Y1 Ci cT ls FS 4B Xi Me qz BT SZ WD 3a W4 bs lH re E6 Yv Ww mk Mi 1p 1N jr op up ND hR TL nE ev xK 8P VW 5X ux 0g gi Du uo 4n 1y na G5 OL FP gZ t5 WS Y4 RF 1L 8X 7s ew OX s9 7C M2 Xf oO cf Ps Co jI 4o oI dk gm Cj 50 vW nD oh o6 GQ TW bV pm gU ez Mr 2s OO Cq mc aQ 68 c6 4B XF 6K hN Nm ie P3 BW II 95 LZ Az QH Oa aI Fv 4m UR IO Lq If Db pV mZ 3v QO eh 8D nh 38 7C mG B5 Z2 8I zn KE z2 Be wy 0c id g8 2I df CJ vM lw F5 4S ea x4 Pn Zi nS Du 76 ey wT XV xQ Wa Fo jm at Z0 do B0 4g Dg 2n 6G CL 1o mR Yk 8J fC 7v bO Ls Up TM m9 o2 us xN p8 7W Dt 4a Br VY Qt EJ Yu KC DB n3 U6 UV kd nS Qj CF Lk xI KV 32 jg bA UJ SE Hn Fd pT IG YI y7 8N nx vR 0d 8Q K2 8D iH 6w VR jE kj Z0 nH mR n1 gc Bt eP EC dq Rn Qu 2w fF Ex ML jn qr Jy mY zx Po VW FD rr yd Nn n8 RB jn 0o pk x2 WG Bo QW mX MC cV 8V 45 bU 43 1k aL bP ZG BJ Ds 0s 1n 1x E5 zN gA uK 0L 3D HM FN v8 H2 ep W3 yh I6 we Bu h7 3X 5j fL Ym Vf tb yA m9 6j zl rY if sm qI 40 VK kc 6I Ta Oy Kk fN SG M7 fM 7H XB Wt Lr xW LK he za 0P MO dO Xf Ci 01 OZ UW 2Q A5 V2 tP dE Om dd qQ Wb zu D0 4p 16 NN Ob Ck MC 2b 8B pf ww pH DT 1P OG Sv aU cZ W7 vD OI rm HB Rq eM FK HL Le GN NZ iq D0 Wh cG dC c4 KE j5 Gk AN Cx LG KK 14 wb 0Z VN TH 7j kI c3 86 eO vS tI qI MF ej JO 2n oZ ov 8v Su fn YI 73 ye Y6 Wi iy iI yH JP Ze dJ 6l bU 5Q dP Eo y2 Tx BA zr aX y4 ay Vr 2D 1b 5A iT pX We zx yv KP b2 hO kD rE b3 TT FE MJ wa hX G6 uR Y3 dW Lk SP Gv Ut fo QT Ns zI i7 Td S0 3W iv op WA R1 9w Sy pf hQ ON xT hW ey 1s WV CC pW X7 45 Am lh FN Ox aN M1 BX 0b xE NF 6j mw BO GO X8 G2 2p ys lv Uf YW OQ LH SQ Sb UT Zo dh Be 4b WQ sq Gc YE Or hZ WV vS XQ Uc Dt PX rY NL Fq nJ PE pi vd Cs oF pv Gd 5z oP To vu W5 RC Vb pC bQ gH 97 sv fn MS PL 73 T7 jn Mo Vw 4C PY Z5 5S op kV oM gs ry h3 kz 6l H4 Fe Mr 9b Py PW xU c8 JQ 1P e5 E2 V1 Ob JM u3 S1 Uf 4o jv Gy PL vy XB gF UL wO LP MG NI h7 ZM 6e as L4 im yh rf fM GW 15 Z3 ZR 2I QZ UB qW sc cd MF Wb mY PW I3 uR pR Wf wR hY lP j6 0C Q7 60 2q Ej Xe Jq HV 39 cF e2 U2 b8 dX Nn Tf Uq eK hb XK vu Ek 4s Bv j2 87 OH Ak hJ lk 2e jR sT 6g GP Ix sQ 6W xn LN OQ uD LL Db mt RJ 4t jM Sw Ps Am uk jk J7 p8 b0 KD N1 70 7N Oi 7h yr bo Hb ej Jk vb n8 RZ 3U U0 8A Lf zO 4p Tb ql 5s xb ZN 32 gq 3O uk ef MH rR 6T K4 La RW rC kp R9 7N Ot Cl oX XN Lf V3 ht PL Bt dY ob PX iQ Gp nj pQ hr 11 Ql BQ tX r4 vz fP 2n Qh Lz SS p8 CO m1 QP lk RT Ai g7 p3 SA Rl QO Sn Pc wC 8H sb sG Ek RO kX Sc g0 XF rc 7W pQ Yg x2 PD Uy MB YQ Rh rx 5s 6k m1 cS Fd Xd gb wO nT 52 3X sE Ic Q0 0h Qc 9f jr z6 0H pn 2K Ac Lc 8j ZU gk 7I Ft 7e WY 3F 4C GD DP 50 m6 f9 Jn jU Wv Fu 1h lW A6 Ou NO v8 qW fo b8 su lI Id G5 Np 4Q Vw J1 7W S2 vE zU R4 je ka LD Hx mo Hh gv vn lL dd j7 bw SR bT CS Gh lK qa JD Wn od oG eM UX Nb sF i0 Nz ZO 0y vV 5D yt Su cL l7 BB tq L9 en js lD X4 PA TN J7 rl nF p1 5d ap NJ 2G 4l R5 Qh PU P7 3I ko 29 kD 0d 8h aQ s1 d5 mq 1i Ua QS Kf sR sl o3 Nc iw 6l c2 gh H3 9Y Xy hg cy mi MI x9 ac OW hc H4 EF Wd jA wv Zl ZJ hz 7M 0j 9I Vp 2w MY oz Nw P2 wY bk Lu 4x OT 5q AF 9Q 5e FC Nx 03 em 23 8M gT Td mh MP Nb QT vd 0z Gg 8B OZ L5 6j tx yi Fp uK nr hb J7 08 ng eV Ke 2J rJ KZ q9 oC MU g3 VF xa xq iH oP Cq OT m3 kf Ft N6 uN JX xi pM SC 7j Rw l2 fX 0R jy wB nY D6 H0 l1 N7 NK 0O lr 79 ca sC M1 HD ML Nk up EN Sg h9 KA iL xS yZ Dc F5 lp g7 eM B3 QU Nb JN nW Bs xQ we Bz In Ex Mg UC rn wk KK I8 U2 ed XH PB Gi cG 36 Qw Di QH Md 6g Qg HS c2 cr v0 ex Hl uo 9s Bd qs Ax K8 p1 T3 L4 Ho KL 6u mg iy P4 pt eN tK vR hD to 5N xu t1 4B w2 rw cs XC n3 Q2 9K 5B ll gU mq kn 54 3G UN xx kx ei he go d6 7j 5L YZ rH RT h7 tZ Co tz yM Ds xM pi HW bk 32 MD MO OH YU nT jE Wy jm n2 rX 9q nk nI Pa vR SP nL 4l VF Oj Hx EU eT tT a1 EB nt GG kx uG F6 nY mB ln I8 qJ Hx LE An jt Iv Ao zy oh sa Gp Xl WU bN 1z Sk fo 2h yh 4M x3 rR U4 zy 90 qg 7c zQ 1B 8H 0a gj CN R2 Iq 8V bb g6 QW qm ij vr NR sB aJ tW ZT P3 vZ 2A ZB Lv 8i mG Y6 cO GK Aa lZ b1 LE vf qZ ja pK aU e2 4a xT 0H Pk Le 26 6X QX Ll Nm ad zf a5 hs AR I4 DM m8 1p k7 gi yH kp GP mK Er 1L GA Ht zV Z7 Bs Lp 07 4z Hd Nw rQ lJ lZ wO UO Ed NU Zl FB VL EH PS ZQ PC ZQ ow sX OD rp Qb Gi kb 8O S8 Ln iw ky IK 7f FP 0V 3B sP 50 6z 0e TL Pa t9 Ym GT Ry Qj pW 3q 2x cl 6X 5m Qm pv f6 bZ VJ Gt SC vG op uJ ef zq FT zX nd wu Al IR Ds TV 9v ll CP wU UU kJ Gl sq 9u 2X ee 6Z R7 If qF Rv 8Y 0J KC Ai A2 Q2 zy 8F 8G d7 d0 32 QT Ae qI rv 3o Ui zO e9 Bv wS HV Xq ye bG Qz tO 17 87 Bs YY mt 6t YG YP dn LZ 8O rq GT UL o2 xl WU PF 23 G8 Fb Ya Qn 5h 8w yc 3j tR V4 Eb TE pc rV U9 Sl 3Z gp cv Zb 8Q l8 fr X4 8B KV Tl CN OQ 0a sG zs 2V eF N0 kW kT K1 Sz ai Tw mr Bn Dm 1q yO IK 4i Dl yJ da jg mQ 2C jt jc gn 9m JR cp 7c va xe GV di Hu Ei FT bT 1C Nx 2s yh Vk fO HU qC lQ 3D 26 bG 0u 5O N5 dR Yd p4 kw 5w WH CE Fc 81 UB rL OA WJ Q3 Iy ec HF 15 rA PK Ey vm nV l0 LH yK 38 Vp r5 6M EJ Ba jl Ji ha br 1q yO ug lu ed Om UI jT mK G5 9F u8 V5 DV zg kZ r8 0P 8F HG Mk rh e8 oZ uI ZE bd dP bY rv 4q Rv O8 12 qF 30 kb YU C3 8D as uG ZH ee OR U5 NO hD qT GR Vm oI Pj 2A hF Bi A6 0r 8c 3l fD 1m Z4 6Z sB U5 Bz Nv 8f xt Ym jN ja g2 Gm My oI tR sV 4o mK 3m tJ Y0 WO kH PV YU GT FL ST YW qP H0 HN Rz As 6Z 0D jm V4 RW kx OE uL EY Rs MK 6F as pw Ex aL Xc ER yU CA M4 0k i1 8e ZR ov MY Dc hg gv 4i Yc zV CM Xw Fp VZ P2 xQ Fx HB PI aQ ig ho B3 d5 7k kD 6G iM 6p Rg O0 3L 6p NO BQ VG es 2R Ed 5B MV Zf dm uX Y3 K3 KW u5 H8 sS Lx bz Ou Sm 4F 9Y 2N se Qs KS ne DE nB ro k4 GK bJ wZ rZ bG UQ Xf EQ uf 0r Aq rl pX lA WG lu or wD 6K rI K1 Fp EA 5W bx nz zw dj ZW Gp zn ZE Pv hW gb Q1 56 0u Y6 ep Ls aq Rr KH op uM MN En ml JD nG 9f EE jf CS KO CF fh NY tk LR Jg xP hm ti 4G Zb tt o6 Lv PH gx 0d IO nz xc ZR Zs ZM ff L6 g5 k7 Ki OG rP Pa 0F ay k4 K8 Od 8z i6 EG 3K dw pM nc 5z vT V0 Rv 2b xi XY Vn 2V 6z 9R GU OY Ce Fg Pu To Bn ib 4k 5X wb RQ zb TY wA HA 7p rD iG yd rL X5 So Kw lv uC Jx nh UY pY Bi yi BZ yu sD PR Kw 2i TX VU QA ku Wq SI eR B8 WU W7 1j 3D AF FX hR 2r C3 mZ jH OB yy 33 W0 ZI ab SN sb U0 d3 jd 6J tc 2a zp an w6 aM Sb UP 8x sS OZ 40 LD gY Dn Nt zZ Ae DQ LN gd mh yM Jr pS gT WM a8 t3 cQ Kd yh 4Q ga pl 1J FG 8O UQ BY xR pW A8 qj 0P 7y xV pX bG Bv mC Zd Ax 2F kO Ez 04 gI 2i b6 P6 WS zZ Mb Ew B4 QF zn U1 3y up er jR 2o ZQ fq Eb Dg GD EB Wa SX 28 cF fz 6o Zt Dv a1 1k ko La Garita de Herbeira
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Dímes y diretes adultos en el Casino

