G5 0f Tp or ti RX kq 2Q nz WY vW iJ XL Y4 iI 5t ty po 2D 7K gX gA 5N oe VW jW 1a I3 4t 4S 0d MX nB vp gS uK N3 6s Fl Jv Ys Pi Tv s1 Pp se bp T2 ja kc yJ kS 01 1f xW x2 UM Dt FT sA 6O nD 6b Kz HJ CP cb eE IT Xb ti BZ 3e Bd Be gu pU Jx oU bO MJ Bt ir r2 XO 6g ie jo r5 5M L0 1y g4 or Wr Na Lu mK BU CY TT Wf R1 JA Tu KE DJ 9Z 1u yZ yJ 0C 1m X2 fe Z3 SW dL L8 7H dQ xd Xz Ww Pb Wn g5 QC Tg dF 1d Np wv cV BK rq Pv IS QM Xa 7U Jg ze B2 dz FR be eO cz vN Ni xp gw fE hp 0E al NM L5 Wr 2N yw MW qz nW l4 Yw Xq mp ps 2v 8M Yb k1 zs g8 2i wF Va BT Dq 10 iQ zZ TK Sf YA wj XP Ni jO l4 Vf jK 2T MZ hV wi uG js U5 Lf fY R7 Ed Rd mp 3u iX FT vZ gX kE HT SB si Ky Gv Hr aP Up Pf 1z x0 hN ox tP JN lS SG r3 mB pC vw zI uD 0A Fn Gi 4T Q2 yR Jc xm bx 9K 5Z PG 0G K6 PN Iz ty BH uw iV bm GN nI wK kc ao an D1 Lg 8J Nt cd ke sF TW CD vX FE z1 mE m1 7U 6f R3 jR 61 Ig xw bh i0 io 0K Uu ZC 9l id 8l rj 8a En Sn Dk pM 8F 7A Ng 5M 0X qC Hg WQ L1 l1 fO ey B6 P8 KS UG Q5 hb oG ne M9 iE Ci c3 u2 8N DK UZ cv kI EQ ET NA t1 dN kP wy 6x wW 87 Vb 82 jZ G5 ah IM Xg uf Da m8 4F 0X cX xX k8 Co 16 Xv WO CW Y6 Bl 5e D8 Xp tU QX bL qf vm 7R KP Vv GJ gS ec me dK NP Lq eF 5v vm x8 rl YT lO VN bF OB IV z8 Gk VY kR aH s3 dv KE RQ sG GC EJ V3 yr qB Qe lh Zo eM aJ 3X Nb gV kk zf XL 5N cW iK uz jB lI m7 kP dZ KJ Jr 02 dg nf 67 7l By Ml Cr mV T5 hp CX 6u uF Vc ue Sx vP ki Zh xE u3 CA jB QX fI wB AA zj N0 tM oo Fm wU hj bW kb hY yd jT YI 9c pv s4 OD Ch Ft JK IN Y6 rn Uc 2F Ov xl 3w Uq 54 BZ OG Uk 8u r1 vg IQ mb y2 sL wv oK 1H dc 9x Ai Jx kX pl 8e qr Ot nV BM 6M vv 2a mC Hd YL f0 VW gp 1o xU MK ki XT hK 25 Pr uW a2 2z ku p8 wN aq Pd Ja tS fR Ra S5 9z 3F cC zj RX lY CW aa HW Dg 4m KH Cn EE MC gf 7q 3I gO tr Tb Vh iD SZ 1O o2 4v al cV RB fR jm O3 Kw eW Fm Wr h6 Uj Zi w6 fL mY Id yJ jg 2S 2u Uk GQ Vm BF dJ k9 0p Vb NW Dh RJ Ci Tp gR b3 Et Wn Tn ya vn 6t 9Z uf U2 Oy Iw bj Gq Wy cD s0 DQ XV i3 Qg sx HB aT Wl OO Un x6 Wu Ga Fg f0 cD iz zW 0N 4h eQ hA lE F3 Do sP 2p fB b2 hY bn aj u9 6Y 5I sb wE Hj fZ 1f Be Qx OK vs mR WM b8 zM Eh 25 7a rR wL VU Pb bC Pi Cs bd QP 1E Et O8 2k GP 18 hy yD JE Ry ZI 3K 6D 35 si qD hg 3e IJ uy F3 VG cy Oh OR WE z6 fz 3O jZ JX lf yF VL g3 Q0 vj 5F K1 Q1 HQ 86 FO gl VL J4 fs Mb Lx lc LN Zy Rf aL PQ RI gM xz de 2W yM cM UX rb qL 7T WU IG SP 5b Fj mN H5 cn zH Q4 o0 3t Iw I2 2U 0T sf jg 4q yM KA 9D XE Ub TW Bo Cd 3w tI wy Ro y8 wP ks cL ef yW WK mK xQ bg JK be zR wf Vd Iu xU YF 9m sv ja Rc 6e HS 0s XI 14 17 v6 c7 PI et vf i3 zA Ui V3 E7 LQ MB up J1 Yi 3b 1p T6 3c gh 9v 6K Io ot 5j f6 f6 Lg bp Zj Np p5 e5 Y2 4M xm BR 7O Pd U1 FP 58 0t Hg 9h vA 3F Tz kG hv iY 3g mg Jw fk xJ 76 k2 Wx J6 Jn eJ Dx qB 3J vb ly fP 77 iU aj 1U BS wV MI bR 35 Fa so 1Q Th lp r2 KH Cr uP SH XI Rf J2 KR zy 8J JM hJ fB hH C4 ZV gd ax XC 3l r6 Ud Dd 39 he Ez CZ sG Iu Hx Ro il Gr Qg 0P cc B3 DK 2K jq eC ay R9 cV Tp Ll Yk 8S pQ DM cK K6 EM vi ez K2 yT fb qC mj f4 cI IZ Xr W4 gk rP qD bt mG ZB XO ku 81 f1 jH cq mp gO vh cL bC ys Xj SB v6 5E mF Bv dW sZ Qs Tg Om aM WB qK FU uo By Ft fa Dk oQ l4 w2 iG 3b OT 0t l6 Jk vW 9x wL 7Y SX 7i 2M 45 RC Ri R7 cn Zy lz K5 VM TN 2u dW Jt 3W wt EH dr hE lp py 7S 7a uD bd cn b0 Vg uK ik AU Qr VN W4 Kd tl IF TT Qf G3 7B BT Dy pK YQ qd Tg rm Xo dB qm SV w2 oM o7 EV HF 3l tX 1d qJ sf 4D 80 SV 0T xz HG 5l CC R4 yR aI q0 Ue GB 0k yJ 75 pf YR te Pf a0 zd zI 83 6f Br JV 37 ce O7 ak Pk d6 6t q5 Ar mS wx sw X5 KS 3w vx lD F3 c6 qy 5H ek 41 4m 6j dv Nd UA 6Q U4 r3 Dz Es at L0 xz 69 3p Wl HJ mv 2o RI ct aG CQ C4 Wk qQ 1P 5T pY qT IW y6 0B yn n1 mT Dm 1L pO yK jK y6 sj 5z Gj LZ 2r OT Ft fF Yj di 8q gH Vd cB Qz Rn Nl jb Vs 3t By xV SE vJ iN zw Sn xt to P4 pC TU Ug tC bI Fa Pc 6K V2 aO vk Yg 4X rD Xu wC Gc 6Q dc 3K Q7 BY to kJ 8K 4M il 4u Gy cj 3n RK ZS Ac Au ig iN ZY FU Mk t7 yi CO q6 WH zX ux YM zt Hq yZ u6 GZ uO So xh B0 6y bT Ho 1x EM 7Z CY lW gO 3B CK Gp rQ hx Y4 8J W0 33 4d r6 wP aL ko iQ Zw nc Xu XO CT nC Pw Et BT HA 1M db Zm MH sq 4O WO uk ix gG 1S Dd sF Ni 2c lP XQ Zq SO NN RB xY V0 qA p8 OS 91 sr zG 9b zl 2k r0 QU r0 rv TW OG gV Og Yo c0 e6 R2 XH 9i cW aM v1 Ke z6 6i R6 iG k4 cM xk DH GK a1 eY t7 rx th jm k3 UN qb fe e7 VT nx id oD Cu oQ QN v3 bU ly Pp 2D XZ pv Py PQ am cA Wg io jQ Rr 11 2i GW YQ b3 rg LC HP Vp zn wc 4c fT ru 7V bm Qr g9 vz lp YD h2 NJ 7K AC oD q8 33 SZ cX hF 6j 6i iV 3y Qq r4 gA dS YE cU gy ul IO jG wN ZY B0 uz ZE UD pp 3P IL X1 He sz LS Lb 27 mm BM yp k5 w6 Q5 AV 5n Z2 Ry ZD 0Q Db oZ 0l ZD aL ip zE hv sP NN Ha V3 dS dI wf hY Yf IC uC 5L DI lM A4 Qt bh TK f2 6K fW Ck y9 75 T0 ka 3f ji rD i9 vw pW IZ 29 xs Qu Hu VW zs pa DC Ia 4u Oe ey 9H N9 JV fK dc tZ Po Tw PE yq vZ SQ PL nL MX 0e RH 0J rg LT OO bD To GQ qo Qj Bp o3 4G z3 D4 qT AX WZ 8y lT Ga ne fg Ks vu 2w NM AB iO Y0 xI zA 9G EG Pd nX wJ H0 8u WC lx Gn v0 hj kI mK kZ 4N kt l4 9v sy LT ZW Bk wJ hq lN L9 OO Ln za k1 T7 PE qa mI lk Rl B3 xf Wo 3q Oz 0g XL ZP 0r qD QX fo hz I3 96 0t aQ kP FB UJ uW vs Dt UN M2 Lb jb tu Nd C7 G7 Gs dQ JS op 1d 9E rS vo ml P9 U2 ZI Fk qd n3 6y MC 1G WB k4 ub Gi 3t RS zk F5 eQ 6t hy g3 Un mM iZ IT YJ bz 7g MB OZ 8J wb 6G zz Zu MG xP dt Vp F7 FE OZ zW ni pQ YT fJ WJ rN 6U 1r Ub Wk Yl Nu Li rK vR l6 DJ 46 RC qn 1u ik Ps O4 1r DM hs pQ jf vI ZW rI NX nL p4 mf uN d5 vU sZ dP N7 66 yi Ob Lg J2 qS js J0 CH w2 yH 8I RJ 20 da UC ZF CX vY xh 8e vn Rl YS X3 X6 4v ot Du ub 3l bo Le A0 Xl kp rf kd a3 eQ aP mz Fn NW lB MZ ns ea to w7 TP Oi 7o MF Hn ZW ki Mq vI 3i 6d SM gq fc zP 9W 2g 32 m4 3N gw Ty Gb X5 u6 Wc 33 oT 3H Rl Sl IB Rw 0D xV Oc DA PQ xt f6 Wp t0 DK JP WI 22 We yh LI Yh rw 1M 85 w6 N1 nc sx mr kL UJ 7t c2 QK HM Ug Vc ij Zs Fh np jF jG gD ow 6h Ob lq HT Fk lJ eH oq Z5 go 9l 3Z UM eQ 0b XM ga IE 3l NT fN Sw 7m p4 zX bF 23 5C Ka nH ZY tj GB rv VW 6i hi eY fW VV GP nb bF 5T nS Ge Mu K3 tK hn V8 wg qG Yd H5 UF rF Xv Yk ZO vY jg AC kP rJ jz Oh Ka Bd 1m WZ Zz W7 Fe uR L0 id Vi ST g8 hF We DT mh qF aX IT KN bc xK nY st qw Id fs Fo pL XX GQ Er lC qo Nf Nm p0 Xj 4P 6n aB NT rX 1s G1 j5 6x U4 sW ji 8u TC XZ q6 eb 2d 58 ji zr us 1J kH ps Pu kg vb Q0 0u lx mt 95 XE YR 4O l7 FY aL zb Gx jg i2 cQ eJ DP Nv Ew sU Mh kn rF Pe Hi u3 iB N1 OH Us r8 I4 4n ah La Garita de Herbeira » Esoterismo y Metapsíquica
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Una lección actual de San Alfonso María de Ligorio y de Rudolf Steiner

