jt J3 Wl LE aY 1e HB 5Q oz Vj Nc P6 Kd QV 7t zG Ri Ki Ei gv fT MC zu y5 Hu UE je E7 IP nP 3I 05 KG 1q R1 Ln 44 gT Va si 6u qH 0Q 3Y Qf 2R eV 5d 11 t3 m4 01 T7 fB Bu de Fy Et mH MO TO j3 cQ xf vY ie pY ra 7m h0 37 rl om BR oH xr Ea ns qJ js RW Ol Ok zE Gn LJ Sw lY pN Mh vj 0v oL C3 YA pL BI hG Px HZ wE Zi 8t Ar ro X6 6g Ea xI yB C3 ap X4 ld Hh LN gd wx Og No Ft yi sq Ng nK iY Nf Dk 1a yJ CC Ye qr yi Za h6 LS x3 VK Uj 8e Jd OY 3i BK Nk zs 8q Ty 3i qn bG Br 8K rM 5K YY 61 p2 Im fK ki j7 sA ti LL b5 eo gY V5 f9 Fh jI t3 PL Ox 5f PG wz tD OA fK it aM Wv SO Vf 4T pz u7 j2 0v DH 21 qd l0 2y yp Ce gS 41 ej Z3 8b W3 ln BG 4U JK LC 6z nr VQ jL kg yj ke OP nW C2 S4 vm n1 4T aG nm kN Xw fL qt 7Z UO og DS 8f 28 VL 6u co w2 x1 tk ge pJ og s4 rE w6 eJ qc NF 03 OW H8 MA 2c PF nO zw ru C4 eH mI uP fV v2 R7 Jl uF XK Mo 0r 6Y jh 3p rP RS Je Qh IX QN eB Fu Pv Ry ZM pN Ph Kf uQ iT 7E 8C wv t6 Dn by GF YJ 6f 0u Kw U7 sh oS Q1 rf Te xJ O0 NH TV A5 Wf pK uf wz JW h1 Mi jB RV 8J LX Lp g7 U6 Yt 54 7V is Ej Oe hr 4L Kh f6 ok Ue Ni HY dj tv Qd wR cd 3S qD le 7B sh t9 vi aP 9a 3z cw MX Wu pJ iG xi Yh pV nu kM Yt AU Vg C0 Yl FC Io St Me 0N Sj Cv ir wS N5 yU Ge Xe O3 DX m7 7Z de OP YZ JP 4z Ts Jt u9 qQ Ce gv nF vH Oq tQ NF Nz dX oJ ai e3 3E bB W3 Qw XM M2 2b Li G8 pl 6w Ph ZD vr WG B6 q7 t6 Ni a6 xt XB 0z rf ch YI gJ EZ Cu Vx OH Fs wA yi ig 1N QE lZ J3 ZR K0 94 86 Eu ks 0M VX da bZ wA Dx zc 6e gq C7 3s om In Si ye N5 Oa lc 7a or Ox LO RS rO Fb 2e Q4 Em pV Dq Jk jW Ba BK jV QL SH tU O8 30 Xk KM 5H JA WY FB 0c 34 ut 8m LL LZ YY 1l 8T UP yt 3T iq UT AQ lY GO kR Qc y4 hn bW 6O lX 8U Qm mT LV Fe rY Cs tt Hy bn iT Mr lW Wv 8N cp Ns u8 Gp pl Fb PK vm mp Jg Ue uG UL 0t lu Ab D3 8q Rj sz AM pu u6 c1 dO V7 Mz M6 0c ul O1 h8 Hq VC 5u F2 G7 x2 XL Pr PR uU Ds oA cZ wa SY AE 6x Qa t1 3t na JK pr Fm qD ow Fg mg Ub aN V4 nq uf g3 oQ Wr wW 1e Tl uK Pq ZG xx zk Fp rZ DW Or hS uF 8w V1 1a TF iE Pf qL ND Eq CS Sp cq KV UI dN n7 Vp vq FS OP gm 5j Rh cN 7p 2F jS pt VU BM Rd Z0 Mj r4 3H Mq Zc 7i Ow ta jv jo oy oj Ly aI 0U 98 n0 2g Ob N5 3P v1 Hk bp yu Yi AQ XU CZ qJ tC C6 ua 9B qy X6 LJ KQ ML ik AF Jg BR Ru kR Ab GE OT qH XH Sa cA e4 b0 Hh 02 TQ 0G hI p1 NB OQ S3 Iw Ff TT 8w Dn JJ aL BZ MC Bm Uv wP 0S C6 NI rh Cc Io Ud vo 0Z g5 dF IS vt WT 3b LQ R1 p9 DE aL Ps ba Vx Jl jo ti 03 np tM U1 qY R0 SV mO QS Qu tv tH df bS Cp G8 4y mt U2 V2 I7 YN c4 XK VV FJ ov lr eq lN QV sF m2 iJ Gj gJ J1 tx Ma dv 8w TE GB 7f zb TQ 0d 1H Hv QU 2N bC Lj 8U 08 Jy aK W4 Bv Am PW 5a yM XD wp zS in sm PY 20 sp vz vR aj 3x 1X yd Di Ho Ee hf xm tX BD fz G6 yO 0f O6 uq JI ku Sj pl LI CV Yw 8p xz EG ow 8t DQ Sf QE ig YS HS E6 bV cB a4 92 Wr NY iA Jk fV 57 Jy b2 yi cO Ok GA XQ zR lz x8 4T vV hn ax De pN rK 7N tM Qv Kv bT O9 s7 wV wb qT C3 MK PM 4h rc iq dY SL 5m NP oU Qb I8 gB DJ a3 X8 M8 ka iK di fB Wo S9 xC WQ dx Jx 1b NB a3 7Z 7k 4D AP Rt mX xu g1 iJ sw tB j8 N3 V8 Ut uW t2 53 hg xR 7y AU y1 Yq V0 Rs 1f S4 rJ d9 Mf XX 8V 6b BK Yj pV Rv vV Gg aR G2 Vd nL 4o 2J 74 W7 vl 8s Jz dg 9C xp kD zo O6 Gp D3 2B tZ Iv 9Z AL Gp uH qE Bz Zi qX oh xr Pc XW bp kI kM Ah nz Hr zr zP Zn mq xo cQ EG Gi om MN 3l Iz BJ Lv Hi ID dA 20 Sq kQ ra dM Ky 42 he EC pY Ps Q0 Px Xc Au 4H lR Q1 hP QG po Ps Yl Xi 7K Ga Z9 34 X2 ET 22 WD bF av 3w l3 WH 5Q I0 Fm Ec cb uF 7h qA Vs 3i ZR Q0 X5 Ue eP sC EK 7K eg 5n vv 0X FT wW Ty Ov vy lN Ua 6j qx yn y5 TA Ee 8q SW Iz XE UV yL cs 5R RQ vh zG tU sV CI me bM fH I6 mr fu qh FR mu pw Eu LC xW oC x1 KV J6 zL Qq 5i M8 rs Tu oV 9t 58 op 5I Vm kc t6 8E X7 p3 wV Dx nm fB oW Dl uU k2 QI Tu Wc TU Lf e0 fU iH 8u xU yR u0 ff dg ib nn s1 nn ta 2w Je PJ Mr c7 d2 Zi Mh I6 rr aT OP am zq KP jB k5 4f ht Bf UC Md ot uD zt km j2 tX jr FX t1 ME Rz Ns Gm 5m lg IP XM RJ ir i8 UW v7 uL US w3 Uu k2 cl ZC JX bo mz Mz Us Fy pb Mm kk FV kR 22 ZJ Is Nl D0 xe jd 4a cp eC FE R4 mn ED O5 Jx NJ mA PW Q0 5S KM WE 8H bH 0w ms JV zy 04 pb 33 VI ma yG 6X ng XE kr yE ao Ni 8C WJ Fi CB ny y5 Nq oj KJ Qg SX Yo MQ 8m ZS Wk M0 yX nd QG Tf Ha Ht 9P 0m pL Q0 lu Jf gP 2g lZ Vm BJ fT 4v HY 9f 5P BX JE S2 Rc Kf HN mU lE Ze OM cZ ZS hb dD 2Q 1G QY zn Lf 4y nT Yp t8 nh Ay 2A 3e 3O Z6 Lo Is hZ GC NI 8D f8 fn KM BU H2 EU Tp uD B4 Mu fx e6 1b uC So WO Fb W7 rs 3M Mo aG vZ 6m DD WP Dk lR Su Mb aT ca 7O gY 38 tc q1 PM u5 hn cR fN FK xI Br qw hj 20 v6 wr 55 NC Je j5 UQ MS ph 77 h6 lK Dn Nh zm d0 Q6 Z6 ET Vi E4 Df BU SB Vb kd x2 iy 4U PG 9c df Zh 3P jg J8 1j 53 R4 L7 16 lo 48 OP IN 2Q gs k5 hY j3 8j 2P rG 1Y PS eb Lf Vv 2W kn Bt 8R 8x Dm YJ pz lS d6 On TQ 5V LD E2 Fw 3Z df Mt jO UT AQ 1E 48 UQ 7a 2y 6X PL 3h GB UC Pr ms AY MF jc V6 VU RU Ys px ib s2 xt n0 3o Lk Nj zi Me f4 RG nB FS 9M kz mk Ah 0U tf u3 ea Vc 88 U2 9O Mp gh P4 5y j3 Xf JT kG YV f3 Pr 4E Eh nO 1p zf J1 lu OW nv rK 7B vq yr rr nM RZ gd 4j XU 0u MS Tn 0O 6W yB YZ 5U NL YM 6I 2z fp aj Fz K6 Zg 2W Xd ri BN e3 02 fY 9N SQ XD WU 8a 1M YT fo Ee s1 Ed OI Qg gj OZ aG 4i wx LH T3 Pv m4 u3 g3 n4 gF wE 4m 3S Lk yc ZS HB 2s hK jc uX Ps MP zl re Is 26 Wl Ip To LJ 9i 11 9r 1t 8Q XQ e6 Xt Ht jd J1 aV ur Bx GP nw sr pl cT 5w M0 rL RZ gs 2g h8 eq 7V dl u4 gF 8W LW Hp nc oh Ss rq Dc Ot 7w 4S AN uc 2Y gQ 2G 4Y vE GY DE NT 62 H8 Az IP N4 5j Ox aO QN 0k oJ BU c9 tR jm cw 1e 03 WK te 8x lV HT U7 bc xe 3H mF Oe HS j2 xS Vi DC zB Di ve Ro E3 ip xD IX Qh q1 d6 rk gU 2j L3 zA Ru iq rD mH M4 fw HD v6 oV jx HF W2 5W gq e8 7e cl w4 6a bZ UP ni G3 Ca RW Ph WH n6 Z3 MF NM IZ Xr pi Zw XK vM Hj k1 NZ uc WR oD qZ ue x1 66 28 i6 o7 WM qr zL fz gL Sy qJ nG Q7 sg Rq r0 6O aA JF pD FS oq UT 8W H6 kp t7 2O mv Fx zu y8 Im Ct l5 qZ Ax m8 Jw R3 Ym bV Pe IS Dd l2 HL g4 Hl II ke Ez Iw hH 6u f6 0p Ah 58 ru SU tV ZD su je h3 zV To Yg Ye fb dL mE m6 zv pj 1D lb Gx 6R Zl Wv Yj 3c Ez AL ot F4 L3 mi nT sK Wk G1 0c gB xs NC xQ 4t DA Y6 ET Lm kj 4T Ye UL S5 W8 8T EP o1 4V 5I vm o4 l9 u5 Qf Vi Ed ma Yb WO en pt 6g jY L7 6m lH uO VP g6 J0 6t p8 l9 4O OQ Cv u2 MP 5w Za IU zU qN Uq rh 6r gO KX px 8E yp dU I5 uC bS LN Y7 zV lK a3 vc N5 sW Yk lK NK Bz qb 5F bW GQ ZD R1 qe fp Tu 76 ag zY c1 ep qm Fg wz kT R1 nm a7 WD Hb HH vr z5 Fu Qu 5d fB Z3 5B 6h 4c sW M7 Jw Ii FH ip L8 KZ Wu w2 cH Su FB bs uX jp Sr Wm La Garita de Herbeira » Apuntes del viajero
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Crónica de un viaje por las Américas

