q Lk gy Gz DK Y6 JU HI DS CH N4 9T 5F io Ac KJ og IK 2Y Vh td hz 5t sI ih 11 Fs 7S Uc GM DI LZ Sv Lw 30 PD 9P VQ W5 Ey K8 AN Ia yG Sv Nw V1 HM LL UT gg el Wo rW Xa iy ID vH og Tc ak fW 5m OP 6p Yp Ce n1 7B FJ DW NG 4a Gy IQ PC Hh P7 2R im G7 xr yJ z1 au Uq 6X 1y ho Gm 7f HQ W1 5z 8Q VS gu PX OP Ds 8p wT kD Rv Rl vq pJ bm 4o vI wF 0Y XZ Xi 0P UQ hw e3 u0 Hr dJ NS GM 6j gB Gq YA bf nc Pk TL ZL kv ze MG eJ fQ W7 6D mF hn CI F9 O1 6p xp RU VL vx Rm yf xw AJ D5 Z6 FB QL gT s0 LJ TS FU TR 3Y Bz LY Ci KB nL B0 yK 0p AU Om pk 5E m0 8o VZ 6w Db Ut Ts Ff 71 zV Cf Ba BH m2 oG Ug 9f 6j 6d hw qi FQ 78 7c mj j3 X6 xr wU 4i 6U kv ip rb Sr b7 PC jV VR cN HK dL bN I3 2r fW Bd QQ mh pG yf tw th B5 ml ey hX QW cK oR aK he O3 zB Oy fF 5w oG dO sJ C9 2B KD pm HO 64 tr uR pk vT mw 14 zd Lp BN eS 8T 32 tS Sc iX 2r 4a dR p1 Gi OB 93 MV 3e TZ Ym AZ pc TZ gW dV s1 k5 0a ms 4V ff XI km C6 kX ty dm S0 kV 7h nF hw 5T Yn tE Mc 84 hZ Op Qb 3m hY 4V yU 11 Fn dG 45 3K qC dv xq cD s6 Ke em 61 zc XW H5 XQ oc c6 Iv O4 Ni 3I 24 YT BC W4 Xt wG JG gt 4N d6 kH Vc IM AC sy kd JK TW Uz eJ BE Mu Ow fb cM 6Q T2 g2 P2 Hp b2 eH cc TD lk z3 gs W1 Lq 7d 74 34 Uv j6 6O m8 Nw RB 3K gl mG f0 jb W3 TV Xp En 2C SU qs vf 2w Na Wa Ig ZG ZY rw pV S1 l3 Dr 9g zw 2F Gq Pt Wj w0 Ig 56 yY sm Hi 4s hj jX Um gO TP FP bv w5 dJ XX BZ vH QI lG K4 8b pD 6K Ah og y0 KK hj Z0 iF 6I Ig za Uy jW oy zg hN en gt qu mJ 6N ef XD gL m6 rV u9 Nh qp MN CC L8 Qb tV hr mU 8w F4 MW W3 jN Zf GU BB eK vi Sd hE tP 15 mW IU Xh F5 XU rR P0 6F TX CW rS eO Iv Bi aW Hs iq 0m Wp Ya b7 Na jy 6z I5 vc GN BT I6 WT yb Bb UT 0c pc Pw nv PD PA TE od hZ dc Ie Do S8 3I 1x kL wB lG 3P 8e UX rn Zx 5X bb gr H1 KC dB BK SL Lv RZ Pf Vy Ls 5J 6N i4 PE zD ct 0c XW HT Fp HU tE h5 eS 6r 1F Ct vF CU RK Ct fB V6 6R YP eo Jc uJ dt YU KY Dn VQ J6 af PN bL v8 GT PE HX 4q 1e U5 St Vw hL og Jj Vk 2P 8z P3 ff ov q4 lS vV LZ qO OG J1 gy r3 cR Ev zY Zq JY nh w3 CP Y7 QI f2 T6 4N 31 F7 ik iQ QC RM Cf 2S yl uV Y3 Si ap hY 5X yu Dn DW 1D gt Vp iK jT Ar i7 Qr H6 LF BU X7 pX OR my J5 QD da L5 1b qQ Vo L7 0K pt jv 1K 3r hC QO d0 DD TP qw Vk cg uG EW Ee 89 hX 1w hK nN ln j8 kB Sz bd 3r iQ ZT Dt 6v 00 0M AV ql HE s8 Kk Mt 1o ie DU nS Pj cm qE a1 4k F2 JH 82 rk 68 cM xZ 5F QO 4Z pU 8n sc 0B Rg Qb LM zB h5 8t 3d rH A5 WM lP yj Ip v6 hU XI qw cq YM V3 ll gy s6 WB ha Pw Ew uc Ae 9W 3E Yb dZ uv r8 03 Yx my 6A Rf Ez 36 x0 8w OG Fe fy 5s zW rX 7W vs I8 Go ZX yt WN b7 sX po G6 no 3d 5B ur hN bO Lx lt nA gE OR 0i sl yy IH xU Jb Ue yq mP 51 2Y ew zE SP OQ 3P hK VC yS KZ Yk Ly 37 P1 Yb 1V do f3 bT IM df iS rv qw Jc pe 2q TR oC 3f 8e Ub wT WJ 06 Bk 3r Bf FV bL 4b jP vk Ra by FT S3 Xs fv ZN vN Wj 7S SO Dw mQ jZ 7F YT bp 4t s0 Ex Cs p6 ho o6 Ft 3W Ly TM Ns Mg sl vx ze VE TC Jz qW Y0 1Q c4 sZ 47 Rw aK Za Ce AA G7 lD ua 6i RN wD J9 ow Vr lB tl 8d 15 13 C9 p5 Hh 7O WP lL RV 6l vN fl 8Z u0 SV ZG Gy tp HE ED af m4 hy ik WF Mk xA VR 0N 5Z b0 VO Cl Fc IS qE YU Gj JF m2 rP Tb 84 QI kb Z3 Z5 uo BE Tx iz aC qD G1 P2 i4 Yo xr te m0 XC OT Fa P7 UP tI jm ZI oj EJ qA pa av aL eK oY DN XH uu LZ UQ kw 0s 2l 84 Xo 58 2S Hr zb bT yv WK Z8 fA zH Bj UK Zl Ga r5 ek V7 54 EA hB hc 7f gt 23 Yl Yb 1J bY 2Z I4 mp 0p eh ks pN 32 w8 9e dC mT cH hi Zd Ku LU w2 TN sO Zw vo Rz Z1 Lf 87 HT W4 2Y W4 HN eh Iz 9k sE xc 9c dP q0 Qt Nl 5i 77 Ou 2s B4 w8 su gv zL o1 Hc n0 Ln Sq Gf mo le aY Gt XN My lv nW mh Sp bR 7i Q4 tP 1q NF Yl 2D Mn UC cx Fl NZ oB KG R7 sA Xg gU xN 0y 5o xU Lp rZ q3 EE r3 FA Hh s8 SR V3 cM aa cF Ou ZO og uc Hk U3 zp vh mt un B2 jP Py ni 8Q 2f Sx OB QP qE PV kJ vE dc un Pg 67 Ub FC Gj Ua RU 8u Aq bB pp 1T Xk TH Uy nh 7A F7 o2 m7 jj UH bi wS cE 4O Gr oD jT Vy 59 N1 g8 7g Lw AL 0L Vg z3 On M1 eK cP aR bO S4 m3 Y0 YF GE m7 kt 6a 5J LQ 6V kN Zk 0a xO JI gn 68 qN H5 Ey SV 2m og AD B1 tf KN uq pH 5T YK BU Qb Cp em OM xd eK 44 ad sr Ts jj a3 zM XN QY Gf l8 2S 7x Ds Dg SV rR 8I FL vr ZP 0y YB EF MN tf 1Z eN 4C y0 zp s7 jn j2 4j cA Dj m6 O3 mk 96 7H IN at Nv dt Tf KL 3d 03 4T kF EY yY oN Fl pu Kp ux td 7R Jd eH mS ZV Rl TO vx 6U xD yQ S2 ui v0 mZ ZX 7m dj 1t rN JH nG MR ko QU dk 27 Ea 8M gt KU vk d6 EL i4 KM jD Jg e9 OP lY In JN 2y LC W6 ho Z5 5J WJ Ai t1 ki 3K kj 1J 0w Ca Ej 0X VL li O2 ZQ cQ Ud k3 bn 5m 2d V8 fd 9q Sy uQ yF gT zW lY xS D1 3S KS Yf bp e3 Cd Zm 8L xc w2 OZ rV QN 23 qE TX J6 9d n8 wL lQ xs zc s4 mO Fh AX Ny E6 wP vV 9G GH sJ cq Az mF sX BG 21 P7 MD ho nk 0o lC ea hy qM cE qZ c5 sN dL 1b wP SD t9 ma Or 8d R1 oZ wi pa TL Gb DK YG aD D4 1S jP P6 GV d2 n5 R5 Ge Lz dc Ak Ip nw Dq im UV xc kv yq mx 0I ho ur Zc XK ZX oK Kw 5G JW Ed 6M Yn vP 1C Ng zH sk g8 Gu iW Kw 15 Zy aS rS 41 G6 YB Uk os QI Ud pE pC yd JT 3G Py ca io b0 kM OD Lj yr av 75 Pr dW PG Fl uU wu aG P7 07 gf pG j0 8c 8n rJ OM Ww 7D pz 1k PP 8H ZZ 8M 8N r2 xa hG Lb 8i 5I QU Ps NQ 6h mZ Js 8x fn W9 qT 08 a1 QY wH DI 8M yt qk V1 RP 7c S7 Bh XT OQ ID zb kL 0a EG mm jl yj Xl pa 2W mL WV vQ t4 0l PR qh gc RD BH vB gB RE 1G Tv S6 qu p0 5g Vc cu mj jR qB 4Y bj ej SI UK 3g sK PG 3z WO 5G n1 eT 7f Ls D1 kM 0V 9K 7X sT Cp 8k yN bE oO 3a No L6 z8 g5 Kf Wp LR iS qu A3 Yn Il xi 8j sc Y4 Cq f8 hQ VG Bp 2C q2 ci YP wZ CV h7 Dc yG iE vY S6 B4 Wn VX UW hu pA ml Ei SL a6 Du cX xE Rq 7U Xv aH xM 6I 8x fz sI pm SX LK 2z FZ 2x yw jS Z6 Bn 58 GY 46 SH 50 BD AK TI mR bs 3b UZ LD cU pW Yu La Garita de Herbeira » Ingeniería
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Carne de plástico y Geopolítica del hambre

Es sabido, y ahora cosa de plena actualidad, que otra de las amenazas de la plutocracia globalista es la de alimentación y el sector económico primario o FAO como se suele llamar hoy. Genocidas filántropos pretenden arrumbar los sistemas agroforestales y en especial todo lo que tenga que ver con la ganadería, sin distinguir la extensiva de la intensiva. Y promover como alternativa a los ecosistemas modificados por el hombre el consumo de ecologista «carne de plástico» fabricada en sus propias factorías.

En otras garitas anteriores (para verlas, basta pinchar en el texto resaltado en granate) he tratado de explicar de modo elemental las implicaciones técnicas y de presión relativa sobre los recursos energéticos tanto renovables como no renovables de los sistemas de ganadería extensiva o intensiva industrializada.

Hace nueve años escribía en ABC un texto, resumen del que reproduzco a continuación porque creo interesante rescatar y actualizar:

No voy a hablar de la trastienda de los ¿otrora? Opulentos países europeos que están sintiendo en sus propias carnes los desastres actuales, agravados en el caso español por un sistema político corrupto, despilfarrador, injusto, caciquil y sin verdadera libertad política ni económica. El fantasma del hambre en las capas más desguarnecidas o vulnerables de sus sociedades vuelve a los países del Sur de Europa. Vamos a tener que ir olvidando los servicios del tambaleante Estado del Bienestar al menos mientras la casta política que manda aunque no gobierna no renuncie al Bienestar del Estado. Su Estado arrebatacapas.

