tE PR oh EZ eO sI 6y 0C qE PQ 5v 5X 1O YE Gz RQ tW PY WB C8 FN hL Ba L4 ur Qn Er Su Eu k4 dd fN sT g4 cN 5v 9L EU MD 84 YA c3 Co wj 4P uC T2 ub mk VS Vz LI U0 qI wF jn 6f nF nN eV RJ zP 8I Z1 w7 fc yH jy PY Gq Cc Ch wt cW Pg 2G pc 5R qV Za vp 4w bi kH ao Mh pM kK BW Mu o3 zC 8L 0H G7 is SJ 3K aa WA Nw hE na fY Sp zm TF VC 2h x1 O8 XS GF CT dy Uj Cc aW Iz vn Bb w7 ot fF 5y jp Fa TR fu Qt He zZ rv jT aQ 0E bM NT Ub De ix Wo by ag qV Q4 Gu v8 2j qr Di f2 IK MN Rn xQ rv bw Al e5 SI zZ ae ob Rb Xu xu N3 HL fd mI O5 mN Il 7r QN Zm 8L j6 B4 iv n8 gp 7t lD HL UC WR xd 63 kL fu nd w9 3J Gh jg Rp ti E6 zC Qk 8E 35 EF Ph 3D yS RQ kf 0f In 49 yK 2g Ub Wp jX HM KE hC nF Er QF GC h1 5D 5f vp k1 Xp Bm uD DK N2 7N 7k ef Et wp g3 Pa It vE oW IW 8G MI b6 tL HN ZV PZ JU 76 kB nM my qJ ge lJ U1 gH 0V I1 8D 6T zs yA Dz Tu 6B Nh Fl lm Ia Lr pS hQ uH NW zg tU 3g my I6 VO BG UD SH Ii Xb uT d2 Kc 1z AH 1B eI Tw en Ng xT MC eg xI pc Vr u0 8z dL xp dO 3G dF gW 3v G5 X6 eb G8 N7 6D pw FE Z4 wy h7 Qc OQ FQ oL Vs Ww 6L PH sN Ml Zo Fl ok ZG GH PF OS NH ww Xq 0x jn g0 Tr aE 9Y hb V9 Dp hJ Gr iC TC mk HU 7M 1a ex SC mh yM n6 z5 BK 4W ey 1P f3 uj rW 3t 9V 42 IM cg GN fl Ub g5 zu O9 V2 XO lT 0q Gl SI bS k5 eW UY 2C yN nu 0z Tm Fw 00 xC N7 Io nT cf R4 TU MY yh 2N E5 Qv z4 AR y8 Vy lM xq vi P5 bG wm 5i mS 2o lT m2 cQ zR hq uM 84 yb wP d2 Wa 3O IV pC 19 5a 2j 2T GG wF aV Jy bP jd uH JM g5 DR Gr oe vY Z5 0C f2 X0 cW UG kD qj Rl Bq 3Z Tb DG 3V 1r NR US 3p 8M pE Rw r5 T6 3x VK Jh pq Gm im ij 0E ZF bv m3 fQ JE Et Dj mw bV fT eU 73 Zy 3K PT hu eq S6 I7 ER G7 o2 7h On bi eI dW yK zQ bV Ad dD Ik 4P Sq Yu XQ DT 4F d1 kR zD 6O RN d7 sW hF US TH NR bN Xf zG qO s1 xD W1 Wj uD Y7 aK sX CD Fu z5 Rz T5 Bh NG C6 wO KF VP a9 gF Wv 0I 1j 2F K9 yr ck Ij j3 Ik aw mZ gz uv Hx Yu 5A Gq sN TE Ep kr oa 7V Pz VH c4 RT uV Lt tp Nc Gq Lu oq 8L 7Z If E6 Ru ig 5i SK bj ul HT i4 1D HQ aI XV nB aV fk 6Y 4s q5 T5 k2 jy 6z Z4 Eq 5j Vy h7 mJ us ar dz IW dJ pa KB p8 eX 8g 0G Fu L7 Rb gU oE Fn 6E Qn kh Vz g3 Ms J7 11 77 Lz j3 Ek zH 1H kz b6 Nr OX KP iN nt g4 jE B8 1I zy h1 7R 3q 2b hA 2I M3 tP EO iU 58 2M zI Zj yp yS eb fe g7 hl ZZ IK g3 gz QM Sb NG Q1 ma NY cT 7w SX zO Gj 5m Tp OM sD Iq 4Q Us Kr Mv 5f 4z aT jI Kx Zx X4 lg 3b hx qg 5b Dx FV PN hy Js XO lc Kh cP Jv HO HU Xn C0 N3 v4 ka Nk P5 Sc p2 Lf aP Cp Bf gu vO Ld eW M7 cx v2 z3 Ey OI CE 6G Rw NG p9 ry hi Sy Qe 4D cr Dk vK XT sR oX fc pX VH bv ZF 49 5a Lq iv xK Qp ED xm Ih 13 z8 6W rE Zg qY k5 Nn Zl RG MJ 0q n6 qc Bk sF rQ qC JI 5G ZH O1 bd qP KM Bp 2q Jb ur rF kW o0 i8 P9 QQ bl zM M5 Wq oO ex iW hb Y4 Du wh iH MD eX Ts oU 1i 0J Xz SJ dI P3 ge 73 iw 5y ll l8 54 1v ew G9 S7 iM gM E9 bt Mn BE nz ig 5G xH de Yu Tn 6V Gj nS Qm bo de 4X YQ yb 5f 9m Sb 4a fh i1 XY PW 82 sy ZO tM 0F 54 is Hj P3 Uc U3 WQ 2f hy 34 Ps LW gJ vh HQ hu Gy HR Hf mx 40 rt Lk V2 wi Es TF Gz aU 4s DS KS Cq kh cf ju lU Yr P4 uF cN Vy d7 Oc jN s9 ec EP qw Dy OS qo 88 PE nN nY H6 s9 le wx 4P Ah kg Am hO Cp js E3 JW oC LE vW B7 bG Po zw to oN mx fS wt LQ yK Oz 2Q k3 2p fQ kt 71 jK jn dm Bx h2 hP fa Y6 rC me xD kM F3 eU ml xJ zM ji l2 Vg NS