Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Zama no es cunnus, ¿o sí?

Unos breves apuntes sobre el Amor, la Mística en la Poesía española y el problema del lenguaje

El Dante decía que “el Amor mueve el Sol y las estrellas”. Lo mejor de la Poesía española de nuestro siglo de oro también está inspirada por el neoplatonismo. Los ecos del Simposio o El Banquete de un Platón que probablemente conoció fragmentos de la sabiduría esotérica pitagórica a través de Filolao. Y la Hermosura, no olvidemos que es una especie de estrella que guía hacia el Amor.

También en Oriente. En los Tantras, como en los sistemas gnósticos, la simbología sexual es muy importante y es una consecuencia natural de su concepción del cosmos como un ser viviente.

En La Galatea Cervantes explica que la belleza es de dos maneras, corpórea e incorpórea. León Hebreo en sus Diálogos de Amor, obra fundamental del neoplatonismo citada por Cervantes en el prólogo a la segunda parte de El Quijote,  dice que “La Hermosura es gracia que, deleitando el ánimo, lo mueve a amar.”

Fray Luis de León muestra en su famosa Oda a Salinas la idea central de la Estética neoplatónica, no es sino ciertas reminiscencias pitagóricas sobre la música de las esferas:

A cuyo son divino   

Mi alma, que en olvido está sumida

Torna a cobrar el tino

Y memoria perdida

De su origen primera esclarecida

—-

que el vulgo ciego adora

la belleza caduca engañadora

traspasa el aire todo

hasta llegar a la más alta esfera

y oye allí de otro modo

de no perecedera

música que es la fuente y la primera

Y en su Tratado sobre Los Nombres de Cristo explica que “La poesía inspiró Dios en los ánimos de los hombres para con el movimiento y espíritu della levantarlos al cielo, de donde ella procede, porque poesía no es una comunicación del aliento celestial y divino”.

En la undécima lira del Cántico, añadida con posterioridad por San Juan al primer manuscrito de Sanlúcar, se afirma que:

Descubre tu presencia

Y mateme tu vista

Mira, que la dolencia

De amor, que no se cura,

Sino con la presencia y la figura

Canciones de la esposa es el nombre original del Cántico Espiritual de Juan de Yepes.

De esta preciosa obra, para algunos la máxima expresión de la Poesía española, Juan de Yepes escribió dos versiones: es absolutamente cierta su autoría del manuscrito de Sanlúcar de Barrameda, de 39 liras, conocido también como Cántico de Ana Jesús. Se trata de la gran figura femenina del Carmelo reformado (priora del Convento carmelita de Granada) a las que están dedicados tanto los comentarios del Cántico como los de la Exposición del Libro de Job de Fray Luis de León. Perseguida y penitenciada por el Santo Oficio, se exilió en Francia y Bélgica, llevando consigo un ejemplar del Cántico que sería editado mucho más tarde, ya en 1627, en Bruselas.

El Poder de entonces veía con reticencias el problema del Amor, la unión tántrica, gnosis, como opuestos a sus mecanismos de dominación, la ortodoxia.

El neoplatonismo, la gnosis se relaciona con ciertas tradiciones del hinduismo y el budismo tántrico.

El Tao que puede ser expresado no es el verdadero Tao”,

El budismo zen considera inútil el estudio de los diferentes cánones o textos sagrados y propugna el camino de la meditación. Si las verdades espirituales son inefables, y en todo caso, incomunicables, la meditación supera a los sentidos, y con ellos a la manifestación de la realidad ilusoria. Más que razonar o permanecer en el mundo de la sola erudición, lo que hay que hacer es meditar, porque en y durante su sereno silencio, la mente ha de cesar, de interferir en el verdadero conocimiento.

De aquí su recurso a extrañas o paradójicas formas de expresión en el límite del lenguaje poético. El arte como camino espiritual, o de acceso y disfrute a lo sagrado. Algo que por otra parte no es exclusivo de la tradición zen, sino de las formas místicas de expresión. Así, por ejemplo, en la poesía de Rumi o en la de nuestros Ibn Arabí o Juan de Yepes.  Probablemente la última lira del famoso Cántico espiritual del poeta abulense pueda ser considerada, diferencias formales o de estrofas aparte, como una especie de haiku zen que trata de fijar un contacto fugaz con lo numinoso inexpresable.

En todo caso, como explica magistralmente el propio Juan de Yepes reconocido luego como San Juan de la Cruz en el Prólogo:

“Sería ignorancia pensar que los dichos del amor en inteligencia mística (cuales son las presentes canciones) con alguna manera de palabras se puedan bien explicar porque el espíritu del señor que ayuda nuestra flaqueza, (como dice San Pablo) morando en nosotros pide por nosotros con gemidos inefables, lo que nosotros no podemos bien entender ni comprender para lo manifestar: porqué quién podrá escribir lo que a las almas amorosas, donde el mora, haze entender? Y quien lo que las hace desear? Y quien finalmente lo que las hace sentir?  Cierto nadie lo puede…

… y los dichos de amor es mejor declararlos en su anchura, para que cada uno de ellos se aproveche según su modo, y caudal de espíritu que abreviarlos a un sentido a que no se acomode todo paladar, y así aunque en alguna manera se declara no hay para que atarse a la declaración, porque la sabiduría mística, la cual es por amor, de que las presentes canciones tratan, no a menester distintamente entenderse para hacer efecto de amor…  “

Al hacerse inteligibles las experiencias yoguitas trasmutan la conciencia normal, y quedan abolidas las construcciones verbales y las estructuras de pensamiento.

Este es un aspecto común a todo lenguaje místico. Y al ligarlo a la dificultad de fijar una ortodoxia representa un riesgo para cualquier sistema de poder o dominación. Por eso los místicos no suelen ser bienquistos por el Poder religioso, aunque en ocasiones éste trata de asimilarlos.

El budismo tántrico al menos la tradición que dice proceder más directamente de las enseñanzas de Buda se considera como una forma de meditación, una teúrgia, una identificación del practicante con Buda y de ese modo se adora como si tal. El budista tántrico pretende suprimir la actividad mental, adentrarse en el Nirvana, alcanzar el estado búdico. Pero el método es distinto, toma un camino que puede considerarse directo como es la magia y los ritos erótico-místicos. Para ello necesita el concurso de una deidad femenina, una consorte sagrada.  El rol de tal Tara o Shakti sería así servir para alcanzar la liberación completa.

Dentro de esta interpretación el acto sexual realizado en ciertas condiciones ritualísticas y espirituales sería el método de liberación a practicar. Así, la unión sexual con la consorte sagrada, análoga a la primitiva u originaria de Shiva con Shakti, rememoraría las delicias de la unidad, y recrearía un cuerpo sutil, el Cuerpo del goce supremo.

Una idea quizás no tan exótica para Occidente ni acaso muy diferente a la que expone Platón, inspirado en la tradición pitagórica, en su diálogo sobre el Amor conocido como El Banquete. El Amor es una gran potencia, a veces ignorada, que puede volver a unir el andrógino originario, luego separado en dos, y con él la anhelada plenitud perdida.

Huxley en La Filosofía perenne explica, tomado de los Upanishad, la relación entre Atman, alma o principio individual, y Brahma, principio absoluto con la expresión tan tvan asi, que viene significar Tú eres eso.

Wu wei es un concepto taoísta retomado por el zen. Viene a significar, negación y actuar, coger, reaccionar, hacer.

Con el wu wei se intenta conseguir una relajación cuyo equivalente mental sería una desconexión, un desistimento.