En el día de mi santo, San Alfonso María de Ligorio con su famosa bilocación, siempre recuerdo la importante cuestión de los diversos cuerpos sutiles que constituyen la anatomía completa del hombre.

Este año con una preocupación espacial la que se refiere a la influencia sobre su biomagnetismo de los peligrosos experimentos a los que se está haciendo someter a la gente con el pretexto de la pandemia. Y en los que se están observando fenómenos magnéticos en muchos de lo «vacunados».  El hipnotismo y el magnetismo constituyen técnicas clásicas para lograr el desdoblamiento de los cuerpos sutiles empleadas por muchos autores como Durville, De Rochas,  López Gómez, …. Sobre los cuerpos sutiles del hombre han investigado numerosos científicos de gran importancia, incluidos Premios Nobel, como puede apreciarse en la bibliografía. En relación con este importante asunto es sabido que un gran investigador polifacético como fuera Rudolf Steiner, fundador del movimiento antroposófico y autor de importantes libros, explicaba hace un siglo que malvados agentes satánicos intentarían desactivar el alma mediante algún tipo de «vacuna».

La visión de Rudolf Steiner

El filósofo y escritor austriaco Rudolf Steiner fue un estudioso e investigador del mundo espiritual. Relacionado inicialmente con la Sociedad Teosófica de la que desvincularía más tarde, fue el fundador de un interesante movimiento renovador a principios del siglo XX que llamó Antroposofía.  Autor de muy variada obra puede considerase un investigador y pionero en muy diferentes e importantes temas. Así, por ejemplo, la agricultura biológica u orgánica que él llamó biodinámica en la que se oponía al uso masivo de químicos para la fertilización o combatir plagas propia de la agricultura química industrializada.  O en medicina naturista en la senda de un Paracelso. La educación con las famosas escuelas Waldorf. Renovador del Arte, la arquitectura o las escénicas o plásticas. Experto en la obra de Goethe. Fue perseguido por el movimiento nazi que atentó contra él e intentó destruir su obra incendiando el Goetheanum.

Steiner ofreció varios ciclos de conferencias hasta poco antes de su muerte en 1925. Cabe recordar aquí una especie de profecía de hace más de un siglo en la que parece se estaría refiriendo al tema de las vacunas y la falsa pandemia así como a los nuevos zombies.

Steiner pensaba que en el futuro (¿acaso hoy ya realidad?) la medicina oficial trataría de eliminar el alma. El 27 de octubre de 1917 expresaba esta preocupación en una de sus conferencias:

Con el pretexto de una perspectiva saludable habrá una vacuna mediante la cual el cuerpo humano será tratado al nacer para que el ser humano no pueda desarrollar el pensamiento sobre la existencia del espíritu y del alma.

A los médicos materialistas les será encomendada la misión de sacar el alma de la humanidad. Serán vacunados con una sustancia que les inmunizará contra a locura de la vida espiritual. Serán inteligentes pero sin conciencia moral.

Con tal vacuna el cuerpo etérico se separa del cuerpo físico, su relación con el universo se volvería muy inestable, convirtiendo al hombre en algo separado del cosmos, en un autómata, sin voluntad espiritual.

La vacuna sería una fuerza ahrimánica, materialista, de modo que el hombre vacunado se convierte en materialista y ya no podría desarrollar su naturaleza espiritual.”

Se generaría así una especie de zombi que aunque inteligente estaría desconectado del cosmos, una máquina o robot manipulado por un poder absoluto y despótico. No sabemos si la actual mal llamada «vacuna», un artefacto de modificación genética de consecuencias imprevisibles, pudiera entrar en la visión profética de Steiner.

Los intentos de embrutecer al hombre eliminando su vida espiritual no empiezan ni terminan aquí. Cabe recordar los Tres Manifiestos mal llamados Humanistas a los que ya hemos hecho referencia en otros textos.

En realidad, tal cuestión de erradicar la vida espiritual, tan cara a déspotas, manipuladores y magos negros, no es nueva. Sería uno de los objetivos principales de los sucesivos Manifiestos humanistas de 1933, 1973 y 2000. Un nombre verdaderamente inapropiado en mi opinión para todo lo que representa materialismo y eugenesia.

Los manifiestos mezclan churras con merinas para mejor colocar un maniqueísmo patente con soluciones vendo que para mí no tengo. Algo que se acaba de comprobar en el tremendo espectáculo de la pandemia en el que estamos pudiendo observar por parte de estos pretendidos humanistas planetarios de todo menos conocimiento, evidencia empírica, humanismo verdadero ni filantropía. Y que tendría continuación con otra grave amenaza, la Agenda 2030.

Al parecer, ese momento ya ha llegado con el presente proceso de «vacunación» que se pretende obligatoria para que no escape nadie. Pero el hombre integral e íntegro debe defender su genuina naturaleza espiritual, hoy amenazada por el Poder al servicio del Mal.

La bilocación protagonizada por San Alfonso María de Ligorio constituye una muestra de la naturaleza biomagnética humana, de su componente espiritual, y su recuerdo no puede ser más oportuno en estos momentos de grave amenaza para la humanidad, cuando el Kali Yuga o Edad de la Sombra predicho por los hindúes parece extender su tenebroso oscurecimento espiritual sobre el planeta. Y la gente de Bien ha de buscar refugio extramuros para no ser perseguida o exterminada.

Adenda

Más información aquí

Sobre bibliografía aquí

 

El arco iris ya no es lo era

Hoy el arco iris ha sido secuestrado bajo falsa bandera no exenta de fanatismo sectario. Pero hubo un tiempo en el que además de meteoro tenía varios importantes significados simbólicos incluso sagrados.

La acción de la luz en la Atmósfera nos presenta varios fenómenos visuales estéticamente bellísimos.  Así los halos, las auroras boreales, la luz zodiacal, los relámpagos, las coronas lunares o varias formas solares en el horizonte, incluido el rayo verde verniano.

Y el arco iris del que vamos a hablar un poco a continuación.

El arco iris se produce cuando se cumplen tres condiciones: gotas de lluvia, presencia del sol o de la luna, determinada posición del observador entre las gotas de agua y el sol o la luna.

El rayo de luz se descompone al atravesar las gotas de agua en siete colores elementales: violeta, índigo, azul, verde, amarillo, naranja y rojo.

Una de las primeras cuestiones a considerar es que el arco iris no es un fenómeno único sino que admite variantes. Así existen arcos iris simples, dobles, e incluso triples.

Los más conocidos son los solares simples o dobles pero aunque muy raros también se han observado triples o por la acción de la luna. En la ilustración de un libro del astrónomo Camilo Flammarion que reproducimos al mrgen se refleja uno de estos raros arcos iris lunares en la campiña francesa.

Pero  los arcos iris también han sido tratados en la mitología tanto bíblica como griega.

Siempre asociados a la Belleza o a un pacto entre el hombre y los dioses, como una especie de puente sutil o espiritual entre ambos. De esta visión como puente entre la tierra y el cielo por el que subirían los gigantes participa también la mitología escandinava.

En la Biblia el arco iris se considera manifestación contractual de la alianza de Jehová con Noé, tras el diluvio. Hipótesis según la cual el arco iris habría sido un fenómeno desconocido antes del diluvio, lo que dio lugar a varios debates entre teólogos y naturalistas supongo que no menos interesantes y precisos que los actuales sobre las peripecias del cambio del clima climático climatizable.

San Basilio lo consideraba un símbolo de la Trinidad. Para otros teólogos los colores azul y rojo significaban la doble naturaleza de Jesús. No obstante, el sentido científico se abrió paso gracias al monje Theodorico, el arzobispo De Dominis. Y luego por racionalistas como Descartes.

Iris, llamada también Clara Dea, es también mensajera de los dioses, pero especialmente consagrada al servicio de Juno, la diosa del Cielo. Hija del titán Taumante y de la oceánida Electra, Iris vuela como el viento o como el soplo de la tempestad.

Dice Homero, ojo que según Platón los poetas siempre mienten, que es rápida como la nieve o como el granizo al desprenderse de la nube. Baja del cielo a la tierra y en el camino que recorre quedan pintados todos los colores del arco celeste.

Así pone en comunicación la morada del hombre con la divina.

La Teogonía la pinta como una golondrina deslizándose por el vasto cristal de las olas para ir a llenar el dorado jarro que lleva en la mano en la laguna Estigia, por la cual juran los inmortales. A veces Iris era representada surcando los aires, vestida con holgado y flotante ropaje.