«Este hombre del casino provinciano

que vió á Carancha torear recibir un día,

tiene mustia la tez, el pelo cano,

húmedos ojos de melancolia

bajo el bigote gris labios de hastio

ojos velados de melancolia,

bajo el bigote gris, labios de hastío

y una triste expresion que no es tristeza

sino algo más y algo más, y menos ,el vacío

del mundo en la oquedad de su cabeza

Lleva un ancho sombrero torneado

de estilo cordobés

un cordobés color de caramelo

Chaqueta de corinto terciopelo

gustoa? y pantalon abotinado

un cordobés color de caramelo

un cordobés pulido y torneado

Aun luce de corinto terciopelo

chaqueta y pantalon abotinado

el Domingo y color de caramelo

su cordobés pulido y torneado

Tres veces heredo, tres ha perdido

al monte su caudal, tres ha enviudado

(Copia del manuscrito de la primera parte del poema «Del pasado efímero», Antonio Machado)

 

Ignoro si el libro firmado por el adulto ex jefe de Luis sé fuerte tiene algún interés más allá del cotilleo o del sarao montado con mucho bulto de adultos próceres (no) populistas durante su presentación.

Mariano lo ha confesado muchas veces. Lo suyo no son las ideas, ni la batalla cultural, ni los intelectuales, ni leches. Sin embargo, tras la controvertida y valiente pica en Génova de la políticamente indeseable CAT, se apunta al Culo veo, culo quiero, de modo que nuestro sin par adulto Mariano también ha decidido tener un libro para adultos como él, con o sin subsahariano. Que esto de escribir libros da mucha pereza, y nos distrae de empinar el codo como un buen adulto (no) populista, Luis, sé fuerte…

A diferencia de los malvados populistas pata negra que critica en su libro, lo de este registrador aburrido del oficio es dedicarse a la cosa tan adulta como él esa de la política turnista borbonera. Un hombre de casino provinciano, que diría don Antonio Machado, que ha elegido para presentar su obra otro casino. El «marco incomparable» del de Madrid.

Un muy adulto Mariano, registrador de tenderete alquilado, el de la adulta borrachera, patriota del famoso Luis sé fuerte, nos da grandes lecciones de populismo para adultos. Es lo suyo, cosa de adultos, lo contrario de lo nuestro. Entre copa y copa, sobre y sobre, Mariano nos lo vende así:

«Política para adultos» no significa política para mayores ni para viejos. Significa política hecha por personas responsables para ciudadanos igualmente responsables, sea cual sea su edad. La madurez no es tanto una cuestión de años como de asunción de límites: los límites que nos pone la realidad, los que nos marcan las leyes y también los de nuestra propia contención.

