Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Apuntes de Goebbels perdidos

En sus famosos Apuntes sobre comunicación a las masas el ministro de propaganda nazi, el licenciado Joseph Goebbels,  explicaba para uso interno del Partido algunas de las claves más eficaces para la manipulación ciudadana:

– El individuo integrado en una multitud difiere en gran medida del individuo aislado.

– La multitud es impulsiva, versátil, e irritable y se deja guiar casi exclusivamente por el inconsciente.

 

– La multitud es extraordinariamente influenciable y crédula, sin sentido crítico, de modo que lo inverosímil carece de existencia para ella. Inclinada por naturaleza a toda clase de excesos, reacciona mejor a estímulos intensos.

– Para influir en ella es inútil argumentar de modo lógico o racional. Por el contrario resulta más eficaz presentar imágenes y repetir varias veces las mismas consignas.

– El rumor y su transmisión son directamente proporcionales a su importancia y ambigüedad, e inversamente proporcionales al sentido crítico de los que intervienen.

– La mejor propaganda es la que no se detecta. Buenas técnicas son las siguientes:

   .Usar nombres apropiados de resonancias injuriosas o favorables según convenga.

    . Buscar testimonios de gente simpática o prestigiada aunque lo sea por mohatra.

.Resaltar actitudes y hechos aunque sea fuera de contexto o negando otros desfavorables para la causa.

    .Transferir la credibilidad de los símbolos más nobles o prestigiosos a nuestra mercancía política.

    .Efecto vagón: Únete a nosotros que somos muchos.

    .Implicación del yo: Alemania eres tú. Hitler es tu líder porque representa el bienestar de tu patria, tu bienestar.

    .Contagio de status. Hazte una foto con tu líder para que puedan identificarte con él y sus virtudes.

   .Humanízate en tus manifestaciones, que toda afectación es mala.

Aquel que haya perdido estos apuntes puede pasar a recogerlos al complejo de la Moncloa. Preguntad por un tal Iván Cuadrado.

 

 

¿Acaso ya vale todo?

No es que nos encontremos solo en una escandalosa etapa de vacatio legis sin que al parecer los jueces defiendan a los ciudadanos según el precepto constitucional de tutela judicial efectiva, sino es que tampoco parece haber ya moral, decencia ni sentido común.

Veamos cinco ejemplos:

Estoy recibiendo cierta información aunque contradictoria acerca de la venta a través de la gran empresa logística con nombre de río muy caudaloso de odioso material erótico para pederastas. Cuerpos con excelentes reproducciones de partes íntimas de niños realizados en látex. No sé seguro si es cierto, ni pienso entrar en esas páginas para ver las terribles ofertas. Pero de serlo, me parece una auténtica vergüenza. Más allá de lo que puedan decir los diferentes códigos penales, parece mentira que esa gran empresa se preste a eso, que es de suponer no alegará sea por estricta necesidad de sobrevivir a las incurias de estos tiempos.

Que el contubernio social comunista se niegue a investigar que unas desgraciadas niñas bajo el supuesto amparo y tutela del Estado español hayan sido obligadas a prostituirse es una ignominia descalificante no sólo para los que perpetran esta canallesca decisión sino también para el resto de instituciones que debieran actuar de oficio para defender a la infancia ultrajada y maltratada y no lo hacen.  Sin olvidar a la ministra consorte de Igualdad, dado que en este caso son niñas.

Que el falsario se permita lamentarse en sede parlamentaria por el suicidio de un criminal terrorista vasco, miembro del comando etarra que asesinara a Miguel Ángel Blanco, dice mucho de la catadura moral del jefe del Gobierno de Su (escondida y amordazada) Majestad y de la banda que le apoya. Secta encanallada que ha olvidado que muchas de las víctimas de ETA pertenecían a su propia banda socialista. Y que para rematar la filantrópica jugada la cínica vice primera de Cabra, presunta catedrática de Derecho constitucional, se permita decir que lo importante son sus presupuestos los apoye quien los apoye, da una idea del grado de deterioro intelectual y moral no ya solo del Gobierno sino también de la Universidad española.

Otro escándalo mayúsculo: Todo un general español ex jefe de los servicios secretos y con información privilegiada obtenida durante su etapa oficial en ejercicio de su misión institucional se presta a “asesorar” mediante pago de suculentísima factura a un alto directivo con fama de intrigante de una gran empresa energética de la oligarquía vinculada al País Vasco. Qué vergüenza no solo para él sino para la Institución. Y que además se lo consientan. Inadmisible.

Y para acabar otro escándalo, esta vez del tenebroso Vil Gates. En unas recientes declaraciones ha presionado a las instituciones gubernamentales para que no acepten ningún tipo de reclamación por los daños que van a infligir sus vacunas asesinas obligatorias. Gates estima que en el mejor de los casos, de ahí para arriba, la vacunación supondrá la muerte de al menos uno de cada diez mil vacunados a la fuerza.  Es decir, en torno a unos setecientos setenta mil muertos por las vacunas obligatorias en todo el mundo y casi cinco mil solo en España. ¿Se trataría de cifras superiores a las efectivamente causadas por el propio virus?

 

 

De correctione rusticorum en la religión covidiana

En un ya algo lejano enero de 2006 escribía para La Voz de Galicia este texto:

Para los comunistas de los sesenta que están en la Xunta actual con otras siglas, pues el comunismo vende poco sobre todo donde lo han padecido, ha llegado el ansiado I +D: que no se diga que en esto de inventar seguimos a la cola de Europa. Si antes fue la superstición marxista la que servía para desarrollar organizaciones y políticas totalitarias que justificaran el despotismo, ahora el pretexto es otro: la superstición nacionalista que ha causado en la Historia casi tantos muertos como la otra. Claro que en esto de la pura raza gallega ya Vicente Risco hacía sus pinitos a rebufo de Arana y Prat de la Riba. Si en su Teoría del nacionalismo gallego el buen Risco nos explicaba entonces muy serio que era la pura raza celta rubia gallega el gran hecho diferencial sobre las razas morenas ibérico africanas del resto de España, ahora la cosa cambia: la Xunta ha descubierto que nuestros verdaderos ilustres antepasados son una rama de los bárbaros, los suevos. Gran descubrimiento que tiene graves implicaciones prácticas. Por ejemplo: necesitamos otro estatuto que reconozca nuestro hecho diferencial suevo, habrá que reconducir la mal llamada normalización lingüística, pues el gallego no es una lengua bárbara sino romance, es decir claramente impropia, un invento diabólico del imperialismo para contaminar la pura raza sueva, de modo que habrá que buscar un diccionario de suevo, crear una academia que lo normalice y un ejército de enseñantes y policías para exigirlo. Ya San Martín Dumiense tuvo que escribir en el siglo VI su De correctione rusticorum para tratar de civilizarlos. Pero amigo lector, esto no ha hecho más que empezar, si somos suevos habrá que preparar subvenciones para hacernos bárbaros a la fuerza. La subida del diez por ciento del sueldo de nuestros representantes tribales no es digna de tales antepasados. Prepárese a ser asaltado a punta de estatuto. Mas no hay que preocuparse pues será nuevamente la morisma quien nos imponga la sharia”.