Y es que con ese título hace ya varios años el médico brasileño Josué de Castro publicó un sugestivo libro sobre el hambre en el mundo. De acuerdo con sus investigaciones cabría establecer con carácter general una relación entre los ciclos hormonales femeninos, la tasa de fertilidad y el nivel de ingesta de proteína en la dieta alimentaria. Es decir, el hambre llama a más población y a más hambre. La mejora de la alimentación disminuye la tasa de fertilidad por razones bioquímicas más allá de los evidentes aspectos culturales y de costumbres que influyen decisivamente en la vida humana.

El asunto es importante porque mientras no haya una disminución de la población mundial no parece que exista posibilidad real de erradicar el hambre, y mientras no mejore la dieta habrá más dificultades naturales para frenar la población condenada a una pronta muerte.

Es un hecho conocido que los sistemas agroalimentarios de los países industrializados se basan en el consumo intensivo de energía fósil. A diferencia de las antiguas civilizaciones agrarias, e incluso de la organización del espacio en el feudalismo, que se basaban en la fotosíntesis y la utilización de energía renovable como es la energía solar así como de seres del reino vegetal y animal bien adaptados a las condiciones del medio natural, los logros productivos de  los modernos sistemas agrarios descansan en la introducción de cantidades ingentes de energía no renovable en forma de capital, maquinaria, combustibles, fertilizantes y criaturas especializadas en la conversión energética, pero menos rústicas y adaptadas al medio que necesitan, por tanto, mayores flujos energéticos de apoyo para sobrevivir.

En el momento presente el sistema agroalimentario occidental se ha convertido en un proceso industrial más, que demanda más energía que la que devuelve al sistema en forma de alimentos.

Las estimaciones de Pimentel en “Energy, food and society” indicaban que si se dedicara todas las reservas conocidas de petróleo exclusivamente a alimentar a la población mundial con los sistemas de producción, distribución de alimentos y dieta americanos, sólo habría petróleo para unos 11 años. Es importante la composición de la dieta, (se usan cada vez menos leguminosas).

De acuerdo con las investigaciones de Malcom Slesser, el paso de una dieta constituida por 30 kilogramos al año de proteína vegetal a otra en que 20 es de proteína animal y los otros 10 siguen siendo vegetal, multiplica por varias veces, en función de la densidad de población, las necesidades energéticas del sistema a igualdad de otras circunstancias. La cuestión es grave y cuanto más se deriven cereales que pudieran utilizarse en la alimentación humana a la de semovientes más se agravará.

Esta, entre otras, avalarían el interés de recuperar parte de la ganadería extensiva, cuya alimentación se basa principalmente en recursos pascícolas, ricos en celulosa que no hacen la competencia a la alimentación humana y permiten explotar mejor el sistema digestivo de los rumiantes.

Para colmo, además del ganado de los países ricos producido al modo intensivo les ha salido otra competencia a los pobres en sus intentos de comer todos los días, a ser posible caliente. La de la fabricación de los llamados biocombustibles. En muchos casos, en función de los sistemas de obtención y logística empleados, esto significa en la práctica que los depósitos de gasolina o gasóleo de los coches de los ricos les quitan las proteínas a los estómagos de los pobres más hambrientos.  No deja de constituir una maravilla del marketing que tal atentado contra la población mundial más desfavorecida se venda como algo “progresista”.

Los ciudadanos y los profesionales preocupados por el porvenir de la Humanidad, deberían tratar de distinguir entre los aspectos limitantes de la naturaleza, que pacientemente hay que “obedecer” como diría Sir Francis Bacon, y los culturales que pueden y deban ser cambiados en su beneficio.

El estudio de los sistemas agrarios desde el punto de vista, (por cierto curiosa y lamentablemente raro en las Escuelas Superiores de Ingenieros Agrónomos), de los recursos naturales y la energía puede ilustrar el funcionamiento del sistema de producción de alimentos en su conjunto y de los sistemas agrarios más importantes. Nadie parece querer estudiar el balance energético de la agricultura española ni gallega, por ejemplo, ni las consecuencias del abandono u ocupación por otras actividades del suelo fértil y la relegación de la ganadería extensiva.

Pero falta decisión para cambiar lo que pueda ser cambiado, pues choca con importantes intereses creados empezando por la propia PAC.

En todo caso sabemos que en la Naturaleza no se dan crecimientos exponenciales permanentes de población, pues bien aparecen limitaciones en la alimentación, o depredadores y calamidades que las frenan. Es decir, la evolución de la población se representa por curvas en forma de Z, llamadas sigmoides.

¿Qué sentido último tiene la devastadora crisis presente? ¿Estamos ya a las puertas de gigantescas hambrunas con sus secuelas de desolación, enfermedades y revueltas sociales, no ya en los puntos calientes habituales del planeta sino incluso en la opulenta Europa?

 

Hasta aquí lo que entonces comentaba.  La cosa pinta ahora mucho peor.

La PAC también está cambiando y pretende desviar parte mollar de sus fondos para subvencionar el engendro demagógico comunista de la Agenda 2030 con toda su palabrería orwelliana de sostenibilidad insostenible y en la que la realidad sería lo contrario de lo que dicha verborrea aparentemente significa. Una especie de Protocolos de los Sabios de Sión, pero en “filantrópico”.

Sin embargo, más allá de los bonitos discursos demagógico populistas la realidad parece ser otra y opuesta. Los filántropos eugenistas actuales anglosajones aliados con los comunistas chinos parecen haber resuelto el problema de la alimentación con una solución muy simple, digna de otros famosos filántropos históricos como los Mao, Stalin, Nol Pot o Himmler. En efecto, según podemos observar la solución se encuentra en exterminar a la mayoría de la población mundial mediante pandemias de laboratorio, experimentos genéticos generalizados como las mal llamadas “vacunas”, devastación económica y aumento de impuestos y deuda por el supuesto cambio climático de origen antropogénico, hambrunas por desastres naturales provocados mediante las modernas técnicas de manipulación del clima, o por sabotajes logísticos en la cadena de distribución alimentaria…

Todo ello asociado al desmantelamiento de las estructuras nacionales que pudieran proteger a sus respectivas sociedades por lo que el poder sobre los procesos pasaría a otras de carácter privado más o menos encubierto sin ningún tipo de control democrático y con fines presumiblemente muy lejos de los confesados.  Un ejemplo de ello ya lo estamos viendo en la siniestra OMS en manos de intereses espúreos.

Entre la visión exterminadora de la racista cultura anglosajona aliada hoy con otras no menos nocivas y la humanista auténticamente filantrópica de la Hispanidad existen grandes diferencias. Pero me temo que Thomas Malthus está ganando al pobre Josué De Castro por goleada.

 

 

Sobre la precisión en las carabinas de aire comprimido

Una de las cuestiones importantes para el aficionado al tiro con aire comprimido es el de la precisión. Un asunto en el que tiene que ver la capacidad para agrupar los impactos así como para colocarlos sobre un objetivo a una distancia determinada. Aquí, como en tantas otras cosas de la vida, se hace muy patente la famosa Ley de los rendimientos decrecientes.

Porque a poca distancia casi cualquier tirador puede acertar con casi cualquier carabina con casi cualquier balín y en casi cualquier circunstancia medioambiental.

Pero la cosa empieza a complicarse con la distancia al objetivo.

Las condiciones medioambientales influyen. En especial el viento tanto en magnitud como en dirección, sin olvidar la temperatura en el caso de emplear bombonas de CO2 ya que la expansión del gas toma calor del envase y en consecuencia se enfría variando la capacidad de proyección. Hilando aún más fino pueden influir la humedad, o la altitud. Y, por supuesto, las condiciones de visibilidad.

A diferencia de cuando yo era niño, ahora hay muchas clases de balines además de los distintos calibres, entonces apenas el 4,5 mm. Los balines además de su composición se distinguen por su peso y por su forma. Estas dos últimas características son las más importantes para un calibre determinado. En este aspecto hay que decir que el balín debe encajar bien en la recámara. Si se encuentra demasiado holgado dentro de ella y a lo largo de su recorrido dentro del ánima se perjudica la toma adecuada de estrías y la puntería.

El peso influye en la trayectoria pues estabiliza el movimiento sobre todo en caso de viento lateral, si bien acentúa la caída. Si es ligero, el tiro resulta más tenso. Esta cuestión influye especialmente a partir de unos 50 m de distancia. El mismo balín disparado con la misma carabina produce agrupaciones diferentes según las distancias. De modo que puede resultar relativamente preciso a 10 m y desviarse mucho ya a 20 o 30 m.

Pero el peso del balín pudiera también influir dentro del ánima del cañón, antes de salir. Cuanto más pesado sea suele ofrecer peor precisión porque tarda más en salir, toma más vibración en ese tiempo adicional de permanencia dentro de la carabina y es más difícil mantener la puntería. Así, cuanto más pesado también más difícil para el tirador, que debe ser comparativamente mejor y poseer mayor pulso.

Para tirar con balines pesados es necesario más potencia que con ligeros. Por ello, no valen carabinas con rangos de potencia pequeña o incluso mediana, que pueden ser perfectamente precisas con balines comunes y a distancias no muy grandes, 10 o 15 metros. En efecto, existen carabinas con potencias inferiores a los 7,5 julios, como las de la clase F alemana, sumamente precisas a distancias de 10 m.

Entiendo que la importancia de la potencia se sobrevalora. Y de nada sirve potencia sin precisión. A veces, ambas pueden resultar opuestas. Como no tiene mucho sentido comprar un deportivo para moverse campo a través, antes de elegir un arma también conviene tener en cuenta  saber en qué condiciones y distancias se va a utilizar habitualmente.

Es habitual, sobre todo en el calibre 4,5 mm que es el que uso, utilizar balines más pesados a mayor distancia de tiro. No obstante, creo que en la práctica común lo mejor se encuentra en una banda del ni demasiado pesado, ni demasiado ligero. En resumen, cabe decir que el calibre pequeño (4, 5mm) suele ser mejor por tiro más tenso y preciso, en caso de que no haya mucho viento lateral. Los balines son más baratos y tienen mayor surtido en más comercios. En general, creo que es preferible para tiro al blanco.

El calibre 4,5 mm también sirve para pequeñas piezas de caza o combate de plagas allí donde esté autorizado. En los países donde está permitida la caza los tiradores emplean los balines pesados para tratar de no dejar herido inútilmente al animal. Sin embargo, para cazar en los lugares donde esté permitido dicen que es mejor el 5,5 mm, por su mayor potencia que permitiría abatir piezas menores que un zorro apuntando a zonas vitales. Por eso el calibre 5,5 mm es más utilizado en América.

La forma del balín influye en lo que se suele llamar el coeficiente balístico. A igualdad de peso, unos balines resultan más precisos que otros empleados en una carabina determinada. La forma de la cabeza, y el equilibrio de pesos consecuente, influye en la aerodinámica.

Las carabinas son importantes

Pero no lo son todo. Puede observarse en ocasiones como tiradores con armas más modestas pueden superar los resultados obtenidos por otros dotados de carabinas de calidad y precio excepcionales.

Sobre los tipos de carabinas según sus sistemas de proyección puede recordarse lo que decía AQUÍ.

La precisión no siempre es cosa de disponer de mayor potencia, incluso a distancias cortas pudiera ser al revés. Hay que tener en cuenta el retroceso o movimiento al disparar, que está en función de la potencia. Que también afecta a la vida útil y fiabilidad del visor acoplado.

