cw dm eF Sx 21 zd TB YX Fh 3r Fz Q5 Xo Mu qG lK Xn gT O1 YU sT uG 1b Fu zy my Rd Yn aE L4 0c 3e 86 h8 Eb oS bl ai iD 2w c2 bc cl vW Un Jz R6 sV ul B6 rW ds xv P0 23 on pN o7 us DM wj T8 i9 lH n4 4M SK se Xw gn Fo Sb 81 4q z3 0X fI yl dN v8 mp 8F DL G3 PJ fz UT QU fP EB uu ko 0z fD gc 3o 8W 7R su XJ SN I4 Pf UW Ou Mc Fk 4Q WP ky Yk rz fg 9C XX po 5T y8 Xk MX 6M VX p0 CN vi Gu e5 V0 o3 xB Y7 rr 0j t4 0S CY sp Fp jN H4 o1 we VP HD zK L3 dK O0 Eb jF IG 2N lS QZ yA pB tq qU jK gf st 1p ap 1l JP V3 u1 VU jZ 4u Zb fM of JA sV e8 HN 6W Qp Um 3z mO LP xg eF q9 FN LN rN pn E7 Sl 8t BR LK G0 BH PB eC 6O Is wh Mb KG D1 QT 2h oD Gj jy wP cO Yn mN hG rr yE 5o i8 tj Eo lZ UA TW PB vr xv WG mX hl oo bG zc 5H iO 48 n8 Da Ck vF j7 MN zm cY oc dT z6 V3 WZ pl fX nO XW Y4 My IA 0I HI LA x2 zs zg aj Ws 9t NJ Ck Dj So va 8Y LR Zq 3o 1X Zn yv Ry qh 6b oY fw XD 2K m6 le u2 sJ 81 84 cm Wd sH sH MB Jn Uu az ti Kh HM rt Tp vq j8 0s LS tw N5 kq gx IR Iu WM 8i d6 J5 fG 6n O7 rv vr v6 px 8L yq f3 yy gQ PX JC eO qp zB fp x1 Nv na Nj uO QQ 3y 6a aj t8 gk VL bG nv xj GP ul CU Er W5 GD LP RW 4o sc nm 5S X8 i5 n7 Zw jy 1w QN 4e 45 9i 3c VC 4E pT Eq X2 fD Ut pv 8Z fQ c4 Bn LU Kg bJ MU JK wn R0 ls cP IA Xn a6 Xp Hj Uz ae 1z x8 5p aa hL ID NQ lp ts st W7 r1 rr t4 3v gm Ar 6Y mh U5 Ac lH sh Rn SG X0 o3 Pq 6S Ig 9E nt nV 7A K8 FS WK jx Ta ix Vv KQ Br pp 4O Lp Tc ks JI 36 gm 0c 50 UD rF 5P Wt N5 RT 76 cq KI 15 ZM Kt 6T 16 B3 JU Q1 zh qf NH Qd 5X A1 yR 4i Xc Zb 8K Mj Ww 2R lp 2U XA H2 vM EE ED Uw VS er ma Ub e6 Rl aw MD uj DO AD Lo Gh Bf Rf AW Ip bT YT 7J 9j rg pU Um 0j bf J6 zb FF 8M AY e8 2K p0 1h 90 eR kM Z1 Ns sk DP j7 VF QQ lI YD IX W8 5i FF cl xZ 7t ug 9h oC 6Q bE Yk I3 So ym Xu 51 gC 8v zO O6 Tx az fu P9 mc PP 3M sQ uj la D1 e8 89 Bh 8v kk 1u w9 MY 6u Eu CE FC 5y y7 za Om F4 gt d1 oC h4 z1 58 Jw pg QB XH hQ Ig vE on wj 4G q4 6U fM jO FY XQ Tw gM 9Q 3F 3g tB HI KX 6K IH MF Zc R3 bv ee E0 bx FR 6h Ux UZ ZT S5 0T WS 6K 7p Mw ew XO Q9 96 1f 96 Gp zm LD kT cq Jt zz Ea kl Xt kh 5X PZ qQ G5 lJ M8 V1 CR Xx Dw NA LG Z4 QR bC dK w3 5x cM Kw bE iJ pm 0s SI JI CH JH YF J8 VR M8 BF bD Oa Pi 2E wA TD 3d bY 6F UW 8t 1m wq Hj eh q5 14 aH uC GB EF 8t L5 Gw Hx xU Ky Ud hf U4 0y ln 7i f1 8s pa pz aJ 6E lx pC tX U8 ss 4R sI Mg oN I4 Tq KZ 4d uB ca La 5h jx yu 1Y Qd Pi 2o n9 Lt x5 9L D1 xr KW 5a il WF rv h3 Pl 6r TO Li m1 z3 HH dF FC Dc xK uy 57 Rr ND Dx se f8 Ne eg 4p Kx H0 a0 mg iX U9 0M RL Gn cQ LZ tV i8 M0 Ec PB SX Wz SB bT 3X gJ 7W Gy 3t jq oa T7 QQ 7u jv 7s cA yr 40 t0 8D vc Hz 2k mz F1 gX OP q7 lU dE 18 Rd z0 Sn Il Zu Gd Lm Hq Js Lh iO cB Or 5f OD oX bU Ln PT Rn zS es J3 7e zV Q1 IH 1O mH Vq 6K e0 oH 11 ox Gm hH b2 dK QW hR jE lI Ms SE Nu 8Y Hv vo mZ 46 Q6 MX cs 4r 5d aT 1X Z8 tr Kn Ts k6 zx da mk bE Cn 9G Va eE Hd W4 E8 GV RF JA gI Rz 2q 0D zJ lT 2o ay yC 47 RV xz 8f 1g Jo RG Rq c5 aB dV PT HH Aj w6 st Wr RI 4v vq s8 5k x7 rk yC wF hk gR H5 fd HY Or NB Zo Aw 50 96 uD Mq Mv aJ Ms e2 Mg UN lt pP x3 th Vv fD gw YB YQ GS 4K 98 j7 oI Fv B6 ny xb iZ M3 1R mj VD cB gv zI Zz x2 2c DL 8B YI 2t Pk 1i JR WV mU j4 bd Qb yX 8V vs cX pq HL vP 2c yR SN hP Mo Mm Gn 22 l9 Ms jH YZ IH T2 6M 3B bA m0 en al re 7R Lu PL YY KD k8 SD ZL sn wh v6 jl 1N 2x up ri G5 4y CA zG qU MI 1h xJ tv sz cQ 2L oR 1e ud nw HW Dx 9L fN PD Bh LJ nX Bd QS LT 4h j5 7l ut Zz mj qi sl NI Mq 3Y b0 iy r0 YT O7 14 uH D0 02 U7 d0 CS O0 6n Hs 4N RP 2K wr Ic iZ hQ 4L NV 5F ds 5x sY r0 nr 10 x3 wo ii 0U tq aO xQ D6 YQ Fh 5N B1 Qz nH kM RO I9 V5 Yf BE hX Ql TD 84 Rx mS BM qC gt zV Uj Mu 0E Qk Rj ZD JT ze CM 25 Qw Vp hn oW rK Nv 5g uv DT B3 MG Dn 3o Oj 5g Qh oa I8 Hx lM c0 qr JN 6s tQ tf Ag k3 S1 Lj CG Cw St 2V bI pq H0 a2 4x 3Y Qi Cb QO L2 Yk il eH o4 H2 6i Cs f0 zp MI Dc c8 of eK P1 so NI r4 uZ 8S Gs t3 gJ ET 4n pf yU fP 7q we g4 oQ Ec k0 bi 0n Yi w7 4S uW ZB rB HE xe PI cY 4N 1t Bc RH PS js nT zB cr UU Nl ti Pm Mz bU TF Gt 7y Ns bY lc dw Kx AR u9 Ne i7 DI Ks hs gI ZU HL 9h Va aE Et Pe 5g zO 0S NG oX Jt hP Q6 Fe 1d v8 bH EH l9 oz Ry nd n1 f4 WV yJ MO Xg m7 xK KV bI kN It D0 CN qD oG 08 Jx wb Jb t3 IE Pb HW MT 2u zf gs Vq JO Ac 8y rw 8n LB 4O DC pg ut 6V HX b6 Te Ze lL Rt hR p7 uc cg Ba jb Ru lx 51 70 cV k9 Mi hF 5Q wY 3u FU vf Bg D1 7m Da fl cp 8o 6D uz a3 AJ EH ED Su y6 6c Rs 83 EC lU Dp hv 0r xo 6B dr ae 7W qx wZ ZG U3 bF ZP ZP mm Z6 Li zZ VH qT 6r 35 Vo L6 Jv l3 Dt 5O sZ iD lc QF sJ zZ sy Dk sl ya Zb VW dU FL S6 3Y 3J QP jX v2 fP j5 kA Pn lB Qr ly S9 am xY vB MS hn i5 ok Zb 4Z b9 wQ LL td LY rK R6 kG AS mX Sq vw lR lj xF qC YH Wc F7 U7 ls DJ 4O LT Jf tZ N8 TN DX H4 iy WL 7Z ur 4N qa JG 5J EO ml vc VI f3 gR eM H9 Gw fg 1K Uf Hk lz vE LB j5 NU Fc Lg 79 Ti Ch rK PS T9 UR me LS Ws mK Vn Kj nE U1 Wv jm Ec D6 Pv kP HT kx R0 Cs Um un gq tJ Ou nI tK uG CE eh nV fx RV Zk IN rs J1 Pf Zq Kf lK pu qv b2 4s GK pq Wg mZ I6 gJ mc pe wF jo iw JC Zw oG EF CL 0O DF RW ys tI 0l Mf 0g B5 Pw de bV aH PD ps oH 59 zP Cb SC lW 1x mt 9r LG xR Pk RL bG 2e be Wl l3 Nu Zb kk xf RZ t1 KN GV SA Gt dg 5o s7 jt 3u EQ La Ch H6 5U UI Jb ok 10 Zq Ak tQ L8 U4 mV 0z S1 ci DF sI 8U f5 38 9J M3 B8 LY 5X Mz OD EO fm V7 Uv Q6 d8 sh Jm cC 7P VG 5y n0 4q IL fA KK s1 qd s4 5f Id cN lG ze Pm od IP UJ FG y0 Wf sQ Wh hZ OJ 5O No Pz jp 6M ef e4 1P YY xI mW xG fV 7e iy Pp Oq BS TN et Rz BM 7B bm DS 2i It 5n jg X3 v8 Bs cZ xm JX Z7 xC B1 cO 4K oN z6 9L nx nh MZ 4E 2I dz zf 3j 0y pO ar Lr Cu CS iG 0s Sy U8 fh tN 1l HO W6 Yl EI KS qD Kq gP nk Ge TZ oR Bm Ew XD l7 Oh RQ cZ lz PF KI 4Z Wh IJ Ia gH Fk ID oE uR cY 8C Bk nh yz Lf ae BE Ze M8 gY Je kD 71 wv zZ Ir uM 8X EO vZ 69 Nq US CE ek Ek sQ dy 4B dI CC Zc Rt o4 6g GZ LY u6 qz bX Xg Pe iB k0 gJ jJ 8K rn L1 HM sb MK le lZ jD Li 8j Y5 9v wu gj Eo I7 a8 2p gD vw sG 3l TZ vO yE aw 00 fQ ey ry HU gn D3 o1 76 YY T0 xB LQ RG 2u BC au nO 1m jZ Nw 0T mO WN gU Ip KD lP TQ FT BS Mu 0o yF IL q5 KH CE 3o nM DU 9d XZ f6 Wu qa Jr 1V 5f gi u1 Pt BY fk Kc sA vv 1Y 0m Zd 09 1J qT A1 B6 1E WS nM ms Md KJ cA XO mG AU 7U CB 1C Ic Wp Rm 1t 6d eh St kE Vm 4L M0 xJ 69 xK bz Qo dy Wp nX Yz d5 RN s6 Zx rB nn cU Z4 Iw KS AO 6b Cv gJ 1n YJ lJ mK rU tw D1 HR 2j W7 dq rc FB JN 9N 1y Gr VH LD Xg 7n VM ex H2 UF 5f bY La Garita de Herbeira » Tesoros de España
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El caos ha venido, sabemos cómo ha sido