 

Casi tres lustros después se ha visto que lo de los suevos resultó una escaramuza pasajera que apenas ha hecho más estragos. A través de las telarañas galleguistas cambian aquí de siglo en siglo las ideas y a veces algunos de los hombres llevados a ejecutarlas, pero siguen los pretextos para el Poder. Así la llamada normalización lingüística que es una anormalidad democrática como con tanto acierto sostenía el malogrado Manuel Jardón. Pero en cambio no ha terminado de cuajar electoralmente el narcomunismo bolivariano por muy mareado que se encuentre, y el votante indígena recalcitrante recurre a la vieja marca conocida del Pelouro. Tampoco la defensa de la Hispanidad, en este recuncho ya casi perdido para la Cultura española ha logrado hacerse hueco en el único parlamento español de los infinitos que hay por esas regiones de Dios en el que está prohibido hablar en la lengua oficial de España.

Pero para distraer la penosa siesta ombliguista retrógrada en las veladas del pazo del Hórreo ahora estamos muy atareados para galleguizar en la medida de lo posible la foránea religión covidiana. Otra gran oportunidad de poder y negocio que la casta pueda aprovechar a poco que consiga infundir un miedo irracional en la población humillada y sometida.

La endémica falta de investigación propia y el abusivo recurso a los protocolos médicos defensivos por parte del establecimiento oficial galleguista ha evitado saber hasta ahora si la secuencia del código del virus es china como nos quieren hacer creer los enemigos de la imaginaria nación gallega o se basa en elementos suevos autóctonos. Asunto que sin duda tiene su importancia a la hora de patentarlo a poco que se modifique y cobrar lo que se pueda y a quien se pueda.

Y hablando de cobros, de la prodigiosa minerva del Gran Timonel del Sar ha salido un nutrido repertorio de sanciones en la que destaca una harto sustanciosa de 120.000 euros, que como bien es sabido todo gallego o suevo medio guarda en un cajón de la cómoda para propinas, chuches e imprevistos.

Pero las medidas contra la tierna infancia escolarizada son ya una terrorífica mezcla de estulticia enmucetada y fanatismo terrorista. Si no estuviera tan mal visto por nuestros cucañistas próceres políticos y arrebaña subvenciones citar a glorias españolas como Cervantes, cabría recordar lo que Don Quijote le aconsejaba al Sancho gobernador contra las muchas normas más o menos superfluas o caprichosas:

“si las hicieres procura que sean buenas, y sobre todo que se guarden y cumplan, que las pragmáticas que no se guardan lo mismo es que si no lo fuesen, antes dan a entender que el príncipe que tuvo discreción y autoridad para hacerlas no tuvo valor para hacer que se guardasen…”

En esto Cervantes coincide con Tácito, que consideraba “la multiplicidad de las leyes como señal cierta e infalible de un mal gobierno y de un pueblo corrompido”. Mal endémico, por cierto, de la política gallega y española, puesto que gran número de nuestros políticos piensan que basta la mera promulgación de las leyes sin proveer recursos para hacerlas posibles en la práctica.

Pero por mucho que Feijóo, el político demagogo no el sabio autor del Teatro Crítico Universal, ni menos un nuevo Martín Dumiense revivido, intente corregir a “sus rústicos”, confío en que al final, pese a la propaganda y la manipulación, el buen sentido se imponga. Ojalá se “desenmascare” a la nueva religión covidiana como una perniciosa  superstición antes que políticos e instituciones ineptas o corrompidas consigan arruinar del todo nuestro honor, dignidad, vidas y haciendas.

 

 

 

 

Once de setiembre. «Comentarios de la guerra de España»

Con el victimismo, morbo no exento de cierto masoquismo y humor negro que caracteriza a la facción pendenciera levantisca de los catalanes, se celebra el once de setiembre, una derrota transformada en grande gloria catalana. La cosa, perifollos retóricos engañabobos aparte, es que mal aconsejados por el clero trabucaire indígena y por nobles o caciques despóticos muy pagados de sus privilegios, los catalanes eligieron el bando equivocado o perdedor en la sangrienta guerra entre dos dinastías extranjeras que se disputaban el goloso botín español.

Pero lo que fuera una absurda guerra de Sucesión entre extranjeros con España en disputa, y en la que los españoles como en tantas otras ocasiones pusimos los desastres y los muertos, fue oportunamente reconvertida en una anacrónica falsaria gesta nacionalista catalana contra el resto de España.

Para celebrar un encuentro con la realidad histórica, que no con los imaginarios camelos de golpistas arrebatacapas, como curiosidad historiográfica voy a reproducir unos pequeños fragmentos de la obra de un autor contemporáneo de los hechos, que intervino personalmente en algunas de las batallas por formar parte del ejército del candidato borbónico Felipe V. Me refiero a don Vicente Bacallar y Senna, marqués de San Felipe (n 1669, +1726) y a su no muy conocida crónica Comentarios de la guerra de España. Y en concreto, a unos párrafos del segundo tomo de la obra, editada en 1725, en la ciudad de Génova por el Impresor Matheo Garvizza.

A principios del año 1713, la caída de Gerona..»consternó mucho a los Cathalanes, a favor de los quales se publicó un nuevo Indulto. Estaban sordos a las voces de la clemencia, porque los tenía Dios prevenido el castigo de la Rebelión. No era natural tanta pertinacia, conjurados al propio daño...

Haviendo de sacar las tropas de Barcelona mandó antes el Emperador que saliese de ella la Emperatriz su muger como lo executó el 19 de marzo en la Armada Inglesa llevandose la consigo la mayor parte de las Tropas en las mismas Naves. No es ponderable la rabia que de esto concibieron los Cathalanes. Estaban ya desengañados que no les socorrerian los Principes de la Liga: que era un delirio pensar quedarse Republica, que precisamente los havía de desamparar el Emperador y se obstinaron tanto, queriendo huir del dominio del Rey Phelipe, que por medio del Ministro, que el Emperador tenía en Constantinopla pidieron auxilio al Otomano. Las condiciones con que le imploraban no hemos podido saber a punto fixo. El Conde de Saballa, y Pinos, que estaban en Viena, Procuradores de Cathaluña, manejaron infelizmente este negocio, porque no quiso entrar en el Sultan, ya pareciendole ardua empresa, ya por no romper con la Francia. Creyeron muchos que le ofrecian los Cathalanes al Turco el Dominio del Principado de Cathaluña, conservandose solo su Religión y sus Fueros: otros mejor informados, aseguraban que solo pedian su auxilio y su amistad, para quedarse Republica, baxo el patrocinio de la Casa Otomana: como quiera es bien negro renglón para los Cathalanes en la historia tan ciega pertinacia, quando todavía ofrecia general Indulto el Rey Cathólico.

