Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Y la oposición, sin oponerse

Algunos ciudadanos no comprenden la incompetencia absoluta de la mal llamada oposición incapaz de frenar las aberraciones y desfalcos del despótico gobierno de Su Majestad. Es al contrario: el actual mandamás de la supuesta oposición a Su Majestad está loco por hacer méritos al querer liarse y encamarse con el falsario jefe de gobierno de Su Majestad. En realidad no es tan raro sino comprensible, aunque Feijoo no ha estudiado en la London School of Economics pretende asumir los ideales fabianos, es decir, socialistas, dominantes para nuestra desgracia en Occidente, en la creencia que eso le favorece. De ahí su vocación colaboracionista. Todo prócer que se precie o en edad de merecer antes de su puesta de largo en poltrona presupuestaria debe rendir homenaje y juramento de lealtad a esta secta peligrosa y encanallada o a su sucursal, la acreditada ganadería corrupta y liberticida de Schawb.

Pero los tiempos cambian, como bien dice la propia secta fabiana, recordando las mañas del general romano al que le debe el nombre. Hay que hacer lo que se pueda hacer en cada etapa histórica y ahora los plutócratas eugenistas desalmados están pisando el acelerador cada vez con menos disimulos hasta conseguir su ansiado NOM. Es decir, la destrucción final de la civilización occidental, de la sociedad y de los Estados nación tal como los conocemos.

Hubo una etapa en la que el fabianismo se implantó en los países del Sur de Europa gracias al asesinato de líderes opositores. Así Aldo Moro, Sa Carneiro o nuestro Carrrero. Pero la etapa anterior del fabianismo acabó hace tiempo. Aquí con el tenebroso Felipe González y su grupito renovado, creación ex nihilo de Rockefeller y los alemanes para liquidar al histórico Llopis. Esa etapa acabaría definitivamente en España con los oportunos bombazos del 11 M. Y en otros lugares con las siniestras primaveras de color sangre o contundentes pucherazos. Lo que entonces considerábamos raras locuras o excentricidades del miserable ZP vemos ahora que obedecían a consignas del gran capital globalista y sus huestes mercenarias.

Sí. La fase histórica actual es diferente a la de González o de la «heroica» Transición: ya no es necesario promover ni mantener la coartada “democrática”. De hecho la maquinita cuenta votos tiene la última palabra tramposa y decide el próximo títere devastador. Lo estamos comprobando en casi todos los lugares. En la república bananera USA. En Brasil. En Francia. En la avanzada Inglaterra, más cínicos o pragmáticos, ya ni se molestan en perpetrar onerosas elecciones para disimular. Colocan al títere que mejor convenga en cada momento al fabianismo profundo. Tras el pájaro loco, sustituida la presunta terrorista de los gasoductos, ahora un multimillonario exótico muy ligado a Gates. Es mucho más barato y rápido.

De manera que la búsqueda de un pretendido y quimérico partido socialista patriótico, democrático y honrado español resulta mucho más difícil que las del pobre Diógenes. Nunca existió, pero ahora no puede existir porque sus amos están ya en otro juego. Con la complacencia o al menos impasibilidad del Jefe del Estado está destruyendo impunemente la nación española y sus instituciones constitucionales. Esa es su misión actual con la que no cabe ningún tipo de colaboracionismos por parte de gente lúcida ni decente.

Ignoro si Feijoo lo sabe o no. Pero cualquier alianza con el socialismo fabiano actual debiera considerarse como alta traición. Y si no lo sabe debiera aprenderlo que para eso cobra.

 

 

 

Sediciones

La verdad es que el gobierno de Su Majestad lo tiene todo.  Hasta ahora sabíamos que era pro pederasta y pro golpista catalán. Que había encerrado ilegalmente a los ciudadanos españoles privándoles de sus derechos constitucionales. Que había provocado una gran mortandad sobre todo entre grupos sociales como ancianos abandonados a su suerte. Que indultaba a delincuentes y acariciaba etarras. Que mentía como un bellaco. Que, siervo mercenario de él, satisfacía al gran capital financiero internacional generando y aumentando una deuda impagable con sus correlativos intereses para arruinarnos y terminar con cualquier atisbo de soberanía nacional. Que perseguía al español y a la cultura española. Que profana tumbas. Que promueve la discordia, el odio y el resentimiento entre los españoles. Que ataca la libertad de expresión, opinión y cátedra. Que practica la más vil damnatio memoriae. Que halaga y excita las más bajas pasiones del populacho que le vota. Que con ardor cleptocrático acaso inspirado en los clásicos desfalcos socialistas andaluces, colaba en el agujero negro de la corrupción miles y miles de millones de euros procedentes de la UE. Que no distingue lo público de lo propio. Que, compinchado con el enemigo, traicionaba a los saharauis. Que, en fin, ninguneaba a las instituciones borbónicas de esta pobre y desquiciada España que ya no tiene quien la defienda.

Pero lo de provocar la indefensión de nuestra  patria ante el gravísimo delito de sedición resulta ser un auténtico golpe de Estado y debiera ser considerado delito de alta traición. Se supone que en este calamitoso y corrupto reino filipino debiera haber instituciones que hiciesen honor a su nombre y razón de ser o a sus juramentos constitucionales. Pero por lo que se ve no es así. Estamos a merced del enemigo que no hace falta siquiera que sea exterior, basta con las propias instituciones de la Monarquía.