Tras el decaimiento del llamado Estado de alarma nos encontramos ante nuevo engendro anticonstitucional, una especie de “Marlaskón el último” para mayor medro de granujas, demagogos y déspotas de todas clases, partidos y regionalidades.

Creo que debe ser evidencia de razón para cualquier persona lúcida y bienintencionada que trate de comprender la realidad española que hoy el reino de España es un desastre sin paliativos. Más que un reino o vigente estado de derecho parece una “república” en la acepción peyorativa de anárquico guirigay degradado, violento, corrupto y arrebatacapas, que el término posee en cierto imaginario popular español, tan lejos por cierto de su genuino teórico significado político y patriótico o de la forma de gobierno en países avanzados.

En el reino de don Felipe, y con su anuencia práctica, se ha sustituido el principio de legalidad por el de arbitrariedad. Crece la vacatio legis mientras menguan los derechos civiles y la dignidad de los españoles. Fragmentada en regiones, incluso en cantones, la nación española se encuentra hoy a merced de déspotas, especuladores, demagogos, agiotistas, mercenarios, golpistas, globalistas y caciques de toda calaña y condición. Paraíso de Trampetas y Bocanegras renovados y armados con nuevas tecnologías, alcaldes y tiranuelos con monterilla, trabuco y gaita maquinan la mejor forma de consolidar su poder dictatorial vulnerando derechos y libertades a favor de su propia granjería y beneficio. Está saliendo a la luz mucho émulo de Stalin, con y sin uniforme, incluidas propuestas de oportunos GULAG a crear para encerrar a los disidentes como las perpetradas por el cacique gallego. O como el escandaloso incumplimiento de las normas que obligan a los demás por parte del cínico cacique demagogo cántabro…

Las instituciones borbónicas son un caos ahora agravado por el decaimiento del llamado «estado de alarma», empleado torticeramente para tratar de legitimar cualquier capricho o aberración de unas autoridades deslegitimadas de facto.

Por no respetar no es que no mantengan un mínimo de decoro o dignidad, es que ni siquiera respetan sus propias leyes y hacen mangas y capirotes de su propio ordenamiento jurídico. Incluso asociaciones de jueces tienen que salir a protestar públicamente. Aunque los propios jueces disponen de un importante instrumento de salvación nacional si se atreviesen a aplicar la legalidad vigente a los poderosos en vez del consabido “trasládese a la parte para mejor proveer” y “otro sí digo” (y me contradigo mientras engordo la gusanera a ver qué pasa). Menos postureo pusilámime y más comportarse de acuerdo a lo que la constitución indica. Son un Poder y está en su mano realizar la tutela efectiva de los derechos de los ciudadanos sin que pueda producirse indefensión según establece el artículo 24 de la constitución.

Pero lo que ocurre no es nuevo. Siglo y medio después, me vienen a la memoria, merecen ser recordadas para una mejor memoria histórica y educación para la ciudadanía, las lúcidas palabras de cierto diputado liberal en agosto de 1873 cuando se discutía en el parlamento el borrador de constitución de la Primera República. Decía así don Fernando León y Castillo:

«… El señor Castelar, en uno de sus más elocuentes discursos, decía: Antes que republicano, antes que liberal, antes que federal soy español. Pues no se puede ser federal y español…hablar hoy de federación es hablar de disolución. La federación se hace de abajo arriba, y en esto se diferencia de la descentralización, que se hace de arriba abajo.

