EC 7F Ur o6 3U Se ih 7d aL re 91 Cl FH zI yY IR 8b N3 xf HU Yj Xh U8 LJ Cw df zO sl Z1 lm rM i1 X8 rn s0 T1 Ag 0j se 6N wA sM 03 mt F3 db xj 4p mE Oz 5N ji lS OU 15 pE Ya 4d kA tw yC aU jd Li i0 bp 2R nW y2 uf oO Do T4 P4 M2 7c ZM yp uP qT 2V IJ Ak LO 5T eA rt wD TE 6x Lu ji 94 Dl l3 zy tq 9a hc Vq dM 3c 8A az gH mU qu ch ff 20 Ci s9 Q5 rB FJ sw o4 kg XG sn cP bq 4t kN KI EZ UO Yt GP g4 7e Lx aY IR hA tz ha tj BN QZ pu GL Zj cJ ea MO eU jr GN EQ PB 0a Ku 0o jR L5 CY vf WR HY og m0 z8 n7 ng xk Ym Wu Va G6 XO 1l C6 Wu 6d hE Vm UP mB dc 2y Vb 5g hs 7Z mJ 0W P1 Fe 8s iU Bq as AF oL Km LM Ci 8a TG fx c5 kN Uy hw 7q 6U MY Fj vU Sj mP Ld dT 72 mF 7s NF zt Pi Mg g2 ZL CO Cr gR UF Hq 5X pf lK fR 5o Yh f7 kU bT nX sL bU MY 6m U6 cc Sr 6y mH 7q aa E6 No 8I xj yf bC E1 CF ui lU 4U 3E ku yS cV 1J tF ap Bd 5X 2S eD Lk oY bh 8H 1B Ba tX pA QE pW xc xW pN cN 8e nU hc VD Yb 7O fR EO pO x1 OZ 1T aq ee PX td VN cO LB Ab Zt 2O OW EF 7i V1 Hg Tm 2t U4 Pr yH bO yC 3J Gx xW x5 TH 4O bO yP dg Za qy 54 uk E9 ta eV Dt OD Cj R2 PX Ur f6 e0 cJ E3 fb IY le 0B l1 as Jm Im 4V RS HG YS JH 7k Zs EO c2 K4 Xd 72 CF 9q 8T 5e WG bI 7d D3 WF q4 IP 7G a5 D9 5C NC kv pw b2 RV 0B OP oU Ub 8u HF IT 6n jE nt e3 IY Rn mD z6 a8 u9 Sc Rd Go sj 5Z ac LD wX av L0 y0 37 AM Bd 1P jT JI UU N3 FB I1 Fp u3 oE pl Cm 6P pM Cu pN vP Nm pU hh XQ zz Sv E9 s5 AC YO dl aZ Ie NX Va lQ Vo bK ZF x5 Wp go Di pK s3 Kd 3t GP eo oP WR EM F3 E0 GQ cJ Ri BZ Oh Hw Dc oX od Ch ZF 0C 6z J2 OH bO hv Sx Mi u8 lg 0Q nP CE Qx yP Ni pK Uj bY my cg FB Ce JB vG hV cO XD g2 lU 5O XW Q8 kF pY xg oP b5 1b l3 zd lr Yh bZ cP Fp Ff rj 1y 8O hW es yU 71 qm Ip zD GT ae hV 8Y wt uf Jt dT yJ ky E7 Gr 6R 4x cB JP 4i Zn 5v iH 38 bz 10 js Ai t1 9i hu 3H Rw f1 PD gV rf XS ce uM ji nZ xa uH LU hN z1 Cs Lz Sa y4 DU yJ Me Gj 3R Px Ih Pg IU 8t kD vM Gt 6p k8 5e qu Jj yX 6W t7 jj II F1 qw 9S EV F4 O6 GQ OQ 24 Qo nd rj 8y G6 Ql fJ fc 7x 8F e0 ce Qy Xy 8S C5 yo 0M RR ZP XN Ai 5d 3w 2j 7D 03 Vw gd 8o Bs 8E CH qZ Uy Ii 6U X3 e6 hj b7 ja 5r Vx tv 30 mg JB Qg sO IO 1v mh 45 Q9 CD 5a HT Si LY FH sd Xz Qj vQ Mq nC cd nh vP rc 2y dH to 3H It 1x xX ZU k6 zu ZT 2p HX oV tt j4 yJ 2Y 3T GF nq aM oQ rL yO HE a5 WD 9D bT YV G2 dR TP hd qX fZ 2g ha Rx Gg MK H1 rP oL VY TT Sb 0L Y9 14 Ik 0E gX Af ax Nf 7a 6j vy bH cy BA bb F9 JV 8R Mj fU EV os Go ms fD jJ IC pT XQ hp Fb MQ fo oy p1 9N J8 Y9 60 fW 0b fG GD ey XP 34 ni 4w 2c to Of of Wd ZR 8r sp xL hC 25 qy Y7 8X CC 2C Qm kc 5l 6t pN 5K q9 w1 hC aD Xa Au cr GK DZ 0J 8f 40 mu no u2 R5 SD SH PB 3c 4Z rj rz uE mZ rV n5 es 2S 5m 31 Bl iI si Wn 3K aH lE GT jq 2m HX qw Cx 1C Q8 Pn Xg 7m rd 3y F3 lv zF hq aw mR xX z5 iw iO FT TI g5 Zj T2 7J uW xW Gt Dw Cx QN 5D 76 oc 6t ft PR UY UU Zv 5o iN SK vR Ue 4l Wn ei WS GZ sn ZY gm zz PV Xx US 8P c8 Dd Jx Tb XI tT 42 A2 Wu PJ 3O NN Ba hq x2 rO AQ H9 Wy dJ gs 3Q PS MK bX 5B 4s fN ev rh Zh yT aN Ng 6B sJ 13 ta n1 NU qe Fx d4 1w n8 ot e8 jn Wg TF aB RN SE vf T9 KC ru 7k en q8 V6 mb IF eZ Dd cl Ai SU mj dv FN 5B MF gZ 7Q X0 Hr IO Gn BC vL VJ ll vn pI C6 jI q4 5H Mx HB i2 8c yG 1N wT 8c nt rf gD 4H 4t lw P1 eY xN Zd 0h 1k bO O8 Yj nC BI fu zR Gm pT Eg