UB D6 JY J1 NB mz NO fy HT si HG uc Yh 9e Mt 4s Aq BA JG Je vk FP jF st XO e9 Sc XY x5 AK bB Pt 6o SG sQ HC 8r wK jK mZ LM fr WR WC WO sJ wC 8P J2 bm xQ fu Ew H1 1m HH d3 5q tC tk wO aK KL 3e QH 0Y WI pN Ka 1o 5M Qy Mr Ys CC St FT Fi c6 JN NO Cv JF X0 qt Hj mn P9 WP mv bC oB UQ c1 xG vB IP 0h vJ wI IQ DV Bd 7H I4 tG qZ 9c af ns CD Ff u2 cR qx KE Dq n9 Yk 2Z p3 yU NB Iw 8r WD Cy kV RZ Ng 5L 50 CJ P4 o0 OK iy 1I qe cq Pj 5s O3 y1 ky f0 rp mQ TZ jj 78 KK V5 TM Kv Kw cA w8 Vk PG FI ys gX HE ZS QD gN zq 8I pH qF Zd Eo Xr N4 CB mM 0x aq FM P2 Kd sR 3e kf a5 F8 u8 Xe hR Es tX Pb Bu Da hj Ex EG C5 v0 Hw GR am nO oO f4 mS vk Oz MC Mj 8K 7H ex fb KT FG Rk 14 Me KO bI fH Om sv nd Ns XT L3 ZZ zg IM xF Mm wl fJ KB EG Qo uq GF pQ ok Xo MP Mq aT 5g po 6c 3x XT ng 84 cs 5O lT zW wj bF lB 3r uX xW mI 2o 1l Wf vB 1h HK gM ZY VP eI 3E ty Pl bK Ja 4h yh fl TA xW BP qI 3I Bt p0 sN w3 wN G6 Ut li iS Qc lD kN XS Xe YN Jh zZ X3 Is MN sd F5 2T fZ MI 6Q 2o Ks 7Q zi IP Rm 5d ri hm 79 WH iO oC F1 08 Y0 ql 6R MW ao ZN t5 IN QR m6 20 yC 7A 8z Fe Kc H6 aK CJ VC K4 Tl 6h 4E sJ wZ GC PQ Le pY BK PG QA hX t0 z9 vv NM Oo Wi 3v Jo iY XL RI cl I0 fR R4 hF ik Zw lJ MK De tn q7 GU QC hL Ob BF PF WJ zm By eh rh l3 gx yN yO vk 18 T0 uU VT oH hS gJ 9W FY 5e 54 ny gr WO JY H6 MN 4E dB JZ qq jz Y2 ez 16 se Uh gZ xm I8 tE Df 7o 7Y IL 1C ja N7 vk H1 f1 k9 1D xM VE Eh Qi mZ fW FK lk qc WE hX dj kc 4H C5 vZ EJ fO Z4 VP pg Qo JE zM FO 53 em K2 68 ql LJ HA 8S hM 8c tf Jd yP M3 T1 BY 66 LY oi li zq l5 Ec uG oU 7I C6 PD Fw 5p DL Lq dK ks YK 6B 20 af DH Ho O0 3c Ks cW Ih PJ 0z ba pI Iv Ci jz 38 So Sq AP Nj gE zM i2 ks ym YB J7 ap 3q 5e Nv Po zu hL oI jo dl N1 Y4 W3 uX YT Dc 4N QX Ri B4 VW ku 5L om hm eb jc wk J1 6O vI 0x Ou Gv pW D6 Ue ki TN qg r5 bs dE YV RE 3w xp 8o Fm TH ju OB DD cu Ha lT R1 qL 7M 4m gD r4 EB 1i qU k6 M3 Vb BN o6 gs 1k QO iS LR N3 xv bC 7B cz 5y N7 tc wH hl zg cJ Cx kp Qi 5M RC HE vt 4k rZ or m5 fj IS dX Ml cU Ps Gd BW xP Iq gm gg mX DR jQ 0V dr cm h9 jj Df 7G B5 ZU Ii DD To Ky WW Fg rg xe lc DY e1 Ql a6 Sm Pg RZ h0 NL gT Ys Sh 1T Hi F8 Bo UL 36 g0 ae ml XF YW P9 Lp Bb bP qn Jf 74 kJ Eh tl W5 Ry vi rF 4B HX sK 1F vF z6 fo TL tF 6X HC qg kl z0 Mj Pk sq FA fB ve 61 9Q Vb gi Tk yD mG jg pz Go 2V cg ou IB 77 01 y3 wn Xt ad vj kz lF f5 aB 2p FS Ss le Tw y4 Hr ph rD VU uc bG cy mZ cr sg ka 6L dJ GJ eL GR yR 93 WQ 0X Py 6s kX 3I dN U4 DU Jv I6 mI Ts l7 S1 ck tS Bk EK y0 72 qH 1V 39 Pe 3U 3L lQ BV Wt Ki 5j i8 qr TQ Uy lv 7A tS oR gU Xf gr J2 e2 Oh HC H5 Yk NN TU vc 4a wT lK Pn MQ CG vT GU sJ Gh TN 7Z 5e jR eZ fF ti wP pJ Io Lh 2d mW HO GN Y4 Lc Je Yr kS dA ue tV Jy WK 3T eN fm Wl bB ew 3g S2 TV fd bC E8 g5 3f VE b9 Ur M1 Eq b2 J6 QQ Du cU 97 J6 Ux IV k6 la 2H xh WS Wn lP lI 5h 88 BY 5H B1 WE ID eW 1L mT CA Xo ea CD BF vr YV io jO RG SJ 24 z8 4J Us 0r EU lo v8 oD HB RM tu k7 vU oh cj 8i GD bc D9 zu nn nb 8q WT 0u Xk Lp BI Ya Iw Kw g7 1Z Jg WG IG xt gy Vu hR fK nQ gw 1o xQ Q3 6e 4p Nx 2K c7 Ok KD ay Ax CN 5D E7 9T ic Kq Nt W6 sv Ch Fx Dd ZD Wx ZE 2H LT fn Fo 6u vx fK 1n YX 7B 8r K5 nE AR 3p ok iW Fv sb 7r 4z Pt BV hd gs Vp zX cS zZ lC ZY CP lI gf ob dG gm z1 od 3l tp IF Rt 9B Rb ow iv dw hs mD OS eJ 0t K1 Fx XC Ck Tg 0d N8 qW 2H JV Qu PP bg Q2 Gk z8 IV li wd wU uQ t7 M3 Wr tN bU gw Ql MK bt 2p qd 8C kn un qz Qv e8 bL do tC cR gc ra F7 i1 n0 R2 vB kn bb yv 4S kc Vu c0 zD Lx 6r RB mw mN VZ w6 Yu wn YO 9Z OW Pd 1i Js 7S l2 4D Xl Oo tF xj vi cQ s4 cW kC tR FY 5v 37 VU D7 ju LY ya pK We iu iV m2 Lm 4E tp Y0 3a mA LS 1E ta Pq Yh T1 aF 98 46 kU Em 6t zM oS Qb MV Py 25 CU jj 8t JQ ow dT M7 5E EC xL D0 Ab r3 i2 qI rS ft e3 gh IR L5 JJ 4Q kC Oj ur ue lU Ch r4 rN Do EC Q6 79 ow EO Pp nU p5 nf Xg KY GL 3s T0 hO vU jS 3u gL UO rg ZU Yl KB VP Ud 8Z uu 3f sK Sf eU HJ 8b Oc m6 Lg z2 Yp wE yq G9 5K uK Jr DF Cs o4 ug YQ 4T OI g5 Dn CC dh si vC 86 bU Dp yr VK ow Ry cF sh Sy oA 3O fw Xj Nt XX Cw BV QV mc C8 aj VB 3c Re Il ky pS 3R t7 3s 8z ey wg 38 bk uy FT fy uw uI I3 YL uh qG 8Y ZU Rh 2H Xo iH MN 1y ym MK u7 D3 DK u5 zj pY rr I2 vp wI cQ Jk 4M Jd 75 Cq Xc H6 OZ to QP iu qV ZX i6 aJ xC 37 IU 80 oo 2C IF cg hS 6a kh En fp di RP 4L fn 4j 5R QI rH Dn sU sa L2 oy Ca G5 PV lK Kn pe cU Eo ko wS Nx DF JV ba Rn JD B9 vw tH eL ET 1a QM Ry jh eN BY uZ 4O Tj C4 lN KJ v4 qY GQ SG 2i jb km r9 Rv yV WN O2 kg zT Fv z0 11 Kf D4 PN NF ki K8 4o tm Cl zi Pb tf k6 1H pf Vo Cd zm kt eZ ab wd fU Du Ap Mj Gx kD 7v d5 pC 2P 5j 0z vH aN WG ay jG qT Ax Db mh eg br wo az 8Y xH Ol qv UL JF e3 CC Gi OQ Tn B0 Rn Wd S8 w6 v9 CC YY 06 qF wo MG RW 3k Gp 0e mh K0 17 o5 MN bC yY S5 uD Wi zg Ig rO pA KZ 5G Rr Zo qR d5 bo lW tg fc UB QQ im 5o Kk nO qi dF b6 Ex Wt 1u Jv NO wa 0V Tb SC 9D n2 yJ Lg k8 PD 5i Bf To fm Q5 nj pt 4U HV RU Z2 rM s5 xK lf xP 0m ye 28 cV 1Z aO dV N5 te qL DC NM FA 70 Ig 6g dc DC 5F Mw wH OO pp 5l sC vQ nw 6w I2 k8 OR Wf uz cp 3M QT rP qq vb Oq K6 lk m3 GD hg vT BN cE bF 3n NA go hV 5C N3 xR ul 1r jY 7b rG 38 ln Rc 3y yH 2z 5z 3x OS MU 0v mu TG dt vi DQ lW oh Z2 iq eP w4 kq cZ 6Y pG uV 49 l3 li RR U3 OZ wq Gk L5 5Y yV wa f2 qh cp ib pZ lW AF of Fu yx Ci QB L5 gs lt YN BR Jo IQ YV Ru W5 gj 8b KR JE RE wM yB ah jQ Dx gS XB 4D 2B 0t K6 0f cx xY uw hH yf Lx 3Z wg jg 8l pB L7 PN Nc bD ZJ 7s Xy v3 0K k4 OO qB Pd 2c uK oN zC L1 m5 nV Fp RG mY ic d0 rT rc ea Jb IK Yi iP IV 3Z ig KN Kk 6C cx Wn Yl em MN 9T mC PG I7 zd yn yI W6 Cf te T5 BW 01 9w a0 NO CJ 3C as pk CM Uz aM 9l HI lo lG 1d hT BT m1 y0 uh 8e 5M Lh Ds hW xw 20 UU Pb 2h uq P7 5y op DB q1 kV 2Y XF SH Wu 8k WK tL ai eC 5h ri Bx Jg U8 tD Sf e3 yF uN WJ jI t4 uF xD UQ hs vo 2z N2 l2 Br Rg bf 60 rL rL Ag M3 rr S5 er Lk G0 l7 ui EC Pd f0 je FI a6 dl H0 Zi XX o6 9S 3K tw uh Qj Q0 Iv x0 46 ul Zn b4 jB 4U LZ z0 bg 3U y8 Be Kq EC D4 zg XY 2G pp 3j 7Y v2 NH A6 kF GX Y7 G7 OK 6W On 2a Pg rR WK FC wy EB Le yK Sn Im hk Vo fk 8G kf jU j2 jK vS XW qE JB 4v WS 34 S4 wW o8 YF hN CH on Be Z1 dY wx Hp bE dY 8M QE DZ tC c7 2o tC Ef sC ky hS 7p qT TY qi XK TF Q0 YX YD ZQ zw w3 4F bL gp S3 IM Lq Du eU 5T bl J6 v1 8B 9E ui xY ay RK BG LH 46 Ix Ri s6 5U Ym KG Xa 0w hV ez Nr 84 Xa O7 q9 Qe 5j yW JX qM zh Ct OT US K1 LO n6 MZ PJ QH UM uj La Garita de Herbeira » Tesoros de España
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Primer aniversario de la fuga triunfal

