Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El retraso, «o el dolor vendrá después»

«El dolor vendrá después«. Copio aquí las palabras que le ha dirigido el rey al falsario felón con ocasión de la jura del cargo ante un ejemplar de la constitución. Sánchez ha prometido por su conciencia y honor, entelequias hasta ahora desconocidas. Pese a lo que pueda parecer, en realidad en el comentario real no hay «acritú» como decía el tocayo González, sino risueñas confidencias y chascarrillos entre colegas de la casta. El dúo había sido así: PS: «Ocho meses para diez segundos«. FVI: «Ha sido rápido, simple y sin dolor. El dolor vendrá después.»  Lo del dolor ¿poscoital? no deja de ser un comentario extraño salvo que fuese producto de la experiencia, lo que acaso ameritaría la realidad de ciertas atrevidas especulaciones sobre la biografía erótica del entonces príncipe. Supongo que Su Majestad no se refería a la falta de lubricante sino al retraso en dar a conocer «Su» Gobierno. Pero el caso es que una vez trincado el cargo o poltrona al falsario de la conciencia y honor se le acabaron las prisas que obligaron a la casta y al servicio a trabajar en domingos y en estas fiestas tan señaladas. Cerrado hasta la semana que viene.

Para unos se trata de humillar y escarmentar al crecido compinche jayán de popa de la banda rival para que no se vaya tanto de la lengua y comprenda quién es el verdadero Padrino. Para otros de hacer tiempo hasta que el Supremo deje de remolonear e inhabilite al golpista Torra. Periodista Digital sostiene que la causa se debe a la penúltima encerrona del falsario, la pretensión de que Iglesias y su banda abandonen las actas de diputados si quieren ser ministros. Otros dicen que el nuevo encumbrado Maduro necesita descanso tras las agotadoras jornadas de trapicheo y cohecho con unos, otras y otres.

Pero se trata de algo más simple como diría Ockham, el de la navaja.

Esta garita ha sabido, sin embargo, que la causa principal estaba en encontrar un manitas adecuado que fabricase un supletorio a la mesa del futuro consejo conseja de ministros, ministras y ministres. Al aumentar la horda gubernamental con media docena de miembros, miembras y miembres hay que buscarles sitio y acoplarlos. Incluso la sala se ha quedado pequeña para tamaña y abigarrada multitud.

No obstante, mientras tanto el Padrino estaría madurando otra de sus jugadas maestras, que tal sería dejar a la horda podemita compuesta y sin carteras. Porque, vamos a ver, una vez embestido toro no hace falta vacada. En los próximos cuarenta años, de palacio sólo le puede echar el amo Soros, una peste mortal, que lo del cambio climático al final resulte verdad, no funcione el aire acondicionado y se le recalienten los sesos, o que la Begoña le aplique la Ley de violencia de género y en justicia poética le ponga de patitas en la calle.

Y, además, quien amaña unas elecciones, amaña ciento. No hay más que ver el ejemplo venezolano, aunque el boliviano del narco Morales terminase mal para el tinglado narco comunista andino. Los podemitas no son buena compañía. Otro macho alfa con ganas de follar en la misma jaula daría problemas. Lo de la pareja bien aprovechada con cartera ministerial incluida en gananciales apesta a distancia, aparte que es un mentís al tartufesco feminismo declarado. Y, para colmo, cuando se termine de descubrir todo el pastel de la narco financiación la cosa se va a poner fea a nivel internacional. Incluso a los hipócritas supuestos coleguillas de la socialdemocracia posmoderna y posverdadera no les va a gustar nada tener un miembro fotogénico postinero con un gobierno relacionado nada menos que con el narcotráfico.

No queda más remedio. Va a haber que parar lo del supletorio de la mesa ministerial.

 

 

La Nación está desnuda

Uno de los maravillosos apólogos del Conde Lucanor es el bien conocido del vendedor de telas invisibles. Un cuento como otros de tan memorable colección copiado luego por otros cuentistas de varios países. Recuerdo que se trata de una mohatra por la que una banda de estafadores hace creer a los moradores de un infausto reino, absurdo rey incluido, que poseen una tela prodigiosa, con la característica especial de sólo dejarse ver por bien nacidos.  No existe tal, pese a que una vez “terminada” el rey muy jacarandoso se muestra tal como lo parió su madre aunque supuestamente vestido con tan milagrosa tela, pero nadie se atreve a ser el primero en confesar que es hijodeputa, hasta que un sirviente más preocupado por el sentido común que por el linaje denuncia el trapicheo mohatrero al grito de “el rey está desnudo”. Y a partir de él, marlasca el último, ya todos reconocen haber sido engañados.

La realidad imita al Arte, y me parece que esto es lo que pasa hoy con nuestra nación y su milagrosa vestidura constitucional. Si algo tienen de bueno las infames peripecias del falsario valido de Su Majestad y su encanallada banda es hacer ver a la gente la verdadera naturaleza mohatrera de nuestras supuestamente estupendas instituciones constitucionales, incapaces, sino cómplices, de parar la destrucción. Estamos como estamos, al borde de la ruina total de la Nación, gracias a que el tinglado constitucional es una chapuza infecta vendida como maravillosa tela capaz de engalanarnos a todos con precioso primor democrático.

Nada es lo que parece. No vivimos una democracia auténtica sino una oligarquía que disimula su despotismo real en lo verdaderamente importante con votaciones periódicas. Desde el 11 M se ha abierto un proceso revolucionario que ahora se desboca y se quita las  últimas caretas. Comprobamos, algunos con estupor reciente, otros lo venimos anunciando, que el tinglado constitucional está ya tan corrompido con una aluminosis tan aguda que amenaza ruina inminente a poco que se le empuje. Y lo que aún parece peor, que no haya reacción. El liquidador para colmo de paradojas no es un enemigo exterior sino el propio Gobierno de Su Majestad ayudado por otras felonas instituciones de la Monarquía. Un Gobierno formado o apoyado por escoria humana, por bolcheviques, terroristas, golpistas, narcobolivianos y presidiarios ya condenados. Un Gobierno cuya investidura increíblemente ha sido presentada a las Cortes por el propio Rey que debiera garantizar la defensa de la nación y los derechos de los españoles. Es decir, sin tela milagrosa, ya sin disimulos: es la Constitución contra la Nación.