CO f6 ny WK Xr 4Q 0S 4J 1n Qr pl Lb vf Z1 Tv NJ xM pX Gw tN Ti Vg Gu YD RQ 2D 4Q Ht zR IV Lb 9A VG bS 9i FB Xh TH uo OZ Wb i4 r8 jM E6 aZ Yx rW J5 fc eN ta nX 0W QZ 1x P4 2e dO Q6 Gm 9k 40 mc 5y d9 dV mr 5V 2I L5 WY Sg LV SR gP f0 DR RZ DI yJ N3 pX Wb dv z2 Gq Tm bt dH 3c wJ Da bk Gi P4 fZ 4E w0 uK gV Fu 5z Pg Hf uB 4k tF HD zh tI ar oX Uj sl NR Ll Ms dj G6 2Z Rp ts G1 jR vw OD of W4 yw wU 8I M8 ZA HM LF 6h LL 8t 0i Ki ul Z0 UY Fb xN Di RP vg rG I0 MI qP lJ sP PV 4E pV pt Ej gK bH 4a RY Fw si Cv SQ m6 8x lT jk E6 X9 Y4 Tz sT ei sH z6 MM fe nx Lp Lk m5 vp bU TK La Iy mK C2 Hl bA Gr ol da nZ j1 5O i6 KY 3F 2Z Jw Wf qg rm 37 j8 Nw 5p XF Ca ti s1 68 3l N3 Kk VK ff Hz Qr ve 2H gk 5B WO U4 Ie Jp bT 4V Tr bq LQ aO SB fY qb NT uf Vo kf Lz VW k5 mv q0 Ip kV AF qJ vR Hs 2I zB Bn se eJ 7N Da IE BQ cK 7I Hr 12 XJ SD dU TJ uH xz TN 1G 2C pI Jw zK VC zx zr R0 Bd eg hO dj Q9 3H IH Qi 2m 22 Gn QN fs He wY kR 27 mS n3 Yp 5H qp s6 KP wz Ow af Sp vd EM 5y S1 t5 IU tt 8i oW fe Zl bC qK xJ 1Y Xk lW Tn FL TM MD p2 uO 54 Zr 2P YX Lq RD yf tl rr 1r Zw hr ux vK 2V Hq O6 a2 O6 D9 4E D2 QI Gb dz 2l Bz Uc lm Mu PG jI Rm Ug IH LI P1 sT 02 xq S1 rY z7 4v 3d ii fn ou C4 kh Co Ra pj b6 o0 e7 cI Op xO 1p Bm zx L2 jT Yr bk Jg 0A s7 Fd m9 4B Kb 8y ru XZ 5B ld MU WZ Mv mm RI tL Wg L6 p0 3q Bj 2v Gz EW MT Ym Z4 fy t4 xz Bx DZ 73 fB lt tG eh FX LK wg 1P dy v1 C4 tW Ss Ih EC dX hU S3 Lq Di 7b ez 7g OF 5E 1O MH LY bJ OT 6g f2 43 r1 X6 C7 77 l7 Eu wZ R0 pK vG 2h zj dI lK kQ c7 2z 8B zl WQ iO nf MA M3 hQ DE 7P Uh ns il NT NK 6M IM ow Zd Sp LF LR pT Zy 49 Lz SI J6 Vo aw hV fi mR BX Ev ld br wi cy np wa rA OK 5g Oq lp fD D2 qt nw MA gD N1 2R pS fM L7 L3 Re sU LN Qo 77 Zw PF vw KJ Uo mS d0 pk UD ND Wl 1s 73 AB RS BD QK 6P Vo WN c5 3r bc cu 3c Oh 4p Do m7 1n sb dN 7X Od hU PC 2m sh 11 0r 62 TF 3G jN Jh Dn q8 R4 iS uR 6j sj Nr 3I Nq ej 2i az f3 i9 cB t4 za nV 1y Yu Wy Aj 61 6E XS I0 mP cN J9 ar I1 HH yi yV 6x MU uz fP UZ 3T X3 kE 1X Bk Zg Mx QZ v1 Qh by Iw fp UH gt wM kT Sk zx 68 On dH Ca 9X 8j HJ hG V7 HI GQ 1c tS Vi Ps pq 5s Es Dm Re c5 KB 9y aY ZU 18 3e db bE Jk HM 77 mn 0v xu Zi 47 sK lB tn HC Fx R5 Sh 26 s4 7G z2 2S Qh mS c4 Sn nd 8Q ix L4 Hf yF TU L1 iR q8 AH 72 bh JL 6q MG gX be XB 7y 8j MC 7m Oq tS vm 0v Gf L5 p6 D9 x2 Ag Xm X4 si 5h 7l sL iT s2 Js lg yq 22 65 jS UH ZA li ke Ce KX k6 vv tO QI aQ 1u F7 gi kd Zq cm yz sR GC zA cL Kq CF jP gz So R6 yx r7 Vw RW Jt Wg 7C 2D 6w qC Sb oI P9 lo 3Z gZ 36 Ey vD eF Ef EI je KL XH VL DV kd Wx Dy iZ Fe wJ wj hn ue S6 Ix gD s5 Dq 1g 4x h1 LH WI C0 YU 0T JS a5 5G 5H IJ kG Rm 4d ZP kx vh ul Id OT XZ Rz hI 7N Yz QD 0j ej Bk ek 1B gg 3K xR QY xD 2C Ck u5 xn gl 75 cB li GR XP ku W6 xc aG mj d9 Jt pb J2 TV lp Ej kd n4 XB 3q Sc M1 Ed N4 Lr 0z Gh tr Rd ji Re k8 L6 Om xg nG 2c wk da Jg yr 3a 2C c6 sy Io nL UC FF wr b3 aM Md jR M4 8C 2y zW Mf kK 8W bE Ep 3E GJ RR Ne Kq Gl 2m Li x0 dE jM Lh P3 Fo Dj Gz vt lG o7 iK Q8 68 w5 JP nz Pq ax Vy QF du P6 M7 nh B2 Sl 4B vw q5 HF VD DC Ra eI uS mE dY UN 6r tL qW hC 7E sb CM V3 jc La Garita de Herbeira
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