Con la emperatriz se salieron de Cathaluña todos los Rebeldes de distinción, que havia en ella, porque en aquel poco angulo de tierra se havían juntado todos quantos havia havido en España. Ordenó el Emperador que no passasen a Viena, con que se derramaron infelizmente por la Italia: la mayor parte se quedo en Milan y Genova, no todos bien asistidos, pues aunque no el Emperador, estaban los Alemanes cansados de los Españoles.         

Entretanto holgabanse el estrago los Cathalanes: buscaban la muerte antes de restituirle el debido Vasallaje (ellos lo llamaban esclavitud). No se pueden referir en corto volumen los lastimosos efectos de su obstinación. El Estado Eclesiástico era el mayor fomento de ella, a muchos se les espiraba el tiempo de una usurpada libertad, que no distaba mucho de apostasía, y así hacían los mayores esfuerzos por conservarla engañando los ignorantes pueblos. … juntaron hasta tres mil Cathalanes, que mantenían sublevada la Provincia, donde no havian tropas del rey ejecutaban mil crueldades, que fuera prolixo escrivirlas…»  

 Sobre la rendición de Barcelona, tras una primera intentada rendición fallida, don Vicente Bacallar narra lo siguiente:

“la noche fue de las más horribles, que se puedan ponderar, ni es fácil descrivir tan diferentes modos con que se exercitaba el furor y la rabia. … amaneció y aunque la perfidia de los Rebeldes irritaba la compassion, nunca la tuvo hombre alguno, ni más paciencia  que Bervich. Dio seis horas más de tiempo, fenecidas mandó quemar, prohibiendo el saque y la llama avisó de su ultimo peligro a los Rebeldes. Pusieron otra vez bandera blanca, mandose suspender el incendio, vinieron los diputados de la ciudad a entregarla al Rey, sin pacto alguno…

… se le quitaron los privilegios y se les pusieron regidores como en Castilla, arreglando a estas leyes todo el Gobierno. En esto paro la sobervia pertinaz de los Cathalanes, su infidelidad y traycion.

Quatro  mil hombres costo este asalto, con dos mil heridos. Tantos murieron de los Rebeldes. No faltó quien aconsejase al Rey Phelipe, asolar la ciudad y plantar en medio una Columna.  No havia rigor que no mereciese, Ciudad, que havía sido origen de tantos males y que havía quitado a la Monarquía tantos Reynos. El Rey se excedió en clemencia y la conservó aunque abatida. El gobierno de Barcelona se dio al marqués de Lede; y Capitán General del Principado se quedo el Príncipe de Sterclaes. Bervich paso a la Corte…“    

 

Como puede apreciarse algunos de los problemas históricos permanecen:

El aprovechamiento de las discordias entre españoles más o menos instigadas o inducidas desde fuera por nuestros enemigos para empobrecer y destruir nuestra nación.

La violencia del populacho cuando caen o se debilitan las leyes.

Un clero indígena ultra que fomenta la discordia y el fanatismo.

La intención de la oligarquía levantisca de aliarse entonces con los enemigos turcos, ahora con la morisma invasora.

La sangrienta entronización de los Borbones tras la Guerra de Sucesión supuso graves pérdidas para España, de vidas, haciendas y territorios, entre ellos Gibraltar. Así como una imparable decadencia que empezó a plasmarse en el Tratado de Utrech.

Hoy, por desgracia la nueva restauración borbónica en esta etapa final continúa los desaguisados con manifestaciones similares a las ce entonces. Tras la pérdida del Sahara, las ciudades españolas en África están amenazadas, también Canarias. Y la propia Cataluña puede ser la siguiente parte de la España en proceso de desmembramiento y devastación nacional.

Parece ser que nunca escarmentamos. Una y otra vez los mismos errores.

 

 

 

 

 

Capital intelectual y empresas políticas. Cataluña y Cayetana

En cierto mundillo empresarial muy influyente en España que considera que aumentar la productividad consiste en bajar el sueldo o empeorar las condiciones laborales de sus empleados, todas estas modernidades tales como el fomento del capital intelectual o el estudio y control de factores higienizantes, que son los que producen insatisfacción en el trabajo, suenan a herejía protestante, cosa quizás buena para entretener a los alumnos en Universidades y Escuelas de negocios aunque lejos de las prácticas cotidianas de las empresas.

En general, se considera por parte de la élite directiva que lo mejor es que el subordinado ofrezca un culto absoluto al jefe. Digo culto y no lealtad, que esa es una virtud notable aunque rara, habitualmente sustituida por la complacencia perruna de carácter ditirambo alabanciosa, en la idea de que tal actitud permita medrar e incluso heredar poltronas y prebendas algún incierto día cuando el líder actual se caiga o sea oportunamente empujado fuera de la poltrona.

Tal tipo de organización y de relaciones de poder son características de las organizaciones mafiosas, nuestro lenguaje de germanías es pintorescamente rico en dar nombres al escalafón, como he destacado en algún otro lugar. Incluso el lector más desavisado puede enseguida comprender que tal sistema es malo y sus resultados aún peores. Especialmente cuando el líder ocupa la poltrona por razones ocultas e inconfesables, está lejos de querer promover el bien común o al menos de la organización y le gusta rodearse de gentes aún peores que él.

Un patético mentís a la importancia del capital intelectual como fuente de ventajas competitivas, y, por tanto, como factor determinante del éxito de las organizaciones que está siendo objeto de estudio tanto para los académicos como para las empresas de esta nueva economía del conocimiento. Y es que la preocupación por el buen hacer, por el buen gobierno de empresas, instituciones o Estados, no es cosa solo de ahora. Platón o Aristóteles ya se ocuparon de ello. Y en nuestra cultura española, especialmente durante nuestro Siglo de oro, son muchos los grandes autores que han explicado su forma de entender la cuestión sin tener que caer obligatoriamente en el reduccionismo cínico y positivista de un Maquiavelo.

Así, por ejemplo, Cervantes, Gracián o Quevedo explicaban su visión en varias obras célebres. Especialmente certera amén de divertida la descripción de la “economía de mercado a la española” que hace Cervantes en Rinconete y Cortadillo. Pero Huarte de San Juan desarrollaba su Examen de los Ingenios, donde nos establecía los primeros sistemas de selección de personal. Y Saavedra Fajardo explicaba en su famoso tratado de emblemas comentados: Empresas políticas o Idea de un príncipe político-cristiano los criterios que debían regir el buen gobierno de un dirigente que quisiera hacer bien las cosas sin dejar de inspirarse en principios éticos de orden superior.

