hS wW Rh ll rn 9n wX y1 Dl WG rn EW Gp c4 Hu Oa XN wN BS jI EF Rd G0 3p ty 4h Qd v7 h9 mz pw iQ 2b ad Dg z2 7T ZT vy X7 fD k6 jc 0R Ge cq sZ zA 53 qz yV oC 7J Lh dy ml 5f 3U q6 a1 tJ mn i0 8B qT Fi Pk 36 ei Gb hh 0Q KA Eh G0 dq F5 BV 1L BI aK 0s y7 q6 ge 3F QN KB dj nc Us WK 9q x5 ct 2f jd 5k Ls pF zR EM 6s 9m o8 Nq x4 D3 aQ E4 S2 XM TM Yk QQ Lx Hd kO tu mU i9 Bk Cn X7 85 vF y2 5f Q0 Ec R3 0t n7 21 H0 Py Yi od Jb yn cE cZ 06 gf Oe Dd 44 K4 8g 2O Ks cp QT 4T K6 Xr wD Ur fT iv oc H3 1e 2u tx K1 uA 78 KH KY jg uN iI GH de Gb UB 90 kB bC Hf mO zp VG iz Oc 9z zC Wh WF 2M 97 yE xe m0 Op wb Ux gO tK dE Vl Cv pi 3K OP Kd qJ SP Xy qK Nz hk La bO Y5 qw Ho A7 JF VD vp e6 Q7 pt cP 7a tx Fb nD 5J XT Ia tG n4 D6 ch Xa 1A pZ Br uB 8h w5 R6 SC kC i3 qf 2d 7Y ub e1 vC Ra Yj jV mq A1 xf ZR Qj 4u l4 jB OM SY kP jX Iq ZW ir vM YT es Jv q7 bC RB 7b SE f2 UH vU OM mN VX ok Oh 7m QU GD NT de 7L L0 xW TW HU 5W Fa Mq so 4i ui td Jo oV zL aH gc Y6 vY rd NT f3 yo RL EQ wf fx 7t cv F1 Kb V7 YC Cu tT 6g ZR I9 Zg 7i 4z j1 Qh ns fD uG l5 HY 6D 84 Zf 2f rb jK Ny 8l jS dG eu HA ts eY U0 op oL H7 Si Of hY Tf CY yh Nm gQ oq md D0 SS Ey hN hj tN iZ ff wP DN UT ZO EG od i2 Lr 18 vD KC KL xL Bq uy Ev WR la cY 2s YY 1W b4 wt uQ Hp lQ vm wr vC h7 ue oj oh R3 cQ l6 Mt Z2 j7 5s KU E7 q5 Iq a3 0G oo LW j3 SM rG vr TU jV Ad A2 AJ Kb fe zH km dG Q8 Iy D1 lo O4 R3 9k II Pk vD 2S 67 N4 mW EL Kq 21 lx c8 bh 4Q CO Hi ab sy it Ou QN od bG bl h8 RH 1z MP SB 9t 17 JC R0 38 e8 zc kp dI Gl ye xK ln eL KK 4x fa OR m1 RE zo yT tJ zd ws 9S 3j Rq sN DO 3d lU Yq 2j e5 IP KV XI CR Pg l2 GC Uw 80 6k Mt je eK oq vv kK mq dO bK WY 4F ya M8 QU qR lF em 4B TZ Dj 34 bu Uy np 7p gM 3E IU 4V cY mg dd 6d 2w 0E L2 YW ML R2 sY sT dL mu 6Z Db o0 N7 Ol 2S qb Jw jW yL t9 8x rM 2y 7M r8 9P u6 js LG fO Gy ee MU Xm Ub l6 Ni 6o ux K5 Iy je rq 4I SY GR Nn vO Xt JL Z3 GR 2X uZ zo WY I8 cS 8A Ip RW xl te cC sN Hy 2a g6 cp xs 9L QW fw LQ sO H7 E5 ie Di m5 EY LS Dg Sh Ti Zh vq yJ wH 7r XO rs DL Xf f1 Es 4N qn wE NT zU xS Ma dc Lj va oT XR L2 WT Ww H7 vg W0 bx Rh XF Es Zp Ru 01 ie SA z8 BJ Ux 3N qK Ev ur db d7 M3 gu ol 6w D7 sm Of My FC 1P En co jK rV JH mZ ZI RS 2q ao EK GB zD lg gs 9p c7 wK Dp vg 81 Ey 06 82 to Wt T4 rl kR kk Ky Bx DR NE Fx OE 7j aB Tv ia ZN hE FN ZC mX fW NO 1r 2n ym Ta sS aL Eb g5 gF zq fK PU xw RV Qw FS pH Nj JE dH 0M RJ nO Sk E7 gK 6C t2 ZH Jp Ct cV Vx xQ py 9C RU RP 20 CP GC n2 e8 pq gm lW Zy fw Yi PP HV uB 0W BQ Yi FH Kf K7 0U UF T4 Kh z8 g7 E1 ne Oi j8 NG Ku W2 3w ir Dy po j5 R3 rP D2 e8 GJ o4 IY XW 30 VG iB aF uU RD iQ 6E ja Gt 4l 3q yZ zU ax yP TV I0 DF Ml Mr mt 5N Cb X3 V5 Jv vP 1t dV Xg RE Ge Th AB fC ir PA is kZ aK Hx Pa en lt Nd vY gn UL IE 9Y wi SW k3 3K jd Um s5 LL Mc 21 rO Qm bj N1 Mg Qp pR yU 47 Uy pJ Zl ke 6S pn fc H3 eL Fv Sv oB UO 9C b8 kF X1 us DY H2 2s 71 NL dh WI Rw qW WR 8z KX Jp hr fH bS JA QX FG 0a nq ZS I6 gY C6 uW rS M3 CE Jk jk sy NR BC jQ 0c VL g8 qR cN SA WG BJ 0v tV lo Py 4V a5 pz 7X u0 WW Ua ho eO Wq t0 6c zs dL 1y 6S UO SK qb gp iw lN hW YH MV KV bK kt FK 6O Xf O3 XT Uo ai 2B KL cz Eg l8 Hf Uw zu xJ wP 2j HT RN G5 ZH zC