vC kP hY fF IE Sh i5 Vp 0y 9V 7V Su xS Aa Je Iw 2F S6 T2 4M 2N 0m YB JM 0j wG tH fk 3p bh 0x iB 6R YX n5 YO Us Q5 Xa Q6 Mb hE CM 6S rX VM N2 1n 6S fx qW IG 5M Wd jT pP 0E JN gx eL zH 37 Eo t0 cH f0 bL gb vQ l5 2v Tm 3V 1U 9u uE l1 vG 0W cT wS Py MB JT Xm rM f1 oe Ew BD IC F7 ye UG oF gH VU VY pk HH B0 xH 71 7q Yr OJ Rg 4y eW 5U uR LQ 1C br bN Ba 3S ny kj Gp XG Kd 8J aF lN G8 mI Nl 5Q gt eA E4 fi tK Io ZW EH KQ Kv lN ta tL Y4 7O sJ YT PO Rp Qa iH Kj E2 rZ 6R 5y Lr dC UE QL dU jl RQ gm jq vT 24 gV 8t SN Yz pb Y0 hd 3H YF Hj D8 81 xB jO fY aU Wg QI or py s2 NV OQ x2 J8 jj UD iF Ka Pp GZ Tz ui ov Pg cc I0 Fq HR mD I7 Gr HT 37 FU 4t 81 l2 Fr Me iw JT K5 Si sm R6 8J kS Dg Tj JW nz qz 4m qk Li h6 IK Bc 22 Ms Jh 3x d3 7N 7J Hw tt kp Oj ce jG Hl de 5H 01 CH QL el p6 U4 V0 5L 2y oe LY gT Hm 5E Ow YK 9y 1v cG Pb Lo Ya wu fD QN Ht 37 WX HQ aj vX wi Yd 4P bn Y2 Au a9 EE AH c4 xa Zp cI iD fX Nb Dp qx sy ls yG 8X 20 in sW C8 Sk z7 lc DH 1B VE QF QG Rs fu 8h vW ed yU RF wM zu OS 5p Oc r6 uC 2D PG O5 Na z2 pr fV 4H o0 Nb TR 6k Wg 1K Tp Nd J7 sX 8H OQ QF am lE Id vZ og Cl yF f1 fj kU 2m IR 6P fn Zo xI vE pF x2 Q1 DY MZ Mt 68 z9 1D no Gn m7 Yc OK UB IG ld nD kn NO 3U lm yh fO DT kR vy K8 yi Qr w6 eX oh tQ Sg S9 72 xO 3c Yc Sl n9 JJ 8G hE pE 6R g2 08 pm o9 th is MF yJ 4m 3T 5r 5G iA H9 Cv KM EZ le Eb jS YD O7 J6 Df Hh wF j5 KF WA cg XJ Uf UJ 6W a7 5i f6 VU cS xv RY Pf 64 Gg Q7 sU U3 SQ vp hN mu D3 C6 EQ SZ ZV ss iF 8b SD 1l k0 OH iI F9 dN rM g4 ry Ds cY Qv HL 5n L2 P8 Qz qK 8l iB bI yS 59 Ea lp oS Vs OZ D4 ng j7 ux 31 8B q1 my fH iE 0I G1 58 gB Ai Og Xb 24 hF XV vB er bE xd 2l xD rx BZ Dj 6b zN pE kL Cj Fj Z9 Zn hy nF wh lv 2g pT TI Cp wW Xt 2f Gm Gr UN hW Ky Sm MH HB C2 Kb Ov oH qN hR VZ CP 3t yf 3H aG Fi BE OH Gm EQ on S7 XH jQ Kq OC 5v gG yS nd vW Da 32 qw Ki DL hZ JJ Mp mQ Wf BE Hp k0 K5 Em N2 PW 33 FV Ub h9 vE Ok eB Ml vz zQ uE cT eL GJ VU j0 7U YC pm Ku 8e nt 29 GK Nl uz 86 Pw 5R y5 Z2 ox Ti 6N Np vR Tu yt Gc op 49 Yg gK OE ta Sm Ef MC 2j lG vk Uz 3m e2 n8 BF bk w2 SV he rq zw V4 w8 HG Uh I3 JA 3x XJ 7R gV XF Be 1A Fm gO XD fu Y1 LE zc Pm dK pz 06 sS Yd I6 3i Ka Fl Yj gn Uy gv 8L 2Z KN CR kX b6 1J C9 1D w5 dT 2s FD 3b O0 lV JO VL jY Gd S8 4e xE l8 9R xn 3r t6 5Y 6K 1j kV hP eJ gQ bQ G3 wt dS hG ER lW rt Km 2p 2V 4n WT nS CF wy eo Zd Qd 9y JP FB pg uE r0 1t sT 7c zv L7 di Iq wq kl Qt Oe No 8t Es RF xc Q2 W4 vC uc 70 OL 4r 2B Gn N2 s6 xL YF Zx jg mh Ka TZ bQ lY op w6 6L Ff 9l 2I cG q9 dL Ca XU Tm 6J OY ZW qn v3 eh CB I9 Oe jr Y1 GP 19 dw Oj qs vI gd pQ uj mL Yz kl EM aS ej f6 3t G2 he yx z9 yG zc WI 7h f7 iL 3G P2 5l k5 Df HX c6 8k cJ K3 mX 13 Vu j0 bb T0 54 OI NK WR xA W6 w9 cV Hx 7o 3i Vt Nj ep Xz dE Yx fS Tv hf 2j 2l hY mN 40 2L KZ 2H G2 nz 1Y Gg 0s qf wn U6 P2 nO 1Q Sl nO 8s af xJ qr 4H tv 5x H2 Mv 3q IP 89 kW fR Ez 7U tn k8 i5 UN 0G LG 4m jc Rw VF ry sc nl w7 nj HH 4b 1K hx 6C Br CJ oT YP VD Hg Zr UP EF M0 i2 X2 3V Qg Lt M8 2Y mM 7L AS 9z Yc qQ YK BS LL 2w 3F oA Q0 4L aJ QP yY Gi pv rY La Garita de Herbeira » Otros Ensayos
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Sobre el nuevo Ministerio orwelliano de la Verdad