Llama especial y tristemente la atención la inanidad institucional borbónica empezando por la del propio titular que está como de espectador complaciente e indolente, como si ninguna de las fechorías y delitos de Su gobierno fuese con él. Innstalado impasible e inerme como clave de bóveda de la corrupción y el despotismo.

Hoy once de noviembre es festividad de San Martín, día clásico de la tradicional matanza porcina.  Confiemos en que como dice el sabio refrán español “a todo cerdo le llega (más pronto que tarde) su San Martín”

 

 

Sarao climático en Egipto

En la misteriosa tierra de los faraones se está celebrando un hito histórico: la COP27. Ahí es nada, desplazados en toda clase de jets, aviones, yates y demás cacharros móviles señoritingos sin huella de carbono, miles de mandarines enmucetados acompañados de sus infinitos séquitos invadieron el lugar. Todo esfuerzo es poco por aumentar las glorias, granjerías y desfalcos del cambio del clima climático climatizable. Legos, becarios, escoliastas majaderos y majaderas, hombres y lurpias de estaca, plumillas alabanciosos, soplones, … llegados desde los más lejanos rincones del imperio acompañaban a los causantes de tantas desgracias e Infeliz Gobernación.

El Cara Pocha o Gran Timonel con su señora; el doctor falsario y maromo, y los infinitos próceres de los señoríos feudales bajo el dominio imperial con nutrida representación de sus domesticadas tribus respectivas.

Tras varios sustanciosos ágapes, que todo dominio duradero se basa en el buen gobierno de las tripas, nuestro heroico corresponsal, el audaz disidente Miguel Espinosa, ha podido captar algunos de los debates. Aunque la audición no es ni mucho menos perfecta se han podido transcribir las frases siguientes:

“Palacio de los compromisos establecido en el antiguo Egipto, cuarto milenio triunfal.

Pese a las miserias del cambio del clima climático pasmó la extensión del recinto capaz de albergar a todos los bribones del Imperio. Apenas pude disponer mis posaderas en un altillo a donde llegaban algunas frases del Jefe de mandarines que reproduzco a continuación tal como las entendí o creí entenderlas.

Había cierta expectación por ver qué decía el Cara Pocha en cuyo alto honor y provecho de plutócratas sin conciencia se había organizado el sarao. Mientras, con gran algarabía y dímes y diretes, el rebaño enardecido ya había celebrado la buena nueva de la promesa de más pasta fresca y abundante para los desfalcos impunes con más artefactos fláccidos o inservibles y trataba de hacerse sitio para escuchar las últimas ocurrencias del coronado mandarinato.

Pero antes, nobleza obliga, lo primero es reconocer en Justicia que la entrada triunfal del Gran Timonel resultó majestuosa.

Una procesión de becarios meritorios turiferarios precedía a los mandarines arreados conduciendo en andas a Su Impasible Tolerancia, Gran Padre, Intérprete de los Hechos, Comparecencia Dialéctica y Contradicción Resuelta.

Subido en andas a la poltrona tribunicia el sabio prócer consiente en dignarse a hablar a la multitud con la huera solemnidad que Le caracteriza:

Tras saludar muy afectuoso a su amigo invisible el Sumo Mandarín dogmatizó de esta guisa en su esperado discurso a los millones de congregados:

“Dos fuentes de Sabiduría hay, el instinto natural y el juicio sobre lo conveniente, a este último se le llama Premeditación. Legislaturas y calamidades, más calamidades y más legislaturas, amén de un bochornoso pucherazo impune, prepararon mi glorioso advenimiento.

Yo divido a los hombres en rebeldes y guiñosos; los primeros confían en sus obras, los segundos en sus muecas, salutaciones y respetuosidades.

Yo divido a los hombres en rebeldes y provincianos, los primeros tienen un sentido universal, que no globalista, y los segundos localista de la existencia.

Yo divido a los hombres en rebeldes y aprovechados; los primeros hallan el ser bueno en la Ética, los segundos en la ocasión de colaborar con la Feliz Gobernación.

Palabras y más palabras configuran discursos como éste, parabienes y parabienes, como los que tan alabanciosamente me ofrecéis, relaciones. Ambos con intereses y negocios pergeñan una casta gobernante. Y ¿Qué mejor negocio eugenésico que esta estafa mohatrera climática? Sabéis que la doctrina posee tres momentos, el fundador, el corruptor y el jurista. Ahora es el momento de las normas inicuas hasta la total devastación.

Mi gran premeditación consiste en no tener doctrina salvo voluntad de imperio y saqueo de modo que así puedo ser todo a la vez según convenga. Sin doctrina no hay programa y sin programa, ni incumplimientos ni reclamaciones.

Nuestro objetivo es la permanencia, porque genera secuaces y mana entusiastas, rellenando con el bodrio el hueco entre palabras. Y es que ningún argumento engendraría Gobernación si los prosélitos no trasformaran los conceptos en bienes. Y estos en servidumbres.

No, no soy abstruso:

La gobernación no puede perdurar sin intereses de ahí la necesidad de las teorías políticas y de la ciencia que audazmente prostituimos para justificar eventos como este. Pero la gobernación no necesita intelectos sino sumisiones, puesto que sólo el Sumo Mandarín interpreta los hechos de donde le viene el antiguo título de Comparecencia Dialéctica y Contradicción Resuelta.

