Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Otoño en el pazo

El pazo de Lóngora, situado en el término municipal de Oleiros, fue en su momento un sugestivo foco de cultura europea, centro de la cultura gallega más universal. Escenario del amor de dos notables artistas decimonónicos íntimamente vinculados a La Coruña, Marcial del Adalid y Fanny Garrido, conocida también como Eulalia de Lians. El músico romántico admirador de Mendelssohn casi discípulo de Chopin y la elegante dama de letras autora de varias obras y traductora de Goethe al español directamente del alemán. Pero Lóngora ya no recuerda sus pasos ni sus vidas como en la mallorquina Valdemosa se rememora con nostalgia y respeto la estancia de Chopin y George Sand.

Otrora el pazo de Lóngora con su disposición clásica propia de la arquitectura paciega de dos alas en ángulo recto disfrutaba de un bello jardín con todas las especies botánicas procedentes de remotas tierras acogidas en la Galicia más hospitalaria. No sólo había bosques y praderías cercanas. Disponía de los elementos del jardín romántico y su botánica asociada: camelios, magnolios, hortensias, madreselvas, rosales.  No faltaba el tradicional laberinto de mirto donde el paseante nunca se pierde si conserva el hilo de Ariadna de su propia alma que le guía en las dificultades.

El tiempo pasa. Acaba el sueño de una noche de verano. Se extinguen los últimos ecos del dúo de amor.  Maria del Adalid, su única hija fallece sin descendencia y el hermoso pazo cae en las manos de una institución eclesiástica con escaso amor al Arte y la Cultura. En la importante biblioteca no había códices susceptibles de desaparecer mediante raro vodevil, pero los preciosos jardines son arrasados por cierto Padre M. ferviente partidario de que la economía es lo único importante. Así decide la siembra de prosaicas patatas en el antiguo jardín de Epicuro, donde otrora paseaban las sombras de Sócrates, Platón, Pitágoras o Aristóteles.

Orfeo también ha muerto, despedazado. No pudo rescatar a Euridice. Su lira está rota. Sin el recuerdo de la Cultura clásica, arrumbados muchos valores espirituales, intelectuales y estéticos que nos hicieron grandes, ya no resulta extraño que Oleiros, el municipio de mayor renta per capita de Galicia, rinda fervoroso homenaje a grandes próceres del pensamiento como el Che Guevara o la nutrida patulea de criminales por el socialismo.

Publicado en ABC el sábado 29 de setiembre

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.