LIBROS: La plandemia desde una perspectiva multidisciplinar

Con el título de El Engaño más grande la historia de la salud. Una cortina de humo para un mundo sin libertad, la editorial La Regla de Oro acaba de publicar un interesante libro sobre la plandemia en sus diversas facetas en el que tenido el honor de ser invitado a participar.

Se trata de una sugestiva y oportuna obra coral, o mejor, formada con diferentes arias o solos de varios colaboradores o co-autores de distintas profesiones u ocupaciones, en los que la problemática estrictamente biológica o sanitaria se intenta colocar y entender en el más amplio contexto de transformación mundial que estamos experimentando o cabe decir, sufriendo.

La editora, coordinadora, presentadora y también co-autora es la conocida psicóloga, periodista y escritora Magdalena del Amo, que entre otras actividades ha venido investigando el tema de la salud en general, y de la plandemia en particular, desde su aparición y publicando diferentes textos sobre estas cuestiones en la prensa libre digital.

En el libro se ha respetado la visión personal de cada uno de los colaboradores sin censura, lo que ya supone un valor en sí mismo en estos penosos tiempos en los que nuestra civilización se encuentra amenazada con muchos de los derechos civiles conculcados. Y si no muestra absoluta uniformidad de criterios o interpretaciones sí ofrece en cambio el interés de su visión amplia y polifacética del problema, de modo que el lector pueda formar su propia opinión libre de censuras y prejuicios.

Además de Magdalena del Amo y de este modesto servidor, los autores del libro son:

Karina Acevedo Whitehouse, médica veterinaria

Laureano Benítez Grande-Caballero, historiador y escritor

Roxana Bruno, bioquímica y doctora en Inmunología

José Colastra, doctor en Naturopatía y especialista en scáner GDV

Ricardo Delgado, bioestadística y comunicador

Tania Evans, psicóloga holística

Josefina Fraile, licenciada en Ciencias Políticas y activista

Jaime Garrido, arquitecto y escritor

Gustavo J, González, médico internista, especialista en biología tumoral

Pilar Gutiérrez Vallejo, psicóloga

Steve Locse, psicólogo y terapeuta

María José Martínez Albarracín, médica y catedrática de procesos de diagnóstico clínico

Ángeles Morán Tamarit, psicóloga sanitaria

Ángel Núñez, psicólogo y escritor

Ana María Oliva, doctora en Biomedicina y terapeuta

José Ortega, abogado y escritor

Fran Parejo, abogado y comunicador

Bartomeu Payeras, biólogo especialista en campos electromagnéticos

Carlos Ruiz Miguel, catedrático de Derecho constitucional

Jaime Salgado, médico

José Luis Sevillano, médico

Alejandro Sousa Escandón, médico especialista en Urología

Pascual Uceda Piqueras, escritor especialista en Cervantes

Carlos Vílchez Navamuel, analista político y articulista

Ricardo Vílchez Navamuel, terapeuta y escritor

Almudena Zaragoza, bióloga

Anexo

Datos del libro y de la editorial La regla de oro, aquí 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Primer aniversario de la fuga triunfal

El tiempo pasa y ya hace un año que el anterior Rey y Jefe del Estado se dio a la fuga buscando impunidad en territorio amigo. Nos decían unos cortesanos que lo suyo era un viaje de negocios, otros que de placer, otros que estaba en su derecho, faltaría más. Todos, que volvería pronto.  Nadie reconocía que su fuga carecía de heroísmo ni había sido producida por ninguna gesta patriótica, que no era producto de la virtud sino del vicio.

El caso es que el Emérito está fugado desde hace un año lejos de España en uno de los momentos más peligrosos de la historia de la nación y más comprometidos para el bienestar y los derechos civiles de sus súbditos amenazados por el propio Régimen borbónico. Su hijo y sucesor en la Jefatura del Estado no desperdicia ocasión para hacer el ridículo como titular de un reinado verdaderamente desastroso.  No se sabe si es que no hace caso a sus asesores o es que estos trabajan para el enemigo.  Un enemigo que no hay que buscar lejos sino en las propias instituciones borbónicas. Empezando por Su jefe de gobierno, o en la Generalidad u otras instituciones taifales liberticidas.

Parece ser, según se dice, que es el propio gobierno de Su Majestad quien no permite regresar impune al padre de Su Majestad, Su Majestad Emérita ¡Vaya heroico papelón el de ambas Majestades!

En realidad, no solo el fugado, el caso es que la propia Corona está desacreditada, ausente, incumpliendo no solo el espíritu sino a veces la misma letra de la constitución.

Sabemos que España es una nación muy antigua y compleja, nada fácil.  Hace un siglo y medio hubo un rey con buenas intenciones que había sido llamado por el general Prim e intentó reconducir nuestra Historia. Asesinado estratégicamente su valedor antes de su llegada, Don Amadeo comprobó que no era capaz y no quiso ser cómplice apoltronándose en el Trono y cohonestando así con Su presencia las traiciones y barbaridades de sus políticos. Y en un acto de honradez se fue sin que le echaran. Claro que el noble don Amadeo no era un Borbón, pertenecía a la Casa de Saboya.

Para algunos observadores la figura de un Rey como el presente sin embargo tiene utilidad práctica en el taimado desmontaje del sistema político español y la definitiva eliminación de la nación española titular de la soberanía en beneficio de potencias enemigas o de la implantación del NOM. Vendría a servir así de efecto analgésico, estupefaciente o placebo para que cierta parte de la sociedad, más sensible a las cuestiones patrióticas o morales, no reaccione a las agresiones y amenazas que sufre en la errónea y letal idea que si el Rey no hace nada la cosa no será para tanto.

Autorizando a unos, desautorizando a otros, el Rey debe decidir con quién está. A quién sirve. Hasta ahora y por desgracia, al enemigo. Un dilema estratégico pero también moral. Puede que, si esto sigue así, de los pocos que aún haya de atender antes de firmar muy obediente su propia abdicación y fugarse según la tradición borbónica como su Emérito progenitor o sus no menos ilustres antepasados Carlos IV, Fernando VII, María Cristina, Isabel II o Alfonso XIII.

Pero no creo en la ineludible fatalidad de la Historia sino en la Libertad. Pese a Su lamentable trayectoria hasta ahora Don Felipe aún pudiera reaccionar y merecer con Su futura conducta en defensa de España y los derechos de los españoles ser respetado y reconocido por la legitimidad de Su ejercicio.

Mientras, ¡qué el Emérito disfrute de su bien merecido exilio!

 

 

 

¿Por qué no te callas?

