Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Germanía en gallego

Más allá de Valle, desconozco si disponemos de algún esclarecedor estudio sobre el lenguaje de germanía en gallego, como los que existen en español, por ejemplo el clásico Tesoro de la Lengua Castellana o Española de Covarrubias o el moderno del profesor Alonso publicado por la Universidad de Salamanca. Normalmente la parte nor-occidental del antiguo reino de León se encuentra fuera de las tres grandes zonas geográficas de tradición delictiva, hampona o picaresca española sobre todo durante nuestro Siglo de Oro. Así, la castellana vieja de Medina del Campo o Valladolid, la andaluza con Córdoba y Sevilla como principales plazas fuertes y la mediterránea, con Barcelona, Valencia y Cartagena.

Falta, pues, otro centro del hampa que bien podría ubicarse junto a la levítica Compostela aunque el camino de Santiago siempre fue atracción de forajidos y malhechores dispuestos a perpetrar delitos y fechorías entre sus víctimas peregrinas. Tantos que para combatirlos en 1591 hasta el pío rey Felipe II se vio obligado a prohibir el uso del hábito de peregrino y los abusos a él asociados. Cuestión que como es sabido tendría también luego su notable repercusión artística en la iconología azabachera pasando a dominar desde entonces la políticamente incorrecta figura ecuestre de Santiago matamoros.

Pero si no disponemos de tales estudios acerca de la germanía en gallego, no cabe duda que en estos turbulentos y absurdos tiempos de normalización lingüística obligada debería hacerse un intento de apañarlos, subvenciones mediante ¡Será por orzamentos!

La insufrible jerga tecnocrática desgranada en el DOGA y glosada por los media resulta abrupta, áspera, ajena tanto a las tradiciones de feroces señores feudales de horca y cuchillo como un Pardo de Cela, o de los mansos partidarios de perdonar a Meco. Debiera ser adornada como merece pero no con nuevos términos inventados por los fabricantes de palabros transgénicos a tanto el euro, sino con clásicos de nuestra tradición picaresca, en especial, los que tienen una reveladora función simbólica.

Donde se habla de “preferentes” a los pobres anormales lingüísticos entre los que me cuento se nos podría explicar de modo más bello y sugestivo como “santiguar bolsillos”. Si de directivos patriotas bancarios, como de rufeznos, jaques o jayanes de popa. O trono subido al jefe del hampa ya retirado. Claro es que entonces no existían términos como “gasolineras”, escenarios de correrías de golillas, bachilleres y escribanos contemporáneos, pero podrían sustituirse sin desventaja por la cuadra del Potro homónima de la famosa del hampa cordobés. O de la “besta rapada”.

La oligarquía que no se jubila sin pillar millones de euros está empeñada en aumentar la competitividad del sufrido y esclavizado mileurista. Pero en lo que de verdad somos competitivos es en picaresca y mangancia política y directiva. No debemos perder nuestros grandes logros históricos en delincuencia organizada desde el Poder ni menos deshonrar nuestras venerandas tradiciones entre los que destaca la hermosa forma de denominar a nuestra perenne y otra vez floreciente fauna de monipodios, hampones, golillas, ventajistas, putas y logreros.

Publicado hoy viernes en ABC

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.