De modo que, en resumen, hay tres grandes bandos:

Los anticonstitucionalistas que también están contra la Nación.

Los constitucionalistas que, conscientes o no, al cabo están contra la Nación por serlo como desgraciadamente se está comprobando en la práctica.

Los anticonstitucionalistas que lo son porque están a favor de la Nación y por eso mismo denuncian la mohatra del actual tinglado constitucional que ataca a la Nación.

No todos lo reconocen así. Pero es una tipología valida, al menos en aproximación, aunque desde luego el grado de gravedad sea variable.

Los primeros son los golpistas catalanes, meapilas ventajistas vascos, etarras y derivados, bolcheviques del narco, neomarxistas sorosianos, okupas, hembristas, invasores morunos, nacionalistas gallegos de todos los partidos, socialistas, globalistas de Ciudadanos, lumpen y delincuentes varios…

Los segundos son algunos restos socialistas de la tercera edad, bizarros peperos sorayescos, casados o solteros bajo la infame cuerda del traidor Mariano y algún que otro miembro de Ciudadanos y de VOX.

Los terceros son hoy un pequeño grupo en crecimiento. En teoría debiera estar claramente VOX si se quita totalmente de encima el velo de la demagogia y establece un buen diagnóstico del mal que nos queja.

Esta sencilla clasificación debiera contribuir a aclarar algunas cosas que, repetidas por la machacona propaganda demagógica interesada, aún confunden a muchos bienintencionados. Por ejemplo, la trampa populista del España suma, cuando el PP es miembro fundador y beneficiario del presente tinglado arrebatacapas. El PP es un abigarrado y contradictorio tenderete de falsa bandera, organizado por antiguos caciques regionales y mencheviques cobardes o camuflados incapaces de dar ninguna batalla en defensa de la nación y de los derechos civiles de los españoles. Gentes que colaboran en la despótica implantación de las infames directrices del neomarxismo cultural: Memoria histórica, homosexualización de la sociedad, debilitamiento familiar, hembrismo de género, aborto, invasiones, multiculturalismo, ecolojetismo…, Indudablemente, el PP es parte del problema actual de España, no de su solución. No obstante, a diferencia de los miembros del primer grupo, dispuestos a acabar a las bravas, el PP puede alargar la vida del moribundo mientras se le termina de esquilmar. Tarea importante para el bien nacional futuro es rescatar a sus votantes que no odian a España pero sin embargo, les apoyan.

Por eso, la dicotomía constitucionalistas anticonstitucionalistas no deja de ser engañosa. Para los que consideramos que la Nación, el Ser, el Sujeto, es primero y más importante que la constitución, el instrumento, la defensa de la constitución es asunto solo contingente, instrumental, temporal, acaso válido para oponerse coyunturalmente al enemigo, pero no un fin en sí mismo. La cuestión, mejor planteada, debiera ser: España, sí o España, no.

Tal cuestión debiera ser motivo de reflexión por sus importantísimas consecuencias estratégicas y de todo tipo.

Sin embargo, es preciso reconocer que lo prioritario hoy, lo más urgente, es parar el actual golpe de estado social comunista golpista etarra. Y no dividir fuerzas para combatir la dictadura y el saqueo que vienen.

Caída la ilusión de la tela milagrosa de los tramposos, la constitución actual ha demostrado que ya no sirve. Si de verdad se ama a la Nación ya no vale ser constitucionalista de lo que hay. Por no valer ahora ya tampoco sirve el argumento del paralítico de Lourdes, «Virgencita, Virgencita, qué me quede como estoy«. Pero, ¿qué cambio constitucional habría que promover? Lo que promueven los dos primeros grupos de la tipología anterior es la desaparición o voladura más o menos controlada de la Nación y, por supuesto, de lo que queda de su soberanía. Precisamente el cambio constitucional que habría que promover es el contrario. Intentar dotarse de instrumentos eficaces conforme a derecho que posibiliten combatir y desactivar a los actuales elementos de devastación, autonomías, nacionalistas, neomarxismo cultural, socialistas traidores, globalismo y adhesión acrítica a la UE y NOM, etc…

Para muchos españoles preocupados por la suerte de España, VOX es una esperanza, aparentemente la única ahora visible, de recuperar parte de la soberanía nacional perdida o malvendida en lucrativa almoneda por y para algunos. Pero también una incógnita por la enormidad de la tarea. Si no quiere convertirse en un más de lo mismo, necesita revisar su diagnóstico sobre las causas de nuestro actual desastre. Y una de ellas fundamental es la crítica de la Transición desde el punto de vista de la soberanía y de la chapuza de la constitución que establece un Estado no solo financieramente insostenible sino que además atenta contra la Nación. Esa soledad sin duda es muy difícil. Demasiado arroz para tan poco pollo argüirá escéptico algún lector. Desde luego que así es. De ahí la gravedad de nuestra situación actual.

Si al principio recordábamos una obra maestra de la Literatura española, para terminar y como moraleja podemos traer aquí por oportuna la lúcida sentencia de un conocido filósofo con ocasión del anterior agotamiento y desastre de la Monarquía: ¡Españoles, vuestro Estado no existe! ¡Reconstruidlo!

