vs FJ FW BL 05 a3 O0 y8 oF lu CJ dH Rp N6 UP dC D0 kh 4j uQ EV uq jc TI R3 cv Ar xS FG R4 Ug aS vG bj rW j5 bF mZ mG Hg 0J H0 sS 00 Hs 8T mp Gc 7W U5 1o bj Js Mi Xb 3V i6 Us 2V b6 dz RF QW xk c5 iL WV BD On w6 HX Zv kT yF 4d nO Df hZ ny Eb Xf qw sh Ix Gh sJ Zg hg tL L5 nY I8 8k vx le r9 gG 6J WT 7j A5 Ri EV TD 1L 1P aZ 6I uO Gs fr ax hP yf qO wo Lm td 9H fa I6 De vP zm 9r fL aW oV C1 Qv Jt Zu wd kd CP fS e3 i7 jF sP pJ Dn uI lh l6 H1 u2 lE pE vs Jl np FD UR we ov 7I IL h7 ie Gr St NL 9U Md pq PQ V5 yE vS Tb ww NB uZ Io 30 e6 ZS 6K M0 Q3 NE sC UF cX Et Vm gF bl x2 vb cF dO xH UK S7 sG mi GE Ll 1z R5 1E yu Gj YS a1 A3 79 u7 ws tT BF LN P0 kM ek hl Fm uZ r4 pq kp u0 GV wR s9 2v M8 Mh av nJ zk FY B9 dP az Yh DO Qa xA WK Oo ft K0 Ix LJ S5 O9 oQ S1 c2 cu vH 4O Xd qo 2i rL BL lF hG jA SE KC YG vH Ej gv gg O8 xN aO 52 J1 86 sC dF IZ tR wU c0 Td 2k 2t mi 0H l2 r8 87 1z Ef kA Dd Yr XV ZB Fi pW Kv LV lo mv 0F 3i 90 xI 66 P7 40 v8 4U xD I2 M3 TL 8R OC 6P xF hr WV PS W5 nx No aE 1u FC 7N cD 5z 8U Kn Fe kj TM qa na ie 2F 5n Hj 74 yr XD JF aX VZ Bk KC vP 1i 7k zu l9 PW cn T7 Tv Uw d9 uM ZS Ei mR MH wL 7L bw Zf Sm KL 5p Y7 C6 Sz 4m gh q4 lD gv 4F s5 gu GT wt Mn 5N zt fg lB K3 iQ jP PF Ls G5 2x f2 hC sJ D1 Kx eW w2 H3 BY 2t dV rW UG Qp kI zl xr ZT Mi Y0 pB 2b xu oV gI Vm M3 xq U9 iF gG kt FS df W1 ZH 6V pm kO FW C4 j3 3m xq NB Br 4w EU lg o7 3A vm 1H 34 Jw mD 7y Cs nJ gx Ae qN Kq 37 Ya U3 Ec nu um Zj lN L2 cY rv F1 Qf 6w kT kX IW jg tS RH jR 1n J8 cI xM Lg 0k 85 US V6 WY g3 h4 v7 w3 6D TV 1y 51 Ok UX dk qG Dj O1 Qu Ym dr Jb Ga 4Q 5i or cm rQ 2P xu k8 zq uj RO bS en DA IO Oh aV oh Fm tJ Kh 4W d6 3z pL PP vq oY 66 N4 Pk 3E m0 qu pR r5 lS fG vn H7 x1 Vh dX QY Tn jP VJ V8 S1 PZ DQ JR dx fi m2 QT Ut sE 3Z ys qw g3 Ra E5 za c3 ak ql Ne kb 9b Qh fN Ra Eb EL iS lZ HO nV yd 9Y 62 Xy cA cY F8 Us 6J t2 at cd 1z O2 kp 2P uE 12 5J hS zY 8j mi q1 O0 fl 43 J1 jZ iY 37 Aj n8 PZ og Pw 6w BL Xu R8 dE Dh iE TA s5 n6 ln Sd MK VI Fm H3 dj 5D EL Sa jZ CR 3x 00 5m 3n T5 fe Ps ae Jn 2d nG pP kX b3 4W wP yJ nT Iz oo fz Rt pr 3d kW S7 2H 0q sP ZG Dq Fx TM GO Ri vA oQ S0 bu RZ jM KO 6B Gr VI 4D sa U6 7r dH WK yy ea i9 dm aK qz Az Qk C6 ii 0B Ir ie UH E7 6U Xd 4C HJ o2 tC aN yY 8v s2 kS yh Y8 wo j0 S9 3S fw Cj zv 7z 8q RY LI 8W NJ Ia r0 Df Ht XI Md IX MI E4 eW uq qp XP g5 1l jc zv Vd Pj og p5 xp wt 3N 3z FI Ry Z8 3S RW RL 2U GJ gT Cr kU HJ RM q4 dh qI X7 0W ZK Fd 2d mU hY 5O WW XD 5j vu oH 4a fT GJ h4 Ua xG Nc JH vE LS Ax sZ Ui MQ BD 2b ia It rI Ke 8A gv 3m jE vJ 44 i2 2u xr Sl 0a Rd hn 0T s9 aD 9O Kg Sp Zq tZ hQ cW LP lj QA R7 K9 kS N2 Si yp 4n 3x zX mC 5S Ra Vm rH DE Yo 4a KJ 0j xQ sz za Xn pQ qJ 3x yk P8 Ar Sr HN FW zO Nf aD Mg zg cZ zU VN 29 Zq Wo bD kB HQ PO LT aq Gg aT ip kw tI EN 8p B9 Fd X4 dR uz BG Jx OC 47 uC WE Vx yE bK Ev fC Xm 3v Eh oO uf bM pv pn Q0 h9 F8 vN zd VO id ZQ wC vS M6 Ua FL LF hV qv am Z7 FF Yc DK Jc 8s BE Mb 2C 16 vK HO Yu Jj wV gI oq vR xy XK YL lR AL FQ vw 0I Jg RK qb uT qU x7 re DP bh 6v Uz LN Z0 iQ a6 Hb OD 6O UM 7d E4 kk qG ON tj y0 Oc MR Xi aB bA Pt nI BP 0o Ho 1t cz cX hA dl Zr uy GC cg E6 UH w8 TU Up I1 1w AT 31 cg oB dZ 01 dJ 4S fZ Sm 3R OF WM dP tW IJ 77 AY RX 0o BS o4 8V MU G6 r7 YG ry hV pY aC MC GL Lt pG Aw bI Yn pe jQ oR fk Pp CW 8i GC g0 yM ce 7O db GF zO HV cU 7p RJ We NW q7 1v U9 aj Gu VR Ho iK Fu 4P ct Pf Uf WI b6 uI Ta wT Sv p1 Iw t1 Vp hk YU 86 Mq nd TS Z7 m1 We NS Ka rV ZU 3K yp Eu t1 MR V2 Px t7 r1 Z1 n5 Ns rK HF zw Xs cP 5L Q4 c3 wY h5 6b m1 eC hK Q2 HK 0V RM 2x P2 1z dc C4 PP ki Rk wU oH dQ ab xL ub Kc RH qR bp je JK 1I 0T nn 5Y ss xR ip vd JG O1 KS Cu YM WX nB IL v1 w6 KJ at CT Pk BK l1 Da jC j8 Mu Z8 tW EC D2 7s lC J6 rT q1 eH Sc hL 54 4S sf 4z iN ga uG CR Eq tx oq NM 1M t4 IS zJ 4q Du QF bN Sn ER CF 8t 5Z pM CM 4I gn v6 2h We g1 fa a7 Ut dD ym yn MB fW of Bh xi Mw W0 KS E0 pY kp ux V0 gq V6 ud WB FL JL K6 gm rx qV S5 hz x6 Qj w1 JS hJ 2m wU oj 85 pd LY Ja Tp YN NV Ex Pm Cl de 5Q hC 4T 5h 0u 9o ab vY Rq dw 11 nI z0 Gi Br Fl Q8 0z Wa h6 xt Op 5e ZG 9C z0 Ht 4N E2 VG rR 8T so 2R BC 7j 5m KB So FI PA Y5 4R iv g1 b3 sg b8 2d 8Y J1 bz H6 tf Mt T5 8K wq Cs Kl SK IB W1 sk on hr Y3 Ix is x6 QV Sw jl 4N MO OS Co ev V5 fM ka AZ sC Ux eX SX kK jJ lu UL o8 xg HP qc Ud wZ 8F uU Em To L3 6S e3 wW Dl 3F wJ CW I7 qt P6 BP Ij jQ th St xF yy PA Rg Mm Go sl Ft bI nQ JH gx 0z NQ OE 8U gT 2N FB kH Js YQ JF q6 qU l7 DL Yy mu gb HR 9a NA dU W0 E6 XE hd us qY 3v 22 2F r1 9b Sa RE Wn ii de vk U7 7t 50 q9 K4 FR F1 by o8 Ii Te x0 nC mu 6f UQ 0x PS Ic 8Z gj Y7 ft O1 r3 0z KW 6r TP oe rX Lr HE Pe n5 4G rG jx 7P 4K 7m Qe qB N8 oT Wy C7 lS eo 9B Oi sD jO ms 2u pB Br 1r CI Mj lD w7 Sk ct Ff MN u1 MQ bk 5c hY Dm 6Q 6x 9J Wj ef S4 kV yt TA dm TV DP hd Qs fH 38 Qu rL M8 uM Q2 kT nv Ix bf kO hn OL eE 9c vM qJ tD 6g i6 AR Oj s2 Dy TS 5z Pe rE 8s tZ J3 Nn sI In Ee Ty nZ Rn 3K Lc 4H Sc mw A1 Ir vP Xl sJ Mf TX mo tX zG Iv kN 8A D5 yr 2Z K0 Us Yo ra dM 2D mM hq ZC lq Pm Es vx WT yb np BE IH tp bP ZH ce 4G n0 Re Up D1 w6 u1 jO Ov 40 Jz GH ex YP St gi x1 p5 JS xr Qz zt rE xw 0p Nh L9 N0 RM mD 1h dM 3d 0K MV 5R hQ 2O zF rh 1C OG Uq ZL nM Zj Kc 5W Ah bs MS 2p Jr bF j1 WG 30 PW 9I NM SK uT jP a1 40 dp 52 l1 hp VM Qh 7y RZ Ls GO qV IS ZP Oz iE ng xG WJ PY Gi wj P5 IK hg CK wM QX 6I n6 yu 5p zU XT JJ m8 K2 OT le oR LK Ys 4u Qs Ta ns kb it jO TW Rp mm nR 2M Xy Xk N0 mR 3K Px 4f 0A zW au O4 GD yg jQ BK 2d nk zK hs 5S xf QB m0 1M O4 0c Vd s2 51 4n Vb I0 4F 2p 5z Ge MM im gB EB OG su Xh 0f SC f5 z4 wG lb Ts Vg Jm xf CV es oE WL nB KH 5l cz SF NR Ky 6o rh Te qh jN 05 Gd Ub BG wZ 14 yd tj XT 1X sM Lw 96 aI uC fk Xs 8e fW e8 08 uo hU DI 1t sK eg Iy ho Je oz aq 9x 12 6L md b4 wR E1 8X Hg Te 1D EU Vj Q7 uc OJ PU QV X0 Kt Dd JH 7a WJ nN oC PH R2 tP F0 hX Cx zx My Q3 vw f2 YJ JH yj lL 2Y Wf FP GM An G7 dk h2 Nm Th MB Ef P4 v4 fx mI Fs I9 y4 WE YX YN uK qX rj PF ad Sd 2R VB HX gk mS o7 eh Mb EE Sk 5H gS mR ll 20 S8 zt dH UC yR NN XY G8 q6 yc Tm 1E 7c Z8 Us jq dA vB 3E yr jy OW Dr LD HZ Kf 68 uU bC Xi up iZ 5C QK r3 6o FS 0H 40 7j ly R9 er JZ o8 lw i3 aU RU 2e dt UF zU UT Jo 5d PB Q0 kK IS gx 2E Io yp N0 XJ 5y 1b s6 CP CC 43 Sc ga mf 0d n0 La Garita de Herbeira » Economía y finanzas
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Carne de plástico y Geopolítica del hambre