Recibir pero no conservar. Dejar el espíritu en paz. Cabalgar sobre el viento.

En la medida que el místico es testigo y agente del poder espiritual es mal visto por el poder político y material, incluido el religioso establecido, al que de algún modo pone en evidencia de alguna suerte más o menos grave o profunda de impostura. Místicos y poderosos se llevan mal cuando no devienen, gracias al Poder, en enemigos irreconciliables. Así lo vieron dentro del Islam Avicena o nuestro Ibn Abentofail en su novela El Filósofo autodidacto.

Sin embargo en virtud del azar, las conveniencias o las circunstancias, el Poder eleva, enmuceta o degrada y destruye al místico. El Cristianismo institucionalizado convierte a Juan de Yepes en San Juan de la Cruz. A Teresa Cepeda en Santa Teresa de Ávila. Ambos investigados e incluso acosados en vida. Por el contrario, el quietista Miguel de Molinos muere preso en las cárceles romanas de la Inquisición. Su Guía Espiritual, también otra obra maestra, es condenada. La Iglesia no transige aún menos con su Defensa de la contemplación. Molinos comprende que el terreno es resbaladizo e intenta protegerse con sendos capítulos en los que explica las diferencias de su concepción con la de los alumbrados o trata de confirmar la contemplación con las autoridades de los doctores de la Iglesia. Otro gran libro muy cercano a las tradiciones espirituales de Oriente, y en consecuencia a la Tradición sagrada universal.

El fenómeno es general con las diferentes autoridades religiosas y no solo del Catolicismo. Así, por ejemplo, Jacob Boehme también fue considerado una amenaza por los sacerdotes luteranos.

Para terminar esta breve incursión en la Mística y sus conflictivas relaciones con el Poder establecido cabe recordar las peripecias de Fray Luis de León con motivo de su versión del Libro de los Cantares de Salomón que atrajo la persecución sobre su autor. En el Prólogo de su traducción Fray Luis expresa que “Cosa cierta es y sabida que en estos cantares como en persona del Rey salomón, y su Esposa la hija del Rey de Egipto debaxo de amorosos requiebros explica el Señor la Encarnación de Christo y el entrañable amor que siempre tuvo a su Iglesia, con otros secretos de gran misterio y peso”.

Debido a la naturaleza inefable del fenómeno místico caben diversas interpretaciones de sus traducciones al lenguaje. Así, el Poder puede intervenir para atacar a Fray Luis olvidando el sentido alegórico espiritual de la obra, de carácter místico pero también tántrica o de sexualidad sagrada y enreda con aspectos marginales como el significado de la palabra zama. Cunnus, para San Jerónimo, es decir, “zama era el nombre propio con que en hebreo se nombran las vergüenzas de la mujer que en castellano tiene su nombre” y que más bien serían las guedejas para el maestro de Salamanca. En 1573 Fray Luis se ve obligado a dar una respuesta exculpatoria desde su prisión y dirigida a sus émulos.

Al final, Fray Luis de León consiguió salir libre pero quedaba la lección de su encarcelamiento para aviso de místicos y otros navegantes.

 

Macron desborda la Línea Maginot

No hubo remedio, el candidato del Gran Capital, empleado de la Banca Rothschild, manijero de la globalización y el NOM, ha ganado las elecciones francesas. Y con un margen tan grande que ni siquiera quepa la duda, cada vez más razonable en estos azarosos tiempos modernos, de la comisión de oportunas trampas, con o sin INDRA, en el recuento electrónico de los votos. Y es que “quien tiene padrinos se bautiza”, con perdón por poner un ejemplo tan poco políticamente correcto para la fauna sorosiana.

Que el candidato Rothschild sea el favorito y el elegido por ese uno por ciento aproximado que ejerce y se beneficia especialmente de su dominación globalizadora sobre el planeta o bien de sus círculos de control, acaso otro diez por ciento, tiene su coherencia. Pero que sea votado por sus víctimas actuales y futuras merece muchas reflexiones y seguro que las habrá cuando tengamos algo más de perspectiva.

Pero cabe adelantar ahora algunos comentarios a vuelapluma.

Así la creciente validez de las tenebrosas visiones de Orwell acerca de la siniestra dictadura mundial que se nos viene encima. El ejercicio de la neolingua por parte de los mercenarios medios de manipulación de masas se comprueba que hace estragos incluso en países con cultura política como Francia.

Consignas difamatorias como extrema derecha, xenofobia, homofobia, antieuropeísmo, populismo, totalitarismo, fascismo…resultan eficaces pese a su primitivismo y falta de objetividad o sustancia. Todo lo que se opone a la hegemonía sin cortapisas morales, institucionales o legales del Gran Capital financiero internacional va a ser fatalmente acusado con tales sambenitos.

No importa que existan consideraciones importantes que realizar. Así, por ejemplo, el derecho al mantenimiento del propio orden nacional. Orden que tiene que ver con la soberanía, con la cultura, con las instituciones nacionales, con la protección del trabajo y la gente común contra las agresiones imperialistas de la usura internacional. Uno de cuyos instrumentos es forzar emigraciones masivas o la promoción del llamado multiculturalismo. En esta fase el imperio crea desorden, entropía, a fin de desmantelar el orden de cada Estado y arrojar sus elementos y recursos aprovechables en el magma liberticida del NOM.

Una reflexión que atañe a todas las instituciones nacionales, incluidos los partidos políticos como instrumentos de control e integración de la población. Se habla quizás impropiamente de partitocracia. En realidad los partidos son instituciones mercenarias corruptas, engañosas, degradadas, al servicio de la oligarquía. Su poder, más allá de lo que nos muestran los habituales trileros y manipuladores de la comunicación, es vicario. Mera representación.

Se acaba de comprobar en Francia. El candidato Rothschild, en nómina de esta filantrópica Casa de usura y esclavitud, fue ministro francés “socialista” de Economía. Así está de degenerado el “socialismo” europeo que no tiene empacho ninguno en patrocinar y blanquear la carrera de un agente confeso del enemigo. Sin olvidar aquí tampoco a nuestras castizas puertas giratorias por las que las empresas de la timba IBEX agradecen los servicios prestados a nuestros meritoriamente encumbrados próceres.

Pero, ya digo, basta que el Gran Capital y sus instituciones globalistas instrumentales hayan visto en riesgo su dominación en Francia para que se dejen de partidos, mandangas y zarandajas y coloquen directamente a uno de los suyos prescindiendo de la parafernalia partidaria pero haciendo ostentación de un poder que hace “ofertas que nadie puede rechazar”.

Hombre en nómina, joven y guapito de cara para asegurar mejor el voto femenino, pinturero gestor de currículo tuneado, con labia de vendedor de crecepelo, acostumbrado a soltar embustes a caño abierto y sin despeinarse, siempre dispuesto a hacer lo que el amo exija en cada ocasión.

Nuestros partidos políticos acaso debieran empezar a poner sus barbas a remojar. Y no solo nuestro bizarro valido Mariano, tan soso, tan fláccido, tan burdo, tan degradado, tan trotón, con tan poco sex appeal o credibilidad, al que los amos pueden dar por amortizado en cualquier momento. Si bien colaboran con la Causa usurera generando déficits, deuda y esclavitud, son caros, roban mucho, trastornan con sus desfalcos, embrollos, leguleyeces, “otro sí digos” o dímes y diretes la correcta asignación de recursos, como diría un tecnócrata. Puede que en un futuro no muy lejano ya no hagan falta para representar la función, cuando el Gran Capital puede sacarse un candidato de la chistera y hacerlo medrar según convenga. Salvo, claro está mientras se quiera que dure el tenderete, Podemos construcción ex nihillo de servicios secretos que es preciso cuidar como estratégico recambio mohatrero como en otro momento de crisis se cuidó al agente Isidoro y su equívoca banda. Un buen asustaviejas de probada eficacia. Sin olvidar en la bandería confesadamente pro IBEX la promoción a bragas quitadas de la chica sureña del Santander.