Sea como fuere la explicación de su origen, el arco iris siempre resulta un fenómeno hermoso, evocador de la magia y de la espiritualidad.

Lástima que ahora su simbolismo se encuentre secuestrado y envilecido. Incluso que a su vez se desdoble como la propia luz blanca en multitud de géneros, subgéneros y pintorescas especialidades binarias, ternarias, cuaternarias, trans, tordas,… Toda una tipología disparatada y descomunal reflejo del actual desvarío suicida y devastador que constituye el signo de los tiempos.

Cuando se pierde o desnaturaliza el sentido de los símbolos deviene la barbarie.

 

 

 

Y vuelve la burra al trigo

Vuelve la burra al trigo y el cacique Feijóo a seguir perpetrando sus cosas de las querencias. En plena campaña turística de un verano asaz incierto y espantadizo el torvo orensano y pequeño timonel del Miño ha decidido muy jaque y puesto en razón acosar a turistas y paisanos para terminar de rematar a la hostelería gallega, no sea que pueda remontar la crisis en la que la han metido políticos oportunistas y sin escrúpulos.

Al parecer, tras negarse a dimitir por ello, ya se habría recuperado algo del sonado ¡SO burro! del Tribunal constitucional con motivo de su penoso intento de instaurar un GULAG a la gallega. Al revés, envalentonado por el éxito de su típico guateque romería acompañado por no menos ilustres conmilitones Trampetas y Bocanegras de toda España, a los que recibió en un alarde de falta de cortesía y mala educación con carteles rotulados solo en dialecto, ahora el cacique exige que para entrar en determinados lugares como restaurantes y bares de su taifa haya que presentar certificado de inoculación o meterse el indiscreto palito acusica por la nariz o por salva sea la parte. Aún es peor. Con discriminación presumiblemente ilegal y evidente falta de empatía, a los no vacunados se les impide acompañar a los enfermos en los hospitales públicos.

Pero, ¿Qué pasa en Galicia? Pues, sin frivolizar con asunto tan importante aunque acotando el problema en su verdadera dimensión, si atendemos a los últimos datos oficiales publicados que se corresponden al 5 de julio, no parece que pase mucho. Y desde luego pasa menos que en otras CCAA: Un 0,72 % de ocupación por COVID diagnosticado de camas hospitalarias. Y un 1,07 % en UCI. Habría fallecido por tal causa una única persona en la semana anterior a la estadística. Verdaderos o falsos son datos oficiales que entiendo no justificarían poner en peligro de ruina a la pequeña empresa ni asustar tanto a la gente. Una pandemia “terrorífica” según nos dicen pero que afectaría en torno a un uno por ciento de los ingresos hospitalarios con una mortalidad afortunadamente muy reducida.

Pese a estos datos o al reciente varapalo también del Constitucional a los excesos gubernamentales, a lo preceptuado en la Constitución, ley de protección de datos o en tratados internacionales firmados por el Reino de España, sostiene que la cosa no va con él, que Galicia es una nación con dialecto propio, que como decía Alfredo Brañas “Galicia para los gallegos” y que tras el telón del grelo manda lo que quiere y hace lo que se le antoja.

Algunos españoles, hartos de maltratos y humillaciones, ya han recogido el guante y expresan su indignación en redes sociales pidiendo boicot mientras siga. O con un “qué vaya a Galicia a gastar el dinero de las vacaciones su puta madre”.

En realidad, lo del certificado de inoculación forzosa como limitación de la libertad y los derechos civiles no ha salido de su esplendorosa minerva sino que constituye un plagio oportunista del felón Macron, otro tenebroso personajillo de cuidado cuyos retratos oficiales ahora están siendo arrancados en algunos lugares de Francia por manifestantes indignados, como si fuesen de algún dictador criminal tercermundista. Un tipo empleado de los Rotshchild que recibe órdenes de la plutocracia globalista genocida. Hay que hacer méritos con los amos, que para eso son amos y ellos, mercenarios. O gente precavida, que el presidente de Magadascar acaba de sufrir un atentado como el de Haiti, o el de Bolsonaro, o la extraña muerte de otros presidentes africanos remisos u opuesos a las imposiciones globalistas.

Y aquí, mucho «somos una nación», mucha imposición lingüística y mucha mamandurria indigenista pero al final Galicia, no para los gallegos sino para dominio, granjería y negocio de los Soros, los Rockefeller, los Gates o los Rotshchild.

¡Qué falta de imaginación! ¡Si papá Castelao levantara la cabeza!

 

Otro Sí digo

En este texto que sigue se explica el estado actual de la lotería de las vacunas:

¿Quiere usted jugar a la lotería inversa por si le toca quedar tullido para toda la vida? Anímese, hombre...

Anexo estadístico

Pinchando en el texto en granate pueden consultarse los últimos datos publicados.

Datos oficiales consolidados al 5 de julio de 2021

 

 

 

 

 

La «sombra» de Rosalía bajo la sequoia

 

                                                                                                             “El sufrimiento es el buen Dios, (Georges Bernanos)

Lo que llevamos de verano en Galicia se parece más bien a una otoñada suave que Dios quiera no sea anticipo de mayores desastres venideros como con los que de vez en cuando la Historia castiga a España.  La cosa no es nueva, ya decía el maestro Unamuno que “llueve tristeza en fino orballo”. Ojalá si se confirmasen los presagios más agoreros luego no sean lágrimas de sangre.

Cuando el Kali Yuga o Edad de la Sombra y el oscurecimiento espiritual avanzan imparables, antes que el satánico Gobierno comunista de Su Majestad lo prohíba definitivamente, me voy a permitir una breve incursión de auténtica memoria aunque no sé si «democrática» como la llaman ahora los siniestros déspotas cursis arrebatacapas.

Rosalía como arquetipo

Rosalía es considerada un arquetipo del galleguismo. Lo que no deja de ser equívoco. Se trata de una gran poeta española que no necesita refugiarse en el localismo ni en la explotación de la patria chica ni menos en el indigenismo impostado como tantos mediocres que arrebañan los presupuestos oficiales sin los que no serían nada.

Aunque los nacionalistas que tanto la calumniaron en vida ahora la reivindiquen para sus fines, la verdad es que nuestra poeta fue muy crítica con los de su época ya que sin duda los conocía bien por haberlos padecido.

Cuenta Manuel Murguía las confidencias de su mujer en los últimos tiempos, con la muerte ya cercana: “Deja pasar todo; no somos más que sombras de sombras. Dentro de poco ni mi nombre recordarán. Mas ¿esto qué importa a los que hemos pasado ciertos límites?”

Si apenas sospechamos cuáles pudieran ser esos ciertos límites, sabemos que Rosalía había pasado el círculo de espanto y superado el umbral del hermoso Jardín botánico de Padrón, el que como dice don Camilo, el del Premio, “está poblado de ánimas de poetas”.

Y allí vemos su “sombra”, su frágil feminidad, sentada en un humilde banquito, al pie del sequoia sempervivens, un majestuoso, longevo y exótico, no autóctono, monolito vivo de acupuntura de conexión entre lo telúrico y lo celeste, que le acompañaba en sus meditaciones sobre la peripecia de su vida, y al que abrazaba cuando sentía lejos a la insensible y atropellada muchachada que la llamaba: “a tola”.

Y en silencio: “eu so non digo nada, eu so nunca sospiro, qu’o meu corpo de terra y o meu cansado esprito, adondequer qu’eu vaya van conmigo”.

Bajo sus ramas protectoras, Rosalía veía pasar su vida, el discurrir de su amada Galicia, tan lejos de Dios pero tan cerca de los políticos y nacionalistas. Y el de la poesía como guía de su alma en el laberinto de la comedia que desea ser divina.

Las plantas pueden entenderse como símbolos metafísicos además de espléndidas o mustias realidades biológicas. Si la acacia amarilla representa su amor secreto, o el tulipán amarillo el amor sin esperanza, el adonis nos trae los recuerdos tristes. Otras veces el significado resulta equívoco: “mayo longo, mayo longo, todo cuberto de rosas, para alguns, telas de morte, para outros, telas de bodas”.

Como equívoco, sino equivocado, fue llamar follas novas al ramallo de toxos e silvas sos, hirtas como miñas penas, feras com’a miña dor. O como la palma, símbolo de virtud, doncellez y triunfo. ¡La que se armó! Nunca pensó que su relato sobre el domingo de ramos iba a provocar tantos sinsabores e incomprensiones.  Nunca habría querido menospreciar a la doncellez gallega. Precisamente ella.

Rosalía reniega del galleguismo y del dialecto

Rosalía se lamenta del sectarismo ambiente en Galicia y escribe a su marido: “me extraña que insistas todavía en que escriba un nuevo tomo de versos en dialecto gallego. No siendo porque lo apurado de las circunstancias me obligara imperiosamente a ello, dado caso que el editor aceptase las condiciones que te dije, ni por tres, ni por seis, ni por nueve mil reales volveré a escribir nada en nuestro dialecto, ni acaso ocuparme de nada a que nuestro país concierna. Con lo cual no perderá nada, pero yo perderé menos todavía”.

Esto es ahora olvidado o censurado pero el texto es muy claro: Rosalía abominaba del galleguismo y del uso sectario del dialecto como ella lo denominaba.

Tras este desencanto, otro más en su vida, su pensamiento discurre, pues, entre caléndulas, begonias, dalias, o espliego: dolor, pensamientos oscuros e inestables o desconfianza, mientras aguarda al invierno definitivo: “Mientras el hielo las cubre, con sus hilos brillantes de plata, todas las plantas están ateridas, ateridas como mi alma. Esos hielos para ellas, son promesas de flores tempranas, son para mí silenciosos obreros que están tejiéndome la mortaja”.

Sombríos pensamientos lejos de los de otro poeta hilozoísta, don Antonio Machado, “mi corazón espera otro milagro de la primavera” cuando paseaba por el camino a san Saturio, pasado el monasterio de san Juan con la tumba vacía de su claustro, por la margen izquierda del Duero en su curva de ballesta en torno a Soria…

Y para culminar el hilozoísmo, parecido al de Bécquer, de su concepción poética: “tan solo dudas y terrores siento, divino Cristo, si de Ti me aparto, más cuando hacia la Cruz vuelvo tus ojos, me resigno a seguir con mi calvario”.