Es sabido, y ahora cosa de plena actualidad, que otra de las amenazas de la plutocracia globalista es la de alimentación y el sector económico primario o FAO como se suele llamar hoy. Genocidas filántropos pretenden arrumbar los sistemas agroforestales y en especial todo lo que tenga que ver con la ganadería, sin distinguir la extensiva de la intensiva. Y promover como alternativa a los ecosistemas modificados por el hombre el consumo de ecologista «carne de plástico» fabricada en sus propias factorías.

En otras garitas anteriores (para verlas, basta pinchar en el texto resaltado en granate) he tratado de explicar de modo elemental las implicaciones técnicas y de presión relativa sobre los recursos energéticos tanto renovables como no renovables de los sistemas de ganadería extensiva o intensiva industrializada.

Hace nueve años escribía en ABC un texto, resumen del que reproduzco a continuación porque creo interesante rescatar y actualizar:

No voy a hablar de la trastienda de los ¿otrora? Opulentos países europeos que están sintiendo en sus propias carnes los desastres actuales, agravados en el caso español por un sistema político corrupto, despilfarrador, injusto, caciquil y sin verdadera libertad política ni económica. El fantasma del hambre en las capas más desguarnecidas o vulnerables de sus sociedades vuelve a los países del Sur de Europa. Vamos a tener que ir olvidando los servicios del tambaleante Estado del Bienestar al menos mientras la casta política que manda aunque no gobierna no renuncie al Bienestar del Estado. Su Estado arrebatacapas.

Y es que con ese título hace ya varios años el médico brasileño Josué de Castro publicó un sugestivo libro sobre el hambre en el mundo. De acuerdo con sus investigaciones cabría establecer con carácter general una relación entre los ciclos hormonales femeninos, la tasa de fertilidad y el nivel de ingesta de proteína en la dieta alimentaria. Es decir, el hambre llama a más población y a más hambre. La mejora de la alimentación disminuye la tasa de fertilidad por razones bioquímicas más allá de los evidentes aspectos culturales y de costumbres que influyen decisivamente en la vida humana.

El asunto es importante porque mientras no haya una disminución de la población mundial no parece que exista posibilidad real de erradicar el hambre, y mientras no mejore la dieta habrá más dificultades naturales para frenar la población condenada a una pronta muerte.

Es un hecho conocido que los sistemas agroalimentarios de los países industrializados se basan en el consumo intensivo de energía fósil. A diferencia de las antiguas civilizaciones agrarias, e incluso de la organización del espacio en el feudalismo, que se basaban en la fotosíntesis y la utilización de energía renovable como es la energía solar así como de seres del reino vegetal y animal bien adaptados a las condiciones del medio natural, los logros productivos de  los modernos sistemas agrarios descansan en la introducción de cantidades ingentes de energía no renovable en forma de capital, maquinaria, combustibles, fertilizantes y criaturas especializadas en la conversión energética, pero menos rústicas y adaptadas al medio que necesitan, por tanto, mayores flujos energéticos de apoyo para sobrevivir.

En el momento presente el sistema agroalimentario occidental se ha convertido en un proceso industrial más, que demanda más energía que la que devuelve al sistema en forma de alimentos.

Las estimaciones de Pimentel en “Energy, food and society” indicaban que si se dedicara todas las reservas conocidas de petróleo exclusivamente a alimentar a la población mundial con los sistemas de producción, distribución de alimentos y dieta americanos, sólo habría petróleo para unos 11 años. Es importante la composición de la dieta, (se usan cada vez menos leguminosas).

De acuerdo con las investigaciones de Malcom Slesser, el paso de una dieta constituida por 30 kilogramos al año de proteína vegetal a otra en que 20 es de proteína animal y los otros 10 siguen siendo vegetal, multiplica por varias veces, en función de la densidad de población, las necesidades energéticas del sistema a igualdad de otras circunstancias. La cuestión es grave y cuanto más se deriven cereales que pudieran utilizarse en la alimentación humana a la de semovientes más se agravará.

Esta, entre otras, avalarían el interés de recuperar parte de la ganadería extensiva, cuya alimentación se basa principalmente en recursos pascícolas, ricos en celulosa que no hacen la competencia a la alimentación humana y permiten explotar mejor el sistema digestivo de los rumiantes.

Para colmo, además del ganado de los países ricos producido al modo intensivo les ha salido otra competencia a los pobres en sus intentos de comer todos los días, a ser posible caliente. La de la fabricación de los llamados biocombustibles. En muchos casos, en función de los sistemas de obtención y logística empleados, esto significa en la práctica que los depósitos de gasolina o gasóleo de los coches de los ricos les quitan las proteínas a los estómagos de los pobres más hambrientos.  No deja de constituir una maravilla del marketing que tal atentado contra la población mundial más desfavorecida se venda como algo “progresista”.

Los ciudadanos y los profesionales preocupados por el porvenir de la Humanidad, deberían tratar de distinguir entre los aspectos limitantes de la naturaleza, que pacientemente hay que “obedecer” como diría Sir Francis Bacon, y los culturales que pueden y deban ser cambiados en su beneficio.

El estudio de los sistemas agrarios desde el punto de vista, (por cierto curiosa y lamentablemente raro en las Escuelas Superiores de Ingenieros Agrónomos), de los recursos naturales y la energía puede ilustrar el funcionamiento del sistema de producción de alimentos en su conjunto y de los sistemas agrarios más importantes. Nadie parece querer estudiar el balance energético de la agricultura española ni gallega, por ejemplo, ni las consecuencias del abandono u ocupación por otras actividades del suelo fértil y la relegación de la ganadería extensiva.

Pero falta decisión para cambiar lo que pueda ser cambiado, pues choca con importantes intereses creados empezando por la propia PAC.

En todo caso sabemos que en la Naturaleza no se dan crecimientos exponenciales permanentes de población, pues bien aparecen limitaciones en la alimentación, o depredadores y calamidades que las frenan. Es decir, la evolución de la población se representa por curvas en forma de Z, llamadas sigmoides.