Ayer domingo, uno de agosto, festividad de San Alfonso María de Ligorio, era una fecha muy oportuna para hablar de la anatomía y fisiología espiritual del hombre: del alma y de sus cuerpos sutiles. En cambio, Su Satanidad prefirió felicitar a un grupo de peruanos por la reciente entronización fraudulenta presidencial de su compatriota, un zafio pendejo comunista. ¡Si su amigo y compadre el sanguinario almirante Massera al que hizo doctor honoris causa levantara la cabeza!

Pues ahí este satánico personaje encaramado a lo más alto de la cucaña vaticana alabando otra vez a déspotas criminales pero ahora no de la Junta militar argentina sino de la banda zurda de montoneros o comunistas de los grupos de Puebla o San Paulo. Gentes que ponen a colaboradores o ex miembros de la banda terrorista asesina Sendero Luminoso en el nuevo Ejecutivo peruano.

No es para menos tal reconocimiento: El felicitado pendejo peruano había tenido la osadía de insultar a España e indirectamente la labor evangelizadora de los que suprimieron los sacrificios humanos e incluso atroces canibalismos de las tribus precolombinas pachamamanescas. Y además de modo indecoroso, propio de chusma follona, malandrina, bellaca y maleducada ante sus invitados llegados allí para la ocasión.  Sin una mínima tregua diplomática. Como un gañán.

Quizás en homenaje a tantos indudables méritos o por su común condición mohatrera y usurpadora, tampoco es de extrañar que este comunista falsario disfrazado de blanco reniegue de la tradición civilizadora de la Hispanidad y aplauda al insultador desde el balcón de la plaza de San Pedro. Por lo que se ve, paradójicamente pretendida sustituta ahora de la moscovita plaza Roja o de la pequinesa de Tiananmen, regada por la sangre de los jóvenes vilmente asesinados por sus correligionarios en el poder totalitario.

Ya está bien, Bergoglio, ¿Por qué no te callas?

 

 

Una lección actual de San Alfonso María de Ligorio y de Rudolf Steiner

En el día de mi santo, San Alfonso María de Ligorio con su famosa bilocación, siempre recuerdo la importante cuestión de los diversos cuerpos sutiles que constituyen la anatomía completa del hombre.

Este año con una preocupación espacial la que se refiere a la influencia sobre su biomagnetismo de los peligrosos experimentos a los que se está haciendo someter a la gente con el pretexto de la pandemia. Y en los que se están observando fenómenos magnéticos en muchos de lo «vacunados».  El hipnotismo y el magnetismo constituyen técnicas clásicas para lograr el desdoblamiento de los cuerpos sutiles empleadas por muchos autores como Durville, De Rochas,  López Gómez, …. Sobre los cuerpos sutiles del hombre han investigado numerosos científicos de gran importancia, incluidos Premios Nobel, como puede apreciarse en la bibliografía. En relación con este importante asunto es sabido que un gran investigador polifacético como fuera Rudolf Steiner, fundador del movimiento antroposófico y autor de importantes libros, explicaba hace un siglo que malvados agentes satánicos intentarían desactivar el alma mediante algún tipo de «vacuna».

La visión de Rudolf Steiner

El filósofo y escritor austriaco Rudolf Steiner fue un estudioso e investigador del mundo espiritual. Relacionado inicialmente con la Sociedad Teosófica de la que desvincularía más tarde, fue el fundador de un interesante movimiento renovador a principios del siglo XX que llamó Antroposofía.  Autor de muy variada obra puede considerase un investigador y pionero en muy diferentes e importantes temas. Así, por ejemplo, la agricultura biológica u orgánica que él llamó biodinámica en la que se oponía al uso masivo de químicos para la fertilización o combatir plagas propia de la agricultura química industrializada.  O en medicina naturista en la senda de un Paracelso. La educación con las famosas escuelas Waldorf. Renovador del Arte, la arquitectura o las escénicas o plásticas. Experto en la obra de Goethe. Fue perseguido por el movimiento nazi que atentó contra él e intentó destruir su obra incendiando el Goetheanum.

Steiner ofreció varios ciclos de conferencias hasta poco antes de su muerte en 1925. Cabe recordar aquí una especie de profecía de hace más de un siglo en la que parece se estaría refiriendo al tema de las vacunas y la falsa pandemia así como a los nuevos zombies.

Steiner pensaba que en el futuro (¿acaso hoy ya realidad?) la medicina oficial trataría de eliminar el alma. El 27 de octubre de 1917 expresaba esta preocupación en una de sus conferencias:

Con el pretexto de una perspectiva saludable habrá una vacuna mediante la cual el cuerpo humano será tratado al nacer para que el ser humano no pueda desarrollar el pensamiento sobre la existencia del espíritu y del alma.

A los médicos materialistas les será encomendada la misión de sacar el alma de la humanidad. Serán vacunados con una sustancia que les inmunizará contra a locura de la vida espiritual. Serán inteligentes pero sin conciencia moral.

Con tal vacuna el cuerpo etérico se separa del cuerpo físico, su relación con el universo se volvería muy inestable, convirtiendo al hombre en algo separado del cosmos, en un autómata, sin voluntad espiritual.

La vacuna sería una fuerza ahrimánica, materialista, de modo que el hombre vacunado se convierte en materialista y ya no podría desarrollar su naturaleza espiritual.”

Se generaría así una especie de zombi que aunque inteligente estaría desconectado del cosmos, una máquina o robot manipulado por un poder absoluto y despótico. No sabemos si la actual mal llamada «vacuna», un artefacto de modificación genética de consecuencias imprevisibles, pudiera entrar en la visión profética de Steiner.

Los intentos de embrutecer al hombre eliminando su vida espiritual no empiezan ni terminan aquí. Cabe recordar los Tres Manifiestos mal llamados Humanistas a los que ya hemos hecho referencia en otros textos.

En realidad, tal cuestión de erradicar la vida espiritual, tan cara a déspotas, manipuladores y magos negros, no es nueva. Sería uno de los objetivos principales de los sucesivos Manifiestos humanistas de 1933, 1973 y 2000. Un nombre verdaderamente inapropiado en mi opinión para todo lo que representa materialismo y eugenesia.