 

 

 

Las amargas lágrimas de don Felipe VI

Como premio por su saqueo del dinero de los parados andaluces hay que reconocer que el estúpido, degradado y cobarde populacho ha posibilitado que la PSOE mandada por un psicópata felón se encuentre con las manos libres para destruir no ya solo la Monarquía, cuya responsabilidad histórica en este estado de cosas es enorme, si no lo que es peor, la propia vieja nación española. La absurda e indefensa España a la que el traidor falsario y su corrupta banda van a aplicar la eutanasia a la fuerza para quedarse con el botín.

Estamos ante un grave fracaso histórico colectivo, acaso el definitivo, y en el comienzo de la destrucción del Estado de derecho e imposición, por lo que se ve, de una imparable dictadura comunista, narcoboliviana, golpista, etarra, más los tartufos y mohatreros saqueadores socialistas de la cal viva, el pelotazo biuitifullero del patrimonio nacional y el me lo llevo.

Con unos media prostituidos, con una élite apátrida y traidora, una constitución chapucera que había troceado a la nación en magras piezas de carnicero, y en especial por la complicidad mohatrera en la corrupción de borbones, socialistas y golpistas catalanes, sin división de poderes, y con eficaz programa de lavado de cerebros y embrutecimiento de la población, era cuestión de tiempo que la cosa terminase así.

El desastre de don Felipe y sus tambaleantes instituciones se veía venir. Se muestra como inepto, pusilánime, acomplejado. Aparece ante la opinión dominado por una ambiciosa y  despótica mujer en guerra abierta con sus suegros y resto de la familia. Incapaz de poner orden en casa y aún menos en España. Al parecer, se encontraría chantajeado no se sabe muy bien porqué ni por quién.

Tampoco comprendió, ni sus cortesanos pudieron o supieron advertirle a tiempo, que había un cambio en el paradigma de colaboración de la Transición: ahora la PSOE no le necesita para cohonestar sus desfalcos y comisiones como en la época gloriosa de los biutifulleros del pelotazo y el Campechano. Estamos en otra fase en la que la PSOE va a cargarse la Monarquía porque obedece instrucciones de sus amos del NOM y está compinchada con los enemigos para repartirse los despojos de la Nación.

O aún no lo ha entendido o no se ve capaz de evitarlo. Y es que o el rey se carga al traidor, o el traidor se carga al rey. Así de crudo.

Me temo que va a ser lo segundo. Tanta puesta de largo, tanto denigratorio peloteo a los que les humillan, tanto juego floral y tanta mandanga ahora resulta que la rubia princesa no va a heredar. Una lástima.

Si esto sigue así y no hay reacción, a don Felipe, The end of the saga como ridiculizaba Berlanga y como a Boabdil el Chico lamentablemente le van a tener que decir: “Llora como mujer lo que no has sabido defender como hombre”.

Don Felipe, hasta ahora ha sido incapaz de reaccionar pese al peligro inmediato, acaso pensando ya en el exilio, no es el único con el píe cambiado. Para colmo, hoy Abascal se ha despedido en Las Cortes con un absurdo y extemporáneo ¡Viva el rey! Un grave error de diagnóstico cuando precisamente no se ha atrevido a ahorrar a la Nación, el Estado, o a él mismo, esta humillación y es corresponsable de la devastación de la soberanía nacional. Un gesto que además siembra dudas razonables entre sus electores y simpatizantes que observan como la monarquía se muestra más como parte del problema que de su solución.

Tras el manoseo de La Monarquía, como dice Luis Mejía en el Tenorio, imposible la habéis dejad para mí y para vos. Pero, sobre todo para la nación.

 

Galdós y las nuevas episodias nacionales

Supongo que muchos españolitos víctimas de la degenerada educación socialista y pepera apenas conocen al personaje y su ingente obra. Sin embargo, ahora que se conmemora el centenario de la muerte de don Benito Pérez Galdós no está de más recordar no sin nostalgia por el parnaso perdido lo que la obra y la propia figura del gran escritor canario ha significado para muchas generaciones de españoles. Una lección de patriotismo crítico y de amor a España, una dramatización de su historia y de sus costumbres e instituciones sociales. Un modo artístico de auténtica memoria histórica. La actual obra de demolición de España es también la de su lengua y su Literatura.

Un autor controvertido ya en su época, don Benito el garbancero, que también fue víctima de alguna que otra conspiración de envidiosos y miserables funcionarios de la Kultura para evitar que fuese galordonado con el Nobel. En esto algo parecido a las peripecias de otra humanista, doña Concha Espina, la Niña de Luzmela, autora de Retaguardia una de las novelas más interesantes y espeluznantes sobre el terror rojo durante la guerra civil.

Recuerdo que aún casi niño leía con admiración las peripecias patrióticas de Gabriel Araceli y su novia Inesilla en la edición de Obras completas de Aguilar de la biblioteca de mi querido padre. Unas peripecias que son las de la misma España. Una cartografía espiritual de ciudades emblemáticas, Cádiz, Madrid, Toledo, Zaragoza,… que merece la pena tener presente, junto con sus antiguos personajes, cuando se visitan años después.

No siempre lo narrado en los episodios galdosianos puede considerarse versión de verdad histórica. Un caso notable por su importancia estratégica para la suerte de España es el de uno de los 11 M de la época: el asesinato de Prim con sus posteriores verdades judiciales oficiales. Valle Inclán cuenta un comentario que le hizo a Galdós sobre la versión oficial con la autoría de Paul y Angulo: “Don Benito movió la cabeza: es posible que no haya sido Paul y Angulo … es posible… pero estas cosas no pueden decirse… en este episodio me hubiera gustado hablar de los negreros que financiaron la revolución… luego Cánovas los hizo senadores vitalicios y títulos del reino… tenía muchos datos pero está todo tan reciente… don Nicolás Estévanez me ha escrito. Tampoco cree que haya sido el autor del asesinato. Para don Nicolás han sido los alfonsinos…”

Su descripción de la Masonería de la época y sus intrigas políticas también es muy interesante y reseñable por su permanente actualidad.