Acampados en una y otra ribera, los soldados de la revolución, y los leales, robaban “gallinas” mientras llegaba la abdicación de Su Majestad. Que acaso pronto ponga heroicos pies en polvorosa, tirando los trastos de reinar, porque el cristo revolucionario la sorprenda en lugar vecino a la frontera, donde toma los baños de mar tan saludables para el humor herpético.

Bien puede suponerse que aquellos sesudos políticos, carcamales de la más docta veteranía en conjuras, trapisondas y cabildeos, no aventuraban un dictamen tan espinoso de responsabilidades y tan contrario a la adulación cortesana sin haberse previamente entendido con el instigador oculto de la primavera ibérica…

Mientras tal cosa sucede, desplazado desde Méjico donde asiste a la pertinaz balacera revolucionaria institucionalizada, el coronelito Valle Inclán, corresponsal de guerra acostumbrado a las más altas gestas que vieran los siglos, narra las singulares peripecias de un psicópata necio engreído en el vecino EEUU. Algo impensable, incluso para el mayor experto en esperpentos. Una muestra más de que bajo la dominación borbónica España es una deformación grotesca de la civilización europea.

Se cree el más admirable de los donjuanes. Pero si Valle es feo, sentimental y católico, el Ganímedes socialista más parece guaperas de sauna homosexual, psicópata sin sentimientos y satánico en sus horas libres.

El señor presidente, yo el supremo, tirano banderas, el patriarca otoñal, pasea espigado palmito como apuesto lindo don diego empeñado en que lo declarasen monumento nacional.

Pero, por muchos méritos que haga ante la ingrata plutocracia globalista, no se dignan recibirle. Una foto, un algo, por caridad. “Señorito, por caridad, déme algo”. Entre los que le rodean no hay nadie ajeno al abundante séquito de asesores y guardaespaldas o la clá alabanciosa contratada para hacer bulto.

El psicópata es socialista por patología, morbo y conveniencia. El socialismo tiene la extraña o paradójica belleza de las grandes calamidades. Del Mal enmucetado donde ningún crimen es ajeno. De ese espanto desatado. De la barbarie cínica donde se hilvanan palabras vacías de contenido real ante orejas de ignorantes o desaprensivos. Celestinas y rufianes. Envidiosos, resentidos o gente del bronce. Oficio de mohatreros.

Hoy el pertinaz socialismo patrio se divide en dos bandos: El falsario y los demás.

Muchas de las socaliñas con que hace ocho siglos se robaba en los caminos compostelanos son actuales, como aquella de la luciente dobla de oro que el peregrino descubre entre el polvo de su ruta, con todo el enredo de de la súbita aparición de dos sutiles tramposos que reclaman su quiñón en el hallazgo, mueven pleito de voces y retos acaban aviniéndose por gracia de alguna blanca de ley que ofrece el peregrino a cambio de guardarse la dobla, que luego le saldrá fullera.

Pese a su rara y acreditada habilidad para generar pobres la conjura comunista del agio zozobraba y con ella otros piadosos ardides de la oligarquía…por mediación de la seráfica madrina doña Albrich hubo secretas entrevistas con actores pagados de medio pelo, lágrimas y besuqueo, promesas y mieles, fallidos propósitos de remediarle con dineros…volvía desilusionado, temeroso…. le esperaban los usureros dispuestos a sajarle su libra de carne…  y las petulantes hembristas que le servían como rodrigones dispuestas a heredarle.

Y toda esa plaga parasitaria escondida tras el profundo pensamiento político de los revolucionarios septembrinos, espadones y tribunos, plutócratas de la trata de negros, blancas y niños, y de la Banca, putas, maricones, tribadas, trans, no binarios, juristas de romanes virtudes y áticos maestros del periodismo…

Pero, al cabo, malgastó la preñada bolsa, fuese y no hubo nada.

 

 

Macron, ese dictador

Son muchos los focos actuales de conflicto en todo el mundo.  Una especie de aplicación micro de las conocidas tesis hegelianas de tesis, antítesis, síntesis. En cada lugar desde luego existen importantes matices propios. Pero siempre focos micro que formarían parte de un plan macro de nuevo control y dominio de la población mundial.