Quien se encumbra me conoce. He dicho.”

(Aplausos, gritos de entusiasmo y dos mil desmayos).

Acabada la ecológica romería la filantrópica jeremiada sin huella de carbono se vuelve a casa algo amoscada: La malvada termodinámica ha sido perpetrada por el demiurgo enemigo y va a su bola, indiferente al falaz discurso mandarinesco.

No somos nadie. Y cada vez, menos.

 

 

 

 

Ahora ¡contra los museos!

Siguiendo la globalista moda de atentar contra el Arte para llamar la atención sobre sus propias patologías dos descerebrados calentólogos de la acreditada y nutrida secta mercenaria del cambio climático climatizable se han pegado a sendos cuadros de Goya en una sala del museo del Prado madrileño.

«Culo veo, culo quiero«, estos dos ignorantes  pretendían protestar así contra el supuesto calentamiento global cuando sólo estaría demostrado el de sus propias neuronas con síndrome de NUC, (Neurona Única Calcificada). Para colmo, estos dos cretinos están en contra de la ganadería y quieren solo productos vegetales. Sin más distinciones. ¡Qué sabrá de Agronomía esta chusma ignorante! Me recuerdan el célebre caso de hace unos meses de cierta feminista zumbada que estaba contra los gallos por violar gallinas que al cabo nos enteramos que resultó que ejercía de puta. Ahora cualquier fanático o desquiciado se cree con derecho a rebuznar y a que le hagan caso otros cretinos como ellos.

Es curioso que la cuidadora de la sala donde se produce el atentado se muestra más interesada en que no se grabase que en intentar controlar a los delincuentes.

Creo que ya urge tomarse estas cosas en serio y empezar a calentar a estos iconoclastas a host….s como santo remedio para que se les pase la lucrativa y contagiosa gilipollez. También como aviso preventivo ante las posibles actuaciones de otros terroristas de su calaña. Unos meses de trabajos forzados extendiendo purines y estiércol por los campos pudieran resultar milagrosos como terapia. Y ahora con las lluvias otoñales hay tempero.

¡Vaya desastre el del ministro de doble cuota! Las autoridades le avisan del riesgo inminente de atentados nada menos que en la mejor pinacoteca del mundo y él bailando. Pero el muy inepto y miserable no dimitirá.

Y no es el único atentado actual contra los museos españoles. Es de temer otro aún más peligroso a perpetrar por el gobierno del enmucetado falsario. Este otro sería con cargo al erario público, de modo que «tras cornudo, apaleado«.  «Corrupción, divino tesoro» y ¡Viva la agenda 2030! El ministerio de la bien cebada danzarina catalana pretendería esquilmar nuestros museos ¿acaso al estilo Irak? La propuesta oficial de la horda gubernamental se presentaría bajo el eufemismo de “descolonizarlos”.

Pero ¡qué cosas! La paja en el ojo ajeno. Recuerdo como hace poco en la insaciable ventajista regionalidad de la bayadera de pura raza catalana y ministro del ramo defendían y justificaban el expolio de obras artísticas de otras partes del Reino de Aragón.

Suma y sigue.

Sic transit gloria mundi

 

 

¿Renovación en el ICAM?

Parte sustancial del problema actual de España es la degradación mohatrera de las instituciones que contra lo que indican sus nombres no sirven a su misión o razón de ser. Muchas de ellas se han desnaturalizado tanto que parecen actuar contra los legítimos intereses que debieran proteger. La llamada pandemia ha resultado un test de comportamiento o estado real de nuestras instituciones y, en general, el resultado no sólo no es satisfactorio sino que se ha mostrado más bien lamentable. Ha crecido la sensación de orfandad e indefensión del ciudadano, incluso a veces la de ser atacado impunemente por quienes tienen la obligación legal y moral de defenderlo.

En el caso de la abogacía esta cuestión presenta especial gravedad pues afecta a los derechos civiles de los justiciables y, en general, al buen funcionamiento general de la administración de Justicia y demás importantes instituciones.

Con este lamentable panorama manifiestamente mejorable se ha presentado una candidatura renovadora para el Decanato y la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Madrid con la intención de afrontar el reto de la mejora en la Administración de Justicia, cada vez más lejos de poder ser considerada como un auténtico servicio público y aquejada, además de los endémicos retrasos, de la nefasta injerencia política.

Casi medio siglo después de instaurada la Monarquía, continúa, si no es que aumenta en términos relativos, la falta de suficientes recursos materiales así como de personal lo que influye de modo decisivo en la calidad y duración de los procesos judiciales.  Pese a tanto aparente derroche como del que se hace gala la Justicia sigue siendo una especie de Cenicienta a la que conviene tener sometida.

La situación se agrava con la existencia de ciertas leyes lamentables, de las Autonomías, y con algunos elementos de la judicatura que parecen haber olvidado el sentido común. Sí, ese sentido común y experiencia de la vida que convertirían a Sancho Panza en un gran juez capaz de desenmascarar las denuncias falsas y obrar en justicia rápido y contundente sin más “considerandos”, “estese a la parte” u “otro sí digo”.

Seguramente el funcionamiento interno del propio Colegio de Abogados deba ser reformado para defender los legítimos intereses de sus colegiados, sin olvidar los de clientes y justiciables o la dignificación del turno de oficio.

