Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Nuestra Señora de los sobres

Un amigo bien informado y nada beato, residente en La Coruña, la vieja ciudad liberal española que perdió su nombre a zarpas de la carcundia compostelana, me acaba de remitir el humorístico pero ilustrativo texto que copio a continuación:

Nuestra Señora de los Sobres también es conocida popularmente en La Coruña como de la Mordida. Su devoción especialmente entre los píos próceres y fuerzas vivas ha crecido mucho en las instituciones locales y regionales de estos Católicos reinos, amoscados por el declive de las creencias bipartidistas borbónicas heredadas de nuestros antepasados. Tanto que algunos ya están buscando junto con el pitoniso de guardia, nuevo oficio de augur destripador de encuestas como antes de pájaros, si resultara o resultase conveniente sustituir a la vieja y achacosa patrona de la Virgen del Rosario, compartida por los gaditanos, por esta otra mejor adaptada a las nuevas mañas y tecnologías de nuestro propio I+D+i.

n sra mordidaEn efecto, aunque con la ventaja de estar acomodada a los nuevos tiempos, su leyenda es parecida a la de las otras infinitas vírgenes que lucen en cada pueblo de España, antigua tierra de conejos y por lo que se ve también de vírgenes enterradas por la morisma a la espera de ser descubiertas por el pastorcito de turno. En este caso el ingenuo y bondadoso pastorcillo al que se le aparece la venerada imagen de Nuestra Señora de los Sobres se llamaba Luisito Bárcenas y cuidaba el reato de su malvado amo, un tal Mariano, tipo mal encarado, estirado, incrédulo y de duro corazón, paleo-marxista de casino provinciano hoy afincado en la Corte, de los que sostienen que lo que no es economía es engañosa superestructura. Un cacique que no quería hablar más que de dinero y de cuentas de economías. La pasta, el parné, es lo único importante según su latiguillo inconmovible.

Tipo incrédulo no hacía caso cuando Luisito le decía que, igual que a San Isidro unos ángeles le araban la tierra mientras rezaba, a él le llegaban sobres celestiales que permitían que la alcuza del tesoro cortijero siempre permaneciera llena para así poder mantener la juerga, mientras, eso sí, aumentaba y aumentaba la deuda nacional hasta extremos impagables en varias generaciones.

n sra mordida sobre 1Una Virgen muy milagrosa y generosa cuyo relleno automático de fondos filantrópicos permitía que el amo Mariano y demás santos varones compañeros de francachelas partidarias siempre tuviesen su sobre para mejor logro, agio u ocio. Para colmo de su innata incredulidad de señorito educado en colegio de curas el amo estaba mal aconsejado por la malvada e impía María Dolores del Cigarral, ambiciosa proceresa manchega que le quería heredar, autora de la frase que cada palo aguante su vela y cada peana su virgen. De modo que el amo Mariano, después de instarle a que fuese fuerte, virilmente negó al tierno pastorcito Luisito para no tener que hablar de los sobres, asunto un poco sí digo comprometido amén de mal visto por el populacho mentido y saqueado.

Pero pese a la ingratitud del amo Mariano el milagro perdura.

Muchos devotos achacan a Su intervención la milagrosa multiplicación de centros comerciales, en los que uno nuevo sustituye al anterior recién construido para mayor edificación y regocijo de las muchedumbres que migran extasiadas de un dolce vita a un ikea o un corte inglés.

Al igual que San Fermín a veces pone el capote para proteger a la mocedad corredora de encierros, la Virgen de los sobres coloca a los imputados que la invocan en hospitalaria y comprensiva jurisdicción de togados piadosos y benevolentes. Por eso su imagen a la entrada del puerto de La Coruña se ha convertido en meta de peregrinaciones de piadosos próceres galleguistas mosqueados con la descreída plebe antes amansada y embrutecida por el bipartito borbónico, que se barruntan una inminente pérdida del cargo o poltrona con derecho a ordeño presupuestario. Y aún a percances mayores si diera o diese la vuelta a la tortilla.

bárbaras cartucho detalle la coruñaEn todo caso, quien escape la Justicia administrada en nombre del Rey no podrá hacerlo a la divina como bien se nos recuerda en la vecina plaza de las Bárbaras, donde se pesa el alma según bella iconografía tomada de los antiguos egipcios.

Pero mientras la Justicia divina llega, “Galicia para los gallegos” proclamaba el eximio cacique decimonónico compostelano Alfredo Brañas. Hoy mejor dicen los nuevos caciques: la poltrona impune para el voluntarioso devoto de nuestra señora de la mordida, virgen tan milagrera, e incansable protectora de pecadores reincidentes y sin arrepentir.