Memorable especialmente la visión galdosiana de Toledo en su Ángel Guerra.  Completada en Toledo. Su historia y su leyenda. Critica aquí su decadencia: «El siglo XVII, que marca una atroz decadencia, así en política como en artes, crea en Toledo, como en toda España, una multitud de bárbaros e insubstanciales conventos, fundados por un fanatismo craso y una devoción poco ilustrada. ya no se ponen al servicio del culto aquellas artes tan bellas, tan ingeniosas y ricas, que fueron principal gala del siglo anterior. Se derriban palacios muzárabes y del Renacimiento para erigir esos desapacibles conventos de ladrillos, y esas casas de jesuitas, de que España está llena. La arquitectura es cosa muerta; y como por una especie de ironía, nace de sus cenizas una vil parodia, una caricatura, una burla, el churriguerismo, que pone su mano estúpida en todas las grandes catedrales de España, y en la de Toledo hace el transparente, que es un padrón de ignominia.» 

Interesantes y polémicas las ideas estéticas de don Benito. No sabemos si su crítica al Transparente acaso oculta alguna referencia freudiana al hembrismo o la homosexualidad, hoy tan de moda. O simplemente es solo un boquete efectuado en la bóveda del templo. Sin embargo, sea como sea, pese a todo, cuando paseo por la ciudad con la grata y sabia compañía de mis amigos toledanos Alejandro y Milagros a veces percibo la extraña presencia de viejos fantasmas como El Greco, Cervantes, San Juan de la Cruz o el mítico Ángel Guerra.

También digno de recuerdo por varias razones el escándalo político literario tras el estreno de Electra.

Ahora que no sabemos que futuras infaustas episodias nacionales nos tiene preparada la Providencia, ojalá sirva esta conmemoración del centenario para conocer mejor la obra titánica de Galdós y como homenaje a un gran español. Con perdón.

 

 

 

 

El inoportuno soroche de Errejón

No está siendo muy comentado el inoportuno mal que afecta a Errejón que le imposibilitado asistir a la primera jornada de investidura del traidor falsario, pero que aunque muy doliente y renqueante le ha permitido hacerse ver y votar esta mañana. Los votos de Más País, incluso solo el del hoy doliente Errejón son decisivos para no frustrar las ambiciones liquidadoras nacionales del felón y su banda. Y es que el soroche o mal de altura boliviano que se ha cebado con el tierno urbanita climático es muy inoportuno. O quizás muy oportuno según se mire.

Para ello tenemos que volver, ya nos hemos ocupado de este enojoso asunto en otras garitas, al episodio tragicómico de la fracasada incursión de nuestros rambos encapuchados junto con el personal diplomático en la embajada mejicana en La Paz para tratar de establecer su diagnóstico así como la terapia que precise. Según fuentes del gobierno del país andino la bizarra tropa de la biministra doña Margarita pretendía burlar la Justicia boliviana sacando de la embajada mejicana a varios peligrosos delincuentes acusados de terrorismo, fraude y narcotráfico, miembros del gobierno narco indigenista de Evo Morales, para llevarlos hasta la frontera argentina. Estos delincuentes refugiados tienen según las autoridades bolivianas las pruebas documentales de los delitos vinculados a Podemos.

Las autoridades de Bolivia investigan a Iglesias, Monedero, Bescansa y al propio Errejón por vinculación al narcotráfico del régimen indígeno- comunista depuesto y pretenden juzgarlos en la República andina o donde les sea posible. Según estas denuncias de las autoridades bolivianas Podemos se habría financiado mediante organizaciones interpuestas, de modo mafioso, gracias al narcotráfico establecido entre la Bolivia de Morales y el Méjico de López Obrador. El ministerio fiscal boliviano pretende citar a declarar a Iglesias, Monedero y Errejón así como a Zapatero y el juez prevaricador Garzón. La acusación de narcotráfico, un delito común, como puede comprenderse es gravísima en la opinión pública internacional. Que una formación acusada de financiarse gracias al narcotráfico internacional como la guerrilla colombiana pueda constituir el apoyo principal y formar parte del nuevo gobierno sancherino sería otro escándalo mayúsculo.

Si la cosa prosperase en algún tribunal internacional, el jefe Iglesias parece que intentaría burlar la acción de la Justicia escondiéndose bajo la supuesta respetabilidad del cargo de vicepresidente del nuevo gobierno del falsario.

Pero nuestro pobre Errejón no tendría otro escudo o burladero que el de simple diputado de a pie y además con pocos amigos. Se comprende así que súbitamente haya sido atacado por tan misteriosa invalidante enfermedad mientras el felón no le asegure sitio a salvo en su ecléctico futuro gobierno patera de bolcheviques, golpistas, narco-comunistas, etarras y demás noble y honrada patulea. También es verdad que su situación judicial aún pudiera ser peor si la investidura fracasase por su iniciativa sin haber llegado tampoco a algún tipo de acuerdo salvífico alternativo. Y aún peor si hubiera nuevas elecciones y ni siquiera conservase el escaño.

¿Aparecerá el pobre doliente en su escaño justo a tiempo para votar?

¿Con qué importante premio gordo o pedrea no gubernamental resultará agraciado el ilustre doliente, que no enfermo imaginario de Moliere?

La solución el martes. Atentos a la jugada.

 

Un extraño crimen provocador

Ocupados y preocupados con razón por el golpe de estado y siniestro proceso revolucionario que sufre España está pasando casi desapercibido el reciente asesinato del teniente general persa Qasem Soleimani y otros militares de alta graduación.