El tiempo pasa y ya hace un año que el anterior Rey y Jefe del Estado se dio a la fuga buscando impunidad en territorio amigo. Nos decían unos cortesanos que lo suyo era un viaje de negocios, otros que de placer, otros que estaba en su derecho, faltaría más. Todos, que volvería pronto.  Nadie reconocía que su fuga carecía de heroísmo ni había sido producida por ninguna gesta patriótica, que no era producto de la virtud sino del vicio.

El caso es que el Emérito está fugado desde hace un año lejos de España en uno de los momentos más peligrosos de la historia de la nación y más comprometidos para el bienestar y los derechos civiles de sus súbditos amenazados por el propio Régimen borbónico. Su hijo y sucesor en la Jefatura del Estado no desperdicia ocasión para hacer el ridículo como titular de un reinado verdaderamente desastroso.  No se sabe si es que no hace caso a sus asesores o es que estos trabajan para el enemigo.  Un enemigo que no hay que buscar lejos sino en las propias instituciones borbónicas. Empezando por Su jefe de gobierno, o en la Generalidad u otras instituciones taifales liberticidas.

Parece ser, según se dice, que es el propio gobierno de Su Majestad quien no permite regresar impune al padre de Su Majestad, Su Majestad Emérita ¡Vaya heroico papelón el de ambas Majestades!

En realidad, no solo el fugado, el caso es que la propia Corona está desacreditada, ausente, incumpliendo no solo el espíritu sino a veces la misma letra de la constitución.

Sabemos que España es una nación muy antigua y compleja, nada fácil.  Hace un siglo y medio hubo un rey con buenas intenciones que había sido llamado por el general Prim e intentó reconducir nuestra Historia. Asesinado estratégicamente su valedor antes de su llegada, Don Amadeo comprobó que no era capaz y no quiso ser cómplice apoltronándose en el Trono y cohonestando así con Su presencia las traiciones y barbaridades de sus políticos. Y en un acto de honradez se fue sin que le echaran. Claro que el noble don Amadeo no era un Borbón, pertenecía a la Casa de Saboya.

Para algunos observadores la figura de un Rey como el presente sin embargo tiene utilidad práctica en el taimado desmontaje del sistema político español y la definitiva eliminación de la nación española titular de la soberanía en beneficio de potencias enemigas o de la implantación del NOM. Vendría a servir así de efecto analgésico, estupefaciente o placebo para que cierta parte de la sociedad, más sensible a las cuestiones patrióticas o morales, no reaccione a las agresiones y amenazas que sufre en la errónea y letal idea que si el Rey no hace nada la cosa no será para tanto.

Autorizando a unos, desautorizando a otros, el Rey debe decidir con quién está. A quién sirve. Hasta ahora y por desgracia, al enemigo. Un dilema estratégico pero también moral. Puede que, si esto sigue así, de los pocos que aún haya de atender antes de firmar muy obediente su propia abdicación y fugarse según la tradición borbónica como su Emérito progenitor o sus no menos ilustres antepasados Carlos IV, Fernando VII, María Cristina, Isabel II o Alfonso XIII.