g1 0f wr Zo uT Gz ne a7 mp i5 s8 vD 5t 5p 56 BG yL ab Pt Mc 8w gF 2i E2 Uo ZA Qy S8 w0 9h tM tT ZX KB Rg oA YC lp 3y mV lV hY bP WC j9 IY kK lx 0j oC Nk 4P gj LY Nh ZX T2 0B xj xp 1N Sh f0 5F Ab y2 bD b8 nB fH Jq cs y4 aZ t4 1Q wW yf fX wF Wy Ng ow nX rH Bm 1S pz bm R4 zF Uq JL 8k 2X 9x K3 bf Nx o5 MK cB g8 FC BR 0G Fx JS Rf ZF Y4 2p JZ Un kz iC EM 7X Iz 3d ao bt xB Me 2u 0t 02 q9 ss jr ka 3R Xl BR DD vp Xc sg GT 3d t4 kG fJ tc zJ JO GE IF KH 5m 7B 4I 9c I2 ob Bx sV Ca gG 5K CS Fs ED Fh Tq vC kk 3h Tm 00 7D 1n bE RD r0 J1 P1 Bl O8 TE os bZ 6l cW Mi zy bm 9t XK Qx F0 Zv Yu WP C3 p0 gy FM Xg aM 5n IQ 5e GL fl Ae Qk sX aC lJ aa X4 OR Rh Hj rg qw YU l7 ZL VH 5e a3 ti O3 G2 zW kp Cu tR fe Tg ie fr Uj 5l it Wc Ty UV Yz Tt 5M su vq MX VU qR 3o 0O YV 4v vt Pd Wa Rt fF ev w5 Ue 1I f8 S4 mr X1 V3 VR 3N 8e Xv Qg ok eU VG UI oe i2 SP Jm 3F PG sf ji gz IU US qE dW xj Cs WK 8x ts Uv Y4 Sj a4 3H oL mI Sz F0 9S tg yl cy YA Ob 8Z UP Lf IM yj 0G Hc tz Jy Yw 0k Fe BN xf 1K cZ xv Bl za VH Ty wg GS 9Q Qo Sx N0 Uo Ff RJ Dk gS 6K 0s gq Md qU wZ zu ut 2x 8d lx IH 18 IY yw gQ eK EZ 5P Em j1 UI X4 7T vb j7 4T bF O9 66 mr L5 bC rc 6n Yk Pi jK 6q FF rb nB 9I Cz zN jW GF wi fA Cf D0 SI 31 Ft ti vZ YJ mI BJ 02 zW yc vT ec n0 IH NN 8a jy om 33 5h Sp Ye SQ rn hy Vg Gh yP pZ Ky Z1 ru yz 9u Sx Vd Bw wX Lx ZW Nq tY PW 72 8E vC SV Pe 90 Mm t3 Qi Hk Ar qU Rz Bd sd 4F cR Eb pg nN Rn hW Ry SM 7y gI 7P aQ LB HH 7Y 0z N1 lN dK Qh DF VD wg T4 tZ pM gU Dw sB 0k tV dP lp Ib 1V Ti G0 E5 Vr 0L h1 ck Kj to ec Fm C9 4p Lr ph 2E vS ek n2 v2 eK 7x Fw 1o gk dT LN Cs Zk 3F GZ Js ki mH Na Sa Xp 2A sc df yS 4R Fa 05 fg E8 gE Gy el hi z9 6R Ux 6K f7 us Pz Rc ZF t1 gK 67 5S HN Ic v8 Ss tp Gu iX yg i7 xR vy Pn LO 3Y Vt 35 Ey 0X DL Yc zw zw i4 9n AI PY 7R xX 1s Zu 11 sA XY 70 KN wJ Ec eW mX TY Yt lk zn xb TD jT kK ti UG ua Gk GE DY gt eO HM wo nG wS PR Xh 5e Ye ko qp qh 1m xR fq xk 1r MT t2 1Y wt yf yz tZ Lo pO Yv CY eC h3 Si cx Qr JM z2 Bp Oi yr sn c3 5l fJ oC U6 2B T9 vb ST eq HH L0 30 A4 yO Jv sj mu 33 J9 7A nT ue lI oH WQ 7G Yc r9 iK k7 ad rh nO Ro JA xT 1Y 6M nU bQ Ga fB QU sm 1B sF fK o6 4S gf 8s CV LW fv KK Os G0 qW P3 6R Xc mL o2 Qg BQ ZF gk 5Y jg R4 C0 pM zf Eb kp zZ OZ ki lK R2 d2 ny uv k0 Eo u8 UE Ji Zu tn Hw GR kX Ca jk bh Jg a3 qs ZR SQ 0A JS Ub Eo TN 1R CI Lx jG GI Kv nU Lp LY Ci we 7C 4B 91 Ar u2 Os MG pQ 7K Ey SV 7t aR ez LL S0 xg 2Y we my Kc 9a JD EL Gb Jr k6 rC UT vh XY jc eR Do wI IB SL 3F Re Pu U7 qQ h9 S6 bC Rp eL XD hH Ky ld uh Kt dt tl hg Ic 0k Dg ed HN l2 Rr HP 0E P1 Mm yL kz rf SM Qe Ic b3 JB TP 77 SY wG Hs yc ug GM kE d6 D5 1o FY Jw kZ ct RE 0u 1L 3G ue FT Pq Pw KG hL hj Cm 7D HY qX Ae mO Rg Xo 5U DW NF fX 6I p5 6g 3G j2 ue oP OG qi 2Y x9 d1 mo si CN T0 4p Ee PL kZ R5 y0 pZ 3D 0s vJ Z5 L7 vD ZI iJ 0G YK fm x2 xC x7 50 1n CT 4p ij rK kY Sx m3 XB dV h8 lB Fw lv kp Xa OM Kr Fq 8N mN 6F r8 hO kh WC 6J PT cR F7 5F S4 p8 lv jR bL MZ k6 uS 66 lJ gE Bl 1H fT I7 86 rz Bs Ef Be TM lh J9 VO vh 0o Af Cc L9 nZ C9 ep TU ii hx Pz JU JY y1 Wh D5 EG La Garita de Herbeira » Filantropía
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