Perpetrado y defendido públicamente por el propio Trump, efectuado mediante bomba actuada con un dron, es un audaz acto criminal que sube la tensión en Oriente medio. El general Soleimani no era un simple militar de alta graduación sino un personaje fundamental para el régimen de los ayatolás. Algunos asemejan este atentado al de los archiduques en Sarajevo, una provocación causus belli que por la incompetencia diplomática y los intereses ocultos de las grandes potencias de entonces terminó provocando la terrible Gran Guerra con millones de muertos y a su final, como consecuencia, un cambio drástico en el orden mundial.

Es sabido que lo que se viene llamando el Deep State con su aparato político el Partido Demócrata de los corruptos Obama o los Clinton, y los halcones del sionismo, vienen buscado la forma de iniciar una gran conflagración que les permita salvar sus intereses.

Ataques de falsa bandera en Ormuz, provocaciones en Siria, Líbano, Yemen, Arabia Saudita o Irak, que hasta ahora vienen siendo desactivados con mayor o menos esfuerzo.

El asesinato del militar, al que se le acusaba de haber combatido el terrorismo de Isis, también ha dado lugar a un feroz debate en EEUU, inmerso en la batalla descomunal entre el Deep State y su instrumento político, el Partido Demócrata, contra Trump, una de cuyas presentes escaramuzas es el intento de impeachement presidencial. En palabras de Trump se trata de una lucha entre globalismo y patriotismo.

Para los Demócratas y sus media se trata de una canallada de Trump un acto terrorista que pone en peligro la paz mundial, lo cual no deja de ser puro cinismo viniendo de donde vienen.

Por el contrario, para Trump y los republicanos el general asesinado era un agente encubierto del Deep State, el Partido Demócrata, y los globalistas pro NOM, cuya misión real era provocar la guerra. El atentado contra el general Soleimani sería un intento para evitarla.

No parece muy creíble que tan gran puntal del régimen chiíta persa actuase de tapadillo a favor de sus enemigos de la sunna, y del no menos odiado Israel, sin que las instituciones persas lo hubiesen notado.  Si efectivamente Trump tuviese pruebas fehacientes de la traición de Soleimani habría podido hacerlas llegar al gobierno persa.

Por el contrario, parece algo más verosímil que a Trump se la hayan jugado las facciones del Deep State incrustadas y elementos infiltrados en el aparato del Estado que aún no ha podido desmontar. Este acto parece estar en la línea de lo ya denunciado por intelectuales y expertos norteamericanos de que su nación, E.E.U.U., tiene una política exterior que prioriza los intereses de Israel sobre los propios suyos.

La dinámica ya tópica de acción, reacción, solución.

Y cualquiera sabe si, como sostienen algunos escépticos, el propio Trump al final también resulta ser de falsa bandera.

El asesinato del general Soleimani, independientemente del juicio moral que merece, es un acto que preocupa más que tranquiliza. Pero, los temas de geoestrategia internacional son muy complejos y difíciles, ¿Cuál es la verdad?

 

 

 

2020 y 1936. Astrología y cábala como premonición

Por una paradoja del azar o fijación del destino, como puede comprobarse en el calendario adjunto, resulta que el calendario solar coincide exactamente los años 1936 y 2020. Y el calendario lunar apenas tiene una diferencia de un día o dos. La combinación lunisolar fija la Semana Santa de 2020 coincidente en exactamente los mismos días que la de 1936. En ambos años el Viernes santo es el 10, y el Domingo de resurrección el día 12 de abril.

Lo de tratar de establecer algún tipo de funcionamiento oculto para explicar los acontecimientos históricos no es nada nuevo. Los mayas ya  tenían sus calendarios, también varios milenios antes, sumerios y egipcios. Materialista, un rijoso estuprador y hechicero negro más reciente, el sionista Carlos Marx, afirmaba que “la violencia era la partera de la Historia.”

Oswald Spengler en la introducción a su obra magna La Decadencia de Occidente. Bosquejo de una morfología de la Historia universal explicaba que: “En este libro se acomete por primera vez el intento de predecir la historia… ¿Hay una lógica de la historia? ¿Hay más allá de los hechos singulares que son contingentes e imprevisibles, una estructura de la humanidad histórica, por decirlo así, metafísica, que sea  en lo esencial independiente de las manifestaciones tan patentes y de todos conocidas? ¿Una estructura que es, en rigor, la generadora de esa otra menos profunda? ¿No ocurre que los grandes momentos de la historia universal se presentan siempre ante la pupila inteligente con una configuración que permite deducir ciertas conclusiones? ¿Y si esto es así cuáles son los límites de tales deducciones?…

… La historia humana no es sino el conjunto de enormes ciclos vitales.”

¿Estamos hoy en Occidente y especialmente en España al final de uno de sus ciclos vitales? Ortega, prologuista del libro, anunciaba al lector que: “Spengler  cree descubrir la verdadera substancia, el verdadero objeto histórico en la cultura. La cultura, esto es, un cierto modo orgánico de pensar y sentir, sería, según él, el sujeto, el protagonista de todo proceso histórico.”

Pensar lo que se dice pensar no se ve mucho pensamiento entre las fuerzas de demolición encaramadas a la cucaña, salvo el que tengan sus amos ocultos y su posible plan para España dentro del NOM. Como decía Antonio Machado, embisten cuando se dignan usar de la cabeza. Sentir es otra cuestión. Las repugnantes zurdas españolas como también las calificaba nuestro poeta, entonces como ahora se caracterizan por su vuelo gallináceo, por ser sentina de bajas pasiones, resentimientos, envidias igualitarias, odios tribales, codicia y corrupción sin límites de ningún tipo. Por “gobernar” con las tripas y para el propio bolsillo.