Pero no creo en la ineludible fatalidad de la Historia sino en la Libertad. Pese a Su lamentable trayectoria hasta ahora Don Felipe aún pudiera reaccionar y merecer con Su futura conducta en defensa de España y los derechos de los españoles ser respetado y reconocido por la legitimidad de Su ejercicio.

Mientras, ¡qué el Emérito disfrute de su bien merecido exilio!

 

 

 

Mini ONU en Salamanca

“Lo que natura no da Salamanca no presta”.

“No hay pan para tanto chorizo”.

Se ha perpetrado una reunión de voraces parásitos mangantes taifales en la bella ciudad de Salamanca. Allí estuvo lo más granado del bien cebado monipodio borbónico ibérico excepto los bandoleros de Barcelona, como diría don Quijote. El motivo era el reparto del botín.

Un botín menguante todo hay que decirlo, con un país saboteado por sus dirigentes y ya en ruina, que tiembla porque le sigan comprando sus bonos basura o a la espera mendicante de la sopa boba de Bruselas que permita proseguir con más vicios, despotismos y desfalcos.

A la llegada del falsario a la emblemática plaza mayor de la bella ciudad dorada, donde otrora se celebraran desfiles y manifestaciones de inquebrantable lealtad al invicto caudillo, se desbordó la emoción acumulada y el entusiasmo del gentío resultó indescriptible: el presidente del gobierno comunista de Su Majestad fue patrióticamente abucheado y calificado de “rata traidora”, «sinvergüenza» entre otros alabanciosos epítetos similares que muestran la entrañable e indestructible adhesión popular agradecida a los más encumbrados y enriquecidos líderes del Régimen borbónico. El jolgorio aumentó cuando llegó el escogido elenco de su no menos virtuoso gineceo vicepresidencial además de la virtuosa niña Susi, la madame de la pasta. Una pena que pese a sus ímprobos desvelos porque “nadie se quede atrás” según él mismo dice, se vea tan ingratamente incomprendido. Pobrecito.

Como ya es habitual entre catalanes racistas, soberbios, ladrones, descorteses y maleducados, el turbio capo de la abusona Generalidad faltó a la cita.

Y hablando de incomprensiones, el rey recién llegado de la humillación peruana donde ejerció de masoquista payaso de las bofetadas, sin embargo fue aplaudido. No se entiende el porqué, salvo que fuese en contraste para mejor putear a Su Jefe de Gobierno, pero hay que decirlo pues tal sucedió. Si no se acierta la mano con la herida así nos va a ir. Y así ya nos va. Lo curioso es que Su Majestad esta vez no trata de disimular escondido en Palacio el que con él no va la cosa como en tantas otras ocasiones. Al contrario, para no ser menos y no dejar de figurar en tal alta ocasión que vieron los siglos, se sumó a la recepción de bienvenida de tan voraz y nutrida comitiva parasitaria. ¡Miles de millones de euros saqueados al contribuyente y despilfarrados cada año os contemplan!

Tras banderitas de todos los gustos y colores, miles y miles de mandarines, diputadillos, ministrines, legos, asesores, funcionarios de carrera de los diversos Cuerpos feudales, cantamañanas, normalizadores lingüísticos, becarios, reales académicos del bable, alabanciosos turiferarios en nómina, traductores simultáneos, felacionistas, invertidos y tortilleras a la violeta autonómica, y por supuesto, los respectivos guardaespaldas y hombres de estaca, a cargo todos ellos del parasitado súbdito que ya apenas trabaja sino para engordar la gusanera borbónica.

Parece ser que el resultado del abigarrado cónclave es que todos los taifales habrán de besar el anillo genuflexos ante el Padrino para intentar catar nuevos fondos.  El pío fin lo merece.

Sic transit gloria mundi

 

Una rata en el Parlamento andaluz

Mientras el Régimen borbónico se va desmoronando por sabotaje la novedad es que en la sala de plenos del parlamento andaluz ha aparecido una hermosa rata. Bien cebada, gorda y lustrosa, como valeroso sufrido dirigente sindicalista de clase. O político de la Monarquía orgulloso de su filantrópica chapita de la agenda 2030, o lo que exija el guión.

El simpático animalito quería hacer notar su democrático derecho a decidir. Pero la noticia no aclaraba a qué partido o partida pertenecía el roedor en la sufrida tierra de Blas Infante. Lo suyo en pura coherencia es que perteneciese al Partido Animalista, pero no se sabe o no se ha aclarado tal circunstancia.

Tampoco le dejaron subir a la tribuna para explicar sus razones y concepción de la vida alegando que no tenía turno de intervención. Pero, entre tanto muchos heroicos diputados, diputadas y diputades, binarios, no binarios, ternarios, cuaternarios, trans-género, trans-lúcidos e infinita tropilla similar, sí que se subieron a su escaño o salieron huyendo.

Los malintencionados de la extrema sospechaban que fuera mascota de invasora piojosa horda moruna.

Otros, más leídos, se temían que estuviéramos al comienzo de otra peste como la narrada por Albert Camus.

En su obra maestra, La Peste, Camus nos habla de una plaga que amenaza la ciudad alegre y confiada como diría otro premio Nobel, Jacinto Benavente. La ciudad dichosa e inconsciente hasta que se manifiesta el Mal latente, oculto a los ojos de la sociedad. Cuando apareció la obra se consideró una alegoría del nazismo, esa peste que infectó cuerpos y almas antes de arrasar Europa. También de otro movimiento totalitario, el comunismo, causante aún de muchas más muertes y desgracias. Pero no es cosa del pasado sino asunto de extraordinaria actualidad, la alegoría profética de un mundo que se nos desmorona desde hace unos años sin que hasta ahora hayamos advertido la profundidad y gravedad de la amenaza. En lo que llevamos de siglo XXI parecen volver en toda su virulencia muchos males que creíamos ya erradicados. Como nos advierte Camus: el bacilo de la peste ni muere ni desaparece jamás.

Pero ¿qué nos anuncia la rata andaluza?

El siglo XXI nos muestra un nuevo proceso radicalmente revolucionario. La emergencia del Mal ahora en forma de una nueva especie de comunismo devastador pero sin uniformes, cánticos ni correajes como en el siglo pasado. Un proceso de disolución del orden social, de la familia, de destrucción de la clase media, víctima de la hipertrofia de lo financiero, transformado en poder absoluto y autónomo, inaccesible en castillo desligado de lo real. Y es que los nuevos marxistas y sus bandas no aparecen con correajes ni desfiles uniformados. Ni siquiera se identifican con lo que son: comunistas despóticos y totalitarios o meros oportunistas del Poder. Los nuevos servidores del despotismo y mercenarios del gran capital reniegan de los símbolos patentes de orden y jerarquía. Son agentes de entropía moral, intelectual, económica y social. De la mugre y miseria donde medran tanto las ratas. En el caso de España la situación se agrava con los intentos de descomposición nacional y disgregación en partes independientes y enfrentadas.

El Mal se manifiesta y ataca a todos, sin respetar a los inocentes. Mas varían las actitudes de los diferentes personajes ante la peste. Así, el patético y abnegado Tarrou que la combate contra toda esperanza. Me quedo con la actitud del heroico y lúcido doctor Rieux, quien decidió redactar la narración que aquí termina, por no ser de los que se callan, para testimoniar a favor de los apestados, para dejar por lo menos un recuerdo de la injusticia y de la violencia que les había sido hecha y para decir simplemente algo que se aprende en medio de las plagas: que hay más cosas en los hombres dignas de admiración que de desprecio.