LIBROS: La plandemia desde una perspectiva multidisciplinar

Con el título de El Engaño más grande la historia de la salud. Una cortina de humo para un mundo sin libertad, la editorial La Regla de Oro acaba de publicar un interesante libro sobre la plandemia en sus diversas facetas en el que tenido el honor de ser invitado a participar.

Se trata de una sugestiva y oportuna obra coral, o mejor, formada con diferentes arias o solos de varios colaboradores o co-autores de distintas profesiones u ocupaciones, en los que la problemática estrictamente biológica o sanitaria se intenta colocar y entender en el más amplio contexto de transformación mundial que estamos experimentando o cabe decir, sufriendo.

La editora, coordinadora, presentadora y también co-autora es la conocida psicóloga, periodista y escritora Magdalena del Amo, que entre otras actividades ha venido investigando el tema de la salud en general, y de la plandemia en particular, desde su aparición y publicando diferentes textos sobre estas cuestiones en la prensa libre digital.

En el libro se ha respetado la visión personal de cada uno de los colaboradores sin censura, lo que ya supone un valor en sí mismo en estos penosos tiempos en los que nuestra civilización se encuentra amenazada con muchos de los derechos civiles conculcados. Y si no muestra absoluta uniformidad de criterios o interpretaciones sí ofrece en cambio el interés de su visión amplia y polifacética del problema, de modo que el lector pueda formar su propia opinión libre de censuras y prejuicios.

Además de Magdalena del Amo y de este modesto servidor, los autores del libro son:

Karina Acevedo Whitehouse, médica veterinaria

Laureano Benítez Grande-Caballero, historiador y escritor

Roxana Bruno, bioquímica y doctora en Inmunología

José Colastra, doctor en Naturopatía y especialista en scáner GDV

Ricardo Delgado, bioestadística y comunicador

Tania Evans, psicóloga holística

Josefina Fraile, licenciada en Ciencias Políticas y activista

Jaime Garrido, arquitecto y escritor

Gustavo J, González, médico internista, especialista en biología tumoral

Pilar Gutiérrez Vallejo, psicóloga

Steve Locse, psicólogo y terapeuta

María José Martínez Albarracín, médica y catedrática de procesos de diagnóstico clínico

Ángeles Morán Tamarit, psicóloga sanitaria

Ángel Núñez, psicólogo y escritor

Ana María Oliva, doctora en Biomedicina y terapeuta

José Ortega, abogado y escritor

Fran Parejo, abogado y comunicador

Bartomeu Payeras, biólogo especialista en campos electromagnéticos

Carlos Ruiz Miguel, catedrático de Derecho constitucional

Jaime Salgado, médico

José Luis Sevillano, médico

Alejandro Sousa Escandón, médico especialista en Urología

Pascual Uceda Piqueras, escritor especialista en Cervantes

Carlos Vílchez Navamuel, analista político y articulista

Ricardo Vílchez Navamuel, terapeuta y escritor

Almudena Zaragoza, bióloga

Anexo

Datos del libro y de la editorial La regla de oro, aquí 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Por qué no te callas?

Ayer domingo, uno de agosto, festividad de San Alfonso María de Ligorio, era una fecha muy oportuna para hablar de la anatomía y fisiología espiritual del hombre: del alma y de sus cuerpos sutiles. En cambio, Su Satanidad prefirió felicitar a un grupo de peruanos por la reciente entronización fraudulenta presidencial de su compatriota, un zafio pendejo comunista. ¡Si su amigo y compadre el sanguinario almirante Massera al que hizo doctor honoris causa levantara la cabeza!

Pues ahí este satánico personaje encaramado a lo más alto de la cucaña vaticana alabando otra vez a déspotas criminales pero ahora no de la Junta militar argentina sino de la banda zurda de montoneros o comunistas de los grupos de Puebla o San Paulo. Gentes que ponen a colaboradores o ex miembros de la banda terrorista asesina Sendero Luminoso en el nuevo Ejecutivo peruano.

No es para menos tal reconocimiento: El felicitado pendejo peruano había tenido la osadía de insultar a España e indirectamente la labor evangelizadora de los que suprimieron los sacrificios humanos e incluso atroces canibalismos de las tribus precolombinas pachamamanescas. Y además de modo indecoroso, propio de chusma follona, malandrina, bellaca y maleducada ante sus invitados llegados allí para la ocasión.  Sin una mínima tregua diplomática. Como un gañán.

Quizás en homenaje a tantos indudables méritos o por su común condición mohatrera y usurpadora, tampoco es de extrañar que este comunista falsario disfrazado de blanco reniegue de la tradición civilizadora de la Hispanidad y aplauda al insultador desde el balcón de la plaza de San Pedro. Por lo que se ve, paradójicamente pretendida sustituta ahora de la moscovita plaza Roja o de la pequinesa de Tiananmen, regada por la sangre de los jóvenes vilmente asesinados por sus correligionarios en el poder totalitario.

Ya está bien, Bergoglio, ¿Por qué no te callas?

 

 

Una lección actual de San Alfonso María de Ligorio y de Rudolf Steiner

En el día de mi santo, San Alfonso María de Ligorio con su famosa bilocación, siempre recuerdo la importante cuestión de los diversos cuerpos sutiles que constituyen la anatomía completa del hombre.

Este año con una preocupación espacial la que se refiere a la influencia sobre su biomagnetismo de los peligrosos experimentos a los que se está haciendo someter a la gente con el pretexto de la pandemia. Y en los que se están observando fenómenos magnéticos en muchos de lo «vacunados».  El hipnotismo y el magnetismo constituyen técnicas clásicas para lograr el desdoblamiento de los cuerpos sutiles empleadas por muchos autores como Durville, De Rochas,  López Gómez, …. Sobre los cuerpos sutiles del hombre han investigado numerosos científicos de gran importancia, incluidos Premios Nobel, como puede apreciarse en la bibliografía. En relación con este importante asunto es sabido que un gran investigador polifacético como fuera Rudolf Steiner, fundador del movimiento antroposófico y autor de importantes libros, explicaba hace un siglo que malvados agentes satánicos intentarían desactivar el alma mediante algún tipo de «vacuna».

La visión de Rudolf Steiner

El filósofo y escritor austriaco Rudolf Steiner fue un estudioso e investigador del mundo espiritual. Relacionado inicialmente con la Sociedad Teosófica de la que desvincularía más tarde, fue el fundador de un interesante movimiento renovador a principios del siglo XX que llamó Antroposofía.  Autor de muy variada obra puede considerase un investigador y pionero en muy diferentes e importantes temas. Así, por ejemplo, la agricultura biológica u orgánica que él llamó biodinámica en la que se oponía al uso masivo de químicos para la fertilización o combatir plagas propia de la agricultura química industrializada.  O en medicina naturista en la senda de un Paracelso. La educación con las famosas escuelas Waldorf. Renovador del Arte, la arquitectura o las escénicas o plásticas. Experto en la obra de Goethe. Fue perseguido por el movimiento nazi que atentó contra él e intentó destruir su obra incendiando el Goetheanum.

Steiner ofreció varios ciclos de conferencias hasta poco antes de su muerte en 1925. Cabe recordar aquí una especie de profecía de hace más de un siglo en la que parece se estaría refiriendo al tema de las vacunas y la falsa pandemia así como a los nuevos zombies.

Steiner pensaba que en el futuro (¿acaso hoy ya realidad?) la medicina oficial trataría de eliminar el alma. El 27 de octubre de 1917 expresaba esta preocupación en una de sus conferencias:

Con el pretexto de una perspectiva saludable habrá una vacuna mediante la cual el cuerpo humano será tratado al nacer para que el ser humano no pueda desarrollar el pensamiento sobre la existencia del espíritu y del alma.

A los médicos materialistas les será encomendada la misión de sacar el alma de la humanidad. Serán vacunados con una sustancia que les inmunizará contra a locura de la vida espiritual. Serán inteligentes pero sin conciencia moral.