La candidatura de la que hacemos mérito presenta a Miguel Durán para Decano, a Jesús Ángel Rojo como Vice Decano y a  Juan Solaeche para Secretario de la Junta de Gobierno. También están entre otras personalidades de gran experiencia profesional, Domingo Pérez Castaño, comisario principal de la Policía Nacional; Ignacio Gordillo, fiscal en excedencia de la Audiencia Nacional; Santiago Milans del Bosch, juez y fiscal en excedencia en ambas categorías; Adolfo Prego, quien fue magistrado del Tribunal Supremo ahora en excedencia y José Javier Polo, ex-fiscal jefe de Madrid, también en excedencia.

Ojalá salga adelante.

 

 

Parricidio feminista

Por desgracia uno de los horrores de la situación internacional actual es el elevado número de niños desaparecidos en todo el mundo cuyo paradero final se desconoce aunque cabe imaginar algunas de las espantosas variantes que puedan sufrir. El mejor destino para estas desdichadas criaturas sería la adopción ilegal aún sin garantías por parte de las familias de acogida. Otros son tan tremendos que prefiero ni citarlos.  Pone los pelos de punta pensar cuánto sufrimiento puede existir en la infancia desvalida y horrorizarse por la impunidad con la que se perpetran tales atrocidades y la falta de rigor con las que se combaten.

El problema, de ámbito internacional, no es nuevo aunque a diferencia de otras naciones no se suele tratar demasiado en España. No obstante, la difunta duquesa de Medina Sidonia escribió un libro, La Ilustre degeneración, en cuya terrible trama novelada explicaba algunas de estas barbaridades.

En estos días parte de la prensa arrastrada o movida por alguno que otro valiente periodista o bloguero se ha hecho eco del macabro caso del asesinato de una niña de seis años presuntamente por su madre.  Mejor poner lo de “presunto” por precaución legal, aunque para la investigación hoy no habría dudas razonables acerca de la autoría de este crimen.

Que unos padres puedan llegar a matar y maten a sus hijos es algo difícilmente explicable o comprensible en términos humanos racionales.  Pero por desgracia sucede.

Y conviene explicar el porqué sucede.

Obviamente existe una responsabilidad personal e intransferible en la maldad, en la barbarie. La locura o la posesión diabólica también acechan. De modo que sin duda la principal es de la asesina. Pero cabe investigar si también existen otras causas y responsabilidades.

Las nuevas leyes de la mal llamada ingeniería social  impulsan la destrucción de las bases de la convivencia y de la propia familia. El feminismo mal entendido y peor practicado con monstruosidades jurídicas como la inicua e inconstitucional Ley de violencia de género, que vulnera principios básicos como la igualdad ante la ley, sin discriminación por sexo o condición social y el no menos importante de la presunción de inocencia.

Y si las leyes son malas, dañinas y pervertidas la práctica judicial desgraciadamente incluso aún puede ser peor en muchos casos.  Y de hecho tiende a ser peor.

El sistema favorece la horrible práctica de las denuncias falsas, bien por venganzas, obtención de ventajas o hasta pagas públicas a costa del erario.

Sabemos que existen tenderetes chupa subvenciones, incluso mafias de abogadas feministas o de técnicos sociales, que se lucran creando o fomentando odios y divisiones. Por miedo, por incompetencia, por desidia, por exceso de trabajo, por inmoralidad, por fanatismo, por psicopatías… demasiados togados y togadas llegan a perpetrar auténticas aberraciones de leso sentido común.

Conozco otros muchos más aunque no tan graves, pero en el caso concreto que nos ocupa el asesinato de esta pobre niña por su madre es muy probable que pudiera haberse evitado si el sistema judicial hubiese cumplido con sus obligaciones con rigor, justicia y diligencia. Por prejuicios, corrupción o ineptitud culposa las sucesivas denuncias del padre habrían sido ignoradas mientras que a las falsas de su madre, y luego asesina, se les habría dado curso en una muestra de que la pretendida y proclamada voluntad de buscar lo mejor para el menor resulta pura demagogia en la práctica feminista actual.

Ni las desquiciadas políticas del ramo desde su poltrona, ni las feministas radicalizadas que hacen granjería del sufrimiento ajeno pedirán perdón por su parte alícuota de responsabilidad en estas situaciones. Se pasará la presente indignación social y las cosas seguirán igual pero debiera haber una investigación de lo sucedido para esclarecer responsabilidades.

Pero como ciudadano, como hipotético justiciable, creo preciso apelar respetuosamente a la conciencia moral de los jueces y fiscales honrados, a su importante responsabilidad social para que traten de corregir este sistema degenerado. Y también de evitar otros futuros posibles espantosos parricidios sin olvidar la prostitución de menores teóricamente amparadas por ciertas instituciones encargadas de su educación y custodia.

 

 

 

Ya destiñe el mirlo blanco

Para aumentar la zozobra existente, algunas personas se están empezando a dar cuenta que el supuesto mirlo blanco que tantas expectativas causara entre los partidarios de que todo siga igual o de la gente bienintencionada pero que no se entera, en realidad más bien sería una calamidad. Una maula, un espejismo. El cierre en falso de una crisis del partido de la supuesta oposición de la socialdemocracia centrista que no se opone. Un personaje al que le sacas del tal Castelao y otros resentidos galleguistas atravesados de su jaez y no sabe bien por dónde le da el Orwell.