Amén.

 

Nuestra señora del Rosario, patrona de La Coruña y Cádiz

La Coruña y Cádiz tienen varias cosas en común. Bellas ciudades atlánticas situadas sobre sendas penínsulas, relacionadas desde hace siglos con el tráfico marítimo y el comercio. Una tuvo un famoso templo dedicado a Hércules en su pasado remoto. Otra tiene la Torre de Hércules, un faro de origen romano, monumento histórico Patrimonio de la Humanidad y precioso símbolo esotérico del hombre realizado, canalizador de energía. Ciudades de glorioso pasado liberal, del que sólo queda el recuerdo nostálgico de un tiempo mejor, ambas sufrieron ataques de piratas ingleses, el criminal Drake en el caso coruñés. Y el del almirante Howard con el duque de Essex, primero, y luego por  el duque de Buckingham, en el gaditano. El historiador Luis Gorrochategui ha glosado este ataque y la heroica defensa coruñesa en su obra Contra Armada. Sin ella, sostiene el autor que gran parte del poder español en América habría sucumbido a los ataques de la piratería inglesa. Cervantes se hace eco del de Essex en su novela ejemplar La española inglesa.

Ambas sufrieron también agresiones durante la invasión napoleónica. Cádiz es la ciudad refugio de muchos españoles resistentes a la francesada, también de Inesilla, la novia de Gabriel de Araceli, el protagonista hilo conductor de la Primera Serie de los Episodios nacionales galdosianos. La ciudad andaluza se encuentra vinculada a la septembrina que lograra derrocar a la tristemente célebre reina Isabel II. Considerada una ciudad de cierta influencia masónica, allí se desarrollaron los debates preconstitucionales que dieran lugar a La Pepa.

En La Coruña fue vilmente ajusticiado el general liberal Porlier y luego se refugió el general Espoz y Mina, el marido de Juana de Vega, que guardaba su corazón embalsamado como una suerte de Belerma con el de su caballero Durandarte cervantino. Apenas nadie lo recuerda, pero en la ciudad gallega nació el Doctor Encausse, más conocido como Papus, figura señera del ocultismo y esoterismo parisino finisecular y reformador de la Orden Martinista.

En Paniagua y Cía, Curros Enríquez explica las mañas criminales del cínico reclutador de jóvenes para el ejército carlista en La Coruña. No recuerdo cosa semejante en la ciudad gaditana, siempre a salvo del Pretendiente, otro bastardo que disputaba el trono al siniestro felón Fernando VII. También el Tribunal de Justicia coruñés revoca aquí la sentencia condenatoria del intelectual gallego tras la denuncia del obispo de Orense. La libertad de expresión suele estar casi siempre en entredicho en España.

Ambas ciudades tienen sendos Hoteles llamados Atlántico, el de Cádiz modernizado parador de Turismo, según dicen las malas lenguas con más de sesenta millones de euros invertidos, que dejaron temblando y al borde de la quiebra a la famosa y excelente red de Paradores fundada durante el franquismo por el ministro de Información y Turismo Manuel Fraga Iribarne. El de La Coruña, descomunal edificio homónimo sustituto de uno precioso de arquitectura indiano colonial en el que recuerdo haber estado alojado de niño con mis padres. Otra víctima de la piqueta.

Y ambas ciudades españolas celebran la festividad de la Virgen del Rosario como patrona, tal día como hoy.

Y ahora también ¡quién te ha visto y quién te ve! otra vez en cierto modo compañeras en la desgracia, aunque esta vez los ataques vienen desde dentro de ambas, las hordas devastadoras están en la propia sede municipal. Socialistas y podemitas.

En una, la andaluza, el regidor sigue siendo un tal El Kichi que es el pisha de la chosho Teresa, que es contestataria lideresa, podemita o lo que sea, andalusa y chosho del pisha Kichi alcalde podemita de la antigua ciudad constitucional que, pese a su actual postración, desde luego es una preciosa pasada gloria de España.

La otra, la gallega, no levanta cabeza desde que se fuera el controvertido Paco Vázquez. Ya no está de alcalde el oscuro anestesista, hoy delegado del gobierno falsario, que amputara la L de su nombre español por exigencia enemiga compostelana. Tampoco un tal Julio, siniestro personaje comunista podemita mareado y mareante, sino una joven becaria cachorro del socialismo galleguista para nueva desgracia de la decadente ciudad y sus vecinos. Este personaje, eximia jurista con cara de mosquita muerta es famosa por haber declarado la guerra sin cuartel ni plaza de aparcamiento al automovilista y según se dice en la ciudad perpetra obras prescindibles para justificar la persecución del automóvil y sus usuarios. Eso sí, sin proporcionar alternativas para los que no disfrutan de coche oficial como ella. En realidad, como buen títere o titeresa no hace si no seguir las consignas del amo común.