Acaso el mayor fracaso del Régimen del 78 sea no haber formado al pueblo español evitando su actual embrutecimiento y ceguera espiritual e intelectual, presa del criminal neomarxismo cultural. Sin un pueblo evolucionado y esclarecido no puede funcionar una verdadera democracia que evite convertirse en la antesala de la tiranía.

En el 36 la base social de la Izquierda española era diferente. Se formaba en gran parte por obreros del campo y la industria. Por el proletariado clásico al que fundamentalmente se dirigía el viejo marxismo.  Hoy con una importante, aunque muy amenazada, clase media, las cosas son sociológica y productivamente distintas. Los sindicatos los pagaban los afiliados, lo que no quita que la CNT, el comunista libertario, llegara a tener tres millones de afiliados. Los desacreditados de ahora viven del erario, de ordeñar presupuestos y son fuente permanente de escándalos como traicionar y robar a los parados y trabajadores en general. La base de la Izquierda actual está formada por una fauna variopinta de hembristas, homosexuales, okupas, lumpen, invasores musulmanes, ecologistas contaminadores, niños de papá, descuideros, asalta presupuestos, garduños, ignorantes, obtusos, viciosos, rencorosos, fracasados, nacionalistas, racistas… gentes a los que no les importa tanto la mejora de las condiciones y relaciones de la producción, muchos no han pegado un palo al agua en su semoviente vida, sino trincar una paguilla o moderna sopa boba para seguir sin dar golpe, follar a lo loco, trincar maría o farlopa y revolcarse en el estercolero. Por supuesto, lo de la suerte de la Nación o cualquier idea de dignidad u honor o las desconocen o les trae al pairo.

Una de las primeras decisiones del Frente Popular tras el pucherazo de las elecciones de febrero del 36 fue soltar a los asesinos presidiarios condenados por rebelión, sedición y diversos crímenes. Ahora tras los pactos o protocolos secretos del falsario, los etarras condenados se teme van a ser mimados hasta su cercana puesta en libertad por el gobierno nacionalista vasco histórico cómplice de los mismos. Por lo que ha trascendido de los pactos secretos del falsario los golpistas catalanes recién condenados probablemente también serán liberados como lo fueron entonces Companys y sus cómplices. O los salvajes condenados por sus crímenes durante el golpe de Estado socialista de Asturias.

Con el gobierno bolchevique de concentración carcelaria y golpista es de suponer que muchas cosas horrendas serán como entonces. Dentro de estas especulaciones basadas en la memoria histórica real es de temer que se producirán violencias, desastres económicos,  y ocupaciones de fincas, ahora más urbanas que rústicas, y ¡Dios no lo quiera y Trump lo impida! Acaso el cobarde asesinato por parte de los socialistas de algún líder de la oposición o algún otro atentado o provocación para tratar de instaurar su dictadura.

Sin embargo, en buena Astrología dicen que las estrellas condicionan pero no determinan. No habría porqué repetir la historia. Un querido amigo, cabalista de los buenos, de los que se guían por la filantropía en la genuina tradición de los profetas, no con la mente y el corazón puestos en la magia negra, los negocios sucios y promoción de esclavitud de los sionistas jázaros, me anima: “Pues 84 significa Redención o Liberación… tú verás”. En efecto, hay una diferencia de 84 años entre 1936 y 2020, y pese a todo, el final de ciclo puede que acabe bien para los españoles.

Veremos. Ojalá mi amigo tenga razón con su optimismo. Ahora vemos la encarnizada lucha entre patriotas y globalistas mercenarios que se desarrolla en EEUU.  Acaso, si al final consiguen Trump y los patriotas norteamericanos imponerse en esta feroz contienda de grandes consecuencias generales para todo el mundo, podamos salir beneficiados de una Cultura, de un pensar y un sentir que hoy nos parecen ajenos.

El mañana no está escrito, pero, ¿Es nuestro?

 

 

El Resplandor

En este Siglo de las luces apagadas se ha avivado un resplandor sobre este siniestro hotel Overlook que contaba el gran Kubrick, alegoría de una patria convertida en experimento globalista de laboratorio sobre cómo destruir una nación, y habitada por psicópatas y fantasmas que amenazan y agraden a quienes están obligados a cuidar y proteger.

Los acontecimientos del Reino de España, acaso ya desde la Transición pero sobre todo desde el golpe de Estado del 11 M, se asemejan a una crónica de errores y horrores, a la trama de una tremenda novela de terror. Hoy se junta todo: un rey inepto y pusilánime, una clase dirigente política y empresarial mayormente traidora, cleptocrática, prostituida y corrupta, un pueblo embrutecido, presa de sus más bajas pasiones, incluida paradójicamente la del suicidio ritual comunista. Un sistema institucional democrático iuris tantum que es pura mohatra degradada, en el que nada es, ni menos actúa, como cabría esperar de sus obligaciones legales y morales.

El psicópata es psicópata desde luego pero su acción se ve favorecida y potenciada por un entorno favorable para los excesos impunes como es el tinglado monárquico en el que nada es como parece, que deja el hotel y las instituciones a merced del criminal. Donde fallan estrepitosamente las instituciones y mecanismos de protección. La neurosis del protagonista se ve reforzada por la revelación de su fracaso para escribir su texto, para establecer un discurso político adecuado a la socialdemocracia del siglo en que vive, no lastrado por la posverdad y la posmodernidad de las luces apagadas o del encanallado y animalesco neomarxismo cultural. Repite una y otra vez un discurso anticuado, huero hoy de sentido, atrapado en sus complejos históricos pero que, sin embargo, le facilita la comisión de sus delitos y felonías actuales y futuros.

El psicópata retorna al lugar del crimen. Ese mundo sombrío de fantasmas, restos de horrores, brutalidades y apariencias. Igual que Jack Torrence (Nicholson) el PSOE liberticida, golpista y criminal de los años treinta se reencarna ahora con similar capacidad para el Mal.