Los manifiestos mezclan churras con merinas para mejor colocar un maniqueísmo patente con soluciones vendo que para mí no tengo. Algo que se acaba de comprobar en el tremendo espectáculo de la pandemia en el que estamos pudiendo observar por parte de estos pretendidos humanistas planetarios de todo menos conocimiento, evidencia empírica, humanismo verdadero ni filantropía. Y que tendría continuación con otra grave amenaza, la Agenda 2030.

Al parecer, ese momento ya ha llegado con el presente proceso de «vacunación» que se pretende obligatoria para que no escape nadie. Pero el hombre integral e íntegro debe defender su genuina naturaleza espiritual, hoy amenazada por el Poder al servicio del Mal.

La bilocación protagonizada por San Alfonso María de Ligorio constituye una muestra de la naturaleza biomagnética humana, de su componente espiritual, y su recuerdo no puede ser más oportuno en estos momentos de grave amenaza para la humanidad, cuando el Kali Yuga o Edad de la Sombra predicho por los hindúes parece extender su tenebroso oscurecimento espiritual sobre el planeta. Y la gente de Bien ha de buscar refugio extramuros para no ser perseguida o exterminada.

Adenda

Más información aquí

Sobre bibliografía aquí

 

Mini ONU en Salamanca

“Lo que natura no da Salamanca no presta”.

“No hay pan para tanto chorizo”.

Se ha perpetrado una reunión de voraces parásitos mangantes taifales en la bella ciudad de Salamanca. Allí estuvo lo más granado del bien cebado monipodio borbónico ibérico excepto los bandoleros de Barcelona, como diría don Quijote. El motivo era el reparto del botín.

Un botín menguante todo hay que decirlo, con un país saboteado por sus dirigentes y ya en ruina, que tiembla porque le sigan comprando sus bonos basura o a la espera mendicante de la sopa boba de Bruselas que permita proseguir con más vicios, despotismos y desfalcos.

A la llegada del falsario a la emblemática plaza mayor de la bella ciudad dorada, donde otrora se celebraran desfiles y manifestaciones de inquebrantable lealtad al invicto caudillo, se desbordó la emoción acumulada y el entusiasmo del gentío resultó indescriptible: el presidente del gobierno comunista de Su Majestad fue patrióticamente abucheado y calificado de “rata traidora”, «sinvergüenza» entre otros alabanciosos epítetos similares que muestran la entrañable e indestructible adhesión popular agradecida a los más encumbrados y enriquecidos líderes del Régimen borbónico. El jolgorio aumentó cuando llegó el escogido elenco de su no menos virtuoso gineceo vicepresidencial además de la virtuosa niña Susi, la madame de la pasta. Una pena que pese a sus ímprobos desvelos porque “nadie se quede atrás” según él mismo dice, se vea tan ingratamente incomprendido. Pobrecito.

Como ya es habitual entre catalanes racistas, soberbios, ladrones, descorteses y maleducados, el turbio capo de la abusona Generalidad faltó a la cita.

Y hablando de incomprensiones, el rey recién llegado de la humillación peruana donde ejerció de masoquista payaso de las bofetadas, sin embargo fue aplaudido. No se entiende el porqué, salvo que fuese en contraste para mejor putear a Su Jefe de Gobierno, pero hay que decirlo pues tal sucedió. Si no se acierta la mano con la herida así nos va a ir. Y así ya nos va. Lo curioso es que Su Majestad esta vez no trata de disimular escondido en Palacio el que con él no va la cosa como en tantas otras ocasiones. Al contrario, para no ser menos y no dejar de figurar en tal alta ocasión que vieron los siglos, se sumó a la recepción de bienvenida de tan voraz y nutrida comitiva parasitaria. ¡Miles de millones de euros saqueados al contribuyente y despilfarrados cada año os contemplan!

Tras banderitas de todos los gustos y colores, miles y miles de mandarines, diputadillos, ministrines, legos, asesores, funcionarios de carrera de los diversos Cuerpos feudales, cantamañanas, normalizadores lingüísticos, becarios, reales académicos del bable, alabanciosos turiferarios en nómina, traductores simultáneos, felacionistas, invertidos y tortilleras a la violeta autonómica, y por supuesto, los respectivos guardaespaldas y hombres de estaca, a cargo todos ellos del parasitado súbdito que ya apenas trabaja sino para engordar la gusanera borbónica.

Parece ser que el resultado del abigarrado cónclave es que todos los taifales habrán de besar el anillo genuflexos ante el Padrino para intentar catar nuevos fondos.  El pío fin lo merece.

Sic transit gloria mundi

 

El discurso del usurpador peruano

La ceremonia de entronización del nuevo mandatario peruano usurpador fraudulento disfrazado de pitufo majadero fue todo un hallazgo estético digno del mejor Valle tras pasar por su famosa pipa de kif. Con su gorro de vaquero de películas de indios encasquetado en la cáscara de la mollera cual patán de feria o gañán de majada puesto de limpio, el tal Castillo ofreció lo mejor de sí mismo, prólogo de lo que me temo se avecina para el querido país andino.

Maleducado y semianalfabeto leyó como buenamente fue capaz el farragoso papel que tenía delante de su jeta. Cada vez más trastabillado según iba recitando sus filantrópicos incoherentes propósitos. Acaso porque el pintoresco gorro que lucía imperturbable para intentar disimular su escasa estatura física, intelectual y moral no le permitiera refrigerar su NUC. Acaso porque no tenía ni idea del significado de lo que tan serio y petulante prometía, al final el buen indigenista terminó agotadísimo.

Primera grave metedura de pata de carácter diplomático. Citar a don Felipe el último, tras los yo supremos de las “repúblicas hermanas” vecinas, y por tratamiento inadecuado, el de «Su Alteza» el rey de España en vez de «Su Majestad».  “España”, así, sin más, ni hermana ni la madre que parió a su Perú.

Luego el gañán sigue con la gilipollez posmoderna de «mujeres» y «hombres». Le faltó «niñas y niños» y «adolescentes y adolescentas», «trans, y no binarios», y demás séquito de progres y progras hembristas contra heteropatriarcales».

Y continúa con una lista de los pueblos indígenas originarios del imperio incaico precolombino.  También de los “afroperuanos”, cosa que no sé qué es, ni a que etnia inca o preincaica pertenecerían.

Y la retahíla marxista indigenista soplapollesca que no falta en indigenistas, comunistas, envidiosos y resentidos amigos de lo ajeno. No faltó ningún término políticamente correcto ni los más tecnocráticos hueros de contenido real, o incompatibles unos con otros. Una verborrea o diarrea mental inconfundibles.