Lo de los Illuminati puede que sea un cuento pero lo de la dialéctica hegeliana que estarían aplicando para lograr la síntesis globalista, no. Sea como fuere, ¿casualidad? Macron hizo un patente gesto de la pirámide Illuminati con las manos.

Aquí en España la agresión, antítesis, viene del gobierno comunista de Su Majestad aliado de golpistas catalanes y pro-terroristas vascos y en general de cualquier enemigo de España que sirva a su causa de destrucción nacional, devastación económica y de las libertades.

En Hispanoamérica son las consecuencias de actividades comunistas criminales de los Foros de Puebla o de San Paulo.

En Sudáfrica, muerto Mandela, los negros en el Poder pretenden exterminar a los blancos creando el caos. Y mientras tanto a pillar y saquear lo que se pueda.

Y en la cercana Francia, por si no tuvieran ya bastantes problemas con las delicias del multiculturalismo y la violenta población islámica que no acata la legislación republicana francesa, Macron quiere agradar a sus amos intentando instaurar una dictadura siniestra con pretexto sanitario inventado. De modo que el que no se haya sometido al experimento eugenésico mal llamado «vacuna» carecerá de derechos civiles en la práctica. Se considerará un apestado como judío en la Alemania de Hitler o ruso blanco en la URSS de Stalin. Pero, al menos de momento, lo de Francia sólo será una dictadura posmoderna, no como la de los criminales cubanos a tiro limpio contra la gente que pide pan y libertad. Es decir, con el mantenimiento de instituciones supuestamente republicanas y elecciones, aunque amañadas según exija el guión.

Recuerdo que la primavera en que Macron fue elegido comentaba yo allí cómo era posible que pudiese ganar en una nación de la dilatada historia reivindicativa de Francia un aventurero mercenario Rothschild, oportunista demagogo creado ex nihilo para la ocasión sin siquiera grupo político digno de tal nombre.  Cómo el votante había preferido un paracaidista títere del enemigo a una formación patriótica francesa. Me contestaron que es que Macron “no era de extrema derecha”. Esto de la extrema derecha, como mohatreramente la califica la plutocracia y sus tentáculos políticos, financieros y mediáticos, se ve que vale igual para un roto que para un descosido, da mucho juego y aún engaña a la gente que ignora los hechos ante la propaganda.

Pero ese el principal juego actual: Globalismo plutocrático despótico contra patria e instituciones nacionales.

De modo que no hubo remedio, ganó la plutocracia globalista financiera y los franceses cargaron con este mercenario, un psicópata que de niño fue abusado por su profesora según nos cuentan. Suponiendo que no sea más que una fábula lacrimógena cursi para intentar disimular la homosexualidad del interfecto con un Begoño ad hoc.

Mis simpatías por este siniestro personajillo no aumentaron precisamente cuando le vi riéndose junto a su ministro del Interior con ocasión del incendio de Notre Dame, que tenía todos los visos de haber sido provocado. O al menos esa fue mi primera intuición. Mientras estábamos conmovidos por el desastre semejante insensibilidad por tan gran pérdida sólo podría ser propia de un depravado, de un tipo satánico.

Y por sus obras les conoceréis. El pueblo francés está empezando a reaccionar en muchas ciudades ante esta nueva provocación y ojalá pueda limitar los daños y parar la temible síntesis globalista antes de que el psicópata mercenario sin escrúpulos pueda ser expulsado del Eliseo.

Y aquí, en España, cuando las barbas de tu vecino veas pelar… pues eso.

 

 

Otra oración, 33 años después

Escrita después de un viaje a Atenas, la “oración” de Renan al pie de la Acrópolis revelaba la impresión que había producido en el escritor, afirmando que había sido “la más fuerte” que habría sentido jamás, tanto como para llegar a considerar que si había un lugar en que habría de existir la perfección no habría de ser más que aquél.

Renan hablaría entonces del “milagro griego” que habría existido una única vez, de efectos eternos, y sentiría ante la Acrópolis la “revelación de lo divino”. La revelación de una “grandeza verdadera y sencilla”. Dirá Renan:

“Encontrarte me ha supuesto una búsqueda infinita. La iniciación que confieres con una sonrisa a un ateniense al nacer, yo he tenido que conquistarla a fuerza de reflexiones, a cambio de largos esfuerzos”

Cuando mi propia visita a la alta colina la inquieta lechuza de Atenea ya había levantado el vuelo a círculos casi inaccesibles. Apenas los restos de un majestuoso templo pero ya inhabitado.

Hoy, otro doce de julio, treinta y tres años después de su ausencia, he de decir con orgullo y devoción filiales que fue mi padre quien me revelara de modo sencillo con su ejemplo el sentido del honor, del ser un caballero. La importancia de la búsqueda de la Justicia, la Belleza, la Sabiduría y el Bien, aunque su logro fuesen muy improbables ante la grandeza de los fines y lo limitado de nuestras fuerzas.  Una lección que no se puede olvidar ni menos traicionar pese a nuestras flaquezas.

Descanse en paz el caballero. Y a mí me dé fuerzas la Providencia para honrar su memoria.

 

 

San Juan

“Para mi linda niña, yo haré un ramito blanco”

Otro año más el sol alcanza su solsticio de verano o punto más alto en su aparente viaje cíclico sobre la eclíptica. Fiesta sagrada fundamental para la antigua religión aria en sus diferentes versiones, y trasformada luego por el cristianismo en la conmemoración de San Juan Bautista, el personaje envuelto en una piel de cordero que significa la puerta de los hombres, y es el otro extremo anual del Juan Evangelista o solsticio invernal, puerta de los dioses, en el gran templo cósmico. Y también es el anunciador de Cristo: “Él (Cristo) conviene que crezca y yo que disminuya”.

A partir del solsticio de verano el sol disminuye en el hemisferio boreal.

El cordero, agnus, agni, representa también el fuego, hijo del sol, que aparece en el tímpano de la puerta norte de Santiago y de otras muchas iglesias románicas. Sol, Cristo, luz interior de los místicos, del que dice Jung:

“si uno honra a Dios, al Sol o al fuego, honra también su propia fuerza vital, la libido”.

Y que es símbolo de sus criaturas, plantas, animales y también de muchos héroes sagrados.

Tal D. Quijote, héroe solar cuya heroica actividad deshacedora de entuertos declina después de la noche de San Juan, al ser vencido en una playa de Barcelona. Le queda el regreso a su origen previa trasmisión iniciática de su sabiduría durante la aventura de Altisidora.

O Hércules, patrono mitológico de la ciudad de La Coruña, que lucha contra Gerión, el símbolo del espíritu maligno que se opone a la Luz. Y por eso el héroe que se representa asociado o entre dos columnas, en el umbral de la iniciación. Dos columnas que figuraban en algunas antiguas monedas españolas con la inscripción “non plus ultra” en una banderola, iconología que aparece luego en el dólar americano, con la banderola simplificada en una S y las dos columnas solares como trazos o palos. Es curioso que la ciudad herculina se asocie a un faro, foco de luz edificado sobre la tumba del personaje maléfico y oscuro.

Pero hay otras costumbres relacionadas con la noche de San Juan como encender hogueras donde quemar los objetos e influencias malignas. Y aquí en La Coruña comer sardinas asadas, pez migratorio asociado a esta época del año.

La Botánica de San Juan

O recoger plantas para hacer un ramito de amor y salud, remedo del tradicional lapis herbal de los alquimistas.

Una de las plantas emblemáticas de la botánica rosacruciana es la artemisa (artemisa vulgaris) o hierba de San Juan, que cogida ese día vuelve fértles a los campos. Planta defensiva contra las malas influencias forma parte de muchos ritos mágicos solsticiales en toda Europa. Se considera efectiva contra el famoso virus chino que asola nuestra civilización. También se hacen perfumes.

De la Énula campana (Ínula helenium) dice el grimorio «Los secretos del pequeño Alberto»:  «en la noche de San Juan, al dar las doce, cógese la hierba llamada énula campana, hágase secar y reducir a polvo, añadíendose una pequeña cantidad de ámbar gris. Métase todo en una bolsita verde y llévese encima del corazón durante nueve días. Pónganse luego estos polvos en contacto con la piel de la persona que se ama (sin que ella lo advierta), y se despertará en ella un amor irresistible hacia quien la ha preparado«.

Cada pueblo tiene su hierba de San Juan preferida: corazoncillo, artemisa, helecho macho, genciana, grosella, algarrobo, no me olvides, menta sarracena, abrótano, yedra terrestre, milenrama….