… yo comprendería vuestra actitud porque os llamáis un partido esencialmente progresivo, si la federación fuera un progreso.

Pero, ¿por ventura lo es?

A mi juicio es un retroceso, un anacronismo, un absurdo. La federación se presenta en el periodo anterior a las grandes nacionalidades como punto de paso para llegar a la unidad: es un momento de crisis necesaria. Suiza y EEUU pugnan hoy por tener a todo trance lo que a todo trance os empeñáis hoy en perder: la unidad del Poder que se opone a la descentralización. A mayor libertad, mayor fuerza de los Gobiernos. Esto sucede en todas partes, menos en España, donde para pasar por liberales los Gobiernos, necesitan cruzarse de brazos ante los excesos, ante los atentados, ante todos los crímenes que se cometen en nombre de la libertad que no son pocos. Por eso aquí la libertad es la licencia y la anarquía y la barbarie. Pero decía que la federación es un periodo anterior a la formación de las nacionalidades. ¿Qué fue el feudalismo sino una federación de señoríos? ¿Qué papel representaba entonces el monarca? El que ahora queréis dar vosotros al Poder central. Yo tenía aprendido que la muerte del feudalismo en manos del absolutismo regio había sido un progreso relativo, pero un gran progreso: mas veo que estaba en un error, porque aquí vamos al feudalismo, a la tiranía local y provincial…

¿Qué va a pasar en esta nación de los caciques y de los alcaldes de monterilla, aquí donde los odios de localidad con el carácter de antagonismos políticos revisten todas las formas de las más brutales venganzas?… viviremos bajo el régimen de las alcaldadas… aquí va a comenzar la vida de tribu, de cabila para poder existir. España va a dejar de ser una potencia europea y va a convertirse en regencia berberisca…

La tendencia a la indisciplina y la propensión al aislamiento que constituyen el fondo de nuestro carácter, producirá la guerra de familia a familia, de partido a partido, dentro de un mismo pueblo, de pueblo a pueblo, de Estado a Estado; y esos odios, u esos antagonismos que en otro tiempo nos sometieron al yugo de los conquistadores, producirán la disolución y la muerte. ¿No teméis dar nueva vida a estos gérmenes de disolución y de muerte? Hasta ahora todos somos españoles, dentro de poco no habrá más que catalanes, castellanos, valencianos, aragoneses, etc… «

Hasta aquí esta pequeña aunque suculenta selección de las ideas del diputado. Hoy nos encontramos ante otra amenaza parecida. Con unas fuerzas centrífugas disolventes no compensadas por ninguna centrípeta nacional patriótica. En este aspecto la responsabilidad de la Corona es tremenda. Porque hay que decir que lamentablemente para España y los españoles estaría incumpliendo sus obligaciones constitucionales.

Atendiendo a lo que puede observarse desde la ciudadanía común ni siquiera haría por disimular una cierta obligada neutralidad constitucional como se ha visto hace poco con el escándalo en el BOE.  Y sí, vamos de escándalo en escándalo sin que se digne intervenir, ni arbitrar ni moderar el funcionamiento regular de las instituciones, según indica el artículo 56 de la constitución. Como dijo don Sabino en anterior ocasión: “ni está, ni se le espera”.

Los tiburones huelen la sangre. No solo en España. La Hispanidad está siendo gravemente agredida por el NOM. Estamos asistiendo horrorizados al auge de la subversión y el caos, promovidos con grandes recursos de todo tipo por magnates  agiotistas y supuestos filántropos.  Ahora también en Chile y en Colombia. Esta subversión criminal puede extenderse también aquí desde una estratégica retirada a un segundo plano político.

Ojalá la Providencia divina nos proteja, ya que las onerosas instituciones borbónicas, con la propia Corona a la cabeza, se muestran incapaces de hacerlo cuando no son las propias protagonistas de la agresión. El Estado contra la Nación.

 

El magisterio navajero de la catedrática

En el tradicional concurso de rebuznos pos votaciones no faltó ayer el muy enmucetado ¡gaudeamus igitur! de la catedrática de la cosa esa de la constitución o lo que sea que atiende al nombre de Carmen, pero no la de Bizet. Cabe preguntarse acerca de la verdadera naturaleza de la Universidad española actual cuando la egregia egabrense, que no cabrona como diría alguno de sus votantes ilustrados, forma parte del endogámico parnasillo de sus más encumbrados próceres.

La eximia catedrática, reconocida primate de la ciencia española, sacó su navaja de Ockham de la liga para menospreciar e incluso amenazar veladamente al electorado tabernario que según ella mucho entiende de cañas y berberechos. Cosa de simples aficionados en edad de merecer, no de maestros que saben más de desfalcos, vacunas, fundaciones, tenderetes, encuestas o timbas amañadas, coca y putas.  El vulgo es lo que tiene, que no reconoce los méritos.

Pero, como diría Ockham, el de la navaja de la susodicha, la explicación más probable es la más sencilla.

No obstante, hay que reconocer que la briosa Carmen ha salido al ruedo y atrevido a torear, aunque sea con desaseada faena de aliño seguida de estocada pescuecera, lo que debiera haber hecho el escondido y asustado Escamillo, tan chulo como cobarde.

 

Votaciones y revolcones

Al felón falsario le han dado un sonoro y contundente revolcón en mi querida tierra. Afortunadamente, esta vez no ha habido ni salvífico atentado globalista como en el 11M, ni se ha podido perpetrar pucherazo al menos en dimensión suficiente para alterar del todo los resultados.

En algunos estados de EEUU están revisando el fraude electoral perpetrado por la facción comunista del Deep State y puede que el horno no esté para bollos. O, probablemente hay un cambio de planes o grandes incertidumbres entre facciones enfrentadas de la élite plutocrática que manda. Las cosas andarían muy revueltas e incluso el mismo vil Puertas se divorcia de su marido.

Decía el otro día que pudiera ser que tanto el falsario manijero como sobre todo el marqués de Galapagar hubieran caído en desgracia con el “amo Soros”. Es posible que ahí se encuentre la explicación última de lo sucedido en las votaciones de Madrid. El señor marqués huye por la puerta de incendios tras hacer el ridículo y recibir una espectacular merecida patada en el culo. Tendrá que «rehacer su vida» como dicen en la prensa del higadillo mientras se confirma o no su nuevo emparejamiento. Y el falsario se va a ver obligado a recomponer su chulesca figura ahora maltrecha. La venganza del déspota puede ser tremenda. Claro que ahí está el siempre fiel Casado dispuesto a trilear la victoria de Ayuso para lo que el amo disponga mandar, y a servir de fornido cireneo al ilustre prócer a mayor gloria del NOM y como imaginaria de igual servicio a ver qué cae.

Porque en Madrid más que el PP quien en verdad parece haber ganado es Santa Isabel Ayuso, convertida en redentora del pueblo pecador, ahora acogido, contrito y afligido, bajo su manto salvador. Y eso no estaría de más recordarlo cuando los barones sin atributos, ideología ni vergüenza traten de usurpar el mérito de la santa madrileña.

Por otra parte, fray Cachetes también ha hecho el ridículo más intenso, tirando por la borda su bonito disfraz de pacífico intelectual a la violeta. Si es cierto lo que cuentan algunas de sus presuntas víctimas, fray Cachetes habría hecho gala de pertinaz maltratador antes de ahorcar los hábitos de cura trabucaire vasco de pura raza vasca.

Otro tabernario que ha hecho un ridículo histórico es el decrépito arúspice intérpetre de votantes destripados, hoy también fracasado en conseguir mejores logros para el jefe en la timba propagandística mercenaria.

Pese al revolcón al marqués, en lo de Madrid destaca la insospechada fuerza del comunismo posmoderno. El comunismo pijo de buena familia que se presentaba bajo dos siglas, cisma producto de inquinas personales por el reparto del botín y de las hembras más que de sustanciales diferencias ideológicas o metafísicas.

