Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Preguntas para una crisis

En un contundente mentís a todas esas gentes inconformistas y descontentadizas que opinan que las discusiones y debates en el Palacio del Hórreo, pese a su oneroso coste para el contribuyente, tienen menos alcance y altura que el vuelo de una gallina cebada, uno de los más preclaros próceres del nacionalismo galleguista se ha dignado poner en común de todos y todas sus más mejores meditaciones en contribución a la Semiótica y a la Cultura universal. Ahí es nada.

Advierto ya para que el lector vaya preparándose anímica e intelectualmente a la gran cuestión planteada, que no se trata de, por ejemplo, una novedosa aportación a la problemática de la Política agraria, inexistente por cierto en estas abandonadas tierras cuyas fuerzas vivas renuncian a aprovechar mejor los recursos naturales, acaso de especial interés y oportunidad en estos tiempos de aumento del paro y de gran incertidumbre, donde en cualquier momento puede petar el tinglado y el respetable que ya no cobre su nómina quizás haya de tener que buscar la comida criando cachelos, rebuscando en los contenedores de los supermercados o lo que pueda. Ni otra, consecuencia mediata de la citada carencia de Política agraria, sobre la nueva campaña de incendios que cabe temer con tan pertinaz sequía.  Tampoco, un sensacional descubrimiento de I+D+i en el ámbito de la empresa, el clúster del automóvil o la mejora de la acuicultura. O una futurista receta para ahorrar impuestos del ya depauperado contribuyente concentrando municipios, universidades o parcelas rústicas.

No. Lo que el ilustre parlamentario Lobeira Domínguez, miembro señero del hoy desmoronado Bloque o Pelouro gallego, ha inquirido a la Xunta con su  coraje y bizarría habituales y con el número 82449 de registro de entrada del Parlamento gallego ha sido lo siguiente:

¿Qué opinión lle merece que a Armada española dispoña de buques sostidos con fondos públicos, que posúen nomes que deturpan a toponimia oficial galega, como no caso do “Arosa” (A-72), ou do rebocador La Graña (A -53)?

Sí. Tremendo. Sin duda que no pegaremos ojo hasta conocer la respuesta. Desafío sin igual que ha obligado al presidente Feijóo a reunir a su gabinete de crisis.

Ante hechos tan singulares, tan verdaderamente definitivos para la Civilización y la suerte de la Humanidad en su conjunto, qué importa que ayer en la UE explicaran una vez más que España carece de credibilidad y no merecemos ayuda mientras no controle la hemorragia de las CCAA.

En verdad, resulta evidencia de razón ante cualquier persona lúcida que se encuentre motivada por principios éticos y metafísicos de orden superior, que es preciso reconocer que todo sacrificio es poco, hasta el último euro del contribuyente, para que sus señorías, los ilustres Lobeiras de turno puedan seguir preguntando tales cosas amén de, antorcha en mano, guiar a la civilización galleguista hasta ocupar su merecido puesto en la vanguardia de la Humanidad. Amén.

Publicado en ABC el sábado

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.