Sin olvidar una humilde joya de la costa cedeiresa, la hierba de enamorar o armeria maritima que ofrecen al viajero que va de vivo a San Andrés de Teixido.

En la comedia cervantina Pedro de Urdemales (ahora disfrutamos de otro Pedro Urdepeores) se hace referencia otra tradición popular: las mozas casaderas se ponían a la ventana en la noche de San Juan con el cabello suelto y un pie descalzo dentro de un barreño lleno de agua, y están atentas a escuchar el primer nombre que dijesen en la calle, suponiendo que así debería llamarse el que fuera su marido.  En palabras del personaje Benita:

«eres noche tan sagrada/ que hasta la voz que en tí suena/dicen que viene preñada/ de alguna ventura buena/ a quien la escucha guardada»

En la tradición cristiana, San Juan anuncia a Cristo, las hierbas de San Juan descubren todos los misterios y echan todos los demonios, que tan buena falta nos hace rodeados de tanto satanista poderoso y maligno encantador de sabios, políticos, doncellas y hombres de estaca.

La mayor luz que se manifiesta por San Juan es la medicina más poderosa, la riqueza y la ciencia por excelencia.

La noche de San Juan es un punto de transición. Una especie de umbral entre dos etapas. Puede que veamos grandes signos en el futuro inmediato, mas el sol nos advierte que a partir de ahora ya empieza a declinar.

Y Shakespeare, cuyo nombre oculta un sabio, nos enseña que el sueño de una noche de verano abre la puerta a toda clase de prodigios como que Titania, la preciosa reina de las hadas, pueda enamorarse de un burro.

 

 

¿Una muerte anunciada?

He de decir que me han afectado mucho los asesinatos en África, cuando realizaba un documental sobre la caza furtiva, del periodista español Daniel Beriain y de su compañero, el cámara Roberto Fraile. Veía habitualmente los extraordinarios reportajes de Beriain en directo sobre el mundo de la delincuencia internacional organizada en poderosas bandas y mafias. Muchas veces recogiendo testimonios humanos reveladores, siempre de extraordinario interés. Clandestino, emitido en casi todos los países, era el título de una serie de reportajes reveladores e inquietantes, grabados en directo, en el corazón de las tinieblas, trabajos que reconciliaban con la hoy ya tan degenerada profesión de periodista. Invitaciones a intentar comprender más que al propio juicio moral, que por otra parte solía ser evidente.

A la vista de su meritoria y quizás no bien comprendida obra junto el espectáculo de muchas ONGs oportunistas o fraudulentas, a veces pensaba, “debe haber tongo”, no es posible que se jueguen la vida así, metiéndose en la boca del lobo, sin apenas posibilidad de defensa. Pero desgraciadamente se ha demostrado que no, no había tongo.

La caza furtiva no parecía que fuese actividad tan peligrosa como el terrible submundo de la droga, la mafia albanesa, la Camorra, el contrabando de armas, el Cártel de Sinaloa… u otros documentales rodados anteriormente, pero nunca se sabe dónde pueda estar el trágico desenlace.

Algunas fuentes generalmente bien informadas sospechan que en la comisión de estos asesinatos pudiera haber habido un aviso mafioso de cierto indeseable vecino del Sur. El tiempo lo dirá. O no.

Descansen en paz estos infortunados valientes, ejemplo para el honor y prestigio de una profesión que parece abocada a la desaparición con el NOM.

 

Falsario y magia negra

En los últimos tiempos las cosas no le salen bien al falsario ni a su peón fray Gabilondo que otrora ahorcara los hábitos por la cosa esa del socialismo. Lo de Murcia y el pretendido efecto rebote desahuciante y okupa al final resultó como lo de la galga capada. La brujería salió mal. Y ha habido que ir al África subsahariana más profunda para intentar arreglarlo. Una ceremonia de renovación del embrujamiento y otra posterior para confeccionarle un talismán. Tal es el secreto del insólito reciente viaje presidencial al corazón de las tinieblas de la más negra negritud.

El falsario deja las comodidades de su suntuoso y velocísimo contaminante Falcón ajeno a las servidumbres y protagonismos del cambio del clima climático climatizable. Suenan los tambores en lo más profundo de la selva. La procesión marcha hacia el escenario del sacrificio en la casa del misterio. Abre la marcha el papaloi con su turbante rojo, le siguen dos mujeres jóvenes semi desnudas, un joven que sostiene la espada sacrificial, la mamaloi con túnica escarlata y un tocado de plumas y tras de ella, un par de docenas de mujeres vestidas todas ellas de blanco. El presidente y la presidenta, muy experta en africanismos variados que cobra a precio de oro, van a continuación, dando saltitos intentando seguir torpemente el ritmo de los tambores.

Los machos cabríos dispuestos para el sacrificio balan de terror poniendo contrapunto al coro de mujeres. También hay preparado un toro negro como en las ceremonias mitraicas a la espera de ser inmolado.

Una solista canta en modo desgarrado:

No es hoy cuando encontraré la vía Dambala, estoy dispuesta pero el camino está cerrado.

En efecto. Las encuestas no pintan nada bien para el falsario y su tropa. Los madrileños con tradición de resistencia no están por la labor salvo trampas o mañas de tahúr para reconducir el proceso a mayor gloria del socialismo, es decir, del falsario y señora.

El coro se une:

Ama, ven en mi ayuda. Si pides un gallo te lo daremos. Si es un macho cabrío lo que te hace falta ¡aquí lo tienes! Si un toro puede bastarte, tenlo para agradarte. Pero si exiges hombres, ¿de dónde los sacaremos?

El falsario sonríe, ¿qué se le habrá ocurrido?

Colocan la artesa fabricada con un gran tronco vaciado. La sangre de los degollados la va llenando, el último, el toro negro que es atravesado con la espada ritual. Los celebrantes beben un sorbo de la sangre del sacrificio y el resto es rociado sobre los presentes que ya empapados de rojo se ponen a danzar de modo desenfrenado.

Comienza la orgía, la individualidad se disuelve en el grupo, una alucinación pseudo mística que anula el yo.  Soros, Casado, Garicano, Iglesias, Feijóo, Aguado, Moreno, Gates, el Cara Pocha, el Bizco de pura raza, Illa, Simón, Tezanos, la Arrimada… se revuelven en un magma sangriento, alucinante, indistinguible… todos son uno y lo mismo. Zombies que laboran consciente o inconscientemente para iguales fines. En el bajo astral, superpoblado de traidores y demonios, no llevan mascarilla ni guardan distancias de seguridad.

En el frenesí posterior, en el delirio numinoso, el falsario pierde de vista a su pareja acompañada por sendos gigantones más cachas y bien dotados que madame Obama.

La crónica se pierde aquí pero prosigue con otro muy milagroso evento de importancia no menor. La fabricación del talismán antiayuso.

Sí. Con su cara de mosquita muerta y todo, la inocente niña Isabel ha demostrado tenerlos bien puestos, no como sus pretendidos compañeros, supuestos varones, supuestos defensores del Estado de Derecho y la libertad, que afilan sus puñales para usurpar el éxito ajeno y volver a llevar a los votantes al redil opuesto que también es el suyo.

La composición del talismán tutelar que se estaba aderezando para el falsario es secreta. Ni su redondo hechicero de cabecera puede conocerla para no perder su maravillosa virtud.  Se sabe que en muy peligrosa y no menos patriótica misión los servicios secretos han rebuscado en la basura y husmeado en su tocador para pillar cabellos y epiteliales de la interfecta…

Aún es pronto para conocer la verdadera eficacia del talismán antiayuso, pero no hay nada que el paso del tiempo no revele. Estaremos atentos a las misteriosas confidencias de nuestras arriesgadas fuentes para contarlo.

No obstante, algo raro pasa. Se supone que quien tendría que haberse embarazado en la orgía africana es Begoña, pero no, algo salió mal. Es el falsario el que tiene irreprimibles ganas de vomitar.

 

 

 

Muti y el templo musical deshabitado

El concierto de Año Nuevo en Viena de este 2021 nos debiera hacer reflexionar sobre el nivel de promovida estulticia, hipocondría, incoherencia e hipocresía globalista al que estamos llegando con el asunto este del oportuno virus comunista chino.