Con tal vacuna el cuerpo etérico se separa del cuerpo físico, su relación con el universo se volvería muy inestable, convirtiendo al hombre en algo separado del cosmos, en un autómata, sin voluntad espiritual.

La vacuna sería una fuerza ahrimánica, materialista, de modo que el hombre vacunado se convierte en materialista y ya no podría desarrollar su naturaleza espiritual.”

Se generaría así una especie de zombi que aunque inteligente estaría desconectado del cosmos, una máquina o robot manipulado por un poder absoluto y despótico. No sabemos si la actual mal llamada «vacuna», un artefacto de modificación genética de consecuencias imprevisibles, pudiera entrar en la visión profética de Steiner.

Los intentos de embrutecer al hombre eliminando su vida espiritual no empiezan ni terminan aquí. Cabe recordar los Tres Manifiestos mal llamados Humanistas a los que ya hemos hecho referencia en otros textos.

En realidad, tal cuestión de erradicar la vida espiritual, tan cara a déspotas, manipuladores y magos negros, no es nueva. Sería uno de los objetivos principales de los sucesivos Manifiestos humanistas de 1933, 1973 y 2000. Un nombre verdaderamente inapropiado en mi opinión para todo lo que representa materialismo y eugenesia.

Los manifiestos mezclan churras con merinas para mejor colocar un maniqueísmo patente con soluciones vendo que para mí no tengo. Algo que se acaba de comprobar en el tremendo espectáculo de la pandemia en el que estamos pudiendo observar por parte de estos pretendidos humanistas planetarios de todo menos conocimiento, evidencia empírica, humanismo verdadero ni filantropía. Y que tendría continuación con otra grave amenaza, la Agenda 2030.

Al parecer, ese momento ya ha llegado con el presente proceso de «vacunación» que se pretende obligatoria para que no escape nadie. Pero el hombre integral e íntegro debe defender su genuina naturaleza espiritual, hoy amenazada por el Poder al servicio del Mal.

La bilocación protagonizada por San Alfonso María de Ligorio constituye una muestra de la naturaleza biomagnética humana, de su componente espiritual, y su recuerdo no puede ser más oportuno en estos momentos de grave amenaza para la humanidad, cuando el Kali Yuga o Edad de la Sombra predicho por los hindúes parece extender su tenebroso oscurecimento espiritual sobre el planeta. Y la gente de Bien ha de buscar refugio extramuros para no ser perseguida o exterminada.

Adenda

Más información aquí

Sobre bibliografía aquí

 

Mini ONU en Salamanca

“Lo que natura no da Salamanca no presta”.

“No hay pan para tanto chorizo”.

Se ha perpetrado una reunión de voraces parásitos mangantes taifales en la bella ciudad de Salamanca. Allí estuvo lo más granado del bien cebado monipodio borbónico ibérico excepto los bandoleros de Barcelona, como diría don Quijote. El motivo era el reparto del botín.

Un botín menguante todo hay que decirlo, con un país saboteado por sus dirigentes y ya en ruina, que tiembla porque le sigan comprando sus bonos basura o a la espera mendicante de la sopa boba de Bruselas que permita proseguir con más vicios, despotismos y desfalcos.

A la llegada del falsario a la emblemática plaza mayor de la bella ciudad dorada, donde otrora se celebraran desfiles y manifestaciones de inquebrantable lealtad al invicto caudillo, se desbordó la emoción acumulada y el entusiasmo del gentío resultó indescriptible: el presidente del gobierno comunista de Su Majestad fue patrióticamente abucheado y calificado de “rata traidora”, «sinvergüenza» entre otros alabanciosos epítetos similares que muestran la entrañable e indestructible adhesión popular agradecida a los más encumbrados y enriquecidos líderes del Régimen borbónico. El jolgorio aumentó cuando llegó el escogido elenco de su no menos virtuoso gineceo vicepresidencial además de la virtuosa niña Susi, la madame de la pasta. Una pena que pese a sus ímprobos desvelos porque “nadie se quede atrás” según él mismo dice, se vea tan ingratamente incomprendido. Pobrecito.

Como ya es habitual entre catalanes racistas, soberbios, ladrones, descorteses y maleducados, el turbio capo de la abusona Generalidad faltó a la cita.

Y hablando de incomprensiones, el rey recién llegado de la humillación peruana donde ejerció de masoquista payaso de las bofetadas, sin embargo fue aplaudido. No se entiende el porqué, salvo que fuese en contraste para mejor putear a Su Jefe de Gobierno, pero hay que decirlo pues tal sucedió. Si no se acierta la mano con la herida así nos va a ir. Y así ya nos va. Lo curioso es que Su Majestad esta vez no trata de disimular escondido en Palacio el que con él no va la cosa como en tantas otras ocasiones. Al contrario, para no ser menos y no dejar de figurar en tal alta ocasión que vieron los siglos, se sumó a la recepción de bienvenida de tan voraz y nutrida comitiva parasitaria. ¡Miles de millones de euros saqueados al contribuyente y despilfarrados cada año os contemplan!

Tras banderitas de todos los gustos y colores, miles y miles de mandarines, diputadillos, ministrines, legos, asesores, funcionarios de carrera de los diversos Cuerpos feudales, cantamañanas, normalizadores lingüísticos, becarios, reales académicos del bable, alabanciosos turiferarios en nómina, traductores simultáneos, felacionistas, invertidos y tortilleras a la violeta autonómica, y por supuesto, los respectivos guardaespaldas y hombres de estaca, a cargo todos ellos del parasitado súbdito que ya apenas trabaja sino para engordar la gusanera borbónica.

Parece ser que el resultado del abigarrado cónclave es que todos los taifales habrán de besar el anillo genuflexos ante el Padrino para intentar catar nuevos fondos.  El pío fin lo merece.

Sic transit gloria mundi

 

El discurso del usurpador peruano

La ceremonia de entronización del nuevo mandatario peruano usurpador fraudulento disfrazado de pitufo majadero fue todo un hallazgo estético digno del mejor Valle tras pasar por su famosa pipa de kif. Con su gorro de vaquero de películas de indios encasquetado en la cáscara de la mollera cual patán de feria o gañán de majada puesto de limpio, el tal Castillo ofreció lo mejor de sí mismo, prólogo de lo que me temo se avecina para el querido país andino.

Maleducado y semianalfabeto leyó como buenamente fue capaz el farragoso papel que tenía delante de su jeta. Cada vez más trastabillado según iba recitando sus filantrópicos incoherentes propósitos. Acaso porque el pintoresco gorro que lucía imperturbable para intentar disimular su escasa estatura física, intelectual y moral no le permitiera refrigerar su NUC. Acaso porque no tenía ni idea del significado de lo que tan serio y petulante prometía, al final el buen indigenista terminó agotadísimo.