Pero volviendo a la cosa teórica del asunto conviene resaltar la cuestión del orden dentro del sistema. Luwding Bertalanffy es uno de los intelectuales que desarrolló la Teoría de Sistemas. Una forma de entender de modo abstracto y lúcido muchas de las cosas que ocurren en la Naturaleza, la Sociedad, la Política, la Cultura y las Artes que tienen principios, leyes y conductas isomorfos cuando se conocen con el suficiente nivel de abstracción. Un sistema puede ser teórico o real. Conceptual, científico, metodológico. Político, económico, cultural o social. También puede ser un organismo vivo, una célula, un tejido o grupo de células. Un país con su instituciones y sus fronteras…

Porque una de las primeras cuestiones es, obviamente, poder distinguir el sistema de lo que no es el sistema. De ahí que exista un límite, frontera, criterio de distinción, membrana de separación entre cada sistema y su entorno. Por ejemplo, Francia no es EEUU, ni Libia, ni España. Ni una célula del tejido de una planta o un animal es un virus.

Los sistemas pueden ser cerrados si están completamente aislados de su entorno o abiertos si interrelacionan con el mismo. Organismos vivientes, países no absolutamente autárquicos, ecosistemas naturales son ejemplos de sistemas abiertos. Los sistemas tienen información. Poseen un orden que les hace distinguir unos de otros así como entre los elementos de un mismo sistema. Lo contrario de la información es la entropía, el desorden o incapacidad de distinguir un estado de otro. Los sistemas abiertos intercambian energía, materiales e información entre sus propios elementos y con su entorno. Y están ligados a la Gestalt, la totalidad, lo que interactúa, lo holístico…

Cuando las naciones poseían una cierta soberanía sus sistemas políticos y su idiosincrasia institucional obedecían a alguna de los expresados en la famosa tipología de Aristóteles a la que ya hemos hecho referencia en otras garitas, pero cada con su propia personalidad, cultura e historia. Tenían un orden propio. Y también sus partidos a su vez con un cierto orden más o menos coherente con su real o presunta ideología.

Pero ahora todo es distinto. Ese orden nacional se está vaciando, y rotos los límites o fronteras sus elementos pasan a engrosar el magma global que está promoviendo la presente etapa del NOM.  Así, un empleado de la siniestra Banca Rothschild se convierte gracias a la varita mágica de los media y la credulidad del gentío votante en honrado prohombre socialista, nada menos que todo un ministro francés de Economía. Y ahora además, vaciados y puestos patas arriba los partidos clásicos nacionales históricos, en flamante candidato y presidente por y para la oligarquía internacional, sin disimulo ideológico que valga. Una oligarquía sin fronteras, ni moral, ni apego siquiera a la historia, la cultura o la lengua común de cada nación. A la que ve como rebaño a esquilmar y aplicar sus recetas de usura, deuda y sometimiento, que trasciende la visión francesa o de las cosas, para constituir problema fundamenta para la supervivencia de las naciones.

Es desde esta perspectiva de los sistemas desde la que se puede comprender mejor lo que está pasando en este momento histórico tan apasionante pero también tan peligroso en el que se encuentra la civilización occidental.

Un sistema cerrado es un régimen autárquico, sin comunicación con el exterior. Pero no parece que tal cosa tenga que ver ni con la clásica Nueva Derecha francesa de Benoist ni tampoco con el partido de Le Pen. Más bien su visión tendría que ver con la de los sistemas abiertos de membrana semipermeable. La que permite intercambio de información, materiales y energía entre el sistema y su entorno. Pero, dentro de las posibilidades y conveniencias para la permanencia del sistema.

Cuando los poderes globalistas occidentales provocan invasiones, destrucciones masivas, hambrunas y genocidios para la destrucción del propio orden de las naciones agredidas a fin de apropiarse de sus recursos y continuar con la agenda globalista es normal que se produzcan tremendas emigraciones de las poblaciones afectadas. Y que se trate de atender a las víctimas. Pero otra cosa es que todo ello se produzca asaltando fronteras, costumbres e instituciones, más allá de lo que cada sistema nación puede asimilar. Intentar mantener el orden interior de acuerdo con las tradiciones de cada nación no es extrema derecha, ni populismo, ni xenofobia como nos venden, con éxito. La conveniente tolerancia hacia lo diferente no es multiculturalismo. Es lo opuesto. El multiculturalismo que los globalistas pretenden imponer contra las tradiciones e instituciones de cada sistema nación viene a significar que todo es equivalente. Y cuando todo vale, ya nada vale nada.

Es un primer paso para el crecimiento del magma globalizador. Un estado entrópico en el que la clase media,  formadora y mantenedora de las instituciones que permiten el orden nacional es desestabilizada y luego arrasada con vistas a impedir la continuidad de la nación en el tiempo. Si el orden es arrasado, las poblaciones se encuentran indefensas ante los poderes e instituciones globalistas al servicio de la plutocracia financiera internacional.

Todo este proceso recuerda el que se produce cuando un virus infecta a una bacteria. Desbordada su membrana celular, el virus descodifica el código genético de la bacteria para imponer su propio código. La bacteria emplea sus recursos en replicar el mensaje genético del virus hasta que finalmente muere. Y los nuevos virus continúan infectando más bacterias.

Las elecciones francesas de ayer, vistas desde la Teoría de Sistemas, nos resultan muy reveladoras, nos muestran cómo actúan los virus políticos. Como su crecimiento se hace a nuestra costa.

La famosa Línea Maginot era el límite de un sistema defensivo cerrado.  Fue fácilmente desbordada por el enemigo. Pero es peor cuando los globalistas desbordan y atacan desde dentro del sistema empleando nuestros recursos e instituciones para destruirnos. No nos gustan ni convienen los sistemas cerrados. Sin embargo, es preciso recuperar sin tardanza nuestros códigos genéticos y las membranas semipermeables de nuestros sistemas abiertos.

Los amos de Macron acechan y van ganando.

 

 

 

 

 

 

 

 

Reinado Alfonso XIII, notas del libro de Melchor Fernández Almagro

El tomo XVIII de la monumental obra de Don Modesto Lafuente dedicada a la Historia de España fue redactado por Don Melchor Fernández Almagro. Se refiere al reinado de Alfonso XIII.

De este interesante libro, publicado por Montaner y Simón en 1933, recogemos una  breve serie de citas o comentarios de algunos de los más importantes próceres políticos de la época, que nos permiten evocar el ambiente y principales problemáticas de esta etapa frustrada y frustrante de nuestra Historia contemporánea. En esta primera entrega se tratan los primeros años de reinado alfonsino hasta el gobierno Canalejas. Un intento, el de este gobernante honrado y patriota, que constituiría una esperanza de renovación en profundidad de nuestras instituciones, brutalmente extirpada tras el magnicidio del político ferrolano. 

Otra vez cierta siniestra mano negra en contra de nuestros legítimos intereses como pueblo tuerce nuestra historia mediante un magnicidio estratégico.