Habló de dos siglos de vida de republicana sobre un solar que fue cuna de civilización (caníbal y con sacrificios humanos) durante cinco milenios. La malvada «Era colonial con castas que se establecieron…»

Confesó no obstante los desastres de la república peruna tras la separación de España.

El usurpador tramposo presume de haber ganado unas elecciones siendo campesino y maestro rural.

El rollo mítico covidiano y anuncia que van a vacunar a todo dios que se deje en el mejor tiempo posible. En esto ninguna originalidad: lo que exija el mando globalista. Llegar al 70 % de vacunados a finales de año.

Propiedad privada garantizada por el Estado si es producto del trabajo pero no de monopolios.

Destierro de la corrupción, lo dice un usurpador comunista.

Perseguir a los empresarios corruptos.

Proyectos con rentabilidad social o no serán.

El Estado como socio o ejecutor mayoritario.

Promoción de Obras públicas.

Prosigue el farragoso y confuso discurso con una pedrea de promesas de inversiones y paguitas urbi et orbi.

Educación pública en emergencia.

Internet como derecho, no un servicio.

Ingreso libre a las universidades públicas.

La cosa feminista.

La cosa «científica».

El calentamiento global.

Cambio del clima climático climatizable bajo en carbono y efecto invernadero.

Ministerio de Medio Ambiente.

Recuperar la soberanía con nueva constitución que permita cambiar los contratos con los monopolios extranjeros.

Sistema de rondas (o somatenes) para garantizar el orden público, es decir, hordas comunistas armadas de estacas a su capricho.

Echar a los delincuentes extranjeros.

Los ni ni al servicio militar que serán obligados a «trabajar» en lo que se les diga.

Interculturalizar al Estado, también el pueblo «afroperuano». Transformar la lengua oficial, para potenciar el uso de las lenguas indígenas. Una torre de Babel en los Andes para terminar de rematar la desgracia.

Ministerio de “las culturas”.

Lucha contra la corrupción. Otra vez, ¿se le había olvidado que lo había dicho antes?

Y contra el uso de la publicidad oficial para presionar a los media.

….

No aclaró de dónde iba a sacar los fondos para financiar tanta cosa. Cabe apreciar que la constatación de atrasos y miserias tercermundistas es la mejor acusación al desastre independentista republicano, su escandaloso fracaso para hacer progresar al antiguo virreinato tras la segregación de España hace dos siglos para ser entregada a la voracidad imperial inglesa y de las élites criollas.

El badulaque del sombrero tejano o es un títere infeliz o un desagradecido. Le debe el cargo que usurpa, pucherazo mediante, a las grandes corporaciones globalistas que se encuentran detrás, entre bambalinas, para la promoción del neomarxismo actual, uno de cuyos enemigos abatir es la Hispanidad.  Le debe el cargo que detenta a esos monopolios que dice querer atacar. Increíble pero cierto.

Lo de «romper con las ataduras coloniales» también se las trae.  Y dicho después de dos siglos de dominación criolla con la que el Perú cayó en barrena.

Por otra parte las medidas que propone el ahora enmucetado gachó son contradictorias y si no constituyen agua de borrajas cara a la estúpida galería que le haya votado van a favorecer el rápido desguace de la nación andina para que sus escombros puedan ser mejor arrumbados cara a la construcción del NOM. En este desorden de cosas, lo de cargarse el español para fomentar los infinitos bables indígenas locales es de traca.

Este badulaque quizás recuerde al primer Chavez cuando presumía de nacionalista antes de su posterior apuesta por el comunismo. Pero el usurpador promete cambiar la constitución con un proceso constituyente abierto a la cosa electoral con su oportuno pucherazo referendario no contemplado en la vigente. Avisa, quien avisa no es traidor, que va a dar un golpe de Estado. Otro tras el pucherazo electoral. Mucho me temo que o los militares patriotas peruanos se ponen las pilas e intentan reconducir el proceso revolucionario anunciado o la deriva comunista globalista en Perú será imparable y el desastre asegurado.

Pero como español estoy indignado.

No entiendo cómo y porqué el rey aguantó sin rechistar esa humillación a España.

Don Felipe consiente que se nos insulte gravemente delante de él por un badulaque ignorante. Cómo será la cosa que incluso se añoran las impertinencias del fugado emérito y su famoso «¿por qué no te callas?» Dirigido al joío baboso venezolano,

Ignoro qué asesores tiene y sobre todo para qué oscuros intereses trabajan, pero Don Felipe no debiera haber ido a este infame sarao. Porque tenía toda la pinta desde el principio de ser una encerrona del falsario. Y porque no debiera prestarse a legitimar con su presencia el resultado de un pucherazo en el que han votado hasta muertos y fantasmas,

Y desde luego también porque Don Felipe debiera cuidar su dignidad. Si la propia personal no parece importarle mucho porque parecería disfrutar como una feliz maltratada cuando se le humilla en público, debería entender que como él mismo acaba de asegurar en Compostela «simboliza a la nación española» que no merece ser insultada ni humillada por nadie. Y menos por un mequetrefe déspota fantoche indigenista resentido analfabeto usurpador.

Lo tenemos crudo.

Mi más sentido pésame a los amigos peruanos debemos hacerlo también extensivo a nuestros compatriotas.

Posdata, como guinda del espectáculo, el usurpador ha nombrado primer ministro a un simpatizante reconocido e investigado por la Justicia del grupo terrorista Sendero Luminoso.

Otro sí dije
Se veía venir sin ser profeta

 

 

 

 

Una rata en el Parlamento andaluz

Mientras el Régimen borbónico se va desmoronando por sabotaje la novedad es que en la sala de plenos del parlamento andaluz ha aparecido una hermosa rata. Bien cebada, gorda y lustrosa, como valeroso sufrido dirigente sindicalista de clase. O político de la Monarquía orgulloso de su filantrópica chapita de la agenda 2030, o lo que exija el guión.

El simpático animalito quería hacer notar su democrático derecho a decidir. Pero la noticia no aclaraba a qué partido o partida pertenecía el roedor en la sufrida tierra de Blas Infante. Lo suyo en pura coherencia es que perteneciese al Partido Animalista, pero no se sabe o no se ha aclarado tal circunstancia.