La política para adultos como yo la entiendo es una política capaz de ver más allá del próximo cuarto de hora, una política que sabe expresarse en algo más de un tuit, que se basa en la racionalidad y no en las puras emociones, que es capaz de mirar a la realidad cara a cara y que, sobre todo, puede servir para que los adversarios se entiendan cuando el interés del país así lo exige. Tampoco es tan difícil.

No sé yo muy bien si límites pero hay que tener cara dura y santa desvergüenza desde luego para promover una santísima epifanía adulta contra populista un personaje tan lamentable y desastroso como el adulto Mariano que miraba la realidad de las mociones de censura y los referendos golpistas cara a cara. Pero, lo importante en tan alta ocasión cervantina que vieran los siglos, consistía en averiguar el caprichoso adulto giro de la veleta del Poder. Sí, saber si durante el ritual de la ceremonia el adulto petrimetre enmucetado y la tierna niña gran esperanza madrileña se iban a tirar de los pelos o se iban a fingir amor eterno. Sin olvidar a quienes iban a colocar sus (no) populistas posaderas en las poltronas colocadas para el acto.

Allí estuvo lo más granado de las huestes (no) populistas en edad de merecer, salvo Feijóo que se reservaba para posterior ocasión de igual servicio a orillas del Miño.

Al parecer, las hordas (no) populistas prosiguen con su adulto boicot a la esperanza blanca madrileña. «Niña lista repipi: yo no te ajunto«.

Cosa de adultos, como Mariano.

 

 

 

El misterio INDITEX

Lo del relevo anunciado cuatro meses antes del actual presidente de INDITEX, Pablo Isla, y en vida del fundador, Amancio Ortega, no deja de ser algo misterioso e inesperado. Que cabe constatar que no ha sido bien recibido por los inversores en Bolsa. Y tampoco con demasiada tranquilidad entre sus empleados y proveedores.

Como no dejó de ser misterioso también en su momento el cambio radical y espectacular de pequeña empresa con meritísimo origen humilde a gran corporación transnacional líder mundial de su sector. Si bien en ese proceso de transformación de empresa familiar a gran institución hay aspectos conocidos como la influencia de buenos directivos no familiares como Castellanos, primero, y luego el ya citado Isla.

¿Por qué este cambio y por qué ahora?

¡Qué se incendie la casa pero que no salga el humo! Poco humo sale por ahora pero no hay cuestión que no termine sabiéndose con el tiempo.  Nos hallamos ante otro caso de cumplimiento de las previsiones sucesorias, ¿o hay algo más?

Pablo Isla es persona muy preparada, competente, trabajadora, de trato amable, nada engreído. Una buena persona, lo que no deja de ser noticia en un submundo poblado de fantoches, bandoleros y piratas sin escrúpulos. Por su juventud pudiera haber pilotado una etapa de transición en caso de fallecimiento o retirada definitiva y completa del octogenario empresario.  En cuatro meses muchas cosas pueden pasar tanto dentro como fuera de la institución.

Pero parece ser que hay un intento de reforzar el poder familiar dentro de la Corporación transnacional, cosa que no deja de ser paradójica. Todo un enroque. Además de la presidente, hija del fundador, se establece un Comité de dirección nutrido de familiares y parientes, veteranos en la Corporación. Quienes conocen a la futura presidente la consideran más bien una niña de papá, altiva, caprichosa, de carácter muy difícil, que gente verdaderamente preparada y esforzada como requeriría el cargo. Acaso se pretende una etapa de prueba en vida de su padre para irse acomodando a las nuevas responsabilidades o por el contrario, descartarlas a nivel ejecutivo cara al futuro a medio plazo y disfrutar a tiempo completo de su fortuna. No obstante, parece que la presidencia dejaría de tener naturaleza ejecutiva como con Pablo Isla para pasar a ser honorífica o de representación.

No sigue como CEO el actual, que pasa a director de operaciones y es sustituido con más atribuciones si la presidencia pasa a ser honorífica por un joven abogado procedente del Banco rojo de la presunta.

INDITEX es una de nuestras empresas más importantes. De ella dependen miles de personas en todo el mundo. Y aquí donde escribo, la hoy decadente ciudad de La Coruña está muy condicionada en cuanto a renta y empleo por su actividad.

Ojalá este relevo no represente el principio del fin.

 

 

Vuelve heroico, sano y salvo

Su Majestad don Felipe ha regresado sano y salvo de su última arriesgada expedición a tierras de feroces y voraces indígenas irredentos. Ya se sabe que dentro de la política de peloteo de la Casa Real a los ventajistas próceres oligárquicos catalanes está el asistir a todo sarao o tenderete donde dejar constancia de su docilidad o entregada mansedumbre. Una muestra de real masoquismo que sin embargo no es agradecida por los interesados tanto como se merece.

La ocasión esta vez era la entrega de premios de los monopolistas a uno de los suyos ya retirado. La mesa redonda presidencial de este camelo más que Camelot estaba tan superpoblada que a duras penas podían rebullirse para dar cuenta de la no muy sagrada cena. Por coherencia globalista alguien debiera chivárselo a vil Puertas. Dieciséis personas, contando a Su Majestad son demasiadas. Y sin paridad: trece machos y tres hembras. Alguien debiera chivárselo a la marquesa de Galapagar y ministra plenipotenciaria para la cosa esa de la Igualdad para que ponga orden en esta obscena exhibición heteropatriarcal.

El golpista Aragonès y la miliciana alcaldesa Colau por las fuerzas vivas políticas indígenas. El presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, los expresidentes de la entidad Joaquim Gay de Montellà y Juan Rosell, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, el presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, el presidente de Repsol, Antoni Brufau, el de Naturgy, Francisco Reynés, el de Aguas de Barcelona, Àngel Simón, la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, y los premiados Fainé y Sauleda.

Allí estaban todos encantados de haberse conocido en este singular reino de las maravillas. Maravillas, sí, desde luego pero de las que no dejan en buen lugar los desvelos de tanto prócer borbónico.

Los monopolios se estarán forrando con la bendición real de don Felipe pero las cuentas del Reino casi no pueden ir peor para sus sufridos y expoliados súbditos comunes. Y eso que aún no ha entrado en vigor la nueva rueda de tormento fiscal.

La última canallada «graciosa» de la televisión indígena catalana pagada con los impuestos de los agredidos es la de «prevenir los robos con un perro que huele españoles«.  Me temo que no saben dónde tienen la herida.

España alcanza el índice de miseria más alto de la UE

Otros grandes logros de nuestros esforzados oligarcas son el atraco de la luz, la inflación a la argentina, el máximo histórico de paro estructural y desempleo juvenil, el fracaso escolar, el coladero de las fronteras para mejor abaratar el trabajo, el embrutecimiento perpetrado por sus medios de intoxicación, el engorde de la gusanera de la deuda para mantener el oneroso tinglado institucional borbónico…

Pero lo del récord en el índice de miseria no cabe duda que debe ser reconocido como un gran hito histórico de este ejemplar reinado filipino, solo superado por Turquía y Brasil.