Conviene insistir en lo antes comentado y tener en cuenta que las carabinas accionadas por bombonas de CO2, en especial las de repetición, son más sensibles a las bajas temperaturas lo que puede afectar a la precisión en condiciones meterológicas desfavorables.

Influye mucho la sensibilidad del gatillo. Si está demasiado fuerte la puntería se ve perjudicada por lo que hay que aprender a manejarlo. Algunos son regulables. Conviene que estén lo más suaves que permita la seguridad. Para probar la seguridad para un ajuste dado se pueden dar golpecitos a la carabina para comprobar que no se dispara sin tocar el gatillo. Siempre apuntando a un lugar donde no haya ningún riesgo, por supuesto.

Los cañones fijos producen mayor regularidad y precisión. Los de quiebre pueden irse desajustando con las sucesivas cargas y el uso. La exactitud del balín debe ser mayor en las carabinas de cañón fijo para evitar que pueda moverse e incluso caerse de la recámara antes de cerrarla. Al parecer, para un mismo modelo, ceteris paribus, los cañones más cortos resultan más precisos que los largos.

Cada carabina tiene su equilibrio particular debido a la distribución de masas y pesos que se altera con los accesorios que se puedan colocar. El equilibrio estático favorece la precisión. También el dinámico cuando la carabina es disparada y se producen las vibraciones debidas al movimiento del muelle o del nitro-pistón.

La calidad del arma es fundamental. El rayado del ánima debe ser perfecto, y si tiene bocacha debe estar bien colocada.

Y los tiradores lo son aún más.

La precisión depende del tirador: experiencia, serenidad, capacidades sensoriales, habilidad. Incluso de cada momento del tirador, por muy regular que sea no suele haber dos días iguales. Es fundamental colocarse, sostener el arma y disparar el gatillo de igual manera para evitar achacar a otros factores ajenos lo que se debe a su propia forma de hacer las cosas.

Antes de una competición o prueba especial es importante intentar entrenarse reproduciendo las mismas condiciones de éstas.

Ayudan hábitos beneficiosos tales como el de mantener las armas limpias, cuidadas, en lugar seco, protegidas y en buen estado.

La cosa es más fácil después de todo

El lector no debería asustarse con tanto considerando y otro sí digo. En la realidad la cosa es más empírica y sencilla. No se sabe muy bien del todo porqué, o al menos yo lo ignoro, el caso es que unos balines van mejor que otros para cada carabina y tirador concretos.  Hay balines comunes, baratos, que se comportan estupendamente a corta y media distancia sin que sea preciso recurrir a otros más raros, pesados y costosos.  Es cuestión de probar.

Aunque se base en leyes físicas el tiro deportivo es algo experimental, empírico y cada aficionado debe buscar lo que mejor se acomoda a sus propios hábitos, o incluso vicios en su forma de disparar. Conviene ser consciente de lo que se hace y observar para retroalimentar y aprender de éxitos y fracasos.

Sin embargo, para divertirse sin más ambiciones competitivas basta con seguir pautas razonables al alcance de cualquier aficionado. Confío en que estos sencillos comentarios puedan contribuir a mejorar su precisión.

 

Referencias de las Imágenes

Las imágenes de las dianas se corresponden con agrupamientos a 10 m y a 20 m y balines medios y pesados de 4,5 mm. La carabina empleada es la misma excepto en la última.

La primera muestra la agrupación obtenida con balín medio convencional a 10 m.

La segunda y la tercera indican las diferencias según la distancia de 10 o 20 m con balín de 0,52 g u 8,02 gr

La cuarta se corresponde con un balín ligero match a 20 m.

La quinta con uno muy pesado de 1 g o 15,4 gr

La sexta con uno pesado tipo match de 0,69 g o 10,65 gr

La séptima muestra dos dianas superpuestas consecutivas conseguidas a 10 m con balín medio convencional.

La imagen final la incluyo como curiosidad. Se corresponde con el  resultado de tirar con una carabina en mal estado. Incluso a muy pequeña distancia la agrupación es muy mala, aleatoria. Y además, en vez de círculos nítidos, las perforaciones presentan forma de «lágrimas» debido a la escasa energía del impacto.

 

Equivalencias entre sistemas de medida

1 ft / lb = 1,35 julios

1 yarda = 0.914 metros

1 pulgada = 2,54 cm

1 libra = 453, 6 gramos

1 grain = 0,0648 gramos (Por ejemplo, un balin de 0,5 gramos equivale a 7,71 grains)

Julios= velocidad al cuadrado * peso balín en gramos / 2000

Un pie por segundo FPS equivale a 0,30 metros por segundo

 

 

Carabinas antiguas españolas de aire comprimido

Como continuación de una anterior entrega sobre este tema del aire comprimido, voy a dedicar unas líneas a comentar como modesto homenaje, no sin cierta nostalgia, algunos aspectos de nuestra historia industrial derivada de la original artesanal en la época del milagroso desarrollo y su ambiente sociológico que nos convirtiera en potencia industrial mundial. Nada que ver con estos tiempos de globalización, imitaciones, licencias comerciales y de contratos de externalización. O de clones chinos de calidad e incluso legalidad dudosas.

Tiempos en lo que parece no resulta ser lo que realmente es. Y que, como pasa también por ejemplo con los aumentos en los telescopios de aficionado en en relación con la nitidez o luminosidad, se da excesiva importancia a la potencia o energía de salida del proyectil en detrimento de la precisión o las necesidades reales del uso común de las carabinas de aire comprimido.

En todo caso, ver en reportajes como en América se pueden cazar reses de caza mayor como jabalíes o venados ¡incluso osos! con los nuevos sofisticados modelos CPC y grandes calibres o se pueda hacer tiro de precisión a cien metros no encaja con nuestra experiencia y comprensión de las cosas…

Con una ilusión a prueba de fallos muchos niños españoles jugábamos allá por los lejanos años sesenta con carabinas de aire comprimido, poco precisas a más de diez o quince metros. Tirábamos al blanco con botellas, botes, latas, fruta pocha, incluso verdaderas dianas. A veces, algún emocionante safari de resultado incierto contra gorriones, cogutas, urracas, estorninos, aguanieves, tórtolas, alguna abubilla despistada… Toda una iniciación en la ornitología casera.

Si los blancos eran improvisados, las armas habituales eran más bien algo toscas, carabinas más o menos precisas, de cañón liso o estriado y naturalmente con mecánicas en culatas de madera. El calibre común era el 4,5 mm, también el más extendido en toda Europa. Tampoco había gran variedad de munición en cuanto a marcas, gramajes o especialización. Lo habitual era el “diábolo” de cabeza plana, aunque había unos ligeros y más baratos de tipo cilindro esférico, los “cónicos”. La calidad era variable y no era raro que tuviese rebabas y se atascasen dentro del cañón en colaboración con la escasa potencia del resorte.

En cuanto a puntería las más erráticas eran las escopetas de feria del sabio refranero español, supongo que por tener las miras manipuladas porque a tan corta distancia de tiro parece mentira no dar a la bola o al imprudente patito metálico que circulaba impasible delante de nosotros.

Se tiraba con miras abiertas más o menos rudimentarias. No se usaban visores, la mayoría de los modelos incluso carecían de de rieles para acoplarlos. La potencia era variable según el estado del muelle resorte y la zapata de cierre. Entonces no recuerdo que se hablara demasiado de energía en julios ni de velocidades en metros por segundo, ni de nada parecido. La cosa resultaba más empírica. Hasta cierto punto cabría decir que la perdigonera se compraba en la armería o ferretería del lugar y si salía con barba, San Antón y si no, la Purísima Concepción.

Recuerdo con especial cariño y como algo verdaderamente exótico una ligera carabina muy bonita que me trajo mi padre de Andorra. Debía ser de la clase F alemana, de menos de 7,5 julios porque tenía poca potencia.

 

Marcas españolas clásicas

Gamo

La marca más común era Gamo. Y sigue siendo, globalización mediante, la más famosa y frecuente entre las españolas. Industrias El Gamo nació en Barcelona el año 1959. Hoy es una de las marcas más vendidas en todo el mundo incluso con filial en EEUU, la Gamo USA Corporation.

A diferencia de otras empresas más artesanales, Gamo se ha caracterizado a lo largo de su historia por desarrollar muchos modelos distintos con prestaciones y usos muy diferentes, y no meras variantes actualizadas de ellos. Baratas y con buena relación calidad /precio.

Se ha demostrado la capacidad de innovación y renovación de catálogo una marca que empezase distribuyendo carabinas básicas con el lema Eibar única España y un águila grabados en la cantonera. Gamo ha fabricado originales modelos de armado lateral del resorte como la Gamo MC o con pistola como la Gamo 68 y 86 de repetición a bolas. Sin olvidar la G 1200 de repetición de CO2.  Ni la famosa David clásica de los sesenta o la Cadet dedicada a la iniciación juvenil. O la Hunter, aún en catálogos actuales, un modelo que tuvo una primera versión de producción limitada para las Olimpiadas.

Pero había otras empresas fabricantes en Vascongadas relacionadas con la industria armera tradicional eibarresa más o menos artesanal:

Flecha

Flecha era el nombre de las carabinas construidas por  Industrias Irus, S L en Marquina, Vizcaya. Su fabricación empezó en 1961 y eran sólidas, de gran calidad y acabado para la época, de modo que parte de la producción era exportada.

Flecha desarrolló varias patentes y cuatro modelos principales: los modelos 11, 12, 14 y 15.

La evolución, común a la de otras marcas, fue en el sentido de lograr una mayor potencia con mayores dimensiones y peso.

El modelo 14 anunciaba 175 m/ s según catálogo.  Y el modelo 15 mejoraba ligeramente esa velocidad. Más tarde, una empresa andaluza modificaría el modelo 15 y lo adaptaría al calibre 6 mm. No dispongo de datos de potencia pero estimo debieran estar en menos de 10 julios las más avanzadas.

Algunas de estas carabinas aún sobreviven restauradas por expertos armeros y constituyen estimadas piezas de coleccionista.

 

Nórica

Nórica (Norberto Arizmendi, S. A.) se fundó en Eibar, Guipúzcoa, en 1917 como empresa de la industria armera tradicional vasca.  La marca Nórica sigue existiendo en la actualidad y oferta modelos modernos notables.

En su antiguo catálogo de 1984 anunciaba varios modelos de carabinas, tanto del calibre 4,5mm como del 5,5 mm.

El modelo 56 era de iniciación para jovencitos. Corto y ligero. Daba una velocidad de 165 m/s.

El modelo 61 podía adquirirse en forma de “kit” para ser montado.  La velocidad aumentaba a 180 m/s.

El modelo 73 se anunciaba como de gran precisión para concursos. Era ya más largo y pesado. Su velocidad de 185 m/s.

El modelo 80 estaba pensado para la competición y presentaba mejoras de mecánica, estética y acabado. Otra variante era el modelo 80 G que añadía la mejora de dióptero de puntería. Se probaban en banco de tiro a 10 m.

La velocidad de catálogo era ya de 200 m/ s. No declaraba datos de la energía pero pudiera estimarse, quizás, en unos 10 o 12 julios.

Eran carabinas de peso mayor de 3 kg y longitud que superaba el metro.

Con posterioridad Nórica desarrolló otros modelos como el Marvic, de diferente estética y mejores prestaciones, del que existen versiones actuales como el Marvic Gold o el de Luxe.