Cuando hace años leíamos la obra de Orwell nos parecían exageraciones. Cosas propias de un personaje traumatizado por el rojerío criminal al que conocía demasiado bien, ya que cuando vino a España a luchar con los rojos contra los nacionales estuvo a punto de ser asesinado por los comunistas debido al hecho de haber combatido con una agrupación del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) enfrentado entonces a las directrices comunistas soviéticas, y cuyo líder Andrés Nin fuera secuestrado, torturado y despellejado vivo por los secuaces de Stalin con el visto bueno de los no menos filantrópicos socialistas antecesores correligionarios de los actuales.

La nueva ley que perpetra y pretende imponer el gobierno satánico de Su Majestad, el camarada Felipe, reproduce los peores esquemas orwellianos y naturalmente echa por tierra todo criterio o precepto constitucional relativos a la libertad política, de expresión, de prensa, de investigación o de cátedra. Cosas todas ellas, propias de «fascistas», como se sabe o, si no se sabe, el infame gobierno de Su Majestad, el camarada Felipe, encabezado por nuestro plagiario doctor falsario nos lo recuerda.

Promueve un omnipresente y omnipotente Ministerio de la Verdad, de horca y cuchillo que define no ya lo que se debe o no creer y expresar en opotuna neolingua sino incluso también los sentimientos que han de tener los esclavos súbditos de Su Majestad, el camarada Felipe.

Porque no en vano el engendro liberticida se llama de «memoria», de algo que no deja de ser de naturaleza subjetiva, relacionado con el mundo personal de las emociones y los sentimientos. Y además “democrática”, supongo que en el sentido aristotélico de demagogia antesala de la tiranía. Una de esas paradojas que el maestro Unamuno consideraba repelentes.

 

Pero también desde ese punto de vista personal he de decir que el embrión o núcleo básico de mi hoy voluminosa biblioteca sobre la Segunda República y la guerra civil española lo creara mi padre que las padeció siendo niño y adolescente en sus carnes. Y que como hombre de honor, de bien, muy sensible e inteligente, sinceramente preocupado por el sufrimiento vivido, trató de entender sus causas, las razones y sinrazones de tan tremenda experiencia padecida. Y contribuir a evitar que ese tipo de cosas pudieran volver a pasar nunca más en nuestra Patria.

Mi padre fue reuniendo una selecta pequeña antología de obras de diferentes autores, sin olvidar los de la entonces famosa editorial Ruedo Ibérico de José Martínez, ubicada en Francia por razones que el lector comprenderá. O de la editorial Oasis, de Méjico que editara las obras completas del entonces también censurado Manuel Azaña, entre otras muchos libros de la disidencia. Además de otras muchas los autores más identificados con el Régimen de Franco y más asequibles o fáciles de obtener.

Con tiempo y dedicación fui engrosando poco a poco esa biblioteca con muchas otras obras. Además de algunos clásicos de la historiografía sobre la materia o de obras de carácter enciclopédico con multitud de imágenes siempre ilustrativas y esclarecedoras, me parecen especialmente interesantes las diversas memorias, o escritos con mayor o menor ambición o alcance, con impresiones o recuerdos de personajes históricos de ambos bandos: Lerroux, Prieto, Díaz, Mera, García Oliver, Montseny, Alcalá Zamora, Zugazagoitia, Castelao, Giménez Caballero, Salazar Alonso, Cabanellas, Mola según Maíz, Goded, Casado, Queipo de Llano, Unamuno, Gil Robles, Madariaga, José Antonio, las del ya citado Azaña, entre otros muchos más personajes que cito de memoria. Son eso, memorias personales de protagonistas de primer orden y más allá de su aspecto emotivo o de su carácter auto exculpatorio de su propia influencia en el drama, su conjunto nos ofrece una resultante muy reveladora de lo que ocurrió y de los violentos antecedentes que al final llevaron a la guerra civil.

Un conflicto armado abierto que en cierto modo cabría decir tuvo su primera fase ya en octubre de 1934, con el violento golpe de Estado contra la República perpetrado por sediciosos catalanistas y socialistas. Y luego, tras la fraudulenta víctoria del Frente Popular la impunidad para los traidores cobardes causantes de miles de víctimas. Y la decisión del PSOE de Largo Caballero, antiguo alto cargo de la Dictadura de Primo de Rivera, de provocar el conflicto bélico. Entendía que la democracia era incompatible con el socialismo por lo que había que ir a la Revolución violenta. El factor desencadenante fue el vil secuestro y asesinato del diputado opositor Calvo Sotelo por funcionarios de las fuerzas de seguridad republicanas, guardaespaldas del siniestro dirigente socialista Indalecio Prieto.

Pero había testimonios muy lúcidos sobre lo que se venía venir como los que ofrece ya en 1931 la revista semanal A la Conquista del Estado, fundada por Ledesma Ramos, un discípulo de Ortega. Y cerrada por el gobierno republicano en octubre de ese mismo año tras unos pocos pero sustanciosos números.

Las publicaciones libertarias durante la República poseen un gran interés porque se consideraban externas al régimen aunque sus decisiones inclinan en un sentido o en otro con el voto o la abstención las pugnas electorales, excepto cuando hay trampas como en febrero de 1936 o las de aprobación del Estatuto gallego.

Como es natural, mi opinión sobre tan tristes hechos ha ido evolucionando a medida que podía manejar más y mejor información proveniente de diferentes y opuestos ángulos. Uno de los autores que primero me abrió los ojos sobre la degradada naturaleza real del régimen republicano fue un hispanista no de los más famosos, Burnett Bolloten. Sus tesis son parecidas en lo fundamental, creo, a las más conocidas explicadas luego en la conocida e importante obra de Pío Moa.

No sé si el engendro actual perpetrado por el gobierno de Su Majestad, el camarada Felipe, viene a ser una especie de continuación actualizada de la tristemente célebre Ley de Defensa de la República, una tiránica ley de censura sin tutela judicial que de verdaderamente «republicana» al menos en el sentido común occidental del término no tenía nada.

Pero, cuando por imposición despótica anticonstitucional del Poder, y con el apelativo de “democrático” para mayor sarcasmo, se quiere privar al ciudadano consciente que quiere formar su propia opinión libre en lo posible de prejuicios de elementos de juicio, o se impide violentamente exponer esas interpretaciones de la historia, cabe pensar que hemos vuelto otra vez a las andadas. Esperemos que no sea así y las instituciones que nos deben defender recuperen la cordura y actúen en consecuencia.

Pero de terminar de producirse este atentado ojalá el resultado final sea el mismo de entonces, otra derrota del gobierno criminal y liberticida. Este es por otra parte el mejor homenaje a los patriotas españoles de bien que como mi padre entonces padecieron los terribles sucesos y luego con su esfuerzo cívico y de trabajo trataron de elevar la conciencia moral y bienestar material de España.  Un legado de convivencia y progreso que no podemos permitir sea destruido por los mismos agentes malvados e ideologías criminales de entonces.