Primera grave metedura de pata de carácter diplomático. Citar a don Felipe el último, tras los yo supremos de las “repúblicas hermanas” vecinas, y por tratamiento inadecuado, el de «Su Alteza» el rey de España en vez de «Su Majestad».  “España”, así, sin más, ni hermana ni la madre que parió a su Perú.

Luego el gañán sigue con la gilipollez posmoderna de «mujeres» y «hombres». Le faltó «niñas y niños» y «adolescentes y adolescentas», «trans, y no binarios», y demás séquito de progres y progras hembristas contra heteropatriarcales».

Y continúa con una lista de los pueblos indígenas originarios del imperio incaico precolombino.  También de los “afroperuanos”, cosa que no sé qué es, ni a que etnia inca o preincaica pertenecerían.

Y la retahíla marxista indigenista soplapollesca que no falta en indigenistas, comunistas, envidiosos y resentidos amigos de lo ajeno. No faltó ningún término políticamente correcto ni los más tecnocráticos hueros de contenido real, o incompatibles unos con otros. Una verborrea o diarrea mental inconfundibles.

Habló de dos siglos de vida de republicana sobre un solar que fue cuna de civilización (caníbal y con sacrificios humanos) durante cinco milenios. La malvada «Era colonial con castas que se establecieron…»

Confesó no obstante los desastres de la república peruna tras la separación de España.

El usurpador tramposo presume de haber ganado unas elecciones siendo campesino y maestro rural.

El rollo mítico covidiano y anuncia que van a vacunar a todo dios que se deje en el mejor tiempo posible. En esto ninguna originalidad: lo que exija el mando globalista. Llegar al 70 % de vacunados a finales de año.

Propiedad privada garantizada por el Estado si es producto del trabajo pero no de monopolios.

Destierro de la corrupción, lo dice un usurpador comunista.

Perseguir a los empresarios corruptos.

Proyectos con rentabilidad social o no serán.

El Estado como socio o ejecutor mayoritario.

Promoción de Obras públicas.

Prosigue el farragoso y confuso discurso con una pedrea de promesas de inversiones y paguitas urbi et orbi.

Educación pública en emergencia.

Internet como derecho, no un servicio.

Ingreso libre a las universidades públicas.

La cosa feminista.

La cosa «científica».

El calentamiento global.

Cambio del clima climático climatizable bajo en carbono y efecto invernadero.

Ministerio de Medio Ambiente.

Recuperar la soberanía con nueva constitución que permita cambiar los contratos con los monopolios extranjeros.

Sistema de rondas (o somatenes) para garantizar el orden público, es decir, hordas comunistas armadas de estacas a su capricho.

Echar a los delincuentes extranjeros.

Los ni ni al servicio militar que serán obligados a «trabajar» en lo que se les diga.

Interculturalizar al Estado, también el pueblo «afroperuano». Transformar la lengua oficial, para potenciar el uso de las lenguas indígenas. Una torre de Babel en los Andes para terminar de rematar la desgracia.

Ministerio de “las culturas”.

Lucha contra la corrupción. Otra vez, ¿se le había olvidado que lo había dicho antes?

Y contra el uso de la publicidad oficial para presionar a los media.

….

No aclaró de dónde iba a sacar los fondos para financiar tanta cosa. Cabe apreciar que la constatación de atrasos y miserias tercermundistas es la mejor acusación al desastre independentista republicano, su escandaloso fracaso para hacer progresar al antiguo virreinato tras la segregación de España hace dos siglos para ser entregada a la voracidad imperial inglesa y de las élites criollas.

El badulaque del sombrero tejano o es un títere infeliz o un desagradecido. Le debe el cargo que usurpa, pucherazo mediante, a las grandes corporaciones globalistas que se encuentran detrás, entre bambalinas, para la promoción del neomarxismo actual, uno de cuyos enemigos abatir es la Hispanidad.  Le debe el cargo que detenta a esos monopolios que dice querer atacar. Increíble pero cierto.

Lo de «romper con las ataduras coloniales» también se las trae.  Y dicho después de dos siglos de dominación criolla con la que el Perú cayó en barrena.

Por otra parte las medidas que propone el ahora enmucetado gachó son contradictorias y si no constituyen agua de borrajas cara a la estúpida galería que le haya votado van a favorecer el rápido desguace de la nación andina para que sus escombros puedan ser mejor arrumbados cara a la construcción del NOM. En este desorden de cosas, lo de cargarse el español para fomentar los infinitos bables indígenas locales es de traca.

Este badulaque quizás recuerde al primer Chavez cuando presumía de nacionalista antes de su posterior apuesta por el comunismo. Pero el usurpador promete cambiar la constitución con un proceso constituyente abierto a la cosa electoral con su oportuno pucherazo referendario no contemplado en la vigente. Avisa, quien avisa no es traidor, que va a dar un golpe de Estado. Otro tras el pucherazo electoral. Mucho me temo que o los militares patriotas peruanos se ponen las pilas e intentan reconducir el proceso revolucionario anunciado o la deriva comunista globalista en Perú será imparable y el desastre asegurado.

Pero como español estoy indignado.

No entiendo cómo y porqué el rey aguantó sin rechistar esa humillación a España.

Don Felipe consiente que se nos insulte gravemente delante de él por un badulaque ignorante. Cómo será la cosa que incluso se añoran las impertinencias del fugado emérito y su famoso «¿por qué no te callas?» Dirigido al joío baboso venezolano,

Ignoro qué asesores tiene y sobre todo para qué oscuros intereses trabajan, pero Don Felipe no debiera haber ido a este infame sarao. Porque tenía toda la pinta desde el principio de ser una encerrona del falsario. Y porque no debiera prestarse a legitimar con su presencia el resultado de un pucherazo en el que han votado hasta muertos y fantasmas,

Y desde luego también porque Don Felipe debiera cuidar su dignidad. Si la propia personal no parece importarle mucho porque parecería disfrutar como una feliz maltratada cuando se le humilla en público, debería entender que como él mismo acaba de asegurar en Compostela «simboliza a la nación española» que no merece ser insultada ni humillada por nadie. Y menos por un mequetrefe déspota fantoche indigenista resentido analfabeto usurpador.

Lo tenemos crudo.

Mi más sentido pésame a los amigos peruanos debemos hacerlo también extensivo a nuestros compatriotas.

Posdata, como guinda del espectáculo, el usurpador ha nombrado primer ministro a un simpatizante reconocido e investigado por la Justicia del grupo terrorista Sendero Luminoso.

