Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

San Roque, de los cátaros a Cedeira

El 16 de agosto se celebra en muchos lugares de España la festividad de san Roque. También en Cedeira, tierra mágica, junto a Ortegal, el santuario sanjuanista de san Andrés de Teixido y la garita de Herbeira. Pero san Roque como el resto de elementos citados tiene ciertas dimensiones heterodoxas: se trata de un santo de iconología equívoca desde el punto de vista oficialista, pues se halla ligada a la Masonería, el Temple y la Tradición sagrada occidental. Con signos en la piel semejantes al del hábito templario nació en el Languedoc, la tierra de los cátaros que mantiene un carácter heterodoxo que la Iglesia intentó exterminar a sangre y fuego, aunque perviviría después de la toma del último de sus bastiones, el castillo de Montsegur.

San Roque inició su vida pública de lucha contra el sufrimiento popular en los agitados tiempos que narra Umberto Eco en su obra, mezcla de novela negra y de reflexión epistemológica, El nombre de la rosa.  De connotaciones históricas con las famosas polémicas gerundenses entre el sabio alquimista Arnaldo de Vilanova y el dominico Bernardo de Puigcercos, trasuntos de los personajes Guillermo de Baskerville y del inquisidor legado pontificio Fray Bernardo, respectivamente. En un ambiente de resonancias apocalípticas y de grupos como los fraticelli partidarios de una vuelta a la pureza evangélica frente a la ostentación del poder y riqueza del papado que hace soportar sobre las penurias cuando no hambrunas de los campesinos y gente trabajadora.

Pero san Roque viste hábito de peregrino en busca de la Verdad y el Conocimiento, con su calabaza para el agua lustral, su perro herbolario al modo cervantino y su rodilla descubierta, símbolo de la iniciación masónica.  Y habrá de rescatarnos de la miseria, la enfermedad y la pobreza a las que el Poder nos condena.

Hay mucha mohatra hagiográfica. Mucha conjura judeo-masónica disolvente camuflada entre los más inocentes símbolos de nuestro establishment político financiero eclesiástico. Mucho quintacolumnista indignado que no comprende los desvelos de nuestros próceres por engañarnos y arruinarnos, todo por nuestro bien, que estamos en un valle de lágrimas. Que Jesús fue pobre pero la Iglesia tiene que ser rica, como así tal nuestros próceres y próceras sacerdotes y sacerdotisas de la buena nueva de la democracia a la española.

Y como dirían Tip y Coll, entre conjuros y embrujos de queimada, otro día hablaremos del gobierno, si nos dejan.

Publicado en ABC, 13 de agosto

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.