Desde que ha pasado la frontera al lado sur de Piedrafita a Feijoo se le ve algo despistado, como un venao en medio de la mancha que trata de barruntar los peligros de la montería para escapar por donde mejor se pueda. Sí. A este lado de la frontera con Galicia no tiene el apoyo de la prensa ditirambo alabanciosa tan colaboracionista, adicta y complaciente si hay parné fresco oficialista con cargo al erario, ni menos la protección de la telegaita compostelana. Y se le nota como si estuviese a merced de los acontecimientos, sin ideas.

No es para menos, tener que hablar en el hasta ahora aborrecido y perseguido español, o tener que tragarse lo de “aquí no queremos madrileños”, o las virtudes liberticidas de la  “normalización lingüística” o lo de “pena de campo de concentración y multa de miles de euros” para quien no se inyecte el potingue asesino. O el desastre de la enseñanza o la decadencia de la sanidad.  Constata que todas esas heroicas virtudes de intocable prócer galleguista ya no valen fuera de su feudo gallego. Al contrario, se ven como muestras de despotismo paleto y caciquil. Y para colmo lo del último gatillazo con motivo del chalaneo de togas ha sido de libro.

Pero mientras el desconcertado Feijoo se decide por qué partido se presenta a las próximas elecciones si las hubiere, si por el Partido Popular DE Galicia o acaso por la PSOE anterior a Soros que fue y ya ha sido, va y resulta que acontecen otras grandes cosas tanto urbi et orbi como en el infortunado reino filipino que nos muestran por dónde van los tiros y las votaciones más o menos amañadas.

La moda promovida por los poderes fácticos de EEUU y su brazo político mamporrero, el mal llamado Partido Demócrata e impulsada por el viejo Lobo blanco es más comunismo como etapa transitoria para detentar el poder absoluto del Gran Capital y de la satánica plutocracia anglojudía, sin ningún tipo de cortapisas ni melindres constitucionales ni democráticos.

Hispanoamérica se tiñe de rojo en un viaje al corazón de las tinieblas. En Iberoamérica este domingo la maquinita de las votaciones ha dado la victoria al candidato comunista condenado por corrupto. Algo incomprensible visto desde fuera por muy mal que esté Brasil, como nadie con dos dedos de frente tampoco puede entender que en el reino borbónico reine aunque no gobierne con absoluta impunidad y fracaso institucional agudo y generalizado un déspota doctor falsario, también comunista si le conviene o así se lo exigen los amos.  Tanto en la antigua metrópoli como en la periferia, la Hispanidad se encuentra gravemente amenazada, a punto de la pérdida definitiva de no reaccionar pronto y con gran energía.

Y es que para continuar con el presente tinglado de traidores y felones no hace falta que venga el señor Feijoo a renovar como imaginaria de igual servicio el ya nutrido elenco.

Es necesario, indispensable, intentar una alternativa de carácter nacional y patriótico al globalismo unipolar despótico y liberticida. Pero en el presente muestrario electoral, que parece fabricado en la misma factoría y por los mismos amos, no parece que nadie sea capaz de hacer frente ni con inteligencia ni voluntad a tan enorme desafío.

Los que hemos experimentado las mañas del señor Feijoo como mandamás gallego no creemos que sea el quién adecuado para intentar taponar la actual hemorragia letal. Pero lo más importante en momentos tan graves y peligrosos no es ya el quién sino saber el para qué, el qué hacer, sin olvidar el cómo, el cuándo y el dónde.

Es decir, lo que nadie explica, porque no quiere o no sabe, en este desventurado reino arrebatacapas.

 

Amor y muerte

Agradezco que el diario Alerta Digital haya tenido a bien rescatar un texto crítico mío publicado el año pasado sobre el lamentable jologüin.

Puede verse aquí,

O a continuación,

La degeneración de los mitos y la espiritualidad: de Orfeo a Halloween

Por Alfonso de la Vega.- Una de las muestras más patentes de la actual postración española es la celebración del llamado Jalogüin, antigua fiesta pagana oportunamente reciclada por el neomarxismo cultural y el mal gusto mercader anglosajón. Un espectáculo grotesco, estúpido y frívolo en el mejor de los casos; de necromancia en el peor, es decir, de magia negra. Un festejo que pretende sustituir a las antiguas tradiciones, tanto puramente españolas como las precedentes derivadas de la civilización mediterránea grecorromana. Los antiguos mitos y misterios griegos. Nuestro mito de Don Juan con su visión de Eros y Tánatos, o la redención por el Amor. La metafísica trascendente de nuestra tradición, versus la estulticia del anglosajón truco o trato.

Decía René Guénon que lo que mejor caracterizaba a la sociedad occidental era su pérdida del sentido de la metafísica. Uno de los medios más potentes para lograrlo es la devastación del arte. La crisis estética suele ir por delante y fomenta la de la ética. Así se explicaría lo de la perfomance y demás crímenes estéticos o de magia negra glosados hace poco por don Felipe de Borbón. En ello están.