Otro sí dije
Se veía venir sin ser profeta

 

 

 

 

Una rata en el Parlamento andaluz

Mientras el Régimen borbónico se va desmoronando por sabotaje la novedad es que en la sala de plenos del parlamento andaluz ha aparecido una hermosa rata. Bien cebada, gorda y lustrosa, como valeroso sufrido dirigente sindicalista de clase. O político de la Monarquía orgulloso de su filantrópica chapita de la agenda 2030, o lo que exija el guión.

El simpático animalito quería hacer notar su democrático derecho a decidir. Pero la noticia no aclaraba a qué partido o partida pertenecía el roedor en la sufrida tierra de Blas Infante. Lo suyo en pura coherencia es que perteneciese al Partido Animalista, pero no se sabe o no se ha aclarado tal circunstancia.

Tampoco le dejaron subir a la tribuna para explicar sus razones y concepción de la vida alegando que no tenía turno de intervención. Pero, entre tanto muchos heroicos diputados, diputadas y diputades, binarios, no binarios, ternarios, cuaternarios, trans-género, trans-lúcidos e infinita tropilla similar, sí que se subieron a su escaño o salieron huyendo.

Los malintencionados de la extrema sospechaban que fuera mascota de invasora piojosa horda moruna.

Otros, más leídos, se temían que estuviéramos al comienzo de otra peste como la narrada por Albert Camus.

En su obra maestra, La Peste, Camus nos habla de una plaga que amenaza la ciudad alegre y confiada como diría otro premio Nobel, Jacinto Benavente. La ciudad dichosa e inconsciente hasta que se manifiesta el Mal latente, oculto a los ojos de la sociedad. Cuando apareció la obra se consideró una alegoría del nazismo, esa peste que infectó cuerpos y almas antes de arrasar Europa. También de otro movimiento totalitario, el comunismo, causante aún de muchas más muertes y desgracias. Pero no es cosa del pasado sino asunto de extraordinaria actualidad, la alegoría profética de un mundo que se nos desmorona desde hace unos años sin que hasta ahora hayamos advertido la profundidad y gravedad de la amenaza. En lo que llevamos de siglo XXI parecen volver en toda su virulencia muchos males que creíamos ya erradicados. Como nos advierte Camus: el bacilo de la peste ni muere ni desaparece jamás.

Pero ¿qué nos anuncia la rata andaluza?

El siglo XXI nos muestra un nuevo proceso radicalmente revolucionario. La emergencia del Mal ahora en forma de una nueva especie de comunismo devastador pero sin uniformes, cánticos ni correajes como en el siglo pasado. Un proceso de disolución del orden social, de la familia, de destrucción de la clase media, víctima de la hipertrofia de lo financiero, transformado en poder absoluto y autónomo, inaccesible en castillo desligado de lo real. Y es que los nuevos marxistas y sus bandas no aparecen con correajes ni desfiles uniformados. Ni siquiera se identifican con lo que son: comunistas despóticos y totalitarios o meros oportunistas del Poder. Los nuevos servidores del despotismo y mercenarios del gran capital reniegan de los símbolos patentes de orden y jerarquía. Son agentes de entropía moral, intelectual, económica y social. De la mugre y miseria donde medran tanto las ratas. En el caso de España la situación se agrava con los intentos de descomposición nacional y disgregación en partes independientes y enfrentadas.

El Mal se manifiesta y ataca a todos, sin respetar a los inocentes. Mas varían las actitudes de los diferentes personajes ante la peste. Así, el patético y abnegado Tarrou que la combate contra toda esperanza. Me quedo con la actitud del heroico y lúcido doctor Rieux, quien decidió redactar la narración que aquí termina, por no ser de los que se callan, para testimoniar a favor de los apestados, para dejar por lo menos un recuerdo de la injusticia y de la violencia que les había sido hecha y para decir simplemente algo que se aprende en medio de las plagas: que hay más cosas en los hombres dignas de admiración que de desprecio.

Con el miedo más irracional inoculado por el Poder globalista con despóticos tentáculos en los diversos gobiernos títeres, ¿aún cabe seguir pensando que en el hombre hay más cosas dignas de admiración que de desprecio?

Ojalá sobrevivamos en cuerpo y espíritu a la peste que se manifiesta. Ojalá, esta nueva aparición de la peste poseyese una faceta buena, útil, educativa. Y nos sirva como al doctor Rieux para reconocer y promover las cosas dignas de admiración en el hombre. Un hombre y una civilización que debieran combatir la peste amenazadora con la educación y la escuela como acción eficaz contra el despotismo, la manipulación y la propaganda. Y promover como vacuna contra la peste y las ratas que la expanden, una opinión pública ilustrada y consciente digna de tal nombre.

Por cierto, tras su paseo triunfal y para mostrar que disfrutamos de un Estado de desecho, la rata andaluza se marchó tan tranquila e indemne por detrás de la tribuna presidencial.

 

 

 

El contra sermón de la montaña (2)

                                                                                    Todo esto te daré si postrado me adorares (Mateo, 4.9)

El otro día comentaba las (pen-) últimas fechorías de Bergoglio bajo el título de El contra sermón de la montaña. Hoy podemos continuar y completar ese texto porque Su Satanidad ha decidido echar más leña al fuego. Bien por estar cada vez más gagá o desinhibido, o bien por su acreditada mentalidad de agente disolvente siempre dispuesto a ofrecer escándalos y titulares a la prensa sensacionalista, ha tenido la osadía de corregir al propio Salvador en el ya citado sermón de la montaña.

Para este falsario pastor lobuno lo importante es el reparto. Mito o fetiche comunista muy manido, por cierto: el del reparto. Se basa en una falacia económica: que la actividad social y la riqueza no se crean sino que son fijas y tienen suma cero.  Es decir, lo que tiene uno no lo puede tener otro y la suma no puede aumentar. De modo que no habría efecto aumento de renta sino solo efecto distribución. El mito del reparto fue estudiado en España, entre otros, por Juan Martínez Alier en su famosa obra La Estabilidad del latifundismo, publicada por la editorial Ruedo Ibérico ya en un lejano 1968. O, antes, por el que fuera catedrático de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid, Pascual Carrión, en su libro informe Los Latifundios en España.

Se cuenta la gracieta, que otros dan por cierta dado el personaje, que cuando a Romanones, entonces máximo latifundista de la provincia de Guadalajara, le explicaron la propuesta socialista del reparto de tierras, se puso muy contento y comentó: ¡Huy, qué bien. Entre las fincas que ya tengo y las que me toquen el reparto voy a ser rico!

Cosa parecida le sucede al plutócrata Bergoglio, jefe final de la Banca Vaticana y de otras poderosas entidades financieras con sede en el pequeño paraíso fiscal, agente de especulación y refugio del agio, de dinero negro y del procedente del crimen organizado de medio mundo.