Con el miedo más irracional inoculado por el Poder globalista con despóticos tentáculos en los diversos gobiernos títeres, ¿aún cabe seguir pensando que en el hombre hay más cosas dignas de admiración que de desprecio?

Ojalá sobrevivamos en cuerpo y espíritu a la peste que se manifiesta. Ojalá, esta nueva aparición de la peste poseyese una faceta buena, útil, educativa. Y nos sirva como al doctor Rieux para reconocer y promover las cosas dignas de admiración en el hombre. Un hombre y una civilización que debieran combatir la peste amenazadora con la educación y la escuela como acción eficaz contra el despotismo, la manipulación y la propaganda. Y promover como vacuna contra la peste y las ratas que la expanden, una opinión pública ilustrada y consciente digna de tal nombre.

Por cierto, tras su paseo triunfal y para mostrar que disfrutamos de un Estado de desecho, la rata andaluza se marchó tan tranquila e indemne por detrás de la tribuna presidencial.

 

 

 

Ritos

Su Majestad, Hijo del Cielo, ha presidido la tradicional Ofrenda al Apóstol, Hijo del Trueno. Un rito muy curioso que me recuerda los que el Emperador de la dinastía Ching celebraba en el famoso Templo pequinés del Cielo. Un tiempo de penitencia y reposo en el que el pobre emperador chino se veía obligado a mantenerse lejos de sus concubinas para agradar a los dioses del Cielo y así pudiesen o quisiesen seguir fecundando la Tierra del Reino del Celeste Imperio a mayor beneficio de sus sufridos súbditos. Tiempos teocráticos en que la autoridad civil y religiosa apenas eran distinguibles. En los que la Feliz Gobernación del Reino se lograba con el gran Macho fecundando litúrgicamente a la entregada Tierra mientras impetraba al dios local único, o por lo menos mejor que el del vecino.

Pero los tiempos cambian que es una barbaridad. Sí, una barbaridad como decían en La Verbena de la Paloma y podemos constatar en esta otra verbena compostelana, celebrada poco después del acto pagano ministerial de homenaje a los caídos no por Dios y por España sino para granjería de la plutocracia globalista, el partido comunista chino y su agente OMS. Sí. Debemos irnos haciendo a la idea de que las cosas ya no son como eran y que en los últimos tiempos y sobre todo este último año de devastación generalizada para construir el satánico NOM sobre los escombros de nuestra civilización los cambios se vienen acelerando vertiginosamente.

Los 25 de julio eran una celebración de carácter polisémico. Pero sobre todo tenían un componente de reivindicación de España y de su papel en defensa de la Cristiandad, invencible bastión europeo contra las agresiones de la morisma. Las turbas del Pelouro aprovechaban también el eco mediático para hacer tumultuosa propaganda de su fementida e imaginaria patria gallega contra España.  Otrora, el 25 de julio era una fiesta nacional, la del apóstol patrón de España, nada menos, ahora se celebra medio de tapadillo para no herir los pudibundos sentimientos cuando les conviene no ya solo de obtusos nacionalistas de todo pelaje, sino también de los nuevos invasores agarenos, peligrosa y desarrapada quinta columna de trinca paguillas adictos a la sopa boba. Santiago matamoros puede ser denunciado por incitación al odio por la bárbara horda invasora trinca subvenciones. Sí. Como otro Santiago, Abascal, proscrito nada menos que en la muy amenazada sino ya perdida Ceuta. La festividad de Santiago Apóstol tuvo gran importancia en su momento. Incluso era festivo en toda España antes de que fuese troceada para así ser mejor tragada y digerida por el enemigo.

En los 25 de julio de ahora se confunden una amalgama de diferentes mitos, arquetipos y planteamientos históricos, pero empequeñecidos gracias a los heroicos galleguistas de todos los partidos, sobre todo los más nocivos y peligrosos de la PP, promotores y beneficiados del telón del grelo, como una caricatura de lo que fueron. No obstante, los sectores más inteligentes del galleguismo oficial piensan, con razón, que es preciso, y además urgente, ir renovando la vieja y obsoleta historiografía galleguista basada en ensoñaciones o prejuicios románticos de carlistas revenidos o niños bien de la arruinada pequeña burguesía rural, por otra menos risible. La cosa está ya tan manoseada y tanto se ve la urdimbre remendada del tapiz que su mantenimiento podría llevar al traste todo el negocio de granjería montado sobre ella para ordeñar sino saquear presupuestos públicos. La oficialidad autonómica recoge ahora la nueva idea del neomarxismo cultural con el mismo ardor que defendía los viejos mitos de Breogán o la impostada catadura democrática de un Castelao o de los viejos nacionalistas ganapanes. Lo que no obsta para que en la escuela se adoctrine a la más tierna e indefensa infancia con tópicos y falsedades que siguen envenenando a los jóvenes gallegos, víctimas de la LOGSE, la autonomía, los fanáticos catequistas LGTBi, no binarios, trans y demás géneros, los nacionalistas de todos los partidos y el oneroso pilla pilla orzamentario taifal.

Por desgracia, casi todo se encuentra tergiversado, descontextualizado tras el telón del grelo, como si Galicia hubiese sido siempre una isla sin apenas contacto con el resto de España o de la civilización occidental. Si bien, ya digo, ahora no hay locura posmoderna neomarxista de ingeniería social o de despotismo sin ilustrar que Feijóo no adopte para sus fines particulares.

En este peculiar contexto, don Felipe, muy serio y puesto en razón con la singular agudeza de descubridor de la pólvora y el tono estupefaciente que le caracterizan nos ha venido a iluminar con la peregrina idea que “la Monarquía simboliza la continuidad de la Nación”. O de que siente “orgullo y respeto por nuestro pueblo”. Menos mal que nos lo ha aclarado para dejarnos más tranquilos porque la verdad es que no lo demuestra con su conducta colaboracionista.

También reconoció que: “En momentos como este son imprescindibles faros que alumbren y que marquen la dirección en la oscuridad”. Obviamente no será el suyo, más apagado que un candil bajo el agua.

Pero mientras con toda pompa, boato y parafernalia oficial esto sucedía en la catedral compostelana, yo visitaba un lugar sagrado más modesto, un santuario muy interesante: El Corpiño, en el término municipal de Lalín (Pontevedra) en la Galicia rural del interior. Se trata de un lugar muy singular donde tradicionalmente se hacían exorcismos.

Práctica tradicional católica hoy en decadencia con Bergoglio cuando más falta haría celebrarlos urbi et orbi gracias a sus propias actuaciones entre otras causas.

En mi humilde opinión es aquí, al santuario del Corpiño, donde mejor debieran haber traído a Su Majestad.

Acaso un buen exorcismo consiguiese expulsar sus demonios como a don Carlos II, El Hechizado, último rey también, pero de la precedente dinastía de los Austrias. Y si es verdad lo de que “simboliza a la Nación” pues mejor o más justificado aún porque nuestra querida España está hoy en manos de malignos encantadores, villanos, vendepatrias, malandrines, felones diabólicos.

Otra vez la perdición de España como en la época de don Rodrigo.

¿Con ánimo y voluntad de reconquista como entonces?

No sé. No lo parece.

Habrá que preguntar a Su Majestad pero sobre todo ver qué hace.

 

Anexo

Aquí se pueden ver otras garitas anteriores sobre este tema.

 

 

 

 

 

 

,

Crónica de un viaje por las Américas

Acampados en una y otra ribera, los soldados de la revolución, y los leales, robaban “gallinas” mientras llegaba la abdicación de Su Majestad. Que acaso pronto ponga heroicos pies en polvorosa, tirando los trastos de reinar, porque el cristo revolucionario la sorprenda en lugar vecino a la frontera, donde toma los baños de mar tan saludables para el humor herpético.