El uso de emblemas, es decir del lenguaje simbólico junto con un lema con una frase resumen o explicativa es en sí mismo un exponente de sentido de la pedagogía. Habla tanto al consciente como al subconsciente. En efecto, en la educación hay dos aspectos principales, el saber y el querer, la inteligencia y la voluntad, que deben ser ilustrados y fomentados. Por eso no es de extrañar que se ocuparan de este lenguaje intelectuales como Cesare Ripa, llamado El Perugino; Juan Bautista Porta o sir Francis Bacon.

 

Saavedra Fajardo, formado en la Universidad de Salamanca, polifacético, diplomático, hombre de su tiempo, desarrolla su tratado citado en 101 empresas o emblemas: “toda la obra está compuesta de sentencias y máximas de Estado, porque éstas son las piedras con que se levantan los edificios políticos. No están sueltas, sino atadas al discurso y aplicadas al caso por huir de los preceptos universales”.   

Las diversas empresas de Saavedra desarrollan temas tales como: Educación del Príncipe, Como se ha de haber el Príncipe en sus acciones, Como se ha de haber el Príncipe con los súbditos y extranjeros, Cómo se ha de haber el Príncipe con sus ministros, Como se ha de haber el Príncipe en el gobierno de sus Estados, Como se ha de haber el Príncipe en los males internos y externos de sus Estados,  Como se ha de haber el Príncipe en las victorias y los Tratados de Paz, Como se ha de haber el Príncipe en la vejez.

Esta disgresión creo que no deja de ser oportuna viendo lo que tenemos que ver.  Por ejemplo, en el caso del reciente cese de un importante talento, el mayor de los públicamente conocidos, de Partido político más numeroso de la oposición. Una organización que desprecia el capital intelectual con el que se levantan los edificios políticos, como diría Saavedra Fajardo. Una falsa oposición, todo hay que decirlo, porque más parece que funciona como gancho o mohatra falsamente antagonista para el timo electoral de dar una y otra vez gato por liebre. Y tal sería su contribución a revestir de forma mohatrera como Monarquía parlamentaria lo que es poco más que una oligarquía con mañas cleptocráticas o monopolistas, sin división de poderes pero con reparto de papeles y trinques. El akelarre mañanero en la Casa de América es un ejemplo reciente de esta farsa.

El cese de doña Cayetana resulta un acto mucho más revelador que el más florido y retórico de los discursos. Y espanta y preocupa con razón al más preparado por lo que supone de cobardía y desprecio del capital intelectual.

Vamos a ver otra curiosidad de especial aplicación a estos tiempos de embrutecimiento promovido y generalizado. Y también oportuna otro 11 S en la que la fementida nación catalana se lamenta de haber elegido el bando equivocado en la guerra civil por la que dos dinastías extranjeras se disputaban el botín español.

Para ello volvamos a Saavedra Fajardo. A continuación podemos citar algunas líneas de la empresa 73 de su tratado, en la que afirma que las sediciones se tratan con la celeridad y con la división. Veamos algunas de sus observaciones más notables:

“Ocultas son las enfermedades de las repúblicas. No hay juzgallas por su buena disposición, porque las que parecen más robustas suelen enfermar y morir de repente, descubierta su enfermedad cuando menos se pensaba…

… por esto conviene mucho la atención del príncipe para curallas en sus principios, no despreciando las causas por ligeras o remotas, ni los avisos, aunque más parezcan opuestos a la razón. ¿quién podrá asegurarse de lo que tiene en su pecho la multitud?..

nacen las sediciones de causas pequeñas y después se contiende por las mayores. Si se permiten los principios, no se pueden remediar los fines. Crecen los tumultos como los ríos. Primero por no mostrar flaqueza los suele dejar correr la imprudencia, y a poco trecho no los puede resistir la fuerza…

… el remedio de la división es muy eficaz para que se reduzca el pueblo, viendo desunidas sus fuerzas y sus cabezas….

…es también eficaz remedio la presencia del príncipe, despreciando con valor la furia del pueblo, …

…si bien se debe considerar mucho este remedio y pealle con la necesidad porque es el último. Y si no obra no queda otro….

Con pretexto de de libertad y conservación de privilegios suele el pueblo atreverse contra la autoridad de su príncipe, en que conviene no disimular tales desacatos, porque no críen bríos para otros mayores.  Y si se pudiese, se ha de disponer de suerte el castigo, que amanezcan quitadas las cabezas de los autores de la sedición y puestas en público antes que el pueblo lo entienda…

… pero también se debe advertir en que sea tan suave la forma, que no la reciba el pueblo por afrenta común de la nación, porque se obstina más….

…no suelen ser menos dañosos los favores y mercedes para quietar los Estados, hechas por el príncipe que ha perdido la estimación, porque quien la recibe las atribuye a flaqueza o procura mantenellas con la revuelta de las cosas, y a veces busca otro rey que se las mantenga…

En estos y en los demás remedios de las sediciones es muy conveniente la celeridad, porque la multitud se anima y ensoberbece cuando no ve luego el castigo o la oposición. El empeño la hace más insolente y con el tiempo se declaran los dudosos y peligran los confidentes.” 

Como se deduce de estas líneas todo parecido entre la actitud de nuestros gobernantes para tratar la sedición catalana y los sabios y prudentes consejos de Saavedra Fajardo es mera coincidencia. Tampoco se sigue la contundente receta de Gracián, «Contra malicia, milicia». Si nuestra devastadora casta política actual en vez de sostener tanto oneroso asesor a costa del erario buscase el consejo de los más importantes autores de nuestra cultura nos ahorraríamos muchos problemas, muchos dineros y muchos desastres.

Pero el tinglado es el tinglado y de momento no hay empresa ni menos capital intelectual que lo tumbe.

 

 

 

Curiosidades y profecías socialistas

En un mini ensayo reciente que puede consultarse aquí el veterano periodista andalúz Francisco Rubiales, que conoce bien el paño con sus rotos y descosidos, haciéndose eco de otros estudios estimaba la deuda socialista con España sin contar el famoso oro de Moscú, 510 toneladas de oro, en unos 125.000 millones de euros, en torno a un 10 % del PIB. No cabe duda que un importe tan grande requiere algún tipo de complicidad con los saqueados, el pueblo ignorante que pese a toda evidencia les sigue votando. Si bien es preciso reconocer que el mohatrero PSOE de la Transición borbónica es el partido refugio y baluarte de banqueros, monopolistas y monipodistas arrebatacapas.  Talas hazañas no se podrían conseguir sin una gran maña para el embuste, el ocultamiento y la propaganda muy bien entrenada por gente sin honor, dignidad ni vergüenza y ayudada por la Prensa y TV mercenarias.

