Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Caamaño, ¿coherencia o impostura?

El diputado a Cortes y abogado D. Francisco Caamaño ha sido recientemente nombrado secretario del partido socialista en La Coruña y hace unos meses fue condecorado por su paisano Rajoy con la Gran Cruz de la Orden de Carlos III en virtud de sus grandes méritos como ministro. FC es un personaje interesante dentro de la nutrida aunque aburrida nómina galleguista funcionarial que ha desempeñado cargos al otro lado del telón del grelo. Nacido en Cee, donde el océano da un poco de alivio a los tremendos rigores del Finisterre,  FC sustituyó en el cargo al cazador furtivo Sr. Bermejo, amigo del apartado juez Garzón, y oneroso decorador de soluciones habitacionales oficiales. Su trayectoria funcionarial está ligada al mundo del Derecho y del Partido.  Sendas aficiones que le han llevado a donde hoy está y le ameritan como posible heredero socialista si López se la pega en las próximas elecciones a la Xunta o el sin par Pepiño campeón también ex ministro y diputado pero por Lugo se ve procesado y condenado por sus tratos en estaciones de “servicio”.

Pero por muy condecorado que resultara, pertenecer al calamitoso gobierno de ZP no cabe pueda ser considerado como mérito ni aún después de sustituir al predecesor que tan bajo había dejado el listón ministerial.

Se desconocen sus ideas, acaso extrañas a la tradición socialista al menos como la inició su fundador ferrolano, ya que parece ser galleguista, cosa antes incompatible por sus evidentes connotaciones de señoritismo aburguesado, con el internacionalismo proletario socialista propugnado por Iglesias. También se dice de él, incluso como paradójico intento de descalificación personal, que pertenece a la Masonería.

Lo de la Masonería parece que hoy valdría igual para un roto que para un descosido. Masones ilustres fueron Washington, Franklin, Hamilton, Jefferson, Lincoln, amén de muchos militares liberales españoles como Cabanellas, el general de mayor graduación entre los alzados contra el Frente Popular. Sin olvidar al Maestro Mateo o a Manolo Curros, un librepensador que defendía la españolidad no ya de Galicia ¡sino de Cuba!

Pero tal condición me extraña en el caso que glosamos. ¿Cómo se podría pertenecer a una Orden que propugna la defensa de los derechos humanos y la fidelidad a la propia conciencia rectamente formada y esclarecida como guía del comportamiento personal, y a la vez cohonestarlos con sus intentos ministeriales, afortunadamente fallidos, de obligar a médicos y personal de Sanidad a practicar abortos, obviando cualquier objeción de conciencia?

Pero, FC tendría un desafío y oportunidad estratégicos en intentar cambiar un partido socialista desnaturalizado que hoy tiene que compincharse con sus otrora enemigos tradicionales, los nacionalistas, para conseguir poder.

Publicado en ABC el lunes 11 de junio

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.