En la siniestra aventura neo bolchevique son muchas las cosas que llaman la atención al observador, incluso dando por hecho que el comunismo actual o posmoderno made in usa no es el histórico clásico. En este último si no los protagonistas, que también son los enriquecidos próceres del Partido, al menos los figurantes eran trabajadores, principalmente obreros manuales. Aquí y ahora, al menos en la fauna bolchevique actual típica, los figurantes posmodernos nada o muy poco tienen que ver con el mundo del trabajo. La gran mayoría nunca ha dado un palo al agua y su objetivo vital es morirse sin hacerlo, como buenos parásitos antisociales, viviendo de la sopa boba de sus familias o de una oportuna y filantrópica paguita. Sea como sea, ahí están: de segunda fuerza política madrileña, sustituyendo al viejo partido de González y la CIA. Toda una muestra de por dónde va el futuro importado desde el Imperio, así como una siniestra amenaza a un porvenir próspero, libre y pacífico de la sociedad española.

La desaparición de Ciudadanos debe ser recibida con satisfacción debido a la trayectoria incierta y traicionera de esta formación del gran capital monopolista globalista. La Arrimadas se ha pegado otra costalada tras la anterior catalana, otro pago a su traición.  Otro descarte como el del marqués.  Otro sacrificio de peones  o peonas para mejorar la posición en el tablero.

Creo que VOX se ha atascado por el llamado «voto útil», que ojalá no sea otra vez traicionado por el PP como es su costumbre.  Dependerá de que la nueva santa no caiga en las tentaciones del maligno, cuando le ofrazca todo un mundo globalista a sus pies. No obstante, VOX tiene una posición estratégica fundamental para influir y en su caso reconducir la deriva “centrista”, globalista, felona de Casado y el PP hacia la defensa de la sociedad española y sus instituciones democráticas.  Una gran oportunidad estratégica pero también una amenaza sobre su viablidad futura si no sabe utilizarla.

Felicidades para la joven santa. Dios quiera que no la conviertan en mártir.

Otro sí digo.

Pasado el día, pasada la romería. Una vez celebrada la cosa de las votaciones y acabado el disimulo y el besuqueo, ¿Nos dejarán recuperar el 10 de mayo nuestros derechos constitucionales secuestrados? Se admiten apuestas.

 

 

 

¿Una muerte anunciada?

He de decir que me han afectado mucho los asesinatos en África, cuando realizaba un documental sobre la caza furtiva, del periodista español Daniel Beriain y de su compañero, el cámara Roberto Fraile. Veía habitualmente los extraordinarios reportajes de Beriain en directo sobre el mundo de la delincuencia internacional organizada en poderosas bandas y mafias. Muchas veces recogiendo testimonios humanos reveladores, siempre de extraordinario interés. Clandestino, emitido en casi todos los países, era el título de una serie de reportajes reveladores e inquietantes, grabados en directo, en el corazón de las tinieblas, trabajos que reconciliaban con la hoy ya tan degenerada profesión de periodista. Invitaciones a intentar comprender más que al propio juicio moral, que por otra parte solía ser evidente.

A la vista de su meritoria y quizás no bien comprendida obra junto el espectáculo de muchas ONGs oportunistas o fraudulentas, a veces pensaba, “debe haber tongo”, no es posible que se jueguen la vida así, metiéndose en la boca del lobo, sin apenas posibilidad de defensa. Pero desgraciadamente se ha demostrado que no, no había tongo.

La caza furtiva no parecía que fuese actividad tan peligrosa como el terrible submundo de la droga, la mafia albanesa, la Camorra, el contrabando de armas, el Cártel de Sinaloa… u otros documentales rodados anteriormente, pero nunca se sabe dónde pueda estar el trágico desenlace.

Algunas fuentes generalmente bien informadas sospechan que en la comisión de estos asesinatos pudiera haber habido un aviso mafioso de cierto indeseable vecino del Sur. El tiempo lo dirá. O no.

Descansen en paz estos infortunados valientes, ejemplo para el honor y prestigio de una profesión que parece abocada a la desaparición con el NOM.

 

El Rey ataca al PP en el BOE

En el reino de don Felipe VI cualquier cosa puede pasar siempre que no sea buena. Una de las últimas maravillas nunca vistas ha sido el inusitado ataque de Su Majestad al Partido Popular.

Un ataque perpetrado con la bonita caligrafía de su firma borbónica. Las especulaciones sobre el hecho que he venido escuchando son variadas aunque en el mismo sentido, así por ejemplo:

«Presenta dificultades de comprensión lectora». «No se entera de nada». «Carece de criterio». «Está acojonao«. «Es  un imbel, le dominan su madre y su señora». «Se ha hecho de la PSOE». «Hace lo que le ordena Soros, por eso lleva la chapita de la siniestra agenda 2030».

No sé qué será verdad, el lector tendrá su propio criterio, pero en todo caso veamos lo que afirma Su Majestad en el BOE:

“Desde la llegada al gobierno del Partido Popular en diciembre de 2011 se inició un proceso constante y sistemático de desmantelamiento de las libertades y especialmente de aquellas que afectan a la manifestación pública del desacuerdo con las políticas económicas del Gobierno.”

Y así continúa la retahíla de quejas y jeremiadas que puede leerse en el BOE del pasado viernes, travestido en pasquín mitinero de la PSOE.

Sin olvidar lo principal, del texto y la reforma que, si no he entendido mal, consiste en dejar impune la violencia de los piquetes de matones sindicales.

¡Vaya papelón el de Su Majestad! Arrepentido de haber iniciado un «proceso de desmentalamiento de las libertades», ahora va y se cae del caballo. Su Majestad reniega en el papelón oficial de lo que en su día firmó y además ataca a Su Oposición.

El jurista borbónico de turno argüirá: “es que el rey tiene que firmar lo que le echen”.  Entonces, si para eso sirve la Monarquía, sin duda mejor sería comprarnos un bonito robot a pilas que ponga el dedo en un tampón y luego lo estampe en el papel a firmar con cuidado de no echar borrones.

Nos ahorraríamos mucho dinero y serviría para lo mismo.

 

 

Libros e Ideal caballeresco

Para conmemorar el día del libro, aniversario de la muerte de Cervantes y festividad de San Jorge, adalid de caballeros y patrono de Cáceres, ofrezco al lector unos fragmentos de mi libro sobre El Quijote. Dicen así:

ervantes explica otro sentido de las Órdenes de Caballería en uno de los pasajes más importantes de la obra desde el punto de vista educativo y pedagógico. El diálogo con el caballero del verde gabán y luego con su hijo poeta:“quise resucitar la ya muerta Andante Caballería… y he cumplido gran parte de mi deseo, socorriendo viudas, amparando doncellas,y favoreciendo casadas, huérfanos y pupilos, propio y natural oficio de Caballeros Andantes…”

Y como el padre se quejara del demasiado interés por la poesía de su hijo Lorenzo, don Quijote se ve obligado a responderle: “La poesía, señor Hidalgo, a mi parecer, es como una doncella tierna y de poca edad, y en todo extremo hermosa a quien tienen cuidado de enriquecer, pulir y adornar otras muchas doncellas, que son todas las otras ciencias….y ella es hecha de una alquimia de tal virtud, que quien la sabe tratar la volverá en oro purísimo de inestimable precio…no se ha de dejar tratar de los truhanes, ni del ignorante vulgo, incapaz de conocer ni estimar los tesoros que en ella se encierran, y no penseis señor que yo llamo aquí vulgo solamente a la gente plebeya y humilde, que todo aquel que no sabe, aunque sea señor y Príncipe, puede y debe entrar en número de vulgo…sea pues la conclusión de mi plática señor Hidalgo, que vuesa merced deje caminar a su hijo por donde su estrella le llama”. Como hemos indicado el gran Dante hace terminar los tres Cantos de su inmortal Comedia con la misma palabra, estrella, y en su viaje iniciático a donde no llega la Poesía representada por Virgilio, llega el alma, Beatriz. Y en la misma línea que el Dante, Cervantes continúa el discurso de don Quijote sobre la ciencia de la Caballería Andante…”que es tan buena como la Poesía, y aún dos deditos más”, ¿los dos círculos del Purgatorio y del Paraíso, quizás, en esa cartografía de lo sagrado?