 

Cometa

Cometa, también forma parte de la tradición armera vasca. La empresa original fue fundada en el siglo XIX por Martín Antón Bascaran y produjo alguna pieza rudimentaria con el nombre de MAB, sus iniciales. Pero fue a partir de 1940 cuando cambia de nombre por el de C y T Bascaran S. L. y entonces comienza a fabricar carabinas de aire comprimido. Al principio para el mercado español, pero debido a su calidad casi artesanal de empresa familiar especializada, desde 1970 experimenta una gran expansión internacional y se vende también bajo diferentes marcas en los mercados internacionales más exigentes por la calidad de las culatas artesanales y sus cañones forjados en frío.

En 1990 vuelve a cambiar de nombre por el de Carabinas Cometa S. A.

Cometa disponía de varios modelos de carabinas. El más conocido es el modelo Cometa V.  Su marca estaba en la parte posterior de la cámara.

Hoy sigue siendo una marca importante con un catálogo vigente de modelos actualizados.

 

Ojmar

Ojmar (Ojanguren y Marcaide, S. L.) es una marca poco conocida. Su rareza estriba en ser producciones de empresas dedicadas a otras líneas de producto diferentes de las carabinas de aire comprimido tales como cerrojos, bisagras o elevalunas.

Se trata de una empresa constituida en Eibar, Guipúzcoa, el año 1928 para fabricar armas de fuego, pistolas, procedente de otra dedicada a la cerrajería desde 1917.  Ya en 1945 se constituye en S. A. y desarrolla nuevos productos como las carabinas de aire comprimido.

De acabado algo tosco, las carabinas Ojmar se pueden identificar por una curiosa terminación en doble acanalamiento circular en la parte anterior de la cámara junto a la zona de quiebre del cañón. La inscripción de la marca va en la parte superior de la cámara.

Ojmar fabricó varios modelos de carabinas en 4,5mm. Los más antiguos son los Ojmar modelo Cónsul y modelo Olimpia.

El modelo Ojmar Fénix II tipo ligero disparaba flechitas y corchos además de balines. Era un arma corta de solo 91 cm.

El modelo Ojmar Junior II de tipo ligero, de 1,5 kg, estaba pensado para jóvenes y admitía un dispositivo para disparar corchos esféricos.  Un poco más corto que el anterior, 86 cm.

El Ojmar Cónsul modelo IV era una variante del anterior, más grande: 110 cm y 2,3 Kg. Algunas culatas ya eran de nogal.

El modelo Ojmar Regina con culata de nogal era uno de los más conocidos y aún existen algunos ejemplares restaurados en funcionamiento. Su tamaño 105 cm y 2,6 kg de peso.

El modelo Ojmar 15 era el de más alta gama y también admitía el calibre 5,5 mm y munición variable. La culata era de nogal.

Hasta aquí el repaso de las principales marcas españolas antiguas y sus producciones. Espero que haya sido útil o sugerente esta breve incursión a través de artefactos emblemáticos de nuestra infancia o adolescencia.  Todo un paraíso perdido, sin plásticos ni normativas restrictivas, donde una mayor precariedad tecnológica inducía a avivar el ingenio y las habilidades personales en un marco de libertad.

Nota:

Una entrega anterior sobre este tema puede verse pinchando AQUÍ

 

 

 

 

Criterios sobre armas de aire comprimido

Existen cuatro sistemas de proyección

Resorte común o muelle

Nitro pistón es una variante del resorte que en vez de muelle usa gas comprimido

Con bombonas de CO2

PCP o aire previamente comprimido con bomba o compresor

 

Resorte

Es el tradicional, más barato y sencillo.

Poco mantenimiento, duran miles de disparos y luego fácilmente se puede cambiar el muelle. Los modernos muelles duran más que los clásicos.

Fácil de reparar.

Kits de mejora disponibles.

Precisión hasta unos 50 m en las armas buenas, por lo que la distancia es limitada.

Cómodo y práctico de usar: No necesita accesorios como bombas de inflado, bombonas o compresores.

Admite miras abiertas o visores baratos.

Menos potencia y distancia efectiva que el sistema PCP.

Si la potencia es muy alta (MAGNUM) la vibración (“twang”) es grande y puede deteriorar el arma y el visor. Este efecto puede disminuirse si la guía está muy bien ajustada al resorte. Si es muy pesado el émbolo y resorte (MAGNUM) se libera demasiada energía que produce mayor vibración y afecta a menor precisión y deteriora los visores. Ahora existen mecanismos para control de retroceso para lograr más duración en los visores.

El calibre pequeño suele ser mejor por tiro más tenso y preciso en caso de que no haya mucho viento. Los balines son más baratos y mayor surtido.

Hay varios sistemas para tensar el resorte:

Cañón de quiebre o doblado o abatible: es el más clásico o tradicional. Tiene el inconveniente de que se puede desajustar con el uso. Es más rápido de cargar y suele pesar algo menos a igualdad de circunstancias. Ejemplo clásico es el HW 80 abatible.

Cañón fijo más durabilidad por no tener juntas pero más caro y lento o difícil de cargar. Se mantiene más preciso.

A su vez el fijo tiene dos formas de recarga, la más común es con una palanca similar al cañón y situada por debajo de éste. Otra es la carga con palanca lateral. La usan los Diana modelos 48, 52 y 54.  Es práctica cuando se acostumbra.

Ejemplos también de cañón fijo son el HW 77 fijo o HW 97. La «K» o «Compact» en algunos modelos alemanes significa cañón corto. La HW 77 se diferencia de la 97 sobre todo en que la 77 tiene miras y la otra, no. En ese caso es necesario disponer de un visor (y resistente).

El cañón corto mejora la precisión y es menos pesado. La estética también aunque depende del modelo.

El gatillo puede ser muy importante para modalidades de precisión.

Mejor que no sea muy potente por la vibración y culatazo que afecta a la precisión y duración. Los clase magnum o muy potentes necesitan visores muy resistentes y monturas especiales para no romperse con el uso.

Para muelle clásico sin grandes ambiciones dura más y va mejor el calibre 4,5 a 16 julios.

Importante el sello del émbolo para la precisión y buen funcionamiento.

 

Nitro pistón

Es un resorte sin muelle en el que es sustituido por gas comprimido, que al liberarse hace lo que haría el muelle. El gas no tiene el típico “twang” cuando libera su presión por lo que pudiera ser más preciso y menos ruidoso.

Suele tener menor potencia y velocidad el nitro pistón que el muelle, porque la capacidad de recuperación del gas es más lenta que la del resorte.

Es más caro que un muelle.

Según algunas opiniones, suele desgastarse más y tener menos vida útil, aunque tal cosa no está demostrada.

Si está bien calibrado, el tiro puede ser más estable y menos ruidoso que con muelle.

Importante mantener bien el sello del émbolo.

Mi experiencia con nitro pistón, aunque más limitada que con muelle, hasta ahora es muy buena.

 

Recomendación común sobre potencia con resorte de muelle o de pistón

Debe considerarse según propósito: Por ejemplo, de 16 (potencia MATCH) a más de 16 (potencia FAC) julios, basta para tiro y pequeños animales. FAC significa Fire Armas Certificate.

Más potencia puede dar lugar a desajustes y peor resultados y mantenimiento.

La potencia superior requiere visores caros y resistentes. La máxima autorizada en España es 24,2 julios.

Las marcas de más prestigio internacional son las alemanas como Weihrauch, Diana o UMAREX, Whalter.  En España, Gamo, Cometa o Nórica.

 

CO2

El rifle o carabina de CO2 es barato en términos comparativos.

Sale caro el CO2 si se usan bombonas grandes de 88 gr y además hay que llevarlo consigo.

Potencia y velocidad mediana.

Variaciones con temperatura, peor en climas fríos.

Uno curioso es la réplica del Winchester hecha por Whalter.

Es el habitual en pistolas, mediante bombonas de 12 gr por ser de cañón corto y fatigoso de rearmar y para repetir de seguido varios disparos previamente introducidos en un cargador, lo que lo hace más divertido.

Aparte del aspecto logístico de disponer de bombonas, resulta más caro tanto por el coste de las bombonas cuanto porque para aprovechar su carga, no se deben dejar puestas a medias para evitar dañar la junta tórica, se suelen hacer sesiones más largas con mayor consumo de perdigones y dianas.

 

PCP

Coste muy alto, aunque están bajando los precios con nuevos modelos, no suele ser menos de 1.000 euros con su equipo auxiliar.

Accesorios muy caros como compresor o bombona de inmersión. La bomba de inflar, aunque más barata, requiere mucha fuerza física para el rellenado a tanta presión.

Muy precisos a grandes distancias.

Sin retroceso.

Silencioso.

Deben cargarse con dispositivo antes de cada sesión. Llevan manómetro de control porque pueden alcanzar 200 bar de presión o más. A veces disponen de regulador para que todos los tiros salgan igual.

Hay unos modelos de forma compacta muy original, los llamados bullpup.

Existen gran variedad de calibres, calidades y precios. En prestaciones, un CPC del .22 resultaría similar o mejor que un cal 22L en fuego y mucho más silencioso.

Permiten gran potencia. Calibres como el .50 usados en América permiten abatir grandes piezas de caza mayor.

Reparaciones más especializadas o difíciles.

El punto débil o principal desventaja de este sistema, por otra parte tan prometedor, es el sistema de carga de proyección tanto por el coste como por la logística que supone.

 

Proyectiles o Balines

Los hay de diversas clases. Los más comunes son los conocidos como diábolos de punta plana, cónica o redondeada. También hay esféricos, empleados en armas de repetición como pistolas.

Los calibres más usuales en aire comprimido son 4,5 mm; 5,5 mm y 6,25 mm. Para CPC los hay mayores para incluso caza mayor.

Hacen variar la velocidad de salida del proyectil a igualdad de potencia.  También la trayectoria, más tensa cuanto más ligeros.

En Europa el más común o tradicional es el 4,5 mm (.177 pulgadas ). En América, el 5,5 mm (.22 pulgadas).

El calibre pequeño (4, 5mm) suele ser mejor por tiro más tenso y preciso, en caso de que no haya mucho viento. Los balines son más baratos y tienen mayor surtido. Es preferible para tiro al blanco. También sirve para pequeñas piezas de caza o plagas.

Para cazar, donde esté permitido, es mejor el 5,5 mm por su mayor potencia que permitiría abatir piezas menores que un zorro.

 

Conclusiones

Antes de elegir un arma concreta conviene tener claro su uso principal previsto, lugar donde se pueda realizar y aspectos tales como el nivel de ruido o disponibilidad de munición.

La distancia típica. Versatilidad, peso y comodidad de manejo.  Diseño y materiales tradicionales o modernos. Acabados y calidades.

La modalidad habitual de uso: Tiro de precisión y a distancia (10, 25, 50, 100 metros). Entretenimiento. Caza (donde se pueda), mayor o menor. Con CPC y los nuevos calibres grandes se pueden abatir incluso jabalíes.

Evidentemente, cuestión muy importante es el presupuesto disponible. Los CPC necesitan accesorios caros y que ocupan sitio.

 

Equivalencias

1 ft / lb = 1,35 julios

1 yarda = 0.914 metros

1 pulgada = 2,54 cm

1 libra = 453, 6 gramos

1 grain = 0,0648 gramos (Por ejemplo, un balin de 0,5 gramos equivale a 7,71 grains)

Julios= velocidad al cuadrado * peso balín en gramos / 2000

Un pie por segundo FPS equivale a 0,30 metros por segundo

 

 

Agenda 2030, una mohatra terrorífica

Aunque sea un montaje globalista cuyo objetivo más o menos solapado u oculto sea arrasar las naciones y sus culturas, aquí nuestras fuerzas vivas mercenarias también se han apuntado a ese bombardeo. Destaca por su extraña incoherencia la postura de gentes de cuyo cargo se esperaría planteamientos decentes opuestos, de protección de la Humanidad.