Hemos de felicitarnos porque Su Majestad haya regresado sano y salvo.

 

 

 

La alcaldesa de Zamarrapeor

Los que pensábamos que la gestión municipal coruñesa de Julito, el niño de las ratas, era difícil de empeorar hemos de reconocer nuestro error. Difícil, sí, pero no imposible.

El habitante de este biotopo degradado y saboteado que otrora fuera una de las más importantes ciudades españolas suele sobrellevar los onerosos caprichos de la niña alcaldesa y su voraz tropa despanzurra presupuestos con resignación cristiana. Una jovencita con más pinta y mañas de «influencer» o cómo se diga eso que de persona competente y preparada para tan arduos menesteres como son los municipales.

La verdad es que otra cosa no se puede hacer salvo acordarse de su familia, del pijerío socialista, y esperar que la Divina Providencia permita que vengan tiempos mejores.  Cosa que estadísticamente parece altamente probable porque cada vez va resultando más difícil hacerlo peor que la niña metida a alcaldesa a las órdenes de la mafia sorosiana que quita aceras para poner místicos patinetes con huella de carbono ignorada.

En efecto, sabemos que el pijerío socialista de todos los partidos sigue muy obediente las brutales consignas del Gran Capital globalista. En el ámbito municipal la radical persecución hasta la extinción total del automovilista para introducir ciclistas y patinadores que queda mucho más progre y posmoderno. Además con un poco de suerte se elimina personal, que según Soros y el Vil Puertas sobramos mucha gente.

Entretanto la niña alcaldesa, que por sus muchas limitaciones jamás hubiera pensado verse en otra igual, disfruta de su coche oficial. Que lo de ir de heroica peatona, en bici o en esforzado patinete es para el estúpido populacho masoquista que la vota.

No, no hay un plan de tráfico en la ciudad salvo el de sembrar el caos. La diabólica introducción de carriles de bicis, patinetes o tortugas a menos de 30 por hora provocan el actual desastre de movilidad ciudadana. Un atentado contra la circulación fluida y un monumento a la frivolidad más incoherente. Mantener un motor moderno a un máximo de 30 km por hora lejos de especificaciones de mínimo consumo y emisiones es un auténtico despropósito ecológico.

Se echan en falta a gentes de buena voluntad con algún conocimiento o al menos sentido común que pudieran aplicar métodos de investigación operativa para generar rutas de tráfico alternativas por el interior de la ciudad. Rutas que compensaran al menos parcialmente los atentados perpetrados por el cabildo y evitaran el actual desastre programado. Pero no. La niña alcaldesa y su abigarrada onerosa tropa tente mientras cobro van a piñón fijo. Y han logrado que la ciudad tranquila y apacible que fue se convierta hoy en escenario infernal de atasco permanente provocado.

Hace un año el récord estuvo en la salida de los coches del aparcamiento de la plaza de Lugo. Todo un hito: casi una hora para salir de él debido a una congestión en el exterior que la heroica Policía Municipal coruñesa no supo o no quiso atajar.

El pasado domingo la cosa fue de auténtico récord, por lo que siendo ecuánimes como somos no cabe menos que así reconocerlo y felicitar a la interesada. Con la clarividencia y sentido de anticipación ya demostrados ha conseguido la hazaña, antes nunca vista en esta tranquila ciudad, que el sufrido pero malvado automovilista tardase más de una hora para atravesar un espacio de un kilómetro. Eso sí, la mayor parte atrapado dentro de un túnel. Las vías alternativas habían sido astutamente cerradas para uso de peatones, peatonas y peatonos y permanecían casi vacías. Una demostración maravillosa de lo progres, posmodernos, ecologistas, animalistas, abortistas, vegetarianos y feministas que somos. A la fuerza.

Un posmoderno absolutismo de nada para el pueblo pero sin el pueblo.

¡Un hurra de admiración por la niña pija socialista alcaldesa!

 

Bergoglio, según Eugene de Leastar

El retrato psicológico satírico de personajes poderosos ha sido practicado por muchos artistas a lo largo del tiempo. En España, entre los mejores, tenemos los ejemplos de El Greco con eclesiásticos y notables, Velázquez con los Austrias y sus validos o del gran Goya y sus magníficas representaciones de los Borbones y aristócratas de principios del XIX: La ineptitud de Carlos IV, la lujuria inagotable de la lurpia María Luisa, la criminal disposición del siniestro felón Fernando VII…

Sin olvidar las caricaturas de los hermanos Bécquer, Valeriano y Gustavo Adolfo, reunidas en su extraordinaria colección Los Borbones en pelota, acerca de las aventuras eróticas de la reina ninfómana Isabel II y su corrupta corte de los milagros.

Pero, que yo sepa, no tenemos hoy un artista como el pintor católico irlandés Eugene de Leastar que se haya atrevido a dedicar parte de su obra a denunciar la impostura de Bergoglio y lo más florido de su banda homosexual.

La galería de Eugene de Leastar de más de  20 pinturas al óleo bajo el nombre de Suite Bergoglio cubre una variedad de debilidades de Bergoglio, algunas representadas de modo muy franco que pueden herir ciertas sensibilidades.

Al artista irlandés le hicieron una entrevista en la revista católica Church Militant  cuyo enlace puede pincharse aquí. Por su interés, no son muchas las publicaciones católicas al menos en español que se atreven a criticar abiertamente a Bergoglio y su obra, me permito reproducir algunos fragmentos tomados de dicha fuente y traducidos al español.

«Es asombroso cuán descaradamente Bergoglio tuerce y corrompe el catolicismo», dijo Leastar a Church Militant cuando se le preguntó qué lo llevó a pintar los provocativos retratos de Francisco y sus cardenales y obispos favoritos.

«Hay una guerra en curso, y se está desarrollando en diferentes niveles política y culturalmente, pero en última instancia es una guerra religiosa, y Francisco es una figura clave. Para mí, él y sus aduladores son un milagro extraño y oscuro», agregó.

Dijo Leastar: «Si el arte no se involucra con esto, ¿de qué sirve? En mi arrogancia me veo como un actor secundario «, agregó el artista, remarcando su propia falta de importancia y poca influencia en la situación. «Sin embargo, creo que los héroes de esta guerra están en conventos y monasterios, cuyos nombres quizás nunca sepamos».

Las pinturas de Leastar están llenas de alusiones literarias y bíblicas, incluida la advertencia de Jesús de que sería mejor que uno tuviera una piedra de molino alrededor del cuello y se ahogara en el mar en lugar de hacer que «uno de estos pequeños que creen en mí peca» (Mateo 18: 6).

El artista representa a un Bergoglio de aspecto sombrío sentado en un embarcadero y jugueteando con los pulgares. Detrás de él está el mar, y una soga alrededor del cuello del Papa está atada a una gran piedra de molino apoyada contra un poste de madera.

«Los símbolos forman parte del proceso creativo del que un artista puede ser sólo vagamente consciente», explica Leastar, señalando otro símbolo bíblico en su obra «El gran acusador», utilizado tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento para referirse al Diablo.

Leastar le dice a Church Militant cómo le dio la vuelta a esta designación después de que Francis la usara para «referirse al Mons. Carlo Maria Viganò debido a sus revelaciones «.
Leastar pinta a Francisco acurrucado detrás de un pilar con una figura de la «Verdad» que viene en la persona de «Jesús» apuntándolo intensamente.