A diferencia de las antiguas tradiciones cíclicas relacionadas con el año solar, desde la Ilustración nos hemos acostumbrado a un sentido lineal del tiempo. Al goethiano conflicto fáustico, o el mito del progreso indefinido de la humanidad. Pero las fiestas del uno de noviembre tuvieron su interpretación griega y luego romana. Participaban de cierto carácter sagrado común. En Grecia, al comienzo del Pyanepsion, se celebraban las Noemenias o fiestas de la Luna nueva consagradas a Hécate, mientras se preparaban las Thesmoforias de los misterios eleusinos: una de las más importantes instituciones sagradas de la antigüedad que representaban un profundo conocimiento del alma y su descenso a los infiernos, tema recurrente en la cultura y el arte occidentales. Primero por un rapto, luego por ingesta de una pepita de granada, se simbolizaba la caída del alma en la materia. Pero parcialmente salvada luego por amor: materno filial en el caso de Eleusis; erótico entre hombre y mujer en el de los misterios órficos; el bellísimo e inspirador mito de Orfeo, tan ligado a la música, que ha dado varias obras cumbres: el sublime Orfeo y Eurídice de Gluck, el Orfeo de Monteverdi, considerada la primera ópera representada en Europa, o el Orfeo de Haydn. Y entre los romanos, bajo la protección de Diana, el uno de noviembre se celebraba el festín de Júpiter.

Es verdad que en la Europa septentrional también existió una tradición cética gala, hoy deformada: el samaín. Los antiguos druidas celebraban dos manifestaciones anuales. La del muérdago del año nuevo, donde el gran sacerdote druida después de recortarlo del tronco de un quercus ofrecía un sacrificio de pan y vino que más tarde distribuía entre los asistentes. Y con gran solemnidad se ocupaban de los negocios de la república. La otra gran celebración se hacía en otoño. Era la de la renovación del fuego, con un cierto carácter fiscal. Para asegurar el pago del tributo anual a los druidas, los sacerdotes exigían que cada familia de su distrito apagara el fuego de sus casas la última tarde de octubre, y presentarse en el templo con el tributo anual y recibir el primer día de noviembre una parte del fuego sagrado que ardía sobre el altar con el cual volvían a encenderlo en sus casas. Si alguno faltaba a tomar el fuego, o más bien a pagar la contribución, aquel de sus amigos o vecino, quien daba o permitía tomar fuego, quedaba también excomulgado lo mismo que el delincuente.

Pero, además, existe un importante aspecto espiritual. En esas mágicas noches se abría una puerta entre el más allá y el mundo de los vivos, que podían comunicarse. En las noches de Jalogüin se produce una verdadera entrada de fuerzas negativas que han de ser rechazadas y combatidas con las armas de la luz, el bien, la bondad, la compasión o la oración. O escuchando algunas de las versiones musicales más sublimes.

El Cristianismo recalificó muchas de las fiestas y celebraciones del paganismo, cristianizando su elevada concepción metafísica acerca del alma. En el caso de Todos los santos, una doble concepción: la implicación dialéctica entre amor y muerte.

La muerte redimida o superada por el amor. Por el amor sagrado del Salvador o por su remedo, el amor humano. Y ligada a la cultura española se halla la figura del Don Juan, un mito con raíces históricas reelaborado por varios autores españoles, pero que alcanza su mayor logro estético en el don Juan del gran Mozart. Introducido por Tirso de Molina, una forma cristianizada del mito, ligada también a una variante de las realidades espirituales, tipo la Santa Compaña, es el Don Juan en su posterior versión de Zorrilla; la terrorífica visita de la figura astral del Comendador.

Pero es el amor y la redención lo que ha de prevalecer. La escena del cementerio, bien representada, aún sigue siendo conmovedora.

Sin embargo, en el actual proceso de estupidización y embrutecimiento programado de masas al que se dedican los políticos, los docentes, los “artistas” degenerados, las actuales televisiones y la mayoría de los media, la fiesta anglosajona resulta mucho más rentable que las disquisiciones metafísicas propias de nuestra tradición, según se celebraban el uno de noviembre.

Mientras no reconstruyamos la metafísica y la genuina concepción del arte estaremos en crisis permanente. La espiritual es la madre de todas las demás, incluida la estética. Mas tales cuestiones parecen relegadas en este siglo tan frívolo, tan ignorante, tan supersticioso, tan cobarde e incapaz de mirar a la muerte cara a cara, en el que tomar en serio la metapsíquica, las otras dimensiones de la existencia, la metafísica, se considera anticuado o incorrecto.

Pero resulta más enriquecedor el tradicional Tenorio de Zorrilla, incluso con todos sus ripios, que estas costumbres extrañas, bárbaras y desatinadas.

Orfeo se ha disfrazado de impertinente macarra gringo. Nada de rescate del alma de las garras de la muerte por el amor. En el posmoderno Jalogüin olvida rescatar a su amada Euridice y se contenta con ser sobornado para que se calle. Ya ni las Bacantes se molestan en despedazarle. Lo ha hecho la entropía del olvido.

No es el Amor quien muere, que somos nosotros mismos.

*Ingeniero y escritor

Y siempre, lo Numinoso

Hace diez años publicaba bajo la hospitalidad del ABC una garita sobre lo numinoso y nuestra forma de entender la vida y convivencia nacional. Me temo que la situación de nuestra patria se ha agravado en este tiempo hasta alcanzar límites cada vez más peligrosos. Entonces decía así:

En la desquiciada España de hoy el sentido de lo numinoso parece ir encerrándose en el ámbito de lo político, sobre todo en las nuevas naciones taifales fingidas o inventadas. El debate político cada vez resulta aquí menos racional, menos sujeto a la prueba del acierto o error, es decir a lo contrastable.  Por el contrario, los fanáticos se tiran los pufos, estafas, desfalcos o los recortes a la cabeza, jalean todo lo que dicen o hacen unos, atacan sin mesura ni razón todo lo que dicen o hacen los otros. Más que una nación europea avanzada con más de 500 años de Historia en común parecemos tribus de salvajes a la greña prestas a una nueva y devastadora guerra de religión.