Como leit motiv de esta época cabe destacar la falta de idoneidad de nuestras distintas instituciones, empezando por la propia Corona cuya conducta habitualmente fue lamentable, a las necesidades de España. El atraso político económico. El caciquismo. El fulanismo. La situación social. El terrorismo anarquista y de Estado. El problema de Marruecos, una lamentable sangrienta y estúpida aventura imperial borbónica. El separatismo. La influencia teocrática.

Más allá del recuerdo histórico del pasado, la cuestión también debiera tener un alcance práctico para la España de hoy. La anterior grave crisis de la Monarquía borbónica para abordar los problemas nacionales ilustra de modo significativo lo que ahora nos ocurre.

Los problemas vuelven una y otra vez porque las propias instituciones borbónicas forman parte del problema, pero no de su solución.

  

Canalejas pensaba que el proveer sobre las asociaciones religiosas era un acto de plena soberanía estatal española. Algunas de sus ideas:

“Sagasta es mortal, la monarquía perecedera, lo que siempre subsiste es la Nación”

“He aquí por qué, con escándalo de algunos que tienen de la monarquía un concepto que nadie comparte ya en el mundo, con asombro de aquellos que creen que para servir e ilustrar la conciencia del rey es preciso adularle y consentir que paseen las carteras de puerta a puerta, para no obtener jamás las firmas de los decretos, a despecho de los que estiman que los ministros no son hombres públicos, llevados por los votos y sufragios de la nación a los Consejos de la Corona, sino nueva prolongación de la servidumbre palatina, yo solicito el concurso de los republicanos, de los socialistas y de los demócratas españoles”.  (Al parecer se refería, entre otros casos, a la negativa de Su Católica Majestad a firmar el decreto de concesión a Pérez Galdós de la gran cruz de Alfonso XII. También, en otro sonado incidente que provocaría la dimisión del gobierno en pleno, SM rechazaría un nombramiento para imponer a su cuate, el alabancioso general Polavieja)

“Voy más allá que muchos republicanos”

 

Según Joaquín Costa, 18 febrero 1903:

“Deben desear  y proclamar el advenimiento de la República, aún los mismos que no tengan convicciones republicanas, pero que sean hombres previsores y patriotas, no tanto por la República, cuanto por España”

 

Maura:

“Para la obra de la revolución desde el gobierno estaremos dispuestos a ir con cualesquiera fuerzas que sean idóneas y que nos inspiren confianza de lealtad en sus propósitos y de tenacidad en sus empeños”.

“El pensamiento no delinque”.

“El derecho público no es católico ni protestante.”

“Considerará suicidada la monarquía cuando la Política no se haga en la calle sino en Palacio”.

Maura, “revolucionario” desde arriba tenía apoyos y fuerte oposición.

Entre esta la de muchos periodistas a los que pretendía quitar el pesebre o dificultar el concubinato con políticos borbónicos todo ello en detrimento de la Opinión pública. Cerró el fondo de reptiles que administraba Gobernación para sobornar periodistas.

Los chicos de la prensa formaban otra oligarquía política, relacionada con los partidos por lazos de corrupción o intereses. El “Cacicato de publicidad”…

Maura instó al rey a interesarse públicamente por la Cultura mediante asistencia actos en la Universidad o el Ateneo.

Las discusiones parlamentarias sobre los presupuestos se atascaban normalmente más por escaramuzas políticas que por criterios técnicos.

Maura organizó una arriesgada visita de Su Católica Majestad a Barcelona. Los nacionalistas aprovecharon para ejercer su acendrada vocación de pedigüeños impenitentes trasladando al rey sus numerosas peticiones.

Alfonso XIII, (muy a lo ZP), respondió a Cambó que concedería cuanto le pidiesen, si de él dependiera.

Alfonso XIII se enfadó con Maura porque al haber evitado éste la habitual consecución de trampas monárquicas en las votaciones, ganaron de modo muy claro y contundente las candidaturas republicanas en las ciudades importantes.

Probablemente aquí y por esta razón, Maura dificultaba que SM hiciera trampas y mantuviera el caciquismo, pilar fundamental de la Monarquía, se ganó la enemiga de Su Católica Majestad…

“El gobernador ha de ser en cada provincia mantenedor de la autoridad suprema, amparo de todo derecho, servidor de la justicia, ha de ser juez de campo en las contiendas de partidos y bandos., una entidad superior a todo partido y a toda lucha”.

Al final SM provocó una crisis oriental del gobierno Silvela y nombró a Villaverde presidente del Consejo e impuso a un amiguete como ministro de la Guerra.

El rey, muy pagado de su fuero real, cultivaba, junto con el desplante y el chiste, el profesionalismo de una convencional simpatía. (Otro como El Campechano).

Lo peor es que provocaba crisis “orientales” por el Palacio de Oriente, su residencia.

Maura atrajó una gran división y polémica sobre su figura. “Maura, sí” “Maura, no”

Amenazado de muerte en el Parlamento por Pablo Iglesias, sufre un atentado del que sale ileso.

 

Silvela era un hombre honrado, muy inteligente y lúcido por lo que tenía en muy mal concepto a los españoles. Carecía de ambición personal por lo que no tenía mucho futuro en la política borbónica.

 

Fernández Villaverde, hacendista, opuesto al aumento del déficit presupuestario. Su política experimentó los avatares e intrigas partidarias.

 

Azcárate: “Vuelve la monarquía a ser considerada como un oficio no enajenado, no revertido a la soberanía nacional. El pecado original de esta crisis no ha sido originarse a espaldas de las Cortes sino el hacerse contra el régimen parlamentario.”

 

Echegaray, doble ministro de Hacinda, autor de la frase “Santo temor al déficit”

 

Montero Ríos tuvo que dimitir por el ninguneo real, que apoyó a los militares facciosos en su contra con ocasión del incidente Cucut, lo que daría lugar a un jurisdicción militar no sujeta al derecho civil.

 

Moret: “talento claro, cultura escogida, flaca voluntad”…preside el nuevo gobierno mediatizado por SM y los militares.

Contra su propio proyecto de ley de Jurisdicciones, formalmente a favor del Poder civil, el gobierno trató de enmendarlo en Congreso y Senado en “astuta” maniobra para dejar el poder a los militares, salvando la cara. Se hace patente con este golpe de Estado encubierto el militarismo de la Monarquía y la impotencia de los liberales, obligados a disimular el despotismo de S M apoyando a los militares.

 

Salmerón, (Unión republicana), el duque de Soferino, (carlistas) y Rusiñol por la Liga catalana se hermanan en Barcelona durante un acto público. Solo Lerroux, radical, se mantiene fuera de la Solidaridad catalana.

 

Otras citas políticas de la Restauración

 

El Imperio contraataca

Aunque aún no se sabe si el candidato imperial creado ex nihilo para esta oportunidad conservará al final del escrutinio de la primera vuelta de las presidenciales francesas la ligerísima ventaja sobre Le Pen que muestra en el momento de escribir estas líneas a vuelapluma, cabe hacer algunos primeros comentarios sobre lo que está pasando en Francia y quizás puede ocurrir en el resto de lo países venidos a menos de la Europa globalizada, crecientes comparsas de anglosajones y sionistas. Todo un aviso, por ejemplo, para los Mariano, el de Bárcenas, o los chicos díscolos y o corruptos de la PSOE.

Al parecer la oligarquía internacional ha decidido prescindir de los partidos políticos tradicionales para fabricarse un candidato robot creado ex nihilo capaz de salvar los intereses del imperio globalizado aunque ello provoque la paulatina disolución de la vieja Francia republicana, su cultura e instituciones, en el esclavizante magma globalizado y globalizador. Un manijero fabricado a gusto del amo. Nación contra Imperio. Imperio contra Nación.