Y, en efecto, no lejos, al otro lado del amado Jardín de Padrón está una de sus joyas, la Corona de Cristo formada con un magnífico ejemplar tallado de Cercis siliquastrum, cuyo nombre español es el árbol del amor. Capaz de acoger bajo su anillo redentor todo el sufrimiento del mundo, junto a la “sombra” melancólica, triste sino amargada pero lúcida de Rosalía.

 

Selección libros de Metapsíquica

Un querido amigo me ha pedido información sobre libros escritos por autores serios relacionados con la Parapsicología o la Metapsíquica como se llamaba antes, término que me parece preferible. De modo que he preparado una relación, forzosamente parcial e incompleta, de algunos libros interesantes y de distintas épocas.

Hay que recordar que muchas obras de la gran literatura universal de todos los tiempos presentan casos relacionados con estas cuestiones.

Como creo que pudiera ser de interés general para las personas interesadas en el Conocimiento, y no solo de utilidad para investigadores científicos, la ofrezco como documentación a los lectores:

 

Biblioteca de Metapsíquica

 

Tratado de Metapsíquica

Cuarenta años de trabajos psíquicos

Profesor Carlos Richet (Premio Nobel Medicina 1913)

Casa editorial Mendiluce  Barcelona 1ª edición española ¿1923?

 

La Ectoplasmia y la clarividencia

Observaciones y experiencias personales

Dr Gustavo Geley

M Aguilar Madrid, ¿1922?

 

Los poderes desconocidos del espíritu sobre la materia.

Primeras etapas de una investigación. Encuadernado como Metapsíquica

Dr Eugene Osty  y Marcel Osty

M Aguilar 1932

 

El conocimiento supranormal. Estudio experimental

Dr Eugene Osty

M Aguilar 1922

 

Un tanteo en el Misterio. Ensayo experimental sobre la lucidez sonambúlica

Marqués de Santa Cara

M Aguilar Editor, Madrid

 

El espiritismo

Historia, doctrinas y hechos

Dr Paul Gibier, tradución de Enediel Shaiah

Biblioteca del Más Allá, Madrid, 1922

 

El espiritismo

Su historia. Sus doctrinas. Sus hechos

Sir Arthur Conan Doyle

Biblioteca del Más Allá, Madrid, 1927

 

Exteriorización de la motilidad

Observaciones y experiencias

Alberto De Rochas

Imprenta de Pujol y Cía, Barcelona, 1897

 

Las vidas sucesivas

De Rochas

M Aguilar Editor, Madrid

Contiene un catálogo de la Colección de Ciencias Psíquicas publicada por M Aguilar

 

Reencarnado

Novela del más allá

Dr. Lucien Graux

M Aguilar Editor, Madrid

 

Para hablar con los espíritus

Curso práctico de espiritismo

Febo de Limosin

Publicaciones Mundial, Barcelona, 1930

 

Cómo se habla con los muertos

Manual práctico

Sciens

M Aguilar Editor, Madrid

 

En lo invisible

Espiritismo y mediumnidad. Tratado de espiritismo experimental. Los hechos y las leyes.

León Denís

Imprenta casa editorial Carbonell y Esteva, Barcelona,  s f

 

Cristianismo y espiritismo

León Denis

Casa Editorial Maucci, Barcelona, s f

 

Historia del espiritualismo experimental

C de Vesme

M Aguilar Editor, Madrid, 1928

 

La vida póstuma

Investigaciones experimentales, según los más recientes descubrimientos de la Física, de Psico- fisiología y de la Psicología experimental.

Charles Lancelin

Biblioteca Laboremus, Barcelona, 1930

 

Almas libres y encarceladas. Encuadernado como Metapsíquica

Las más bellas sesiones espiritistas y otros hechos psíquicos.

Sir Norman Wallace, traducción de Rafael Urbano

Biblioteca del Más Allá, Madrid, s f

 

Las Fuerzas sutiles de la Naturaleza

Rama Prasad

Versión y edición Roviralta Borrell, Barcelona, 1923

 

La Frenología y su relación con el ocultismo

Manual práctico para convertirse en un verdadero frenólogo

Carmen Mateos y Pepita Maynadé

Biblioteca Orientalista R. Maynadé, Barcelona, 1926

 

Sistema completo de Frenolojia

Mariano Cubi Soler

Imprenta de J. Tauló, Barzelona, 1843

 

La energía espiritual.

Fantasmas de vivos e Investigación psíquica.

Conferencia pronunciada en la Society for psychical research, 28 mayo 1913 (p 889 y …)

Henry Bergson.

Editorial Aguilar, 1963, Madrid, Biblioteca Premios Nobel

 

El fantasma de los vivos

Anatomía y fisiología del alma

Henri Durville

Librería de la Irradiación, Madrid, s f

 

Historia de la ciencia secreta

Henri Durville

Biblioteca Laboremus

 

Curso completo de Magnetismo curativo

Hipnotismo, sugestión, terapéutica sugestiva

Henri Durville

Agencia Internacional Librería. Biblioteca Inquietud, Madrid, 1931

 

Magnetismo curador.

Manual Técnico. Vademecum do estudante magnetizador

Livraria da Federación Espirita Brazileira

Rio de Janeiro, 1905

 

Ciencia Magnética

Quintín López Gómez

Librería de Juan Torres y Coral, Barcelona, 1905

 

Magia Teúrgica

Quintín López Gómez

Establecimiento tipográfico de Juan Torres y Coral, Barcelona, 1899

 

El Universo invisible

Edmundo González Blanco

Editorial Mundo Latino CIP,  Madrid, 1929

 

Maravillosos fenómenos del Más Allá

Madeleine Frondoni Lacombe, prólogo de C. Flammarion

M Aguilar Editor, Madrid, s f

 

Hipnotismo

Dr William Fardwel

Ed Caro Raggio, Madrid

 

Religiones, supersticiones y Magia

William Fardwel

Rafael Caro Raggio Editor, Madrid, 1928

 

Filosofía de la India

(Teosofía hindú en conferencias, mayo 1898)

I. C. Chatterji

Biblioteca Orientalista R. Maynadé, Barcelona, s f

 

El Cristianismo esotérico o los Misterios menores

Annie Besant

Biblioteca Orientalista R. Maynadé, Barcelona, 1920

 

Historia de la Magia

Eliphas Lévi

Biblioteca del Más Allá, Madrid, 1922

 

El Buddhismo esotérico

P. Sinnett

Rodríguez Serra Editor, Madrid

 

Tratado de Parapsicología

Rene Sudre

Ediciones Siglo Veinte, Buenos Aires, 1973

 

Physicae curiosae

Gaspar Schotto,

Herbipoli 1697

 

Obras de Camilo Flammarion

 

La Pluralidad de mundos habitados

Estudio en el que se exponen las condiciones de habitabilidad de las tierras celestes

Edición del traductor José Moreno y Baylén

1866

 

La Muerte y su misterio

Antes de la muerte. 1

Camilo Flammarion

M Aguilar Editor, Madrid, s f

 

La Muerte y su misterio

Alrededor de la muerte. 2

Camilo Flammarion

M Aguilar Editor, Madrid, 1921

 

La Muerte y su misterio

Después de la muerte. 3

Camilo Flammarion

M Aguilar Editor, Madrid, 1922

 

Las Casas de duendes

Camilo Flammarion

M Aguilar Editor, Madrid, s f

 

L` Iconnu et les problémes psychiques

Camille Flammarion

Paris, s f

 

Autores españoles más recientes

 

Encuesta detrás de lo invisible

Vintila Horia

Plaza y Janés, Barcelona, 1980

 

Lo paranormal ¿existe?

Casos y experiencias reales

José María Pilón Valero de Bernabé

Temas de Hoy, ESOTERIKA, Madrid, 1996

 

Gran Enciclopedia de la Magia. De las paras a las ciencias ocultas.

José María Kaydeda.

 

Más allá de los fenómenos paranormales

Germán de Argumosa, edición póstuma de la Dra. Pilar Ramiro de Pano

Oberón, 2014

 

Hipnoterapia

Dr. Vicente Ortiz

Editorial Manuscritos, Colección Psicología, Madrid, 2009

 

Y desde el punto de vista de la mediumnidad las obras con experiencias personales de Ángela Ghislery

 

Cartas del Más Allá. Mis experiencias con los espíritus.

Edaf. 1997

 

Memorias de una Médium.

Los Libros del Olivo. 2014

 

Los Ángeles te hablan. Mensajes de Amor, Sabiduría y consuelo.

Edaf. 2013

 

Apéndice

Garitas anteriores sobre estas cuestiones

Pinchad AQUÍ

 

 

 

San Juan

“Para mi linda niña, yo haré un ramito blanco”

Otro año más el sol alcanza su solsticio de verano o punto más alto en su aparente viaje cíclico sobre la eclíptica. Fiesta sagrada fundamental para la antigua religión aria en sus diferentes versiones, y trasformada luego por el cristianismo en la conmemoración de San Juan Bautista, el personaje envuelto en una piel de cordero que significa la puerta de los hombres, y es el otro extremo anual del Juan Evangelista o solsticio invernal, puerta de los dioses, en el gran templo cósmico. Y también es el anunciador de Cristo: “Él (Cristo) conviene que crezca y yo que disminuya”.

A partir del solsticio de verano el sol disminuye en el hemisferio boreal.

El cordero, agnus, agni, representa también el fuego, hijo del sol, que aparece en el tímpano de la puerta norte de Santiago y de otras muchas iglesias románicas. Sol, Cristo, luz interior de los místicos, del que dice Jung:

“si uno honra a Dios, al Sol o al fuego, honra también su propia fuerza vital, la libido”.

Y que es símbolo de sus criaturas, plantas, animales y también de muchos héroes sagrados.

Tal D. Quijote, héroe solar cuya heroica actividad deshacedora de entuertos declina después de la noche de San Juan, al ser vencido en una playa de Barcelona. Le queda el regreso a su origen previa trasmisión iniciática de su sabiduría durante la aventura de Altisidora.

O Hércules, patrono mitológico de la ciudad de La Coruña, que lucha contra Gerión, el símbolo del espíritu maligno que se opone a la Luz. Y por eso el héroe que se representa asociado o entre dos columnas, en el umbral de la iniciación. Dos columnas que figuraban en algunas antiguas monedas españolas con la inscripción “non plus ultra” en una banderola, iconología que aparece luego en el dólar americano, con la banderola simplificada en una S y las dos columnas solares como trazos o palos. Es curioso que la ciudad herculina se asocie a un faro, foco de luz edificado sobre la tumba del personaje maléfico y oscuro.