Por aquello de la Memoria histórica, pero la de verdad no la fingida por ignorantes o falsarios, veamos una breve antología del siniestro ZP y algunos de sus compinches en la Feliz Gobernación del Reino borbónico de España.  Se refieren a la anterior gran crisis socialista y a con qué cinismo e impostura nos vendían la burra estas gentes encanalladas. Como puede verse hoy siguen en las mismas, diciendo una cosa y su contraria según convenga. La Prensa cómplice salvo contadas excepciones. Ahora también con censura y represión más o menos violenta del disidente. Estamos comprobando el estrepitoso fracaso de la educación en el Reino borbónico de España, en su mayor parte otro gran logro socialista. Fracaso educativo que fomenta la corrupción, la incompetencia intelectual y moral. Y, en consecuencia, el auge del socialismo. El poco respetable público, como las ovejitas de El Coloquio de los perros, sin enterarse de quienes son los verdaderos lobos.

Frases célebres del socialista “Gobierno de España”

25 de abril de 2007
Solbes: “Yo no veo afectado para nada el sector de la construcción. Específicamente, sigue funcionando igual, con una ligera desaceleración que permite ajustarse a una realidad que lógicamente va a exigir una demanda ligeramente inferior”.
3 de julio de 2007
Zapatero: “Lo enunciaré de forma sencilla pero ambiciosa: la próxima legislatura lograremos el pleno empleo en España. No lo quiero con carácter coyuntural, lo quiero definitivo”.
17 de agosto de 2007
Solbes: “Los efectos de la crisis hipotecaria estadounidense tendrán un impacto relativamente pequeño en la economía española». 21 de agosto de 2007
Zapatero: “España está a salvo de la crisis financiera”.
6 de septiembre de 2007
Zapatero: “Tenemos la tasa de paro más baja de la historia. El modelo económico español es un modelo internacional de solvencia y eficiencia”.
11 de septiembre de 2007
Zapatero: “Haciendo uso de un símil futbolístico, se podría decir que España ha entrado en la Champions League de la economía mundial”.
16 de octubre de 2007
Zapatero: “No hay atisbo de recesión económica. La economía española tiene muy buenos fundamentos”.
24 de octubre de 2007
Solbes: “Rajoy tiene una visión apocalíptica de la economía. Incluso en un entorno exterior hipotéticamente menos favorable, pensamos que el 3,3% de crecimiento en España es una cifra razonable”.
11 de diciembre de 2007
Solbes: “La economía española crecerá a velocidad de crucero durante los dos próximos años, en los que avanzará en torno a un 3%”.
9 de enero de 2008
Zapatero: “Crear un alarmismo injustificado en torno a la economía de un país puede dañar las expectativas. Permítanme que diga que es lo menos patriótico que conozco”.
10 de enero de 2008
Solbes:  “Estamos ante una gradual desaceleración. Se trata de una evolución natural y un fenómeno saludable. Si llegaran las vacas flacas, las afrontaríamos con gran tranquilidad gracias al superávit de las cuentas públicas”.
14 de enero de 2008
Zapatero: “La crisis es una falacia, puro catastrofismo. Estamos creciendo por encima del 3%. Aunque mañana crezcamos al 3% o al 2,8%, que es un crecimiento bueno, vamos a seguir creando empleo y teniendo superávit”.
4 de febrero de 2008
Propaganda electoral del PSOE: “Por el pleno empleo”. “Soñar con los pies en la tierra”. “Motivos para creer”. 
11 de febrero de 2008
Solbes: “Los que auguran el riesgo de recesión no saben nada de economía. Estoy harto y agotado por la cantidad de tonterías que oigo últimamente sobre el mundo económico. La economía española crecerá en la próxima legislatura a un ritmo cercano al 3% , lo que permitirá crear 1,6 millones de nuevos empleos y mantener la tasa de paro en torno al 8% de la población activa.
25 de febrero de 2008
Zapatero: “Las cuentas públicas han tenido superávit todos los años, 70.000 millones de euros de superávit, que nos permiten tener una garantía, una fortaleza para atender cualquier necesidad. La desaceleración no va a ser ni profunda ni prolongada.. Va a ser una desaceleración para la cual nuestro país está más preparado que nadie. Debería haber tomado nota del debate entre el señor Solbes y el señor Pizarro, para darse cuenta de que no vale la demagogia en la economía”.
3 de marzo de 2008
Zapatero: “Prometo crear 2 millones de nuevos empleos»..
7 de marzo de 2008
Zapatero: “España está en condiciones para llegar al pleno empleo”.
26 de abril de 2008
Zapatero: “La peor previsión de paro que podamos tener por delante será siempre una previsión de paro mejor que la que mejor tuvo el PP”.
28 de abril de 2008
Zapatero: “La actitud de quienes exageran sobre el alcance de la actual situación económica es antipatriótica, inaceptable y demagógica”.
8 de mayo de 2008
Solbes: “De hecho, nuestras previsiones apuntan a una recuperación de las tasas de crecimiento de la economía ya en el segundo semestre del 2009, que en 2010 nos permitirán crecer a un ritmo medio cercano al 3%”.
12 de junio de 2008
Solbes: “El Estado tendrá superávit presupuestario, a pesar de una coyuntura económica desfavorable”.
3 de junio de 2008
Solbes: “El Producto Interior Bruto podría crecer en el actual ejercicio en el entorno del 2%. España está capeando el temporal”.
29 de junio de 2008
Zapatero: “Como todo, es opinable y depende de lo que entendamos por crisis. […] Por un concepto como el de crisis habría que preguntar a los economistas, y seguramente no se pondrían de acuerdo”.
“Más allá de baches como el de ahora, España tiene condiciones para ambicionar llegar a los niveles de empleo de la media europea y de pleno empleo técnico. Vamos a trabajar por ello.. El Gobierno ha sido el que más ha acertado en sus previsiones”.
2 de julio de 2008
Zapatero: “La economía vive una situación difícil y complicada”.
4 de Julio de 2008
Zapatero: “Ser optimistas es algo más que un acto de racionalidad, es una exigencia moral. […] A trabajar, y también conviene que consumáis”.
8 de julio de 2008
Zapatero dice por primera vez la palabra crisis: “En esta crisis, como ustedes quieren que diga, hay gente que no va a pasar ninguna dificultad”.
16 de julio de 2008
Solbes: “Para mí, que he vivido la crisis del 93-94 y algunas otras indirectamente, ésta es posiblemente la crisis más compleja por la cantidad de factores que están encima de la mesa”.
21 de julio de 2008
Solbes: “Si el crecimiento es claramente por debajo de 2,3%, vamos a ver un ligero déficit, pero no me preocupa”.
24 de julio de 2008
Solbes: “A recesión no llegaremos en ningún caso, y a crecimiento negativo espero que tampoco. No es esa nuestra hipótesis de trabajo, sino que el comportamiento de la economía será de un crecimiento próximo a cero, pero no por debajo. La situación es la más compleja de las últimas décadas. No es que hayan fallado nuestras previsiones, es que han fallado las de todo el mundo”.            27 de agosto de 2008
Zapatero: “Sería absurdo pensar que la crisis originada en EEUU no afecte a la economía internacional en general y a la española en particular”.
23 de septiembre de 2008
Solbes: “Yo no sé si es la peor; pero, sin duda alguna, desde que yo tengo uso de razón, y tengo sesenta y seis años, sí es la peor crisis de la que yo tengo conocimiento”.
24 de septiembre de 2008
Solbes: “Nosotros no hemos negado nunca la crisis”.
19 de octubre de 2008
Zapatero: “Yo creo que el segundo semestre del año que viene estaremos ya con una actividad económica de crecimiento intertrimestral”.
13 de diciembre de 2008
Zapatero: “Nadie quedará a su suerte ante el drama del desempleo. Mi prioridad, es que no haya una sola familia en este país que pueda tener una situación de grave angustia o preocupación por la pérdida del puesto de trabajo”.
18 de diciembre de 2008
Zapatero: “No; nadie lo sabía”. En cuanto hemos entrado en una situación objetiva de crisis, he sido el primero en hablar de una crisis del sistema financiero internacional y de una crisis económica. En marzo comenzará a crearse empleo de manera intensa”.
18 de enero de 2009
Solbes: “Hemos utilizado todo el margen que teníamos contra la crisis”.
23 de febrero de 2009
Solbes: “Envidio a Bermejo porque es ex ministro”.
16 de marzo de 2009  El Premio Nobel de Economía 2008, Paul Krugman, durante la celebración del Foro Económico Innovae y, en presencia de ZP, opina sobre la situación de la crisis en España: “Las perspectivas económicas de España son aterradoras. La situación económica es especialmente difícil aquí. Los próximos años van a ser muy difíciles para los españoles. El camino de salida de la crisis en este país será doloroso o extremadamente doloroso”.
29 de abril de 2009
Zapatero: “Es probable que lo peor de la crisis económica haya pasado ya”.