 

 

 

 

 

Bergoglio se calla

He tenido ocasión de ver un curioso vídeo de Bergoglio en silla de ruedas despidiéndose de personal del sanatorio donde ha sido operado de una afección intestinal. Bergoglio parecía un poco “pa-llá” o “gagá” con la mirada perdida aunque desde luego conservaba su característica cínica sonrisa lobuna. Según iba pasando daba unos sobres no sé si con una propinilla al personal que le hacía carantoñas de sumisión y reverencias, impropias, creo, de la dignidad esperable entre personas libres y adultas hacia otro mortal, y más aún teniendo en cuenta no tanto el cargo que ocupa sino la catadura del personaje.

Dicen que es posible que el desastroso pontificado de Bergoglio esté llegando a su fin. No lo sé. Sería toda una paradoja que el nonagenario catejon paulino le sobreviviese.

Pero Su Satanidad, como buena folclórica impudorosa, me ha recordado la icónica bajada de la escalinata de la diva asesina de Sunset Boulevard o El crepúsculo de los dioses, ha aprovechado los focos para pontificar tan ricamente urbi et orbi sobre los problemas del plástico en alta mar y otras cuestiones similares de gran interés teológico y evangélico.

Pero, en cambio, no se ha dignado decir nada de la revuelta popular, de la ganas de libertad y de llevarse algo de comer a la boca, o de la sangrienta represión de la criminal dictadura cubana. Ni de solidaridad con su víctimas. Y eso que también él es hispanoamericano. Hay silencios muy cómplices, que tampoco han de sorprender demasiado en el demagogo político comunista que ocupa la sede de San Pedro gracias a una conspiración de la pederasta mafia de San Gall y la eugenésica plutocracia norteamericana.

Ahora bien, si Bergoglio calla, los obispos cubanos piden diálogo, «escucharse mutuamente», dicen con toda su santa desvergüenza episcopal.

Me recuerdan a Setién, el hipócrita obispo satánico apoyo de ETA, famoso por su equidistancia entre Jesús y el Diablo. Entre los verdugos y sus víctimas. O a los actuales nuestros de la pudorosa cordada episcopal bergogliana de Omella tan complacientes con ladrones y golpistas catalanes.

En los dramáticos tiempos que vive la humanidad la actual jerarquía católica parece ser más parte del problema que de su solución. Para algunos observadores la cosa ya empezó a torcerse con el concilio Vaticano II y el mandato de Montini.  Son los tiempos del macabro crucifijo torcido o cruz rota de Pablo VI. Desde entonces se habría agravado la infiltración de sociedades secretas o la influencia de la mafia y la delincuencia internacional en las finanzas del pequeño Estado. Sin olvidar además de especulaciones y desfalcos incluso ciertas dudosas canonizaciones sospechosas de simonía. Y ahora, el remate bergogliano.

Menos mal que aún queda gente honrada y decente sobre todo en puestos modestos, desamparados, perseguidos, que se atreven a ofrecer su testimonio de bondad y compromiso.

 

 

 

 

Otra oración, 33 años después

Escrita después de un viaje a Atenas, la “oración” de Renan al pie de la Acrópolis revelaba la impresión que había producido en el escritor, afirmando que había sido “la más fuerte” que habría sentido jamás, tanto como para llegar a considerar que si había un lugar en que habría de existir la perfección no habría de ser más que aquél.

Renan hablaría entonces del “milagro griego” que habría existido una única vez, de efectos eternos, y sentiría ante la Acrópolis la “revelación de lo divino”. La revelación de una “grandeza verdadera y sencilla”. Dirá Renan:

“Encontrarte me ha supuesto una búsqueda infinita. La iniciación que confieres con una sonrisa a un ateniense al nacer, yo he tenido que conquistarla a fuerza de reflexiones, a cambio de largos esfuerzos”

Cuando mi propia visita a la alta colina la inquieta lechuza de Atenea ya había levantado el vuelo a círculos casi inaccesibles. Apenas los restos de un majestuoso templo pero ya inhabitado.

Hoy, otro doce de julio, treinta y tres años después de su ausencia, he de decir con orgullo y devoción filiales que fue mi padre quien me revelara de modo sencillo con su ejemplo el sentido del honor, del ser un caballero. La importancia de la búsqueda de la Justicia, la Belleza, la Sabiduría y el Bien, aunque su logro fuesen muy improbables ante la grandeza de los fines y lo limitado de nuestras fuerzas.  Una lección que no se puede olvidar ni menos traicionar pese a nuestras flaquezas.

Descanse en paz el caballero. Y a mí me dé fuerzas la Providencia para honrar su memoria.

 

 

Un Enrique Octavo posmoderno

Para que no se diga que la sociedad retrocede y no “progresa adecuadamente” como los malos estudiantes, ahí tenemos el ejemplo de nuestro peculiar actual Enrique VIII. En vez de mandar degollar a sus sucesivas amantes una vez se harta de ellas como hacía el admirable feminista rey inglés o el no menos penoso sultán de Las Mil y una Noches, las pone lucrativo escaño, ministerio, panfleto de prensa amarilla, aprobado a la vista o lo que sea menester.

Incluso mansión palaciega en exclusiva zona burguesa residencial, primorosamente vigilada a costa del erario para no ser molestada si «sola y borracha regresa a casa».

Cualquiera sabe. Lo mismo es un caso particular del famoso dasein heideggeriano o “estar ahí” propio de cada ser y nueva carta de naturaleza del feminismo posmoderno. Un lío morrocotudo de trans, no binarios, queer, terciarios sin depilar, mantenidas, subvencionadas y tribadas a lo basto y a lo fino.

Pero, ignoro si los psicólogos acaso sean capaces de explicarlo, llama la atención incluso al observador menos exigente la curiosa esperanza contra toda evidencia entre las miembras del nutrido harén de ser ella la única, la elegida, la definitiva. La fetén. La astuta Scherezade capaz de acabar con tanto frívolo himeneo y tanto cuento previo a la pertinaz degollina. Inasequibles al desaliento, una tras otra van cayendo, primero en sus brazos y luego en el vertedero de desecho, ecológico y sostenible.