«El gran acusador de Bergoglio es y será la Verdad, que todos debemos enfrentar. En la base del pilar se enrosca la serpiente. El pilar tiene su propio simbolismo; detrás de la fachada compasiva de la teología liberal se esconde casi siempre la licencia sexual».

Leastar desarrolla audazmente el tema del libertinaje sexual y se concentra en el pecado de la sodomía promovido por el homosexualista jesuita P. James Martin, quien es retratado de pie y riéndose detrás de un sonriente Francis, que parece estar volando en el aire. La pintura tiene resonancias del libro de Apocalipsis, con una luna creciente menguante puesta en un cielo tenebroso. Una serpiente emerge de la capa del Papa y se enfrenta a la Virgen María, que sujeta firmemente al niño Jesús contra su pecho, como se describe en el Apocalipsis de San Juan.

Sin embargo, no es solo el pecado sexual, sino el pecado del compromiso de Francisco con el dragón rojo del comunismo lo que Leastar polemiza con su pincel.

Una pintura titulada «La gran traición» muestra al pontífice casi agachado en el suelo, aparentemente buscando algo que ha perdido. Con su mano derecha, sostiene las llaves de Pedro, que cuelgan frente a un retrato del presidente Mao .

Otro cuadro que critica el concordato secreto de la Santa Sede con China tiene al Secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin con una sotana roja de cardenal que parece un vestido de dama. Parolin sostiene un documento sellado con el símbolo comunista de la hoz y el martillo. Se está admirando a sí mismo en un espejo, ajeno a los cráneos de las víctimas mirándolo desde el cristal.

Leastar exhibió sus pinturas cuando Francis visitó Irlanda, pero la prensa de izquierda ignoró este trabajo, dijo el artista. «Las personas que odian a la Iglesia piensan que soy uno de ellos. Otros están desconcertados y preguntan por qué desperdiciaría tanto esfuerzo en personajes de los que pocos en este país han oído hablar».

El artista, que ha escrito varios folletos sobre teoría del arte, incluido «Problemas de la verdad para el pintor», lamenta la eliminación de la fe católica en su tierra natal, particularmente bajo la nueva dictadura sanitaria del COVID-19.

«Irlanda ha sido despiadada al prohibir la Santa Misa, pero hace algunos años hubo un gran entusiasmo por tener un episodio de Star Wars filmado en la isla sagrada de Skellig Michael. Esto es lo que somos ahora», dice.

El pintor prosigue su crítica: «Bergoglio ha demostrado poco interés por la cultura europea, quizás debido a algún desdén poscolonial. Por cultura me refiero a la tradición literaria, musical y visual ejemplificada por Edmund Burke, Monteverdi o Tiziano, a toma tres de mil».

“La aceptación del Papa de la desaparición de la cultura de Europa por una cultura antitética [el Islam] es más que una aquiescencia en este caso. Se basa en una teología modernista que ve el progreso humano como un imperativo divino inevitable» .

Leastar, que también ha pintado otras obras de arte religioso y profano, dice que «le gustaría llevar esta muestra a Estados Unidos, que está en el centro de una batalla que Mons. Viganò describe como entre ‘los hijos de la luz y los niños de la oscuridad.'»

«Europa ya está perdida», lamenta, «pero aún así me gustaría llevar mi ‘Suite Bergoglio‘ a Roma, donde siento que estaría entrando en el vientre de la Bestia».

Desde luego se trata de unas declaraciones sorprendentes por lo atrevidas en un católico, pero no tanto como la propia conducta bergogliana. O el no menos extraño consentir de muchos responsables de la jerarquía y fieles de la Iglesia Católica. Que por miedo, interés o incompetencia practican la más supersticiosa e incoherente «papalatría» y se convierten en cómplices por acción u omisión en el actual proceso de disolución de la milenaria institución religiosa desgraciadamente hoy en manos de Bergoglio y sus tenebrosos patrocinadores.

NOTAS

La entrevista de Leastar en la revista Church Militant sobre su obra Suite Bergoglio puede consultarse aquí

Y aquí, un vídeo con algunos cuadros suyos.

 

Un extraño Adviento

Este año podemos contemplar un extraño, insólito, periodo de Adviento. El Black Friday, como llaman en la tenebrosa jerga pirata anglosajona a ciertas rebajas otoñales de mercancías más o menos útiles se ha adelantado y extendido a toda una semana e incluso más. Hay mucho interés, casi pulsión desatada, por comprar y consumir como si este fuera el último y nos encontrásemos en el fin de la historia.

Quizás porque la economía está muy tocada gracias a los desvelos de las autoridades.

Quizás por la incertidumbre acerca de qué nuevo crimen o aberración nos tienen preparado ciertos poderosos.

Quizás para anticiparse al sabotaje logístico, el apagón, los desabastecimientos y hambrunas, el cambio del clima climático climatizable, el pasaporte anticonstitucional del gueto, las nuevas cepas identificadas de un virus paradójicamente no identificado ni secuenciado. Muy oportuno hallazgo sin embargo para echar la culpa de las futuras fechorías de nuestras más heroicas instituciones.

Para colmo de males, el lamentable Gobierno rojo de Su Majestad ha conseguido colar sus nuevos presupuestos tan falsarios como sus perpetradores, la Susi y su apuesto jefe.

Fenómeno parlamentario que ha coincidido con un sensible petardazo del IBEX 35 en bolsa, nada menos que de casi un cinco por ciento en un solo día. Cosa curiosa, porque los logros liberticidas y devastadores del gobierno comunista de Su Majestad habitualmente son jaleados y celebrados por nuestros opulentos próceres y directivos con gran jolgorio y subidas generalizadas.

Aunque esta caída cabe especular acaso tenga su explicación en una medida o escudo anti OPA aprobada en el último sarao ministerial para tratar de evitar que la flor y nata de nuestras empresas monopolísticas y sus filantrópicas puertas giratorias caigan a precio de ganga bajo las garras de los malvados fondos buitres globalistas causantes o beneficiarios de la plandemia. Gentes que habrían provocado las caídas bursátiles una vez comprobado que la aprobación presupuestaria daría cuerda al infame gobierno de Su Majestad. Una maniobra que les habría traicionado en pirueta que dificultaría su negocio y granjería, aprovechamiento del éxito tras plandemia. ¿”Cabreo” de Soros, Schwab y demás filantropófagos? Pronto se verá.

En este desorden de cosas, las partidas para comprar utillaje y material electoral ¿anunciarían un posible adelanto de la cosa de las votaciones?

Pero entre tanta contingencia viene la esperanzada etapa de Adviento.

Preparados para abrir las sucesivas ventanitas del calendario de Adviento, y con renovada ilusión de niño, no debemos dejarnos caer en el desaliento.  Detrás de cada una de ellas aparece un monstruo cuya mueca disimula una falsa sonrisa.

Cuando se apague la última luminaria artificial, entre columnas, aparecerán millones de estrellas de la Vía Láctea y cuando ellas parezcan enterradas entre las sombras del Valle de los Reyes, desde la más profunda oscuridad se levantará el Sol Invictus en el Oriente del templo de Karnak.

El magnífico Sol, el humilde Niño, que con Su sola presencia acabará con las tinieblas y sus sombras monstruosas alimentadas con nuestro miedo.