Se ha revelado importante el papel de la neolingua para la confusión de la opinión pública por los media mercenarios y o prostituidos. Sambenitos tales como extrema derecha, xenófobos, racistas, antisemitas… parece que siguen haciendo mella entre el público mal informado o cuidadosamente embrutecido por la programada degeneración de las instituciones.

Ni partidos, ni programas, ni pamplinas. Cuando el Imperio quiere, o se ve real o virtualmente amenazado, se fabrica un candidato robot a base de imagen y dólares y a la fenecida opinión pública se la torea para hacerla embestir donde se quiera.

Un mundo global requiere mercenarios más o menos guapos de cara, a ser posible tan dura como el hormigón armado, al servicio del gran capital internacional. Sin caras ni nombres, el suyo parece sacado de una gran cadena de supermercados, ni tradiciones o culturas propias, ni valores republicanos, ni nada de nada…

Que los partidos tradicionales del establecimiento imperante tras la segunda guerra mundial se ahoguen en su corrupción, traiciones y torpezas es normal. Pero no parece que haya respuestas llevaderas a la galopante crisis de legitimidad de las instituciones. Curiosamente uno de los primeros partidos a liquidar acaso por suicidio, ahogado en su propia corrupción, torpezas e incoherencias sea el Partido Socialista. Un Partido Socialista que, contra los intereses de su supuesta base electoral, curiosamente pide el voto para el manijero del gran Capital globalizado, disfrazado ahora de “centrista”.

Le Pen representaba un intento de defender desde las instituciones estatales francesas a la sociedad de los problemas y abusos financieros, políticos y sociales provocados por la globalización. Y es que ahora la cosa ya no va del clásico teatrillo de guiñol entre partidos más o menos corrompidos o desnaturalizados en su pugna por mandar y apañar presupuestos. Es la propia Nación y no sus instituciones más o menos podridas o deslegitimadas lo que puede estar en trance de disolución y finalmente desaparecer.

¿La Nación en almoneda? ¿La nueva esclavitud cada vez más cerca?

Veremos cómo acaba esto.

 

 

 

Otra grave amenaza a la paz mundial

La guerra de Siria que parecía pudiera evolucionar de modo favorable a la paz se acaba de agravar. También la situación mundial parece agravarse con el ataque americano contra Siria. Un escenario que supuestamente debiera haber tendido a estabilizarse y mejorar tras la derrota de Hilaria Clinton y sus fuerzas mercenarias de Isis. Según la propaganda de los grandes media occidentales Trump estaría “vendido al oro de Moscú” y los últimos acontecimientos no parecen encajar en tal esquema. Seguramente estamos ante otro caso más de falsa bandera dentro del conocido esquema ¿Acción, reacción, solución? que se viene repitiendo hasta la saciedad en estos últimos tiempos. Aunque también la Administración de Trump pudiera haber utilizado esta crisis para cambiar la imagen de supuesta pro rusa que se le achaca. Otros autores acusan a ciertas organizaciones de Soros de estar detrás del atentado.

En efecto, en este momento existen muchas dudas tanto sobre la autoría del ataque perpetrado con armas químicas, similares a otros perpetrados por los terroristas mercenarios pro occidentales, como por la efectividad real del bombardeo americano de represalia ordenado por Trump y según algunas fuentes aminorado por el propio Pentágono.

También existe incertidumbre sobre la posible respuesta rusa o china que podría iniciar una escalada militar de efectos incalculables.

Notas

En color granate se han enlazado varios informes sobre este grave y peligroso asunto, para verlos hay que pinchar en los textos así resaltados.

Invito al amable lector a visitar este texto sobre Quevedo conspiranoico, escrito hace medio año y que creo mantiene actualidad. es curioso observar como en nuestro Siglo de Oro había autores como Quevedo cuy lucidez ya quisieran para sí muchos de nuestros actuales contemporáneos.

 

 

 

 

 

Por presupuestar que no quede

Emulando a los de la obras que presupuestan a la baja se hacen con el pedido o contrato mediante engaño mohatrero y luego a inventarse sobrecostes u otro sí digo y pillar lo que se pueda, el vampiro a las órdenes de Mariano para la insaciable Hacienda borbonera ha tenido a bien presentar los llamados presupuestos en casa de madame miss Alvia, quien los ha recibido muy risueña y con sus mejores galas para tan alta ocasión. Se trata de otro ritual supuestamente democrático vaciado de contenido. Un puro timo. Otro toco mocho marianesco, otra mohatra de pícaros y santiguadores de bolsillos. Aunque eso sí que hay que reconocerlo, con nuevas tecnologías. No importa, todos ellos se conocen sus mañas trileras y buscan cómplices para amañar o mantener la lucrativa timba o bien para sabotearla.

Mariano promete y promete antes de la cosa esa de las votaciones lo que sabe que no va a cumplir luego, pero por mentir que no quede en tan digno, fiable, severo y encopetado varón o dejémoslo en prócer. El tinglado arrebatacapas no sólo no disminuye sino que aumenta a costa de los indefensos parasitados. Un ejemplo sin importancia: Mariano, solo o en compañía de otros, se ha cepillado la llamada reserva de las pensiones. Y eso sin que ninguno de nuestros próceres y próceras borboneros y borboneras se haya ofrecido a repatriar sus caudales ocultos de paraísos fiscales o de la pacífica Suiza neutral donde descansa de sus azarosas peripecias judiciales la hija del Campechano y hermana del Preparao. El real valido engorda la pútrida gusanera con más déficit y más deuda. Como un niñato heredero borracho en juerga permanente echa más carnaza a píos operarios, púnicos, gurtelidos, pujolistones, heróicos EREinómanos, aranistas, nazionalistas y regionalistas autonómicos de toda ralea y pelaje, valerosos sindicalistas trinca-Cajas y demás bien cebada fauna borbonera ¡Qué no nos falte de ná!

Sin olvidar ahora aumentar también la partida de compra de armamento a nuestros amos gringos y de Su (poco) Graciosa Majestad. El Imperio amigo está muy tocado, luego del rescate del Deustche Bank, el Banco de Inglaterra parece fané y descangallao y para colmo deben tres billones a los amigos chinos.  A sanear las cuentas inglesas, armas mediante, dos pedazo de estadistas, Mariano y Xiapras al alimón y qué no se diga que no somos solidarios ni obedientes con el amo, dedicarán parte de los impuestos saqueados a sus respectivos súbditos.

Pero la memoria es flaca. Sabido y asumido es que Mariano miente más que habla. Es más, muchos piensan que es más que dudoso que conozca la verdad, ni siquiera como concepto abstracto. Sin embargo, bizarros imaginarias naranjas de igual servicio prometieron el oro y el moro a la desahuciada clase media y a los mal llamados autónomos ¡Cómo si alguien pudiera escaparse del redil! y ahora cargan el arma criminal que el puntillero Montoro va emplear contra nuestros pescuezos. Unos y otros disimulan la defensa de sus privilegios otorgados y de los intereses de sus amos ocultos con rancios pero ilusionantes motivos patrióticos del jaez de “votadme a mí que los otros son aún peores”.

Muchos se merecen lo que votan. Como dice la Biblia, poniendo en boca del Altísimo: “No queríais un rey, pues tomad rey y disfrutarlo”. Otros no nos merecemos la humillación de tener encima que votar a nuestros saqueadores. Por justa Ley del Karma colectivo, hemos de sufrir todos y todas las consecuencias derivadas del hecho de votar a los próceres y próceras que tanto se sacrificarán para representarnos y representarnas. Desde luego habrá que considerar como cómplices de uno y otro género de este engorde de la gusanera a todos aquellos que vulneren el deber moral, filantrópico y patriótico de defraudar a la Hacienda borbonera si acaso aún estuviesen en condiciones de poder hacerlo.