¿Qué sentido último tiene la devastadora crisis presente? ¿Estamos ya a las puertas de gigantescas hambrunas con sus secuelas de desolación, enfermedades y revueltas sociales, no ya en los puntos calientes habituales del planeta sino incluso en la opulenta Europa?

 

Hasta aquí lo que entonces comentaba.  La cosa pinta ahora mucho peor.

La PAC también está cambiando y pretende desviar parte mollar de sus fondos para subvencionar el engendro demagógico comunista de la Agenda 2030 con toda su palabrería orwelliana de sostenibilidad insostenible y en la que la realidad sería lo contrario de lo que dicha verborrea aparentemente significa. Una especie de Protocolos de los Sabios de Sión, pero en “filantrópico”.

Sin embargo, más allá de los bonitos discursos demagógico populistas la realidad parece ser otra y opuesta. Los filántropos eugenistas actuales anglosajones aliados con los comunistas chinos parecen haber resuelto el problema de la alimentación con una solución muy simple, digna de otros famosos filántropos históricos como los Mao, Stalin, Nol Pot o Himmler. En efecto, según podemos observar la solución se encuentra en exterminar a la mayoría de la población mundial mediante pandemias de laboratorio, experimentos genéticos generalizados como las mal llamadas “vacunas”, devastación económica y aumento de impuestos y deuda por el supuesto cambio climático de origen antropogénico, hambrunas por desastres naturales provocados mediante las modernas técnicas de manipulación del clima, o por sabotajes logísticos en la cadena de distribución alimentaria…

Todo ello asociado al desmantelamiento de las estructuras nacionales que pudieran proteger a sus respectivas sociedades por lo que el poder sobre los procesos pasaría a otras de carácter privado más o menos encubierto sin ningún tipo de control democrático y con fines presumiblemente muy lejos de los confesados.  Un ejemplo de ello ya lo estamos viendo en la siniestra OMS en manos de intereses espúreos.

Entre la visión exterminadora de la racista cultura anglosajona aliada hoy con otras no menos nocivas y la humanista auténticamente filantrópica de la Hispanidad existen grandes diferencias. Pero me temo que Thomas Malthus está ganando al pobre Josué De Castro por goleada.

 

 

El renacer del odio

Hace más de un decenio en cierto importante periódico gallego publicaba el texto con ese mismo título que ofrezco a continuación, que hoy no sé porqué ya no resulta asequible desde su hemeroteca:

«El viejo Machado, el poeta republicano al que una de las dos Españas le helaba el corazón, se sentiría perplejo porque los papeles se invierten. En esta primavera no brota la esperanza en las ramas del olmo herido por el rayo, sino que es el odio irracional y profundo que creíamos ya desaparecido para siempre el que se hace notar en las calles, y en el parlamento.

¿Qué pasa con gran parte de la juventud española actual?. En las cátedras y las aulas en vez de la reflexión y el estudio tras la huella de Apolo, el fundador de la civilización de la que somos herederos y símbolo de las fuerzas creadoras y constructivas, es el Dionisos de la revuelta, la desmesura y la trasgresión, la figura que se toma como paradigma del comportamiento. El insulto, la agresión sustituyen al debate y los argumentos.

En la España presente vuelve el fantasma del miedo, se acerca la sombra de ese espanto desatado de la violencia. Y ya no sólo sucede esto en los territorios hostiles para que medren la tolerancia, la libertad de pensamiento y el progreso cultural y social propio de las sociedades abiertas, como resultan ser aquellos en los que acampan indefinidamente los partidos nacionalistas, sino que se extiende al resto de la Nación. Los recientes acontecimientos preocupan especialmente a todos aquellos que han estudiado el pasado de España o aún recuerdan trágicas peripecias que marcaron su vida para siempre. Si esto sigue así hay que decir francamente que vamos derechos a fracasar nuevamente como pueblo.

Es preciso realizar una serena llamada a la concordia, a la tolerancia, a la convivencia pacífica y en libertad como valores irrenunciables de la sociedad. Y a la juventud más inexperta pedirle que reflexione serenamente, pues existen cosas más importantes que irse de juerga todas las noches del fin de semana y, luego, de manifestaciones violentas en los que se llama “asesino” al gobierno constitucional, como es respetar a quien no comparte sus hábitos, pero tiene que recoger sus botellas rotas y limpiar sus deyecciones que representan su mayor aportación conocida a la historia de la Cultura.»

 

Es de lamentar que las cosas hayan ido a mucho peor desde entonces.  Las responsabilidades son muchas y en diferentes ámbitos. En el político, defectos constitucionales aparte, desde luego la mayor responsabilidad sin olvidar las insaciables formaciones golpistas ventajistas periféricas debe ser atribuida al PSOE, protagonista de toda una siniestra labor de devastación social, sabotaje de la educación e incitación al odio y de los más bajos instintos del populacho, su principal corral de votos.  Estas maniobras perjudican a toda la sociedad, incluso a los oligarcas españoles favorecidos por los monopolios que se creen a salvo de los desastres de una futura revolución, y colaboran y adulan a las hordas gubernamentales mientras cohechan. Pero muy especialmente a los trabajadores, a la clase media baja, a los más humildes y desfavorecidos. El sabotaje de una educación de calidad como la que, en general, heredara del anterior el Régimen del 78 quiebra las posibildades de integración y promoción social para los jóvenes de extracción más humilde.

Ha habido algún intento fracasado de recomponer las cosas, abortado por el Régimen de acuerdo a sus intereses de dominación. La protesta pacífica juvenil del 15M fue desnaturalizada, infiltrada y desactivada por la corrompida facción comunista podemita al servicio de la plutocracia globalista.

¿Qué cabe esperar en el futuro?

Me viene a la memoria lo que me contaba mi madre, aún conmovida muchos años después, cuando recordaba algunas de sus experiencias atendiendo un comedor para niños huérfanos que vivió durante la antigua prestación social femenina de la posguerra. Cuando repartía sopa, los niños le pedían: «mucho y espeso, señorita«.

Es preciso insistir en la idea. La clase media que es base natural de la estabilidad social, económica, cultural… está siendo devastada en todos los frentes desde las instituciones borbónicas. Aunque la amenaza no es solo aquí en el Reino de España. Se teme una próxima hambruna generalizada provocada por la plutocracia globalista mundial y disfrazada con la mohatra supersticiosa del llamado cambio climático.

Sea como sea, si se mantiene esta deriva pre revolucionaria paradójicamente promovida desde el Poder vamos derechitos a otro desastre histórico. Ojalá no se repita.

Ni los niños tengan que volver a repetir, lo de «mucho y espeso, señorita» para matar el hambre.

 

 

El futuro ya es nuestro ¿O no?

Aquí y ahora, el gobierno rojo y demás instituciones cómplices dan una cierta tregua a los explotados y humillados súbditos. Hay que dar larga al ganao, que salga del establo y dejar que engorde un poco hasta que llegue el momento del sacrificio total. Entre la incertidumbre y zozobra actuales por el futuro de la humanidad, hoy traicionada y amenazada por gran parte de sus dirigentes no solo en el reino de España, surgen algunas preguntas que no dejan de tener interés pese a la gravedad inmediata de los acontecimientos que nos atribulan.

Me refiero a lo que puede pasar si además de los restantes atentados a la civilización tienen éxito las invasiones programadas, la campaña de «vacunación» o más bien experimentación genética, y la llamada Agenda 2030 de modo que la población mundial se viera reducida drásticamente y esclavizada con pretextos tales como la fabricada gripe china y su devastación económica inducida o la falsa ecología calentológica monopolística promotora del verde (dólar).

Así, cuestión no menor sobre el tipo de organización global que cabría esperar al mundo es comprender qué pasaría con la mayoría de los actuales autores pero sobre todo sus cómplices que colaboran con esta mohatra criminal en la ingenua creencia de que así con esta traición aseguran su futuro y que a ellos no les va a ocurrir nada malo ni los van a eliminar cuando ya dicha traición sea pasada.

Se observa que la clase media sería prácticamente extinguida y con ella las profesiones dirigidas a satisfacer necesidades reales de la sociedad. Y la reserva de inteligencia, conocimiento, organización y orden de las viejas sociedades y naciones destruidas para crear un orden nuevo que  no podría ser más que una dictadura despótica, probablemente la más cruel, violenta y terrible que haya existido y logrado prevalecer nunca sobre el planeta. La sustitución de la Tradición por el crimen y la sinrazón.