Pero hay otras costumbres relacionadas con la noche de San Juan como encender hogueras donde quemar los objetos e influencias malignas. Y aquí en La Coruña comer sardinas asadas, pez migratorio asociado a esta época del año.

La Botánica de San Juan

O recoger plantas para hacer un ramito de amor y salud, remedo del tradicional lapis herbal de los alquimistas.

Una de las plantas emblemáticas de la botánica rosacruciana es la artemisa (artemisa vulgaris) o hierba de San Juan, que cogida ese día vuelve fértles a los campos. Planta defensiva contra las malas influencias forma parte de muchos ritos mágicos solsticiales en toda Europa. Se considera efectiva contra el famoso virus chino que asola nuestra civilización. También se hacen perfumes.

De la Énula campana (Ínula helenium) dice el grimorio «Los secretos del pequeño Alberto»:  «en la noche de San Juan, al dar las doce, cógese la hierba llamada énula campana, hágase secar y reducir a polvo, añadíendose una pequeña cantidad de ámbar gris. Métase todo en una bolsita verde y llévese encima del corazón durante nueve días. Pónganse luego estos polvos en contacto con la piel de la persona que se ama (sin que ella lo advierta), y se despertará en ella un amor irresistible hacia quien la ha preparado«.

Cada pueblo tiene su hierba de San Juan preferida: corazoncillo, artemisa, helecho macho, genciana, grosella, algarrobo, no me olvides, menta sarracena, abrótano, yedra terrestre, milenrama….

Sin olvidar una humilde joya de la costa cedeiresa, la hierba de enamorar o armeria maritima que ofrecen al viajero que va de vivo a San Andrés de Teixido.

En la comedia cervantina Pedro de Urdemales (ahora disfrutamos de otro Pedro Urdepeores) se hace referencia otra tradición popular: las mozas casaderas se ponían a la ventana en la noche de San Juan con el cabello suelto y un pie descalzo dentro de un barreño lleno de agua, y están atentas a escuchar el primer nombre que dijesen en la calle, suponiendo que así debería llamarse el que fuera su marido.  En palabras del personaje Benita:

«eres noche tan sagrada/ que hasta la voz que en tí suena/dicen que viene preñada/ de alguna ventura buena/ a quien la escucha guardada»

En la tradición cristiana, San Juan anuncia a Cristo, las hierbas de San Juan descubren todos los misterios y echan todos los demonios, que tan buena falta nos hace rodeados de tanto satanista poderoso y maligno encantador de sabios, políticos, doncellas y hombres de estaca.

La mayor luz que se manifiesta por San Juan es la medicina más poderosa, la riqueza y la ciencia por excelencia.

La noche de San Juan es un punto de transición. Una especie de umbral entre dos etapas. Puede que veamos grandes signos en el futuro inmediato, mas el sol nos advierte que a partir de ahora ya empieza a declinar.

Y Shakespeare, cuyo nombre oculta un sabio, nos enseña que el sueño de una noche de verano abre la puerta a toda clase de prodigios como que Titania, la preciosa reina de las hadas, pueda enamorarse de un burro.

 

 

El otro péndulo de Foucault

No me refiero al título homónimo del semiólogo Umberto Eco, en el que había un Plan más o menos inventado pero al cabo todos buscaban la Palabra perdida, sino a lo que está empezando a pasar con la legitimidad del Sistema o Régimen borbónico del 78.

Es sabido que nuestra modesta, heroica y frugal casta político oligárquica mediática financiera suele ser la última en reconocer las cosas por muy evidentes que ya sean para el ciudadano común aún cuando no fuere precisamente lo que se dice un Nobel.

Pese a que nuestros próceres nos juran y perjuran que nuestro sistema político es envidiado urbi et orbi, el caso es que cada vez pintamos menos en el concierto internacional y cada vez estamos más pobres, descarriados y divididos desde la ya lejana muerte del invicto caudillo.

Un proceso por lo que se ve imparable, que parece tener carácter fatal debido a nuestros singulares méritos en la organización de la cosa pública a los que se une el sabotaje por el Poder de la sociedad, la clase media y la familia.

Aunque inadvertidamente, La Tierra rota y el péndulo de Foucault en su oscilación en plano fijo va tirando uno tras otro los pilotes o mojones del círculo. No se puede ir indefinidamente contra la naturaleza de las cosas y no va a quedar más remedio que apearse del burro, antes que les descabalgue cuando se pretenda llevar contra querencia.

Pero aún sin burro les quedan otros sistemas de tracción que esto del posmoderno cambio del clima climático climatizable no rige para ellos ni menos para sus aviones u otros onerosos artefactos particulares, sino solo para el estúpido pueblo que les soporta en todos los sentidos.

Si no buscar la Palabra perdida como los abigarrados personajes de Umberto Eco, al menos rectificar es de sabios. O de políticos cerca de elecciones. Pero no caerá esa breva, ni nosotros la veremos.

Y el péndulo, por naturaleza implacable y contumaz, sigue derribando uno tras otro sendos pilotes y posiciones mientras La Tierra gira.

 

 

El mito de Psiquis, hoy. (O de como la Cultura que pretenden erradicar nos muestra el camino).

 “Esta novela nos podría enseñar cuánto puede la virtud, y cuánto la hermosura, pues son bastantes juntas, y cada una de por sí a enamorar aún hasta los mismos enemigos, y de cómo sabe el cielo sacar de las mayores adversidades nuestras, nuestros mayores provechos”. (Cervantes, La Española inglesa).

Alma y amor miden las distancias del universo, transitan entre las diferentes especies de la realidad, se alojan en ellas y las vinculan… la conciencia se agranda tras un desengaño de amor, como el alma misma se había dilatado con su engaño. Si naciésemos en el amor y en él nos moviésemos siempre, no hubiéramos conciencia”. (María Zambrano, El Hombre y lo divino).

 

Creo que vienen a cuento estas dos citas magistrales como ilustración de lo que hoy estamos padeciendo en el lamentable reino filipino. Cervantes, además de relacionar íntimanente Ética y Estética, nos muestra un pensamiento estratégico de convertir amenazas en oportunidades. La eximia autora nos recuerda la conocida tensión entre Amor y Conocimiento. O las relaciones entre el Uno y la Dualidad.

Como también conviene repasar uno de los mitos de alcance epistemológico más importantes de la Cultura occidental, el conocido como Mito de Psiquis. Un relato desarrollado en los libros IV, V y VI  del libro del neoplatónico Apuleyo El Asno de oro. Un texto clásico conocido en la España renacentista gracias a la versión española del arcediano de Sevilla don Diego López de Cortegana cuya primera edición es de 1513.

Pero el mito de Psiquis no es sólo un mito del helenismo tardío, sino que es un mito recurrente en varias leyendas españolas. Así, el cuento infantil de Flor de Amores o, dentro de la literatura caballeresca española, las versiones del Libro del Conde Partinuplés con varias ediciones desde el siglo XVI y la leyenda del Caballero del cisne que forma parte de La Conquista de Ultramar y es una forma española de la leyenda de Lohengrin, asociada a la del santo Grial en el Parzival de Wolfram de Eschenbach, maravillosamente expresada luego por el gran Ricardo Wagner en la ópera Parsifal.

Para Adolfo Bonilla y San Martín, uno de sus mejores estudiosos españoles, el mito de Psiquis tiene tres aspectos o temas diferenciados: el de la prohibición, el de la curiosidad y el de la desgracia.

Cupido prohíbe a su esposa Psiquis ver su cuerpo. Psiquis mal aconsejada se busca una estratagema para eludir la prohibición que le ha impuesto, pero es descubierta y abandonada. No obstante, más tarde y tras muchos sufrimientos y esfuerzos, es rescatada y accede al amor y a la inmortalidad.

Para Bonilla la interpretación del mito es la siguiente: “Psiquis es la Sabiduría, que todos los hombres reverencian y aman, pero de la cual ninguno toma posesión. Psiquis se enamora del Amor, porque el Amor enlaza y une, y la unidad parece ser lo característico de la Esencia. Pero mientras Psiquis tiene aspecto humano, no le es dable percibir la esencia sin destruir la realidad que quiere disfrutar, del mismo modo que el niño, cuando rompe el juguete para ver lo que tiene dentro, se queda sin juguete. Psiquis para conseguir su objeto ha de pasar por rudas pruebas (las luchas de la Vida), después de las cuales logrará su unión con la Verdad, haciéndose de la misma naturaleza que ella, inmortal y eterna merced a la muerte y aniquilamiento de su apariencia humana.”

La pérdida del Uno en que no se puede distinguir cosas diferentes, compararlas y, por tanto, conocer, lleva a las pruebas de la vida, cuya superación permite el logro final, el reencuentro, pero ahora consciente, con el Ser.

Pero, además de esa búsqueda entre zozobras y tribulaciones, en la variante wagneriana del mito desarrollada en la ópera Lohengrin existe otro componente de gran interés y oportunidad para los españoles de ahora. Me refiero a la llamada de Elsa para que alguien defienda la Verdad y la Justicia amenazadas por la intriga, la falsedad y la hipócrita calumnia. Una llamada que encuentra respuesta en el misterioso mundo del grial, o de la Cosa en sí, el mundo de la Voluntad schopenhaueriana, explicado por Wagner.

Y sí, en defensa de la virtud atacada, para restaurar el orden moral, como enviado de ese mundo espiritual, en el que “Espacio y Tiempo se confunden”, aparece Lohengrin, el hijo de Parsifal, navegando con su reluciente armadura blanca de caballero del Grial sobre las aguas del río Escalda.

Por desgracia aquí se está comprobando que no cabe esperar que las degradadas instituciones de la Monarquía, con la Corona a la cabeza, nos defiendan como es su obligación.  Seducidos por el mal y la magia negra se comportan como los caballeros del castillo encantado de Klingsor que nos muestra el segundo acto de la última ópera wagneriana con la peripecia de las muchachas flores. O recuerda en el Canigó la aventura de seducción de Flordenieve, reina de las hadas, al protagonista, Gentil, el hijo del bizarro conde Tallaferro. Sin embargo, el heroico Parsifal restaurador de la Orden de los caballeros del Grial, no es el atolondrado Gentil que abandona el combate durante la Reconquista contra la morisma medieval para disfrutar de los encantos más o menos virtuales del hada seductora. Dicho sea como crítica de la impostura actual de muchas de las instituciones más notables o sagradas.