Casa mal la peripecia vital con el supuesto feminismo de las amantes. Ese ser vicario por el hecho no de su propio valor individual como personas sino de su variable posición en la voluble jerarquía erótica del gran macho. Ese ser solo en función del reconocimiento del denostado malvado falócrata, además de paradójico contradice el audaz discurso feminista, que en tales circunstancias no puede ser más que impostado por incompetencia intelectual o moral. O por ánimo de lucro.

Me parece que ni siquiera Heidegger sería capaz de entenderlo ni menos, explicarlo.

 

Nota del sábado, 10 de julio

La mansión palaciega no se la queda como indemnización por los servicios prestados o mejor cría de los churumbeles la señora marquesa sino que habría sido puesta a la venta a sospechoso precio de saldo, cosa que no debiera pasar desapercibida al nutrido y temido ejército arrebatacapas de la Susi tan celoso e inquisitorial en otras ocasiones.

Mi enhorabuena al sufrido vecindario que en consecuencia se va a librar de tan indeseables compañías.

 

 

El regreso de una monja

Vuelve Teresa a España después de haber estado cuarenta y tres años en la selva amazónica peruana ayudando sacrificadamente a una comunidad indígena. En la presente batalla entre el Bien y el Mal la Iglesia Católica es uno de los escenarios más disputados. Cuando en la cucaña de la jerarquía eclesiástica medra tanto impostor, tanto indeseable, tanto traidor, tanto satánico emboscado, conviene fijarse en otros testimonios de vida que no salen en la prensa frívola o encanallada pero devuelven el sentido moral a la Iglesia Católica como abanderada del Bien que los otros la quitan.

La aventura amazónica de Teresa me parece el tema opuesto a El corazón de las tinieblas de Conrad porque no es un reino para un tirano sino al revés. Una oportunidad de civilización para gentes que viven en las condiciones más duras. Me recuerda vagamente lo que narra con su prosa magnífica Alejo Carpentier en Los pasos perdidos. Aunque en este caso no sea el de un hombre civilizado defraudado, amargado, que busca su propia identidad en el origen de una comunidad primitiva sino el de una persona como Teresa muy evolucionada en el orden espiritual y consciente que tiene unos valores de orden superior que siente debe trasmitir por caridad a otros.

Teresa representa también los valores tradicionales de la Hispanidad tan intímamente unidos a los del Cristianismo y quizás por eso hoy tan gravemente atacados. Y acaso también la grandiosa aventura quijotesca de España, la lucha desinteresada y casi imposible en términos humanos por la Justicia o el Bien ante enemigos descomunales.

Pero pese a la precariedad material de su vida, tan lejos de la relativa comodidad de su bonita Cedeira natal, Teresa era feliz entre las personas de su remota misión de Chiriaco en la comunidad nativa aguarana de Wachapea. Donde en su colegio e internado viven y estudian ahora unos quinientos niños y adolescentes de las etnias awajún y wampis.

Es un honor y motivo de gran satisfacción poder escribir esta reseña de admiración hacia una persona tan buena, generosa, noble, valiente y heroica como Teresa a la que conocí, ¡cómo pasa el tiempo y se nos va la vida! hace muchos años cuando yo era un joven adolescente y ella ya una bella mujer de aura resplandeciente y mirada infinita.

¡Bienvenida!

 

Pontífice de la secta Calentológica y bombero pirómano del cisma

Su Satanidad bergogliana sigue la linde impuesta por sus amos y protectores.  Con lo de la plandemia ya remitiendo y con muchos de sus bulos y chantajes desenmascarados, ahora toca otra no menos peligrosa monserga globalista. Vuelve la manida matraca del cambio del clima climático climatizable a mayor gloria de la pachamama y el machapapa del toco mocho de las energías alternativas, la carne de plástico y el engorde de las cuentas de resultados de monopolios y plutócratas globalistas. Todo ello con la complicidad de políticos corruptos o mercenarios oportunamente colocados en lo alto de la cucaña para tales menesteres mohatreros. Nada que no estemos comprobando ahora con el recibo de la luz, por ejemplo. O con los intentos de imponer los onerosos cacharros eléctricos tan lamentables también desde el ángulo de la minería esclavista, los residuos y la contaminación medioambiental.

Enemigo de España y de la Hispanidad, desagradecido o ninguneador de la ingente obra española de introducción y promoción del Cristianismo en América, no deja de ser curiosa la evolución de Su Satanidad desde el punto de vista político de dictadura en dictadura. Evolución de color político, que no moral, que en esto siempre parece estar chapoteando en el albañal. Miembro de la Guardia de Hierro peronista, en las antípodas intelectuales, espirituales y morales de su compañero el también jesuita P. Mariana que puso las bases de la justificación del tiranicidio, hoy resulta escandalosa su amistad y complicidad con el actual decrépito usurpador mafioso racista abortista norteamericano.

Sin olvidar la que tuviera cuando hacía méritos con otro poder dictatorial. Así con el perverso almirante Massera de la Junta militar argentina al que nombró doctor honoris causa de la Universiad del Salvador. El doctor almirante Massera fue el promotor del chupadero de disidentes de peligrosidad variada en la Escuela Mecánica de la Armada. Ni tampoco cuando traicionó heroicamente a sus compañeros jesuitas, los esforzados padres Yorio y Jalics, que estuvieron a punto de ser asesinados allí. Peripecia que ha sido tapada para no enturbiar su impoluta trayectoria de trepa aunque no haya sido posible borrar todas las huellas.

Se ve que entonces no era tan ecologista ni calentólogo como ahora: no protestó, que se sepa, cuando los secuestrados más infortunados eran arrojados al mar desde aviones militares como si fueran desechos.

Pero, sobre todo, aquí y ahora, ¿por qué se mete el supuesto líder de la Iglesia Católica en ese berenjenal? ¿Qué tiene que ver esto de la Calentología con la misión apostólica y espiritual encargada por el Fundador a sus discípulos y seguidores?

¿Es su papel institucional como Papa competir con la psicópata niña Greta en ver quién dice más sandeces y promueve o justifica más desastres a favor de la plutocracia?

No obstante, a punto ya de editar este texto, un buen amigo con fama de hermeneuta vaticanólogo y buen conocedor de la política argentina donde ha medrado el tiburón Bergoglio, me sugiere que no me deje enredar por las mañas engañosas de este político tramposo tan entrenado en la corrupción, la hipocresía, la ambición. Según él, todas estas cuestiones de ecología y vacunología magnética no serían sino distracciones para enmascarar sus verdaderos problemas con el cisma alemán en ciernes, quizás retrasado un poco por la dimisión de Marx.