Hoy también hemos vuelto a las andadas aunque con otros grandes actores del elenco.  ZP está «arreglando» lo de Venezuela con mina incluida. Y Solbes parece ser que quiere ser repescado por el pintoresco capataz aceitunero del señorito Casado con el patriótico sino heroico objetivo común de repartirse los fondos europeos que permitan salvar el tenderete o al menos retrasar la agonía.

Pero, quizás la mejor o más oportuna frase de todas. Rubalcaba, el finado y también alabado por los marianistas, dixit: “Necesitamos un Gobierno que no nos mienta”

Pues eso.

 

Cohechos y prevaricaciones

Yo divido a los hombres en rebeldes y aprovechados; los primeros hallan el ser bueno en la Ética, los segundos en la ocasión de colaborar con la Feliz Gobernación.” (Miguel Espinosa, Escuela de Mandarines)

Un gran misterio dentro de un enigma es el del estrepitoso aumento de supuestos enfermos del sobornavirus, la mayoría “asintomáticos” en el argot mohatrero oficial, es decir no enfermos en la práctica pero que engordan la gusanera estadística y el pilla pilla oficial. Una cantidad aún mayor que durante la primavera y sin embargo, afortunadamente con casi nula influencia en la mortalidad.

Es verdad que ahora se hacen muchos test y que la mayoría fallan de modo que en realidad, más allá de crear falsas alarmas que “justifiquen” el actual despotismo de nuestra casta cleptocrática parasitaria no hay demasiado problema sanitario relevante ni en necesidad de hospitalizaciones ni en fallecidos POR sobornavirus.

Ahora bien la explicación del enigma es que el BOE del 17 de junio establece toda una pedrea de pasta fresca a repartir entre las burocracias autonómicas por supuesto afectado. Y, a pillar que son dos días y la ocasión pintan calvo que el dinero público no es de nadie, la catedrática dixit.

Este asunto mohatrero típico del monipodio español me recuerda a un ilustre escritor ruso, Gogol, que fue un alma atormentada que sufrió mucho. Aunque hay muchas diferencias sustanciales, hoy Rusia dispone de un gran estadista y nosotros una cosecha, crianza y reserva de inútiles, y / o vendidos al oro de Soros, también existen ciertos parecidos profundos entre España y Rusia. La Pardo Bazán, estudiosa de la novela rusa y hoy tan de actualidad por lo de su antiguo pazo en Meirás, comparaba a España con Rusia: “dos pueblos antiguos y a la vez jóvenes que aún ignoran adónde les empujará el porvenir, y no aciertan a poner de acuerdo la tradición con las aspiraciones”.

Se considera a Gogol como el padre de la novela realista rusa. Su primera obra, “El Inspector”, es la historia de una corrupción equivocada. No en el sentido moral, que todas lo son, sino en el de sobornar a destinatario equivocado. Los corruptores, los caciques locales, confunden a un pobre diablo recién llegado con el temido inspector que viene a revisar la situación desde la capital. Primero censurada, luego autorizada expresamente por el propio zar Nicolás I, su estreno en San Petesburgo constituyó un gran escándalo. No obstante, gustó mucho en Moscú, con un público diferente y más sensible al asunto criticado. Dejo al amable lector su aplicación al caso español.

Después de este gran éxito, Gogol escribió la que se considera su obra maestra “Las almas muertas” que refleja con singular humor y maestría la peculiar situación de la sociedad rusa en relación con la servidumbre. El protagonista, Chichikov, consejero de Estado, propietario viaja por motivos particulares.  Muy “particulares” aprovechando la existencia de instituciones tradicionales como los siervos y la relativa inoperancia de la administración rusa, salvo en la cuestión represiva policial. En el caso de España, la eficaz sería Hacienda.

A Chichikov se le ocurre que puede aprovecharse del retraso con el que la administración zarista actualizaba el censo de siervos varones, “almas”, en su terminología, comprándoselas a sus antiguos propietarios. Estos se benefician al librarse de pagar la contribución que les correspondería hasta que fueran dados oficialmente de baja y el pícaro puede utilizarlos como ejército fantasma, como prenda ficticia para conseguir sus propias concesiones o proyectos ante la burocracia zarista.

Chichikov tiene ahora muchos nombres. Se encuentra desdoblado en múltiples personalidades y partidos políticos. Poco antes de morir, Gogol quemó una segunda parte de sus aventuras de modo que no sabemos cuál sería el final previsto por el Autor. Pero acaso el final no está escrito por el Autor sino por los personajes. Suponiendo que, como mucho nos tememos, ya no estemos todos muertos.

Muertos, eso sí, pero cotizantes para nuestros corruptos próceres borbónicos que aunque de incompetencia demostrada en resolver algo útil para sus expoliados súbditos, sin embargo son capaces de afeitar un huevo a la hora de arrebañar dineros ajenos y pillar poder y negocio. No sé. Lo mismo ordenan censurar a Gogol en las redes por “fake”, fraudulento y subversivo.