Ignoro si Cádiz ha erigido algún nuevo monumento de homenaje a la Virgen. La Coruña sí. Uno muy grande a la entrada del puerto. Pero no a la Patrona sino a lo que la maledicencia local llama Virgen de los sobres o de la Mordida.  ¿Adaptación a los nuevos tiempos? ¿Nueva Patrona de los heroicos representantes del Régimen del 78 y peones del globalismo liberticida?

Sea como sea, a la espera de tiempos mejores que acaso ya nunca volverán a ambas ciudades decadentes, celebremos la fiesta de la patrona nuestra Señora del Rosario, antes que la neomarxista posmodernidad filantrópica del socialismo de memoria democrática o progreso del hambre y del despotismo anti liberal la prohíba.

Nota aclaratoria: Los términos Pisha y Chosho empleados en este texto son habituales en el argot gaditano popular.

 

De concilios, estéticas y algarabías

Como en patio de Monipodio cervantino, bajo la advocación de María Santísima, hoy Nuestra Señora de la Mordida (o n sra mordidade los sobres) Patrona de la Casta, ha sido convocada mediática algarabía para disfrute y solaz de propios y extraños. Se pretendían establecer los nuevos dogmas y creencias para difundir en los próximos sermones así como identificar y entregar al brazo civil a nuevos herejes y heterodoxos.

Contra los que creían que Mariano en realidad era un reptiliano cruel, vicioso y embustero, el gran Timonel ha confesado que aunque no lo parezca él también “es humano”. Debemos notar en un elemental ejercicio de hermenéutica, siempre necesario cuando se trata de comprender el críptico sino tenebroso lenguaje de las dictaduras, que no ha dicho “persona”. Quizás porque ha querido disimular que persona es otra cosa como es bien conocido por nuestros lectores. Persona es el actor que sona a través de la máscara. La máscara es el personaje Mariano, quienes sonan a su través son los autores de la representación, la Troika, el club Bilderberg, la Fhuresa Merkel, y la Banca trincona, o lo más sustancioso de la plutocracia indígena española.  Sus mesnadas enardecidas han acampado alrededor del castillo kafkiano en defensa de sus sobres y poltronas para evitar que huestes rivales puedan estorbarles el ordeñar y digerir placenteramente “sus” presupuestos.  Incluso Las resultas o montorolos antes Humillados y ofendidos, como diría Dostoievski, próceres Aznar y Mayor Oreja se han prestado a lucir de teloneros más o menos alabanciosos de los nuevos mandarines.  Y mandarinas. Una manipulación especialmente repugnante cuando, para colmo, se cumplía el vigésimo aniversario del asesinato de Gregorio Ordoñez, víctima inocente sacrificada para redondear el mondongo insaciable de sus antiguos y supuestos compañeros. Pero una vez dilucidada esta misteriosa doble naturaleza de Mariano tanto como Yo, el Supremo cuanto como Hombre «humano» pasamos ya a otra cosa mariposa.

La Escuela de Frankfurt dedicó parte de sus esfuerzos al estudio de la Estética de la entonces emergente industria cultural. Walter Benjamín se preguntaba por la pérdida del aura en las obras de arte. Desde luego no es lo mismo contemplar arrobados las gracias y mañas del Gran Timonel detrás del plasma protector que en su mismo cuerpo “humano” y mortal. La reproductibilidad del icono o mercancía estética no favorece la feliz degustación de su aura. Tan necesaria sin embargo para alimentar la glotona estulticia del tropel de admiradores y cómplices en general, como dicen que los demás vampiros se alimentan de la sangre y el sufrimiento inducido de sus víctimas.  Y necesaria también para ser singular. A diferencia de los que se tienen que contentar con simples copias o reproducciones, la gozosa presencia “auténtica” del gran Líder acerca Su hierática lejanía a la cultura de masas y es disfrutada por sus huestes mientras, eso sí, los vecinos más precavidos esconden sus gallinas.

rajoy-suiza-portada-300x203La abundosa acampada ante el castillo debe entenderse sin duda como un ejemplo de benjaminiana “Obra aurática” que refuerza sin embargo la industria cultural para las masas. Es un valor cultual, se rinde culto al soberbio e inasequible Gran Líder que durante su inefable hierofanía confiesa humilde y tartufescamente que es humano como ellos. Y se fundamenta en el ritual: Ya decían hace milenios que “cuando se vacía el corazón quedan los ritos”. Los próceres y próceras fingen seguir una tradición, la del viejo partido fundado por Fraga. La que, es preciso y justo reconocerlo, intentaba mantener en soledad una cierta resistencia democrática, a veces heroica, contra las ofensivas del despotismo nacionalista en Cataluña y Vascongadas.