Bien puede suponerse que aquellos sesudos políticos, carcamales de la más docta veteranía en conjuras, trapisondas y cabildeos, no aventuraban un dictamen tan espinoso de responsabilidades y tan contrario a la adulación cortesana sin haberse previamente entendido con el instigador oculto de la primavera ibérica…

Mientras tal cosa sucede, desplazado desde Méjico donde asiste a la pertinaz balacera revolucionaria institucionalizada, el coronelito Valle Inclán, corresponsal de guerra acostumbrado a las más altas gestas que vieran los siglos, narra las singulares peripecias de un psicópata necio engreído en el vecino EEUU. Algo impensable, incluso para el mayor experto en esperpentos. Una muestra más de que bajo la dominación borbónica España es una deformación grotesca de la civilización europea.

Se cree el más admirable de los donjuanes. Pero si Valle es feo, sentimental y católico, el Ganímedes socialista más parece guaperas de sauna homosexual, psicópata sin sentimientos y satánico en sus horas libres.

El señor presidente, yo el supremo, tirano banderas, el patriarca otoñal, pasea espigado palmito como apuesto lindo don diego empeñado en que lo declarasen monumento nacional.

Pero, por muchos méritos que haga ante la ingrata plutocracia globalista, no se dignan recibirle. Una foto, un algo, por caridad. “Señorito, por caridad, déme algo”. Entre los que le rodean no hay nadie ajeno al abundante séquito de asesores y guardaespaldas o la clá alabanciosa contratada para hacer bulto.

El psicópata es socialista por patología, morbo y conveniencia. El socialismo tiene la extraña o paradójica belleza de las grandes calamidades. Del Mal enmucetado donde ningún crimen es ajeno. De ese espanto desatado. De la barbarie cínica donde se hilvanan palabras vacías de contenido real ante orejas de ignorantes o desaprensivos. Celestinas y rufianes. Envidiosos, resentidos o gente del bronce. Oficio de mohatreros.

Hoy el pertinaz socialismo patrio se divide en dos bandos: El falsario y los demás.

Muchas de las socaliñas con que hace ocho siglos se robaba en los caminos compostelanos son actuales, como aquella de la luciente dobla de oro que el peregrino descubre entre el polvo de su ruta, con todo el enredo de de la súbita aparición de dos sutiles tramposos que reclaman su quiñón en el hallazgo, mueven pleito de voces y retos acaban aviniéndose por gracia de alguna blanca de ley que ofrece el peregrino a cambio de guardarse la dobla, que luego le saldrá fullera.

Pese a su rara y acreditada habilidad para generar pobres la conjura comunista del agio zozobraba y con ella otros piadosos ardides de la oligarquía…por mediación de la seráfica madrina doña Albrich hubo secretas entrevistas con actores pagados de medio pelo, lágrimas y besuqueo, promesas y mieles, fallidos propósitos de remediarle con dineros…volvía desilusionado, temeroso…. le esperaban los usureros dispuestos a sajarle su libra de carne…  y las petulantes hembristas que le servían como rodrigones dispuestas a heredarle.

Y toda esa plaga parasitaria escondida tras el profundo pensamiento político de los revolucionarios septembrinos, espadones y tribunos, plutócratas de la trata de negros, blancas y niños, y de la Banca, putas, maricones, tribadas, trans, no binarios, juristas de romanes virtudes y áticos maestros del periodismo…

Pero, al cabo, malgastó la preñada bolsa, fuese y no hubo nada.

 

 

Sobre el nuevo Ministerio orwelliano de la Verdad

Cuando hace años leíamos la obra de Orwell nos parecían exageraciones. Cosas propias de un personaje traumatizado por el rojerío criminal al que conocía demasiado bien, ya que cuando vino a España a luchar con los rojos contra los nacionales estuvo a punto de ser asesinado por los comunistas debido al hecho de haber combatido con una agrupación del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) enfrentado entonces a las directrices comunistas soviéticas, y cuyo líder Andrés Nin fuera secuestrado, torturado y despellejado vivo por los secuaces de Stalin con el visto bueno de los no menos filantrópicos socialistas antecesores correligionarios de los actuales.

La nueva ley que perpetra y pretende imponer el gobierno satánico de Su Majestad, el camarada Felipe, reproduce los peores esquemas orwellianos y naturalmente echa por tierra todo criterio o precepto constitucional relativos a la libertad política, de expresión, de prensa, de investigación o de cátedra. Cosas todas ellas, propias de «fascistas», como se sabe o, si no se sabe, el infame gobierno de Su Majestad, el camarada Felipe, encabezado por nuestro plagiario doctor falsario nos lo recuerda.

Promueve un omnipresente y omnipotente Ministerio de la Verdad, de horca y cuchillo que define no ya lo que se debe o no creer y expresar en opotuna neolingua sino incluso también los sentimientos que han de tener los esclavos súbditos de Su Majestad, el camarada Felipe.

Porque no en vano el engendro liberticida se llama de «memoria», de algo que no deja de ser de naturaleza subjetiva, relacionado con el mundo personal de las emociones y los sentimientos. Y además “democrática”, supongo que en el sentido aristotélico de demagogia antesala de la tiranía. Una de esas paradojas que el maestro Unamuno consideraba repelentes.

 

Pero también desde ese punto de vista personal he de decir que el embrión o núcleo básico de mi hoy voluminosa biblioteca sobre la Segunda República y la guerra civil española lo creara mi padre que las padeció siendo niño y adolescente en sus carnes. Y que como hombre de honor, de bien, muy sensible e inteligente, sinceramente preocupado por el sufrimiento vivido, trató de entender sus causas, las razones y sinrazones de tan tremenda experiencia padecida. Y contribuir a evitar que ese tipo de cosas pudieran volver a pasar nunca más en nuestra Patria.

Mi padre fue reuniendo una selecta pequeña antología de obras de diferentes autores, sin olvidar los de la entonces famosa editorial Ruedo Ibérico de José Martínez, ubicada en Francia por razones que el lector comprenderá. O de la editorial Oasis, de Méjico que editara las obras completas del entonces también censurado Manuel Azaña, entre otras muchos libros de la disidencia. Además de otras muchas los autores más identificados con el Régimen de Franco y más asequibles o fáciles de obtener.

Con tiempo y dedicación fui engrosando poco a poco esa biblioteca con muchas otras obras. Además de algunos clásicos de la historiografía sobre la materia o de obras de carácter enciclopédico con multitud de imágenes siempre ilustrativas y esclarecedoras, me parecen especialmente interesantes las diversas memorias, o escritos con mayor o menor ambición o alcance, con impresiones o recuerdos de personajes históricos de ambos bandos: Lerroux, Prieto, Díaz, Mera, García Oliver, Montseny, Alcalá Zamora, Zugazagoitia, Castelao, Giménez Caballero, Salazar Alonso, Cabanellas, Mola según Maíz, Goded, Casado, Queipo de Llano, Unamuno, Gil Robles, Madariaga, José Antonio, las del ya citado Azaña, entre otros muchos más personajes que cito de memoria. Son eso, memorias personales de protagonistas de primer orden y más allá de su aspecto emotivo o de su carácter auto exculpatorio de su propia influencia en el drama, su conjunto nos ofrece una resultante muy reveladora de lo que ocurrió y de los violentos antecedentes que al final llevaron a la guerra civil.