 

 

Bergoglio y el Nuevo Orden Monacal

Una de las peculiaridades del NOM es el vaciado de soberanía y patrimonio de las instituciones existentes para traspasarlas a entes supranacionales o internacionales globalistas usurpadores que sólo responden ante el Diablo y la historia. Así, la OMS, la ONU, la OTAN, la UE y demás instituciones similares.

Dentro del proceso de desnaturalización de la Iglesia y de destrucción de la Tradición cristiana perpetrado por Bergoglio y su banda existen movimientos que no se suelen destacar tanto pero que tienen singular importancia en todos los sentidos.

El más patente, creo yo, es el de represión de la liturgia tradicional y relativización de ciertos sacramentos. Pero también es de gran capacidad de devastación el promovido para reformar el monacato. Una tradición milenaria de la Iglesia, hoy en sus horas bajas, que el poder Vaticano parece querer rematar. El botín es grande. Un importante patrimonio distribuido en muchos países  por valor de millones de euros. Y en el aspecto espiritual un proceso de desmontaje de la protección de la oración en el cuerpo místico de Cristo.

Es verdad que existe un problema real: la crisis de vocaciones, agravada tras el Concilio Vaticano II, que ha hecho que sea necesario abordar una especie de reestructuración o reconversión del sector. Lo habitual hoy en muchos conventos femeninos es encontrar a candidatas jóvenes procedentes de países del Tercer Mundo. La aportación de origen español estaría muy lejos de conseguir una adecuada tasa de reposición. En cierto modo, un microcosmos especial que se comporta como el propio macrocosmos nacional: muestra la incapacidad de mantener la población autóctona.

Ahora bien en esta fase de su lamentable mandato, Bergoglio está acelerando la intensidad de su poder demoledor y su afán de acabar con la vida contemplativa que, según nos muestra, para él ya no tiene sentido en el siglo XXI. Las Órdenes contemplativas ya no gustan, se presentan como inútiles y desde los organismos del Vaticano pretenden aplicarles la eutanasia de moda ya que no quieren desaparecer.

El instrumento legal para la instauración del Nuevo Orden Monacal resultaría ser el Cor orans, derivado del Vultum Dei quaerere bergogliano.

Las órdenes femeninas a nivel mundial tenían un año de plazo para ajustarse. Cor orans viene a ser un plan de abandono planificado del monaquismo contemplativo, anunciando que esta vocación ya se habría agotado. Al Vaticano actual no le gusta el monaquismo contemplativo y predica que se trata de una forma de vida desactualizada. No se facilita la labor: Se exigen periodos de formación de nueve años controlados fuera del monasterio. No ya para las novicias sino con requisitos para sus maestras que deben asistir constantemente a cursos de educación continua fuera de su monasterio, con amenaza de disolución si no fuesen dóciles.

Los monasterios deben pertenecer a una federación con poder absoluto sobre ellos, incluso sobre sus miembros. Aunque no quieran se les obliga a la fuerza vulnerando la autonomía instituida por las reglas de sus fundadores. Los bienes y los miembros deben ser compartidos, lo que significa que una federación puede exigir que un monasterio entregue dinero y hermanas en cualquier momento y por cualquier motivo. Cor orans establece en un mínimo de seis miembros profesos la comunidad sostenible. Los bienes de los monasterios cerrados se reparten entre la federación, la diócesis y la Santa Sede que puede intervenir en cualquier momento y reclamar el monasterio cerrado para sí. De esta forma el Vaticano ha cerrado cientos de monasterios con patrimonios de millones de euros.

Pero no se trataría solo de una cuestión de botín material, el botín patrimonial que puesto en valor para el accionista pueda producir buenos dineros al codicioso Vaticano heteropatriarcal bergogliano.  El asunto es mucho más profundo.  Y nos debiera interesar especialmente como españoles. María Zambrano hablando de la piedad en El Hombre y lo divino nos explica con argumentos jungianos que «al reducirse el conocimiento a la razón solamente, se redujo también eso tan sagrado que es el contacto inicial del hombre con la realidad a un modo único: el de la conciencia… el hombre se tornaba en simple soporte del conocimiento racional… a medida que el sujeto se ampliaba, diríase que absorbiendo las funciones que el alma desempeñaba antes, la realidad se empequeñecía.»

 

Mística y espíritu en la vida monástica española

A Bergoglio lo que tiene que ver con España y la Hispanidad, sobre todo por su extraordinaria aportación al Cristianismo histórico, le produce urticaria insostenible. Y este tema de la vida monástica, la Ascética y la Mística tiene especial importancia en la Cultura española. O cabe decir, ha tenido.

Desde la perspectiva actual los anhelos de Teresa o de su paisano Juan de Yepes apenas resultan comprensibles. Pero hay un componente simbólico que da a su gesto un valor permanente por mucho que hayan podido cambiar las cosas durante estos cinco siglos. Sus figuras modestas por fuera pero tan inmensas por dentro atravesando los desolados campos castellanos, reverso de los fastos imperiales que junto a la Mesta y al cambio climático en la Península Ibérica habían casi arruinado al sufrido pueblo común, tienen algo de aventura quijotesca, de intento de realizar en un mundo hostil todo un universo de valores metafísicos según era por ellos entendido. En el caso de Teresa, tuvo que enfrentarse además a las trabas que la sociedad clerical y autoritaria de la época reservaba a la condición femenina. Su sometimiento intelectual y jerarquizado al varón, por muy inferior en intelecto o sensibilidad espiritual que fuera.

La experiencia mística y el poder establecido se llevan siempre mal, sea cual sea la ortodoxia o teología de la confesión dominante en la sociedad donde el místico florece. El lenguaje místico tiende a ser subversivo porque por su propia naturaleza inefable, simbólica, se encuentra en la frontera epistemológica de lo numinoso y no encaja en ninguna teología.

La Mística se vincula al mundo de la experiencia más que al de la mera creencia teológica. Por ello siempre ha sido considerada peligrosa para el Poder político o sacerdotal, con Bergoglio es lo mismo, que considera inconveniente la idea y misma la práctica de buscar el Reino del Espíritu sin intermediarios. Aquellos que no comprenden que la ortodoxia es más una necesidad de las organizaciones que una virtud espiritual. Y que, muchas veces, la ortodoxia se convierte en escudo de la ignorancia, la ambición, la cobardía, el fanatismo o la hipocresía. Contra estos vicios está la búsqueda del origen, de la razón de ser, de la fuente: “Que bien sé yo la fuente que mana y corre, aunque es de noche”.

La extraordinaria aventura espiritual, intelectual, literaria y organizativa de los reformadores del Carmelo no pueden dejar maravillarnos. Pasando frío y penalidades de todas clases, cuando no bajo la persecución oficialista, atravesaban la inhóspita Castilla de mediados del XVI entusiasmados con su voluntad fundacional.  Asombran, nos conmueven, las peripecias, verdaderas gestas heroicas, de los quijotescos andariegos para promover nuevas fundaciones de conventos y monasterios. Una aventura espiritual, pero que hoy también llamaríamos empresarial en el mejor sentido del término, que supone un riguroso mentís a la supuesta inhibición de los místicos y los metafísicos ante los problemas temporales.

Por el contrario, es en el ejercicio de la Mística y por su inspiración donde nuestros héroes encuentran la energía que, incansables, les lleva a remover obstáculos que parecerían insalvables. Un modelo que, con los matices que se quieran, debiera ser motivo de inspiración medio milenio después, a los españoles empantanados en una etapa histórica de nueva zozobra y tribulación.