Parte de nuestro actual fracaso como nación es que nuestra Cultura no establece puntos de encuentro, de discusión noble y abierta a las ideas y opiniones de los demás. Más que integrar lo posible al parecer no pretende sino armar a los propios para combates ventajistas. Dirigidos a vencer más que a convencer. En la subversión de hoy los políticos y poderosos echan de vez en cuando alguna subvención pitanza a sus autores afines para mantenerlos callados mientras comen. Es lo contrario de la Cultura como manifestación del Espíritu, es decir, como fuente de noble inspiración para nuestra conducta.

Muchos desconocen la figura y la obra de Rudolf Otto, pese a que la Revista de Occidente publicó su obra Lo santo, lo racional y lo irracional en la idea de Dios.  Otto tuvo una gran importancia en la elaboración del concepto de lo numinoso, que tanta influencia tendría en la obra jungiana. Junto con la teósofa Olga Fröbe y el ya citado Jung organizó el Círculo Eranos cuyo objetivo era original era explorar los vínculos existentes entre el pensamiento de Oriente y Occidente. El Círculo Eranos puede entenderse como la asamblea multidisciplinar de un grupo de sabios, científicos, artistas y estudiosos que se reunía en agosto en la casa de la señora Fröbe situada en la localidad suiza de Ascona. Eranos significa en griego comida en común, comida frugal donde cada uno aporta su parte, celebración compartida.

Cuando arrecia el temporal de esa “no se qué explosiva” que ataca la costa gallega estos días, como si la naturaleza también quisiera sumarse a la labor de devastación de muchas de nuestras instituciones, uno en su ingenuidad incorregible echa de menos que no exista algún círculo Eranos aquí entre nosotros. Un lugar de encuentro de alta Cultura que preserve su autonomía. Que nos ayude a explicarnos qué nos pasa y porqué nos pasa. Capaz de viajar al fondo de nuestra conciencia. También al ámbito de lo numinoso.

Hay algo enfermizo en el fondo de nuestro inconsciente colectivo que es preciso conocer, comprender, corregir. Decía Jung que el arquetipo de Dios estaba en nosotros y que constituía labor capital de la Educación y de la Cultura aflorarlo a la conciencia.

Algo parecido, deberíamos afrontar con nuestro ser como nación. Para evitar que cada cierto tiempo emerjan las pulsiones destructivas de nuestra convivencia. La que nos hace ser fuertes para vencer juntos las dificultades.»

 

Sí, mucho me temo que desde abril del 2012, fecha en que publicaba estas impresiones, las cosas se han venido agravando en España y en el resto del mundo.  La oscuridad cada vez es mayor, y cada vez parece más difícil lo que Góngora poetizaba como “el sol pace estrellas en campos de zafiro.”

Los hindúes lo llaman el Kali Yuga, la Era de la sombra, donde la espiritualidad, el arte, los valores metafísicos habrán quedado ocultos o oscurecidos, dando lugar a una civilización deshabitada y luego ocupada por criminales o salvajes. El sol se hace esperar y ya casi ni parece haber estrellas. Y los antiguos ágapes son suplantados por aquelarres para entes embrutecidos que parecen renegar de su propia condición humana.

Heidegger filosofaba con la idea difícil y acaso equívoca del dasein, que viene querer decir, el ser ahí o el modo de nuestro ser. Aplicable a nivel individual y también como sociedad y nación en el sentido de mantener y revivir la mejor tradición de nuestro pasado.

Heidegger pensaba que el olvido del Ser llevaba al predominio absoluto de la Técnica y al nihilismo. Al cabo, a la barbarie. Precisamente es esta una de las ideas fuerza del Gobierno tecnocrático del NOM y de la Agenda 2030 es la promoción de la Inteligencia Artificial y el transhumanismo. Robots sin alma, zombies desarraigados generados por el globalismo de saqueo oligárquico para suplantar a las criaturas sagradas.

Y es que el problema de identidad precede al más comentado de la soberanía.

En este desorden de cosas la cultura tradicional rusa nos puede ayudar acaso mejor que la hoy devastada occidental.

Tras la lectura de Crimen y Castigo, Alexander Dugin se había convencido que no podemos entenderla sin un trasfondo religioso. Que esto no es la protesta social de Raskolnikov, sino que se está resolviendo el tema de la religión y la profundidad de la moral cristiana”. La pregunta Soy una criatura temblorosa, ¿o tengo derecho?” estaría mal formulada.

“Criatura” es una  creación de Dios, es algo dotado de una libertad colosal, y es precisamente porque somos criaturas, es decir, creados por Dios, no estamos temblando, pero tenemos el derecho, tenemos plena responsabilidad por el destino de ser. Desde el sentido directo -la oposición del principio obstinado y el principio del humilde, sumiso, dispuesto a cualquier compromiso- debemos impulsar y repensar el contenido de esta fórmula. Si no fuéramos creados por Dios, entonces no seríamos libres….