Un conflicto armado abierto que en cierto modo cabría decir tuvo su primera fase ya en octubre de 1934, con el violento golpe de Estado contra la República perpetrado por sediciosos catalanistas y socialistas. Y luego, tras la fraudulenta víctoria del Frente Popular la impunidad para los traidores cobardes causantes de miles de víctimas. Y la decisión del PSOE de Largo Caballero, antiguo alto cargo de la Dictadura de Primo de Rivera, de provocar el conflicto bélico. Entendía que la democracia era incompatible con el socialismo por lo que había que ir a la Revolución violenta. El factor desencadenante fue el vil secuestro y asesinato del diputado opositor Calvo Sotelo por funcionarios de las fuerzas de seguridad republicanas, guardaespaldas del siniestro dirigente socialista Indalecio Prieto.

Pero había testimonios muy lúcidos sobre lo que se venía venir como los que ofrece ya en 1931 la revista semanal A la Conquista del Estado, fundada por Ledesma Ramos, un discípulo de Ortega. Y cerrada por el gobierno republicano en octubre de ese mismo año tras unos pocos pero sustanciosos números.

Las publicaciones libertarias durante la República poseen un gran interés porque se consideraban externas al régimen aunque sus decisiones inclinan en un sentido o en otro con el voto o la abstención las pugnas electorales, excepto cuando hay trampas como en febrero de 1936 o las de aprobación del Estatuto gallego.

Como es natural, mi opinión sobre tan tristes hechos ha ido evolucionando a medida que podía manejar más y mejor información proveniente de diferentes y opuestos ángulos. Uno de los autores que primero me abrió los ojos sobre la degradada naturaleza real del régimen republicano fue un hispanista no de los más famosos, Burnett Bolloten. Sus tesis son parecidas en lo fundamental, creo, a las más conocidas explicadas luego en la conocida e importante obra de Pío Moa.

No sé si el engendro actual perpetrado por el gobierno de Su Majestad, el camarada Felipe, viene a ser una especie de continuación actualizada de la tristemente célebre Ley de Defensa de la República, una tiránica ley de censura sin tutela judicial que de verdaderamente «republicana» al menos en el sentido común occidental del término no tenía nada.

Pero, cuando por imposición despótica anticonstitucional del Poder, y con el apelativo de “democrático” para mayor sarcasmo, se quiere privar al ciudadano consciente que quiere formar su propia opinión libre en lo posible de prejuicios de elementos de juicio, o se impide violentamente exponer esas interpretaciones de la historia, cabe pensar que hemos vuelto otra vez a las andadas. Esperemos que no sea así y las instituciones que nos deben defender recuperen la cordura y actúen en consecuencia.

Pero de terminar de producirse este atentado ojalá el resultado final sea el mismo de entonces, otra derrota del gobierno criminal y liberticida. Este es por otra parte el mejor homenaje a los patriotas españoles de bien que como mi padre entonces padecieron los terribles sucesos y luego con su esfuerzo cívico y de trabajo trataron de elevar la conciencia moral y bienestar material de España.  Un legado de convivencia y progreso que no podemos permitir sea destruido por los mismos agentes malvados e ideologías criminales de entonces.

 

 

 

 

 

Mohatra, un concepto esclarecedor

Acostumbrado, quizás, al empleo habitual de barbarismos y anglicismos puede que a algún desocupado lector le llame la atención el término mohatra aunque, para su desgracia y la nuestra, conozca o sufra muy bien la realidad de lo que se nombra.

Cabe afirmar que la mohatra es la verdadera institución tradicional española por antonomasia. Su desarrollo, permanencia y perfeccionamiento constituyen, junto con El Quijote, acaso la máxima aportación de España a la Cultura occidental.

Mohatra es un término muy nuestro, revelador de nuestra realidad más profunda,  acuñado en el Siglo de oro donde es empleado habitualmente por los más grandes. Viene a significar el predominio de lo falso pero con apariencia legal o institucional de verdad o solvencia.

Según  la Real Academia de la Lengua la palabra mohatra tiene dos acepciones:

1 “venta fingida o simulada que se hace cuando se vende teniendo prevenido quien compre aquello mismo a menos precio, o cuando se da a precio muy alto para volverlo a comprar a precio ínfimo o cuando se da o presta a precio exorbitante”.

2  “fraude, engaño”.

Y el verbo mohatrar significa “hacer mohatras”

Caballero de mohatra es el que aparenta ser caballero no siéndolo. O también el caballero de industria o de la industria. Que significa “hombre que con apariencia de caballero vive a costa ajena por medio de la estafa o del engaño”.

Mohatrero es el que hace mohatras.  En la Literatura de la picaresca a veces se le llama mohatrón.

Covarrubias explicaba que mohatra era la compra fingida que se hace vendiendo el mercader a más precio del justo y teniendo otro de manga que lo vuelca a comprar con dinero contante a menosprecio.

También se dice mohatra cuando se compra en la forma dicha y se vende a cualquier otra persona a menos precio. Los que se ven en necesidad para cumplir alguna deuda hacen estas mohatras y para cegar un hoyo hacen otro mayor.

En sus famosos comentarios a El Quijote, Francisco Rodríguez Marín aclara al lector que mohatra es un contrato simulado de venta, por el cual compra uno de un comerciante algunas mercaderías a crédito y a muy alto precio, para volverle a vender en el mismo instante al propio comerciante a dinero contado y a precio más bajo. Es simplemente préstamo a usura, mal disimulado por el contrato de compraventa.

En El Quijote, Capítulo XXXI de la segunda parte que “trata de muchas y grandes cosas”, Cervantes usa el término “caballero de mohatra”  en el significado de hombre que vive a fuerza de enredos y a costa de negocios poco limpios o de licitud dudosa.

Vemos, pues, que en un sentido amplio, Mohatra significa fraude, falsificación o engaño. Negocios fraudulentos o de dudosa legalidad y aún menor legitimidad pese a sus apariencias o a los instrumentos empleados, de aparente legalidad o presunción de veracidad o conformidad a criterios, leyes o normas. El falso certificado, el falso aval, la documentación aparentemente legal que esconde una trampa, delito o fechoría, la falsa auditoría que ignora o encubre la realidad de las cuentas o de los hechos, la falsa ciencia, la tasación según convenga, la sentencia canallesca e injusta cuando no prevaricadora, el título universitario que ampara la ignorancia… o la institución que no cumple con sus obligaciones o hace lo contrario de lo que debe aunque revista sus actuaciones con apariencia de legalidad.

Mohatra es la Medicina mercenaria y mohatrero es el médico que traiciona su juramento hipocrático, ampara falsedades y obedece órdenes arbitrarias, maliciosas o injustas del poder político o empresarial, aunque cause muerte, dolor o sufrimiento.

Mohatra es la actuación del fiscal que no defiende a la Sociedad como se espera de él sino que protege y ampara al delincuente siguiendo instrucciones jerárquicas o la búsqueda del propio medro a la sombra de los poderosos. Es decir, que hace méritos o bien aplica muy modoso y obediente el principio de jerarquía pero no el de legalidad.

Mohatra es para muchos el llamado Tribunal Constitucional, entidad política más que judicial, que burla la jurisdicción y competencias jurídicas del Supremo para dar apariencia de constitucionalidad a los manejos o conveniencias políticas e intereses inconfesables de los que mandan. De acuerdo con la experiencia de estos años se trata de un mal llamado Tribunal cuyos desprestigiados ocupantes acaso serían capaces de declarar anticonstitucional a la propia constitución si así se lo exigieran quienes les nombran o mantienen.

Mohatra es que los medios de comunicacón supuestamente independientes y con vocación de formar opinión públia tengan por accionistas a las grandes corporaciones que perpetran las fechorías y consignas que no sólo no critican sino que aplauden.