Este presente que con tanta felicidad disfrutamos son los mismos venturosos tiempos de los sembradores del caos que han de traernos un gozoso Nuevo Orden Mundial. Miramos a los títeres que nos enseñan como hipnotizadora distracción mientras nos roban libertad, salud y cartera, pero desconocemos la entidad real de los titiriteros que mueven los hilos.

Pues existe un hecho de claridad meridiana e irrefutable: si hoy en España votar sirviera para algo además de para legalizar el expolio y distraernos mientras nos santiguan los bolsillos, ¡lo habrían prohibido!

¡Paga y calla! Insta una amenazadora voz oculta tras el plasma.

 

 

 

 

Vidas parejas

A lo largo de la Historia se han producido una y otra vez similitudes o paralelismos entre biografías aparentemente diferentes. Es curioso observarlas. Y práctico. La primera corrupción consiste en pudrir el entendimiento. Detrás de ella se siguen las demás.

Es evidencia de razón que la situación tanto nacional como internacional se está poniendo muy fea y que desgraciadamente la amenaza de un posible conflicto internacional importante cada vez resulta más creíble. Para no amargarnos demasiado a la espera de lo que pueda pasar vamos a buscar entretenimiento. Hoy vamos a dedicar unas breves pero desenfadadas líneas a los paralelismos entre dos conocidos políticos españoles. Aunque confiemos en que uno de ellos no se sienta menospreciado por ser considerado español.

Nos referimos a Su Excelencia el general Francisco Franco y a su aventajado discípulo y paisano Mariano Rajoy, presente gran valido de la Corona borbónica.

Ambos gallegos. Uno de Ferrol, otro de Santiago, capital clerical y de la carcundia irredenta gallega. Ferrol es una ciudad venida a menos como La Coruña desde que se perpetró el oneroso invento autonómico pero que aún mantiene, a pesar de galleguistas, y saboteadores sorosianos, a trancas y barrancas su condición de españolidad.  Santiago es la milenaria sede tradicional de obispos más o menos trabucaires, canónigos, prebendados y ahora mullidos burócratas de la Junta. Y de una antigua Universidad, hoy decadente, casi toda en manos de galleguistas, nacionalistas y separatistas, donde insultar a España constituye un mérito académico, como por desgracia he tenido alguna ocasión de presenciar.

Galicia ha dado una abundante cosecha de políticos que han alcanzado importantes puestos en las instituciones españolas. Casi todos reaccionarios, fulanistas, con las excepciones de gentes como el coruñés Madariaga o el infortunado, culto y noble Canalejas, también ferrolano, que si no hubiera sido vilmente asesinado ¡a quién se le ocurre visitar una librería! ¡qué provocación para la España cerril! Acaso hubiera transformado a mejor la Historia del siglo XX. Así presidentes de gobierno como S E, Dato, el ya citado Canalejas, Portela Valladares, Calvo Sotelo, Mariano o el tenebroso sectario Casares Quiroga. Un demagogo siniestro al que Fernández Flórez retrataría con gran lucidez no políticamente correcta en Una Isla en el Mar rojo.

Franco, aunque de familia ligada al mundo militar, o según otros de oculta ascendencia judía gallega, fue un tipo desclasado, que en su infancia parece ser que más de una vez se acostaba sin cenar caliente. Un hombre acomplejado que detestaba a su padre y tuvo que hacerse a sí mismo superando sus complejos. Gallego ilustre, reunía las virtudes y defectos de la raza y protegió a Galicia a su manera, evitando, conocía sus mañas, que cayera en manos de galleguistas, nacionalistas y similares.  Sobre sus verdaderos méritos como militar hay diversas opiniones entre los especialistas. Sin embargo, probó y acreditó valor personal en la absurda pero sangrienta peripecia española en Marruecos donde estuvo a punto de morir en combate.

Mariano, en cambio, “sólo” ha recibido un electoralmente oportuno y rentable guantazo de un muchacho ¿”mk ultra”? y paisano. Mariano procede de una encumbrada y clasista familia del mundo judicial, de acreditada limpieza de sangre. Dejó el Sar por el más caudaloso Lérez, y pronto comprendió que eso de trabajar no era lo suyo por lo se fue en busca de sosiego y privilegios. Así, aprovechando su entorno altamente favorable para tan alta ocasión, se hizo registrador de la Propiedad, dicen que reminiscencia jurídico profesional del medieval derecho de pernada. Aunque para la otra parte, visto lo visto, tampoco debería constituir motivo de orgullo y satisfacción para tan severa, encopetada, ¿parasitaria? y antes socialmente acreditada institución, contar entre sus beneficiarios a personaje tan poco fiable. No obstante, como tal trabajo no dejara de ser demasiado cansado, “arrendó” el chiringuito a un propio discreto y pasó a dedicarse a la Política.  Una verdadera desgracia para España y para el propio Partido conservador al que hoy utiliza para hacer recados y cubrirse cínica y mohatreramente con la doblez, cobardía, complejos y falta de sinceridad que habitualmente se achaca con mayor o menor justicia al carácter típico gallego.

Acaso inspirado en lo que su sabio paisano, colega y maestro, S E El Caudillo, hacía con los falangistas colaboracionistas o con los píos tecnócratas del Opus, Mariano se basa en socialistas desteñidos, herederos de la vieja acomodaticia Falange y miembros de la Obra, ésta sigue siendo la misma, para mantener su tinglado personal. Sistemas de poder compensado, antes y ahora, al servicio de ambiciones personales.

Ambos personajes autoritarios y dispuestos a cumplir trienios en la poltrona. De ideología política igual o diferente, según se mire. Franco era franquista pero no fascista como se le achaca con escaso acierto y precisión conceptual o historiográfica. Mariano es forofo y convencido marianista pero desde luego no demócrata, según se presume o dicen de él los hagiógrafos alabanciosos o las gentes despistadas que han dado en platicar sobre todo lo divino y lo humano e impartir muy sana y santa doctrina democrática en cuantos medios subvencionados les ofrecen cátedra y pesebre.

Sin embargo, también existen importantes diferencias. Franco era un patriota a su manera. Creía en una España unida y, hasta cierto punto al menos, no completamente dominada o a merced de los abusos de la oligarquía. Acaso por sus estrecheces de la niñez tenía cierta visión social de la Política. Fomentaba la economía nacional y creó un conjunto de importantes empresas de bandera. Un extraño mundo el de entonces en el que la economía pretendía satisfacer necesidades sociales. Nada que ver con los logros democráticos de ahora después del reino de progreso borbonero cuando el fin de lo económico es crear valor (aunque sea mohatrero o nominal) para el accionista internacional y a los trabajadores y consumidores que les vayan dando. Es decir, se trataba de una Política que parece asemejarse a la dice querer patrocinar el presidente Trump, de regreso a la economía real, control de la banca especulativa y abusona, amén de contra los desmanes y fechorías de la actual globalización, de la que Mariano constituye uno de sus títeres más siniestros y lamentables.