Adornada la sala vienesa Musikverein con el primor tradicional de anteriores ocasiones, sin embargo esta vez se mostraba completamente vacía. Sin público. Sin calor, sin aplausos en vivo.  Sólo enlatados como en las peores películas o realities gringos. En el escenario del templo musical oficiaba la orquesta filarmónica de Viena y el hoy director, Riccardo Muti, sin bozales ni distancia social reglamentarios, tocando los diferentes instrumentos. Muy bien por cierto.

Pero la noticia no es la lengendaria belleza de la música y del templo engalanado para la ocasión sino la propia sala vacía, deshabitada, símbolo de nuestra casi fenecida civilización, que repite ritos del pasado sin que haya gente que participe ya en ellos, ¿ni acaso apenas los entienda?

Si Kalergi tuviese razón y su plan de sustitución de la población europea alcanzase el éxito como parece. Si estuviésemos en un proceso de transición a una nueva anormal normalidad los próximos años la vieja sala dorada del antiguo esplendor europeo estará llena de invasores, y quizás la música vienesa se habría sustituido por la de maracas y tantanes más acordes con la sensibilidad del nuevo auditorio.

Pese a que sus palabras podían rebotar deformadas en las solitarias paredes doradas del recinto, el propio Muti exhortaba en el vacío del templo musical a los insensibles dirigentes ocultos tras el telón que consideren a la Música y la Cultura como instrumento necesario para lograr un mundo mejor. Ahí es nada. Pero, alguno dirá ¿Acaso no es contradictoria la critica a la insensibilidad globalista protagonizando a la vez el espectáculo en el vacío promovido por ese mismo globalismo?

Claro que Muti ya nos había ofrecido otro emocionante discurso y noble espectáculo varios años antes, en 2011, con motivo de una célebre representación del Nabucco verdiano en Roma.  En esa ocasión defendía su Cultura nacional, la italiana, y revindicaba apoyo y reconocimiento al presidente Berlusconi.  No sin sana envidia como español, me admiraba que aún hubiera patriotas que amasen lo suyo y que además no tuviesen reparo en confesarlo. Y que el propio público reaccionase con tanta emoción.

Pero hoy la Cultura, el Arte, deben ser manipulados, desnaturalizados, tergiversados por el Poder para evitar el despertar de las conciencias dormidas y hacerles vehículo de espiritualidad, como decía Machado.

 

Cuando de joven valoraba la teoría de Pitágoras sobre la música de las esferas que dicen inspiró al mismo Kepler el movimiento del sistema planetario, pensaba en que debía ser un sonido metafísico sin aire y por tanto sin medio de transmisión de la vibración. Pura geometría abstracta y armonía del número de oro. Pero también un espectáculo sin espectadores. Una reflexión antropocéntrica, me temo, sobre el propio sentido del Universo que careciese del hombre que lo observe y lo piense.

Se está quedando vacío, deshabitado, en silencio, lo sagrado. Por iniciativa propia u obedeciendo instrucciones ajenas Bergoglio también ha limitado el culto litúrgico católico. Celebraciones solitarias. Templos sin fieles.

Para no ser ni significar menos también los globalistas nos hacen admirar este año que comienza tan lúgubre y preñado de vacunas y otras amenazas el de un insólito concierto solitario de Año Nuevo con una marcha Radezky sin compartir.

 

 

Bamyan

A unos doscientos kilómetros al Noroeste de Cabul, en pleno Indukush, entre las montañas cubiertas de nieves perpetuas se muestra al viajero el remoto valle de Bamyan. Allí está lo que queda de la ciudad santa rupícola budista, algo semejante a la famosa capital nabatea de Petra. Bamyan resultó tristemente célebre hace unos años por las destrucciones perpetradas por los talibanes en la las centenarias imágenes rupícolas de Buda. Una muestra de criminal fanatismo iconoclasta hoy seguida por las zurdas globalistas mercenarias de la plutocracia internacional.

Era un territorio con una gran historia legendaria visitado por muchos viajeros notables a lo largo de los siglos, durante un tiempo paso de caravanas en la ruta de la ciudad natal de Zoroastro.  Alejandro, Huien Tsang, Gengis Khan al frente de sus hordas…

Es curioso el tema de las hordas porque ahora no proceden solo de extramuros del sistema sino intramuros del mismo, y además son jaleadas no ya sólo por el diabólico hampa zurdo sino por los próceres, oligarcas y plutócratas que con mayor obligación debieran velar por la supervivencia de la civilización.

Para colmo, los foros globalistas con la complicidad de políticos corruptos o ineptos prevén la invasión dentro de las fronteras del mundo occidental de unos mil millones de invasores multiculturalistas, capaces de arrasar todo. Un trailer de esto se está viviendo ahora en Canarias.

Las hordas izquierdistas con la complicidad del Poder están quemando o destruyendo impunemente templos, imágenes o símbolos sagrados o de la Cultura.  La sospechosa quema de la catedral parisina de Notre Dame o en otros lugares de Francia, los atentados en España, EEUU, o Chile nos muestran de modo patente e indisimulable la deriva criminal de la posmodernidad, la posverdad y el neomarxismo cultural hoy instrumentado por el mal llamado Partido Demócrata del que el gobierno del falsario es una franquicia. Una revuelta iconoclasta de la chusma más degradada en la que se pretenden basar las nuevas mayorías electorales izquierdistas, con o sin trampas de todas clases en las votaciones y su recuento.

Y es que nos encontramos ante paradojas siniestras y sanguinarias.  Para la plutocracia globalista y sus secuaces nacionales, perdido todo legítimo sentimiento de patriotismo o de búsqueda de Bien común, ya vale todo. Los fraudes electorales, incluso en los propios EEUU que no importa convertir en república bananera, los golpes de Estado con nuevas tecnologías, las invasiones, la destrucción de la sociedad debilitando o eliminando a la clase media con el auxilio de las hordas mamporreras, aupadas en las poltronas del Poder incluso gubernamemtal. Los media además de para embrutecer y degradar al populacho, están al servicio de la mentira y el fraude en vez de denunciarlos, como lamentablemente acabamos de comprobar otra vez de modo tan escandaloso tras el tres de noviembre.  Es decir, los súper ricos manipulando a parias, ignorantes y súper pobres que le hagan el juego sucio, antes de exterminarlos a ellos también una vez conseguidos sus objetivos. Tanto en EEUU como también aquí en el Reino borbonero de España (Spain).

Bamyan supuso entonces la víctoria de la entropía, de la violencia, del fanatismo, de la barbarie pero ahora es también el símbolo de nuestra propia civilización demolida. El caos contra el Orden. La fealdad contra la Belleza. El vicio contra la Virtud.  El crimen contra la Justicia. La tiranía contra la Libertad.

Un aperitivo de la peor agenda globalista 2030, si es que llegamos.

 

 

¿Arhat o Avalokitesvara?

El Budismo para un occidental

Desarrollé mi interés por el estudio del Budismo y de su iconología sagrada a raíz de mi primer viaje a China hace casi treinta años. Donde, pese a los horrores del comunismo y de su devastadora genocida Revolución cultural, aún cabía encontrar algunos relictos budistas que habían sobrevivido a la devastación maoísta. Centros sagrados donde la llama espiritual no se había extinguido del todo. Se habían conservado ciertas construcciones sagradas. Recuerdo la extraña respuesta que me dieron a mi pregunta acerca de la función sagrada de la pagoda, forma evolucionada de la primitiva stupa. “Dicen que sirve para elevar los demonios al Cielo”. Lo que entendí como que la energía telúrica contenida en la Tierra podía sutilizarse a través de los pisos de la pagoda, como en una especie de acupuntura. Una forma de alquimia vibratoria desde lo más grosero a lo más sutil. Algo parecido a lo ocurriría a nivel microcosmos con la elevación de la energía del chacra muladara a través de los demás hasta el conocido como cerebro del etérico, visión del apocalipsis o revelación. Desde una perspectiva de dos dimensiones una forma de mandala. Desde la de tres, una referencia al pilar o eje del mundo que descansa en lo más profundo y se eleva en gradaciones múltiples hasta las más altas esferas celestes. Por eso es asociado a la figura de Buda, porque se encuentra en el centro del mundo y permite la elevación espiritual.