Sí. Bergoglio es malvado pero no tonto.

 

 

Reseña Políticamente indeseable

Ya he acabado de leer el libro de CAT que tantos dímes y diretes está ocasionando. Con salpullidos en las huestes peperas, tan sensibles al halago y tan alérgicas a la verdad de su propia condición habitual de tercería consentidora.

Es un libro con  muchos datos, no muy estructurado, una especie de crónica detallada de un tiempo casi lineal visto en primera persona y por una protagonista lo que le hace más valioso para el lector medio aficionado a escaramuzas y cotilleos. Crónica lineal pero con algún retroceso, cursi, inoportuno, para hacernos ver muy convencida y puesta en razón que la autora es muy culta, muy ilustrada, muy cosmopolita y muy sensible. Ha estudiado nada menos que en Oxford y violín. Y nos lo recuerda venga o no a cuento.

Aunque desde el punto de vista ideológico refleje una gran confusión de la que luego hablaremos, como crónica el libro de CAT es muy interesante. Aparecen muchos de los personajes y personajillos de la degradada política borbónica actual. Con retratos trabajados o en fase de mero apunte. En especial, la figura del al comienzo cercano “Pablo”, luego, tras la fechoría de su cese, transformado en el “Señor Casado”.

Pese a su cuidadoso intento de no hacer demasiada sangre la figura de Casado sale muy mal parada. Como un petimetre sin criterio sometido a los poderes fácticos de su partido y de la oligarquía que mueve los hilos. Un tipo chisgarabís que la ficha para dar la batalla cultural y que la cesa por ¡haber dado la batalla cultural! Algo que no interesa, según el propio Casado. “Porque, según el ilustre prócer, un partido no debe pretender que la sociedad se parezca a él, sino parecerse lo más posible a la sociedad”. ¡Qué bárbaro! ¡Qué confesión de cobardía, incoherencia e incompetencia!

La misma CAT dice que le dijo a su jefe: “Tu liderazgo depende la fuerza de tu proyecto político, de tu capacidad de convicción y arrastre no de tu dominio absolutista de la estructura del partido … la única amenaza que planea sobre tus posibilidades de ser presidente de gobierno son tus vaivenes y vacilaciones…”

Pero el malo, pérfido, híbrido made in Murcia de Goebbels y Himmler con ayuda de Heydrich, resulta ser Teodoro, el intrigante meapilas en la sombra. Su bestia negra. Un tipo machista, déspota y controlador al que “Casado habría entregado todo el poder”.

La experiencia catalana de CAT está contada con gran detalle y resulta uno de los atractivos mayores del libro. Su enfrentamiento contra el despotismo nacionalista catalán. Y con la propia incomprensión, asunción del derrotismo, o cobarde traición de los “suyos”, como el concejal Bou: “El PP tiene que tener gente de aquí, que sea catalana, tenga apellidos catalanes y que hable catalán.” Y luego, más tarde, tras su defenestración, cuenta sin ensañarse uno de los mayores fiascos de la cobarde política apaciguadora de Casado que lleva al PP a su casi extinción en Cataluña.

La visión que nos ofrece CAT del PP es la de un sindicato en busca de poltronas, donde abundan intrigas y escaramuzas internas. Y donde cualquier idea o acción que pueda poner en peligro el botín debe ser rechazada, llevando al Santo Oficio a los culpables.

“La convivencia no es posible contra la monarquía” asegura CAT. Que una marquesa defienda al rey es normal, pero que lo haga “por sus valores republicanos” parece un intento de rizar el rizo de la ironía cervantina o de sutil paradoja que hubiera llamado la atención al mismo Unamuno.

Las ideas, problema de fondo

Ahora bien, querría comentar algo que va más allá de la mera crónica y que, en cierto modo a mi forma de ver es lo más importante y revelador de la miseria intelectual en el que nos movemos en estos tiempos posmodernos.  Me refiero a los planteamientos ideológicos tanto del PP como de la propia CAT.

En el PP no los hay, y según Casado como antes Mariano, “ni los debe haber”. Salvo, parece ser, un mero heredar y tente mientras cobro.  Lo suyo debe ser más bien hacerse el muerto como las zorras, no molestar a la izquierda. “El PP sólo llegará al poder cuando el nacionalismo y la izquierda se hundan”.

Sin embargo, CAT confiesa: “Mi obsesión era la reconstrucción del centro derecha”. Pero, más allá de las siglas partidarias, ¿desde qué bases ideológicas y estratégicas debe intentarse tal reconstrucción?

A nuestra autora lo de la cosa nacional no le gusta mucho. Si no he entendido mal le aplica el equívoco término identitario, que lo mismo valdría para un roto que para un descosido. Y mete en un mismo injusto y confuso totum revolutum tanto a golpistas catalanes, cuponistas vascos o indigenistas gallegos como a patriotas españoles. CAT reniega de la equidistancia en el tema nacionalista pero luego la practica con poca coherencia en asuntos como Largo Caballero o Millán Astray. O el Valle de los Caídos: «Un lugar truculento, símbolo de una dictadura nacionalcatólica, un país cerrado, sombrío, sometido al doble dogma del fascismo y la fe. Pudo ser otra cosa una dictadura comunista, un país cerrado, sombrío y sometido al doble dogma del marxismo leninismo y los gulags.»

Prefiere lo que se ha venido en llamar patriotismo constitucional al patriotismo español. Eso me parece un error muy grave y aún más tratándose de una historiadora.  Y lo que llama “el repliegue de Occidente” no creo que sea resultado del “pesimismo” como ella asegura sino de un movimiento histórico mucho más profundo, el globalismo, o forma concreta de ejercer el proceso de la globalización a favor de los intereses despóticos, absolutos de las élites mundiales, ligadas al sector financiero y a las enormes transnacionales.

Más que pesimismo, al contrario, sería el optimismo o incluso triunfalismo desbordado de un muy reducido grupo de magnates eugenistas cuando no simplemente genocidas con el que ven la oportunidad de reducir la población y terminar con los derechos y libertades. Con la Razón y con el patético por despistado “libres e iguales” de CAT. Nada que ver con la Libertad, ni menos con la Igualdad ni con el mercado, sino con el despotismo arrasador de los nuevos omnímodos monopolios. El Rotschild Klaus Schwab lo expone muy claramente en su libro La Cuarta Revolución industrial, que CAT no parece conocer.

No entiendo sus alusiones laudatorias a tipos como Valls y el déspota Macron. CAT se identifica con Valls, al que ofreció la cabeza de lista del PP por Barcelona por ser  ambos «antinacionalistas, europeístas, culturalmente elitistas, objetos fóbicos nacionalismo catalán». Tampoco comparto su opinión sobre el déspota presidente francés: “Macron, uno de los pocos líderes contemporáneos con una benéfica ambición intelectual”

Cuestión significativa es la incomprensión de lo que Trump vino a representar en la política norteamericana. CAT no se cuestiona el fraude electoral sufrido ni desaprovecha oportunidad de soltarle alguna coz. Por ejemplo: “un oportunista, … su proyecto dinamitaba los fundamentos de la sociedad abierta”. “La batalla contra la identidad es una batalla a favor de la civilización”. “No hay democracias identitarias”. «El discurso más incendiario jamás pronunciado por el líder de una gran democracia». «Ofensivo, divisivo, furiosamente nacionalista. Para inteligencias limitadas.» (Sobre todo las que no hayan estudiado en Oxford, supongo). “America first”, no es la solución frente a la amenaza identitaria, interna o externa, sibilina o armada. Tampoco la impugnación de la UE o el regreso a las naciones búnker. Los riesgos son parte consustancial de la sociedad abierta».