S E también promocionó cierta ascensión social mediante una política de becas para quienes acreditaban merecerlo y de igualdad de oportunidades. La Universidad era técnicamente solvente y sus títulos no constituían mohatra. Instaló una legislación laboral de protección del trabajador que la Monarquía ha ido desmantelando en su camino hacía una creciente esclavitud. Desarrolló un importante sistema de Seguridad social que ahora están intentando sabotear desde dentro para conseguir otro botín privatizado para amigos y buitres. Mantuvo un cierto control sobre dos variables fundamentales para la actividad económica: dinero y energía, hoy en manos de voraces e insaciables monopolistas. Así como el solvente sistema de Cajas de ahorros antes que los políticos y sindicalistas borbónicos las saquearan hasta arruinarlas.

Franco fue el gran visionario pionero de las energías renovables y se dedicó a hacer pantanos mientras sus sucesores borbónicos ponen su empeño en… ¡hacer desfalcos!

Tampoco pillaba sobres, ni robaba personalmente aunque dejaba hacer a la camarilla de su señora, si bien no era ajeno a la sabia institución tan tradicional española del yerno abusón y pilla pilla. Y desde luego tenía cojones. Mariano se ha criado como sobrero de la ganadería popular, cuando a Rato el presidente le echó al corral y no parece creer en nada. Ni es verdadero galleguista, lo usó para medrar en la Junta y arrebañar presupuestos, ni desde luego menos patriota español. Carece de conciencia social, sirve al amo que le permite mangonear en lo accesorio para superar sus complejos. En realidad, ya lo hemos dicho, es marianista. “Mariano lo único importante”. Mariano y no la Economía como disimula sostener para extravío de incautos y medro de abusadores, monopolistas y cara duras.

Mariano, solo o en compañía de otros, está desmantelando lo que queda del sistema económico, industrial español. Al servicio de poderes oligárquicos propios y ajenos, arrincona o ningunea a la Cultura española, a la que considera un obstáculo para sus logros despóticos o los intereses de sus amos. Su pareja de baile con la prefabricada falsa bandera podemita nos indica otra de sus mañas tonti-astutas para mantenerse en la poltrona moncloaca en colaboración con poderes globalistas devastadores más o menos sorosianos.

Su antológico “Luis, sé fuerte” por el asunto de los sobres y su extraña cuenta en Suiza describe lo que verdaderamente significa su obra e ideología políticas mejor que cualquiera de sus plúmbeos o plasmáticos discursos exculpatorios o aburreovejas.

A diferencia del invicto Caudillo, Mariano actúa como un emasculado, como un eunuco guardián de harén. Doblez, cobardía, crueldad, cinismo, falta de honor, patriotismo, empatía o de palabra… No da nunca la cara en defensa de ningún valor metafísico o patriótico y más que mentir compulsivamente parece desconocer la verdad. Purga a los miembros más lúcidos u honrados de su partido que ahora ha transformado en su partida, pero en cambio protege y financia al golpismo catalán que ha transformado España en su colonia. Ha abandonado a su suerte a buena parte de los españoles residentes en Cataluña, Vascongadas, Navarra, Baleares y ahora también, Galicia o Valencia, donde la lengua y cultura española son perseguidas o ninguneadas por las propias instituciones monárquicas. Para unos por ser traidor por naturaleza de suyo, para otros por seguir órdenes globalistas internacionales o como valido real. Más probablemente por egocentrismo, ineptitud, cobardía o vagancia. En realidad, acaso pura astucia y economía de medios: Si posees el poder no te preocupes de organizar. Nacerán cien mil servidores que servirán a tu creación. Si fundas tu secta o partida, no te preocupes del dogma que la justifique. Nacerán cien mil comentadores que se encargarán de fijarlo.  Si se trata de un partido, no importa la ideología o el pretexto para la dominación. Tendrás ditirambo alabanciosos prestos a jalearte a fin de evitar la temida llegada del motorista con el cese. Todo es opinable menos el culto a la personalidad del amo que asegura la poltrona, escaño, mordida o sinecura.

De Mariano, valido de Su Majestad para desgracia de España, se pueden decir muchas cosas. Casi ninguna buena. A su honradez personal puesta en entredicho de modo contundente por el tesorero de su partido, su subordinado inmediato y hombre de su íntima confianza, se une una trayectoria pública de embustes, doble lenguaje, cobardía, incumplimientos electorales o concesiones a terroristas y separatistas por los que se deja amenazar de modo impune hasta hoy. Sin olvidar a los globalizadores que han hecho del Reino de España su cortijo y laboratorio de experimentos.

Como muchos otros españoles Mariano confunde tolerar con consentir. La tolerancia es una virtud del fuerte, del que tiene voluntad y también inteligencia para discernir. Se relaciona con criterios, normas o sistemas axiológicos que a priori sería preciso cumplir en un cierto grado según su naturaleza. Consentir es un defecto del cobarde, del pusilánime o del torpe, del que carece de inteligencia o de criterio para comprender además de voluntad para actuar según las convicciones o criterios.

Franco toleraba, no mucho la verdad dado su carácter y formación militar, pero casi nunca consentía. El invicto Caudillo dejo a su muerte una España con problemas pero potencia mundial en indudable ascenso. Su mayor error se ha demostrado que fue nombrar sucesor a un Borbón y más aún de la felona naturaleza fernandina del Campechano. Pero ahora, su paisano Mariano, el sobrero de la ganadería popular, en su calidad actual de valido borbónico emplea los instrumentos del Estado en desmantelar la Nación. De cabeza a la irrelevancia internacional e histórica. Es de temer que si la orgía continua mucho tiempo más no va a dejar ni las raspas.

Nota

Tal día como hoy del año 1939 acabó la terrible guerra civil española y comenzó la dictadura franquista. Sus sucesores Borbones y su valido Mariano siguen.

 

 

 

 

 

Autobiografía de un yogui

 

“Cuando la justicia se debilita y decae, cuando la injusticia medra altanera, entonces mi espíritu surge en la tierra.

Para la salvación de los que son buenos, para la destrucción de la maldad en el hombre, para la realización del reino de la justicia, vengo al mundo edad tras edad.

Aquel que conoce mi nacimiento como Dios y conoce mi sacrificio, cuando abandona su cuerpo mortal deja de ir de muerte en muerte, pues he aquí que viene a mí.

¿Cuántos son los que hasta mi han llegado, confiados en mi, llenos de mi espíritu, en paz frente a las pasiones, los temores y la ira; purificados por el fuego de la sabiduría!”

(Diálogo entre Krisna y Arjuna, Bhagavad Gita, versión del sánscrito de Juan Mascaró)

 

He tenido la suerte de participar como espectador activo en la función “Autobiografía de un yogui” ofrecida por Rafael Álvarez, “El Brujo” en el Gran Teatro de Cáceres.

Se trata de una arriesgada genialidad, de un espectáculo verdaderamente extraordinario. Por su rareza, por su desarrollo, por su ironía y humor cervantinos, por su valentía, por su profundo alcance espiritual, inaudito en los páramos culturales propios del paisaje dominante en nuestro sombrío presente dominado por el Kali yuga.

“El Brujo” nos cuenta a su modo, cervantino, socrático, lúcido, valiente, ameno, abierto, libre, con la difícil sencillez de la maestría, las peripecias vitales de cierto yogui y maestro espiritual indio, Paramahansa Yogananda, al que Rafael considera su maestro, cuya autobiografía glosa, y en la que se basa la función.

Son muchas y grandes las cosas que nos sugiere la obra. La permanente validez de la Tradición. Esa Tradición con mayúsculas que inspira lo mejor de Oriente y Occidente. Que es la verdadera base de la Civilización. El Espíritu sobre la Materia. La realidad mental del Todo. Nuestra identidad como criaturas con ese Todo.  En la línea de los Upanishads, el famoso Bhagavad Gita es citado en la representación, una forma del combate entre el Bien y el Mal que se desarrolla en la conciencia humana.