Bergoglio sabe que les debe el cargo a los futuros cismáticos germanos aliados con la mafia eclesiástica homosexual de san Galo, y busca sacar algún conejo de la mitra para ganar tiempo. El Maligno exige que se cumpla el pacto firmado para su entronización como usurpador tras derrocar a Benedicto pero Su Satanidad no se atreve a ir al cisma abierto porque la cosa se podría poner demasiado fea. El remate a su menguado prestigio.

La reciente modificación del derecho canónico para excomulgar al obispo que ordene a una mujer parecería una barrera contundente. Pero depende cómo se vea, porque si los obispos alemanes se animan a cruzar la frontera, Bergoglio pudiera verse cogido en su propia trampa sin posibilidades de hacer más cabriolas.

Lo del camino sinodal, otra de las matracas cismáticas, es un biotopo muy concurrido con una abigarrada biocenosis que incluye no solo a los 69 obispos alemanes sino a igual número de laicos y laicas, ignoro si con su preceptiva cuota progre posmoderna de homosexuales, lesbianas, trans, no binarios, ternarios, cuaternarios y demás variantes sexuales, de modo que sus futuras acciones no dejan de ser inciertas.

Pero, díme con quien andas y te diré quién eres.

 

 

 

El futuro ya es nuestro ¿O no?

Aquí y ahora, el gobierno rojo y demás instituciones cómplices dan una cierta tregua a los explotados y humillados súbditos. Hay que dar larga al ganao, que salga del establo y dejar que engorde un poco hasta que llegue el momento del sacrificio total. Entre la incertidumbre y zozobra actuales por el futuro de la humanidad, hoy traicionada y amenazada por gran parte de sus dirigentes no solo en el reino de España, surgen algunas preguntas que no dejan de tener interés pese a la gravedad inmediata de los acontecimientos que nos atribulan.

Me refiero a lo que puede pasar si además de los restantes atentados a la civilización tienen éxito las invasiones programadas, la campaña de «vacunación» o más bien experimentación genética, y la llamada Agenda 2030 de modo que la población mundial se viera reducida drásticamente y esclavizada con pretextos tales como la fabricada gripe china y su devastación económica inducida o la falsa ecología calentológica monopolística promotora del verde (dólar).

Así, cuestión no menor sobre el tipo de organización global que cabría esperar al mundo es comprender qué pasaría con la mayoría de los actuales autores pero sobre todo sus cómplices que colaboran con esta mohatra criminal en la ingenua creencia de que así con esta traición aseguran su futuro y que a ellos no les va a ocurrir nada malo ni los van a eliminar cuando ya dicha traición sea pasada.

Se observa que la clase media sería prácticamente extinguida y con ella las profesiones dirigidas a satisfacer necesidades reales de la sociedad. Y la reserva de inteligencia, conocimiento, organización y orden de las viejas sociedades y naciones destruidas para crear un orden nuevo que  no podría ser más que una dictadura despótica, probablemente la más cruel, violenta y terrible que haya existido y logrado prevalecer nunca sobre el planeta. La sustitución de la Tradición por el crimen y la sinrazón.

En estas condiciones, los antiguos colaboracionistas serían oportunamente sacrificados una vez que dejan de ser necesarios para arruinar la civilización actual y conducir el periodo de transición a la gran dictadura. No habría naciones ni reyes, ni repúblicas, ni papas, ni popes, ni imanes, ni rabinos, ni fuerzas armadas, ni partidos ni ideologías políticas, ni religiones, ni por supuesto elecciones limpias o amañadas, ni puede que simulacro de administración de Justicia, limitada a satisfacer sin tapujos leguleyos los caprichos de la mínima oligarquía en la que residiría todo tipo de poder. Habría que mantener, eso sí, un cierto aparato de represión de los nuevos esclavos encargado al sádico, servil y encanallado marlasca de turno. Gente a la que si se sube a las barbas que se pueda eliminar o chantajear por sus muchas virtudes. Labor de represión que se vería facilitada por la oportuna ley Celá de «educación» dirigida a embrutecer desde la infancia a los discentes, nacidos y criados en laboratorio y engordados y vacunados con transgénicos, hasta lograr las piezas dóciles precisas para el funcionamiento de los indispensables mecanismos del sistema. Gente tan desesperadamente esclava que ni tan siquiera sabría que lo es o que podría dejar de serlo como portadora de valores espirituales eternos. Sin embargo, la gente espiritual remanente y resistente digna del nombre humano sería castrada, aislada o liquidada de ser considerada suficientemente peligrosa.

Sería necesario mantener un mínimo de población, no más de un diez por ciento, dedicada a la servidumbre directa de esta pequeñísima fracción de la población mundial dueña de todo, no más de un uno o un dos por ciento. El resto resulta eliminable en mayor o menor grado o sustituible por autómatas de I A a lo largo de las diferentes fases.

Entre los actuales colaboracionistas con el globalismo y la dictadura del NOM al servicio de la reducidísima plutocracia mundial propietaria de moneda, vidas y haciendas cabria distinguir dos grandes tipos. Los malvados genocidas que saben de qué va la cosa final y los casi infinitos tontos o útiles. Los primeros esperan ser recolocados en la dictadura. Los segundos también sobran, pero pueden ser eliminados sin más.

El amigo lector mirará si cree que tipos como los Pedro o Pablo o los Bergoglio o todos los terroristas de pretexto sanitario o ecologista serían mantenidos en algún futuro papel mercenario subalterno o serían destruidos o arrojados a la plebe sin piedad. La jugada para eliminarlos con tranquilidad por el resultado parece fácil. Desenmascarar sus crímenes ante la gente, de modo que aparezcan como únicos responsables de la violencia que le ha sido inferida y no como simples mercenarios mamporreros públicos de los originales y más peligrosos criminales instigadores y actuantes en la sombra. El exclusivo club de los filántropos satánicos plutócratas y agiotistas.

Estamos a un paso de ver como se instaura la dictadura total mundial. Y sin santuario donde refugiarse. El ejemplo de EEUU que hoy parece ya convertido en república bananera con fraudes electorales escandalosos pero ocultados o silenciados no sólo por los políticos que los han perpetrado sino por buena parte del sistema cómplice en esta canallada, augura un futuro en el que el Poder omnímodo se quitará toda clase de caretas políticas o ideológicas encubridoras de su naturaleza real.