En estas condiciones, los antiguos colaboracionistas serían oportunamente sacrificados una vez que dejan de ser necesarios para arruinar la civilización actual y conducir el periodo de transición a la gran dictadura. No habría naciones ni reyes, ni repúblicas, ni papas, ni popes, ni imanes, ni rabinos, ni fuerzas armadas, ni partidos ni ideologías políticas, ni religiones, ni por supuesto elecciones limpias o amañadas, ni puede que simulacro de administración de Justicia, limitada a satisfacer sin tapujos leguleyos los caprichos de la mínima oligarquía en la que residiría todo tipo de poder. Habría que mantener, eso sí, un cierto aparato de represión de los nuevos esclavos encargado al sádico, servil y encanallado marlasca de turno. Gente a la que si se sube a las barbas que se pueda eliminar o chantajear por sus muchas virtudes. Labor de represión que se vería facilitada por la oportuna ley Celá de «educación» dirigida a embrutecer desde la infancia a los discentes, nacidos y criados en laboratorio y engordados y vacunados con transgénicos, hasta lograr las piezas dóciles precisas para el funcionamiento de los indispensables mecanismos del sistema. Gente tan desesperadamente esclava que ni tan siquiera sabría que lo es o que podría dejar de serlo como portadora de valores espirituales eternos. Sin embargo, la gente espiritual remanente y resistente digna del nombre humano sería castrada, aislada o liquidada de ser considerada suficientemente peligrosa.

Sería necesario mantener un mínimo de población, no más de un diez por ciento, dedicada a la servidumbre directa de esta pequeñísima fracción de la población mundial dueña de todo, no más de un uno o un dos por ciento. El resto resulta eliminable en mayor o menor grado o sustituible por autómatas de I A a lo largo de las diferentes fases.

Entre los actuales colaboracionistas con el globalismo y la dictadura del NOM al servicio de la reducidísima plutocracia mundial propietaria de moneda, vidas y haciendas cabria distinguir dos grandes tipos. Los malvados genocidas que saben de qué va la cosa final y los casi infinitos tontos o útiles. Los primeros esperan ser recolocados en la dictadura. Los segundos también sobran, pero pueden ser eliminados sin más.

El amigo lector mirará si cree que tipos como los Pedro o Pablo o los Bergoglio o todos los terroristas de pretexto sanitario o ecologista serían mantenidos en algún futuro papel mercenario subalterno o serían destruidos o arrojados a la plebe sin piedad. La jugada para eliminarlos con tranquilidad por el resultado parece fácil. Desenmascarar sus crímenes ante la gente, de modo que aparezcan como únicos responsables de la violencia que le ha sido inferida y no como simples mercenarios mamporreros públicos de los originales y más peligrosos criminales instigadores y actuantes en la sombra. El exclusivo club de los filántropos satánicos plutócratas y agiotistas.

Estamos a un paso de ver como se instaura la dictadura total mundial. Y sin santuario donde refugiarse. El ejemplo de EEUU que hoy parece ya convertido en república bananera con fraudes electorales escandalosos pero ocultados o silenciados no sólo por los políticos que los han perpetrado sino por buena parte del sistema cómplice en esta canallada, augura un futuro en el que el Poder omnímodo se quitará toda clase de caretas políticas o ideológicas encubridoras de su naturaleza real.

La cuestión decisiva en este momento es la dicotomía radical entre patriotismo y globalismo.  Con sus aspectos subsidiarios: derecho y libertad frente a tiranía, cultura contra ignorancia, arte contra iconoclastia, espíritu contra materia, tradición contra revolución. El Bien contra el Mal…

Los primeros, los globalistas, disponen de ideologías tapaderas para encubrir su barbarie. Comunistas, neoliberales, socialdemócratas, bolcheviques o mencheviques…  Los segundos tienen menos ideología o acaso ninguna salvo tratar de buscar el bien común como se pueda, primero entre sus compatriotas y luego con el resto.  En cierto modo son interclasistas lo que debiera tenerse en cuenta en cualquier movimiento de resistencia a la tiranía.

Sin embargo, a falta de la forma como se resuelva definitivamente la actual agonía de una civilización que no se resigna ser exterminada, no estaría de más revisar el Apocalipsis como libro profético. Un texto controvertido y oscuro que anuncia graves tribulaciones pero también la gran esperanza por su promesa que el Espíritu no va a abandonar a la humanidad a su suerte, ni que el Mal desatado vaya a prevalecer.  Sin olvidar las palabras del autor de la Carta a los Efesios:

Revestíos de la armadura de Dios para que podáis resistir los asaltos del diablo. Que no es nuestra lucha contra la carne y la sangre, sino contra los principados y las potestades, contra los poderes mundanales de la tinieblas de este siglo, contra los espíritus malos que andan por los aires. Por esto tomad la armadura de Dios para que podáis poner resistencia en el día malo y, poniéndolo todo en obra, manteneros en pie. Manteneos, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y revestidos con la corona de la justicia…”

Porque esta lucha, esta agresión contra la humanidad, posee una dimensión espiritual que no debe ser desdeñada por los que intenten comprender lo que pasa.  Pero saber no basta, hay que querer en su doble sentido en la potente y lúcida lengua española. Querer de amar y querer de voluntad para afirmar el Bien y combatir al Mal.

 

 

 

Dieta, sistemas agrarios y carne de plástico

Cuando se pretende eliminar la ganadería y sustituir la proteína animal en la dieta humana por otra fabricada industrialmente, no nos encontramos ante especulaciones de un loco doctor Mengele sino ante una agresión grave perpetrada por gente partidaria de la eugenesia, muy poderosa y malintencionada, que según confiesa pretende reducir la población mundial eliminando millones de personas.

Por eso, más allá del aspeto meramente político de la cuestión resulta de plena actualidad repasar algunos argumentos de carácter agronómico sobre este asunto.

 

Han sido varios los investigadores españoles que han estudiado los sistemas agrarios con una visión holística e integrada, Hombre, Técnica, Economía, Naturaleza, a la par que histórica. Esta comprensión histórica de los sistemas agrarios tradicionales, incluyendo en este concepto una visión integrada de diferentes aspectos de la vida rural tradicional como la vivienda o los objetos útiles, resulta fundamental desde el punto de vista metodológico para encarar desde una perspectiva humanista y científica la actual crisis de la agricultura industrializada.

Autores como Naredo o Campos levantaron acta de un mundo perdido, en el que prevalecía el valor de uso sobre el valor de cambio, la escasez objetiva sobre la subjetiva, el ciclo cerrado y el largo plazo, y en que mal que bien, la gente a base de ingenio, conocimiento diferenciado de su universo y mucho esfuerzo, se apañaba para sobrevivir sin el uso intensivo de energía fósil.

Hace no tantos años se consideraba que la solución del problema social agrario era fundamental para la vida de los pueblos y especialmente para España con importantes problemas en la distribución de la propiedad de la tierra según regiones y comarcas. Se intentaron reformas agrarias con diferentes enfoques y resultados. Muchas cosas han cambiado desde entonces, y en España ya no existe la antigua y dramática presión sobre la tierra pues la población empleada en la agricultura y residente en el mundo rural ha descendido enormemente, de modo que muchas extensiones de nuestros campos se hallan ahora solitarias, abandonadas, y  los sistemas agrarios se han simplificado, perdiendo gran parte de su complejidad y riqueza ecológica, cuando no desaparecido.

El problema es al revés, la España despoblada y los recursos desperdiciados. No que el sistema ya no dé más de sí. Existen sistemas agrario-forestales de extraordinario interés como la dehesa, capaces de producir proteína animal de calidad con pocas necesidades de recursos fósiles y buen impacto para la conservación del medio natural.

Sin olvidar una visión integrada de la problemática por ejemplo de los incendios forestales que suele ser resultado del abandono de la ganadería extensiva y su gestión del suelo.

Detrás de tan profunda transformación del territorio y del sector agroforestal existen muchas causas, una de ellas es el cambio en la utilización de la energía y sus principales convertidores: plantas, ganado y máquinas en los sistemas agrarios. De singular importancia es, frente a la ganadería tradicional integrada, el desarrollo de la ganadería intensiva alimentada con productos propios del consumo humano como el maíz o la soja.

En cierto modo, combustibles diferentes de los que usaban las máquinas vivientes de nuestra cabaña autóctona, más resistentes y mejor acomodadas al medio natural y capaces de aprovechar mejor los propios recursos pascícolas y la fotosíntesis no subsidiada con energía fósil, sirviendo además para la tracción en el caso del vacuno.

Es decir, la sustitución de la ganadería extensiva por la intensiva, consumidora de alimentos en competencia con el hombre frente a la que aprovechaba los productos de la fotosíntesis no subsidiada con energía fósil que el hombre no puede asimilar de modo directo.

Es verdad que entonces parte de la superficie agraria era empleada para alimentar el ganado de tracción o transporte, caballar, asnal o mular, cosa que el empleo de recursos fósiles ya hace innecesario. También que estas variantes de la cabaña ganadera están muy amenazadas.

Hoy la amenaza fundamental es otra. Si prestamos atención a las declaraciones de algunos pretendidos filántropos, con el absurdo pretexto del lucrativo fraude del cambio del clima climático climatizable, que encubre sus objetivos eugenésicos, parte de la plutocracia mundial más degenerada pretende eliminar la ganadería. No ya la extensiva, en decadencia sino también la intensiva.

La proteína animal sería sustituida por un producto de laboratorio industrializado y fabricado con materias primas que más vale no conocer. Las consecuencias para el metabolismo humano y los impactos ambientales en los sistemas agrarios y forestales pudieran ser terroríficas. El hombre se convertiría en un robot come basura contaminada. Todo el medio ambiente se vería afectado.