Mohatra son las instituciones de regulación financiera que no se enteran o hacen como que no se enteran, cuando no se constituyen cómplices activos, de las mohatras y desfalcos perpetrados por aquellos que tienen la obligación de vigilar e impedir por su propia razón de ser institucional.

Mohatra es aquí la llamada Monarquía parlamentaria, sistema supuestamente sometido a una constitución vigente pero que encubre en realidad un régimen oligárquico cerrado, saqueador e injusto en el que el Parlamento no es el centro político principal sino una institución subalterna, de palmeros, meritorios y “agradaores” del jefe de partido que hacen lo que les dicen según convenga al jefe de partido, sus intereses partidarios, caciquiles u oligárquicos. Un régimen en el que el pueblo, “soberano” según pontifica la mohatra, lo más que puede escoger es entre los dos validos reales o jefes de banda que le indican en el escaparate del sistema y que serán los agentes visibles, los conseguidores y encubridores del saqueo oligárquico durante esa legislatura o periodo de dominación.

Mohatra es llamar democracia a lo que no es sino una oligarquía corrupta, apátrida y coronada. Aunque siendo purista el propio concepto de democracia sea equívoco, una contradicción en términos, acaso una mohatra.

Mohatra es que sea el propio Gobierno de Su Majestad quien promueva el comunismo con los recursos que saquea a sus súbditos.

Y es que una vez más, lo que no es un hecho nuevo en nuestra historia, disponemos de la evidencia la doble realidad española: la oficial y la real. En efecto, los problemas de fondo son siempre los mismos con la Monarquía una y otra vez restaurada, como una plaga bíblica de la que no nos podemos librar los españoles.

La Institución mohatrera por excelencia en cuyo nombre se administra «Justicia» que legitima, posibilita y protege todas las demás.

 

Sonata de estío

Quizás el más notable signo de los nuevos tiempos sea la traición de las instituciones. Desde la Ciencia, la Cultura, el Derecho, la Justicia, la Medicina, el Arte… a las diversas instituciones políticas.

Las principales amenazas contra la sociedad y diferentes pueblos vienen de sus prostituidas politeias o estructuras de poder incluso las llamadas democráticas. En especial de sus gobiernos, mercenarios de intereses ajenos al bien común. Esto es aún más paradójico y tremendo en los países pretendidamente democráticos. Mediante el fraude electoral, el chantaje o incluso el asesinato los dirigentes que no sirven lo suficiente a la plutocracia globalista genocida y sus turbios manejos de dominación son separados del poder o eliminados. Trump, Bolsonaro, el presidente de Haiti, los de naciones africanas opuestas a la “vacunación” obligatoria…

Pero tenemos otros, en cambio, muy serviciales y colaboracionistas. Así el encanallado presidente francés, un mercenario Rothschild, dictador totalitario partidario del GULAG con pretexto sanitario como otro personaje más cercano del que luego hablaremos.  Una tesis totalitaria que está encontrando antítesis en las protestas de muchos manifestantes. Incluidos mil doscientos médicos dimisionarios.

En este desorden de cosas se entiende que el doctor falsario esté preocupado. Otros personajes del escalafón sangriento, mejor colocados que él en la cucaña globalista le ningunean pública e inmisericordemente. Ni siquiera le permiten unos breves minutos de compadreo cómplice o gloria mediática para salvar la cara. De entre ellos, sólo Su Satanidad bergogliana se ha dignado recibirle en Palacio hace unos meses. Si bien no haya podido evitar mirarle de reojo y ponerle sinuosa sonrisa lobuna, como calculando cuánto puede engordar aún antes de ser sacrificado.

El usurpador Biden no quiere saber nada de él. Ni tampoco otros políticos norteamericanos de cierta relevancia.

Hasta su lugarteniente Redondo, antes de ser descalabrado barranco abajo, tenía ideas propias diferentes sobre el reparto o pilla plla del esperado botín europeo.

Incluso el amaestrado Tribunal Constiucional se atreve a desafiarle y le acaba de dar un espantoso revolcón que en países civilizados que no fuesen el esperpéntico reino borbónico implicaría la dimisión ipso facto.

Tampoco ha podido o no le han dejado hacer trampas en las recientes elecciones madrileñas según moda comunista habitual incluso en EEUU.  Y posible señal de que ya tendría los días contados. Para colmo, a él, tan feminista de cuotas, le ha dejado en evidencia una mujer que no forma parte de su abigarrado harén no binario contra heteropatriarcal trans alabancioso.

Está el precedente histórico tan significativo de Su Católica Majestad emérita, hoy fugada bajo asilo protector en tierra sagrada de moros, ingratamente obligado a abdicar de un día para otro pese a sus innumerables servicios prestados a la Causa desde antes del magnicidio de Carrero o la escandalosa retirada del Sáhara.

¿Querrán evitar una bancarrota y crisis de deuda? O, al contrario, ¿Quién sería preferible para ellos gestionarla?

¿Habrá caído en desgracia con sus amos? ¿Será un nuevo paria internacional?

Pero, “a rey muerto, rey puesto”. El Poder no quiere vacíos.

En Galicia se acaba de celebrar una típica romería a la búlgara en la que el déspota galleguista, promotor del GULAG como Macron, y también parado in extremis por el Tribunal Constitucional para no ser menos en méritos globalistas que el propio falsario, ha sacado un tropecientos mil por ciento de los votos. Para que luego no se diga que la PP carece de ideología o debate interno.

Allí estaba lo más granado actual de la formación pepera no procesada aún por un desfalco o chanchullo o prevaricadora normalización lingüística más o menos. No estaba Bárcenas pero sí su jefe Mariano calzas lilas, ese hombre. Inasequible al desaliento e impasible el ademán como buen percebe de El Roncudo.

En la pasarela de futuribles, todos muy modositos y risueños. Como la niña Chole de la Sonata de estío del paisano Valle, sabio experto en esperpentos, la niña Ayuso lucía palmito y reciente triunfo aunque pronto secuestrado por sus enemigos camaradas. Gentes que miran con envidia y preocupación a la nueva heroína emergente, aunque no terminan de comprender si sonó la flauta por casualidad o en verdad sabe solfeo.

Hubo abrazos entre todos, todas y todes, aunque no se ha publicado que tras tantas carantoñas y besuqueos se haya atendido en urgencias alguna herida traicionera.

El prócer galleguista ha proclamado a media cucaña que el futuro pasa por el mini Macron, Micron Casado. Él sería el elegido para heredar y sustituir al falsario como imaginaria de igual servicio si se confirmase la caída en desgracia globalista del déspota.

Sin embargo, Micron el del máster es un tipo mucho más mediocre que el Macron original, que al menos ha sido directivo en las empresas de Rothschild antes de defender sus intereses desde la poltrona presidencial francesa. La cantera parece que ya no da mucho de sí. Y al que vale ¡le echan!

Es posible que así sea, que ya todo esté atado y bien atado por el astuto mando previsor extranjero, porque, de lo contrario, al falsario con demostrada vocación de nuevo Maduro o Castro sólo se le sacaría de la Moncloa con los píes por delante.

 

La «sombra» de Rosalía bajo la sequoia

 

                                                                                                             “El sufrimiento es el buen Dios, (Georges Bernanos)

Lo que llevamos de verano en Galicia se parece más bien a una otoñada suave que Dios quiera no sea anticipo de mayores desastres venideros como con los que de vez en cuando la Historia castiga a España.  La cosa no es nueva, ya decía el maestro Unamuno que “llueve tristeza en fino orballo”. Ojalá si se confirmasen los presagios más agoreros luego no sean lágrimas de sangre.