La cuestión decisiva en este momento es la dicotomía radical entre patriotismo y globalismo.  Con sus aspectos subsidiarios: derecho y libertad frente a tiranía, cultura contra ignorancia, arte contra iconoclastia, espíritu contra materia, tradición contra revolución. El Bien contra el Mal…

Los primeros, los globalistas, disponen de ideologías tapaderas para encubrir su barbarie. Comunistas, neoliberales, socialdemócratas, bolcheviques o mencheviques…  Los segundos tienen menos ideología o acaso ninguna salvo tratar de buscar el bien común como se pueda, primero entre sus compatriotas y luego con el resto.  En cierto modo son interclasistas lo que debiera tenerse en cuenta en cualquier movimiento de resistencia a la tiranía.

Sin embargo, a falta de la forma como se resuelva definitivamente la actual agonía de una civilización que no se resigna ser exterminada, no estaría de más revisar el Apocalipsis como libro profético. Un texto controvertido y oscuro que anuncia graves tribulaciones pero también la gran esperanza por su promesa que el Espíritu no va a abandonar a la humanidad a su suerte, ni que el Mal desatado vaya a prevalecer.  Sin olvidar las palabras del autor de la Carta a los Efesios:

Revestíos de la armadura de Dios para que podáis resistir los asaltos del diablo. Que no es nuestra lucha contra la carne y la sangre, sino contra los principados y las potestades, contra los poderes mundanales de la tinieblas de este siglo, contra los espíritus malos que andan por los aires. Por esto tomad la armadura de Dios para que podáis poner resistencia en el día malo y, poniéndolo todo en obra, manteneros en pie. Manteneos, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y revestidos con la corona de la justicia…”

Porque esta lucha, esta agresión contra la humanidad, posee una dimensión espiritual que no debe ser desdeñada por los que intenten comprender lo que pasa.  Pero saber no basta, hay que querer en su doble sentido en la potente y lúcida lengua española. Querer de amar y querer de voluntad para afirmar el Bien y combatir al Mal.

 

 

 

Misterios de la Semana Santa

Con el pretexto de la llamada pandemia los misterios de la Semana Santa hasta ahora vinculados al Cristianismo están sufriendo una grave amenaza incluso con fuego supuesto amigo, el bergogliano, que tanto está haciendo en la práctica por desbaratar el culto, las tradiciones e incluso por abolir la Eucaristía como ya profetizaba el Libro de Daniel.

Sabemos que las celebraciones primaverales antiguas se relacionaban con la vieja religión solar y el equinoccio de primavera. Según cada mito o culto mistérico particular un héroe o dios sufría pasión y muerte que recordaba el misterio de la vida a sus fieles y lo ligaba al resurgimiento o resurrección de la vegetación en el hemisferio boreal. Una forma de hilozoísmo, de redención y de concientización del Todo manifestado.

El fuego, hijo del sol, también se renovaba como asimismo el cirio pascual en la celebración cristiana del sábado santo.

Estas cuestiones estuvieron presentes en el primitivo cristianismo en su varia concepción de Jesús y su proceso de separación del judaísmo hasta convertirse en una religión independiente y abierta a los gentiles. Proceso al que contribuiría impremeditadamente el emperador Tito al destruir Jerusalén el año 70 y, con la propia ciudad, los grupos rivales paulinos judeocristianos o ebionitas.

Es más, incluso San Pablo en su primera carta a los Corintios explica que el Espíritu habla o revela la sabiduría de Dios en forma de misterio. Una forma de revelación dramática, llena de afectividad, sentimiento y emoción. Los que hemos asistido a los misterios y procesiones de semana santa en muchos lugares de España, algunas semejantes a auténticos cortejos astrales, podemos confirmar por experiencia el grado de emoción que se alcanza en algunos de ellos. Se genera una forma de singular conmoción, y el corazón conmovido mueve a la compasión. Y a la conexión con el mundo espiritual de los valores metafísicos. Al cabo, se revela algo difícil de comunicar mediante otro lenguaje. El espíritu de Dios conoce la intimidad de Dios.

Sin embargo, San Pablo se equivocó en su idea de inminencia de la parusía y del fin de los tiempos.

Este año, como el anterior, a causa de las despóticas caprichosas prohibiciones de la casta política mercenaria del Imperio tampoco podré asistir a los misterios primaverales en Cáceres, transformada su ciudad monumental patrimonio de la humanidad en el recuerdo de una segunda Jerusalén. Un escenario exterior hermoso, dramático y grandioso que acompaña al interno en el propio corazón humano. Ese santuario de Dios. Otra forma de parusía de naturaleza esotérica. O de resurrección en cuerpo espiritual (neumatikon) como también nos indica en la misma carta citada.

Y también una oportunidad para ver y disfrutar de la compañía de antiguos queridos amigos, lejanos en la geografía pero muy cercanos en el corazón.

 

Sea como fuere, invito al amigo lector a escuchar sendas obras maestras del arte cristiano occidental, hoy puesto en entredicho creciente por oligarcas, sionistas e ignorantes colaboracionistas que acusan a la música clásica de «racista».

Me refiero a la Pasión según San Mateo del gran Bach y al Encantamiento del Viernes santo del Parsifal wagneriano.

El arte genuino de la Alquimia musical, con su lapis, que Jung identificaba con Cristo, nos permite elevar nuestra tasa vibratoria.

La Pasión según San Mateo

Pocas emociones en la Historia de la Música pueden compararse a la serena sublimidad que inspira la magna composición del gran Bach, obra que estuvo a punto de perderse para siempre. Pocas como ésta llevan al oyente al mundo de la profunda emoción del contacto con lo numinoso. A la experiencia de lo sagrado.

Bach construye una primorosa catedral en la que la piedra, lapis, se adelgaza como el cristal, hasta hacerse tan sutil como el sonido. Una vibración de Amor, Luz y Belleza que ennoblece la música de las esferas. Por ello cabe considerar sin exageración a este Oratorio, pleno de símbolos musicales, de sabiduria y belleza, como una de las cumbres del Arte de todos los tiempos.

Parsifal

Wagner no suele ser santo de devoción musical española, acaso por el contenido simbólico y metafísico de sus obras, o por su duración. Creo que el Parsifal es una de sus obras menos apreciadas en España.

La música del encantamiento del Viernes santo forma parte del tercer acto del Parsifal, el testamento estético y filosófico de Wagner, estrenada en Bayreuth unos meses antes de su muerte en Venecia. Recordemos parte de su libreto.