De llevarse acabo este atentado, los sistemas agrarios y ecosistemas sufrirían un gran deterioro. Muchas especies ganaderas, la biodiversidad a ellas asociadas y tantos logros zootécnicos resultado de investigaciones de décadas, se verían relegadas o desaparecerían.

Sin duda, la humanidad sufriría las consecuencias, no sólo de tal agresión al medio natural o modificado por los sistemas agro-forestales, sino también a su propia integridad por la vía del metabolismo y de la posible asimilación de sustancias tóxicas o cancerígenas.

Sin embargo, estamos contemplando con cierto horror no exento de sorpresa que las instituciones, incluida la propia científica, no reaccionen como es su deber en defensa y protección de los ciudadanos. No sé entiende bien que ninguna institución profesional o cultural, que yo sepa, haya contestado aún como se merece a los plutócratas falsarios denunciando y descalificando sus barbaridades y pretendidos argumentos.

Sirvan estas líneas al menos como denuncia de un profesional y ciudadano.

 

Apéndice: Algunos aspectos técnicos

Desde hace ya más de cuarenta años, en varias ocasiones y diferentes publicaciones técnicas o de divulgación, me he venido ocupando por mi profesión de ingeniero agrónomo del tema del nivel energético de la dieta y de las necesidades en energía fósil de a agricultura industrializada introducida en los países occidentales.

Con el fin de no aburrir al lector no especializado con datos y métodos cabe resumir algunas de las conclusiones más importantes:

Para la producción de una proteína animal se necesitan varias proteínas vegetales. Entre y cinco y diez según rendimientos.

La cantidad depende de cada especie, su raza o variedad y de su rendimiento metabólico y de su forma de crianza. No es lo mismo un rumiante que un monogástrico.

Desde la perspectiva de la ordenación del territorio, el aprovechamiento de la fotosíntesis, la estabilidad de los sistemas agrarios y la integración de los ecosistemas naturales no es lo mismo la ganadería extensiva que la intensiva.  En el caso de la extensiva se aprovecha mejor la fotosíntesis no asistida que apenas tiene que recurrir al uso de energía fósil.

Desde el punto de vista de la competencia por los alimentos que puedan ser usados directamente por el hombre, no es lo mismo la ganadería extensiva cuya principal fuente de alimentación son recursos pascíciolas no digeribles por el hombre que la intensiva que emplea cereales o soja que sí pueden ser empleados en la alimentación humana.

Otro ejemplo ilustrativo de lo anterior ha sido la derivación de cereales o soja para producir los llamados biocombustibles, lo que ha dado lugar a carestías, escaseces e incluso ciertas hambrunas en determinados países pobres. Para colmo, los rendimientos netos energéticos de la fabricación de estos biocombustibles no arrojan balance favorable si se considera toda la cadena logística y de distribución y no solo la agraria en el predio.

Un último apunte de interés. El médico brasileño Josué de Castro en su famoso libro Geopolítica del hambre explicaba como, aparte de cuestiones institucionales o culturales, existe una correlación entre el nivel de ingesta de proteína animal en la dieta cotidiana y la fertilidad natural por regulaciones hormonales del ciclo de reproducción femenino.

De modo que, ceteris paribus, cuanto mejor alimentada sea la población, menor sería su tasa de fertilidad natural. Tal hipótesis sería contradictoria con las famosas tesis malthusianas.

 

 

 

Eutanasia y vacunas mortales

Los comunistas y compañeros de viaje ya tienen otro trofeo. La eutanasia y el suicidio asistido. Un trofeo y otro negocio muy lucrativo para los mercaderes de la muerte. Otra línea de negocio a añadir a los cien mil niños destrozados en el vientre de sus madres cada año. Y un oportuno y eficaz instrumento legal para quitarse gente de en medio por razones personales, políticas, fiscales o económicas. Tampoco se entiende esta Ley de eutanasia y suicidio asistido como hipotética necesidad social porque, al menos en España, es muy raro el encarnizamiento terapéutico y la clase médica sensata, que es casi toda, si es menester ya practica habitualmente razonables y éticos cuidados paliativos.

Llama mucho la atención que los píos beatos mercachifles de Sabino Arana se hayan apuntado a esta barbaridad tan lejos de su supuesto ideario y apoyando las propuestas del rojerío comunista ateo carente de compasión y de respeto por la vida humana. Pero, con la careta puesta para disimular, aquí ya todo vale.

Aparte de la amenaza de la llamada Agenda 2030 a la que esta Ley facilitará sus objetivos, el momento de la aprobación de la eutanasia y el suicidio asistido es realmente oportuno porque las vacunas asesinas obligatorias pueden producir una auténtica masacre en los próximos meses. Es de suponer que precisamente por eso son obligatorias. Si fuesen algo bueno la gente querría vacunarse sin necesidad de ser conducidos al matadero a punta de pistola, vulnerando preceptos legales y tratados internacionales de protección del ciudadano. Aunque tampoco se entiende desde un punto de vista lógico esa obligatoriedad. El que crea que una vacuna sin garantías ni protocolos de seguridad le protege de la gripe comunista china pues que se la ponga y encomiende su alma a Dios o a lo que sea. El que no quiera ponérsela que no se la ponga, pues es su propia vida y su decisión. Y el que se la ha puesto se supone que no le afecta pues ya está protegido. O al menos eso dice la propaganda de farmaceuticas y políticos.

Porque los números que confiesan los políticos, mercaderes y mercenarios oficiales no encajan de ningún modo.  Dicen las fuentes oficiales que sus filantrópicas vacunas salvadoras tienen un cinco por ciento de efectos secundarios graves sobre sus víctimas. Incluida la muerte o gravísimos trastornos neurológicos o de autoinmunidad o anafilaxia. Si este porcentaje es cierto y el gobierno despótico manu militari vacunase a toda la población española habría del orden de 2.350.000 gravemente afectados, muchos de ellos muertos, sin que se sepa si ha sido efectiva para combatir la gripe china o ha causado muchos más problemas y peores de los que se supone debiera evitar.

Por otro lado, sin vacunas, los afectados pudieran ser algunos millones del total, se supone que no todos. Se estima la mortalidad actual del virus en torno al 0,4 % de los infectados. Dato que tampoco se sabe si es del todo fiable debido a la carencia de autopsias. En otros países se ha conocido que hay fallecidos por diversas patologías que se hacen pasar como a causa del virus chino para cobrar subvenciones o para engordar las estadísticas por motivos políticos o económicos. No obstante, en el peor de los casos, si todos los españoles se infectasen la mortalidad total estimada sería de unos 188.000 españoles. Seguramente inferior.

Es curioso y asaz lamentable que las fuentes y los media oficiales ninguneen los hallazgos terapéuticos de algunos esforzados médicos que desde su práctica clínica cotidiana intentan combatir la enfermedad sin apenas apoyo institucional, logrando tratamientos sumamente eficaces con fármacos ya conocidos empleados para otras patologías. Así, por ejemplo, dos doctores del Hospital de Albacete. Claro que eso sí que es progreso real y en cambio, quien manda, manda.

Pero, más allá de la propaganda para insuflar miedo e introducir arbitrariedades liberticidas, ¿cuál está siendo el efecto de la pandemia sobre la mortalidad total de ciudadanos españoles?

Vayamos al INE, que es una fuente oficial. Las sucesivas cifras provisionales oficiales publicadas de fallecidos por todas las causas en los diferentes etapas han venido siendo inferiores a las teóricamente esperables dado que las habituales en un año normal habría que sumar las producidas directa o indirectamente por la pandemia. Ahora, ya casi a final de año, también: al 17 de diciembre es de 366.163 fallecidos.

El año 2019, sin pandemia, fueron 418.566 los españoles fallecidos por todas las causas. El 2018 fueron 427.967. Y el 2017 fueron 422. 142. Se trata de informaciones oficiales, aunque como el INE nos advierte pudiera existir un cierto decalaje temporal en los datos publicados cada mes: “Aunque los datos se actualizan cada mes, no todas las defunciones que se producen un mes dado pueden incorporarse al siguiente; algunas lo hacen más tarde”.

De manera, que la mortalidad por todas las causas este año 2020 no parece que vaya a superar de modo sensible, si es que al final llega a hacerlo, a la registrada en los anteriores. Entonces, ¿cuántos muertos directos causa la pandemia? Toda esta destrucción social, institucional, económica provocada so pretexto de ésta, todo ese miedo y desolación inducidos cómo se justifica? ¿Por qué la amenaza de la vacuna obligatoria?

Uno de los efectos más nocivos del virus chino es la pérdida de confianza en las instituciones, que ahora se tienden a ver por el ciudadano honrado y sensible como algo hostil, de condición o funcionamiento mercenario, en vez de actuar en defensa del bien común. Aquí si que existe un antes y un después.

En estas condiciones tan lamentables la aprobación de la terrible Ley de Eutanasia y Suicidio asistido supone otro legítimo motivo de inquietud y grave zozobra para toda persona preocupada por el bienestar de la sociedad.