Al cabo, El Brujo nos ofrece su testimonio espiritual. Entre bromas y veras, nos invita a conseguir nuestra realización del Ser, la liberación gracias a la experiencia del tat tvam asi, el Tú eres eso, la identidad entre el Atman y Brahman. Una ecuación que, como la de la conversión de materia en energía, nos muestran los grandes místicos de todas las culturas y tradiciones. También los Juan de Yepes o Teresa de Jesús que Rafael ya ha tratado en otras de sus funciones. Búsqueda de la Luz primordial. Conocimiento de lo sagrado que se logra con la ayuda de la meditación, el ascetismo y la Raja Yoga, del que el maestro Yogananda fue introductor en Occidente.

Como puede apreciarse por estas breves líneas, El Brujo arriesga mucho en esta obra que dura cerca de dos intensas horas, en la que llena el escenario con su gran carisma y personalidad, en armonía entre corazón y cabeza, idea y emoción, acompañado solo por la música en directo de Javier Alejano al sitar. Como perdices en campo raso, se presta al tiroteo inmisericorde de los prejuicios, la incomprensión, el miedo a las verdades incómodas, la amenaza al tenebroso tinglado establecido que se retroalimenta tanto con la vacía ortodoxia religiosa fósil como con el materialismo ateo ramplón que, como una pinza o trampa siniestras, atenazan nuestra evolución espiritual, lastran nuestra civilización e incluso ponen en riesgo la convivencia.

El público que llenaba la sala estuvo a la altura. “Tiemblen después de haber reído” proponían en la famosa revista satírica La Codorniz. Es posible que tras esta función,  antes de volver al feroz atolondramiento de lo cotidiano, en muchas conciencias se hayan hecho vibrar notas dormidas. Y el oído atento, leal y sincero consigo mismo, pueda sentir el temblor de la experiencia de lo sagrado.

En mi opinión, tal es la razón última de ser del Arte verdadero. Su servicio leal y sincero con la propia obra, constituye la más alta satisfacción y realización personal del artista. Con la plenitud en este caso de ser reconocida por el público.

Mi sincera enhorabuena al maestro.

 

 

 

Susana, la de la casta

Aunque una y otra vez me prometo a mí mismo hacer propósito de enmienda para no volver a dedicar mi escaso tiempo a glosar las fechorías de los infinitos políticos borbónicos, esa plaga terrible que saquea y asola lo que queda de España, no puedo resistirme a hablar de la mediática amén de jaleada fanía de la lideresa Susana que ya ha velado armas y probado nobleza en el ejemplar monipodio sevillano.

Susana se ha dado un impúdico baño en puritos cueros y presencia de los rijosos y degenerados próceres del viejo partido mohatrero refundado por la CIA, primero como taca taca y luego muleta, de la pertinaz Monarquía. Un tinglado mohatrero que era preciso consolidar para el mejor engaño y saqueo de los españoles amén del oportuno despanzurramiento de la nación.

Susana, la chica del Santander, se ha parecido desnuda a sus fieles arrobados y acarreados en autocares fletados para tan alta ocasión, a los que ha prometido volver a un nuevo milenio de gloria mandarinesca y saqueo impune de los presupuestos de las infinitas instituciones monárquicas depredadoras. Trienios de trinque para todos y todas, compañeros y compañeras. Todo bajo la bandera de color rojo del Santander sin olvidar  a otros filantrópicos mandamases monopolistas del IBEX y sus media ditirambo alabanciosos.

Sevilla 15/1/14. Emilio Botin, presidente del banco Santander, besa la mano de la presidenta de la Junta de Andalucia, Susana Diaz, tras la firma de acuerdos. Foto: Laura Leon

La hermosa desnudez ideológica de la casta Susana, la de la casta, la del Santander, queda patente en su esperado discurso de toma de posesión de la oronda poltrona alternativa de igual servicio borbónico. Toda una lúcida exposición de los graves problemas nacionales e internacionales que amenazan el futuro de nuestra civilización. Y otro no menos lúcido y detallado programa para hacerles frente: “vamos a volver a ganar (y a trincar), os lo prometo”. Nunca más volveréis a estar fuera del presupuesto, palabra de Susana.

Y palabra del Santander y el resto del IBEX, palabra de Soros, palabra del Preparao y señora. Superadas las turbulencias provocadas por la otra marca de la casa, la rama derechista de la devastadora patulea sorosiana cambia de caras para aguantar.

El régimen se enroca y se prepara para resistir. Todos preparados, prepárate tú.

 

 

 

 

La Opinión del lector: Sentencias y sentenciados

El Dr. Benigno Cossío Coll nos ha hecho llegar este texto que reproducimos a continuación:

“La sentencia de Arturo Mas a dos años de inhabilitación para desempeñar cargo público, que todos ellos reciben con risitas de contento, es la evidencia del grado de envilecimiento del Estado español, que abandona a sus ciudadanos en manos de trileros, y lo enferma que está la Nación.

Es una buena ocasión para describir una viñeta de El Roto: Un avión de pasajeros, adornado de cabina a cola con el dibujo de una gran bandera española, se parte por la mitad en pleno vuelo ¡Desconexión!, aparece escrito en el aire cercano a la zona de rotura detrás de las alas. Estremecedor.
El Estado que no protege a sus ciudadanos……está condenado a desaparecer. Pero es mucho más grave cuando con el Estado desaparece la Nación. Se produce entonces la desintegración de una sociedad que tira por la borda su pasado y su porvenir. En España vivimos nuestro peor momento en una época vertiginosa, en la que salta a la vista lo que hay de mediocre en las personas. Decía W. Churchill que <<Construir es quizá la lenta y laboriosa tarea de muchos años. Destruir puede ser el acto irreflexivo de un solo día>>. La pena es que una respuesta adecuada al desafío que el mundo nos plantea nos podría llevar a la prosperidad, si tuviéramos un sistema educativo eficaz y una economía competitiva. La hacen imposible 17 Autonomías con deriva a miniestados llenos de crecientes fronteras invisibles. En su lugar tenemos un sistema educativo ineficiente y un sistema económico altamente regulado y, para colmo de desgracia, ni siquiera planificado desde el poder central, casi inexistente. ¡Como para incorporarse con éxito al cambio global!.

Todo es una lástima, pues aun la inmensa mayoría nos sentimos españoles y la lealtad a la Nación aun preside nuestros actos, sin convertir nuestro diálogo en un permanente chantaje o confrontación. Si se internacionaliza la economía, los trabajadores españoles tendremos que ser solidarios, y convendría serlo también pronto con los trabajadores del resto de Europa. O lo de ser español se vuelve a poner de moda al servicio de una patria común fuerte, o no lo contamos. Si queremos impedir que el libre mercado termine en el monopolio u oligopolio que controla el trabajo sin trabas fronterizas, tendremos que dejar de mirarnos el ombligo en cada pueblo y cada Comunidad, y empezar a mirarnos a la cara. ¿Qué queremos?

 La tolerancia, la convivencia, no debería ser arruinada por extremismos colectivistas disfrazados de “nacionalidades históricas”, “derechos lingüísticos” y “étnicos”, rasgo éste último que nunca tuvo ni el nacionalismo español más extraviado. Por ese camino terminaremos siendo nazis todos”.

Benigno Cossío Coll

Posdata de la Redacción

No le falta razón al Dr. Cossío.  Por desgracia, aunque ya sin estupor ni asombro, constatamos una y otra vez que ser un político traidor o ladrón sale “gratis” en el Reino borbónico de ¿España?

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.