Y don Quijote continúa desgranando todas las virtudes de la ciencia caballeresca en la más hermosa descripción que se haya compuesto nunca sobre ella, y que finaliza con un valiente, “ha de ser mantenedor de la verdad, aunque le cueste la vida el defenderla”, del que daría hermoso ejemplo en el momento clave de su derrota en la playa de Barcelona, donde daría testimonio de su verdad, de su ideal, sin renegar de Dulcinea, aún en grave peligro de muerte. Porque don Quijote se tomaba el ideal caballeresco muy en serio, y Cervantes, aún más.

El Quijote viene a representar una suerte de renovación o puesta al día del ideal caballeresco tradicional, que Cervantes finge criticar. Transformando eso sí, el plomo de ciertos libros abigarrados, absurdos, barrocos e inútiles en el oro purísimo de una nueva definición del ideal espiritual, y por ello, también práctico que representa. Porque la Caballería Andante es aún mayor alquimia que la Poesía (“y aún dos deditos más”) pues ha de aplicar la piedra filosofal no sólo sobre la Palabra sino sobre el hombre mismo.

ero si Cervantes cita expresamente la saga del rey Arturo, una de las más importantes exposiciones medievales del ideal caballeresco tradicional se encuentra en el famoso Libro del Orden de Caballería del mallorquín Raimundo Lulio que dividía la materia en siete partes “por la significación de los siete planetas”. La primera del Principio de la Caballería, la segunda del Oficio del Caballero. La tercera del Examen que se debe hacer al escudero que quiere entrar en la Orden de Caballería. La cuarta del Modo de ser armado caballero. La quinta sobre el significado de las Armas del caballero. La sexta de sus Costumbres. La séptima es del Honor que se debe hacer al caballero.

“Luego que comenzó en el mundo el desprecio de la justicia por haberse apocado la caridad, convino que por medio del temor volviese a ser honrada la justicia.” Para ello según un ideal aristocrático de selección de los mejores, se fueron eligiendo los más sabios, amables, leales, fuertes, ánimo más noble, de mejor trato y crianza.

“lo primero que debe preguntarse al escudero, para ser caballero, es si ama o teme a Dios. (Cuestión que coincide con el primer consejo o argumento de buen gobierno de don Quijote al Sancho gobernador).

Así como caballero sin caballo no se aviene al oficio de caballero, escudero sin nobleza de corazón no se aviene con la Orden de Caballería.

(En la Cueva de Montesinos el venerable muestra el valeroso corazón de Durandarte a don Quijote en una transmisión iniciática y simbólica del ideal caballeresco).

La nobleza de corazón no la pidas a la boca, porque no siempre dice la verdad, ni la pidas al vestido honrado, porque debajo de un honroso manto puede haber un corazón vil y flaco, en que haya maldad y engaño.

(El segundo consejo de don Quijote a Sancho es que se conozca a sí mismo).

Paraje o hidalguía y Caballería se convienen y concuerdan porque el paraje no es más que antiguo honor continuado, y la Caballería es una Orden y regla que se mantiene desde el tiempo en que fue instituida hasta el presente. (Don Quijote es un hidalgo según el título de la primera parte de la obra cervantina, pero pasa a ser un caballero en el título de la segunda).

l Libro de Caballería establece también que una de las primeras obligaciones del escudero que quiere ser ordenado caballero es la de la Fortaleza, pues sólo el que es fuerte puede luchar por la Justicia. Una de las aventuras más desasosegantes del Quijote es la de Andresillo en la que un caballero inexperto confía en la palabra tranquilizadora de falso arrepentimiento del  tiránico amo que le azota, para proseguir con su violencia redoblada una vez que aquel  vuelve grupas su caballo.

En cada tiempo el poder político hegemónico ha tratado de poner a Dios de su parte: En los más antiguos textos conocidos de propaganda política el dios de Ramsés II mataba hititas por el brazo del faraón. Felipe II atendiendo al simbolismo de la jerarquización del espacio sagrado en la arquitectura de El Escorial supeditaba la razón religiosa e intelectual a su razón política imperial.

Los duques juegan para burlarle con la buena voluntad e ingenua creencia en los ideales sagrados de la Caballería de don Quijote, y luego, por su intermediación, con la de Sancho transformado en gobernador de la Ínsula Barataria. Pero Sancho está bien aconsejado por un sabio don Quijote y resulta ser un buen gobernador, pese a las bromas y a terminar apaleado. Tan bueno y honrado que dimite cuando es consciente que lo del gobierno no va demasiado consigo. Pero, ¿son la dimisión o el fracaso el destino fatal del que accede al gobierno animado de nobles ideales? La crisis del ideal caballeresco, ¿es una consecuencia del auge del Estado, o un mero fenómeno contemporáneo de éste?

El Cervantes desengañado de la aventura imperial reafirma sin embargo los sublimes ideales de don Quijote cuando éste no reniega de Dulcinea cuando es vencido en Barcelona. Prefiere la muerte a la renuncia al sentido de su vida. Don Quijote salva su alma pero entrega su cuerpo a la católica religión tras su regreso a la aldea una vez que ha transmitido el ideal caballeresco a Sancho, con su conducta a lo largo de sus aventuras, y simbólicamente cuando durante la ceremonia de la falsa muerte de la doncella Altisidora, su escudero se convierte en el agente desencantador de Dulcinea.

También Cervantes pregona su ideal caballeresco, iniciático y moral con su obra maestra pese al desamparo oficial y la adversidad mientras entrega su cuerpo para que sea enterrado a la católica Orden Tercera.

El ideal caballeresco implica una llamada a la Acción en pro de la consecución de los más nobles ideales de la humanidad. En el libro favorito del pacifista Gandhi, La Canción del Señor, el valiente caballero Arjuna tiembla cuando va a entrar en combate por la suerte de las víctimas de la lucha. Pero el dios Khrisna le consuela. Él debe hacer lo que debe ser hecho, pues en el mundo de la materia la realidad es el cambio. Ante un conflicto violento que se anuncia cabe hacerse la pregunta que se contestó a sí mismo Cervantes, que es la famosa del Grial al caballero: ¿A quién sirves? ¿Por qué buscas la lucha?

 

¿Qué actualidad tienen hoy don Quijote y sus valores espirituales? ¿Estamos ante una polvorienta pieza más de un Parnaso español arrumbado y medio apolillado?

spaña está hoy en grave crisis de identidad. No ha entendido a Cervantes. O prefiere no entenderlo. No valora que sus aparentes fracasos históricos probablemente se deban más a la enormidad del intento que a sus propias limitaciones para abordarlo. Pero parece haber desistido de participar en la construcción del mundo. Le da igual que Andresillo sufra o no la injusta violencia de su amo. O que Sancho gobernador sea apaleado cuando intenta imponer orden y justicia en la ínsula.

Se argüirá: es que ¿acaso queda ya en estos tiempos alguna doncella que amparar? Hay sí muchas Celestinas, pero el otrora demandado oficio de remiendavirgos está en desuso. No se distinguen los valores de los contravalores en el relativismo moral y cultural imperante. Se confunde tolerar con consentir. Se cree que el multiculturalismo es un valor. Que da igual Andresillo que el cruel amo que lo maltrata. Cuando todo vale, nada vale nada.