La psicosis destructiva de los socialistas carece de terapia eficaz. Kubrick, recordando el viejo mito del minotauro, del monstruo que devora a los jóvenes a sacrificar, nos enseña que un buen mecanismo de defensa es encerrarlo en su laberinto hasta que se congele. Un laberinto del subconsciente degradado, de pulsiones animales, de envidias, frustraciones, fanatismo, sectarismo, donde todo crimen tiene su asiento. También una vía de entrada del bajo astral y sus demonios.

La Cultura y el cultivo del Espíritu son los que deben encerrar al monstruo. La sentina de las bajas pasiones del socialismo debe estar cerrada. Y esa es misión fundamental de la Civilización, primero y de las redes de ley y orden social, incluidas las Fuerzas de Defensa y Orden Público, después.

Y otra lección de El Resplandor: cuando la urgente necesidad apremia la propia salvación no cabe esperar que venga de fuera. De un rey incapaz sino cómplice con sus mohatreras e ineptas instituciones. Son las víctimas propiciatorias entregadas al sacrificio quienes han de rebelarse contra el monstruo.

¡Y qué Dios nos ayude!

 

 

 

 

De pueblos y populachos

Al final de una época, Occidente y España especialmente parecen hallarse en una encrucijada como tantas otras veces a lo largo de la historia. Como al marqués de Bradomín atravesando la comarca del Salnés una negra noche de tempestad, surgen los caminos que se bifurcan: una de las rutas a seguir es la del esfuerzo individual y de la sociedad en su conjunto para sacar adelante las cosas. Es, pues, la de la libertad, la inteligencia, la responsabilidad, la investigación y el desarrollo de las potencialidades. Difícil, lenta pero segura y acaso la única verdadera. Pero esta ruta ha sido muchas veces preterida en España, donde frecuentemente se ha favorecido el modelo opuesto. No sabemos si aún queda margen para elegir la senda correcta o ha sido escondida y ya deviene en impracticable por la intrincada maleza de la entropía, la desinformación y el embrutecimiento programados.

Desde luego que no es un problema nuevo pero ahora se presenta con crudeza radical. En las lúcidas pero amargas palabras de Cadalso:

Pide a Dios te dé un hijo tonto; verás qué vejez tan descansada y honorífica nos da. Heredará a todos sus tíos y abuelos, y tendrá una robusta salud. Hará una boda ventajosa y una fortuna brillante. Será reverenciado en el pueblo y favorecido por los poderosos; y moriremos llenos de conveniencias.

 Pero si el hijo saliese con talento ¡cuánta pesadumbre ha de prepararnos!….. cuando veo que Miguel de Cervantes ha sido tan desconocido después de muerto como fue infeliz mientras vivía… que este ingenio, autor de una de las pocas obras originales que hay en el mundo, pasó su vida parte en el hospital, parte en la cárcel, y parte en las filas de una compañía como soldado raso, digo que Nuño tiene razón en no querer que sus hijos aprendan a leer.”

Con ocasión de un episodio de su azarosa biografía, el motín de Esquilache, cuando logró salvar la vida a cierto aristócrata confesaba: “aquel día conocí el verdadero carácter del pueblo”.

 

Muchos años más tarde, el cónsul de Noruega, el heroico Félix Schlayer que salvara la vida a más de mil refugiados en la embajada, en su conocido libro sobre las matanzas en el Madrid republicano veía así la situación del Frente Popular:

En la zona dominada por los rojos, estos crímenes, producto de la ferocidad de las masas iban en aumento semana tras semana, hasta convertirse en una espantosa orgía de pillaje y muerte…aquí se trataba del asesinato organizado. Ya no era solo el odio del pueblo, sino algo que respondía a una metodología rusa: era el producto de una animalización consciente del hombre por el bolchevismo. De lo que se trataba era de adueñarse de lo que fuera a cambio de nada; y si era menester matar, se mataba. Lo que desde siempre ha dominado políticamente en a amplia masa del pueblo español ha sido el sentimiento y nunca la razón. Pero en los conflictos anteriores su fanatismo se apoyaba en bases idealistas….

Esta vez sin embargo, debido a la influencia de la progresiva materialización de las masas populares, como consecuencia de las teorías socialista y comunista, los motivos de fondo son principalmente de orden económico y la meta con la que se especula es disfrutar de la vida con el mínimo esfuerzo.”

“Su ecuación bien parece ser ésta vivir bien es igual a no hacer nada. Ésta era la atractiva consigna con que el comunismo seducía eficazmente a las masas incultas, llevándolas hasta la consecución de un sentimiento tan fanático como éste: Arrebatad a los poderosos todo lo que tienen y así podréis ser tan gandules como ellos y vivir tan bien como ellos”

 

¿Estamos hoy tan lejos de rememorar atrocidades parecidas? En la España actual, agredida, saqueada, abandonada su suerte por el Régimen borbónico con un amenazante futuro gobierno rojo y golpista de concentración carcelaria en la que ya casi no hay futuro salvo para los políticos degradados y los sinvergüenzas en general, el destino del segundo al que se refería Cadalso, el hijo con talento, sería emigrar en busca de un lugar donde pode vivir decentemente. O el exilio interior. Mimetizarse como las perdices en campo raso. Pero al primero aún le pueden quedar varias opciones. Puede hacerse cómplice del tinglado. Será bien recibido si carece de escrúpulos y obedece sin rechistar.

Esta segunda ruta, la de mantener y fomentar el embrutecimiento general, es una tentación fácil para ciertos poderes políticos, empresariales, religiosos o mediáticos pero condena fatalmente el futuro. Buena parte del tinglado presente parece basarse en el predominio de esta segunda opción. En educación, prensa, cultura, economía o finanzas. Y desde luego en Política.