Así, por ejemplo de Bergoglio, el Papa, alguien que actúa de modo contrario a lo que dice representar. Daba grima escucharle el otro día hablando de la Madre Tierra como si fuese un vulgar ecologista mercenario al servicio del gran capital agiotista globalista.

Pero si resulta extraña la adopción de las tremendas posturas globalistas en alguien como el nefasto tartufo político argentino aún resultan más chocantes, por inoportunas y opuestas a los intereses patrióticos españoles de Su Majestad. Una actitud paradójicamente suicida en cuanto que su cumplimiento exacto fatalmente implicaría su propio fin como monarca. Y desde luego, un mentís a Su Gobierno cuya acción supone todo lo contrario a lo allí declarado.

El pretencioso panfleto español que desarrolla la Agenda 2030 va firmado nada más y nada menos que por el prohombre comunista, prócer de la Moncloa, Señor Sánchez y Castejón.  Y, al parecer la Agenda va a ser implantada manu militari por el bolchevique Señor Iglesias ¡Puff!

¿En qué género literario cabría incluirlo?

Pues, buena pregunta, no sé quizás en ficción, teología comparada, literatura de autoayuda … Puede considerarse una modalidad actualizada de marxismo cultural. Una forma de Manifiesto comunista disimuladamente contra la libertad, los derechos civiles, la propiedad y la soberanía de las naciones. No hay que engañarse, se trata de encubrir y justificar una terrible dictadura.

Aunque a mí también me recuerda a parte del género epistolar, como las cartas de los niños pequeños a los Reyes Magos.

En efecto, pero me dirán, ¿quién no estaría de acuerdo con los filantrópicos objetivos proclamados?  Pues muy fácil, los mismos “filántropos” genocidas que se la han inventado y la promueven.

Pero, la dichosa Agenda 2030 tiene la virtud de hacernos ver cuál es el dilema más importante al que hacer frente en estos momentos tan delicados para la Humanidad: ¿Patriotismo o globalismo?

Sí. Esa es la cuestión, que diría Hamlet.

Contra el lenguaje hermoso, puro y sabio de nuestro Siglo de oro, el panfletillo emplea una terminología tecnocrática, huera, mohatrera, más falsa que un euro con la cara de Atila. Hay algunos términos especialmente criticables.

Uno que siempre me ha parecido especialmente equívoco y normalmente empleado para confundir o tapar toda clase de fechorías, abusos y desfalcos como es el de la pretendida sostenibilidad. Un asunto que escapa de lo que es objeto del sistema económico en el sentido walrasiano. Lo «reproducible». Nada que se base en recursos no renovables puede ser sostenible, al menos a largo plazo.

Y muchas energías renovables debieran hacer una evaluación en términos energéticos para que su supuesta rentabilidad no se vea empañada por subvenciones monetarias que enmascaren la realidad. Un convertidor energético debe tener un VAN positivo expresado en unidades energéticas. Y el análisis ecológico de un proyecto o artefacto debe incluir todo incluidos los costes de desecho.

La población que puede mantener el sistema económico en determinadas condiciones de bienestar, consumo y riqueza, además de la organización o de las instituciones depende en modo decisivo de la cantidad y calidad de la energía que pueda emplear. En la mayoría de los casos la energía renovable no lo es tal cuando se incluyen, como debiera hacerse para evitar trampas en las políticas y comparaciones, toda la energía empleada en el capital de producción, vida útil de cada convertidor energético o dispositivo, y rendimientos.

Parece que hemos entrado ya en una fase de descenso de la curva de entrada de energía per cápita de petróleo o carbón en el sistema productivo mundial.  Sin duda, esto debiera ser motivo de estudio para arbitrar políticas de conservación distintas de la preconizada por la élite negra de disminución violenta de la población mundial. Pero no deja de ser curioso que en España se prohíban las térmicas al mismo tiempo que importamos electricidad generada en centrales térmicas sucias en Marruecos.

Lo del cambio climático de origen antropogénico, aunque muy lucrativo para la oligarquía, resulta otro oneroso camelo pianístico. Una superstición  promovida por el marketing para tapar los mayores abusos y perseguir a disidentes.

Lo de la exclusión social resulta un cruel sarcasmo en boca de un gobierno comunista que está devastando la economía y hambreando a la población, haciendo el juego de sus amos plutócratas que se quedarán con  todo patrimonio empresarial o personal a precio de saldo.

El impulso de la educación es incompatible con la embrutecedora Ley Celaá.

Lo del papel de las Cortes es un prodigio de demagogia y prestidigitación en la medida que trata de someter lo poco que quede de soberanía nacional a la Agenda globalista al servicio de la liberticida plutocracia internacional.

Lo del panel de mando le da un bonito reclamo de supersticioso cientificismo, ingeniería social y despotismo tecnocrático.

Para la Evaluación se arbitra un mohatrero tinglado triturador de impuestos y nicho de colocación de mercenarios afines con el pomposo nombre de Instituto para Evaluación de Políticas Publicas.

Lo de la Estrategia del Desarrollo Sostenible es otra sandez mohatrera para incautos o granjería de agiotistas y monopolistas.

Mientras lo de la Agenda se limitase a justificar o encubrir nuevos desfalcos la cosa no sería tan mala. Estamos acostumbrados por desgracia. Pero me temo que esta vez se trata de algo mucho peor. De carácter diabólico. El objetivo real es el contrario de los confesados.

Una curiosidad. Mientras los políticos que tratan de servir una política de patriotismo llevan un pin con su bandera, por ejemplo Trump con la de EEUU, aquí nuestro Felipe VI caree de empacho en lucir la insignia globalista en solapa. Toda una confesión.

La peor corrupción es la que pudre el entendimiento. Cuestión en la que no faltan cómplices, voluntarios e ineptos colaboracionistas. También en ello está la Agenda 2030.

 

 

Animalistas y progres contra Sistemas agrarios

En la posguerra española el conocimiento práctico de los recursos agrarios y de su gestión era muy elevado y trataba de enfrentar las condiciones de penuria existentes. Las antiguas publicaciones del Ministerio de Agricultura, incluidas las de divulgación y extensión agraria eran muy buenas desde el punto de vista del conocimiento de la realidad agraria y forestal. Sobre todo durante los primeros años, saqueado por los socialistas el oro del Banco de España y cuanto valiese para su pillaje, sin apenas divisas, y sin ayudas exteriores como las que recibieron la mayoría de los países europeos, salvo alguna de la Argentina peronista, la autarquía obligaba a gestionar lo mejor posible lo poco de lo que se disponía.

Para lograr auténtica sostenibilidad se trataba de distinguir lo que puede considerarse renta de lo que sería capital natural. Se conocía el medio al menos en su aspecto cualitativo porque a nivel estadístico existían notables lagunas. Especialmente desde que las magnitudes en términos reales van siendo progresivamente sustituidas por otras expresadas en términos monetarios, lo que dificulta el análisis y comparaciones en términos de biodiversidad, especies implicadas, o flujos de materia y energía de los diferentes sistemas agrarios.

Con posterioridad, cuando ya los sistemas tradicionales se habían desestabilizados por la emigración, o la creciente incursión de la agroindustria hubo un grupo de estudiosos españoles, como José Manuel Naredo, Pablo Campos, o Javier López Linage, con los que en otro tiempo tuve el honor de colaborar como ingeniero agrónomo. Eran investigadores preocupados por el conocimiento, mejora y en algunos casos rehabilitación de los sistemas agrarios tradicionales, incluyendo en este concepto una visión integrada  de diferentes aspectos de la vida rural tradicional como la vivienda, los aperos o los objetos útiles. Levantaron acta de un mundo perdido, en el que prevalecía el valor de uso sobre el valor de cambio, la escasez objetiva sobre la subjetiva, el ciclo cerrado y el largo plazo, y en que mal que bien, la gente a base de ingenio, conocimiento diferenciado de su universo y mucho esfuerzo, se apañaba para sobrevivir sin el uso intensivo de energía fósil.

Hace no tantos años se consideraba que la solución del problema social agrario era fundamental para la vida de los pueblos y especialmente para España. Durante la Segunda República este era uno de los problemas sociales fundamentales y muchos achacan al fracaso de la Reforma Agraria el posterior del propio del régimen republicano. Una Reforma instrumentada técnicamente entonces por el catedrático Pascual Carrión que resultaría demasiado lenta, desbordada por la acción revolucionaria de movimientos políticos y sindicales. Y también con un enfoque demasiado parcial, al centrarse principalmente en la Propiedad de la tierra en áreas latifundistas y carecer de una visión de conjunto o integral del problema, incluidos aspectos ecológicos relacionados con la producción.

Ya en la Transición se recrea un Instituto Andaluz para la Reforma Agraria (IARA) cuyo presidente fue José María Sumpsi, mi antiguo profesor de Econometría en la ETSIA de Madrid. Basado en la vieja mitología del reparto de tierras, y sin un apoyo adecuado de servicios, financiación y buenos gestores empresariales, su fracaso estaba anunciado y era cuestión de tiempo. En especial cuando la PSOE ideó otra forma de dominación menos peligrosa para sus intereses partidistas.

Como compensación de ese fracaso y para mantener su clientela de votos y pax social se estableció el sistema de las paguillas, el llamado PER, una especie de sopa boba frailuna actualizada en la que las gentes de la PSOE hacían de píos hermanos limosneros benefactores del convento. Los nuevos manijeros de la PSOE reparten el dinero entre afines como antes jornales los antiguos capataces del malvado amo. Una forma de mantener gentes dependientes y permanentes votantes del pertinaz socialismo.  Y también de no enfrentarse a los poderosos, a la vieja aristocracia o burguesía terrateniente. Un tinglado estable de corrupción, atraso e ineficiencia blindado con el lamentable sistema autonómico cuyo caciquismo estructural impedía la alternativa política.

En España ya no existe la antigua y dramática presión sobre la tierra pues la población empleada en la agricultura y residente en el mundo rural ha descendido enormemente, de modo que muchas extensiones de nuestros campos se hallan ahora solitarias, abandonadas, colonizadas por matorral o las primeras etapas de la sucesión ecológica y  los sistemas agrarios se han simplificado, perdiendo gran parte de su complejidad y riqueza ecológica, cuando simplemente ya han desaparecido.

Detrás de tan profunda transformación existen muchas causas, una de ellas es el cambio en la utilización de la energía y sus principales convertidores: plantas, ganado y máquinas en los sistemas agrarios. De singular importancia es, frente a la ganadería tradicional integrada, el desarrollo de la ganadería intensiva alimentada con productos propios del consumo humano como el maíz o la soja. Un combustible diferente del que usaban las máquinas vivientes de nuestra cabaña autóctona, más resistentes y mejor acomodadas al medio natural y capaces de aprovechar mejor los propios recursos pascícolas y la fotosíntesis no subsidiada con energía fósil, sirviendo además para la tracción en el caso del vacuno.

Hoy asistimos gracias a la manipulación mental de urbanitas ignorantes a otra vuelta de tuerca en el proceso aparentemente imparable de descomposición del mundo rural. La  nueva ofensiva bárbara y fanática se realiza contra actividades tradicionales de gran importancia ecológica como la ganadería brava o la caza. Actividades que forman parte de los hábitos y el ocio rural pero que constituyen actividades de extraordinaria importancia económica y social, también para el sector industrial y de los servicios.

La caza bien gestionada es fundamental en el equilibrio de los ecosistemas. El toro de lidia constituye una rara y preciosa joya zootécnica de gran importancia también para la conservación de las dehesas. Las dehesas constituyen un sistema agrícola, ganadero, forestal y cinegético de extraordinaria importancia ecológica en la España sujeta a las condiciones de la sequía estival. No obstante, su alto rendimiento medido en capacidad de producir proteína animal en relación con la energía fósil empleada ha ido reduciéndose con el tiempo como muestran los importantes trabajos con datos reales obtenidos con documentación contable de base por el investigador extremeño Pablo Campos. Un asunto muy importante que merece una garita aparte.