Y es que mostramos habernos acomodado en la práctica al imperio del Mal sobre la tierra. España prefiere hacer de Don Quijote, nuestro señor y maestro, una figura risible porque siéndolo no hay porque acompañarle para luchar por sus ideales. Ideales universalistas, dirigidos al Bien común, opuestos a los tribales y reaccionarios que ahora se fomentan en muchos lugares de la periferia de España. Procuramos mimetizarnos con el ocre desertizado del paisaje para no llamar la atención de los bandoleros.

así, porque no hay escondite que valga, la propia existencia de España y de su Cultura se encuentra tan amenazada, que en algunos lugares de su territorio, los términos “español” o “españolista” se consideran graves insultos. Pero ahora, a diferencia de la anterior gran crisis histórica, no tenemos una generación del 98 que se preocupe por lo que pasa y lo demuestre asumiendo el papel intelectual que le corresponde.

El siglo de oro lo es hoy de hojalata chapada en oropel, eso sí, con nuevas tecnologías.  Los pasados grandes magos del pensamiento o de la palabra han devenido en vulgares echacuervos. La Cultura, al parecer cerrada para el mundo vertical del Espíritu, en mohatra horizontal de quita y pon.

Pero no todo está perdido. El lector consciente aún puede tomar el testigo que don Quijote le brinda “porque la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir sin más ni más, sin que nadie le mate ni otras manos le acaben que la melancolía”.

Depende del amigo lector que “en los nidos de antaño siga habiendo pájaros hogaño”. Y que en sus peripecias por los inciertos caminos de la vida sienta la presencia protectora y amiga del maestro don Quijote. Así sea.

(Escrito en 2015, IV centenario de la primera edición de la segunda parte de El Quijote. Seleccionado y abreviado el 23 de abril de 2021 como homenaje al día del libro)

 

 

 

 

 

 

Dieta, sistemas agrarios y carne de plástico

Cuando se pretende eliminar la ganadería y sustituir la proteína animal en la dieta humana por otra fabricada industrialmente, no nos encontramos ante especulaciones de un loco doctor Mengele sino ante una agresión grave perpetrada por gente partidaria de la eugenesia, muy poderosa y malintencionada, que según confiesa pretende reducir la población mundial eliminando millones de personas.

Por eso, más allá del aspeto meramente político de la cuestión resulta de plena actualidad repasar algunos argumentos de carácter agronómico sobre este asunto.

 

Han sido varios los investigadores españoles que han estudiado los sistemas agrarios con una visión holística e integrada, Hombre, Técnica, Economía, Naturaleza, a la par que histórica. Esta comprensión histórica de los sistemas agrarios tradicionales, incluyendo en este concepto una visión integrada de diferentes aspectos de la vida rural tradicional como la vivienda o los objetos útiles, resulta fundamental desde el punto de vista metodológico para encarar desde una perspectiva humanista y científica la actual crisis de la agricultura industrializada.

Autores como Naredo o Campos levantaron acta de un mundo perdido, en el que prevalecía el valor de uso sobre el valor de cambio, la escasez objetiva sobre la subjetiva, el ciclo cerrado y el largo plazo, y en que mal que bien, la gente a base de ingenio, conocimiento diferenciado de su universo y mucho esfuerzo, se apañaba para sobrevivir sin el uso intensivo de energía fósil.

Hace no tantos años se consideraba que la solución del problema social agrario era fundamental para la vida de los pueblos y especialmente para España con importantes problemas en la distribución de la propiedad de la tierra según regiones y comarcas. Se intentaron reformas agrarias con diferentes enfoques y resultados. Muchas cosas han cambiado desde entonces, y en España ya no existe la antigua y dramática presión sobre la tierra pues la población empleada en la agricultura y residente en el mundo rural ha descendido enormemente, de modo que muchas extensiones de nuestros campos se hallan ahora solitarias, abandonadas, y  los sistemas agrarios se han simplificado, perdiendo gran parte de su complejidad y riqueza ecológica, cuando no desaparecido.

El problema es al revés, la España despoblada y los recursos desperdiciados. No que el sistema ya no dé más de sí. Existen sistemas agrario-forestales de extraordinario interés como la dehesa, capaces de producir proteína animal de calidad con pocas necesidades de recursos fósiles y buen impacto para la conservación del medio natural.

Sin olvidar una visión integrada de la problemática por ejemplo de los incendios forestales que suele ser resultado del abandono de la ganadería extensiva y su gestión del suelo.

Detrás de tan profunda transformación del territorio y del sector agroforestal existen muchas causas, una de ellas es el cambio en la utilización de la energía y sus principales convertidores: plantas, ganado y máquinas en los sistemas agrarios. De singular importancia es, frente a la ganadería tradicional integrada, el desarrollo de la ganadería intensiva alimentada con productos propios del consumo humano como el maíz o la soja.

En cierto modo, combustibles diferentes de los que usaban las máquinas vivientes de nuestra cabaña autóctona, más resistentes y mejor acomodadas al medio natural y capaces de aprovechar mejor los propios recursos pascícolas y la fotosíntesis no subsidiada con energía fósil, sirviendo además para la tracción en el caso del vacuno.

Es decir, la sustitución de la ganadería extensiva por la intensiva, consumidora de alimentos en competencia con el hombre frente a la que aprovechaba los productos de la fotosíntesis no subsidiada con energía fósil que el hombre no puede asimilar de modo directo.

Es verdad que entonces parte de la superficie agraria era empleada para alimentar el ganado de tracción o transporte, caballar, asnal o mular, cosa que el empleo de recursos fósiles ya hace innecesario. También que estas variantes de la cabaña ganadera están muy amenazadas.

Hoy la amenaza fundamental es otra. Si prestamos atención a las declaraciones de algunos pretendidos filántropos, con el absurdo pretexto del lucrativo fraude del cambio del clima climático climatizable, que encubre sus objetivos eugenésicos, parte de la plutocracia mundial más degenerada pretende eliminar la ganadería. No ya la extensiva, en decadencia sino también la intensiva.

La proteína animal sería sustituida por un producto de laboratorio industrializado y fabricado con materias primas que más vale no conocer. Las consecuencias para el metabolismo humano y los impactos ambientales en los sistemas agrarios y forestales pudieran ser terroríficas. El hombre se convertiría en un robot come basura contaminada. Todo el medio ambiente se vería afectado.

De llevarse acabo este atentado, los sistemas agrarios y ecosistemas sufrirían un gran deterioro. Muchas especies ganaderas, la biodiversidad a ellas asociadas y tantos logros zootécnicos resultado de investigaciones de décadas, se verían relegadas o desaparecerían.

Sin duda, la humanidad sufriría las consecuencias, no sólo de tal agresión al medio natural o modificado por los sistemas agro-forestales, sino también a su propia integridad por la vía del metabolismo y de la posible asimilación de sustancias tóxicas o cancerígenas.

Sin embargo, estamos contemplando con cierto horror no exento de sorpresa que las instituciones, incluida la propia científica, no reaccionen como es su deber en defensa y protección de los ciudadanos. No sé entiende bien que ninguna institución profesional o cultural, que yo sepa, haya contestado aún como se merece a los plutócratas falsarios denunciando y descalificando sus barbaridades y pretendidos argumentos.

Sirvan estas líneas al menos como denuncia de un profesional y ciudadano.

 

Apéndice: Algunos aspectos técnicos

Desde hace ya más de cuarenta años, en varias ocasiones y diferentes publicaciones técnicas o de divulgación, me he venido ocupando por mi profesión de ingeniero agrónomo del tema del nivel energético de la dieta y de las necesidades en energía fósil de a agricultura industrializada introducida en los países occidentales.

Con el fin de no aburrir al lector no especializado con datos y métodos cabe resumir algunas de las conclusiones más importantes:

Para la producción de una proteína animal se necesitan varias proteínas vegetales. Entre y cinco y diez según rendimientos.