Tampoco le dejaron subir a la tribuna para explicar sus razones y concepción de la vida alegando que no tenía turno de intervención. Pero, entre tanto muchos heroicos diputados, diputadas y diputades, binarios, no binarios, ternarios, cuaternarios, trans-género, trans-lúcidos e infinita tropilla similar, sí que se subieron a su escaño o salieron huyendo.

Los malintencionados de la extrema sospechaban que fuera mascota de invasora piojosa horda moruna.

Otros, más leídos, se temían que estuviéramos al comienzo de otra peste como la narrada por Albert Camus.

En su obra maestra, La Peste, Camus nos habla de una plaga que amenaza la ciudad alegre y confiada como diría otro premio Nobel, Jacinto Benavente. La ciudad dichosa e inconsciente hasta que se manifiesta el Mal latente, oculto a los ojos de la sociedad. Cuando apareció la obra se consideró una alegoría del nazismo, esa peste que infectó cuerpos y almas antes de arrasar Europa. También de otro movimiento totalitario, el comunismo, causante aún de muchas más muertes y desgracias. Pero no es cosa del pasado sino asunto de extraordinaria actualidad, la alegoría profética de un mundo que se nos desmorona desde hace unos años sin que hasta ahora hayamos advertido la profundidad y gravedad de la amenaza. En lo que llevamos de siglo XXI parecen volver en toda su virulencia muchos males que creíamos ya erradicados. Como nos advierte Camus: el bacilo de la peste ni muere ni desaparece jamás.

Pero ¿qué nos anuncia la rata andaluza?

El siglo XXI nos muestra un nuevo proceso radicalmente revolucionario. La emergencia del Mal ahora en forma de una nueva especie de comunismo devastador pero sin uniformes, cánticos ni correajes como en el siglo pasado. Un proceso de disolución del orden social, de la familia, de destrucción de la clase media, víctima de la hipertrofia de lo financiero, transformado en poder absoluto y autónomo, inaccesible en castillo desligado de lo real. Y es que los nuevos marxistas y sus bandas no aparecen con correajes ni desfiles uniformados. Ni siquiera se identifican con lo que son: comunistas despóticos y totalitarios o meros oportunistas del Poder. Los nuevos servidores del despotismo y mercenarios del gran capital reniegan de los símbolos patentes de orden y jerarquía. Son agentes de entropía moral, intelectual, económica y social. De la mugre y miseria donde medran tanto las ratas. En el caso de España la situación se agrava con los intentos de descomposición nacional y disgregación en partes independientes y enfrentadas.

El Mal se manifiesta y ataca a todos, sin respetar a los inocentes. Mas varían las actitudes de los diferentes personajes ante la peste. Así, el patético y abnegado Tarrou que la combate contra toda esperanza. Me quedo con la actitud del heroico y lúcido doctor Rieux, quien decidió redactar la narración que aquí termina, por no ser de los que se callan, para testimoniar a favor de los apestados, para dejar por lo menos un recuerdo de la injusticia y de la violencia que les había sido hecha y para decir simplemente algo que se aprende en medio de las plagas: que hay más cosas en los hombres dignas de admiración que de desprecio.

Con el miedo más irracional inoculado por el Poder globalista con despóticos tentáculos en los diversos gobiernos títeres, ¿aún cabe seguir pensando que en el hombre hay más cosas dignas de admiración que de desprecio?

Ojalá sobrevivamos en cuerpo y espíritu a la peste que se manifiesta. Ojalá, esta nueva aparición de la peste poseyese una faceta buena, útil, educativa. Y nos sirva como al doctor Rieux para reconocer y promover las cosas dignas de admiración en el hombre. Un hombre y una civilización que debieran combatir la peste amenazadora con la educación y la escuela como acción eficaz contra el despotismo, la manipulación y la propaganda. Y promover como vacuna contra la peste y las ratas que la expanden, una opinión pública ilustrada y consciente digna de tal nombre.

Por cierto, tras su paseo triunfal y para mostrar que disfrutamos de un Estado de desecho, la rata andaluza se marchó tan tranquila e indemne por detrás de la tribuna presidencial.

 

 

 

Un acompañamiento inconveniente

El falsario ha mandado a Su Majestad al Perú, donde va a tomar posesión el presunto usurpador, el comunista Castillo. Un estrafalario semi analfabeto auto declarado de izquierda marxista que anuncia futuras jornadas de gloria para el querido país andino.

Hasta donde se ha podido averiguar las elecciones peruanas también habrían seguido la senda del fraude donde han votado muertos y fantasmas como las que han aupado a la cucaña presidencial norteamericana al viejo carcamal pederasta a mayor negocio del deep state.

La presencia del dócil y acomodaticio don Felipe en Perú serviría para contribuir a blanquear o legitimar el presunto pucherazo.

Los signos de los tiempos en este lamentable siglo XXI es que por desgracia el comunismo está tomando el poder en Hispanoamérica mediante votaciones tramposas patrocinadas por la plutocracia globalista norteamericana. Uno de los motivos es el proceso racista de destrucción premeditada de la Hispanidad, comenzado ya hace dos siglos por los golpistas al servicio imperial anglosajón mal llamados libertadores. Desde entonces casi todos los nuevos países van retrocediendo en términos de progreso y bienestar respecto a cuando formaban parte de los antiguos virreinatos.

Un proceso que cuenta con cómplices insospechados como el propio Bergoglio, encaramado al poder vaticano por la mafia homosexual de San Gallo y el partido del KKK, mal llamado Demócrata, de los tenebrosos Clinton, Obama, Gates o Biden y hoy paradójico vehículo de propagación del comunismo.

Ojalá el marxista Castillo, ahora arropado por el rey, no siga los pasos terroristas de Sendero Luminoso y termine provocando otro baño de sangre.

 

 

 

 

 

El arco iris ya no es lo era

Hoy el arco iris ha sido secuestrado bajo falsa bandera no exenta de fanatismo sectario. Pero hubo un tiempo en el que además de meteoro tenía varios importantes significados simbólicos incluso sagrados.

La acción de la luz en la Atmósfera nos presenta varios fenómenos visuales estéticamente bellísimos.  Así los halos, las auroras boreales, la luz zodiacal, los relámpagos, las coronas lunares o varias formas solares en el horizonte, incluido el rayo verde verniano.