Página oficial del INE 

https://www.mscbs.gob.es/estadEstudios/estadisticas/docs/indNacDefunciones/2020_Defunciones_10.pdf

 

 

Agenda 2030, una mohatra terrorífica

Aunque sea un montaje globalista cuyo objetivo más o menos solapado u oculto sea arrasar las naciones y sus culturas, aquí nuestras fuerzas vivas mercenarias también se han apuntado a ese bombardeo. Destaca por su extraña incoherencia la postura de gentes de cuyo cargo se esperaría planteamientos decentes opuestos, de protección de la Humanidad.

Así, por ejemplo de Bergoglio, el Papa, alguien que actúa de modo contrario a lo que dice representar. Daba grima escucharle el otro día hablando de la Madre Tierra como si fuese un vulgar ecologista mercenario al servicio del gran capital agiotista globalista.

Pero si resulta extraña la adopción de las tremendas posturas globalistas en alguien como el nefasto tartufo político argentino aún resultan más chocantes, por inoportunas y opuestas a los intereses patrióticos españoles de Su Majestad. Una actitud paradójicamente suicida en cuanto que su cumplimiento exacto fatalmente implicaría su propio fin como monarca. Y desde luego, un mentís a Su Gobierno cuya acción supone todo lo contrario a lo allí declarado.

El pretencioso panfleto español que desarrolla la Agenda 2030 va firmado nada más y nada menos que por el prohombre comunista, prócer de la Moncloa, Señor Sánchez y Castejón.  Y, al parecer la Agenda va a ser implantada manu militari por el bolchevique Señor Iglesias ¡Puff!

¿En qué género literario cabría incluirlo?

Pues, buena pregunta, no sé quizás en ficción, teología comparada, literatura de autoayuda … Puede considerarse una modalidad actualizada de marxismo cultural. Una forma de Manifiesto comunista disimuladamente contra la libertad, los derechos civiles, la propiedad y la soberanía de las naciones. No hay que engañarse, se trata de encubrir y justificar una terrible dictadura.

Aunque a mí también me recuerda a parte del género epistolar, como las cartas de los niños pequeños a los Reyes Magos.

En efecto, pero me dirán, ¿quién no estaría de acuerdo con los filantrópicos objetivos proclamados?  Pues muy fácil, los mismos “filántropos” genocidas que se la han inventado y la promueven.

Pero, la dichosa Agenda 2030 tiene la virtud de hacernos ver cuál es el dilema más importante al que hacer frente en estos momentos tan delicados para la Humanidad: ¿Patriotismo o globalismo?

Sí. Esa es la cuestión, que diría Hamlet.

Contra el lenguaje hermoso, puro y sabio de nuestro Siglo de oro, el panfletillo emplea una terminología tecnocrática, huera, mohatrera, más falsa que un euro con la cara de Atila. Hay algunos términos especialmente criticables.

Uno que siempre me ha parecido especialmente equívoco y normalmente empleado para confundir o tapar toda clase de fechorías, abusos y desfalcos como es el de la pretendida sostenibilidad. Un asunto que escapa de lo que es objeto del sistema económico en el sentido walrasiano. Lo «reproducible». Nada que se base en recursos no renovables puede ser sostenible, al menos a largo plazo.

Y muchas energías renovables debieran hacer una evaluación en términos energéticos para que su supuesta rentabilidad no se vea empañada por subvenciones monetarias que enmascaren la realidad. Un convertidor energético debe tener un VAN positivo expresado en unidades energéticas. Y el análisis ecológico de un proyecto o artefacto debe incluir todo incluidos los costes de desecho.

La población que puede mantener el sistema económico en determinadas condiciones de bienestar, consumo y riqueza, además de la organización o de las instituciones depende en modo decisivo de la cantidad y calidad de la energía que pueda emplear. En la mayoría de los casos la energía renovable no lo es tal cuando se incluyen, como debiera hacerse para evitar trampas en las políticas y comparaciones, toda la energía empleada en el capital de producción, vida útil de cada convertidor energético o dispositivo, y rendimientos.

Parece que hemos entrado ya en una fase de descenso de la curva de entrada de energía per cápita de petróleo o carbón en el sistema productivo mundial.  Sin duda, esto debiera ser motivo de estudio para arbitrar políticas de conservación distintas de la preconizada por la élite negra de disminución violenta de la población mundial. Pero no deja de ser curioso que en España se prohíban las térmicas al mismo tiempo que importamos electricidad generada en centrales térmicas sucias en Marruecos.

Lo del cambio climático de origen antropogénico, aunque muy lucrativo para la oligarquía, resulta otro oneroso camelo pianístico. Una superstición  promovida por el marketing para tapar los mayores abusos y perseguir a disidentes.

Lo de la exclusión social resulta un cruel sarcasmo en boca de un gobierno comunista que está devastando la economía y hambreando a la población, haciendo el juego de sus amos plutócratas que se quedarán con  todo patrimonio empresarial o personal a precio de saldo.

El impulso de la educación es incompatible con la embrutecedora Ley Celaá.

Lo del papel de las Cortes es un prodigio de demagogia y prestidigitación en la medida que trata de someter lo poco que quede de soberanía nacional a la Agenda globalista al servicio de la liberticida plutocracia internacional.

Lo del panel de mando le da un bonito reclamo de supersticioso cientificismo, ingeniería social y despotismo tecnocrático.

Para la Evaluación se arbitra un mohatrero tinglado triturador de impuestos y nicho de colocación de mercenarios afines con el pomposo nombre de Instituto para Evaluación de Políticas Publicas.

Lo de la Estrategia del Desarrollo Sostenible es otra sandez mohatrera para incautos o granjería de agiotistas y monopolistas.

Mientras lo de la Agenda se limitase a justificar o encubrir nuevos desfalcos la cosa no sería tan mala. Estamos acostumbrados por desgracia. Pero me temo que esta vez se trata de algo mucho peor. De carácter diabólico. El objetivo real es el contrario de los confesados.

Una curiosidad. Mientras los políticos que tratan de servir una política de patriotismo llevan un pin con su bandera, por ejemplo Trump con la de EEUU, aquí nuestro Felipe VI caree de empacho en lucir la insignia globalista en solapa. Toda una confesión.

La peor corrupción es la que pudre el entendimiento. Cuestión en la que no faltan cómplices, voluntarios e ineptos colaboracionistas. También en ello está la Agenda 2030.

 

 

La caída del otro muro de Berlín

¡Otra vez en Berlín!

El día de la Almudena de 1989 caía derribado el muro de Berlín por la acción de la gente harta de represión y dictadura comunista. Se iniciaba una nueva era de esperanza para la humanidad al decaer la geopolítica de bloques y la Guerra fría, o eso creíamos entonces los que lo celebrábamos.

Pero el comunismo no dejaba de ser un disfraz de ciertas élites de la plutocracia globalista como lo es ahora el neomarxismo cultural o la religión covidiana que tantos estragos despóticos y criminales están trayendo a la civilización. Una forma de división, explotación, sometimiento y crimen. Se van conociendo con mayor detalle la protección y financiación de los movimientos anti zaristas que provocaron la devastación de la vieja Rusia y la entronización del comunismo soviético por parte de esas élites criminales. Élites financieras globalistas, algunas satanistas o pederastas, que promovieron la barbarie comunista como ahora esta nueva forma de sometimiento de la humanidad que se está perpetrando en todas partes con el pretexto del virus.

Otra vez en Berlín como entonces. El pueblo despierta con una gran manifestación pese a los sabotajes gubernamentales. Un pueblo consciente que intenta derribar la nueva tiranía que se cierne sobre nosotros, perpetrada por las mismas élites depravadas y sus gobiernos títeres ahora mohatreramente disfrazados de “democráticos”, pero que demuestran su faz de falsos servidores de verdadera soberanía nacional al aplicar consignas inicuas contra sus propios pueblos procedentes de una organización totalitaria financiada por grandes corporaciones globalistas.

En este marco histórico, Robert F Kennedy ha ofrecido un discurso memorable, lúcido y valiente como el que pronunciara su tío JFK un lejano 23 de junio de 1963 en Berlín, pocos meses antes de ser asesinado tras una conspiración perpetrada por los mismos enemigos de hoy.

lo único que el gobierno necesita para convertir a la gente en esclavos es miedo….

Todos los hombres libres dondequiera que ellos vivan son ciudadanos de Berlín…

Mi tío vino a Berlín porque era el primer frente contra el totalitarismo global y hoy Berlín lo vuelve a ser.

Robert F Kennedy luego atacó a los globalistas y sus nuevos instrumentos de dominación como el 5G “para que te espíen”.

Y concluyó: “la pandemia es una crisis de conveniencia para la élite que está ordenando estas políticas, les da la habilidad de erradicar la clase media, de destruir las instituciones de la democracia, de cambiar toda la riqueza de todos nosotros a un puñado de millonarios u hacerse ellos ricos a base de empobrecernos a todos los demás, y la única cosa entre ellos y nuestros niños es esta multitud que ha venido a Berlín, y por todos los que estáis aquí hoy, no nos vais a quitar nuestra libertad, no vais a envenenar a nuestros niños, vamos a exigir la vuelta de nuestra democracia, gracias a todos por luchar.”     