Al cabo, con tanto actual fingimiento mohatrero o arriolero, se trata de impostar un esteticismo de la política dirigido a embaucar a incautos o ya desencantados. En los nidos de antaño no quedan los mismos pájaros hogaño. Entre tanto tejemaneje de sobres, dímes y diretes, y tras tantas algarabías, traiciones y felonías, sólo quedan los nombres degradados de las cosas.

susana con botinPero quizás Theodor Adorno tampoco estaría de acuerdo con su colega Walter Benjamín en esta interpretación estética de la acampada pepera.

Como novedad, las críticas de los próceres y próceras peperos no se han dirigido ahora como otras veces a sus colegas dinásticos del mohatrero Partido Socialista made in USA. ¿Han dejado de ser ya competidores del mercado la botin patricia susanaformación preferida de banqueros, oligarcas y descamisados?  A Susanita, tan preñada de gemelos como de habilidades, ya la han dado testimonio público de rendida pleitesía el difunto Botín padre e hija. No en vano la PSOE es la segunda marca del Régimen. La capacidad de engatusamiento de descamisados de la lenguaraz lideresa andaluza, como antes la de Felipe, posee mucho encanto y reconocimiento para los que constituyen ese reducido uno por ciento de la población española que se apropia la misma riqueza que el noventa y nueve por ciento restante.

podemos con esperanzaSin embargo, ahora resultaría que oficialmente el enemigo a batir para los próceres establecidos es la entropía que el propio Régimen genera extramuros e intramuros del castillo: hay que reconocer que es artefacto anticuado y fuera de punto que gasta, corrompe o contamina cada vez más. ¿Podrá tal entropía extramuros organizarse para crear orden dentro del caos? ¿Funcionarán como elementos de dinamización social y política los nuevos soviets circulares, o serán simples señuelos para entretener afines y que no molesten a los beneficiarios del llamado centralismo democrático?

Pero Adorno no creía que el movimiento estudiantil, ni menos sus líderes enmucetados, constituyeran una verdadera fuerza de transformación social sino por el contrario una expresión de la desesperación que de modo paradójico reforzaba la posición contraria: la del miedo, el dominio de las masas y la represión. El famoso o nosotros o el caos.

nicolasin obispoPese al elevado número de extras para hacer bulto se echan de menos grandes artistas consagrados que podrían explicar sus logros y peripecias para mayor deleite y edificación de los asistentes. El mañoso consiglieri Bárcenas. El aventajado becario Nicolasín, promesa de renovación generacional del régimen. Gürtel y los cuarenta imputados.

La representación de las huestes peperas a las puertas del castillo forma parte de la industria cultural en su rama de representación política. Es por tanto, una rama del negocio global, preparada para ser deglutida sin remilgo como mercancía (caducada) de consumo masivo. Constituye una promesa de felicidad futura que el Gran Timonel, que también es “humano” como nosotros, nos concede si le votamos.

Todo ello si a la oligarquía no le place mandar otra cosa.

 

De Bárcenas a Barcina, de Barcina a Bárcenas

No todo está perdido, por ahora. Aún existen escribanos y jueces que intentan cumplir con su deber: así, se pretende emplumar a directivos de la patriótica banca galleguista amiga y protegida de Feijóo. Veremos a ver qué pasa, porque lo cierto es que hasta ahora los principales reprimidos por las investigaciones relativas al saqueo de las Cajas han sido curiosamente los propios investigadores. Otra jueza heroica está tratando de identificar a los principales caciques beneficiarios de la corrupción asociada a las instituciones gallegas, donde la corrupción, como el gordo de navidad, está muy repartida. También hay que aplaudir que en un valiente auto judicial se responsabilice a los directivos de Adif del desastre ferroviario compostelano. El juez no cae en la trampa interesada de políticos, monopolios y prensa del Régimen, de hacer recaer solo en el piloto la responsabilidad del accidente cuando un buen número de malas decisiones políticas, empresariales o técnicas han contribuido sin duda a las importantes carencias de seguridad que están en el origen mediato del terrible siniestro.