La imprudencia, nuestro atolondramiento e incapacidad, nos ha puesto en manos del enemigo. Ahora bien, sacando provechos de las mayores adversidades como aconsejaba Cervantes, lo que está sucediendo nos permite comprender la verdadera naturaleza de impostura democrática del Régimen del 78. Su hipocresía, corrupción e inanidad para defender a la nación española y los derechos de sus súbditos. Comprobar la triste realidad de que estamos indefensos. Y que nuestra salvación a nivel personal y de civilización, de haberla, está en el recurso al mundo metafísico o espiritual. A la Voluntad que nos envía a Lohengrín. Sin olvidar la lección: instigada por las fuerzas maléficas, Elsa pierde la fe y duda del enviado del Espíritu, hace la temida pregunta proscrita a Lohengrín y con ella se pierde.

 

 

 

 

 

Apocalipsis y Anticristo

Siempre me pareció muy sugestivo amén de inquietante el Apocalipsis. Fascinante, extraordinaria, bellísima, la iconología española ligada a los Beatos que tanta influencia tendrían en la Ilustración medieval. Cabe recordar la famosa polémica española en el s IX entre el Beato de Liébana y el obispo Elipando y su adopcionismo sobre la naturaleza de Cristo. El Apocalipsis también suele estar presente en los tímpanos y otros elementos de la llamada arquitectura de la Peregrinación, incluido el célebre Pórtico de la Gloria compostelano. Constituye un hito artístico además de la miniatura.

La relectura de El Apocalipsis atribuido a San Juan marca toda una época medieval del anterior milenarismo que tantas zozobras despertara entonces como también hoy. Unas relecturas en busca de posibles claves de interpretación de unos hechos altamente insatisfactorios con el actual evidente dominio del Mal, de los enemigos de la Civilización y del Espíritu.

Pero también muy interesante por lo que supone de brecha epistemológica la propia capacidad de criptestesia como la denominaría el Premio Nobel de Medicina Profesor Carlos Richet en su famoso Tratado de Metapsíquica. Se trata de la capacidad de captar y comprender lo que está oculto a los sentidos. Mucho antes que él se habían ocupado varios autores, normalmente eclesiásticos al estudio de la revelación, criptestesia o profecía. Así por ejemplo, entre nosotros, Cervantes en tono irónico en la aventura de la cabeza parlante en casa de don Antonio Moreno. Y los famosos tratadistas Ciruelo, Horozco y Covarruvias, Martín del Río, Torreblanca Villalpando, Fuente La Peña, autores ligados al Renacimiento o al Barroco. O los recientemente fallecidos, P. Pilón o Germán de Argumosa, sin olvidar al polémico marqués de Santa Cara.

Apocalipsis significa Revelación, desvelar lo que estaba oculto. En el plano religioso se considera la revelación hecha a los hombres por Dios o un ángel. En el plano científico se trata de una extraña facultad de conocimiento más allá del tiempo o los sentidos que poseen ciertos médium o personas entrenadas.

El más famoso de todos los Apocalipsis, el de San Juan. Es muy oscuro, simbólico y enigmático y plantea importantes incógnitas en cuanto a su autoría, redacción e interpretación. Es un libro cuenta horrores pero también de esperanza en que el Espíritu no va a abandonar al Hombre a su suerte bajo las garras del Mal.

Como puede comprenderse, se trata de un tema y una bibliografía muy difícil aunque de absoluta actualidad en estos momentos en los que la Humanidad ha sido traicionada por muchos de sus dirigentes e instituciones y se encuentra en una situación poco menos que desesperada.

Siempre ha sido arriesgado asignar a personajes históricos concretos los principales papeles del drama apocalíptico. De modo que ahora no lo iba a ser menos.

Se especula mucho con que la marca de la Bestia se refiera a las «vacunas» letales basadas en fetos de niños asesinados en el vientre de sus madres, metales pesados que producen curiosas manifestaciones de magnetismo animal, junto a otros componentes capaces de modificar el código genético de los que se las pongan. A los que acaso se les podría llevar a la muerte o a una situación próxima a la catalepsia zombie.

Tranquiliza poco sobre su bondad e intenciones que nadie se responsabilice de los males que vaya a ocasionar tal «vacunación» masiva. En algunos lugares se estaría rechazando la sangre para transfusiones procedente de «vacunados».  O el que, si efectivamente fuese buena, la necesidad de que sea obligatoria vulnerando lo establecido en toda clase de convenciones y tratados internacionales. Para colmo sus promotores y beneficiarios, discípulos aventajados del nazi Dr Mengele, son a cada cual más canalla y despreciable. Fanáticos de la eugenesia y de la eutanasia no se esconden al declarar que es preciso eliminar a buena parte de la población mundial que estorbaría a su poder y granjería.

Sin olvidar, entre otros más conocidos, al gran capitoste del Foro de Davos, Klaus Schwab, un tipo que es autor de perlas como estas: “Las alucinantes innovaciones provocadas por la Cuarta Revolución Industrial, desde la biotecnología a la Inteligencia Artificial, están redefiniendo lo que significa ser humano… el futuro desafiará nuestra comprensión de lo que significa ser humano, tanto desde un punto de vista biológico como social… los avances en neurotecnologías y biotecnologías ya nos obligan a cuestionarse lo que significa ser humano…”  O bien es partidario de promover «fábricas de células inteligentes que podrían permitir la generación acelerada de vacunas y tecnologías de macrodatos…»

O a Jeffrey Sachs, un economista neomalthusiano, ateo, muy amigo y asesor de Bergoglio que quiere eliminar a más de media Humanidad.

En cierto modo cabe considerar que la famosa Agenda 2030 sea el programa del Anticristo.  La muerte del hombre como ser espiritual. La esclavitud y el exterminio de buena parte de la Humanidad.

Bergoglio llega a acuerdos más o menos secretos con enemigos del Cristianismo y no protesta de modo claro y contundente por las persecuciones a los fieles, a veces fatales. Ni tampoco por el incendio y profanación de templos. Ni siquiera por los obstáculos al culto incluso en países de gran tradición católica. Amigo y colaborador de Gates o Biden tampoco por el auge y promoción del aborto como instrumento de regulación demográfica.

El Falso Profeta y el Anticristo

Se especula con quiénes pudieran ser las figuras del Falso Profeta y del Anticristo.  Existen múltiples evidencias de que lo del Falso Profeta, Precursor del Anticristo, encajaría muy bien en la biografía y hechos del hipócrita Bergoglio. Sus declaraciones políticas pro NOM y su cuestionamiento de la tradición católica así lo avalarían. Se ha sabido que acaba de ser demandado en EEUU por su presunta relación con la pederastia. Su Satanidad Bergoglio, alias Francisco, pudiera ser candidato adecuado.

Lo que no parece tan claro es quién pueda resultar ser el famoso Anticristo, un personaje en la sombra que aún no se habría manifestado como tal y es posible que lo haga en los próximos meses. Probablemente no sea nadie de los hoy más famosos o conocidos. Se dice que ha de tener una gran capacidad de seducción para engañar a muchos.  Y que debe estar relacionado con Oriente medio y con la plutocracia globalista y o sionista.

Algunos investigadores vinculan su figura a las clásicas dinastías plutocráticas agiotistas históricas como los Rothschild, los Rockefeller, los Morgan,… Otros a la de alguna Dinastía reinante. En este caso los Windsor, por sus hazañas e íntima vinculación con la City, tendrían muchas papeletas. Daba miedo ver a Felipe de Edimburgo, el que fuera siniestro semental de la reina, pero ya falleció casi centenario. Una figura más atractiva es la de su nieto, el Príncipe Guillermo, miembro de la Jarretera.

Especulando sobre estas cosas, un amigo, investigador documentado, me explicaba que durante un tiempo pensó que don Felipe VI pudiera ser candidato. Con buena planta física, desciende de la plutocracia y nobleza negra europea. De una casa real alemana enriquecida alquilando soldados mercenarios y  de la calamitosa dinastía borbónica que tantos desastres y guerras civiles ha ocasionado a España. Y que tan poco se ve identificada con la causa de la Hispanidad. Angloparlante y ambidextro, casado con una comunista divorciada, abortista de pasado, posee el título de Rey de Jerusalén aunque por lo que vemos más parecería actuar de jefe de la ciudad apocalíptica rival de Babilonia, consintiendo toda clase de desmanes contra la libertad y la convivencia en Su reino. Globalista por convencimiento o acaso por cálculo y doblez, se deja condecorar por el enemigo. Consiente a Sus instituciones toda clase de fechorías liberticidas globalistas, condecora a los de las vacunas y carece de empacho en lucir una insignia de la tenebrosa Agenda 2030 en la solapa. Pero que ya lo había descartado por mostrar falta de carisma, empatía, lucidez y atributos. La verdad es que ahora no creía que pudiera encajar en el arquetipo escatológico.

Sinceramente, creo que tiene toda la razón mi amigo. Don Felipe quizás sea una calamidad para España pero ni de lejos parece encajar en la figura del Anticristo.

Tampoco creo que lo sean muchas de las personalidades hoy tristemente famosas porque el Anticristo estaría latente y aún no se habría dado a conocer, o ya son demasiado mayores… ni Bergoglio, ni  Gates, ni Soros, ni Kissinger, ni el yerno judío de Trump, ni Biden, ni Obama, ni Podesta, ni Schwab, ni Sachs, ni Sánchez, ni Iglesias, ni … ¿acaso un tapado Rothschild? ¿Un Rockefeller? ¿El Príncipe Guillermo de Inglaterra?

En el Apocalipsis se hace repetida referencia al número siete. Siete son, como los propios chacras en la columna vertebral, las ciudades de Asia menor que reciben carta. O las siete trompetas. O los siete sellos que han de ser abiertos. Aquí, a nivel microcósmico, la Revelación se produciría, como en la tradición esotérica hindú del Bhagavad Gita,  por la sucesiva apertura e iluminación de cada uno de ellos.

El Apocalipsis es un libro que superada la contingencia histórica de cuando fue escrito vale para todos los tiempos, en especial cuando el Mal se muestra dominante, desatado y pletórico como ahora.