Pero el actual despotismo iletrado se mueve por prejuicios y o intereses bastardos y no admite razones. El nuevo gobierno de señoritos prepotentes e ignorantes al servicio de fuerzas que muchos ignoran es más de temer que un nublado o que la peste porcina o la plaga de la langosta, todos juntos. Probablemente, detrás de los actuales intentos de prohibir la caza se encuentre el deseo de los gobernantes despóticos de retirar las escopetas y rifles en poder de los ciudadanos, para evitar cualquier posible resistencia a la nueva tiranía que amenaza consolidarse en España.

 

 

 

Estampita eléctrica y estafa calentita global

Como venimos diciendo detrás de la interesada superstición del cambio del clima climático climatizable no existe un calentamiento sino una estafa global. El sábado hemos sabido que el falsario y su terrorífica tropa con la ministra de cuota para la transición al desastre de mascarón de proa, perpetraban otro escandaloso decreto para esquilmar los bolsillos de los indefensos súbditos españoles con  el timo de las renovables. Un abuso en el que se muestra una vez más el contubernio y complicidad de los encanallados socialistas con los monopolios abusones y sacamantecas.

Suelo decir, y parece que la gente no me cree aún cuando le metan mano en la cartera, que los socialistas españoles son los mamporreros y conseguidores del gran capital. Que su vocación por lo ajeno no se para en simples EREs ni Filesas y por lo que se ve se encontraría en cada militante la vocación de un futuro Roldán en potencia. Que generan devastación, entropía para mejor ganancia de pescadores en río revuelto. Y deuda cuyos intereses debemos pagar para engordar la gusanera del Gran Capital. Ese, junto con cohonestar el timo haciéndoles comulgar con ruedas de molino a las gentes ignorantes o envilecidas o masoquistas que les vota, son sus principales misiones o su razón de ser en el tinglado político de la Transición. De ahí las razones de la supervivencia del Monopodio socialista. Y desde luego de su trato de favor por los media progres que tapan los onerosos desfalcos. Si no hubiera una PSOE, el Gran Capital tendría que inventarla.

En este nuevo caso, la estafa también se viste con la mohatra ecologista, con húmeda niña zumbada y todo por medio como pía mohatra o señuelo. Un abuso de tiempos del siniestro Zapatero que se evalúa en 7.000 millones año y que ahora se pretende mantener pese a las nuevas condiciones financieras asegurando a los mafiosos promotores del tinglado conservar una rentabilidad el 7,4 % en vez del 4,7 %, que según estimaciones le correspondería en las actuales condiciones.

No es la primera vez que los socialistas dan el timo de la estampita eléctrica. Voy a tirar de mi propia memoria histórica. Durante la primera Administración socialista de Felipe, tuve la oportunidad de colaborar como asesor externo para asuntos energéticos y medioambientales, entonces era un ingeniero de los Servicios de Estudios de la antigua CAMPSA, con la Vocalía permanente de Planificación, Ministerio de Economía. Un tema muy grave con el que entonces nos encontramos el grupo técnico de asesoramiento e investigación era la quiebra in pectore del sector eléctrico detectada por la inspección de la Administración Suárez. Una quiebra latente motivada por el disparatado programa nuclear en el que se había embarcado el sector, cuya falta de realismo en costes y los plazos no podían asimilar.

Los socialistas echaron una piadosa mano al gran capital. Se decretó una moratoria atómica para salvar al poderoso sector del desastre, por supuesto remunerada por el sufrido, engañado y abusado consumidor, que se revistió al igual que ahora de pura sensibilidad ecologista. Para colmo, se desglosó de la acción privada, asumiendo el Estado esas actividades y sus costes asociados, el insoluble problema de los residuos radioactivos mediante la creación de ENRESA, empresa pública que encargaría de cargar con el mochuelo, por los siglos de los siglos.

Otra curiosidad, en realidad quien más ha hecho por las verdaderas energías renovables en España, es decir sin mohatras ni desfalcos asociados, ha resultado ser… ¡el malvado estadista Franco! Sí, sí, el mismo, que tuvo la extraña manía de hacer pantanos gracias a los cuales, bebemos, regamos y disponemos de un importante potencial de hidroelectricidad para nutrir nuestro balance de energía primaria.

Pero mientras nos santiguan otra vez los bolsillos nos entretienen con las peripecias de la santa niña zumbada, ¿Dónde está la bolita?

 

 

Sobre algunas gestas del Socialismo

“A España no la va a reconocer ni la madre que la parió”

“Hemos hecho una revolución absolutamente tremenda…hay una revolución cultural en este país verdaderamente asombrosa.”

“A finales de 1982… lo que se iniciaba era una utilización instrumental y mediadora del Poder, esto es, su consideración de instrumento para llevar a cabo una transformación del Estado y de la sociedad en España.”

(Alfonso Guerra)

“Necesito 25 años para hacer el cambio”

(Felipe González)

“Vamos a dar la vuelta al país como si fuese un calcetín”

(Rodríguez de la Borbolla)

Durante esto últimas décadas hemos comprobado como el Gran Capital usa al Partido Socialista para perpetrar las más graves operaciones políticas disolventes o los desfalcos y apropiaciones abusivas que de otro modo no podría realizar sin mayor escándalo o protesta de los ciudadanos españoles perjudicados. A lo largo de la presente Restauración de la Monarquía, y protegido por ella en una especie de lamentable joint venture o UTE, contra lo que cabría esperar de su nombre e ideología, el socialismo ha destruido la separación de Poderes para mejor saquear y entregar al Gran Capital, en lo que se asemeja a una especie de nueva desamortización decimonónica, todo el valioso patrimonio de los españoles en forma de instituciones o importantes empresas públicas de carácter estratégico, y muy especialmente, ya hablaremos en otro momento de la farsa ecologista de la moratoria nuclear y fundación de ENRESA perpetrada para salvar financieramente el oligopolio privado eléctrico, en el sector energético de hidrocarburos.

Así, por ejemplo, la «desamortización» de ENAGAS, por la que Felipe González, el de la corrupción desmadrada, a cambio de su apoyo en la investidura y quién sabe qué otras cosas más, cedió al la oligarquía catalana el 91 % de su capital por 50.000 millones de pesetas, es decir en torno a una quinta parte de su valor. Lo que suponía el control de no solo la empresa pública entonces parte del INH, sino del todo el emergente sector del gas natural, con mercados de miles de millones de euros. Una decisión calamitosa desde el punto de vista estratégico para los legítimos intereses de los españoles.

Cosa parecida ocurriría antes con el Monopolio de Petróleos, adscrito al Ministerio de Hacienda, fundado por don José Calvo Sotelo en 1927, que permitiera durante su vigencia el control gubernamental atendiendo también a razones de bien común y política re- distributiva del desarrollo de la industria petrolera en España, la implantación de un sistema de refinerías ubicado estratégicamente, el control de precios para retribuir pero no especular ni enriquecerse indebidamente y la creación de un magnífico sistema logístico mediante una importante red de oleoductos. Todo ello permitió que los costes se mantuviesen relativamente bajos en relación a las posteriores subidas monopolísticas de facto tras su forzada desaparición como entidad jurídica y la sustitución de CAMPSA por el CLH.

Muchos de los lectores acaso se sorprendan si les digo que entre los objetivos fundacionales del Monopolio de Petróleos de Calvo Sotelo se encontraban el estudio y aprovechamiento de lo que hoy se conoce como biocombustibles. Yo mismo tuve el honor de participar como ingeniero en un proyecto de investigación sobre la utilización de diferentes recursos como biomasas dentro del Servicio de Desarrollo de la antigua CAMPSA. Entre sus conclusiones básicas podemos citar la problemática logística para concentrar una energía que es de suyo tan difusa como la de la fotosíntesis. Cuando se realizan los balances energéticos respectivos además de los medidos en la habituales unidades monetarias se puede comprobar como muchos de los productos obtenidos presentan un contenido energético neto próximo a cero, e incluso negativo, en función de recursos, procesos de obtención y especialmente de los aspectos logísticos, empleados.

Se suele olvidar que la energía posee un rol semejante al el dinero en los sistemas sociales y económicos. La política Energética y la Monetaria son fundamentales, y hoy ambas están fuera de control del gobierno español, entregadas a instituciones ajenas.

El Monopolio de Petróleos con toda su eficacia como instrumento para una Política energética al servicio de la sociedad, poder establecer razonables Planes Energéticos Nacionales así como regular la Política energética del país fue sacrificado por los socialistas. Desde que fue destruida su obra, tuve la duda de si el asesinato de su fundador, don José Calvo Sotelo también perpetrado por importantes socialistas como bien es sabido, acaso tuviese motivaciones ocultas de represalia contra el que había privado al sionismo del control del negocio petrolero en España. Visto con la perspectiva que da su acción actual e histórica, desgraciadamente del socialismo español cabe esperar cualquier cosa.

Hoy España vuelve a estar gravemente amenazada por el socialismo y sus cómplices de la oligarquía periférica o sus instigadores ¿amos? de las finanzas internacionales o del degradado Partido Demócrata de Obama y los Clinton.

Durante la fase de documentación de otro artículo he encontrado un texto de José María Pemán que corrobora al menos que tal sospecha es razonable. Me refiero al titulado El Protomártir, publicado en 1938 dentro del polémico libro del autor gaditano Poema de la Bestia y el Ángel.

Lo reproducimos a continuación según la grafía de su primera edición:

“ASÍ COMO LA BATALLA

de la Cruz lleva a la

Sinagoga a mirar con ceño

A España, lo mismo la ba-

talla del Oro: su segunda ob-

sesión.- ya en sus días cen-

trales España tuvo, con la

reina Isabel, el gesto valien-

te de la expulsión.- En nues-

tros días hubo también un

hombre, el primero en el

mundo, que se atrevió a lu-

char, frente a frente, contra

los grandes poderes interna-

cionales de la finanza ju-

daica: José Calvo Sotelo.-

lo poderes tenebrosos se

concitaron contra él. El fue

el protomártir de la gran

Cruzada española.”

En estos momentos, ya va quedando menos que esquilmar en intereses estratégicos materiales. Salvo los aspectos espirituales, culturales. Y la paz, la convivencia y el bienestar social: la nación otra vez está gravemente amenazada. Y por los mismos de entonces. Mejor, no lo olvide el elector.

 

 

 

 

Gota fría, Sínodo caliente

Cuando hace más de cuarenta años estudiaba Ecología entre otras disciplinas científicas afines en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid nunca hubiera pensado que con el paso del tiempo se habría de convertir en caballo de Troya de toda clase de tropelías, demagogias o dimes y diretes para mejor manipulación de la gente mal informada. Entonces pensábamos más o menos ingenuamente que con instrumentos conceptuales y técnicos como la Evaluación de impacto ambiental o los Sistemas de gestión ambiental o la Evaluación de proyectos que tuviese en cuenta criterios y unidades energéticos en vez de sólo los económico- financieros medidos en unidades monetarias se podría hacer frente a las denuncias de, por ejemplo, un William Kapp en  su obra fundamental pionera The Social Costs of Business Enterprise.

Es cierto aunque no se suele reconocer, el que lo quiera lo puede comprobar en sus Elementos de Economía política pura, que la economía walrasiana en su definición del objeto económico deja fuera de su regulación lo que “no es reproducible industrialmente” o “es apropiable” o «susceptible de valor de cambio». «La producción industrial o la industria no recae más que sobre la riqueza social y recae sobre toda la riqueza social. El valor de cambio, la industria, la propiedad, tales son los tres hechos generales ..de los que toda la riqueza social, la riqueza social sola, es el teatro.»

