Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Mitos, Libertad y conocimiento

Mito es término equívoco. En la tradición grecorromana constituía una forma de expresar una realidad espiritual de suyo inefable. Así el de Psiquis sobre epistemología, el querer y el saber. O los de Eleusis u Orfeo sobre la inmortalidad del alma. Para Ortega el mito era enemigo de la ciencia. En la España desvencijada de las Autonomías los nacionalismos dominantes crean sus propios mitos no tanto con criterios universales para explicar la naturaleza humana, sino en el sentido orteguiano de falsificación de la verdad, de invención de una realidad más acorde con sus intereses.

En el caso gallego la falsificación resulta ser histórica, política, lingüística o cultural.  Se inventan hechos diferenciales o se sacan de contexto acontecimientos históricos, para hacerlos parecer lo que no eran. Un ejemplo: el de los llamados mártires de Carral. Solís fue un militar liberal gaditano sublevado contra el despotismo de Narváez. Su fallido pronunciamiento se produjo en La Coruña porque era allí donde servía en el Estado mayor del gobernador militar. Su programa no tenía que ver con el galleguismo nacionalista sino con el liberalismo clásico decimonónico.

La leyenda mística del tiempo detenido, propia del monasterio de Armenteira, es semejante a la del Santo abad Virila en Leyre, Navarra.

En lo político se exacerban los aspectos diferentes del devenir gallego sin colocarlos en el contexto más amplio de la diversidad española donde poder entenderlos mejor. Tales las revueltas medievales contra el poder feudal que ocurren en toda Europa o las crisis agrarias contra la pequeña nobleza.

Presos del mito celta, se relegan preciosas aportaciones de la civilización romana como el templo pagano conocido como Santa Eulalia de Bóveda, o de la Gnosis como la interpretación iniciática del Pórtico de la Gloria, o las tradiciones de renovación espiritual de dimensión europea relacionadas con el Camino de Santiago, una revisión cristianizada de mitos como el de Cástor y Pólux, entre otros. La influencia cosmopolita del Temple, la Orden de San Juan o del Císter. O se obvia la versión gallega del mito universal del Gríal, parecida a la de Leonardo y que forma parte de su bandera, que hoy se quiere modificar con una estrella.

Pero la falta de renovación produce estancamiento. La maravilla de la catedral compostelana, extraordinaria en su tiempo, a fuer de ser imitada produce un arte adocenado y rezagado que alcaza el final de la Edad media cuando la arquitectura románica ya había desaparecido.

El adoctrinamiento lejos del contraste y búsqueda científica del conocimiento que sufren muchos educandos en Galicia alienta la separación de la juventud de su legítimo sentimiento de pertenencia a una gran Cultura como es la española. Por desgracia, la autarquía cultural modelo del vigente galleguismo burocratizado supone la preferencia de lo propio a lo bueno. El fomento del Arte y de la Cultura universales ayuda al desenvolvimiento de la conciencia libre y esclarecida.

Publicado en ABC el domingo 27 de mayo

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.