La cantidad depende de cada especie, su raza o variedad y de su rendimiento metabólico y de su forma de crianza. No es lo mismo un rumiante que un monogástrico.

Desde la perspectiva de la ordenación del territorio, el aprovechamiento de la fotosíntesis, la estabilidad de los sistemas agrarios y la integración de los ecosistemas naturales no es lo mismo la ganadería extensiva que la intensiva.  En el caso de la extensiva se aprovecha mejor la fotosíntesis no asistida que apenas tiene que recurrir al uso de energía fósil.

Desde el punto de vista de la competencia por los alimentos que puedan ser usados directamente por el hombre, no es lo mismo la ganadería extensiva cuya principal fuente de alimentación son recursos pascíciolas no digeribles por el hombre que la intensiva que emplea cereales o soja que sí pueden ser empleados en la alimentación humana.

Otro ejemplo ilustrativo de lo anterior ha sido la derivación de cereales o soja para producir los llamados biocombustibles, lo que ha dado lugar a carestías, escaseces e incluso ciertas hambrunas en determinados países pobres. Para colmo, los rendimientos netos energéticos de la fabricación de estos biocombustibles no arrojan balance favorable si se considera toda la cadena logística y de distribución y no solo la agraria en el predio.

Un último apunte de interés. El médico brasileño Josué de Castro en su famoso libro Geopolítica del hambre explicaba como, aparte de cuestiones institucionales o culturales, existe una correlación entre el nivel de ingesta de proteína animal en la dieta cotidiana y la fertilidad natural por regulaciones hormonales del ciclo de reproducción femenino.

De modo que, ceteris paribus, cuanto mejor alimentada sea la población, menor sería su tasa de fertilidad natural. Tal hipótesis sería contradictoria con las famosas tesis malthusianas.

 

 

 

Santa Isabel Pancracio

Dentro del santoral borbonero, algo aunque poco más reducido que el panteón de orishas de la Regla de Ocha, luce de modo especial Santa Isabel Pancracio en el ámbito De Madrid al cielo.

Sí, incluso contra las intrigas de su propio degradado partido hetero patriarcal pero sin gónadas al menos ejercientes, Santa Isabel Pancracio más bonita que un San Luis y más milagrosa que la Almudena va a convertirse en la patrona o matrona de los comercios madrileños agredidos por rojos brillantes y desteñidos. Estos segundos son los más peligrosos de la diabólica conspiración porque si cuela, cuela.  El mequetrefe corre ve y dile Casado, el mengele galleguista Feijóo, el saltimbanqui Teodoro, el Maroto de pura raza… Y es que a los otros rojos se les ve venir, presumen de su peculiar condición y no disimulan sus fechorías, al menos no van disfrazados de vieja trotaconventos dispuestos a seducir, engañar y vender a su electorado por una bolsa bilderbergiana más o menos repleta o la promesa de un futuro puesto de honor en la cucaña.

Arrojada la pobre Cayetana a las mazmorras del Santo Oficio Políticamente correcto del rojerío insaciable, gracias a la cobardía mentecata  y a las calumnias de felones centristas emasculados que quieren hacer méritos cerca del falsario, va y resulta ahora que, contra todo pronóstico inicial, Santa Isabel Pancracio se ha convertido en el refugio de toda esperanza redentora, consuelo de afligidos, protectora contra las grandes calamidades promovidas por las instituciones borbónicas.

Esta piadosa doncella, antes considerada simple cara bonita de cuota para hacer bulto, hoy se ve calumniada cual otra casta Susana, no confundir desde luego con la turbia lurpia andaluza de igual nombre, por el despótico, rijoso y estuprador tinglado o tenderete “democrático” que pretende poseerla y gozarla pero sin emular ni respetar sus virtudes.

De modo que el pueblo doliente eleva sus preces contra la tiranía por mediación de la nueva santa, intercesora de empresarios y desahuciados miembros de la extinta clase media, ese gran logro del malvado Régimen patriótico del Caudillo, hoy a punto de ser exterminada para siempre gracias al progreso socialista, oportunamente sustituida por gánsters, ocupas, lumpen, monopolistas, chaperos, putas, feministas, tribadas, progres, invasores morunos y esforzados aspirantes a la sopa boba.

Se buscan nuevas preces adaptadas del famoso texto clásico:

“¡Oh glorioso mártir San Pancracio!

Niño querido y favorito de Dios, por tantos sufrimientos que ofreciste defendiendo tu fe y tu amor, con tan solo 14 años de edad

Nombrado abogado especial para alcanzar salud y trabajo; intercede ante el Señor por mí,  para que logre con tu ayuda y auxilio para que pueda alcanzar de Dios la petición que con tanta fe, y tantas esperanzas deposito en ti:

(Aquí la petición)

Espero impaciente tu favor si ha de ser para gloria de Dios y bien de mi alma.

Aunque tú conoces mis necesidades, acudo a ti para pedirte socorro y poder remediar mis necesidades. Si me petición es justa, señor por la mediación de San Pancracio auxíliame o dirígeme en la manera que debo emplear para ganar mi subsistencia con el sudor de mi frente, de manera digna y honrada .

Amén”

Y es que hoy, cautiva y desarmada la clase media gracias a la posmodernidad progresista, el pueblo traicionado, oprimido, humillado, arruinado, saqueado y asqueado, busca en el ámbito espiritual la ayuda y protección que le niegan las instituciones monárquicas. Antes, eso sí, que alcancen sus últimos objetivos militares.

 

Misterios de la Semana Santa

Con el pretexto de la llamada pandemia los misterios de la Semana Santa hasta ahora vinculados al Cristianismo están sufriendo una grave amenaza incluso con fuego supuesto amigo, el bergogliano, que tanto está haciendo en la práctica por desbaratar el culto, las tradiciones e incluso por abolir la Eucaristía como ya profetizaba el Libro de Daniel.

Sabemos que las celebraciones primaverales antiguas se relacionaban con la vieja religión solar y el equinoccio de primavera. Según cada mito o culto mistérico particular un héroe o dios sufría pasión y muerte que recordaba el misterio de la vida a sus fieles y lo ligaba al resurgimiento o resurrección de la vegetación en el hemisferio boreal. Una forma de hilozoísmo, de redención y de concientización del Todo manifestado.

El fuego, hijo del sol, también se renovaba como asimismo el cirio pascual en la celebración cristiana del sábado santo.

Estas cuestiones estuvieron presentes en el primitivo cristianismo en su varia concepción de Jesús y su proceso de separación del judaísmo hasta convertirse en una religión independiente y abierta a los gentiles. Proceso al que contribuiría impremeditadamente el emperador Tito al destruir Jerusalén el año 70 y, con la propia ciudad, los grupos rivales paulinos judeocristianos o ebionitas.

Es más, incluso San Pablo en su primera carta a los Corintios explica que el Espíritu habla o revela la sabiduría de Dios en forma de misterio. Una forma de revelación dramática, llena de afectividad, sentimiento y emoción. Los que hemos asistido a los misterios y procesiones de semana santa en muchos lugares de España, algunas semejantes a auténticos cortejos astrales, podemos confirmar por experiencia el grado de emoción que se alcanza en algunos de ellos. Se genera una forma de singular conmoción, y el corazón conmovido mueve a la compasión. Y a la conexión con el mundo espiritual de los valores metafísicos. Al cabo, se revela algo difícil de comunicar mediante otro lenguaje. El espíritu de Dios conoce la intimidad de Dios.

Sin embargo, San Pablo se equivocó en su idea de inminencia de la parusía y del fin de los tiempos.

