Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El Doctor Jeckyll y Mister Feijóo

Mientras sus compañeros en los diversos escalones del tinglado arrebatacapas del Reino nos santiguan los bolsillos como aventajados alumnos de Monipodio, al caballero Feijóo le ha vuelto a salir el ramalazo nacionalista que no puede disimular. Su caso es parecido al tan conocido del doctor Jeckyll y Mister Hyde. Don Alberto sale muy modosito hablando en español en los “media” afines y se le entiende todo, incluso parece un cruce de Demóstenes y Cicerón pasado por Séneca: más listo, más elegante, más leído, más hombre de Estado. Todo un caballero liberal. Pero luego, una vez atravesado el telón del grelo su conducta se vuelve despótica, entrópica, sectaria. Es decir, nacionalista, en suma.

Convertido en Mister Hyde decide que, con carácter fatal y no como opción libremente elegida, ha de hablar en galego impostado o pret a porter del mismo modo que las gallinas cacarean, los burros rebuznan, los elefantes, con perdón, barritan, o las bestas rapadas o sin rapar, relinchan. Y ahí le vienen los males. No se le entiende o lo que se le entiende más vale que no se le entendiera. En fin, él verá lo que hace. Pero lo que es peor: aquí todos los españoles han de ser obligados también a hablar y escribir en gallego. Todo un atentado contra los derechos civiles y constitucionales de los españoles en general y los que sobreviven en esta bonita y arruinada región de rancio abolengo caciquil en particular.

Según se ha sabido, don Alberto va a arbitrar un progrom anti- español con una noite de las longas contra los malvados enemigos del Régimen nacionalista gallego que él ha elegido representar contra las ideas e intereses de muchos ciudadanos, incluidos sus ex votantes.  Digo ex votantes, porque tras una legislatura gris, tirando a marengo, con errores de bulto como los del patriotismo galleguista bancario que tanto ha esquilmado a muchos paisanos, nos parece que se ha de presentar a las urnas, si para entonces aún resiste el régimen, con pocos méritos que exhibir. Y eso que la llamada oposición apenas existe.

Es curioso, propio de antiliberales sin escrúpulos, de gente felona y descomunal como diría don Quijote, que el tartufesco discurso pepero critique en otros lugares de España lo mismo que hace aquí en Galicia.  Don Alberto emula a Don Arturo. Pero bueno, acaso Don Alberto tenga un postrero ataque de cordura y el Doctor Jeckyll vuelva a dominar a Mr Hyde. Ojalá.

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.