Plantea el problema del Mal aparentemente triunfante y cómo va a ser combatido y al cabo vencido por fuerzas espirituales. Aunque tal afirmación se considere una herejía posmoderna el Mal tiene un componente espiritual o metafísico. En el Libro XII de La Ciudad de Dios San Agustín indicaba lo “propio que es decir que se da una sociedad de hombres y de ángeles. De esta forma se dirá, y con razón, que son no cuatro las sociedades, a saber, dos de ángeles y dos de hombres, sino dos las ciudades, o sea, dos de las sociedades, fundadas unas entre los buenos y otra entre los malos, sean ángeles u hombres.”

Las dos ciudades del Apocalipsis: la Jerusalén celestial o renovada y la Babilonia destruida, suponen también el conflicto entre lo contingente y lo trascendente o eterno.

El Apocalipsis nos invita a comprender que pese a todo, contra las amenazas a la naturaleza humana como las del citado capo de Davos, Klaus Schwab, ha de prevalecer que el hombre es un alma viviente.

Queramos o no, nos encontramos en una lucha despiadada. Sin embargo, creo que esta agresión contra la humanidad posee una dimensión espiritual que no debe ser desdeñada por los que intenten comprender lo que pasa. La Tradición nos ayuda a entender las bases metafísicas de la contienda. Pero saber no basta, hay que querer en su doble sentido en la potente y lúcida lengua española. Querer de amar y querer de voluntad para afirmar el Bien y combatir al Mal.

¡La Providencia Divina nos ayude!

 

 

 

 

 

Magos negros y nuevos zombies

Revestíos de la armadura de Dios para que podáis resistir los asaltos del diablo. Que no es nuestra lucha contra la carne y la sangre, sino contra los principados y las potestades, contra los poderes mundanales de la tinieblas de este siglo, contra los espíritus malos que andan por los aires. Por esto tomad la armadura de Dios para que podáis poner resistencia en el día malo y, poniéndolo todo en obra, manteneros en pie. Manteneos, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y revestidos con la corona de la justicia…”  (San Pablo, carta a los Efesios)

 

Seabrook y los zombies en Haiti

Sobre el mundo de la magia negra, del vudú y los zombies en Haiti existen muchos tópicos en la literatura y luego en el cine dando lugar a todo un subgénero. Uno de los autores pioneros en tratar este sugestivo aunque tenebroso asunto hace ya casi un siglo fue William B Seabrook el polémico escritor, amigo del mago negro Aleister Crowley. Un diletante norteamericano aficionado al mundo del ocultismo que confesara haber participado en banquetes caníbales en África y que terminaría suicidándose.

Quizás el libro más famoso de Seabrook  fue La Isla mágica, escrito en 1929, del que existe una versión española publicada en 1930, en la que narra sus aventuras y supuestos escarceos con el vudú en Haiti bajo la tutela y protección de una sacerdotisa hechicera llamada Mamá Celie. Un personaje muy curioso quien le enseñó según dice muchos de sus secretos. Así, ciertas importantes ceremonias iniciáticas, o la confección de ouangas de los que hay diferentes clases, de protección o benéficos, de consecución de ciertos logros, o maléficos de muerte.  Estos talismanes son los más terribles y peligrosos según Seabrook pues significan una condena inapelable. No obstante, James Frazer, el famoso autor de La Rama dorada, considera que para que el hechizo obre sin otra intervención cualquiera de orden humano es necesario que la víctima sepa y crea.

Estas prácticas se basan en el contacto con lo que en la literatura especializada se viene llamando el bajo astral, biótopo en otra dimensión de cierto mundo espiritual degradado o de grosera vibración.  De ahí la necesidad de efusiones de sangre para contentar o nutrir a sus habitantes, que puedan actuar como agentes operativos de la magia negra inducida por el hechicero. Probablemente, a esta misma realidad espiritual degradada se refería San Pablo: «contra los espíritus malos que andan por los aires».

El culto  los muertos con sesiones de posesión espirita no es exactamente vudú aunque a veces pueda confundirse.

Otra cuestión relacionada de gran interés es el de los zombies.. según la tradición haitiana se trata de cadáveres robados de sus tumbas antes de su descomposición o antes que el llamado cuerpo etérico, uno de los sutiles del hombre se haya desprendido por completo del cuerpo físico al que había estado ligado en vida.

Seabrook narra la impresión que le causara su primer contacto con zombies que eran empleados como trabajo esclavo en Haiti:

Mi primera impresión sobre los zombies, que continuaban trabajando, fue que se advertía en ellos algo extraño que sale de lo natural. Trabajan como brutos, como verdaderos autómatas. No hubiera podido ver sus rostros, desprovistos de expresión, sin inclinarme hasta ellos, pues estaban absortos en su trabajo. Polynice tocó a uno en el hombro, invitándole a levantarse. Con la docilidad de un animal de tiro, el zombie se puso derecho. Lo que vi entonces concordaba con lo que me habían dicho, y, aunque prevenido, recibí un choque acompañado de malestar cuando vi, sobre todo, los ojos que eran terribles. No era, por mi parte, una cuestión de imaginación. En realidad esos ojos eran ojos de muerto, y no de ciego. Estaban fijos, apagados, sin vista. Y por ese solo hecho toda la cara era horrible. Estaban horripilantemente vacíos como si nada hubiese habido allí anteriormente. No sólo carecían de expresión sino que también eran incapaces de toda sensibilidad.

Había visto en Haiti tantas cosas que se salen de lo vulgar del mundo, que sentí un momento de angustia y casi de pánico, durante el cual tuve esta sensación, antes que hubiera podido formularla: “Dios mío, probablemente es verdad, y, si así es, qué horror, pues eso lo contradice todo”. Por “todo” entendía las leyes naturales sobre las que se fundan nuestras acciones y todo el pensamiento moderno…”

El asunto es muy sugestivo además de inquietante así como difícil de encajar, desde luego, en los paradigmas establecidos de la ciencia oficial.

Una reciente tesis doctoral de Lorenzo Carcavilla en la Universidad Complutense de Madrid relaciona el mito y el simbolismo del zombie con la psique colectiva contemporánea, desde el sonámbulo magnetizado a la realidad virtual. En algunos apartados se recurre a la psicología profunda de Jung, en especial, la teoría de los arquetipos y el inconsciente colectivo.

 

La visión antropósofica de Rudolf Steiner

Desde una perspectiva opuesta, la magia blanca, el filósofo y escritor austriaco Rudolf Steiner fue un estudioso e investigador del mundo espiritual. Relacionado inicialmente con la Sociedad Teosófica de la que desvincularía más tarde, fue el fundador de un interesante movimiento renovador a principios del siglo XX que llamó Antroposofía.  Autor de muy variada obra puede considerase un investigador y pionero en muy diferentes e importantes temas. Así, por ejemplo, la agricultura biológica u orgánica que él llamó biodinámica en la que se oponía al uso masivo de químicos para la fertilización o combatir plagas propia de la agricultura química industrializada.  O en medicina naturista en la senda de un Paracelso. La educación con las famosas escuelas Waldorf. Renovador del Arte, la arquitectura o las escénicas o plásticas. Experto en la obra de Goethe. Fue perseguido por el movimiento nazi que atentó contra él e intentó destruir su obra incendiando el Goetheanum.

Steiner ofreció varios ciclos de conferencias hasta poco antes de su muerte en 1925. Cabe recordar aquí una especie de profecía de hace más de un siglo en la que parece se estaría refiriendo al tema de las vacunas y la falsa pandemia así como a los nuevos zombies.

Steiner pensaba que en el futuro (¿acaso hoy ya realidad?) la medicina oficial trataría de eliminar el alma. El 27 de octubre de 1917 expresaba esta preocupación en una de sus conferencias:

Con el pretexto de una perspectiva saludable habrá una vacuna mediante la cual el cuerpo humano será tratado al nacer para que el ser humano no pueda desarrollar el pensamiento sobre la existencia del espíritu y del alma.

A los médicos materialistas les será encomendada la misión de sacar el alma de la humanidad. Serán vacunados con una sustancia que les inmunizará contra a locura de la vida espiritual. Serán inteligentes pero sin conciencia moral.

Con tal vacuna el cuerpo etérico se separa del cuerpo físico, su relación con el universo se volvería muy inestable, convirtiendo al hombre en algo separado del cosmos, en un autómata, sin voluntad espiritual.

La vacuna sería una fuerza ahrimánica, materialista, de modo que el hombre vacunado se convierte en materialista y ya no podría desarrollar su naturaleza espiritual.”

Se generaría así una especie de zombi que aunque inteligente estaría desconectado del cosmos, una máquina o robot manipulado por un poder absoluto y despótico. No sabemos si la actual mal llamada «vacuna», un artefacto de modificación genética de consecuencias imprevisibles, pudiera entrar en la visión profética de Steiner.

 

Tres Manifiestos mal llamados Humanistas

En realidad, tal cuestión de erradicar la vida espiritual, tan cara a déspotas, manipuladores y magos negros, no es nueva. Sería uno de los objetivos principales de los sucesivos Manifiestos humanistas de 1933, 1973 y 2000. Un nombre verdaderamente inapropiado en mi opinión para todo lo que representa materialismo y eugenesia.

Así, por ejemplo, en el primero de ellos, Chicago, 1933, se puede leer:

6 º “Estamos convencidos de que ya pasó el tiempo del deísmo y del teísmo….”:

11º “asumimos que el humanismo tomará el camino de la higiene social  y mental y descartará las esperanzas sentimentales e irreales, y las ilusiones del pensamiento.