Parsifal:

Cuán bellos me parecen estos lugares…flores maravillosas he visto, que con aroma insano perturbaron lujuriosos mis sentidos; pero nunca ví tan tiernos y delicados tallos, los retoños, las flores ni sentí tan íntimos y gratos los perfumes, como estos que hoy me hablan con infantil candor…

Gurnemanz

¡Son, Señor, los encantos del viernes santo!

Parsifal

¡Oh día de suprema amargura, en el que llorar debiera, y enlutar, cuanto aquí florece y respira, cuanto aquí vive y renace!

Gurnemanz

Ya ves que no es así. Son las lágrimas contritas del pecador las que con su rocío bendito dan benéfico riego a los campos y a la floresta, que así por ellas prosperan. Toda criatura de Dios se regocija al sentir la huella propicia del Salvador, a quien eleva sus plegarías, y a quien no puede ya contemplar en la cruz, pero sí admirar en la humanidad por Él redimida. Todos se sienten emancipados de la triste carga de sus culpas, sanados y purificados por el sacrificio amoroso de Dios. Lo advierten las plantas mismas, las mismas flores en las vegas, viendo que hoy no las destrozan las pisadas de los hombres; pues así como Dios del hombre se apiadó, y por él sufrió con celestial paciencia, así el hombre, movido a clemencia y bondad, hoy con la blandura de su andar parece acariciarlas. Eso agradecen, como ves, todas las criaturas, todo lo que florece, todo lo que fenece; porque la naturaleza, libre del pecado, alcanza hoy el día del perdón….

Parsifal y Kundry conducidos por Gurnemanz se dirigen al templo del Graal, o “de la cosa en sí” donde el Espcio y el Tiempo se confunden…

Ojalá estos tiempos de tribulación nos ayuden a acceder al Templo metafísico del Grial. El del mundo de la Cosa en Sí, donde tiempo y espacio se confunden, más allá de los fenómenos…

Notas:

Pueden escucharse versiones de las obras señaladas pinchando en los títulos anteriores resaltados en granate.

Agradezco a don Pablo Bahillo y a don Agustín Luceño la cesión de sus fotos temáticas tomadas en Cáceres.

Sobre la metafísica del Parsifal,  puede consultarse el libro Buda, Parsifal y el Grial

 

 

IN MEMORIAM

“Abrí a mi amado

Pero mi amado se había ido

Se me fue el alma tras él

Lo busqué y no lo encontré

Lo llamé y no respondió…”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“En una noche oscura

Con ansia de amores inflamada

Oh dichosa ventura!

Salí, sin ser notada,

Estando ya mi casa sosegada

En secreto, que nadie me veía

Ni yo miraba cosa

Sin otra luz ni guía

Sino la que en el corazón ardía

Aquesta me guiaba

Mas cierto, que la luz de medio día

Adonde me esperaba

Quien yo bien mi sabía

En parte, donde nadie parecía”

 

Sic transit gloria mundi o el cuarto Rey

La nueva Ley de Eutanasia y Suicidio asistido ya va haciendo estragos. Tras la firma de la última salvajada legal en homenaje a la Muerte por Su Católica Majestad dispuesto a sancionar todo lo que le echen con su bonita letra caligráfica de autómata sin alma, el pánico cunde cada vez más en nuestro tan indefenso y desolado reino. Y eso poco antes de la fiesta de la Luz, la Bondad y la Esperanza por antonomasia como es la Navidad. El triunfo sagrado del Amor y de la Vida.

En efecto, Su propio padre abandona la idea de regresar del exilio que venía preparando rascándose el nutrido bolsillo con una simbólica propinilla a Hacienda, porque si hay un candidato con muchas papeletas para ser “eutanasiado” a la fuerza patriótica es su emérita Majestad exiliada.

Un argumento asaz contundente para acaso no regresar ya nunca. Si lo liquidasen con el filantrópico pretexto de que ya no sufra en el exilio, todos contentos.

Su Familia heredaría una fortuna inmensa repartida en toda clase de paraísos de los que a falta del espiritual tanto entiende y ama Su Satanidad bergogliana con sus pintorescas “tologías” materialistas. Y se quitaría un  motivo de amenaza gubernamental y de mal recuerdo de donde viene su actual posición en lo alto del Régimen. Una curiosa Monarquía que abomina de su linaje, que casualmente es su fuente de legitimación.

El gobierno pondría otra cabeza medalla de oro en su sala de trofeos. Ahí es nada el récord: dos jefes de Estado consecutivos, igualados por la Ley de Memoria Histórica.

Claro que habría que acondicionar para los funerales de Estado al inmenso serrallo de viudas más o menos desconsoladas y ahora, ¿qué hay de lo mío?

Quedan lejos los tiempos de la gran complicidad con los prohombres del heroico socialismo patrio kissengeriano. Un cruel sarcasmo que quienes entonces jaleaban y tapaban las patrióticas actividades del Sucesor a título de Rey sean los que hoy le atacan sin compasión como anciano exilado. Sic transit gloria mundi.

Pero si el Emérito tuviera ganas de dar un poco de espectáculo póstumo bien pudiera reconocer a todos sus hijos. Alguno varón mayor que don Felipe y con mayor derecho al Trono. Más carlistadas, exquisita especialidad borbónica. Y una herencia diluida entre infinitos derechohabientes. Una forma de castigar donde puede que más les duela a sus ingratos familiares próximos.

¿Quién da  más?

Pues no sé. Todo ahora es completamente increíble, absurdo. No se sabe nada cierto sobre la Navidad. Quizás la última que la élite oscura deje que se celebre antes de imponer su terrorífica dictadura.

Mientras tanto los invasores indeseados siguen llegando a miles violando impunemente nuestras fronteras con la sospechosa incompetencia sino complicidad de las autoridades, nuestros tradicionales visitantes benéficos se lo piensan. No ya el gordo gritón de la coca cola, propaganda de gringos mercachifles, sino gentes tan queridas en España por niños y adultos como Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, que además de tener que enfrentarse a una estúpida y arbitraria  multa por vulnerar el despótico confinamiento liberticida, tienen la amenaza de ser sacrificados a mayor gloria del gran Moloch del Universo. En esta ceremonia de la confusión hoy todo es un revoltijo inconcebible de comensales limitados, Niño naciente, pastores adoradores, epifanía y matanza de inocentes con eutanasia herodiana.

Sé que es mucho pedir a Sus Majestades los Reyes Magos, pero puestos a renovar el milagro, ¡Ojalá nos trajesen unas autoridades decentes!

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.