Contra el hermoso testimonio del Salvador sobre la importancia de multiplicar la riqueza, los panes y los peces, Bergoglio ha manifestado que según él a Jesús le gustaban las sustracciones. Por sustracciones, ¿acaso se entienden los robos, los saqueos de los cómplices del argentino en la izquierda comunista de Hispanoamérica? Dinero producto del pillaje de sus sufridos pueblos respectivos y llevado a lugar seguro en el refugio del Vaticano como piratas pichilingüis del Caribe. Y si tuviese razón cierto polémico diácono paisano y tocayo suyo, en maletas de entidades filantrópicas, para mayor sigilo y seguridad.  Se ve que lo de las maletas viajeras da mucho juego.

Porque, soluciones vendo que para mí no tengo, lo del reparto y lo de la sustracción parece ser que habría que entenderse así. No que Bergoglio vaya a renunciar a todas las riquezas y tesoros del Estado más rico del mundo, mediante la sustracción de los caudales vaticanos y su reparto entre la gente más necesitada.  Al contrario, «a ver qué Nos cae», como al excelentísimo señor conde de Romanones.

NOTA: El anterior texto, AQUÍ

 

 

Ritos

Su Majestad, Hijo del Cielo, ha presidido la tradicional Ofrenda al Apóstol, Hijo del Trueno. Un rito muy curioso que me recuerda los que el Emperador de la dinastía Ching celebraba en el famoso Templo pequinés del Cielo. Un tiempo de penitencia y reposo en el que el pobre emperador chino se veía obligado a mantenerse lejos de sus concubinas para agradar a los dioses del Cielo y así pudiesen o quisiesen seguir fecundando la Tierra del Reino del Celeste Imperio a mayor beneficio de sus sufridos súbditos. Tiempos teocráticos en que la autoridad civil y religiosa apenas eran distinguibles. En los que la Feliz Gobernación del Reino se lograba con el gran Macho fecundando litúrgicamente a la entregada Tierra mientras impetraba al dios local único, o por lo menos mejor que el del vecino.

Pero los tiempos cambian que es una barbaridad. Sí, una barbaridad como decían en La Verbena de la Paloma y podemos constatar en esta otra verbena compostelana, celebrada poco después del acto pagano ministerial de homenaje a los caídos no por Dios y por España sino para granjería de la plutocracia globalista, el partido comunista chino y su agente OMS. Sí. Debemos irnos haciendo a la idea de que las cosas ya no son como eran y que en los últimos tiempos y sobre todo este último año de devastación generalizada para construir el satánico NOM sobre los escombros de nuestra civilización los cambios se vienen acelerando vertiginosamente.

Los 25 de julio eran una celebración de carácter polisémico. Pero sobre todo tenían un componente de reivindicación de España y de su papel en defensa de la Cristiandad, invencible bastión europeo contra las agresiones de la morisma. Las turbas del Pelouro aprovechaban también el eco mediático para hacer tumultuosa propaganda de su fementida e imaginaria patria gallega contra España.  Otrora, el 25 de julio era una fiesta nacional, la del apóstol patrón de España, nada menos, ahora se celebra medio de tapadillo para no herir los pudibundos sentimientos cuando les conviene no ya solo de obtusos nacionalistas de todo pelaje, sino también de los nuevos invasores agarenos, peligrosa y desarrapada quinta columna de trinca paguillas adictos a la sopa boba. Santiago matamoros puede ser denunciado por incitación al odio por la bárbara horda invasora trinca subvenciones. Sí. Como otro Santiago, Abascal, proscrito nada menos que en la muy amenazada sino ya perdida Ceuta. La festividad de Santiago Apóstol tuvo gran importancia en su momento. Incluso era festivo en toda España antes de que fuese troceada para así ser mejor tragada y digerida por el enemigo.

En los 25 de julio de ahora se confunden una amalgama de diferentes mitos, arquetipos y planteamientos históricos, pero empequeñecidos gracias a los heroicos galleguistas de todos los partidos, sobre todo los más nocivos y peligrosos de la PP, promotores y beneficiados del telón del grelo, como una caricatura de lo que fueron. No obstante, los sectores más inteligentes del galleguismo oficial piensan, con razón, que es preciso, y además urgente, ir renovando la vieja y obsoleta historiografía galleguista basada en ensoñaciones o prejuicios románticos de carlistas revenidos o niños bien de la arruinada pequeña burguesía rural, por otra menos risible. La cosa está ya tan manoseada y tanto se ve la urdimbre remendada del tapiz que su mantenimiento podría llevar al traste todo el negocio de granjería montado sobre ella para ordeñar sino saquear presupuestos públicos. La oficialidad autonómica recoge ahora la nueva idea del neomarxismo cultural con el mismo ardor que defendía los viejos mitos de Breogán o la impostada catadura democrática de un Castelao o de los viejos nacionalistas ganapanes. Lo que no obsta para que en la escuela se adoctrine a la más tierna e indefensa infancia con tópicos y falsedades que siguen envenenando a los jóvenes gallegos, víctimas de la LOGSE, la autonomía, los fanáticos catequistas LGTBi, no binarios, trans y demás géneros, los nacionalistas de todos los partidos y el oneroso pilla pilla orzamentario taifal.

Por desgracia, casi todo se encuentra tergiversado, descontextualizado tras el telón del grelo, como si Galicia hubiese sido siempre una isla sin apenas contacto con el resto de España o de la civilización occidental. Si bien, ya digo, ahora no hay locura posmoderna neomarxista de ingeniería social o de despotismo sin ilustrar que Feijóo no adopte para sus fines particulares.

En este peculiar contexto, don Felipe, muy serio y puesto en razón con la singular agudeza de descubridor de la pólvora y el tono estupefaciente que le caracterizan nos ha venido a iluminar con la peregrina idea que “la Monarquía simboliza la continuidad de la Nación”. O de que siente “orgullo y respeto por nuestro pueblo”. Menos mal que nos lo ha aclarado para dejarnos más tranquilos porque la verdad es que no lo demuestra con su conducta colaboracionista.

También reconoció que: “En momentos como este son imprescindibles faros que alumbren y que marquen la dirección en la oscuridad”. Obviamente no será el suyo, más apagado que un candil bajo el agua.

Pero mientras con toda pompa, boato y parafernalia oficial esto sucedía en la catedral compostelana, yo visitaba un lugar sagrado más modesto, un santuario muy interesante: El Corpiño, en el término municipal de Lalín (Pontevedra) en la Galicia rural del interior. Se trata de un lugar muy singular donde tradicionalmente se hacían exorcismos.

Práctica tradicional católica hoy en decadencia con Bergoglio cuando más falta haría celebrarlos urbi et orbi gracias a sus propias actuaciones entre otras causas.

En mi humilde opinión es aquí, al santuario del Corpiño, donde mejor debieran haber traído a Su Majestad.