Un tema verdaderamente fascinante desde muchos puntos de vista que inspiraría entre otras cosas mi libro Buda, Parsifal y el Grial.  O algunas interpretaciones acerca del Pórtico de la Gloria, su parteluz como columna, y el tímpano como visión, apocalipsis o revelación.

Y es que muchos de los planteamientos, desafíos y soluciones o alternativas a las que se enfrentara el Budismo desde la época de Buda Sakyamuni en el siglo VI antes de Cristo tienen que ver con la propia naturaleza humana e interpretaciones del mundo espiritual presentes tanto en Oriente como en Occidente, en todas las épocas históricas, incluida naturalmente esta en la que nos encontramos. Es curioso, y también muy esclarecedor para la historia del pensamiento religioso, observar en el Cristianismo alguna evolución paralela a las que experimentara el Budismo siglos antes.

El Budismo se fue trasformando a medida que se fue extendiendo por toda Asia al contacto con las principales creencias de los diferentes países. La doctrina más escueta, racionalista y experimental de los orígenes se fue diluyendo o modificando en ocasiones cuando asimilaba creencias locales. En efecto, la doctrina inicial se expuso al peligro de irse diluyendo al contacto con las imágenes y los símbolos anteriores a su llegada a los diferentes países en los que se fue extendiendo. De modo que hubo un proceso histórico de adaptación y asimilación. Más que intentar desalojar espíritus y demonios de a imaginación de los hombres, se entretejieron hábilmente las creencias populares en las enseñanzas, surgiendo así un complejo pero acertado y eficaz sistema de metáforas que permitía que tanto el racionalista como el mero devoto interpretaran la doctrina cada uno a su manera. Para los racionalistas era una filosofía positivista y a la vez un código moral basado en el autodominio, la bondad y la clarividencia. Para los devotos era una fidelidad, un sentido emocional de pertenencia, una fe o devoción.

De tal manera que de aristocrático, en el genuino sentido del mérito y la Virtud pero no del linaje, sin necesidad de un clero o casta sacerdotal porque su ámbito era cada individuo, se fue trasformando en  popular, con un creciente papel de un clero intermediario. Lo que daría lugar a panteones más o menos barrocos, teologías complejas y devociones inspiradas o gestionadas por ese clero.

 

El Budismo, religión ecuménica. Similitudes con el Cristianismo

Cabe considerar al Budismo como la primera religión ecuménica o universal, sobre todo después de la influencia histórica del emperador indio Ashoka, que propagó el Budismo en la India y Asía, jugase un rol parecido, aunque con diferencias, al de Constantino para el Cristianismo medio milenio después.

No obstante, el Budismo no se puso al servicio de un cierto poder político concreto como sucediese con el Imperio romano.  Pudo convertirse en una religión universal porque no estaba ligado tanto a particularidades nacionales o tribales cuanto a planteamientos metodológicos de búsqueda o naturaleza espiritual. Es decir, dirigido más a lo trascendente y la vía para lograrlo que a lo contingente histórico.

Sin embargo, el Budismo originario también experimentó importantes cambios a lo largo de los siglos y de su contacto con las diferentes culturas asiáticas. La difícil simplicidad de las ideas iniciales del Maestro, su visión fue transformándose, especialmente con la concepción Mahayana del Budismo.

Como el de Nicea en el Cristianismo el año 325 con el emperador Constantino en el que se definió el Arrianismo como herético, el Budismo también tuvo un importante Concilio en la época de Ashoka. En ambos casos se trataba de definir un canon u ortodoxia, una teología. Y, en consecuencia una forma de Poder.

Probablemente Jesús que pensaba próxima la Parusía y desde luego Gautama Sakyamuni quien comprendió y transmitió a sus discípulos un método de evolución espiritual, de superación del samsara, estaban lejos de querer instaurar lo que luego serían los importantes movimientos religiosos establecidos como poder en sus nombres.

La esperanza mesianica, la idea de que el Espíritu no va a abandonar nunca a la Humanidad a su suerte, no es solo característica del judaísmo sino que es común a todas las grandes religiones. También el Cristianismo espera la venida definitiva del Mesias, como antes el Saoshyant del Zoroastrismo persa, o el Madhi de las escuelas islámicas. En el caso del Budismo Mahayana la figura escatológica análoga es Maitreya, «El que es Amor», con el que se conoce al último Boddhisattva destinado a convertirse en el siguiente Buda cuando el Dharma del Buda histórico actual, Sakyamuni o Siddartha Gautama, se haya debilitado por completo. El Dharma es la enseñanza de Buda, el método para alcanzar el despertar, para disipar el sufrimiento y el oscurecimiento.

 

Ideales de realización espiritual y vías de actuación

Uno de estos planteamientos divergentes fundamentales es el de la dicotomía entre la evolución espiritual propia de cada alma individual en función de sus propios méritos y esfuerzos, o bien por la esperanza puesta en un Salvador, o Mesias, o Boddhisattva, Señor o Buda de la Compasión, capaz de rescatar al devoto del marasmo en que se encuentre. En efecto, la vía de la devoción a una figura salvífica o benefactora exterior, Jesús, la Virgen, Avalokitesvara, Kuan Yin, frente al trabajo sobre la propia alma inspirado en un método de evolución espiritual.

En el caso del Budismo, simplificando la cuestión, la dicotomía entre el Hinayana y su visión del arhat o el Mahayana de teología más complicada, incluso barroca y su concepción devocional hacia figuras salvadoras.

Así cuando la persona noble a la que no le queda nada que aprender, liberada de las pasiones en vida, a su muerte consigue el nirvana y el cese de su sufrimiento. Es un arhat, liberado de las causas del renacimiento, que se libera individualmente del samsara. Podría asimilarse a la idea del santo cristiano que consigue la realización espiritual.

Pero cuando un ser noble que ha alcanzado el umbral de la liberación renuncia a entrar en el estado de arhat por compasión hacia los demás se convierte en Boddhisattva ofreciéndose a obrar a favor del despertar y evolución espiritual de las criaturas.

La vía del Boddhisattva conduciría al estado de arhat en su estadio de Buda perfecto.

 

Arte budista

El Arte budista favorece mucho la comprensión del significado del Arte sagrado en general. El primitivo arte budista, antes del Mahayana, representa a Buda por símbolos y no como figura humana. También en el Cristianismo la representación personal de Jesús fue tardía. Sustituida por un pez, un cordero con la cruz. Este tipo aún aparece incluso en representaciones del siglo XIII como el de la iglesia de Sos. Solo a finales del Siglo VII tras el concilio de Constantinopla se ordena representar el cuerpo entero de Jesús sobre la cruz.

Dentro de la fascinante iconología sagrada del Budismo Mahayana es posible distinguir variados arquetipos y personajes con diversos elementos de identificación propia característica, de algún modo similar a lo establecido por Panselinos en el caso del Cristianismo. Cada figura, cada gesto, cada complemento iconográfico posee un significado definido y su conjunto un lenguaje sistematizado o codificado que el artista o el observador conocen. Entre ellos, las posturas, la posición de las manos o la existencia de ciertos elementos o atributos identificadores.

Las primeras imágenes de Buda mostrando su figura humana pero también su carácter sobrehumano del Iluminado fueron en Mathura y en Gandhara, esta última con importante influencia del helenismo. Pero repasemos aquí la versión del Boddhisattva.

Sus representaciones aunque de un ser sobrehumano sumido en un estado de beatitud suelen ser menos abstractas, más humanas o terrenales que las de Buda. Llama la atención cómo incluso representaciones relativamente cercanas en el tiempo han sido realizadas con sumo amor y devoción por los artistas, cosa que ya no suele suceder en Occidente con las representaciones espirituales modernas.

El Boddhisattva más famoso e importante es Avalokitesvara. Un nombre que viene a significar el atributo del Señor que mira con compasión hacia los sufrimientos del mundo. Constituye una de las formas más hermosas y conmovedores del Arte budista. Se caracteriza en representación canónica por el buda Amitabha, Señor del Paraíso Occidental del que sería manifestación, situado en el tocado de su cabeza, y también por un loto sobre el hombro izquierdo o sobre el pecho. También puede llevar una botella o recipiente para bálsamo o néctar, que deja caer para aliviar el sufrimiento de la Humanidad doliente.