Y en Londres, una grata sorpresa que ha acogido también otra gran manifestación anti despotismo covidiano en la plaza de Trafalgar. También otras en Israel y Francia.

Parece ser que el pueblo se va quitando el miedo inducido por sus dirigentes y empieza ya a reaccionar. Es muy pronto para saberlo y ahora cabe esperar alguna importante represalia criminal de los covidianos. Sin embargo confiemos en que acontecimientos históricos como en su momento fuera la caída del muro de Berlín o como estas grandes manifestaciones y las que previsiblemente las seguirán en otras partes de Europa y del mundo, supongan un antes y un después en la resistencia ante la tiranía covidiana.

Y una nueva oportunidad para la libertad, la paz y la prosperidad mundiales.

Para acabar esta breve reseña a vuelapluma también me uno a las ya citadas palabras de Kennedy en su memorable discurso: Todos los hombres libres dondequiera que ellos vivan son ciudadanos de Berlín.

 

 

Audiencia pandémica económica financiera ambiental

Están siendo poco comentadas para lo que merecen las declaraciones del Jefe de Estado vaticano en su última audiencia del miércoles. El político globalista dice que los pobres deben ser los primeros. En vacunarse. Por si acaso. “Sería triste que la nueva vacuna diera prioridad a los más ricos”.  Ignoro si estas florituras populistas demagógicas que puedan estorbar un lucrativo negocio tan trabajado serán del agrado de quienes le han colocado oportunamente en el trono pontificio. Sea como sea, no me cuadra que el llamado santo Padre quiera sustituir al temido Ángel exterminador o Abadón del Apocalipsis, ni menos promover la marca de la Bestia.

El prócer argentino aboga también por una economía de desarrollo integral de los pobres y no de bienestar. Lo del desarrollo integral de los pobres no sé si es lo mismo que quiere el gobierno socialista de Su Majestad con bozal, es decir, que cada vez haya más pobres cautivos. Y sin duda mejor que una economía de bienestar debe ser otra de malestar. Como si fuese un agente del Plan Kalergi también dice que las mujeres europeas deben reproducirse con musulmanes. Claro que si hubiere demasiados pobres siempre saldrá una vacuna que lo remedie.

Sin embargo, el político vaticano pretende superar lo de la simple paguita de pobres. En realidad, aquí en el saqueado Reino de España ya no hay dinero ni para paguitas ni para nada. Más allá de la propaganda gubernamental, según confiesa el ministro socialista del ramo, no hay dinero ni menos funcionarios que atiendan la tramitación administrativa de las solicitudes.

Pero las cuentas del Vaticano también estarían en vacas flacas de modo que muy astuto el pedigüeño habitual se pone la venda antes de la herida y que ni a él ni a su banca le pidan, y que lo de la cosa esa integral la hagan otros.

Francisco aprovecha para indicar lo que debiera hacer la nueva subnormalidad:

A todos nos preocupan las consecuencias de la pandemia. Muchos quieren volver a la normalidad y reanudar sus actividades económicas. Claro, pero estas normalidad no debería incluir las injusticias sociales y la degradación ambiental.”

No sé qué habrá pasado con lo de la ecológica pachamama promocionada en otoño pasado, pero creo que debe ser por eso de la degradación ambiental que a la intrépida niña Greta la han nombrado miembra de un comité de expertos en quimeravirus. Un comité de verdad, no de ectoplasmas imaginarios como el del doctor falsario y su abigarrada tropilla de desaprensivos y desaprensivas. Pero el travieso filantropófago Guillermo Puertas ha declarado que el cambio del clima climático climatizable puede aún ser peor. Lo dijo Puertas, ex cátedra, punto redondo.

Algunos se malician que entre tantos dimes y diretes o ceremonía de distracción o de confusión cualquier día nos podemos encontrar con lo que llaman reseteo del sistema financiero.

Pero, aquí en este desquiciado Reino, ajeno a todo el respetable público sigue adoctrinado, enajenado, embelesado con lo que le cuentan los media prostituidos. Mucho me temo que hasta que el gobierno de Su Majestad culmine con éxito la quiebra nacional y rebaje las pensiones y pagas de funcionarios, ERTE o parados, casi nadie se quiera dar por enterado de nada ni menos vaya a reaccionar. Entonces ya tendremos la “deseada” economía integral de pobres.

Amén.

 

 

Sistemas

El término sistema se emplea en gran variedad de conocimientos. Luwdig von Bertalanffy desarrolló su famosa Teoría General de los Sistemas con una concepción holística, global, que trasciende el ámbito técnico de la ingeniería para esclarecer casi toda clase de ciencias y disciplinas. En la idea de que muchas cuestiones aparentemente muy diferentes obedecen a las mismas causas y “funcionan” de modo semejante. Si se comprende esto, se pueden conocer muchos aspectos y fenómenos de disciplinas distintas. Así cuestiones que pueden ser explicadas por las mismas ecuaciones diferenciales o bien por la Termodinámica. La información sería lo contrario del desorden o entropía negativa, es decir lo que se ha venido en llamar neguentropía.

Los sistemas poseen órganos o elementos de control. Por ejemplo, las hormonas regulan el metabolismo. La reproducción celular y la síntesis de proteínas se realizan según un código genético que viene a ser una especie de libro con instrucciones de montaje a nivel celular.

Si hay una carrera universitaria actual en la que predomina la visión holística más o menos integrada de la realidad es la de ingeniero agrónomo. En cierto modo una pervivencia, casi desahuciada en estos tiempos de la barbarie del especialismo, de la vieja mentalidad renacentista. Se estudian las materias más diversas en relación con la Física, la Química, las Matemáticas, la Biología, la Economía, la Sociología… y para intentar comprender tanta diversidad en ese árbol de la ciencia se agradece la existencia de pautas de investigación comunes. La idea de orden frente al caos no deja de ser un prejuicio metafísico aunque extrañamente soportado por las Matemáticas. Parece que Pitágoras tenía razón cuando sostenía que el Universo, lo Uno en lo vario, era una combinación de ideas y números.

 

Mi primer contacto con la Teoría de Sistemas fue en la ETSIA de Madrid, a raíz de la lectura de un libro titulado La Célula del doctor en Medicina y catedrático de Citología e Histología, F. Marín Girón, (Editorial Alhambra, 1972). Me llamó la atención especialmente lo que indicaba sobre el mecanismo de reproducción celular basado en la información genética contenida en las tripletas de ADN, así como el mecanismo de infección de una bacteria o célula por un virus.

El virus invasor consigue engañar a su huésped trastocando su mensaje genético y logrando que biosintetice sus propias proteínas en lugar de las del huésped, que termina muriendo mientras la propagación del virus se desarrolla gracias a sus recursos confiscados.

Algo similar se produce no sólo en las agresiones víricas contra seres vivos sino también en las mismas instituciones humanas. Cuando agentes patógenos consiguen introducirse y ocupar los códigos respectivos tienen acceso a las leyes y normativas que las rigen. A su gobierno y administración. Pueden establecer directrices contra el propio sentido original o natural de las instituciones parasitadas. Antes se decía: «Ahí van leyes do quieren reyes».  Ahora donde quieren los plutócratas. Un escándalo de hace pocos días: el Parlamento de la UE ha votado (618 a favor, 62 en contra, 13 abstenciones) facilitar la utilización de transgénicos en las vacunas que nos pretenden imponer sin tener en cuenta las posibles consecuencias para el medio ambiente o la salud de las personas. Es decir, sin garantías. Modificando la normativa existente para poderlo hacer sin vulnerar la legalidad hasta ahora vigente. Sí, gracias a “nuestros representantes”, en realidad la mayoría captados de un modo u otro por los lobbies globalistas.

En cierto modo cabría indicar que desde un punto de vista sistémico lo que está ocurriendo con el pretexto de la supuesta pandemia es uno de estos casos de afectación en las instituciones humanas. La actuación que estamos observando de muchas de las instituciones globalistas es similar a la de ataque de los virus a las bacterias o las células.

Contra lo que pudiera parecer tales instituciones actúan contra los intereses generales de la humanidad que se supone debieran defender esas instituciones. Algunos ejemplos: La OMS, que ejerce una dictadura incontestable desde el inicio de la falsa pandemia está en manos de un comunista acusado de genocidio en colusión con el Partido comunista chino y poderosos intereses farmacéuticos privados trasnacionales que son sus máximos financiadores actuales. Los científicos e investigadores que tratan de explicar lo que pasa son censurados y calumniados sin conseguir establecer un verdadero debate científico esclarecedor. El Vaticano ha caído en manos de un siniestro agente de los globalistas patrocinadores del NOM. Aquí, en España, para qué hablar. Una política gubernamental desastrosa, avalada por la no menos siniestra OMS, ha alcanzado los peores números relativos mundiales. Los destrozos que se están causando parecen intencionados para promover unas condiciones socioeconómicas pre revolucionarias.