A propósito, ¿a qué llega la civilización tecnocrática moderna? Dicen: las personas aparecieron de los animales, respectivamente, en el futuro, las personas pueden transferir la iniciativa a la inteligencia artificial. Con tales insumos, la humanidad se sumerge en cadenas fatales, mecánicas, absolutamente fatales de relaciones de causa y efecto, precisamente porque en este caso las personas no son creadas, es decir, no tienen ningún derecho, porque son  códigos genéticamente calculados. Es decir, son nuestras criaturas nos hace no temblorosos, sino libres, responsables y con todos los derechos en este mundo.

Por supuesto, es necesario cambiar la situación con el viejo prestamista, por supuesto, es necesario cambiar la situación social, por supuesto, es necesario corregir, transformar el mundo, espiritual, cultural, social, naturalmente. Las personas deben contribuir a la transformación del mundo…”

Dugin, como antes Dostoievski o el también citado Heidegger, sin olvidar a nuestros magníficos clásicos de la Escuela de Salamanca pioneros del derecho de gentes, manifestación de nuestro dasein y gloria de España, ponen la mano en la herida.

La batalla en la que estamos incursos sin duda puede tener escenarios en diversos lugares geográficos de este planeta atormentado pero en último lugar se desarrolla en la conciencia humana. En la idea de lo numinoso que pace estrellas entre las sombras. Y para no repetirme… remito al lector al final de mi texto de entonces.

En verdad, ¿Qué queremos? ¿Tradición nacional y libertad o Agenda 2030? ¿Haremos mérito a nuestra condición de criaturas, de hombres libres, de almas vivientes?

 

 

 

 

Impresiones de una exposición

En la sede de la Fundación Barrié de la Maza de La Coruña se expone hasta mediados de enero una breve pero sugestiva muestra de arte oriental perteneciente a los Rockefeller en Asia Society Museum.

He tenido el honor y satisfacción de acompañar a la doctora Iglesias y un pequeño grupo de personas inquietas espiritualmente e interesadas en el declinante mundo del Arte y de la Cultura en una visita guiada a la misma.

La exposición pretende acercar al público coruñés interesado una muestra de arte tradicional asiático, con varias obras de Arte sagrado, así como establecer alguna forma de comparación o puente de unión con el correspondiente Arte occidental.

Desde ese punto de vista resulta especialmente interesante porque nos anima a entender, además de ciertos prodigios técnicos, el propio sentido del Arte tradicional y del Arte sagrado hoy tan olvidado o maltrecho en una civilización como la occidental actual que casi habría perdido el sentido metafísico de la existencia.

Así la evolución del arte budista trasunto de la propia peripecia de este método de autorrealización espiritual transformada en confesión devocional tras el contacto de las ideas primigenias de Sidarta Gautama con las diferentes culturas y sociedades asiáticas.

La idea budista original, de alta pureza y dificultad, va evolucionando en un sentido parecido al del propio Cristianismo.

Pero el Arte asiático tradicional nos permite una ocasión excepcional de conectar con lo numinoso, con el símbolo en su genuino sentido original de expresión de principios metafísicos.

Por eso, nos anima a una incursión hacia el universo espiritual que trasciende la propia manifestación de las formas. En ese Arte cabe descubrir no sólo otras tradiciones espirituales o religiosas de Oriente o de Occidente en lo que tienen de común como experiencia de lo sagrado, sino la filosofía de Ibn Gabirol o Schopenhauer, la filosofía de la Voluntad, o el tantrismo como imagen personificada de la creación cosmológica. Ya expresada en la Cábala sefardí o en la búsqueda filosófica del noúmeno antes de la manifestación fenomenal. Representada en el Arte mediante símbolos. También una cierta lección de anatomía y fisiología humanas acerca de la composición esotérica del hombre. Lo que en la tradición cristiana San Pablo por ejemplo llamaba cuerpo glorioso. En el que un místico como San Pedro de Alcántara se aparecía a Teresa de Ávila.

El Arte sagrado es un lenguaje con sus códigos y su propio diccionario. Para entender el oriental hace falta abrir ese diccionario, habitualmente cerrado a los ojos y el entendimiento del profano materializado producto de la actual civilización. En la idea, no obstante, que la semántica más que perfectamente clara o definida es abierta al tratarse de símbolos expresión de la metafísica.

Pero en las disposiciones formales de representación de un Buda además de aspectos relacionados con el ambiente cultural de su realización existen códigos definidos de interpretación. Similares por otra parte a los fijados por Panselinos en Occidente para la pintura sagrada relativa al Cristianismo.

Y también cabe encontrar otras ideas consideradas de nuestra cultura. Así, la androginia iconológica como con reminiscencias platónicas de unión de los complementarios, hombre y mujer, en El Banquete. O el número de oro explicado en el Timeo según doctrinas pitagóricas rescatadas por Filolao.

El también sugestivo arte hindú está representado de modo muy reducido y el chino y japonés se limita casi a sendas colecciones de cerámica o porcelana, que sirven para admirar las cualidades técnicas de dominio de los materiales en épocas muy remotas

La exposición se complementa con un ciclo de conferencias.

En mi humilde opinión lo más importante de esta breve muestra es la posibilidad de reencontrarse con el Arte sagrado tradicional, es decir con la posibilidad de hacernos más humanos, de revisar nuestra propia condición sagrada gracias al Arte.

Nota:

Los textos resaltados en granate abren enlaces temáticos

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.