 

Huxley lo explica en su contra-utopía Un mundo feliz:

“Una sociedad de alfas no podría evitar el ser inestable y desgraciada. Imagine una fábrica donde todos fuesen alfas, es decir, individuos diferenciados y sin parentesco, de buena herencia y acondicionados para ser capaces (con limitaciones) de escoger libremente y asumir responsabilidades…El experimento de Chipre una sociedad de todos alfas fracasó…guerra civil. La población óptima es como el iceberg ocho novenos bajo el agua y uno encima.”

Y es que, para los promotores de Un mundo feliz:

“La ciencia es peligrosa. Al científico que va por libre lo mandamos a una isla.

Aunque parece un castigo, en realidad es un premio. Le mandan a un lugar donde hallará la compañía de los hombres y mujeres más interesantes que podría encontrar en todo el mundo. Cuantas personas que, por una u otra causa han alcanzado demasiada personalidad para poder adaptarse a la vida en común. Cuantas personas no están conformes con la ortodoxia. Cuantas tiene ideas propias. Cuantas son…alguien. La verdad es una amenaza, la ciencia un peligro público”.

 

En el deteriorado reino borbónico actual se ha desterrado la excelencia como no sea la de la misma cleptocracia liberticida que campa a sus anchas, haciendo del saqueo impune y de la propia burla de la Nación una forma de las Bellas Artes. La verdad es una amenaza, la ciencia un enemigo público. O no hay alfas o los que hay se adscriben al monipodio gobernante. Desde luego, no parece que haya ya alfas para el liderazgo del Bien. Y sin ellos la democracia no puede funcionar y se convierte en la antesala de la tiranía.

En la construcción del NOM estamos en la fase de sembradura del caos. De generación, enaltecimiento, “empoderamiento” lo llaman ahora, del populacho. Sin embargo, la historia nos enseña que la bestia sin educar, el populacho desbordado, cuando caen las redes del orden constituye una grave amenaza para todos, incluidos los que lo fomentan para su propia granjería y dominación.

El Arte, la Cultura y la Política quizás hayan naufragado ya, al menos como las veníamos entendiendo en Occidente, pero aún hay mucho estulto que cree que está a salvo del hundimiento del Titanic por viajar en camarotes de primera clase. El contacto con el agua gélida puede hacerle despertar cuando ya sea demasiado tarde.

 

Otro Sí digo

«Siempre hay una puta para un buen cliente»

No es de extrañar que se haya consumado la ignominia del texto de la abogacía del estado amparando a delincuentes por orden y a gusto y satisfacción del presidiario catalán compinche del Presidente del Gobierno de Su Majestad.

Es otro ejemplo de ese populacho miserable encaramado a la cucaña institucional borbónica que confunde profesionales con mercenarios y ciudadanos con súbditos.

 

 

Sopa de ganso 2

Ahora que estamos de vacaciones y vamos despacio, vamos a contar mentiras, tralará.  Decía Platón que los poetas mienten de modo que vamos a cultivar un rato el apólogo, que dicen es una forma de contar cosas diferentes a las que se leen.

Según Marx, el bueno, Groucho, érase una vez un feliz Reino llamado Fridonia que bien pudiera valer para nuestro caso. Y también otro país llamado Silvania que cuenta con una agitada República y desde luego con un apuesto embajador como se ve en la película Sopa de Ganso, con su bonita embajada y todo. Sin embargo, el último gran preboste de Silvania tuvo que poner píes en la frontera porque le habían pillado con las manos en la masa y en la droga. Sus colaboradores altos capitostes y capos que no pudieron llegar tan lejos como él consiguieron refugio en la acogedora embajada de un famoso narcoestado llamado Libertonia donde les agradecieron los servicios prestados y beneficios obtenidos con el trapicheo.

El valido de Fridonia era tristemente célebre por hacer cohechos, prevaricaciones, felonías, guarradas y perrerías a todos y a todas. Incluido al sufrido aunque tímido y asaz apocado rey de Fridonia, personaje que estaba del interfecto hasta los mismísimos, bueno, o lo que tenga.

En estas resulta que el tímido rey de Fridonia que no sabe cómo vengarse de tanta afrenta y humillación recibe recado secreto de agentes de Trumpolandia y de Mosalandia que dentro de su operación para drenar el pantano también quieren poner al valido en su sitio, para lo que proponen hacerle una sucia, aunque merecida, jugarreta al felón, a ver si conseguían cargárselo o al menos dejarlo debilitado para un  próximo y deseado posterior descabello. La cosa es muy retorcida, taimada, como corresponde a gentes muy versadas en trapisondas y chanchullos de falsa bandera.

La encerrona consiste en poner en evidencia mediante un incidente internacional acaso delictivo e imposible de ocultar al valido y su tropilla de serviles puñeteras indocumentadas, que creen estar trabajando para unos hasta que comprenden, ya demasiado tarde para recular, que es para los otros, cuando les dejan con el culo al aire y en el mayor de los internacionales ridículos.

Dicho y hecho. El valido y su banda pican el cebo hasta el bofe, y tratan de recomponer figura mintiendo como bellacos bien entrenados y así intentar sortear el espantoso ridículo que desmerece su soberbia condición. Una prueba de que en realidad, pese a la demagógica propaganda local, no son sino basurilla irrelevante a nivel mundial, meros esbirros prostituidos, por muy revolucionarios e impunes apoyados por oligarcas depravados sembradores del caos que se sintieran. Como no podía ser menos, el enredo es oportunamente descubierto y publicado.

El rey de Fridonia se relame de gusto, mientras pone cara de compungido. La pena es que no pueda publicar la autoría de la idea para que la venganza sea más completa.

Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado.

Moraleja, esconde la mano que viene la vieja.

(Continuará)

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.