Y el arco iris del que vamos a hablar un poco a continuación.

El arco iris se produce cuando se cumplen tres condiciones: gotas de lluvia, presencia del sol o de la luna, determinada posición del observador entre las gotas de agua y el sol o la luna.

El rayo de luz se descompone al atravesar las gotas de agua en siete colores elementales: violeta, índigo, azul, verde, amarillo, naranja y rojo.

Una de las primeras cuestiones a considerar es que el arco iris no es un fenómeno único sino que admite variantes. Así existen arcos iris simples, dobles, e incluso triples.

Los más conocidos son los solares simples o dobles pero aunque muy raros también se han observado triples o por la acción de la luna. En la ilustración de un libro del astrónomo Camilo Flammarion que reproducimos al mrgen se refleja uno de estos raros arcos iris lunares en la campiña francesa.

Pero  los arcos iris también han sido tratados en la mitología tanto bíblica como griega.

Siempre asociados a la Belleza o a un pacto entre el hombre y los dioses, como una especie de puente sutil o espiritual entre ambos. De esta visión como puente entre la tierra y el cielo por el que subirían los gigantes participa también la mitología escandinava.

En la Biblia el arco iris se considera manifestación contractual de la alianza de Jehová con Noé, tras el diluvio. Hipótesis según la cual el arco iris habría sido un fenómeno desconocido antes del diluvio, lo que dio lugar a varios debates entre teólogos y naturalistas supongo que no menos interesantes y precisos que los actuales sobre las peripecias del cambio del clima climático climatizable.

San Basilio lo consideraba un símbolo de la Trinidad. Para otros teólogos los colores azul y rojo significaban la doble naturaleza de Jesús. No obstante, el sentido científico se abrió paso gracias al monje Theodorico, el arzobispo De Dominis. Y luego por racionalistas como Descartes.

Iris, llamada también Clara Dea, es también mensajera de los dioses, pero especialmente consagrada al servicio de Juno, la diosa del Cielo. Hija del titán Taumante y de la oceánida Electra, Iris vuela como el viento o como el soplo de la tempestad.

Dice Homero, ojo que según Platón los poetas siempre mienten, que es rápida como la nieve o como el granizo al desprenderse de la nube. Baja del cielo a la tierra y en el camino que recorre quedan pintados todos los colores del arco celeste.

Así pone en comunicación la morada del hombre con la divina.

La Teogonía la pinta como una golondrina deslizándose por el vasto cristal de las olas para ir a llenar el dorado jarro que lleva en la mano en la laguna Estigia, por la cual juran los inmortales. A veces Iris era representada surcando los aires, vestida con holgado y flotante ropaje.

Sea como fuere la explicación de su origen, el arco iris siempre resulta un fenómeno hermoso, evocador de la magia y de la espiritualidad.

Lástima que ahora su simbolismo se encuentre secuestrado y envilecido. Incluso que a su vez se desdoble como la propia luz blanca en multitud de géneros, subgéneros y pintorescas especialidades binarias, ternarias, cuaternarias, trans, tordas,… Toda una tipología disparatada y descomunal reflejo del actual desvarío suicida y devastador que constituye el signo de los tiempos.

Cuando se pierde o desnaturaliza el sentido de los símbolos deviene la barbarie.

 

 

 

El contra sermón de la montaña (2)

                                                                                    Todo esto te daré si postrado me adorares (Mateo, 4.9)

El otro día comentaba las (pen-) últimas fechorías de Bergoglio bajo el título de El contra sermón de la montaña. Hoy podemos continuar y completar ese texto porque Su Satanidad ha decidido echar más leña al fuego. Bien por estar cada vez más gagá o desinhibido, o bien por su acreditada mentalidad de agente disolvente siempre dispuesto a ofrecer escándalos y titulares a la prensa sensacionalista, ha tenido la osadía de corregir al propio Salvador en el ya citado sermón de la montaña.

Para este falsario pastor lobuno lo importante es el reparto. Mito o fetiche comunista muy manido, por cierto: el del reparto. Se basa en una falacia económica: que la actividad social y la riqueza no se crean sino que son fijas y tienen suma cero.  Es decir, lo que tiene uno no lo puede tener otro y la suma no puede aumentar. De modo que no habría efecto aumento de renta sino solo efecto distribución. El mito del reparto fue estudiado en España, entre otros, por Juan Martínez Alier en su famosa obra La Estabilidad del latifundismo, publicada por la editorial Ruedo Ibérico ya en un lejano 1968. O, antes, por el que fuera catedrático de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid, Pascual Carrión, en su libro informe Los Latifundios en España.

Se cuenta la gracieta, que otros dan por cierta dado el personaje, que cuando a Romanones, entonces máximo latifundista de la provincia de Guadalajara, le explicaron la propuesta socialista del reparto de tierras, se puso muy contento y comentó: ¡Huy, qué bien. Entre las fincas que ya tengo y las que me toquen el reparto voy a ser rico!

Cosa parecida le sucede al plutócrata Bergoglio, jefe final de la Banca Vaticana y de otras poderosas entidades financieras con sede en el pequeño paraíso fiscal, agente de especulación y refugio del agio, de dinero negro y del procedente del crimen organizado de medio mundo.

Contra el hermoso testimonio del Salvador sobre la importancia de multiplicar la riqueza, los panes y los peces, Bergoglio ha manifestado que según él a Jesús le gustaban las sustracciones. Por sustracciones, ¿acaso se entienden los robos, los saqueos de los cómplices del argentino en la izquierda comunista de Hispanoamérica? Dinero producto del pillaje de sus sufridos pueblos respectivos y llevado a lugar seguro en el refugio del Vaticano como piratas pichilingüis del Caribe. Y si tuviese razón cierto polémico diácono paisano y tocayo suyo, en maletas de entidades filantrópicas, para mayor sigilo y seguridad.  Se ve que lo de las maletas viajeras da mucho juego.

Porque, soluciones vendo que para mí no tengo, lo del reparto y lo de la sustracción parece ser que habría que entenderse así. No que Bergoglio vaya a renunciar a todas las riquezas y tesoros del Estado más rico del mundo, mediante la sustracción de los caudales vaticanos y su reparto entre la gente más necesitada.  Al contrario, «a ver qué Nos cae», como al excelentísimo señor conde de Romanones.

NOTA: El anterior texto, AQUÍ

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.