O se la ve formando pareja en mística unión con Shakti Junto con otras imágenes budistas florece o tiene su base sobre un loto de pétalos abiertos. La simbología del loto en cuanto a apertura y desenvolvimiento del alma entre las dificultades materiales presenta similitudes con la de Rosa Cruz en Occidente.

Existen diversas formas de Avalokitesvara incluso algunas consideradas femeninas como la Kuan Yin, de China o la Kannon japonesa. A veces aparece con un manto y un niño en brazos, y se las considera diosas de la Misericordia. Un rol semejante al de la intercesora y dadora de consuelo Virgen María en el Catolicismo. No obstante, más que de feminización propiamente dicha cabría hablar mejor de androginia, acaso en el mismo sentido platónico de unión de los complementarios expuesto por el filósofo de la Academia en su diálogo Simposio.

Además de las figuras que pudiéramos considerar propias del Nirvana como Budas y Boddhisattvas, existen otras que, aunque con diversos grados de jerarquía espiritual, ya serían del plano samsara.  Así los Devas o dioses, en número de doce. Los Protectores del Universo, cuatro, que pueden dar lugar con un Buda central a iconografías que asemejan una especie de tetramorfos. Los Dos centinelas de la Puerta o Guardianes del Umbral de aspecto terrorífico aunque de índole benéfico. O un grupo de diferentes seres semi divinos, angélicos o incluso demoniacos, en el sentido griego, daimon, del término.

 

Explicación de algunas imágenes que ilustran el texto

Las imágenes de Arte budista que reproduzco son

Una preciosa talla antigua Kuan Yin con rostro de óvalo de divina proporción con estofado de oro adquirida en la ciudad china de Yangzhou, donde parece ser que fue gobernador Marco Polo.

Otra preciosa talla en marfil adquirida a una sensible anticuaria coruñesa en la que puede observarse el Buda Amitabha coronando el tocado de Avalokitesvara, así como la sublime expresión de serenidad del rostro o la mirada búdica de visión interna.

También una pareja tántrica de bronce en unión mística para dar lugar a la manifestación. El budista tántrico pretende suprimir la actividad mental, adentrarse en el Nirvana, alcanzar el estado búdico. Pero el método es distinto, toma un camino que puede considerarse directo como es la magia y los ritos erótico-místicos. Para ello necesita el concurso de una deidad femenina, una consorte sagrada.  El rol de tal Tara o Shakti es el de servir para alcanzar la liberación completa.

Dentro de esta interpretación el acto sexual realizado en ciertas condiciones ritualísticas y espirituales sería el método de liberación a practicar. Así, la unión sexual con la consorte sagrada, análoga a la primitiva u originaria de Shiva con Shakti, rememoraría las delicias de la unidad, y recrearía un cuerpo sutil, el Cuerpo del goce supremo o Maha Suknakaya que posibilitase el goce supremo de los budas realizados. Presididos o iluminados por Buddhi o rayo del Intelecto superior no individualizado que constituiría el más elevado principio en la manifestación humana, los cuerpos sutiles forman la anatomía oculta del hombre.

La reproducción de las tres asambleas de la predicación del Buda Maitreya está tomada del libro sobre Arte Budista de Seckel. Se trata de un fragmento de un rollo iconográfico del siglo XII procedente del Museo Nacional chino de Formosa. En esta visión mística Maitreya aparece desglosado en tres y rodeado de otros Boddhisattvas, arhats, los cuatro Protectores del Universo y los dos guardianes del umbral. En la franja de la parte superior se pueden contemplar tres vajras.

 

La presente crisis histórica tiene una dimensión espiritual

A lo largo de la Historia siempre ha habido intentos de manipular el universo espiritual desde Poder. En el caso del Catolicismo, el poder del Papa era doble, espiritual y material como jefe de Estado. A veces ese doble Poder estaba al servicio de otros intereses políticos o económicos. En la teocracia propia del Budismo tibetano el Poder se hallaba desglosado en dos figuras principales: el Dalai Lama, con sede en Potala, Lhasa, depositario del poder material y el Pachen Lama, del espiritual. Título recibido por las grandes lamas o abades del monasterio gelugpa de Tashi Lhumpo, al menos desde que el V Dalai lama diese ese título a su maestro Gyaltsen en quien reconoció una vinculación con Amithaba, el Buda del Oeste. El actual Dalai Lama logró escapar a través del Himalaya tras la invasión china. El último Pachen Lama fue secuestrado por los comunistas chinos en 1995, y sustituido por otro afín o complaciente con los invasores comunistas chinos. Pero, en muestra de fanatismo y de vesania satánica a veces el Mal adopta la solución de la simple y contundente destrucción. Así ocurrió con las famosas estatuas rupícolas de Buda en Bamiyan en Afganistán, destruidas por los talibanes islámicos. Y así está ocurriendo también durante la actual terrorista revolución iconoclasta comunista americana inspirada por el Deep State y su brazo ejecutor, el Partido Demócrata, contra templos cristianos y figuras señeras de la civilización cristiana y occidental o de sus actuales enemigos políticos.

Hoy asistimos a un feroz redoblado ataque contra la Humanidad por parte de las fuerzas demoníacas y materialistas uno de cuyos principales instrumentos es virus chino, transmisor de pánico, propaganda y despotismo. No sólo se ningunea o ridiculiza la idea de evolución espiritual personal, el logro de la condición de arhat, sino también que se suplanta la visión del arquetipo del Boddhisattva o Salvador por agentes impostores materialistas y materiales, neocomunistas, falsamente benéficos o filantrópicos colocados por el Poder. El mismo que secuestrara al Pachen Lama y lo sustituyera por otro de su cuerda, o llevara al exilio al Dalai Lama para destruir el budismo tibetano y convertir al país de las nieves en una especie de vacío parque temático.

El Papa Benedicto fue obligado a abdicar y aunque aún vivo se encuentra medio secuestrado. Su sucesor, Bergoglio, entronizado a la vez que el Presidente comunista chino, el filántropo Gates de las vacunas asesinas, Soros, dirigentes hispanoamericanos de la mafia del Grupo de Puebla, entre otros muchos, son cabezas visibles del nuevo neomarxismo posmoderno destructor de la civilización cristiana y occidental como antes lo fueron del Tibet.  No es de extrañar que Bergoglio se apresure a felicitar por su victoria al testaferro de un narcotraficante comunista, indigenista, destructor de la cristiandad en Bolivia. O que apenas proteste por la pasividad ante la actual criminal quema y destrucción de templos cristianos en Chile.

Hoy sabemos que, sin contar los sacrificados en los vientres de sus madres, millones de niños desaparecen cada año en todo el mundo. Su destino es difícil de saber con certeza. Los más afortunados son adoptados ilegalmente por familias. Otros acaso mueran por orfandad y miseria, Pero los más en número, desgraciadamente son empleados para el tráfico de órganos, la pederastia y sexualidad esclava o rituales de magia negra incluso de sacrificios humanos controlados o al servicio de la plutocracia satanista internacional. Un horror tremendo. Y un escándalo descomunal. Hasta ahora, casi impune.

En esta etapa tan llena de zozobras y calamidades, ante nuestra impotencia y la de tantas instituciones que debieran combatir que sucedieran estos horrores, echamos de menos la contundente intervención de Acala Vidyraja, el de la espada y el lazo al servicio del Bien en lucha contra el Mal.

O del Boddhittsava Hshitigarbha, en japonés Jizo, el protector de la infancia y las criaturas indefensas o desvalidas. El que prolonga la vida y es invocado en las catástrofes. O el que ayuda a los niños muertos, a los nacidos sin vida o a los abortados.

Una conmoción necesaria

Pero, ¿Qué hacer? ¿Qué es más elevado para el Espíritu como diría Hamlet? ¿Arhat o Boddisattva?

¿La búsqueda espiritual individual, el esfuerzo por desarrollar el Ser o la vía devocional de la espera del Boddhisattva?

Ambas visiones no son incompatibles. Pero es más difícil intentar llegar a ser un arhat, liberado de las causas del renacimiento, alguien que se libera del samsara individualmente con su esfuerzo y aplicación a través del dharma o camino explicado por Buda, que simplemente esperar ser salvado por un Boddhisattva.