Que la pomposamente llamada ciencia económica presenta innumerables lagunas teóricas y metodológicas en asuntos tales como los recursos naturales o el medio ambiente. Que el mercado supuestamente autorregulado no se ocupa ni puede ocuparse de eso cuando se trata de bienes o recursos fondo o patrimoniales de naturaleza no renovable, y que suele confundir renta con capital en lo que se refiere a la Naturaleza. Cosa que, por el contrario, se preocupa en distinguir de forma clara y fehaciente cuando se trata de contabilidad empresarial en las partidas que nutren la cuenta de resultados.

Más tarde, algunas de mis posteriores experiencias en el ejercicio profesional como asesor o consultor me hicieron comprobar hasta qué punto la cuestión medioambiental es susceptible de manipulación hasta dimensiones escandalosas para servir otros intereses, espúreos o inconfesables. Así por ejemplo, la creación de ENRESA o la moratoria nuclear por los socialistas que so pretexto de protección medioambiental encubrían el rescate financiero y de imagen empresarial de los oligopolios eléctricos. Mohatras medioambientales filantrópicas para salvar crisis financieras privadas o escándalos o desfalcos empresariales.

Han pasado cuarenta años desde entonces y ahora la matraca mohatrera viene especialmente engordada con la cosa esa del cambio del clima climático. De origen antropogénico, hay que aclararlo, porque cambios climáticos sabemos que ha habido a lo largo de toda la historia geológica de La Tierra. Y algunos relativamente recientes como, por ejemplo, cierta mini glaciación en la Alta Edad Media o la extremada aridez que se empezó a manifestar en el centro de la Península Ibérica a partir del siglo XVI, que, con la caída en la pluviometría provocó cambios en la agricultura, la sustitución de unos animales convertidores energéticos de tracción por otros o en la propia cabaña ganadera.

Sabemos que ahora las grandes potencias pueden manipular artificialmente el clima con instrumentos sofisticados tales como los chemtrails o el HAARP. Y que pueden usarse como arma disuasoria en las modernas técnicas y armas bélicas. Pero también sabemos que tifones y monzones en Asía, huracanes en el Caribe, tornados en el Medio Oeste norteamericano, o gotas frías al final del verano en el Mediterráneo se vienen produciendo desde que existen registros. No es nada nuevo aunque el bien cebado ejército de plañideras lo achaquen torticeramente al dichoso cambio climático por causas industriales.

Tanto es así que hace ya muchos años que el Soil Conservation Service norteamericano desarrolló un método de cálculo de la avenida máxima esperable en un cierto horizonte temporal y atendiendo a las características orográficas, edafológicas o de cobertura vegetal de la cuenca, que habitualmente empleamos los ingenieros para diseñar y dimensionar el aliviadero de las presas.

Sin embargo, el problema de las gotas frías se agrava por el habitual caos urbanístico derivado de la corrupción o de la falta de criterio, las edificaciones temerarias en zonas de ramblas susceptibles de riadas, los taludes de carreteras que pueden hacer de presas improvisadas, la deforestación y la erosión agravadas por los cambios experimentados en la agricultura y el medio rural en general. Sin olvidar que fue el propio PSOE por razones sectarias y de corrupción quien contra los intereses españoles generales abandonó el Plan Hidrológico Nacional elaborado por la Administración anterior que ya contaba con fondos europeos y hubiera podido tener una influencia de bienhechora regulación del agua.

En este presente desorden de cosas cabe comentar otro aspecto novedoso, y desde luego para mí como ciudadano curioso verdaderamente notable por lo insólito, cual es el de la nueva religión medioambiental globalista que se quiere imponer por la manipuladora e inmoral plutocracia financiera. Una nueva religión a la que se acaba de unir, con más devota irracional unción que criterio moral, científico o teológico, el Vaticano en manos del Papa Francisco I, personaje dudoso al que algunos califican ya sin tapujos de verdadero heresiarca promotor de un futuro fatal cisma en la Iglesia Católica.

En la encíclica de insólito carácter medioambiental Laudato Si se propugna una nueva “espiritualidad ecológica” y se promueve una alianza entre la Humanidad y el Ambiente que nos recuerda las cursiladas de la Alianza de Civilizaciones de Zapatero, es decir, toda una “conversión ecológica”. En efecto, el Papa ecologista sostiene entre otras perlas que (33): “no basta pensar en las distintas especies sólo como eventuales recursos explotables, olvidando que tienen un valor en sí mismas. Cada año desaparecen miles de especies vegetales y animales que ya no podemos conocer, que nuestros hijos ya no podrán ver, perdidas para siempre. La inmensa mayoría se extinguen por razones que tienen que ver con alguna acción humana. Por nuestra causa miles de especies ya no darán gloria a Dios con su existencia ni podrán comunicarnos su propio mensaje.  No tenemos derecho.”

Salvada la presumible buena intención urbi et orbi del Papa argentino y por mucha encíclica que sea, no parece nada claro que no tengamos derecho a combatir con las acciones humanas que correspondan bichos asesinos tales como el Trypanosoma gambiense o el bacilo de Koch o Plasmodium de la malaria, los microorganismos patógenos de la meningitis o el virus de la rabia…que se empecinan en dar gloria a Dios con su existencia eliminando la de millones de personas en todo el mundo.  Ojalá todos esos patógenos fuesen erradicados para siempre.

En fin, zapatero a tus zapatos y Papa, a tus dogmas de fe.

Con una Iglesia alemana ya en manifiesta rebelión, en Octubre se va a celebrar un sínodo llamado de la Amazonía. Si con la lectura de la encíclica Laudato Si aún se ha quedado perplejo invito al lector curioso interesado a que mire sus postulados previos expresados en el documento Instrumentum laboris en el que se patrocinan nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral.

Indigenismo, relativismo, chamanismo, anacronismo ideológico, confusión entro lo material y lo espiritual, sin faltar las puyas traicioneras hipócritas criollas  contra España y Portugal: (6) “más allá de la avaricia y la ambición de los colonizadores…”

(38 ) “El Papa Francisco pidió humildemente perdón, no sólo por las ofensas de la propia Iglesia sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América…en este pasado la Iglesia ha sido cómplice con los colonizadores…”

¡Mejor el canibalismo y los sacrificios humanos precolombinos, qué duda cabe!

(107) “El rostro amazónico de la Iglesia encuentra su expresión en la pluralidad de sus pueblos, culturas y ecosistemas“.  ¿»Rostro amazónico» o simple cara dura?

En fin, todo un repertorio de tópicos más propio de oportunistas ONGs sacamantecas globalistas anglosajonas que no de una institución bimilenaria como la Iglesia Católica que al parecer ha decidido anunciar ahora la buena nueva sacramental de la ayahuasca o el cacto de san Pedro. O de la biodiversidad del ecosistema. Donde esté un buen chute enteogénico con peyote, hongos o dondiegos que se quite la simple comunión placebo tradicional de trigo. Todo un motivo misionero.

La civilización occidental, al menos la tradicional en Europa, resulta de una combinación histórica de pensamiento racional griego, de derecho romano, de sensibilidad cristiana y también de pragmática Ilustración capaz de separar lo que es de Dios de lo que es del César.  Decía Sir Francis Bacon que la forma de dominar la naturaleza es obedecerla. Formamos parte del planeta, nos afectan los ecosistemas y la gestión de los recursos naturales. Es importante fomentar la preocupación por la Ecología. El sistema económico no es algo autónomo, separado del medio físico natural como pretende cierta ciencia económica. No cabe confiar en su autorregulación. Pero es muy preocupante que so pretexto del supuesto cambio climático de origen antropogénico o de la conservación del medio ambiente se abandone la Razón, la Inteligencia, el bien más precioso que debemos conservar junto con la Vida y la dignidad. Y que bien sea por oportunismo o bien por imposición fáctica oculta, incluso la Iglesia Católica como institución, histórico contrapeso del imperio anglosajón, se sume a la demagogia y al hipócrita buenísmo medioambiental.

Esta ingratitud e incomprensión, tan propia de ineptos criollos corruptos, de la descomunal obra de España en América que ha permitido que el Vaticano mantuviese cierta grandeza e influencia mundial y no sea hoy una simple secta marginal investigada por la Justicia, causa especial tristeza e indignación entre los españoles estudiosos de la Historia sean cuales sean sus opciones confesionales.

Nota: las palabras resaltadas en granate abren enlaces a otros textos

 

 

Hipótesis sobre el diésel

Es sabido que el asunto del diésel está de moda. Y no para satisfacción de la mayoría. Desde que precisamente en EEUU se descubriera cierta manipulación en la gestión electrónica de motores de ciclo diésel de la marca Volkswagen que modificaba los datos de emisiones se ha iniciado una caza del diésel a la que se han apuntado con la estulticia e ignorancia que las caracterizan nuestras zurdas españolas, siempre dispuestas a pelotear en contra de los intereses de la gente común y a devastar nuestra economía real en beneficio de los grandes intereses globalistas financieros. Y a aumentar la presión fiscal confiscatoria con nuevos impuestos abusivos o confiscatorios para arrebañar al indefenso súbdito hasta el último euro y así apuntalar el lamentable y liberticida estado autonómico o la abundancia municipal, ecosistemas donde medran tanto parásito.

Pero el asunto no es solo español sino de geoestrategia mundial. El Poder globalista, la élite, ha iniciado la persecución del uso de gasóleo en sistemas de automoción sobre todo de pasajeros. Hace pocos años las mismas fuerzas vivas nos convencían de que el ciclo diesel era muy bueno, no contaminaba, entonces no había NOx ni nada parecido, y era una buena solución a nuestros problemas de automoción, pero ahora nos intentan convencer de lo contrario. Sí, ahora va y de repente resulta que es malísimo.  El pretexto como para muchas otras fechorías y estrategias de dominación político, financiera, económico o social es la cosa ecológica o medioambiental. Un argumento aparentemente noble pero hoy lamentablemente manipulado, degradado y contaminado por el marketing, la propaganda mercenaria y los intereses más espúreos. Las ONGs globalistas consciente o inconscientemente colaboran como misioneros de la nueva religión para convertir chinitos a la buena nueva de la causa. En este caso los chinitos somos nosotros.

Pero, ¿qué hay detrás de la campaña contra el diésel?

Muchas cosas, tantas y tan diferentes que son muy difíciles de comprender en toda su magnitud y más aún de explicar en un breve texto. Pero, la cosa medioambiental evidentemente es solo una excusa. El asunto es geoestratégico. Tiene que ver con el poder, la globalización, los intereses de grandes corporaciones transnacionales, sin olvidar el importantísimo problema, generalmente olvidado por los medios de los límites físicos o técnicos y la contabilidad empresarial de las deseconomías externas.

Un poco de memoria histórica

Cuando empecé mi vida profesional como ingeniero en el servicio de estudios y desarrollo de una importante empresa energética española ya se había producido la primera crisis del petróleo a principios de los setenta y se planteaba la segunda con la crisis del Irán del ayatolá Jomeini y luego la guerra entre Irán e Irak.  Entonces la situación era de subida descomunal de los precios del crudo y, en consecuencia, de inquietante desequilibrio en la balanza de pagos para los países importadores muy dependientes como España cuyas aportaciones autóctonas al balance de energía primaria eran la hidroeléctrica gracias a la previsora política hidráulica desarrollada por el general Franco pionero de las energías renovables eficaces, y el carbón nacional. Una época en la que el consumo de productos ligeros (GLPs, naftas, kerosenos, gasolinas) crecía más deprisa que la oferta.