Pero no deja de ser notable que la corrupción del partido gobernante se trate de acotar en el malvado Bárcenas. De momento, y de modo harto sospechoso, es el único alto cargo o directivo del PP en prisión. Inasequible al desaliento, ahí está el jefe de Bárcenas: “Sé fuerte” (no te vayas a ir de la lengua antes de que lo «arreglemos»), disfrutando de su Segundo Año Triunfal de Feliz Gobernación dando lecciones de moral, humillando a España y arruinando a la clase media, mientras que el mártir por la Causa que les proporcionaba los sobres está en la trena. En lo de Bárcenas, como en el caso del ilustre duque de Palma, es presumible que si nuestros heroicos próceres de la política o de la empresa de libre mercado les entregaban a discreción el dinero de los demás, no era por su cara bonita sino por lo que representaban. Pero con el precedente de lo ocurrido al juez Silva, que había osado meter al amigo de Aznar un rato en chirona, los jueces que investigan ambos casos hermanos deben estar sintiendo el pútrido aliento del Régimen en el cogote.

Se observa cada día, perdida ya nuestra capacidad de asombrarnos tras cada nueva fechoría político monopolística sindical que vamos conociendo, como la indigencia intelectual y moral es la verdadera base de nuestro sistema político. La corrupción no es una excepción más o menos extendida, sino el mismo núcleo duro del sistema. Es consustancial a él y aumenta con la descomunal masa corruptible del nefasto y despilfarrador tinglado autonómico. Y lo primero que se corrompe es el entendimiento.  Claro que la nula educación cívica y moral ciudadana del pueblo español domesticado durante siglos con el viva as caenas es parte imprescindible en el mantenimiento de este saqueo permanente y de esta humillación a nuestra abandonada condición ciudadana de hombres libres.

Surgen nuevos y nuevos escándalos de modo que uno tapa al anterior. Que a su vez será tapado por el siguiente. Una pesadilla que parece un adenda narrativa al Rinconete y Cortadillo cervantino, en la que acaso la única duda es identificar al verdadero Monipodio auténtico jefe o jayán de popa de la banda. Un llamado Tribunal constitucional que sin empacho es capaz de proclamar la inconstitucionalidad de la propia constitución. Ahí van leyes do quieren reyes. Un candidato digital para la taifa andaluza, hombre de confianza de la miope ministra del Jaguar, con gran capacidad de fabulación curricular y democráticamente elegido por el excelentísimo señor jefe de Bárcenas. Una general secretaria, la soberbia señora de López del Hierro, que pese a ser humillada en público no se digna dimitir ni menos decir esta boca es mía. La hipócrita demagogia de pretender que se respeten las fronteras y luego poner en la picota a los que las defienden con los medios que disponen, sin denunciar a los que las violan o a sus cómplices o promotores del sultanato hermano.

El ¿último? episodio importante es el del caso Barcina. De repente, ¡quién lo hubiera imaginado! los chicos de Rubalcaba, el del Faisán, se acuerdan que está feo que existan gobiernos corruptos y se disponen a intentar derribarlos. No, no me refiero a la ejemplar Andalucía, la patria de María Santísima y del socialismo indígena made in USA, felizmente gobernada por esa modélica Junta de tan buena gestión y bien hacer, maravilla de propios y extraños, sino a…¡los navarros!

Navarra constituye una especie de paraíso fiscal consentido legalmente dentro de esta cueva arrebatacapas. Mantiene un privilegio medieval que nos recuerda que no todos los españoles somos iguales ante la ley.  Y, al parecer, superado en falso el anterior con un no sé qué de dietas para los heroicos consejeros de la Caja, incluidos los más altos próceres y próceras políticos, el escándalo que ahora preocupa y escandaliza a los socialistas navarros tendría que ver no tanto con la propia existencia de tal antigualla fiscal insultante para el resto de los españoles, sino con el funcionamiento de la Hacienda Foral. A la que se acusa de haber dado trato de favor al Opus Dei y otras sacrosantas instituciones indígenas.

Es tanta su preocupación por el bien común y la felicidad y prosperidad de los ciudadanos que estos bienhechores socialistas no dudan en unirse a los representantes de ETA para defender los fueros y demás pías tradiciones locales.

Por su parte, al gobierno de los supuestos “buenos” parece que se les olvida que en ciertos sitios especialmente atacados por el enemigo aún es más necesario aumentar la ejemplaridad de las propias actuaciones. Porque mucha gente está harta y ya no cuela el socorrido si no me votas a mí viene el lobo, pretexto espantaviejas electoral habitual de ineptos, trileros, golfos y maleantes.

Al jefe de Bárcenas se le abre otro nuevo frente en la privilegiada Navarra foral.

(Continuará)

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.