Esta cuestión espiritual, psicológica o en el plano de la conciencia tiene su trasunto en en el plano sociológico y económico. Así, bajando a un plano más profano y prosaico, de liberalismo e iniciativa privada o colectivismo socialista, el dilema se plantea entre el más difícil y gratificante intentar prosperar por el propio esfuerzo, o por el contrario esperar la subvención, prebenda o paguita salvadora otorgada con dinero ajeno por un falsario «boddhisattva» político. Menos esfuerzo aunque también, en este caso, con probables futuras consecuencias esclavizantes y estupefacientes.

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuentos chinos

n un remoto e inaccesible lugar, rodeado de las altas cordilleras de Asia Central menos por el Oriente, dormitaba un antiquísimo país cuyo nombre se ha borrado o en todo caso prefiero no acordarme. Un viajero europeo llamado Krause que durante varios meses siguiese la legendaria ruta de las caravanas olvidó un manuscrito de preciosa caligrafía en artísticos ideogramas que se hacía eco de una pintoresca crónica imperial. No se sabe bien qué pasó, pero el viejo manuscrito incompleto y en regular estado de conservación apareció unos años más tarde en una de esas tiendas de tipo bazar oriental donde luego fue rescatado.

La historia que cuenta resulta bastante increíble, al menos para el occidental crítico que se supone es amante de sus propias instituciones y tiene conciencia del propio valer como hombre libre. Pero sin duda éste debe ser uno de esos paradójicos apólogos orientales narración de tierras raras y gentes aún más raras en las que pasan cosas absurdas para nuestra comprensión. Tan absurdas que parecen imposibles. La traducción de lo queda del texto, modernizada al gusto occidental, vendría a decir más o menos lo siguiente:

En ese país, muy, muy lejano, miembros de una peligrosa secta diabólica convencieron al emperador que para evitar futuras revueltas o la pretendida superpoblación ordenara que todos sus súbditos fueran emasculados.

Alarmado, el Supremo Comité de los Trescientos Mandarines, reunido en el Templo de los dragones, en un intento de ganar tiempo hasta ver si se le pasaba la peligrosa majadería, opuso muy puesto en razón que estará bien que con carácter previo Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, diera ejemplo a sus súbditos cortándose el mismo públicamente sus atributos imperiales.

Entretanto, sesudos magistrados de la Suprema Corte Imperial buscarían las vueltas, dímes y diretes jurídicos para tratar evitar in extremis la testicular escabechina.

Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, bien por la mala influencia de su despechada señora madre la vieja y anorgásmica emperatriz consorte, bien por la aún casi peor de su concubina favorita, otra especie de intrigante ambiciosa Teodora de abundoso pasado en mala fama, acaso por su asaz demostrada poco brillante inteligencia rayana en la imbecilidad tan propia de la Dinastía, siguió en sus treces.

Dado que en ese lejano reino y anticuado reino no se habían inventado aún los psiquiatras, los astrólogos consultados llegaron a la conclusión que cierta extraña influencia de Venus con Mercurio en cuadratura y de Marte en oposición en el momento de su nacimiento incitaban al Emperador, Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno a sufrir mucho en modo imitación de su progenitora B. Sí, a seguir la senda de su despechada y sufridora señora madre, la vieja amargada emperatriz consorte, quien para compensar sus humillaciones públicas mantenía en Palacio y fuera de él a toda clase de infinitos parientes con cargo al erario.

Otros achacaban su extraña postura al Padre ausente, ocupado en aumentar y aumentar estancias de Palacio para albergar con algún decoro y discreción a las infinitas concubinas del creciente harén imperial. O también enredado en trapicheos o desfalcos menos heroicos ni confesables. Pero un día se perdió su pista. Según sus más entregados y alabanciosos hagiógrafos habría muerto mártir por la Causa patriótica en uno de sus terribles países de arenas ardientes donde se reproduce y vegeta la más fanática morería. Según otros, huyendo a esconderse a causa de sus desfalcos más sonados perpetrados para favorecer y contentar a su última favorita. Pero, no deja de ser raro el asunto pues los más antiguos cronicones los sablazos, trapicheos y desfalcos impunes resultan consustanciales a la Familia imperial, dado que el pueblo amaestrado a palos o píos embustes tragaba con todo.

Pero volvamos a lo que estábamos: para tan sabia y sublime decisión castradora, punto cénit de Su Feliz Gobernación, Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno contaba con el Cuerpo de legos emasculados que cuidaban el harén imperial. Gente que para ingresar en el Cuerpo y ascender en el escalafón llevaba sus bolitas en una cajita precintada.

No eran los peores, al cabo simple funcionarios de la anquilosada, onerosa e inútil administración imperial. En aquel tiempo medraba otro grupo de peligrosos demagogos intrigantes procedentes del hampa y escoria social que, con el ambicioso traidor Gran Visir Imperial a la cabeza, jaleaba a Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, a fin de enajenarle el amor o al menos temor de su sufrido pueblo y así mejor perderle. Y de ese modo se mantenía dispuesto a castrar a quien fuese menester para heredar como único Gran Prócer con todos sus atributos conservados y en el sitio que le corresponde según naturaleza.

El ambicioso traidor Gran Visir Imperial manejaba con toda soltura y facilidad a Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, tanto era así y con tanta falta de dignidad o mínimo coraje viril que barruntaba que Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, lo que se dice cortar en verdad acaso debía tener poco que cortar.

Un malicioso y amanerado magistrado, cruel invertido a la violeta, encumbrado para la ocasión en la cucaña de la represión imperial, azuzaba a sus rudos hombres de estaca y tente tieso contra el desvalido pueblo indefenso, destruyendo su impostada coartada de que estaban allí y los castraban por su propio bien, para su mejor protección suya y de su ya abortada descendencia.

Lo último en sadismo, represión y felonía era la astuta creación de un pintoresco ejército de rastreadores, o sádicos huele braguetas, encargados de inspeccionar las partes pudendas y ajusticiar in situ a los rebeldes osados que hubieran desobedecido la sabia orden castradora del valiente Emperador, Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno.

Las cabezas cortadas eran enviadas a Palacio, para que Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno comprobara lo mucho que mandaba vicario o que le dejaban mandar así como la sabiduría, justicia y sabia rectitud de sus deseos y caprichos inducidos por el maligno que debieran ser obedecidos sin rechistar como si procediesen de su propia minerva. Mandó premiar con una eminente condecoración imperial a un conocido castrador filantrópico.  Hubo un momento que ya no cabían más cabezas y hubo de ser habilitado sitio en el harén imperial entre algún pronto disimulado gesto de desagradado por parte de los complacientes mancebos y sulamitas bigotudas para imperial uso de Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno.

El Gran Visir iba consumando su asalto al Trono dispuesto rebanar el imperial pescuezo antes o después de hacer lo propio con las majestuosas criadillas de Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, que bostezaba en Palacio pero estando en esta operación se llevó un chasco morroc….

 

or desgracia, el viejo manuscrito, víctima de la humedad y de las incurias del tiempo acaba abruptamente aquí, dejándonos in albis, sin saber el final. Los ideogramas corridos por la humedad resultan ya ininteliglibles.

¿Se quedaría Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, sin criadillas, antes o después del imperial pescuezo?

¿Sobreviviría con todos sus atributos algún rebelde escondido en alguna remota montaña o shambalá oculto en el desierto?

¿Se saldría con la suya el traidor felón Gran Visir de Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno?

¿Sería ajusticiado al cabo el cruel y cobarde invertido por sus propios hombres de estaca?

El lector podrá poner el final que mejor desee o más prefiera a tan inquietante relato salvado por el explorador Krause. Yo propongo una bonita solución tomada del final de otro apólogo oriental, Cómo se salvó el pintor Wang Fo según nos la cuenta la Margarita Yourcenar.

Otro cruel emperador, en este caso no sabemos si también Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno como el de nuestra anterior historia, en un arrebato de soberbia y celos había mandado cegar a su gran pintor de Cámara para evitar que nunca más pudiera pintar otros cuadros mejores que el suyo. El discípulo intenta proteger al maestro y es degollado en el acto. El último deseo del artista antes de despedirse definitivamente de la luz fue que le dejaran pintar un último lienzo donde dejar como testamento artístico el testimonio final de su maestría. La Corte reunida junto al cruel emperador asiste al portento. El cuadro representa una pequeña barca solitaria en medio de un gran lago. A medida que lo va acabando la sala de Palacio se va inundando, hasta que el discípulo con un paño rojo en el cuello recoge al maestro en la barca y ambos se alejan solemnes y a salvo por el horizonte de la pintura.

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.