Nota: la imagen del virus con corona procede de la toma de posesión en Galicia

 

 

Sobre la Derecha y el ideal aristocrático

Si la democracia y el despotismo se excluyen mutuamente, no lo hacen la democracia y la aristocracia verdaderas. La aristocracia se suele confundir ahora con privilegio de casta cerrada, linaje, herencia o patrimonio material. En realidad en su genuino origen significa el gobierno de los mejores. Por tanto, no es algo opuesto al mérito. El falso aristócrata consume los valores y el verdadero los crea.

Por eso y porque es contrario al orden natural que un gran número gobierne y que los menos sean los gobernados, toda verdadera democracia y por tanto toda organización que en verdad pretenda servirla debe poseer y desarrollar los ideales aristocráticos.

La reforma política y social debería tener la finalidad, ahora cada vez más utópica y aparentemente más lejana, de posibilitar el gobierno y la organización de la sociedad para comprender y promover los intereses generales por medio de la intervención jerárquica de un número creciente de ciudadanos capacitados, pues como decía Tácito: “los mejores instrumentos para gobernar bien son los hombres de bien”. Así no es de extrañar que la educación en valores sea saboteada por el neomarxismo actual.

Nos encontramos en un momento delicado por no decir pavoroso para la humanidad en la que una reducida oligarquía, una plutocracia distinta de una auténtica aristocracia en el sentido apuntado, pretende imponer un orden esclavo sin lugar para el mérito ni la consecución de un ideal mejor por parte de los mejores. Pero aquí en España sin aparente visión geoestratégica de casi nadie los problemas se centran en batallas entre grupos sectarios por lograr un poder vicario en este Reino degradado. Escaramuzas  por un botín menguante entre ciegos y tuertos con mañas de tahúres.

Una vez más en la historia contemporánea de España, tras la progresiva desaparición de un orden basado en la alternancia que no en la alternativa de un mendaz bipartidismo mohatrero, se abre una nueva dinámica que no creo se cierre en falso con más de lo mismo, poniendo por delante los intereses electorales a corto plazo, a los generales y del bienestar de la población amenazada por el peor enemigo de la democracia que es la demagogia, antesala de una cada vez más inminente tiranía. Y no por falta de ganas sino, porque sea una u otra la resolución de la crisis globalista, el tiempo del bipartidismo clásico ya ha pasado. Bien por la disolución de lo nacional español en el globalismo, o bien por la toma de conciencia del carácter mohatrero de su sistema político y su incapacidad para promover el bien común o la acción bienhechora de verdaderas élites aristocráticas.

Y volviendo a lo más inmediato, sería cerrar en falso bendecir una especie de coalición encubierta en que lo único que esté claro es la defensa de los privilegios personales cara a mantener cuotas de poder, arrebañar para casa las ayudas europeas y ordeñar presupuestos sin definir qué es lo se puede y se quiere hacer.

Pero la pregunta que se han hecho los aristócratas desde Pitágoras hasta nuestros días sigue siendo: ¿cómo organizar tal ascenso y predominio de los mejores? Asunto muy difícil pero que está asociado al predominio real de un conjunto de valores de valores o ideas fuerza ya conocidas aunque o tanto practicadas: educación de la Inteligencia y de la Voluntad; respeto a la Ley natural, es decir, respeto a la Ley pero mayor aún a la Justicia; mérito personal y conocimiento de sí; control de las propias pasiones; dignidad y honor; transparencia; libertad de conciencia…

 

 

¡Exprópiese! (y 2)

El rojerío hipócrita y arrebatacapas con Sánchez y Feijóo a la cabeza se encuentra muy alegre y campanudo porque han encontrado una jueza que les dé provisionalmente coartada para expropiar sin indemnización a los Franco de su propiedad en el pazo de Meirás.

Según Barbeito en su obra ya citada, Torres, pazos y linajes de la provincia de La Coruña, la casa das Enchousas estaba en la parroquia de Santiago Seré das Somozas. El General Franco era descendiente de don Antonio Pardo de Lama y su mujer Antonia das Enchousas, padres de don Pedro Pardo de Lama que al casar con la dueña del pazo de Meirás doña Ángela Patiño, fue por derecho de consorte, señor de esa casa. Del antiguo solar de las Enchousas era descendiente también doña Concepción Arenal con quien doña Emilia compitiera en algún premio.

No deja de ser curioso que de algún modo los antecesores del Caudillo también estuvieran vinculados al pazo de Meirás. Después de su muerte, a la viuda de Franco, doña Carmen Polo Martínez-Valdés, el rey emérito la hizo Señora de Meirás con Grandeza de España.

Un pazo que perteneciera a la familia Pardo Bazán hasta el asesinato en 1936 de sus propietarios anteriores a los Franco, últimos descendientes varones de la ilustre escritora coruñesa.

Don Jaime Quiroga y Pardo Bazán, el hijo varón de doña Emilia, era oficial de Caballería y estaba casado con doña Manuela Esteban Collantes, según aparecen en la imagen de su boda. Tuvieron un hijo varón, don Jaime Quiroga Esteban- Collantes.

Ambos, hijo y nieto de doña Emilia, fueron asesinados por los rojos el 11 de agosto de 1936 tras ser conducidos a la tristemente célebre checa de Bellas Artes en Madrid donde tantas personas de bien fueron vilmente asesinadas sin siquiera simulacro de juicio previo. Otra más de las hazañas criminales del socialismo, que ahora intentan tapar con una versión fraudulenta de la historia de España dándoselas cínicamente de demócratas e incluso de bondadosos filántropos en vez de lo que en realidad fueron.

De modo que con tales hazañas criminales en su sanguinario haber más valiera por prudencia mantener un discreto silencio que permitiese un piadoso olvido.

Parece ser que ahora la nueva matraca distrayente para el pasto de progres irredentos será la integridad de la biblioteca de doña Emilia, situada en la torre de la Quimera, quizás en recuerdo de uno de sus célebres relatos. También maravilla, y no poco, tanta sobrevenida preocupación socialista por los libros ajenos y la Cultura. Y no ya sólo por haber deteriorado la educación en la España actual, sino por otros hechos históricos de esa época. Cuando los socialistas dieron el sangriento golpe de Estado en Asturias en octubre de 1934 entre otras salvajadas, devastaciones y asesinatos, quemaron la  biblioteca de la Universidad de Oviedo, incluidos valiosísimos códices y manuscritos iluminados. Y en Madrid y otras ciudades bajo el terror rojo también saquearon y destruyeron bibliotecas.

Mucho criticar la adquisición de Meirás pero poco reconocer que si tal cosa fue posible se debió en primer lugar al vil asesinato de sus anteriores propietarios en el Madrid rojo donde los socialistas y otras fuerzas de izquierda sembraron el terror, asesinando a mansalva a gente inocente, incluso antiguos diputados y ex ministros republicanos. Una España ficticiamente con instituciones supuestamente republicanas, en realidad bajo las hordas socialistas, anarquistas y comunistas.