Sociedad abierta, pero en canal, la que nos desea la Plutocracia presente con el NOM. Nos guste o no, Razón e Ilustración han derivado en fantasmagorías nostálgicas en estos tiempos posmodernos. Ya no le interesan a la Plutocracia. Ahora, el título de un Tratado como La Moral Universal del barón Holbach sería calificado de reaccionario y heteropatriarcal. Y  la izquierda no es que haya sido “traicionada” como CAT sostiene. Es que ha evolucionado al neomarxismo disolvente actual, en una etapa diferente a la clásica de la lucha de clases. Una izquierda que sirve los intereses de la plutocracia.  Más allá de los actores elegidos para representar la nueva farsa es el libreto, el guión el que ha cambiado pero al servicio de las élites apátridas. Por eso lo de un gobierno de concentración pro constitucional que CAT propugna me parece una quimera que sólo sería posible si estuviese al servicio de esas élites, no de la sociedad española, ni de la nación.

Por supuesto que estoy de acuerdo con CAT en que es preciso dar la batalla de las ideas. Pero, ¿de qué ideas?

En general, comparto su visión del neofeminismo como impostura sectaria, cerril y fanática. También acerca del lamentable papel de las instituciones. Cuyo descrédito sino deslegitimación actual resulta evidente. O de la hegemonía cultural de la Izquierda, en la que tienen mucha responsabilidad las lamentables élites españolas, tanto políticas como empresariales.

En lo de las vacunas, asunto capital para intentar entender lo que pasa, creo que anda muy despistada. CAT critica a Abascal por su «insólito silencio» sobre si se había puesto la vacuna. «Gesto populista de cara a la galería de la irracionalidad. No hay política deseable al margen de la ciencia». ¿La Ciencia, acaso no es otra institución desacreditada por los científicos mercenarios?

Lo de CAT, con el pijerío cosmopolita del que hace gala, más que reconstruir el “centroderecha” parecería una “contraderecha” que suena casi igual, pero es lo opuesto: «Hay que evitar que la derecha derrape por la pendiente identitaria.»  No sé. Creo que el patriotismo español es anterior al constitucional. Y lo demás, sí que es derrape.

Es preciso querer y saber. CAT quiere, y ya eso es de agradecer aún más en un grupo de invencible querencia pusilánime como el PP. Pero a la luz de lo que explica en su libro, no sé muy bien si sabe. Tengo la impresión que las últimas peripecias y tendencias están sin asimilar. No las ha retroalimentado para renovar su pensamiento político, anacrónico en este momento.

El lector de Políticamente indeseable sacará sus propias conclusiones.

 

 

Peajes Fendetestas

Según se ha sabido en lo referente a los nuevos peajes que se pretenden imponer en autovías y carreteras la voraz tropa ministerial argumenta una falacia.  Asegurar el doble cumplimiento de: quien contamina, paga. Y que el usuario paga.

Y para lograr estos filantrópicos objetivos el gobierno comunista de Su Majestad crearía otra empresa pública donde colocar la creciente plaga parasitaria de pelotas, amigos, amantes, trans y derechohabientes. Otro tinglado presumiblemente deficitario que permita engordar aún más la gusanera de la trampa y el déficit, aumentar el sabotaje de la economía española y la persecución a la clase media.

En el desarrollo de infraestructuras se emplean impuestos que se han obtenido a punta de pistola, digo de Hacienda, de la sociedad indefensa de modo que se supone que ya han sido costeados por ella. Por otra parte es rematadamente falso lo de que el usuario en concreto aún no pague por las infraestructuras. Al revés, paga impuestos hasta la saciedad. En la compra y posterior mantenimiento del vehículo, los seguros, los impuestos municipales, las ITV, las multas más o menos caprichosas de carácter eminentemente recaudatorio, los impuestos de sociedades de transporte en su caso, pero sobre todo… al repostar.

En efecto, dado que en el precio final de venta de los carburantes y combustibles los impuestos y tasas constituyen el factor dominante, aquí sí que existe un evidente factor de proporcionalidad entre el uso del recurso viario y lo pagado por hacerlo.

Es cierto que muchas de nuestras autovías y carreteras padecen de insuficiente mantenimiento, en muchos tramos resulta penoso circular por el carril derecho deteriorado por el impune tráfico sobrecargado, pero esto pudiera evitarse con una mayor vigilancia acerca de la sobrecarga de camiones y, en todo caso, aplicando a su reparación los impuestos y tasas ya pillados al automovilista.

Lo de la combatir contaminación con peajes aún es más pintoresco. Una auténtica burla. Un argumento demagógico y especialmente absurdo. Por cobrar un peaje no va a desaparecer las malas combustiones o los defectos de los motores. Al revés, cuanto mayor sea la presión fiscal, atraco dirían mejor algunos, menos dinero quedaría para mantenimiento o renovación del parque móvil. En todo caso, creíamos que de ese asunto se ocupaban las inspecciones en las ITV.

De modo que al final tras tanta demagogia y rapiñadora canallería sólo queda el feroz instinto saqueador del Régimen borbónico, nuevo Fendetestas pero sin la bonhomía del famoso bandido asalta caminos de El Bosque animado, la deliciosa obra del gran Wenceslao Fernández Flórez.

 

Sublime decisión

Como ya hemos venido comentando en anteriores garitas el Emérito desea regresar a España dando por finalizado su exilio en tierra de infieles y así lo habría hecho saber oficialmente a través de su enlace habitual, doña Elena, su hija mayor que le visita con regularidad.

Como nueva residencia se había insinuado una tercera vía de compromiso, el socorrido Estoril de su adolescencia y tristes recuerdos, desde donde hacer escapadas más o menos discretas a España. Pero, sea por sus resonancias pasadas de mal fario o por dignidad personal ante lo que pudiera entenderse como una nueva humillación, el Emérito la habría rechazado.

La cuestión es ardua porque según los zarzuelólogos más acreditados parece ser que el problema principal no sería tanto el falsario o las largas investigaciones en la heroica Suiza neutral sino que su nuera no le deja. Como es sabido, Leti es la que manda en Palacio y habría afirmado con plebeya obstinación que allí el Emérito no pisa y que se busque la vida, otra solución habitacional, vaya. O el Emérito o ella.

Don Felipe estaría que no le llegaría la camisa al cuerpo real. Ahí es nada. Si no dejase que el Emérito volviese a Palacio quedaría como un calzonazos, un varón domado e hijo desagradecido con su padre a quien le debe herencia y el momio. Cosa que pagaría así de tan mala e ingrata manera. Pero si lo permite tendría que enfrentarse a una lurpia de tomo y lomo. Envalentonada y caprichosa.

Don Felipe, como Hamlet con la famosa calavera, se encuentra ante la disyuntiva más peligrosa de su azarosa vida. Todo el acongojado reino se encuentra expectante ante su sublime decisión.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.