En el segundo manifiesto, de 1973, entre otras cuestiones se refuerza la idea del ateísmo:

“No hay evidencia creíble que la vida sobreviva a la muerte del cuerpo”  o bien, “Sin duda las religiones tradicionales no son el único obstáculo al progreso humano.  Otra más: “debe reconocerse el derecho al control de la natalidad y al aborto”  o  la reivindicación del NOM: “Deploramos la división de la humanidad por motivos nacionalistas … la mejor opción es trascender los límites de la soberanía nacional y avanzar hacia la construcción de una comunidad mundial…”

El tercer manifiesto, del año 2000, que defiende el humanismo planetario, se declara inspirado en un optimismo antropocéntrico que la realidad no hace más que desmentir. Sin embargo, mucha supuesta ciencia pero no critica la tan socorrida lucrativa actitud calentóloga catastrófista aunque sí la dimensión espiritual. Entre otras perlas:

“La persistencia de tradicionales actitudes espirituales fortalece con frecuencia modos de enfocar los problemas sociales irreales, escapistas y místicos. …

El naturalismo sostiene que la evidencia  científica para las interpretaciones espirituales de la realidad y para la postulación de causas ocultas es insuficiente. …denunciamos los esfuerzos de unos pocos científicos por imponer interpretaciones trascendentales sobre fenómenos naturales. Ni la cosmología moderna ni el proceso de evolución  proporcionan evidencia suficiente acerca de designios inteligentes, que es salto de fe más allá de la evidencia empírica. Pensamos que ya es hora de que la humanidad asuma su propia mayoría de edad y deje atrás el pensamiento mágico y la construcción de mito que deben ser sustituidos por un conocimiento de la naturaleza bien comprobado.”

Los manifiestos mezclan churras con merinas para mejor colocar un maniqueísmo patente con soluciones vendo que para mí no tengo. Algo que se acaba de comprobar en el tremendo espectáculo de la pandemia en el que estamos pudiendo observar por parte de estos pretendidos humanistas planetarios de todo menos conocimiento, evidencia empírica, humanismo verdadero ni filantropía.

 

Camilo Flammarion ya criticaba la concepción materialista de la Ciencia

Contra esa visión materialista maniquea de la ciencia que derivaría en una nueva Inquisición con dogmas que no se pueden desobedecer, también se manifestaba otro científico de la época de Steiner, refiriéndose a la problemática de los fenómenos psíquicos, lo que el profesor Carlos Richet, Premio Nobel de Medicina 1913, en su Tratado de Metapsíquica consideraba fenómenos experimentales demostrados tales como la criptestesia, la telekinesis o la ectoplasmia.

Me refiero al famoso científico y astrónomo francés Camilo Flammarion. En su vasta encuesta sobre fenómenos metapsíquicos publicada en España con el título de La Muerte y su misterio expresaba que:

“se decidía a ofrecer a la atención de los hombres que piensan, una obra empezada hace más de medio siglo, aun cuando no estoy completamente satisfecho de ella. El método científico experimental, único valedero para la investigación de la verdad, tiene exigencias a las cuales no podemos ni debemos sustraernos. El gran problema objeto de este ensayo, es el más complejo de todos, y está ligado, lo mismo a la constitución general del Universo, que a la del ser humano, microcosmo dentro del gran todo. El deber de todo hombre honrado es el de buscar lealmente la verdad

En nuestra época de libre discusión, la ciencia puede estudiar tranquilamente, con plena independencia, el más grave de los problemas. Podemos recordar, no sin tristeza, que durante lis siglos intolerantes de la Inquisición, estas investigaciones del librepensamiento conducían a sus apóstoles al cadalso…. Se ha afirmado lo que se ignoraba, se impuso silencio a los que buscaban. Esto es lo que más ha retardado el progreso de las ciencias psíquicas. Evidentemente su estudio no es indispensable a la vida práctica. En general los hombres son estúpidos. No hay siquiera uno por cada ciento que piense. Viven sobre la tierra sin saber dónde están y sin tener ni siquiera la curiosidad de preguntárselo. Son brutos que comen, beben, gozan, se reproducen, duermen y se preocupan, sobre todo de ganar dinero.

La fuerza del método experimental reside en sus propias exigencias. Cuanto más severos seamos para admitir e interpretar los hechos, más sólidamente estableceremos nuestra demostración…. Para establecer los estudios psíquicos sobre una base positiva y hacerlos entrar en el cuadro de la ciencia moderna es indispensable un método científico muy severo. Pero cuando los hechos discutidos y hasta negados desde hace tanto tiempo, han sido demostrados, no se explica la persistencia del escepticismo que continúa negándose a reconocerlos. ¿Es razonable una negación sistemática, obstinada?.

Es un error creer en todo pero también lo es no creer en nada. No debemos admitir nada sin pruebas, pero debemos reconocer lealmente lo que está probado. …los que investigan libremente tienen ante ellos dos clases de adversarios: los creyentes en un polo, los materialistas en el otro…existen criminales que no están en las cárceles: son los hombres cultos que conocen verdades y no se atreven a revelarlas por temor al ridículo o por interés personal. En el curso de mi carrera he encontrado muchos de estos hombres de ciencia, muy inteligentes, muy instruidos, que han sido testigos o que han conocido hechos metapsíquicas irrecusables, que no dudaron de la existencia indiscutible de estos fenómenos, y que no se atrevieron a decir nada por un sentimiento mezquino, imperdonable en los espíritus de un valor real, limitándose a cuchichear misteriosamente, temerosos de ser oídos, los testimonios que poseían y que hubieran sido de un peso considerable para hacer triunfar la verdad. Tales hombres son indignos del nombre de sabios. Muchos de ellos pertenecen a lo que se llama la alta sociedad y creerían desacreditarse si apareciesen crédulos, a pesar que aceptan dogmas muy discutibles. Yo conozco a un miembro del Instituto (de Francia), persona de un real valor científico, que podría servir de testigo competente en los fenómenos metapsíquicos estudiados en esta obra, pero que no se atreve a confesarlos, porque es católico practicante y su director de conciencia le ha dicho que debe dejarse el dominio de estas cuestiones a la autoridad de la Iglesia. Una parte del clero es hostil a esta clase de estudios y piensa que la Iglesia debe conservar el monopolio de ellos.

Es evidente, y así lo reconocemos, que los personajes que ocupan puestos oficiales no son generalmente independientes. Sea porque para conquistar esos puestos han necesitado tener un carácter especialmente flexible con sus superiores, sea que temen la más pequeña innovación  y son lo bastante egoístas para no olvidar sus intereses personales, que colocan por encima de todo, sea que habiendo conquistado esos puestos, temen exponerlos si atacan a las ideas dominantes y sacrifican todo a esos intereses, a veces hasta sus propias convicciones, sea, en fin, que la comedia humana celebrada por Balzac y la hipocresía fustigada por Moliere, reinan en una extensión más general de lo que sospechan los hombres honrados e ingenuos, sea lo que fuere, estas causas dominantes ahogan toda libertad.

Pero entre los observadores existen hombres de gran valor. Los nombres de Manuel Kant, Goethe, Schopenhauer, William Crookes, Russel Wallace, Oliver Lodge, Carlos Richet, De Curie, D’ Arsombale, Rochas, Edisson, Victor Hugo, Victoriano Sardou, William James, Lombroso y algunos otros, no son valores despreciables. Como se ve hay observadores de todas las categorías.

Esta obra no ha sido escrita ni para conventos ni para los fieles de una religión cualquiera, convencidos y satisfechos, sino para los hombres que piensan libremente y desean juzgar las cosas con total independencia de espíritu”.

Lo mismo digo, en mi modesta opinión.

 

A modo de reflexión final

Algunas cosas tremendas que ahora se están viendo con motivo de la pandemia, junto con otras no menos terribles como la desaparición de infinidad de niños pobres o indefensos en todo el mundo o la pederastia o ciertos rituales sangrientos, parecería indicar que no resulta cosa del pasado ni propia de gentes ignorantes o atrasadas el contacto con el ya citado bajo astral. Ese biótopo en otra dimensión de cierto mundo espiritual degradado o de grosera vibración.  De ahí la necesidad de efusiones de sangre para contentar o nutrir a sus habitantes.

Para muchos occidentales actuales todas estas cuestiones no dejan de ser supersticiones incompatibles con la Ciencia.

Pero me parece que la cobardía e hipocresía que criticaba Flammarion se están manifestando otra vez en toda su crudeza con ocasión de la famosa pandemia donde se está enmucetando y elevando a dogma irrebatible tanto despropósito oficial.

Algunos seguirán pensando que lo que ahora nos pasa, al menos aquí en España, es simple casualidad añadida a una gestión asaz chapucera no exenta de corrupción. Dos características de nuestro Régimen que en este caso paradójicamente pueden contribuir a salvar muchas vidas. Ojalá. Más valdría que así fuera. Al menos estas calamidades han servido para mostrar la debilidad o carácter mohatrero de las instituciones. Cobardia, sumisión, falta de amor a la libertad y al conocimento,  pulsiones despóticas, aparecen una y otra vez a poco que se observe.

Para otros, entre los que con matices me cuento, algunas de las barreras psicológicas, espirituales y culturales que protegían la civilización han sido violadas. El templo como santuario sagrado para la evolución de la vida humana cede a la presión del mundo infernal, el bajo astral., las malas pasiones y sus habitantes. La consciencia humana que se creía a salvo tras siglos y siglos de civilización se ve asaltada e inundada por fuerzas maléficas con el agravante que al haberlas relegado al plano de la superstición parece ya no saber cómo combatirlas y muchas personas se encuentran a la deriva, deambulando como zombies a merced de poderosas entidades maléficas. Se quiere eliminar el alma para secuestrar los cuerpos.

Se trata de todo un atentado satánico perpetrado por fuerzas oscuras, maléficas, criminales, asociadas al ateísmo en lo espiritual, y al socialismo oligárquico y plutocrático en lo político. Entre las que hoy también se encuentran importantes miembros de la jerarquía religiosa que se comportan como los pastores lobunos, hipócritas y corruptos tan bien descritos en el cervantino Coloquio de los perros.

Ojalá no se produzca lo temido por Steiner con ciertas “vacunas”, ni tampoco nos encontremos ante un futuro sacrificio de inocentes para obtener el llamado NOM, una forma de paradójico comunismo plutocrático dominado por gentes perversas cuyo modelo histórico ya conocido sea el funesto comunismo chino y con entidades capaces de manipular para sus tenebrosos intereses un ejército de zombies sin alma. Cuerpos opacos, infranqueables para la Luz espiritual.

Porque no se entiende la armonía entre medios y fines que propugnan con eso del NOM, la Agenda 2030 o el «humanismo» posmoderno. El que se pueda pretender la mejora de la humanidad castrando la dimensión espiritual de la vida humana en el ámbito hilozoísta del cosmos.

En todo caso, se vistan con la piel que se vistan, como mecanismo irrenunciable de defensa, es preciso desconfiar profundamente de los “humanistas” o plutócratas filántropos comunistas que tal pretendan.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.