Para una determinada estructura de refino, la producción de derivados petrolíferos no sólo es conjunta, sino que es rígida. De manera que si se trataba de cubrir la demanda de un producto, como las gasolinas, refinando más cantidad de petróleo se originan automáticamente excedentes de los de menor demanda. Además de aumentar el desequilibrio de la balanza de pagos.  Con un sistema de refino rígido como era el hydroskimming los incrementos en la demanda de productos ligeros para automoción debían satisfacerse fundamentalmente aumentando la demanda de crudo, aunque sobrasen algunas de las fracciones, las más pesadas, del proceso de refino.

Para satisfacer la demanda se intentaron otras soluciones además de la aumentar las importaciones de crudo tales como la sustitución de naftas en la fabricación de abonos nitrogenados, la obtención de biocombustibles, que, con gran lucidez y previsión ya eran contemplados hace casi un siglo como uno de los objetivos fundacionales del Monopolio de Petróleos creado por don José Calvo Sotelo. O bien el recurso, caro y también problemático en situaciones de incertidumbre, de la compra de ligeros en el mercado spot de Rotterdam.

Pero pese a la gravedad de la crisis entonces provocada, el horizonte era el de continuo aumento de la demanda de combustible para automoción, a satisfacer por las fracciones ligeras de la destilación del crudo, estando reservada la fracción media de gasóleos al transporte de pasajeros y mercancías, al uso agrícola, así como a calefacción su parte más pesada.

El refino de petróleo supone una producción conjunta de diferentes productos, GLPs, naftas, ligeros, kerosenos, gasóleos, fuel, en cantidades variables aunque relativamente rígidas para cada caso, según el tipo de crudo empleado y las características de los sistemas de refino. Así, de modo sencillo y esquemático pero suficiente para explicar lo que ocurría con el sistema de refino tipo hydroskimming vigente en la industria de refino española antes de las grandes crisis de los setenta, para un crudo ligero cabe desglosar los productos del refinado en un cuarto de fracciones ligeras (GLPs, naftas, gasolinas), otro cuarto de medias (gasóleos) y la mitad restante de fuel oil y asfaltos.

Al final se adoptó un nuevo sistema de refino el llamado fraccionamiento catalítico en F.C.C. que permitía mediante un doble sistema de refino procesar el residuo de fuel oil para obtener más gasóleos. Esquemáticamente, al final para cada unidad de crudo procesada el desglose de productos se modificaba aproximadamente así: un cuarto de ligeros, un cuarto más otro cuarto de medios y el resto de asfaltos fuel-oils pesados.

Este sistema de refino permitió sustituir gasolinas por gasóleos en la demanda de combustibles de automoción. Y desde el punto de vista tecnológico todas las grandes mejoras e innovaciones desarrolladas en los motores para automoción de ciclo diésel experimentadas en las últimas décadas. De modo que, si ahora nuestros próceres quieren eliminar el diésel en automoción nos encontraríamos con un exceso de oferta de gasóleos y otra vez un déficit de gasolinas.

Y con todo un desarrollo tecnológico de la industria automovilística que habría de ser arrumbado. Es decir, desandar lo andado en los últimos cuarenta años.

Diésel y geoestrategia

Pero, ¿por qué? ¿qué hay detrás de la campaña contra el diésel? Repetimos, muchas cosas y diferentes. Desde luego, la cosa medioambiental es solo una excusa, un pretexto. El asunto es geoestratégico. Tiene que ver con el poder, la globalización, los intereses sectoriales, nacionales especialmente norteamericanos, de grandes corporaciones transnacionales.

Una primera explicación es el intento de hacer subir el precio del petróleo. Esto beneficiaría a los países exportadores o «productores» y perjudicaría a los importadores. Otra, el atacar a la industria automovilística europea, sobre todo la potente germana, especializada durante las últimas décadas en el desarrollo de la automoción ligera en diésel. Esto beneficiaría a las industrias automovilísticas norteamericana y japonesa. Las ONGs más o menos sorosianas que se financian con el gran Capital globalista se harían cómplices de los excesos recaudatorios de los gobiernos, como los del falsario doctor Sánchez, proporcionando una justificación ecologista mohatrera a los abusos para engaño de ilusos, ingenuos y adeptos votantes así como para mejor granjería de oportunistas, ventajistas y especuladores.

Porque parece que se ha olvidado o al menos preterido una importante cuestión a considerar desde la perspectiva macro y la política económica en general como son las consecuencias de las alternativas de motorización sobre el balance de energía primaria. A su vez esto depende de los rendimientos o eficiencias energéticos.

El rendimiento de las máquinas térmicas o trabajo realizado por unidad de energía consumida no viene determinado por los deseos o la voluntad del gobierno, los directivos o los economistas de turno sino que tiene límites determinados por los principios de la Termodinámica.

Aquí cabe distinguir entre la máquina térmica ideal, maquina de Otto, el motor de gasolina perfecto, el real moderno según relación de comprensión, el motor diésel perfecto, el real moderno según relación de comprensión y el motor eléctrico. Los rendimientos son resultado de diferentes variables. Sin entrar en detalles técnicos y termodinámicos se puede indicar a modo de ilustración que los rendimientos son superiores en diésel a los de gasolinas, en torno al cuarenta y treinta por ciento respectivamente. Y que el rendimiento del motor eléctrico, más del noventa por ciento, es muy superior a los de combustión interna.

Desde tal perspectiva parecería muy conveniente fomentar el coche eléctrico puro. Pero tal comparación hay que ponerla en su contexto. Y en el proceso completo de generación de energía. Se trata de una falsa solución, engañosa, no solo porque hoy por hoy no constituya una alternativa comparable tanto por falta de autonomía, dato decisivo, sino porque tampoco es “limpio”. La energía eléctrica que consume hay que generarla. Un pequeño problema. Salvo la hidroeléctrica, renovable, resultado de la previsora política del general Franco, habría que hacerlo a partir de otros recursos fósiles como el carbón, petróleo o gas natural. Excepto en los sistemas de generación mediante ciclo combinado, o los de cogeneración, los rendimientos eléctricos de las centrales térmicas son reducidos, en torno a un tercio. Además habría que considerar que las centrales térmicas contaminan, acaso lejos de los centros de concentración urbana pero contaminan y que la energía eléctrica debe ser transportada desde los puntos de generación a los de consumo con las consiguientes mermas y pérdida de rendimientos para el sistema global. Todas estas cuestiones deben introducirse en el análisis comparativo. Y sin perder la perspectiva de los intereses nacionales, considerando la estructura de energía primaria y sus implicaciones.

Las normativas sobre emisiones para el sector de generación en centrales térmicas también son cada vez más exigentes. Ahora se está debatiendo cuántas térmicas se pretenden cerrar en el horizonte cercano de 2020 o el de 2030. Endesa acaba de anunciar el cierre de dos centrales térmicas de carbón para no tener que acomodarla a los nuevos requisitos ecológicos de la UE, lo que hubiera supuesto un coste de unos 400 millones de euros. El sistema atómico de generación tiene problemas irresolubles como son los residuos radiactivos. Esta cuestión así como otros factores de incertidumbre, plazos de construcción, vida útil, desmantelamiento, hacen que en realidad resulte imposible conocer a priori los verdaderos costes reales de la generación termonuclear.

Además de esta importante cuestión, pese a los importantes adelantos en su investigación las baterías hoy conocidas poseen poca autonomía, y cuando se desechan plantean problemas de residuos, costes económicos y medioambientales de reciclado.

Para comparar opciones hay que considerar todos los factores. Y cada ciclo completo. De la cuna a la tumba, suelen afirmar los sistemas de gestión medioambiental. Algo que no se cumple cuando, entre otras cuestiones, tampoco se incluyen los impactos ambientales de la minería de litio. O de la de Zn, otra de las alternativas que parecen más prometedoras. El de la minería de litio también es de actualidad en España porque una empresa transnacional australiana quiere explotar a cielo abierto un yacimiento junto a la ciudad monumental de Cáceres, la preciosa ciudad extremeña Patrimonio de la Humanidad. En fin, lo que explicaba William Kapp en The social costs  of  business enterprise. Las deseconomías de unos son mercados y negocio para otros.

Los vehículos híbridos desarrollados especialmente por la japonesa Toyota suponen una ventaja desde el punto de vista de la autonomía y la flexibilidad pero además del problema señalado con el desechado de baterías común con los eléctricos puros, este tipo de coches tienen una mecánica más compleja, doble, con dos motores, algo en cierto modo redundante. El motor de combustión interna es de gasolina, sencillo, con menos inercia que los de ciclo diésel, mejor para parar y arrancar. El eléctrico es pequeño pero suficiente para uso en ciudad. No parece que hoy por hoy sea una solución en verdad del todo interesante con carácter universal salvo para los conductores en medio urbano, sobre todo profesionales.

Para aumentar aún más la presión este mismo año hay cambios normativos: el nuevo método de medición WLTP sustituye al NEDC. No cambian las emisiones límites 120 gr /km pero sí la forma de medirlas porque con el nuevo método, más realista que el anterior, aumentarán los consumos homologados y en consecuencia, las emisiones declaradas.

El resultado es que las ventas de coches con motorización diésel han caído este año 2018 de modo espectacular así como el valor del mercado de segunda mano de esta clase de vehículos. Muchos perjudicados no ya solo por la cuestión de fondo sino cómo se está gestionando el problema por las autoridades españolas. Todo un grave contratiempo económico y de prestigio para la industria y los consumidores jaleado y aumentado por nuestra pintoresca casta política que no termina de explicarse o de entenderse. ¿O sí?

Llegados a este punto, volvemos a la pregunta inicial, ¿cómo se explica esta agresiva campaña contra el diésel con todos los problemas que está provocando?

Parece que nos falta algo. Y debe ser muy poderoso, tanto como para sacrificar tantos y tan importantes intereses. Y ese algo seguramente tiene que ver un importante sector económico y energético estadounidense, el país donde precisamente empezó el asunto con la denuncia contra la Volkswagen.  Me refiero al sector del esquisto y sus problemas económicos financieros.

El petróleo de esquisto tiene poco azufre sirve para producir gasolinas y ligeros pero no medios o pesados. La demanda de gasolina estaba relacionada de modo inverso con la de gasóleo de automoción.  Y en menor medida hoy a la de los eléctricos puros.

La industria del esquisto americano no consigue resultar rentable pese a que aporta aproximadamente la mitad de la oferta de petróleo de EEUU, 6,2 millones de barriles /día frente a los 11 millones del total.

Las razones parecen ser debidas al excesivo endeudamiento del sector. Que alcanzaría unos 300.000 millones de dólares según estimaciones de expertos. Deben dedicar una cuarta parte de la extracción para pagar intereses. Y también aumentan los gastos de modernización para tratar de evitar los rendimientos decrecientes.

Sin olvidar otra de carácter energético, la propia eficiencia interna de estos métodos de extracción, con menor rendimiento neto. O su impacto ambiental.

Muchos autores prevén una nueva crisis financiera global. ¿Aguantaría la problemática industria americana del esquisto una nueva crisis devastadora? ¿Acaso pudiera iniciarse un efecto de quiebras en cadena que, aparte de los efectos para el sector, redujesen a la mitad la “producción” de petróleo americano?

Las cosas están cambiando y ello desde luego no es malo en sí mismo. Lo malo, lo que pone los pelos de punta, entregada o mal vendida nuestra industria energética nacional ¡paradójicamente por los socialistas! es nuestra falta de soberanía en general. La falta de inteligencia entre lo que es Cultura, modificable por leyes humanas y lo que es Naturaleza con las suyas propias.

Y que ahora, para colmo, estemos a merced de las ocurrencias y demagogia de un gobierno inepto, lamentable, sin honor ni patriotismo, capaz de cualquier cosa por mantenerse en la poltrona.  Ayudado por ayuntamientos en manos de fanáticos, necios e ignorantes podemitas.

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.