Cuando el Kali Yuga o Edad de la Sombra y el oscurecimiento espiritual avanzan imparables, antes que el satánico Gobierno comunista de Su Majestad lo prohíba definitivamente, me voy a permitir una breve incursión de auténtica memoria aunque no sé si «democrática» como la llaman ahora los siniestros déspotas cursis arrebatacapas.

Rosalía como arquetipo

Rosalía es considerada un arquetipo del galleguismo. Lo que no deja de ser equívoco. Se trata de una gran poeta española que no necesita refugiarse en el localismo ni en la explotación de la patria chica ni menos en el indigenismo impostado como tantos mediocres que arrebañan los presupuestos oficiales sin los que no serían nada.

Aunque los nacionalistas que tanto la calumniaron en vida ahora la reivindiquen para sus fines, la verdad es que nuestra poeta fue muy crítica con los de su época ya que sin duda los conocía bien por haberlos padecido.

Cuenta Manuel Murguía las confidencias de su mujer en los últimos tiempos, con la muerte ya cercana: “Deja pasar todo; no somos más que sombras de sombras. Dentro de poco ni mi nombre recordarán. Mas ¿esto qué importa a los que hemos pasado ciertos límites?”

Si apenas sospechamos cuáles pudieran ser esos ciertos límites, sabemos que Rosalía había pasado el círculo de espanto y superado el umbral del hermoso Jardín botánico de Padrón, el que como dice don Camilo, el del Premio, “está poblado de ánimas de poetas”.

Y allí vemos su “sombra”, su frágil feminidad, sentada en un humilde banquito, al pie del sequoia sempervivens, un majestuoso, longevo y exótico, no autóctono, monolito vivo de acupuntura de conexión entre lo telúrico y lo celeste, que le acompañaba en sus meditaciones sobre la peripecia de su vida, y al que abrazaba cuando sentía lejos a la insensible y atropellada muchachada que la llamaba: “a tola”.

Y en silencio: “eu so non digo nada, eu so nunca sospiro, qu’o meu corpo de terra y o meu cansado esprito, adondequer qu’eu vaya van conmigo”.

Bajo sus ramas protectoras, Rosalía veía pasar su vida, el discurrir de su amada Galicia, tan lejos de Dios pero tan cerca de los políticos y nacionalistas. Y el de la poesía como guía de su alma en el laberinto de la comedia que desea ser divina.

Las plantas pueden entenderse como símbolos metafísicos además de espléndidas o mustias realidades biológicas. Si la acacia amarilla representa su amor secreto, o el tulipán amarillo el amor sin esperanza, el adonis nos trae los recuerdos tristes. Otras veces el significado resulta equívoco: “mayo longo, mayo longo, todo cuberto de rosas, para alguns, telas de morte, para outros, telas de bodas”.

Como equívoco, sino equivocado, fue llamar follas novas al ramallo de toxos e silvas sos, hirtas como miñas penas, feras com’a miña dor. O como la palma, símbolo de virtud, doncellez y triunfo. ¡La que se armó! Nunca pensó que su relato sobre el domingo de ramos iba a provocar tantos sinsabores e incomprensiones.  Nunca habría querido menospreciar a la doncellez gallega. Precisamente ella.

Rosalía reniega del galleguismo y del dialecto

Rosalía se lamenta del sectarismo ambiente en Galicia y escribe a su marido: “me extraña que insistas todavía en que escriba un nuevo tomo de versos en dialecto gallego. No siendo porque lo apurado de las circunstancias me obligara imperiosamente a ello, dado caso que el editor aceptase las condiciones que te dije, ni por tres, ni por seis, ni por nueve mil reales volveré a escribir nada en nuestro dialecto, ni acaso ocuparme de nada a que nuestro país concierna. Con lo cual no perderá nada, pero yo perderé menos todavía”.

Esto es ahora olvidado o censurado pero el texto es muy claro: Rosalía abominaba del galleguismo y del uso sectario del dialecto como ella lo denominaba.

Tras este desencanto, otro más en su vida, su pensamiento discurre, pues, entre caléndulas, begonias, dalias, o espliego: dolor, pensamientos oscuros e inestables o desconfianza, mientras aguarda al invierno definitivo: “Mientras el hielo las cubre, con sus hilos brillantes de plata, todas las plantas están ateridas, ateridas como mi alma. Esos hielos para ellas, son promesas de flores tempranas, son para mí silenciosos obreros que están tejiéndome la mortaja”.

Sombríos pensamientos lejos de los de otro poeta hilozoísta, don Antonio Machado, “mi corazón espera otro milagro de la primavera” cuando paseaba por el camino a san Saturio, pasado el monasterio de san Juan con la tumba vacía de su claustro, por la margen izquierda del Duero en su curva de ballesta en torno a Soria…

Y para culminar el hilozoísmo, parecido al de Bécquer, de su concepción poética: “tan solo dudas y terrores siento, divino Cristo, si de Ti me aparto, más cuando hacia la Cruz vuelvo tus ojos, me resigno a seguir con mi calvario”.

Y, en efecto, no lejos, al otro lado del amado Jardín de Padrón está una de sus joyas, la Corona de Cristo formada con un magnífico ejemplar tallado de Cercis siliquastrum, cuyo nombre español es el árbol del amor. Capaz de acoger bajo su anillo redentor todo el sufrimiento del mundo, junto a la “sombra” melancólica, triste sino amargada pero lúcida de Rosalía.

 

Leva ministerial

s conocido que para la recluta de la marinería de Su (poco) Graciosa Majestad británica se recurría a levas forzosas en tabernas, tugurios y casas de mala nota. Cuando se  mira la nueva recluta ministerial del flamante gobierno del gran timonel surge la pregunta, ¿de dónde habrá salido toda esta tropa y tropilla?

Mucho ruido y pocas nueces. La sensación es de improvisación y desconcierto. «Si sale con barba San Antón, y si no la Purísima Concepción». Ni siquiera parece un gobierno de PNN como se decía antes, al principio de la heroica Transición hacia el actual precipicio. El falsario sabrá qué quiere destruir de aquí hasta que se le consiga echar de la Moncloa. Y para devastar y asolar, en cierto modo cuanto más brutos mejor. Y, en efecto, hay que tener cuajo, pocos escrúpulos morales e intelectuales para figurar en un gobierno del déspota.

Y luego, la asignación de carteras que se asemeja a una siembra a voleo y con semillas de distintas clases.  Que el Iceta fuese anterior ministro de la cosa de las taifas pudiera entenderse, que se le haga responsable de Cultura y Deporte, no. Un tipo catalán que la experiencia más afín curricular sobre tales materias sea dar saltitos o poner el culo en pompa.

Y así, todo. El falsario, ¿podrá pergeñar una tripulación medio apañada que no se estrelle contra el primer escollo que se cruce en su deriva?

Al final va resultar que la banda comunista podemita tenga más entidad y calidad que la comunista de nueva generación de la PSOE.

La impresión es que este renovado Gobierno de Su Majestad va a dar jornadas de gloria y jolgorio antes de terminar de destruirnos. Tiemble después de haber reído. Que el déspota se queda debilitado en cuanto a su banda inmediata de compinches para perpetrar fechorías, pero sin embargo va a poder lucir él todo lo que vale.

En sustitución de la Susi, que sufre una penosa crónica indigestión gramatical, es curioso que sea elevada a nueva portabocazas gubernamental la alcaldesa de Puertollano. El pueblo manchego de las dos mentiras, ni puerto ni llano.

¡Bien empezamos!

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.