Y peor aún, si cabe, no es la actuación de los socialistas en esta vendetta del pazo sino el papelón del colaboracionista Feijóo de ignorante complaciente o de encanallado compinche: ¿La verdadera línea del PP actual?

 

 

¡Exprópiese!

                                                                               Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita

«En esta feligresía hállase la aristocrática posesión de recreo, llamada Torres o Pazos de Meirás, de la eximia escritora Condesa de Pardo Bazán. En ella fueron concebidas y escritas numerosas obras de las que dieron fama mundial a la esclarecida coruñesa.»

(Eugenio Carré Aldao, Geografía general del Reino de Galicia, 1935)

 

“Torres de Meirás, que fueron de la Condesa de Pardo Bazán y están íntimamente ligadas a su vida. Aunque el origen del antiguo Pazo se hace remontar al siglo XIV, incendiado y destruido en la Guerra de la independencia, puso la primera piedra de las actuales Torres la Condesa Doña Amalia de Rúa Figueroa y Somoza en el año 1893. Hoy propiedad del Generalísimo Franco, que ha celebrado allí reuniones y Consejos de trascendencia política, lo que aumenta la importancia histórica de estas señoriales Torres…”

(Ángel del Castillo, Inventario de la riqueza monumental y artística de Galicia, 1972)

 

“Lo que doña Emilia Pardo Bazán llamaba Granja de Meirás era un modesto pazo mariñano construido sobre el que quemaron los franceses en 1809. Con las ganancias obtenidas por la venta de sus obras literarias, añadidas de seguro a otro capital heredado, doña Emilia y su madre, la Condesa viuda de Pardo Bazán, iniciaron y llevaron a término la construcción de un castillo de líneas románicas y macizos volúmenes, que la humedad del campo gallego patinó enseguida y pronto ofrecieron aspecto de antigüedad….

Consta Meirás de tres torres cuadradas de distinta altura, unidas por un cuerpo de edificio más bajo y con una capilla inserta en el conjunto de la construcción. En la torre más alta que doña Emilia llamó Torre de la Quimera, escribió muchos de sus libros y artículos y tuvo instalada su biblioteca, que, al parecer, aún se conserva, aunque expurgada.

Ya en manos de los nuevos dueños y a partir del final de la guerra civil, Meirás fue mejorado en comodidades y servicios, y se le añadieron muros, balaustradas, fuentes, blasones y estatuas traídos de oros lugares, como los pazos de Dodro y de Ximonde y otros edificios. La casa, así como el bellísimo parque están cuidados sin escatimar medios y presentan un aspecto grandioso. En 1978 sufrió esta casa los efectos destructores de un incendio.”

(Carlos Martínez Barbeito Torres, pazos y linajes de la provincia de La Coruña, editorial Everest, 1986)

 

Es evidencia de razón que gracias a su clamorosa incompetencia o puede que incluso complicidad el arruinado reino de don Felipe VI cada vez se parece más a la Venezuela comunista. El Estado de Derecho se difumina. Muchos derechos ciudadanos son limitados o conculcados. El derecho de Propiedad por lo que se ve apenas vale ya nada. Los ocupas hacen lo que quieren con la complicidad o gracias a la incompetencia de las autoridades y de los propios políticos que perpetran o mantienen leyes inicuas y anticonstitucionales en la idea de que nunca las van a tener que sufrir ellos.

El último ejemplo: “Exprópiese” dice el dictadorzuelo de turno y una ilustre togada de un juzgado coruñés busca la manera de lograrlo, a pesar del derecho de propiedad establecido en la constitución, dicen que vigente. Venezuela pura. Ahora resulta que cuarenta y cinco años después de morir su propietario, la sorpresa es que, diga lo que diga el Registro de la Propiedad o las leyes en cuanto a tiempo de prescripción, la Propiedad del pazo de Meirás no es ya del General Franco ni de sus herederos o derechohabientes, sino de la Jefatura del Estado.

Desde luego, el asunto tiene alcance personal además de institucional. No sólo es el «pequeño» problema de la vulneración del derecho de propiedad, don Felipe VI se está mostrando otra vez como un vulgar desagradecido a la figura tan bienhechora para los Borbones, que les deben actual trono y patrimonio, de su antiguo protector y entronizador: el General Franco, a cuya persecución a su memoria y linchamiento no se opone. Aunque tampoco me extraña ya tanto porque tenemos el precedente de cuando consintió la vil profanación de su tumba.

En este tema del Pazo de Meirás existe mucha hipocresía. Don Felipe y su familia disfrutan a voluntad de propiedades que han sido pasadas a titularidad pública para no hacer frente a sus gastos de mantenimiento como la Residencia Real de la Mareta, regalo en este caso no de los coruñeses sino no se sabe muy bien porqué de un conocido «demócrata» árabe. El palacio de Marivent en Mallorca que disfruta la Familia real en comandita de padres, tíos, primos y demás nutrida parentela es muy querencioso. Con titularidad de la Diputación quien paga los gastos, la legitimidad e incluso legalidad de su procedencia resulta dudosa dado que se incumplieron las condiciones para su cesión establecidas por la viuda del propietario Juan de Saridakis de que se crease un museo en su memoria. Cosa que evidentemente no es el caso.

Es de suponer que en cuanto les sea posible, en la misma línea del socialista Felipe González con el yate Azor, nuestros hipócritas próceres progres como Sánchez o Feijóo quieran disfrutar del morbo de dormir en los mismos aposentos que el Caudillo a ver si por magia simpática se les pega algo de su capacidad e inteligencia. Pero el asunto no deja de ser una lección que parece sacada de uno de los sabios Cuentos del conde Lucanor sobre la volubilidad del populacho y de las pasiones humanas. Hubo un tiempo en el que La Coruña se gloriaba del alto honor que suponía para la ciudad y para su Galicia natal que el Caudillo pasase alguna temporada en el pazo. Quizás el mismo tipo de gente del «suelta a Barrabás» que ahora jalea el atropello y «da lanzadas a moro muerto» pero no termina de atreverse con el Borbón. Las loas ditirambo alabanciosas de hoy se transformarán luego en insultos y humillaciones.  Nadie defenderá al imbel que no defiende.

El desaguisado judicial puede que tenga arreglo en instancias judiciales superiores, aunque me permito dudarlo dada la separación de poderes que disfrutamos en el arrumbado reino de don Felipe, ¿Venezuela o Estado de derecho?

Nuestros próceres una y otra vez se empeñan en dar la razón al insigne Valle Inclán, recreador estético de pazos y sus moradores, cuando sostenía que España es una deformación grotesca de la civilización europea.

(Continuará)

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.