Acaso un buen exorcismo consiguiese expulsar sus demonios como a don Carlos II, El Hechizado, último rey también, pero de la precedente dinastía de los Austrias. Y si es verdad lo de que “simboliza a la Nación” pues mejor o más justificado aún porque nuestra querida España está hoy en manos de malignos encantadores, villanos, vendepatrias, malandrines, felones diabólicos.

Otra vez la perdición de España como en la época de don Rodrigo.

¿Con ánimo y voluntad de reconquista como entonces?

No sé. No lo parece.

Habrá que preguntar a Su Majestad pero sobre todo ver qué hace.

 

Anexo

Aquí se pueden ver otras garitas anteriores sobre este tema.

 

 

 

 

 

 

,

El contra Sermón de la montaña

«Todo esto te daré si postrado me adorares» (Mateo, 4.9)

«Bienaventurados los que están afligidos porque ellos serán consolados» (Mateo, 5.4)

«Bienaventurados los perseguidos por causa de la Justicia porque de ellos es el reino de los cielos» (Mateo, 5.10)

«¡Ay de la tierra y del mar!, porque bajó a vosotros el diablo con gran furor, sabiendo que le queda poco tiempo» (Apocalipsis, 12.12)

 

En efecto. Es posible que a Bergoglio ya le quede poco tiempo y esté acelerando sus planes. Tras la persecución a la Misa tradicional y la consiguiente humillación de su antecesor y catejon paulino se acaban de conocer sus últimos caprichos.

Lejos en lo espiritual, lo moral y lo estético de los amorosos brazos abiertos del Fundador a todas las personas que buscan o sufren se ha conocido que Bergoglio exige ahora que las dóciles ovejas que asistan a sus rituales y romerías pachamamescas han de estar oportunamente esquiladas amén de “vacunadas” con certificado veterinario obligatorio y hierro identificador de la ganadería correspondiente. Exigencias más propias de una folclórica caprichosa engreída, un roquero en concierto satánico, el agente comercial de una inmisericorde transnacional framacéutica o del mamoneo despótico de un político mercenario.

La verdad, por desgracia ya no nos extraña tamaña malvada frivolidad en este infame hipócrita protector de tiranos, ladrones, asesinos, herejes, abortistas, satanistas y pederastas.

Este hipócrita pastor lobuno como los que retrata con tanto acierto como oportunidad Cervantes en El coloquio de los perros.

Desconocemos si las instituciones financieras del Vaticano son uno de los grandes inversores sin escrúpulos que se estarían lucrando con el comercio de «vacunas» potencialmente asesinas, fabricadas con ingredientes tóxicos de efectos potencialmente letales y con fetos humanos, vilmente sacrificados para engordar el negocio o por mor de la no menos satánica Agenda 2030.  O, simplemente, es la querencia personal de este impostor usurpador, hoy comunista, pero ayer íntimo amigo y colaborador del tenebroso almirante Massera al que creó doctor honoris causa.

 

 

Crónica de un viaje por las Américas

Acampados en una y otra ribera, los soldados de la revolución, y los leales, robaban “gallinas” mientras llegaba la abdicación de Su Majestad. Que acaso pronto ponga heroicos pies en polvorosa, tirando los trastos de reinar, porque el cristo revolucionario la sorprenda en lugar vecino a la frontera, donde toma los baños de mar tan saludables para el humor herpético.

Bien puede suponerse que aquellos sesudos políticos, carcamales de la más docta veteranía en conjuras, trapisondas y cabildeos, no aventuraban un dictamen tan espinoso de responsabilidades y tan contrario a la adulación cortesana sin haberse previamente entendido con el instigador oculto de la primavera ibérica…

Mientras tal cosa sucede, desplazado desde Méjico donde asiste a la pertinaz balacera revolucionaria institucionalizada, el coronelito Valle Inclán, corresponsal de guerra acostumbrado a las más altas gestas que vieran los siglos, narra las singulares peripecias de un psicópata necio engreído en el vecino EEUU. Algo impensable, incluso para el mayor experto en esperpentos. Una muestra más de que bajo la dominación borbónica España es una deformación grotesca de la civilización europea.

Se cree el más admirable de los donjuanes. Pero si Valle es feo, sentimental y católico, el Ganímedes socialista más parece guaperas de sauna homosexual, psicópata sin sentimientos y satánico en sus horas libres.

El señor presidente, yo el supremo, tirano banderas, el patriarca otoñal, pasea espigado palmito como apuesto lindo don diego empeñado en que lo declarasen monumento nacional.

Pero, por muchos méritos que haga ante la ingrata plutocracia globalista, no se dignan recibirle. Una foto, un algo, por caridad. “Señorito, por caridad, déme algo”. Entre los que le rodean no hay nadie ajeno al abundante séquito de asesores y guardaespaldas o la clá alabanciosa contratada para hacer bulto.

El psicópata es socialista por patología, morbo y conveniencia. El socialismo tiene la extraña o paradójica belleza de las grandes calamidades. Del Mal enmucetado donde ningún crimen es ajeno. De ese espanto desatado. De la barbarie cínica donde se hilvanan palabras vacías de contenido real ante orejas de ignorantes o desaprensivos. Celestinas y rufianes. Envidiosos, resentidos o gente del bronce. Oficio de mohatreros.

Hoy el pertinaz socialismo patrio se divide en dos bandos: El falsario y los demás.

Muchas de las socaliñas con que hace ocho siglos se robaba en los caminos compostelanos son actuales, como aquella de la luciente dobla de oro que el peregrino descubre entre el polvo de su ruta, con todo el enredo de de la súbita aparición de dos sutiles tramposos que reclaman su quiñón en el hallazgo, mueven pleito de voces y retos acaban aviniéndose por gracia de alguna blanca de ley que ofrece el peregrino a cambio de guardarse la dobla, que luego le saldrá fullera.

Pese a su rara y acreditada habilidad para generar pobres la conjura comunista del agio zozobraba y con ella otros piadosos ardides de la oligarquía…por mediación de la seráfica madrina doña Albrich hubo secretas entrevistas con actores pagados de medio pelo, lágrimas y besuqueo, promesas y mieles, fallidos propósitos de remediarle con dineros…volvía desilusionado, temeroso…. le esperaban los usureros dispuestos a sajarle su libra de carne…  y las petulantes hembristas que le servían como rodrigones dispuestas a heredarle.

Y toda esa plaga parasitaria escondida tras el profundo pensamiento político de los revolucionarios septembrinos, espadones y tribunos, plutócratas de la trata de negros, blancas y niños, y de la Banca, putas, maricones, tribadas, trans, no binarios, juristas de romanes virtudes y áticos maestros del periodismo…

Pero, al cabo, malgastó la preñada bolsa, fuese y no hubo nada.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.