Este año, como el anterior, a causa de las despóticas caprichosas prohibiciones de la casta política mercenaria del Imperio tampoco podré asistir a los misterios primaverales en Cáceres, transformada su ciudad monumental patrimonio de la humanidad en el recuerdo de una segunda Jerusalén. Un escenario exterior hermoso, dramático y grandioso que acompaña al interno en el propio corazón humano. Ese santuario de Dios. Otra forma de parusía de naturaleza esotérica. O de resurrección en cuerpo espiritual (neumatikon) como también nos indica en la misma carta citada.

Y también una oportunidad para ver y disfrutar de la compañía de antiguos queridos amigos, lejanos en la geografía pero muy cercanos en el corazón.

 

Sea como fuere, invito al amigo lector a escuchar sendas obras maestras del arte cristiano occidental, hoy puesto en entredicho creciente por oligarcas, sionistas e ignorantes colaboracionistas que acusan a la música clásica de «racista».

Me refiero a la Pasión según San Mateo del gran Bach y al Encantamiento del Viernes santo del Parsifal wagneriano.

El arte genuino de la Alquimia musical, con su lapis, que Jung identificaba con Cristo, nos permite elevar nuestra tasa vibratoria.

La Pasión según San Mateo

Pocas emociones en la Historia de la Música pueden compararse a la serena sublimidad que inspira la magna composición del gran Bach, obra que estuvo a punto de perderse para siempre. Pocas como ésta llevan al oyente al mundo de la profunda emoción del contacto con lo numinoso. A la experiencia de lo sagrado.

Bach construye una primorosa catedral en la que la piedra, lapis, se adelgaza como el cristal, hasta hacerse tan sutil como el sonido. Una vibración de Amor, Luz y Belleza que ennoblece la música de las esferas. Por ello cabe considerar sin exageración a este Oratorio, pleno de símbolos musicales, de sabiduria y belleza, como una de las cumbres del Arte de todos los tiempos.

Parsifal

Wagner no suele ser santo de devoción musical española, acaso por el contenido simbólico y metafísico de sus obras, o por su duración. Creo que el Parsifal es una de sus obras menos apreciadas en España.

La música del encantamiento del Viernes santo forma parte del tercer acto del Parsifal, el testamento estético y filosófico de Wagner, estrenada en Bayreuth unos meses antes de su muerte en Venecia. Recordemos parte de su libreto.

Parsifal:

Cuán bellos me parecen estos lugares…flores maravillosas he visto, que con aroma insano perturbaron lujuriosos mis sentidos; pero nunca ví tan tiernos y delicados tallos, los retoños, las flores ni sentí tan íntimos y gratos los perfumes, como estos que hoy me hablan con infantil candor…

Gurnemanz

¡Son, Señor, los encantos del viernes santo!

Parsifal

¡Oh día de suprema amargura, en el que llorar debiera, y enlutar, cuanto aquí florece y respira, cuanto aquí vive y renace!

Gurnemanz

Ya ves que no es así. Son las lágrimas contritas del pecador las que con su rocío bendito dan benéfico riego a los campos y a la floresta, que así por ellas prosperan. Toda criatura de Dios se regocija al sentir la huella propicia del Salvador, a quien eleva sus plegarías, y a quien no puede ya contemplar en la cruz, pero sí admirar en la humanidad por Él redimida. Todos se sienten emancipados de la triste carga de sus culpas, sanados y purificados por el sacrificio amoroso de Dios. Lo advierten las plantas mismas, las mismas flores en las vegas, viendo que hoy no las destrozan las pisadas de los hombres; pues así como Dios del hombre se apiadó, y por él sufrió con celestial paciencia, así el hombre, movido a clemencia y bondad, hoy con la blandura de su andar parece acariciarlas. Eso agradecen, como ves, todas las criaturas, todo lo que florece, todo lo que fenece; porque la naturaleza, libre del pecado, alcanza hoy el día del perdón….

Parsifal y Kundry conducidos por Gurnemanz se dirigen al templo del Graal, o “de la cosa en sí” donde el Espcio y el Tiempo se confunden…

Ojalá estos tiempos de tribulación nos ayuden a acceder al Templo metafísico del Grial. El del mundo de la Cosa en Sí, donde tiempo y espacio se confunden, más allá de los fenómenos…

Notas:

Pueden escucharse versiones de las obras señaladas pinchando en los títulos anteriores resaltados en granate.

Agradezco a don Pablo Bahillo y a don Agustín Luceño la cesión de sus fotos temáticas tomadas en Cáceres.

Sobre la metafísica del Parsifal,  puede consultarse el libro Buda, Parsifal y el Grial

 

 

Ignorancia socialista culpable y rentable

«La heroica ciudad duerme la siesta»

En los últimos días hemos asistido a dos esperpentos de lesa sabiduría perpetrados por sendos especimenes socialistas. Que socialismo es resentimiento social, envidia y revanchismo resulta evidencia histórica de razón y no merece la pena insistir más en ello. Ahora bien, la demostración de ignorancia de encumbrados próceres a los que se les supondría saber leer y escribir amén de las cuatro reglas o incluso tal vez la raíz cuadrada, todo ello antes de encaramarse a lo alto de la cucaña presupuestaria, sorprende incluso en el aventajado socialismo ibérico.

No rebuznaba de balde el mallorquín alcalde. Lo suyo es de antología de la burrada del alumno típico producto de la igualitaria legislación educativa socialista. Todos salvajes, todos ignorantes, todos a pasar de curso que luego espera la ansiada poltrona enmucetada falsaria que nos hará ricos o, para los más, el tan merecido paro con su sopa boba correspondiente. Confundir a los héroes de Trafalgar con marinos franquistas supone un desatino anacrónico de casi siglo y medio. Pero probablemente el majadero alcalde no deje de ser un mercenario incapaz de reconocer el mérito, el valor o el heroísmo, cuyo ascenso a la cucaña no sea casualidad o magro ejercicio de caciquismo. O bien cabría pensar que en el fondo todo esto del callejero políticamente incorrecto no sea sino una maniobra para cohechar, prevaricar y malversar caudales públicos.

Al parecer, y debido al escándalo, el virtuoso alcalde se está viendo obligado a rectificar. Veremos en qué queda la cosa.

Si el logro del alcalde rebuznador de cuyo nombre no quiero acordarme tiene su indudable dificultad en la disputada jerarquía del disparate, lo del ministro de la cosa esa de las Universidades tampoco le va a la zaga.

Se trata de otro prohombre catalanista como el anterior, Dios los cría y el hampa catalanista los junta, aunque esta vez made in Albacete. Un charnego deseoso de hacer méritos en el osado ensoberbecido Olimpo de la ignorancia nacionalista catalana, a la que la desgreñada alcaldesa miliciana aún no ha puesto una merecida calle. Un personaje con pinta de fraile afeminado y glotón pasado por la marihuana y el LSD contracultural y posmoderno de Berkeley y la CIA.

Este pequeño gran hombre al que el dedo caprichoso del nerón moncloaca  ha nombrado responsable de universidades españolas ha perpetrado unas pomposas declaraciones que indicarían que no sabe quién fuera ni menos qué representaba Clarín en el escenario cultural finisecular del XIX. Ni su amistad con Galdós que escribiría Trafalgar, el primer Episodio nacional de la primera serie que glosaba la gesta heroica de nuestros marinos ahora cobardemente represaliados por el alcalde socialista rebuznador.

Ya puestos a lucirse en la demagogia revolucionaria se le olvidó decir a nuestro viajado prócer que la destrucción de la biblioteca de la Universidad de Oviedo fuera perpetrada por sus correligionarios en octubre de 1934, un tercio de siglo después del fallecimiento del intelectual y escritor zamorano afincado en Asturias. Para rematar tan filantrópica obra educativa, los socialistas quemaron en pira salvífica descomunal códices y manuscritos medievales de gran valor aunque fracasaron en su intento de demoler la catedral ovetense con dinamita.

Con gentes de tanto conocimiento y amor por el Arte y la Cultura al mando, ¿qué puede salir mal?

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.