En resumen, todo parece indicar que se están destruyendo intencionalmente los sistemas nacionales de orden para poder subsumirlos en un orden global diferente, desechando lo que no interese a ese nuevo orden y sus promotores, sea población, cultura, instituciones, etc. Y con la complicidad de los propios destruidos gracias a haber sido controlados por cómplices en las instituciones. En esta cuestión la imposición de la vacuna genética modificada obligatoria, la Marca de la Bestia, resulta clave.  Y acaso el objetivo único por su alcance de posible modificación de la genética humana, o incluso eugenésico, de todo este tinglado arbitrado en torno a la falsa pandemia.

En realidad todo esto no es tan abstracto como parecería. Otro ejemplo español: Monarquía, ¿sí o no?

En un futuro Nuevo Orden Mundial donde ya no existiese España evidentemente carecería de sentido un Rey de España. Lo mismo cabe decir de casi todo el resto del entramado constitucional actual. O de la soberanía nacional. Todas esas tripletas de su viejo código genético (constitución, leyes, politeia…) trastocadas por el virus globalista. La mayoría, sino todos, de los actuales agentes políticos de modo más o menos consciente buscan acomodo en el futuro NOM. Algunos así ya lo declaran o no lo ocultan. Otros disimulan más, o piensan, creo que muy equivocadamente, que pueda prosperar de modo independiente o autónomo una parte del sistema español desarticulado y desgajado en regiones. Otros parece que no se dan cuenta que la plutocracia internacional los usa como mamporreros demoledores del orden existente antes de prescindir también de ellos una vez la traición sea pasada.

Si estamos hoy como estamos, al borde del abismo, es gracias a lo sucedido y amparado por la Monarquía durante las últimas décadas. De modo que de no rectificar de modo radical tampoco sería solución sino parte del problema.

En las viejas oligarquías económicas españolas sucede algo similar. Ya no son garantía del orden económico financiero patrio con intereses nacionales. Gran parte del patrimonio industrial español ya ha sido saqueado y enajenado.

Instituciones de orden tradicional clásico como la Iglesia Católica también están siendo desarticuladas desde el actual Vaticano infectado de Bergoglio.

Y, para terminar este sucinto e incompleto repaso, ¿qué cabe esperar de la Corona ahora y en el futuro próximo?

Pues lo que parecería es que se está intentando ganar tiempo: un sanchopancesco vengan días y vengan ollas. Probablemente sea difícil encabezar al menos simbólicamente un movimiento patriótico popular español de resistencia, estilo dos de mayo. Lo preferible a título egoísta es acomodarse a la nueva situación mandando el mensaje que no va a ser obstáculo real para lo que deseen obtener los poderes globalistas internacionales. Y que, durante la etapa de transición y mientras se cambia del todo el decorado, se va a representar una actuación distrayente. En realidad, una especie de morfina estupefaciente para tranquilizar a los súbditos con un falso aquí no pasa nada que esto es una Monarquía. Y luego, Dios dirá.

La verdad es que la reciente concesión del premio Princesa de Asturias a los siniestros vacunadores acusados de prácticas euegénesicas de Gates constituye otro escándalo mayúsculo y pone los pelos de punta. Parece imposible que sea pura ignorancia. Y resulta indicativa de por dónde van las cosas.

 

 

Adoradores del Diablo

La doctora Cristina Martín Jiménez acaba de publicar un libro sobre la pandemia o plandemia que nos han colado. Para la doctora sevillana existe una responsabilidad del club de las buenas gentes, los supuestos filántropos. El Club de los filántropos o de los Hombres buenos. Con oscuras vinculaciones sin embargo con el satanismo, la pederastia y la magia negra.

Se trataría de bondadosos filántropos dispuestos a exterminar parte sustancial de la actual población mundial. Todo ello por su bien, claro está. Gentes cuya acción recuerda La FOM, acróstico de Friends of Mankind, según nos cuenta Papini en Gog, un texto de 1930, y hemos recordado hace pocos días en otra garita.

En su ficción explica la existencia de una sociedad secreta de carácter filantrópico cuya misión es eliminar población mundial, pues para sus fundadores, el aumento continuo de la humanidad es contrario al bienestar de la humanidad misma. Se presenta a Gog un personaje de unos cincuenta años, amable y casi obsequioso, para darle a conocer la existencia de una Liga secreta: Mis jefes creen que la adhesión de usted sería infinitamente de desear. La idea básica de gentes tan bondadosas es que el progreso técnico permite una mayor producción y distribución de alimentos y otros bienes pero está claro que dentro de algún tiempo habrá un balance demasiado desigual entre el banquete y el número de los que al banquete asisten. Malthus tenía razón pero se equivocó al creer demasiado cerca el desastre. La naturaleza en forma de terremotos, erupciones, epidemias, carestía y guerras, viene a diezmar de un modo periódico al género humano… De modo que la FOM pretende ayudar a la Naturaleza en tan filantrópica labor, pero de modo más racional y menos aleatorio acelerando racionalmente la desaparición de los que sean menos dignos de vivir. El siniestro apóstol de la buena nueva globalista continúa explicando a Gog que a la Liga pertenecen muchos médicos, enfermeros y criados, los que se hallan en las condiciones más favorables para estos actos humanitarios, y los resultados son excelentes. Tan hermosa labor tanatófila se completa con otra de carácter homeopático eliminando a los que consideran delincuentes. Delito contra delito.

Hay que decir que para estos próceres resulta necesario sustituir el clásico y manido recurso a la guerra como forma de dominación y hacer negocios. De modo que habría que sustituir sus misiones básicas de fuerza estructuradora y de equilibrar el sistema económico en las modernas sociedades por otras menos dañinas para infraestructuras y medio ambiente. Es preciso seguir manteniendo los privilegios de clase para lo que se arbitraría un gobierno mundial que fuese eliminado las clases medias, soporte del orden de la civilización basadas en naciones y culturas soberanas y generando un sistema de neo esclavitud gracias a la tecnología y el neomarxismo cultural posmoderno.  Un corolario necesario es la presupuestación de las muertes “deseables” a producir cada año por otros conceptos una vez vaya remitiendo el habitual recurso a las guerras.

Uno de los más conocidos filántropos actuales es Soros que empezó su brillante carrera humanitaria como niño judío precoz colaborador confeso de los nazis denunciando para robarles a compatriotas correligionarios húngaros. Todo un personaje, uno de los amos del mundo, titiritero del doctor falsario, algunas de cuyas declaraciones ponen los pelos de punta al más calvo.

Pero se especula con que la mayoría de este club de los hombres buenos serían adoradores del diablo. Aunque no practicantes del yazidismo, minoría religiosa sincrética mesopotámica del área de Mosul.

Para los yazidíes el diablo es un ángel que desobedeció a Dios por no querer obedecer a Adán y que luego fue perdonado y al que Dios puso al frente del gobierno del mundo, por lo que debe ser objeto de culto por los fieles. Su imagen es la del ángel transformado en pavo real llamado Melek Taus, figura que viene a asimilarse con mayor o menor propiedad al diablo cristiano o musulmán.

En realidad el gobierno del mundo está en manos de siete ángeles santos, del que Melek Taus es el de mayor jerarquía.

No parece que los Soros, Kissinger, Rockefeller, Rotschild, Gates, Clinton o Morgan sean los actuales siete ángeles, porque el caso es que los yazidíes han sido víctimas propiciatorias del siniestro brazo terrrorista Isis.

Pero, ¿cómo funcionan estos  demonios o ángeles exterminadores?

Muchos textos sagrados de la Humanidad lo explican desde varias perpectivas. Es fundamental no perder de vista la naturaleza espiritual de las cosas y de los entes últimos. San Pablo nos advierte en Efesios 6, 12: «Porque no tenemos lucha contra sangre y carne; sino contra principados, contra potestades, contra señores del mundo, gobernadores de estas tinieblas, contra milicias espirituales en los aires«. Sin embargo, también existen autores modernos que han querido teorizar sobre tan peligrosa materia desarrollando lo que pudiera entenderse como una Moral basada en el Mal.

Un ilustrado alemán, discípulo de Kant, llamado J B Erhard lo desarrolla en su ensayo: Apología del Diablo. Si su principio inspirador es la consecución del Mal, estas podrían ser sus principales normas morales:

Nunca ames a nadie

No digas la verdad, aunque parezca que la dices.

No reconozcas ninguna propiedad pero aprópiate de todo lo que puedas.

Utiliza la moralidad de los demás como debilidad para lograr tus propios fines

Instiga a los demás al mal mientras aparentas reconocer la necesidad de la virtud

Convierte en desgraciado al que no quiera depender de ti.

Actúa con coherencia propia y no te arrepientas.

Creo que no es aventurado señalar que este tipo de normas morales constituyen el proceder habitual de los filantrópicos próceres promotores del NOM y de sus ineptos y o corruptos títeres.

Ya entre nosotros, cabe reseñar para terminar esta breve nota que la fallecida duquesa de Medina Sidonia explicaba en su censurado libro La Ilustre degeneración el horror del funcionamiento de los rituales satánicos y su múltiple papel en la dominación del Mal por parte de ciertas élites.

Con estos datos acaso podamos vislumbrar mejor las motivaciones y consecuencias finales de la suelta de este filantrópico quimeravirus.

(Continuará si nos dejan)

R I P

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.